Está en la página 1de 10

REINO PROTISTA

El reino protista esta formado por organismos unicelulares eucariotas que no se pueden
incluir en los otros tres reinos eucariotas: plantas, fungi o animales. Comprende una serie
de organismos mayormente microscópicos y eucariotas que incluye hongos mucilaginosos,
protozoos y ciertas algas.

Este término fue propuesto por el zoólogo alemán Ernst Haeckel para englobar desde
organismos inferiores con un núcleo primitivo, carentes de membrana nuclear hasta
individuos más complejos y con un núcleo bien definido.

Los protistas son un grupo heterogéneo, con una diversidad estructural que no es
encontrado en otro linaje de organismo. Por ello, poseen muy pocas características
generales y únicas que los distingan. Su diversidad es tan amplia que son similares a
hongos, plantas y hasta a los animales.

En cuanto al tamaño son sumamente variados, los hay desde organismos que no pueden
ser detectados a simple vista, hasta algas que alcanzan varios metros de longitud.

De manera general, los organismos que pertenecen a este reino son unicelulares, aunque
existen especies multicelulares y algunas viven en colonias. A nivel celular son muy
complejos, ya que deben llevar a cabo todas las funciones vitales básicas de un organismo
multicelular en el espacio correspondiente a una sola célula.

En el pasado, la clasificación de todos estos organismos se restringían al reino protista.


Actualmente la visión del reino protista es considerada obsoleta, ya que la sistemática
moderna ha reestructurado la clasificación de los eucariotas. Siguiendo los principios de la
escuela cladista, el grupo “protista” no debe ser aceptado porque es parafilético.

La parafilia – conjunto de organismos que contiene al ancestro común más reciente pero no
a todos los descendientes – de un grupo implica que algunos protistas están más
relacionados con el grupo de las plantas, los hongos y los animales que con otros protistas.
Por esta razón, ahora se consideran varios linajes separados.

Algunos ejemplos de protistas son los Paramecium, un organismo ciliado cuya forma
recuerda a una zapatilla y el parásito flagelado Trypanosoma cruzi, el agente causal de la
enfermedad de Chagas.

Características del reino protista


 Es un reino muy variado: Tienen gran diversidad funcional y estructural. La principal característica
que tienen en común es que la mayoría son unicelulares y que no son animales, ni plantas, ni hongos.

 Son un grupo polifilético: El reino protista es un grupo que proviene por evolución a partir de varios
grupos ancestrales. Estos organismos son polifiléticos porque no descienden todos de un antepasado
común. Por este motivo es imposible especificar características que los determinen en general.

Se puede decir que las características que tienen en común los protistas son mantener una estructura muy
simple y todas las propias de los organismos eucariotas.

 La mayoría de los protistas son unicelulares: Comúnmente, los organismos del reino protista son
unicelulares con una estructura bastante sencilla. La casi totalidad de los integrantes de este reino son
organismos no visibles a simple vista y suelen identificarse a través de microscopio.

Existen ciertas algas, especialmente las rojas y las pardas que presentan una organización un poco más
compleja formando una composición casi tisular o de tejido.

También pueden formar colonias de individuos que se comportan como si fueran un solo organismo pero
sin llegar a ser un tejido.

 Son organismos eucarióticos: Una eucariota es un organismo con una célula compleja en la cual
el material genético es organizado dentro de una membrana nuclear o núcleo.

Los eucariotas comprenden animales, plantas y hongos, los cuales mayormente son multicelulares, así
como varios grupos que son colectivamente clasificados como protistas (los cuales suelen ser
unicelulares).

Como todas las células eucarióticas, las protistas tienen un característico compartimiento central
llamado núcleo que alberga su material genético. Además poseen una maquinaria celular especializada
llamada organelos que ejecutan funciones definidas dentro de la célula.

Los protistas fotosintéticos, como diversos tipos de algas, contienen plastidios. Estos organelos son el
lugar donde se realiza la fotosíntesis (el proceso de absorción de luz solar para producir nutrientes en la
forma de carbohidratos).

Los plastidios de algunos protistas son similares a los de las plantas. Otros protistas tienen plastidios que
difieren en el color, el repertorio de pigmentos fotosintéticos y en el número de membranas que encierra
el organelo.

