Está en la página 1de 200

HISTORIA

H I S T O R IA
DE LA
DE LA

CIVILIZACIÓN ANTIGUA.
CIVILIZACIÓN ANTIGUA ORIENTE, GRECIA Y ROMA.
POR
CH. SEIGNOBOS INTRODUCCION.
Doctor en letras

LOS HOMBRES Y LA HISTORIA.

MAX MLI.LER, Ciencia del lenguaje. — QDATREFAGÍSS, La Especie humana.


— GROTE, Historia de\Grecia. — VAS ÜE>- BERG, Pequeña
ORIENTE, GRECIA Y ROMA historia antigua. — SCIII.IEMANN. Twwy ^' – suh ^'S^m^Atni^Mieenes.
Obra de texto en Francia para la enseñanza secundaria especial
VERSIÓN CASTELLANA
- BOISSIIÍR, Paseos argneolúgicos.

RAZAS Y PUEBLOS

Por La etnografía. — Los hombres que pueblan la tierra no se


L I B R E R Í A DE CH. BOURET
parecen exactamente. Diferénciense al contrario en la
PARÍS 1 MÉXICO estatura, la forma de los miembros y de la cabeza, las
23, Rué Visconti, 23 14. Cinco de Mayo, 14
1891 facciones, y el color de los ojos y del pelo. También se
Propiedad del Editor distinguen en el idioma, la inteligencia y los sentimientos.
Estas diferencias sirven para reunir a los habitantes del
planeta en varios grupos llamados razas Se da este nombre
al conjunto de seres humanos que se parecen entre sí y que
no se asemejan a los restantes. Los rasgos comunes de una
raza, los que la distinguen de las demás (se les denomina
caracteres) forman el tipo de la misma. Por ejemplo, el tipo no saben qué nombre darles, llamándolos ya kuschitas, ya
de la negra está caracterizado por la piel de este color, los camitas. Más tarde, entre los siglos veinte y veinticinco
cabellos crespos, los dientes blancos, una nariz aplastada, antes de Jesucristo bajaron de las montañas de Asia unas
labios arremangados y una mandíbula muy desarrollada. El bandas de pastores belicosos, que se extendieron por la
estudio de las razas y de sus subdivisiones es la etnografía parte occidental de esa parte del mundo y por toda Europa.
(1), ciencia poco adelantada todavía, porque es muy Éstos se dividen en dos grupos, los aryas y los semitas.
reciente, y muy complicada, por ser numerosos y a menudo ________________________________________________
difíciles de distinguir los grupos de hombres. (1) Cuando el estudio de las razas se limita a examinar sus caracteres
físicos, se le llama antropología.
(2) Únicamente los chinos, pueblo de raza amarilla, han llegado por si
Las razas. — Las principales razas son:
mismos a crear una industria, un gobierno regular y una sociedad
1º. La blanca, que puebla Europa, el norte de África y el civilizada. Pero su situación en lo más remoto de Asia ha impedido
oeste de Asia. Esta es la nuestra. que ejercieran acción sobre los restantes pueblos.
2º. La amarilla, en el Asia oriental, a que corresponden los ______________________________________________
chinos, los mongoles, los turcos y los húngaros; estos
últimos penetraron en Europa por la conquista. Tienen piel Aryas y semitas. — Entre éstos no hay ninguna diferencia
amarilla, ojos pequeños y oblicuos, pómulos salientes y exterior claramente determinada. Ambos son de raza
barba rala. blanca, tienen la figura oval, las facciones regulares, el cutis
3º. La negra en el África central. La forman los negros de claro, la cabellera abundante, los ojos grandes, los labios
piel obscura, nariz aplastada, y pelo lanoso. delgados y la nariz recta. Todos ellos eran en su origen
4º. La raza colorada, en América. La constituyen los Pieles pastores nómadas y guerreros que bajaron de las montañas:
Rojas, de cutis cobrizo y cabellos lasos. los semitas venían de la
Armenia, los aryas de los países situados detrás del
Los pueblos civilizados. — Casi todos los pueblos Himalaya. Lo que los distingue es el carácter de su
civilizados pertenecen a la raza blanca. Los hombres de las inteligencia y sobre todo el idioma; en otro tiempo también
restantes han seguido siendo salvajes o bárbaros, la religión. — Se ha convenido en llamar aryas á los
como los de las edades prehistóricas (2). Los primeros pueblos que hablan una lengua aryana: en Asia, los
grupos civilizados se constituyeron en los confines de Asia indostánicos y los persas; en Europa, los griegos, los
y de África; fueron los egipcios en la llanura del Nilo y los italianos, los españoles, los germanos (alemanes), los
caldeos en la del Éufrates. Ambos estaban compuestos de escandinavos, los eslavos (rusos, polacos y serbios) y los
campesinos pacíficos y sedentarios, de cutis obscuro, celtas (1). Análogamente, se llama semitas á los pueblos
cabellera corta y poblada y gruesos labios. No se sabe que hablan una lengua de ese origen: árabes, judíos, sirios;
exactamente de dónde procedían y los hombres de ciencia pero un pueblo puede servirse de un idioma aryano o
semítico sin ser por eso dé la misma raza; así como un LA HISTORIA.
negro habla inglés sin por ello ser de raza inglesa. Muchos
europeos que incluimos entre los aryas proceden quizás Las leyendas. — Los relatos más antiguos sobre los
únicamente de una antigua raza vencida por éstos y que pueblos y sus aventuras se han transmitido por tradición
adoptó su lengua, como los persas con la de los árabes sus oral; antes de escribirlos se les repitió mucho tiempo de
conquistadores. Estos dos nombres designan, pues, en la palabra, por lo cual están mezclados con incidentes
actualidad grupos de pueblos más bien que verdaderas fabulosos. Los griegos referían que sus más antiguos héroes
razas. Pero, tomando las cosas en ese sentido, puede habían exterminado monstruos, combatido gigantes y
afirmarse que todos los pueblos superiores han sido semitas luchado contra los dioses; los romanos contaban
ó aryas. — Á los primeros pertenecen los fenicios, el que Rómulo fué amamantado por una loba y llevado
pueblo de la marina; los judíos, el de la religión; y los al cielo. Casi todos los pueblos tienen en sus orígenes
árabes, el de la guerra. Los aryas, que en parte se dirigieron tradiciones análogas; no es, por tanto, posible fiarse de esas
hacia la India y en parte hacia Europa, son los padres de las leyendas.
naciones que han estado y están todavía al frente ' de la
historia; — .en los tiempos antiguos, los hindús ó La historia. — La historia no empieza verdaderamente
indostánicos, pueblos de las grande ideas filosóficas y sino cuando hay relatos auténticos, es decir, escritos por
religiosas; los griegos, creadores del arte y de Ja ciencia; los hombres bien enterados. Este momento no es el mismo para
persas y los romanos, fundadores unos en Oriente y otros en todas las naciones. La historia de Egipto empieza más de
Occidente de los principales imperios de la antigüedad:— 3000 años antes de Jesucristo, la de los griegos á 800
en los tiempos modernos, los italianos, los españoles, los apenas; la de Alemania no existe sino desde el siglo I de
franceses, los alemanes, los portugueses, los holandeses, los nuestra era, y la de Rusia en el X; aun hoy existen tribus
rusos y los ingleses. La historia de la civilización empieza salvajes que no tienen historia.
con los egipcios y los caldeos; pero á partir del siglo XXV
antes de nuestra era, se convierte en la de los pueblos aryas Grandes divisiones. — La historia de. La civilización
y semitas. empieza con el primer pueblo civilizado y continúa hasta el
presente. Llamase antigüedad el período más antiguo, y
________________________________________________ tiempos modernos al actual.
(1) Los ingleses y los franceses proceden de una mezcla de celtas y de
germanos. Historia antigua. — La historia antigua empieza con las
naciones conocidas desde los tiempos más remotos,
egipcios y caldeos por los años 3000 a. de J. C; relata las
vicisitudes de los pueblos de Oriente, hindús, persas,
fenicios y al fin de los romanos, terminando en el siglo V persas y los judíos tenían libros sagrados; los griegos y los
de nuestra era, cuando se derrumba el imperio de romanos han dejado historias, poemas, discursos y tratados
Occidente. de filosofía.

Historia moderna. —La historia moderna empieza á fines Esas obras distan mucho de suministrarnos todos los datos
del siglo XV, con la invención de la imprenta, el necesarios. No poseemos ni un solo libro asirio ó fenicio y
descubrimiento de América y de las Indias, el Renacimiento de los demás pueblos nos quedan muy pocos.
de las ciencias y de las arles. Ésta se ocupa sobre lodo de Primeramente, los antiguos escribían menos que nosotros;
los pueblos de Occidente, españoles, portugueses, italianos, además, de cada obra sólo existían ejemplares en escaso
franceses, ingleses, alemanes, rusos y americanos. número, pues era preciso copiarlos todos á mano. La mayor
parte de esos manuscritos se perdieron
Edad media. — Entre la edad antigua y la moderna ó se han destruido. Los que subsisten son difíciles de leer.
transcurren unos diez siglos, que ya no pertenecen al El arte de descifrarlos se denomina paleografía.
precedente período, porque la civilización antigua se ha
derrumbado y que no son todavía modernos, porque la Los monumentos. — Los
civilización de este nombre no ha nacido aún. Se les agrupa pueblos antiguos
con el nombre de Edad media. construían monumentos
como nosotros: templos
F U E N T E S DE C O N O C I M I E N TO para sus dioses, palacios
PARA. LA H I S T O R IA para sus reyes, tumbas para
D E L A S C I V I L I Z A C I O N E S ANTIGUAS.
sus muertos, fortalezas,
Las fuentes. — Ya no hay asirios, griegos ni roma nos; puentes, acueductos, arcos
todos los pueblos de la antigüedad han perecido. Para de triunfo. Muchos de esos
conocer sus religiones, sus costumbres y sus artes debemos monumentos han sido arrasados, destruidos por los
buscar datos en los restos que nos quedan de ellos, en sus enemigos ó los habitantes. Pero hay algunos que no han
libros, monumentos, inscripciones y lenguas. Estos son los querido ó no han podido destruir, y que están aún en pie,
medios que hay para estudiar las civilizaciones antiguas. Se derruidos como los antiguos castillos porque se ha dejado
les llama fuentes porque sacamos de ellos nuestros de repararlos; pero bastante conservados para dejar ver lo
conocimientos; la historia antigua brota y mana de ellas. que eran en otro tiempo. Algunos se alzan aún sobre la
superficie del suelo. Tales son: en Egipto las Pirámides, los
Los libros. — Los antiguos pueblos escribieron libros templos de Tebas y de la isla de Filae; en Persia los
apenas supieron servirse de la pluma. Algunos como los palacios de Persépolis; en Grecia el Partenón; en Roma el
Coliseo; en Francia la Casa cuadrada y el puente del Gard.
El viajero puede visitarlos como si se tratara de edificios
modernos. La mayor parte han ido cubriéndose poco á poco
de tierra, de arenas, de aluviones y escombros. Es preciso
quitarles esa espesa capa que los cubre, y excavar el suelo,
á menudo profundamente. Para encontrar los palacios
asirios ha sido preciso abrir montículos; para llegar á las
tumbas de los reyes de Micenes, se ha necesitado abrir una
zanja de doce metros. — El tiempo no ha sido el solo que
ha trabajado en cubrir las ruinas; los hombres le han
ayudado. Cuando los antiguos querían edificar, no se
tomaban como nosotros el trabajo de nivelar ni de limpiar
el terreno, sino que al contrario, en vez de retirar los
escombros, los acumulaban y edificaban encima. La nueva
construcción se derruía á su vez, aglomerándose sus restos Un accidente nos ha conservado intacta una ciudad entera.
sobre los de la anterior, y así se formaban varios pisos de El año 79 después de J. C. el volcán del Vesubio vomitó un
escombros. Cuando Schliemann practicó las excavaciones torrente de lava líquida y lanzó una lluvia de cenizas,
de Troya, atravesó cinco capas de escombros; era que había sepultando así súbitamente dos ciudades romanas,
allí cinco ciudades dormidas una encima de otra, hallándose Herculano bajo la lava y Pompeya bajo la ceniza.
la más antigua á quince metros de profundidad. En Roma se
encuentran á veces tres edificios superpuestos y tantos El torrente de fuego quemó los objetos; mientras que al
materiales se han acumulado, que al pie de las colinas, el contrario la ceniza los envolvió, preservándolos del aire y
suelo se ha elevado varios metros. conservándolos sin deterioro, A medida que se van
retirando las cenizas reaparece Pompeya tal como era hace
diez y ocho siglos. Aún se ven en sus calles los surcos
abiertos por las ruedas de los carros, en las paredes dibujos
hechos con carbón, en las casas las pinturas, los muebles,
los utensilios y hasta pan, nueces y aceitunas; acá y acullá
se descubren algunos esqueletos de habitantes sorprendidos
por la catástrofe. — Los monumentos nos enseñan mucho
sobre los pueblos antiguos; la ciencia que los estudia se
denomina arqueología.
Las inscripciones. — Se da este nombre á todos los
escritos no contenidos en los libros. Las inscripciones están
ORIENTE.
en su mayor parte grabadas en piedras, y algunas en placas
de bronce; en Pompeya se han encontrado varias hechas en I. — LOS EGIPCIOS.
las paredes con pintura ó carbón. Las hay puramente
LENOBSIAND, Historia antigua de los pueblos de Oriente. -
conmemorativas, análogas á las que nosotros ponemos en MASPERO,
nuestras estatuas ó edificios. Así, en el monumento de Historia antigua. - VAN DEN BBRG, Pequeña historia antigua.-
Ancira, el emperador Augusto expone la historia de su vida. PERROT. Historia del arte de la antigüedad. — ISAMBERT,
La mayor parte son epitafios grabados en las tumbas. Otras Itinerario
eran lo que los carteles y bandos modernos y contienen una de Oriente.
ley ó reglamento que se quería dar á conocer al público. La
ciencia de' las inscripciones se denomina epigrafía. G I P T O.

Las lenguas. — También los idiomas que hablaban los El país. — Egipto no es sino el valle del Nilo, estrecha
pueblos antiguos suministran datos sobre su historia. banda de tierra fértil que se prolonga por ambas orillas del
Comparando las palabras de dos lenguas diferentes se llega río, entre dos cadenas de rocas; apenas mide 5 leguas de
á descubrir en ocasiones que ambas tienen el mismo origen; ancho por 240 de largo. Donde terminan las rocas empieza
en consecuencia, los pueblos que las hablan proceden del el Delta (1), extensa llanura cruzada en todos sentidos por
mismo tronco. — La ciencia de las lenguas se llama los brazos del río y los canales. De modo que este país es,
lingüística según la frase de Heródoto, un presente del Nilo.

Deficiencias. — No vaya á creerse que los libros, los El Nilo. _ Todos los años, al llegar el solsticio de verano, el
monumentos, las inscripciones, y las lenguas bastan para Nilo crece por deshelarse las nieves en las montañas de
dar á conocer de manera perfecta la historia de la Abisinia, y, saliendo de madre, inúndalas tierras secas de
antigüedad. Es cierto que proporcionan muchos detalles; Egipto. Suele elevarse hasta 8 y 10 metros sobre su nivel
pero con frecuencia ocurre que abundan en los ordinario; con lo cual el país se convierte en un lago en que
insignificantes y contienen muy pocos de los que tendrían los pueblos, construidos sobre terraplenes, surgen á manera
importancia real. Los sabios continúan, pues, excavando y de islotes. Las aguas bajan en Septiembre, y al fin del año el
descifrando; cada día se descubre alguna inscripción ó río ha vuelto á su cauce, después de depositar por toda la
monumento hasta entonces desconocido. Pero aún hay región una capa de cieno fértil que sirve de abono. Entonces
muchas deficiencias y así será probablemente siempre. se siembra la tierra mojada, casi sin prepararla. De modo
que el Nilo lleva á Egipto el agua y la tierra. Si el río proporcional mente tantos; y en la antigüedad estaba más
cambiara su curso, ese país se convertiría en un desierto de poblado que ahora.
arena estéril como los que lo rodean y donde nunca llueve.
Los antiguos habitantes no ignoraban lo que debían á su Los relatos de Heródoto. — Ya los griegos conocían el
bienhechor. Hé aquí un cántico en honra suya: « Salve, oh Egipto mejor que los demás países de Oriente. Heródoto,
Nilo, oh tú que te has presentado en esta tierra y que vienes que lo visitó en el siglo V antes de J. C., describe en su
en son de paz á dar ¡a vida á Egipto Historia las inundaciones del Nilo, las costumbres, los
trajes, la religión de los habitantes, y refiere hechos de su
vida social y aún muchas consejas que sus guías le
contaron. Diodoro y Estrabón hablan también de este país;
pero todos ellos lo conocieron durante su decadencia y no
sabían nada de los antiguos egipcios.

Champollión. — La expedición de los franceses á Egipto


(1798-1801) abrió la región á Jos hombres de ciencia, que
vieron de cerca las Pirámides y las ruinas de Tebas é
hicieron copias de los dibujos y de las inscripciones; pero
(1) Llamado así por su forma de A, la letra d griega al revés. nadie podía descifrar la escritura egipcia, los jeroglíficos.
¿Crece? Pues entonces la tierra se llena de alegría; todos los Era creencia general equivocada que cada signo de ella
estómagos se alegran, todo ser recibe su alimento, todos los debía representar una palabra entera. Champollión, sabio
dientes tienen algo que mascar. Él nos trae provisiones francés, siguió otros rumbos en 1821. Un oficial había
exquisitas, él crea cuanto bueno existe, él hace nacer la recogido en Roseta una inscripción en tres escrituras
hierba para los animales. » diferentes: al lado de los jeroglíficos había una traducción
en griego. El nombre del rey Ptolomeo estaba contenido en
Riqueza del país. — El Egipto es en realidad un oasis en un cartón arquitectónico; así logró Champollión conocer las
medio del desierto de África. Produce con abundancia trigo, formas de las letras P, T, O, L, M, I, S. Comparándolas con
habas, lentejas y todos las legumbres; las palmeras forman otros nombres de reyes, encerrados también en líneas
allí verdaderos bosques; en los prados que riega el Nilo análogas, pudo constituir un alfabeto, que le sirvió para leer
pacen ganados de bueyes, de cabras y de gansos. Aunque su los jeroglíficos. Estaban escritos en un idioma parecido al
territorio es apenas equivalente al de Bélgica (29.400 copto, lengua hablada por los egipcios en tiempos de los
kilómetros cuadrados), Egipto alimenta aun hoy más de romanos y que era ya conocida.
5.500.000 habitantes. Ningún país de Europa tiene
del mundo. En la época de l a conquista persa (520 antes de
Jesucristo) habían tenido ya 26 dinastías de reyes. La
primera databa de 4000 años y durante esos cuarenta siglos,
Egipto formó un imperio. La capital estuvo primero en
Menfis en el Egipto inferior, hasta la décima dinastía
(tiempo del Antiguo
Imperio), después en Tebas, en el Egipto superior (tiempo
Los egiptólogos.— Otros muchos sabios siguieron á del Nuevo Imperio).
Champollión en esa vía, visitando el país entero y haciendo
excavaciones en él. Se les da el nombre de egiptólogos. Los Menfis y las Pirámides. —
hay en todas las naciones de Europa. Uno de ellos, el Menfis fué edificada por el
francés Mariette (1821-1881) ha practicado excavaciones primer rey de Egipto; un
por cuenta del virrey de Egipto y con los objetos reunidos enorme dique la protegía.
ha formado el museo de Bulaq. Francia La ciudad ha durado más de
posee en el Cairo una escuela de egiptología dirigida por 5000 años; pero á partir del
Maspero. siglo XIII los indígenas
empezaron á coger las
Descubrimientos modernos. — En ningún país se han piedras de las ruinas para
encontrado tantos objetos preciosos. Los egipcios construir las casas del Cairo, y lo que ellos dejaron el Nilo
construían tumbas que parecían casas, y en ellas lo ha cubierto. Las Pirámides, situadas cerca de Menfis,
depositaban para uso de los muertos objetos de todas clases,
muebles, telas, armas, provisiones de boca. El territorio
entero estaba lleno de esas sepulturas. Lo seco del clima ha
hecho que los objetos se conserven intactos á pesar de haber
estado enterrados cuatro ó cinco mil años. Ningún pueblo
antiguo ha dejado tantos restos como los egipcios; ninguno
nos es mejor conocido.

E L I M P E R I O E G I P C I O.

Antigüedad del pueblo egipcio. — Un sacerdote egipcio


decía á Herodoto: « Ustedes los griegos son unos niños. »
Los egipcios se consideraban como el pueblo más antiguo
datan también del Antiguo Imperio; son las tumbas de los ancho, descansaba en 134 columnas ; doce de ellas tienen
tres reyes de la cuarta dinastía. La mayor, que mide 147 20 metros de alto, es decir, la altura de la columna
metros de alto, exigió el trabajo de 100.000 obreros durante Vendóme de París. Tebas fue durante mil quinientos años la
30 años. Para llevar hasta la cúspide las piedras, capital y la ciudad santa, la residencia de los reyes y la
construyeron calzadas de suave pendiente que demolieron morada de los sacerdotes.
después.

Civilización egipcia. — Las estatuas, pinturas é El Faraón. — El rey de


instrumentos que se encuentran en las tumbas de esta época Egipto, llamado Faraón,
prueban la civilización de aquel pueblo. 3.500 años antes de era considerado como hijo
nuestra era, cuando todas las naciones después ilustres, del dios Sol y su imagen
hindus, persas, judíos, griegos, romanos están todavía en la en la tierra; se le tenía por
barbarie, los egipcios sabían, desde mucho tiempo atrás, una divinidad. En una
cultivar la tierra, tejer telas, trabajar los metales, pintar, pintura se ve al rey
esculpir y escribir; y poseen una religión organizada, un rey Ramsés II en pie,
y una administración. adorando á su propia
figura que se halla entre
dos deidades; el rey, en cuanto hombre, se inclina ante sí
Tebas. — Con la décima primera dinastía pasó la capital de mismo como dios. Esta calidad de divino convierte al
Menfis á Tebas. Las ruinas de esta ciudad están aún en pie. Faraón en dueño absoluto de los hombres; así es que manda
Son prodigiosas y se extienden por ambas márgenes del según le place á los grandes señores de su corte, á los
Nilo en unos doce kilómetros de circuito. En la orilla guerreros y á sus vasallos todos. Mas, los sacerdotes al
izquierda se encuentra una hilera de palacios y templos que adorarle, le rodean y le vigilan; su jefe, el gran sacerdote
conducen á vastos cementerios. En la derecha hay dos del dios Ammon, acaba por tener más poder que el rey, en
pueblos, Luqsor y Karnak, situados á media hora de cuyo nombre y lugar gobierna muchas veces.
distancia y edificados ambos en medio de las ruinas.
Comunican entre sí por una alameda de esfinges, dispuestas Los vasallos. — Todo Egipto pertenece al rey, á los
en dos filas; en otro tiempo debieron ser esas figuras más de sacerdotes, los guerreros y los señores; los demás no hacen
mil. El mayor de esos templos derruidos debió ser el de sino trabajar para ellos. El rey tiene á su servicio escribas
Ammón, en Karnak. Estaba rodeado por un recinto de que los gobiernan y cobran las rentas, con frecuencia á
2.300 metros de perímetro; la célebre sala hipóstila, la palos. Hé aquí en qué términos escribe á cierto amigo uno
mayor del mundo, que medía 102 metros de largo por 53 de de esos funcionarios: « ¿No te has imaginado la existencia
del labrador que cultiva la tierra? El recaudador de la Aislamiento de los egipcios. — Los egipcios viajaban
hacienda se presenta en el muelle á cobrar el diezmo de las poco. El mar les causaba horror y por esto no tenían marina
mieses, llevando consigo agentes armados de palos y ni comerciaban con los demás pueblos (sólo poseyeron
negros con varas de palmera. Todos gritan: « ¡e a, los marina en tiempo de la dinastía XXVI). Tampoco eran una
cereales! » Si el labrador no tiene que dar, lo arrojan al nación militar. Sin embargo, sus reyes hacían con
suelo cuan largo es, lo atan, lo arrastran hasta el canal y lo frecuencia expediciones, al frente de los guerreros de
echan dentro cabeza abajo.» profesión, ya contra los negros de Etiopia, ya contra las
tribus sirias. Así alcanzaban victorias que luego mandaban
Despotismo. — El pueblo egipcio ha sido siempre (todavía pintar en las paredes de sus palacios y volvían con bandas
lo es) alegre, indolente, suave, dócil como un niño, y fácil de cautivos que ocupaban en construir sus monumentos;
de tiranizar. Así es que en ese país el palo era instrumento pero nunca llevaron á cabo grandes conquistas. Los
de educación y de gobierno. « El joven, decían los escribas, extranjeros han ido más veces á Egipto que los egipcios al
tiene espaldas para ser apaleado, y cuando le pegan pone extranjero.
cuidado. » — « Cierto día, escribe Máximo du Camp en su
libro El Mío, lleno de asombro al contemplar las ruinas de R E L I G I O N D E LOS E G I P C I O S.
Tebas, exclamé: - ¡pero como han podido hacer eso! – mi
guía se echó á reír y tocándome en el brazo, señaló á una « Los egipcios, decía Herodoto, son los más religiosos de
palmera diciendo: « Con aquello. Crea Y. que con cien mil los hombres. » No se conoce ningún pueblo tan devoto; casi
ramas de palmera rotas sobre las espaldas de gentes que todas sus pinturas representan hombres orando ante algún
siempre las llevan desnudas, se pueden construir palacios y dios, y casi todos sus manuscritos I son libros piadosos.
templos por añadidura.»
Dioses egipcios. — La principal divinidad es un dios sol,
creador, bienhechor, « que sabe todo, que existe desde el
principio. » Tiene una mujer y un hijo, divinos como él.
Todos los egipcios adoraban esta trinidad, pero sin darle el
mismo nombre. Cada región los llamaba de modo distinto.
En Menfis, el padre se denominaba Phtah, la madre Sekhet
y el hijo Imuthés; en Ávidos, sus nombres eran Osiris, Isis y
Horo ; en Tebas, Ammón, Muth y Chons. Más tarde los
habitantes de una región adoptaron los dioses de las otras.
Al mismo tiempo, de cada deidad se derivaron varias. Así
se fueron multiplicandos y la religión se complicó.
Osiris. — Estos dioses tienen su historia, que es la del Sol,
pues dicho astro parecía á los egipcios, lo mismo que á la
mayor parte de los pueblos primitivos, el más poderoso de
los seres y por consiguiente un dios. Osiris, el sol, fué
muerto por Set, dios de la noche I Isis, la luna, su mujer, lo
llora y le da sepultura. Horo, su hijo, el sol naciente, lo
venga destruyendo á su matador.

Ammon-Rá. — Ammon-Rá, dios de Tebas, es


representado atravesando diariamente el cielo en una barca
(« la buena barca de los millones de años »); las almas de
los muertos la impulsan sirviéndose al efecto de largos
remos; el dios se mantiene en la proa, dispuesto á herir al
enemigo con su lanza. He aquí el himno cantado en honra
suya (1) : « Loor á ti, que te despiertas bien hechor,
verídico, oh señor de ambos horizontes... recorres el cielo
desde lo alto y tus enemigos son humillados. El cielo se
alegra, la tierra se regocija, los dioses y los hombres
tributan con júbilo gloria á Rá, cuando lo ven alzarse en su Dioses de cabeza de animal. — Los egipcios
barca y derribar á sus enemigos. Oh Rá, da vida perfecta al representaban frecuentemente á sus dioses con forma
Faraón, pan á su vientre, agua á su garganta y perfumes á su humana; pero más aún en la de un animal. Cada deidad
cabellera. » tiene el suyo: Phtah se encarna en el escarabajo, lloro en el
gavilán, Osiris en el buey. No es raro que ambas figuras se
confundan en un hombre con cabeza de animal ó en un
animal con cabeza de hombre. Todo dios puede revestir
cuatro formas: por ejemplo, lloro, las de hombre, de
gavilán, de hombre con cabeza de gavilán, ó de gavilán con
cabeza de hombre.

(1) Himno á Ammon-Rá. Maspero, Ilisí. anl., cap. I.)


Animales sagrados — ¿Qué querían significar los egipcios una pieza poco elevada, dispuesta como un dormitorio, en
con estos símbolos? No se sabe. Lo cierto es que así que se colocaban para servicio del « doble » un mobiliario
llegaron á considerar como sagrados los animales que les completo, sillas, mesas, camas, cofres, ropa blanca, telas,
servían á representar los dioses: el buey, el escarabajo, el trajes, objetos de tocador,
ibis, el gavilán, el gato y el cocodrilo; los alimentaban y los armas y en ocasiones un carro
protegían. Un siglo antes de J. G. ocurrió que un ciudadano de guerra ; para su recreo,
romano mató en Alejandría un galo; al saberlo, el pueblo se estatuas, pinturas y libros ; y
amotinó, se apoderó del culpable y, á pesar de los ruegos para su alimentación, trigo y
del rey le dio muerte, no obstante su terror de Roma. En provisiones de boca. Después
cada templo había un animal que adoraban. El viajero de esto se depositaba allí un
Estrabón refiere una visita que hizo á un cocodrilo sagrado doble del muerto, que consistía
de Tebas: « El animal estaba echado á orillas de un en una estatua de madera ó de
estanque, los sacerdotes se acercaron, dos de ellos le piedra parecida á él. La
abrieron las fauces y otro le echó dentro pasteles, pescado operación terminaba tapiando
asado y una bebida hecha con miel. >» la entrada de la tumba, en que
queda encerrado el doble, si
El buey Apis. — El más venerado de todos ellos era el bien los vivos continúan
buey Apis, que representaba á Osiris y á Phtah al mismo cuidándolo. Así es que le
tiempo; vivía en una capilla de Menfis donde los sacerdotes llevan alimentos ó ruegan á un
cuidaban de él. Al morir se convertía en un Osiris (Osar- dios que se los proporcione, como en esta inscripción ( 1 ) :
hapi), lo embalsamaban, y se depositaba su momia en un « Ofrenda á Osiris para que conceda provisiones de pan,
sepulcro. Las tumbas de los « Osar-hapi » formaban un líquidos, bueyes, gansos, leche, vino, cerveza, vestidos,
monumento gigantesco, el Serapeum sacado á luz en 1851 perfumes y de todas las cosas buenas y puras que usa el
por Mariette. dios al Ka del difunto N. »

Culto de los muertos — Los egipcios adoraban también el Juicio del alma. —Más adelante, á partir de la dinastía XI,
alma de los muertos. Al principio parece que creyeron que los egipcios creyeron que el alma salía del cadáver é iba al
todo hombre tiene su « segundo », un doble (Ka) y que una encuentro de Osiris, debajo de la tierra en que el sol parece
vez muerto él, su doble seguía viviendo. Esto es lo que hundirse diariamente. Allí el dios pronuncia sus fallos, en
piensan todavía algunos pueblos salvajes contemporáneos compañía de 42 jueces; el alma comparece ante ellos para
nuestros. La sepultura egipcia de tiempos del antiguo dar cuenta de su vida pasada. Sus acciones se pesan en la
imperio se llama « la casa del segundo ó del doble ». Es balanza de verdad, y su «corazón » es citado como testigo.
« Oh corazón, exclama el muerto, corazón que debo á mi egipcia: observar las ceremonias, respetar lo que pertenece
madre, corazón mío cuando yo vivía en la tierra, no afirmes á los dioses, ser sincero, honrado y benéfico.
nada contra mí, no me acuses ante el gran dios. » El alma
perversa es aniquilada al cabo, después de ser sometida á
tormentos durante siglos. La buena se lanza á través de los
espacios y al cabo de multitud de pruebas, acaba por
reunirse y confundirse con los dioses.

(I) Lenormand, Hist. ant., III, p. 239, 7." edición.

Momias. — Durante esta peregrinación puede desear el


alma volver al cuerpo para descansar. Era necesario, en
consecuencia, conservar intactos los cuerpos; los egipcios
aprendieron á embalsamarlos. Llenaban el cadáver de
aromas, remojábanlo en un baño de natrón, rodeábanlo con
bandas de lela y lo dejaban transformado en momia. Esta
L A S A R T E S.
era depositada en un ataúd de madera ó de yeso y colocada
en la.tumba con todos los objetos necesarios para la vida.
Industria. — Los egipcios fueron los primeros en practicar
las arles necesarias á un pueblo civilizado.
Libro de los muertos. — Al lado de la momia ponían un
pequeño libro, el de los muertos, en que se explica lo que el
alma debe decir en el otro mundo para defenderse ante el
tribunal de Osiris : « No he cometido f r a u d e ; no he
hecho daño á la viuda; no he hecho nada de cuanto está
prohibido ; no he estado ocioso ; no he hablado mal del
esclavo á su dueño ; no he robado los panes de los templos;
no he sustraído las bandas ni las provisiones de los muertos;
no he alterado las medidas de granos ; tíb- he cazado los
animales ni he pescado los peces sagrados... He dado de Hay pinturas fúnebres de. la época de las primeras
comer al hambriento, de beber al sediento y he vestido al dinastías, 3000 años antes de J. C., que representan
desnudo. He ofrecido á los dioses sacrificios y comidas hombres labrando la tierra, sembrando, recogiendo las
fúnebres á los difuntos.» En esto se consigna toda la moral mieses, batiendo y aventando el cereal ; manadas de
bueyes, de carneros, de patos, de cerdos ; personas Tumbas. — La principal Pirámide es una sepultura regia.
suntuosamente vestidas, procesiones y fiestas en que se toca Las tumbas antiguas tenían esta forma; todavía se
el arpa, poco más ó menos lo mismo que treinta siglos más conservan en el Egipto inferior pirámides dispuestas en
tarde. Los egipcios de esa época sabían trabajar el oro, la filas, ó dispersas irregular mente, unas grandes y otras
plata, el bronce, hacer armas y joyas, fabricar vidrio, loza, pequeñas. Son los sepulcros de los reyes y de los señores.
esmalte, y tejían telas de lino y de lana, telas transparentes y Andando el tiempo, las tumbas fueron subterráneas, unas
bordados de oro. abiertas en el suelo, otras en el granito de las montañas.
Cada generación necesitaba otras nuevas, y así fue
SEIGNOBOS. T- T . I . formándose j u n t o á la ciudad de los vivos la más vasta y
suntuosa de los muertos (necrópolis).

Templos. — También los dioses necesitaban moradas


eternas y espléndidas. Sus templos se componen de un
magnífico santuario, residencia del dios, y que está rodeado
de patios, jardines, habitaciones p a r a los sacerdotes, sus
servidores, y guardarropías para depositar sus joyas,
utensilios y ropas. Esta reunión de edificios, obra de varias
generaciones, está rodeada por una muralla. En el templo de
Ammón en Tebas trabajaron reyes de todas las dinastías,
desde l a décimo segunda hasta la última. Generalmente hay
Arquitectura. — Los egipcios fueron los más antiguos delante del monumento una gran puerta de caras inclinadas,
artistas del mundo. Edificaron monumentos gigantescos que el pilono. A los lados forman juego dos obeliscos, agujas de
parecen eternos, pues el tiempo no ha podido destruirlos piedra con la punta dorada, ó bien dos colosos de piedra que
aún. No construían según hacemos nosotros con destino á representan un gigante sentado. La mayor parte de las veces
los vivos, sino p a r a los muertos; templos y tumbas. se llega al templo por una larga alameda de esfinges de
Apenas quedan algunos restos de sus casas y los palacios piedra colocadas en dos filas.
mismos de los reyes eran como decían los griegos, simples Pirámides, pilonos, colosos, esfinges, obeliscos son los
«hosterías» cuando se les comparaba con sus sepulcros. Era rasgos característicos de esta arquitectura, en que todo es
que la casa debía servir únicamente durante la vida, y la robusto, corto y sobre todo ancho. Por eso los monumentos
tumba por una eternidad. egipcios parecen pesados, pero al mismo tiempo
indestructibles.
Escultura . —Los escultores egipcios empezaron por
imitar la naturaleza. Las estatuas más antiguas son
admirables de vida y sencillez: probablemente eran
imágenes de los muertos. Á esa clase pertenece el famoso
escriba sentado del Museo del Louvre (1). Pero á partir de
la dinastía oncena, el escultor pierde la libertad de
representar á su antojo el cuerpo humano, y tiene que
atenerse á una regla determinada por la religión. En
consecuencia, todas las estatuas se parecen en adelante, con
sus piernas paralelas, sus pies juntos, sus brazos cruzados
sobre el pecho y el rostro inmóvil; coa frecuencia son
majestuosas, pero siempre duras y monótonas. El arte cesa
de reproducir la naturaleza, y se convierte en símbolo
convencional.
(1) Este museo contiene gran número de objetos descubiertos en II. - ASI RIOS Y BABILONIOS.
Egipto. Examinándoles se forma segura y rápidamente idea de la
Civilización egipcia. Los catálogos siguientes: Noticia de los LKNOKMAM), Historia délos pueblos de Oriente. -MASPERO,
monumentos Egipcio por de Rougé, Catálogo de la sala histórica de Historia antigua. — VAN DEN BERG, Pequeña historia antigua. —
Pierret y Catálogo de los manuscritos egipcios por Deveria, son MENANT. Analei de los reyes de Asiría. - PERROT, Historia del
excelentes guías. arle.

Pintura. —Los egipcios usaban colores muy firmes, que A CALDEA.


después de cincuenta siglos transcurridos, sigue» aún
frescos y vivos. Pero sólo sabían dar color á un dibujo y El país. — De las altas montañas nevadas de Armenia
desconocían los tonos, las sombras y la perspectiva. La descienden dos profundos y rápidos ríos, el Tigris al este y
pintura, lo mismo que la escultura, estaba sometida á reglas el Éufrates al Oeste. Al principio corren uno cerca de otro,
religiosas y era monótona como ella; cuando el artista tiene más al llegar á la llanura se alejan: el Tigris sigue recto y el
que representar cincuenta personajes, los hace todos Éufrates da una gran vuelta hacia los desiertos de arena,
iguales. para al fin confundirse antes de llegar al mar. El país que
circundan es la Caldea, llanura inmensa formada por tierra
Literatura. —Los egipcios poseían una literatura. En las de miga, en que llueve raras veces y en que el calor es
tumbas se encuentran, no sólo obras de medicina, de magia sofocante. Pero los ríos dan el agua y cuando ese terreno
y de piedad, sino también poemas, cartas, relatos de viajes y arcilloso es regado por canales, se convierte en el más fértil
hasta novelas. del mundo. El trigo y la cebada producen doscientos y en
los años buenos trescientos por uno. Las palmeras formaban
Destinos de la civilización egipcia. —Los egipcios allí grandes bosques, y de ellas sacaban vino, miel y harina
conservaron sus costumbres, su religión y sus artes aun (1).
después de la caída de su Imperio. Lo mismo cuando
estuvieron sometidos á los persas que cuando fueron Los habitantes. — Caldea estuvo desde muy temprano,
vasallos de los griegos y dé los romanos, siguieron con las quizás tanto como Egipto, habitada por pueblos civilizados.
antiguas prácticas, sus jeroglíficos, sus momias, sus En esas grandes llanuras se habían encontrado y
animales sagrados. Fin a la mente entre los siglos tercero y mezclándose varias razas diversas de distintos orígenes.
segundo antes de J. C. se extinguió lentamente su Había turamos de color amarillo, parecidos á los chinos,
civilización. que venían del N. E. ; kuschitas, de color moreno obscuro,
de la familia egipcia, procedentes del E.; semitas de cutis
blanco, hermanos de los árabes, que llegaban del N. La
mezcla de estos elementos dió origen al pueblo caldeo.
de grandes ejércitos, fundando un imperio que tuvo á
Las ciudades. — Según los sacerdotes caldeos, sus reyes Nínive por capital.
habían reinado ciento cincuenta mil años, lo cual es
fabuloso si bien no les faltaba razón para considerar muy Relatos antiguos. — Lo único que hace cuarenta años
antiguo su imperio. sabíamos sobre los asirios era una leyenda referida por el
El suelo de esta región está sembrado de montículos, que griego Dio doro de Sicilia. Según ella Niño fundó á Nínive
son reuniones de escombros, cada uno de ellos resto de una y conquistó después toda el Asia Menor; su mujer
ciudad destruida. Se han hecho excavaciones en varios, Semíramis, hija de una diosa, sometió Egipto y después se
sacando á luz diversas poblaciones (Ur, Larsam, Bal-ilú) y transformó en paloma. Sus descendientes fueron, por
descubriendo algunas inscripciones. espacio de 1300 años, reyes incapaces; el último de ellos,
Esos antiguos pueblos son todavía mal conocidos; pero llamado Sardanápalo, se quemó con sus mujeres al verse
quedan muchos montículos que explorar y se espera hallar sitiado en su capital. En todo esto no hay ni una palabra de
en ellos nuevos documentos. Se daban á sí mismos los verdad.
nombres de sumires y de accades. Su imperio cayó por los
años 2300 antes de J. C. probablemente después de larga Nínive. — En ese estado se encontraban los conocimientos
existencia. De modo que quizás data de 30 siglos antes de sobre el antiguo imperio asirio, cuando en 1842 el cónsul de
nuestra era. Francia en Mosul, M. Botta, descubrió cerca de la miserable
________________________________________________ aldea de Korsabad los escombros de un inmenso palacio,
(1) Una canción persa enumera -360 modos distintos de utilizar la reunidos en un montículo cubierto de arena. Allí es donde
palmera fue posible contemplar por primera vez las obras del arte
asirio; los toros alados de piedra situados en la puerta del
LOS ASIRIOS. palacio estaban intactos y fueron enviados al Museo del
Louvre. Las excavaciones de Botta llamaron la atención en
La Asiría. — El país situado detrás de la Caldea sobre el Europa, é inmediatamente se formaron varias expediciones
Tigris es la Asiría, región también fértil, pero en que la sobre lodo inglesas; Place y Layard exploraron otros
llanura empieza á quebrarse, cubriéndose de colinas y de montículos y descubrieron otros monumentos. Las ruinas,
rocas. Como está situado cerca de las montañas, recibe cubiertas por una capa de tierra, se han conservado bien en
nieve en invierno y en verano violentas tempestades. ese clima seco. Halláronse paredes cubiertas de pinturas y
bajo relieves, de estatuas é inscripciones en gran número,
Los orígenes. — Caldea estaba desde hacía mucho tiempo tanto que fué posible estudiar sobre el terreno la disposición
cubierta de ciudades cuando los asirios vivían aún de los edificios y publicar la descripción de los
obscurecidos en sus montañas. En el siglo decimotercio fué monumentos y de las esculturas.
cuando empezaron sus reyes á invadir las llanuras, al frente
El primer palacio descubierto, el de Khorsabad, fue el meda, el caldeo y el arménico, sin contar el antiguo
construido por el rey Sargón, en el terreno que ocupaba la persa, y esos cinco idiomas eran desconocidos; además es
capital de los reyes de Asiría, Nínive. La ciudad se extendía muy complicada, por distintos motivos :
por varias colinas y estaba rodeada por un recinto
amurallado de 260 estadios (unos 43 kilómetros) de 1º. Se compone al mismo tiempo de signos simbólicos, cada
circuito, en forma de cuadrilátero. La muralla era uno de los cuales representa una palabra (sol, dios, pez) y
exteriormente de ladrillo, é interiormente de tierra que se ha de signos silábicos, es decir, que indican una sílaba;
desmoronado. Las casas de la ciudad han desaparecido sin 2º. Hay cerca de 200 signos silábicos, muchos de ellos
dejar* "rastro; pero se han sacado á luz varios palacios parecidos y fáciles de equivocar;
construidos por diferentes reyes de Asiría. 3º. El mismo signo sirve á menudo para representar al
Nínive fue residencia real hasta que los medas y los mismo tiempo una palabra y una sílaba;
caldeos destruyeron el imperio. 4º. También suele un mismo signo (y esto es lo peor de
todo) indicar sílabas diferentes. Tal es el que unas veces se
Inscripciones hechas en ladrillos. — En estas lee ilú y otras an.
inscripciones, cada letra se forma por una reunión de signos
en forma de flecha ó de cuña, razón por la cual se ha dado á La escritura cuneiforme era difícil aun para los que la
la escritura asiria el calificativo de cuneiforme. Para hacer escribían. « Algo más de la mitad de los monumentos
esos signos se usaba un punzón acabado en punta cuneiformes que poseemos (2), se compone de libros de
triangular. Escribían en la arcilla todavía blanda y después colegiales (gramáticas, diccionarios, tablas), que pueden
la metían en el horno para servirnos para descifrar la otra mitad, y que hoy
consultamos, según hacían hace 2500 años, los estudiantes
del país de Asur. » En este caso se ha procedido como para
descifrar los jeroglíficos: había una larga inscripción en tres
lenguas: asirio, meda y persa. La última sirvió para poner
endurecerla y hacer indelebles las letras. En el palacio de en claro las otras dos.
Asurbanipal se ha encontrado una biblioteca entera, en que
el ladrillo hizo veces de papel. (1) Rawlinson, Hincks, Oppert, Menant.
(2) Lenormand, Hist. Antigua
Escritura cuneiforme. — En descifrar esa escritura han
trabajado durante años con singular empeño varios hombres El pueblo asirio — Los asirios eran una raza de cazadores
de ciencia (1). Ha sido muy difícil leerla, primero porque la y guerreros. Sus bajo-relieves los representan de ordinario
empleaban cinco lenguas diferentes, el asirio, el susiánico, armados con el arco y la lanza y en ocasiones á caballo.
Eran buenos jinetes, ágiles, valientes, tan diestros en las 882, una pared delante de las puertas principales de la
escaramuzas como en las batallas, pero orgullosos,
taimados y sanguinarios. Devastaron el Asia durante seis
siglos, cayendo constantemente sobre sus vecinos y
reduciendo pueblos enteros á la esclavitud. Parece que
hacían la guerra por el gusto de matar, saquear y robar;
ningún pueblo los ha igualado en ferocidad.

El rey. — Conforme á la costumbre asiática, creían que su


rey era-el representante de Dios en la tierra, y le prestaban
ciega obediencia. El s o b e r a n o era, pues, [dueño
absoluto de
todos sus
súbditos ;
reunía los en
armas y se
lanzaba á su ciudad; hice despellejar á los jefes de la Rebelión y tapicé la
frente contra muralla con sus cueros. Algunos fueron emparedados vivos,
los pueblos de otros crucificados o ensartados á lo largo de la pared; á
Asia. Cuando muchos les
regresaban, hice arrancar
hacía el pellejo en
consignar sus mi presencia.
hazañas en las Mandé reunir
paredes del sus cabezas á
palacio y la manera de
inscripción relataba sus victorias, y daba cuenta del botín coronas y
recogido, de las ciudades quemadas, y de los cautivos que formar
habían sido degollados ó despellejados en vida. guirnaldas
con sus
Las expediciones. — Hé aquí unos trozos de esos boletines cadáveres. »
d e campañas: « Mandé construir, dice Asurnazirpahal en En 745
escribe Tuklatabalasar : « Encerré al rey en su morada y SEIGJÍOBOS. — T. I. 3
reuní delante de las puertas montones de cadáveres. He
destruido, devastado ó quemado todas sus ciudades. He L O S B A B I L O N I O S.
dejado el país desierto, convirtiéndolo en colinas y
montones de escombros. » En el siglo Vil, Sennaquerib El segundo imperio caldeo. — En lugar del derrocado
dice: « Pasé como un huracán devastador. Los harneses y imperio asirio, se formó otro en la antigua Caldea. Los
las armas nadaban sobre la tierra en la sangre de los historiadores lo llaman babilónico ó segundo caldeo. Un
enemigos como en un río. Amontoné á modo de trofeos los profeta judio pone en boca del Eterno l a s siguientes
cadáveres de sus soldados y les corté las extremidades. A palabras: « Voy á dar carta blanca á los caldeos, esta nación
los que cogí vivos los mutilé y en castigo los privé de las cruel y móvil, que recorre todos los países para apoderarse
manos. » — En un bajo relieve que representa la rendición de las moradas de los demás. Sus caballos son más ligeros
de Susa al rey Asurbanipal están los asirios torturando á los que los leopardos. Su caballería se difundirá por todas
jefes de los vencidos: algunos de éstos tienen las orejas partes y sus jinetes volarán como el águila que cae sobre su
cortadas, á otros les han sacado los ojos ó les han arrancado presa. » Eran, en efecto, un pueblo de jinetes, belicosos y
la barba. Uno ha sido desollado conquistadores, análogo á los asirios. Sometió la Susiana, la
vivo. Es evidente que esos reyes gustaban de los incendios, Mesopotania, la Siria, la Judea; pero su poderío, duró poco:
los suplicios y las matanzas. el imperio babilónico, fundado en 625. fué destruido por los
persas ochenta y siete años más tarde, en 538.
Ruina del imperio asirio. — Este régimen empezó en el
siglo XIII con la toma de Babilonia (por los años de 1270). Rabilonia. — El más poderoso de sus reyes, Nabu-
A partir del siglo IX, los asirios viven en perpetuas Kudurusur (Nabucodònosor) (604-561), el que destruyó.
expediciones, sometiendo ó devastando ya la Caldea, ya la Jerusalén y redujo á cautiverio los israelitas, hizo construir
Siria, la Palestina ó Egipto. Los vencidos se rebelan sin en Babilonia, su capital, varios templos y palacios. Estos
cesar y las matanzas empiezan de nuevo. Al fin los asirios monumentos eran de ladrillo sin cocer, pues la llanura del
agotan las fuerzas de su imperio, y entonces los medas y los Eufrates no suministra piedra; así es que al venirse abajo no
babilonios se alían para destruirlo. Su capital, Nínive, « el han dejado sino enormes montones de tierra y escombros.
antro de los leones, la ciudad sanguinaria, llena de rapiña », Sin embargo, ha sido posible descubrir algunas
como la llaman los profetas judíos, fue tomada en 625 y inscripciones en el sitio donde estuvo esa ciudad, y trazar el
destruida para no volver á levantarse. « Nínive h a perecido, plano de ésta. El griego Herodoto, que estuvo en Babilonia
dice el profeta Nahum, ¿quién puede sentir compasión por (1) en el siglo V antes de J.C. la describe minuciosamente.
ella. » Estaba rodeada por un recinto cuadrado, que el Eufrates
dividía en dos partes,
________________________________________________ y ocupaba 513 kilómetros cuadrados es decir, siete veces la
(1) Herodoto, que no tenía noticia de Nabucodònosor, atribuye las superficie de París. Este inmenso espacio no era todo casas,
maravillas de Babilonia á dos reinas, Nitocris y Semíramis. sino que había en él muchos campos cultivados, para
alimentar á los habitantes en caso de sitio: Babilonia era
más bien un campo atrincherado que una ciudad. Las
murallas presentaban grueso suficiente para que pudiera
andar por ellas un carro: estaban además provistas de torres
y tenían cien puertas de bronce. Alrededor de ellas se
extendía un foso ancho, profundo, siempre lleno de agua,
con revestimientos de ladrillos en sus bordes. Las casas
tenían tres ó cuatro pisos, las calles se cruzaban en ángulo
recto. Lo más digno de admiración eran el puente y los
muelles del Eufrates, el palacio fortificado y principalmente
los jardines suspendidos, una de las « siete maravillas del
mundo. »Eran alamedas plantadas de árboles, sostenidas
por columnas y bóvedas, y superpuestas por pisos unas
detrás de otras.

La torre de Babel. — Nabucodonosor quiso edificar al


lado de su capital la torre de Babel. Este soberano dice en
una inscripción: « Queriendo asombrar á los hombres, he
rehecho y, renovado la maravilla de Borsippa, el templo de
las siete esferas del mundo, construyéndolo según debió ser
en los tiempos antiguos. » Este templo, que tenía la forma
de un cuadrado, se componía de siete torres, también
cuadradas, que se iban alzando unas sobre otras; cada una
de ellas estaba consagrada á u n planeta y pintada del color
que la religión atribuía á dicho astro. El orden era el
siguiente, empezando por la torre inferior: Saturno (negro),
Venus (blanco), Júpiter (purpurino), Mercurio (azul), Marte
(bermejo), la Luna (plateado) y el Sol (dorado). En el piso ó
torre más elevada había una capilla con una mesa de oro y una agremiación poderosa, fundieron en una sola las dos
un lecho magnífico, en que velaba una sacerdotisa. creencias.
__________________________
COSTUMBRES Y RELIGIÓN. (1) Herodoto, I, 196.

Costumbres. — No conocemos los mencionados pueblos


sino por sus monumentos, y casi todos éstos se refieren á
las acciones de sus reyes. Los asirios están representados
siempre guerreando, cazando ó en ceremonias; sus mujeres
no figuran nunca en ningún bajo relieve, porque
permanecían encerradas en el harén y no se presentaban
nunca en público. — Por el contrario, los caldeos eran un
pueblo de labradores y mercaderes, pero no sabemos nada
sobre su vida. Heródoto
(1) refiere que reunían una vez al año en sus ciudades todas
las muchachas casaderas; las más bonitas eran vendidas y
con ese dinero dotaban á las feas.« Me parece, dice el
ilustre griego, que ésta es la más sabia de sus leyes. »

Religión..— Los asirios adoptaron la de los caldeos y, en


consecuencia, ambos pueblos tenían la misma. Nosotros la
encontramos muy obscura, porque seguramente nació,
como el pueblo caldeo, por la fusión de varias creencias
distintas é inconciliables. Los turanios pensaban, según
hacen todavía las tribus amarillas de Siberia, que el mundo
está lleno de' demonios (la peste, la calentura, los
fantasmas, los vampiros), que rodean á los hombres
procurando hacerles daño; para librarse de ellos recurrían á
las palabras mágicas de los hechiceros. Los kuschilas
adoraban un par de dioses: el macho era la fuerza, la
hembra la materia. Los sacerdotes caldeos, que constituían
Caldea al Imperio romano y más adelante á las naciones
Los dioses. — El dios supremo se llamaba Ilú en Babilonia modernas. En las fórmulas cabalísticas del siglo XVI es
y Asur en Asiría; no tenía templo. De él proceden otros fácil distinguir palabras 'asirías corrompidas (1).
tres: Anú, « señor de las tinieblas », bajo la forma de un
hombre con cola de águila y cubierta la cabeza con una de Ciencias., T— En cambio, la astronomía tuvo allí su
pescado ; Bel, « soberano de los espíritus », representado principio. De Caldea nos han venido el zodíaco, la semana
como un rey en su trono ; y Nuah, « señor del mundo de los siete días en honra de los siete planetas, la división
visible », bajo la forma de un genio provisto de cuatro alas del año en doce meses, del día en veinticuatro horas, de la
desplegadas. Gada uno de ellos tiene una diosa hembra que hora en sesenta minutos, del minuto en sesenta segundos, y
simboliza la fecundidad. también el sistema de pesos y medidas fundado en la
Después y por debajo vienen la Luna, el Sol y los cinco unidad de longitud que todos los pueblos antiguos
planetas, pues en el transparente cielo de Caldea, los astros adoptaron...
resplandecen como divinidades. Así es que los habitantes
les elevaban templos, verdaderos observatorios en que el ARTES.
hombre que los adora puede seguir sus movimientos.
Arquitectura. — No conocemos directamente el a r t e de
Astrología. — Los sacerdotes creían que, siendo esos los caldeos, puesto que sus monumentos se han
astros dioses poderosos, ejercían acción considerable en la desplomado; pero los artistas asirios, cuyas obras
vida de los hombres. Todo el que nace viene al mundo bajo poseemos, imitaron á los primeros; es, por tanto, lícito
la influencia de un planeta y ese momento decide su juzgar al mismo tiempo el arte de ambas regiones. — Estos
destino: si se sabe bajo qué astro nació, puede profetizarse pueblos edificaban con ladrillos sin cocer secos al sol; pero
su porvenir. Hé ahí el origen del horóscopo. — Lo que pasa revestían exteriormente con piedra.
en el cielo es signo de lo que ocurrirá en la tierra: así,
pongamos por ejemplo, un cometa anuncia una revolución. Los palacios. Construían los palacios (2) en eminencias
Los sacerdotes caldeos pensaban que observando el cielo artificiales, haciéndolos bajos y planos, como grandes
podían predecir los acontecimientos: tal es el origen de la azoteas. El ladrillo crudo no se presta á bóvedas anchas ó
astrología. elevadas, por lo cual las salas tenían que ser estrechas y
bajas; este inconveniente se compensaba construyéndolas
Hechicería. — Los caldeos poseían también palabras muy largas. Así es que un palacio asirio parecía una serie de
mágicas, que pronunciaban, ya para alejar á los espíritus, ya galerías. Los techos eran terrados planos provistos de
para evocarlos. Esta práctica, resto de lareligión turania, es almenas; en sus puertas ponían enormes toro salados de
el origen de la hechicería, que con la astrología pasó de figura humana. Las paredes estaban revestidas
interiormente, ya de artesona dos hechos con maderas estar pintadas y hasta había muebles llenos de suntuosas
olorosas, ya de ladrillos es maltados ó de placas de incrustaciones.
alabastro esculpido. Las habitaciones solían
_______________________________________________ Escultura . — Lo más digno de admiración es la escultura
(1) Tal es hilka, hil/ca, bescha, besc/ia; vete, vete, malo, malo. de estos palacios, pues si bien las estatuas son escasas y
(2) Los templos eran pirámides de pisos, análogas á la torre de bastas, los escultores hacían en grandes placas de alabastro
Borsippa.
bajos relieves que eran verdaderos cuadros. En general, las
escenas que representan son muy complicadas, batallas,
cacerías, sitios de ciudades, y ceremonias en que el rey
aparece rodeado por magnífico séquito. Nada puede
comparars
e con la
escrupulosi
dad de los
detalles;
vence allí
largas filas
de criados
que llevan
la comida
del rey,
bandas de obreros ocupados en construir su palacio,
jardines, campos, es tanque, peces en el agua, aves en sus
nidos ó volando de rama en rama. — Los personajes se
presentan todos de perfil, probablemente porque el artista
no sabía hacerlos de frente; pero tienen nobleza y
animación. — Los animales abundan, sobre todo en los
bajo relieves de cacerías; en general están hechos de
manera admirable. Los asirlos observaban la naturaleza y la
reproducían fielmente; en esto consiste el mérito de su arte.
Los griegos se formaron en esa escuela, imitando sus restantes poblaciones, Gebel, Berite y Sidón estaban en el
bajos relieves; y aunque los superaron, puede afirmarse que continente. El propio suelo no bastaba para alimentar ese
en la representación de animales el arte asirio no tiene rival. semillero de hombres; los fenicios tuvieron que buscar
recursos en la navegación y el comercio.
I I I. — LOS FENICIOS.
Ruinas fenicias. — Ningún libro de este pueblo se ka
LENORMAND, Historia antigua, — MASPERO, Historia antiguo.
conservado, ni siquiera los religiosos. Sus ruinas han sido
— VAN DEN BERG, Pequeña historia antigua. — RENÁN, Misión
de Fenicia. — IIERREN. Política y comercio de los pueblos de la visitadas; pero como dice el profesor que d i rigió las
antigüedad.. — MOVERS, LOS fenicios. excavaciones, « las ruinas se conservan sobre todo en los
países donde no se ocupan de ellas », y los sirios han hecho
TIRO Y CARTAGO. precisamente lo contrario, abriendo las tumbas para
apoderarse de las alhajas de los muer feos, demoliendo los
El país. — La Fenicia es la estrecha banda de tierra, de 50 edificios para aprovechar sus materiales, y rompiendo las
leguas de largo, de 8 á 10 de ancho, comprendida entre el esculturas pues los musulmanes las odian (1). Sólo se
mar de Siria y la elevada cordillera del Líbano. Compónese encuentran á estas horas trozos de mármol en fragmentos,
de una serie de valles estrechos y de cañadas contenidas cisternas y lagares abiertos en la roca, y algunos sarcófagos
entre colinas abruptas que se dirigen hacia el mar; esos de piedra. Estos restos son poco instructivos y lo único que
valles y cañadas son recorridos hasta fines de la primavera sabemos de los fenicios es lo que refieren los escritores
por torrentes que las nieves ó los huracanes producen; pero griegos y los profetas judíos.
en verano no queda agua sino en los pozos y las cisternas.
En otro tiempo las montañas de esa región estaban cubiertas Organización de los fenicios. — Este país no formaba un
de árboles; en lo alto los famosos cedros del Líbano, en las imperio, sino que cada ciudad tenía su pequeño territorio
vertientes pinos y cipreses, más abajo las palmeras hasta las independiente, sus asambleas, su rey, y se gobernaba á sí
orillas del mar. En los valles se daban el olivo, la vid, la misma. Cuando había asuntos generales que discutir se
higuera y el granado. reunían delegados en la población principal; desde el siglo
XIII estas juntas se celebraron en Tiro. Los fenicios no eran
Las ciudades. — Á lo largo de esa costa rocallosa, de un pueblo militar; así fué que se sometieron á todos los
trecho en trecho, hay promontorios ó islas que forman conquistadores, egipcios, asirios, babilonios, persas. Con
puertos naturales. En ellos fundaron los fenicios sus pagar tributo salían del paso.
ciudades; Tiro y Arad estaban edificadas en dos islotes; así
es que los habitantes tenían que vivir en casas de 6, 7 y 8 Tiro. — Tiro fue desde el siglo XIII la más importante de
pisos. El agua dulce era transportada en barcas. Las estas ciudades; el islote no pudo contener más casas y
entonces se construyó frente á él una población nueva. Los necesitaba un buen ejército, y como la vida de un cartaginés
mercaderes de Tiro fundaron colonias en todo el era demasiado preciosa por a arriesgarla sin necesidad, la
Mediterráneo. La plata de las minas de España y los ciudad prefería pagar soldados mercenarios, que reclutaba
productos de todo el mundo antiguo iban a parar á sus entre los bárbaros de su imperio y los aventureros del
manos. El profeta Isaía los llama príncipes; Ezequiel inundo. Esa fuerza era una abigarrada multitud, en que se
describe las caravanas que Ies llegaban de todas partes. Un hablaban todas las lenguas, se practicaban todos los cultos y
rey de Tiro, Hiram, fué quien proporcionó á Salomón los en que cada soldado usaba traje y armas diferentes. Había
obreros que edificaron el palacio y el templo de Jerusalén. en ella númidas vestidos con una piel de león que les servía
________________________________________________ de cama, montados en pelo en caballos rápidos, y que
(1) Hé aquí un ejemplo de esta aversión por las figuras. « En Trí poli tiraban el arco á la carrera; libios de negro cutis provistos
vi un sarcófago que servía de fuente pública, y cuya parte anterior de picas; iberos españoles con trajes blancos adornados de
esculpida estaba vuelta á la pared. Me dijeron que un gobernador lo
rojo y que usaban una larga y puntiaguda lanza; galos
había mandado colocar así, para que no se distrajesen los habitantes.
» (Renán, Misión de Fenicia, p. 818.) desnudos hasta la cintura, con enormes escudos y una
espada redonda que cogían con ambas manos; baleares
Cartago. — Una colonia de Tiro llegó á ser más poderosa acostumbrados desde la infancia á lanzar con la honda
que su metrópoli. Unos tirios expulsados de su ciudad en el piedras ó balas de plomo. Los generales eran cartagineses;
siglo IX por una revolución, fundaron en la costa de África, el gobierno desconfiaba de ellos, Jos vigilaba atentamente y
cerca de Túnez, la ciudad de Cartago. Una mujer, Elisar, á si eran vencidos, los mandaba crucificar.
quien nosotros llamamos Dido (la fugitiva) los guiaba. Los
habitantes del país no quisieron venderle según la leyenda Los cartagineses. — En Cartago había dos reyes; pero el
sino el espacio que podría cubrir una piel de buey ; pero ella verdadero soberano era el senado, compuesto por los
l a corló en tiras muy delgadas, abarcando así gran mercaderes más ricos de la ciudad. Así es que para este
extensión, en que edificó la ciudadela. Su situación en el gobierno toda cuestión revestía carácter mercantil. Los
centro del Mediterráneo, y sus dos puertos, ayudaron cartagineses eran universalmente detestados; se les
mucho á la prosperidad de Cartago, que no tarda en enviar consideraba crueles, rapaces y pérfidos. Sin embargo, como
colonias, en realizar conquistas y en ser dueña de la costa tenían buenos barcos, dinero con que comprar soldados y
de África, de España y de Cerdeña. La nueva ciudad tenía un gobierno enérgico, lograron mantener su imperio sobre
en todas partes factorías para su comercio y vasallos que le los pueblos bárbaros y divididos de la cuenca occidental
pagaban tributo. del Mediterráneo durante tres siglos (desde el "VI al III).

Ejército cartaginés. — Para proteger esas factorías y La religión fenicia. —Fenicios y cartagineses tenían
contener á sus vasallos, siempre dispuestos á rebelarse, se religión análoga á la de los caldeos. El Dios macho (Baal)
(1) es un dios sol; el dios hembra (Baaleth) es un dios luna; comercio. Ni los demás pueblos de Oriente, egipcios,
pues los fenicios consideraban estos astros como las caldeos, asirios, ni las tribus bárbaras de Occidente
grandes fuerzas que crean y destruyen. Cada ciudad (españoles, galos, italianos) tenían marina. Los fenicios
___________________________________ eran los únicos que en aquel tiempo se atrevían á navegar.
(1) En Caldea lo llamaban Bel. Fueron, pues, los comisionistas del mundo antiguo: iban á
comprar sus mercancías á cada pueblo, y en; cambio le
tiene su pareja divina; en Sidón, Baal-Sidón (el sol) y vendían las de otros países. Este tráfico se efectuaba por
Astoreth (la luna); en Gebel, Baal Tammuz y Baaleth; en tierra con Oriente y por mar con Occidente.
Cartago, Baal-llamón y Tanith. Pero el mismo dios cambia ___________________________________
de nombre según se le considera como creador ó como (1) Venus y Hércules.
destructor; así, Baal es adorado en Cartago como destructor
con el nombre de Moloch. — Estos dioses, representados Las caravanas. — Las caravanas terrestres seguían tres
por ídolos, tienen templos, altares y sacerdotes. En cuanto distintas direcciones:
son creadores, se les honra con orgías y ruidosas fiestas; y
con sacrificios humanos si se les considera como 1º . La de Arabia, de donde volvían con oro, ágata yónix,
destructores. Astoreth, la gran diosa de Sidón, que incienso, mirra y perfumes de dicha región; y con perlas,
representan con una media luna y una paloma, tenía en los especias, marfil, ébano, plumas de avestruz y monos de la
bosques sagrados sus templos. Baal Moch era en Cartago India;
un coloso de bronce con los brazos extendidos y caídos. 2º . La de Asiría, á donde iban en busca de telas de algodón
Para calmar su ira colocaban en sus manos niños vivos que y de hilo, de asfalto, piedras preciosas, aguas
caían inmediatamente en un abismo de fuego. Durante el de olor y seda de China;
sitio de la ciudad por Agatocle, los proceres sacrificaron 3º. La del mar Negro, en busca de caballos, esclavos y de
doscientos hijos suyos á Moloch. Esta sensual y sanguinaria vasos de cobre fabricados por los montañeses del Cáucaso.
doctrina llenaba de horror á los demás pueblos, que sin
embargo la imitaban: los judíos hacían sacrificios á Baal en La marina. — Para navegar construían con los grandes
las montañas, los griegos adoraban á Astarté y Sidón con el cedros del Líbano barcas de remo y velas. No necesitaban
nombre de Afrodita y á Baal Melkhart de Tiro con el de seguir las costas, pues sabían guiarse en al t a mar mirando
Heracles (1), la estrella polar que les indicaba el Norte. Eran audaces
marinos que se lanzaban en sus pequeñas embarcaciones
E L C O M E R C I O F E N I C I O. hasta la extremidad de Mediterráneo, y aun se atrevían á
pasar el estrecho de Gibraltar ó como decían los antiguos,
Ocupaciones de los fenicios. — Como su territorio era las columnas de Hércules (1), y penetraban Océano adentro
insuficiente, los fenicios tenían que buscar recursos en el
hasta las costas de Inglaterra y quizás las de Noruega. Secreto observado por los fenicios. — Este pueblo evitaba
Varios fenicios al servicio de un rey de Egipto partieron en cuidadosamente que los demás le hicieran competencia. Así
el siglo VII del Mediterráneo para dar la vuelta al África, y es que al volver de sus expediciones no decían nada sobre
según parece, volvieron al cabo de t r e s años por el mar su ruta. Nadie sabía en la antigüedad dónde estaban las
Rojo. Una expedición cartaginesa siguió la costa hasta el famosas Islas Casitérides de donde sacaban el estaño. Un
golfo de Guinea; su comandante Hannón escribió una bajel griego descubrió por casualidad la España, que los
relación de ese viaje. fenicios conocían y explotaban hacía ya siglos. Cartago
________________________________________________ mandaba ahogar los mercaderes extranjeros que encontraba
(1) Estas columnas, levantadas según la tradición por Hércules, son por los parajes de Cerdeña ó de Gibraltar. Una vez que un
sin duda resto del culto fenicio. Hércules no és sino Melkhart, dios de barco cartaginés notó que otro extranjero lo seguía, su
Tiro.
piloto lo hizo varar á fin de que éste no viera á dónde iba.
Las mercancías. — Los fenicios compraban á los pueblos Colonias. —r Los fenicios fundaron en los países con que
civilizados los productos de su industria; entre los bárbaros traficaban factorías que eran fortalezas edificadas á orillas
iban á buscar lo que no hallaban en Oriente. En las costas del mar en un puerto natural. Allí desembarcaban sus
de Grecia recogían unos mariscos de que sacaban el color mercaderías, que eran generalmente telas, loza, alhajas é
rojo llamado púrpura, que servía en la antigüedad para teñir ídolos (1) ; los indígenas acudían con sus artículos y
los trajes de los reyes y de los grandes señores. En España y efectuaban el cambio, según se practica todavía en la costa
Cerdeña recogían la plata que los habitantes sacaban de las de África entre europeos y negros. Hubo mercados de esta
minas. Como necesitaban estaño para hacer bronce, clase en Chipre (2), en Egipto y en todos los países
aleación de dicho metal y de cobre, y como en Oriente no lo entonces bárbaros del Mediterráneo, en Creta, Grecia,
había, fueron á buscarlo hasta las costas de Inglaterra, en las Sicilia, en África, en Malta, en Cerdeña, las costas de
islas del estaño (Casilérides). Además, recogían esclavos en España (Málaga, Cádiz) y quizás en Galia (Mònaco). Á
todas partes, ya comprándolos, como hacían los negreros menudo ocurría que los indígenas edificaban sus cabañas en
hasta nuestros mismos días en las costas de África, ya torno de los edificios y el mercado se convertía en una
desembarcando de pronto en un punto y apoderándose de ciudad. Los habitantes adoptaron los dioses fenicios, y aun
las mujeres y de los niños. Luego los llevaban á sus después que la ciudad había pasado á ser griega, seguía
ciudades, ó los vendían á otros pueblos, pues entonces adorándose en ella la diosa de la paloma (como en Citerea),
todos poseían esclavos. Sí la ocasión era propicia, el dios Melkhart (como en Corinto) ó el dios de cara de toro
pirateaban y despojaban á los demás de sus bienes sin que devora víctimas humanas (como en Creta).
ningún escrúpulo.
Influencia de los fenicios. — Es seguro que los fenicios no
pensaban al fundar sus factorías más que en su negocio;
pero con todo, sus colonias prestaron gran servicio á la
civilización. Los bárbaros de Occidente recibían las telas,
joyas y utensilios de los pueblos más adelantados de
Oriente y aprendían á imitarlos. Por
________________________________________________
(1) Estos ídolos se encuentran en todos los países en que los fenicios
comerciaban; constituían uno de los principales artículos de
exportación.
(2) El cobre ha recibido el nombre de esta isla, Cuprium, hoy C

mucho tiempo no tuvieron los griegos sino vasos, alhajas é


ídolos de origen fenicio, y estos objetos les sirvieron de
modelos. Los fenicios transportaban de Egipto y de Asiria
las mercancías y la industria al mismo tiempo.

El alfabeto. — Al mismo tiempo propagaban su alfabeto.


