Está en la página 1de 71

Consecuencias de los mecanismos físico-químicos que influyen en los procesos de

transformación de las capas de la tierra.

UNIDAD 4

Estructura interna y externa de la Tierra

En buena medida, el planeta tierra está constituido por una gran cantidad de material rocoso y
esto lo hace entrar dentro de la clasificación de planetas terrestres. Asimismo, podemos decir
que la Tierra está separada internamente por diferentes capas de este material rocoso.
Principalmente existen 3 capas diferentes: corteza, manto y núcleo. Te invito a realizar este
interesante recorrido para conocer bien cómo es la estructura interna de la tierra.

La geosfera es la parte del planeta Tierra formada por material rocoso, así se diferencia de
otras capas como la atmósfera y la hidrosfera.

Corteza

La corteza es la capa superior rocosa que recubre el planeta. Esta capa puede alcanzar
diferentes espesores, dependiendo de la zona que se analice. Por ejemplo, si nos ubicamos en
el lecho marino podemos encontrar cortezas tan finas como 3 kilómetros y si nos dirigimos a
sectores más rocosos y montañosos de la Tierra (como la cordillera de los Andes), podemos
encontrar una corteza con un espesor superior a los 60 kilómetros.

Los sectores de la corteza ubicados bajo el manto oceánico cuentan con una composición de
rocas máficas (silicatos de hierro y magnesio). Por otra parte la masa continental perteneciente
a la corteza de la Tierra está compuesta por rocas félsicas (silicatos de sodio, potasio y
aluminio). La separación entre la corteza y la siguiente capa de la tierra (el manto) se reconoce
por sus componentes diferentes y por una diferencia en la velocidad sísmica dentro de los
mismos.
Manto

El manto tiene como principal característica ser la capa más gruesa del planeta Tierra. Se
extiende hasta 2890 kilómetros en dirección al núcleo. El manto se compone a base de rocas
silíceas superior en cuanto a hierro y magnesio en relación a la corteza. El manto ocupa
aproximadamente el 85% del volumen terrestre. Gran parte de los movimientos sísmicos que
presenciamos en la corteza terrestre tienen su origen en el manto. La capa superior del manto
cuenta con mucho más movimiento que la inferior pero esto depende de algunas condiciones
químicas dentro de la misma

Núcleo

El núcleo es la capa más interna de la tierra. Está dividido en dos partes: el núcleo interno y el
núcleo externo. Estas dos capas cuentan con una composición diferente y por esta razón se
cuentan como separadas. El núcleo interno tiene un radio de 1220 kilómetros y se cree que es
de contenido sólido. Sin embargo, la capa que abraza a esta capa última, el núcleo externo,
tiene una composición semisólida que llega hasta los 3400 kilómetros de radio.

Esta capa de la tierra por razones obvias nunca ha sido explorada, así que no existe una
convención aceptada sobre el contenido exacto de la misma: Sin embargo, muchas teorías
especulan sobre que en su interior se albergan materiales como el hierro y el níquel (capa
exterior) y tal vez oro, mercurio y uranio sumados a los dos componentes anteriores.
Externa

 Litosfera: formada por materiales sólidos, engloba la corteza continental, de entre 20


y 70 km de espesor y corteza oceánica o parte superficial del manto, de unos 10 km de
espesor. Las tierras emergidas ocupan el 29% de la superficie del planeta.
 Hidrosfera Engloba la totalidad de las aguas del planeta, incluidos los océanos,
mares, lagos, ríos y las aguas subterráneas. El agua salada océanos y mares, ocupa el
71% de la superficie de la tierra. El agua dulce: representa solamente el 3% del agua
total del planeta, se localiza en los continentes y en los polos. En forma líquida en ríos,
lagos y acuíferos subterráneos y en forma de nieve y hielo en los glaciares de las cimas
más altas de la tierra.
 Atmosfera: Tiene un grosor aproximado de 1000 km y se divide en capas de grosor y
características distintas:
 Troposfera: capa inferior que se halla en contacto con la superficie de la tierra y
alcanza un grosor de unos 10km. Se producen los fenomenos metereologicos y actúa de
regulador de la temperatura del planeta.
 Estratosfera: es la capa intermedia, situada entre los 10 y los 80km. Actúa como
filtro
 Clases y propiedades del suelo. 

El tamaño de las partículas minerales que forman el suelo determina sus propiedades físicas
textura, estructura, porosidad y el color. Según su textura podemos distinguir tres tipos de
suelos: arena, arcilla y limo. ... Los suelos limosos tienen gránulos de tamaño intermedio son
fértiles y fáciles de trabajar.

Veamos lo que conoces sobre el tema. Por favor, responde las preguntas que se
encuentran en tu cuaderno de apuntes.

El suelo está compuesto por minerales, materia orgánica, diminutos organismos vegetales y
animales, aire y agua. Las plantas y animales que crecen y mueren dentro y sobre el suelo son
descompuestos por los microorganismos, transformados en materia orgánica y mezclados con
el suelo.

El tamaño de las partículas minerales que forman el suelo determina sus propiedades físicas
textura, estructura, porosidad y el color.

Según su textura podemos distinguir tres tipos de suelos: arena, arcilla y limo. La arena es la
que existe en los diversos ríos. Los suelos arenosos, como son más sueltos son fáciles de
trabajar pero tienen pocas reservas de nutrientes aprovechables por las plantas.

Los suelos limosos tienen gránulos de tamaño intermedio son fértiles y fáciles de trabajar.
Forman terrones fáciles de desagregar cuando están secos.
La arcilla son partículas muy finas y forman barro cuando están saturadas de agua. Los suelos
arcillosos son pesados, no drenan ni se desecan fácilmente y contienen buenas reservas de
nutrientes. Son fértiles, pero difíciles de trabajar cuando están muy secos.

La estructura o forma en la que se encuentra el suelo se determina por:

El tipo: aspecto o forma de grumos.

La clase: tamaño de los grumos.

La categoría: grado de distinción de grumos.

El color de un suelo varía desde negro, rojo, amarillo y gris. En el Trópico de Cochabamba
existen suelos arenosos de color gris y blanquecino; suelos limosos de color crema y café claro;
y suelos arcillosos de color café oscuro y plomo.

Las propiedades químicas del suelo depende de la cantidad de los distintos minerales y otras
sustancias que componen el suelo. El contenido de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y
magnesio debe ser abundante y equilibrado. El suelo puede ser ácido, alcalino o neutro.

Para entendernos mejor, explicaremos cuándo un suelo es ácido, alcalino o neutro:

Un suelo ácido es aquel que presenta ciertos elementos químicos de carácter ácido en mayor
proporción que otros. En el Trópico de Cochabamba la mayoría de los suelos son ácidos.

Un suelo neutro es cuando presenta porcentajes equilibrados y disponibilidad de los elementos


químicos primarios y secundarios. El boro, aluminio, zinc, hierro y litio también están presentes
en menor proporción.

Un suelo salino o alcalino es aquel que presenta azufre, calcio, magnesio, manganeso y
molibdeno en mayor proporción que otros compuestos. Estos elementos, cuando se
encuentran en concentraciones mayores, hacen que un suelo sea salino o alcalino.
En el Trópico de Cochabamba existen cuatro clases de suelos según la textura.

 Suelos arenosos: ásperos y no manchan la mano.

 Suelos franco arenosos: ásperos, manchan la mano y no forman figura.

 Suelos franco arcillosos: manchan la mano y se pueden moldear.

 Suelos arcillosos limosos: fáciles de amoldar, forman figuras y son


pegajosos.

Si bien existen cerca de siete tipos de suelo, en su mayoría, la capacidad del uso del
suelo es de producción forestal extensiva y permanente.

El suelo es donde caminamos los humanos y los animales, en el suelo crecen las
pequeñas y grandes plantas, por el suelo corre el río, en el suelo los humanos y los
animales hacen sus casas, en el suelo hacemos nuestro chaco donde sembramos las
plantas que dan alimentos para comer.

Los suelos tienen vida, ahí adentro viven lombrices, hongos y bacterias y, a la vez,
proporcionan vida a plantas, animales y seres humanos.

Procesos geológicos internos y sus riesgos

Transmisión de la energía interna

Las formas posibles de transmisión de la energía hacia la superficie son tres:

 radiación, conducción y convección

La radiación

puede ser eficiente a gran profundidad y temperaturas cercanas a la fusión, ya que en estas
condiciones los silicatos son transparentes a la energía emitida, por lo que la radiación puede
viajar distancias importantes antes de ser reabsorbida. La conductividad o

conducción térmica

es la transmisión de calor de roca a roca, desde el interior del planeta a la superficie. Este viaje
que realiza el calor se conoce con el nombre de flujo térmico. Dado que las rocas transmiten
(conducen) mal el calor, el viaje dura miles de años. Las

corrientes de convección

son movimientos que describen los fluidos. Cuando éstos se calientan, se dilatan y ascienden.
Al llegar esos materiales a la corteza terrestre se enfrían debido a que esta capa tiene una baja
temperatura. Al enfriarse los materiales, se contraen y descienden hasta alcanzar el núcleo de
La Tierra, donde el proceso volverá a comenzar. El calor se transmite de forma más eficiente
que en el caso anterior. Toda esta energía térmica actúa sobre los materiales provocando el
movimiento de éstos, generando elevadas presiones que llevan a transformaciones en la
estructura de los materiales. En ocasiones, estas presiones se liberan bruscamente. Las
corrientes de convección adelgazan las placas, las empujan, las mueven, las rompen y las
crean; por eso forman el relieve terrestre.

Flujo y gradiente geotérmico.