En contraste, los procariotas son organismos tales como bacterias que carecen de núcleo y otras
estructuras complejas celulares.

 Hábitat acuático o húmedo: Los protistas son organismos acuáticos, ninguno de sus individuos
está adaptado completamente a la existencia en el aire, así que viven principalmente en el agua. Los que
no son totalmente acuáticos crecen en suelo húmedo.

Se pueden encontrar en casi cualquier lugar de la Tierra o en el medio interno de otros organismos como
animales, plantas y hasta en los seres humanos.

Como los protistas son organismos que viven principalmente en suspensión en el agua, se cuentan entre
los componentes más importantes del plancton.

El plancton constituye la base de la cadena alimentaria, es un componente clave del equilibrio de los
ecosistemas acuáticos.
 Respiración celular: Los protistas no poseen sistema respiratorio. El mecanismo de la
respiración se realiza por difusión de gases a través de la membrana plasmática.

Se da principalmente a través del proceso aeróbico, pero algunos protistas que viven en tractos
digestivos de animales funcionan estrictamente bajo el proceso anaeróbico.

La respiración anaeróbica es la más simple y se produce cuando hay carencia de oxígeno.


Este tipo de respiración se diferencia de la ventilación diaria del ser humano o los animales. Es un
proceso químico en el cual la energía es liberada a partir de sustancias alimenticias, como glucosa
o azúcares.

La respiración aeróbica necesita oxígeno para funcionar. La mayoría de las reacciones químicas
ocurren en las mitocondrias.

 Locomoción variada: La mayoría de protistas están dotados de movilidad y pueden


desplazarse, ya sea por reptación, por pseudópodos o por flagelos y cilios.

Los cilios y los flagelos son estructuras microtubulares que los ayudan a moverse en un medio
húmedo.

Otros protistas se mueven a través de extensiones temporales de su citoplasma conocido como


pseudopodia. Estas extensiones permiten también a los protistas capturar otros organismos de los
cuales se alimentan.

 Pueden ser organismos patógenos: Existe un grupo de protistas que por sus
características actúan como patógenos en plantas, animales y humanos. Entre ellos se
encuentran:

-La disentería amebiana, que es una infección intestinal causada por un tipo de ameba llamada
Entamoeba hystolytica.

-El mal de Chagas, ocasionado por el Tripanosoma cruzi, un flagelado que infecta al ser humano
a través de un insecto (la chinche hocicona).

-La malaria o paludismo, causada por el plasmodium, protista que se transmite a través de la
picadura de mosquitos infectados.

Nutrición: El modo de alimentación de estos organismos es tan variado como sus


integrantes. Pueden ser autótrofos o heterótrofos. Algunos individuos pueden alimentarse por las
dos formas de manera facultativa.

Autótrofos: Los organismos autótrofos, como las plantas, son capaces de sintetizar su propio
alimento a partir de un sustrato inorgánico. Una manera de realizar la conversión de un
compuesto inorgánico a materia orgánica es la fotosíntesis. Este proceso ocurre en los
cloroplastos y requiere la presencia de luz solar.

Algunos protistas capaces de sintetizar su propio alimento por medio de fotosíntesis son las
euglenas (Euglena gracilis) y Volvox aureus. Este último organismo tiene la capacidad de formar
colonias, se agrupan en una matriz gelatinosa y cada individuo recibe el nombre de zooide.

Las euglenas y otras especies como Ochromonas mutabilis y Petalomonas mediocanellata son
capaces de utilizar al mismo tiempo o en ocasiones distintas más de un tipo de nutrientes.
Heterótrofos: En contraste, los heterótrofos obtienen las moléculas orgánicas necesarias para
su nutrición de otras fuentes.

Esta forma de alimentación es mucho más variada y puede darse por el fenómeno de fagocitosis
en la cual el organismo unicelular rodea a la partícula de alimento con su membrana celular y de
esa forma queda atrapada en el interior de la célula. Algunos ejemplos son Amoeba
histolytica y Paramecium caudatum.

Además, son capaces de consumir materia en descomposición y este modo de alimentación se


denomina “saprobiótico”. Dependiendo del tipo de materia, se pueden diferenciar en saprofíticos
y saprozoico. El primer grupo consume plantas en descomposición y el segundo se alimenta de
animales. Algunos ejemplos son Astasia klebsi y Polytoma uvella.