Es indudable que los fenicios no inventaron la escritura; los
egipcios la conocían desde siglos atrás, y hasta se servían
de letras como las nuestras que expresaban cada una un solo
sonido; pero usaban además signos antiguos que
representaban ya una sílaba, ya una palabra entera. Los
fenicios necesitaban un sistema más sencillo,
probablemente para sus libros de comercio. Así fue que
rechazaron los signos silábicos é ideográficos, no
conservando sino 22 letras, cada una de las cuales indica un
sonido (ó mejor dicho, una articulación de la lengua). Los
restantes pueblos imitaron ese alfabeto; unos, como los
judíos, siguieron escribiendo de derecha á izquierda, á la
manera fenicia; otros, como los griegos, de izquierda á
derecha. Todos han modificado algo las letras; pero la
escritura fenicia se encuentra en el fondo de esos alfabetos
todos: judío, licio, griego, itálico, etrusco, ibérico, y quizás árabes del desierto. En el Génesis se puede ver la pintura de
hasta en el rúnico de los noruegos. Ese pueblo de esta vida nómada.
mercaderes enseñó á escribir al mundo.
Los patriarcas. - La tribu era una gran familia compuesta
IV. - LOS JUDÍOS. del jefe, de sus mujeres, hijos y servidores. El primero
ejercía autoridad absoluta y era al mismo, tiempo padre,
la Biblia. —LEKORAIAND, Historia antigua. — MASPERO,
sacerdote, juez y rey. Esos jefes de tribus han recibido el
Historia antigua. — VAN OES BERG, Pequeña historia antigua. —
Luis MENARD, Historia de los pueblos antiguos. — MDNK, La nombre de patriarcas. Los principales fueron Abrahán y
Palestina. Jacob, uno padre de los hebreos y otro de los israelitas. La
Biblia representa a ambos como hombreé designados por
LOS HEBREOS. Dios para llegar a ser tronco de un pueblo sagrado. Abrahán
celebra alianza con Dios y promete obedecerle, tanto él
La Biblia. — Los judíos reunieron todos sus libros santos como sus hijos. Dios promete al patriarca posteridad más
en un solo cuerpo que recibe un nombre griego, la Biblia, es numerosa que las estrellas del cielo. Por su parte, Jacob
decir, el Libro. Este es el libro por excelencia, sagrado para recibe de Dios la promesa de que será origen de una gran
los judíos y que h a llegado a serlo también para los nación.
cristianos (1). La Biblia es al mismo tiempo la historia (2) ________________________________________________
de la nación. Cuanto se sabe sobre el pueblo del Señor, lo (1) Los cristianos le han añadido los Evangelios, las Actas de los
debemos á esos libros. apósteles, las Epístolas y la Revelación de San Juan, que forman el
nuevo testamento.
Los hebreos. — Cuando los semitas bajaron de las (2) los libros que contienen esta historia son el génesis, el Éxodo,
montañas de Armenia á las llanuras del Eufrates, una de sus Josué, los Jueces, Samuel, los reyes, las Crónicas, Esdras, Nehemías y
los Macabeos.
tribus se inclinó hacia el este, en tiempos del primer
imperio caldeo, atravesó el Eufrates y el desierto, después
la Siria, y llegó finalmente al país del Jordán, detrás de
Fenicia. Esta tribu era llamada de los Hebreos, nombre que Los israelitas. — Una visión que Jacob tuvo le hizo
significa gentes de allende el no. Eran, como la mayor parle adoptar el nombre de Israel (que lucha contra Dios). Su
dé los semitas, pastores nómadas, que no cultivaban la tribu se llamó de los Beni-Israel (hijos de Israel) ó
tierra ni tenían casas, sino que iban de un punto á otro con israelitas. La Biblia refiere que Jacob, acosado por el
sus ganados de bueyes, carneros y camellos, buscando hambre, dejó el país del Jordán para establecerse con todos
pastos y viviendo en tiendas, según hacen todavía los los suyos en la frontera oriental de Egipto, á donde le
llamaba uno de sus hijos, que había llegado á ser ministro
de un Faraón. Allí permanecieron varios siglos los hijos de
Israel, multiplicándose de tal modo, según la Biblia, que de La tierra de promisión. — Se llamaba tierra de Canaán ó
70 que eran al llegar, subieron á 600.000 hombres, sin Palestina; los judíos le dieron el nombre de tierra de Israel
contar las mujeres y los niños. y más tarde el de Judea; los cristianos el de tierra santa. Es
una región seca, ardiente en verano, pero montañosa. La
Vocación de Moisés. — El rey de Egipto empezó á Biblia la describe en los siguientes términos: « El Eterno tu
oprimirlos, haciéndoles fabricar mortero y ladrillos Dios te lleva á un buen país, lleno de torrentes, de
destinados á construir plazas fuertes. Entonces fué cuando manantiales subterráneos que salen á la luz en el valle y en
uno de ellos, Moisés, recibió de Dios la misión de la altura; país de trigo, de cebada, de vides, de higueras, de
libertarlos. Un día que estaba guardando su ganado en la granados; país de olivos, de aceite y de miel, donde
montaña, se le apareció un ángel en medio de una zarza comerás tu pan sin temer el hambre y donde no te faltará
ardiente y oyó estas palabras: « Soy el Dios de Abrahán, de nada. » Según el censo que entonces hicieron, los israelitas
Isaac y de Jacob. He visto la aflicción de mi pueblo, que eran 601.700 hombres en estado de usar armas, divididos en
está en Egipto, he oído sus voces contra los que lo oprimen 12 tribus, 10 que descendían de Jacob y 2 de José, sin
y he sabido sus sufrimientos. Así es que he venido para contar los sacerdotes ó levitas, que subían á 23.000. El país
librarlos de manos de egipcios y llevarlos al país en que estaba ocupado por varios grupos de habitantes llamados
manan la leche y la miel, á la región de los cananeos. Yen y cananeos. Los israelitas los exterminaron y acabaron por
te enviaré á dar con Faraón y sacarás de Egipto á los hijos reemplazarlos.
de Israel, mi pueblo (1). » Los israelitas huyeron de esa
nación al mando de Moisés. Esto es lo que se llama el El Dios único. — Los demás pueblos antiguos adoraban
Éxodo (la salida); pasaron por la falda del monte Sinaí, en dioses múltiples: los israelitas creen en un solo Dios,
que recibieron la ley de Dios; y durante una generación inmaterial, que h a hecho y que gobierna el mundo. « En el
entera vagaron por los desiertos situados al sur de Siria. principio, dice el Génesis, creó Dios el cielo y la tierra. »
___________________________ Hizo las plantas y los animales y « formó el hombre á su
(1) Éxodo, III, 1-10. imagen ». Así pues, todos los hombres son obra de Dios.

El pueblo de Dios. — Pero entre ellos, Dios eligió á los


Israel en el desierto. — Los fugitivos quisieron volver hijos de Israel como « su pueblo Llamó á Abrahán y le dijo:
atrás varias veces. « Nos acordamos, decían, dé los peces, « Haré alianza contigo y con tus hijos, para ser tu Dios y el
de los pepinos, melones, puerros y cebollas que comíamos de tu posteridad. » Se apareció á Jacob: « Soy, le dijo, el
en Egipto. Nombremos un jefe que nos conduzca allá de Dios fuerte, el Dios de tu padre; no temas ir á Egipto, allí te
nuevo.» Sin embargo, Moisés los mantuvo sumisos, y al fin convertiré en una gran nación. » Cuando Moisés le pregunta
llegaron á la tierra prometida por Dios á su raza. su nombre, contesta: « Dirás á los hijos de Israel: el Eterno,
el Dios de vuestros padres, el Dios de Isaac, el Dios de » X. No desearás la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su
Jacob me envía á vosotros. Hé a h í mi nombre para servidor, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni nada que
siempre. » sea suyo. »

La alianza. — Entre los israelitas y Dios hay, pues, La ley. — Además de esos diez mandamientos, los;
alianza. Jehová (el Eterno) ama y protege á esa raza, que israelitas debían cumplir otras muchas órdenes divinas, que
constituye « una nación s a n t a », « su joya más preciosa están consignadas en los cinco primeros libros de la Biblia
entre todos los pueblos.» Les promete hacerlos poderosos y (el Pentateuco) y que forman la ley de Israel. Ésta
felices; y en cambio, los israelitas*sé> comprometen á determina las ceremonias del culto, las fiestas (el sábado
adorarlo, á servirle y obedecerle, como « á legislador, juez cada siete días, la Pascua en recuerdo de la salida de Egipto,
y dueño. » la semana de las mieses, la fiesta de los Tabernáculos
durante las vendimias): organiza el matrimonio, la familia,
Los diez mandamientos. El Eterno, legislador de los la propiedad, el gobierno; enuncia los crímenes y las penas;
israelitas, dicta sus mandamientos á Moisés en el monte y hasta indica los alimentos y las medicinas. Es al mismo
Sinaí, en medio de relámpagos y truenos. Esos preceptos tiempo un código religioso, político, civil y penal. Dios es
están inscritos en las dos Tablas de la ley y dicen: « Oye, el señor y dueño de los israelitas-,- y como tal, tiene
Israel soy Jehová (1), tu Dios, que te ha sacado de Egipto, derecho á reglamentar los actos todos de su vida.
de la tierra de servidumbre. ___________________________________________
» I. No tendrás más Dios que yo. (1) La costumbre ha hecho adoptar esta forma; pero la conecta es.
» II. No adorarás ídolo alguno, no le prosternarás, ante laveh.
SEIGNOBOS. — T . I.
ellos, y no les servirás, pues soy el Eterno tu Dios, un Dios
fuerte y celoso.
» III. No jurarás el nombre de Jehová, tu Dios, en vano. La religión ha formado el pueblo judío. — Los israelitas
» IV. Recuerda el día del descanso para santificarlo. no aceptaron dócilmente el gobierno de Dios. Moisés pudo
Trabajarás seis días; pero el séptimo es el de Jehová tu decir á los levitas cuando les entregó; ya en su lecho de
Dios, y en él no harás obra alguna. muerte, el libro de la ley (1)« Tomad este libro, á fin de que
» V. Honra á tu padre y á tu madre. sea como un testimonio contra ti, Israel, pues sé hasta qué
» VI. No matarás. punto es rebelde tu espíritu y dura tu cabeza. Durante mi
» VII. No cometerás adulterio. vida no has cesado de re- helarte contra Jehová," ¡cuánto
» VIII. No hurtarás. más lo liarás después de mi muerte! » Por espacio de
» IX. No prestarás falso testimonio contra tu prójimo. muchos siglos hubo hebreos idólatras, tal vez la mayoría de
la nación; pero éstos llegaron á ser semejantes á los demás
semitas de la Siria. Únicamente los israelitas que monarquía. » En lugar suyo entró á gobernar un jefe militar,
permanecieron fieles á Johová formaron el pueblo judío. La David, que venció á todos los enemigos de Israel, les tomó
religión del Dios único es la que convirtió poco á poco una la montaña de Sion y transportó á ella su capital; la nueva
tribu obscura en la nación santa, pequeña sin duda; pero una ciudad fué Jerusalén.
de las que mayor influencia han ejercido en la historia del
mundo. Jerusalén. — Comparándola con Babilonia y Tebas, esta
capital era poca cosa (1). Los hebreos no sabían edificar y
E L R E I N O D E J E R U S A L É N. su religión les prohibía construir capillas. Las casas de los
particulares debían parecerse á esos cubos de piedra que se
Los Jueces. — Una vez establecidos en Palestina, los venden en las vertientes del Líbano, en medio de las vides y
hebreos permanecieron divididos durante algunos siglos. « de las higueras. Pero Jerusalén fué la ciudad santa de los
En ese tiempo, dice la Biblia, no había en Israel reyes; cada judíos. El rey tenía allí su palacio, el de Salomón, que
cual hacía lo que se le antojaba. » Con frecuencia ocurrió maravillaba á los hebreos con su trono de marfil (2); Jehová
que los israelitas olvidaron á Jehová y adoraron á los dioses tuvo también su templo, el primero que construyó este
de las tribus vecinas. Entonces « la ira del señor se encendía pueblo.
contra los israelitas y los abandonaba en manos de sus ________________________________________________
enemigos. » Cuando se arrepentían y se humillaban, Jehová (1) No queda nada de la Jerusalén antigua, como tampoco de las
les mandada Jueces que los libraban de los invasores. Pero demás ciudades judias.
solía suceder que cuando moría el juez, « se corrompían de (2) « Este trono tenía seis escalones... En ellos había 12 leones, uno
nuevo... prosternándose ante otros dioses. » Estos jueces, en cada lado de cada escalón. En ningún reino se ha hecho nada
parecido. » Reyes, X. 19.
Gedeón, Jefté, Sansón, eran guerreros que acudían á libertar
las tribus en nombre del Señor; pero después el pueblo caía El Templo. — El templo de Jerusalén, edificado en
de nuevo en la idolatría y la servidumbre tiempos de Salomón, estaba dividido en tres partes, lo
____________________________________ mismo que el Tabernáculo:
(1) Deuteronomio, XXXI, 27.

. 1º. En el fondo, el Santo de los Santos (sancta sanctorum),


Los reyes. — Al fin los israelitas se cansaron y pidieron al donde se encontraba el arca de la alianza; sólo el gran
gran sacerdote Samuel que les diese un rey. Éste lo hizo sin sacerdote tenía derecho á entrar allí, una vez al año.
mucha voluntad, y designó á Saúl. El soberano debió ser 2º. En el centro el Lugar Santo donde estaban el altar de los
instrumento dócil de las voluntades de Jehová; pero como aromas, el candelero de los siete brazos y la mesa dé los
tratase de desobedecerle, el gran sacerdote le dijo: « Has panes; los sacerdotes penetraban allí para quemar los
rechazado la palabra del Señor; pues el Señor le arroja de la perfumes y depositar las ofrendas.
3º. Delante, el atrio, abierto al pueblo, en el cual se fué destruido por Sargón, rey de Asiria (722); Judá por
sacrificaban las víctimas sobre el altar mayor. Nabucodonosor, rey de Caldea (586).

Sentimientos de los israelitas. — Los israelitas fieles


consideraron estas desdichas como un castigo que Dios
imponía á su pueblo por haberle desobedecido; en venganza
lo entregaba á los conquistadores, como en tiempo de los
jueces. « Los hijos de Israel habían pecado contra Jehová su
Dios, edi6cando elevadas casas en sus ciudades é imitando
á los pueblos vecinos, no obstante habérselo prohibido el
Eterno; fundían imágenes; se prosternaban ante todo el
ejército de los cielos (las estrellas) y adoraban á Baal. Por
esto rechazó Jehová á la raza de Israel, afligiéndola y
entregándola en manos de los que la despojaron. »

Los profetas. — Entonces aparecieron los profetas ó,


Este Templo fué en adelante el centro de la nación: toda la según decían, los videntes -. Elías, Jeremías, Isaías,
Palestina acudía á sus ceremonias y el gran sacerdote, que Ezequiel. Éstos salían casi siempre del desierto, donde
dirigía el culto, tuvo en ocasiones más poder que el rey. habían ayunado, orados y meditados. Se presentaban en
nombre de Dios, no como guerreros según hacían los
jueces, sino como predicadores; excitaban á los israelitas á
LOS PROFETAS. arrepentirse, á derribar los ídolos y volver á Jehová, y les
anunciaban todas las desgracias que Dios les enviaría en el
Desastres de Israel. - Salomón fué el último rey poderoso. caso de no arrepentirse. De modo que aconsejaban y
Después de su muerte se separaron de la nación 10 tribus, predecían al mismo tiempo.
formando el reino de Israel, cuyos habitantes adoraron los
becerros de oro y los dioses fenicios. Sólo dos tribus La nueva doctrina. — Estos hombres inspirados por el
permanecieron fieles á Jehová y al rey de Jerusalén y espíritu divino encontraban frío y mezquino el culto oficial
constituyeron el reino de Judá (977). Ambos Estados de Jerusalén. ¿Por qué degollar bueyes y quemar incienso
consumieron sus fuerzas en hacerse la guerra. Después en honra de Dios, á la manera de los idólatras? « Oíd,
llegaron los ejércitos de los conquistadores del Este; Israel exclamaba Isaías, oíd la palabra de Jehová: ¿Qué voy á
hacer con la multitud de vuestros sacrificios? Estoy harto de
holocaustos de carneros y de sebo de animales; no de cautiverio, Ciro, vencedor de Babilonia, permitió á los
encuentro gusto ninguno á la sangre de los toros, de los judíos que regresaran á Jerusalén. Así lo hicieron,
corderos ó de los machos... No continuéis tributándome reconstruyendo la capital, reedificando el Templo,
ofrendas como esas; vuestro incienso me da asco... Guando restaurando las fiestas y recogiendo los libros sagrados. En
extendáis vuestras manos, me ocultaré los ojos para no señal de que volvían á ser el pueblo de Jehová, renovaron
verlas, pues están llenas de sangre. Levantaos, limpiaos, su alianza con él, por medio de un tratado en regla, que
cesad de obrar mal. Aprended á hacer el bien, procurad ser escribieron y firmaron los principales personajes del
rectos, proteged á los oprimidos, haced justicia al huérfano pueblo.
y defended á la viuda. Y entonces, aunque vuestros pecados
fueran rojos como el carmesí, quedaréis blancos como la Los judíos. — El pequeño reino de Jerusalén se conservó
nieve. » Los profetas quieren sustituir las prácticas del durante siete siglos, gobernado ya por un rey, ya por el gran
sacrificio por la justicia y las buenas obras. sacerdote; pero pagando siempre tributo á los dueños de la
Siria, primero á los persas, después á los macedonios, á los
El Mesías. — Israel ha merecido sus desgracias; pero el sirios, y por fin á Roma. Los judíos (1) fueron en adelante
castigo tendrá un término. « Pueblo mío, dice Isaías en fieles á Jehová y continuaron practicando la ley de Moisés y
nombre del Eterno, no temas al asirio, que te castigará con celebrando las fiestas y sacrificios. El gran sacerdote y un
su vara como el egipcio en otro tiempo; pero pronto se consejo auxiliar de notables conservaban la ley, los escribas
calmará mi ira, y la carga caerá de tu espalda. » Los la copiaban, los doctores la explicaban al pueblo, y los
profetas enseñaron al pueblo judío á esperar l a venida de El fieles la observaban escrupulosamente hasta en sus menores
que debía libertarlos, y prepararon así los caminos al detalles. Los que más se distinguían por su celo en el
Mesías. cumplimiento de todas las prácticas eran los fariseos.

EL PUEBLO JUDÍO. Las sinagogas. — Sin embargo los judíos se extendieron


fuera de su país para comerciar, yendo á Egipto, á Siria, al
Vuelta á Jerusalén . — Los hijos de Judá, esclavos en las Asia Menor y hasta la Italia. Los había en todas las grandes
llanuras del Éufrates, no olvidaron á su patria y la ciudades, Alejandría, Damasco, Antioquía, Éfeso, Corinto y
celebraban en sus cánticos. « Sentados en las orillas de los Roma. Dispersos en medio de los paganos, reunían se para
ríos de Babilonia, hemos llorado pensando en Sion. conservar su religión.
Nuestras arpas estaban suspendidas en los sauces de la ________________________________________________
ribera y los que nos llevaron allá nos decían: Cantadnos (1) Judeanos (por el nombre de Judá, única tribu que permaneció
algunos cánticos de Sion. Pero ¿cómo cantar un cántico del fiel).
Señor en tierra e x t r a n j e r a? » Después de setenta años
Como la Ley lo prohibía, no edificaban templos. Sólo podía (1) Esos comentarios reunidos y acumulados forman el Talmud.
existir uno, el de Jerusalén, donde se celebraban as fiestas
solemnes. Pero se reunían para leer y comentar la palabra La Iglesia cristiana empezó á perseguir á los judíos en el
de Dios. Estos sitios de reunión recibieron el nombre griego siglo IV, apenas tuvo poder para ello, y esa persecución ha
de sinagogas (asambleas). durado hasta nuestros mismos días. En general se toleraba á
los partidarios de la expresada doctrina porque eran ricos y
Destrucción del Templo. — Cristo apareció en ese hacían las operaciones de banca, pero se les mantenía en el
momento. Los judíos lo crucificaron y persiguieron á sus aislamiento, no permitiéndoles empleo ni función alguna.
discípulos, no sólo en Judea, sino en todas las ciudades En la mayor parte de las ciudades los obligaban á llevar un
donde su número les daba poder para hacerlo. En el año 70, traje especial, y á vivir en un barrio separado (1), oscuro,
Jerusalén fué tomada por los romanos, contra quienes se sucio, y malsano; y en ocasiones á enviar uno de ellos para
había revelado, y sus habitantes lodos perecieron ó fueron ser abofeteado en la fiesta de Pascuas. El pueblo los
vendidos como esclavos. Los vencedores pegaron fuego al acusaba de envenenar las fuentes, de matar á los niños, y de
Templo y se llevaron los vasos sagrados. En adelante no p r o f a n a r las hostias consagradas; á menudo se lanzaba
volvió á haber centro de la religión judía. contra ellos, y los destruía ó saqueaba. Los jueces los
mandaban envenenar, torturar ó quemar con el menor
pretexto, y los gobiernos los expulsaban en masa de sus
Destino de los judíos después de la dispersión. —
La nación judía sobrevivió á la r u i n a de su capital. Sus países, confiscándoles sus bienes. Los judíos acabaron por
miembros aprendieron poco á poco á pasarse del Templo; desaparecer de Francia (2), de España, de Inglaterra y de
pero conservando sus libros santos escritos en hebreo, la Italia. Refugiáronse en Portugal, Alemania, Polonia y los
lengua primitiva de Israel. Cuando terminó el cautiverio de países mahometanos, y desde allí volvieron á extenderse
Babilonia, los judíos no lo hablaban ya, sino que habían por Europa desde que cesó la persecución.
adoptado las lenguas de los pueblos vecinos, el sirio, el
caldeo y sobre todo el griego. Mas, algunos hombres
instruidos en la religión, los rabinos, continuaban
cultivando el idioma nacional, y explicaban comentándolas
las Escrituras (1). Así se conservó la creencia y, gracias á
ella, el pueblo que la profesara; aún se dio el caso de que
hiciera prosélitos en el extranjero. Numerosos fueron en el
Imperio romano los judaizantes, esto es, gentes que
practicaban la religión de Jehová sin ser de raza judía.
______________________________________________
V- — LOS PERSAS.
Zoroastro. — Al principio adoraron, como los restantes
LENOBSIASD, Historia antigua. — MASPERO, Historia antigua. aryas, las fuerzas naturales, sobre todo el Sol (Mithra); pero
VAN DEN BERG, Pequeña historia antigua. — El Zend Aiesta. — su religión fué reformada entre los siglos décimo y séptimo
HERODOTO, libros / , IIy ni. — DARSIESTETER, Ormuz y
antes de nuestra era por un sabio, Tarathustra, que nosotros
Ahrimán.
llamamos Zoroastro y del que sólo se conoce con certeza el
L A R E L I G I Ó N D E ZOROASTRO. nombre.

El Irán. — Entre el Tigris y el Indo, entre el mar Caspio y El Zend-Avesta. — No se conserva ningún escrito suyo ;
el golfo Pérsico se eleva la región del Irán, pero su doctrina, recopilada mucho tiempo después de él,
________________________________________________ está consignada en el Zend-Avesta (ley y reforma) libro
(1) En Roma lo llamaban el Ghetto, y este nombre ha pasado á ser«1 sagrado de los persas. Era una colección escrita en una
de todos los barrios judíos. antigua lengua que los fieles no comprendían, y que
(2) Menos de Aviñón, ciudad que pertenecía al Papa.
nosotros llamamos el zend. Según la leyenda, se dividía en
21 libros, escritos en 12.000 cueros de vaca, reunidos por
que abarca un territorio cinco veces igual al de Francia pero medio de hilos de oro. Los musulmanes lo destruyeron al
estéril en parte. Compónese de ardientes desiertos de arena invadir la P e r s i a ; pero algunas familias de esta nación
y de mesetas heladas, que cruzan profundos y montuosos que permanecieron fieles á la doctrina de Zoroastro se
valles. Como está rodeada de altas montañas, los ríos no refugiaron en la India. Sus descendientes, llamados todavía
pueden abrirse paso y van á perderse en los arenales ó en parsis, han conservado allí la antigua religión. Uno de ellos
los lagos salados. El clima es duro, muy desigual, ardiente conservaba un libro entero del Zend-Avesta y fragmentos
en verano y glacial en invierno, en algunos puntos se pasa de otros dos.
de 40 grados sobre cero á cuarenta por debajo, del calor del
Senegal al frío de Siberia. Reinan allí vientos impetuosos « Ormuz y Ahrimán. — Hé aquí, según esos libros, la
cortantes como espadas »; pero en los valles, á lo largo de religión de Zoroastro: Ahura Mazda 'nosotros decimos
los ríos, la tierra es fértil. De ese país de frutos y pastos nos Oimuz), « el soberano que sabe todo, » ha creado el mundo.
han venido los cerezos y los durazneros. Se le ruega en estos términos: « Invoco y celebro al creador
Ahura Mazda, luminoso, resplandeciente, muy grande y
Los iranios. El Irán estaba habitado por unas tribus aryas, bueno, muy perfecto y enérgico, muy inteligente y
consagradas como todas ellas al pastoreo; pero que además hermoso, eminente en pureza, que posee la buena ciencia,
gustaban de las armas y de la guerra. Combatían á caballo, manantial de placer, que nos ha creado, formado y
tiraban el arco, y para resguardarse del áspero viento de su alimentado. » Como es perfectamente bueno, no ha podido
país, llevaban vestidos de pieles ajustados al cuerpo.
crear sino lo que también lo es. Cuanto malo existe en el Ormuz; la muerte, la suciedad, la mentira, la pereza, son
mundo se debe á un dios malo, Angra Manyou, «el espíritu malas y se deben á Ahrimán.
de angustia » (nosotros decimos Ahrimán).
El culto. — De esta creencia se derivan el culto y la moral.
Ángeles y demonios. — Frente á Ormuz, bueno y creador, El hombre debe adorar al buen dios (2), y combatir en su
se alza Ahrimán, malvado y destructor. Ambos tienen á sus favor. « La costumbre de los persas, dice Herodoto (3), no
órdenes una legión de espíritus. Los soldados de Ormuz son es elevar á los dioses estatuas, templos
los ángeles buenos (yazatas), los de Ahrimán los demonios _____________________________________________
perversos (devs). Los primeros moran al este, en la luz de (1) He creado el perro, dice Ormuz, con olfato tino y dientes robustos.
levante; los segundos en el oeste, en las tinieblas del Afecto al hombre, hostil al enemigo y para proteger los g a n a d o s .
Ladrones y lobos no se acercan al redil cuando el perro está sano en
crepúsculo. Estos ejércitos viven en perpetua lucha,
voz y cerca del ganado.
teniendo al mundo por campo de batalla, pues ambos están (2)' ciertos herejes persas de nuestros dias no adoran, por el contrario.
presentes en todas partes. Ormuz y sus ángeles procuran Sino al dios malo, pues, según dicen, siendo bueno e indulgente por si
conservar á los hombres y hacerlos buenos y felices; el principio del bien, no necesita que se le halague. Se les llama
Ahrimán y sus demonios andan en torno suyo tratando de Yezidis (adoradores del diablo).
destruirlos y de hacerlos infelices y malvados. (3) Herodoto, I, 131.

Criaturas de Ormuz y de Ahrimán. — Cuanto hay de y altares; llaman insensatos á los que lo hacen pues no
bueno en la tierra se debe á Ormuz y sirve para el bien : el creen, como los griegos, que los dioses tengan forma
Sol y el fuego que ahuyentan la noche, las estrellas, la humana. » Ormuz no se manifiesta sino bajo la forma del
bebida fermentada que parece un fuego líquido, el agua que fuego ó del Sol. Por esto es por lo que los persas celebran
calma la sed del hombre, los campos cultivados que lo su culto al aire libre sóbrelas montañas, delante de una
alimentan, los animales domésticos, sobre todo el perro (1), hoguera encendida. Para adorar á Ormuz, recitan himnos en
las aves, porque viven en la luz, entre todos el gallo, porque honra suya y le sacrifican animales.
anuncia el día. — Por el contrario, cuanto es nocivo
procede de Ahrimán y sirve para el mal : la noche, la La moral. — El hombre combate por Ormuz favoreciendo
sequía, el frío, el desierto, las plantas venenosas, las su obra y destruyendo la de Ahrimán. Lucha con las
espinas, los animales de rapiña, las serpientes, los parásitos tinieblas conservando el fuego con leña seca y perfumes;
(mosquitos, pulgas, chinches), y los brutos que viven en con el desierto cultivando la tierra y edificando casas; con
madrigueras oscuras, lagartos, escorpiones, sapos, ratas y los animales de Ahrimán matando serpientes, lagartos,
hormigas. Análogamente, en el mundo moral, la vida, la parásitos y animales feroces. — Lucha con la impureza
pureza, la verdad, el trabajo, son buenos y proceden de manteniéndose limpio, apartando de sí cuanto es materia
muerta, como las uñas y el pelo « pues donde esas cosas
cortadas están juntas se reúnen los demonios impuros. » — el puente, y la hacen penetrar en la mansión de los
Combate la mentira siendo siempre verídico. « Los persas, bienaventurados los demonios yen, pues no p u e d e n s o p
dice Herodoto (1) no creen que haya nada más vergonzoso o r t a r e l o o r de las almas virtuosas. Por el contrario, el
que mentir y, después de esto, que contraer deudas, porque alma del malvado llega al puente sin fuerzas, vacilante, y
el que las tiene miente necesariamente. — Batalla con la como nadie la ayuda, los demonios la arrastran al abismo,
muerte casándose y teniendo muchos hijos. « Las casas donde el mal espíritu se apodera de ella, para encadenarla
desprovistas de posteridad, dice el Zend-Avesta, son en el fondo de las tinieblas.
horribles. »
Carácter del Mazdeísmo. - Esta religión (1 nació en un
Los funerales. — Cuando un hombre muere, su cadáver país de violentos contrastes, en que se ven unos unto I otros
pertenece al espíritu del mal. Hay, pues, que echarlo de la valles risueños y estepas desoladas frescos oasis y ardientes
casa. No se debe quemarlo (pues esto impurificaría el desiertos, campos cultivados y llanuras de arena; una región
fuego) ni enterrarlo (cosa que mancharía la tierra) ni en que las fuerza, de la n a t u r a l e z a parecen hacerse
echarlo al agua (pues la ensuciaría). Tales cosas encarnizada guerra. El Ira " o tomó como ley del universo
equivaldrían á hacerse eternamente impuros. Así es que ese combate que veía en torno suyo. Así se formó sin duda
empleaban un procedimiento distinto. una religión muy pura que impulsa al hombre hacia el t r a
______________________ bajo y la virtud pero también esta creencia en el diablo y los
(1) Herodoto, I, 138. de monios que debía propagarse por Occidente y atormentar
SEIGNOBOS. — T . I.
á todos los pueblos de Europa.
Depositaban el cuerpo en un sitio elevado y cubierto, con la ________________________________________________
(1) La llamamos Mazdeísmo por el nombre de Ahura-Mazda.
cara vuelta al Sol y bien mantenido con piedras; después se
retiraban huyendo de los demonios, que se reúnen « en los .
EL IMPERIO PERSA.
lugares de sepultura, allí donde residen la enfermedad, la
fiebre, la suciedad, el escalofrío y el cabello viejo. » Los Los Medas. — El Irán estaba habitado por varias tribus,
animales impuros purifican el cuerpo al devorarlo. dos de las cuales se han hecho célebres: los Medas y los
persas.
Destino del alma. - El alma del difunto se separa del
cuerpo. En la noche tercera que sigue á la muerte es Los Medas al O., más cercanos á los asirios, destruyeron el
conducida al puente de la reunión (Schinvat) que lleva al imperio ninivita y su capital (625); pero no tardaron en
Paraíso por encima del abismo del infierno. Allí la interroga afeminarse, vistiendo trajes flotantes, llevando vida ociosa
Ormuz sobre su vida pasada. S, ha obrado bien, las almas
puras y las de los perros l a sostienen, la ayudan á atravesar
TRAJES PERSAS. Egipto. Una inscripción nos dice lo que ocurrió luego. -
Aun hoy se ve en la frontera de Persia, en medio de una
llanura, una enorme peña trabajada á pico, de 430 metros de
altura, la roca de Behistún.

Rey. Guerreros.
y aceptando la religión de los asirios degenerados, con los
cuales acabaron por confundirse.
Bajo relieve de Behistún.
Los persas. — Los persas, situados al E., conservaron sus
Un b a j o relieve grabado en ella representa un rey, con su
costumbres, su religión y su energía. « Hasta la edad de
corona en la cabeza y en la mano izquierda un arco; a sus
veinte años, dice Herodoto, los persas no enseñan á sus
pies yace un cautivo y delante de el aparecen enea-,
hijos más que tres cosas, montar á caballo, tirar el arco y
denados otros nueve prisioneros. Una inscripción en t e s
decir la verdad. »
idiomas refiere la vida del rey. Este es Daño que, de clara: «
He aquí lo que hice antes de ser rey. Cambices, hijo de
Ciro. — Por los años de 560, su jefe Ciro destronó al rey
Ciro, de nuestra raza, reinaba aquí antes de mí. Ese
de los Medas, reunió todos los pueblos del Irán y después
Cambices tenía un hermano, Esmerdis del mismo padre y
conquistó la Lidia, la Babilonia, toda el Asia Menor. Sobre
de la misma madre. - Cuando Cambices mató á Esmerdis, el
ese príncipe se formó una leyenda que Herodoto cuenta con
pueblo ignoró el hecho Después de esto, Cambices fue á
minuciosidad, El se titula en una inscripción del siguiente
Egipto y mientras estaba allí, el pueblo se volvió rebelde;
modo: « Soy Kurus, rey de las legiones, rey grande, rey
entonces era frecuente la mentira en el país, en Media y en
poderoso, rey de Babilonia, de Sumir y de Accad, rey de las
las restantes provincia «. Había un mago llamado Gaumata,
cuatro regiones, hijo, de Kambuzya, gran rey de Susiana,
que engañó al pueblo diciéndole: soy Esmerdis, hijo de
meto de Kurus, rey de Susiana. »
Ciro. Entonces el pueblo entero se alzó y se agrupó en torno
suyo, abandonando á Cambises Éste murió á poco
La inscripción de Behistún. - El hijo mayor de Ciro
hiriéndose á sí mismo... Cuando Gaumata el mago hubo
Cambices, dio muerte á su hermano Esmeráis y conquistó
arrebatado á Cambises la Persia y la Media y los demás
países, hizo en ellos su voluntad, fué rey. El pueblo lo temía Darío hace como los demás, dejando a todos los pueblos de
por su crueldad; hubiera sido capaz de acabar con él pueblo, su imperio administrarse como les parece, conservar su
á fin de que no se pudiera saber que no era Esmerdis, hijo idioma, su religión, sus leyes, y hasta con frecuencia sus
de Ciro. — Darío el rey lo declara, no había un hombre ni antiguos jefes. Lo que no dejaba a otros era el cuidado de
en Persia ni en Media que se hubiese atrevido á arrancar la determinar los tributos que debían pagarle. Dividió sus
corona á ese Gaumata el mago. Entonces yo me presenté, Estados en veinte (1) gobiernos llamados satrapías, en cada
pedí protección Ormuz y éste me la concedió En compañía una de las cuales había pueblos muy distintos por la lengua,
de hombres afectos á mi persona, maté á ese Gaumata y á las costumbres, las creencias; esos gobiernos debían al año
sus principales cómplices, y fui rey por la voluntad de un tributo fijo, parte en metal (oro y plata) y parte en
Ormuz. Así he restaurado el imperio que había sido especie (trigo, caballos, marfil). El sátrapa (nombre del
arrebatado á nuestra raza. Los altares derribados por gobernador) cobraba el tributo y lo mandaba al rey. Rentas
Gaumata el mago los he restaurado yo como salvador del del Imperio. - La renta total del rey subía á 80 millones de
pueblo, restableciendo los cantos y las ceremonias santas. » francos actuales en peso, sin contar los tributos en especie.
Después de destronar al usurpador, Darío tuvo que combatir Teniendo en cuenta el valor de los metales en aquella
á varios jefes alzados en armas. «He dado 19 batallas, dice, época, los ochenta millones vendrían á ser como 600 en
y he vencido á 9 reyes. »' nuestros días (120 millones de pesos). Esta suma servía al
rey para pagar sus sátrapas, su ejército, sus criados y su
El Imperio persa. — De modo que Darío sometió á todos lujosa corte, después de lo cual le quedaban todavía cada
los rebeldes y restableció el imperio persa; es más, lo año enormes lingotes de metal que se acumulaban en sus
engrandeció, conquistando la Tracia y una provincia de la arcas. El rey de Persia hacía estribar su vanidad, como
India. Este imperio reunía lodos los pueblos de Oriente, todos los orientales, en poseer un inmenso tesoro.
medas y persas, asirios y caldeos, judíos, fenicios, sirios,
lidios, egipcios, indostánicos, abarcando todos los países El gran rey. - Ningún rey había sido tan rico y poderoso.
dos del Danubio al O. hasta el Indus al E., desde el mar Los griegos lo llamaban el gran rey Es e tenía según la
Caspio al N. hasta las cataratas del Nilo al Sur. Era el costumbre oriental, poder absoluto tinto sobre los pueblos
mayor que hasta entonces se había visto: una tribu de sometidos como sobre los persas. Herodoto refiere cómo
montañeses que llegaba á última hora, recogía de este modo trataba Cambices a los grandes señores de su corte.
la herencia de iodos los imperios de Asia. ________________________________________________
(1) Herodoto indica 20; pero en las inscripciones se cuentan hasta 31.
Las satrapías. - Los reyes de Oriente no se ocupan de sus ________________________________________________________
subditos más que para sacarles dinero, soldados y « ¿Qué piensan de mí los persas? preguntó ese soberano un
homenajes, sin pretender nunca intervenir en sus asuntos. día á Prexaspes, cuyo hijo era su copero. — Señor, os
colman de alabanzas; pero creen que os gusta demasiado el
vino. — Vas á ver, exclama Cambises irritado, si los persas descubrió allí esculturas y ladrillos esmaltados, prueba de
dicen la verdad. Si hiero en mitad del corazón á tu hijo que gran adelanto en el arte. El de Persépolis ha dejado ruinas
ves allí en el vestíbulo, esto significará que los persas no considerables. Se le edificó en una inmensa plataforma
saben lo que dicen ». Tiende su arco y una flecha atraviesa labrada en la roca de la montaña. Se subía hasta ella por un
al hijo de Prexaspes. El joven cae al suelo, y el rey lo terraplén de suave pendiente, bastante ancho para dar paso á
manda abrir, para ver dónde había dado el golpe. La flecha diez jinetes de frente.
había atravesado el corazón. El príncipe entonces exclama
riendo y lleno de alegría, dirigiéndose al padre de la
víctima: « Ya ves que los persas han perdido el juicio; dime
si has visto alguien que apunte mejor. — Señor, contestó
Prexaspes, no creo que el dios en persona pueda tirar tan
bien (1). »

Servicios prestados por los persas. —- Pero los pueblos Fachada de un palacio persa.
de Asia habían en todas las épocas pagado tributo á
conquistadores y obedecido á déspotas. Por lo menos los Arquitectura persa. — Los arquitectos persas copiaron los
persas prestaron un gran servicio; al someter á todos los palacios asirios. En Persépolis se observan también los
pueblos al mismo dueño, les impedían destruirse techos planos en forma de azotea, las puertas guardadas por
mutuamente. Con ellos no volvieron á verse ciudades monstruos de piedra, los bajo relieves representando
quemadas, campos devastados, pueblos enteros pasados á cacerías y ceremonias. Sin embargo, los persas
cuchillo ó llevados por bandas como esclavos. Su imperio perfeccionaron sus modelos en t r e s puntos:
fué un período de paz.
1º Empleaban mármol y piedra en vez de ladrillo;
Susa y Persépolis. — Los reyes medas y persas se hacían 2º Hacían en sus salas techos de madera pintada;
construir palacios, lo mismo que los de Asiría; entre estos 3º Y Construían columnas ligeras en forma de árbol; son las
monumentos, son bastante conocidos los de Darío en Susa más esbeltas que se conocen y tenían de alto doce veces su
y en Persépolis. Las ruinas del primero han sido excavadas ancho.
pocos años há por el ingeniero francés Dieulafoi, quién A esto se debe que su arquitectura sea más elegante y
_______________________________________________ placentera que la de Asiría.
(1) Herodoto, III, 34, 35. Véanse otros rasgos de despotismo en el El pueblo persa no-hizo progresar mucho las artes; pero
mismo autor, III, 98, 90 (historia de Intafernesjy el libro de Ester.
parece haber sido el más honrado, el más sano y valeroso de
su época. Durante dos siglos proporcionó al Asia el banda extrecha de suelo productivo. En ese pintoresco país
régimen menos injusto y cruel que esta parte de» mundo ha había algunos bosques, cipreses, laureles, palmeras, y acá v
conocido. acullá en las rocallosas colinas algunas vides; pero no ricas
mieses ni buenos pastos (1). Un suelo semejante produce
montañeses esbeltos, activos y sobrios. Rodeadas de rocas
LOS GRIEGOS.
VI- — LOS PUEBLOS DE GRECIA.

La Iliada y la Odisea. — HRRODOTO. — GROTB, Historia de


Grecia. GURTXCS, Historia de Grecia. — DURUY, Historia de los
griegos. VAN DEN BERG, Pequeña historia griega. — TAINE,
Filosofía del arte en Grecia. — FUSTEI. DE COULANGES, La
Ciudad antigua. — SCHUBMANN, Troya, Micenes.

E L S U E L O.

Aspecto del suelo. — La Grecia es un país muy pequeño


(57.000 kil. cuad.), un poco mayor que Suiza apenas; pero Isla Esferia en la costa de Argólida.
muy variado, cubierto de montañas, recortado por golfos, que avanzan mar adentro ó de islas que forman con su
región original, muy á propósito para influir sobre el proximidad un puerto natural. Este mar parece un lago; ni
carácter de los hombres que lo habitan. — Una cordillera tiene mareas ni asóla sus orillas; no presenta ese color
central (el Pindó) atraviesa Grecia por su centro y la cubre pálido y siniestro del Océano, sino que en general está
con sus estribaciones rocallosas; al llegar al istmo de tranquilo, reluciente y, según dice Homero, es « de color de
Corinto disminuye su elevación; pero al otro lado se alza el violetas. » Ninguno se presta más á la navegación. Cada
Peloponeso á 600 metros de altura, como una ciudadela mañana sopla la brisa del norte, que lleva las barcasde
coronada por altas cimas nevadas y abruptas, que caen á Atenas al Asia, y cada tarde se levanta la del sur que las
pico sobre el mar. Las islas, desparramadas á lo largo de la ________________________________________________
costa, no son sino montañas sumergidas, cuya punta sale (1) « Al nacer encontró Grecia una hermana de leche, la pobreza.»
por encima del agua. En ese terreno tan quebrado hay poca
tierra vegetal; casi en todas partes aparece la piedra Vuelve al puerto. De Grecia al Asia Menor las islas se
desnuda. Los ríos, verdaderos torrentes, no dejan entre su escalonan como las piedras de un ajedrez; cuando el tiempo
cauce medio seco y la roca estéril de la montaña sino una está claro, un navío que hace la travesía tiene siempre una ti
erra a la vista. Semejante mar invita á los hombres á abrigo, ni casa lujosa. El griego podía vivir con un puñado
atravesarla. Así es que los griegos fueron marinos, de aceitunas y una sardina. Como vestido, usaba unas
negociantes, viajeros, piratas, aventureros; y como los sandalias, una túnica y un espeso manto; con frecuencia
fenicios, se extendieron por todo el mundo antiguo, salía descalzo y
llevando á sus ciudades las mercaderías y los inventos de sin nada en la
Egipto, de Caldea y de Asia. cabeza (1). Su
cas a era una
El clima. — El clima de Grecia es suave. En Atenas no "construcción
hiela sino cada veinte años y en verano las brisas del mar estrecha, poco
moderan el calor (1). Aun hoy, el pueblo duerme en las sólida donde
calles desde Mayo hasta fines de Septiembre. El aire es entraban los
libio y transparente; desde algunas leguas de distancia se ladrones
divisa en la Acrópolis de Atenas el penacho de la estatua de haciendo un
Palas. Los contornos de las montañas lejanas no aparecen agujero en la
como en las regiones del norte envueltas en la bruma, sino pared. Sus
que se destacan de manera precisa sobre el claro cielo. Es muebles
un país hermoso, que impulsa al hombre á considerar la consistían en una Mujer griega poniéndose la túnica
vida como un festín, pues todo sonríe en torno suyo. « cama con varias mantas, un cofre, algunos
Pasearse en los jardines durante la noche, oir las cigarras, hermosos jarrones, y una lámpara. En las paredes
sentarse á la luz de la luna tocando l a flauta, ir á beber el blanqueadas con cal, no había nada. Esta casa sólo servía
agua en la montaña, llevar consigo vino que se bebe para dormir.
después de cantar, pasar los días bailando, hé ahí los
placeres griegos, goces de una raza pobre, económica y LA GRECIA PRIMITIVA.
eternamente joven. »
Origen de los griegos. — El pueblo que habitaba esa
Sencillez de la vida griega. — En ese suelo, el hombre no encantadora región era aryo, hermano de los indostánicos y
es ni aniquilado por el calor ni entorpecido de los persas, oriundo como éstos de las montañas de Asia.
_______________________________________________ Sin embargo, los griegos habían olvidado el largo viaje
(1) Eurípides dice: « Nuestra atmósfera es suave y clemente. El frío llevado á cabo por sus antecesores y se decían « naturales
del invierno carece de rigor para nosotros y los rayos del Sol nonos del suelo (2), » como las cigarras.
hieren. _______________________________________________
Por el frió; vive al aire libre alegremente y sin mucho gasto.
No necesita alimentación abundante ni ropas de mucho
(1) Esta figura representa una mujer griega en las tres actitudes del país. En Argos referían que la familia real descendía de
necesarias para ponerse su túnica; su traje se compone únicamente de Pelops, á quien el dios Zeus dió un hombro de marfil para
una pieza de tela.
reemplazar el que le había comido una diosa. Así pues, cada
(2) Autóctonos.
/ país tenía sus leyendas, que los griegos repitieron hasta el
Pero su lengua y los nombres de sus dioses no dejan duda fin de su vida nacional, tributando culto á sus antiguos
acerca de su origen. Los griegos primitivos se alimentaban, héroes Perseo, Belerofonte, Heracles, Teseo, Minos, Cástor
como todos los aryas primitivos, con la leche y la carne de y Pólux, Meleagro y Edipo. La mayor parte de los griegos,
sus ganados, iban siempre armados y dispuestos á la pelea, aun entre los más cultos, admitían, por lo menos en parte, la
y se reunían en tribus gobernadas por patriarcas. verdad de estas tradiciones, aceptando como hechos
históricos la guerra entre los dos hijos de Edipo, rey de
Las leyendas. — Los griegos ignoraban sus orígenes, Tebas, y la expedición de los Argonautas, que fueron en
según ocurría á todos los pueblos antiguos. No sabían ni de busca del Bellocino de Oro, custodiado por dos toros de
dónde vinieran sus mayores ni qué habían hecho. Para pies de bronce, que vomitaban llamas.
conservar el recuerdo exacto de los acontecimientos,
precisa tener un medio de fijarlos, y los griegos no Guerra de Troya. — La leyenda más extendida y célebre
empezaron á saber la escritura sino hacia el siglo vina. de J. era, entre todas, la de la guerra de Troya. Decíase que allá
C. Ni siquiera tenían medio de calcular el número de años. por el siglo xn antfes de J. C. dominaba toda la costa de
Más tarde adoptaron la costumbre de contarlos por la fiesta Asia una ciudad rica y poderosa, Troya. Un príncipe
general que celebraban en Olimpia cada cuatro años; un troyano, Paris, que estuvo en Grecia, robó á Helena, mujer
período de esta duración se llamaba una olimpiada. La de Menelao rey de Esparta. El de Argos, Agamenón, formó
primera era en 776 y hasta ahí únicamente subía la una liga en que entraban todos los griegos, y un ejército
cronología griega. Sin embargo, en el país circulaban gran helénico se presentó ante Troya, en mil doscientos bajeles,
número de leyendas sobre este período primitivo; eran á ponerle sitio. La guerra duró diez años, porque el dios
sobre todo las aventuras de antiguos reyes y de héroes que máximo, Zeus, era favorable á los troyanos. Todos los
adoraban como á semidioses. Estos relatos tenían tantos guerreros de Grecia tomaron parte en él. El más valiente y
rasgos fabulosos, que no hay manera de saber hasta qué hermoso de ellos, Aquiles, dio muerte al principal defensor
punto son verdad. En Atenas contaban que el primer de Troya, Héctor, arrastrando su cuerpo en torno de los
Cecrops, había sido mitad hombre y mitad serpiente; en muros de la ciudad; pero aunque combatía con una
Tebas, que Cadmo, fundador de la ciudad, había llegado de armadura que le dió al nacer su madre, una diosa del mar,
Fenicia, en busca de su mujer Europa, robada por un toro; murió herido por una flecha en el talón, único punto
que mató un dragón y sembró sus dientes, de los cuales vulnerable de su cuerpo. Desesperados los griegos, viendo
salieron guerreros, que dieron origen á las familias nobles que no podían tomar por fuerza la ciudad, recurrieron á la
astucia: fingieron que se embarcaban y dejaron en el campo los griegos y las proezas de Aquiles ante la ciudad, y la
un enorme caballo de madera donde estaban escondidos los Odisea, consagrada á referir la aventuras de Ulises
jefes del ejército. Los troyanos introdujeron esa máquina en (Odysseus) después de la conquista. Ambos poemas se
sus baluartes y durante la noche los jefes salieron de dentro conservaron durante siglos sin estar escritos; unos cantores
de ella y abrieron á los griegos las puertas de la ciudad. ambulantes, los rapsodas, sabían de memoria pasajes
Troya fué entregada al fuego, los hombres pasados á enteros y los recitaban en las fiestas. En el siglo sexto Pisis
cuchillo y las mujeres reducidas á esclavitud. Pero los jefes trato, príncipe de Atenas, los mandó coleccionar y copiar.
de los griegos fueron asaltados por la tempestad al regresar. Desde entonces fueron esas obras, y han seguido siéndolo,
Muchos de ellos perecieron, y otros fueron lanzados á las más admiradas de la literatura griega. Los helenos
lejanas tierras. El más astuto de todos, Ulises, anduvo decían que su autor fue Homero, griego de Jonia, que vivía
vagando por el mundo durante diez años, perdiendo por los siglos noveno ó décimo; lo representaban como un
sucesivamente lodos sus navíos y acabando por escapar anciano ciego, pobre y errante. Siete ciudades se disputaban
solo al naufragio. La antigüedad entera creyó Afinemente la honra de haberle servido de cuna. Esta tradición fué
en la guerra de Troya. El fin del sitio se calculaba en el año admitida sin dificultad hasta que á fines del siglo X VIH
1184 y hasta se indicaba el punto donde estuvo la ciudad. observó un sabio alemán, Wolf, ciertas contradicciones en
Schliemann tuvo la idea de hacer excavaciones en este esos poemas, é indicó que debían ser, no obra de un solo
punto en 1874, y hubo de atrevesar los restos de varias poeta, sino una colección de fragmentos de escritores
ciudades superpuestas. Al fin encontró á lo metros de distintos. Esta doctrina ha sido defendida y atacada con
profundidad, en la capa más profunda de escombros, los pasión, y durante medio siglo se h a luchado con singular
restos de una plaza fuerte reducida á cenizas, y en las ruinas vivacidad en pro ó en contra de la existencia de Homero.
del principal edificio una cajita llena de alhajas de oro, que Hoy se empieza á considerar insoluble la cuestión. Lo cierto
llamó tesoro de Priamo. No había ninguna inscripción y la es que estos poemas son muy antiguos, probablemente del
ciudad, cuyo recinto había podido ponerse al descubierto, siglo IX. La Iliada fué compuesta en Asia Menor, y quizás
era muy pequeña; allí se han encontrado en gran número está formada por la reunión de dos poemas, uno consagrado
pequeños ídolos muy bastos, representando una diosa con á los combates de los troyanos y otro á las aventuras de
cabeza de lechuza (figura que daban los griegos á Palas). Aquiles. La Odisea parece obra"de un solo autor; pero no se
Por lo demás, no se ha podido obtener ninguna prueba que puede afirmar que sea del mismo que la lliada.
esta diminuta población se llamara Troya.
Los griegos en tiempos de Homero. — No es posible
Poemas homéricos. — Lo que ha hecho célebre en el elevarse muy atrás en la historia de Grecia; el documento
mundo entero la guerra de Troya son los dos poemas más antiguo que acerca de ella existe son los poemas de
atribuidos á Homero, la ¡liada, que cuenta los combates de Homero. Cuando éstos fueron compuestos, en el siglo IX
antes de J. C., no había aún un nombre general para la toma de Troya). Este dato carece de valor, puesto que el
designar á todos los habitantes de Grecia: Homero les da pueblo de que hablamos no tenía medio de calcular una
los de sus principales tribus. Si son como los pinta, se ve época tan remota; pero se le admitía sin discusión.
que han realizado progresos, á partir del momento en que Los habitantes más antiguos de Grecia se llamaban los
abandonaron el Asia. Saben labrar la tierra, construir pelasgos (nombre que tal vez significa los primitivos) pero
ciudades fortificadas y organizarse en pequeños pueblos; no se sabía nada acerca de ellos, y hasta se ignoraba si eran
obedecen á reyes, tienen un consejo de ancianos y una de raza griega ó de alguna otra, y nosotros vivimos en
asamblea del pueblo. Consideran con orgullo sus gobiernos análoga ignorancia. Tampoco se sabe cómo se cambió ese
y desprecian á los pueblos inmediatos menos adelantados, nombre en el de helenos, expresión que no se encuentra
que llaman Bárbaros. Ulises dice para indicarla rudeza de todavía en los poemas homéricos. Pero se sabe que diversos
los cíclopes: « No tienen reglas de justicia ni sitios donde países conservaban señales de una conquista y de una
deliberar; cada cual gobierna á su mujer y á sus hijos, y no invasión. Un pueblo bárbaro llegado del Epiro (hoy la
se ocupan unos de otros. » Sin embargo, los propios griegos Albania) invadió la gran llanura del Peneo, que después se
son todavía semi bárbaros: no conocen la escritura ni la llamó Tesalia; los recién venidos formaron una nobleza de
moneda, ni el arte de trabajar el hierro; apenas se atreven á caballeros y los antiguos habitantes que no perecieron, se
aventurarse en el mar y se imaginan que Sicilia está poblada vieron reducidos á labrar la tierra como arrendatarios. Los
de monstruos. que prefirieron no someterse pasaron al valle del Cefiso,
que tomó su nombre y se llamó Beocia.
INVASIONES Y EMIGRACIONES EN GRECIA.
Más tarde, un pequeño pueblo de montañeses, los dorios,
La Grecia histórica. — No todos los pueblos de Grecia procedentes, de las montañas del Pindó, atravesó el istmo
habitaban desde hacía mucho tiempo las regiones en que se de Corinto, invadió el Peloponeso, y se estableció en los
les encuentra establecidos al llegar el siglo séptimo, cuando países más ricos, la Laconia, la Mesenia, la Argólida, en
se empieza á tener datos exactos acerca de ellos. Algunos Siciona, Corinto y Megara. Estos referían que había sido
conservaban el recuerdo de su llegada al país y se llamados por los antiguos soberanos del país, los Heráclidas
distinguían de los restantes que vivían en el mismo punto (descendientes del dios Heracles) para vencer á sus vasallos
con anterioridad á ellos. Varios se presentaron en son de rebelados y restaurarlo en el trono; y en efecto, los reyes de
conquista; otros se retiraron ante los invasores. Estas Esparta se consideraban, no como dorios, sino como
inmigraciones violentas y estos éxodos eran demasiado descendientes de los antiguos habitantes. El pueblo que
antiguos para que estuvieran consignados por escrito; así es ocupaba los países invadidos por los dorios se vio reducido
que su recuerdo se conservaba por tradición. Los griegos á la condición de labradores. Una banda de etolios, que
decían que empezaron en el siglo XII (80 años después de
había acompañado á los dorios, se apoderó d é l a Elida al montañas. Ellos, los dorios, los siguieron por amor á
oeste. Hércules y los restauraron en su trono, despojando al
Los antiguos habitantes, los aqueanos, que no quisieron mismo tiempo á los habitantes y ocupando su puesto. —
someterse, se dirigieron hacia la costa norte del Peloponeso, Eran una raza hermosa, robusta y sana, acostumbrada al
arrojaron de allí á los jonios y fundaron las doce ciudades frío, al alimento grosero y vida pobre. Hombres y mujeres
aqueas. Los jonios expulsados se refugiaron en el Ática, llevaban una pequeña túnica que no bajaba de la rodilla.
dóndes e confundieron con los antiguos habitantes; á partir Hablaban un idioma áspero y primitivo. Fué un pueblo de
de entonces, los atenienses fueron considerados como un soldados, obligado á mantenerse siempre sobre las armas; el
pueblo jonio. También ocurrió que de esos diferentes menos civilizado de Grecia, porque como habitaba lejos del
pueblos sedes prendieron algunos grupos, que marcharon á mar, conservó las costumbres de la época bárbara ; y sin
establecer colonias allende el mar; los más antiguos fueron embargo, fué igualmente el más griego de todos, porque
los de los eolios en Asia; después desembarcaron en la como vivía aislado, no pudo
misma costa algunos jonios, y los dorios ocuparon la Creta.
Más adelante colonizaron los griegos la Sicilia y la Italia
meridional.

Los dorios. — Llamaban dorios á los descendientes de los


montañeses llegados del norte que habían expulsado ó
sometido á las habitantes de las llanuras y de la costa de la
Grecia meridional (el Peloponeso). Estos invasores
contaban que unos reyes de Esparta, descendientes de
Hércules, expulsados por sus súbditos, se refugiaron en sus

Trajes jónicos.
Trajes dóricos,
de helenos, que después se les ha dado siempre. ¿De dónde
procede? Tan poco lo saben ellos como nosotros; lo único
que decían es que Doro y Eolo eran hijos de Hellen y Ion su
nieto.

L A S C O L O N I A S D E LOS G L I E G O S.

La colonización griega. — Los helenos no habitaban


solamente la Grecia, sino que colonias salidas de sus
ciudades fueron á fundar otras nuevas en las regiones
próximas. Había pequeños Estados griegos de ese origen en
todas las islas del Archipiélago, en la costa de Asia Menor,
Trajes de mujeres jónicas. en Creta, Chipre, en el Cáucaso y Crimea, á lo largo de
Turquía de Europa, entonces llamada Tracia; en la costa de
mezclarse con los extranjeros ni imitar sus costumbres. Africa, en Sicilia, en la Italia del sur y hasta en las costas de
Los jonios. — Los pueblos del Ática, de las islas y del Asia Francia y de España.
se llamaban jonios, nombre cuyo origen se ignora. Esta raza ________________________________________________
es, al contrario que los dorios, dada á la navegación y el (1) Un poeta antiguo los llama « Jonios de largas túnicas. »
comercio, la más culta de Grecia, porque se ha instruido por
el trato con los pueblos más civilizados de Oriente, y al Carácter de estas colonias. — Las colonias griegas
mismo tiempo la menos griega porque se mezcla con los databan de todas las épocas, desde el siglo XII hasta el V
asiáticos y adopta en parte sus costumbres. Son pacíficos é antes de J . C.; salieron de todas las ciudades y las fundaron
industriosos, llevan vida lujosa, hablan una lengua suave y todas las razas, dórica, jónica, eólica, ya en un sitio
usan largos trajes que les arrastran (1), á manera de los desierto, ya en un país habitado, y a mediante la conquista,
orientales. ya con el consentimiento de los indígenas; sus creadores
Los helenos. — Las razas más notables y opuestas de fueron marinos unas veces, y otras desterrados, traficantes ó
Grecia son, pues, los dorios y los jonios. Esparta es dórica, aventureros. Pero no obstante esta diversidad de tiempo,
Atenas jónica; pero la mayoría de los habitantes de la lugar, raza y origen, todas tenían un carácter común: el de
península no pertenecen á ninguna de ellas: llaman lo haber sido establecidas de un golpe y con arreglo a ciertas
eolios, nombre vago que incluye pueblos muy diferentes: reglas fijas. Los colonos griegos no llegaban uno á uno ó en
eolios, acarnanios, focidios, beocios, en la Grecia central; pequeñas bandas, ni procedían al acaso, edificando hoy una
aqueos en el Peloponeso. Desde entonces toman el nombre habitación y otra mañana hasta constituir una ciudad, según
hacen los colonos europeos de América. Todos ellos se
ponían en marcha al mismo tiempo bajo la dirección de un no comer nunca con sus maridos y no darles jamás el
jefe, y la nueva ciudad surgía en un solo día. Esta creación nombre de esposos, y esta costumbre se conservó por
era una ceremonia religiosa: el fundador trazaba un recinto espacio de algunos siglos entre las mujeres de Mileto.
sagrado y construía un altar en que se encendía un fuego La colonia de Cirene en África fué fundada por orden
también santo. expresa del oráculo de Apolo. Los habitantes de Tera, que
habían recibido esta orden, no acogieron con gusto la idea
Tradiciones relativas á las colonias. — Los antiguos de marchar á países desconocidos. Así fué que no cedieron
relatos sobre la fundación de algunas de esas colonias sino al cabo de siete años, porque su isla sufría de gran
indican hasta qué punto eran distintas de las modernas. Hé sequía y se imaginaron que este era un castigo impuesto por
aquí cómo referían los principios de Marsella. Euxenio, Apolo. Los que habían ido á fundar la colonia por fuerza,
ciudadano de Focea, que llegó á la Galia, á bordo de un quisieron volver; pero sus conciudadanos los atacaron
buque de comercio, fué convidado por un jefe galo á las obligándolos á volverse. Después de pasar dos años en una
bodas de su hija. Con arreglo á la costumbre de ese pueblo, isla donde todo les salía mal, lograron por fin establecerse
al fin de la comida entró la joven con una copa que debía definitivamente en Cirene, que no tardó en ser una ciudad
presentar al elegido de su corazón, y parándose delante del próspera (1).
griego le tendió la copa. Este acto inesperando pareció una
inspiración del cielo; el jefe galo dió su hija á Euxenio y le Importancia de las colonias. Los colonos formaban en los
permitió fundar con sus compañeros una ciudad en el golfo puntos donde se establecían un nuevo Estado absolutamente
de Marsella. Cuando más adelante vieron los focios sitiada ________________________________________________
su ciudad por los persas, embarcaron sus familias, sus (1) Este interesantísimo relato se encuentra con sus detalles en
muebles, las estatuas y alhajas de su templo y se hicieron á Ilerodoto, IV, 150-158.
la mar; en ese momento arrojaron al agua una masa de
hierro hecho ascua y juraron no volver nunca á Focea, hasta independiente del que le diera origen. Así fué que todo el
que ese hierro subiera de nuevo á la superficie. Muchos de Mediterráneo acabó por ver cubiertas sus riberas de
ellos violaron el juramento y volvieron; pero los restantes ciudades griegas independientes unas de otras. Muchas de
continuaron su navegación y al cabo de infinitas aventuras ellas llegaron á ser más ricas y poderosas pue sus
llegaron á Marsella. metrópolis, pues poseían territorio más vasto y fértil v, en
Los junios que fundaron la ciudad de Mileto no llevaron consecuencia, mayor población. Sibaris tenía, según
consigo mujeres; así fué que se apoderaron de una ciudad cuentan, 300.000 hombres en estado de llevar las armas.
habitada por los indígenas del Asia, dieron muerte á todos Crotona pudo poner en pie de guerra 120.000. Siracusa en
los hombres y se casaron por fuerza con las mujeres y las Sicilia y Mileto en Asia superaron en fuerzas aun á Esparta
hijas de sus víctimas. Estas juraron todas en su indignación y Atenas. La Italia del sur se denominó Grecia Mayor, y en
efecto, en comparación con esta extensa región cubierta de
colonos griegos, los países de donde ellos procedían eran costas de España hasta el fondo del mar Negro. En estos
realmente una Grecia Menor. Así fué que. Los helenos no caracteres se fundaba su pretensión de constituir una misma
nacidos en Grecia superaban en número á los otros. Muchos raza y se distinguían de los demás pueblos, que miraban
de los hombres célebres de entonces nacieron en las con desprecio, llamándolos bárbaros.
colonias: tal pasó con Homero, Alceo, Safo, Tales,
Pitágoras, Heráclito, Demócrito, Empédocles, Aristóteles, VII. - LA RELIGION GRIEGA.
Arquímedes, Teócrito y muchísimos más.
La Iliada ij la Odisea. — Los himnos homéricos PAÜSANIAS, Viaje
ú Grecia.— DECUARJIK, Mitología de Grecia. — COLIGNON,
Las ciudades. — Sea cual fuere el país en que se Mitología figurada de la Grecia. — GROTE, Historia griega. —
establecieron, los helenos siguieron divididos en pequeños TAINE, Filoso/ta del arte en Grecia. — FÜSTEL BE
pueblos como en tiempo de Homero. Las montañas y el mar COÜLANGES, La Ciudad antigua.
dividen el suelo de Grecia y el de Italia del Sur en multitud
de pequeños cantones naturales, cada uno de ellos separado L O S D I O S E S.
del inmediato por un brazo de mar ó una muralla de rocas,
de modo que es fácil la defensa y difíciles las Politeísmo. — Los griegos tenían numerosas deidades,
comunicaciones. Cada cantón formaba un Estado como todos los antiguos aryas. Faltábales el sentimiento de
independiente llamado ciudad. Había más de ciento y, lo infinito y de la eternidad, y no concebían un Dios único
contando las colonias, más de mil. — Para los modernos, para el cual la tierra no es sino un peldaño y el cielo una
un Estado griego era una miniatura. El Ática entera no llega tienda. Toda fuerza de la naturaleza, el aire, el sol, el mar,
á la mitad del departamento francés más pequeño, y el es para ellos una fuerza divina; y como no pueden creer que
territorio de Corinto ó de Megara se reduce á lo que hoy son una sola causa produzca fenómenos tan diversos, atribuyen
afueras de una capital. Generalmente, el Estado no es sino cada una á un dios particular. Así es que creen en gran
una ciudad Con una playa, un puerto y algunas aldeas número de deidades: son politeístas.
dispersas en la campiña en torno de una ciudadela. De un ________________
SEIGSOBOS. — T. I. 6
Estado se ven la ciudadela, las montañas ó el puerto del
Estado inmediato. Muchos de ellos sólo cuentan unos miles
de habitantes y los mayores apenas doscientos ó trescientos Antropomorfismo. — Cada dios es una fuerza de la
mil. naturaleza y lleva nombre distinto. Y como el pueblo de
Los helenos no formaron nunca un cuerpo nacional, ni que hablamos tenía viva imaginación, se representan bajo
cesaron jamás en combatirse y destruirse mutuamente. Sin aquel nombre un ser vivo, que reviste la forma más bella, la
embargo, todos ellos hablaban la misma lengua, adoraban humana. Así es que consideran un dios ó una diosa como
los mismos dioses y llevaban la misma vida, desde las un hombre ó una mujer hermosas. Cuando Ulises ó
Telémaco encuentran una persona alta y bella, empiezan arrojó sobre Aquiles, hirviendo de furor, lleno de ruido, de
por preguntarle si no es un dios. En el escudo de Aquiles espuma y de cadáveres. » Aun el pueblo decía: Zeus llueve
está pintado un ejército. Al describirla Homero añade: Ares ó Zeus truena. Para un griego, el dios era ante todo lluvia,
y ateneo la conducían, vestidos ambos de oro, hermosos y torrente, cielo ó sol; y no el cielo, el sol, la tierra en general,
altos según conviene á los dioses, pues los hombres eran sino el pedazo de cielo que lo cobijaba, la tierra de su
más pequeños. Los dioses griegos son hombres que poseen cantón, el río que le suministraba el agua. Así es que cada
trajes, palacios, cuerpo semejante al nuestro y que pueden, ciudad tenía sus divinidades, su dios-sol, su diosa-tierra, su
ya que no morir, al menos ser heridos. Homero cuenta que dios-mar, que no se confundían con el sol, la tierra, el mar
Ares, el dios de la guerra,. Herido por un adversario, huyó de la ciudad vecina. El Zeus de Esparta no es el de Atenas;
lanzando alaridos de dolor. Esta costumbre de crearse á veces invocan en un mismo juramento dos Ateneos ó dos
dioses parecidos al hombre es lo que se llama Apolos. Un viajero que recorría la Grecia (1) se encontraba,
antropomorfismo. pues, con miles de dioses locales (los llamaban poliades,
dioses de la ciudad). No había torrente, bosque ó montaña
Mitología. — Como los dioses son de naturaleza humana, que no tuviera su divinidad propia (2) con frecuencia
tienen padres, hijos y una familia. Su madre es una deidad, desprovista de importancia, y que sólo era adorada por las
lo mismo que sus hermanos, y sus hijos son dioses ú gentes dé las cercanías, teniendo por todo santuario, una
hombres semidivinos (semidioses). Esta genealogía sagrada gruta abierta en las peñas.
es lo que se llama teogonia. También tienen una historia de
modo que se conoce su origen y se saben sus aventuras y Los dioses mayores. — Por encima de la innumerable
sus hazañas. Por ejemplo, Apolo nació en la isla de Délos, legión de los dioses menores de cada cantón, imaginaban
donde se había refugiado su madre Latona, y mató un los griegos algunas divinidades mayores, el Cielo, el Sol, la
monstruo que devastaba el país situado al pie del Monte Tierra, el Mar, que se llamaban en todas partes de la misma
Parnaso. Cada cantón griego poseía sus tradiciones manera, y que tenían en todas parles su templo y su
relativamente á los dioses, tradiciones que recibían el santuario. Cada una representaba una de las principales
nombre de mitos (relatos); su conjunto era la mitología ó fuerzas de la naturaleza. Estos dioses comunes á todos los
historia de los dioses. _______________________________________________
Los dioses locales. - Los dioses griegos seguían siendo, no (1) Véase el relato del viajero Pausanias.
obstante su figura humana, una fuerza de la naturaleza, lo (2) Hesiodo dice: « En la fecunda tierra hay 30.000 dioses. »
mismo que al principio. Se los representaban como
hombres y fuerzas naturales al mismo tiempo. La Náyade es griegos no fueron nunca muy numerosos; contándolos todos
una joven y una fuente á la vez. Homero se imagina como se llega difícilmente á veinte (1). Nosotros hemos adquirido
un dios al río Xanto y sin embargo agrega. « El Xanto se la mala costumbre de darles el nombre de un dios latino. Hé
aquí cómo se llamaban en
realidad: majestuosa.
Zeus (Júpiter), - Hera (Juno), - Atenea (Minerva),- Apolo, - Hefaístos, dios del fuego, es representado con un
Artemisa (Diana), - Hermes.(Mercurio) ,- Hefaístos martillo, bajo el aspecto de un herrero cojo y feo. El es
(vulcano) . - Hestia ( vesta) . – Ares (Marte), - Afrodita quien fabrica el rayo.
(Venus), § Poseidón (Neptuno), - Anfilrite, Artemisa, virgen agreste, armada de arco y carcax,
_ Proteo — Cronos (Saturno), - Rea (Cibeles), - Demeter recorre los bosques,
(Ceres), - Perséfone (Proserpina), - Hades (Pintón), cazando
— Dionisio (Baco). con una banda
Esta reducida cantidad de dioses e r a la que se adoraba de ninfas. Esta
ordinariamente en casi todos los templos, y que había es la diosa de
costumbre de invocar en las oraciones. los bosques, de
Atributos de los dioses. - Cada uno de estos dioses la caza y de la
tiene su figura propia, su traje, sus . n s t r u n ^ n t o s Oo
que
se denomina sus atributos), así es como los heles se los
imaginaban y como los representan los escultores (ffl
Cada cual tiene su carácter, perfectamente conocido por
sus adoradores; cada cual desempeña en e « n t m d o^
pel v funciones determinadas, ordinariamente con ayuda
de divinidades secundarias que le obedecen.
Atenea, virgen de claros ojos, es representada en pie
armada con una lanza, un casco en la cabeza y en 1
pecho brillante armadura. Esta es la diosa del aire hm