Aunque en la superficie terrestre la temperatura sea fundamentalmente de origen solar, hay


una componente de procedencia interna originada por el calor que desprende la Tierra que se
define como Flujo Térmico (Q).

El gradiente geotérmico

tiene un valor medio de 33 °C/km, (1 ºC cada 33 metros) pero este valor no es extrapolable a
gran profundidad ya que se alcanzarían temperaturas imposibles de admitir (en el Núcleo
habría una T de unos 200.000 °C) incompatibles con el estado sólido de las capas intermedias.
La explicación de su permanencia en las capas más externas hay que buscarla en la mayor
proporción de isótopos radiactivos en las mismas. De todas formas lo realmente importante es
analizar la distribución actual del flujo térmico, ya que nos puede informar sobre características
internas del planeta y, sobre todo, que parece evidente que debe haber un transporte
convectivo del calor, desde el manto hasta la litosfera.

¿Cómo se interpretan estos datos?

La Litosfera tiene un espesor de 70 km bajo los océanos y de 125 km en los continentes, sin
embargo Q es mayor en las zonas continentales debido a que éstos poseen más rocas ácidas
que, a su vez, poseen una mayor concentración de minerales con isótopos radiactivos, por lo
que desprenderán mayor cantidad de calor. En los escudos Q vale menos porque, al ser zonas
muy antiguas, están intensamente erosionados lo que provoca una disminución en la cantidad
de isótopos radiactivos. En cuanto a las llanuras abisales oceánicas, los valores medidos son
bastante uniformes y relativamente bajos, quizá porque el sistema de refrigeración en los
mares sea más eficaz. Sin embargo debemos pensar también que algunos datos oceánicos
pueden verse enmascarados si el agua se filtra hasta zonas de elevada temperatura y asciende
transportando el calor a la superficie, donde se realizan las medidas. Los altos valores de las
dorsales se explican por la salida de material magmático proveniente del manto. En los
márgenes continentales, los altos valores son debidos a fenómenos tectónicos entre placas.

Deformación de los materiales terrestres: pliegues y fallas

Relaciones entre esfuerzo y deformación. Tipos de deformación.

Si se somete un cilindro de roca a compresión o a extensión (a efectos experimentales es lo


mismo) y se representa la deformación producida frente a los esfuerzos aplicados, se obtiene
diagramas como el siguiente. En él puede observarse lo siguiente:

a) un primer tramo a partir del origen constituido por una recta con fuerte pendiente, lo
que indica que a pesar de que el esfuerzo aplicado es grande, la muestra rocosa se ha
deformado poco. En este caso la deformación es de tipo elástico, y si durante la misma
desaparece el esfuerzo aplicado, la muestra recupera su forma original.

b) pasado el punto correspondiente al límite de elasticidad, la curva pierde pendiente, lo


cual significa que la deformación se realiza con mayor facilidad, hasta el límite en que
la muestra se rompe (deformación frágil). En este intervalo la deformación es de tipo
plástico y con ella la roca queda permanentemente deformada, aunque se retire el
esfuerzo aplicado.

Factores que controlan la deformación.

Bajo las condiciones ambientales de la atmósfera en la que vivimos los materiales de la corteza
terrestre presentan un comportamiento frágil o dúctil según su naturaleza. Sin embargo
diversos factores pueden modificar dicho comportamiento. -

Tipo de roca

. Frente a un mismo esfuerzo unas rocas se deforman plásticamente, o incluso fluyen de


manera viscosa, mientras que otras se rompen. En Tectónica para diferenciarlas se utilizan los
conceptos de rocas competentes e incompetentes. Las rocas competentes son aquellas rocas
rígidas (granito, cuarcita, gneis,...) capaces de actuar como transmisoras de los esfuerzos
permitiendo la propagación unidireccional de los mismos. Estas rocas se deforman dando lugar
a geometrías definidas y regulares (def. homogénea). Las rocas incompetentes, poco o nada
rígidas (arcilla, sales, ...) fluyen dispersando los esfuerzos en todas direcciones, aunque
también presenten un pequeño intervalo en el que se deforman de manera elástica o plástica.
Estas rocas dan lugar a formas complejas e irregulares (def. inhomogénea). -

Tiempo de actuación

de los esfuerzos, ya que un material rígido sometido a esfuerzo constante pero prolongado,
puede adquirir una deformación permanente sin tener que fracturarse necesariamente. -

Temperatura

. Su aumento favorece la deformación, ya que aumenta el margen de plasticidad.

Tipos de estructuras según las deformaciones: Pliegues y Fallas.

Resulta evidente que la componente de deformación elástica, al no producir una deformación


permanente (rebote elástico, ondas sísmicas, mareas terrestres), no genera estructuras
tectónicas y que éstas son el resultado de la componente de deformación plástica o bien de
rotura. Por ello en Geología las distintas estructuras de origen tectónico son consideradas
mayoritariamente como el resultado de una deformación dúctil o continua (pliegues y ciertos
tipos de esquistosidad), o de una deformación frágil o discontinua (fallas y diaclasas). Ambos
casos tampoco se producen siempre de forma separada o independiente, existiendo
estructuras mixtas en las que participaron la deformación frágil y la dúctil (pliegues-falla,
diaclasas asociadas a pliegues, pliegues de arrastre en zonas de falla, mantos de diversos tipos,
etc). Además, hay que considerar también que se pueden presentar algunas estructuras como
consecuencia de la fluencia viscosa del material (domos gneísicos, diapiros salinos, escamas
graníticas , etc.)
Pliegues: definición, elementos y clasificación.

Las deformaciones continuas o pliegues aparecen en materiales estratificados, bien


sedimentarios o metamórficos (derivado estos últimos de rocas sedimentarias). Todas estas
rocas se depositaron originalmente en capas paralelas y horizontales. Por eso, cualquier
cambio de esa disposición es fácilmente reconocible. Los pliegues son ondulaciones de los
estratos, originados por deformaciones plásticas. (Los estratos dejan de ser estructuras planas
y horizontales, para pasar a encontrarse curvadas e inclinadas). Definimos la posición de un
estrato no horizontal mediante dos coordenadas:

Dirección

o rumbo u orientación: es el ángulo formado por una línea horizontal contenida en el estrato y
la dirección Norte-Sur geográfica. La dirección se mide con la brújula y se indica el nº de grados
con respecto al norte.

Buzamiento

o inclinación: es el ángulo formado por una línea de máxima pendiente del estrato y un plano
horizontal. El buzamiento se mide con el

clinómetro

y además de los grados debe indicarse el punto cardinal hacia el que se inclina dicho estrato
(Ej.: 30º NE). Puede definirse también pliegue como un sector de un conjunto de estratos en el
que hay un cambio de buzamiento.

Se habla de pliegues

ANTICLINALES

cuando presentan su parte convexa hacia arriba y pliegues

SINCLINALES

cuando lo que nos presentan hacia la superficie es su parte cóncava. En todo pliegue pueden
definirse una serie de elementos imaginarios que ayudan es su estudio y caracterización; son
los llamados

elementos de un pliegue:

Plano axial

: es el plano bisector del pliegue. Si el plano es vertical, el pliegue se dice recto y el buzamiento
a ambos lados es el mismo.

Flancos

: son cada una de las dos superficies del pliegue, situadas a ambos lados del plano axial.

Eje

: es la línea de intersección del plano axial con la superficie de un estrato.

Cresta
: es la línea más alta de un estrato, que en un pliegue recto coincide con el eje axial y con la
charnela.

Charnela

: zona del pliegue con mayor curvatura. Corresponde a una superficie, no a una línea.

Tipos de pliegues según su geometría:

1- Anticlinal

: convexidad hacia arriba. El núcleo o zona más interna contiene los materiales más antiguos de
la serie de estratos.

2- Sinclinal

: concavidad hacia arriba. Núcleo con los materiales más modernos. Según el buzamiento de
sus flancos:

A. o S. simétrico o recto

: plano axial vertical, flancos con igual buzamiento en grados pero inclinación opuesta. Se
producen por esfuerzos perpendiculares al eje similares en magnitud y sentido contrario.

A. o S. asimétrico

: buzamientos opuestos pero con distinto valor. Lógicamente el plano axial no es vertical.
Formado por fuerzas de tipo horizontal y opuestas como en el caso anterior pero de distinta
intensidad.

A. o S. volcado o inclinado

: presenta uno de los flancos invertido, es decir, con un buzamiento superior a 90º.

A. o S. tumbado

: presenta los dos flancos horizontales e igualmente el plano axial es horizontal. Además de
fuerzas de muy diferente intensidad colabora la gravedad. (Hay muchos más tipos de pliegues
si consideramos otros criterios de clasificación. Esto sólo ha sido una muestra).

Deformación discontinua: Diaclasas, definición y tipos.

Cuando se sobrepasa el límite de plasticidad de los materiales, éstos se rompen o fracturan.


También pueden aparecer grietas por otros motivos. Si tras la fractura no se producen
desplazamientos de los bloques resultantes, se habla de

diaclasas.