En este grupo de organismos también se han reportado organismos coprozóicos, que se


alimentan de excremento, entre ellos Oikomonas termo, Bodo caudatus y Copromonas subtilis.

Reproducción: Los organismos del reino protista pueden reproducirse de manera


asexual por mitosis, seguido de procesos de bipartición, gemación o divisiones o de foma sexual.

Reproducción asexual: La gemación es una forma de reproducción asexual y radica en la


formación de protuberancias en un individuo progenitor o madre. Este saliente celular empieza a
crecer y se desarrolla.

Cuando alcanza el tamaño necesario puede separarse del individuo madre, creando así un nuevo
organismo. También es posible que el nuevo organismo quede unido a él.

Igualmente, la fisión binaria es otra vía de reproducción asexual. Este fenómeno empieza con la
replicación del ADN, luego el citoplasma se divide, dando origen a dos células hijas. Dependiendo
de la forma en que ocurre la división, el proceso puede ser regular, en donde las dos células hijas
son de tamaño similar, longitudinal o transversal.

Otro tipo de reproducción asexual es la fragmentación, en la que el individuo es capaz dividirse


en trozos y cada uno es capaz de generar un individuo separado.

Reproducción sexual: Por otro lado, existen especies que pueden formar sus gametos por
procesos de mitosis. Las células sexuales pueden unirse en un proceso de fertilización estándar
o puede darse la auto fertilización.

En la mayoría de flagelados, algas, ameboides y ciertos parásitos pueden reproducirse


sexualmente por fecundación de los gametos.

Los ciliados, en contraste, se reproducen principalmente por conjugación que consiste en el


intercambio de información genética.

Existe un fenómeno llamado alternancia de generaciones, donde la fase haploide se intercala


con una fase diploide.

Origen: Los protistas son organismos que pasan muchas veces inadvertidos, dado que son
seres microscópicos. Sin embargo, son de vital importancia para la vida en ríos y mares porque
representan el alimento en la cadena de animales.
Es complejo saber cuál fue la primera célula eucariota que surgió en el mundo. Pese a esto,
científicos aseguran que hubo un ancestro protista que evolucionó hasta formar colonias, lo que
se conoce como foraminíferos.

Se cree que el origen de este reino estuvo en organismos unicelulares eucariotas que, con el
tiempo y gracias a las leyes de la naturaleza, se transformaron en colonias simples y luego en
grupos más complejos.

Metabolismo: El reino protista es de origen aerobio, esto significa que los organismos
usan el oxígeno para extraer la energía de las sustancias orgánicas.

Pese a esta característica, algunos desarrollaron la habilidad secundaria de un metabolismo


anaerobios para sobrevivir en hábitats de poco oxígeno.

Clasificación: Principalmente existen tres grupos de protistas: protozoarios, euglenozoa


y archaezoa.

Protozoarios o protozoa: Son organismos unicelulares de tamaño microscópico que


usualmente viven en áreas húmedas o acuáticas. Tienen una vida libre y presentan un
metabolismo heterótrofo.

Estos organismos respiran a través de la pared celular, por lo que suelen ser sensibles ante la
falta de oxígeno. A pesar de que están compuestos por una sola célula, similar a las eucariotas
de los metazoos, pueden formar colonias.

Sin embargo, cada individuo se comporta de manera distinta y no depende de su grupo para
sobrevivir, esta característica permite que puedan desenvolverse si la colonia llega a separarse.

El cuerpo de estos organismos adquiere diversas formas. En ocasiones no tienen cubierta, como
es el caso de las amebas; en otros existe presencia de cubiertas esqueléticas.

Tienen una capacidad de enquiste que puede usarse como método de protección ante escasez
de agua o con objetivos reproductivos.

La principal fuente de alimentación de los protozoarios son las bacterias, otros organismos y
restos orgánicos, suministros que digiere por medio de la vacuola digestiva y cuyas partes no
digeribles expulsa a través de la misma vacuola, lo que se denomina vacuola fecal.

En cuanto a su reproducción, puede ser sexual o asexual. Casi todos los protozoos usan la forma
asexual para duplicarse.

El proceso consiste en la división del organismo en dos o más células hijas. Si estas células son
similares se conoce como fisión binaria. Si, en cambio, una es más pequeña que la otra, se trata
de una gemación.