muerte.
Hermes,á
quien representan
con sandalias
aladas, es
pido, de la sabiduría, de la invención, deidad severa y el dios de la lluvia
que fecunda; e n a T o r o ' d e que
todos vosotros, dioses y diosas o
pero tiene colgaréis Todos vuestros esfuerzos reunidos no arras
otras misiones, S acia la tierra á Zeus, el soberano ordenador
como cuidar de las calles y de las plazas, y proteger P e contrario, si yo quisiera tirar de la ca ena me
el comercio y á los ladrones; es el dios dé la elocuencia. llevaría con ella l a tierra y aun el mar. Después l a ata
Guía las almas de los muertos, es el mensajero de los Ha en la cima del Olimpo y allí quedaría colgado todo
dioses, y cuida de la cría del ganado. el universo. Tanta es mi superioridad sobre los dioses
Un dios griego desempeña casi siempre varias funciones y los hombres. »
que á nosotros nos parecen muy distintas, pero Moralidad de la mitología griega. - Los griego
entre las cuales encontraban ciertas relaciones los se imaginaban la mayor parte de sus dioses como seres
griegos. » t o s , sanguinarios, mentirosos y de relajadas cosi
El Olimpo y Zeus. — Cada uno de estos dioses es r s y les atribuían acciones poco honradas y avent
como un rey en su territorio. Sin embargo, los griegos u r a s escandalosas. Hermes era conocido como
habían observado que las fuerzas de l a naturaleza no Afrodita era célebre por su coquetería, Ares por su fe
(1) Iliada, VIII, 18.
nhran al acaso y que actúan siempre reunidas; y se serv rocidad Todos ellos eran tan vanidosos, que perseguían
Í a n d e l a " i s m a ' p a l a b r a para decir o r ^ n y — ¡ á los que no les hacían sacrificios. Bastó que
I s í fué que supusieron que sus dioses se concertaban Niobe se j a c t a r a de poseer numerosa familia p a r a que
K dirigir las cosas del mundo, y que teman leyes y Apolo le matara á flechazos sus hijos. Eran tan celosos,
un L b i e r n o que obedecer lo mismo que los hombres. que no podían ver un hombre enteramente feliz; los
En el norte de Grecia había una montaña de nevada griegos consideraban una prosperidad demasiado grande
c ^ a que ningún hombre había subido, el Ohmpo. AlU como el mayor de los peligros, pues atraía infaliblemente
e donde se supuso que los dioses celebraban sus asam- l a cólera de los dioses; á esta ira l a convirtieron
J a s en medio de las nubes que ocultan l a cúspide de á su vez en una deidad, Nemesis, y referían anécdotas
monte Discutían los negocios del mundo reunidos en como é s t a : Policrato de Samos, que había llegado a ser
X t e luz. El más poderoso de todos p r e s e a : era | muy poderoso, tuvo un día miedo de la i r a de los dioses-
Zeu el dios del cielo y de l a luz, el « que aglomera la para que su dicha no fuera completa, arrojo al
nubes » y que lanza el rayo, anciano majestuoso de mar un anillo de oro cuya posesión le contentaba mucho.
h T e n ^ a barba, sentado en un trono de oro. El manda y Poco después, un pescador llevó á Policrato un
f o S t a n t e s ' d i o s e s acatan su autoridad. & a ^ n o J enorme pez, que se había tragado el anillo. Esto era
atreve á resistir, Zeus lo amenaza; he aquí las palabras anuncio seguro de desgracia. Policrato fué sitiado en su
nue Homero pone en su b o c a ( l ) : « Atad al cielo una cad
ciudad, hecho prisionero y crucificado. Los dioses
castigaban
su dicha. .
La mitología griega e r a inmoral en el sentido de que
los dioses daban malos ejemplos á los hombres, l a lo
decían los filósofos griegos, indignándose contra los
poetas que habían difundido esos relatos. Un discípulo
de Pitágoras contaba que habiendo bajado su maestro
á los infiernos, había visto el alma de Homero colgando
de un árbol y l a de Hesiodo atada á una columna,
en castigo de haber calumniado á los dioses. « Homero
y Hesiodo, decía Jenófanes, h a n atribuido á los dioses
todos los actos que entre los hombres son censurables y
vergonzosos. No hay más que un dios, que no se parece
á los mortales en el cuerpo ni en el espíritu. » Y luego
añadía esta profunda reflexión: « Si los bueyes y los
leones tuvieran manos y pudieran dibujar como los
hombres, habrían dado á sus dioses cuerpos parecidos
á los suyos propios, los caballos cuerpos de caballos,
los bueyes de bueyes... Los hombres piensan que los dioses
tienen sus sentimientos, su voz y su mismo cuerpo. »
Jenófanes decía la verdad: los griegos primitivos
imaginaron
dioses á su imagen y semejanzas, haciéndolos,
según eran ellos entonces, sanguinarios, falsos, envidiosos de ellos personajes históricos: generales como Leónidas
y llenos de vanidad. Cuando con el tiempo, mejoraron y Lisandro, filósofos como Demócrito y Aristóteles,
sus costumbres, sus descendientes empezaron á legisladores como Licurgo y Solón. Las gentes de Crotona
considerar con escándalo esos vicios; pero como la historia llegaron hasta adorar á uno de sus conciudadanos,
y carácter de las divinidades estaban determinados llamado Filipo, por haber sido en su t.empo el
por antiguos relatos, las nuevas generaciones aceptaron, hombre más hermoso de Grecia. El jefe que hab.a
sin atreverse á cambiarlos, los dioses groseros y guiado á los colonos y fundado una ciudad, pasaba a
perversos de sus mayores. ser para los habitantes héroe fundador, al cual erigían
un templo, ofreciéndole sacrificios cada año. El ateniense hablado mal d é l a famosa Elena (la que según la leyenda
Milciades era venerado de este modo en una ciudad fué llevada á Troya); esto le valió quedarse ciego y
de Tracia. El espartano Brasidas, que murió defendiendo cuando se retractó, recobró la vista. Se supone que
Anfipolis, tenía su culto en esta ciudad, porque Elena, convertida en semidiosa después de su muerte,
los habitantes habían querido considerarlo como iundador envió primero al poeta la enfermedad y la curación después.
de ella. — Los héroes protectores de una ciudad apartaban
Presencia de los héroes. - El héroe continuaba residiendo de ella las enfermedades y el hambre y hasta combatían
en el país donde estaba enterrado su cuerpo contra sus enemigos. En la batalla de Maratón,
sea en su tumba, sea en los alrededores. Herodoto ( ) los soldados atenienses vieron en medio de ellos á
refiere una historia que pinta de manera muy viva esta Teseo, el héroe fundador de Atenas, cubierto con brillante
creencia. La ciudad de Sicione adoraba al heroe armadura. Durante la batalla de Salamina, Ajax
Adrasto, y en la plaza pública había un santuario en y Telamón, héroes que fueron en otro tiempo reyes de
honra suya. El tirano de Sicione, Clistenes, tuvo l a idea dicha ciudad, se aparecieron en la cima más elevada de
de librarse de ese héroe, y fué á preguntar al oráculo la isla, extendiendo sus manos en dirección de la escuadra
de Delfos si lograría expulsar á Adrasto de su ciudad. El griega. « Los dioses y los héroes, que no nosotros,
oráculo le contestó que éste era rey de los sic.omanos decía Temístocles, son los que han vencido á los
V él un bandido. Clistenes no se atrevió con esto á persas. » En una tragedia de Sófocles, Edipo en Colona,
expulsar al héroe y se valió de una aslucia; al efecto Edipo recibe, cuando está á punto de morir, la visita del
mandó á buscar á Tebas los huesos de otro héroe, rey de Atenas y de Tebas; ambos le piden que consienta
Melanipo, en dejar enterrar su cuerpo en su respectivo territorio
y los instaló con gran pompa en el santuario de y en convertirse en héroe protector suyo. El moribundo
Sicione. « Procedió de este modo, dice Herodoto, porque acepta la proposición del ateniense y dice al r e y:
Melanipo había sido en vida el mayor enemigo de « Una vez muerto, 110 seré un habitante inútil de esta
Adrasto, á quien le mató su hermano y su yerno. » Desp región, sino que constituiré para vosotros baluarte superior
u é s atribuyó á Melanipo las fiestas y sacrificios que á millones de combatientes. » Un héroe valía por
(1) Herodoto, V, 67. sí solo tanto como un ejército entero; ese espectro era
hasta entonces se tributaban á su rival. Clistenes estaba más temible que todos los hombres vivos.
persuadido, y lo mismo todos los griegos, que Adrasto, EL CULTO.
lleno de ira, abandonaría la ciudad. Principios del culto de los dioses. — Unos dioses
Intervención de los héroes. — Los héroes tienen y héroes tan poderosos derramaban según querían lodos
una fuerza divina, y pueden, como los dioses, enviar á los bienes ó todos los males sobre los hombres. Era
los hombres bienes ó males. El poeta Estesícoro había peligroso tenerlos por enemigo y prudente que fueran
amigos. Creíanlos semejantes á los hombres, irritados en público delante del dios. Sin duda el griego se alegraba,
cuando no se ocupaban de ellos, contentos en el caso pero hacía las fiestas por sus dioses y no por si
contrario. Tal era la razón del culto, que consistía en mismo. « Los jonios, dice á Apolo un antiguo himno,
hacer cosas gratas á los dioses, para alcanzar así sus se divierten con el pugilato, el canto y el baile. »
favores. Platón expresa en estos términos (1) la opinión Los juegos solemnes. - Estos regocijos fueron, el
del vulgo : « La piedad, que hace prosperar á los origen de los juegos solemnes. Cada ciudad celebraba
particulares ai-unos en honra de sus dioses, no admitiendo en tal
y al Estado, consiste en saber decir y hacer caso más que á sus ciudadanos; pero en cuatro pun os
cosas agradables á los dioses, sea en las oraciones, sea de Grecia (1) había otros á que podían asistir todos los
en las ofrendas. Lo contrario es la impiedad, que todo helenos; llamábanlos los cuatro juegbs mayores, y los
lo destruye. » — <1 Es natural, dice Jenofonte al final principales eran los de Olimpia, que se celebraban cada
de su Tratado sobre la caballería, que los dioses favorezcan cuatro años en honra de Zeus, durante cinco ó seis días.
principalmente á los que no sólo los consultan en La multitud, que acudía de todos los puntos de Greca,
sus angustias, sino que los honran en el seno de la llenaba el circo. Se empezaba por sacrificar victimas
prosperidad. » La religión era ante todo un contrato: y por dirigir un ruego á Zeus y á los demás dioses.
el griego procuraba dar gusto á los dioses, y en cambio Después venían los certámenes, á saber :
le pedía favores. « Hace mucho tiempo, dice un sacerdote La carrera á pie en torno del estadio;
de Apolo á su dios (2), que quemo toros gordos El combate llamado pentatlo porque comprendía cinco
en honra tuya ; ahora, atiende tú mis votos y lanza tus eiercicios : los concurrentes debían saltar, correr de un
flechas contra mis enemigos. » punto del estadio á otro, lanzar á lo lejos el disco de
Las grandes fiestas. — Como los dioses tenían los metal, arrojar dardos y luchar cuerpo á cuerpo;
sentimientos del hombre, se hacía para agradarles lo El pugilato, en que se luchaba con los brazos cubiertos
que se hubiese hecho para complacer á seres humanos. de tiras de cuero ; • #
Llevábanles leche, vino, pasteles, fruta y carne; Las carreras de carros que se efectuaban en el hipódromo;
edificábanles los carros eran ligeros y cada tiro se componía
palacios ; y les daban fiestas, pues eran « unos de cuatro caballos. v "" .
(1) En el Diálogo de Eutifrón. Los iueces de los juegos se presentaban vestidos de
(2) Iliada, I, 37. púrpura y coronados de laureles. Después del combate,
dioses alegres » que gustaban de los regocijos y los (1) Olimpia, Delfos, Nemea y el istmo de Corinto.
espectáculos. Una Gesta era, no como entre nosotros un heraldo proclamaba ante la asamblea entera el nombre
una diversión, sino una ceremonia religiosa. En esos del vencedor y de su ciudad. El premio consistía sólo
días estaba prohibido trabajar y había que regocijarse en una corona de olivo; pero cuando el vencedor volvía
á su patria, sus conciudadanos lo recibían en triunfo SEIG.XOBOS. — T. I.
y en ocasiones derribaban un lienzo de muralla para bres interpretaban, los presagios. Herodoto (1) dice:
que entrara por allí. Llegaba en un carro de cuatro caballos, <« Cuando una ciudad debe experimentar alguna gran
vestido de púrpura y escortado por todo el pueblo. desgracia, su infortunio viene siempre precedido por
« Estas victorias, que nosotros dejamos hoy para algunos signos. Las gentes de Chío tuvieron presagios
los hércules ambulantes, parecían entonces las mayores de su derrota; de un coro de cien jóvenes que habían
de todas. Los poetas más ilustres las celebraban; Píndaro, mandado á Delfos, sólo volvieron dos, habiendo perecido
el primer lírico de la antigüedad, no hizo sino de la peste los restantes. Por esa misma época se
cantar carreras de carros. Cuéntase que un tal Diágoras derrumbó encima de los niños que aprendían á leer el
vió en un mismo día coronar com<? vencedores á sus dos techo de una escuela; de ciento veinte que eran, sólo se
hijos; éstos lo pasearon en triunfo ante la asamblea. El salvó uno. Tales fueron los anuncios previos que les envió
pueblo, que consideraba demasiado grande para un lo divinidad. »
mortal semejante dicha, le gritaba : Muere, Diágoras, Los griegos consideraban como signos divinos los
pues sea como fuere no puedes aspirar á convertirte en ensueños,
dios. » Y el anciano falleció efectivamente en brazos de el vuelo de las aves que cruzaban el firmamento,
sus hijos sofocado por la emoción; para él como para las entrañas de los animales que sacrificaban,
todos los griegos, el colmo de la felicidad terrestre consistía en una palabra, cuanto veían, desde los temblores de
en saber que sus hijos tenían los puños más robustos tierra y los eclipses hasta un simple estornudo. Durante
y las piernas más ágiles de toda Grecia (1). » Los la expedición 4 Sicilia, Nicias, general de los atenienses,
griegos tenían motivo para admirar tanto la fuerza fué detenido por un eclipse de luna; esto le hace
física; en sus guerras, donde se combatía cuerpo á pensar que los dioses han enviado ese prodigio para indicar
cuerpo, los mejores soldados eran los atletas más á los atenienses que no continúen su empresa. Así
vigorosos. es que Nicias espera, permaneciendo en la inacción por
Los presagios. — En cambio de tantos homenajes, espacio de veintisiete días en que hizo 4 los dioses
tiestas y ofrendas, los griegos esperaban de sus dioses constantes
multitud de servicios. Éstos protegían á sus devotos, sacrificios, á fin de calmarlos. Entretanto, sus
enviándoles la salud, la riqueza y la victoria. Les e n e m i g o s cierran el puerto, destruyen sus barcos y
daban aviso de las desgracias que los amenazaban, exterminan
presentando su ejército. Al saberlo, los atenienses no reprochan
ante sus ojos ciertos signos que los hom- 4 Nicias sino una cosa, y es haber ignorado que
EL CULTO. para un ejército que se retira, la luna que se oculta
(1) Taine, Filosofía del arte. es un signo favorable. — Durante la retirada de los Diez
Mil, su general, Jenofonte, pronunció esta frase al hacerles de los aliados se reunían todos los años en
un discurso (21 : « Con los dioses tenemos la más Delfos para celebrar la fiesta de Apolo y ver si el templo
fundada esperanza de salvarnos con gloria. >» En este no tenía nada que temer, pues como contenía inmensas
momento estornudó un soldado, y todos adoran inme- riquezas era posible que alguien pensara en saquearlo.
(1) Herodoto, VI, 27. Los habitantes de Cirra, ciudad inmediata á
(?) Jenofonte, Anabasis, 111,2. Delfos confiscaron efectivamente esos tesores; pero la
diatamente al dios que tés envía este presagio. « Puesto (1) Había asociaciones análogas en Délos, Calauriay
que Zeus nos manda un presagio en el momento de Onquesto
deliberar sobre nuestra salvación, hagamos voto de liga anlictiónica les declaró la guerra como á sacrilegos.
ofrecerle sacrificios. » La población fué lomada y de ella no quedó piedra sobre
Los oráculos. — Con frecuencia ocurre que el dios piedra; los habitantes fueron vendidos como esclavos
contesta á los fieles, no con un signo mudo, sino por y el territorio quedó inculto.
boca de un personaje inspirado. Los creyentes van al No se debe creer, sin embargo, que la asamblea de
santuario en busca de respuesta y de consejos, es decir, los anfictiones fuese como un Senado de Grecia. La liga
de oráculos. Los hay en muchos puntos de Grecia y de no se ocupaba sino del templo de Apolo, dejando
Asia, estando los más célebres en Dordona de Epiro y en completamente
Delfos, al pie del Parnaso. En el primero, quien da las á un lado los asuntos polilicos. Ni siquiera
repuestas es Zeus, valiéndose al afecto del susurro délos impedía que los aliados se baliesen entre sí. El oráculo
robles sagrados. En Delfos el consultado es Apolo. Una y l a liga anfictiónica de Delfos fueron más poderosos
corriente de aire frío que sale por una hendedura de una que sus semejantes; pero nunea reunieron á todos los
gruta situada en su templo es, según los griegos, enviada griegos en una sola nación.
por el dios, como lo prueba el delirio que acomete VIII. — ESPARTA;
á cuantos lo respiran. Sobre ese resquicio se coloca un JENOFONTE, República de los lacednnonios. -
trípode donde se sienta una mujer [la pitonisa), después PLUTARCO, Vida de.
de prepararse á recibir la inspiración mediante un baño Licurgo. - TAING, Filosofía del arte en Greña. - GROTE,
en un manantial sagrado ; en seguida la acomete delirio Historia
nervioso y lanza gritos y prorrumpe en palabras griega. — CURTIOS, Historia griega.
entrecortadas. L A P O B L A C I Ó N.
Los anfictionados. — Doce de los más importantes La Laconia. — Cuando los montañeses dorios invadieron
pueblos de Grecia formaron para proteger el santuario el Peloponeso, la mayor parte se estableció en
de Delfos un an/iclionado ó liga anfictiónica (1). Los Esparta, punto de Laconia. Ésta se reduce á un estrecho
representantes valle, recorrido por un caudaloso torrente (el Eurotas)
entre dos enormes cordilleras de nevadas cimas. no hay ninguno que pueda ocultar el placer que
Un poeta la describe de este modo : l País rico en tierras tendría en comérselos vivos. » Una vez estuvo un temblor
de labradío, pero difícil de cultivar; es una concavidad de tierra á punto de destruir á Esparta; al saberlo,
limitada por dos montañas de áspera vertiente, agreste los ilotas acudieron de todas partes, para
é inaccesible á la invasión. >» Los dorios de Esparta vivían malar á los espartanos que habían escapado á la catástrofe.
en ese país cerrado, en medio de los antiguos habitantes, Los periecos, por su parte, se sublevaron negándose
convertidos unos en vasallos y otros en siervos á obedecer. — Por lo demás, los señores se conducían
suyos. Así es que en Laconia había tres clases : ilotas, ^ de modo á propósito para exasperarlos. Después
periecos y espartanos. (1) Jenofonte, Helénicas, III, 3,6.
Los ilotas. - Los ilotas vivían en chozas diseminadas de una guerra (1) en que muchos ilotas combatieron al
por el campo y cultivaban la tierra; pero ésta no lado de sus amos, éstos les ordenaron que designaran
les pertenecía y ni siquiera les era licito abandonarla. ellos mismos á los más distinguidos por su valor,
Parecíanse, pues, á los siervos de la edad media, adcritos prometiendo
á la gleba de padre á hijo,y trabajaban para un declararlos libres. Era una celada para descubrir
propietario espartano á quien correspondía la mejor á los más enérgicos y capaces de sublevarse. Los
parte de su cosecha. Los espartanos los despreciaban, ilotas designaron 2000, que se pasearon en procesión
los temían y los maltrataban. Obligábanlos á vestir de alrededor
modo muy grosero, les pegaban sin motivo para recordarles de los templos con una corona en la cabeza en
su condición de esclavos, y en ocasiones les hacían prueba de libertad. Después de esto, no se volvió á saber
embriagarse para inspirar á sus hijos horror á la de ellos; y nunca se descubrió cómo los habían destruido.
bebida. Un poeta espartano compara á los ilotas con Ahora bien, los oprimidos eran mucho más numerosos
« asnos cargados que vacilan bajo el peso de los fardos que los opresores. Había, en efecto, 200.000 ilotas,
que llevan y de los golpes que reciben. » 120.000 periecos y todo lo más 9.000 jefes de familia
Los periecos. — Los periecos (que viven alrededor) espartanos. Era por consiguiente indispensable, so pena
habitaban un centenar de aldeas en las montañas ó la de muerte, que cada espartano váliese tanto como
costa. Éstos navegaban, comerciaban y fabricaban los 20 ilotas. Y siendo los combates cuerpo á cuerpo, era
objetos necesarios á la vida. Eran libres y se administraban preciso hacer de los opresores hombres ágiles y robustos.
con independencia, pero pagaban un tributo á Esparta fué una especie de campamento abierto y
los habitantes de Esparta y les obedecían. su pueblo un ejército dispuesto á combatir en todo
Situación de los espartanos. — Tanto los ilotas momento.
como los periecos odiaban á sus señores los espartanos. L A E D U C A C I O N.
« Cuando se les habla de ellos, dice Jenofonte (1), Los hijos varones. — La educación militar empezaba
desde la hora del nacimiento. El niño era presentado Las hembras. — Los restantes griegos conservaban
ante un consejo de revisión : si parecía débil ó deforme á sus hijas dentro de sus casas, ocupadas en hilar la
se le abandonaba en una montaña, pues un ejército no lana; pero los espartanos quisieron poseer mujeres
necesita más que hombres válidos. Los que merecen robustas, capaces de dar á la ciudad hijos vigorosos; por
vivir son retirados desde la edad de siete años del seno esto las educaban casi como á los varones. En los gimnasios
de sus familias, y se les educa en común como á los las acostumbraban á correr, saltar, lanzar el disco
huérfanos de nuestros militares. Andan descalzos y no y el dardo. Un poeta describe un juego en que las
tienen sino un manto, que es el mismo en invierno y muchachas
verano. Duermen sobre un haz de cañas y se bañan en espartanas, « parecidas á potros, con la cabellera
(1) Tucidides, IV, 80. flotante, levantan nubes de polvo en torno suyo. »
las aguas frías del Eurotas. Comen poco, de prisa y su Tenían fama de ser las mujeres más sanas y valerosas
alimento es grosero. Así aprenden á no cargarse el de toda Grecia.
estómago. La disciplina. — También los hombres llevan vida
— Forman bandas de ciento, que tienen sus jefes. perfectamente reglamentada, una existencia de soldados;
Con frecuenciase les hace pelear uno con otrosá patadas no se puede permitir que sus fuerzas se relajen
y puñetazos. En la fiesta de Artemisa los azotan hasta cuando están rodeados de enemigos. El espartano empieza
"hacerles sangre delante de la estatua de la diosa; á servir á los diez y siete años y así va hasta los
algunos mueren por consecuencia de los golpes, pero su sesenta. En la vida civil está todo determinado por un
p u n d o n o r les impide exhalar una queja. Así pretenden reglamento, como en los cuarteles : el traje, la h o r a de
enseñarlos á luchar y sufrir. — Con frecuencia los dejan levantarse y de acostarse, las comidas y los ejercicios.
sin darles de comer, á fin de que roben su alimento; si Guando los espartanos no hacen la guerra, tienen que
se dejan coger, los castigan con severidad. Un niño prepararse á ella, acostumbrándose á correr, saltar y
espartano servirse de sus armas; debe ejercitar cada día todas las
que había robado una zorra pequeña, ocultándola partes del cuerpo, el cuello, los brazos, los hombros, las
debajo de su manto se dejó, según parece, devorar piernas. No puede comerciar, ni ejercer una industria,
el vientre antes que venderse. De este modo los preparaban ni cultivar la tierra : es soldado y no puede dejarse
á buscarse recursos en la guerra. — Andaban apartar de su deber por ningún trabajo. No le es lícito
mirando al suelo, silenciosos, con las manos debajo vivir como se le antoja en su familia; comen juntos por
del manto, sin volver la cabeza, sin hacer más ruido compañías y no pueden salir del país sin permiso. Es la
que una estatua. En la mesa les estaba prohibido hablar disciplina de un regimiento acampado en país enemigo.
y tenían que obedecer á todos los hombres que encontraban. El laconismo. — Estos guerreros llevaban vida dura,
Así los acostumbraban á la disciplina. tenían aspecto orgulloso y allanero y hablaban empleando
frases cortas, modo de expresarse que se llamó en la forma. Los soberanos, descendientes del Dios
laconismo, y que aun conservan nuestras lenguas. Los Heracles, eran colmados de honras; sentábanlos en las
griegos rifaban mullitud de ejemplos de tal costumbre. comidas en los sitios de preferencia y les servían ración
Cuando una guarnición estaba en peligro de dejarse doble; cuando fallecían, todos los habitantes se vestían
sorprender, el gobierno le enviaba este mensaje : « ¡Alerta! de luto. Pero no tenían ningún poder y eran estrechamente
» — Un ejército espartano recibe orden del rey de vigilados. — El senado se componía de 28 ancianos,
los persas para que rinda las armas. El jefe contesta : miembros de las familias ricas y antiguas y cuya
« Ven á buscarlas. » — Cuando Lisandro tomó á Atenas, misión era vitalicia; pero ño gobernaba.
escribió á su patria : « Atenas ha caído. » Los éforos. — Los verdaderos señores de Esparta son
La música; el baile. --- Las artes de este pueblo eran los éforos (nombre que significa inspectores), 5 magis-
las que convenían á un ejército. Poseían un género de (1) Se ha conservado una colección de Plutarco.
música particular, el modo dorio, serio, viril, duro casi.
Era una música militar; en los combales marchaban al trados elegidos anualmente. Éstos deciden de la paz y
son de la flauta para conservar el paso. Su baile era un de la guerra, juzgan los procesos; cuando el rey manda
desfile militar. En la pirrica, los bailarines llevan sus el ejército, lo acompañan, dirigen las operaciones y
armas é imitan los movimientos todos de un combate, hasta lo obligan á regresar á la ciudad. En general,
haciendo como si hiriesen, parasen, retrocediesen ó consultan á los senadores y toman una resolución de
lanzaran el dardo arrojadizo. acuerdo con ellos. Después reúnen á los espartanos en
Heroísmo de las mujeres. — Las mujeres excitaban una plaza, les notifican lo que se ha acordado y les
á los hombres al combate; sus rasgos de valor eran piden su aprobación. El pueblo aprueba con sus
célebres en Grecia y hasla se les había reunido en aclamaciones,
libros (.4). Una madre espartana que vio volver á su hijo sin discutir. Se ignora si tenia derecho á
huyendo de un combate, Jo mató por su propia mano rechazar las medidas propuestas ; la verdad es que como
diciendo : « El Eurotas no corre para los ciervos. » — estaba acostumbrado á obedecer, nunca negaba su
Otra, á quien dicen que sus cinco hijos han muerto, exclama asentimiento. De modo que el gobierno estaba en manos
: « No pregunto eso ¿ha vencido Esparta? — Sí. de una aristocracia de varias familias. Esparta no
— Pues corramos á dar gracias á los dioses. » era un país de igualdad. Había, eü efecto, hombres que
L A S I N S T I T U C I O N E S. se llamaban los igualen, pero porque lo eran entre sí ;
Los reyes y el consejo. — Los espartanos tuvieron los restantes se denominaban los inferiores y no teman
en los comienzos, lo mismo que los restantes griegos, participación ninguna en el gobierno.
reyes, un consejo de ancianos y una asamblea del El e j é r c i t o . — Gracias á este régimen (1), pudieron
pueblo; y estas instituciones se conservaron, pero sólo
los espartanos conservar sus rudas costumbre de corta y una lanza larga. El hombre armado de
montañeses,
pero no tuvieron escultores, ni arquitectos, ni
oradores, ni filósofos. Todo lo sacrificaron á la guerra
y llegaron á ser « artistas en el arte militar (2) »», y los
maestros de los demás griegos. Las principales
innovaciones
que introdujeron son éstas : un método de combate
mejor, y un método de ejercicios preferible á los
Combate de
anteriores. Aquiles y de Héctor armados como hoplitas
Los hoplitas. — Antes de ellos, los griegos marchaban
al combate sin orden ninguno; los jefes coman esta manera se llama hoplita (revestido con una armadura).
delante en sus caballos ó en sus carros ligeros, y los Los hoplitas espartanos están repartidos en regimientos,
(1) Según decían, las instituciones de Esparta eran obra d e batallones, compañías y secciones, poco más ó
Licurgo, menos como hoy; cada uno de esos grupos está mandado
héroe venerado en el país y sobre el cual no se sabe nada por un oficial, que transmite á sus hombres las
cierto. órdenes del oficial superior, de tal modo que el general
(21 Expresión de Jenofonte. en jefe puede hacer ejecutar el mismo movimiento á
infantes les seguían, cada cual armado á su manera, á todas sus tropas. Este sistema que nos parece hoy tan
la desbandada, sin poder ejercer una acción común ó sencillo, constituía para los griegos asombrosa novedad.
resistir. Una batalla se reducía á una serie de duelos y La falange. — Cuando llegan frente al enemigo, los
á una matanza. En Esparta, por el contrario, todos los soldados se ponen en línea, ordinariamente en ocho
soldados tienen las mismas armas : para defenderse, la
coraza que protege el busto, el casco que resguarda la filas, cada cual muy junto á su vecino, formando una
cabeza, la espinillera para las piernas y el escudo que masa compacta que se denomina falange. El rey, que
se mantiene delante del cuerpo; — para atacar, una espada manda el ejército, sacrifica una cabra á los dioses; si
las entrañas de la víctima son de buen augurio, entona
un cántico que todos los soldados repiten en coro. Entonces
todos se ponen en movimiento, y con paso
rápido, llevando el compás, gracias al sonido de la
flauta, se lanzan sobre el enemigo en masas compactas,
con la lanza en alto y el escudo delante del cuerpo, lo
desbaratan gracias á su coherencia y su empuje, y los días por
después se paran á fin de no romper su falange. En
efecto, mientras permanecen así, cada cual es protegido
por su vecino y forman en totalidad una muralla
impenetrable,
contra la cual no puede nada el enemigo.
Táctica rudimentaria, pero suficiente para vencer 4 una
tropa desordenada; los hombres aislados no son capaces
de resistir masa semejante. Los restantes griegos lo
comprendieron ysen cuanto les fué posible los imitaron.
En toda Grecia se armó á los soldados como hopliías y
sé adoptó la formación de la falange.
La gimnástica. — Para caer sobre el enemigo en filas
compactas y deshacerlo por el choque, se necesitaban
hombres ágiles y robustos : el soldado tenía que ser un
atleta. Así es que los espartanos organizaron ejercicios
corporales; los restantes griegos los imitaron, y la
gimnástica lo menos dur
se convirtió en un arte nacional, el más estimado a n t e dos
de todos, el que se premiaba en las grandes fiestas. años, y allí
Una ciudad griega era fácil de conocer en los más aprendían 4
distantes y lejanos países, ya fuera entre los bárbaros saltar, co -
de la Galia ó del Mar Negro, porque siempre poseía un rrer, lanzar
gimnasio. Éste consistía en un gran recinto rodeado de el disco y el
pórticos ó de alamedas, ordinariamente junto á una dardo y 4 luchar
fuente, con baños y salas de ejercicio. Los ciudadanos cuerpo
J ácuerpo;para
iban allí 4 pasearse y hablar: el gimnasio era un endurecer
sitio de reunión. sus músculos y dar firmeza á su piel, se bañaban en
Los jóv agua fría, se untaban
e n e s asistían el cuerpo con aceite y
á él lodos se frotaban con un
rascador, el eslrigilo. los persas, no vacilaron y se pusieron á las órdenes de
Los a t l e t a s . — Muchos los espartanos, « con razón », según decía un orador
de ellos continuaban ateniense.
toda la vida IX. - ATENAS.
esos ejercicios y cifraban JENOFO.NFE, Económicas. — GROTE, Historia de
su orgullo en ser Grecia. — CURTIUS,
atletas. Los hubo que Historia griega. — FÜSTBL DE COLLANGES, La ciudad
llegaron á tener fuerza antigua.
prodigiosa. Según EL PUEBLO ATENIENSE.
El Ática. — Los atenienses se jactaban de haber vivido
siempre en el mismo país; según decían, sus antepasados
nacieron en aquel suelo mismo, como las cigarras.
Los montañeses conquistadores pasaron cerca del
país sin invadirlo ; el Ática no era á propósito para tentar
su ambición- Compónese efectivamente de una masa
de rocas que penetra como un triángulo en el mar.
Esas peñas, célebres por sus mármoles y la miel de sus
colmenas (i) son peladas y estériles. Entre ellas y el mar
quedan tres pequeñas llanuras, de terreno liviano, mal
cuentan,Milón,deCrO- regado (los arroyos se secan en verano), incapaz de
Grupo g r i e g o : r e p r e s e n t a íalucha d e desalas. sustentar una numerosa población.
tona en Italia, cargaba sobre sus espaldas un toro y paraba Atenas. — En la mayor de esas llanuras, á una legua
un carro lanzado á la carrera agarrándose á él pordetrás. (1) El mármol del Pentélico y la miel del monte Himeto.
Estos atletas servían en los combates como soldados del mar, se alza una enorme peña aislada, á cuyo pie
y en ocasiones como generales. La gimnástica era estaba construida Atenas; la ciudad antigua, la Acrópolis
la escuela de la guerra. (ciudad alta) ocupaba la cima de la roca. — Los
Misión de los espartanos. — Este pueblo enseñó á habitantes del Ática empezaron por no formar un Estado
los griegos á ejercitar sus fuerzas y á combatir; nadie único; cada caserío tenía su rey y se gobernaba
puso nunca en duda que los espartanos eran los atletas independientemente. Al fin se reunieron bajo un solo
más vigorosos y los mejores soldados de Grecia. soberano (1), el de Atenas, y constituyeron una ciudad
Eran generalmente respetados. Guando los restantes única. Esto no quiere decir que se estableciesen todos en
pueblos helénicos tuvieron que combatir unidos contra la ciudad; al contrario, siguieron viviendo en sus aldeas
y cultivando sus campiñas ; pero todos adoraron blecidos multitud de extranjeros, casi todos marinos y
á una misma divinidad protectora, Atenea, diosa de
Atena?, y todos obedecieron al mismo rey.
Las r e v o l u c i o n e s d e A t e n a s . — Más a d e l a n
t e se s u -
primió el rey, y en lugar suyo se establecieron nueve
jefes (los arcontas) que cambiaban cada año. Conocemos
muy mal toda esta historia pues no queda escrito
ninguno de la época. Decíase que durante muchos siglos
vivieron las atenienses en la discordia; los propietarios
nobles (eupátridas) oprimían á los trabajadores de sus
dominios y los acreedores vendían como esclavos á sus
deudores. Queriendo al fin vivir en paz, este pueblo encargó
al sabio Solón de que le dictase leyes (59 i). El Pireo mercaderes
Solón llevó á cabo tres reformas: que vivían en el Pireo cerca del puerto.
I o . Disminuyó el valor de la moneda, con lo cual Clistenes les concedió el derecho de ciudadanía,
pudieron los deudores pagar más fácilmente sus deudas igualándolo;,
2o. Hizo á los campesinos propietarios de las tierras á los antiguos habitantes. Desde entonces hubo
que cultivaban ; desde entonces hubo en Ática más en la ciudad dos grupos, lás gentes del Ática y las del'Jj
pequeños Pireo. Tres siglos más tarde se les conocía aún en la
propietarios que en ningún otro país griego ; diferencia de las fisonomías: los primeros se parecían
3o. Dividió á los ciudadanos en cuatro categorías según á los demás griegos; los segundos tenían facciones.-;
sus rentas; cada cual debía pagar impuestos y servir asiáticas: El nuevo y mayor pueblo ateniense que de ahí
en el ejército con arreglo á sus medios. Los pobres estaban resultó, fué el más turbulento de Grecia.
exentos de contribución y de servicio. En el siglo V estaba definitivamente constituida la s o - y :
(1) Este rey legendario recibió el nombre de Teseo. ciedad de Atenas. El Ática contaba tres clases de habitantes
Después de Solón, gobernó á Aleñas un ciudadano : los esclavos, los extranjeros y los ciudadanos.
poderoso é inleligenle, Pisislralo ; pero en 510 empezaron Los esclavos. — Los esclavos formaban la mayoría;
de nuevo las discordias. ningún hombre era tan pobre que no poseyese por lo
Reforma de Clistenes. — Un jefe de partido llamado menos uno; ciertos personajes tenían hasta 500. La
Clistenes aprovechó esas turbulencias para efectuar mayor parte de ellos permanecían en la casa, ocupados
una profunda revolución. En el Ática se hallaban esta- • en "moler el trigo (1), en amasar el pan, en hilar y tejer
los vestidos, en guisar y servir á sus amos. Otros trabaaban, Aunque los extranjeros
en los talleres como herreros, tintoreros, en las residieran en el Ática por
canteras de piedra ó en las minas de plata. Su amo los espacio de varias generaciones
alimentaba, pero vendía en provecho propio cuanto ellos sus familia no llegaban
producían, sin darles más que el sustento. Todos los á ser atenienses.'Así es que
criados, los mineros y la mayor parte de los artesanos los metecas no podían tener
eran esclavos. Estos hombres vivían en la sociedad sin participación en el gobierno,
formar parle de ella, y no disponían ni siquiera de sus ni casarse con una ciudadana,
personas ; pertenecían enteramente á otro. Se les ni adquirir bienes raíces.
consideraba Pero eran libres y podían navegar
sólo como objetos de propiedad y á menudo se
les llamaba cuerpos. Para ellos no había más ley que
cumplir la voluntad del amo, y éste podía obligarlos á
lo que quería, pudiendo hacerlos trabajar, encerrarlos,
privarlos de alimento y castigarlos. Cuando un ateniense
tenía un pleito, su contrario podía exigir que se
diera tormento á sus esclavos para hacerles decir lo
que supieran. Algunos oradores atenienses ensalzan
esta costumbre, como un procedimiento ingenioso para
obtener un testimonio sincero. « La tortura, exclama
y hacer operaciones
Iseo, es el medio más seguro de p r u e b a ; así es que
Trajes atenienses. de banca ó de comercio, con
cuando queréis poner en claro un punto dudoso, no recurrís
la única condición de tomar un patrono que los representara
á los hombres libres, sino que procuráis descubrir
ante la justicia. En Atenas había más de
la verdad dando tormento á los esclavos. »
10.000 familias de metecas, banqueros ó traficantes en
Los extranjeros. — Se llamaba metecas (los que viven
su mayor parte.
con otro) á gentes de origen extranjero establecidos en
Los ciudadanos. — Para ser ciudadano de Atenas
el Álica. Para llegar á ser ciudadano de Atenas no bas-
precisa ser hijo de ciudadano y ciudadana. Al llegar á
(1) Los antiguos no conocían tos molinos de agua, y la
la edad de hombre, los veintiocho años próximamente,
molienda se
el joven ateniense se presenta en la asamblea del pueblo,
hacia á brazo.
recibe las armas que va á usar y presta juramento.
taba, como en los tiempos modernos, nacer en el territorio,
« Juro, dice, no deshonrar estas armas sagradas, no
sino que además se necesitaba ser hijo de ciudadano.
abandonar mi puesto, obedecer á los magistrados y las
leyes y venerar la religión de mi patria. » Al mismo edad. Una vez que todos han hablado, el presidente
tiempo pasa á ser ciudadano y soldado. En adelante, pone el punto á votación. La asamblea se pronuncia en
y mientras cumple sesenta años, está obligado al servicio favor de la afirmativa cuando la mayoría levanta las
militar; en cambio posee el derecho de figurar en manos; después se disuelve.
la asamblea y de desempeñar funciones públicas. A veces Los t r i b u n a l e s . — Como el pueblo era soberano,
consiente el pueblo de Atenas en hacer ciudadano á juzgaba por sí mismo. Todo ciudadano que había cumplido
un hombre que no es hijo de tal; pero esto ocurre pocas treinta años, podía formar parte de la asamblea
veces y constituye favor extraordinario. Es preciso que de justicia (heliada). Los heliaüas se reunían en grandes
la asamblea vote la admisión del extranjero y que, salas por grupos de 500; en ciertos procesos se reunían
nueve días después, en otra reunión análoga y en escrutinio dos ó tres grupos y entonces el tribunal se componía
secreto, voten en favor suyo 6.000 ciudadanos de una multitud de 1000 á 1500 jueces. Los atenienses
por lo menos. El pueblo de Atenas es una especie de no tenían, como nosotros, fiscales que se encargaban
sociedad cerrada, en que no entran más miembros nuevos de perseguir los crímenes; la acusación tenía que ser
que los aceptados de buena gana por los antiguos, y formulada por un ciudadano. Acusado y acusador, ó
este favor lo reservaban ásus propios hijos. bien el demandante y demandado si se trataba de un
E L GOBIERNO. pleito civil, comparecían ante el tribunal. Cada cual
La a s a m b l e a . — Los atenienses llaman á su gobierno pronunciaba un discurso que no debía durar más que el
democracia (gobierno por el pueblo); pero éste no es, tiempo marcado por un reloj de agua. Después de esto
como entre nosotros, la masa de los habitantes, sino la votaban los jueces depositando en la prna una piedra
corporación de los ciudadanos, verdadera aristocracia blanca ó negra. Si el acusador no reunía cierto número
de 15 á 20 mil hombres, que gobiernan como soberanos de votos, lo condenaban á é l.
toda la nación. Este cuerpo tiene poder absoluto y es el Los magistrados. — ül pueblo soberano necesitaba
dueño de Atenas . Se reúne á lo menos tres veces cada de un consejo para preparar los negocios y de magistrados
mes para deliberar y votar. La asamblea se celebra al para ejecutar sus acuerdos. El consejo se comp
aire libre en la plaza del Pnyx; los ciudadanos se sientan o n í a de 500 ciudadanos sorteados cada año. Los
en bancos de piedra dispuestos en anfiteatro, y los magistrados
magistrados que se colocan frente á aquéllos en un estrado, e r a n sumamente numerosos: 10 estrategas par
abren la sesión con una ceremonia religiosa y a mandar el ejército, 30 empleados de hacienda, 60 de
una oración, después de lo cual, un heraldo proclama en policía para vigilar la vía pública los mercados, los
alta voz el asunto que se va á discutir y pregunta quién pesos y medidas (4), etc.
desea usar de la palabra. Todos los ciudadanos pueden C a r a c t e r e s de e s t e g o b i e r n o . — El p o d e r
pedirla; los oradores suben á la tribuna por orden de no p e r t e -
necía en Atenas á los ricos y á los nobles, según ocurría una de sus comedias bajo la forma de un anciano imbécil.
en Esparta. En la asamblea se tomaban los acuerdos por « Eres ridiculamente crédulo, deja que los aduladores
mayoría de votos y todos éstos eran iguales. Los j u r a - y los intrigantes le gobiernen llevándote cogido
dos, los miembros del consejo entero y los magistrados, por la nariz, y te sientes transportado de alegría
menos los generales, eran designados por la suerte. Los cuando te arengan. — Y el coro exclama, dirigiéndose
ciudadanos eran iguales, no sólo en teoría sino también á un aventurero : «Eres grosero, perverso, posees voz
en la práctica. Sócrates decía á un ateniense de quien robusta, elocuencia impudente y gesto atrevido .; créeme,
(1) Sin contar los nueve arcontas que no se habían atrevido reúnes las cualidades necesarias para gobernar á
á su Atenas.»
primir. L A V I D A P R I V A D A.
tenía elevada idea, y que no se atrevía á hablar anteel Los atenienses habían creado tantos empleos, que
pueblo (1). ¿Cuáles temes, los bataneros, los zapateros, (1) Jenofonte, Memorables, III, 7,6.
los mamposteros, los labradores ó los comerciantes? parte de los ciudadanos estaban consagrados á
pues esa gente es la que compone la asamblea. » desempeñarlos.
Entre tantos hombres, muchos necesitaban de su trabajo El ciudadano de Atenas era absorbido por los
para vivir v no podían servir al Estado gratuitamente. negocios públicos, como el funcionario ó el soldado de
Así fué que se decretó una dieta : todo , ciudadano nuestra época. Su vida se reducía á guerrear y gobernar.
que asistía á la asamblea ó al tribunal, recibía Sus días los pasaba en la asamblea, en el tribunal,
por cada día de sesión 3 óbolos (9 centavos ó 0,45 de
franco), lo absolutamente necesario para vivir durante
ese tiempo. A partir de entonces, los pobres dominaron.
Los demagogos. — Como todos los asuntos importantes,
ya en la asamblea ya en los tribunales, se
decidían con debates y discursos, los hombres más
influyentes
fueron los que hablaban mejor. El pueblo se
acostumbró á oir á los oradores, á seguir sus consejos,
á encomendarles las embajadas y hasta á nombrarlos
generales. Esos hombres eran llamados demagogos
(directores
del pueblo). El partido de los ricos se burlaba
de ellos. Aristóteles representa al pueblo (demos) en
en el ejército, en el gimnasio ó el mercado, y si bien miseria : una hija se repudia y se expone, aun en el
caso de ser rico. » Si el padre aceptaba el hijo, éste
entraba en la familia. Primero lo dejaban en las habitaciones
de las mujeres, junto á su madre. Las hijas
seguían allí hasta la época de su casamiento ; los varones
salían á la edad de siete años.
Entonces era confiado el nuevo ateniense á un preceptor
{pedagogo) encargado de enseñarle á conducirse
bien y á obedecer; ese maestro era casi siempre un
esclavo, pero el padre le concedía el derecho de castigar
á su discípulo. Esta costumbre era general en la antigüedad

tenía casi siempre mujer é hijos, porque la religión se


lo mandaba, no por esto vivía en su familia.
Los hijos. — Cuando nacía un niño, el padre tenía . Más _
el derecho de rechazarlo. En este caso se le depositaba tardeibaelniño
fuera de la casa, y allí moría abandonado, á menos de á la escuela ,
que un transeúnte no lo recogiera para convertirlo en dondeaprendía
esclavo. Atenas seguía en esto la costumbre de todos á leer, escribir,
los pueblos griegos. Lo que principalmente repudiaban contar, recitar
eran las hembras. « Un hijo, dice un autor cómico, es versos y á cantar
(1) Esta pintura ha sido descubierta en la ciudad greco- en coro al
romana de son de la flauta;
Pompeya. por último venía la gimnástica. A esto se reducía toda la
tenía casi siempre mujer é hijos, porque la religión se instrucción, que formaba hombres sanos de cuerpos y
lo mandaba, no por esto vivía en su familia. tranquilos de espíritu, loque los griegos llamaban buenos
siempre educado, aun cuando se viva en la mayor y bellos. Por loque tocaá la hembra, que seguía al lado
de su madre, no aprendía nada, pues consideraban que en él con sus criadas esclavas, vigilándolas haciéndolas
tenía bastante con saber obedecer. Jenofonte nos presenta limpiar y arreglar la casa, dándoles lana que hilar y
á un ateniense rico y bien educado, que hablando de ella se ocupaba á su vez en tejer los vestidos. Salía poco,
su mujer con Sócrates decía (1): « Tenía quince años excepto en las solemnidades religiosas. No se presentaba
apenas cuando me casé con ella; hasta entonces la tuvieron nunca en la sociedad de los hombres. « Nadie se atrevería
sometida á estrecha vigilancia, pues no querían que seguramente, dice el orador Iseo, á comer en casa
viera ú oyese casi nada.¿ No era acaso bastante con de una mujer casada; éstas no salen para ir á comer
Comida griega. con hombres, ni se permiten presentarse en la mesa
(I) Jenofonte, Memorables. con extraños. » Una ateniense que hubiera llevado vida
¿iff análoga á la nuestra de sociedad, no habría sido consi-
encontrar en ella una mujer que supiera hilar la lana 133
para hacer vestidos y que supiera distribuir á los servidores derada como honrada. — La mujer, que vivía de este
sus quehaceres ? » Al proponerle su marido que modo encerrada y en la ignorancia, no era de trato
fuera su auxiliar, le contestó sorprendida : « ¿ E n qué agradable. El hombre la había tomado, no como compañera
podría yo ayudarte? ¿de qué soy capaz ? Mi madre me de su vida,
ha dicho siempre que toda mi misión consiste en ser sino para cuidar de
buena. » Ser buena, esto es, obedecer, hé ahí la virtud su casa, darle hijos
que se exige á la mujer griega. y porque las costumbres
El matrimonio. — La casaban á los quince años. Los y la religión
padres habían elegido el marido, que era, ya un joven exigían que el griego
de una familia vecina, va un hombre formado amigo tomara estado. Platón
del padre, y siempre un ciudadano de Atenas. La joven dice que si los
no lo conocía casi nunca y jamás la consultaban. Herodolo hombres se casan no '
escribe hablando de un griego : « Ese Callias merece
que se hable de él por la conducta que tuvo con
sus hijas, pues cuando llegaron á la edad de casarse,
les dió rica dote y les permitió designar ellas mismas
sus esposos en el pueblo, uniéndolas á sus elegidos. »
Las mujeres. — En el fondo de la casa ateniense
había un local apartado, que se destinaba á las mujeres,
el gineceo. Allí no entraban más que el marido y la familia.
La dueña de la casa permanecía constantemente
(1) 12 jónicas, 12 eólicas y 4 dóricas.
SEIGNOBQS. — T. I. 8
someterlas; y ellas pidieron auxilio á los espartanos
que pasaban por los más valientes de todos los griegos,
y avisaron á Ciro, que contestó (1) : « Nunca he temido á
esa especie de gente que üenen en medio de sus ciudades
una plaza en que se reúnen para engañarse con
mutuos juramentos » (Hablaba del mercado). Los griegos
de Asia fueron vencidos y se convirtieron en vasallos del
Mujer griega en su gran rey. Los atenienses enviaron veinte navios para
tocador. sostener la rebelión délos jonios, y sus soldados entraron
es por gusto, sino en Lidia, tomaron por sorpresa á Sardes y la incendiaron.
« porque la ley lo manda ». El poeta cómico Menandro Dario se vengó desfruyendo las ciudades de los
llegó á decir : « En realidad, el matrimonio es un mal, griegos de Asia, pero no olvidó tampoco á l o s de Europa.
pero un mal necesario. » Todos estos motivos hicieron Según cuentan, tenía mandado que en todas las comidas
que la mujer griega ocupase puesto insignificante en la se le presentase un oficial á repetirle : « Señor, acordaos
sociedad. de los atenienses. » Al fin envió emisarios que reclamasen
X- - LAS GUERRAS MÉDICAS. de las ciudades griegas la tierra y el agua. Este símbolo
HERODOTO, Historia. — TUCÍDIDES, Guerra del significaba entre los persas que un pueblo sometía su
Peloponeso. — JENOFONTE, país al Gran Rey. La mayor parte de los griegos se intim
Helénicas. — GROTE, Historia de Grecia. — CURTIOS, i d a r o n y cedieron. Los espartanos echaron en un pozo
Historia á los embajadores, para que cogiesen allí tierra y agua
griega. que llevar al persa. De este modo empezaron las guerra?
LASGUERRASMÉDICAS. médicas.
Causa d e l a s g u e r r a s m é d i c a s . — M i e n t r a s C o n t r a s t e d e l o s d o s a d v e r s a r i o s . — L a diferencia
l o s g r i e g os entre dos mundos que entraban en lucha está perfectamente
acababan de organizar sus ciudades, el rey de los persas caracterizado por Herodoto (2), bajo forma de
reunía en un solo imperio todos los países de Oriente. una conversación entre el gran rey Jerjes y un espartan"
Así llegaron á verse frente á frente la monarquía meda desterrado, Demarates. — « Me atrevo á asegurarte, dijo
y las ciudades helénicas. El primer choque se efectuó en Demarates, que los espartanos te atacarán, aun cuando
Asia Menor; allí había varias colonias griegas, muy todos los demás griegos se pusieran de parte tuya, aunque
pobladas y opulentas (1). Ciro, rey de Persia, quiso su ejército no pasara de 1.000 hombres. — ¡Cómo!
exclamó riéndose Jerjes, 1.000 hombres se atreverían con estaba en el primer cuarto creciente; así fué que los
(1) Herodoto, I, 153. atenienses tuvieron que pelear sin esperarlos. Diez mil
(2) Herodoto, VII, 103, 104. ciudadanos armados como hoplitas fueron á acampar
mi ejército tan numeroso. Me temo que en tus palabras frente á los persas. Tenían 10 generales, que mandaban
haya demasiada jactancia. Admitiendo que sean 5.000, por turno, cada uno un día. Al tocar el mando á Milciades,
nosotros somos más de mil por uno. Si tuvieran un dispuso sus fuerzas en orden de batalla. Los atenienses
dueño, como los persas, el miedo al castigo les inspiraría s e lanzaron sobre el enemigo en masas compactas; los
valor, y marcharían á latigazos contra un ejército más persas, que los vieron llegar de este modo, sin caballería
numeroso. Pero siendo libres y no dependiendo de y sin arqueros, los creyeron loeos. Esta e r a la primera
nadie, es imposible que tengan más valor que el que les vez que los griegos se atrevían atacar á los persas en
ha dado la naturaleza. — Los espartanos, contestó batalla campal. Los atenienses empezaron por desbar
Demarates, no son inferiores á nadie en un combate a t a r las dos alas de los medas y volviéndose luego
cuerpo á cuerpo y reunidos formando tropa, son los contra el centro, lo hicieron huir desordenadamente
más valerosos de los hombres. En efecto, su libertad no hasta la playa, en busca de sus barcos. La victoria de
es absoluta. Tienen un dueño, que es la ley, más temida Maratón libertó á los atenienses y los hizo célebres en
en Esparta que tú en Persia. Todos la cumplen, y ella toda Grecia (490).
les manda permanecer firmes en su puesto y vencer ó Segunda guerra médica. — La segunda guerra
morir. » — Ahí están bien pintados los dos partidos que médica empezó diez años después con una invasión.
iban á combatir : por una parte, multitud de vasallos Jerjes, hijo de Darío, reunió todos los pueblos de su!
unidos por la fuerza bajo un déspota caprichoso, y por imperio y, según parece, el ejército ascendía á
la otra varias pequeñas repúblicas guerreras, cuyos 1.700.000 hombres. Iban en él medas y persas vestidos
ciudadanos con la túnica de mangas, armados de corazas de hierro,
se gobiernan á sí mismos con sujeción á leyes escudos, arcos y flechas; — asirios con coraza de lino,'
respetadas. y mazas llenas de puntas de hierro; — indios vestidos
Primera guerra m é d i c a . — Hubo dos g u e r r a s de algodón, con arcos y flechas de bambú; — salvajes de
médicas. Etiopia cubiertos con pieles de leopardo; — nómadas
La primera se redujo á una expedición contra Atenas. cuyo armamento consistía en una cuerda con su lazo
Seiscientos buques mandados por Darío desembarcaron corredizo; — frigios con picas cortas y p e q u e ñ o s escudos;
un ejército persa en la pequeña llanura de Maratón, á — lidios equipados á la griega; - tracios con dardo?
siete horas de Atenas. arrojadizos y puñales. La enumeración llena veinte
La religión prohibía á Jos espartanos ponerse en capítulos
marcha antes del plenilunio, y por entonces sólo se en Ilerodoto. Estos guerreros llevaban consigo
multitud igual de no combatientes, criados, esclavos, Cuatro batallas reñidas en un año decidieron la victoria.
mujeres, y enorme masa de muías, de caballos, camellos En las Termópilas, LfeonidaS, rey de Esparta, que
y carros llenos de bagajes. procuraba impedir la entrada en un desfiladero, fué
Esta turba atravesó el Helesponto por un puente de copado y destruido por los persas; en Salamina, la
barcas en la primavera de 481 : durante siete días y siete escuadra persa aglomerada en uñ estrecho, donde sus
noches desfiló á latigazos y después de cruzar la Tracia, barcos nó podían maniobrar, fué derrotada por la
marchó sobre Grecia, arrastrando consigo por l a fuerza escuadra griega (480). En Platea, el ejército persa que
á los pueblos que encontraba á su paso. — La flota había quedado en Grecia fué destruido por los hoplitas
persa, compuesta de 1.200 buques dé guerra, seguía la helénicos : de 300.000 hombres escaparon apenas 40.000.
costa de Tracia, atravesando el canal del monte Atos, El mismo día desembarcaba junto á Micala, en la costa
que Jerjes hizo abrir expresamente con tal fin. de A-ia, un ejército griego y desbarataba á los persas
Los griegos se llenaron de espanto y la mayor parte 479) : los griegos habían vencido al Gran Rey.
se sometieron al gran rey, uniendo sus tropas á las S.
persas. Los atenienses mandaron á consultar el oráculo R a z ó n d e l a v i c t o r i a de l o s g r i e g o s . — L a g u e r ra
de Délfos, que empezó por contestar : « Atenas s e r á médica no fué una lucha nacional entre griegos y bárbaros.
destruida Todos los helenos de Asia y la mitad de los de Europa
enteramente. » Como le suplicaran que diese una combatían en el ejército persa. Otros mucbos no
contestación más favorable, dijo : « Zeus concede á tomaron partido. En realidad, la contienda se efectuó
Palas (protectorado Atenas, un muro de madera, único entre el Gran Rey y sus súoditos por una parte, y Atenas
que no podrá ser tomado, y que será vuestra salvación y Esparta con sus aliados por otra. — En aquel tiempo
y la de vuestros hijos. » Los adivinos, á quienes se pidió pareció prodigioso que dos pueblos tan pequeños vencieran
que interpretaran este oráculo, excitaron á los atenienses á tan inmensa multitud; los griegos explicaban la
á abandonar el Ática y á ir á establecerse en otra parte; victoria diciendo que los dioses habían combatido en
pero Temístocles explicó que « el muro de madera » favor suyo. El asombro disminuye cuando se examina
significaba los bajeles; en consecuencia, había que con atención á los dos adversarios. El ejército persa era
embarcarse innumerable y Jerjes creía sencillamehte que el número
y luchar con los persas en el mar. da la victoria.
Resueltas Atenas y Esparta á la resistencia, trataron Mas, aquella turba se estorbaba á sí propia, pues no
de formar una liga de los griegos contra los persas; sabía cómo procurarse víveres, marchaba lentamente y
sólo algunas ciudades tuvieron osadía bastante para no podía moverse á la hora del combate. Lo mismo
entrar en ella; pactóse al fin y se confió el mando (la ocurría con los barcos, que estando muy juntos, hacían
hegemonía) á Esparta. penetrar sus espolones en el navio inmediato y le rompían
sus remos. Por otra parte, en tan inmensa multitud de su flota, reunió en 476 á los representantes de las
había, según la frase de Herodo, « muchos hombres y ciudades
pocos soldados. » Únicamente los persas y los medas.J confederadas, quienes resolvieron continuar la
que eran gente escogida, combatían con vigor; los demás guerra contra el gran rey, comprometiéndose á suministrar
no andaban sino á latigazos, pues habían ido por fuerza hombres, barcos y un tributo anual de 460 talentos
á una guerra que no excitaba su interés mal armados, (1.700.000 francos). El tesoro estaba depositado en Délos,
sin disciplina, y dispuestos á desertar así que pudieran. en el templo de Apolo, dios de los jonios. Atenas tenía
Los únicos que en Platea y en Micala combatieron fueron la misión de mandar las fuerzas de la liga y de recaudar
los persas y los medas; los otros huyeron. — Finalmente, el tributo. Queriendo Arístides que el pacto fuera
aun los soldados persas estaban mal equipados; sus irrevocable,
largas vestiduras les estorbaban, lo único que protegía, mandó arrojar al mar una masa de hierro hecho
sus cabezas eran unos gorros de fieltro y el cuerpo un ascua, y todos j u r a r o n respetar el convenio hasta que
escudo de junco. Gomo armas llevaban un arco, un ese metal volviera á la superficie. — Sin embargo, llegó
puñal y una pica demasiado corta. No podían combatir un momento en que cesó la guerra. Los griegos, siempre
sino desde lejos y hombre á hombre. — En cambio, los vencedores, pactaron con el Gran Rey la paz, ó á lo
espartanos y sus aliados se sentían protegidos por largo menos una tregua (2). El persa renunció á sus pretensiones
escudo, el casco y las espinilleras; marchaban en masas de dominación sobre los griegos de Asia (por los
compactas é irresistibles y deshacían al enemigo con (1) Herodoto, VII, 139.
sus largas lanzas. La batalla no tardaba en reducirse á (2) Se le llama tratado de Cimón; pero es muy dudoso que este
general celebrara un convenio de esa clase.
una matanza.
C o n s e c u e n c i a s de l a s g u e r r a s m é d i c a s . — E s p a r años de 449). — ¿Qué iba á ser del pacto de Arístides?
ta ¿Debían seguir pagando su tributo las ciudades
había mandado las tropas griegas; pero, como dice confederadas
Herodoto (1), Atenas fué la que libertó á Grecia, dando ahora que no tenían á quién combatir? Algunas se
la señal de resistencia y formando la escuadra vencedora negaron á ello, aun antes de terminar la lucha. Atenas
en Salamina. Atenas fué también la que aprovechó la sostuvo que el compromiso era perpetuo é irrevocable
victoria. Todas las ciudades jónicas de las islas y de la y obligó á todo el mundo á pagar. Una vez acabada la
costa de Asia se sublevaron, y se aliaron contra los lucha, el tesoro de Délos ñ o tenía objeto. Así fué que los
persas. Los espartanos que, como montañeses no podían atenienses lo transportaron á su ciudad y lo emplearon
dirigir una guerra marítima, se retiraron. Entonces la en construir monumentos. Según ellos, como los aliados
hegemonía pasó á manos de Atenas. Arístides, general pagaban por verse libres de los persas, no tenían nada
que reclamar mientras Atenas los protegiese eficazmente.
Esto modificó la posición de los confederados; en vez de
aliados, se convirtieron en tributarios, no tardando en y mal empedradas(1). Los atenienses reservaban el lujo
pasar á la categoría de súbditos. Atenas aumentó el tributo, para los monumentos públicos. Desde que impusieron
obligó á sus ciudadanos á comparecer ante los tribunales á sus aliados contribuciones de guerra, tenían á su
atenienses, y hasta les quitó parte de las tierras disposición
que poseían para dárselas á colonos del Ática. De este grandes sumas que gastar; las emplearon en
modo quedaron sometidas al gobierno de Atenas más de construir monumentos. En la plaza del mercado edificaron
300 ciudades, diseminadas por las islas y las costas del un pórtico adornado con pinturas (el Pacilo^ y en
Archipiélago, que pagaban á su señora un tributo de la ciudad un teatro, un templo consagrado á Teseo, y
600 talentos. el Odeón, para los certámenes musicales. Pero los
XI- — LAS ARTES EN GRECIATAIKE, monumentos
Filosofía del arte en Grecia. — COLUGNOM, La arqueología más suntuosos, que se alzaron en la roca de
griega. — CKOISKT, Historia Ve'ta literatura griega. ~ V AN DES
la Acrópolis, como sobre gigantesco pedestal, fueron
BEBG, Pequeña historia de los griegos {apéndice). - Cuimus,:
Historia dos templos (el Partenón, que era el principal, estaba
griega. — GBOTS, Historia de Grecia. — ROUTMY, Filosofía consagrado á Atenea, diosa protectorado la ciudad), una
de la arquitectura en Grecia. estatua colosal de bronce que representaba también á
A T E N A S E N T I E M P O D E P E R I C L E S. esta deidad, y una escalera monumental que conducía á
Pericles. — Á mediados del siglo V, era Atenas la los propíleos. Desde entonces fué Atenas la más hermosa
ciudad más poderosa de Greeia. Al frente del gobierno de las ciudades griegas (2).
estaba entonces un hombre de prosapia ilustre, que no ll) El barrio del puerto (el Píreo), que fué edificado más adelante
prodigaba sus discursos ni su persona, y que no procuraba bajo la dirección de un ingeniero, tenia por el contrario calles anchas
halagar la vanidad del pueblo. Los atenienses lo y regulares.
respetaban y obedecían sus consejos; sabiendo que conocía ("') Los modernos han dado á esa época el nombre de siglo de
Feríeles,
los detalles todos de la administración y los
porque éste gobernaba entonces y fué amigo de varios
recursos del Estado, lo dejaban mandar á su antojo.
grandes
Esta situación duró cuarenta años y, según decía Tucídides,
artistas; pero los antiguos no usaron nunca dicha expresión
contemporáneo de Pericles, «la democracia subsistía
nominalmente, pero en realidad tenía Atenas un gobierno Importancia de Atenas. — Esta ciudad se convirtió
personal, el de su primer ciudadano. » al mismo tiempo en centro de los artistas. Allí se reunían
con sus obras maestras los poetas, los oradores,
Atenas y sus monumentos. — Las casas particulares
arquitectos, pintores y escultores, unos naturales de
eran en Atenas, como en la mayor parle de las
Atenas y otros procedentes de las distintas partes del
ciudades griegas pequeñas, bajas de techo, estaban muy
mundo griego. Indudablemente, hubo muchos artistas
apiñadas y no formaban sino calles estrechas, tortuosas
griegos que no vivieron en Atenas, tanto antes como
después del siglo V; pero jamás se vieron reunidos los elevándolos á menudo hastalos empleos superiores:
genios en número igual y al mismo tiempo en una sola Cleón se hace nombrar general; Demóstenes dirigió la
ciudad. La mayor parte de los griegos eran muy inteli- guerra contra Filipo. También poseen gran influjo, y se
sirven de su palabra para acusar á sus enemigos políticos.
A menudo llegan por ese camino á la riqueza, pues
los partidos pagan sus arengas; Esquines recibe dinero
del rey de Macedonia, y Demóstenes del de Persia.
Los hubo, que en vez de hablar por su cuenta, lo hacían
en nombre de otros. Cuando un ciudadano ateniensetenía
un pleito, no podía valerse como, nosotros de UH
abogado, pues la ley le exigía que hablara en persona.
Acrópolis de
Así es que iba á dar con un orador y le compraba un dis
Aleñas. (Reconstitución ideal). curso que se aprendía de memoria para recitarlo ante el
gentes en materia de arte; pero los atenienses superason tribunal.
á los demás en la delicadeza del gusto, la educación Finalmente, otros recorrían las ciudades de Grecia
del espíritu y la afición á la belleza. Ahora bien, si el hablando sobre temas diversos, pronunciando lo que
pueblo helénico ocupa puesto eminente en la historia de actualmente
la civilización, no es por el papel que desempeñaron en llamamos conferencias (2).
el mundo sus pequeños Estados y sus diminutos ejércitos; Los oradores más antiguos hablaban con mucha sencillez,
sino por haber sido un pueblo de artistas. De aquí limitándose á exponer los hechos sin movimiento
que el siglo V sea el período más brillante de la historia (1) Tenemos que concretarnos ;i indicar las condiciones en <;. >
fueron producidas las obras literarias. Por lo que respecta a I -
de Grecia y de ahí también que Atenas haya eclipsado
detalles sobre los escritores, véase la llist. de la ht. griega o-
con su celebridad á todas las restantes ciudades helénicas. Croiset. ....
L A S L E T R A S (1).
2) Entre los oradores hubo diez que se distinguieron mas
Los oradores. — Atenas es ante todo la ciudad de la que i s
elocuencia. Los discursos que se pronuncian en la otros; se les llama los diez oradores alieos.
asamblea del pueblo deciden la paz, la guerra, los oratorios; cuando subían á la tribuna permanecían
impuestos inmóviles
y todos los grandes asuntos políticos; las oraciones sin gritar ni gesticular. Pericles pronunciaba
pronunciadas ante los tribunales, hacen condenar sus discursos con aire sumamente tranquilo, sin siquiera
ó absolver á los ciudadanos y á los súbditos. Los desarreglar los plieguesde su manto. El pueblo decía al
oradores disponen del poder, y el pueblo sigue sus consejos, verle en la Tribuna con una corona de hojas en la
frente, según era costumbre, « que podía tomársele por ciudades griegas, para demostrar que no se fundaban
un dios del Olimpo. » P e r o más adelante, los oradores en la razón. De ahí deducían que el hombre no sabe nada
quisieron conmover al público, adoptaron estilo animado exacto (lo que entonces era hasta cierto punto verdad),
y hablaron paseándose en la tribuna, declamando que no puede saber nada y hasta que nada es verdadero
y haciendo gestos. El pueblo se acostumbró pronto á ni falso : « Nada existe, decía uno de ellos, y aun cuando
este género de elocuencia. La primera vez que Demóstenes algo existiese, sería imposible conocerlo. » Estos profesores
hizo uso de la palabra, el auditorio .prorrumpió en de escepticismo se llamaban sofistas. Algunos eran
grandes risas, porque el orador no sabía pronunciar y al mismo tiempo oradores.
carecía de elegancia. Desde entonces se ejercitó en S ó c r a t e s y los f i l ó s o f o s . — Sócrates, anciano
declamar ateniense,
y gesticular llegando á ser el favorito del pueblo. se propuso combatirlos. Era éste un hombre
Al preguntarle uno en cierta ocasión, cuál era la principal pobre, feo, sin elocuencia, que no tenía como los sofistas
condición del orador, Demóstenes contestó : « La una escuela, y que se contentaba con ir por l a ciudad,
acción. — ¿Y la segunda? — La acción. — ¿Y la tercera? hablando con los que encontraba, y conduciéndolos á
— La acción también. >» La acción, esto es, elmodo fuerza de preguntas á pensar lo mismo que él. Procuraba
de decir, interesaba á los griegos más que el fondo del hacer prosélitos sobre todo entre los jóvenes, á
discurso. quienes instruía y aconsejaba. Sócrates no pretendía el
Los sabios. — Hacía ya siglos que entre los griegos, título
y principalmente los de Asia, habían existido hombres de sabio : « Toda mi ciencia consiste en saber que
que observaban y reflexionaban sobre las cosas. Se les no sé nada.» Así fué que adoptó el calificativo de filósofo
designaba con una palabra que quería decir al mismo (amante de la sabiduría) en vez del de sabio que habían
tiempo prudente é instruido; estudiaban la física, la adoptado los otros. No meditaba sobre la naturaleza del
astronomía, mundo ni sobre las ciencias; sólo se interesaba por el
la historia natural, pues la ciencia y la filosofía hombre. Su divisa era :« Conócele á ti mismo. » Sócrates
se confundían entonces. A esa categoría pertenecieron fué principalmente un predicador de virtud.
en el siglo VII los famosos Siete Sabios de Grecia. Como siempre estaba hablando de moral y de religión,
Los sofistas. - En la época de Pericles llegaron á los atenienses lo tomaron por un sofista (i) En 3991o
Atenas unos hombres que tenían por oficio enseñar la llevaron ante el tribunal, acusándolo « de 110 adorar á
sabiduría. Sus discípulos e r an numerosos y sus lecciones los dioses de l a ciudad, de introducir otros nuevos y de
costaban caras. Su tema principal consistía en corromper á la juventud. » No procuró defenderse y
ataques á (I) Aristófanes representa á Sócrates, en su comedia de las
la religión, las costumbres y las instituciones de las Nubes
encargado de la educación de un joven, a quien ensena a en honra de Dionisos, dios d é l a s vendimias. — Una
mentir, de esas danzas era grave y seria, pues representaba los
blasfemar y robar. actos del dios. El j e f e del coro hacía el papel de Dioni-
SEIGNOBOS. — T. I. (1) Las Memorables y la Apología.
lo condenaron á muerte ; tenía á la sazón 70 años. (2) Porque Platón enseñó en los jardines de un tal Academo.
Jenofonte, uno de sus discípulos, escribió sus (3) Esto es, los paseantes, porque Aristóteles enseñaba paseando
conversaciones sos y los demás el de los sátiros sus compañeros. Poco á
y su defensa (1). Otro, Platón, compuso diálogos poco fué adoptándose la costumbre de representar también
en que Sócrates es siempre el principal personaje. la vida de los demás dioses y de los héroes antiguos.
Desde entonces se le h a considerado como « padre de la Después de esto un individuo (á quien los griegos llamaban
filosofía». Platón fué también jefe de escuela (429-348). Tespis) tuvo la idea de levantar un estrado en que
Aristóteles, discípulo de Platón (384-322), resumió en un actor iba á representar mientras el coro se paraba.
sus libros toda la ciencia de su época. Los filósofos Una vez perfeccionado de este modo el espectáculo, lo
siguientes transportaron á la ciudad, cerca del álamo negro del
se dividieron en dos campos, siguiendo á esos mercado. Así nació la Tragedia.
maestros; los discípulos de Platón se llamaban académicos El otro baile era cómico; los individuos que componían
(2) y los de Aristóteles peripatéticos (3). el coro llevaban unas caretas, antifaces ó máscaras
El coro. — Era antigua costumbre griega bailar en y cantaban las alabanzas de Dionisos mezclándolas con
las ceremonias religiosas. Alrededor del altar consagrado bromas y burlas de que eran objeto los espectadores, ó
al dios, pasaba varias veces una banda de jóvenes con reflexiones divertidas alusivas á l o s acontecimientos
tomando posiciones nobles y expresivas, pues los antiguos del día. Poco á poco se fué haciendo con este coro cómico
danzaban con todo el cuerpo. Su baile, muy distinto lo que se había hecho con el grave y serio : introdujéronse
del nuestro, era una especie de procesión muy animada, en él actores, un diálogo, una intriga completa,
una especie de pantomima. Esa danza religiosa • y transportaron el espectáculo á Atenas. Así nació la
iba casi siempre acompañada por cánticos en loor del Comedia. lié ahí por qué de entonces acá la tragedia ha
dios. La banda que bailaba y cantaba al mismo tiempo puesto siempre en escena héroes, mientras que la comedia
era el coro. Todas las ciudades poseían algunos para las ha representado la vida diaria.
fiestas, y en ellos figuraban, después de largo estudio y Ambos géneros literarios conservaron algo de su origen,
preparación los hijos de las familias más ilustres; sea pues aun después que se redujeron á simples obras
quería que los ejecutantes fueran dignos del dios. teatrales, siguieron siendo representadas ante el altar
Tragedia y comedia. — Los jóvenes celebraban, todos del dios. Y aun después que los actores, que ocupaban el
los años en los alrededores de Atenas bailes religiosos estrado, habían llegado á ser los personajes importantes
del espectáculo, el coro siguió bailando, cantando y
dando vueltas en torno del altar. En las comedias se luz de las antorchas. . I
presentaba, como los enmascarados en los espectáculos Cada trilogía era obra de un solo autor. Los días siguientes
antiguos, á hacer reflexiones satíricas sobre la política y se representaban otras, y de este modo el espectáculo
las costumbres : en esto consistía la parabasis. venía á ser un certamen entre los poetas; el
El t e a t r o . — Para que todos los atenienses pudieran público juzgaba y distribuía el lauro. — Los contendientes
asistir á esos espectáculos, se edificó en una de las más famosos en esas justas literarias fueron Esquilo,
pendientes Sófocles y Eurípides. También había certámenes de
de la Acrópolis, el teatro del dios Dionisos, que comedia,
podía contener 30.000 espectadores. Según la costumbre pero no se han conservado más que obras de un
griega, era descubierto y sé componía de gradas dispuestas solo poeta cómico, Aristófanes.
en semicírculo frente á la orquesta, donde se LASARTES.
movía el coro, y del escenario, en que se representaba Los t e m p l o s g r i e g o s . — Los edificios más
la farsa. No había funciones sino en el momento de las hermosos
de Grecia fueron erigidos en honra de los dioses y
cuando hablamos de arquitectura helénica, se sobrentiende
que nos referimos á sus templos. — Éstos no fueron
como las iglesias cristianas más tarde, lugares
destinados á recibir los fieles que van á orar. Eran los
palacios (1) en que moraban los dioses representados por
sus ídolos, palacios que los hombres procuraban llenar
de esplendor. La multitud de los fieles no entra en el
templo (2), sino que se queda fuera, junto á un altar
expuesto al aire libre.
En el centro del templo está la habitación ó « cámara »
del dios, santuario misterioso sin ventanas, iluminado
apenas por el techo; en el fondo se alza un ídolo, de
TEATRO GRIEGO.
palo, mármol ó marfil, revestido de oro y cargado de
Gradas. Orquesta. hscenano. adornos y alhajas. Ese ídolo es frecuentemente una estatua
fiestas del dios; pero entonces duraba el espectáculo varios colosal; en el templo de Olimpia está Zeus sentado,
días seguidos. Empezaba por la mañana al salir el : y sin embargo su cabeza llega á lo alto. « Si el dios se
Sol, y se representaban una detrás de otra tres tragedias levantara, decían, rompería el techo ». Este santuario,
(una trilogía), y un drama satírico que terminaba ála en que se conservan las reliquias del ídolo, está enteramente
oculto á las miradas del pueblo; para entrar
(1) Nuestra palabra iglesia significa asamblea; el templo griego
tiene un nombre que quiere decir morada.
(2) La Magdalena de París es, pues, un contrasentido, pues tiene
la forma exterior de un templo griego y el arreglo interior de una
iglesia cristiana.
allí precisa atravesar una especie de pórtico formado por
hileras de columnas.
Detrás de la « cámara principal » hay otra, llamada
« camarín», donde se guardan los objetos preciosos
pertenecientes
al dios, sus riquezas (1) y con frecuencia los
caudales de la ciudad. De modo que el templo venía a ser al interior del
mismo tiempo un guardamuebles, un tesoro y un museo. templo de Zeus en Olimpia (reconstitución ideal).
El monumento estaba rodeado por sus cuatro costados inventó ó que las usaba con más frecuencia. Citándolas
por hileras de columnas que formaban en torno del muro por orden de antigüedad, son los órdenes dórico, jónico
del santuario una especie de segunda envoltura protectora y corintio. El templo recibe el mismo nombre de las
del dios y sus riquezas. Hay tres órdenes columnas
ó clases de ellas, que se diferencian en la base que lo sostienen.
y el capitel; se les dan los nombres del pueblo que las Encima de las columnas y alrededor del monumento
(!) En el Partenón habla (según la cuenta de los tesoreros de U se extiende el friso, compuesto de placas de mármol
diosa)vasos de oro y plata, una corona de oro, escudos, cascos, espa esculpidas en
» » • mesademarfi1,diezy° ch° camasy forma de cuadro
varios carcax de marfil.
(los
pos), que alternan
con otros
trozos de la
misma sustancia
lisos (los triglifos).
Un frontón
trian guiar adornado
con estatuas
coronaba
el templo. C a r a c t e r e s de l a a r q u i t e c t u r a g r i e g a . — Un t e m
Estos -edificios p lo
eran policromos, griego pareee de pronto sencillo y desnudo; redúcese á
es decir una c a j a de piedra colocada sobre una peña ; l a fachada
q u e e s t a b an consiste en un cuadrado coronado por un triangulo. A
pintados de diversos primera vista no se ven sino líneas rectas y ci lindros( l );
colores, pero si se examinan mejor l a s cosas, « se descubre f;2)
amarillo, azul, que ninguna de esas innumerables líneas al parecer rectas
encarnado; los modernos no han querido admitir la verdad lo es realmente. » Las columnas se ensanchan un
de este aserto hasta hace poco. Parecíales que la sobriedad tanto en
del gusto griego les vedaba dar color á las piedras s u parte
; pero en muchos templos se han descubierto restos media,
de pintura que no dejan la menor duda sobre el particular, las líneas
y reflexionando se ha llegado á comprender que esos verticales
colores vivos debían dar mayor relieve á las líneas. se inclinan
1igera-
mente
hacia el
centro, y
l a s hori-