Las diaclasas son muy frecuentes en las rocas, en general no aparecen de forma aislada sino en
gran número. Todas aquellas que son paralelas entre sí tienen un origen común y constituyen
un

sistema

de diaclasas. En un mismo conjunto de rocas pueden aparecer varios sistemas de diaclasas


entrecruzándose entre sí (es frecuente que se hayan formado en épocas diferentes). Las
diaclasas no solo se producen por deformación (diaclasas tectónicas), también pueden
aparecer debido a las siguientes causas: -

Por descompresión

: una

roca plutónica

(dentro del grupo de las rocas ígneas o magmáticas) al asomar a la superficie por el motivo
que fuere, sufre una descompresión y se expande, rompiéndose. -

Por retracción

: una roca volcánica como el basalto (también dentro del grupo de las rocas ígneas), se enfría
rápidamente en la superficie terrestre, lo que provoca contracciones que rompen la masa en
unas formas muy típicas de prismas hexagonales de varios metros de longitud (se llama
disyunción columnar por el aspecto de columnas que presentan las Se habla de pliegues

ANTICLINALES

cuando presentan su parte convexa hacia arriba y pliegues

SINCLINALES

cuando lo que nos presentan hacia la superficie es su parte cóncava. En todo pliegue pueden
definirse una serie de elementos imaginarios que ayudan es su estudio y caracterización; son
los llamados

elementos de un pliegue:

Plano axial

: es el plano bisector del pliegue. Si el plano es vertical, el pliegue se dice recto y el buzamiento
a ambos lados es el mismo.

Flancos

: son cada una de las dos superficies del pliegue, situadas a ambos lados del plano axial.

Eje

: es la línea de intersección del plano axial con la superficie de un estrato.

Cresta

: es la línea más alta de un estrato, que en un pliegue recto coincide con el eje axial y con la
charnela.

Charnela

: zona del pliegue con mayor curvatura. Corresponde a una superficie, no a una línea.

Tipos de pliegues según su geometría:

1- Anticlinal
: convexidad hacia arriba. El núcleo o zona más interna contiene los materiales más antiguos de
la serie de estratos.

2- Sinclinal

: concavidad hacia arriba. Núcleo con los materiales más modernos. Según el buzamiento de
sus flancos:

A. o S. simétrico o recto

: plano axial vertical, flancos con igual buzamiento en grados pero inclinación opuesta. Se
producen por esfuerzos perpendiculares al eje similares en magnitud y sentido contrario.

A. o S. asimétrico

: buzamientos opuestos pero con distinto valor. Lógicamente el plano axial no es vertical.
Formado por fuerzas de tipo horizontal y opuestas como en el caso anterior pero de distinta
intensidad.

A. o S. volcado o inclinado

: presenta uno de los flancos invertido, es decir, con un buzamiento superior a 90º.

A. o S. tumbado

: presenta los dos flancos horizontales e igualmente el plano axial es horizontal. Además de
fuerzas de muy diferente intensidad colabora la gravedad. (Hay muchos más tipos de pliegues
si consideramos otros criterios de clasificación. Esto sólo ha sido una muestra).

Deformación discontinua: Diaclasas, definición y tipos.

Cuando se sobrepasa el límite de plasticidad de los materiales, éstos se rompen o fracturan.


También pueden aparecer grietas por otros motivos. Si tras la fractura no se producen
desplazamientos de los bloques resultantes, se habla dediaclasas.

Las diaclasas son muy frecuentes en las rocas, en general no aparecen de forma aislada sino en
gran número. Todas aquellas que son paralelas entre sí tienen un origen común y constituyen
un

Sistema de diaclasas. En un mismo conjunto de rocas pueden aparecer varios sistemas de


diaclasas entrecruzándose entre sí (es frecuente que se hayan formado en épocas diferentes).
Las diaclasas no solo se producen por deformación (diaclasas tectónicas), también pueden
aparecer debido a las siguientes causas: -

Por descompresión: una roca plutónica

(dentro del grupo de las rocas ígneas o magmáticas) al asomar a la superficie por el motivo
que fuere, sufre una descompresión y se expande, rompiéndose. -

Por retracción: una roca volcánica como el basalto (también dentro del grupo de las rocas
ígneas), se enfría rápidamente en la superficie terrestre, lo que provoca contracciones que
rompen la masa en unas formas muy típicas de prismas hexagonales de varios metros de
longitud (se llama disyunción columnar por el aspecto de columnas que presentan las Duero.

2. Sismicidad

Es el conjunto de manifestaciones que generan los movimientos sísmicos o terremotos.


Origen de los Terremotos

Su foco de inicio o hipocentro se localiza a diferentes profundidades, los superficiales

entre 10 – 20 km; los intermedios entre 20 – 70 km y los Profundos hasta 700 km. Son
especialmente frecuentes cerca de los bordes de las placas tectónicas. El epicentro es el punto
de la superficie terrestre situado sobre la vertical del hipocentro; es, por tanto, el primer punto
donde se percibe el movimiento sísmico. Los terremotos se producen cuando las tensiones
acumuladas por la deformación de las capas de la Tierra se liberan bruscamente. Se rompen las
masas de rocas que estaban sometidas a fuerzas gigantescas, produciéndose fallas. El
deslizamiento puede producirse de manera lenta, de forma que la energía acumulada se libera
progresivamente generando pequeños temblores, o de forma brusca, provocando un temblor
de magnitud mayor. Las causas que generan las tensiones en las rocas son variadas:

• Movimientos de las placas litosféricas (límites convergentes y divergentes)

• Erupciones volcánicas, debido a la presión que ejerce el magma sobre las rocas adyacentes al
ascender a través de la corteza.

• Los deslizamientos y desprendimientos violentos de grandes masas de roca.

• Los hundimientos de cavidades en el subsuelo. Actúan de forma instantánea en un área


extensa, son muy difíciles de predecir y, en la actualidad, no hay sistemas eficaces para alertar
a la población con tiempo de la inminencia de un sismo.

Tipos de ondas sísmicas

En un terremoto se producen varios tipos de ondas. Podemos distinguir las ondas que se
transmiten por el interior terrestre, llamadas ondas primarias y ondas secundarias, y las
superficiales. Las ondas primarias y secundarias se originan en el hipocentro; las superficiales,
en el epicentro.
Las ondas primarias (P) se llaman también longitudinales, porque producen una vibración de
las partículas paralela a la dirección de la propagación de la perturbación. Es decir, de forma
similar a lo que sucede en un muelle. Las ondas P son las más veloces, y las que primero llegan
a los sismógrafos. Son capaces de recorrer enormes distancias, de forma que un terremoto que
se produzca cerca de nuestro país puede detectarse en Australia.

Las ondas secundarias (S) o transversales producen una vibración de las partículas
perpendicular a la dirección de la propagación de la onda. Es la misma vibración que se
produce al agitar una cuerda con un extremo atado. Estas ondas son más lentas que las P y no
se transmiten por medios fluidos, aunque también recorren enormes distancias.

Las ondas superficiales, son las ondas Rayleigh (R) y las ondas Lowe (L). Ambos tipos se
transmiten por la superficie de la Tierra, y son las que causan las catástrofes asociadas a los
terremotos. El estudio de las ondas sísmicas tiene gran importancia porque nos permite, como
vimos, conocer cómo es el interior de la Tierra. Estudiando los cambios de velocidad de
transmisión de las ondas P se han podido detectar los límites entre las distintas capas internas
del planeta. Observando que la transmisión de las ondas S se interrumpe a cierta profundidad,
hemos podido deducir que el núcleo externo es fluido.

 Procesos geológicos externos y sus riesgos  Causas y consecuencias naturales y antrópicas


que influyen en los procesos de transformación de las capas de la Tierra.

Magnitud e intensidad de un terremoto

El registro de la propagación de estas ondas se realiza mediante unos aparatos llamados


sismógrafos. Existe una red internacional de estaciones sismológicas, en las cuales, sismógrafos
convenientemente estandarizados registran las ondas sísmicas liberadas en un seísmo. Si se
dispone del registro del movimiento sísmico en tres estaciones, se puede realizar la localización
del foco.
Para cuantificar la importancia de un seísmo, se utilizan dos referencias: la intensidad y la
magnitud del mismo.

Intensidad de un terremoto: podemos definirla como su capacidad de destrucción. Se utiliza


para cuantificar la vulnerabilidad, es decir, los daños originados. La escala de intensidad se
establece en función de los efectos que los sismos producen sobre las personas, las
edificaciones y las obras públicas. Su validez científica es discutible, pues no tiene en cuenta la
distancia al foco ni la naturaleza del terreno y, además, no se pude aplicar en zonas
deshabitadas o sin construcciones. Se utiliza la escala de Mercalli que identifica doce niveles de
intensidad mediante fenómenos observables como el derrumbamiento de muros, producción
de grietas, etc. La escala de intensidad se utiliza para el establecimiento de normas
sismorresistentes y para la cartografía de zonas sísmicas mediante isosistas (líneas circulares
concéntricas que unen lugares geográficos de la misma intensidad sísmica). Es evidente que la
escala de intensidad depende en gran medida de la densidad de población (exposición) y de la
vulnerabilidad de las construcciones presentes en la zona de incidencia del seísmo. Es por ello
por lo que terremotos de igual magnitud pueden ser clasificados con distintos grados de
intensidad en función de las características señaladas.

Magnitud: es una medida de la energía liberada en un seísmo. Se mide mediante la escala de


Richter, aceptada universalmente. Hay que destacar que es una escala logarítmica, y cada
grado corresponde a un incremento de la energía de unas 32 veces. Para hacerse una idea,
baste considerar que un terremoto de magnitud 6 libera 32 veces más energía que uno de
magnitud 5, pero unas 1000 veces más energía que uno de magnitud 4. Los mayores
terremotos registrados han sido de magnitud 8,9, con una liberación de energía equivalente a
la detonación de 1000 millones de toneladas de TNT. La magnitud se emplea para medir la
peligrosidad de un terremoto, pero tiene el inconveniente de que no refleja su duración, que es
otro parámetro que incrementa dicho factor de riesgo. El mayor terremoto conocido en el
mundo se produjo en Chile en 1960 y tuvo una magnitud de 9,5. Ocasionó 6000 muertos y
produjo un tsunami que causó víctimas en Hawai y Japón. Para medir la magnitud de los
terremotos se utilizan los sismogramas, que son registros del movimiento del suelo llevado a
cabo por un sismógrafo.

