Está en la página 1de 4

Prof.

, Andrés Pablo Acuña Bustos


Bienes

La Ocupación
Conforme al artículo 606 del Código Civil, “por la ocupación se adquiere el dominio de las cosas
que no pertenecen a nadie, y cuya adquisición no es prohibida por la leyes chilenas, o por el Derecho
Internacional.”
Puede definirse la ocupación como un modo de adquirir el dominio de las cosas que carecen de
dueño, consistente en su aprehensión material con la intención de adquirir la propiedad.
Éste es el modo de adquirir más antiguo y natural.
Elementos o Requisitos de la Ocupación
Los requisitos o elementos de la ocupación son los siguientes:
– Aprehensión material.
– Ánimo de hacerse dueño.
– Debe tratarse de una cosa susceptible de ocupación.
1° APREHENSIÓN MATERIAL E INTENCIÓN DE ADQUIRIR EL DOMINIO
Ambos elementos, físico y psíquico deben concurrir copulativamente.
De ahí que no es posible que quienes carecen de voluntad, como los dementes y los infantes
puedan adquirir por este modo, según lo dispuesto por el artículo 723.
2° COSA SUSCEPTIBLE DE OCUPACIÓN
La ocupación funciona como modo de adquirir el dominio siempre que se trate de adquirir cosas:
– Corporales
– Muebles
– Que carezcan de dueño
– Cuya adquisición no este prohibida
Las cosas que carecen de dueño son las denominadas res nullius, y puede tratarse de cosas que
nunca han tenido propietario, como los llamados por el Código animales bravíos; o que han tenido dueño,
pero dejaron de tenerlo, como los animales domesticados que recuperan su libertad; o que han tenido
dueño, pero han sido abandonadas por éste al primer ocupante, llamadas res derelictae (las monedas que
se arrojan a la multitud son un clásico ejemplo)
Establecida esta exigencia de cosa sin dueño, y atendido lo prescrito en el artículo 590 del Código
Civil, resulta que este modo de adquirir el dominio en Chile sólo se aplica a los bienes muebles.
Tratándose de la ocupación de una cosa que tiene dueño, no operará como modo de adquirir el
dominio, pero permitirá al ocupante entrar en posesión de la cosa, y podrá llegar a adquirir el dominio
por prescripción. La ocupación entonces funcionará como “título” para poseer.
La adquisición no debe estar prohibida por las leyes o el Derecho Internacional, advertencia que
constituye supuesto de toda actuación jurídica. Pero se menciona para recordar que en ciertas actividades
como la pesca, la caza, la guerra, en que la ocupación se aplica vivamente, puede haber, y de hecho existen,
disposiciones legales limitativas.

1
Prof., Andrés Pablo Acuña Bustos
Bienes

Así lo anuncia desde ya el artículo 622 indicando que el ejercicio de la caza y de la pesca estará
sujeto a las ordenanzas especiales sobre la materia, de manera que no se podrá cazar o pescar sino en
lugares, temporadas, y con armas y procederes que no estén prohibidos.
Se suele agregar que, por falta del elemento aprehensión material, no es posible la aplicación de
este modo a los bienes incorporales.
Clases de Ocupación
El Código distingue:
– Ocupación de cosas animadas, que incluye la caza y la pesca.
– Ocupación de cosas inanimadas que incluyen la invención o hallazgo, el tesoro (especie de
hallazgo), la captura bélica y las cosas abandonadas al primer ocupante.
– Ocupación de especies al parecer pérdidas y especies náufragas.
1° Ocupación de Cosas Animadas
La ocupación de cosas animadas se refiere a los animales, entre los cuales nuestro Código Civil
distingue:
– Animales bravíos
– Animales domésticos
– Animales domesticados
De acuerdo al artículo 607, “la caza y la pesca son especies de ocupación por las cuales se adquiere
el dominio de los animales bravíos.”
Y conforme al artículo 608, se llaman animales bravíos o salvajes los que viven naturalmente
libres e independientes del hombre.
La caza y la pesca están sujetos a legislación especial que les regula.
Animales domésticos, dice el artículo 608, son los que pertenecen a especies que viven
ordinariamente bajo la dependencia del hombre.
Conforme al artículo 623, los animales domésticos están sujetos a dominio. Conserva el dueño
este dominio sobre los animales domésticos fugitivos, aun cuando hayan entrado en tierras ajenas; salvo
en cuanto las ordenanzas de policía rural o urbana establecieren lo contrario.
Animales domesticados son los que sin embrago ser bravíos por su naturaleza se han
acostumbrado a la domesticidad y reconocen en cierto modo el imperio del hombre.
Estos últimos, dispone en el inciso final del artículo 608, mientras conservan la costumbre de
volver al amparo o dependencia del hombre, siguen la regla de los animales domésticos, y perdiendo esta
costumbre vuelven a la clase de los animales bravíos.
2° Ocupación de Cosas Inanimadas
Aquí se encuentran la invención o hallazgo que de acuerdo con el artículo 624 es una especie de
ocupación por la cual el que encuentra una cosa inanimada que no pertenece a nadie, adquiere su dominio,
apoderándose de ella:

2
Prof., Andrés Pablo Acuña Bustos
Bienes

a) De este modo, dice el Código, se adquieren las cosas que no presentan señales de dominio
anterior.
b) Se adquieren del mismo modo las cosas cuya propiedad abandona su dueño al primer
ocupante.
El descubrimiento de un tesoro es una especie de hallazgo sujeto a reglas especiales.
Se llama tesoro la moneda o joyas, u otros efectos preciosos, que elaborados por el hombre han
estado largo tiempo sepultados o escondidos sin que haya memoria ni indicio de su dueño (artículo 625)
Se trata, por lo tanto, de cosas muebles, que son las que pueden adquirirse por ocupación.
Conforme al artículo 626 el tesoro encontrado en terreno ajeno se dividirá por partes iguales
entre el dueño del terreno y la persona que haya hecho el descubrimiento.
El descubridor sólo tendrá derecho a esta porción cuando el descubrimiento sea fortuito, o
cuando se haya buscado el tesoro con permiso del dueño del terreno.
El artículo 627 dispone que “al dueño de una heredad o de un edificio podrá pedir cualquiera
persona el permiso de cavar en el suelo para sacar dinero o alhajas que asegurare pertenecerle y estar
escondidos en él; y si señalare el paraje en que están escondidos y diere competente seguridad de que
probará su derecho sobre ellos, y de que abonará todo perjuicio al dueño de la heredad o edificio, no
podrá este negar el permiso ni oponerse a la extracción de dichos dineros o alhajas.”
A continuación el artículo 628 señala que “no probándose el derecho sobre dichos dineros o
alhajas, serán considerados o como bienes perdidos, o como tesoro encontrado en suelo ajeno, según los
antecedentes y señales.”
“En este segundo caso, deducidos los costos, se dividirá el tesoro por partes iguales entre el
denunciador y el dueño del suelo; pero no podrá éste pedir indemnización de perjuicios, a menos de
renunciar su porción.”
En lo que dice relación con la captura bélica, conforme al artículo 640, “el Estado se hace dueño
de todas las propiedades que se toman en guerra de nación a nación . . .”
El artículo 641 dispone que “las presas hechas por bandidos, piratas o insurgentes, no transfieren
dominio, y represadas deberán restituirse a los dueños, pagando éstos el premio de salvamento a los
represados.”
3° Ocupación de Especies al Parecer Perdidas y Especies Náufragas
El artículo 629 establece que “si se encuentra alguna especie mueble al parecer perdida, deberá
ponerse a disposición de su dueño; y de no presentarse nadie que pruebe ser suya, se entregará a la
autoridad competente, la cual deberá dar aviso del hallazgo en un diario de la comuna o de la capital de
provincia o de la capital de la región, si en aquella no lo hubiere”
“El aviso designará el género y calidad de la especie, el día y lugar del hallazgo.”
“Si no apareciere el dueño, se dará este aviso por tercera vez, mediando treinta días de un aviso
a otro.”
Conforme al artículo 630 “si en el curso del mes subsiguiente al último aviso no se presentare
persona que justifique su dominio, se venderá la especie en pública subasta; se deducirán del producto

3
Prof., Andrés Pablo Acuña Bustos
Bienes

las expensas de aprensión, conservación y demás que incidieren; y el remanente se dividirá por partes
iguales entre la persona que encontró la especie y la municipalidad respectiva.”
El artículo 631 establece que la persona que haya omitidos estas diligencias, perderá su porción
a favor de la municipalidad, y además, quedará sujeta a la acción de perjuicios, y según las circunstancias,
a la pena de hurto.
El artículo 632 indica que en caso de aparecer el dueño antes de subastada la especie, le será
restituida, pagando las expensas, y lo que a título de salvamento adjudicare la autoridad competente al
que encontró y denunció la especie.
Subastada la especie se mirará como irrevocablemente perdida para el dueño.
En lo que dice relación con las especies náufragas, el artículo 635 dispone que “si naufragare
algún buque en las costas de la República, o si el mar arrojare a ellas los fragmentos de un buque, o efectos
pertenecientes, según las apariencias, al aparejo o carga de un buque, las personas que lo vean o sepan,
denunciarán el hecho a la autoridad competente, asegurando entre tanto los efectos que sea posible salvar
para restituirlos a quien de derecho corresponda.”
“Los que se apropiaren, quedarán sujetos a la acción de perjuicios, y a la pena de hurto.”
El artículo 636 indica a continuación que las especies náufragas que se salvaren serán restituidas
por la autoridad a los interesados, mediante el pago de las expensas y la gratificación del salvamento.
Si no aparecieren interesados se procederá a la publicación de 3 avisos por diarios, mediando 15
días de un aviso a otro; y en lo demás se procederá igual que tratándose de las especies al parecer perdidas
(artículo 637)
La autoridad competente será la encargada de fijar, según las circunstancias, la gratificación de
salvamento, que nunca pasará de la mitad del valor de las especies (artículo 638)