Estado actual del


Partenón. zontales
Dórico. Jónico. Corintio. p r e s e n t a n ligerísima convexidad. Y todo esto es tan
i 5 2 LAS ARTES EN GRECIA. delicado,
que h a sido preciso medir con mucha exactitud Lisipo, fueron escultores. — Hacían bajos relieves
p a r a descubrir el artificio. Los arquitectos griegos habían p a r a adornar las paredes de los templos, su fachada ó
comprendido que p a r a producir un conjunto armonioso, f r o n t ó n ; tal es el célebre friso de las Panateneas, que
era necesario evitar las líneas geométricas que parecerían daba la vuelta al Partenón, y que r e p r e s e n t a la
demasiado tiesas y tener en cuenta las ilusiones de la procesión
perspectiva. « El arquitecto se propone, dice u n escritor de las jóvenes atenienses el día d e la fiesta principal
griego (3), inventar el medio de engañar la vista. » de la diosa. — Pero lo que más esculpían era estatuas;
Esos artistas trabajaban con la conciencia y el entu- unas representaban un dios y servían como ídolos, otras
(1) Boutray dice : « Un templo griego no « dibuja sino que se un atleta vencedor en los juegos solemnes y constituían
C™)Boumy, Filosofia de la arquitectura en Grecia. l a recompensa de su victoria.
(3) Heiiodoro de Larisá.
Las estatuas griegas primitivas son secas y desprovistas
LAS ARTES. 153
siasmo naturales en quienes servían á un dios. Así es de gracia, muy análogas aun á las esculturas asirías ;
que sus monumentos están perfectamente acabados en pero poco á poco adquirieron soltura y elegancia. Las
todas sus partes, sin excluir las que menos expuestas á principales fueron hechas por Fidías en el siglo Y y por
í l) Los más conocidos son el Partenón de Atenas y el de Poseidón
l a vista se encuentran, y eran tan sólidos que aun en Pestum (Italia meridional).
subsistirían Praxiteles en el cuarto; las posteriores son más bonitas;
si no los hubiesen destruido violentamente. El pero menos nobles é imponentes.
Partenón estaba todavía en pie en el siglo XVII; pero la En Grecia había miles de estatuas (1) pues cada ciudad
explosión de un almacén de pólvora lo abrió en dos. tenía las suyas y la producción artística no cesó en
La arquitectura griega era al mismo tiempo sólida y cinco siglos; pero de ese innumerable pueblo quedan apenas
elegante, sencilla y complicada. Casi todos sus templos quince intactas, entre las cuales no figura ninguna de
han desaparecido y apenas se conservan acá y acullá las obras maestras célebres en el mundo helénico. Las
algunos estatuas
(l) mutilados, derruidos, sin techos, reducidos casi griegas mas célebres que poseemos son copias, como
en su mayor parte á unas cuantas hileras de columnas. l a Venus de Milo, ó bien obras del período de decadencia,
Sin embargo, aun así transportan de admiración á los como el Apolo del Belvedere (2). Sin embargo, reuniendo
que los contemplan.
La escultura. — La escultura no era p a r a los egipcios
y los asirios sino un adorno accesorio de los edificios;
por el contrario, los griegos la consideraron como el
a r t e principal. Sus a r t i s t a s más famosos, Fidías,
Praxiteles,
y de vida,
pues aquellos
artistas no se
preocupaban
como los nuestros
de la fisonomía;
sólo la
Friso de !as
Panateneas.
los pedazos de estatuas y de bajo relieves que se sacan
todos los días de las excavaciones, quedan elementos
suflcientes
para formar idea general de la escultura griega.
Los artistas helénicos procuraban ante todo representar
los cuerpos más hermosos en actitud reposada y
noble. Tenían mil ocasiones de ver hombres bien formados
en actitudes artísticas, en el gimnasio, en el ejército,
en las danzas y coros sagrados ; así los estudiaban y
(1) Aun en el siglo II, después que los romanos saquearon la Grecia
para adornar sus palacios, quedaban en las «udades helemeas belleza de las Venus de
§ f ! " s e g u r o de que el Apolo de. Belvedere no sea una Milo. Apolo del Belvedere,
copia romana. líneas y de los
aprendían á copiarlos : nadie les ha superado en la miembros les importaban. Lo hermoso en una estatua
representación griega es el cuerpo entero.
d e l c u e r po La cerámica. — Los griegos convirtieron en verdadero
humano. — arte la fabricación de la loza; llamábanla cerámica
Ordinariamente, (arte del alfarero) y este nombre se le sigue dando todavía.
la estatua No la consideraban t a n to como á las demás a r t e s;
griega tiene cabeza pero para nosotros presenta la ventaja de que la conocemos
pequeña mejor que á las restantes, pues mientras los templos
y su rostro carece y las estatuas perecían, las obras de los alfareros griegos
de expresión se conservaban en las tumbas. Allí se han encontrado
más de 20.000 objetos, que figuran en los distintos museos anécdotas,
de Europa. Son de dos clases : á menudo
1°. Las vasos pintados con figuras negras ó encarnadas, pocp dignasde
de todos tamaños y formas; confianza,y
2o. Las estatuas pequeñas de t i e r r a cocida. Hace quince algunas descripciones
años apenas se las conocía; pero hoy son casi célebres, de
desde que se cuadros. Para
descubrieron formarnos
las lindas figuritas idea de la pintura
de Tanagro griega,
en Beocia. tenemos que
La mayor parte limitarnos á
son ídolos los frescos hallados en las casas dePompeya, ciudad italiana
diminutos, pero del primer siglo de nuestra era. Esto equivale á decir
algunas, representan que no la conocemos. Sin embargo, reunimos en un
niños
ó mujeres.1
' . fiSSIl La p i n t u r a.
" " — En Grecia