Distribución de los terremotos según la tectónica de placas.

Las principales zonas sísmicas del mundo coinciden con los límites entre las placas tectónicas.
En el caso de zonas de subducción, además hay una relación directa entre zona sísmica y
presencia de volcanes. Se suelen distinguir en todo el planeta tres grandes zonas (siguiendo el
contorno de las placas) denominadas cinturones sísmicos. Éstos son: el cinturón
Circumpacífico, que rodea toda la placa Pacífica; el cinturón Transasiático que comienza en la
cordillera del Himalaya y continúa por Irán, Turquía, el mar Mediterráneo y que pasa por el
estrecho de Gibraltar, llegando hasta la dorsal medio Atlántica y el cinturón Centro Atlántico
situado en el Océano Atlántico siguiendo la dorsal.

Riesgo sísmico y planificación antisísmica

Los daños de un terremoto dependen de la magnitud, de la distancia al epicentro, de la


profundidad de su foco, de la naturaleza del sustrato atravesado por las ondas sísmicas (en
sustratos poco consolidados, como arenas o limos sueltos se producen fenómenos de
amplificación de las ondas sísmicas), de la densidad de población, del tipo de construcciones
existentes en la zona y de la aparición de una serie de riesgos derivados, a veces más peligrosos
que la propia magnitud. Los riesgos más importantes son:

 Daños en los edificios: por agrietamiento o desplome de los mismos, debido a que la energía
liberada produce movimientos del terreno hacia arriba y hacia abajo, así como de un lado a
otro.

 Daños en infraestructuras: como sistemas de telecomunicaciones, carreteras, vías férreas, lo


que dificulta las medidas de evacuación.

 Licuefacción: es el efecto producido por las vibraciones sobre determinados terrenos


formados por sedimentos poco consolidados, como arenas y limos sueltos, que se hacen más o
menos fluidos en función de su naturaleza, del contenido en agua intersticial o de la intensidad
o duración de las ondas símicas. Los materiales se convierten en un fluido móvil, incapaz de
soportar edificios y otras estructuras que, por tanto, se hunden.

 Inestabilidad de las laderas: por deslizamientos, avalanchas o corrimientos de tierra.

 Rotura de presas y de conducciones de gas y agua y tendidos eléctricos: con el peligro de


inundaciones o incendios.
 Tsunamis o maremotos: olas gigantescas producidas por un maremoto o inducidas en las
aguas continentales (seiches). El 26 de Diciembre de 2004 se originó un terremoto en el mar
cerca de la costa de Sumatra que provocó varios tsunamis que afectaron a áreas costeras de
ocho países asiáticos y causaron la muerte de aproximadamente 288.000 personas. Este fue el
quinto terremoto más fuerte de la historia desde que se registran con sismógrafos. Su
intensidad, de 9 grados en la escala de Richter, lo convierte en el cuarto más fuerte del mundo
desde 1900 y el mayor desde 1964 (Alaska). Su origen fue una falla de unos 1.200 km de
longitud cuyo epicentro se situó a 30 km de profundidad. Con una duración de 3 minutos liberó
una energía equivalente a 23.000 bombas atómicas, transmitiéndose al agua situada encima
del epicentro sólo una pequeña fracción de esa energía. El fondo marino fue desplazado unos
15 m en vertical a lo largo de toda la falla originando olas de poco más de 10 m de altura y una
longitud de onda de 100-200 km, con una velocidad de 500 m/h inundaron las costas situadas
a miles de kilómetros del epicentro.

Desviación del cauce de los ríos y desaparición de acuíferos.

Corrimientos de tierra submarinos, por derrumbe de sedimentos a través del talud


continental o arrastre de los depósitos deltaicos, lo que origina corrientes de turbidez que en
ocasiones han producido roturas en los cables telefónicos.

Planificación antisísmica

Medidas predictivas

Aunque actualmente no es posible predecir un terremoto con total fiabilidad, se están


realizando importantes esfuerzos al respecto pues, por las causas ya citadas, los seísmos no se
producen al azar, ni en el espacio ni en el tiempo, ya que, al igual que los volcanes, están
asociados a los límites de placas. a)

Predicción espacial: para establecer el lugar y la importancia de un posible terremoto, resulta


útil la elaboración demapas de peligrosidad, basados en sucesos anteriores, según la magnitud
previsible o según la intensidad (mapas de isosistas). También es importante la localización de
las fallas activas, método que es eficaz para aquellas situadas en los límites de las placas, que
son las causantes del 95% de los seísmos; son fáciles de detectar pues, al moverse las placas a
una velocidad de 1 a 10 cm/año, el periodo de retorno de los terremotos generados es
bastante fijo y relativamente corto (decenios). Sin embargo, las fallas intracontinentales son
más difíciles de detectar, pues su desplazamiento es menor (1 mm a 1 cm/año) y su periodo de
retorno superior a 1.000 años. b)

Predicción temporal: se realiza mediante estudios estadísticos (método histórico), basados en


la historia sísmica de la región, que permiten calcular el periodo de retorno. Las zonas de
mayor tiempo de retorno son también las de mayor riesgo, ya que durante mucho tiempo
están acumulando energía elástica que será luego liberada súbitamente. Así, por ejemplo, se
considera que en nuestro país, el periodo de retorno para seísmos de magnitud superior a 6 en
la escala de Richter es de unos 100 años. Las predicciones a corto plazo (días o semanas)
implican la instalación de redes de vigilancia para detectar los precursores sísmicos:

 Aumento de la cantidad de microsismos: indica que la deformación plástica del terreno ya no


admite más tensión.

 Elevaciones centimétricas del terreno, que se mantienen hasta que se produce el terremoto.

 Variación de la conductividad eléctrica de las rocas: tienen su origen en la diferencia de


conductividad existente entre el aire y el agua que rellenan las grietas y las rocas en las que
éstas se encentran. Disminuye por el agrietamiento.

 Disminución de la relación Vp/Vs en las ondas sísmicas: se debe a la disminución de la rigidez


y a la densidad del terreno que atraviesan.

 Comportamiento anómalo de los animales, que perciben las vibraciones derivadas de la


microfracturación de las rocas.

 Incremento en las emisiones del gas radón, elemento traza radiactivo presente en toda agua
freática, cuya cantidad aumentaría al llenarse de agua las grietas

Medidas preventivas

a) No estructurales: elaboración de mapas de riesgo para una adecuada ordenación del


territorio, con el objeto de reducir la exposición (evitando, en la medida de los posible, grandes
asentamientos), y restringir prácticas de riesgo inducido (explosiones nucleares, grandes
presas, etc.) en zonas de alto riesgo, además de establecer las pertinentes medidas de
protección civil (vigilancia, información, alerta y planes de evacuación de la población),
educación para el riesgo y establecimiento de seguros.

b) Estructurales: son especialmente eficaces las normas para construcciones sismorresistentes.


La seguridad de las edificaciones es de gran importancia, ya que muchas veces el daño
originado por un terremoto se debe principalmente al hacinamiento o deficiente construcción.
Así, la normativa básica en zonas sísmicas va encaminada a reducir la vulnerabilidad y la
exposición, para lo que se intenta construir sin modificar en demasía la topografía local y evitar
el hacinamiento de la población, dejando espacios amplios entre los edificios. Sobre sustratos
rocosos es conveniente la construcción de edificios lo más simétricos posible, equilibrados en
cuanto a la masa, altos y rígidos (la rigidez hace que se comporten como una unidad
independiente del suelo durante las vibraciones, y se consigue reforzando los muros con
contrafuertes de acero). Además, serán flexibles mediante la instalación de cimientos aislantes
como el caucho, para que absorban las vibraciones del suelo y permitan la oscilación del
edificio. Y por último, se debe mantener una distancia de separación que impida que choquen
las zonas altas de los edificios durante la vibración. Sobre sustratos blandos, se recomiendan
edificios bajos, rígidos y no muy extensos, ya que la vibración diferencial de las distintas zonas
podría originar su derrumbamiento.
 Evitar las cornisas o balcones y contar con una marquesina en la que se depositen los
cristales caídos

 Conducciones de gas y agua flexibles o que se cierren automáticamente.

Medidas correctoras

Son prácticamente inexistentes, al no poder impedir que se produzca un terremoto ni disminuir


su magnitud. Se está investigando en dos líneas:

 Provocar pequeños seísmos de baja magnitud para evitar los paroxísmicos.

 Inyección de fluidos, como agua o petróleo, para la lubricación de fallas activas y, al reducir el
rozamiento en la superficie de contacto, inducir pequeños desplazamientos y evitar la
acumulación de deformación.

 Extracción de fluidos, como agua subterránea natural, para facilitar que los bloques de la falla
se traben y conseguir su inmovilidad.