El grupo de los protozoarios o protozoa a la vez se subdivide en grupos polifiléticos como:

– Rizópodos: Son protozzos amebiodes. Se transportan a través de apéndices temporales


desde su superficie, lo que se denomina pseudópodos.

Se trata de deformaciones del citoplasma y de la membrana plasmática que se producen en


dirección al desplazamiento y que arrastran al resto del organismo.
– Ciliados: Son organismos rodeados de cilios, estructuras filiformes, y que tienen una
estructura interna compleja: pueden rodear toda la célula o parte de ella.

A través de los cilios pueden desplazarse y también crear corrientes para colocar el alimento
en su boca.

– Flaegalados: Tiene uno o más flagelos; es decir, filamentos más largos que los cilios y
cuyo movimiento ayuda a desplazar a la célula.

Están compuestos de formas unicelulares sin paredes celulares y se presentan en un


número reducido.

– Esporozoos: Son parásitos en fase de división múltiple. No tienen mucha movilidad, lo


que ocasiona que haya varios grupos sin relación alguna.

Euglenozoa o cromista: Son protistas que poseen mitocondrias. Tienen características


semejantes a las plantas, debido a que algunos son fotosintéticos y presentan cloroplastos.

Son flagelados y unicelulares de forma variable, esto quiere decir que pueden pasar de un
estado inmóvil cambiando de forma hacia una esférica y encistándose. Muchas veces se
agrupan formando colonias. En este caso cada célula puede estar unida por una matriz
gelatinosa, sésiles o libres.

Estos organismos se alimentan de otros de tamaño más pequeño como bacterias. En el caso
de aquellos que tienen cloroplastos, también se nutren por absorción.

Los euglenozoa tienen dos flagelos: uno hacia adelante y otro hacia atrás. Su reproducción
es asexual vía bipartición, incluso cuando están en fase flagelada.

Primero hay una duplicación de todos los orgánulos y luego la citoquinesis sigue las líneas
helicoidales de las bandas del periplasto. En el caso de las mitosis cerradas, la membrana
nuclear no se deshace.

Estos organismos son hábiles en su entorno. Por ejemplo, cuando las condiciones no le son
favorables, se encistan y germinan cuando retornan.

Así como los protozoarios o protozoa, los euglenozoa tienen cuatro grupos:

– Euglenoidea: Viven en agua dulce, en especial cuando es rica en materia orgánica. Sin
embargo, se pueden observar también en agua salada, aunque no es muy común.

Algunos poseen cloroplastos y son fotosintéticos, y otros se alimentan por fagocitosis o por
pinocitosis.

– Kinetoplastea: En esta clasificación están varios parásitos que son responsables de


enfermedades graves en humanos y animales, tales como el Chagas y Leishmaniasis.

– Diplonemea: Fogotrofos de vida libre y algunos parásitos. Habitan especialmente en agua


marinas donde se alimentan de algas y otros elementos acuáticos.

– Postgaardea: Son protistas flagelados que viven en espacio de poco oxígeno. Esta
situación los ha obligado a desarrollar características que facilitan la absorción de nutrientes
por medio de bacterias y otros organismos.

Archaezoa: Se les denomina a los protistas que no tienen mitocondrias, orgánulos que se
añadieron a la célula eucariota por endosimbiosis.
Esta clasificación es moderna, dado que anteriormente se creía que la ausencia de las
mitocondrias era resultado de una evolución por parasitismo, lo que se denomina ausencia
secundaria.

Pese a esto, el biólogo Thomas Cavalier-Smith propuso este tipo de protista para darle
nombre a grupos que originalmente son carentes de mitocondrias y que consideró
descendientes aislados de los eucariontes.

Este grupo es objeto de investigaciones por parte de los científicos para verificar si la
ausencia de mitocondrias es por razones originarias o si se trata de una evolución del reino
protista.

Algas protistas: En el reino protista también entran las llamadas algas protistas, las
cuales son organismos autótrofos que hacen fotosíntesis. Usualmente viven en el agua o en
ambientes muy húmedos.

En principio existían dudas sobre si incluirlas o no en el reino protista dado que tienen pared
celular y cloroplastos, elementos más afines con el reino plantae.