Figuritas de Tanagro.
HIVAL1DADES ENTRE LAS CIUDADES GRIEGAS. 157
grupo algunas de las más hermosas figuras de este arte
greco-itálico.
X l l . g j RIVALIDADES ENTRE LAS CIUDADES
GRIEGASGuerra
Vasos griegos. hubo del Peloponeso. — Así que se constituyó el
pintores, imperio de Aleñas en las islas, los griegos quedaron
ilustres Zeusis Parrasio y Apeles. Lo único que sobre ellos divididos
se sabe son algunas en dos ligas : las ciudades marítimas obedecían
á Atenas; l a s del interior siguieron al mando de Esparta. las costas. Después, Atenas envió su ejército á Sicilia y de
Después de varias dificultades, se entabló la lucha entre la
estos dos partidos; empresano escapó ni un solo hombre (413); Lisandro,
general
de Esparta, destruyó en Asia la escuadra ateniense
frente de una flota persa (40o). Los aliados de Atenas
que combatían contra su voluntad, la abandonaron.
Lisandro
la tomó, arrasó sus murallas y quemó sus naves.
Guerras contra Esparta. — Esparta quedó por algún
tiempo dueña de la t i e r r a y del mar. « En esa época,
dice Jenofonte, todas las ciudades obedecían cuando un
espartano les daba órdenes. » Pero pronto sus aliados,
hartos de obedecer, formaron una liga contra ella. Los
fué la espartanos fueron arrojados del Asia, pero conservaron
g u e r r a del su poderío en Grecia durante algunos años más aliándose
Peloponeso , con el rey de los persas (387). Pero los tebanos,
que duró veintisiete que habían formado un buen ejército al mando de
años Epaminondas,
(431-404) y los batieron en Leuctra (371) y en Mantinea
que una vez (363 >, entrando en el Peloponeso. Esparta se vió
terminada abandonada
continuó con por sus aliados, pero los tebanos no lograron que
distintos nomb los restantes griegos los aceptaran como jefes. A
r e s h a s ta partir de entonces, ninguna ciudad griega volvió á gobernar
360. — Esta contienda revistió bastante confusión ; los á las demás.
adversarios se batían á la vez por tierra y por mar, en Carácter salvaje de estas guerras. — Estas luchas
Grecia, en Asia, en Tracia, en Sicilia, generalmente en fueron feroces. Algunos rasgos bastarán para probarlo
distintos puntos á la vez. Los espartanos tenían un ejército así. Al principio de la guerra, los aliados de Esparta
superior al de sus rivales y desolaban el Ática; los arrojan al mar á los mercaderes de las ciudades enemigas.
atenienses, que poseían una escuadra mejor, devastaban En cambio los atenienses dieron muerte á los embajadores
de Esparta sin dejarles siquiera hablar. — La ciudad
de Platea se rindió mediante una capitulación en : hombres, mujeres y niños eran vendidos como
que los espartanos prometieron que nadie sería castigado esclavos. Así era entonces el derecho de la guerra.
sin someterlo á juicio. Tucídides
Los jueces de Esparta preguntaban á cada prisionero lo resume de este m o d o ( l ) : « Entre los hombres
si había prestado algún servicio á los espartanos durante se resuelven los negocios con sujeción á las leyes de la
la guerra; el prisionero contestaba que no y lo justicia, cuando se ven obligados á ello; pero el más
condenaban á muerte. Las mujeres fueron vendidas fuerte hace lo que quiere y el más débil cede. Los dioses
como esclavas. — Los atenienses tomaron de nuevo la dominan por necesidad de su naturaleza, porque son
ciudad de Mitilene, que se había alzado contra ellos. los más fuertes ; los hombres proceden de análoga manera.
El pueblo de Atenas reunido decretó, después de discutir, »
que todos los ciudadanos de Mitilene fuesen ejecutados. Resultados de estas guerras. — Estas luchas no
Al día siguiente cambiaron de idea y despacharon lograron reunir á todos los griegos en un solo cuerpo
otro barco con órdenes contrarias á las que llevaba el nacional. Ninguna ciudad, ni aun Esparta ó Atenas, era
primero; pero a u n así murieron más de mil prisioneros. (1) En el discurso relativo á Mitilene.
— Después del desastre de Siracusa quedó prisionero bastante fuerte para obligar á todos á la obediencia. Lo
lodo el ejército ateniense. Los vencedores empezaron ánico que lograron fué debilitarse unas á otras, cosa que
por degollar á todos los generales y á parte de los soldados. aprovechó el rey de los persas. No sólo no volvieron á
Los demás fueron llevados á las /atomías, antiguas aliarse contra él las ciudades, sino que todas ellas, una
canteras que servían de prisión. Allí los dejaron después de otra, se reunieron con él para combatir á los
aglomerados por espacio de setenta días, expuestos sin demás helenos. En el célebre Tratado de Antalcidas (387)
abrigo al ardoroso sol del verano y á las noches frescas declaró el Gran Rey que todas las ciudades griegas de
del otoño. Muchos perecían de enfermedad, de frío y de Asia le pertenecían y Esparta aceptó esa cláusula. Atenas
hambre, pues apenas les daban que comer, y sus cadáveres y Tebas hicieron lo mismo unos años más tarde. Un
quedaban en el suelo infestando el aire. Al fin los orador ateniense decía (1): «El rey de Persia gobiernaá
siracusanos sacaron á los que quedaban vivos, y los Grecia; lo único que le falla es mandar gobernadores á
vendieron como esclavos. — Ordinariamente, cuando nuestras ciudades. ¿ No es acaso él quien hace y deshace
un ejército invadía un país enemigo, arrasaba las casas, entre nosotros? ¿No lo llamamos Gran Rey, como si
corlaba los árboles, quemaba las cosechas y mataba á fuéramos sus esclavos? »
los cultivadores. Después de la batalla remataban á los De modo que esas luchas hicieron perder á los griegos
heridos y degollaban con la mayor sangre f r í a á los lo que habían ganado en las guerras médicas.
prisioneros. La Macedonia. — Esparta y Atenas, agoladas y
En una ciudad rendida, todo pertenecía al vencedor exhautas por un siglo de guerras, habían abandonado
la lucha contra el rey de Persia. Otro pueblo se presentó Demóstenes. Éste era hijo de un armero; quedó huérfano
á continuarla, y la terminó : los macedonios. Eran á la edad de siete años y sus tutores le sustrajeron
gentes que habían seguido siendo rudos y agrestes, parte de su fortuna. Así que llegó á la mayoría de edad
como los antiguos dorios, una nación de pastores y de les puso pleito y los obligó á restituirle lo robado. Había
soldados. Habitaban en el extremo norte de Grecia, en estudiado los discursos d e l l eo y la historia de Tucídides,
dos grandes valles que van á parar al mar. Los griegos. | que se sabía de memoria; pero cuando habló en la tribuna
tos tenían en poco y los consideraban medio bárbaros; pública fué acogido con grandes risas pues le faltaba
pero como sus reyes se decían descendientes de He- ^ voz y pecho. Entonces trabajó varios años en mej
ráeles, les permitieron hacer correr caballos en los jue-: j o r a r sus facultades. Decíase que se encerraba meses
gos olímpicos; esto equivalía á reconocerlos como enteros con la cabeza medio afeitada para no tener idea
miembros de la familia helénica.- de salir á la calle, y que declamaba con la boca llena de
Filipo. — Estos reyes establecidos en lo interior de piedrecitas á la orilla del mar, para acostumbrarse á
(¡l) Isócrates. Panegírico, 121. dominar
las tierras, lejos del mar, habían tomado escasa parte con la voz los rumores de la multitud. Cuando
en las guerras de las griegos. Pero en 360 subió al trono volvió á presentarse en la tribuna era maestro en el decir,
de Macedonia un hombre joven, activo, osado, ambicioso, y como siempre conservó la costumbre de preparar
llamado Filipo, quien se propuso tres cosas: cuidadosamente sus discursos, llegó á ser el orador más
I o . Crear un sólido ejército ; perfecto é influyente de Grecia.
2°. Apoderarse de todos los puertos situados en la El partido que gobernaba entonces á Atenas y cuyo
eosta de Macedonia; jefe era Poción, quería conservar la paz; Atenas no tenía
3o. Obligar á los restantes griegos á juntarse bajo su ni soldados ni dinero bastante para contener al rey de
mando para combatir á los persas. Macedonia. « Os aconsejaré la guerra, decía Foción,
Tardó en lograr su propósito veinticuatro años, pero cuando estéis en situación de hacerla. >» Por el contrario,
consiguió cuanto quería. Los griegos no le pusieron Demósíenes despreciaba á Filipo considerándolo como
obstáculos, y aun hubo muchos que le ayudaron; en un bárbaro; así fué que se puso al servicio del partido
todas las ciudades tenía com prados partidarios que que quería la guerra con él y empleó su elocuencia en
hablaban hacer abandonar á los atenienses la política de paz. Durante
en su favor. « No hay fortaleza inexpugnable, decía, quince años, aprovechó cuantas ocasiones tuvo
con tal de que pueda penetrar en ella un mulo cargado para excitarlos á la pelea. Tres de sus discursos no
de oro. » De esta manera se fué haciendo dueño tienen más objeto que atacar á Filipo; por esto los llamaba
•de todas las ciudades del Norte de Grecia. él mismo Filípicas. (Han recibido el nombre de
Demóstenes. — Su principal adversario fué el orador
Olintianas los que pronunció para aconsejar á los hacer la guerra y mandar delegados á Tebas. Demóstenes
atenienses fué al frente de la embajada. Allí encontró otra que
que socorriesen á Olinta, sitiada por Filipo.) enviaba Filipo. Los tebanos vacilaban; pero Demóstenes
La primera Filípica es de 352. « Atenienses¿ cuándo los conjuró á olvidar las antiguas querellas y á no
haréis lo que el deber os manda? ¿ Queréis pasar la vida pensar sino en la salvación de la patria griega, en la defensa
yendo y viniendo por la plaza pública, preguntándoos de la honra y de la libertad ; al fin los decidió á
mutuamente : Qué hay de nuevo?¡ Cómo! ¿Qué cosa pactar una alianza con Atenas y á sostener la guerra.
puede haber más nueva que ver á un macedonio vencedor Dióse en Queronea, punto de Beocia, una batalla;
de Atenas y dueño de Grecia ?...Digo, pues, que Demóstenes,
debemos armar cincuenta navios y si es preciso, tripularlos que á la sazón tenía 48 años, combatió como
vosotros mismos. No me habléis de un ejército simple hoplita al lado de sus conciudadanos; pero el
de diez ó de veinte mil extranjeros que no existen sino ejército de los atenienses y de los tebanos no podía
de nombre. Quiero soldados que pertenezcan á la patria. compararse con los aguerridos soldados de Filipo. Este
» — En la tercera Filípica (341), el orador recuerda triunfó.
á los atenienses los progresos realizados por Filipo gracias La dominación macedónica. — El vencedor puso una
á su inacción. «En otro tiempo, decía, cuando los guarnición en Tebas y ofreció á Atenas la paz. Después
griegos abusaban de su fuerza para oprimir á otros, entró en el Peloponeso y fué recibido como un libertador
toda Grecia se alzaba á fin de impedir tal injusticia, y por los pueblos que Esparta oprimía. Desde entonces no
hoy sufrimos que un macedonio indigno, que un bárbaro volvió á encontrar resistencia. Fué á Corinto y reunió
de raza maldita, destruya nuestras ciudades y celebre allí delegados de todas las ciudades griegas (337) menos
lós juegos pídeos ó los haga celebrar por sus de Esparta que no envió ningunos. Filipo expuso su
esclavos. Hé ahí lo que los helenos consideran proyecto de ponerse al frente de un ejército griego para
indiferentemente, invadir el Asia. Los delegados lo aprobaron y se formó
como ven caer el granizo, orando para que no una confederación general de todas las ciudades helésicas.
les alcance. Dejamos que crezca su poder, sin hacer Cada ciudad debía gobernarse á sí misma y vivir
nada que le ponga freno, pues cada cual considera como en paz con las restantes; al efecto se organizó un consejo
tiempo ganado el que Filipo tarda en destruir á otro, en federal encargado de impedir las guerras, las discordias,
vez de pensar y trabajar por la salvación de Grecia, las proscripciones y las confiscaciones. Esta
cuando todo el mundo sabe que el desastre alcanzará Mga se aliaba con el rey de Macedonia y le otorgaba el
aun á los más distantes. » — Al fin, cuando Filipo se mando de todas las tropas y de todos los navios griegos.
apoderó de Elatea, á la entrada de la Beocia, los atenienses Ningún griego podía combatir contra Filipo so pena de
resolvieron, conforme al consejo deDemóstenes, destierro.
XIII. - LOS GRIEGOS EN ORIENTE. intencíonalmente ó saltan de ellos antes de llegar junto
JENOFONTE, La Anabasis, Vida de Agesilao. — GRQTE, Historia al enemigo, de modo que como los carros van al azar,
de suelen causarles más daño que á sus contrarios. Por lo
la Grecia. — CURTIOS, Historia griega. — DROYSEN, Historia
demás, los persas conocen su debilidad militar, saben
del
Helenismo. — TAINB, Ensayos de crítica. que valen poco y no se atreven á entrar en campaña sia
ELASIAANTESDEALEJANDRO. llevar griegos en sus ejércitos. Tienen como máxima m
Decadencia del imperio persa. — Ocupados en combatirse combatir á los griegos sin contar por su parte con
mutuamente, los griegos habían cesado de atacar auxiliares
al gran rey, y hasta recibían sus órdenes. Sin embargo, de nuestra misma nación. »
el imperio persa seguía debilitándose. Los sátrapas dejajron Expedición de los diez mil. — Esta debilidad se
de obedecer al gobierno; cada cual tenía su corte, su puso de manifiesto cuando en el año -400.se sublevó Ciro
tesoro, su ejército, hacía la guerra á su antojo, contra su hermano el gran rey Artajerjes, á quien quería
convirtiéndose destronar. Entonces había miles de aventureros ó
en pequeño rey de su provincia. Cuando el soberano desterrados
quería destituir á un sátrapa, no tenía más recurso griegos que se contrataban como soldados mercenarios.
que el de mandarlo asesinar. En cuanto al pueblo persa, Ciro tomó 10.000; Jenofonte, que fué uno de
j a no era la batalladora nación que hiciera temblará ellos, ha hecho el relato de su expedición. Atravesaron
todos los pueblos del Asia. Hé aquí en qué términos lo toda el Asia h a s t a el Eufrates sin que nadie se atreviera
describe un capitán griego, Jenofonte, que había servido á detenerlos (1). Al fin se trabó la batalla cerca de
en Persia : « Duermen sobre alfombras, llevan guantes Babilonia. Siguiendo su costumbre, los griegos se lanzaron
y usan pieles de abrigo. Los grandes hacen negocio á la carrera, dando su grito de guerra, y ni
alquilando (1) Un episodio referido por Jenofonte prueba el terror que inspiraban
como soldados de caballería á sus porteros, los griegos. Queriendo Ciro dar en cierta ocasión un espectáculo
á una reina de Cilicia, mandó que sus griegos se formaran ce
panaderos, cocineros, bañeros y á los lacayos que les
batalla. « Todos llevaban cascos de bronce, túnicas de púrpura,
sirven en la mesa, que los visten y los perfuman. Así es escudos y espinilleras brillantes. La trompeta dió la señal y los
que no obstante lo numerosos que son, sus ejércitos soldados
no sirven para nada, según es fácil comprenderlo al se pusieron en marcha con las armas al frente : al fin, apresurando
ver que sus enemigos recorren la Persia con más seguridad el paso, se lanzaron á la carrera dando gritos. Los bárbaros
que sus amigos. Ya no se atreven á pelear de cerca. La tuvieron horrible miedo; la ciliciana huyó de su carro y las gentes
del mercado, escaparon abandonando los artículos que vendían,
infantería usa como en otra época escudo, hacha y espada;
mientras los griegos volvían riéndose á sus tiendas. »
pero le falta valor para servirse de esas armas. 166 LOS GRIEGOS EN ORIENTE.
Los conductores de carros de hoces se dejan derribar siquiera estaban todavía al alcance de las flechas, cuando
los bárbaros huyeron. Los griegos les dan caza, á la « i Oh Grecia infeliz, con esos hombres que has perdido
vez que se recomiendan mutuamente no separarse unos /
de otros. Cuando llegaban sobre ellos los carros de CONQUISTA DE ASIA POR ALEJANDRO. 167
guerra, abrían sus filas y los dejaban pasar. Sólo uno hubieses podido subyugar á todos los bárbaros! » — En
de ellos recibió una herida de flecha : los demás salieron cierta ocasión se negó á destruir una ciudad griega :
ilesos. Con todo, como Ciro había sido muerto, su « Si exterminamos á todos los griegos que fallan á su
ejército se desbandó sin combatir y los 10.000 griegos deber, exclamó, ¿ dónde encontraremos hpmbres para
se quedaron solos en lo más apartado de un país enemigo vencer á los bárbaros? » Este sentimiento era muy raro
frente á numeroso ejército. Pues bien, los persas entonces. Así es que al referir estas expresiones de
no se atrevieron ni siquiera á atacarlos; lo único que Agesilao su biógrafo Jenofonte escribe : « ¿ Quién fuera
hicieron fué matarles traidoramente sus cipco generales, de él consideró como desgracia la victoria cuando combatía
veinte capitanes y doscientos soldados que habían ido á á pueblos de su raza ? »
CONQUISTADEASIAPORALEJANDRO.
negociar con ellos. Los mercenarios abandonados eligieron Alejandro. — Fi'ipo de Macedonia fué asesinado
nuevos jefes, quemaron sus tiendas y convoyes, en 334, cuando su hijo Alejandro tenía únicamente
y se pusieron en retirada, penetrando en las agrestes veinte años. Este príncipe había sido educado como
montañas de Armenia. Ni el hambre, ni las nieves ni las todos los griegos de buena casa, y era diestro en los
flechas de las tribus indígenas que querían cerrarles el ejercicios corporales, vigoroso en la lucha y excelente
paso pudieron detenerlos; así llegaron al Mar Negro \ jinete; nadie más que él pudo domar á Bucéfalo, su
volvieron á Grecia, después de atravesar todo el imperio caballo de pelea. Al mismo tiempo conocía la política,
persa. Á su regreso (399) eran todavía 8.000. la elocuencia y la historia natural. El más ilustre sabio
Agesilao. — Tres años después, Agesilao, rey de de Grecia, Aristóteles, empezó á darle lecciones cuando
Esparta, invadió los ricos países del Asia Menor, la tenía 13 años y fué su maestro hasta los 17. Alejandro
Lidia y la Frigia, con un pequeño ejército. Venció á leía con pasión la litada, que llamaba guía del arte
los sátrapas y ya iba á penetrar tierra adentro cuando lo militar y cuyos héroes aspiraba á igualar. Su gusto por
llamó su ciudad para sostener la lucha contra los éjercitos los combates y su deseo de renombre hacían de él un
de Tebas y de Atenas. — Este soberano fué el verdadero genio conquistador. Su padre solía decirle :
primer griego que pensó en conquistar la Persia. « Macedonia es demasiado pequeña para contenerte. »
Cuando veía á los helenos destruirse y debilitarse La falange. — Filipo le dejó un poderoso auxiliar en
mutuamente, el ejército macedónico, el mejor que hubo nunca en
lo lamentaba. Al tener noticia de la victoria Grecia. Se componía de la falange de infantería y de un
de Corinto, donde había muerto diez mil enemigos y cuerpo de jinetes. Aquélla contaba 16.000 hombres
sólo ocho espartanos, suspiró en vez de alegrarse y dijo: dispuestos
en filas de 1000 de frente y 16 de profundidad. en Isso, derrotó á Darío, rey de Persia, con sus 600.000
Cada peón llevaba una sai-isa ó pica de 6 metros. Los hombres (noviembre de 333). — Y en Arbeles, cerca del
macedonios no marchaban sobre el enemigo volviéndose Tigris, dispersó y destruyó un ejército más numeroso
todos hacia el mismo punto, sino que permanecían aún (331). — Fué una repetición de las guerras médicas.
inmóviles, presentando por todas partes un bosque El ejército persa estaba mal armado y no sabía maniobrar,
de lanzas, pues los de las filas centrales mantenían so estorbándose á sí mismo con la masa de soldados,
pica tendida por encima de las cabezas de los soldados criados y bagajes. Únicamente las tropas escogidas
de las primeras. La falange se parecía, según esto « á combatían
un monstruoso animal erizado de hierro »> contra el ; las demás se desbandaban dejándose malar. En
cual se estrellaba el enemigo. — Mientras la falange el intervalo de las batallas, la conquista e r a un paseo
ocupaba el campo de batalla, Alejandro cargaba sobre triunfal. Nadie resistía (1); ¿ Qué importaba á los pueblos
el enemigo al frente de su caballería, que era un cuerpo del imperio que su dueño fuera Darío ó Alejandro?
escogido, formado por la nobleza joven del país. Cada victoria valía al macedonio una región entera : el
» Gránico le abrió toda el Asia Menor, Isso la Siria y
A l e j a n d r o s e p o n e e n m a r c h a . — A l e j a n d o se puso Egipto; Arbeles el resto del Imperio.
en camino al llegar la primavera del año 334 con 30.000 Muerte de Alejandro. — Cuando Alejandro fué dueño
infantes (macedonios en su mayor parte), y 4.500 jinetes; de esos países, se consideró como heredero del Gran
no llevaba consigo sino 70 talentos (menos de 80.000 Rey. Adoptó el traje persa, las ceremonias de la corte
pesos) y víveres para 40 días. Tenía que combatir, no de Darío, y obligó á los generales griegos á prosternarse
sólo á la turba de pueblos mal armados que Jerjes llevaba ante él conforme á la costumbre asiática. Se casó
consigo, sino también un cuerpo de 50.000 griegos con una mujer del país y unió á 80 de sus oficiales con
alistados en los ejércitos del gran rey y mandados por doncellas de la nobleza persa. Quería llevar su imperio
un general de mérito, Memnón el Rodio. Esos helenos hasta los límites que tuvo en tiempo de los antiguos
habrían podido c o n t e n e r á los invasores; pero Memnón reyes y penetró por el Asia, llegando á la India después
murió y los mercenarios se dispersaron. Así quedó de combatir á diversas tribus. En 324 volvió con su
Alejandro ejército á Babilonia, donde murió á la edad de 33 años,
libre de su único adversario peligroso y pudo víctima de rápida calentura (323).
conquistar en dos años el imperio persa. Proyectos de Alejandro. — Es difícil saber qué se
V i c t o r i a s del G r á n i c o , de I s s o y d e A r b e l e s . —
proponía Alejandro. ¿ Conquistaba por conquistar, ó
Tres
victorias lo hicieron dueño de ese país. En Asia Menor, tenía un plan? — ¿ Quería reunir en uno solo todos los
desbarató las tropas persas acampadas detrás del río pueblos de su imperio? —- ¿Se hizo persa para dar un
Gránico (mayo de 333). — En los desfiladeros de Cilicia, ejemplo ó imitaba al Gran Rey sólo por vanidad ? —
Se ignoran sus intenciones, pero sus actos tuvieron la contienda, sólo quedaban tres generales que habían
grandes resultados (2). — Fundó 70 ciudades, varias formado otros tantos reinos con pedazos de la herencia
(1) Excepto la ciudad fenicia de Tiro, rival de los griegos por razones de Alejandro. Ptolomeo quedó dueño de Egipto, Seleuco
mercantiles. de Siria y Lisímaco de Macedonia. Además, se
(2) Veáse Montesquieu, Espíritu de las leyes, X, 14.
SEIGKOBOS. — T . I. 10
constituyeron
Alejandrías, en Egipto, Tartaria y hasta en la India. ó fueron formándose con el tiempb, otros reinos
Distribuyó más pequeños : en Europa el Epiro; en Asia Menor el
á sus subditos los tesoros acumulados inútilmente Ponto, la Bitinia, la Gatada, la Capadocia y Pérgano y
en las arcas del Gran Rey. — Llevó consigo sabios — en Persia la Bactriana y la Partía. Eso es lo que se
griegos que estudiaron las plantas, los animales y la llama desmembramiento del imperio de Alejandro.
Los r e i n o s h e l é n i c o s . — En e s t o s r e i n o s el s o b e r a
geografía de Asia. — Y sobre todo, preparó á los pueblos
no
de Asia para que adoptaran la lengua y las costumbres era griego, hablaba la lengua helénica, adoraba los
de los griegos. Así es que Alejandro ha recibido dioses de su nación y vivía como en Grecia, conservando
el calificativo de Grande. así en su nuevo Estado su lengua, religión y costumbres.
D I F U S I Ó N DEL E S P Í R I T U GRIEGO POR EL
ORIENTE. Los vasallos eran asiáticos, es decir, bárbaros; pero el
D e s m e m b r a m i e n t o d e l i m p e r i o de A l e j a n d r o . rey se rodeaba de compatriotas suyos, contratando
— mercenarios
Alejandro había reunido en sus manos todo el mundo griegos para su ejército, empleados griegos para
antiguo, desde el Adriático hasta el Indo, desde Egipto su administración y llamando á su corte poetas, sabios
hasta el Cáucaso; pero tan vasto imperio sólo duró lo y artistas helénicos. — Ya en tiempo de los reyes persas
que su fundador. Cuando murió el héroe, sus generales había en el imperio muchos griego's, colonos, mercaderes
se disputaron la herencia, guerreando unos con otros por y principalmente soldados; ahora aumentó este número
espacio de 20 años, primero con el pretexto de sostener en proporción tan grande que los indígenas de Asia
á alguna persona de la familia de Alejandro, su hermano, acabaron por adoptar el traje, la religión, las costumbres
su hijo, su madre, sus hermanas ó una cíe sus mujeres, v y hasta la lengua de los griegos. Oriente dejó de ser
después en su propio nombre. Cada jefe tenía á sus asiático y se volvió helénico. En el siglo primero, los
órdenes parte del ejército macedonio ó soldados griegos romanos no encontraron allí sino pueblos semejantes á
mercenarios. Los griegos peleaban unos con otros para los griegos y que hablaban la lengua de éstos (1).
saber quién poseería el Asia; los habitantes veían Alejandría. — Los reyes griegos de Egipto, descendientes
estas luchas con la misma indiferencia que mostraran de Ptolomeo (2), aceptaron el título de Faraón
durante la anterior guerra contra los persas. Al terminar que tomaban los antiguos reyes, usaron la diadema y se
hicieron adorar como ellos con el título de hijos del sol; indemnización. De este modo se logró reunir 400.000
pero se rodearon de griegos, estableciendo su capital á volúmenes,
orillas del mar, en una ciudad griega, Alejandría, fundada cosa inaudita antes de la invención de la imprenta.
por orden del conquistador macedonio. Esta ciudad Hasta entonces estuvieron expuestos á perderse
fué edificada con arreglo á un plan único, y era más los manuscritos de las obras célebres; en adelante se
regular que las restantes ciudades griegas; sus calles se supo dónde hallarlos.
cortaban en ángulo recto y una vía de 30 metros de También tenía el Museo un j a r d í n botánico y zoológico,
(1) Los Evangelios y las Actas de los Apóstoles redactadas en Asia un observatorio de astronomía, una sala de disección,
Menor están escritos en griego. organizada no obstante las ideas de los egipcios
(2) Llamábanlos Lagidas, por el nombre del padre de Ptolomeo 1.
sobre los muertos y hasta un laboratorio de química.
ancho por 6 kilómetros de largo l a atravesaba en toda (1) La Biblioteca del Museo se quemó durante el sitio de Alejandría
su longitud. En ésta se alzaban los principales monumentos, por César; pero quedó una sucursal que tenía en el Serapeum. be
el Estadio, donde se celebraban los juegos gún parece esta segunda biblioteca ardió en el siglo Vil.
públicos, el Gimnasio, el Museo, el Arsineo. El puerto donde el rey Plolomeo Filadelfo, que tenía mucho
estaba formado por un dique de 1300 metros que unía miedo á la muerte pasó varios años buscando un elixir
la tierra con la isla de Faros; en la punta de ella se elevaba para prolongar la vida.
una torre de mármol, en cuya cúspide se conservaba Además, el museo servía de alojamiento á multitud de
una luz encendida constantemente, para guiar á los sabios, matemáticos, astrónomos, médicos, gramáticos,
buques que querían entrar en el puerto. De ahí proceded que eran sostenidos á costa del Estado; en ocasiones iba
nombre de faro. Alejandría se convirtió en el principal el rey á Comer con ellos para darles una prueba de
puerto de comercio del mundo entero, eclipsando y aprecio. Estos sabios daban lecciones; todas las naciones
sustituyendo griegas mandaban allí sus jóvenes á instruirse. Alejandría
á las ciudades fenicias. llegó á contar en sus aulas catorce mil estudiantes.
El Museo. ^ E r a un inmenso edificio de mármol, que De modo que el Museo fué al mismo tiempo biblioteca,
estaba en comunicación con el palacio real. Los reyes de academia y escuela, algo como una Universidad,
Egipto quisieron hacer de él un gran establecimiento institución muy común en nuestra época; pero que
científico. y entonces era inaudita novedad. Gracias á él se convirtió
Contenía una biblioteca muy rica (1). El bibliotecario Alejandría en centro de todos los orientales, griegos,
principal tenía orden de comprar cuantos libros encontrase. egipcios, judíos, sirios, que llevaban allí, á reunirías en
Las obras que entraban en Egipto eran llevadas una sola, sus religiones, filosofías y saberes respectivos,
inmediatamente á dicho centro, donde, se hacían varias convirtiéndose aquella ciudad por espacio de varios
copias de ella. El propietario recibía una de éstas y una siglos en capital científica y filosófica del mundo.
Pérgamo. — El reino de Pérgamo en Asia Menor era
pequeño y poco importante; pero su capital, que llevaba los filosófos, estropean el cuerpo, debilitan el alma y no
el mismo nombre, fué como Alejandría una ciudad de dejan tiempo que consagrar á los asuntos públicos. »
sabios y de artistas. Sus escultores formaron en el Así pues, dice Aristóteles, « una ciudad bien constituida
siglo III antes de nuestra era una escuela célebre (1). no debe aceptar como ciudadano al artesano. » Los
También Pérgamo poseía una biblioteca en que el rey ciudadanos
Atala reunió los manuscritos de los autores antiguos. En forman en Grecia une clase noble; para ellos,
esta capital fué donde se inventó el arte de preparar las lo mismo que para nuestros antiguos nobles, las únicas
pieles, para reemplazar el papiro en que hasta entonces ocupaciones dignas son gobernar y combatir; trabajar
se escribía. Este nuevo « papel de Pérgamó » fué e { p e r - con sus manos era rebajarse. Gracias á la competencia
gamino en que se conservaron los manuscritos de la que les hacía el trabajo de los esclavos, y á la nobleza
antigüedad. (1) En casi ninguna ciudad griega había una clase media análoga
(I) Se conservan algunas de las estatuas que el rey Atala les mandó á nuestra burguesía. Atenas, con sus 13.000 pequeños propietarios,
hacer en recuerdo de su victoria sobre los galos de Asia (gálatas^. c nstituye en este punto notable excepción.
10. 174 LOS ÚLTIMOS TIEMPOS DE LA GRECIA.
XIV- - LOS ULTIMOS TIEMPOS DE LA GRECIAFUSTEL de su condición se veían, pues, los ciudadanos reducidos
DE COUI.AXGES, La Cité antigüe. — DROYSEN, Historia del en su mayor parte á la más extremada miseria.
helenismo. — MOMMSEN, Historia romana. L u c h a s e n t r e r i c o s y p o b r e s . — Los p o b r e s g o b e r -
DECADENCIADELASCIUDADESGRIEGAS.
naban las ciudades y no tenían medios de subsistencia.
Ricos y pobres. — Las tierras, los talleres industriales, Entonces s e l e s ocurrió la idea de despojar á los ricos;
los buques mercantes, esto es, todas las fuentes éstos á su vez se unieron entre si para defenderse. La
de riqueza, pertenecían en casi todas las ciudades helénicas ciudad griega se dividió en dos bandos : los ricos que
á unas cuantas familias. Las restantes, esto es, la llamaban « la minoría » y los pobres que eran « la
inmensa mayoría de ellas (1), no poseían nada. ¿ Qué mayoría » ó « el pueblo. » Estos bandos se detestaban
podía hacer un ciudadano pobre para ganarse la vida.? y se combatían. Cuando dominaban los pobres, desterraban
¿ Prestar sus servicios como labrador, obrero ó marinero? á los ricos y les confiscaban sus bienes. En ocasiones
No era posible, por cuanto los propietarios contaban llegaban á tomar dos medidas radicales :
con numerosos esclavos que les costaban mucho Ia. Abolir las deudas;
menos que los trabajadores libres, pues los alimentaban 2". Repartir de nuevo las tierras.
mal y no les pagaban salario. ¿ Trabajar por su Asi que los ricos volvían al poder, desterraban á los
cuenta? Menos aún, porque no se obtenía dinero á menos pobres. En muchas ciudades se juramentaban con estas
de 10 por 100, y no había que pensar en tomar prestado. palabras : « Juro ser siempre hostil al pueblo y hacerle
— Además, las costumbres se oponían á que un ciudadano todo el daño que pueda. » — No había medio de reconciliar
se hiciera artesano. « Los oficios manuales, decían"
á los dos partidos, pues los ricos no se resignaban á confiscan sus tierras y sus casas, eligen un gobierno
abandonar democrático y se alian con Atenas. El ejército espartano
su fortuna ni los pobres á morirse de hambre. « Todas se presenta á sitiar á Samos, llevando consigo á los ricos
las revoluciones estallan, dice Aristóteles, por causa desterrados, que desean volver á su ciudad por fuerza.
de la distribución de las fortunas. » Y Polibio escribe : Samos tiene que rendirse, y se convierte en una ciudad
« Toda guerra civil tiene por objeto cambiar las fortunas oligárquica aliada de Esparta.
de manos. » Los t i r a n o s . — Al cabo de algún tiempo, los pobres
Estas luchas eran feroces, según ocurre siempre entre comprendieron que el gobierno democrático no los hacía
vecinos. « En Mileto ocurrió que los pobres dominaron bastante fuertes p a r a luchar, y se resignaron en la mayor
obligando por de pronto á los ricos á huir de la ciudad; parte de las ciudades á elegir un jefe, que llamaban
pero sintiendo después no haberlos destruido, cogieron tirano,y que gobernaba como dueño sin obedecer á ninguna
á sus hijos, los reunieron en una granja y los hicieron ley, condenando á muerte y confiscando á su
aplastar por las pisadas de los bueyes. Más tarde los antojo. P a r a protegerlo contra sus enemigos lo rodeaban
ricos triunfaron, volviendo á la ciudad; entonces cogieron de soldados mercenarios. — La anécdota siguiente resume
á los hijos de los pobres, los untaron con pez y los la política de los tiranos: « Periandro, tirano de
quemaron vivos, » Corinto, mandó á preguntar un día á Trasíbulo, que lo
Democracia y oligarquía. — Ricos y pobres tenían era de Mileto, qué conducta debía seguir, para gobernar
su forma de gobierno preferida y la establecían en la con tranquilidad. Trasíbulo llevó al enviado al campo y
ciudad cuando eran los más fuertes. El gobierno de los se paseó con él por los sembrados, derribando con un
ricos era la oligarquía, que entregaba el gobierno á palo todas las espigas de trigo que sobresalían por encima
unos cuantos hombres, el de Jos pobres la democracia, de las demás, después de lo cual lo despidió sin
que entregaba el poder á la asamblea del pueblo. Cada más contestación. El emisario lo tomó por un Ideo;
partido estaba en inteligencia con sus correligionarios pero Fariandro comprendió que Trasíbulo aconsejaba la
de las demás ciudades. Así se formaron dos ligas que muerte de los principales ciudadanos. » El tirano destruye
comprendían dividiéndolas todas las ciudades griegas : ' en todas partes á los ricos, confisca sus bienes y
la liga de los ricos ú oligarquía y la de los pobres ó con frecuencia los reparte entre los pobres. Así es que
democracia. Este régimen empezó durante la guerra del el pueblo lo sostiene.
Peloponeso. Atenas sostenía al partido democrático y En Grecia hubo tiranos desde el siglo sexto ; algunos
Esparta al oligárquico. Las ciudades en que dominaban de ellos, como Pisistrato, PoliCratés y Pitacos, fueron
los pobres se unían con la primera y las gobernadas por hombres prudentes y respetados. Entonces se llamaba
los ricos con la segunda. Así, cuando en Samos triunfan tirano á todo hombre que ejercía poder absoluto sin
los pobres, dan m u e r t e á 200 ricos, destierran á otros 400, sujetarse á la constitución; ese nombre no era deshonroso.
Pero más tarde, la guerra continua contra los Así iban quedando desiertas las ciudades. Al mismo
ricos los hizo sanguinarios, por lo cual fueron odiados tiempo disminuían las familias : muchos hombres no
y despreciados. Su situación está perfectamente pintada querían casarse ni tener hijos y otros se contentaban con
en la famosa historia de Damocles, que decía á Dionisio, uno ó dos. « Ahí está la causa del mal, dice Polibio. Si
tirano de Siracusa : « Eres el más feliz de los hombres. de dos hijos se lleva uno la guerra ó las enfermedades,
— Voy á hacerte gustar la dicha de los tiranos », contestó la casa queda desierta y las ciudades se debilitan.
Dionisio. Al efecto, le mandó servir una suntuosa » Así llegó un tiempo en que los Estados no tuvieron
comida y ordenó que le tributasen los mismos honores ya bastantes ciudadanos p a r a defenderse contra el
que á su propia persona. Durante el banquete, Damocles conquistador.
tuvo la idea de mirar al techo y vió colgando de una LACONQUISTAROMANA.
crin de caballo, suspendida sobre su propia cabeza, una Las ligas — Los griegos más inteligentes empezaron
espada. — La comparación era gráfica y quería decir á darse cuenta del peligro durante la segunda guerra
que la vida del tirano estaba siempre pendiente de un entre Roma y Cartago. En una asamblea celebrada en
hilo. Sus enemigos, los ricos, espiaban el momento de Naupacta el año 207, un orador helénico decía : » Volved
asesinarlo, pues matar á un tirano era acto meritorio. la vista hacia Occidente, donde, los cartagineses y los
Este peligro le agriaba el carácter y lo hacía desconfiado romanos se disputan algo más que la Italia Por
y cruel. No se atrevía á fiarse de nadie, no se esa parte se forma un nublado que irá aumentando y
creía seguro sino una vez que acababa con todos sus que acabará por descargar sobre la Grecia (1). » — Las
(I) Polibio, 104.
adversarios, y por la más ligera sospecha condenaba á
*
muerte á los ciudadanos. Por esto es por lo que el ciudades helénicas estaban divididas por entonces en
calificativo dos ligas enemigas, que dos pequeños pueblos, los etolios
de tirano ha acabado por ser una injuria. y los aqueos dirigían, mandando los ejércitos
L a s f u e r z a s de G r e c i a se a g o t a n . — Las g u e r r as
civiles entre ricos y pobres duraron cerca de tres siglos y decidiendo de l a paz y de la guerra, como Atenas y
(430 á 150). Multitud de ciudadanos perecieron en ellas Esparta en otra época. En las ciudades todo el mundo
y otros fueron expulsados. Estos desterrados vagaban estaba afiliado á uno de esos partidos : la liga etolia
por el mundo sin recurso alguno. Como no conocían sostenía al bando democrático, y la aquea (1) al oligárquico.
más oficio que el de soldado, entraban de mercenarios Los aliados de los romanos. — Ninguna de esas
en el ejército de Esparta, de Atenas, del Gran Rey, de ligas fué bastante fuerte para reunir todas las ciudades
los sátrapas persas, de cuantos podían contratarlos. Al griegas. Entonces aparecieron los romanos. El rey de
servicio de Darío contra Alejandro hubo 50.000 griegos. 'J Macedonia, Filipo (197) y después el de Siria, Antioco
Esos hombres no volvían casi nunca á su patria. (193-169), les hicieron la guerra; pero ambos fueron
vencidos. Roma destruyó sus ejércitos y se apoderó de
sus navios. También venció al nuevo rey de Macedonia, Tal gentío se agolpó en torno suyo, que el
Perseo, reduciéndolo á prisión y destruyendo su monarquía cónsul estuvo á punto de morir sofocado. — Pero pronto
(167). Los griegos no procuraron reunirse para ocurrió que, viéndose dueños de todo, los romanos
defenderse ; ricos y pobres continuaban sus luchas y quisieron
cada partido odiaba más al bando opuesto que á los mandar. Los ricos obedecieron con gusto, pues
extranjeros. estos aliados les servían para oprimir á los pobres^así
El partido democrático s.e alió con el rey de permanecieron las cosas por espacio de cuarenta años.
Macedonia y el oligárquico llamó á los romanos. — — Al fin, en 147, hallándose ocupada Roma en su lucha
Mientras los demócratas tebanos combatían en las filas contra Cartago, el partido democrático recobró su
de Filipo, los oligárquicos de la misma ciudad abrían predominio
sus puertas al general romano. —En Rodas condenaron en Grecia y declaró la guerra á los romanos.
á muerte á cuantos hablaron ó tramaron algo contra Parte de los helenos se llenaron de espanto, y multitud
Roma. Calícrates, partidario de los romanos, llegó hasta de ellos iban al encuentro de los soldados romanos
el punto de formar una lista de mil ciudadanos de la para denunciar á sus compatriotas y denunciarse á sí
liga aquea, que acusaba de haber sido favorables á mismos; otros huían lejos de las ciudades y los hubo
(1) La liga aquea tuvo á su frente dos capitanes i l u s t r e s : en el que se arrojaban dentro de los pozos ó se mataban
siglo dejándose
III, Arato, que durante veinte y siete años ("251-22í), recorrió I •
caer en los precipios. Los jefes d é l a resistencia
Grecia, expulsando de todas las ciudades á los tiranos, reinstalan^ .
á los ricos, devolviéndoles sus bienes y el gobierno; en el siglo I . confiscaron los bienes de los ricos, abolieron las deudas
Filopemen, que combatió á los tiranos de Esparta v murió en y dieron armas á los esclavos. F u é una lucha sin cuartel.
ventilado. Vencidos la primera vez, los aqueos rehicieron un ejército
Perseo. Estos sospechosos fueron enviados á Roma y marcharon al combate de nuevo, llevando consigo
d o n d e permanecieron veinte años sin ser juzgados. sus mujeres y sus hijos. El general Diceo se encerró en
La lucha final. — Por de pronto, los romanos no se su casa con toda su familia y le pegó fuego. Como
presentaron como enemigos. — En el año 197, el cónsul Corinto había sido el centro de la resistencia, al tomarla
Flaminio, después de haber vencido al rey de Macedonia, los romanos mataron á los hombres y vendieron como
se presentaba en los juegos ístmicos de Coriuto esclavos las mujeres y los niños. La ciudad fué entregada
y declaraba por medio de un heraldo ante la asamblea al saco é incendiada luego. Así perecieron miles de
que « todos los pueblos griegos eran libres. »> La multitud obras maestras ; entonces se vieron los cuadros de
transportada de alegría se acercó á Flaminio para los grandes maestros por el suelo y recostados encima
darle gracias; todos querían saludar al libertador, ver guerreros romanos que jugaban á los dados.
su rostro, tocar su mano, y entregarle coronas ó guirnaldas. D I F U S I Ó N D E L E S P Í R I T U G R I E G O P OR
OCCIDENTE.
I n f l u e n c i a de Grecia sobre Roma. — En la época de gran número de aquellas obras de arle para
de que hablamos, los romanos no eran sino soldados,
campesinos y mercaderes, y carecían de estatuas, de
monumentos, de literatura, ciencia y filosofía, cosas
todas que abundaban en Grecia. Así fué que los vencedores
procuraron imitar á los vencidos, como en otro
tiempo los asirios á los caldeos, y los persas á los asirios.
— Los romanos conservaron su traje, su idioma y
su religión, sin confundirse nunca con los helenos; pero
miles de literatos y de artistas griegos fueron á instalarse
en Roma y abrieron allí escuelas de literatura y de
elocuencia. Más adelante se hizo moda en Italia que Interior de una
los jóvenes de las grandes familias fueran á terminar casa romana alhajada á la griega.
su educación en las escuelas de Atenas y de Alejandría. llevarlas á ornar los templos y pórticos de Roma. En el
Así penetraron poco á poco en Roma las artes y ciencia triunfo de Paulo Emilio, vencedor del rey de Macedonia,
délos griegos. « La Grecia vencida venció á su vez á su se vieron doscientos cincuenta carros cargados de estatuas
bárbaro conquistador, dice el poeta romano Horacio, y de cuadros. — No tardaron los vencedores en
llevando al rudo Lacio las artes. » acostumbrarse á adornar con estatuas los teatros, las
La a r q u i t e c t u r a . — Los romanos tenían una salas de consejo, los palacios de los particulares; todos
arquitectura los patricios quisieron poseer algunas y las encargaron á
nacional; pero adoptaron la columna griega é imitaron los artistas griegos. Después se formaron escultores
con frecuencia los edificios helénicos. Muchos romanos que siguieron imitando los antiguos modelos
templos romanos se parecen á los griegos. — La morada griegos. De este modo se extendió por el mundo some-
de un patricio de Roma se compone ordinariamente de DIFUS1ÓN DEL ESPÍRITU GRIEGO POR OCCIDENTE. 183
SEIG.NOBOS. — T. I. 1 • ti do á Roma la escultura helénica, aunque un tanto alterada
dos parles : una la antigua casa nacional; la otra es una y algo menos elegante que la primitiva.
mansión griega agregada á la primera. La literatura. — El primer escritor latino fué un
La escultura. — Los griegos tenían miles de estatuas griego, Livio Andrónico, liberto, maestro de escuela y
en sus templos, plazas, gimnasios y moradas. Los más tarde actor. Las primitivas obras latinas fueron
romanos se consideraban dueños de cuanto pertenecía á traducciones
los vencidos, y en consecuencia sus generales se del griego : Livio Andrónico tradujo la
apoderaron Odisea y algunas tragedias. El pueblo romano las encontró
de su gusto y no aceptaba otras, hasta el punto de eonsiste en guiarse con arreglo á razón, teniendo en
que, aun los autores romanos de este género se limitaron cuenta el bien del universo. Riqueza, honores, salud,
á traducir ó a r r e g l a r tragedias y comedias griegas. belleza, todos los bienes de la tierra no son nada para
Las de Plauto y de Terencio son imitaciones de o t r a s de el sabio; aun cuando éste fuese sometido á tormento,
Menandró y Difilo que se han perdido. sigue siendo feliz porque posee el verdadero bien.
También imitaron los romanos á los historiadores Los romanos se dividieron en dos campos, siguiendo
griegos; por mucho tiempo fué moda escribir la historia esas doctrinas que la mayor parte de las veces no
en lengua helénica, aun cuando fuese la de Roma. comprendían
Los mayores poetas del Lacio reconocen haber sido bien. Los que se llamaban epicúreos pasaban
discípulos de los griegos : Lucrecio escribió su poema su vida comiendo y bebiendo y se comparaban con los
sólo p a r a exponer la doctrina de Epicuro; Cátulo imitó á cerdos. Los que se denominaban estoicos, como Catón
los poetas de Alejandría; Virgilio á Teócrito y á Homero ; y Bruto, afectaban lenguaje tosco, aspectb sombrío y
Horacio tradujo las odas de los líricos helénicos. hacían alarde de despreciarla vida. — Sin embargo,la
Epicúreos y estoicos. — Los romanos poseían espíritu extensión paulatina de esas ideas contribuyó á destruir
práctico desprovisto de elevación, del todo indiferente algunas preocupaciones romanas. Epicúreos y estoicos
á la ciencia pura y á la metafísica. Así es que en la coincidían en dos puntos : el desprecio con que miraban
filosofía griega lo único que les interesaba era lo que les l a antigua religión, y la igualdad entre los hombres,
parecía útil en la vida, la moral. fueran esclavos ó ciudadanos, griegos ó bárbaros. Sus
En Grecia había habido dos sectas, los epicúreos y discípulos romanos perdieron en esa escuela varias
los estoicos. Según aquéllos, el bien supremo es el placer, H supersticiones,
no el grosero y malsano del hombre exaltado en sus aprendiendo á ser menos duros con sus esclavos
pasiones, sino el tranquilo y razonable del que tiene y menos insolentes con los demás pueblos.
templanza; la dicha consiste en disfrutar pacíficamente La conquista de Grecia por los romanos hizo pene
de vida serena rodeado de amigos y sin torturarse el trar en Occidente sus artes, sus letras y su moral, así
espíritu para adquirir bienes que en realidad no lo son. eomo la del imperio persa por Alejandro llevó á Oriente
•inlr la lengua, la religión y las costumbres helénicas.
;
SÉ ROMA.
iV XV- — ANTIGUOS HABITANTES DE ITALIATITO
LIVIO, Historia, 1. I . - MICHELET, Historia romana. - MOMSSEN,
£Í1
Historia romana. — NOEI. DES VERGERS, La Etruna y lot
ta etruscos. — B o f e , Historia de los romanos.
— Para los estoicos el bien supremo es la virtud, que LOSPUEBLOSITALICOS.
Ombrios y Oscuos. — Detrás de la campiña romana,
en las abruptas pendientes del Apenino, tanto al este
como al sur de a q u é l l a , habitaban numerosas tribus, que
no tenían el mismo nombre, ni formaban una sola nación
; e r an los ombrios, los sabinos, losvolscuos, ecuos,
liérnicosj marsos y samnitas. Sin embargo, todos ellos
hablaban casi la misma lengua, adoraban los mismos
dioses y tenían análogas costumbres.
Eran de raza aryana, como los persas, los indios y
los griegos, y allá en sus montañas, lejos de los Guerreros
extranjeros, vivían como los aryas de la antigua época, samnitas, según un vciso pintado.
en bandas, con sus ganados, dispersos por los campos, una de las cuales tomó como guía uno de los animales
sin tener ciudades ni caseríos. Unas fortalezas construidas sagrados de Italia, un picoverde, un lobo, un toro, y lo
en las montañas los albergaban en tiempo de guerra. seguía como á un emisario del dios; donde el animal se
Sus costumbres eran sencillas y su carácter valíénte y paraba, allí se establecía la banda. Varios pueblos de Italia
aun pendenciero; más tarde, los descendientes de esas tuvieron como origen, según parece, uno de esos grupos
tribus constituyeron el nervio de los ejércitos romanos. de emigrados, y llevaban todavía el nombre del animal
En Roma decían : « ¿Quién podría triunfar de los que los guiara hasta el país de sus antepasados: tales eran
marsos ó sin ellos ? los hirpinos (pueblo del lobo), los picentinos (pueblo del
La primavera consagrada. — Según una leyenda, a! piverde), los samnitas, cuya capital se llamaba Boviano
verse los sabinos en un gran peligro, resolvieron para (ciudad del buey).
calmar la ira de sus dioses, que creían irritados, sacrificar Los samnitas. — Éstos fueron los más poderosos de
al dios de la guerra y de la muerte cuanto naciese todos. Habitaban losAbruzos, país muy á propósito para
durante una primavera. Este sacrificio se llamaba una el bandolerismo, y desde allí bajaban á las feraces campiñas
primavera consagrada. Todos los niños que nacían durante de Nápoles y de la Apulia y ponían á contribución
ella pertenecían al dios. Cuando llegaron a l a edad las ciudades etruscas y griegas. — Lucharon dos siglos
de hombres, dejaron el país y se dirigieron á otros puntos. con los romanos, que los vencían siempre por faltarles
Estos desterrados formaban varias bandas, cada un centro director y la disciplina; pero no tardaban en
empezar otra vez la guerra. — La lucha final fué heroica.
Un anciano presentó á los jefes del ejército un
libro sagrado escrito en lienzo de hilo. Formóse en el
interior
del campamento un recinto con tela de esa clase, de todas ellas, del Júpiter latino.
y en medio se alzó un altar, colocándose alrededor los L O S E T R U S C O S.
soldados con las espadas desnudas. Los guerreros más La Etruria. — La expresión Italia no tenía para los
valerosos entraban en el recinto, donde les hacían jurar antiguos el mismo significado que para nosoiros; la
que no huirían del enemigo y que darían muerte á los cuenca del
cobardes que retrocediesen. Diez y seil mil que prestaron Po(Lombardía
ese juramento se vistieron con lienzo de lino y formaron y Piamonte)
la legión del lino\ ninguno faltó á su promesa y formaba
lodos quedaron en el campo de batalla. parte
Los griegos de I t a l i a . — Toda la Italia del sur estaba de la Galia.
cubierta de colonias griegas, algunas de las cuales eran El país más
importantes por su población y su riqueza, como Síbaris, septentrional
Crotona y Tárenlo ; pero los griegos no subían hacia era Tosc
la parte donde estaba Roma, por miedo á los etruscos. a n a , que
Así fué que hasta el siglo III las ciudades griegas d e b e su
tuvieron escasas relaciones con los romanos, exceptuando
á Cumas.
Los latinos. — Este pueblo ocupaba el país de colinas
y cañadas que se extiende al sur del Tíber, lo que
hoy se llama campiña de Roma. Era poco importante y
su territorio no tenía más de 270 kilómetros cuadrados.
Pertenecían á la misma raza que los restantes italianos,
teniendo idioma, religión y costumbres análogas;
peroestaban más adelantados, pues sabían cultivar la tierra Interior de la gruta Campana.
y construir fortalezas. Constituían varios grupos nom r e a
independientes, los etruscos
que poseían su territorio particular, su ciudad que la habitaban (Tusci). Era una región cálida y húmeda
y su gobierno; ese Estado diminuto é r a l a ciudad. Treinta al mismo tiempo, de atmósfera pesada. La costa, que era
ciudades latinas formaron eníre sí una asociación religiosa dónde los etruscos tenían la mayor parte de sus ciudades,
análoga á los anfictionados griegos. Celebraban es la famosa Marisma, país sumamente fértil, cubierto de
anualmente una fiesta general y común, y sus delegados, hermosos bosques, pero en el que las aguas no encuentran
reunidos en Alba sacrificaban un toro en honra del dios pendiente bastante para poder correr, y forman
pantanos que infestan el aire. Un refrán italiano dice que Cuando se abre una sepultura etrusca se ven primero una
« en la marisma se enriquece uno en u n año y se muere puerta de columnas y después varios locales con camas, y
en seis meses. » en éstas los cadáveres tendidos; en torno se hallan alhajas
El pueblo etrusco. — Los etruscos fueron para los de oro, de marfil, de ámbar, telas de púrpura, muebles y,
antiguos y aun lo son para nosotros, un pueblo misterioso, sobre todo, grandes vasos decorados. En las paredeshay
poco parecido á sus vecinos y que probablemente pintados combates, ujuegos, festines y escenas fantásticas.
procedía de lejanas regiones, de Alemania, de Asia ó de I n d u s t r i a y comercio. — Los etruscos sabían sacar
E g i p t o ; ha habido sabios que han defendido sucesivamente partido de la fertilidad de su suelo; pero eran
la idea de esos diversos orígenes ; pero sin lograr principalmente
marinos y comerciantes. Iban como los fenicios á
regiones distantes en busca del marfil dé la India, del
ámbar del Báltico, del estaño y la púrpura de Tiro, de
las alhajas egipcias adornadas con jeroglíficos y también
de huevos de avestruces. En sus tumbas se encuentran
todos estos objetos. — Sus navios llegaban hasta Sicilia
por la parte del Sur. Los griegos los detestaban,
llamándolos « huraños ó feroces tirrenos »> y « piratas
etruscos. » En esa época todos los navegantes eran corsarios
luterior de si la ocasión se presentaba propicia, y los etruscos
sepultura etrusca.
demostrar sus tesis. El alfabeto era semejante al griego-; tenían especial interés en alejar á los griegos para
pero las inscripciones etruscas no contienen sino nombres monopolizar
propios y son demasiado cortas para que por ellas el comercio de las costas occidentales de Italia.
se venga en conocimiento del idioma. Los famosos vasos, que se han extraído por miles de
Este pueblo formaba en Toscana doce ciudades l a s tumbas para adornar los museos modernos, eran
confederadas, imitación de los griegos; pero los fabricaban los etruscos.
cada cual con su capital fortificada, su rey y En general representan escenas de la mitología
su gobierno. Tenían además colonias al norte y al sur, griega, sobre todo combates en torno de Troya; las figuras,
doce en Campania cerca de Nápoles y doce en la llanura de color encarnado, se destacan sobre fondo negro.
del Po. Religión. — Los etruscos eran un pueblo sombrío,
Las sepulturas etruscas. - No se conservan de esta que creía en dioses severos y aun malvados. Los superiores
11. eran « los dioses velados », entes misteriosos sobre
civilización más que murallas de recintos y tumbas. quienes no se sabía nada. Después venían las deidades
que lanzan el rayo, formando un grupo de doce. genio llamado Tages, que una vez salió de un surco hecho
Debajo de la tierra, en la mansión de los muertos, en la tierra, había revelado los secretos de la adivinación,
imperaban ante la multitud que lo contemplaba. Los adivinos
dioses siniestros, que aparecen á menudo en los etruscos, que se llamaban arúspices ó augures, tenían
vasos etruscos. El rey de los infiernos, Manto, genio reglas para vaticinarlos sucesos futuros. Observaban las
alado, se presenta sentado, con una corona en la frente entrañas de las víctimas, el rayo, y sobre todo el vuelo
y una tea en la mano. Otros demonios, armados con una de las aves (de aquí su nombre). El augur, en pie y con
espada ó un martillo, ó con serpientes en las manos, la cara vuelta al norte, y un palo encorvado en la mano,
reciben las almas de los muertos; el principal, llamado describe una línea que divide el cielo en dos regiones; la
del este, á la derecha, es favorable ; la del Oeste ó de la
izquierda adversa. Otra línea que forma uíia cruz con la
primera y varias más paralelas constituyen en el cielo un
cuadrado que se llama el templo {i). El augur mira las
aves que pasan por ese cuadrado; algunas, como el
águila, son presagio feliz ; otras, como el buho, augurio
funesto.
Este pueblo predijo su propio porvenir y fué el único
entre todos los antiguos que no se creyó eterno. Según
ellos, Etruria debía durar diez siglos, que no eran períodos
Alcesto
conducidoá los infiernos. (Escena representada en un vaso etrusco).
de cien años exactos, sino tiempos indeterminados
Carun (el Caronte de los griegos) es un viejo de rostro cuyo fin anunciaban diversos presagios. En el año
repugnante que hiere á las víctimas con un gran martillo. 44, que fué el de la muerte de César, apareció un cometa
Las almas de los muertos ó manes salen cada año ; un arùspice etrusco dijo en Roma ante la asamblea
tres días de la mansión de las tinieblas, y recorren la del pueblo que el mencionado astro anunciaba el
tierra, asustando y martirizando á l o s vivos. P a r a fin del siglo noveno y el principio del décimo, el último
calmarlas del pueblo etrusco.
se les ofrecen víctimas humanas, pues gustan de I n f l u e n c i a de los e t r u s c o s . — Los romanos,
la sangre. Los célebres combates de gladiadores, que pueblo
los romanos adoptaron, fueron en su origen sacrificios semibárbaro, imitaron mucho á los etruscos, que eran
sangrientos destinados á honrar la memoria de un más civilizados que ellos, adoptando sobre todo las formas
muerto. de su religión, esto es, el traje de los sacerdotes
(1) Esta palabra no significó en latín edificio religioso hasta más
Los augures. — Los etruscos decían que un pequeño
adelante. las fiebres; pero la posición era excelente. El Tíber servía
y de los magistrados, los ritos y el arte de leer él porvenir de foso y las colinas de fortalezas contra el enemigo
en el vuelo de las aves (los auspicios). etrusco; el mar no estaba sino á seis leguas, bastante
Cuando fundaban una ciudad, seguían el rito etrusco. ANTIGUOS HABITANTES DE ITALIA.
El fundador trazaba con un arado un recinto cuadrado; lejos para no tener que temer á los piratas y bastante
la r e j a del instrumento e r a de bronce y l a yunta se cerca para recibir por ella las mercancías. El puerto de
componía Ostia, situado en la desembocadura del Tíber, era un
de un toro y de una ternera blancos. Detrás iban suburbio de Roma, como el Pireo lo fué y lo es de Atenas.
varios hombres que arrojaban cuidadosamente hacia laparte El punto era, pues, excelente para una población
del recinto todas las motas de tierra. El surco de soldados y mercaderes.
abierto de este modo es sagrado y nadie puede atravesarlo F u n d a c i ó n de Roma. — Respecto de los primeros
; para que se pueda penetrar en el recinto precisa siglos de Roma no hay más que leyendas, y los mismos
que el fundador levante el arado en ciertos puntos, romanos ignoraban la historia primitiva de su capital.
sosteniéndolo Según decían, ésta fué al principio una pequeña ciudad
en el aire. El intervalo que la reja no toca sigue cuadrada, que cabía enteramente en la loma del Palatino.
siendo profano y será la puerta de entrada. Así fué fundada El fundador (lo llamaban Rómulo) trazó el recinto
Roma, que llamaban la Roma cuadrada, y decían con un arado, según el rito etrusco. Los romanos celebraban
que el fundador mató á su hermano en castigo de haber todos los años el 21 de Abril al aniversario de
atravesado el recinto sagrado. Andando los tiempos se dicha ceremonia, yendo en procesión alrededor del
siguieron las mismas reglas religiosas y los mismos primitivo
principios baluarte y un sacerdote clavaba un clavo en un
geométricos para marcar los límites de las colonias templo para conmemorar el hecho. Calculaban que la
romanas, de los campamentos y hasta de las propiedades fundación se efectuó el año 754 antes de J. C.
particulares. En las demás colinas que había alrededor del Palatino
Los romanos tuvieron una religión semietrusca; por se alzaban otras pequeñas ciudades; en la del Capitolio se
esto los Padres de la Iglesia llamaban con motivo á estableció una banda de montañeses sabinos, en el monte
Etruria madre de las supersticiones. Ceelio otra de aventureros etruscos; quizás hubo allí otros
ORÍGENESDEROMA. pueblos. De todos modos, esos pequeños grupos acabaron
Roma. — En la frontera del Lacio, por la parte de por reunirse con la Roma del Palatino. Entonces se
Etruria, en la llanura pantanosa y sembrada de colina construyó
que forma las márgenes del Tíber, se alzaba la ciudad de una nueva muralla de recinto que rodeó las Siete colinas,
Roma, centro del pueblo romano disperso por toda la llegando hasta el Tíber. El campo de Marte, dondese
campiña. El país es triste y en él reinan constantemente
reuníael ejército, se encontraba fuera, al otro lado del río. ya la juventud, ya la salud y la concordia, ya la
El Capitolio fué entonces para Roma lo que la Acrópolis paz. Otros presidían un acto de la vida : cuando el niño
para Atenas; en aquella cima se alzaban los templos de nacía un dios le enseñaba á hablar, una diosa á beber,
Júpiter, otra tenía la misión de endurecerle los huesos, dos la de
Juno y Minerva, las tres deidades protectoras de la llevarlo á la escuela y dos la de volverlo á su casa; en
ciudad, y la ciudadela que contenía el tesoro y los archivos resumen, una legión de pequeños dioses especiales. Los
del pueblo. Según la leyenda, al abrir los cimientos se había encargados de proteger una ciudad, un barrio, una
encontró una cabeza de hombre acabada de corlar; esto montaña, un bosque; cada río, cada manantial y hasta
constituía una presagio y significaba que Roma acabaría cada árbol tenían su pequeño dios local. Así se explica
por ser la señora del mundo. que una vieja diga en la novela latina de Petronio;
XVI. - LA RELIGIÓN Y LA FAMILIAFGSTEL Í< Nuestro país está tan lleno de divinidades que es más
DE COULANGBS. La ciudad antigua. — BOISSIEK, La religión fácil encontrar en él una deidad que un hombre. »
romana. — MICHBLET, Historia romana. — BOUCHÉ-
Forma de los dioses. — Este pueblo se distinguía del
LECLERCQ, Historia
de los pontífices romanos. Historia de la adivinación. — helénico en que no daba á sus dioses forma precisa;
DURIÍV, Historia de los romanos. Durante mucho tiempo no hubo en Roma ningún ídolo,
LA.RELIGIÓN. y Júpiter era adorado allí bajo la forma de una piedra
Los dioses romanos. — Los romanos creían, como y Marte bajo la de una espada. Más adelante fué cuando
los griegos, que cuanto pasa en el mundo es obra de imitaron las estatuas de palo de los griegos. Quizás no
una divinidad; pero en vez de admitir la existencia de pensaron al principio en seres de ügura humana. Á la
un Dios director de todo el universo, tenían tantas deidades inversa de los griegos, no imaginaban casamientos ni
como fenómenos diferentes observaban. Una hacía parentelas entre los dioses, no contaban historias relativas
abrirse las semillas, otra guardaba los linderos de las á ellos ni conocían ningún Olimpo en que se congregasen.
propiedades, una cuidaba de ia fruta. Todas ellas llevaban La lengua latina tenía una palabra muy notable
un nombre, pertenecían á uno de los dos sexos y para designar á las divinidades; llamábanlas
estaban encargadas de una misión. manifestaciones.
Los dioses principales eran Júpiter, dios del cielo; eran la expresión múltiple de una fuerza
Jano el de las dos caras (dios que abre); Marte, dios de divina desconocida. Hé ahí la razón de que no tuviesen
la guerra; Mercurio, del comercio; Yulcano, del fuego, forma, parentela ni historia. Lo único que se sabía acerca
Neptuno, del m a r ; Ceres, del las nubes, la Tierra, la Luna, de ellos es que cada cual gobernaba una fuerza de la
Juno y Minerva. naturaleza y podía hacer según le pareciese bien ó mal
Después venían otros dioses secundarios, que á los hombres.
personificaban, Principio de la r e l i g i ó n romana. — El romano no
siente simpatía por esos dioses abstractos, sin color ni ofrecer una víctima á Júpiter, se elige un animal blanco,
vigor; podría decirse casi que le espantan. Cuando los hay que echarle en la cabeza harina salada y que matarle
invoca, se oculta el rostro, tal vez p a r a no verlos; pero con un hacha; precisa además permanecer en pie,
al mismo tiempo cree que tienen mucho poder y que con las manos alzadas al cielo, mansión del dios, y
prestarán servicios á los que sepan complacerlos. pronunciar
« El hombre á quien los dioses son favorables, gana una fórmula consagrada. Si hay error, el sacrificio
dinero. »» El romano concibe la religión como un cambio es nulo; creen que el dios no lo agradecerá. Un
de atenciones; él presenta al dios sus ofrendas y homenajes Perfectamente, cogeré en mi jardín una de cebolla. — No, quiero
y la deidad le otorga algo en premio (1). Si des- algo que liaya pertenecido á un hombre. — Os daremos la punta de
(1) Una leyenda representa al rey Numa discutiendo con Júpiter los sus cabellos. — Quiero que sea un ser animado. — Añadiremos a eso
términos del contrato : « Me sacrificarás una cabeza, dice Júpiter. - un pescadito »>, replica Ñama. La ocurrencia gusta á Júpiter, que
se echa á reir y consiente en ello.
pués de dar algo al dios no recibe el hombre lo que
(1) En Roma, lo mismo que en Grecia, el templo se llamaba una
esperaba, se considera engañado. Durante la enfermedad mansión ó morada.
de Germánico, el pueblo ofreció sacrificios á los dioses magistrado hace celebrar juegos en honra de los dioses
para obtener su salvación. Al saber que había muerto, la protectores de Roma. « Si cambia una palabra en su
multitud derribó los altares y arrojó á la calle las estatuas fórmula, si un tocador de flauta se para, si el actor
de los dioses, en castigo de no haber concedido lo pierde el hilo de lo que dice, los juegos no están acordes
que de ellos se reclamaba. Así ocurre aun en nuestros con los ritos y hay que volverlos á empezar (1). » Así es
días; el campesino italiano injuria al santo que no le que las personas prudentes se hacen asistir por dos
otorga lo que desea. sacerdotes, uno de los cuales pronuncia la fórmula y el
El culto. — Así pues, el culto consiste en hacer cosas otro va ejecutando las ceremonias del ritual. La hermandad
que agraden á los dioses. Llévanles fruta, leche y vino de los sacerdotes arvales se reúne cada año en
y les sacrifican animales. En ocasiones se sacan de los un templo cerca de Roma, y allí ejecutan una danza en
templos las imágenes sagradas, las recuestan en un lengua antigua que ya nadie comprende,, tanto que al
lecho y les dan un banquete. También les erigen, como principiar la función hay que entregar á cada sacerdote
en Grecia, moradas magníficas (los templos) (1), y les dan un formulario escrito. Sin embargo, la cantan todos los
espectáculos. años sin cambiar nada en ella, á pesar de que desde hace
El f o r m a l i s m o ; ^ - Pero no basta todo esto. Los siglos no la entienden. Los romanos desean, ante todo,
dioses cumplir con sus dioses, y esa exactitud en ejecutar las
romanos exigen que se respeten las formas y que los prácticas de costumbre es lo que constituye para ellos
actos del culto, sacrificios, juegos, ofrendas, se efectúen la religión. Por esto se consideran como los más devotos
según las antiguas reglas (los ritos). Cuando se quiere de los hombres. « En todo lo demás, dice Cicerón,
somos inferiores á los demás pueblos ó únicamente sus conocen el porvenir y envían á los hombres signos que
iguales; pero somos superiores á todos por la religión, permiten adivinarlo. Antes de emprender algo, el romano
esto es, en el culto tributado á los dioses. » consulta á los dioses. El general que se dispone á
La oración. — Cuando el romano reza no es para elevar atacar, examina las entrañas de las víctimas; el magistrado
su alma y sentirse en comunicación con un dios, sino mira las aves que pasan, antes de abrir la sesión
para pedirle un servicio. Su principal preocupación es de una asamblea (esto es lo que se llama tomar los
saber á qué dios puede dirigirse para que el ruego sea auspicios).
eficaz. « Tan importante es, dice Varron, saber qué Si los signos son favorables, s e deduce que los
deidad puede ayudarnos en los distintos casos, como dioses aprueban la empresa ; si no, es que la condenan.
estar enterados de dónde viven el carpintero y el panadero. Con frecuencia ocurre que los dioses envían un signo
» Así es que hay que invocar á Geres para obtener sin que nadie lo pida. Todo fenómeno inesperado pasa
abundantes mieses, á Mercurio para ganar dinero y á por ser presagio de un acontecimiento. Como antes
(1) Así lo dice Cicerón. de la muerte de César apareció un cometa, se creyó
Nepiuno para tener un feliz viaje por mar. El postulante después que había tenido por objeto anunciarla. — Si
se viste de limpio, pues el aseo gusta á las divinidades, ¡i) Véase en Michelet, Historia romana, p. 146, la nota que contiene
y lleva una ofrenda, porque á los dioses no les gusta la oración de Decio.
que se les presenten con las manos vacías. Una vez hecho durante una deliberación de la asamblea del pueblo
esto, el fiel se presenta y llama al dios, de pie y con la truena, es que Júpiter no quiere que ese día se resuelva
cabeza oculta por un velo. Pero como ignora su nombre, nada y l a reunión se disuelve. — El hecho más
pues, según los romanos, « nadie conoce los verdaderos insignificante
nombres de los dioses, » le dice, pongamos por ejemplo : puede ser interpretado como un indicio, ya se
« Júpiter, muy grande, muy bondadoso, ó sea cual fuere t r a t e de un relámpago que cruza el horizonte, de una
el nombre que prefieres... » Después manifiesta su deseo, palabra que se oye, de una rata que se esconde, de un
cuidando de usar siempre términos muy claros, á fin de adivino con quien se tropieza. Así es que cuando Marcelo
.que el dios no pueda engañarse (1). Si se le ofrece una había resuelto una empresa, se hacía conducir en una
libación, se dice : « Recibe el homenaje de este vino que litera cerrada para no ver nada que pudiera imponérsele
derramo; » pues el dios podría creer que se le ofrece como un presagio.
algún vino más y reclamarlo. Las oraciones son, en Y éstas no eran preocupaciones del populacho. La
consecuencia, república sostenía 6 augures que tenían como misión
largas, difusas y llenas de repeticiones. anunciar el porvenir, y conservaba cuidadosamente una
Los presagios. — Los romanos creían en los presagios colección de profecías, los libros sibilinos. Tenía gallinas
lo mismo que los griegos. Según ellos, los dioses sagradas de que cuidaban sacerdotes, y no se efectuaba
ningún acto público, asamblea, elección, debate, sin Si se cuidaba de amortajar el cuerpo conforme á la
haber examinado antes el vuelo de las aves. — Al costumbre,
saberse en el año 19o que ha caído un rayo sobre un el alma iba á vivir debajo de l a tierra y s e convertía
templo de Júpiter, que á la cabeza de la estatua de en una deidad. En el caso contrario, aquélla no
Hércules le h a salido un cabello, y que en una provincia podía entrar en la morada do los vivos y volvía á la
había nacido un pollo con tres patas, según aviso del tierra, resucitaba con el fin de aterrorizar á las gentes
gobernador, el Senado se reunió para examinar esos hasta que le diesen buena sepultura. Plinio el Menor (1)
presagios. cuenta la historia de un fantasma que se aparecía en una
Los sacerdotes. — El sacerdote romano, y lo mismo casa haciendo morirse de miedo á todos los habitantes;
el griego, no tenía como los nuestros cargo de almas, y un filósofo que fué bastante valeroso para seguirlo,
se limita á servir al dios, cuidando de su templo, descubrió
administrando en el sitio donde se paraba el espectro, osamentas
sus bienes y celebrando ceremonias en honra que no habían sido enterradas con arreglo á los
suya. Así, la corporación de los salios (los saltadores) r ¡ t o s . _ El alma del emperador Calígula estuvo
cuida de un escudo que decían caído del cielo y que apareciéndose
adoraban como á un ídolo; todos los años ejecutan una en los jardines del palacio; hubo, pues, que
danza de las armas : á eso se reduce toda su misión. desenterrar el cuerpo y sepultarlo de nuevo de manera
— Los augures predicen el porvenir. — Los pontífices regular.
inspeccionan las ceremonias del culto, forman el calendario Cultos de los muertos. — Era, pues, de la mayor
y determinan las fiestas que se deben celebrar en importancia, tanto para los muertos como para los
los distintos días del año. vivos, que se observaran los ritos. La familia del difunto
Ni los sacerdotes ni los augures ó pontífices, forman (1) Plinio, Epístolas, lib. VII, 27. Véase en Plauto (Mostellaria)
una clase á parte. Todos ellos son designados entre los otra historia de resucitado.
grandes personajes y continúan ejerciendo funciones elevaba una pira donde quemaban el cuerpo, guardando
públicas, juzgando, presidiendo asambleas, mandando las cenizas en una urna que se depositaba en la tumba,
ejércitos. Esto explica que los sacerdotes romanos no pequeña capilla consagrada á los dioses manes (1) esto
formaran como en Egipto una casta sacerdotal. En Roma es, al alma hecha dios. Los deudos del muerto iban á
hubo una religión de Estado, pero no un gobierno depositar allí alimentos en días determinados; es probable
teocrático. que en otros tiempos se creyó que el alma necesw
Los m u e r t o s . — Los romanos creían, como los taba sustentarse, pues echaban en tierra la leche y el
indostánicos vino, quemaban la carne destinada á las víctimas y
y los griegos, que el alma sobrevive al cuerpo.
dejaban en algunos vasos leche y pastelillos. Estas no debe extinguirse nunca y su conservación ha de
ceremonias encomendarse
continuaban indefinidamente; una familia no á seres vivos. Si una vestal falta á su voto,
podía abandonar las almas de sus antepasados, y seguía la entierran viva en un sepulcro, porque ha cometido
por consiguiente cuidando de su sepulcro y llevándoles uu sacrilegio y puesto en peligro al pueblo romano.
comidas fúnebres. En cambio, las almas convertidas en LAFAMILIA.
dioses velaban por sus descendientes y lós protegían: • Religión de la familia. — Todos los miembros de
cada familia tenía en consecuencia sus dioses protectores, una familia rinden culto á los mismos antepasados y se
que eran llamados lares. reúnen en torno del mismo hogar. Así es que tienen los
Culto del h o g a r . — También poseía cada familia un mismos dioses y que esas deidades sólo son tales para
hogar que adoraba. Los romanos consideraban como ellos. El santuario en que permanecen los lares (1) está
los indios que la llama era un dios y el hogar un altar. oculto en la casa y ningún extraño se acerca á él. La
Era preciso mantenerlo vivo de día y de noche, echando familia romana viene á ser, según esto, una pequeña
en su altar aceite, grasa, vino é incienso; entonces la iglesia, con su religión y su culto, en que no se admite
llama brillaba y crecía como si la ofrenda la hubiese más que á sus miembros. Es natural que fundándose en
alimentado. El romano no empezaba su comida sin dar principios religiosos, difiera mucho de la familia moderna.
gracias al dios del hogar, ofreciéndole parte de sus El matrimonio. — La primera regla de esta religión
alimentos es que para tener derecho á adorar los antepasados de
y derramando en intención suya un poco de esta familia, se necesita ser hijo de un matrimonio regular.
vino (en esto consistía la libación). — El mismo Horacio, El casamiento romano empezó, pues, por ser una
á pesar de su incredulidad, cenaba delante de su hogar ceremonia religiosa. El padre hace entrega de la novia
con sus esclavos, sin olvidar la libación ni la oración. fuera de su casa; un cortejo la conduce hasta la del
Toda familia romana posee en su casa un santuario marido cantando un antiguo cántico sagrado : « Himen
en que están al mismo tiempo los dioses lares, las almas ó Himeneo. » Así la llevan delante del hogar del marido,
de los antepasados y el altar del hogar. — Roma tenía le presentan el agua y una vez en presencia de los dioses
(1) Las letras D. M. que se ven en todos los sepulcros romanos son (1) Se les llamas penates, esto es, los dioses domésticos.
las iniciales de Dioses Manes. de la familia, los nuevos esposos parten un pastel de
también un fuego sagrado, que llamaban Vesta, palabra harina de flor. En aquella época, el matrimonio se llamaba
antigua que designa el hogar; estaban encargadas de comunión por el pastel. — Más adelante se ideó
mantenerlo siempre vivo cuatro vírgenes, hijas de las otra manera de efectuarlo. Un deudo de la novia la
familias más ilustres, las vestales, pues la llama sagrada vende al marido en presencia de dos iigos; el marido
declara que la compra p a r a hacer de ella su mujer. Este
es el matrimonio por compra.
Para los romanos, lo mismo que para los griegos, el encerrada lejos de los hombres como la mujer griega,
matrimonio es un deber religioso, pues las creencias come en la mesa con su marido, recibe visitas, va á
mandan que no se permita la extinción de las familias. comer en casa de sus amigas, y se presenta en público,
tanto en las fiestas, como en el teatro ó el tribunal. Sin
embargo, vivía generalmente en la ignorancia. Los romanos
no se preocupaban de instruir á sus hijas; la
cualidad más estimable que una mujer puede tener para
ellos es la austeridad; y el elogio que escriben en sus
tumbas es éste : « Cuidó bien la casa é hiló la lana. »
Los hijos. — El hijo romano pertenece á su padre
como si fuese una propiedad. El autor de sus días tiene
Escena de bodas, según una pintura romana. derecho á exponerlo en la calle. Si lo recoge, se le cría
Así es que el romano declara al casarse « que toma en la familia. Las hijas permanecen allí hasta que se
mujer para tener hijo, » Un patricio que quería mucho casan, aprendiendo á hilar y tejer al cuidado de su
á su esposa, la repudió porque no le daba descendencia. madre. Los varones trabajan en el campo con su padre
La mujer. — La mujer romana no es libre nunca; y se ejercitan en el manejo de las armas. Los romanos
cuando joven, pertenece á su padre, que le elige esposo; no eran un pueblo artista y lo único que les importa
una vez casada, queda en el dominio del marido : los 5 es que sus hijos sepan leer, escribir y contar; no
jurisconsultos dicen que está en su mano, viniendo á ser les enseñan ni la música ni la poesía. Además se les
como su hija. De modo que constantemente se halla acostumbra á ser sobrios, silenciosos, modestos en su
sometida continente y sumisos á la autoridad.
á un señor y dueño, que tiene sobre ella derecho El p a d r e de familia. — Los romanos llamaban padre
de vida y muerte. Sin embargo, no se la t r a t a nunca de familia á loque nosotros calificamos de dueño de la
como á una esclava. Su dignidad es igual á la del marido, casa. El padre es al mismo tiempo propietario del
y se la llama matrona ó madre de familia, como á dominio, sacerdote del culto de los antepasados y soberano
él se le califica de patrono ó padre de familia: tan dueña de la familia. Puede repudiar á su mujer, rechazar
es ella en la casa como él. Dirige á sus esclavas, á sus hijos, ó venderlos y casarlos sin su consentimiento.
encargándoles SBIGNOBOS. — T. I. 12
los trabajos penosos, como moler el trigo, Tiene derecho á guardarse cuanto les pertenece, lo que
hacer el pan y guisar, mientras ella se sienta en la sala su mujer le lleva en dote, lo que sus hijos ganan;
de honor ó atrio (atrium), para hilar y tejer, cuidar de ni éstos ni aquélla pueden ser propietarios. Finalmente
sus hijos y servidores y ordenar lo necesario. No vive es su señor absoluto (1), con « derecho de vida y
muerte, » ó en otros términos, es su único juez. Si cometen
un crimen, quien los condena no es el magistrado
sino el padre de familia. — Una vez (186) decretó el
Senado romano la pena de muerte contra cuantos habían
tomado parte en
las orgías del culto
de Baco. Los
hombres fueron
ejecutados, pero
al tratarse de las
mujeres que figuraban
entre los
culpables, el Senado
tuvo que Romano vestido con la
dirigirse á los toga. homano. . última pena sus
padres de familia mujeres ó sus hijas. — Catón el Antiguo decía : « El marido
y pedirles que es juez de su mujer, y puede cuanto quiere. Si ella comete
— I condenasen á la una falta, la castiga ; si h a bebido vino la condena;
si le ha sido infiel, la mata. » — Cuando Catilina
conspiraba
contrael Senado, un miembro de éste descubrió que
su propio hijo tomaba p a r t e en el complot, por lo cual lo
mandó prender, lo juzgó y lo condenó á muerte.
El poder del padre de familia dura tanto como su
vida; el hijo no queda nunca exento de esa autoridad.
(I) En la lengua del derecho romano se dice que la mujer, los hijos
y los servidores « no se pertenecen ».
Puede ser hasta cónsul, pero siempre sigue sometido á
su padre. Cuando éste fallece, entonces sus hijos se
convierten á su vez en padres de familia. Por lo que
respecta á la mujer, nunca es l i b r e ; cuando su marido
muere, pasa á poder del heredero; de modo que en ese
caso puede verse sometida á su propio hijo.
XVÍI- LA CIUDAD ROMANAMOSIHSEN, en centurias (compañías) con arreglo á su fortuna.
Historia romana. — WILLBMS, El derecho público en Roma. El último rey, Tarquino el Soberbio, tiranizó á las
— FUSTBL DE COULAISGES, La Ciudad antigua. — DURUY, Historia grandes familias de Roma, por lo cual algunos nobles
de los romanos. —MIOTELE-T, Historia romana.
FORMACIÓNDELPUEBLOROMANO.
conspiraron contra él, logrando derribarlo del trono y
Los reyes. — La tradición refería que Roma había expulsarlo. Á partir de entonces (510) no volvió á haber
sido gobernada por reyes durante dos siglos y medio. reyes. El Estado romano ó según decían, l a cosa pública
No sólo se citaban sus nombres y la fecha en que murieron, {res publica, de ahí república) fué gobernado en adelante
sino que además se contaba la vida de cada uno por dos magistrados elegidos anualmente, que
de ellos. llamaban cónsules.
Se decía que había habido siete. El primero, Rómulo, No es posible saber qué hay de exacto en esta tradición,
procedente de la ciudad latina de Alba, fundó la ciudad pues se formó mucho antes de la época en que los
del Palatino y dio muerte á su hermano, para castigar romanos empezaron á escribir su historia, y en ella hay
el sacrilegio que éste cometiera saltando por encima tantos puntos inexactos, que no es posible tener gran
del foso del recinto, y después se alió con el rey sabino confianza en los demás.
Tacio. Una leyenda posterior añadía que Rómulo creó Se h a supuesto por algunos que esos nombres de reyes
al pie de la ciudad un barrio rodeado por una empalizada, eran como símbolos de una raza ó de una clase, y la
donde acogía á cuantos aventureros se le presentaban. historia primitiva de Roma ha sido reconstruida de
— El segundo rey, Numa Pompilio, fué un sabino, muy diversos modos ; pero los eruditos no han logrado
y él fué quien organizó la religión romana, ponerse de acuerdo en lo tocante al particular.
aconsejándose con una diosa, la ninfa Egeria, que habitaba El pueblo romano. — En el siglo Y antes de J. C.
en un bosque cercano. — El tercero, Tulo Hostilio, había en Roma dos clases de hombres, los patricios y .
fué un guerrero que luchó con la ciudad de Alba, los plebeyos. Los primeros eran descendientes de las
capital de la confederación latina, acabandopor vencerla antiguas familias establecidas desde los comienzos de
y destruirla. — El cuarto rey, Anco Marcio, era nieto de la ciudad en el pequeño territorio romano, y sólo ellos
Numa; hizo construir un puente de madera sobre el tenían derecho á presentarse en la asamblea del pueblo,
Tiber y fundó el puerto de Ostia, por donde pasó á de asistir á las ceremonias religiosas y de desempeñar
partir de entonces el comercio de Roma. funciones públicas. Sus antepasados fundaron el Estado
Los tres últimos reyes fueron etruscos. Tarquino el ó, según decían, la ciudad romana, dejándolos por
Mayor aumentó el territorio romano é introdujo en la herederos.
ciudad las ceremonias religiosas de Etruria. Servio 'J ulio Ellos eran, pues, el verdadero pueblo de Roma.
organizó el ejército romano, haciendo entrar en él todos La plebe. — Los plebeyos descendían de extranjeros
los ciudadanos sin distinción de cuna, y distribuyéndolos establecidos en la ciudad, sobre todo de los vencidos de
los pueblos vecinos; pues Roma había ido sometiendo enviaron á tratar con ellos á Menenio Agripa, quien
una después de otra todas las ciudades latinas, les contó la fábula de los miembros y del estómago (1).
anexionándose La plebe consistió en volver á la ciudad, pero después
por fuerza sus habitantes. Estos, que se liabían de celebrar un tratado con el pueblo. Los patricios le
convertido en vasallos sin dejar de ser extranjeros, concedieron
obedecían que sus jefes (los tribunos de la plebe) tuvieran
al gobierno de Roma pero no podían tomar derecho para socorrer á los plebeyos contra los magistrados
parte en él. No tenían la religión romana, ni podías del otro orden, impidiendo que se adoptase medida
asistir á las ceremonias. Ni siquiera les era licito contraer ninguna contra su parecer. Para ello les bastaba
matrimonio con la hija de un patricio. Se les llamaba pronunciar una solo palabra : Veto (me opongo), que
la plebe (la multitud), y no se les consideraba ponía término á todo, pues la religión prohibía luchar
como parte del pueblo romano. En las antiguas oraciones con un tributo so pena de caer en manos de los dioses
se decía: « en bien del pueblo y de la plebe de infernales.
Roma. Triunfo de los plebeyos. — La lucha comenzada á
Luchas e n t r e p a t r i c i o s y plebeyos. — El pueblo y fines del siglo V duró dos siglos (de 493 á 300
la plebe formaban por decirlo así dos naciones distintas, próximamente).
una de señores y de vasallos la otra. Sin embargo, los Los plebeyos, que eran más numerosos y ricos, acabaron
plebeyos eran análogos á los patricios: Soldados como por vencer. —Primero obtuvieron que se redactasen
ellos, servían en el ejército á su propia costa y morían leyes comunes á todos (véase más adelante, XXI11,
luchando por l a gloria y poder de Roma; labradores, el derecho); después, que se permitiese el matrimonio
como ellos, vivían en sus tierras. — Muchos de esos entre patricios y plebeyos. — Lo más difícil fué arrancar
hombres de clase inferior eran muy ricos y de antigua á la clase gobernante el monopolio de las magistraturas
familia. La única diferencia consistía en que ellos superiores ó, como decían entonces, « obtener los hon
descendían o r e s » . En efecto la religión mandaba que antes de
de una casa ilustre de alguna ciudad latina vencida, nombrar magistrado ó un hombre, se preguntara á los
mientras que los patricios eran hijos de una antigua dioses si aprobaban la elección. Se les interrogaba
familia de la ciudad victoriosa. examinando el vuelo de las aves, cosa que se llamaba
Los tribunos de l a plebe. — Según la leyenda, una tomar los auspicios. Y precisamente l a antigua religión
12. (1) No la conocemos sino por Tito Livio y Dionisio de Halicarnaso ;
vez que los plebeyos se vieron demasiado maltratados, su dramática narración es célebre, pero se reduce á una leyenda,
alterada por copistas y falsarios en la sucesión de los siglos.
se retiraron con sus armas á una montaña, resueltos á
/
romper con el pueblo romano. Atemorizados los patricios,
romana, no pudiendo suponer que los dioses aceptaran
un magistrado plebeyo, no permitía efectuar esa ceremonia lícito invocar la ley romana ni pedir justicia á los tribunales
sino en nombre de un patricio. de Roma. — En consecuencia, los ciudadanos
Pero había grandes familias plebeyas que, deseando forman una aristocracia en el seno de los demás hombres;
igualar en dignidad á las patricias, puesto que eran sus pero no son iguales entre s í : hay diferencias de clase ó,
pares en riqueza é importancia, las obligaron á irles como los romanos dicen, de fila.
concediendo todos los cargos (1); se empezó por el de Los nobles. — En primera línea figuran los nobles.
cónsul y se acabó por el de pontífice máximo. El primer Un ciudadano pertenece á la aristocracia cuando algún
cónsul plebeyo fué nombrado en 366; el primer pontífice antepasado suyo ha ejercido una magistratura, cosa
máximo de la misma clase en 302. que en Roma es un honoi•, mediante el cual se ennoblecen
Desde entonces patricios y plebeyos se confundieron, la persona que la ejerce y sus descendientes.
• no formando en adelante más que un solo pueblo. Cuando un ciudadano es nombrado edil, pretor ó cónsul,
E L P U E B L O ROMANO. recibe una toga orlada de púrpura, una especie de
El derecho de ciudad. — En Roma lo mismo que en trono (la silla curut) y el derecho de mandar hacer su
Grecia, el pueblo no es el conjunto de los habitantes, imagen.
sino la corporación de los ciudadanos. No toda persona Ésta consiste en una pequeña estatua, de cera al
que vive en el territorio merece ese título, sino únicamente principio, y de plata más tarde, que se coloca en el atrio,
los que poseen dercho de ciudad, ó ciudadanía, en el santuario de la casa, cerca del hogar y de los
que concede numerosos privilegios : dioses de la familia ; allí se conserva en su nicho, como
I o . Sólo los ciudadanos son miembros del cuerpo político; un ídolo venerado por los descendientes. Al fallecer una
sólo ellos tienen derecho á votaren las asambleas persona de la familia, se sacan las imágenes, y se las
del pueblo romano, de servir en los ejércitos, de asistir á lleva en el cortejo colocadas en un carro y uno de los
las ceremonias religiosas y de ser elegidos magistrados. parientes pronuncia el elogio del muerto. Estas figuras
Esto constituye los derechos públicos; son las que ennoblecen la familia donde se las conserva.
2o. La ley romana no protege sino al ciudadano; únicamente Mientras más imágenes hay en una familia, más noble
él tiene derecho á casarse legalmente, á ser es ésta. Así es que se dice noble -por una imagen, noble
padre de familia, esto es, dueño absoluto de su mujer y por tantas ó cuantas imágenes.
de sus hijos; á hacer su testamento; á vender y comprar. Esas familias aristocráticas eran poco numerosas en
Estos son dos derechos privados. Roma, pues las magistraturas que ennoblecen se conceden
Los que no son ciudadanos, están excluidos del ejér- en general á patricios antiguos. Sería dificil contar
(1) La dictadura en 355, la censura en 351, la pretura en 337. 300 de ellas.
cito y de la asamblea, y además no pueden ser legalmente Los caballeros. — Después de los nobles vienen los
esposos, padres, ni propietarios; tampoco les es caballeros, ciudadanos ricos que no cuentan magistrados
entre sus mayores. Su fortuna, inscrita en el censo, debe Los libertos. — Éstos son los últimos entre todos los
elevarse por lo menos á 400.000 sextercios. Todos ellos ciudadanos. Antiguos esclavos ó hijos de esclavos, los
son comerciantes, banqueros, directores de trabajos f libertos conservan l a t a r a de su origen; ninguno de ellos
empresas, que no gobiernan, pero que se enriquecen, puede entrar en el ejército romano, y no votan sino
lín el teatro ocupan puestos reservados detrás de los después de todas las restantes clases.
patricios. L A R E P Ú B L I C A.
Un caballero puede ser elegido magistrado ; entonces Los comicios. — El gobierno de Roma se llama República
los nobles dicen de él que es un hombre nuevo, y su hijo (esto es, la cosa pública); el gobierno de los ciudadanos,
queda ennoblecido. llamado el pueblo, es nominalmente dueño
• La plebe. — Los que no son patricios ni caballeros absoluto del Estado. El elige los magistrados, vota la
constituyen la masa del pueblo, la plebe. La mayor paz y la guerra y dicta las leyes. « La ley, dicen los
parte de ellos son labradores, que cultivan una pequeña jurisconsultos, es lo que el pueblo decreta. En Roma
propiedad en el Lacio ó en la Sabina; descienden de los pasaba lo que en Grecia: el pueblo no elegía diputados
italianos y de los latinos vencidos por Roma. Calón el y votaba él mismo. Aun después que se admitieron en
Antiguo da en su libro sobre la Agricultura, idea de los la ciudad más de 500.000 hombres dispersos por toda
costumbres de esa clase: « Cuando nuestros mayores Italia, los ciudadanos tuvieron que ir personalmente á
querían elogiar á un hombre, decían: buen labrador, l a capital para ejercer sus d e r e c h o s .—En
buen cultivador; entonces esta alabanza parecía la mayor consecuencia,
de todas (1). » el pueblo se reúne en una plaza, y la asamblea, que
Esos hombres eran duros en el trabajo, aficionados un magistrado convoca y preside, se llama los comicios.
al lucro, ordenados y económicos, y ellos constituyeron Unas veces los ciudadanos son convocados al son de la
el nervio de los ejércitos romanos. Por espacio de trompeta y se dirigen al Campo de Marte, á formarse
mucho tiempo formaron parte de la asamblea del pueblo en compañías con sus respectivos estandartes; esos son
y dominaron en los comicios. Los nobles que los comicios por centurias (asamblea por compañías). Ya
querían hacerse elegir magistrados iban á la plaza del se juntan en la plaza del mercado (forum) , distribuyéndose
mercado á « dar un apretón de manos » (esta era la en 3o grupos llamados tribus, cada una de las
expresión usual) á e s o s campesinos. — Un candidato que cuales entra por turno á votar en un espacio cercado
encontró la de un labrador demasiado callosa, tuvo la por una b a r r e r a ; esos son los comicios por tribus. El
ocurrencia de preguntarle : «¿Acaso andas con las ma- magistrado que convoca la asamblea le indica el asunto
(1) Catón cita algunos de sus proverbios : « Mal agricultor el que sometido á votación, y cuando ésta termina la asamblea
compra lo que su tierra puede darle. » - « No sabe gobernarse el se disuelve. — El pueblo es soberano, pero está
que hace durante el día lo que puede hacer de noche. » acostumbrado
nos? » Y á pesar de su elevada alcurnia, fué derrotado.
á obedecer á sus jefes. cada cinco años el censo, esto es, el padrón general del
Los magistrados. — El pueblo elige todos los años pueblo romano. Todos los ciudadanos comparecen ante
las personas que han de gobernarlo, y les delega su ellos para declarar bajo juramento su nombre, el número
poder absoluto; llámaseles magistrados (los que dominan). de sus hijos y de sus esclavos y la euantía de su
Cuando éstos salen van precedidos por lictores, fortuna; todo esto se inscribe en registros. Á ellos toca
que llevan un haz de varas y un hacha, para indicar además hacer la lista de los senadores, de los caballeros
que el elegido del pueblo tiene derecho para castigar y ciudadanos, y señalar el puesto que cada cual ocupa
é imponer la última pena. El magistrado puede además en la ciudad. Tienen, por último á su cargo la organización
presidir la asamblea del pueblo y el senado, ocupar el del lustro, gran ceremonia de purificación que se
tribunal y mandar los ejércitos, siendo en todas partes repite cada cinco años. Ese día, los ciudadanos sin
soberano. Convoca y disuelve á su antojo la asamblea, excepción
dicta por sí solo las sentencias, y hace lo que quiere de se reúnen en el Campo de Marte, formados en
los soldados, condenándolos á muerte sin oir siquiera batalla; entonces cogen tres víctimas expiatorias, un
el parecer de los oficiales. — El general romano Manlio toro, una oveja y un cerdo, y les hacen dar por tres
prohibió una vez, durante una guerra contra los latinos, Sacrificio expiatorio.
que ningún soldado saliera del campamento. Su hijo, veces vuelta á la asamblea; después las degüellan y
retado por un guerrero enemigo, desobedece y mata al rocían al pueblo con su sangre; así queda la ciudad
adversario. Manlio mandó inmediatamente prender y purificada y reconciliada con los dioses. — Los censores
ejecutar á su heredero. — Según la expresión romana, pueden inscribir y colocar á los ciudadanos en el puesto
el magistrado tiene el poder de un rey; pero por poco que mejor les parece; en consecuencia, les es lícito
tiempo y en participación, pues se le elige sólo por un degradar á un senador, borrándolo de la lista del Senado,
año y tiene colegas que disponen de facultades análogas á un caballero no incluyéndolo en la de sus colegas,
á las suyas. En Roma hay al mismo tiempo dos cónsules y á un simple ciudadano no apuntando su nombre en
que gobiernan el pueblo y mandan los ejércitos, varios los registros de las tribus. Esto constituía un medio
pretores para ejercer las mismas funciones como fácil de castigar á los que les parecían culpables,
subordinados corrigiendo
de los primeros y para dictar las sentencias. la insuficiencia de las leyes.
Además, hay dos censores, cuatro ediles para cuidar de Los hubo que degradaron á ciudadanos por haber
la vía pública y de los mercados, diei tribunos de la plebe, cultivado mal su campo, por tener demasiado lujo, á
y cuestores para llevar las cuentas del Estado. un senador porque su vajilla de plata pesaba diez libras,
Los censores. — Los magistrados de mayor autoridad á otro porque no cuidaba suficientemente délas tumbas
son los dos censores, que tienen la misión de formar de su familia, á uno por haber repudiado ' á su mujer.
Este poder exhorbitante era lo que llamaban en Roma hablara para persuadirlos. El pueblo acabó por aceptar.
gobierno de las costumbres. Gracias á él, los censores eran En Roma, el pueblo reinaba, como los soberanos ingleses
dueños de la ciudad. ; pero quien gobernaba era el Senado.
El senado. — El senado se compone de unos 300 La carrera de los honores. — En Roma no constituía
personajes una profesión el ser magistrado ó senador ; ambas
designados por el censor, no al acaso, sino eligiéndolos clases gastaban su tiempo y su dinero sin recibir sueldo
de entre los más respetados y de familia más alguno. Una magistratura era ante todo un honor, á
ilustre; la mayor parte son antiguos magistrados. Casi que no llegan sino los nobles, en ocasiones los caballeros,
siempre designa á los que son ya sénadores, de modo y siempre hombres ricos, y para llegar á los puestos
que en general este cargo es vitalicio. El senado es la más elevados, tienen que haber pasado por todos
asamblea de los primeros hombres de Roma ; de ahí su los demás. El que desea gobernar algún día al pueblo
prestigio. Cuando ocurre algo, uno de los magistrados romano, debe empezar por hacer diez campañas en los
reúne á los senadores en un templo, les expone la cues-; ejércitos; después pueden elegirlo cuestor y le entregan
tión y después les pide su parecer. Los presentes contestan para que la administre una caja del Estado. Luego pasa
uno á uno, por orden de categoría. Esto se llama á ser edil, encargado de la policía y de los abastos.
consultar al senado y el acuerdo de la mayoría es un Más tarde, lo nombran pretor y hace justicia | después,
senado consulto, que se reduce á una opinión, pues eí cuando lo eligen cónsul, manda un ejército y preside
senado no tiene derecho para hacer leyes; pero Roma las asambleas. Únicamente entonces puede aspirar á
la obedece como si se tratase de una orden. El pueblo ser censor, el peldaño más elevado de la jerarquía, á
tiene confianza en los senadores, creyéndolos con razón que no llega nunca antes de los cincuenta años. De este
mejor enterados y más expertos que é l ; y los magistrados modo, un hombre ha sido sucesivamente economista,
no se atreven á resistir á una asamblea compuesta administrador, juez, general y gobernador, antes de llegar
de nobles, sus iguales. Así es que el senado dirige todos á la original magistratura de censor, que consiste en
los negocios públicos, declarando la guerra, determinando organizar la sociedad. Esta serie de puestos públicos
el número de soldados, recibiendo á los embajadores, constituye la can-era de los honores. Cada empleo dura
haciendo la paz y fijando los ingresos y gastos un año nada más y para ascender al siguiente se necesita
públicos. El pueblo ratifica sus acuerdos y los magistrados nueva elección. Durante el año que precede á la
los ejecutan. El año 200 resolvió el senado declarar votación hay que vivir constantemente en las calles,
la guerra al rey de Macedonia; el pueblo atemorizado circular como dicen los romanos (ambire, de donde se
se negó á votarla. Entonces el senado mandó que deriva la palabra ambición) solicitando los sufragios
un magistrado reuniese de nuevo los comicios y les del pueblo. En todo ese tiempo es costumbre llevar una
SEIGNOBOS. — T. I. 13 toga blanca, y este es el sentido de la palabra candidato
(vestido de blanco). juramento. Un hombre pronuncia la fórmula, despuésde lo
XVIII- - LA CONQUISTA ROMANAMOMMSKN, cual van pasando por turno uno á uno y diciendo :
Historia romana. — MJCHELET, Historia romana. — FosÍBL « Yo también. » Á partir de ese instante, el ejército
OK COCLARGES, La Ciudad antigua. — RURUY, Historia de tos
queda unido con su general por el lazo de la religión
romanos. — FOSTHNE, El ejército romano.
El E J É R C I T O ROMANO. Legiones y aliados. — El ejército romano se llamaba
El servicio militar. — Para ser admitido á servir en al principio la legión (la leva). Cuando aumentó el
el ejército romano, no basta ser ciudadano. Se necesita pueblo, se formaron varias legiones en vez de una. Se
además tener recursos suficientes para equiparse á componían de 4.200 á 5.000 hombres, todos ciudadanos
su propia costa, pues el Estado no suministra al soldado romanos. El ejército más pequeño consta por lo menos
armas ningunas, y hasta el año 402 ni siquiera lo sostenía. de una legión, y si lo manda un cónsul de dos. Pero las
Así es que no alistaban sino ciudadanos que legiones forman apenas la mitad del ejército romano.
tuviesen algunos recursos. Los pobres (proletarios) están Los pueblos de Italia tienen que suministrar tropas aliadas
exentos del servicio ó, mejor dicho, no tienen derecho á Roma; los oficiales son romanos. En los ejércitos
á entrar en el ejército. Todo ciudadano bastante rico de que hablamos las aliados eran siempre algo
para ser admitido, debe veinte campañas al Estado, y superiores en número á los ciudadanos de las legiones.
mientras no las reúne, sigue á disposición del general, Generalmente, cuatro legiones (16.800 hombres) llevan
desde los: diez y siete á los cuarenta y seis años. En como auxiliares 20.000 infantes y 40.000 jinetes aliados.
Roma como en Grecia todo ciudadano es al mismo El año 218, durante la segunda guerra púnica, se alistaron
tiempo soldado ; los romanos son un pueblo de pequeños 26.000 ciudadanos y 45.000 aliados. De modo que
propietarios acostumbrados á combatir. el pueblo romano se servía en sus guerras tanto desús
El alistamiento. — Cuando se necesitan soldados, el súbditos como de sus propios miembros.
•cónsul manda que todos los ciudadanos aptos p'ara el Los ejercicios. — Roma no tenía gimnasio; los futuros
•servicio se reúnan en el Capitolio, donde los oficiales soldados se ejercitaban en el Campo de Marte, á la otra
designados por el pueblo eligen el número de hombres parte del Tíber. Los jóvenes iban allí á marchar, correr,
•necesarios para el ejército. Esto constituye el alistamiento saltar, cargados con sus armas, batiéndose con la espada,
(que los romanos llamaban elección)-, después arrojando dardos y manejando el azadón; después
viene la prestación del juramento militar, primero por atravesaban
los oficiales y por los soldados después; se promete á nado el Tíber, cubiertos de polvo y de sudor.
obediencia Era frecuente que los hombres hechos y hasta los generales
al general, seguirlo hasta donde quiera ir, y permanecer tomaran parte en esos simulacros : el romano no
en las filas hasta que el jefe los exima de su dejaba nunca de hacer el ejercicio. La regla era no dejar
ociosos á los soldados ni aun en campaña; tenían que
hacer el ejercicio por lo menos una vez al día, y cuando que está compuesta de tropas escogidas armadas con
no había enemigos que combatir ni trincheras queatacar, los la lanza, y que recibiendo á los demás en su seno,
utilizaban en hacer caminos, puentes y acueductos. vuelve con ellos sobre el enemigo. Así el ejército no
El campamento. — El soldado romano lleva pesada forma una masa única difícil de mover, sino que el general
carga, sur armas, sus utensilios, víveres para diez y puede distribuir sus tropas con arreglo á la figura
siete días, una estaca larga, que suman en j u n t o 60 libras del terreno. Cuando se encontraron por primera vez los
romanas. Como no tiene el impedimento de los bagajes, dos ejércitos más celebres de la antigüedad, las legiones
el ejército se mueve con mayor rapidez. Cada vez que romanas y la falange macedónica, el campo del combate,
un ejército romano se detiene para acampar, empieza los Cinocéfalos, estaba erizado de montículos ; como en
por señalar un recinto cuadrado, á lo largo del cual un terreno tan desigual no podían los 16.000 hoplita=;
abren los soldados un foso profundo, echando hacia la macedón ios permanecer unidos, sus filas se entreabrieron
• parte de dentro la tierra, que forma así un talud que y en esos huecos se arrojaron los pelotones romano?,
llenan de estacas, de modo que el campamento queda destruyendo la falange.
defendido por un foso y una empalizada. En esa La disciplina. — La disciplina militar romana era
improvisada dura. El general tiene derecho de vida y muerte sobre
fortaleza plantan los soldados sus tiendas; la del todos los hombres. El soldado que abandona su puesto
general ó pretorio ocupa al centro. Toda la noche hay ó que huye en la batalla es condenado á muerte ; los
centinelas de guardia. El ejército se encuentra de este lictores lo atan á un poste, le dan de azotes y le cortan
modo á cubierto de las sorpresas. la cabeza, ó bien lo matan á palos sus compañeros.
El orden de batalla. — Guando llegan frente al enemigo, Cuando un cuerpo entero se amotina, el general divide
los soldados no se reúnen en una sola masa como á los culpables en grupos de diez, y de cada grupo saca
la falange griega. Cada legión está divida en pequeñas un soldado, que recibe la muerte ; esto se llama decimar
compañías de 120 hombres, llamados manípulos porque (de decimus, décimo). Los restantes no reciben como
tienen como insignia un haz de heno. Los manípulos alimento
forman al tresbolillo en tres filas, quedando entre ellos sino pan de cebada y tienen que pasar la noche
espacio suficiente para maniobrar por separado. Los fuera del campamento, expuestos siempre á ser
soldados de los de la primera línea arrojan sus dardos, sorprendidos.
desenvainan la espada y empiezan la batalla. Si son Los romanos no admiten que sus soldados se
rechazados, dejen vencer ó que caigan prisioneros. En la batalla
se retiran al espacio que queda detrás y entonces de Cannes escaparon de la matanza 3.000 hombres; el
entra en liza la segunda línea de los manípulos; senado, á pesar de necesitar gente en Italia, los envió á
si es rechazada se repliega sobre la tercera linea, servir en Sicilia sin retribución ni honores hasta que el
enemigo fuese expulsado de la península : 8.000 que mejor ejército de aquella época, acabó por vencer a
habían quedado en el campamento fueron hechos los restantes pueblos y conquistar el mundo conocido.
prisioneros. Conquista de I t a l i a . - Empezó por someter a sus
Anníbal ofrecía entregarlos por un rescate vecinos, primero á los latinos, y después á.los pequeños
insignificante; pero el senado no aceptó. pueblos del sur. volscuos, ecuos, hérnicos, más tarde a los
Colonias y r u t a s m i l i t a r e s . — Roma establece un etruscos y Samnitas y por fin á las ciudades griegas.
pequeño ejército permanente en los países donde todavía Esta conquista fué la más penosa y la más lenta, pues
eran de temer rebeliones. Para ello funda una ciudad empezada en tiempo de los reyes no terminó sino cuatro
que sirve de plaza fuerte y reparte en pequeñas propiedades siglos más larde, en 266 (1). Los romanos tenían que
el territorio inmediato, dándolo á sus soldados. luchar en ella contra pueblos de su raza, tan vigorosos
Esto es una colonia militar. Sus miembros siguen y valientes como ellos. Algunos, que no se resignaban
siendo ciudadanos y obedeciendo á Roma. La colonia á obedecer, fueron exterminados. Las ricas campiñas
romana no hace como la griega, que se emancipa y de los volscuos se convirtieron en un desierto pantanoso,
llega hasta declarar la guerra á su metrópoli; al contrario, todavía hoy inhabitable, la triste región de las Lagunas
es una hija dócil, una guarnición romana acampada Pontinas. Tres siglos después de la guerra contra los
en país enemigo. - Casi todos esos puestos militares samnitas se podían reconocer en el país los 45
estaban en Italia, pero fuera hubo algunos, como 'campamentos
' Narbona y Lyón. de Decio y los 86 de Fabio, menos en los restos
Los romanos hacían rutas militares que unieran entre de sus atrincheramientos que en la soledad de sus
sí estas plazas y facilitasen además las comunicaciones cercanías.
con la capital. Eran calzadas en línea recta, hechas con Las g u e r r a s púnicas. — Cuando llegó á Sicilia,
cal, piedras y arena. El imperio estaba cubierto de esas Roma se encontró con Cartago. Entonces empezaron las
vías, y en sus distintas provincias se encuentran aún guerras púnicas (es decir, contra los fenicios). Hubo
vestigios tres : l a primera (de 264 á 241) se decidió por batallas
de ellas. navales y dió á Roma la posesión de Sicilia. No se la
L A C O N Q U I S T A D E L MUNDO. conoce sino por leyendas coleccionadas mucho más
La g u e r r a . — En Roma había un templo consagrado tarde. Decíase que los romanos no habían tenido nunca
al dios Jano, cuyas puertas permanecían abiertas mientras barcos de guerra y que tomaron como modelo una galera
el pueblo estaba en guerra. En los cinco siglos que cartaginesa que naufragó por casualidad en la costa,
tuvo de vida l a República, no se cerró el mencionado empezando por enseñar á sus marineros á remar en
templo sino una vez por corto número de años. Roma tierra. Esto es un cuento; Roma tenía barcos desde hacía
vivió, pues, en estado de guerra, y como poseía el mucho tiempo. — lié aquí en qué términos referían los
romanos esta lucha : Duilio venció en Milea (260) á la Amílcar hizo j u r a r á su hijo después del sacrificio que
escuadra cartaginesa; un ejército romano que desembarcó sería enemigo eterno de Roma. — Anníbal llegó á ser,
en África poco más tarde, fué vencido y deshecho por efecto de su educación militar, el mejor peón y
(1) Los romanos no tenían, respecto de esas guerras de Italia, jinete del ejército; su pasión era la guerra y no tenía
más que leyendas, que en su mayor parte estaban imaginadas para cuidados más que para su caballo y sus armas. Tan
ponderar el heroísmo de algún antepasado de una familia noble,
popular llegó á ser que al morir Asdrúbal, general del
un Valerio, un Fabio, un Decio ó un Manlio.
255). Su general, Régulo, marchó á Roma por encargo ejército de España, los soldados lo eligieron p a r a
de los cartagineses que lo habían hecho prisionero, para reemplazar
aconsejar la paz; mas, en vez de esto, decidió al senado al difunto, sin esperar órdenes del senado cartaginés
á continuar la g u e r r a . Volvió á Cartago, en De este modo se vió Anníbal á los veinte y un anos
cumplimiento 13.
226 LA CONQUISTA ROMANA,
de su palabra y allí murió en los tormentos. La guerra al frente de un ejército completamente suyo (véase en el
se concentró en Sicilia, donde la flota cartaginesa, artículo sobre los fenicios la descripción de este ejército).
victoriosa Inmediatamente, y á pesar del senado, empezó
en Drépano (249) fué destruida junto á las islas l a guerra poniendo sitio á la colonia griega de Sagunto,
Egates (241); Amílcar, sitiado en el Monte Eryx, firmó aliada de Roma, que tomó y destruyó.
la paz. — La segunda (218 á 201) fué obra de Anníbal. La principal gloria de Anníbal es que, en vez de
— La tercera (149 á 146) fué una lucha de exterminio ; esperar á los romanos, tuvo la audacia de ir á atacarlos
los romanos toman por asalto á Cartago, lo arrasan en Italia. Como no tenía barcos, resolvió efectuar su marcha
y conquistan el Africa. Esas guerras llenaron de terror por tierra, atravesando los Pirineos, el Ródano y
á Roma por largo espacio de tiempo. Cartago tenía la los Alpes. Al efecto pactó alianza con los pueblos galos
mejor escuadra de aquella época y ejércitos de aventureros y atravesó los Pirineos sin encontrar resistencias, al
mercenarios sin patria ni ley, que eran terribles frente de 60.000 mercenarios africanos y españoles y
cuando los mandaba un general como Anníbal. de treinta y siete elefantes de guerra. Un pueblo galo
Anníbal. — Este guerrero, que dirigió toda la guerra quiso detenerlo en el Ródano : pero él mandó un
púnica y que estuvo á punto de apoderarse de Roma, destacamento
era de la poderosa familia de los Barcas. Su padre que, subiendo un poco más arriba atacó á los
Amílcar, mandó un ejército cartaginés en la primera galos por la espalda, mientras el grueso de sus tropas
guerra púnica y recibió después encargo de conquistar cruzaba el río en lanchas, llevando en grandes balsas á
la España. Anníbal era entonces un niño; su padre lo los elefantes. Después siguió por el valle del río Isere y
llevó consigo. La salida de un ejército iba acompañada
siempre de sacrificios á los dioses del país ; cuentan que
llegó á l o s Alpes en los últimos días de Octubre, Asdrúbal se puso en marcha con el ejército de España
pasándolos para venir en su auxilio, y llegó efectivamente hast»
no obstante las nieves y los ataques de las tribus el centro de Italia. Los dos ejércitos cartagineses marchaban
montañesas; muchos hombres y caballos se hundieron á encontrarse, teniendo enfrente otros dos
en los precipicios. El ejército tardó nueve días en llegar romanos, mandados por dos cónsules. Nerón, que era
á la cima de los montañas; la bajada fué muy difícil. el contrario de Anníbal, tuvo la audacia de atravesar
El desfiladero que debía servirles estaba lleno de hielo la Italia central y de ir á reunirse con su colega frente
y hubo que abrir en la roca un sendero. Cuando estuvieron á Asdrúbal. Una mañana, Asdrúbal oye que en el
en la llanura, las fuerzas cartaginesas se habían compamento romano las trompetas tocan dos veces,
reducido á la mitad. señal de que están allí dos cónsules. Entonces cree á su
Anníbal encontró sucesivamente tres ejércitos romanos, hermano vencido y se pone en retirada; los romanos
á orilla del Tesino, del Trebia, y cerca del lago lo persiguen y él perece con todo su ejército.
Trasimeno en Elruria, derrotándolos por completo. Á Inmediatamente
medida que iba avanzado aumentaba su ejército; los vuelve Nerón al ejército que había dejado frente
guerreros de la Galia Cisalpina (Italia del Norte) se á Anníbal y arroja en el campamento cartaginés la
ponían á sus órdenes contra los romanos. Así llegó cabeza de Asdrúbal (207). No obstante verse reducido
hasta la Apulia, frente á Roma. En ese punto se trabó únicamente á sus fuerzas, Anníbal se sostuvo cinco años
otra batalla. El ejército romano era doble del de Anníbal más en la Calabria. Lo que le obligó á salir de Italia fué
; pero confiando en sus jinetes africanos montados el desembarco de un ejército romano en Africa. Entonces
en caballos veloces, se colocó en la llanura de Cannes hizo matar á los soldados italianos que no quisieron
de modo que sus contrarios recibiesen de frente el sol • i ;;
y el polvo que levantaba el viento; el ejército romano •
fué envuelto y destruido enteramente (216). Todos
creyeron entonces que el vencedor marcharía sobre
Roma, pero no se sintió con fuerzas para ello. El
senado cartaginés no le enviaba recurso ninguno.
Anníbal quiso apoderarse de Nápoles y de poner en
movimiento contra los romanos al rey de Macedonia;
pero lo único que logró fué apoderarse de algumas
poblaciones que los romanos sitiaron y destruyeron.
Nueve años pasaron así, durante los cuales se sostuvo