Vulcanismo. Productos volcánicos

Los volcanes son grietas por donde salen al exterior magmas procedentes del interior terrestre,
y constituyen directas manifestaciones superficiales de la energía geotérmica. Los magmas son
grandes masas de rocas fundidas, con gases disueltos. Se originan por fusión de rocas sólidas,
localizadas en la corteza o en el manto. Las principales fuerzas que impulsan el ascenso de un
magma son las diferencias de presión y densidad con las rocas encajantes. Una vez abierto el
conducto de salida, el magma fluye de manera continua o intermitente hasta que cesan las
condiciones que han propiciado el ascenso. La secuencia normal de una erupción volcánica
comienza con la salida de los gases, seguida por materiales piroclásticos y finalmente lavas, con
explosiones esporádicas que mantienen abierto el cráter. Cada episodio eruptivo contribuye al
desarrollo del volcán. En los periodos de tranquilidad entre dos erupciones, la erosión actúa
originando formas de relieve típicas. La acumulación de materiales volcánicos da lugar a
relieves de forma cónica o conos volcánicos. En su cima presentan una abertura o cráter que, a
través de un conducto o chimenea, se comunica con la zona de roca fundida o cámara
magmática. Tras abundantes erupciones, en la cámara puede producirse un vacío parcial que
provoca el hundimiento de la parte superior y, en tal caso, se originan grandes depresiones o
calderas.
Los productos arrojados pueden ser de tres tipos:

• Gases: son el principal vehículo de transporte hacia la superficie del magma e influyen en la
violencia de las erupciones. Suelen ser los primeros productos volcánicos que alcanzan la
superficie, predominando en las etapas iniciales de la erupción. Predomina el vapor de agua,
procedente del propio magma, de aguas infiltradas o de aguas marinas. Le siguen en
importancia el dióxido de carbono, el monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, óxido de
azufre, hidrógeno, sulfhídrico, cloro y amoniaco. El contenido en volátiles tiene gran
importancia pues, junto con la viscosidad del magma, determina el tipo de erupción y el grado
de explosividad.

•Lavas: (líquidos) son los magmas parcialmente desgasificados que alcanzan la superficie. Las
lavas pueden estar compuestas por minerales fundidos a temperaturas que oscilan entre los
900 y los 1200 ºC. Se extienden sobre el terreno formando coladas, cuya extensión, velocidad y
fluidez van a depender de su composición y temperatura.

•Piroclastos: (sólidos) son materiales lanzados al aire, procedentes de lavas a medio consolidar,
de fragmentos de rocas arrancados por el magma de los conductos volcánicos, o restos de
erupciones anteriores. Cuando los piroclastos se fusionan y se compactan se originan las tobas
volcánicas. Por su tamaño se diferencian varios tipos:

Bombas volcánicas: de tamaño grande o medio, con formas fusiformes, resquebrajadas, en


forma de pan, etc. Su acúmulo origina los aglomerados o brechas volcánicas.

Lapilli: fragmentos de tamaño medio, tipo gravilla, muy porosos que flotan en el agua.

Cenizas: materiales muy finos procedentes de la pulverización de las lavas. Al depositarse sobre
la tierra se alteran fácilmente, dando origen a suelos muy fértiles. Su consolidación origina las
cineritas y las tobas volcánicas.

Ignimbritas: en las erupciones volcánicas más explosivas, con magmas ácidos y viscosos, es
frecuente la formación de nubes ardientes, compuestas por una mezcla de materiales
incandescentes sólidos y gaseosos. Antes de depositarse a modo de gran nube de fuego, la
nube y los fragmentos que transporta experimentan un desplazamiento a gran velocidad. La
acumulación de los materiales transportados por la nube ardiente da lugar a depósitos
volcánicos muy heterogéneos y sin estratificación denominados ignimbritas, que están
constituidos fundamentalmente por tobas volcánicas cementadas. Se consideran activos
aquellos volcanes que han tenido actividad conocida durante la época histórica. El volcán
activo más antiguo de Europa es el Etna (Sicilia), donde se han producido nuevas erupciones
recientemente. Sin embargo, el criterio anterior para determinar la actividad volcánica no es
muy fiable pues los volcanes pueden estar en letargo durante cientos, e incluso miles de años y
entrar nuevamente en actividad.

Tipos de erupciones

El tipo de erupción depende, fundamentalmente, del contenido y presión de los gases, y de la


composición química de la lava. Al aumentar la viscosidad y el contenido en gases, aumenta la
explosividad y, por tanto, la cantidad de materiales piroclásticos. La secuencia normal de una
erupción comienza con la salida de los gases, seguidos por materiales piroclásticos y,
finalmente, las lavas, con explosiones esporádicas que mantienen abierto el cráter.

Composición de las lavas:


Lavas ácidas: con más del 55% de sílice y contenido alto en aluminio, muy viscosas y con
temperatura media de 900 ºC. Fluyen lentamente, pudiendo acumularse en el cráter en forma
de domos o agujas. Su alto contenido en volátiles hace que sean lavas muy explosivas.

Lavas básicas: contenido en sílice inferior al 50 %, contenido bajo en aluminio y apreciable de


hierro y magnesio. Temperatura alrededor de 1200 ºC. Viscosidad mínima y sus coladas
pueden alcanzar velocidades de hasta 100 km/h y recorrer largas distancias.

El Índice de Explosividad Volcánica

(IEV), que es la relación existente entre el porcentaje de piroclastos y el total de material


extruido, con un valor que varía de 0 a 8. Las erupciones con IEV superiores a 4 se dan en
volcanes con magmas muy viscosos y cargados de gases (magmas de composición ácida). Estos
volcanes se localizan en los bordes destructivos de placas. Las erupciones con bajo índice de
explosividad se dan en dorsales y puntos calientes.

a) Erupciones fisurales: se producen a lo largo de fracturas más o menos amplias. Están


relacionadas con emisiones de lavas basálticas que son propias de las dorsales
oceánicas. Estas erupciones se conocen únicamente en Islandia (1783).

b) Erupciones centrales: originadas en puntos localizados. Comprenden varios tipos, que


de menor a mayor violencia son:

Hawaianas: erupciones muy tranquilas, caracterizadas por la emisión de coladas de lava muy
fluida que se mueven rápidamente alcanzando grandes distancias antes de solidificarse.
Generan edificios volcánicos de pendientes suaves, formados exclusivamente por coladas
(escudos). Ej. Kilauea.

Estrombolianas: son más explosivas que las anteriores, lava menos fluida. Se caracterizan por
una mayor emisión de piroclastos. Originan edificios volcánicos constituidos por una
alternancia de coladas y piroclastos. Emiten columnas eruptivas pero no alcanzan grandes
alturas, por lo que la dispersión de los piroclastos es pequeña. Ej. Strómboli (Sicilia).

Vulcanianas: emiten flujos piroclásticos, siendo escasas las coladas, lava muy poco fluida que
solidifica rápidamente. Su explosividad es de moderada a violenta, con emisiones de
piroclastos que se acumulan produciendo conos de escorias.. Los gases se desprenden en
explosiones violentas, separadas por espacios de tiempo prolongados. Se forman grandes
nubes piroclásticas. Toman su nombre de Vulcano. Ej. Etna (Sicilia).

Vesubianas: semejante al anterior pero de extremada violencia. Tras un prolongado reposo,


durante el cual se forma un tapón de lava en la chimenea, los gases acumulados irrumpen
arrastrando loa materiales solidificados en una gigantesca nube que se eleva a gran altura.
Seguidamente sale violentamente el magma fundido en forma de nubes incandescentes. En
ocasiones pueden producirse grandes nubes de vapor que pueden producir lluvias torrenciales.
Ej. Vesubio.
Peleanas o plinianas: lava muy viscosa que se solidifica en la parte alta del interior de la
chimenea, impidiendo la salida de los gases, que se abren paso lateralmente arrastrando las
lavas en fusión. Se forman, así, masas muy densas, que se deslizan por la ladera, con
explosiones continuas de sus fragmentos, constituyendo las nubes ardientes. Ej. Mont Peleé.

Distribución de las áreas volcánicas según la tectónica de placas

En un mapa de escala global se puede advertir que la mayor parte de los volcanes se localiza en
tres zonas geográficas determinadas:

•Círculo circumpacífico: coincide con las zonas de subducción y con los arcos de islas
(Aleutianas, Japón, Filipinas, Marianas) donde la densidad de volcanes es muy elevada. En
general emiten lavas ácidas.

•Zona de la dorsal medio-oceánica: son bordes constructivos. (zonas de separación de placas).


Localizadas en las dorsales oceánicas e islas asociadas, como Islandia, y en los rifts
continentales como el Gran Rift africano. Se trata de un vulcanismo submarino de tipo fisural,
de lavas básicas de tipo basáltico.

•Zona transasiática: es mucho más ancha que la precedente y engloba todo el sistema
orogénico alpino, desde España y África del norte, Cáucaso, hasta las cadenas del Himalaya y la
costa occidental de Indonesia (se une en las Filipinas al círculo circumpacífico).

•Puntos calientes o zonas de vulcanismo intraplaca: es un magmatismo independiente de las


placas litosféricas, pero asociado al manto inferior o al núcleo terrestre. Son regiones
volcánicas localizadas, asociadas a puntos calientes aislados, que pueden estar situadas en el
océano (como las Islas Hawaii) o en el interior de un continente (como el norteamericano
Parque de Yellowstone). Las emisiones son de lavas básicas, aunque puede haber
contaminación por corteza continental.

Riesgo volcánico y planificación

Los factores de riesgo volcánico son:

•Peligrosidad: condicionada por el tipo de erupción (índice de explosividad), la intensidad, que


está supeditada al número de volcanes y la frecuencia de las erupciones.

•Exposición: los volcanes proporcionan tierras fértiles, recursos minerales y energía


geotérmica, por lo que el ser humano suele ocupar estas áreas geográficas, convirtiendo así un
proceso natural en un grave riesgo.

