Está en la página 1de 5

CENTRAL HIDROELÉCTRICA DE CHILCA

CENTRAL TÉRMICA SANTO DOMINGO DE LOS OLLEROS


La Central Térmica Santo Domingo de los Olleros está ubicada en el distrito de Chilca,
Provincia de Cañete, a 63.5 kilómetros al sur de Lima; estratégicamente localizada en el
nodo energético de Chilca, cerca del gasoducto de Camisea y de las instalaciones de
transmisión del Sistema Interconectado Nacional.
Cuenta con un grupo turbina-generador TG1 de 201.435 MW de potencia efectiva y 38%
de eficiencia, que produce electricidad con gas natural de Camisea. Entró en operación
comercial el 19 de octubre 2013.

PLANES DE INVERSIÓN: CICLO COMBINADO


Termochilca ha completado satisfactoriamente la construcción y puesta en marcha del
proyecto de conversión a Ciclo Combinado de la Central Santo Domingo de los Olleros.
El proyecto ha consistido en la instalación de una turbina de vapor de 100 MW con la
cual se alcanzó un total de 300 MW instalados en Ciclo Combinado. El 25 de marzo de
2018, Termochilca recibió de parte del COES la aprobación para la Operación Comercial
de la turbina de vapor antes mencionada.
Con la culminación de este proyecto, la central es capaz de recuperar el calor contenido
en los gases de escape que antes se eliminaba a través de la chimenea del ciclo simple.
Con este calor se produce ahora vapor de agua que se utiliza para accionar la turbina de
vapor generando 50% mas de electricidad sin utilizar gas adicional
La planta

La Central Térmica de Fenix está ubicada a la altura del Km 64 al sur de Lima, en el distrito
de Chilca. Su ubicación es estratégica cerca al ducto de Camisea y de la Subestación
Eléctrica Chilca.
En diciembre del 2015, Fenix fue adquirida por un consorcio liderado por Colbún, en el cual
también participan Blue Bolt A 2015 Limited (subsidiaria controlada por Abu Dhabi
Investment Authority – ADIA) y el Fondo de Inversión en Infraestructura administrado por
Sigma del Perú.
¿Cómo se genera la energía? Fenix utiliza el sistema de generación de energía conocido
como ciclo combinado. La planta utiliza gas natural en 2 turbinas de combustión para generar
el 60% de energía. Con el calor excedente, se calienta el agua de mar captada por gravedad,
y previamente desalinizada y desmineralizada para producir vapor, el cual, se utiliza en la
turbina a vapor para generar el 40% de energía adicional.
Los principales equipos de generación de energía de la planta son:

 2 turbinas de combustión a gas natural


 1 turbina a vapor
 2 calderos recuperadores de calor
 La Central utiliza agua de mar que es captada por gravedad a través de dos tuberías
submarinas para su proceso de generación de energía.

El agua de mar se utiliza para alimentar el condensador que baja la temperatura del vapor
para convertirlo en vapor condensado. Luego, el agua pasa a un segundo proceso llamado
desalinización, el cual realiza a través de ósmosis inversa. El 80% de agua desalinizada es
procesada en la central para producir 2,500m3 de agua potable diariamente, de los cuales,
500m3 son para uso interno de la central y 2,000m3 están en capacidad de ser entregadas
a la Municipalidad Distrital de Chilca, quienes se encargan de su distribución en beneficio
de la población de la zona.
El 20% restante del agua desalinizada, es desmineralizada para la generación de vapor, el
cual es utilizado por la turbina a vapor para generar energía.
Fenix, primera empresa del sector en lograr la actualización
de su EIA

Después de más de 3 años de arduo trabajo y coordinación con las autoridades


competentes, la empresa generadora de energía con 8% de participación en el
mercado nacional, se convirtió en la primera empresa del sector en lograr la
actualización de su Estudio de Impacto Ambiental.
“Fue un proceso complejo dada la falta de regulación en referencia a la
actualización de EIA´s. Al ser la primera actualización del sector, nos tocó hacer
el camino junto con el ente evaluador. En definitiva, ha sido un arduo proceso
con un gran resultado”, comentó Elías Galdós, jefe de HSE de Fenix y quien tuvo
la gran responsabilidad de liderar este proceso de actualización.
La actualización del EIA de Fenix ha implicado cambios positivos como la
optimización de su matriz de monitoreo ambiental; por un lado, reduciendo o
reubicando puntos de monitoreo poco representativos para la vigilancia
ambiental y, por otro lado, incrementándolos y auto imponiéndose límites
máximos permisibles en base a estándares internacionales a falta de nacionales.
“Es importante que un instrumento de gestión ambiental sea claro y esté en
sintonía y concordancia con la regulación porque eso nos permite tener
transparencia y claridad con los stakeholders. Damos a la comunidad y a todos
nuestros stakeholders, elementos concretos de comparación y vigilancia en
materia ambiental y social”, agregó Galdós.
La actualización de esta herramienta de gestión ambiental y social se ha
convertido para las empresas, además de una obligación legal, en una obligación
ética.
Fenix y su nueva estrategia comercial:
clientes libres y energías renovables