li
i
Anníbal en la Italia meridional. Al fin, su hermano i l i -nili • »n
Jrfr tenían ningún otro adversario serio que temer se apoderaron
seguirle y se embarcó en dirección á Gartago (203). de los países que les convinieron : de Macedonia
Un año más tarde (202) terminó la guerra con la (148), del reino de Pérgamo (129), del resto de Asia
batalla de Zama. Anm'bal contaba con atraer al ejército de 14 á 64) después de la derrota de Mitrídates y del
romano hasta dentro de sus líneas, y envolverlo luego, Egipto en el año 30. Exceptuando á los macedonios,
según su costumbre; pero el general romano, Escipión, las naciones orientales no les opusieron sino bandas de
mantuvo en buen orden sus tropas y derrotó á los mercenarios ó dé b á r b a r o s indisciplinados, que se
cartagineses desbandaban
en un segundo ataque. Cartago tuvo que al menor choque. - En la gran victoria de
rendirse, renunciando á cuanto poseía en Africa y Magnesia, que los romanos alcanzaron sobre Antioco,
cediendo España á los romanos. Además, tuvo que «ólo hubo 350 romanos muertos. Sila se jactaba de no
entregarle sus barcos de guerra y sus elefantes, pagar haber perdido en Queronea sino 12 hombres. - Los
una suma de más de diez millones de pesos de nuestra demás reyes, llenos de espanto, obedecían al senado sin
moneda y que comprometerse á no hacer nunca en resistencia. - Como Antioco el Ilustre, rey de bina,
adelante la guerra sin permiso de Roma. hubiese conquistado parte de Egipto, Popil.o fue á
Anuí bal reorganizó las fuerzas de su patria p a r a una ordenarle en nombre del Senado que abandonase su
nuevaguerra. Los romanos pidieron entonces su muerte. conquista. Antioco vacilaba. Entonces el romano trazo
El héroe huyó á Siria donde reinaba Antioco y le propuso con una varita un círculo en torno suyo y le dijo.
sublevar la Italia contra Roma; pero los cortesanos « Contesta antes de salir de ahí. » El rey se sometio y
inspiraron á ese rey desconfianza contra Annibal, y renunció al Egipto. El rey de Nomidia decía a senado
se limitó á invadir la Grecia, donde perdió su ejército. que consideraba su reino como propiedad del pueb o
Annibal se retiró entonces junto al rey de Bitinia. Los romano. - Prusias, rey de Bitinia, se presentaba con la
romanos quisieron apoderarse de su persona y enviaron cabeza afeitada y en t r a je de liberto á prosternarse ante
con esta misión á Flaminio; pero cuando el cartaginés él senado. - únicamente Mitrídates, rey del Ponto,
vió cercada su casa, se mató tomando el veneno que quiso resistir; pero al cabo de treinta años de guerra,
llevaba siempre consigo (183). fué expulsado de sus dominios y tuvo que suicidarse.
Conquista de Oriente. — Oriente estaba dividido Conquista de los p a í s e s b á r b a r o s . - La sumisión de
entre los reyes griegos, sucesores de los generales de los pueblos bárbaros y guerreros de Occidente costo mucho
Alejandro. Los más poderosos entraron en lucha con más cara á los romanos. La sumisión de España
Roma, pero todos fueron vencidos : el rev de Macedonia les costó un siglo de luchas. El pastor Viriato les hizo
Filipo en 197, su hijo Perseo en 168, el rey de Siria encarnizada guerra en las montañas de Portugal (149-
Antioco en 190. Después de esto, los romanos, que no 139 ' venció cinco ejércitos y obligó á un cónsul á tratar
' El senado se libró de él haciéndolo asesinar. rodillas de Júpiter y le da gracias por haberle concedido
Contra la simple ciudad de Numancia h u b o que enviar la victoria. Una vez que termina la ceremonia, los
á Escipión Emiliano, el mejor general de Roma entonces. cautivos son, ó decapitados como Vercingétorix ó
Los pequeños pueblos de Córcega, Cerdena, de encerrados
las montañas de Génova (los ligares) se alzaban de en un calabozo para morir de hambre como
230 LA CONQUISTA ROMANA, Yugurta, ó por lo menos encerrados en una prisión. —
nuevo apenas sometidos. — Pero los más temidos de El triunfo de Paulo Emilio, vencedor del rey de Macedonia
todos fueron los galos, que desde la llanura del Po (167), duró tres días. El primero desfilaron 250
donde vivían penetraban en la Italia meridional. Una LA GUERRA.
de sus bandas tomó á Roma en 390. Sus grandes cuerpos carros cargados de cuadros y de estatuas, el segundo
blancos, sus largos bigotes rojizos, sus ojos azules los trofeos de armas y 75 toneles llenos de plata, el tercero
y su salvaje gritería llenaban de espanto á los soldados los vasos de oro y 120 toros de sacrificio. Detrás
romanos. Así que se sabía que estaban cerca, iba el rey Perseo, vestido de negro, rodeado por sus amigos
reinaba el terror en Roma y el senado proclamaba el cargados de cadenas y de sus tres pequeños hijos,
levantamiento en masa (decían el tumulto galo). Esas que tendían las manos al pueblo implorando piedad.
guerras fueron las más sangrientas de todas; pero también El botín. — En las guerras antiguas, el vencedor se
las más breves. La primera (225-222) dtó á los apropiaba todo cuanto pertenecía al vencido, no sólo
romanos toda la Galia Gissalpina (Italia del norte); — las armas y bagajes del ejército, sino también los
la segunda .120) elpaís del Ródano (Langüedoc, Provenza muebles, el ganado del pueblo enemigo, y hasta los
y Delfinado); — la Tercera (58-51) e l r e s to de laGalia. hombres,
L A G U E R R A. las mujeres y los niños. El botín no era p a r a los
El t r i u n f o . — Cuando un general alcanza una gran soldados, sino del pueblo ; los prisioneros son vendidos
victoria, el senado le permite como honor insigne celebrar como esclavos y enajenados los objetos y el producto
el triunfo, que es una procesión religiosa al templo se ingresa en el tesoro público. Así es que la guerra
de Júpiter. Al frente marchan los magistrados y constituía para el Estado una operación lucrativa. Los
los senadores, después vienen los carros cargados de reyes de Asia habían reunido enormes riquezas, que los
botín, los cautivos encadenados á pie y detrás, en un -enerales romanos llevaron á Roma. El vencedor de
carro dorado del cual tiran cuatro caballos, el general Cartago entregó al tesoro más de 100.000 libras de
vencedor coronado de laureles. Sus soldados le siguen plata el de Anlioco 140-000 de plata y 1.000 de oro en
cantando himnos religiosos en que el estribillo es triunfo. pastas, sin contar la moneda, y el de Perseo 120 millones
La procesión atraviesa la ciudad engalanada y sube al de sextercios.
Capitolio, donde el triunfador coloca el laurel sobre las *
Los aliados de Roma. - El mundo antiguo estaba
dividido en gran número de reinos, pueblos pequeños y tuviera muchó£ súbditos, pues podían ir como
ciudades que se odiaban entre sí. Así fué que nunca gobernadores
estuvieron de acuerdo para resistir y Roma los devoró á recibir sus presentes y sus homenajes.— En
uno á uno. Los que no eran atacados por ella permanecían cuanto á los caballeros, esto es, á los banqueros, los
neutrales, dejando hacer y en ocasiones uniéndose comerciantes, los contratistas, toda nueva conquista les
con los romanos. Éstos no combatieron casi nunca proporcionaba un terreno que explotar. — Hasta el
s o l o s . Al contrario, tuvieron aliados en la mayor parte pueblo aprovechaba el botín del enemigo; así, una vez
de sus guerras; contra Cartago, al rey de Num.dia; contra que ingresaron en el tesoro las riquezas del rey de
el rey de Macedonia á los etolios; á los rodios contra Macedonia,
el de Siria. Multitud de soberanos de Oriente tomaron quedaron abolidos los impuestos.— Por lo que
232 LA CONQUISTA ROMANA. respecta á los soldados, recibían siempre grandes sumas
con orgullo el título de aliado del pueblo romano. Y en de manos de sus generales, cuando se hacía la guerra en
las regiones divididas en pequeños estados, algunos (1) La idea de que el Senado preparó con anticipación la conquista
de éstos llamaban á l o s romanos para que los auxiliasen del mundo parece ser posterior á esa empresa.
contra sus vecinos, recibiendo el ejército, dándole países ricos, y además saqueaban personalmente á los
víveres v guiándolo hasta la frontera del puoblo enemigo. vencidos. Los romanos conquistaron el mundo menos
Por ejemplo, Marsella fué la que introdujo á los por la gloria que por el provecho y los beneficios.
soldados de Roma en el valle del Ródano, y el pueblo XIX- - LOS PAÍSES CONQUISTADOSDuüuy,
Historia de los romanos. — MOSIMSEN, Historia romana. —
de Aulun (los edrios) les permitieron establecerse en el
MICHELET, Historia romana.
corazón mismo del país. L A S L E Y E S A G R A R I A S.
Motivos de l a conquista. — Los romanos no tenían El imperio del pueblo romano. — Roma sometió
al principio la menor intención de conquistar el mundo. todos los países que rodean el Mediterráneo, desde la
Aun después de haber vencido á Italia y Cartago, tardaron España hasta el Asia Menor. Esas regiones no fueron
cien años antes de someter el Oriente que les anexionadas, y ni sus habitantes ni su territorio se
abría los brazos. Lo probable es que conquistaron sin convirtieron
plan fijo (1) y porque todos tenían interés en ello. — en ciudadanos ni en territorios romanos. Siguen
Los magistrados jefes de ejército veían en la guerra una siendo extranjeros; lo que hay es que han entrado en el
ocasión de recibir los honores del triunfo y medio Imperio romano, esto es, bajo la dominación del pueblo
seguro de hacerse populares. Los hombres de Estado de Roma. Así hoy, los indostánicos no son ciudadanos
más poderosos de Roma, Papirio, Fabio, los dos Escipiones, ingleses, sino subditos de la Gran Bretaña. La India
Catón, fueron todos generales victoriosos.— Los forma parte, no de esta nación, sino de su Imperio.
nobles que componían el senado ganaban en que Roma El dominio público. — Cuando un pueblo vencido
pide la paz, sus representantes tienen que pronunciar la creerse dueños de ellas y las compraban y vendían, ó las
fórmula siguiente : « Os entregamos el pueblo, la ciudad, dejaban en herencia con toda libertad, de tal modo que
las campiñas, las aguas, los dioses términos, los quitárselas equivalía á dejar en la miseria multitud de
muebles; cuanto pertenece á los dioses y á los hombres, gentes. En Italia ocurrió á veces que se privó de sus
lo ponemos en posesión del pueblo romano. » Así quedaba bienes á todos los habitantes de una ciudad; así fué como
éste dueño de los bienes y hasta de las personas de Augusto privó á los vecinos de Mantua de todo su terri-?
los vencidos. En ocasiones las vendían. Paulo Emilio torio. Virgilio, que figuraba en el número de las víctimas,
enajenó 180.000 epirotas que se le habían entregado, logró con sus versos que le devolviesen sus bienes;
pero lo general es que Roma deje en libertad á los vencidos. pero otros propietarios que no eran poetas se quedaron
En cuanto al territorio, pasa á ser propiedad del sin nada. Esas tierras que el pueblo recuperaba eran
pueblo romano. Se le divide en tres partes : distribuidas
1*. Una que se deja á los antiguos habitantes, con la de nuevo, ya á ciudadanos pobres de Roma,
obligación de pagar tributo en dinero ó cereales, ya y sobre todo á antiguos soldados. Sila hizo propietarios
reservándose Roma el derecho de desposeerlos cuando á 120.000 veteranos con los bienes de que
se le antoje; desposeyó á los habitantes de Etruria.
2a. Otra de campos y pastos que se arriendan á contratislas;
3a . Las tierras no trabajadas que se abandonan al primer
/ ?s
LAS PROVINCIAS. 235
ocupante; todo ciudadano romano puede establecerse Las leyes agrarias eran una amenaza para todos los
en ellas y cultivarlas. súbditos de Roma, y uno de los títulos de gloria de los
Leyes agrarias. — Las leyes agrarias, que tantas emperadores fué haber acabado con ellas.
agitaciones causaron en Roma, se referían al dominio L A S P R O V I N C I A S.
público. Ningún romano podía pensar en despojár á l os Las provincias. — Los habitantes de los países
propietarios, pues los límites de las haciendas eran conquistados
dioses (los dioses términos),yia religión prohibía no se convertían en ciudadanos de Roma, sino
arrancarlos. que seguían siendo extranjeros (peregrinos), aunque
El objeto de las leyes agrarias e r a apoderarse el súbditos al mismo tiempo del pueblo romano, al cual
pueblo de las tierras del dominio público, para distribuirlas debían pagar tributos, el diezmo de sus cosechas, una
como propiedad particular á ciudadanos que contribución en dinero, y una tasa de tanto por cabeza.
carecían de ella. Esto era legal, por cuanto el dominio Además, estaban obligados á obedecer sus órdenes. Pero
público pertenecía al pueblo ; pero como por espacio de como el pueblo no podía ejercer por sí mismo esos
varios siglos se habían dejado esas tierras en poder de derechos
los súbditos ó de otros ciudadanos, éstos acabaron por nombraba un magistrado con l a misión de gobernar
en lugar suyo. El país sometido á un gobernador se de azotes y aun ejecutar á las personas pue le desagradaban.
llamaba provincia, que quiere decir misión (l).En el año Hé aquí uno de esos miles de caprichos de gobernador,
46, es decir, á fines de la República había 17 : 10 en según cuenta un orador romano : « Últimamente,
Enropa, 5 en Asia, 2 en Africa, l a mayor parte de ellas el cónsul fué á Teanum y su mujer tuvo
muy grandes. Así, el territorio entero de l a G a l i a n o la ocurrencia de bañarse en las termas de los hombres.
formaba Inmediatamente se hace salir de ellos á cuantos estaban
sino 4 y España 2. Cicerón dice que las provincias allí. La mujer del cónsul se queja de que no han estado
son los dominios del pueblo romano, que h a sometido muy atentos con ella y de que las termas dejan bastante
á todos los demás por su propio provecho y no en beneficio que desear; y entonces su marido manda levantar un
de ellos, y que no se preocupa de administrarlos; poste en la plaza pública, y llevando allí al hombre
lo que desea es explotarlos. más distinguido d é l a ciudad, lo desnudan, y lo atan en
Los procónsules. — Estos gobiernos eran confiados él y le dan de azotes. »
de ordinario á un magistrado, cónsul ó pretor, que El procónsul saca de su provincia cuanto dinero puede;
acababa de cesar en su cargo, y al cual prolongaba el es que la considera como propio dominio y le sobran
pueblo sus poderes. Ahora recibe el nombre de procónsul medios de explotarla. Saquea los tesoros d é l a s ciudades,
(2) que quiere decir en lugar de un cónsul; tiene el sustrae las estatuas y las alhajas depositadas en los
mismo poder absoluto que éste, y puede ejercerlo á su templos y exige á los habitantes más y más tributos en
(1) El mismo significado tiene la palabra francesa departamento. dinero y trigo. Como puede alojar á sus tropas donde le
(2) Á las proviucias más pequeñas iba un propretor. (1) Roma dejaba subsistir en loS países de Oriente algunos reyes
antojo pues no tiene colega que lo limite (1); allí no hay de menor importancia, como Herodes en Judea; pero esos soberanos
magistrados que le disputen el gobierno, ni tribunos de le pagaban tributo, y obedecían á sus gobernadores.
la plebe que lo contengan, ni senado que vigile sus parece, las ciudades le pagan por verse libres de recibir
actos. Él es quien manda las tropas, quien los lleva al su ejército y como puede condenar á muerte á quien se
eombate, quien les designa sus cuarteles; él, el que le antoja, los particulares le dan dinero porque no los
administra moleste ¿ Quién se atreverá á negarle un objeto de arte
la justicia (en el pretorio) condenando á multas, á ó una suma que pida ? Las gentes de su escolta hacen
prisión y á muerte. Sus ordenanzas tienen fuerza de ley, lo m i s m o , saqueando á los habitantes en su nombre y
pues como encarna en su persona al pueblo romano, es hasta con su protección. El gobernador se apresura á
la suprema autoridad. enriquecerse pues sólo tiene delante de sí un año, después
Tiranía y depredaciones de los procónsules. — Ese del cual vuelve á Roma, dejando el puesto á otro que
gobenador, á quien nadie resistía, era un verdadero hace lo mismo. Es verdad que existe una ley y hasta un
déspota, mandaba prender, encerrar en calabozos, dar tribunal (desde el año 149) para juzgar el crimen de
concusión; pero ese tribunal está compuesto de nobles
y de caballeros romanos que no quieren condenar á su que tienes la habilidad de un dios. » Pero los tribunales
compatriota: el principal resultado de ese sistema es, y hasta los procónsules les obedecían. Escauro, procónsul
según observa Cicerón, obligar al gobernador á robar de Asia, que era la probidad en persona, les impidió
más todavía, á fin de poder comprar á sus jueces. durande su mando que saquearan su provincia; los
No hay que extrañar, en consecuencia, que procónsul publicanos
acabara por significar déspota. El más conocido de esos se vengaron de él cuando volvió á Roma, haciendo
bandoleros legítimos es Yerres, propretor de Sicilia, que lo acusaran y que el tribunal lo condenase.
porque Cicerón pronunció contra él, por motivos políticos, Hasta los tranquilos y sumisos habitantes del Oriente
siete discursos que lo han hecho célebre; pero lo acabaron por perder la paciencia : en una sola noche
probable es que tuvo muchos imitadores. fueron degollados por orden de Mitrídates cien mil
Los publícanos. —El pueblo romano tenía en todas romanos.
los provincias cuantiosas rentas, las aduanas, las minas, Un siglo más tarde, en tiempos de Jesucristo,
los impuestos, las tierras, de pan sembrar y los pastos, la palabra publicano seguía significando ladrón.
que arrendaba á compañías de contratistas llamados Los banqueros. — Los romanos reunieron en su ciudad
publicanos. Éstos adquirían como los arrendatarios el numerario de los países conquistados. Así es que
generales en Roma abundaba el dinero tanto como escaseaba en
de la antigua Francia, el derecho de sustituir al las provincias. Allí era fácil tomar prestado al 4 ó al
Estado en el cobro délos impuestos; las provincias tenían 5 por 100, mientras que en las provincias no se encontraba
que obedecerles como á delegados del pueblo romano. un cuarto á menos del 12. Los banqueros romanos
Así es que en cada provincia había varias sociedades de tomaban dinero en Roma y lo prestaban en provincias,
publicanos, con numeroso personal de preceptores y sobretodo á reyes ó ciudades. Cuando los pueblos exhaustos
escribientes. Procedían como amos, hacían pagar mas no podían seguir reembolsando el capital y los
238 LOS PAÍSES CONQUISTADOS. intereses, los banqueros imitaban los procedimientos de
de lo justo y reducían á las gentes á la miseria, cuando los publicanos. Las ciudades de Asia pidieron en el año 84
no los vendían como esclavos; en Asia se opoderaban enorme suma para pagar una contribución de guerra;
sin el más ligero pretexto de los habitantes. Cuando Mario catorce años después nada más (70) los intereses habían
pidió soldados al rey de Bitinia, éste le contestó que, elevado la cantidad al séxtuplo. Así fué que necesitaron
gracias á los publícanos, no le quedaban como súbditos enajenar cuanto tenían y hubo ciudadanos que vendieron
más que mujeres, niños y ancianos. Los romanos conocían como esclavos sus hijos é hijas. Uno délos romanos
estos excesos. Cicerón escribe á su hermano, á la más estimados de su época, Bruto el estoico, prestó á
sazón gobernador : « Si encuentras medio de contentar la ciudad de Salamina en Chipre, dinero á 48 por 100
á los publicanos sin dejarles destruir las provincias, es de interés (4por 100 mensual). Cuando su agente, Escapcio
se presentó á reclamar capital y réditos, la ciudad no romana. — DÜRUY, Historia de los romanos.
pudo pagar. El agente fué entonces á dar con el procónsul I n f l u e n c i a de G r e c i a y d e O r i e n t e . — L a c o n q u i s
ta
Apio, que puso á sus órdenes un escuadrón de
caballería y fué con él á Salamina, donde encerró al puso á los romanos en contacto con los griegos y los
senado en su sala de sesiones hasta que pagase ; cinco orientales. Miles de éstos iban á Roma en calidad de
miembros de este cuerpo murieron de hambre. esclavos, ó bien se establecían en ella para trabajar,
Impotencia de los provinciales. — Los provinciales como médicos, profesores, actores ó adivinos. — Los
no tenían defensa ninguna contra todos esos tiranos. El generales, los oficiales y los soldados romanos vivían
procónsul sostenía á los publicanos, y detrás de ellos en plena Asia; los señores del mundo fueron de este
estaban el ejército y el pueblo romanos. Se admitía que modo conociendo y adoptando poco á poco costumbres
un ciudadano romano acusara á los depredadores de las y creencias nuevas. La transformación empezó con la
provincias; pero un gobernador era inviolable y no se primera guerra de Macedonia (200), y continuó hasta
le podía acusar sino una vez que cesaba en sus funciones fines del imperio romano.
CAMBIOSENLARELIGIÓN.
; entretanto, había que dejarle r o b a r . Si al volver á Los dioses griegos. — Los dioses romanos no se parecían
Roma lo acusaban, comparecía ante un tribunal de nobles á los griegos, ni siquiera en el nombre. Sin embargo,
y de publicanos, más interesados en sostenerlo que los helenos creyeron reconocer en la mayor parte
en dar la razón á los provinciales. Cuando por casualidad de las deidades de Roma las suyas propias. Como hasta
lo condenaban, era solamente al destierro, y salía entonces éstas en su mayor parte no habían tenido forma
del paso con marcharse á disfrutar del producto de sus precisa ni historia, la confusión fué más fácil. En adelante
rapiñas en una ciudad de Italia. Este castigo no reparaba se les representó bajo la forma de los dioses griegos v
nada y no era ni aun una venganza. Así es que las se les fabricó una leyenda con las aventuras de éstos.
provincias preferían captarse la buena voluntad de su El Júpiter latino se confundió con el Zeus griego; —-
gobernador á fuerza de sumisión, tratándolo como á Juno con llera; — Minerva, diosa de la memoria, con
un rey, halagándolo, enviándole presentes y erigiéndole Palas, que lo e r a de la sabiduría; — Diana, la hembra
estatuas. En Asia llegaban hasta levantarle altares (1), de Jano, se convirtió en la brillante cazadora Artemisa;
(1) Cicerón habla de los templos que le erigieron los habitantes de
— Hércules, el dios del recinto, fué asimilado á Heracles,
la Cilicia, de que fué gobernador.
edificar templos en honra suya y adorarlo como á un el vencedor de los monstruos. Así fué deslizándose la
dios. mitología griega bajo los nombres latinos, y los dioses
XX. - TRANSFORMACIÓN DE LAS COSTUMBRES EN de Roma quedaron transformados en deidades griegas.
ROMAPLUTARCO, La fusión fué tan completa, que todavía hoy se llama
Vidas de Catón y de Lúcido. — MOMMSEN, Historia romana. Diana á Artemisa y Minerva á Palas.
— MICHELET, Historia romana. — BOISSIBK, La religión Las bacanales. — Los griegos habían adoptado el culto
de una deidad oriental, Baco, el dios délas vendimias: los «1 senado y le ofrecióla victoria. Los padres conscriptos
romanos empezaron á adorarlo también,y susadoradores no le hicieron caso, pero las matronas romanas la enviaron
celebraban este culto d e n o c h e y e n elmayor secreto. En al campamento, donde el general en jefe Mario la
los misterios de las Bacanales no se recibían más que conservó á su lado, consultándola hasta el fin de la
iniciados guerra. — Análogamente, Silavió en sueños á la deidad
que juraban no revelar lo que ocurría en los misterios. de Capadocia y por consejo suyo se puso en marcha camino
Sin embargo, una mujer se atrevió á denunciar al de Italia.
senado las bacanales que se celebraban en Roma el año Los escépticos. — Sin embargo, á Roma no iban
de 186. Hubo investigaciones que dieron por resultado únicamente
el descubrimiento de 700 hombres y mujeres sacerdotes y adivinos, sino también filósofos
comprometidos que despreciaban la antigua religión. El más famoso de
en los misterios. Todos fueron condenados ellos, Carneades, embajador de los atenienses, daba
á muerte. conferencias á que asistía en masa la juventud de Roma.
L a s s u p e r s t i c i o n e s d e O r i e n t e . — Ya e n 2 2 0 h a b ía El senado le ordenó marcharse de la ciudad; pero
en Roma un templo del dios egipcio Serapis. El senado los filósofos siguieron enseñando en las escuelas de
mandó derribarlo y como ningún obrero se atrevía á Rodas y de Atenas ; entonces se hizo moda mandar
dar el primer golpe de piqueta, fué preciso que el cónsul á ellas los jóvénes romanos para terminar su educación.
en persona se acercara y diese de hachazos en las En el siglo III antes de J. C., hubo un griego,
puertas. — Algunos años más adelante, en 204, y durante Evemero, que se atrevió á escribir un libro probando
la guerra de Anníbal, ocurrió que ese mismo senado que no hay dioses ; éstos no eran á su juicio sino hombres
enviaba una embajada al Asia Menor en busca de la de otras épocas, divinizados después. Así Júpiter
diosa Cibeles. La Madre común ó Gran madre, como la había sido un rey de Creta. Este libro alcanzó gran éxito
llamaban, estaba representada por una piedra negra. y el poeta Ennio lo trodujo al latín. De este modo se
Las enviados del senado la llevaron con gran pompa á acostumbráronlos nobles de Romaá burlarse y reírse de
Italia, instalándola en Roma. Con ella fueron sus su« dioses, conservando únicamente los ritos y ceremonias
sacerdotes, de la antigua religión (1). La alta sociedad romana
que la seguían por las calles a on de los timbales fué, durante más de un siglo, incrédula y supersticiosa
y délos pífanos, vestidos á la oriental y mendigando de a l mismo tiempo.
puerta en puerta. — No t a r dó Italia en llenarse dehechice- (I) Cicerón decía: « Hay que conservar los auspicios para no ir
SEIGNOBOS. — T . I. 14 contra la opinión del pueblo. »
ros caldeos, y no sólo el pueblo creíaen sus adivinaciones. T R A N S F O R M A C I Ó N D E L A S C O S T U M B R E S.
Cuando los cimbros amenazaron á Roma en el año 104, Las a n t i g u a s c o s t u m b r e s . — Los r o m a n o s f u e r on
una profetisa de Siria, llamada Marta, se presentó ante
durante mucho tiempo campesinos laboriosos y de Siendo cuestor, reprochó á su cónsul los gastos exce244
costumbres TRANSFORMACION DE LAS COSTUMBRES EN ROMA.
rudas, ocupados encultivarsus campos, combatir sivos que b a c í a ; el cónsul, que era Escipión, le contestó :
y cumplir los preceptos de su religión. Su ideal era « no necesito un cuestor tan exacto. » — Cuando gobernó
el hombre grave. — Según contaban, Cincinato estaba como pretor á Cerdeña, se negó á admitir el
arando cuando se presentó la diputación que enviaba el dinero que la provincia le ofrecía para gastos de
senado á ofrecerle la dictadura. — Fábricio no tenía más representación.
vajilla que un vaso y un salero de plata. — Curio Dentato, — Durante su consulado, defendió e n é r -
el vencedor de los samnitas, estaba sentado en un banco gicamente la ley Opia que prohibía á las matronas romanas
comiendo legumbres en unaescudilla de palo cuando el uso de atavíos costosos; pero las damas ganaron
recibióáunos la partida y la ley fué derogada. — Habiendo ido
parlamentarios enemigos que iban áofrecerle á mandar el ejército de España, Catón tomó 400 ciudades
dinero. — « Digan á sus compatriotas, lesconlestó, que y recaudó grandes sumas para el tesoro público.
Curio prefiere mandará los que poseen oro más bien que Al embarcarse para Italia vendió su caballo, con, el fin
tenerlo él. » — Aun suponiendo que esas cuantas de ahorrarse el flete. — Siendo censor borró de l a lista
anécdotas relativas á los generales de la primera época del senado á varios grandes personajes por causa de su
fuesen simples leyendas, prueban la idea que los romanos lujo, arrendó á subido precio los impuestos y apreció en
de tiempos posteriores tenían de las costumbres diez veces más de lo que valían los adornos femeninos,
antiguas. las alhajas y los coches. Después de haber alcanzado
Catón el A n t i g u o . — En la é p o c a de l a t r a n s f o r m a - los honores del triunfo, fué á batallar en el ejército de
ción de las costumbres se hizo célebre un hombre, por Macedonia c o m o simple oficial.
su apego á « las prácticas de los antepasados. » Este Fué durante su vida entera enemigo implacable de
hombre fué Catón, natural de Túsculo, donde nació el los nobles pródigos y elegantes de la nueva escuela, «
año de 232. Pasó sus primeros años labrando la t i e r r a; ladrando
entró en el ejército á los diez y siete años según la regla » sobre todo contra los Escipiones, á quienes
é hizo todas las campañas contra Anníbal. No era noble acusaba de haber sustraído fondos públicos. Por su
pero se hizo popular por su vigor, su rectitud y su parte, lo acusaron cuarenta y cuatro veces, pero siempre
austeridad. lo absolvieron. Labraba la tierra en compañía de sus
El pueblo lo eligió sucesivamente cuestor, edil, esclavos, comía con ellos y los azotaba por su propia
pretor, cónsul y censor, haciéndole recorrer la carrera mano cuando cometían alguna falta. Escribió un Tratado
entera délos honores, y en todos esos puestos se mostró de agricultura destinado á su hijo, en que consignó
severo, duro y honrado como los antiguos romanos. — los procedimientos de los antiguos campesinos romanos.
Consideraba como un deber enriquecerse. « Una viuda, pueblo reunido para admirarlos (1). Les gustaban las
decía, puede desminuir su fortuna; pero un hombre cosas raras y de subido precio más bien que las bellas
debe aumentarla. Es digno de fama y bien mirado por y cómodas.
los dioses, todo aquel cuyo libro de cuentas prueba que ha La naturaleza vanidosa y poco artística de los roma-
ganado más de lo que ha heredado. » Como la agricultura (,) Esa afición de los orientales á la magnificencia inútil se observa
no le producía bastante, prestaba su dinero para en los cuentos de las Mil y una noches.
246 TRANSFORMACIÓN DE LAS COSTUMBRES EN ROMA.
equipar buques de comercio. Reunía cincuenta asociados
y fletaba otros tantos barcos, repartiéndose en común nos era á propósito para imitar esos ejemplos. También
los beneficios y soportando recíprocamente los riesgos. ellos se preocuparon muy poco de la belleza y de la
Catón fué buen labrador, buen soldado, enemigo del comodidad, no buscando más que el fausto. Se hicieron
lujo y amigo del lucro, en dos palabras, el tipo del construir casas con inmensos jardines llenos de estatuas,
antiguo romano. quintas suntuosas que penetraban en el mar y en medio
Las nuevas costumbres. — Por el contrario, muchos de grandes arboledas. Además, se rodearon de bandas
romanos, sobre todo nobles, admiraban é imitaban de esclavos. Tanto ellos como sus mujeres abandonaron
á los extranjeros. Entre ellos figuraban los generales sus trajes de lana para vestir otros de gasa, de seda y
que habían visitado Grecia y Oriente, Escpion, vencedor de oro. En sus banquetes hacían ostentación de tapices
del rey de Siria, Flaminio y Paulo Emilio, vencedores bordados --y de
de los reyes de Macedonia, y más adelante Luculo, mantas de púrpura
vencedor del rev de Armenia. Todos ellos miraban con y de la r i -
repugnancia la vida penosa y poco delicada de sus queza de su vajilla
mayores, y vivían con más comodidad y lujo. Poco á de oro y
poco fueron sus iguales imitándolos y siglo y medio plata. (Sila tenía
más tarde no hubo ya en Italia sino grandes señores que cientocincuenta
vivían á la oriental y la griega. bandejas de plat
El l u j o oriental. - Los romanos tenían como modelos a ; las de Marco
en Oriente los reyes herederos de Alejandro, Druso pesaban
dueños de inmensos tesoros, pues todos los tributos que 10.000 libras).
no se gastaban en pagar sus soldados mercenarios, entraban Y mientras las
en sus cajas particulares. Esos reyes orientales gentes del pueblo
ponían su orgullo en ostentar telas deslumbradoras, seguían comiendo
piedras preciosas, m u e b l e s de plata, vajilla de oro, en como los antiguos pueblos itálicos, los rico«
rodearse de servidores inútiles y en arrojar dinero al adoptaron la costumbre oriental de comer recostados en
lechos. Al mismo tiempo se generalizó la costosa y delicada
cocina del Oriente, los peces de otros climas, los parecieron siempre objetos de lujo ó de simple ornato.
sesos de pavo real, las lenguas de aves. Aun en la época de Cicerón no se consideraba como
La prodigalidad había llegada á tal punto en el siglo 11, gentes que tuvieran en realidad una ocupación más que
que un cónsul muerto en 152 podía decir en su testamento: al soldado, al cultivador, al político, al negociante ó
« Como las verdaderas honras no consisten en un abogado. Escribir, componer, estudiar las ciencias, la
faustoinútil, filosofía ó la crítica se llamaba estar desocupado. Los
sino en el recuerdo de los méritos del difunto y artistas y los sabios no gozaron nunca en Roma la
de sus abuelos, mando que mis hijos no gasten en mis consideración
funerales más de un millón de ases (285.000 francos). que un comerciante rico. Luciano, escritor
Una comida, según una pintura de Pompeya. griego, decía: « Aun cuando fueses un Fidías e hicieras
La humanidad griega. — Los romanos vieron en (1) Así es que Catón el Antiguo odiaba á los griegos: « Te diré
Grecia los monumentos, las estatuas, los cuadros que escribía á s u ' h i j o , lo que he visto en Atenas. g | r a ^ I a mas
iban aglomerándose en las ciudades desde hacía ya perversa é intratable que e*iste. Oyeme como a un oráculo, cada
siglos, y conocieron las letras y la filosofía. Algunos se vez que esta nación nos lleve sus artes, corromperá todo. »
aficionaron á las bellezas de la vida intelectual. Así, los mil obras maestras, nadie deseará parecerse á ti, pues
Escipiones se rodearon de griegos instruidos y Paulo pasarás por artesano, un hombre que vive de su trabajo
Emilio no reclamó, de todo el bolín reunido por su manual. »
ejército en Macedonia, más que la biblioteca del rey Lúculo. — El tipo del nuevo romanó, Lóculo, nació
Perseo, y encargó de la educación de sus hijos á preceptores el año 145 en el seno de una familia noble y muy rica;
helénicos. Entonces se puso de moda en Roma así fué que entró sin trabajo en la carrera de los honores.
hablar y escribir la lengua griega. Los nobles quisieron Desde sus primeras campañas se hizo famoso por
dárselas de inteligentes en pintura y escultura, y compraron su dulzura con los vencidos. Cuando lo eligieron cónsul,
miles de estatuas, los famosos « bronces de fué encargado de dirigir la guerra contra Mitrídates.
Corinto, » adornando con ellos sus casas. Verres poseía Entonces halló á las habitantes de Asia exasperados por
un verdadero museo, frulo de sus depredaciones en las depredaciones y crueldades de los publícanos, por lo
Sicilia. Los romanos adquirieron poco á poco un barniz cual procuró poner término á estos excesos; además,
d e a r t e y literatura griegas. Esta cultura se llamó prohibío á sus soldados el saqueo de las ciudades que se
humanidad, rendían, captándose la inútil simpatía de los asiáticos
en oposición á la rusticidad de los antiguos campesinos y el odio temible de los publícanos y d é l o s soldados. Así
romanos (1); pero fué puramente superficial. fué que comenzaron en Roma las intrigas para quitarle
Los romanos no comprendían que se buscasen la belleza el mando. Y en efecto, á pesar de que Lúculo había
ó l a verdad por sí mismas; el arte y la ciencia les vencido á Mitrídates y lo perseguía en el territorio del
rey de Armenia, su aliado, y de que había logrado derrotar
con sólo 20.000 hombres una inmensa muchedumbre es que no imitaba á sus antepasados y que por esto tuvo
de bárbaros, lo desposeyeron de la dirección de m a y o r elevación, mayor delicadeza y amplitud de espíritu
la lucha y se la confiaron á Pompeyo, favorito de y se mostró más humano con los esclavos y los vencidos.
lospublicanos. La nueva educación. - En la época en que Polibio
Lúculo se retiró entonces á disfrutar de las riquezas vivía en Roma (antes de 150), los antiguos romanos no
adquiridas en Asia. Tenía en los alrededores de Roma enseñaban á sus hijos sino la lectura todo lo mas. Pero
jardines célebres, en Nápoles una quinta que penetraba los nuevos romanos tomaron preceptores griegos para
mar adentro y en Túsculo una residencia veraniega con educar á los suyos; los helenos abrieron en Roma escuelas
un museo artístico. En este punto pasaba los meses de de poesía, de retórica y de música. Las grandes
calor, en compañía de sus amigos, sabios y literatos, familias se dividieron entre las antiguas y las nuevas
leyendo autores griegos y discurriendo sobre la literatura tendencias; sin embargo, todos conservaron cierta
y la filosofía. Su lujo era célebre. Estando un repugnancia
día solo en la mesa le pareció que el servicio era más contra la música y el baile, que consideraban
sencillo que de costumbre y preguntó el motivo. Su como artes de histriones, impropios de un hombre bien
cocinero se disculpó diciendo que no había convidados : nacido. Escipión Emiliano, el protector de los griegos
<< ; No sabías, le contestó su amo, que Lúculo comía habla con indignación de una escuela de baile a donde
hoy en casa de Lúculo? » - En otra ocasión invito iban jóvenes de las clases superiores : « Cuando me l.>
á comer á Cicerón y á César, quienes aceptaron contal dijeron, me pareció imposible que hubiese nobles capaces
de que no hiciera nada extraordinario. Lúculo se limitó de permitir que sus hijos aprendan semejantes cosas.
á decir á un esclavo que comerían en la sala de Pero al presentarme en la escuela, encontré más de
Apolo La comida fué tan suntuosa que los convidados 300 niños y niñas, y entre los primeros uno patricio de
lo extrañaron. Lúculo contesta que lia hecho lo que doce años, un hijo de candidato que bailaba al son de
ellos deseaban : pero que el coste de sus banquetes depende los crótalos. » Salustio dice, hablando de una romana
del comedor en que se servían. Los del salon de poco estimada : « Tocaba la lira y bailaba mejor de lo
Apolo no debían bajar de 10.000 pesos de nuestra moneda que puede hacerlo una mujer honrada. »
- Un pretor que organizaba una gran ceremonia N u e v a c o n d i c i ó n d e l a m u j e r . — Las s e ñ o r a s r o m a
pidió á Lúculo cien trajes de púrpura. Este contesta -
que mande á buscar el doble. nas adoptaron pronto las religiones y lujo de Oriente,
Lúculo quedó siendo en Roma el representante de las presentándose en gran número á celebrar las Bacanales
nuevas costumbres, así como Catón lo era de las anticuas. y los misterios de Isis. Hubo que dictar leyes (1) para
Para los antiguos el virtuoso es Catón, mientras que prohibir los trajes demasiado ricos, los coches y las al
Lúculo pasa por el hombre de la decadencia. Lo cierto bajas ; pero al fin fué necesario derogarlas y dejar que
las mujeres siguiesen el ejemplo del sexo masculino. Las y á l o s advenedizos ricos. Las familias de Italia y de las
matronas dejaron de trabajar y de permanecer en sus provincias conservaron todavía durante siglos las severas
casas, y salieron en lujosos trenes, yendo al teatro, al costumbres de la antigua edad. Lo único en que
circo, á los baños y demás sitios públicos. Como no tenían hubo cambio fué en la condición de la mujer. La disciplina
nada que hacer y eran muy ignorantes, no tardaron de la familia se suavizó poco á poco y la mujer
en corromperse. Las mujeres nobles honradas eran fué quedando libre del despotismo de su marido.
escasísimas. La antigua disciplina doméstica acabó. — XXI- - LA ESCLAVITUD.
Para evitar el peligro resultante de la ley romana, que WALL'ON, Historia de ta esclavitud. — ALLARD, Los esclavos
cristianos.
hacía del marido el dueño de su mujer, se inventó otra
— FRIEOLAKDER, Las costumbres en Roma durante el
especie de matrimonio, que dejaba á la esposa bajo la Imperio.
potestad de su padre y no daba al marido ninguna autoridad. La venta de los esclavos. — Según el primitivo derecho,
Á Gn de que las jóvenes fuesen más independientes, que los romanos aplicaban rigurosamente, los
sus padres las dolaban. prisioneros de guerra y los habitantes de una ciudad
El divorcio. — En la época precedente podía el marido tomada pertenecen al vencedor, que puede matarlos ó
repudiará su mujer, y este derecho, exclusivamente convertirlos en siervos. Los cautivos eran tratados como
; l) Leyes suntuarias, es decir, que limitan el gasto.
parle del botín ; se les vendía á mercaderes de esclavos
masculino, no era usado sino en casos graves. Más tarde que iban en pos de los ejércitos ó bien los sacaban á
la mujer tuvo á su vez el de abandonar á su marido. En remate en Roma(l). El número de ellos subía á muchos
consecuencia, era muy fácil deshacer un matrimonio ; miles después de cada guerra. Los niños nacidos de
para ello no se necesitaba juicio ni molivo, bastando madres esclavas eran esclavos á su vez. De modo que
con que el esposo descontento, mujer ó marido, dijera los siervos romanos se reclutaban en los pueblos vencidos.
al otro : « Toma lo luyo y dame lo mío. » Después de Condición del esclavo. — El esclavo pertenece á su
esto, ambos podían volver á casarse inmediatamente. dueño, y es considerado, no como una persona, sino
De este modo se llegó en la alta sociedad á considerar como un objeto de propiedad. No tiene en consecuencia
el matrimonio como una unión pasajera. Sila tuvo cinco derecho ninguno, no puede ser ciudadano ni propietario,
mujeres, César cuatro, Pompeyo cinco, Antonio cuatro. marido ni padre. « ¡Bodas de esclavos! exclama el
La hija de Cicerón tuvo Ires maridos. Ilorlensio se divorció personaje
para dar su mujer á un amigo. « Hay damas nobles, de una comedia romana (2), j un esclavo que se
escribe Séneca, que cuentan los años, no por el casa ! eso es contrario á la costumbre de todos los pueblos.
número de cónsules, sino por el de sus maridos; se ,> El dueño en cambio puede cuanto quiere con su
divorcian para casarse, y se casan para divorciar. » Sin esclavo; lo manda á donde le parece, lo hace trabajar
embargo, esta corrupción se limitó á los nobles de Roma á su antojo, aun más de lo que permiten sus fuerzas,'lo
alimenta mal, lo castiga, le da tormento y hasta la casas molían, hilaban, tejían,etc. Algunos vivían
muerte, sin que nadie le pida cuenta de sus actos. El encerrados.
esclavo debe someterse á todos los caprichos de su dueño, en sus talleres fabricando objetos que el dueño
y los romanos 1 legan hasta negarle la conciencia, diciendo vendía en provecho propio. Los había también que
que su único deber es someterse ciegamente. Si resiste, eran alquilados como mamposteros ó marinos. Craso
si huye, el Estado ayuda al dueño para obligarlo á obedecer tenía 500 esclavos arquitectos. Hé aquí l o q u e llamaban
ó capturarlo; y el hombre que da asilo á un esclavo esclavos urbanos.
fugitivo es considerado tan culpable como si hubiera Los esclavos rurales. — Todo dominio territorial
robado á otro un buey ó un caballo. importante es cultivado por una banda de esclavos,
Número de los esclavos. — Estos eran mucho más labradores,
numerosos que los hombres libres. Los ciudadanos ricos pastores, vinateros, jardineros, pescadores,
poseían 10 y 20 mil; algunos tenían bastantes para le- divididos en grupos de 10 hombres. El que cuida de ellos
(1) En todas las ciudades importantes existía un mercado de es igualmente esclavo. El propietario hace estribar su
esclavos como otros para los bueyes y vacas ó los caballos El orgullo en que sus haciendas le den cuanto necesita.
esclavo de venta era colocado en un tabladillo, con un rótulo que le
Para elogiar á un rico se dice de él que « no compra
colgaba del cuello y que indicaba su edad, cualidades y defectos
(2) Ln la Cusma de Plauto. naday que cuanto consume nace en lo suyo ». Así es que
vantar un ejército. Cecilio Isidorio, antiguo esclavo, los hombres pudientes poseen muchos esclavos rura-
SKIGKOBOS. — T. I. 15
poseía más de 4.000. Horacio, que era dueño de siete,
les (I). Un dominio romano se parece mucho á una aldea,
habla de su modesta fortuna. En Roma es signo de pobreza
así es que lo llaman villa, nombre que se ha conservado
no tener más que tres esclavos.
en las lenguas modernas y principalmente en
Los esclavos urbanos. — Los señores romanos gustaban,
la castellana. Lo que recibió ese nombre en la edad media
como en nuestros días los orientales, tener en
fué precisamente la antigua hacienda romana, aumentada
torno suyo una nube de servidores. Así era que en una
y engrandecida.
morada patricia vivían cientos de esclavos divididos en
secciones. Unos cuidaban de los muebles, de la vajilla, Tratamiento de los esclavos.
de los objetos artísticos, — otros de la ropa, — otros — La manera de tratar
eran lacayos y camareros, — cocineros, — bañeros, — á los esclavos dependía enteramente del carácter de su
mozos de comedor y ayudantes, — esclavos de la escolta dueño. Es posible citar amos ilustradosyhumanos, como
que acompañaban en la calle al señor ó á la señora, Cicerón, Séneca y Plinio, que los alimentaban bien, les
— conductores de literas, cocheros y palafreneros, — hablaban, los hacían comer con ellos en ocasiones, y les
secretarios, rectores, copistas, médicos, preceptores, — dejaban una familia y un pequeño peculio. Pero también
actores, músicos, artesanos de todas clases, pues en esas había otros que los trataban como á animales, castigándolos
cruelmente y hasta matándolos por puro capricho. todavía costumbre malar á todos los esclavos del señor
Pueden citarse muchos ejemplos de esto. Vedio Polión, que había sido asesinado dentro de su casa. Cuando algunos
liberto de Augusto, criaba morenas en un vivero; cuando pidieron la abolición de esta costumbre, se levantó
algún esclavo rompía un objeto por descuido lo mandaba Tráseas, un filósofo muy estimado, para pedir al
echar vivo al agua para que sirviese de cebo á sus Senado que negara su asentimiento á lo que solicitaban.
morenas. — El filósofo Séneca describe en los siguientes La e r g á s t u l a . — Era una prisión subterránea
términos la maldad de los amos : « si mi esclavo tose ó alumbrada
estornuda durante la comida, si espanta las moscas por ventanas estrechas y bastante altas para que
con negligencia, si dejacaer con ruido una llave, al no se pudiera alcanzarlas con la mano. Los esclavos
momento qué han disgustado á su dueño pasan allí la noche; y
montamos en espantosa ira. Si contesta alto, st de día van á trabajar cargados con pesadas cadenas
su rostro expresa malhumor, lo azotamos y ¿ acaso hay dehierro.
razón para ello ? Á menudo les pegamos de tal manera, Hay muchos que tienen en el rostro marcas
que les rompemos un diente ó un miembro. » Al filósofo hechas con hierro candente.
Epicteto, que era esclavo, le rompió su amo una pierna. El molino. — Los antiguos no poseían molinos mecánicos,
— Las mujeres no eran mejores. Ovidio elogió á una sino que hacían moler el grano <i brazos por sus
dama diciendo de ella que : — « Muchas veces la han esclavos. Este oficio era el más duro de todos, y
peinado delante de mí y jamás le he visto clavar su ordinariamente
aguja en el brazo de la esclava. » se le imponía como un castigo. El molino de
(I) Eran en general los peores, los que no gustaban al la antigüedad era una especie de presidio : « Allí mueren,
dueño. Los. dice Plauto, los esclavos perversos que se alimentan de
esclavos consideraban como un castigo que los enviasen al polenta, allí se oye el ruido de los látigos y el rechinar
campo. de las cadenas. » Tres siglos más tarde, en el segundo
La opinión pública no condenaba esas crueldades. de nuestra era, pintaba en estos términos Apuleyo el
Juvenal representa á una matrona ardiendo en ira interior de un molino : .« ¡Oh dioses ! ; q u é pobres hom-
contra uno de sus esclavos : « crucifícalo, dice. — ¿Qué (1) Poliadas de harina de maíz.
crimen ha cometido para merecer este suplicio ? — ¡ brecillos! Su piel es lívida y está salpicada de latigazos...
Insensato no tienen más que pedazos de túnica; se les marca en
! ¿Acaso es hombre un esclavo? Admito que no la frente, les afeitan la cabeza, Ies sujetan los pies con
ha hecho nada; pero lo quiero y lo mando así, y mi voluntad un anillo y les deforman el cuerpo con el fuego. Sus
hace veces de razón. » La ley era tan dura párpados están medio devorados por el humo y ellos
como las costumbres. En el siglo I después de J. C. era todos cubiertos de polvo y de harina. »
Interior de una panadería cu Pomperà. naciera, y desde donde lo llevaron como prisionero de
á trabajo mortífero o á forzosa ociosidad, y amenazados guerra para que sirviese en los combates de gladiadores.
siempre de ser azotados ó expuestos al suplicio, los No lo logró sin embargo, pues sus bandas, mal
esclavos se volvían, conforme á su carácter, sombríos y firmadas y sin disciplina, fueron vencidas por el ejército
feroces, ó humildes y cobardes. Los más enérgicos se de Craso. Todos los esclavos murieron peleando, y en
suicidaban ; los restantes llevaban vida maquinal. Catón adelante prohibió liorna que los siervos usaran armas.
el Antiguo decía : « El esclavo debe estar siempre Cuéntase que un pastor fué ejecutado por haber dado
trabajando muerte á un jabalí con una estaca.
ó durmiendo. » La mayor parte perdían lodo Entrada en la ciudad. — Roma trataba con dureza á
sentimiento del honor. Así es que una acción baja é sus súbditos y sus esclavos; pero no los rechazaba,
indigna era calificada de sei-vil esto es, propia de esclavo. según hacían las ciudades griegas.
C a r á c t e r d e l o s e s c l a v o s . — Como estaban sometidos El extranjero podía l l e g a r á ser ciudadano romano;
Las rebeliones. — Como los esclavos no escribían, I) Véase el capítulo titulado Alto Imperio.
no podemos saber por ellos qué pensaban de sus dueños; esta gracia se concedía con frecuencia, en ocasiones á
pero éstos sentían que los cercaba muralla de odio. AI todo un pueblo. Así, después de dar derecho de ciudadanía
saber Plinio el Joven que un propietario había sido á lodos los latinos, se hizo lo mismo con los italianos
asesinado el año 89, y con los habitantes de la Galia cisalpina
por sus esclavos en el baño, exclamó : « ese es el en 46. Los habitantes de Italia entera fueron en
peligro que nos amenaza á todos. » Otro escritor dice : adelante iguales á los romanos.
« Más romanos han perecido víctimas del odio de sus Los dueños de un esclavo podían emanciparlo. El
esclavos que del de los tiranos. » liberto se convertía por este solo hecho en ciudadano.
Ilubo varias rebeliones de esclavos, que llamaban Así fué cómo el pueblo romano pudo irse renovando,
guerras serviles, casi siempre en Sicilia y en Italia del á medida que se extinguía, reclutando nuevos miembros
sur, donde estaban armados para guardar los rebaños. entre sus súbdilos y sus esclavos. En cada' censo
La más célebre de ellas fué dirigida por Espartaco. Una aumentaba el número de ciudadanos; de 250.000 pasó
banda de 70 gladiadores (1) que se escapó de Capua, á 700.000. Lejos de ir quedando desierta como Esparta,
encontró un carro cargado de armas, se apoderó de la ciudad romana se engrandecía poco á poco con
ellas y abrió la campaña. Pronto se convirtieron en un lodos los vencidos.
ejército, pues los demás cautivos acudían en bandas á XXII. p CAÍDA DE LA REPUBLICA.
unírseles, y así pudieron destruir tres expediciones de MOMMSEN, Historia romana. — MICHBLET, Historia romana. —
soldados que fueron á someterlos. Su jefe Espartaco, DURUV,
Historia de los romanos. — BOISSÍER, Cicerón y sus amigos.
quería atravesar Italia para dirigirse á Tracia, donde — TAINB, Ensayos de crítica y de historia.
D E C A D E N C I A D E L A S I N S T I T U C I O N ES han penetrado en nuestros muros dejando la hoz y el
REPUBLICANAS. arado ; sin duda prefieren aplaudir en el circo, más bien
D e s t r u c c i ó n del p u e b l o d e l a s c a m p i ñ a s . — El
que trabajar en sus campos y viñedos. » Un tribuno de
primitivo
la plebe, Tiberio Graco, exclamaba en un movimiento
queblo romano se componía de pequeños propietarios de indignación : « Por lo menos los animales silvestres
que cultivaban sus propias tierras. Estos campesinos, de Italia tienen sus guaridas, y los hombres que vierten
honrados y robustos, formaban al mismo por ella su sangre, no poseen más que la luz y el aire
tiempo el ejército y la asamblea romanos. En 221, que respiran, v se les ve vagando sin casa ni hogar, con
durante la segunda guerra púnica, eran numerosos sus mujeres y sus hijos. Los generales que los exhortan
todavía; en 133 no quedaba ya ninguno de ellos. Mu-* á combatir por sus tumbas y sus templos mienten. ¿Hay
chos habían perecido sin duda en las guerras lejanas, acaso alguno que posea aún el altar sagrado de su
pero la causa principal de su extinción fué la dificultad familia y la tumba de sus mayores? Los llaman señores
de subsistir. — Gomo vivían del producto de su trigo, del mundo y no son dueños ni de una mota de tierra.
quedaron arruinados cuando Roma recibió los cereales »
de Sicilia y de África; entonces disminuyó tanto el La plebe urbana. - Al paso que los campos quedaban
precio de dicho artículo que los labradores italianos desiertos, la ciudad de Roma iba llenándose con
no pudieron cubrir con el importe de sus cosechas los nuevas gentes; con los descendientes de los agricul-
gastos de su casa y del servicio militar. Tuvieron que (ores que la miseria había obligado á ir á la ciudad; y
vender, y los ricos compraban, haciendo con muchas mas aún, con los libertos y sus hijos. Griegos, sirios,
propiedades pequeñas una hacienda inmensa que egipcios, asiáticos, africanos, españoles, galos, de todas
consagraban las partes del mundo iban á la ciudad como esclavos
á pastos ; el cultivo y el cuidado de los ganados prisioneros de guerra y se quedaban allí cuando sus j
corrían á cargo de esclavos. En adelante no hubo en amos los emancipaban. Era un pueblo nuevo que no '
Italia más que un número reducido de grandes propietarios tema de romano más que el nombre. Una vez que Esci-
y bandas de esclavos. Por esto decía Plinio el P.on Emiliano, el destructor de Cartago y de Nu.hancia,
Mayor : Lati fundía per didere Italiani. tue interrumpido en un discurso por ios gritos de la
En efecto los grandes dominios (latifundio) fueron multitud, exclamó : « ¡Silencio, falsos hijos-de Italia'
causa de que quedasen las campiñas sin cultivadores ¡Los que he traído á Roma encadenados no me intimidaran
libres. El antiguo propietario que vendió su tierra, no jamas, aun cuando ahora estén sueltos. » El populacho
puede seguir en ella ni siquiera como arrendador; tiene se calló; pero los « falsos hijos de Italia, >> los
que dejar el puesto á los esclavos y él se marcha vagabundo descendientes de los vencidos habían ocupado ya el
y sin quehacer. Varron dice en su Tratado de sitio de los antiguos romanos.
Agricultura : « La mayor parte de los jefes de familia
Como esta plebe no podía alimentarse, el Estado se poder hacía que algunos se creyeran superiores á las
encargó de darle qué comer. Se empezó en el año 123 leyes. Cuando Escipión el Africano fué acusado de
por vender trigo á mitad de precio á todos los ciudadanos; concusiones, no se dignó ni siquiera contestar. Lo único
esos cereales procedían de:Sicilia ó de África. Á que dijo en la tribuna fué : « Romanos, en un día como
partir del año 63 se dió gratis el trigo y además el éste vencí á Anníbal y á los cartagineses; seguidme al
aceite. Había registros y una administración especial Capitolio para dar gracias á los dioses y rogarles que os
para as d.str.buciones, sin servicio especial de suministros. den siempre jefes que se me parezcan. » — La mayor
la annona. El año 46 encontró César 320.000 nombres parte de los nobles necesitaban mucho dinero para
de ciudadanos inscritos en esas listas. sostener su lujo. Algunos usaban de su influencia para
La corrupción electoral. - Esta población ociosa y procurárselo; otros, iban como gobernadores á las
miserable llenaba la plaza pública los días de elección, provincias,
dictando leyes y eligiendo magistrados. Los candidatos, las devastaban; hasta los hubo que recibían
procuraban granjearse sus favores, dando espectáculos, subsidios de reyes extranjeros ó enemigos por concederles
comidas públicas y haciendo distribuciones de víveres la paz y aun por dejarse vencer. Yugurta, rey de
Hasta compraban los sufragios, en grande y sin ningún Numidia, batió así á un general romano. Cuando lo
recato ; el dinero se entregaba á algunos individuos que citaron ante el Senado para justificarse por un asesinato,
lo distribuían entre los electores. Una vez quiso el salió del paso comprando á un tribuno de la plebe que
senado prohibir semejante comercio; pero cuando el 15.
cónsul Pisón se presentó á proponer una ley que prohibía le prohibió que háblese. Dícese que al salir de la capital
la venta de los sufragios, los distribuidores provocaron del mundo exclamó : « Oh ciudad venal, qué pronto te
un motín y arrojaron al cónsul de la plaza pública. venderías si encontraras quien te comprase. »
En la época de Cicerón era imposible obtener un C o r r u p c i ó n de l o s e j é r c i t o s . — El e j é r c i t o r o m a
no
nombramiento de magistrado sin gastar muchísimo.
Corrupción del senado. — La miseria corrompía la se componía de pequeños propietarios que, una vez
plebe que formaba las asambleas, y el lujo ejercía su terminada la guerra, volvían á cultivar sus campos ;
acción deletérea sobre los hombres de ilustre familia que de modo que al servir como soldados seguían siendo
componían el senado. Los nobles consideraban el ciudadanos y no combatían más que por la patria.
Estado como su propiedad, se repartían los empleos, é Mario empezó por admitir en las legiones á ciudadanos
intrigaban para alejar de ellos á los restantes ciudadanos. indigentes que se alistaban para hacer fortuna.' Pronto
Cuando Cicerón fué elegido magistrado, hacía se llenó el ejército de aventureros que iban, no á servir,
ya treinta años que ningún hombre nuevo entraba en la sino á enriquecerse con los despojos de los vencidos.
carrera de los honores. — Esta costumbre de ejercer et Entonces se fué soldado, no por deber únicamente,
sino también por profesión. Los soldados se alistaban
por veinte años, y una vez terminado este p'eríodo, volvían Los generales luchaban unos con oíros para saber quién
á hacerlo con mayor haber, adquiriendo el título dominaría. Los romanos y sussúbditos vivieron durante
de veteranos. Esas gentes no conocían el senado ni las un siglo en medio de revueltas y guerras-civiles.
leyes y obedecían sólo á su general. Éste se captaba su Los Gracos. — La primera discordia civil que estalló
simpatía distribuyéndoles el botín de los vencidos. Durante en Rpma'fué la lucha de los Gracos contra el Senado.
la guerra contra Mitrídates, Sila alojó á sus soldados Los dos hermanos Tiberio y Cayo Graco pertenecían á
en casa de los habitantes más ricos de Asia, donde una de las familias más nobles de Roma; pero ambos
vivían á su antojo, ¿en compañía de sus amigos, recibiendo se propusieron sucesivamente arrebatar el gobierno á
además 16 dracmas (3 pesos) al día. — Estos los patricios del senado, y se convirtieron al efecto en
primeros1 generales, Mario y Sila, eran Sin embargo jefes de la plebe. Entonces había en la capital y en
magistrados romanos ; pero pronto ocurrió que simples Italia entera multitud de ciudadanos sin recursos que
ciudadanos ricos, como Pompeyo, y como Craso, reclutaron deseaban una revolución; aun entre los ricos, la mayor
soldados á su costa. Al morir Sila en el año 78 parte pertenecían á la clase de los caballeros, que se
había cuatro ejércitos, lodos ellos formados y mandados quejaban de no tener participación ninguna en el
por ciudadanos sin magistratura. Ya en adelante gobierno. Tiberio Graco se hizo nombrar Iribuno de la
no se trata de las legiones de Roma; sólo quedan las plebe y procuró alzarse con el poder. Al efecto propuso
de Pompeyo ó las de César. al pueblo una ley agraria. Las tierras de) dominio público
L A S G U E R R A S C I V I L E S. ocupadas por particulares debían ser recuperadas
N e c e s i d a d de u n a r e v o l u c i ó n . — Así p u e s , el p u e - por el Estado, dejando á cada uno de ellos 500 arpentas;
blo romano no es ya sino una multitud indigente y los terrenos recobrados de este modo estaban destinados
ociosa, el ejército una turba de aventureros. Ni la asamblea á formar pequeñas parcelas para ciudadanos
ni las legiones obedecen al senado, pues la corrupción pobres. La ley, que fué volada, constituía un trastorno
de los nobles los ha privado de prestigio moral. general de las fortunas, pues casi todas las tierras del
Sólo queda una fuerza real, el ejército; los únicos imperio formaban parle del dominio público, pero
poderosos son los generales, y éstos no quieren obedecer. estaban ocupadas desde mucho tiempo atrás y; sus
El gobierno por el senado no es posible más posesores se consideraban dueños legítimos de ellas.
tiempo y va á ser sustituido por el gobierno del general. Además, como en Roma no había catastro territorial
Las g u e r r a s c i v i l e s . — La r e v o l u c i ó n e r a i n e v i t a b
era á menudo difícil saber si una hacienda era particular
le
pero no se produ jo de golpe, sino que lardó mas de cien ó pública. Tiberio nombró para dirigir las operaciones
años en efectuarse. El senado resistía, y aunque era tres comisarios (triunviros del reparto de tierras)
demasiado débil para seguir gobernando por sí, tenía que recibieron autoridad absoluta de manos del pueblo.
fuerza bastante aún para estorbar cualquier otro poder. Esos comisarios fueron Tiberio, su hermano y su suegro
y se ignora si el Iribuno quería realmente hacer bien á que se sirvió de sus fuerzas militares para hacerse obedecer
sus conciudadanos ó e n t r a r e n el poder. De lodos en Roma fué Mario, natural de Arpiño, pequeña
modos, población de las montañas y de origen plebeyo. Se
fué dueño de Roma durante un año ; pero cuando quiso había distinguido como oficial, y fué elegido Iribuno de
hacerse nombrar tribuno de la plebe otro año, sus enemigos la plebe y pretor con ayuda de los nobles. Después, se
protestaron en nombre de la costumbre. Hubo volvió contra ellos y fué nombrado cónsul y encargado
motín y Tiberio con sus amigos se apoderaron del capitolio de la guerra de Numidia, cuyo rey Yugurta acababa de
; pero los partidarios del senado y sus esclavos vencer varios ejércitos romanos. Entonces fué cuando
armados con macanas y pedazos de banco los persiguieron Mario alistó ciudadanos pobres, que tomaron como
y los mataron (133). profesión
' Diez años después fué elegido tribuno de la plebe el servicio militar. El nuevo general venció á
(123) el más joven de los Gracos, Gayo, quien hizo volar Yugurta y deshizo á los cimbros y teutones que habían
de nuevo la ley agraria y decretó distribuciones de invadido el Imperio; luego fué á Roma, donde lo eligieron
trigo para los ciudadanos pobres. Además propuso é cónsul seis veces; en el período de su mando ejerció
hizo adoptar que en adelante salieran los jueces de la poder absoluto. En ese momento seformaronenla ciudad
clase de los caballeros; de este modo daba golpe terrible dos partidos, que se llamaban á si mismos delpueblo
al poder de los nobles. Logró dominar durante dos (era el de Mario) y de los nobles (era el partido del senado).
años; pero al cabo de éstos se ausentó para conducir á Los amigos de Mario acabaron por hacerlo impopular
Cartago una colonia de ciudadanos romanos y el pueblo á fuerza de abusos. Sila, noble de la ilustre familia
lo abandonó. Al regresar no logró que lo eligieran de los Cornelios, aprovechó el momento para disputarle
de nuevo. También ahora hubo lucha: el cónsul mandó el poder. También éste era un general, que salvó á
armar á los partidarios del senado y marchó contra c l , a n d o «os demás pueblos de Ilaha.se alzaron
Cayo y sus amigos, refugiados en el Avenlino. El agitador contra ella para obtener el derecho de ciudad, llegando
mandó á un esclavo que le diese muerle y sus sostenedores casi hasta sus mismas puertas. Nombráronlo cónsul y
perecieron en el combate ó en las prisiones. recibió encargo de dirigir la guerra contra Mitrídates,,
Sus casas fueron arrasadas y confiscados sus bienes. rey del Ponto, que acababa de invadir el Asia Menor
Mario y Sila. — Las luchas de los Gracos y del senado efectuando una gran matanza de romanos (88). Celoso
no habían sido más que motines en las calles de Roma con esto, Mario provocó un motín en la ciudad; Sila
entre bandas mal armadas. Por el contrario, las posteriores salió de ella, fué á buscar su ejército que Je e r r a ba
fueron verdaderas guerras, con ejércitos regulares en la Ilaliadel sur y regresó inmediatamente. La religión
en Italia y en las provincias. A partir de este momento, prohibía que los soldados entraran armados en la ciudad,
los jefes de partido fueron siempre generales. El primero y el mismo cónsul tenía que quitarse su manto de
guerra y ponerse la toga antes de pasar las puertas. mandó malar de este modo no sólo á sus enemigos,
a f l l é e l P r i m e r general que se atrevió á infrigir este sino también á hombres ricos cuya fortuna apetecía.
precepto. Mario huyó. Dícese que un ciudadano que no intervenía en política
Pero cuando Sila fué al Asia, se presentó de nuevo miró al pasar las listas de proscripción, y vió en cabecera
Mano con un ejército de aventureros, y entró por su nombre: « ¡ Desdichado ! exclamó; me ha matado
fuerza en Roma (87). Entonces empezaron las mi casa de Alba.» Según parece, Sila proscribió mil
proscripciones. ochocientos caballeros. Después que suprimió á lodos
Los principales partidarios de Sila fueron declarados sus adversarios, procuró organizar un gobierno en que
fuera de la ley; había orden de matarlos donde el poder entero perlencciese al senado. Al efecto, se
los encontrasen y sus bienes quedaron confiscados hizo nombrar dictador, título antiguo que se había dado
Mano murió poco después; pero China, su principal en otra época á generales en momentos de peligro y que
partidario s.guió gobernando y dando muerte á cuantos confería poder absoluto. Sila lo utilizó para dictar
le molestaban. — Entretanto Sila había vencido á leyes que alteraban completamente la constitución. Los
Mitrídates, jueces debían ser en adelante sacados de la clase de
captándose además el afecto de sus soldados los senadores, ninguna ley podiá ser discutida sin que
pues Ies dejó saquear el Asia á su gusto. Volvió, pue«, el senado la aprobara antes, y los tribunos d é l a plebe
con el ejército á Italia (83); sus adversarios le opusieron perdían el derecho de hacer ninguna proposición.
cinco ejércitos, pero todos fueron vencidos por él Una vez que llevó á cabo estas reformas, Sila abondonó
o se le pasaron. Al fin entró en Roma, mandando ejecutar sus funciones, volviendo á la vida privada (79);
a sus prisioneros y degollar á los sostenedores sabía que no tenia nada que temer, pues había establecido
de Mano. Después de varios días de matanza, enpezó en Italia á 100.000 de sus antiguos soldados.
a proceder con método, é hizo publicar tres lisias de Pompeyo y César. — El senado recobró el poder
ios que estaban condenados á muerte. « He inscrito porque Sila quiso dárselo; pero carecía de fuerza para
en ellas á los que he recordado; pero como he olvidado defenderlo si otro general deseaba arrebatárselo. Sin
muchos, sus nombres irán saliendo á medida que embargo, las cosas continuaron así durante más de
se presenten á mi memoria » Todo hombre proscrito, treinta años, porque había varios generales ambiciosos
esto es, incluido en la lista, estaba destinado á morir; ai mismo tiempo, de ta! modo que cada uno de ellos
el asesino que presentaba su cabeza recibía una impedía
recompensa. que se engrandeciese demasiado su rival.
Los bienes del enemigo eran confiscados. Al morir Sila estaban frente á frente cuatro ejércitos*
El proscrito lo era sin juicio ni sentencia, sin que dos obedecían A generales partidarios del senado, Graso
se le avisase, y sólo por quererlo así el general. Sila y Pompeyo; dos á generales opuestos, Lépido en Italia