• La Vulnerabilidad: Es el porcentaje esperado de daño (pérdida) que van a sufrir los bienes
expuestos si ocurre el evento y se expresa en % del valor total del elemento en riesgo. Hace
referencia al impacto de la erupción volcánica sobre la sociedad. La vulnerabilidad abarca
desde el uso del territorio hasta la estructura de los edificios y construcciones, y depende
fuertemente de la respuesta de la población frente al riesgo. El número de volcanes es mayor
en las dorsales, pero su situación geográfica (fondos oceánicos) hace que la exposición en estas
zonas sea nula. El riesgo es mucho mayor en las zonas de subducción, ya que las erupciones
son más explosivas, violentas y con abundantes piroclastos, y la exposición en estas zonas es
elevada.

Los principales riesgos volcánicos son tres:

•Coladas de lava: pueden cubrir áreas extensas, destruyendo bosques, cultivos,


construcciones, etc.

•Lluvias de piroclastos: su caída puede provocar muertes debido al impacto así como el
hundimiento de algunas edificaciones o el destrozo de cultivos, así como por la permanencia
en la atmósfera de las cenizas.

•Nubes ardientes o flujos piroclásticos: son nubes de gases a altas temperaturas, cargadas de
fragmentos sólidos, que se producen en las erupciones violentas. Se desplazan a grandes
velocidades, arrasando todo lo que encuentran en su camino, por lo que causan los efectos
más catastróficos del vulcanismo.
Riesgos derivados:

•Lahares: son corrientes de fango a altas velocidades, extremadamente devastadoras. Se


originan por fusión de la nieve y el hielo, que pueden haberse acumulado en la cima de un
volcán. La velocidad de estas corrientes es de decenas de km/h. En 1985, la erupción del
Nevado del Ruiz formó lahares de hasta 15 metros de espesor que avanzaron a 50 km/h,
sepultando la localidad de Armero, situada a 50 km del volcán, matando al 90 % de sus 25.000
habitantes.

•Licuefacción: transformación del material granular saturado en agua de sólido a líquido, lo


que origina inclinaciones y hundimientos de edificios y grietas en el terreno.

•Erupciones magmático-freáticas: a consecuencia del aumento de temperatura que conlleva la


proximidad de un magma, se produce la evaporación del agua de los acuíferos, lo que provoca
una explosión que produce la destrucción de los materiales que hay encima y la expulsión de
los fragmentos con gran violencia. Es frecuente en zonas costeras. La erupción del Krakatoa en
1883 sepultó en el mar las tres cuartas partes de la isla sin provocar muertes porque estaba
deshabitada, pero el tsunami, producto de este hundimiento, asoló la isla de java con el
resultado de 36.000 muertos.

•Tsunamis: se trata de olas gigantescas que, aunque son causadas normalmente por un
terremoto, también pueden deberse a erupciones submarinas o al hundimiento del cono
volcánico en zonas costeras. Asolan la costa provocando inundaciones y la destrucción de
embarcaciones, edificios, instalaciones portuarias, etc.

•Movimientos de ladera: avalanchas de derrubios y desprendimientos, frecuentes en los


estratovolcanes por la fuerte pendiente de su cono.

•Hundimientos volcánicos: son derrumbamientos del cono volcánico, cuyas laderas ceden
repentinamente desencadenando una devastadora avalancha de derrubios. Suele darse en
grandes volcanes debido a la gran inclinación de la ladera del cono. Los hundimientos
volcánicos suelen ir acompañados de erupciones explosivas.

•Emisiones de gases tóxicos: fundamentalmente son los compuestos azufrados los que pueden
causar daños importantes a personas y animales ya que muchos de ellos son tóxicos o
asfixiantes.
•Cambios climáticos: la prolongada permanencia de cenizas en la estratosfera puede suponer
un aumento del albedo, con el consiguiente enfriamiento del planeta. Por ejemplo, se calcula
que la erupción del Tambora en Indonesia en 1815 provocó que en 1816 no hubiera
prácticamente verano, con la consiguiente destrucción de la cosecha y grandes hambrunas al
menos en todos los países de Europa Occidental.

Medidas frente a los riesgos volcánicos

•Medidas predictivas: las medidas predictivas pueden reunirse en dos grupos:

•Predicción espacial: trata de establecer dónde y con qué intensidad puede producirse una
erupción volcánica. Para ello se elaboran mapas de peligrosidad, donde se determinan las
áreas susceptibles de ser afectadas por los diferentes fenómenos derivados de la erupción
(explosiones, coladas, lluvias de piroclastos, flujos de fango, etc.).

•Predicción temporal: trata de establecer cuándo puede ocurrir una erupción en una región
concreta. La predicción de la actividad volcánica se efectúa mediante el análisis de la historia
eruptiva del volcán y el estudio de los precursores geofísicos y geoquímicos.

•Tiempo de retorno: a partir del registro histórico puede establecerse el tiempo de retorno de
la actividad volcánica, que oscila entre varias décadas y miles de años.

•Emisiones de gases: al aumentar la presión de la cámara magmática, se producen fisuras por


donde escapan esos gases como el Azufre (S), Cloro (Cl), Dióxido de Azufre (SO2), Monóxido de
Carbono (CO), Dióxido de Carbono (CO2), Ácido sulfhídrico (H2S), Ácido Clorhídrico (HCl) o
Ácido Fluorhídrico (HF).

•Movimientos sísmicos: debidos al desplazamiento del magma, captados por sismógrafos.

•Elevación del terreno: el ascenso del magma hacia la superficie provoca deformaciones del
edificio volcánico que pueden ser medidas mediante inclinómetros.

•Aumento de la temperatura en el subsuelo, fenómeno percibido por el calentamiento del


agua en los acuíferos.

•Variaciones en el magnetismo de las rocas: se debe a que las rocas al calentarse se


desmagnetizan. Se mide mediante magnetómetros.

•Anomalías locales de la gravedad, detectables mediante gravímetros Con todos estos datos se
elaboran mapas de peligrosidad o mapas de riesgo.

•Medidas preventivas y correctivas: se toman a partir de las medidas predictivas plasmadas en


los mapas de peligrosidad. Pueden ser de dos tipos:

•Pasivas o no estructurales: mediante mapas de ordenación del territorio, que se elaboran a


partir de los mapas de peligrosidad y tienen como objetivo disminuir la exposición, limitando el
asentamiento humano en aquellas zonas consideradas peligrosas. Es difícil llevar a la práctica
pues los terrenos volcánicos son muy fértiles y contienen recursos minerales, además del
posible aprovechamiento de la energía geotérmica. El resultado es que las zonas volcánicas
están densamente pobladas y, de hecho la gente retorna a ese lugar una vez cesada la
catástrofe. Ante tales circunstancias cabe extremar las medidas de protección civil (información
a la población, planes y vías de evacuación, aunque no se eviten las pérdidas económicas). Si el
vulcanismo es efusivo, son buenas medidas la evacuación y la contratación de seguros que
cubran la pérdida de propiedades. Si el vulcanismo es explosivo, la evacuación y evitar la
construcción en lugares de alto riesgo. Si el vulcanismo es de tipo intermedio, la evacuación,
restricciones temporales de uso y la reducción del nivel de los embalses.

•Estructurales: tienen como objetivo disminuir la vulnerabilidad. La construcción de edificios


semiesféricos o con tejados muy inclinados para evitar la acumulación de productos
piroclásticos, construcciones diseñadas para soportar el peso de los piroclastos, refugios
incombustibles para protegerse de las nubes ardientes. etc.

•Desviación de las coladas de lava hacia lugares deshabitados mediante la construcción de


muros o zanjas, enfriándolas con agua.

•Construcción de túneles de descarga del agua de los lagos de cráter para evitar la formación
de lahares o coladas de barro.

•Distribución de mascarillas a la población ante la posible presencia de gases tóxicos o nubes


de cenizas.

•Construcción de edificios con tejados muy inclinados para impedir su hundimiento por
acumulación de cenizas.

•Construcción de refugios contra nubes ardientes

RIESGOS GEOLÓGICOS EXTERNOS

EL RELIEVE COMO RESULTADO DE LA INTERACCIÓN ENTRE LA DINÁMICA INTERNA Y LA


DINÁMICA EXTERNA DE LA TIERRA.

El relieve de la superficie terrestre es el resultado de la interacción de fuerzas endógenas y


exógenas. Las primeras actúan como creadoras de las grandes elevaciones y depresiones,
producidas fundamentalmente por movimientos de componente vertical y, las segundas, como
desencadenantes de una continua denudación que tiende a rebajar el relieve originado. Estos
procesos de la dinámica externa se agrupan en la cadena meteorización-erosión, transporte y
sedimentación. El resultado se manifiesta en la creación de un conjunto de modelados erosivos
y deposicionales, que suelen presentar rasgos específicos, en relación con los procesos
actuantes en los diferentes ambientes morfogenéticos.

La energía necesaria para la actividad de estos procesos proviene de diferentes fuentes. La


radiación solar llega a la superficie terrestre y se transforma parcialmente en calor, que
constituye la principal fuente de los procesos meteorológicos. Estos controlan la meteorización,
la edafogénesis y el desarrollo del relieve, así como la vida de animales y plantas. Además de la
radiación solar, la energía gravitatoria da lugar al transporte de sedimentos, a los movimientos
de masa en las laderas, etc. Finalmente, la energía endógena es la causa generadora de los
grandes relieves existentes en la superficie terrestre.

RIESGOS GEOLÓGICOS EXTERNOS

FACTORES DESENCADENANTES

TOPOGRAFÍA. Condiciona los movimientos de ladera.

CLIMA. Determina la cantidad y tipo de agente que actúa.


CUBIERTA VEGETAL. Protege el suelo de la erosión.

ACTIVIDADES ANTRÓPICAS.