Ejemplos de organismos protistas que transmiten


enfermedades: Durante el trabajo a profundidad sobre el reino protista se ha dicho
que muchos de estos organismos son los encargados de propagar enfermedades y virus.
Los más típicos son los siguientes:

Entamoeba histolytica

Entamoeba histolytica
Es un protozoo anaerobio que causa disentería amibiana o amibiasis, una enfermedad
intestinal grave para el ser humano que produce diarrea y grandes úlceras en las paredes
de los intestinos.

Es una condición que debe ser tratada médicamente, porque si avanza puede esparcirse
por otros órganos como hígado, pulmones o encéfalos, causando abscesos.

La disentería se caracteriza por deposiciones con sangre y mucosidad. Uno de los primeros
síntomas es el dolor a nivel abdominal y se diagnostica a través de un examen de heces.
Trypanosoma

Trypanosoma
Es un género de parásitos protistas unicelulares que parasitan a la mosca tse-tse, la cual
puede transmitir al humano la enfermedad del sueño.

Además de la subida de temperatura, esta condición se refleja con severos dolores en la


cabeza y en las articulaciones. Si no es tratada médicamente a tiempo, puede causar daños
fatales en el corazón y riñón.

También es común tener síntomas de confusión, sonambulismo por el día e insomnio por la
noche si llega a cruzar la barrera hematoencefálica; es decir, si llega al sistema nervioso
central.

La tripanosomiasis o enfermedad africana del sueño es mortal si no se trata bajo atención


médica.

Esporozoarios

Plasmodium malariae
Protozoarios parásitos responsables de enfermedades como el paludismo o la malaria,
infección más extendida del mundo de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo con estudios, el contagio surgió a partir de dinoflagelados parásitos que viven
en el intestino marino. Aproximadamente se presentan entre 300 a 500 casos de malaria al
año y más de 800 mil personas mueren.

El plasmodium es el nombre del parásito que le da vida a la malaria. Este mal se trasmite
por la hembra del mosquito anofeles. Sin embargo, el parásito tiene dos factores: un
mosquito que actúa como vector y un huésped vertebrado.

Una vez que la infección entra en el cuerpo, se madura en las células del hígado y la
sangre. Dentro de los síntomas se encuentran fiebre, anemia, heces con sangre, escalofríos,
convulsiones, dolores de cabeza y sudoración extrema.
Toxoplasma gondii

Toxoplasma gondii
Es un protozoo parásito que causa la toxoplasmosis. La infección ingresa al organismo
humano a causa del consumo de carne contaminada, la ingesta accidental de heces de gato
o por comer verduras sin lavar.

Sus manifestaciones físicas son confusas, debido a que en personas sanas puede ser
asintomática o incluso pudiera confundirse con una gripe.

Sin embargo, en pacientes con VIH es mortal, ya que puede desencadenar una encefalitis o
retinocoroiditis necrotizante.

Trichomonas vaginalis

Trichomonas vaginalis
Es un protozoo patógeno que transmite la tricomoniasis, una enfermedad de transmisión
sexual. A pesar de que sus síntomas no son molestos, ya que se parecen a una vaginitis,
debe tratarse con un médico, dado que su infección facilita el contagio de VIH.

El signo de alerta por excelencia es la segregación de un líquido de color blanco en las


mujeres y micción con ardor en los hombres.

Importancia ecológica
Desde el punto de vista ecológico, los protistas son componentes indispensables del
plancton y de las comunidades de los suelos, siendo un elemento crucial en las cadenas
tróficas.

Específicamente, los protistas autótrofos desempeñan un papel importante como


productores primarios en los mares y cuerpos de agua. El plancton sirve de alimento a una
inmensa variedad de peces, equinodermos y crustáceos. Por ello, ciertas especies sirven
como indicadores de la calidad ambiental.
Los protistas son capaces de establecer relaciones simbióticas con otros organismos.
Existen varios ejemplos de relaciones microbiológicas típicas entre un protista que habita en
el tracto digestivo de los animales y participan en la digestión de los alimentos.

Además, los protistas con modo de vida parásita son considerados piezas claves en el
mantenimiento de la diversidad ecológica de distintos ecosistemas, porque ejercen un papel
regulador sobre las poblaciones de sus huéspedes y en la estructura de las comunidades.

Por
Alberto Caja: https://www.lifeder.com/caracteristicas-reino-
protista/#Caracteristicas_del_reino_protista