y Sertono en España. Es de observar que ninguno de esos límite de su provincia, pero fué á la cabeza de
cuerpos era regular, que ninguno de sus jefes era sus tropas. Pompeyo, que no tenía ejército ninguno con
magistrado qué defenderse en Italia, huyó á la margen oriental del
y no tenía por consiguiente el derecho de mandar Adriático en compañía de la mayor parte de los senadores.
tropas. Hasta entonces los generales fueron siempre Las fuerzas que el senado tenía en España, en
cónsules; Grecia y en África fueron vencidas sucesivamente por
ahora lo eran ciudadanos particulares y lós soldados César; primero la de España (i!)), después la de Grecia
se ponían á sus órdenes, no para servir la república, en Farsalia (48), y por último la de África (46). Su rival,
sino para enriquecerse á costa de los habitantes vencido con la segunda, huyó á Egipto, cuyo rey lo
Los ejércitos de los adversarios del Senado fueron mandó asesinar.
destruidos; Graso y Pompeyo se pusieron entonces de Una vez de regreso á Roma, César se hizo nombrar
acuerdo para ser los únicos señores. Al efecto hicieron dictador por diez años y ejerció el poder absoluto. El
que los nombrasen cónsules y el último recibió la misión senado le tributó honores divinos y no es imposible que
de dirigir dos guerras, al cabo de las cuales volvió el general victorioso aspirase al título de rey; pero fué
de Asia con un ejército que le era personalmente afecto asesinado por sus favoritos, que deseaban restaurar el
y fué durante algunos años el dueño de Roma; sin embargo, gobierno del senado (44).
como gustaba más de los honores que de la realidad Fin de la República. —- El pueblo de Roma, que era
del poder, no alteró en nada las cosas. Entretanto afecto á César, obligó á Rruto y Casio, jefes de sus asesinos
un joven patricio, Julio César, iba haciéndose popular. á huir. Ambos se retiraron á Oriente y formaron
Este, Pompeyo y Craso se repartieron el poder; Craso un gran ejército. El Occidente quedó en poder de Antonio,
recibió encargo de dirigir una expedición contra los lugarteniente de César, quien sostenido por sus
partos de Asia y murió en ella (53). Pompeyo siguió en tropas, gobernó despóticamente á Roma. El dictador
Roma, y César pasó á la Galia, donde estuvo ocho años difunto había adoptado por testamento á un joven de diez
haciendo la conquista del país y formando un ejército. y ocho años, hijo de su hermana Octavia, el cual tomó
En adelante quedaron frente á frente Pompeyo y conforme á la costumbre romana, el nombre de su padre
César, y ambos pretendían ser dueños exclusivos del adoptivo, llamándose en adelante Julio César Octaviano.
poder. El primero tenía la ventaja de encontrarse en El senado lo encargó de someter á Antonio, y
Roma y de ser sostenido por el senado; el segundo en así lo hizo; pero después de vencerlo, prefirió asociarse
cambio poseía un ejército aguerrido en ocho años de con él y con Lépido; juntos los tres entraron en Roma,
lucha. Pompeyo propuso que el senado ordenara á donde recibieron el poder absoluto por cinco años con
César abandonar su ejército y volver á la capital. El el título de triunviros para organizar los asuntos públicos.
conquistador lo hizo así efectivamente, pasando el Rubicón, Empezaron por desterrar á sus adversarios y enemigos
personales (Antonio se hizo presentar la cabeza civiles, pues los trigos no llegaban regularmente
de Cicerón) (43), y luego pasaron á Oriente para des-'-j á liorna, siendo interceptados unas veces por los piratas
truir los ejércitos de los conjurados. Después se repartieron y otras por la escuadra del partido contrario al que
el imperio, mas no estuvieron mucho tiempo de dominaba en la ciudad.
acuerdo y empezaron á guerrear en Italia. Con todo, sus J Así fué que al cabo de un siglo de semejante régimen,
propios soldados los obligaron á entenderse y hubo otro ! romanos y provinciales, ricos y pobres, no tuvieron más
reparto, que dió el Oriente á Antonio y á Octavio el deseo que el de vivir en paz.
Occidente (30). La paz duró algunos años, que Antonio j El poder de uno solo. — Entonces fué cuando Octavio,
pasó en compañía de CJeopatra reina de Egipto, viviendo J¡ uno de los triunviros, se presentó al pueblo después
á la manera de los soberanos asiáticos; Octavió combatió de haber vencido á sus dos colegas « haciendo
entrelanto al hijo de Pompeyo. Los dunviros aca- 1 suyos todos los poderes del pueblo, del senado y de los
harón por declararse la guerra, que fué una lucha entre magistrados »; durante algunos años fue señor y dueño
Oriente y Occidente, terminada en la batalla naval de 4 sin ningún título. Nadie se atrevía á resistirle, porque
Vctium. Antonio fué abandonado por los barcos de I había cerrado el templo de Jano y dado la paz al
Cleopatra y al verse vencido se refugió en Egipto y se 1 mundo, y esto era lo que el mundo ansiaba. El gobierno
dió muerte. Octaviano quedó dueño único del imperio. de la república por el senado no representaba ya más que
En adelante, no volvió á gobernar el senado. el pillaje y la guerra civil. Todos deseaban un príncipe
Deseos de paz. — El mundo entero sufría las conse- ; bastante poderoso para poner término á las guerras y
cuencias de esas luchas. Los habitantes de las provincias las revoluciones. Así fué fundado el Imperio Romano.
eran saqueados, maltratados, muertos por los soldados; XXIII- - LAS LETRAS, LAS ARTES Y LAS CIENCIAS EN
cada general los obligaba á alistarse en sus filas, y < ROMA.
LAU.IBR, Historia de ta literatura latina. — DUROV, Historia de
el vencedor los castigaba por haberse aliado con el ven- í
los romanos. — MICHEIÍET, Historia romana. — GONI. V
cido. Los "contendientes ofrecían tierras á sus vete- i KOIINER,
ranos para animarlos y en cumplimiento de su promesa : Vida privada de los griegos y de los romanos.
expulsaban á lo mejor lodos los habitantes de una ciudad, LASLETRAS.
para dejar el sitio libre á sus soldados. La imitación de los griegos. — Los romanos no
Los romanos ricos exponían su fortuna y su vida; tenían instintos artísticos; adquiriéronlos sí, pero más
cuando su partido era vencido, quedaban á merced del tarde é imitando á los griegos de los cuales tomaron sus
vencedor. Sila dió ejemplo de las matanzas organizadas J modelos de tragedia, de comedia, de epopeya, de oda,
(81). Cuarenta años más tarde (en 43) formaron Octavio ; de poema dididáctico, de poesía pastoral y de historia.
y Antonio nuevas listas de proscripción. Algunos se limitaban á traducir libremente un texto
Hasta el populacho padecía por efecto de las contiendas original griego, según hizo Horacio en sus odas; y todos
En el Foro, donde se celebraban las asambleas del pueblo,
tomaron de los helenos por lo menos las ideas y las se alzaban los Rostros ó tribuna de las arengas, que :
formas. Sin embargo, en esta obra de adaptación recibía aquel nombre porque la adornaban como trofeos :
infundieron (I Á veces se la llama siglo de Cicerón.
sus cualidades de paciencia y de vigor, llegando LAS LETRAS. 273
muchos á la altura de l a verdadera originalidad. unos espolones de barcos enemigos. Allí se presentaban
El siglo de Augusto. — Los autores consideran como los oradores en la última época de la República á declamar
el momento más brillante de j a literatura latina los y gesticular ante tumultuosa muchedumbre. —
cincuenta l^os tribunales, que se componían con frecuencia de un
años del gobierno de Augusto; esta fué la época centenar de jueces, daban también motivo para oraciones
de Virgilio, de Horacio, de Ovidio, de Tíbulo, de Pro- 1 elocuentes. 1.a ley romana permitía que en lugar de los
percio y de Tilo Livio. El emperador ó mejor dicho, su ¡ acusados hablara un abogado. — Desde el siglo II hubo
amigo Mecenas, protegió personalmente á varios poetas, I en Roma oradores ; los más antiguos, Catón y los Gracos,
sobre todo á Horacio y Virgilio, que cantaron la gloria ] hablaban sencillamente como los primitivos de Atenas,
de Augusto y de su reinado. Sin embargo, ese período 1 con demasiada llaneza según Cicerón. Los siguientes,
fué precedido y seguido por otros dos quizás tan ilustres.?! en el siglo I, estudiaron en la escuela de los retóricos
En la edad anterior (1). (siglo I antes de J. C,), vivieron griegos los períodos oratorios largos y el estilo campanudo.
el más original de los poetas latinos, Lucrecio, el prosista * El mayor de todos fué Cicerón, el único de quien
más elegante, César, y el más elocuente de sus ora- , i se conservan discursos enteros y no sólo fragmentos, y
dores, Cicerón. Y en Ja siguiente aparecieron Séneca, aun debe decirse qne la mayor parle de sus arengas han
I.ucano, Tácito, Plinio y Juvenal. En los tres siglos q u e ' í llegado á nuestros días arregladas por el famoso orador,
median entre Lucrecio y Tácito, tuvo Roma una pléyade j y no lales como las pronunció (I).
de gran des escritores. Y aun podría agregarse otro siglo, | Con la caída déla República terminaron las asambleas
llegando hasta los liemposde Plaulo (siglo liantes deJ.C.) .: y los grandes procesos políticos. La elocuencia pereció
No todos esos grandes autores descendían de familias 1 por falla de materia ; los escritores romanos (2) lo observan
romanas. La mayor parte eran italianos y oíros provincia- \ así, lamentándolo. Entonces empezaron á abundar
les. Virgilio nació en Mantua, Tilo Livio en Padua(en los relores ó retóricos (3), que enseñaban el arte de
laGalia hablar bien. Algunos hacían pronunciar por sus discípulos
Cisalpina), Séneca en España. discursos sobre temas imaginarios. El relor Séneca
Oradores y r e t o r e s . — El arte verdaderamente nacional nos ha c o n s e r v a d o algunos, relativos á raptos de niños,
que tuvieron los romanos fué la elocuencia, Gustábales actos de bandolerismo y otras aventuras novelescas.
hablar en público, como á Jós italianos actuales. Después se extendió la manía de las lecturas públicas.
P o l i ó n , favorito de Augusto, las puso en moda. Durante un La literatura efectuó progresos análogos á los de la
1) l.a célebre oración p r o Mi tone fuéescrita después de pronunciada. lengua. En las escuelas de Occidente, como por ejemplo,
En efecio, cuando Cicerón fué.i hablar, se turbó y no dijocasi nada. las de Burdeos y de Autún, no se estudiaba en el
¡•>) Véase el Diálogo de los oradores, que se atribuye á Tácito.
siglo V sino á los poetas y los oradores latinos. Después
(:¡ ¡ La palabra retor significa en griego orador; pero. los romanos la
emplearon en sentido despreciativo, para designar á gentes que hablan de la invasión de los bárbaros, siguieron los obispos y
por oficio. En español moderno se usa más bien retórico; pero, no monjes escribiendo en latín, é introdujeron esta costumbre
hay hasta en Inglaterra y Alemania, cuyos pueblos conservaban
motivo para proscribir la voz retor, que es la realmente apropiada. sus idiomas de origen germánico. En la edad
siglo, fué costumbre leer poemas, panegíricos y hasta t r 3 media se escribían en latín las actas, las leyes, las historias
ged.as ante un público de amigos reunidos para aplaudir y los libros de ciencias. En los conventos y en las escuelas
La afición á la palabra, que produjera antaño grandes no se leían, no se copiaban y no se estimaban
oradores, no dió en adelante sino expositores diestros. sino las obras latinas; fuera de las obras piadosas, no se
Importancia de la literatura conocía más que á Virgilio, ó Horacio, á Cicerón y á
Plinio el Menor. El Renacimiento de los siglos XV y XVI
y de la lengua latinas consistió en parte en sacar á luz los escritores romanos
7 ¡ f I l t e r a u , r a "atina se extendió con las conquistas olvidados y entonces fué moda más general que nunca
de Roma ; ésta la llevó con su lengua á sus subditos conocerlos é imitarlos.
barbaros de occidente. Los pueblos de Italia, de la palia Así como los romanos lomaron á los helenos por modelos
de España, de Africa y de las márgenes del Danubio para crear una literatura, así los modernos se han
olvidaron sus idionas propios para aprender el latín y inspirado en los autores latinos. Nadie se atrevería á
como no tenían literatura nacional, adoptaron la de sus decir si esto fué un bien ó un mal; pero el hecho es
dominadores. Entonces el imperio adoptó por mitad indiscutible.
una de las lenguas de los grandes pueblos de la antigüedad Nuestras l e n g u a s romances son hijas del latín,
: el Oriente siguió hablando griego y el Occidente y nuestros libros eslán llenos de ideas y
estudió el latín. Esta no era únicamente la lengua oficial procedimientosliterarios
de los grandes personajes, según ocurre hoy con el romanos. El mundo occidental está impregnadode
ingles en la India, sino también la del pueblo, con más literatura latina.
o menos corrección, tanto que aun hoy, diez y ocho siglos LAS A R T E S.
después de las conquistas existen en Europa cinco E s c u l t u r a y p i n t u r a . — Se han descubierto
••liornas neo-latinos, esto es, derivados del latín : el multitud'
italiano, de estatuas y de bajo-relieves romanos de la época del
el español, el portugués, el francés y el rumano. Imperio. Algunos de ellos son reproducciones y casi todas
imitaciones de obras griegas, pero menos delicadas no se conocen
y elegantes que sus modelos. Lo más original que se más que los frescos
ha conservado son los bajos relieves y los bustos. pintados en las pak
Los primeros adornaban los monumentos (templos, i 7 "SprH^"-' fi^Hi T M de las casas se-?
columnas, arcos de triunfo), las tumbas y los sarcófagos. • A.E f ft\5T\l\M l l 0 r i a , e s de Pompeya
Representan con escrupulosa fidelidad escenas reales, j w J M VI I H y de la casa de Livia
procesiones, sacrificios, combates, ceremonias fúnebres, fc^ftn Roma. Se ignora
que nos dan á conocer la vida antigua. Los bajos relieves Soldad,o s romanos si.t.i.a ndJ o una fortaleza b á r b a r a . si son obra
que se arrollan en torno de las columnas de 'l'rajano de artistas
y de Marco Aurelio, nos hacen asistir á las grandes griegos; lo cierto es
i escenas de sus guerras. Allí se ve á los soldados combatir que se parecen mucho á las figuras de los vasos helénicos
con los bárbaros, sitiar sus fortalezas, llevarse á los y tienen su mismo carácter de gracia sencilla y elegante.
cautivos; se presencian los sacrificios solemnes y se Arquitectura. — El arle verdaderamente romano,
contempla al emperador arengando á sus tropas. porque responde á una necesidad práctica, es la
Los bustos pertenecen casi todos á los emperadores, arquitectura.
á sus mujeres y á s u s hijos. Como los había en lodo el También en este punto imitaron á los griegos
impeno, se han encontrado tantos que no h a y actualmente (I) Como ejemplo puede citarse la colección de emperadores romanos
ningún museo importante que no tenga una colección del Museo del Louvre.
de bustos imperiales. Son verdaderos retratos reproduciendo la columna; pero tenían una cosa que los
probablemente muy parecidos, pues cada emperador helenos no empleaban y era la bóveda, esto es, el arle
tiene su fisonomía propia, y con frecuencia sonde repugi de disponer en forma de semicírculo las piedras talladas,
| ,1, ||i|i | — "ante fealdad, que de tal modo que se sostengan unas á otras. Esto les
no se procuraba disimular permitió construir edificios mucho mayores y variados
(1). En general que los griegos. Hé aquí las principales clases de
la escultura romana monumentos
se acerca más á la romanos.
realidad que la griega 1.° El templo, que ya se parece á los griegos con un
; como si el artista amplio vestíbulo, ó ya es mayor y está cubierto por una
procurase, no hacer cúpula. A este último género pertenece el Panteón,
cosas bellas sino producirlas construido
exactas. en Roma reinando Augusto.
De la pintura romana 2.° La Basílica, largo edificio aplanado cubierto por
un lecho y rodeado de pórticos. En ella juzgan el juez varias hileras de nichos; cada uno de éstos contiene las
y sus asesores, allí se reúnen los comerciantes para cenizas de un muerto. Su forma hace que se le llame
discutir el precio de sus mercancías, de modo que es palomar ó columbario (de columbarium).
SEIGNOBOS. — T. I. 16 6." Las termas (baños calientes), compuestas de salas
El panteón.
y depósitos. El calor procede de un hornillo subterráneo.
al mismo tiempo bolsa y tribunal. En ellas se celebrarán Estos edificios eran en las ciudades romanas lo que los
andando el tiempo las asambleas de los cristianos y durante gimnasios en las griegas : lugar de cita para los personas
siglos las iglesias conservarán el nombre y la ociosas. Forman un verdadero dédalo, sala fría,
forma de esos edificios. tibia, caliente, vestuario, sala para untarse con aceite,
3.° El anfiteatro y el circo están formados por varios locutorios, salas de ejercicios y jardines, todo contenido
pisos de arcadas superpuestos que rodean la pista ; cada en un gran recinto. Las termas de Caracalla, situadas
piso contiene varias filas de gradas. Tales son el colí- cerca de Roma, cubrían un espacio inmenso.
. ,, „ seo en Roma y Atrio de una casa romana
BgStffc ; VV. i, W' 11 ..ÍW vi . . J 7 . ° El p u e n t e y el a c u e d u c t o , s o s t e n i d o s p o r u n a h
;l i'' - t l ^ ffi ISV» los circos de i-
1 < ® S Í Arles y de Ni- lera de arcos echados sobre un río ó un valle : como
^ M T R ' I Í - M ' mes. ejemplo, citaremos el puente de Alcántaray el del Gard.
-v i q. ; i V l ^ ^ . ' g r T ' El a r c o de 8.° La casa de un romano rico es una obra artística.
' " l e ¿ ¿ J H triunfo es una Al revés de lo que pasa en las construcciones modernas,
¿ V,™ puerta de cerclé la morada antigua no tiene fachada, sino que se concentra
[fl monia bastante en su interior; por fuera no presenta más que
L i l l ' g 1 ' ^ ^ ' " " ' ' ' g M¡j ancha para que paredes peladas. Las habitaciones, pequeñas, oscuras y
pase por ella un
Bw carro, adorna- casi sin muebles, reciben la luz por el atrio. En el centro
^ft' Bi J - pfifl do con colum- estala sala principal (el atrium) donde se encuentran las
^ g ~lf"v> j-.-g! 3d "as y coronada estatuas de los antepasados
ife porungrupode y en la
Rsiyï-.-'j escultura. A es- cual se recibeíi los
. je g g n e r 0 p e r .
Columbario romano. lenece ^ a r C (J amigos; tiene una
de Orange, que se ha reproducido en la plaza del Carrousel claraboya en el techo.
de París. Detrás viene
5.° La cueva sepulcral, edificio abovedado en que hay el peristilo, jardín
rodeado de columnas,
al cual dan romano era el dueño para quien trabajaban.
los comedores, sun- callejuelas tortuosas, pendientes y mal empedradas.
E ^ p / ^ f ! ^ - r j ^ t i ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ l t u 0 s a m e n l e alhaia- Juvenal que vivió en ellas, la pinta con colores poco
I -¿¿toa:-- x -: ~ • jciS^I dos y llenos de ca- halagüeños. En Pompeya, que era sin embargo un
„ „ J „ ... . .. , mas,pueslosroma- Calle de Pompeva (restitución punto de lujo y de recreo, es posible ver cuan estrechas
ideal). ' eran las calles de una ciudad romana. Pero en medio
nos ricos adoptaron de esos cuchitriles se alzaban centenares de monumentos.
la.costumbre que tenían los griegos de Asia de comer El emperador Augusto se jactaba de haber res-
recostados. El piso suele ser de mosaico. Foro de Trajano.
Calle de Pompeya (estado actual). taurado más de 80 templos. « Encontré una ciudad de
Carácter de la a r q u i t e c t u r a romana. — Los roma- ladrillos y dejo una de mármol. » Sus sucesores trabajaron
LAS ARTES. 281 en el embellecimiento de Roma, acumulando monumentos
nos (I) no construyeron siempre con mármoles como sobre lodo en el Foro. El Capilolio con su
los griegos. Ordinariamente usaban las piedras que tenían templo de Júpiter, llegó casi á parecerse á la Acrópolis
á mano, uniéndolas por medio de un sementó indestructible, de Atenas. En ese mismo barrióse hicieron varias plazas
que ha resistido durante diez y ocho siglos, monumentales, el Foro de César, el de Augusto, el de
hasta á la misma humedad. Sus monumentos no tienen Nerva y el de Trajano, que era el más hermoso de todos.
el encanto admirable de los griegos, pero son espaciosos, En medio de la ciudad se alzaban dos quintas rodeadas
robustos y sólidos, como el pueblo que los creó. Aun hoy por un parque; la más famosa era la casa dorada, que
está cubierto con sus restos el suelo def ' Nerón construyó.
El Capitolio rn tiempos del Imperio. E L DERECHO.
pleno desierto africano se descubren con asombro Las doce t a b l a s . — Al principio los romanos carecieron
construcciones de leyes escritas, como todos los pueblos antiguos,
casi intactas. Guando se quiso llevar agua limitándose entonces á seguir la costumbre de los
potable á la ciudad de Túnez, no hubo más que componer antepasados, es decir que cada generación hacia
un acueducto romano. exactamente
Roma y sus monumentos. — Roma era en la época lo mismo que la precedente. Al fin en 450, diez
de los emperadores una ciudad de dos millones de magistrados elegidos, los decemviros, redactaron leyes,
habitantes. que escribieron en doce tablas de piedra. Esta fué la ley
Los barrios populosos formaban un dédalo de de las Doce Tablas, redactada en sentencias breves,
(1) En las artes hay que hacerla misma reserva ya expresada al duras, terminantes; legislación ruda y grosera como el
hablar de la literatura. Los artistas que edificaron esos monumentos
pueblo semi-bárbaro á que estaba destinada. — Castigaba
no eran romanos, sino provinciales y á veces esclavos; lo único
al hechicero que logra hacer pasar á su campo,
sirviéndose de palabras mágicas, la cosecha del vecino. hombres reclaman la propiedad de un campo, se presentan
— Hé aquí lo que decreta respecto del deudor insolvente ante el tribunal, se cogen de las manos y hacen
: « Si no paga, que le citen en justicia. Si la enfermedad como s, se batieran. Después se separan y ambos dicen -
ó los años le impiden andar, que se le dé un « Declaro que este campo es mío por ef derecho de lo,
caballo, pero no una litera. Que tenga treinta días de romanos. Te llamo desde el tribunal del pretor hasta el
plazo. Si en ellos no paga, que el acreedor lo ale con lugar mismo para debatir allí nuestro derecho.»» El júez les
correas ó cadenas de l o libras de peso. A los sésenta le manda que vayan al sitio. « Ante los testigos presentes,
venderá al otro lado del Tiber. Si los acreedores son he ah, vuestro camino. Andad. >> Eos adversarios dan
varios, pueden cortarlo en pedazos. Si corlan más ó en onces algunos pasos como para irse; éste es el símbolo
menos, no por eslo hay fraude. — Esta ley de las Doce del viaje. Un testigo les dice : « Volved >» y el viaje
Tablas fué, según la expresión de Cicerón « la fuente de pasa por haber sido hecho. Ambos presentan una mota
todo el derecho romano. » Cuatro siglos después que la de t,erra, símbolo del campo. Así empieza el pleito (1) v
redactaron se hacía que los niños de las escuelas la solo después de esto presta el juez atención al negocio*
aprendiesen de memoria. - L o s romanos eran como todos los pueblos primitivos •
El procedimiento simbólico. — En ese derecho romano sólo comprendían bien lo que veían ; los actos materiales
primitivo' no basta que las personas convengan Ies sirven para representarse el derecho que no se ve.
en ello para que haya compra, venta ó herencia. Tampoco El formalismo. - Los romanos respetaban escrupu-
se logra justicia de un tribunal romano con sólo « o S S t u t é ^ 6 CSta C ° m e d Í a j " r í d Í C a - I " 0 representaba
exponer el asunto. Además hay que pronunciar cierta, losa mente las antiguas formas. Lo mismo en la justicia
palabras y ejecutar ciertos gestos. lié aquí por ejem- que en la religión, obedecían á la letra de la ley sin
, a m a n e r a d e comprar. El comprador se presenta preocuparse de su sentido.
ante cnco ciudadanos que hacen lar, veces de nna Toda fórmula e r a sagrada para ellos y debía aplicarse
asamblea, y de otro que mantiene en la mano una estrictamente. En sus pleitos tenían como máxima :
balanza y echa en ésta un pedazo de bronce, que s g « Que el derecho sea lo que la lengua ha pronunciado. »
n.fica el preci^, de la venta. Si el objeto del contrato Si un litigante se equivocaba en una palabra al repetir
es un animal 0 un esclavo, el comprador lo loca con la fórmula, perdía el negocio. Un hombre puso pleito á
a mano diciendo : « Esto me pertenece por la ley de otro que le había cortado sus vides. La fórmula que
los romanos, lo he comprado con este bronce pesado debía pronunciar contenía la palabra árbol y como la
en debida forma. Ante el tribunal, todo proceso es una reemplazó por la voz vid, no pudo obtener justicia. —
pantomima. Para reclamar un objeto se Je coge con la tiste respeto absoluto de la forma permitía en Roma
mano. I a r a protestar contra un vecino que h a edificado singulares
nna pared, se lanza una piedra contra ésta. Cuando dos arreglos. La ley decía que si un padre vende su
hijo tres veces, quedará éste emancipado. Así es que reglas nuevas que adquirían carácter obligatorio ;
cuando un romano quería dar libertad á su hijo, lo esta fué jurisprudencia.
vendía tres veces seguidas, y esa comedia bastaba para El edicto del pretor. - Para aplicar las reglas sagradas
emanciparlo. — La ley disponía que antes de empezar del derecho se necesitaba en Roma un magistrado
una guerra se enviara un heraldo [el ferial) á declararla supremo. Únicamente un cónsul ó un pretor podía
en la frontera del enemigo. Cuando Roma quiso combatir dirigir los trabajos de un tribunal y según la expresión
á Pirro, rey de Epiro, que tenía su reino en la otra romana, pronunciar el derecho. Los cónsules, que servían
ribera del Adriático, hubo grandes dudas sobre el modo de ordinario como generales, dejaban esta misión á los
de cumplir la indicada formalidad. Al fin se imaginó lo pretores. En Roma había siempre por lo menos dos
siguiente. Un subdito de Pirro, quizás un desertor, magistrados de esta clase que actuaban eomo jueces •
compró un campo en Roma; hízose como si esta pro^ uno fallaba los asuntos entre los ciudadanos y era el
piedad se hubiera convertido en territorio epirota, y el pretor urbano; el otro los negocios entre ciudadanos
fecial fué á lanzar su dardo y á hacer la declaración solemne y extranjeros y era el pretor de los extranjeros ó
en él. Los romanos pensaban, pareciéndose en mejor dicho, pretor entre los extranjeros y los ciudadanos.
esto á lodos los pueblos nuevos, que las fórmulas Se necesitaban por lo menos dos tribunales,
consagradas toda vez que un extranjero no podía ser admitido ante
poseen virtud mágica. el de los ciudadanos. Estos pretores fallaban á su antojo,
La j u r i s p r u d e n c i a . — La ley de las Doce Tablas y en virtud de su poder absoluto. El de los extranjeros
las no tenía que someterse á ninguna ley, pues
redactadas posteriormente eran breves é incompletas. fas romanas sólo se referían á los ciudadanos de Roma
Había multitud de cuestiones que no encontraban en Sin embargo, como cada pretor debía funcionar y
ellas solución. En estos casos era costumbre en Roma juzgar durante un año, se hizo costumbre que al
consular aciertos personajes famosos por saber en materia entrar en el ejercicio de su cargo indicara las reglas
de derecho. Eran éstos siempre hombres de elevada a que se proponía ajustarse; éste fué el edicto del pretor
posición, a veces antiguos cónsules ó pontífices. Sus Estos preceptos eran nulos al año y el sucesor podía no
respuestas aceptarlos y promulgar otros diferentes. Sin embargo,
que daban por escrito, eran llamadas consejos lo general era que cada pretor conservase el edicto de
le los sabios. Casi siempre eran aceptadas. Augusto hizo sus predecesores, efectuando en él únicamente algunos
más aun, declarando que las respuestas de algunos de cambios y adiciones. Así fueron acumulándose durante
esos hombres eminentes tendrían fuerza de ley. Así es siglos los decretos de estos magistrados, y al fin el
como el derecho empezó á ser una ciencia y los hombres emperador
« entendidos en derecho »> Qjimspruderíles) formulaban Adriano mandó redactar uno y le dió fuerza
de ley. que bastaba con haber pagado el precio convenido y con
D e r e c h o c i v i l y de g e n t e s . — Así c o m o h a b í a d os estar en posesión del terreno. — El derecho de gentes fué
tribunales separados, así también se formaron dos sistemas invadiendo poco á poco los límites del derecho civil, y
de reglas, dos derechos diferentes. Las que el pretor acabó por suprimirlo.
urbano aplicaba en los negocios de los ciudadanos formaron , na
el derecho civil, esto es, el de la ciudad; las del La razón e s c r i t a . — Este nuevo derecho romano se
pretor de los extranjeros el derecho de gentes, es decir formó sobre todo en tiempo de los emperadores. Los>
de los pueblos (extraños á Roma.) Entonces se vio que Antoninos dictaron multitud de edictos y rescriptos gestos
el más humano, el más sencillo, el más sensato, el últimos eran las cartas que el emperador contestaba á
mejor de estos derechos era el de los extranjeros. El de los funcionarios que le hacían consullas). En esla reforma
los ciudadanos conservaba fórmulas molestas y reglas les ayudaban los jurisconsultos más eminentes, j
bárbaras, restos de las supersticiones y estrechez de Á principios del siglo III hubo algunos que continuaron
ideas de los antiguos romanos. Por el contrario, el derecho sentando nuevas reglas de derecho y rectificando las
de gentes tenía por base las prácticas de los mercaderes antiguas, tanto en los buenos reinados como én los
y de los hombres de todas las naciones establecidos malos. Los nombres de Papiniano, Ulpiano, Modestino
en Roma, prácticas exentas de toda fórmula y Paulo son célebres; sus obras dieron forma definitiva
ó preocupación nacional, coleccionadas lentamente y al derecho romano, que en la mencionada época no se
aquilatadas por varios siglos de experiencia. Además se parece ni remotamente al primitivo, tan duro con los
comprendió hasta qué punto era contrario á la razón pequeños. Los jurisconsultos adoptaron las ideas de los
el antiguo derecho. Un proverbio romano decía : « El filósofos griegos y principalmente de los estoicos. Según
derecho estricto es la injusticia suprema. » Así fué que ellos, todos los hombres tienen derecho á ser libres.
los pretores urbanos trataron de corregir la antigua « Los hombres nacen libres por derecho natural » ó en
ley, juzgando con arreglo á la equidad, esto es, á otros términos, la esclavitud es contraria á la naturaleza.
la justicia. De este modo llegaron paulatinamente á Por esto admiten que el esclavo puede pedir justicia,
aplicar á los ciudadanos las mismas reglas que seguía aun contra su dueño y que si éste lo mata, debe ser
en su tribunal el pretor de los extranjeros. — Por castigado como un asesino. Análogamente, protegen á
ejempio, ia ley romana ordenaba que sólo los parientes los hijos contra Ja tiranía paternal.
por parle d é l o s hombres fuesen herederos; el pretor Este nuevo derecho es lo que se llamó andando el
llamó á disfrutar también de este beneficio á los deudos tiempo la razón escrita. Era en efecto, filosófico, tal
por parle de las mujeres. — La antigua regla exigía que como la razón puede concebirlo para todos los hombres;
un hombre ejecutara la complicada ceremonia de la así fué que no quedó en él ni un átomo de la estrecha
venta para poder ser propietario; el pretor admitió y bárbara ley de las Doce Tablas. Lo que Europa
tuvo por ley durante siglos, Jo que aun hoy forma elemento reducido salario (I) á su dueño y á servirle de escolta
importante de la legislación universal, no es la en la calle, pues la moda exigía que ningún rico se
regla de los primitivos romanos, sino el edicto del pretor, presentara
la colección de las costumbres de todos los pueblos en público sin ir rodeado por multitud de personas;
antiguos y las máximas de los filósofos griegos, reunidas Horacio se burla de un pretor que pasó por
y formuladas en el curso de los siglos por los magistrados ygiota romana.
y los jurisconsultos romanos. las calles de Tibur con cinco esclavos nada más. Los
X X I V . , - EL ALTO IMPERIOTÁCITO, grandes poseían además fuera de Roma magníficas
Anafes. Historias. — DÜBUY, Historia de tos romanos. — quintas, situadas á orillas del mar ó en los montañas, y
FRIKDL«M»8R, Las costumbres ronmias durante el Imperio. — toda su vida consistía en ir de unas á otras, llenos de
RPFIÁS. Marco Aurelio. — BÜISSIKR, La religión romana. fastidio debido A la ociosidad.
E L M U N D O ROMANO. (1) Este oficio de cliente era duro ; el poeta Marcial, que lo conoció
La decadencia c o n t i n ú a en Ropia. — Séneca h a personalmente, habla de él con tristeza. Había que levantarse
pintado antes del amanecer, ponerse la toga, vestido incómodo y molesto,
en sus Cartas y Juvenal en sus Sátiras con tan y que pasar horas haciendo antesala.
espantosos colores á los hombres y mujeres de su listas grandes familias se fueron extinguiendo rápidamente.
época, que Ja corrupción de Ja Roma de los Césares se Augusto, que veía con espanto la diminución
ha hecho proverbial. Sin embargo, todo aquello no era •del número de hombres libres, dictó leyes favorables al
más que la continuación de los desórdenes de la Roma matrimonio y contrarias al celibato ; pero fueron inútiles.
republicana en sus últimos tiempos: el l u jo sin freno de Llegó á haber tantos ricos no casados, que la adulación
los ricos, la ferocidad de los amos con sus esclavos, la encaminada á hacerse inscribir en su testamento
ligereza sin límites de las mujeres. La causa del mal no llegó á ser un oficio lucrativo, y los que deseaban verse
era el nuevo régimén, sino la acumulación exorbitante rodeados de aduladores procuraban no tener hijos,
de las riquezas del mundo entero en manos de unos y lin esta ciudad, escribe un novelista romano, lodos los
cuantos miles de nobles ó de advenedizos, por debajo de hombres se dividen en dos clases, los que pescan y los
los cuales vivían en la miseria algunos cientos de hombres que se hacen pescar. »
libres, y en espantosa opresión millones de esclavos. Cuando un hombre pierde sus hijos, exclama Séneca,
— Cada propietario vivía en medio de sus siervos -aumenta su influencia.
á l a manera de un soberano ocioso y lleno de caprichos. Los espectáculos. — Los espectáculos públicos ocuparon
SEIGNOBOS. — T. I. i 7 en la vida de ese pueblo sin quehaceres, un puesto
Su casa de Roma era una especie de corte; el atrio ó preferente,
sala de ceremonias se llenaba todas las mañanas de que ape- _
clientes, es decir, de ciudadanos que iban á saludar por ñas podemos I •• - —
•concebir. Consistían, Palatino se extendía 1111 terreno destinado á las carreras,
como en y que estaba rodeado de arcadas que sostenían
Grecia, en juegos, hileras de asientos. Este era el Circo Máximo. Nerón lo
esto es, en ensanchó y entonces podía contener hasta 250.000
•ceremonias religiosas espectadores; en el siglo cuarto sufrió otra reforma que
. Los elevó el número de asientos á 385.000. Allí se celebraba
espectáculos se el espectáculo favorito del pueblo romano, las carreras
sucedían todo de carros lirados por cuatro caballos (cuadrigas); en cada
•el día y continuaban carrera daban los contendientes tres veces la vuelta al
durante circo y en sólo un día se celebraban 25 carreras. Los
los siguientes, Esfena d e u f l a f o m e ( 1 ¡ a d c Terencio. (pintura de cocheros pertenecían á compañías rivales, que se
Pompeya.) diferenciaban
por lo menos en el color de sus divisas ; primero hubo
tina semana. A ellos asistía toda la población libre y allí cuatro, que más tarde se redujeron á dos, los Andes y
•es donde se hacían las manifestaciones. Como ejemplo los Verdes, célebres en la historia de las sediciones. En
puede citarse la que hubo en 19fi durante las guerras Roma se apasionaban las gentes por las carreras de
civiles : toda la concurrencia gritaba : ¡ paz, paz ! Esa carros tanto como nosotros hoy por las de caballos;
ceremonia é r a l a pasión de la época. Tres emperadores las mujeres y hasta los niños hablaban de esto. El
bajaron;! la arena : Calígula como conductor de carros». emperador
Nerón como actor y Cómodo á combatir en calidad de solía inclinarse á uno ú otro bando y entonces
gladiador. la querella
El teatro. — Había tres clases de espectáculos : el é n t r e l o s Verdes
teatro, el circo y el anfiteatro. El primero estaba organizado y los .4 zules
al estilo griego; los actores representaban, con se convert
máscaras ó antifaces, obras imitadas de los helenos. Los. í a en un
romanos no gustaban de ese género de diversión, mas asunto político.
El Coliseo. El anfiteat
delicada de lo que convenía á su naturaleza, y preferían r o . —El emperador
las mimas, comedias groseras y sobre todo las pantomimas, Vespasiano
en que el actor espresaba sin hablar, sólo por mandóconstruirá
medio de gestos, los sentimientos de los personajes. las puertas de
El circo. — Entre las dos colinas del Avenlino y del Koma el Coliseo,
enorme á menos de que el pueblo no lo perdonara. —
edificio de dos pisos, que podía contener Algunas veces se batían los condenados á muerte; pero
70.000espectadores. lo general es que los gladiadores fuesen esclavos y
Era un circo redondo, situado en torno de una prisioneros
pista donde se ejecutaban cacerías y combates. —Cuando de guerra. Cada victoria llevaba á la pista del
había caza, se transformaba el circo en un bosque anfiteatro bandas de bárbaros que se exterminaban
donde soltaban animales feroces, contra los cuales recíprocamente
combatían por dar gusto á los espectadores (2). Había
hombres armados de un lanzón. Para que el (1) César dió otro combate entre dos bandos compuestos por
espectáculo fuese variado, recurrían á los animales máfe parte y parte de 500 peones, 300 jinetes y 20 elefante».
(2) Un orador daba gracias á Constantino en un discurco oficial,
distintos, sobre todo á los raros, leones, panteras, elefantes,
osos, búfalos, rinocerontes, jirafas, tigres y cocodrilos. combatientes de todos los países, galos, germanos, tracios
Ya en tiempos de Pompeyo habían aparecido en los y en ocasiones negros. Esas gentes peleaban con
juegos diez v siete elefantes y quinientos leones; hubo armas diferentes, que eran casi siempre las de su nación.
emperadores que sostuvieron verdadera legión de fieras. Los romanos gustaban de contemplar esas batallas en
— Más adelante pareció más dramático suprimir miniatura. La figura de nuestro libro es copia de un
los hombres armados que combatían eon las fieras y mosaico que representa el combate de un reciario (gladiador
soltar éstas contra hombres desnudos y encadenados. armado con una red) y de otro revestido con
En todas las ciudades del Imperio se hizo costumbre una armadura completa.
hacer servir para esta diversión los condenadosámuerte. Entre esos combatientes del circo hubo también
Miles de personas de toda edad y sexo, y entre ellas muchos voluntarios, hombres libres (pie sin más beneficio que
mártires cristianos, murieron así, devorados por el g u s to
las fieras ante el pueblo de Roma. por el pél
Los gladiadores. — Sin embargo, el espectáculo i g r o , se
verdaderamente sometían
nacional de los romanos fueron los combates á la terrible
de gladiadores, hombres armados que bajaban á disciplina
la pista para combatir en un duelo á muerte. Ya en del
liempos de César (I) se llegó á hacer combatir al mismo gladiador
tiempo 320 pares de gladiadores; Augusto hizo pelear y juraban
durante su vida más de diez mil y Trajano igual mímero « dejarse
en cuatro meses. El vencido era degollado inmediatamente azotar,
quemar
con hierro candente y hasta permitir que los matara su describe con las siguientes palabras: « Todo el mundo
jefe. » Hubo senadores que se alistaron en estas bandas puede ir á donde quiere: los puertos están llenos de
de esclavos y de aventureros, y el emperador Cómodo buques, las montañas son tan seguras para los viajeros
bajó en persona á luchar en la pista. Estos sangrientos como las ciudades para sus habitantes. Ya no hay
juegos estaban de moda no sólo en Roma, sino en toda intranquilidad
Italia, la Galia y África; los griegos no los aceptaron en parte alguna. La tierra se ha quitado su
nunca. Hé aquí la inscripción de la estatua erigida á un antigua armadura de hierro y se presenta en traje de
habitante principal de la pequeña ciudad de Minturnes: fiesta. Habéis realizado la palabra de Homero: la tierra
« Presentó en cuatro días once pares de gladiadores que es común á lodos. » En efecto, por primera vez podían
por haber presentado en la pista todo jin ejército de bárbaros cautivos, los hombres de Occidente edificar sus casas, cultivar
« por haber hecho servir la destrucción de los hombres al sus campos, disfrutar de su fortuna y de l a holganza,
recreo del pueblo. ¿Qué triunfo más hermoso'? » añadía.
Combate de gladiadores.
sin verse amenazados á cada momento de ser despojados,
no cesaron de combatir hasta que la mitad de ellos muertos ó reducidos á esclavitud. Nosotros no sabemos
t ' ) San Agustín describe en sus Confesiones la atracción irresistible
mordió el polvo. También dió una cacería de diez terribles que ejercían estos sangrientos espectáculos.
osos. Bien lo recordáis, nobles ciudadanos. » lo que vale esta seguridad porque estamos acostumbrados
El pueblo tenía entonces la pasión de la sangre derramada, á ella desde la infancia; pero los hombres de la
como hoy se manifiesta en las corridas de toros (1). antigüedad la consideraban como el más apetecible
El emperador debía asistir á esas matanzas. Marco Aurelio de los bienes.
se hizo impopular en Roma porque dejaba ver su La fusión de los pueblos. — Los viajes fueron fáciles
tedio durante los espectáculos, y porque se ponía á leer, m ese pacífico imperio. Los romanos habían abierto en
hablar ó dar audiencias en vez de mirar. Cuando llevó todos sentidos
consigo á los gladiadores para servir contra los bárbaros vías
que invadían Italia, el populacho estuvo á punto de con estaciones
sublevarse. « Quiere privarnos de nuestras diversiones, de
decían, para obligarnos á filosofar. » parador y
La paz romana. — Pero en el mundo romano había relevos y
algo más que el populacho de la capital; para ser justo hasta se
con el Imperio es preciso ver lo que ocurría en las hicieron
provincias. mapas con
Al someter lodos los pueblos, los romanos acabaron la indicar
con la guerra en lo interior de sus dominios. ción de los
Entonces reinó la paz romana, que un autor griego
caminos. en liorna un templo « de todos los dioses»,
Había muchas el Pántéon, en que cada divinidad tenía su sanlua- j
personas, rio.
sob Entonces reinaba en el mundo extraordinaria supers- ;
r e todo lición. Las gentes creían en la divinidad de los emperadores
los comerciantes muertos y se decía que Vespasiano había curado
y los artistas, que iban de una extremidad á en Egipto un ciego y un paralitico. Un día en que el
otra del territorio (1). Los retores y filósofos atravesaban ejército romano moría de sed, durante la guerra contra
Europa para dar lecciones y pronunciar discursos de los dacios, empezó de pronto á llover. Esta súbita
ciudad en ciudad. No había provincia donde no residiesen tempestad fué considerada como un milagro por todo
personas de las más lejanas : las inscripciones prueban el mundo : unos decían que 1111 mago egipcio había
que en España vivían profesores, pintores y escultores conjurado
griegos, en la Galia plateros y obreros asiáticos. Esas á Ilermes; otros afirmaban que el autor del
gentes llevaban consigo sus costumbres, arles y religión beneficio era Júpiter, por compasión á los soldados, y
( I ) ü n frigio cuenta en una inscripción que liabía ¡do 72 veces en la columna de Marco Aurelio está representado el
de Asia á Italia. padre de los dioses, rayo en mano, enviando la lluvia
Un puerlo romano, según una pintura antigua.
que los soldados recogen en sus escudos. — Cuando los
y poco á poco se acostumbraban á hablar latín. Esle era
apóstoles Pablo y Bernabé llegaron á la ciudad de Listra,
ya en el siglo III el idioma común de Occidente, así
en Asia Menor, los habitantes creyeron que el primero
como el griego lo era de Oriente desde el tiempo de los
era Mercurio y el segundo J ú p i t e r ; así fué que salieron
sucesores de Alejandro. De este modo se formó, como en
procesional mente á su encuentro, con los sacerdotes
Alejandría, una civilización común, que ha recibido el
al frente, conduciendo un toro que deseaban sacrificarles.
nombre de romana, si bien no lo era más que por el
Las geníes ilustradas eran tan crédulas como las
nombre y por la lengua. Fué en realidad la civilización
demás (1). Los filósofos estoicos admitían los presagios.
del mundo antiguo, reunido bajo la autoridad del
El emperador Augusto consideraba como de mal augurio
emperador.
equivocarse de zapato. Suetonio escribía á. Plinio el
Las supersticiones. — La fusión que principalmente ;
Menor para rogarle que señalara otro día para la vista
se operó fué Ja de las creencias religiosas. Gomo los •
«le su pleito, porque había tenido un sueño; y ese
antiguos no creían en un solo Dios, les era fácil
mismo Plinio creía en los resucitados.
adoptar nuevas deidades. Esos pueblos, que tenían
En esos pueblos dispuestos á admitir todo, las religiones
religiones distintas, no rechazaban las de los restantes;
diferentes se confundieron en una común, en
al contrario, Jas hacían suyas, confundiéndolas
vez de destruirse y combatirse mutuamente. Esa nueva
con las propias; Los romanos dieron el ejemplo, edificando
creencia, que era al mismo tiempo griega, romana, único en el imperio, por la razón de que el pueblo
egipcia y asiática se hallaba extendida por el mundo en romano le ha cedido todo su poder: pero cuando muere
el siglo II de nuestra era; los cristianos la llamaron el senado examina su vida y le juzga en nombre de
religión de las naciones; los paganos recibieron hasta Roma. Si se le condena, todos sus decretos se anulan,
el siglo IV el nombre de gentiles (hombres de las naciones); destruyen sus estatuas y borran su nombre de los
análogamente, el derecho común se llamaba monumentos
de gentes. (1). Por el contrario, cuando se aprobaban sus
L O S DOCE C É S A R E S. actos, según sucedía generalmente, el senado decretaba
El emperador. — En el nuevo régimen, la autoridad al mismo tiempo que el emperador muerto sería incluido
absoluta pertenece á un solo hombre, llamado emperador entre los dioses. Así fué que la mayor parte de los
(que impera ó manda). Este ejerce efectivamente soberanos
lodos los poderes que antes desempeñaran diversos se convirtieron en deidades. Elevábanles templos,
magistrados : presidia el senado; reclutaba y mandaba y un sacerdote se encargaba de tributarles culto. En
los ej'ércitos ; formaba el censo de los senadores, de los todo el imperio había santuarios erigidos al dios Augusto
caballeros y de los ciudadanos; cobraba el impuesto; y á la diosa Roma, y se conocen personajes que
era juez supremo, pontífice máximo y tribuno. A fin d e i n desempeñaron las funciones de flamine (sacerdote) del
- divino Claudio ó del divino Vespasiana. Esta costumbre
(1) Hubo algunos escritores escépticos, como Luciano, pero fueron de divinizar á los emperadores difuntos se llamaba
muy pocos.
apoteosis. La palabra es griega y la costumbre procedía,
300 EL ALTO IMPERIO.
dicar que tal autoridad hacia de él un ser sobrehumano, según parece, de los helenos de Oriente.
(1) Se han descubierto inscripciones en que se había raspado el
se le dió el calificativo religioso de Augusto, el venerable. nombre de Domiciano.
El imperio no fué consecuencia de una revolución El senado y el pueblo. — El senado romano seguía
radical. Las instituciones conservaron el nombre de siendo como antes la asamblea de los personajes más
República, y los estandartes militares continuaron considerados del imperio. Pertenecer á ese cuerpo seguía
llevando las iniciales S. P. Q. R. (senatus populusque siendo honra muy apetecida y para decir una gran
romanus, senado y pueblo romano); pero el poder antes familia se empleaba la frase familia senatorial. Pero con
dividido entre muchos, se concentra ahora en uno solo, todo ese respeto, el alto cuerpo carecía de autoridad
con la particularidad de que le ejerce toda la vida y no porque el emperador podía pasarse de él. Era todavía
un año simplemente. El emperador es el magistrado el primer cuerpo del Estado, pero no el dueño del
único y vitalicio de la república y, como en él se encarna gobierno : el soberano lo consultaba pero no le obedecía.
el pueblo romano, es absoluto. ° Por su parte el pueblo perdió toda influencia puesto
La apoteosis. — Mientras vive el emperador, es señor
que desde la época de Tiberio estaban suprimidas sus general podía introducir sus soldados en la ciudad;
asambleas-(los comicios). La población de dos millones pero el emperador tuvo su escolta militar en Roma, el
de almas aglomerada en Roma no se componía sino de Pretorianos (según la columna de Trajano).
algunos miles de grandes señores con sus esclavos y de pretorio, cuerpo compuesto de unos 10.000 hombres,
una turba de mendigos. Ya el Estado había tenido que soldados antiguos, que recibían haber bastante grande
encargarse de alimentarla; los emperadores continuaron y frecuentes gratificaciones (el donativum). Esos veteranos
haciendo distribuciones de trigo y añadieron las sostenían al César que, apoyado en ellos, no tenía
de dinero ¡los cogiarii). Augusto dió 700 francos por nada que temer de los descontentos de Roma. Sin embargo,
cabeza en nueve meses; Nerón 250 en tres. Al mismo había un p e l i g r o y eran los pretorianos mismos :
tiempo se divertía al populacho con grandes espectáculos. como conocían su fuerza, creían que todo les era lícito.
En tiempos de la república, el número de días de Su capitán, el prefecto del pretorio mandaba en ocasiones
funciones regulares era de 66 al año; en la época de más que el emperador.
Marco Aurelio había 133 y en el siglo Yll 175 (sin contar Los l i b e r t o s del e m p e r a d o r . — Ya hemos dicho
las fiestas suplementarias.) Esos espectáculos duraban que
desde la salida hasta la puesta del Sol y los espectadores el emperador era el único magistrado, el que resolvía
comían en sus asientos. Así quedaban libres los los asuntos de los 80 millones de hombres que componían
emperadores la población del imperio. Como necesitaba auxiliares
de las agitaciones de la plebe. « Te conviene en tan absorbente tarea , buscó algunos, pero no entre
Cesar, decía un actor á Augusto, que el pueblo no tenga las familias nobles, de que desconfiaba, sino en sus
ojos más que para nosotros. »> La esplendidez en este propios esclavos. Los secretarios, los hombres de
punto era para los soberanos un medio de hacerse querer confianza,
y la popularidad no era siempre para los mejores. los ministros del emperador fueron sus libertos,
Nerón e r a adorado porque había celebrado juegos la mayor parte e x t r a n j e r o s griegos y orientales, gentes
magníficos. hábiles, diestras, aduladoras, de espíritu inventivo y
El populacho no quería creer en su muerte y fácil palabra. En ocasiones ocurría que el emperador,
pasó treinta años esperando su regreso. La pleble de Roma cansado de-asuntos serios, los d e j a b a gobernar y, según
no aspiraba á g o b e r n a r ; lo que pasa en las monarquías absolutas, en vez de ayudar al
deseaba es que la alimentasen y la divirtiesen. Pedía amo, lo reemplazaban. Los libertos de Claudio, Palas y
sólo, según la enérgica frase de Juvenal, pan y juegos Narciso, disponían de los empleos y recomendaciones;
(panem et circenses). Helio, liberto de Nerón, mandaba ejecutar caballeros y
Los p r e t o r i a n o s . — En tiempos de l a República, senadores sin decirlo siquiera á su soberano. El más
ningún poderoso de esos libertos fué Palas, y también el más
insolente : cuando daba órdenes lo hacía por signos ó persiguieron sobre lodo á los nobles, para impedirles
por escrito, fe Nada indignaba tanto como esto á las que conspirasen, y á los ricos para conüscar sus
antiguas familias de Roma, « Los príncipes eran, dice bienes.
un escritor de la época, señores de los ciudadanos y 2o. Además, esla exorbitante autoridad estaba mal
esclavos de sus libertos. » Entre los escándalos que se determinada; residía enteramente en la persona del em-.
reprochaban á los emperadores, uno de los más graves perador. Cuando éste moría, quedaba lodo en el aire ;
fué haber permitido que los ciudadanos de Roma fuesen sabíase que el mundo necesitaba un dueño, pero ni la
gobernados por antiguos esclavos. ley ni las costumbres lo designaban. Únicamente el senado
Despotismo y d e s o r d e n . — Este régimen tenía dos tenía derecho á nombrar emperador; pero casi
grandes vicios. siempre elegía por fuerza al que el precedente soberano
1«. El emperador conservaba durante su vida entera un había designado, ó al que los soldados le imponían. —>
poder ilimitado, exorbitante, que apenas se concibe, Después del asesinato de Calígula, los pretorianos
pues disponía á su antojo de las personas y de l o s bienes, encontraron
condenaba, confiscaba, mandaba m a t a r á su antojo sin al registrar el palacio un infeliz que se moría de
que ninguna institución ó ley pusiera cortapisas á su miedo escondido detrás de unas cortinas. Era un pariente
voTiintad- de Calígula y los soldados lo elevaron al trono (fué el
« La orden del emperador tiene fuerza de ley », emperador Claudio). — Cuando murió Nerón, el senado
dicen los jurisconsultos. Roma conoció entonces el des-- eligió á Galba; pero los pretorianos no lo consideraron
potismo sin freno que los tiranos ejercieran en las ciudades bastante generoso y le dieron muerte para designar en
griegas, no ya limitado al estrecho recinto de una lugar suyo á Otón, favorito del difunto. Los soldados
eiudad, sino gigantesco como el Imperio. —Y asi como acampados en las fronteras quisieron á su vez elegir
Grecia vió buenos tiranos, así también tuvo Roma soberano : las legiones del Rhin entraron en Italia,
emperadores encontraron
sabios y honrados (Augusto, Yespasiano, á los pretorianosen Bedriac, cerca de Cremona,
Tito); pero pocos hombres podían tener firmeza dealma V los destruyeron en una batalla tan encarnizada que
bastante grande para no sentir el vértigo á tales alturas. duró, á más del día, toda la noche; después hicieron
La mayor parte de ellos aprovecharon su inaudito poder que el senado eligiera emperador á su general Yiteho.
para hacer proverbial su nombre : Tiberio, Nerón y Entretanto, el ejército de Siria eligió á su jefe \espasiano,
Bomiciano por sus crueldades ; Vitelio por su glotonería; quien venció al precedente, siendo nombrado en
Claudio por su imbecilidad. Uno hubo que fué un verdadero su lugar ; de modo que los soldados nombraron en dos
loco, Calígula, quien nombró cónsul á s u caballo a ñ o s ° t r e s emperadores, derribando igual número de
y se hacía adorar como si fuera un dios. Estos soberanos e l l o s . — El nuevo soberano anulaba con frecuencia lo
hecho por su predecesor : en consecuencia, el despotismo senado. De esta manera llegaban al poder hombres
imperial no presentaba ni siquiera la venlaja de experimentados
la estabilidad. que ocupaban sin perturbaciones el puesto
Los doce Césares. — Este régimen de opresión y de de su padre adoptivo.
violencias duró más de un siglo (31 antes de J. C. á 96). Gobierno de los Antoninos. — Este siglo de los Antoninos
Los doce emperadores que se sucedieron en ese período fué el más tranquilo que conoció la edad antigua.
se llamaron los doce Césares, por más que sólo los No hubo guerras más que en las fronteras del Imperio
seis primeros fuesen de la familia de Augusto. Es difícil ; y en éste acabaron las sediciones militares, la
juzgarlos con imparcialidad, porque casi todos ellos tiranía y los castigos arbitrarios. Los Antoninos contuvieron
persiguieron á las familias nobles de Roma, que temían, á los soldados restableciendo la disciplina, organizaron
y precisamente deben su reputación á escritores de esas un consejo de Estado con jurisconsultos, y nuevos
mismas familias. Pero es muy posible que su gobierno tribunales, reemplazando á los libertos, que irritaran
en las provincias fuera suave y horado, superior al de tanto á los romanos bajo los doce Césares, por funcionarios
los senadores de la República. regulares sacados d é l a segunda clase noble, la
E L SIGLO D E LOS ANTONINOS. de los caballeros. El emperador dejó de ser un tirano
Los Antoninos. — Los cinco emperadores siguientes, servido por soldados, para convertirse en el primer
Nérva, Trajano, Adriano, A n t o n i n o y Marco Aurelio (96- ciudadano
180) han dejado fama inmortal de bondad y sabiduría. de la República, que sólo usaba de su autoridad
Se les llama los Antoninos, aunque este nombre no en beneficio del pueblo. Sobre todo, los dos últimos
conviene Antoninos,
en realidad más que á l o s dos últimos. Ninguno de el emperador de este nombre y Marco Aurelio
306 EL ALTO IMPERIO. honraron el trono con su virtud. Ambos vivían
ellos descendía de las antiguas familias romanas : Trajano sencillamente
y Adriano eran españoles, Antonino nació en Nimes. (1), como particulares, á pesar de que ambos
Tampoco pertenecían á la familia imperial, ni estaban eran muy ricos, sin nada que se pareciese á una corte
destinados por su cunaal imperio. Cuatro emperadores ó un palacio, sin hacer sentir nunca que eran los señores.
sucesivos murieron sin tener hijos y el gobierno no pudo (1) Véasé el retrato que Marcó Aurelio hace de Antonino
ser transmitido por herencia. En cada una de esas ocasiones, (Pensamiento,
el soberano designó uno de sus generales ó administradores
que le pareció capaz de sucederle, lo
adoptó como hijo y lo presentó á la ratificación del
I, 16).
Trajano llevó á cabo varias expediciones contra los
dacios, pasó el Danubio, ganó tres grandes batallas y
tomó su capital (101-102). Después les concedió la paz;
pero cuando se alzaron de nuevo, resolvió concluir de
una vez : al efecto mandó construir sobre el Danubio un
puente de piedra, invadió el país y lo convirtió en provincia
romana (106). En esa región estableció colonias y edificó
eiudades; la Dacia vino á ser un país romano, por el
gobierno,
la lengua y las costumbres y aun cuando los j
ejércitos de Roma se retiraron á fines del siglo III, siguió
imperando allí la lengua latina, basta el punto de
haber resistido durante toda la edad media no obslante
las invasiones de los bárbaros eslavos. De la Transilvania
(antigua Dacia) salió entre los siglosXII y XIVel -
pueblo que ocupa hoy las llanuras situadas al norte del
Danubio, pueblo que ha conservado el nombre de rumano,
y que habla todavía una lengua derivada del latín,
como el francés ó el español.
Trajano hizo también la guerra á los partos, pasó el
Eufrates y tomó la capital, Clesifón ó Ctesifonte, pene- ¡
trando hasta Persia y entrando en Susa, donde se apoderó
del trono de oro macizo de los reyes persas.
Mandó construir una escuadra en el Tigris, bajó por el
rio hasta el mar de Omán y tuvo deseos de conquistarla
India como Alejandro. Tomó á los partos el país
comprendido
entre el Eufrates y el Tigris, la Asiría y la i
Mesopotamia, é hizo con ellas dos provincias romanas.
Para conservar el recuerdo de esas expediciones hizo
erigir Trajano monumentos que aun subsisten : la columna
de su nombre, en la plaza de Roma, que es de
bronce y cuyos bajos relieves representan la guerra tropas y alcanzar fronteras fáciles de defender.
contra los dacios ; y el arco de triunfo de Benevento, que Cuando la conquista cesó después de Trajano, el imperio
recuerda las victorias alcanzadas sobre los partos. se extendía por todo el sur de Europa, el norte
Una sola de estas conquistas fué duradera, la de Da-: i de África y el oeste de Asia, teniendo por todas partes
cia, pues las provincias ganadas á los partos se alzaron f r o n t e r a s naturales :
apenas las evacuó el ejército romano. El emperador al oeste el océano; Al norte las montañas de Escocia, el
Adriano conservó la Dacia, devolvió sus provincias á Rhin, el Danubio
los partos y el Imperio romano tuvo de nuevo por frontera y el Cáucaso; Al este los desiertos del Eufrates y de Arabia;
oriental el Eufrates. Á fin de no tener que combatir Al sur las cataratas del Nilo y el Gran desierto.
en adelante con los montañeses de Escocia, Adriano De modo que comprendía los países que hoy forman
mandó construir al norte de Inglaterra un baluarte (la la Inglaterra, España, Italia, Francia, Bélgica, Suiza,
muralla de Adriano) que atravesaba toda la isla. La Baviera, Austria, Hungría, Turquía de Europa, Marruecos,
única guerra que este emperador sostuvo fué contra los Argelia, Túnez, Egipto, Siria, Palestina y la
judíos rebeldes ; después de vencerlos los arrojó de Turquía de Asia, mas del doble del imperio de Alejandro.
Jerusalén, Este inmenso territorio estaba repartido en -48 provincias
y cambió el nombre de esta ciudad, para destruir (1) más ó menos grandes, pero en general muy
la memoria de la antigua nación judía. extensas. Así, laGalia, desde los Pirineos b a s t a el Rhin,
El último de los Antoninos, Marco Aurelio, tuvo que no formaba sino siete.
rechazar la invasión de varios pueblos bárbaros de El e j é r c i t o permanente. — En las provincias interiores
Germania, que pasaron el Danubio sobre el hielo, llegando no había ejército, pues sus pueblos no pensaban
así hasta Aquilea, en el norte de Italia. Entonces en sublevarse. Donde el Imperio tenía enemigos era en
necesitó alistar esclavos y bárbaros á fin de formar un la frontera : allende el Rhin y el Danubio, los bárbaros
ejército (172). Los germanos se retiraron; pero mientras germanos; detrás de las arenas de África los nómadas
Marco Aurelio estaba luchando en Siria con un del desierto; allende el Eufrates los ejércitos del imperio
general sublevado, repitieron aquéllos sus incursiones. persa. Ahí es donde se necesitaron soldados siempre
Marco Aurelio murió en 180 á orillas del Danubio. En dispuestos á pelear. Augusto lo comprendió así y creó
adelante no hubo más conquistas. un ejército permanente. En adelante los soldados no
L A A D M I N I S T R A C I Ó N I M P E R I A L. fueron propietarios que dejaban sus campos p a r a servir
Extensión del imperio en el siglo segundo. — Los cierto tiempo, sino pobres que hacían un oficio de la
emperadores romanos no tenían afición á las conquistas; guerra. Se alistaban por diez y seis ó veinte años y con
pero continuaron con todo sometiendo pueblos bárbaros frecuencia renovaban su compromiso. De esta manera
durante más de medio siglo, con dos fines : ocupar á se formaron treinta legiones de ciudadanos, es decir,
unos 180.000 legionarios y, conforme á la costumbre de pretor); dicho representante gobierna la región,
romana, número algo más elevado de auxiliares, en manda el ejército y hace excursiones por los pueblos de
junto unos 400.000 hombres, poca cosa p a r a tan inmenso su mando para juzgar los negocios importantes; tiene
territorio. derecho de vida y de muerte, lo mismo que el emperador.
(I) Italia no figuraba entre las provincias. También nombra el soberano un intendente que va á
Cada provincia fronteriza disponía de un pequeño recaudar los impuestos y que hace ingresar su producto
ejército atrincherado en un campamento permanente (1) El senado conservó algunas, las menos importantes ; pero el
análogo á una fortaleza. En torno de éste iban á establecerse «mperador era casi tan soberano en ellas como en las suyas
mercaderes, y así se formaba una ciudad. propias.
Acampados de este modo frente al enemigo, los soldados en la caja imperial (se le llama procurador de Augusto).
conservaban su valor y disciplina. Durante tres El lugarteniente y el intendente representan al emperador,
siglos hubo terribles guerras, sobre todo en las márgenes gobiernan á sus subditos, mandan á sus
del Rhin y del Danubio, donde se combatía contra soldados y administran su patrimonio. Generalmente,
bárbaros indomables en una región húmeda, inculta, el soberano los saca de las dos noblezas de Roma, los
cubierta de bosques y pantanos. Los soldados imperiales lugartenientes del patriciado y los intendentes de la
demostraron en esas guerras oscuras quizás tanto valor clase de los caballeros. Para ellos hay, lo mismo que
y energía como los antiguos romanos en la conquista para los magistrados antiguos, una carrera de los honores;
del mundo. ascienden de una provincia á otra y van de extremo á
L u g a r t e n i e n t e s é i n t e n d e n t e s del emperador. extremo del Imperio (1) : de Siria á España, de Inglat
— e r r a al África. En los epitafios de los personajes de la
Todas las provincias pertenecen al emperador (1), época están indicados siempre minuciosamente los
representante puestos que han desempeñado ; los epitafios de sus tumbas
del pueblo romano. El soberano es general bastan para formar sus hojas de servicios.
de todos los soldados, dueño de todas las personas, La vida municipal. — Los pequeños pueblos sometidos
propietario continuaban administrándose á sí mismos, bajo
de todas las tierras. El jurisconsulto Gayo lo esos representantes omnipotentes del emperador. Éste
dice : « Nosotros no podemos tener más que la posesión tenía derecho para intervenir en sus asuntos interiores;
del terreno en las provincias; la propiedad es del emperador. pero ordinariamente no hacía uso de él. Lo único que
» — Pero como éste no puede estar en todas les pedía es que no se hicieran la guerra, que pagaran
partes al mismo tiempo, se hace reemplazar por personas con puntualidad sus impuestos y que compareciesen
de su confianza. Manda á cada provincia un lugarteniente ante el tribunal del gobernador. En cada provincia había
(lo llaman delegado de Augusto que hace veces varios de estos gobiernos subalternos, que se llamaban,
como en otro tiempo, el Estado romano, ciudades y en
ocasiones municipios, vox que ha dado origen á la del mundo, trescientas ó cuatrocientas familias
expresión régimen municipal. — En la época del imperio, nobles de Roma se consagraron á gobernarlo y explotarlo.
una ciudad está calcada sobre la ciudad romana : también Los emperadores les quitaron ese poder y las sometieron
ella tiene su asamblea del pueblo, sus magistrados, á su ley. Los escritores romanos podían lamentar
elegidos por un año y divididos en colegios de dos la libertad perdida; pero los habitantes de las provincias
miembros, no tenían motivo para quejarse; es verdad que
su senado (que se llama curia), constituido por seguían siendo súbditos, pero en vez de centenares de
(1) « Los grandes personajes, dice Epicteto, no pueden echar raíces señores, siempre diferentes y ávidos de riqueza, no
en la tierra como las plantas, sino que deben viajar, en obediencia tuvieron en adelante más que uno solo, el emperador,
de las órdenes imperiales. » (1) Ciudad significaba pues distrito; pero aquélla palabra acabó
grandes propietarios, gentes ricas y de antigua estirpe. por ser sinónima de caserío, sitio cubierto de casas.
Allí como en Roma se reduce la asamblea del pueblo á
una pura forma; quien gobierna es el senado, esto es,
la nobleza. — El centro de la ciudad es siempre una
población ó caserío (1), una Roma en miniatura, con sus
templos, sus arcos de triunfo, sus termas, sus fuentes,
sus teatros y sus circos para los combates. Allí se lleva
en pequeño la misma vida que en Roma : distribuciones
de trigo y de dinero, banquetes públicos, grandes
ceremonias
religiosas, juegos sangrientos. La diferencia es
que en Roma esos gastos se cubren con el dinero de las
provincias, y que en las ciudades la nobleza costea su
gobierno y sus fiestas. El impuesto cobrado por cuenta
del emperador va enteramente á manos de éste; en
consecuencia, precisa que los ricos de la ciudad hagan
celebrar á su costa los juegos, calentar los baños, empedrar
las calles, construir los puentes, los acueductos
y los circos. — Así lo hicieron y con largueza, durante
más de dos siglos : los monumentos esparcidos por la
superficie entera del imperio y miles de inscripciones
son prueba de lo dicho.
El régimen imperial. — Desde que acabó la conquista
SEIGNOBOS. — T. I. i 8