METEORIZACIÓN MECÁNICA O FÍSICA DESCOMPRESIÓN. Rocas sometidas a presión se


rompen cuando quedan al descubierto: lajamiento

ACCIÓN DEL HIELO En zonas de alta montaña y periglaciares, el hielo actúa como cuña:

CRECIMIENTO DE CRISTALES DE HIELO CRECIMIENTO DE CRISTALES DE SAL el agua asciende por


capilaridad y deposita las sales que arrastra:

CRECIMIENTO DE CRISTALES SALINOS CAMBIOS DE TEMPERATURA. Repetición de los ciclos de


dilatación-contracción:

TERMOCLÁSTIA ACCIÓN DE ORGANISMOS. Acción de las raíces de las plantas:

ROTURAS Y ACUÑAMIENTOS CAMBIOS DE HUMEDAD. Provoca la expansión del terreno:


HIDRATACIÓN FÍSICA
METEORIZACIÓN QUÍMICA

OXIDACIÓN. COMBINACIÓN DE OXÍGENO CON OTROS ELEMENTOS HACIENDO VULNERABLE EL


TERRENO: OXIDACIÓN-REDUCCIÓN

CARBONATACIÓN. ACCIÓN DEL DIÓXIDO DE CARBONO DISUELTO EN AGUA QUE ES CAPAZ DE


DISOLVER LOS CARBONATOS: CARBONATACIÓN

DISOLUCIÓN. ACTUA SOLO SOBRE LOS MATERIALES SOLUBLES EN AGUA: DISOLUCIÓN

HIDRÓLISIS. EL AGUA DISOCIADA ACTUA SOBRE LOS MATERIALES PRODUCIENDO


COMPUESTOS Y LIBERANDO COMPONENTES QUE PUEDEN SER ARRASTRADOS: HIDRÓLISIS

HIDRATACIÓN. MOLÉCULAS DE AGUA SE INTRODUCEN EN LOS MINERALES PROVOCANDO


VARIACIONES DE VOLUMEN Y SOLUBILIDAD: HIDRATACIÓN QUÍMICA

METEORIZACIÓN BIOLÓGICA

PRODUCIDA POR ORGANISMOS VIVOS, SE INCLUYE DENTRO DE LA METEORIZACIÓN FÍSICA Y


QUÍMICA

METEORIZACION QUÍMICA
EFECTO CUÑA DE HIELO

CANCHAL
METEORIZACIÓN BIOLÓGICA: EFECTO CUÑA DE RAIZ

DIACLASAS
METEORIZACIÓN QUÍMICA DEL GRANITO

METEORIZACIÓN QUÍMICA POR DISOLUCIÓN: LAPIAZ


16. EROSIÓN, TRANSPORTE Y SEDIMENTACIÓN EN CLIMAS TEMPLADOS

1.- PRINCIPALES AGENTES EROSIVOS EN CLIMAS TEMPLADOS. VIENTO. Principalmente en zonas


de escasa vegetación. CORRIENTES DE AGUA. Rios, aguas subterráneas, corrientes, mareas,
olas CORRIENTES DE TURBIDEZ. En aguas profundas, taludes de lagos y océanos COLADAS DE
BARRO. En laderas y valles, incluso por debajo de los taludes oceánicos

2.-PROCESOS EROSIVOS INDUCIDA POR EL PROPIO FLUIDO: DEFLACCIÓN, ACCIÓN HIDRÁULICA,


ELIMINACIÓN DE PARTÍCULAS POCO COHERENTES. ABRASIÓN. PRODUCIDA POR PARTICULAS
ARRASTRADAS.

3.- FACTORES QUE CONTROLAN LA EROSIÓN

CLIMA. LA EROSIÓN DEPENDE DE LAS CONDICIONES CLIMÁTICAS

ACTIVIDAD BIOLÓGICA. DESARROLLO DE VEGETACIÓN O DEFORESTACIÓN

LITOLOGÍA. CARACTERISTICAS DEL SUELO

TOPOGRAFÍA. RELIEVE DEL SUELO

TIEMPO. DURACIÓN DE UNA DETERMINADA ACTIVIDAD

EROSIÓN EÓLICA ALVEOLAR


EROSIÓN HÍDRICA: LAPIAZ

DESPRENDIMIENTO: CAIDA DE BLOQUES


EROSIÓN DE UN RÍO

TIPOS DE TRANSPORTE
DEPOSITOS EOLICOS

AMBIENTES SEDIMENTARIOS FLUVIALES


CONOS DE DEYECCIÓN DE UN TORRENTE

GLACIARES
AMBIENTE MARINO

TIPOS DE RIESGOS GEOMORFOLÓGICOS EXTERNOS.


A) MOVIMIENTOS DE LADERA Pueden ser naturales o inducidos.

B) SUBSIDENCIAS Y COLAPSOS

C) ARCILLAS EXPANSIVAS

RIESGOS DEBIDOS A MOVIMIENTOS DEL TERRENO

RIESGOS DEBIDOS A MOVIMIENTOS DE LADERA

En su forma más general, los movimientos de ladera son cambios en la forma geométrica
externa de la superficie terrestre en zonas localizadas, debido a la fuerza de la gravedad . El
tipo, forma y causas del movimiento está en función de una gran variedad de parámetros:

La naturaleza de la roca: edad, tiempo y forma de la rotura, profundidad de las capas de


terreno afectadas, etc.

Clima.

Topografía.

Actividad humana

FACTORES CONDICIONANTES :

Litológicos : Materiales alterados o de diferente naturaleza.

Estructurales : Planos inclinados o fracturas.

Climáticos : Alternancia de climas.

Hidrológicos : Cambios, o alternancia de estratos de diferente permeabilidad.

Topográficos . Pendientes superiores al 15%.

Vegetación : Escasez de vegetación.

Los movimientos de ladera tienen efectos catastróficos en dos sentidos:

efecto directo sobre las personas y sus bienes (pérdidas de vidas humanas y pérdidas
económicas), efecto indirecto sobre otros sistemas (fluvial, glaciar, embalses, etc.),
incrementando el riesgo producido por éstos (por ejemplo, inundaciones debido a la
interceptación de un río por los materiales deslizados desde las laderas)

Los principales tipos de movimiento de laderas son:

1. Movimientos en masa.

Reptación o creep.

Coladas de barro.

Solifluxión.

Deslizamientos

2. Desplazamiento de materiales individualizados


Desprendimientos

Avalanchas

1. MOVIMIENTOS EN MASA.

Reptación o creep. Movimiento lento a favor de pendiente. T odo el suelo se desliza


por la combinación de dos movimientos, un ascenso perpendicular a la superficie en
los momentos en los que el suelo se hincha por acción del agua, y un descenso vertical,
ladera abajo, al perder agua y deshincharse). En los lugares sometidos a creep es fácil
ver árboles curvados anormalmente hacia arriba y postes y vallas inclinados.

Coladas de barro. Movimientos de detritus saturados de agua que circulan por cauces
definidos) fluencias de arcilla (movimientos de detritus saturados de agua que discurren sin
confinarse a un cauce definido. Son movimientos rápidos.

34. Solifluxión. Parecidos a las coladas pero muy lentos.


Deslizamientos: son procesos en los que la trayectoria seguida por los materiales en
movimiento no es aérea, sino que se produce por resbalamientos al ceder una o varias
superficies de rotura. En estos procesos la masa de materiales que se desplaza lo hace de
forma ordenada, coherente y sin entremezclarse los materiales . Se habla de deslizamientos
planos cuando los materiales resbalan siguiendo un plano paralelo a la superficie del talud; el
deslizamiento se denomina rotacional si la superficie de rotura es curva. Los deslizamientos
suelen producirse sobre distintos tipos de materiales, pero los limos y arcillas juegan siempre
un papel fundamental, ya sea deslizándose por sí mismas al empaparse de agua, ya sirviendo
de material lubricante para que sobre ellas resbalen otros materiales suprayacentes (situados
encima).

DESLIZAMIENTO A FAVOR DE SUPERFICIES DE ESTRATIFICACIÓN


DERRUMBE
DESPLAZAMIENTO DE MATERIALES INDIVIDUALIZADOS Desprendimientos : son muy frecuentes
en nuestro país y se caracterizan porque los materiales siguen una trayectoria de caída libre,
total o parcialmente aérea . Su resultado más frecuente es la formación de canchales a los pies
de las laderas. El origen del proceso puede ser muy variado: gelifracción (ver tema anterior),
procesos erosivos que inestabilizan la pendiente, alteración de la pendiente por la construcción
de infraestructuras, etc. Suelen afectar a rocas coherentes como las calizas , capaces de formar
voladizos de gran tamaño que se desploman a favor de la gravedad cuando la erosión los
vence.
DESPRENDIMIENTO
Avalanchas : en este caso, la trayectoria seguida por los materiales tampoco es aérea pero, a
diferencia de los deslizamientos, durante las avalanchas se produce un entremezclado de todos
los materiales . Son movimientos muy rápidos de caída de una masa de rocas, derrubios (restos
de la meteorización de las rocas), tierra o barro que se mueven de forma no coherente. Aquí se
incluyen fenómenos como los aludes de nieve.
DESPRENDIMIENTOS Y CAIDAS

MEDIDAS CONTRA EL RIESGO DE MOVIMIENTOS DE LADERAS

43. MEDIDAS PREVENTIVAS Y PREDICTIVAS

1.- Las medidas predictivas, elaboración de mapas de riesgo , estudiando los factores que
favorecen o impiden:

Los factores que favorecen los riesgos derivados de los movimientos de ladera son de varios
tipos: + hídricos : aumento de la escorrentía superficial, estancamiento del agua, cambios
frecuentes en el nivel freático, etc.