La generadora termoeléctrica se enfocará en proyectos de energía renovable


para diversificar su matriz de generación y asegurar un crecimiento sostenible.
La generadora termoeléctrica Fenix —propietaria de la central
termoeléctrica Fenix en Chilca— viene apostando por una nueva estrategia
comercial. La compañía, que fue adquirida en diciembre del 2015 por un
consorcio liderado por el grupo energético chileno Colbún, buscará diversificar
su matriz de generación eléctrica y ampliar su cartera de clientes libres.
En un mercado con sobreoferta, guerra de precios y cambios regulatorios, la
generadora —que tiene una potencia instalada de 570MW y abastece el 8% de
la demanda nacional de energía eléctrica— proyecta facturar alrededor de
US$220 millones al cierre del 2018, similar al 2017. “Este año fue complicado: la
guerra de precios ha sido feroz y ha habido factores exógenos, como la ruptura
del ducto de Camisea y el mantenimiento [programado] de la planta Las
Malvinas, que redujeron entre 15% y 20% nuestra proyección de crecimiento”,
comentó Juan Miguel Cayo, CEO de Fenix.
La ruptura del ducto de Camisea, operado por la empresa Transportadora de
Gas del Perú (TGP), elevó significativamente el precio de la electricidad en el
mercado spot. Éste aumentó de US$5.8/MW.h el 2 de febrero —previo a la
ruptura del ducto— a US$29.6/MW.h el 5 de febrero. “La ruptura nos agarró
cuando nuestra central estaba en mantenimiento. Eso fue terrible porque los
precios [spot] se dispararon y como no podíamos producir tuvimos que salir a
comprar al mercado spot a esos precios. Fue muy duro y nos pegó”, indicó Cayo.
Por su lado, el mantenimiento programado de la planta Las Malvinas —que duró
cinco días— también perjudicó a Fenix, pues restringió el suministro de gas
natural.
Para enfrentar la sobreoferta en el sector, la compañía se ha enfocado
en capturar clientes libres, grandes empresas que no están sujetas al mercado
regulado y que pueden pactar contratos a precios ‘libres’. “Antes sólo atendíamos
a las tres principales distribuidoras —Luz del Sur, Enel Distribución y Distriluz—
; hoy estamos diversificando [la cartera] y cerrando contratos con clientes libres”,
señaló Cayo.
Sólo Luz del Sur representa más de 50% de la potencia contratada de Fenix. El
objetivo es que las distribuidoras representen 33%; los grandes clientes libres,
33%; y las empresas más pequeñas, el otro 33%. “Esta estrategia conlleva un
rediseño del negocio porque entramos a competir con las distribuidoras por
clientes pequeños”, añadió el ejecutivo.

Hacia las renovables


Aparte de diversificar su portafolio de clientes, la compañía también está
enfocada en diversificar su producción con generación hidroeléctrica y
renovable(RER). “Estamos armando un pipeline para desarrollar proyectos
hidroeléctricos y RER”, adelantó Cayo. Sin embargo, el desarrollo de proyectos
RER está supeditado a que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) se pronuncie
respecto a la regulación. “Hasta que la regulación no esté bien clara y detallada,
será difícil que haya un interés masivo en estos proyectos”, agregó.
El enfoque en renovables es ya una tendencia en el sector eléctrico. Las
generadoras eléctricas peruanas se están enfocando en renovables debido a la
caída en su costo: en el 2017 éste disminuyó 18% a nivel global, según
Bloomberg New Energy Finance.
Dado el precio competitivo de las RER, no sería necesario que el MEM realice
una quinta subasta, asegurándole ingresos a las empresas adjudicatarias de
estos proyectos. “Las RER están en condiciones de competir con las otras
tecnologías sin necesidad de recurrir a subsidios que le generan costos
adicionales al consumidor final”, indicó en julio Daniel Cámac, country manager
adjunto de Engie.
El MEM coincide. "Antes de fin de año queremos desarrollar un nuevo
mecanismo de competencia entre todas las tecnologías", dijo en mayo Raúl
García Carpio, entonces viceministro de electricidad.