nombre de Cristo, el Ungido, esto es, el rey consagrada


por el óleo santo. También se le ha denominado el
Maestro, el Señor y el Salvador. La religión que fundó
es la nuestra; lodos nosotros conocemos su vida, que
es el modelo del cristiano y sabemos de memoria sus
enseñanzas,
que constituyen el fondo de nuestra moral.
Bastará, pues, con indicar qué nuevas doctrinas enseñó
al mundo.
La c a r i d a d . — Anle todo, Cristo recomendó el amor.
« Amarás al Señor tu Dios con toda tu alma, con lodo
tu pensamiento, y á tu prójimo como á ti mismo. La ley
y los profetas se resumen en estos dos preceptos. » El
primer deber es amar á los demás y ayudarles en sus
trabajos. Cuando Dios juzgue á los hombres, colocará á
su diestra á los que hayan dado de comer al hambriento,
XXV. - LA RELIGION CRISTIANA. de beber al sediento y vestido al desnudo. Cristo empieza
El Nuevo Testamento. — FLELRÍ, Historia .eclesiástica. — ALZOG,
Historia de la Iglesia. — DORVY, Historia de tos romanos. - por decir á los que quieren seguirlo : « Id, vended
DE MONTALEMBERT, Historia de los monjes de Occidente. — vuestros bienes y dadlos á los pobres. » —Para los
MARTIGÍSY, antiguos,
Diccionario de las antigüedades cristianas el hombre bueno era el noble, el rico, el valiente;
después de Jesucristo, el adjetivo mudó de sentido : el
hombre bueno es el que ama á los demás. Hacer bien es
amar á nuestros semejantes y procurar serles útil. La
caridad (nombre latino del amor) es á partir de este
momento, la virtud principal. Caritativo significa benéfico.
Cristo opone á la antigua doctrina de la venganza La pobreza y la humildad. — Los antiguos pensaban
la suya de la caridad. « Sabéis que se ha dicho : ojo por que la riqueza eleva al hombre y consideraban el orgullo,
ojo y diente por diente. Yo os digo : si alguien os pega como un sentimiento noble. « Dichosos los pobres, dijo
en la mejilla derecha, presentadle la izquierda. También Cristo, porque de ellos es el reino de los cielos. » « E!
se h a dicho : amaréis al prójimo y odiaréis á vuestro que no renuncie á cuanto posee no puede ser mi discípulo.
enemigo. Yo os digo : amad á vuestros enemigos, haced » Y él daba ejemplo, yendo de una ciudad á otra
bien al que os aborrece, rogad por los que os persiguen, sin tener nada; cuando sus discípulos se preocupaban
á fin de ser hijos de vuestro Padre que está en el cielo, del porvenir, les contestaba: « Las aves del cielo no
que hace brillar su sol para los buenos y los malos yllover siembran ni cosechan y sin embargo vuestro Padre las
sobre los justos y los injustos. » Y cuando lo crucificaron, alimenta. » — El cristiano debe despreciar las riquezas
pidió perdón para sus enemigos : « Perdónalos . y más a ú n los honores. Una vez que sus discípulos
señor, porque no saben lo que hacen. » disputaban
La igualdad. — Cristo amó á todos los hombres y murió, sobre cuál ocuparía en el cielo el primer puesto,
no sólo por un pueblo, sino por la humanidad entera; exclamó : « El mayor de vosotros será el que sirva á los
nunca estableció diferencia ninguna entre los seres demás, pues todo el que se exalte será humillado y todó
humanos el que se humille será exaltado. » Todavía hoy el sucesor
y los consideró á todos iguales ante Dios. Las religiones de San Pedro usa el título de servidor de los servidores de
antiguas, sin excluir la judía, eran creencias de Dios. Cristo procuraba rodearse preferentemente de pobres,
una nación ó raza particular, qüe la Conservaba celosa- ^ enfermos, mujeres y niños, en una palabra, de
mente, como un tesoro, sin querer comunicarla á los pequeños y desheredados de la fortuna. Todos sus
restantes pueblos. Cristo dijo á sus discípulos : « Id y discípulos
enseñad eran gentes del pueblo y les decía: « Sed suaves
á todas las naciones. » y el apóstol Pablo formuló y humildes de corazón. »
en los siguientes términos la igualdad cristiana : « Ya no El r e i n o de Dios. — Cristo decía que su misión en la
hay últimos ni primeros; ya no hay griegos, ni judíos, ni tierra era fundar el reino de Dios. Sus enemigos creyeron
circuncisos, ni incircuncisos, ni bárbaros, ni esclavos, ni que quería hacerse rey, y cuando lo crucificaron pusieron
libres : Cristo está todo entero en todos. » Dos siglos más en el madero estas palabras : Jesús de Nazaret, rey de
tarde, decía uno de los apologistas de l a religión, los judíos. Esto era un grosero error. Cristo lo declaró
Tertuliano: expresamente: « Mi reino no es de este mundo-; » su
« El mundo es una república, patria común del propósito no fué derribar gobiernos ni reformar la
género humano.» sociedad. Á uno que le preguntaba si debía pagar el
impuesto á los romanos, le contestó : « Dad al César lo que la ley de Moisés dejó fuera, entran por voluntad de
que es del César y á Dios lo que es de Dios. » De modo Cristo en la nueva fe. Esta fusión se debe á San Pablo:
que el cristiano acepta lo que encuentra vigente, y trabaja de ahí el calificativo que ha conservado en la historia s
en perfeccionarse á sí mismo y no en perfeccionar apóstol de los gentiles.
la sociedad. Para hacerse grato á Dios y digno de su La nueva religión se extendió primero con mucha lentitud,
reino, no hay que andar ofreciéndole sacrificios ni según lo había anunciado Cristo : « El reino de
observando Dios, decía, se parece á un grano de mostaza, que es el
prácticas minuciosas como los paganos. « Los más pequeño de todos, y del cual sale sin embargo una
verdaderos creyentes adoran al Padre en espíritu y en planta mayor que las legumbres más altas, á cuya sombra
verdad. » Su moral está contenida toda entera en esta se acogen las aves del cielo. »
frase de Cristo : « Sed perfectos como vuestro padre que La Iglesia. — Los cristianos que habitaban en un
está en los cielos. » mismo punto tenían la costumbre de reunirse para orar
CRECIMIENTODELCRISTIANISMO. juntos, cantar las alabanzas del Señor y celebrar el misterio
Discípulos y apóstoles. — Los doce discípulos que de la Cena. Su reunión se llamaba Iglesia (asamblea).
.acompañaban á Cristo recibieron de éste la misión de Los fieles de una misma Iglesia se trataban generalmente
predicar su doctrina á todos los pueblos, por io cual se como hermanos, y hacían donativos para
sostener á las viudas, á los pobres y á los enfermos:
llamaron desde ese momento apóstoles (enviados). La la comunidad seguía los consejos de los más respetados,
mayor parte de ellos vivían en Jerusalén y predicaban y éstos celebraban el culto : eran los sacerdotes (palabra
en Judéa; los primeros cristianos fueron judíos. Un que s i g n i f i c a anliguos). Otros tenían por misión
convertido administrar
llamado Saulo y que tomó el nombre de Pablo, los bienes del grupo y recibían el nombre de diáconos
fué quien predicó el cristianismo á las demás naciones (servidores). Además en cada ciudad existía un jefe
de Oriente. Éste pasó su vida recorriendo las ciudades supremo, denominado obispo (vigilante). Poco á poco
griegas de Asia, de Grecia y de Macedonia, llamando llegaron estas funciones á exigir tanto tiempo, que la
para que entrasen en la nueva religión, no sólo á los masa de los cristianos se dividió en dos clases de personas
judíos sino también, y principalmente, á los gentiles: . : los hombres encargados de la administración de
« Antes vivíais sin el Cristo, les decía, extraños á las l a comunidad formaron el clero (parte de Dios) y los
alianzas y las promesas. Pero la sangre de Cristo os lia demás fueran los laicos (el pueblo).
acercado unos á otros y ha hecho de los dos pueblos Cada ciudad tenía su iglesia independiente ; así es que
uno solo. » En adelante no se necesita pertenecer al se hablaba de la Iglesia de Antioquía, de Corinto ó de
pueblo judío para ser cristiano. Las restantes naciones, Roma; y sin embargo, todas ellas formaban una sola, la
de Cristo, cuyos fieles estaban unidos por la misma fe. La á a d o r a r al emperador como un dios y á quemar
única fe que se consideraba exacta era l a universal ó incienso en los altares de la diosa Roma. Varios soberanos
católica ; las opiniones particulares ó herejías, eran dictaron edictos contra los cristianos, mandando
condenadas que los gobernadores los prendieran y les diesen muerte,
como erróneas. Una carta de Plinio el Menor (4), entonces gobernador
Los libros santos. - Los cristianos siguieron considerando de Asia, al emperador Trajano, nos hace ver cómo se
como sagrado el Antiguo Testamento; pero les trataba. « Hasta ahora he procedido siempre del
tuvieron también sus libros santos, que la Iglesia reunió modo siguiente con las personas que me denunciaban
en un solo cuerpo (el Nuevo Testamento) Los cuatro como cristianos. Les preguntaba si lo eran; si contestaban
Evangelios refieren la vida de Cristo y « la buena que sí, les repetía la pregunta por segunda y por
nueva (1) >» de la salvación que nos trajo. Las Actas de tercera vez amenazándolos con la pena de muerte;
los Apóstoles cuentan cómo se extendió por el mundo la cuando persistían, los mandaba ejecutar, convencido de
nueva doctrina. Las Epístolas son las cartas enviadas que, fuere cual fuera la importancia de la falta que
por los apóstoles á los cristianos de la primera época. confesaban,
El Apocalipsis es la revelación hecha por San Juan a las su desobediencia y su indomable tenacidad
siete Iglesias de Asia. Entre ios cristianos hubo otros merecían ser castigadas. Muchos de los denunciados por
muchos libros que aspiraban al título de sagrados pero cartas anónimas, negaron que fuesen cristianos, y repi-;.
la Iglesia no los ha admitido, y se les llama apócnfos. tieron la oración á los dioses que dije ante ellos, ofreciendo
Las persecuciones. - La religión cristiana fué per- además vino é incienso á una estatua que hice
(1) Este es el sentido d é l a palabra evangelio traer expresamente con las de los dioses. También
seguida desde su origen. Sus primeros enemigos, los insultaron
judíos, obligaron al gobernador romano de Judea á á Cristo, cosas á que, según parece, no se somete
crucificar á Cristo, lapidaron á San Esteban (el primer nunca el verdadero cristiano. Algunos me confesaron
mártir) y persiguiron á San Pablo con encarnizamiento, (I) EpisL, x, 47.
llegando casi á darle muerte. que habían sido cristianos, pero añadiendo que su
Después vino la persecución gentílica. Los romanos crimen y su yerro consistió principalmente en reunirse
toleraban todas las religiones de Oriente porque los ciertos días antes de salir el sol, adorar á Cristo como a
adoradores de Osiris, de Mitra y de la Buena Diosa un dios, cantar en coro sus alabanzas y á comprometerse
admitían mediante juramento, no para cometer crímenes,
al mismo tiempo las deidades romanas; pero los sino para no robar, no matar, no cometer adulterio ni
cristianos, adoradores del Dios vivo, despreciaban los faltar á su palabra. Para saber la verdad he considerado
diocesillos antiguos, y, cosa mucho más grave, se negaban necesario dar tormento á dos esclavas que llamaban
las diáconas; pero sólo he descubierto una superstición suplicios que les abrían las puertas de los cielos; así
absurda y exagerada. » daban pública prueba de su fe en Cristo y por esto se
El gobierno perseguía (1) pero el pueblo mostraba llamaban, no víctimas, sino mártires, esto es, testigos;
mucho mayor encarnizamiento. Su odio , e r a inmenso su suplicio era un testimonio, martirio. Comparaban
contra aquellas gentes que adoraban á un Dios distinto y esas sangrientas matanzas con los juegos olímpicos y
que despreciaban sus deidades ; además pensaba que la hablaban
nueva incredulidad atraía sobre el mundo la ira del de palma y de corona como si hubiera habido en
Olimpo. Cada vez que había un hambre, una epidemia, ellas atleta vencedor. Todavía hoy se celebra la fiesta
resonaba el lúgubre grito : los cristianos á las fieras. délos mártires en el aniversario de su muerte. — Casi
Los magistrados se veían obligados por el pueblo á siempre había algún cristiano entre los espectadores
prender y procesar á los cristianos. que escribía un relato del martirio, contando la prisión,
Los m á r t i r e s . — Durante los dos siglos y medio que el interrogatorio, las torturas y los suplicios, lisos escritos,
los cristianos fueron perseguidos, hubo en toda la extensión llenos de detalles edificantes, se llamaban las
del Imperio miles de víctimas de diferentes edades, actas de los mártires, y se extendían de un extremo á
de ambos sexos y de las más o p u e s t a s condiciones otro del mundo romano, dando á conocer la gloria de
sociales. Los ciudadanos romanos eran decapitados los confesores é inspirando deseos de imitarlos. Miles de
como San Pablo; á los demás los entregaban á las fieras. fieles iban á denunciarse movidos por la sed del martirió
Si se les dejaba la vida era para mandarlos como y pedían que se les condenase. En cierta ocasión
forzados á las minas; en ocasiones se agravaban los mandó un gobernador de Asia que formaran causa á
suplicios varios cristianos ; todos los de la ciudad se presentaron
con refinamientos increíbles. En la gran hecatombe ante su tribunal pidiendo que se les procesase también.
que se verificó en Lyón el año 177, los cristianos Fuera de sí el gobernador, mandó ejecutar á algunos
fueron llevados al circo, después de sufrir torturas en y despidió á los demás con estas palabras : « Idos de
,1) L a iglesia ufrió sdiez persecuciones, la primera en tiempos de aquí, miserables. Si tanta gana de morir tenéis, no faltan
Nerón (6if, y l a ñltima en los de Diocleciano .303). cuerdas y precipicios. » Para estar seguros de morir
una estrecha prisión. Las fieras desgarraron sus cuerpos en los suplicios, los había que penetraban en los templos
sin matarlos, y entonces los sentaron en una silla paganos y derribaban los ídolos. La Iglesia tuvo
de h i e r ro hecha ascua. Blandina, joven esclava que que intervenir en distintas ocasiones para prohibir que
sobrevivió se buscara el martirio.
á esos suplicios, fué envuelta en una red y expuesta CRECIMIENTO DEL CRISTIANISMO 323
á los ataques de un toro furioso. Las c a t a c u m b a s . - L a costumbre antigua de quemar
Los cristianos soportaban con heroica alegría esos Una sala de las Catacumbas.
l o s muertos repugnaba á los cristianos; así es que adop-
AJoruos de las catacumbas. se parecen á las de los egipcios, pues son secas y severas
taron la costumbre judía de enterrar los cadáveres enFieles ; los cristianos sabían que un cadáver no necesita
orando. El bnen paslor.
vueltos con un sudario y metidos en un sarcófago. En (1) Voz de origen griego; significa lugar de descanso.
consecuencia, necesitaron cementerios (1): como el terreno nada y no colocaban junto á él provisiones ni objetos de
costaba caro en Roma, abrieron largas galerías y nunguna clase. Las salas más importantes contienen
espacios subterráneos algunos
en la sencillos adornos y pinturas que representan casi
loba ligera que todas las mismas escenas. Los asuntos ordinarios son los
sirve de base á fieles orando ó el buen pastor, símbolo de Cristo. Varios
esa ciudad. de esos locales servían de capillas, donde sepultaban los
En los nichos cuerpos de los santos mártires y los de los fieles que
que practicaban deseaban
en esas galerías descansar junto á ellos; allí celebraban todos los
era don- i años sus misterios. Los cristianos de Roma se refugiaron
de colocaban con frecuencia en esos subterráneos durante las
sus ataúdes. Á persecucionesdel
fuerza de abrir siglo III, para celebrar su culto ó e s c a p a r á la
galenas, llegaron en unas cuantas generaciones á formar venganza. Los fieles podían considerarse seguros en ese
una verdadera ciudad subterránea, las catacumbas laberinto sólo por ellos conocido, cuya entrada estaba
(en las tumbas). Nápoles, Milán, casi siempre junto á una sepultura pagana.
Alejandría y otras ciudades tenían L O S M O N J E S D E L S I G L O I I I.
subterráneos análogos; pero Los solitarios. — Era idea muy extendida en el mundo
los más célebres fueron los de cristiano, sobre todo en Oriente, que no se podía alcanz
Roma. En nuestros días los han a r l a perfección viviendo en medio de los demás hombres.
explorado, encontrando allí miles Cristo había dicho : « Si alguno viene á mí sin
de sepulcros y de inscripciones odiar á su padre y á su madre, á su mujer y á sus hijos,
cristianas. El descubrimiento de á sus hermanos y hermanas, no puede ser mi discípulo. »
ese sombrío mundo h a dado origen El creyente que se retiraba de este modo del mundo,
á u n a nueva rama de las ciencias para trabajar con más seguridad en su salvación eterna,
históricas, la epigrafía y la arqueología se denominaba anaco?-eta (hombre que se pone á parle)
cristianas. — Las salas ó monje (solitario). Esta costumbre empezó en Oriente
sepulcrales de las'catacumbas no á mediados del siglo III. Los primeros anacoretas se
instalaron en los desiertos y las ruinas del país de Tébas También se hacían solilariaslas mujeres; hubo una,
en el Egipto superior, en la Tebaida, que fué en Alejandra, que se metió en una tumba vacía y pasó allí
adelante la tierra bendita de los solitarios. El más antiguo diez años sin ver á nadie.
de ellos, (235-340) vivió hasta la edad de 90 años en El ascetismo. — Los hombres que vivían en el desierto
una gruta situada junto á u n manantial y una palmera, por temor al mundo, pensaban que cuanto procede
que le proporcionaba alimento y vestido. — El modelo de éste aparta el alma de Dios y la pone en peligro de
SEIGNOBOS. — T. I. 19 no salvarse. El cristiano debe pertenecer enteramente á
de todos fué San Antonio (1). Tenía éste veinte años Dios, y olvidar cuanto antes poseyó ó conoció. Tiene
cuando oyó leer un día el texto del Evangelio: « Si quieres que precaverse sobre todo contra los que ha amado, pues
ser perfecto, vende tus bienes y dalos á las pobres. » (1) Véase su historia en las Vidas de los padres del desierto por
Antonio era hermoso, noble y rico, pueshabía heredado Rufln.
de sus padres; sin embargo, vendió lo que tenía, gastó éstos podrían inducirle á volver al mundo. « ¿No sabéis,
su producto en limosnas y penetró en el desierto de decía más tarde San Nilo, que el excesivo amar á los
Egipto. Primero se instaló en una tumba vacía y después padres es una astucia de Satanás? » El solitario Pcemen
en las ruinas de un castillo, vestido con un silicio se retiró al desierto con sus hermanos; su madre fué
de crin, sin más alimento que el pan que le llevaban allá y como se negaron á dejarse ver, la anciana esperó
cada seis meses, ayunando, macerándose y orando á que salieran para ir á la iglesia. Pero ellos huyeron
de día y de noche. A menudo salía el Sol y él seguía y no consintieron en hablarle sino permaneciendo
aún en sus oraciones.« Oh Sol, exclamaba, ¿ p o r q u é ocultos. Ella pedía que le dejasen contemplarlos; pero
sales sus hijos la consolaron con estas palabras : « Nos verás
para impedirme contemplar el esplandor de la verdadera en el otro mundo. »
luz ? » Creía estar rodeado de demonios que procuraban, Sin embargo,, el solitario tiene un enemigo que no es
revistiéndolas formas más diversas, apartarlo de sus el mundo, y del cual no puede librarse con la misma
pensamientos facilidad,
religiosos. Cuando llegó á viejo, todo Egipto pues lo lleva á todas partes consigo : es su propia
lo veneraba; entonces estuvo en Alejandría á predicar carne. El cuerpo impide que el alma se eleve hasta
contra los herejes arríanos; pero pronto volvió á sus Dios y la arrastra hacia los placeres terrestres, que
soledades. Cómo le suplicaban que no se marchase, proceden del demonio. Así es que los solitarios se ejercitan
contestó en someter su carne, negándole cuanto le agrada.
: « Los peces mueren en tierra, los monjes en las No comen más que pan y agua, y los hay que no comen
ciudades; volvamos á nuestras montañas, como el pez al sino dos veces por semana; algunos se alimentan con
agua. »
hierba sin cocer. — Viven en grutas, en ruinas, en viajefo cuenta que el año 3o6 vió en una sola ciudad
sepulcros, de Egipto 10.000 monjes y 20.000 religiosas. También
durmiendo sobre el suelo ó en una estera de las hubo en Siria, en Palestina y en todo Oriente. Los
juncos. — Los más ardientes se imponen sufrimientos solitarios reunidos pasaron á ser cenobitas (gentes que
suplementarios para mortificar, esto es, para llevar la viven en común). Elegían un jefe, el abad, de una voz
muerte á la carta. — San Pacomio durmió por espacio siria qui significa padre, y le obedecían enteramente.
de quince años en pie, apoyado contra una pared. — Casiano vió en una comunidad de Egipto que el abad
Macario pasó seis meses en un pantano, picado por dió en pleno refectorio una fuerte bofetada á un cenobita
mosquitos para poner á prueba su paciencia. Los solitarios
« cuyos aguijones habrían atravesado la piel de primitivos renunciaban á la propiedad y á la familia;
un jabalí. » — El más célebre de todos fué Simeón, los cenobitas renunciaron además á su voluntad. Al
apellidado entrar en el instituto, se comprometían á no poseer
Estilita, hombre de la columna, por haber vivido nada, á no tomar esposa y á obedecer. « Los monjes,
cuarenta años en un desierto de Arabia, sentado dice San Basilio, viven vida espiritual como los ángeles. »
en lo alto de un pilar, expuesto al sol y á la lluvia y — Los cenobitas se reunieron primeramente construyendo
pasando hasta un día entero en la misma posición. Los sus cabañas unas al lado de otras. Más tarde
fieles acudían á contemplarlo desde remotas tierras y edificó cada comunidad una gran casa, el monasterio,
él Ies daba audiencia desde lo alto de su columna, donde tuvo el monje su celda particular. Un cristiano
ordenando compara esas mansiones con « una colmena de abejas en
á los acreedores que perdonasen á sus deudores que todos tienen en las manos la cera del trabajo y en
y á los señores que diesen libertad á sus esclavos; llegó la boca la miel de los salmos y de las oraciones. » Esas
á mandar reprimendas á los ministros y á dar consejos instituciones necesitaban un reglamento escrito, que se
al emperador. — Este género de vida se llamaba ascetismo llamó regla monástica. San Pacomio fué el autor de la
(ejercicio). primera; San Basilio redactó otra que adoptaron casi
Los cenobitas. — Los solitarios que vivían en el todos los monasterios de Oriente.
mismo desierto se reunieron para practicar en común XXVI. — EL BAJO IMPERIO.
las austeras prácticas de su vida. Ya en torno de San BOISSIER, ÍM. religión romana!— DCRUY, Historia de los
romanos. —
Antonio se habían juntado muchos anacoretas que seguían
CANTÓ, Historia universal.
sus instrucciones. San Pacomio (272-348) reunió LA.S R E V O L U C I O N E S D E L S I G L O I I I.
3.000, que se instalaron en Tabenna, cerca de la primera La Anarquía m i l i t a r . — Las guerras civiles volvieron
catarata del Nilo. Además, se fundaron otras muchas á empezar después de los Antoninos. En el imperio
comunidades análogas, de hombres y de mujeres. Un
había entonces, á más del pequeño cuerpo de los que la voluntad de las tropas; éstas daban muerte á los
pretorianos emperadores que no
residente en Roma, varios grandes ejércitos, les gustaban y ponían
acampados en el Rhin, en el Danubio, en Oriente y en otros en su lugar.
Inglaterra. Todos ellos querían hacer emperador á su Esa época vió soberanos
respectivo general. Ordinariamente, los competidores se extravagantes
balen hasta que sólo queda uno; éste gobierna varios : Eliogábalo, sacerdote
años y al fin es asesinado (1), ó si por casualidad muere sirio, que se
naturalmente en el trono, los soldados se levantan vestía de mujer y
contra su hijo, empezando de nuevo la guerra. —'Como permitía que su madre
ejemplo puede citarse lo que pasó en 193. Los prelorianos reuniese un sena-
habían muerto al emperador Perlinax y entonces Munumento en lloara de Jlilra. . .
sacaron á subasta el mando supremo. Sulpiciano ofrecía do femenino; Maximino,
mil pesos por soldado; pero Didio llegó á más de mil soldado de fortuna, gigante bárbaro y sanguinario,
doscientos. que se comía, según parece 30 libras de carne y se bebía
Así fué que los pretorianos llevaron á este último 20 litros de vino al día. Una vez hubo al mismo tiempo
al senado y lo hicieron elegir emperador; mas, no pudo veinte emperadores en distintos puntos del imperio
p a g a r l a áuma ofreciday lo asesinaron.Almismotiempo, (260-278); el pueblo los llamó los Treinta tiranos.
los tres grandes ejércitos de Bretaña, de lliria y de Siria El c u l t o de Mitra. — Ese siglo de g u e r r a s lo fué
proclamaban emperadores á sus jefes y todos se ponían también de supersticiones. Isis, Osiris, todas las deidades
en marcha sobre Roma. Las primeras en llegar fueron de Oriente tienen adoradores ; pero el dios universal del
(1) Entre los siglos primero y tercero, de 45 emperadores murieron Imperio puede decirse que fué uno de origen persa.
asesinados 29. Mitra, imagen del Sol. Los monumentos erigidos en
las legiones de IJiria y Septimio Severo que las mandaba honra suya, que se encuentran en las distintas provincias
recibió de los senadores la investidura imperial. del imperio (1), lo representan conteniendo á un
Entonces empezaron dos sangrientas guerras, una 1} En el Museo del Louvre hay varios.
contra las legiones de Siria y otra con las de Bretaña. toro, con esta inscripción : « Al sol invencible, al dios
Severo las venció en una lucha de dos años. Este soberano Mitra. » Su culto es complicado y en ciertos puntos
resumía su política diciendo : « Hijos míos, tened análogo al cristiano : hay en él un bautismo, comidas
contentos á los soldados y reíos de lo demás. » sagradas, una unción, penitencias y capillas. Para ser
Efectivamente, admitido en él se necesita una iniciación, ayunar, y
durante un siglo no hubo más regla de gobierno someterse á pruebas espantosas.
La religión de Mitra fué, á fines del siglo 111, el culto resucitando á los muertos. Decíase que había venido á
oficial del Imperio. El Dios invencible era adorado por reformar la doctrina de Pitágoras y la de Platón. En el
los emperadores; en todas partes tenía capillas, en siglo III mandó una emperatriz que se escribiera la vida
forma de grutas, con altares y bajo-relieves. Aureliano de Apolonio, para hacer de ella como un evangelio
le erigió en Boma un templo magnífico. pitagórico frente al cristiano. — El ejemplo más
Los tauróbolos. — Una de las necesidades mayores característico
de la época parece haber sido la de reconciliarse con la de esta confusión religiosa lo dio Alejandro
divinidad; así es que se inventan ceremonias de Severo, emperador honrado, concienzudo y de excelente
purificación. carácter, quien tenía en su palacio una capilla donde
La más singular es el tauróbolo. El fiel, vestido veneraba á los bienhechores de la humanidad : Abrahán,
con una túnica blanca cubierta de adornos dorados, se Orfeo, Jesús y Apolonio de Tiana.
coloca en el fondo de una fosa, que cierran sobre su ELRÉGIMENDELBAJOIMPERIO.
cabeza por medio de un tabladillo lleno de agujeros. Reformas de Diocleciano y de Constantino. — Al
Allí se lleva un toro, que el sacerdote, mata, dejando cabo de un siglo de guerras civiles hubo al fin emperadores
que corra su sangre á través de los agujeros, p a r a ir á que lograron poner término al desorden; éstos
inundar el traje, el rostro y la cabellera del creyente. fueron hombres del pueblo severos y activos, soldados
Ese « bautismo de sangre » tenía la virtud de lavar las de fortuna que llegaron de grado en grado hasta el
culpas. El que lo recibía nacía á vida nueva; cuando puesto de generales en jefe y luego á la magistratura
salía de la fosa presentaba aspecto repugnante ; pero él suprema. Casi todos ellos (i) eran oriundos de las
se consideraba feliz y las gentes envidiaban su suerte. provincias
Confusión de las religiones. — En ese siglo anterior semibárbaras del Danubio y de Iliria; algunos
á la victoria del cristianismo, acaban de mezclarse y habían sido en sus primeros años pastores ó mozos de
confundirse las religiones paganas. El Sol es adorado al labranza. Así es que tenían las costumbres sencillas de
mismo tiempo con este nombre y con los de Helios, los antiguos generales romanos. Cuando los mensajeros
Baal, Eliogábalo y Mitra. Esos cultos copian mutuamente del rey de Persia pidieron que se les llevase á presencia
sus ceremonias y en ocasiones imitan las de los de Probo, se encontraron con un anciano calvo, vestido
cristianos. Hasta se habían apropiado en cierto modo (I) Claudio, Aureliano, Probo, Diocleciano, Maximino, Galerio,
Constancio y Constantino.
la vida de Cristo. El filósofo asiático Apolonio de Tiana,
que vivió en el siglo I (3-96), se había convertido para con una túnica de lana, que estaba sentado en el suelo
las gentes en una especie de profeta legendario, hijo de comiendo guisantes y tocino. Era á cinco siglos de distancia
un dios, que recorría el mundo con sus discípulos, la historia de Curio Dentato.
ahuyentando á los demonios; curando á los enfermos y Estos emperadores restablecieron á fuerza de severidad
la disciplina en el ejército y el orden en el imperio;
pero con todo, era necesaria una revolución, que consistió cadena de 250 metros de largo bastaba para cerrarlo
en lo siguiente : contra los ataques de una escuadra enemiga. Ese fué el
I o . Gomo un solo hombre no era suficiente para gobernar punto elegido por el emperador para edificar la ciudad
tan inmenso territorio, en adelante el emperador á que iba á dar su nombre, Constantinopla. Rodeáronla
tomó en su familia ó entre sus amigos dos ó tres de fuertes baluartes é hicieron en ella dos plazas
colaboradores, monumentales
cada uno de los cuales se encargaba de rodeadas de pórticos, construyendo además
administrar parte del imperio. Su título ordinario era el un palacio imperial, un circo, teatros, acueductos,
de César, pero en ocasiones hubo dos emperadores termas, templos y una iglesia cristiana. Constantino
iguales que llevaban ambos el título de Augusto. Cuando adornó su ciudad con estatuas y bajos relieves célebres,
moría el soberano, lo reemplazaba uno de los Césares : y para poblarla, trasplantó por fuerza á su recinto la
ya los ejércitos no pudieron seguir nombrando población de las ciudades vecinas, ofreciendo recompensas
emperadores. y honores á las grandes familias que fuesen á
2o. Como las provincias eran demasiado grandes, instalarse en ella; por otra parte, organizó como en
Diocleciano las dividió ; Roma distribuciones de trigo, de vino, de aceite y
3o. Como los pretorianos de Roma eran peligrosos, espectáculos
Diocleciano los sustituyó por dos legiones; incesantes. Fué una deesas creaciones rápidas,
y 4o. Como el Occidente estaba arruinado y despoblado, casi fantásticas, como gustan en Oriente. Los trabajos
el Oriente pasó á ser la parte más importante empezaron el 4 de Noviembre del año 326, y el
del imperio. Diocleciano abandonó Roma y fué á establecer H de Mayo de 330 se celebraba la consagración; pero
su capital en Nicomedia, población del Asia Constantinopla no fué una creación efímera. Durante
Menor. Constantino hizo más, pues fundó en la parte diez siglos resistió á todas la invasiones, conservando
oriental una nueva Roma, Gonstantinopla. en medio de las ruinas del imperio romano su categoría
Constantinopla. — Unos colonos griegos fundaron la de capital. Todavía hoy es la primera ciudad de
ciudad de Bizancio en un promontorio donde Europa Oriente.
sólo está separada de Asia por el estrecho canal del El palacio. — Los emperadores de Oriente (1) adoptaron
Bósforo, y en un país de hermoso cielo, ricos viñedos y las costumbres asiáticas, y se vistieron con trajes
abundantes mieses. Las colinas que la rodeaban hacíaR flotantes de seda y de oro, adornando su frente con una
fácil su defensa; su puerto, el cuerno de oro, uno de los 1) Hubo varias veces dos emperadores, uno de Oriente y otro de
19. Occidente; pero siempre un imperio único. Los dos soberanos
EL BAJO IMPERIO. constituían una sola persona moral, por más que residían separados,
en Italia y Constantinopla. Cuando se les hablaba se decía vos, como
mejores del mundo, podía albergar 1200 navios, y una
si se dirigiera la palabra á los dos emperadores. De ahí procede e
uso del vos (usted), pues la antigüedad entera hablaba de tú hasta numerosos secretarios divididos en cuatro despachos.
á los soberanos. Estos empleados no reciben órdenes directas del emperador,
diadema de perlas. Encerráronse en sus palacios, sino de los funcionarios superiores ó jefes del
sentándose servicio. Los gobernadores obedecen á los dos prefectos
en un trono de oro, rodeados por sus ministros, y del pretorio, los empleados de obras públicas á los dos
separados del pueblo por multitud de cortesanos, de prefectos urbanos, los recaudadores de rentas al conde
servidores, de funcionarios y de guardias. Había que de las munificencias sagradas, los intendentes al conde
prosternarse ante ellos en señal de adoración y se les del patrimonio, los oficiales á los maestres de los soldados,
daba el título de Señor y de Majestad. Tratábaseles los empleados de palacio al maestre de ceremonias y
como ádioses; cuanto se refería á s u persona era sagrado, los criados de la corte al jefe de la cámara sagrada. Estos
el palacio, la cámara, el consejo de Estado; hasta el funcionarios principales son una especie de ministros.
tesoro recibía ese calificativo de sagrado. Nosotros nos damos cuenta sin dificultad de este sistema,
Este régimen es el que ha recibido en la historia el pues estamos acostumbrados á ver funcionarios,
nombre de Bajo Imperio, por oposición al de los tres jueces, generales, perceptores, ingenieros, organizados
siglos anteriores ó Alto Imperio. en servicios distintos, cada uno dé ellos con su misión
La vida de un soberano del Alto Imperio (siglos 1 especia], agrupados bajo las órdenes de un ministro
al III) siguió siendo la de un magistrado y de un general jefe de servieio; y en general los Estados modernos
; el palacio de un emperador del Bajo Imperio se tienen más ministerios de los que había en Constantinopla.
asemeja á la corte del rey de Persia. Sin embargo, esta organización que ha llegado á
Los funcionarios. — Los funcionarios son ahora hacérsenos familiar porque la Conocemos desde la infancia,
mucho más numerosos. Diocleciano consideró demasiado es complicada y opuesta á la naturaleza de las
grandes las provincias y las dividió en varios pedazos. cosas. El Bajo Imperio dió el primer modelo ; el bizantino
Por ejemplo, en la Galia la Lionesa fué dividida la conservó y, de entonces acá, todos los gobiernos
en cuatro y la Aquitania en tres. En adelante hubo 117 absolutos han tratado de imitarla, porque facilita la
gobernadores, en vez de 46. Al mismo tiempo se gobernación de los pueblos:
subdividieron La sociedad del Bajo Imperio. — De modo que el
los empleos. Junto con los gobernadores y los Bajo Imperio constituye un momento decisivoven la
intendentes hay en las provincias fronterizas comandantes historia
militares, duques y condes. El emperador conserva de la civilización. El poder absoluto del magistrado
á su lado un pequeño ejército escogido p a r a guarnecer romano se une allí con el pomposo ceremonial de los
su palacio, guardias de corps, chambelanes, intendentes, reyes de Oriente para constituir un poder de que hasta
criados, un consejo de Estado, ujieres, emisarios y entonces no había ejemplo en la historia. Esta inaudita
majestad aniquila todo en torno suyo; los habitantes T R I U N F O D E L C R I S T I A N I S M O.
del imperio d&jan de ser ciudadanos ; desde el siglo Triunfo del cristianismo. — Durante los dos pri-
cuarto se les llama en latín súbditos (sometidos) y en (1) Sin contar los antiguos títulos, cónsul, pretor, que se
griego esclavos. En efecto, todos pertenecen al emperador; conservaron,
pero en ellos hay categorías ó grados de nobleza y el nuevo de patricio que se concedía por favor especial.
que el señor les confiere y que ellos transmiten ásus (2) Esta organización se conoce por un almanaque oficial
hijos. He aquí esa nomenclatura por su orden de mayor del
á menor (1): año 419, titulado Noticia de las dignidades y poderes tanto civiles
como militares en el país de Oriente y en el de Occidente. Cada
I o . Los nobilísimos (muy nobles); constituyen la familia
imperial; dignatario tiene allí su articulo especial, precedido por un
2o. Los ilustres (brillantes); son los ministros jefes de grabado
servicio; que representa sus insignias.
3o. Los espectables (considerables); son los altos meros siglos de nuestra era, los cristianos ocuparon
dignatarios lugar muy secundario en el imperio, pues casi todos
; ellos eran gentes del común, obreros, libertos, esclavos,
4o, Los clarísimos (muy gloriosos); son los funcionarios que vivían oscurecidos en la multitud de las grandes
superiores (también los llaman senadoi-es); ciudades. La alta sociedad ignoró su existencia mucho
y 5o. Los perfectísimos (muy perfectos). tiempo; Suetonio, escritor del siglo II, habla de Cristo
Todo hombre importante pertenece á alguna de esas en su Historia de los Césares como de un tal Cristo que
categorías y tiene su título y funciones (2). Las únicas agitaba el populacho de Roma. Cuando ios ricos y los
personas que valen y significan algo son los empleados hombres ilustrados empezaron á darse por enterados de
y los cortesanos: ese es el reinado de las distinciones y la religión nueva, fué p a r a burlarse de ella, como de
de la etiqueta. Nunca se había visto con análoga claridad una creencia que sólo los pobres y los ignorantes podían
adonde puede llevar el poder absoluto unido á la manía seguir, sin comprender que precisamente por dirigirse
de los títulos y al deseo de reglamentar todo. — El á Jos desheredados del mundo, prometiéndoles l a
Bajo Imperio fué el tipo perfecto de una sociedad compensación
convertida de la vida venidera, es por lo que el cristianismo
en máquina y de un gobierno condensado en la hacía tantos prosélitos. Las persecuciones lo fortalecieron,
corte. Realizó, pues, el ideal que todavía hoy se proponen en vez de aniquilarlo: los fieles decían que
los partidarios del poder absoluto; y los amigos de « la sangre de los mártires era semilla de cristianos.»
libertad tendrán que luchar por espacio de mucho Las conversiones continuaron durante todo el siglo III,
tiempo aún contra las tradiciones de ese remoto régimen. no ya únicamente entre los pobres, sino también entre
los miembros de grandes familias. Oriente entero era
cristiano á principios del siglo IV. La madre de Constantino y tan pequeñas las diócesis; mientras que en la Galia,
fué una cristiana, Elena, que la Iglesia cuenta en el entre los Pirineos y el Rhin sólo hubo 120, casi todas
número de las santas. Ese emperador tomó por insignia ellas tan grandes como un departamento francés actual,
en la lucha contra su rival un estandarte, el lábaro, con menos en el sur. — Las provincias formaron provincias
la cruz y las iniciales de Cristo bordadas en él; su victoria eclesiásticas; el obispo de la capital (metrópoli) recibió
fué la de los cristianos, que pudieron en adelante el calificativo de metropolitano ; más adelante se le llamó
practicar libremente su culto, gracias al edicto de 313, y arzobispo. *
que no tardaron en ocupar situación privilegiada. Sin Por encima de todos estaba el obispo de Roma, sucesor
embargo, Constantino no rompió con la antigua religión del apóstol Pedro, el Papa, jefe supremo de la Iglesia.
y á la vez que presidía la asamblea general de los Los concilios. — En este siglo empezaron las grandes
obispos cristianos, continuaba usando el título de Pontífice asambleas de la Iglesia, los concilios. Antes había habido
Máximo; llevaba en su casco un clavo de la verdadera ya concilios particulares, á que asistían los obispos y
cruz y dejaba acuñar en sus monedas la imagen. sacerdotes de una provincia. Constantino fué el primero
del Dios-Sol; y si bien mandó edificar en su capital una que convocó, en 324, una asamblea general de la tierra
iglesia cristiana, también erigió un templo á la Victoria. (concilio ecuménico) en Nicea, población del Asia Menor;
Por espacio de medio siglo fué difícil saber cuál era la 318 eclesiásticos asistieron á él, discutieron cuestiones
religión oficial del imperio. teológicas y redactaron la confesión de fe de los católicos,
O r g a n i z a c i ó n de la I g l e s i a . — Los c r i s t i a n o s n o h a el símbolo de Nicea, que los fieles cantan todavía
- en misa todos los domingos. Después de esto, el empe
bían pensado nunca en derribar el imperio, ni aun en la rador escribió á todas las iglesias « que se conformaran
época de la persecución; así fué que apenas terminó con la voluntad de Dios expresada por el concilio. »
ésta, los obispos se convirtieron en aliados del emperador. Este fué el primer concilio ecuménico; sucesivamente se
Entonces se organizó definitivamente la Iglesia, celebraron otros tres, hasta el momento en que la llegada
tomando como modelo el Bajo Imperio, en la forma que de los bárbaros hizo imposibles las reuniones generales
conserva todavía. Cada división administrativa tuvo un de toda la Iglesia. Los acuerdos de esas asambleas eran
obispo que residía en la ciudad principal de la misma y leyes para lodos los cristianos : se les daba el nombre
gobernaba á los fieles de su diócesis, nombre que se daba de cánones (reglas) (1). El conjunto de esos preceptos es
al territorio sometido á su jurisdicción. El número de el derecho canónico.
diócesis y de obispos fué, pues, análogo en el Bajo Imperio Los herejes. — Desde el siglo II hubo entre los cristianos
al de esas divisiones. Esto explica que en Oriente herejes que profesaban ideas opuestas á las de la
y en Italia, que estaban llenas de ciudades con su territorio mayoría de la Iglesia. Los obispos de una misma región
dependiente fuera tan grande el número de obispos se reunieron en distintas ocasiones para poner en guardia
á los fieles contra la falsedad de una doctrina, obligar Los arríanos llevaron la mejor parte en la lucha mucho
á su autor á renegarla y, si se negaba á ello, para expulsarlo tiempo, pues varios emperadores los sostuvieron y
de la comunión cristiana. Solía ocurrir sin embargo cuando los bárbaros entraron en el imperio, se convirtieron
que el propagador de la herejía (heresiarca) tenía á esa secta y defendieron á los obispos arríanos.
partidarios El catolicismo necesitó más de dos siglos para vencer
persuadidos de las máximas por él sostenidas, que esa herejía.
se negaban á someterse y continuaban profesando las El Paganismo. — La antigua religión de los gentiles
doctrinas condenadas. Esto era causa de luchas violentas no desapareció de golpe. Oriente se convirtió pronto;
entre ellos y los fieles afectos á las opiniones de la Iglesia pero en Occidente sólo eran cristianas las ciudades, y
(los oxtodoxos). Mientras los cristianos se vieron aun en ellas seguían adorando los ídolos. Los primeros
perseguidos emperadores cristianos no quisieron romper con la antigua
y fueron débiles, esos combates se reducían á religión imperial; así es que protegían al mismo
discursos y escritos; pero cuando la sociedad entera tiempo á los obispos cristianos y á los sacerdotes de los
adoptó esta fe, la lucha contra los heterodoxos se con-; dioses; presidían los concilios y seguían siendo pontífices
virtió en persecución y á veces en verdadera guerra máximos. Hasta hubo uno de ellos, Juliano, que
civil. quiso restaurar el antiguo culto. El primero que se negó
(1; Todavía hoy la palabra canónico significa: conforme al canon, á aceptar las insignias de pontífice máximo fué Graciano
á la regla. en 384. Pero como entonces era general la intolerancia,
Casi todas las herejías de aquella época tuvieron origen apenas dejó de ser oficial la religión romana,
entre los griegos de Asia y de Egipto, gentes sutiles, empezaron á perseguirla. El fuego sagrado que desde
sofistas y dados á discurrir; en general fueron tentativas hacía tantos siglos ardía en Roma fué apagado y expulsadas
para explicar los misterios de la Trinidad y de la las vestales; los últimos juegos olímpicos se celebraron
Encarnación. en 394. Entonces salieron de sus desiertos los
La más poderosa de esas doctrinas fué la de solitarios egipcios para destruir los altares de los falsos
Arrio, quien enseñaba que Cristo fué creado por el Padre dioses y poner reliquias en los santuarios de Anubis y
y no es igual á éste. El concilio de Nicea lo condenó, de Serapis. Un obispo de Siria, Marcelo, se puso al
pero su herejía, el arrianismo, se extendió por todo frente de una banda de soldados y de gladiadores, derribó
Oriente. A partir de entonces y por espacio de dos el templo de Júpiter en Apamea y recorrió el país
siglos, arríanos y católicos lucharon por el predominio destruyendo
en la Iglesia, y el partido más fuerte destituía, desterraba, los santuarios: los campesinos lo mataron y la
reducía á prisión y hasta daba muerte á los Iglesia lo colocó entre los santos.
jefes del bando enemigo. Al cabo de poco tiempo, sólo quedaban idólatras en
las campiñas; eran éstos labradores que seguían adorando del Imperio, y Teodosio les dió tierras en las provincias
los árboles sagrados y las fuentes, y reuniéndose de la margen derecha del Danubio, encargándolos
en recónditos santuarios (1). Los cristianos dieron entonces de defender el paso del río. — Así que hubo arreglado
el nombre de paganos (paisanos, compesinos) á los las cosas en Oriente, Teodosio pasó á Occidente, donde
que hasta entonces llamaron gentiles, y ese es el calificativo el usurpador Máximo'(383) había mandado dar muerte
que la historia ha conservado. El paganismo continuó á Graciano. Ese Máximo mandaba las tropas romanas en
vegetando oscuramente en Italia, en la Galia y en Bretaña (Inglaterra), y abandonando dicho territorio á
España hasta fines del siglo VI. las incursiones de los montañeses de Escocia, pasó á la
Teodosio. — Hacía ya más de dos siglos, que duraban Galia con su ejército, derrotó á Graciano é invadió la
Jas incursiones de los bárbaros en el Imperio, Italia, quedando dueño de Occidente, mientras Teodosio
cuando salió de las estepas de Asia un pueblo de jinetes lo era de Oriente. La lucha entre ellos fué no sólo personal
tártaros, los hunos, y se arrojó sobre los germanos, que sino también religiosa. El español era católico,
ocupaban la región situada al norte del Danubio. En este hasta el punto de que había reunido un concilio en
punto existía un gran reino germánico, el de los godos, Constantinopla para condenar la herejía de Arrio (381),
que Ullilas, un arriano, acababa de convertir al cristianismo. y por el contrario, Máximo miraba con prevención á la
Parte de esa gente, los del oeste ó visigodos, entraron Iglesia. La guerra tuvo por campo las orillas del Save,
en territorio romano huyendo de la invasión, donde Máximo fué vencido, preso y ejecutado. — Teodosio
vencieron á los ejércitos imperiales que querían cerrarles dió la corona de Occidente á Valentiniano 11, hijo
el paso, y se extendieron hasta Grecia. Habiendo muerto de Graciano, y volvió á Oriente; pero Arbogasto, bárbaro
(1) Varios santos recibieron el martirio, lo mismo que San franco, que mandaba las tropas de Valentiniano,
Marcelo, mandó matar á su jefe, y no atreviéndose á proclamarse
de manos de los campesinos, irritados al verles derribar sus emperador por no ser romano, puso en el trono
ídolos. á Eugenio. Esta fué una lucha religiosa : Arbogasto se
Valenté, emperador de Oriente, en la derrota de declaró por los paganos; pero Teodosio triunfó de
Andrinópolis nuevo, hizo degollar á Eugenio y quedó siendo emperador
(378) el emperador de Occidente, Graciano, tomó único. Su triunfo / u é el de la Iglesia católica. El
como colega á Teodosio, noble español, y le dió con el soberano dictó en 391 el edicto de Milán, prohibiendo
título F I N DEL I M P E R I O ROMANO.
de Augusto, la corona de Constan ti no pía (379). Este practicar la antigua religión. El que ofrecía un sacrificio,
logró rehacer un ejército, evitando grandes batallas con adoraba un ídolo ó entraba en un templo pagano,
los visigodos, y á fuerza de escaramuzas, los obligó á debía ser condenado á muerte como criminal de Estado,
tratar. Los invasores consintieron en ponerse al servicio y sus bienes eran confiscados en provecho del denunciador.
Todos los santuarios del culto romano fueron llamados hoy alemanes, habitaban pueblos todavía
destruidos ó transformados en iglesias. Así es que Teodosio bárbaros,
fué considerado por los escritores eclesiásticos que en Roma llamaban germanos, y que eran,
como el modelo de los emperadores; la verdad es que como los indostánicos, los persas, los griegos y los
dio ejemplo singular de sumisión á la Iglesia. Los romanos, de raza arya, procedentes de Asia, pastores al
habitantes principio y labradores más tarde, á la vez que guerreros.
de Tesalónica se habían sublevado, dando muerte Dividíanse en varias tribus (unas cuarenta), que se
á su gobernador, y derribando las estatuas del emperador; gobernaban con independencia unas de otras y que se
Teodosio lleno de ira mandó pasarlos á cuchillo, hacían á menudo la guerra. Cuando los germanos de
y 70Ü0 personas perecieron. Pues bien, cuando el soberano la frontera se encontraron frente á frente de los ejércitos
se presentó poco tiempo después en la catedral de romanos, cosa que ocurrió desde el siglo 1, empezaron á
Milán, el obispo San Anselmo le salió al paso, le echó luchar con ellos. Entonces comenzó la serie de guerras
en cara su crimen ante todo el pueblo, y deelaró que no parciales interrumpidas por tratados de paz; las grandes
podía permitir que entrara en la iglesia un hombre batallas eran escasas, pero en cambio abundaban las
manchado incursiones, los incendios de caseríos, la reducción de
por tantos asesinatos. Teodosio reconoció su los habitantes á la esclavitud y, de tiempo en tiempo,
culpa, aceptó la penitencia pública que el obispo le algunas grandes matanzas. En el año 18 penetraron en
imponía, los pantanos y los bosques del Tentoburgerwald tres
y durante ocho meses permaneció en la puerta legiones romanas mandadas por Varo, y las tres perecieron
de la iglesia. sin que escapase ni un solo hombre (1); pero lo
general era que los romanos, mejor armados y disciplinados
XXVII- — FIN DEL IMPERIO ROMANO (1)- que los bárbaros, los vencían, los hacían prisioneros
FUSTEI, DE COUI.ANGES, Estadios sobre las instituciones de ta y los vendían como esclavos. Las cosas ocurrían
antif/ así todavía en el siglo IV; un oficial romano, que había
ua Francia. — TÁCITO, La Germania. — GEFFROY, Roma y los
servido en esas campañas (2), dice con motivo de la
bárbaros — BORDIER Y CUARTÓN, Historia de Francia.
E L M U N D O B Á R B A R O E N E L S I G L O IV. batalla de Estrasburgo : « Los bárbaros nos eran superiores
Guerra contra los germanos. — En las márgenes en estatura y fuerza muscular, y nosotros en la
I} Se ba escrito varias veces, sobre todo en Alemania, que entonces
derecha del Rhin é izquierda del Danubio, en los países
hubo un levantamiento nacional de los germanos contra
(I) De aquí en adelante la historia déla civilización se confunde
Roma; y el jefe vencedor, Arminio, ha sido llamado libertador y
con la de las naciones modernas. Nos limitaremos, pues, á mencionar
hasta le han erigido estatuas. La verdad es que Arminio no mandaba
los principales acontecimientos indicando su influencia en el
sino una tribu, si bien es indudable que la causa de la irritación
desarrollo de los pueblos.
de ese pueblo fué el horror que le causaban las leyes romanas,
que Varo pretendía imponerles. Parece que los guerreros bárbaros, guerreros godos con sus mujeres é hijos, seguidos por
al tener en sus manos á un abogado romano de la escolta de Varo, una larga fila de carros. El emperador Claudio los atacó
le arrancaron la lengua diciéndole : Silba ahora, víbora.
con un pequeño ejército, trabándose una gran batalla;
ii) Amiano Marcelino.
(1) La palabra inglesa town (ciudad) significó primitivamente
Láctica y disciplina. Los romanos fiaban en la inteligencia empalizada,
y sus enemigos en la fuerza bruta. » coto ; en alemán es zaun.
Los p u e b l o s germánicos. — Los g e r m a n o s n o J
poseían, además, durante todo el invierno siguiente, hubo combates
como los griegos y los romanos, poblaciones fortificadas constantes en les Balkanes. Al fin de la campaña,
en que vivían los ciudadanos, ni querían tenerlas. Un los bárbaros habían desaparecido; los hombres murieron
escritor romano dice que « temen la residencia en las peleando y las mujeres fueron reducidas á esclavitud.
ciudades, que consideran como tumbas donde el hombre Las bandas. — La mayor parte de los guerreros germanos
se entierra vivo. » Así es que habitaban, sea en casas no consideraban digna del hombre más que la
aisladas, ó en caseríos protegidos por una empalizada guerra. « Guando no batallan, dice Tácito, pasan su
(1). Cada familia era dueña de una morada, un tiempo cazando y sobre todo, en domir y comer... Los
campo y una pradera ; los bosques, los pastos y los ríos más valientes y belicosos no hacen nada, dejando que
eran propiedad común de todo el pueblo. Las aldeas de cuiden de sus casas y campos las mujeres, los ancianos
una región formaban una misma tribu, que celebraba y los débiles, y ellos viven como adormecidos. » Cada
asambleas de justicia para poner término á las cuestiones pueblo contaba multitud de esos guerreros de oficio, que
particulares, y otras generales para tratar de los se reunían en torno de otro noble ó famoso y le juraban
asuntos de gran importancia. Los germanos asistían á fidelidad. De este modo se constituía una banda de
esas reuniones completamente armados, pues entre ellos compañeros afectos á un jefe, que vivían con él, comían
todo propietario era guerrero, y cada tribu un ejército. en su mesa, que lo rodeaban en el combate y morían
— Guando aumentaba el número de habitantes, de modo defendiéndolo. Estas bandas necesitaban de la guerra,
que no bastaba á sustentarlos el territorio que poseían, los simples compañeros para distraerse de la vida de
parte de la tribu, y en ocasiones toda ella, se ponía en comilonas y de ociosidad, el jefe para sostener á sus
marcha con las mujeres y los niños, llevando sus muebles hombres. Cuando una tribu ó pueblo estaba en paz, las
en carros, hasta encontrar una región más conveniente. bandas de guerreros se iban con sus jefes á pelear en
Frecuentemente se presentaban en la frontera compañía de otro pueblo y también á guerrear por su
romana y pedían tierras, resueltos á tomarlas por fuerza cuenta. Lo que principalmente les atraía e r a el Imperio :
si no se las daban. Más de un pueblo germánico fué así es que unos se iban á saquear las provincias fronterizas,
destruido en una de esas marchas por los ejércitos y otros entraban al servicio de los romanos contra
romanos. El año 269, pasaron el Danubio 300.000 los invasores bárbaros. En ocasiones volvían á su patria
para disfrutar de sus ganancias ó de su botín, pero lamayor « Cuando llega la época de la colación lusti-al (impuesto
parte tomaban gusto á las aventuras y no regresaban sobre la industria), dice un escritor de entonces, no se
jamás. oyen en toda la ciudad más que lloros y lamentos. Los
Las confederaciones. — Este régimen acabó por que no pueden pagar reciben palos y malos tratos; las
dejar exhaustas todas las tribus de la frontera. Al cabo madres venden á sus hijos para satisfacer á los colectores.
de tres siglos no quedaban sino bandas errantes y restos >» Los contribuyentes eran sometidos á tormento
de pueblos. Entonces, allá por el siglo III, aparecen en algunos casos; Constantino lo prohibió, pero dejó
confederaciones, con nombres nuevos, que no son los de subsistente la prisión. Era natural que los artesanos y
las tribus. Había tres : los pequeños propietarios se arruinaran y desapareciesen
Los alemanes, en el recodo que forman el Rhin y el ante lo opresivo de ese régimen.
Danubio superior; Los curiales. — Los romanos no se tomaban el trabajo
Los francos, en la parte inferior del Rhin hasta su de cobrar por sí mismos lo que les debían sus subditos.
desembocadura; y El emperador se limitaba á indicar con arreglo á
Los sajones, á lo largo del mar del Norte, entre el su voluntad (generalmente cada cinco años) la cuota que
Rhin y el Elba. debía pagar cada provincia; el gobernador avisaba á
Esas grandes confederaciones no eran Estados. las ciudades, y éstas, sus gobiernos, es decir, la curra
Cada grupo de los que los constituían tenia un jefe era la que entregabalaáumaexigida. Mientras el distrito
llamado »-ey, que ordinariamente guerreaba por su propia era rico, la curia se limitaba á repartir la carga entre
cuenta. los habitantes; pero si éstos eran incapaces de pagar, la
E L MUNDO R O M A N O A F I N E S D E L S I G L O IV. c u r i a era responsable del impuesto, y el fisco mantenía
El fisco. — Los romanos habían exigido siempre á sus derechos. — La función de curial, que hasta entonces
sus súbditos mucho dinero ; y los emperadores del se apeteció como una honra, pues un curial era en su
siglo IVque, además de su ejército, tuvieron que sostener distrito lo que un senador en Roma, se convirtió en empleo
el lujo de la corte y un cuerpo numeroso de funcionarios, ruinoso que todo el mundo rehusaba. Entonces los
reclamaron más todavía. emperadores dictaron leyes contra los que se negaban
Las dos contribuciones más importantes eran la territorial, á aceptarlo y hubo curiales por fuerza. Todo el que
que los propietarios pagaban lodos los años, la poseía 25 árpenlas de tierra tuvo que ser, velis nolis,
industrial ó crisargirio, cada cinco. El producto de ellas miembro de la curia. Muchos preferían renunciar á sus
ingresaba en la caja imperial ó fisco. En el siglo IV, los propiedades y huían de su pueblo, haciéndose clérigos,
pueblos tenían mayor dificultad en pagar, tal vez por monjes, funcionarios ó soldados. Los emperadores
causa de las guerras civiles y de la invasión bárbara, y mandaron
los agentes del fisco necesitaban recurrir á la fuerza. que los capturasen y los llevaran por fuerza á sus
ciudades. Una ley los llama «esclavos del Estado. » El por esclavos. Esta población servil no se renovaba, y
gobierno trataba, según se ve, de conservar los senados cuando uno de los accidentes tan comunes entonces,
de las ciudades; pero como los arruinaba con sus impuesto, epidemias, guerras ó incursiones de bárbaros destruían
los curiales diminuían constantemente. En la los cultivadores de un dominio, la tierra quedaba
época del Alto Imperio, un senado se componía inhabitada.
ordinariamente Poco á poco fueron quedando sin hombres los
de cien miembros; á mediados del siglo IV, < l i Grecia entera, decía Plutarco en el siglo n, no podría suministrar
habiendo estallado motines en una provincia, un emperador hoy 3000 hoplitas, tantos como la sola ciudad de Alegara mandó
á Platea.
mandó que le llevaran tres cabezas de curiales por
SEIGNOBOS. — T. 1. 20
(2) Los habitantes del Imperio se llamaron todos romanos á partir
de entonces. Guando los bárbaros entraron en la Galia no encontraron
cada ciudad. El gobernador contesló : « Dígnese vuestra
galos, sino romanos; y aun en. Oriente, donde se hablaba,
clemencia resolver qué se hace donde no hay tres curiales... griego, el pueblo se llamó siempre romano, hasta la conquista
» turcaÁun
Despoblación del Imperio. — Entonces ocurría en ef hoy, la región donde está Gonstantinopla se denomina
imperio lo que en todas las sociedades antiguas, en Esparta, fíumeliacampos,
en Grecia (1), en Italia : la población diminuía y sobre todo por la parte de las frontera, y sólo
los hombres libres eran reemplazados por esclavos. Es hubo habitantes en las ciudades. En muchos puntos
cierto que la ciudad romana lejos de decaer, aumentaba se formaron verdaderos desiertos; los emperadores
constantemente; ya en el siglo I había más de 1 millón trataban de poblarlos instalando allí bandas de bárbaros
de ciudadanos; en el III (212) dió derecho de ciudad á vencidos, en calidad, no de propietarios, sino de colonos,
todos los habitantes un edicto imperial. Entonces hubo parecidos á los ilotas ele Esparta, pues estaban adscritos
millones de ciudadanos romanos (2) : Ja ciudad subsistía á un campo que no podían dejar, ni ellos ni sus hijos y
á expensas del mundo. Pero el régimen romano devoraba pagaban un derecho al propietario : eran arrendatarios
poco á poco á todos los pueblos del Imperio, como forzosos y perpetuos. Sin embargo, este método violento
consumiera antes los de Italia ; necesitaba demasiados no bastaba para rehacer una nación y los colonos morían
soldados y sobre todo, demasiados esclavos. Además, ó huían. En el siglo Y, después del paso de los
favorecía demasiado á los ricos, de tai modo que los grandes ejércitos devastadores, de Radagaso y Atila,
pequeños propietarios no podían luchar con ellos, se quedaron en las campiñas huecos que los emperadores
arruinaban y tenían que hacerse soldados. El gran no pudieron colmar. En todo Occidente, en la Galia,
propietario España é Italia se convirtieron en eriales parte de las
compraba entonces sus tierras, y á la larga no tierras por falta de brazos, y las provincias fronterizas
quedaban en un país sino dominios inmensos cultivados quedaron desiertas. Desde Suiza hasta los Balkanes, no
se veía en toda la cuenca del Danubio ni una sola población imperiales. Llamábanlos leles (auxiliares) ó confederados
romana, y los habitantes habían desaparecido de (aliados). En el siglo V, ya no fueron bandas, sino pueblos
modo tan completo que, á partir del siglo VI,no quedan enteros, como los visigodos y los burgundas. Estos
en esa-s regiones sino pueblos germánicos ó esclavos. habían atravesado ta frontera, á veces por fuerza; pero
Análogamente, los francos no encontraron en Bélgica luego, en vez de combatir al emperador, se pusieron á
sino un desierto. su servicio. Entonces se vieron ejércitos romanos
Decadencia del e j é r c i t o romano. — Este territorio compuestos
desocupado atraía nuevos habitantes; los bárbaros de pueblos bárbaros y mandados por un general
procuraban bárbaro también : las tropas que rechazaron el año 451
constantemente penetrar en él. Mientras el gobierno l a invasión de Atila, estaban formadas por visigodos,
romano tuvo á su servicio un mediano ejército, francos y burgundas; el general romano Aecio era huno
les fué fácil tenerlos á r a y a ; pero con los soldados pasaba como Atila. El Imperio, defendido únicamente por los
lo que con el dinero, cada vez era más difícil procurárselo. bárbaros, iba á ser muy pronto invadido por ellos.
Los habitantes del Imperio habían contraído la
costumbre de llevar vida sosegada y ni remotamente APENDICE.
LOS ARYAS DE LA INDIAEl
deseaban ingresar en el ejército. Fué necesario pedir
Rig-Veda. — Libro de la ley de Maná. — BURNOUF, Introducción
reclutas á los grandes propietarios, que daban algunos á la historia del budismo.'— LENORMAND, Historia antigua. —
F I N DEL I M P E R I O ROMANO.
VAN DEN BERG, Pequeña Historia antigua. — TAINB, Nuevos ensayos
arrendatarios (colonos) de sus tierras. Estos miserables, de critica y de historia. — BRÉAL, Hércules y Caco.
arrebatados por fuerza al arado, eran soldados pésimos. LOS A R Y A S.
En el siglo IV, los legionarios no eran ya bastante robustos Lenguas aryanas. — Las razas que pueblan actualmente
p a r a usar coraza y habían reemplazado el casco Europa, griegos, é italianos al sur, eslavos en Rusia, germanos
por un sombrero. en Alemania, celtas en Irlanda, hablan lenguas muy diferentes.
Sin embargo, cuando se estudian atentamente estos
Los generales prefirieron emplear guerreros bárbaros,
idiomas, se observa que tienen ciertas palabras comunes, ó
que por lo menos se batían con ardor. Desde mucho por los menos ciertas voces radicales, que se encuentran también
tiempo atrás había bandas de germanos al servicio del en el sánscrito, antigua lengua de los indostánícos y en
Imperio. Á fines del siglo IV, los romanos alistaron bandas el zend, lengua primitiva de los persas. Así por ejemplo,
enteras de ellos, acantonándolos con sus mujeres, padre se dice pitar en sánscrito, en griego y latín pater, en
sus hijos y servidores en tierras que les concedían para germánico father, viniendo á ser el mismo vocablo pronunciado
de modos diferentes. De ahí se lia deducido, que indios,
recompensarlos. Esos guerreros conservaban, aunque
persas, griegos, latinos, celtas, germanos y eslavos hablaron
vivían en país romano, su lengua, sus costumbres, su en otro tiempo el mismo idioma y que, en consecuencia, formaron
armamento y sus jefes; pero combatían con los ejércitos un solo pueblo.
El pueblo arya. — Entonces se llamaban arvas y vivían al consiguiente, conocían el objeto que esa voz designa.
noroeste de la India en las montañas de Pamir, desde donde se (2) Es difícil saber la antigüedad de los libros indostánicos, que
dispersaron en lodos sentidos. La mayor parte de ellos, griegos, sores no habían pasado todavía el Indo, formaron libros que
latinos, germanos y eslavos olvidaron su origen ; pero se han conservado basta el presente.
los libros sagrados de los indostánicos y de los persas han El indostánico llama á sus dioses devas (los resplandecen -
20. tes). Cuanto brilla es una divinidad ; el cielo, la aurora, las
conservado el recuerdo de esas remotas edades. Se ha Iralado nubes, las estrellas; pero principalmente el Sol i Indra) y el
(i), de imaginar la vida que llevaban esos antepasados fuego (Agni).
nuestros en sus montañas, antes de separarse. — Eran una Indra. — El Sol, Indra, el pótenle, « rey del mundo, señor
raza de pastores; no cultivaban la tierra y vivían con el producto de las criaturas », alumbra y calienta, cruza el cielo en un
de sus rebaños de bueyes y casas y hasta tenían aldeas. carro tirado por caballos celestes, lanza el rayo, derrama la
— Sus instintos eran guerreros; conocían la lanza, el dardo lluvia v disípalas nubes. Como la India es un país de viólenlos
arrojadizo y el escudo. — Vivían patriarcalmente : el hombre huracanes, el arya explicaba este fenómeno á su modo. La
no tenía más que una mujer; una vez jefe de familia era para nube negra le parecía ser una envoltura en que estaban
su mujer, hijos y servidores al mismo tiempo sacerdote, juez contenidas
y rey. — Los aryas llevaron á todos los países en que se instalaron las aguas del cielo, aguas benéficas, que llamaba vacas
esta vida patriarcal, guerrera y pastoril. rosadas de Indra. Cuando se forma la tempestad es porque un
R E L I G I Ó N P R I M I T I V A DE LOS INDOSTÁNICOS. genio perverso, Yitra, serpiente de tres cabezas, lia sustraído
Los a r y a s en el Indo. — Unos 2000 años antes de nuestra las vacas encerrándolas en una caverna oscura donde se las
era, varias tribus aryas pasaban los desfiladeros del Indostán oye mugir, esto constituye el lejano retumbar del trueno.
y penetraban en la India, cuyas fértiles llanuras encontraron Indra se lanza á buscarlas, y pega en la cueva con su masa ; el
poblados por gentes de cutis oscuro, cabellos lasos, industriosos mundo oye los golpes, que son el rayo; la serpiente saca su
y ricos; esos indígenas fueron llamados por ellos lengua puntiaguda esto es el relámpago. Por fin, el monstruo
dasyus (los enemigos). Hiriéronles la guerra durante siglos, es vencido, la cueva se abre, las aguas libres ya se precipitan
acabando por exterminarlos ó someterlos y poco á poco ocu-. sobre la tierra, é Indra vuelve á lucir vencedor y resplandeciente.
paron todo el país del Indo, la región de los 5 ríos que boy Agni. — El fuego (Agni, el inquieto), es considerado como
constituye el Padjah. Entonces tomaron el nombre de indus, otra forma del Sol. El indostánico, que lo produce frotando
ó indios, que nosotros llamamos indostánicos, ya que el rápidamente dos pedazos de madera, se imagina que el fuego
último de los anteriores nombres se ha dado también á los sale de la leña, donde lo ha metido la lluvia ; así es que lo
primitivos habitantes de América. considera como el fuego del cielo que ha bajado á la tierra, y
Los v e d a s . — Los aryas tenían la costumbre de cantar en la prueba es que las llamas suben, como si quisieran volver á
sus fiestas himnos {vedas) á sus dioses; cánticos, coleccionados no tienen fecha ; además sabemos muy poco de la historia del país
entre los siglos XIV y VHI antes de J. C. (2), cuando los inva- para poder calcular en qué momento fueron escritos. Así es que
(1) Hé aquí la manera de proceder. Cuando se encuentra en varias después de haberse sostenido que los Vedas eran 20 siglos anteriores
lenguas arvanas al mismo tiempo una palabra, ó mejor dicho, una á J. C., ahora sólo se les conceden ocho. Las leyes de Manu,
de esas voces raíces, madres, de que se derivan otras muchas, se que primero se creyeron del siglo x antes de J. C., pasan hoy por
admite que los aryas se servían de ella antes de separarse y que, por ser sólo del vi de nuestra era.
lo alto. Agm disjpa las tinieblas, calienta al hombre, cuece los
alimentos ; es el bienhechor y el protector de la casa También de un pueblo de esclavos, fueron cambiando poeo á poco
es « el fuego interior >», el alma del mundo; el padre de de costumbres y de religión. Entonces se fundó la sociedad
la raza humana es « hijo del relámpago ». De modo que las bracmánica, que todavía subsiste en la India. En esa región
divinidades del mdostánico son el calor v la luz, manantiales se han conservado multitud de obras en lengua sánscrita (i),
de toda vida. que cón los Vedas, forman la literatura santa de los indostánicos.
El culto. — Para adorar á sus dioses recurre el indio á Los principales son los grandes poemas épicos, el
mular lo que ve en el cielo. Empieza por eneender un fuego Mahabarata, que tiene más de 200.000 versos, el Ramavana
terrestre frotando la madera y lo alimenta echando en 'el con 50.000 y las Leyes de Manú, código sagrado de la India.
bogar manteca, leche y soma, bebida fermentada. — Á fin de Las castas. — En esta nueva sociedad no hay ya sólo poetas
complacer á sus deidades, les lleva ofrendas, frutos, pasteles, que cantan himnos á los dioses, como en tiempo de los vedas,
y hasta les sacrifica bueyes, carneros y caballos. Después los los hombres que conocían las oraciones y las ceremonias se
invoca cantándoles himnos : « Guando te llamamos para beber han convertido en teólogos de profesión, que el pueblo venera
el soma, ven con tus caballos leonados, oh dios que lanzas el y obedece. Pues bien, hé aquí cómo concebían la sociedad, —
granizo. Nuestro sacrificador está sentado conforme al rito, Brahma, el dios supremo ha creado, dicen ellos, cuatro especies
se ha extendido por el suelo la hierba sagrada; gusta pues' de hombres, contiándoles distintas misiones. De la boca
nuestra ofrenda, oh héroe. Regocíjate con 'estas libaciones v sacó á los bracmanes, que son los teólogos, y que tienen por
cánticos, vencedor de Vitra, tú á quien festejamos en nuestra's encargo estudiar, enseñar los himnos y efectuar los sacrificios.
ceremonias, oh Indra. » — El indostánico piensa que sus — Los kchatrías, que proceden del brazo del dios, son los
dioses, contentos con sus ofrendas y homenajes, lo harán en guerreros, encargados de proteger al pueblo. — Los vüicyás
cambio feliz, y asi lo dice con llaneza : « Haced prosperará proceden del muslo de Brahma y deben criar los animales,
los dioses con vuestrossacrific¡os,y ellos os ayudarán á su vez. cultivar la tierra,prestar dinero y comerciar. — Los sudras han
Cambiemos nuestras fuerzas y vigor, oh Indra, como cuando salido del pie del dios y son los servidores de los demás.
s e lia determinado el precio; dame algo como yo te doy : En el pueblo arva había ya teólogos, guerreros, trabajadores
Iráeme algo, como yo te traigo. » y, por debajo de todos ellos, los indígenas reducidos á
Culto de los antepasados, i f í -El indio adora al mismo servidumbre
tiempo á sus mayores que se han convertido en dioses, y : pero estas eran clases en que se podía entrar y de
quizás este culto es el más antigno de todos; en él se funda la (I) El sánscrito es una lengua muerta como el latín; pero las
familia. El padre que ha transmitido á sus hijos « el fuego de lenguas que hoy se hablan en la India sota derivadas de ella, como
la vida » hace cada día, en el hogar que nunca debe apagarse, el francés ó el español lo son del latín.
la ofrenda á los dioses y á los mayores y dice las oraciones. las cuales era lícito salir. Mas, los bracmanes resolvieron
Esto explica que entre los indostánicos fuera el padre, como que
en todos los pueblos aryanos, señor y sacerdote al mismo
todo hombre debe continuar en su condición nativa,
tiempo.
L A S O C I E D A D B R A C M Á N I C A. perpetuamente,
Los indostánicos en el Ganges. — Los indostánicos salieron él y sus descéndientes; el hijo de un trabajador
de la región del Indo por los siglos XIV al X antes de no puede llegar á ser guerrero, ni el de un guerrero teólogo.
J. C. y conquistaron la inmensa llanura del Ganges. Cuando
se encontraron en ese feraz país, de clima ardiente, y en medio
Asi, cada cual permanece sujeto á su estado. En el tipo arvano y se parecen más á los europeos.
consecuencia, La nueva religión. Brahma. — Los bracmanes continuaron
la sociedad se divide en cuatro castas hereditarias v adorando los antiguos dioses de los Vedas; pero á fuerza de
cerradas. meditar inventaron uno nuevo. Dirigiendo oracionesá los
Los impuros. — El que no está incluido en una de esas dioses
cuatro castas es impuro y queda fuera de la sociedad y se consigue que hagan lo que se les pide, porque, según
de la religión. Los bracmanes cuentan 44 especies de ellos,
impuros; la oración es más fuerte que las deidades. De este modo se
la última y más despreciada de todas son tos parias convirtió la oración (Brahma) en la divinidad principal. Los
y este nombre por si es un insulto. Los impuros no pueden fieles la invocan con temor (1) : « Oh Dios, ves en tu
ejercer ninguna profesión honrosa ni acercarse-á los cuerpo
demás hombres: sólo les és lícito tener perros y amos, todos los dioses y las bandas de seres vivientes. Apenas
animales puedo
impuros también. « Que se vistan con los trajes de los mirarte todo entero, pues brillas como el fuego y el Sol en
muertos, que coman en tiestos, que se adornen con objetos, tu inmensidad. Eres lo Indivisible, lo supremo Inteligible, el
de hierro, y que vayan constantemente de un punto á otro. » tesoro soberano de este universo.... sin principio, sin medio,
i sin fin, dotado de potencia infinita. Tas brazos no tienen
Los bracmanes — Éstos tomaron para sí el primer puesto limite,
en la sociedad que organizaban. « Los hombres son los tus miradas son como el Sol y la Luna, tu boca tiene el
primeros entre los seres inteligentes, y los bracmanes los brillo del fuego sagrado. Tu sólo bastas para llenar el
primeros de los hombres, superiores á los guerreros y aun espacio
á los revés. » « Entre un bracmáu de 10 años y un kchatria que hay entre el cielo y la tierra, y llegas á todas las
de regiones.
ciento, el primero debe ser considerado como padre. » Esta Brahma es, no sólo el dios supremo, sino también el alma
clase no se compone de sacerdotes como en Egipto ó en del universo. De él se derivan todos los seres, naturalmente,
Caldea, sino únicamente personas que conocen la religión y no como sale el objeto de manos del obrero, sino « como el
que pasan su tiempo en leer y meditar los libros santos, árbol de la semilla, y de la araña la tela. »Este dios no ha
viviendo de los presentes que les hacen los demás hombres. creado
Esta casta domina todavía en la India; como no se casan el mundo, sino que constituyela
sino s«6síanctamismadeluniverso.
unos con otros, han conservado mejor que los restantes Transmigración de las almas. — Hay, pues, un alma, parte
indostánicos
de la de Brahma, en todos los seres, en los dioses, en los sos, debilitados por el calor y hastiados dé vivir ¡I).
hombres, Las prácticas. — El culto se complicó más aún, pues si bien
en los animales, y hasta en las plantas y las piedras. Pero' .]
estas almas pasan de un cuerpo áolro, transmigran. Cuando continuaron adorando á los dioses con himnos y sacrificios,
muere un hombre, se examina su espíritu; si es bueno, va al los .3
seno de Indra á gozar de la dicha; si es malo, cae en uno de bracmanes imaginaron sucesivamente multitud de prácticas
los veintiocho infiernos, donde es devorado por cuervos, y mi- \
donde se ve obligado á tragarse panes ardientes, en medio nudosas, que absorben la vida. Las hay relativas á todas las
de ce- }•
las torturas de los demonios. — Pero las almas no remonias del culto, oraciones, ofrendas, votos, libaciones y
permanecen abluciones; las hay sobre los trajes, los adornos, la etiqueta,
eternamente en el cielo ni en los infiernos, sino que salen de lo
esos sitios para empezar otra vida en un nuevo cuerpo. La que se bebe, lo qué se come, la manera de andar,
que deacostarse, de jj
fué buena antes, entra en el cuerpo de un santo y á veces de dormir, de vestirse, de desnudarse y de bañarse. «Que un
un dios ; pero la perversa decae, y se aloja en algún animal brac- I
impuro, como el perro ó el asno, y hasta en una planta. En mán no salte por encima de la cuerda con que está atado un
este nuevo estado puede decaer ó elevarse como antes; la becerro ; que no corra mientras llueve ; que no beba agua en
transmigración el hueco de la mano ; que no se rasque la cabeza con las dos
continúa hasta que el espíritu llega, de grado en manos.
grado, hasta el superior. Según los bracmanes, en recorrer El hombre que deshace las motas de tierra, que corta la
esa hierba con
escala se tardan 24 millones de años. Una vez que el alma sus uñas, ó que roe éstas, corre rápidamente á su perdición,
al- lo mismo que el impuro (2) » Está prohibido matar á los
(1) Oración del Mahabarata citada por Lenormand. animales,
e,atiza la perfección, llega á la altura de Brahma, de donde ¡ pues en su cuerpo puede haberse alojado el alma de 1
bajara, y es absorbida por él. un hombre: y está prohibido comerlos so pena de ser
. Carácter de esta religión. — La religión sencilla y alegre devorado
de los aryas, era la que conviene á un pueblo joven y en la otra vida por ellos. — Estos ritos tienen virtud má-
vigoroso. | (1) Más tarde aceptaron los bracmanes otros dioses que
Estaescomplicada y seca, por haberla constituido hombres probablemente
ocio- H adoraban ya los habitantes de la India: Civa es un dios perverso,
que gusta de la destrucción y de ver correr la sangre ;
Vichnú es un dios bienhechor, que cuando ve el mundo presa del Los solitarios. — Lo mejor para preservarse del peligro v
vicio y de los sufrimientos se encarna en un cuerpo, apareciendo en permanecer puro es huir del mundo. Es frecuente que un
forma de pez, de león, de enano ó de guerrero, para « salvar á los •
bracman
justos, destruir á los malvados y afianzar la virtud. » Cada encarna- \
eión se llaman un avalar (bajada de Vichnú). Los bracmanes hicie- ¿ entrado en años se retire al desierto, para ayunar, velar,
ron con estos dioses y con Brahrna una trinidad (trimurti), triple y permanecer en silencio, exponerse desnudo (2) á la lluvia ó
una al mismo tiempo, compuesta de Brahma creador, de Vichnú permaner en pie entre cuatro fuegos bajo un sol abrasador.
conservador y de Civa, destructor. Los indostánicos actuales adoran Al
esa trinidad. cabo de unos cuantos años elsolitario se convierte en
(2) Leyes de Manú, IV, 37, 6-3, 71, 82.
penitente,
gica; el que los observa todos es un santo* el que olvida y ya entonces vive sólo de limosnas, permaneciendo días
algunos enteros
es un animal. con un brazo levantado sin hablar, reteniendo el aliento ;
La pnreza. — El principal deber consiste en la purezí, ó bien se desgarra la piel con navajas de afeitar, ó
pues toda suciedad es un pecado y da un punto de apoyo á permanece
los con los puños cerrados hasta que las uñas le atraviesen
malos espíritus. Los bracmanes son severísimos en esto : las manos. Estas mortificaciones destruyen en él la pasión,
los le hacen mirar con indiferencia la vida y mediante la
hombres que no forman parte de las castas, muchos contemplación
animales, se eleva hasta Brahma. Este camino de salvación se
la tierra, y hasta los utensilios usados en la vida doméstica reserva para los bracmanes, y aun éstos no tienen derecho
son "objetos impuros ; el que'los toca queda manchado y para remirarse al desierto sino cuando son viejos, después
debe de
limpiarse. La vida se consume en purificaciones. haber estudiado toda la vida los Vedas, y fundado
Lag penitencias. — Cuando se falla á algún rilo hav que unafamifia.
recurrir á penitencias que en ocasiones son terribles. El que (1) Idem, XI, 110.
mata sin quererlo una vaca, debe vestirse con su piel y (2) Los griegos llamaron á estos solitarios gimnosofislas (sabios
seguir que viven desnudos).
y Servir durante tres meses en esa situación á un rebañode SEIGNOBOS. — T. 1. 21
dichos
E L B U D I S M O.
animales (1). El-que ba bebido la sustancia llamadaarak, El Buda. — Millones de hombres que no eran bracmanes
tiene que tragarse un líquido hirviente que le abrase las padecían con tantas angustias y minucias. Entonces
entrañas, apareció
hasta morir.
un redentor, con una doctrina de emancipación: no fué un dejar de querer vivir, « hay que librarse de la sed del ser. »
braemán, sino un guerrero, hijo de un rey del norte (1), que El
vivió hasta la edad de veintinueve años en el palacio de su (1) De la familia de los Sakia; por esto se le llama Sakia-muni
padre. Un día tropezó con un anciano de cabeza calva y (el solitario de los Sakias).
(2) No se ha podido poner en claro en qué siglo vivió Buda.
miembros
temblorosos; otro conunenfermo incurable, cubierto de sabio es aquel que se desprende de cuanlo lo sujeta á la vida
úlceras, y que no teníá dónde acogerse; una tercera vez un v lo hace desdichado, y que deja inmediatamente de sentir,
cadáver corrompido, devorado por los gusanos. Entonces de
pensó querer y de pensar. Entonces, emancipado de la pasión, de
que la juventud, la salud y la vida no resisten á la vejez, la la
enfermedad y la muerte, por lo cual compadeció á los voluntad y hasta de la reflexión, deja de sufrir y puede
hombres llegar
y buscó remedio á sus males. Encontróse con un religioso después de su muerte al bien supremo, que consiste en
mendicante, de aspecto grave y digno, y este ejemplo lo verse
afirmó exento de toda vida y sufrimiento. El fin que el sabio sé
en la idea de renunciar al mundo. Esos cuatro encuentros propone
decidieron es el nirvana ó aniquilamiento de la personalidad.
de su vocación. — Huyó al desierto, vivió siete anos La caridad.— También los bracmanes consideraban la'vida
haciendo penitencia, soportando el hambre, la sed y la como un valle dé dolores y hacían consistir la dicha en el
lluvia; anonadamiento.
pero estas mortificaciones no devolvían la tranquilidad á su Lo nuevo en Buda no es, pues, la doctrina, sino
espíritu. Pero comió de nuevo, recobró fuerzas y descubrió los sentimientos.
la La religión bracmánica era egoísta. Al contrario, Buda tuvo
verdad: entonces volvió al mundo para predicarla y en torno piedad de los hombres, los amó, y predicó á sus discípulos
suyo se agolparon discípulos que lo llamaron el Buda (el la
sabio); caridad, precisamente la tierna palabra qué necesitaban
cuando falleció al cabo de 43 años de predicación, estaba aquellas
fundado el budismo (2). almas desesperadas. Aconsejó que se amase hasta á ios
El nirvana. — Buda enseña que vivir es ser desdichado. enemigos. Puma, uno de sus discípulos, iba á ponerse én
Todo hombre sufre, porque desea los bienes de este mundo, camino
juventud, salud, vida, sin poder conservarlos. La vida es un para predicar la verdad á los bárbaros : queriendo ponerlo
sufrimiento y éste nace del deseo; para destruirlo, hay qne á prueba, Buda le dijo : « Esos hombres son crueles,
violentos,
feroces ; ¿ qué pensarás si te dirigen palabras soeces? — calle, en lenguaje llano y sirviéndose de parábolas.
Pensaré, t a tolerancia. - Los bracmanes pasaban su vida en prácticas
contestó Purna, que son hombres buenos y dulces, pues minuciosas, y consideraban criminal á cuantos no cumplían
me dirigen palabras duras; pero rto me Castigan con la los ritos. Buda no exige ceremonias ni estudios: según
mano el, para alcanzar la salvación basta con ser caritativo, casto
ni me arrojan piedras. — ¿Y si lo hacen así Entonces y
pensaré benéfico. « La benevolencia, dice, es la primera de las
que son hombres buenos, pues no me hieren con el palo virtudes.
ni con la espada. — ¿ Y si recurren á estás armas? — Hacer un poco de bien vale más que practicar ritos difíciles.
Entonces El hombre perfecto no es nada si no derrama mil beneficios
diré que los hombres que me hieren con el palo ó la espada sobre las criaturas, si no consuela á los afligidos. Yo enseño
son buenos, pues no me privan de ia vida. — ¿ Y si te una doctrina de misericordia; por esto no agrada á los
quitan dichosos
la existencia ? — Pensaré (pie son buenos, pues me libran de este mundo.»
con tan poco dolor de este cuerpo miserable. — Bien, Destinos del budismo. — De este modo se propagó, cinco
Purna, siglos antes de J.C., una religión enteramente nueva, que no
muy bien; puedes ir al país de ésos bárbaros. Ya que has tiene dios ni culto, que únicamente manda amar al prójimo
llegado al nirvana completo, haz que los demás lo alcancen y
también. hacerse mejor, prometiendo como recompensa suprema el
La fraternidad. — Los bracmanes, que tenían el orgullo anonadamiento. Sin embargo, por la primera vez ove el
de su casta, se consideraban más puros que los restantes mundo
hombres; Buda ama por igual á Iodos éstos, y los invita á la predicar la abnegación, el amor del prójimo, la igualdad de
salvación : sean bracmanes, parias ó bárbaros, todos son los
hombres, la caridad y la tolerancia. Los bracmanes le
iguales á sus ojos. « El bracmán es hijo de una mujer, lo hicieron
mismo encarnizada guerra, logrando extirparla de la India; pero los
que el pana, decía; ¿ porque ha de ser él noble v vil el misioneros la llevaron á Ceilán, á Indochina, al Tibet, á
otro -. » Y en efecto, aceptó como discípulos á los China y el Japón; hoy cuenta 500 millones de adeptos.
barrenderos Alteraciones del budismo. — En los veinte siglos que van
«le las calles, á los mendigos y mutilados, á las mujeres que transcurridos se ha alterado el budismo. Su fundador creó
duermen en estercolares, y hasta á los asesinos v ladrones \o comunidades de monjes, y los que entraban en ellas
iemia mancharse locándolos y les predicaba en medio de la renunciaban
á sus familias, hacían voto de pobreza y de castidad, y demonios, que nacen y mueren.— El universo vuelve
debían vestirse con andrajos y mendigar el sustento. Estos también
institutos á la nada y otro lo reemplaza. El tiempo que cada universo
se multiplicaron rápidamente, hubo conventos en toda dura se llama kalpa. Hé aquí cómo se da idea de lo que dura
el Asia Oriental, y concilios que fijaron la doctrina, una kalpa. Si existiese unaroca de 20 kilómetros de alto, de
decretando ancho y de largo, y si se la tocara cada cien años con un
dogmas y fijando reglas. Así acabaron los religiosos por pedazo
desvanecerse de tela fina, esa roca se habría gastado, reduciéndose al
con su poder, como los bracmanes, y por creerse tamaño
superiores á los restantes fieles. « El laico, decían, debe de un hueso de fruta antes de que hubiera transcurrido la
sustentar cuarta parte de una kalpa.
al monje y considerarse muy honrado cuando éste acepta Buda convertido en dios. — Los budistas no se han
su ofrenda. Es más meritorio sostener un solo monje que á contentado
muchos miles de laicos. » En el Tibet, los religiosos de con hacer de su fundador un hombre perfecto, sino que
ambos lo han convertido en un dios que los chinos llaman Yo y al
sexos forman la quinta parte de la población total, y su jefe, cual se erigen altares y se le tributa culto. También veneran
el Gran Lama, es adorado como una encarnación de Dios. á
Al mismo tiempo que se transformaban estos monjes en los santos, sus discípulos. Sus huesos, dientes y harapos se
señores, imaginaron una teología complicada, llena de conservan en pirámides y relicarios. Los fieles acuden de
números todas
fantásticos. Según ellos, hay número infinito de mundos. Si partes á adorar el rastro del pie de Buda.
se La oración maquinal. — Los budistas modernos consideran
rodeara con una pared un espacio capaz de contener la oración como una fórmula mágica que produce efecto
100.000 por si
veces 10 millones de esos mundos y si se elevara esa pared misma. Así es que pasan el día rezando, ya anden ó coman,
hasta el cielo, llenando dicha extensión con semillas de y á menudo en una lengua que no entienden. Hasta han
mostaza, inventado
el número de granos no llegaría á la mitad del número máquinas de orar, que son unos cilindros giratorios
de mundos que ocupan una sola región del cielo. Y esos cubiertos de papeles en que están escritas las oraciones ;
mundos cada
están llenos de criaturas, dioses, hombres, animales, vuelta, del cilindro equivale á haber dicho la oración tantas
veces como está escrita en los papeles.
Dulzura de las costumbres. — Sin embargo, el budismo
sigue siendo una religión de paz y de caridad. Donde ella
impera,
los reyes renuncian á la guerra y hasta á la caza, fundan
hospitales, posadas para las caravanas, y hasta hospicios
para
los animales. Los pueblos budistas reciben con bondad á l
os
extranjeros, aunque sean clérigos cristianos; dejan salir, á
las
mujeres sin velo que les tape la cara, y 110 riñen ni pelean.
En
Bangkok, ciudad de 400.000 almas, hay apenas un
asesinato al
año. El budismo ha debilitado las inteligencias, suavizando
los caraeteres (l).
(I) La India es para nosotros ¿I país de los Vedas, de los bracmanes
y de Buda ; se conoce su historia religiosa, pero se ignora
la política.
FIN.

CARLOS PEREZ BALDONADO


MONTERREY. MEXICO.