+ geológicos y topográficos : pendientes fuertes, materiales no consolidados, existencia de


fracturas en el terreno, alternancia de estratos de distinta permeabilidad, etc.

+ climáticos : épocas de deshielo, situaciones tormentosas, etc.

+ biológicos : ausencia de tapiz vegetal.


+ humanos : modificaciones de laderas por apertura de taludes, socavamientos de bases de
pendientes, labores mineras, formación de escombreras, desmontes, tala abusiva,
asentamientos humanos en la base de laderas.

Los factores que disminuyen la probabilidad del riesgo son sobre todo: la existencia de
vegetación fuertemente enraizada , existencia de materiales cohesionados y los terrenos llanos
o de pendientes suaves .

2.- Las medidas preventivas y correctoras tienen carácter estructural y se basan generalmente
en dispositivos que retengan los materiales o eviten la erosión:

- Realización de obras de drenaje para disminuir la escorrentía, el encharcamiento y la erosión


hídrica.

- Construcción de muros, contrafuertes, anclajes o mallas para retener los materiales en las
laderas.

- Modificación de la pendiente del terreno mediante aterrazamientos o rellenos de materiales


en las zonas bajas de las laderas. El hormigón se emplea para crear apoyos a bloques sueltos,
calzándolos por medio de pilares, uniéndolos a las partes sanas, etc.

- Aumento de la resistencia del terreno , instalando barras de acero, inyectando materiales


cohesivos (el gutinado consiste en proyectar mortero sobre las superficies o grietas), etc.

- Revegetación de las laderas para aumentar la retención del terreno y disminuir la escorrentía
superficial y la erosión.

ALUD
ALUDES
RIESGOS DEBIDOS A HUNDIMIENTOS Los hundimientos consisten en deslizamientos verticales
de los materiales como consecuencia de su asentamiento. Se suelen llamar subsidencias
cuando se producen de manera lenta y colapsos cuando son derrumbamientos rápidos.
Pueden deberse a varias causas entre las que vamos a destacar:.

+ Hundimientos debidos a fenómenos kársticos : son típicos en zonas con rocas carbonatadas
(calizas y dolomías) y en menor medida de zonas con yesos. Estas rocas tienen la peculiaridad
de ser solubles en agua (pura o con CO2 disuelto), con lo que el agua que se infiltra por sus
grietas va disolviendo el macizo montañoso por su interior, excavando simas (conductos
verticales), galerías (conductos horizontales) y cuevas. Cuando la tasa de disolución en un
macizo kárstico es muy alta, se producen hundimientos, normalmente colapsos , al ceder los
techos de las cuevas o galerías excavadas por el agua.

Las áreas karsticas son muy abundantes en España (torcas de Cuenca, torcal de Antequera,
etc.) y, por tanto, el riesgo de hundimientos que las acompaña. El mejor método de lucha
contra este fenómeno consiste en el conocimiento y cartografía de las zonas afectadas para
tomar las medidas restrictivas oportunas a la hora de su uso. Esto nos permitirá conocer las
áreas potenciales, ya que es imposible predecir el momento en que se producirá el
hundimiento.

KARST
+ Otra posible causa de hundimientos es la extracción de fluídos subterráneos (aguas
subterráneas o petróleo) lo que produce la compactación del terreno situado encima y su
subsidencia (esta situación se ha producido en Murcia capital debido a la sobreexplotación del
acuífero situado debajo; esto ha provocado la subsidencia del terreno y el correspondiente
daño a los edificios situados encima, como consecuencia del mal asiento de sus cimientos). Las
subsidencias son procesos que ocurren de forma lenta , al contrario que los hundimientos
debidos a fenómenos kársticos que suelen ser colapsos repentinos del terreno.

TIPOS DE SUBSIDENCIAS

55. HUNDIMIENTOS Y SUBSIDENCIAS


+ Los hundimientos también se pueden producir asociados a la minería (hundimiento del techo
de las galerías) o a la licuefación de arcillas o limos debidos a procesos sísmicos (estas rocas
adoptan una consistencia similar a la de un fluido y los materiales y construcciones situadas
encima no tienen soporte firme y se hunden)

MEDIDAS PREVENTIVAS :

.- Realizar estudios geológicos para detectar zonas de riesgo.

.- Elaborar mapas de riesgo.

.- Realizar una ordenación del territorio. MEDIDAS CORRECTORAS

.- Rellenar cavidades. .- Evitar la construcción sobre antiguos asentamientos mineros, zonas


carsticas o lugares de explotaciones petrolíferas o gaseosas.

RIESGOS DEBIDOS A SUELOS EXPANSIVOS Este tipo de riesgo se debe a la capacidad que
tienen las arcillas, las margas, los limos y más raramente los yesos, de responder a los cambios
de humedad con un brusco cambio de volumen.

Cuando la humedad es baja, se contraen disminuyendo su volumen; cuando aumenta, estos


materiales absorben el agua como una esponja, con el consiguiente aumento de volumen y la
expansión del terreno. Son las tensiones producidas por esta continua retracción y distensión
las que pueden llegar a dañar las infraestructuras.

El hinchamiento por hidratación y el agrietamiento cuando se desecan en épocas de sequía


produce roturas del terreno y de las construcciones por pérdida del asentamiento de los
cimientos y muros. Asimismo, provoca deterioro de taludes (favoreciendo los movimientos de
ladera), la rotura de cañerías y otras conducciones (drenajes, por ejemplo) y la deformación de
las aceras, el pavimento o las carreteras.

Las causas de este riesgo pueden ser naturales, debido a la alternancia de períodos de lluvias y
sequía, o inducidas por el ser humano al sobreexplotar los acuíferos, al exceso de riego o a las
fugas que se producen en sus conducciones de agua.

Los métodos de predicción se basan en la elaboración de mapas de riesgo teniendo en cuenta


la geología del terreno, el clima, la pendiente, el drenaje y las construcciones.
Como medidas preventivas no estructurales están la Ordenación Territorial y los mapas de
riesgo.

Entre las medidas preventivas estructurales:

Estabilización de suelos arcillosos con cal.

Relleno de huecos con materiales resistentes.

Normas de construcción adecuadas: pilotes profundos, cámaras de aire.

Impermeabilización.

60. La distribución de los suelos expansivos suele correr paralela a las depresiones y cuencas de
los ríos, las cuales se encuentran rellenas de material arcilloso que el río ha dio depositando en
sucesivas avenidas. Como ejemplos de zonas donde se pueden producir estos fenómenos
tenemos las cuencas de la parte sur de Murcia y Almería: zona del Guadalentín, Vera, Tabernas,
etc.

INUNDACIÓN

CAUSAS

Climáticas: huracanes, lluvias torrenciales, fusión de nieve o hielo.

Geológicas: obstrucción de cauces por derrumbamientos, roturas de presas, marejadas, etc.

Antrópicas: urbanización de cauces.


INUNDACIONES

AVENIDAS: INUNDACIONES DE AGUAS CONTINENTALES

Torrenciales . En cauces secos o en laderas montañosas. Sólo llevan agua tras lluvias
torrenciales o en deshielo.
Fluviales. De río (cauces de agua permanente y encauzadas)

Su riesgo tiene causas antrópicas: urbanización.


RÍOS: TRAMO ALTO
TRAMO MEDIO
MEANDROS
FORMACIÓN TERRAZAS FLUVIALES

VALLE: LLANURA DE INUNDACIÓN


PELIGROSIDAD DE LAS INUNDACIONES La infiltración : vegetación y tipo de roca (rocas
impermeables), asfaltado.
Predicción de inundaciones

Previsiones meteorológicas: satélites meteorológicos: Meteosat.

Diagramas de variación de caudal

Elaboración de mapas de riesgo

Prevención de inundaciones

Soluciones estructurales (obras en el cauce):

Construcciones de diques.

Aumento del cauce: ensanchamiento y dragados.

Desvío de cauces.

Reforestación y conservación del suelo.

Laminación: construcción de embalses.

Estaciones de control.

Prevención de inundaciones

Soluciones no estructurales (reducen vulnerabilidad).

Ordenación del territorio

Planes de Protección civil

Modelos de simulación

Seguros y ayudas
PREVENCIÓN INUNDACIONES

Ejercicio 11
Riesgos geológicos mixtos

Erosión y sedimentación . Son procesos muy influidos por las actividades antrópicas: minería,
deforestación, prácticas inadecuadas de cultivo, construcción de embalse, etc.

En los ríos la erosión y sedimentación está en función de la energía potencial del agua que
conforme discurre se transforma en energía cinética.
PERFIL DE EQUILIBRIO

Todos los ríos tienden a alcanzarlo.

Toda la energía se invierte en transportar el agua sin que haya erosión ni sedimentación

Si se producen cambios en el nivel de base el río busca un nuevo perfil de equilibrio mediante
la EROSIÓN REMONTANTE O LA AGRADACIÓN.
Dinámica litoral

Formas de modelado costero

Riesgos
1. Retroceso de acantilados . Se previene construyendo muros en la base, lo que puede
ocasionar nuevos riesgos (desaparición de playas)

Las playas de Machalilla, dentro de la Ruta del Spondylus, ofrece varidas opciones de
esparcimiento.

Riesgos

2. Interrupción de corrientes costeras.

Alteraciones de deltas.

Extracción de arena.

Regeneración de playas o creación


La corriente de deriva circula paralela a la costa. Es el agente formador de playas,
flechas, tómbolos, albuferas, marismas, etc. Las construcciones (espigones, puertos,
muelles, etc) interrumpen la corriente de deriva.

Prevención de riesgos costeros

Mapas de peligrosidad

Ordenación del territorio:

Zona de servidumbre.

Zona de influencia. Hasta 500 m.