Está en la página 1de 4

MODERNISMO LITERARIO

se conoce como modernismo a un movimiento literario fundamentalmente poético,


desarrollado entre el siglo XIX y el XX (1880-1920) y que se comprende como la forma
hispánica de la crisis universal de las letras y el espíritu que caracterizó la entrada en la
contemporaneidad.

De esta manera, los poemas modernistas tendían al lenguaje culto, a valorar los temas
americanos e indígenas, pero al mismo tiempo profesaban una devoción por París y
por la cultura cosmopolita

ORIGEN

El origen del modernismo no está muy claro en cuanto a su procedencia, debido a que se barajan
diversas opiniones sobre ello. En algunos lugares se otorga la procedencia a Hispanoamérica y
España, y que desde allí se extendió al resto de países. Pero, según Juan Ramón Jiménez, gran
poeta modernista, el modernismo nació en Alemania a mediados del siglo XIX y se acentuó a
finales de dicho siglo.

En latinoamerica El inicio del modernismo se suele ubicar en 1888 con la


publicación del poemario Azul… del poeta nicaragüense Rubén Darío, cuya repercusión en
la literatura hispana fue gigantesco. Inicialmente, el término con que se designó a los
seguidores de esta corriente (“modernistas”) fue empleado peyorativamente, pero a
medida que fue esgrimido con orgullo insolente por estos poetas, terminó convirtiéndose
en el nombre del movimiento.

Se pude concluir que El modernismo fue el primer fenómeno de renovación cultural de


alcance internacional, ya que se manifestó a través de la obra de creadores provenientes
de países de Europa y de Hispanoamérica, quienes mantenían entre sí fuertes vínculos.

Contexto histórico del modernismo

El modernismo surge en una época en la cual se estaban produciendo importantes


cambios de gran impacto político y social, entre ellos la Revolución industrial, con todo lo
que eso trajo aparejado (hacinamiento en ciudades, tensiones cívico-militares, etc.). Los
modernistas ven cierta vulgaridad en la sociedad industrial, a la que intentan
oponerse exaltando la belleza y la armonía.
Según algunos teóricos, el modernismo no fue sólo un movimiento literario, sino
también un reflejo artístico de una vertiente mucho mayor, una crisis espiritual
de Occidente que inició con el siglo XX y duró hasta la Primera Guerra Mundial.
Dicha crisis consistiría en el deseo de la creación de orden en un mundo inarmónico
e inestable, y coincide con la implantación definitiva del capitalismo como modelo
económico y social, así como la decadencia de las monarquías y los grandes
imperios, la mayoría de los cuales se disolvería durante el siglo XX.

¿Por qué el término “modernismo”?


Fue Rubén Darío quien acuñó el término “modernismo” a la corriente durante su formación.
Cuando el poeta se refería a esta tendencia decía que era “el espíritu nuevo de las letras”.
Se alude al término “modernismo” para resaltar que lo que se escribe bajo este estilo literario está
acorde con lo que se vive en el momento histórico. Para fortalecer las raíces del modernismo
literario era necesario algo tangible, ir más allá de las palabras al aire.
Habiendo comprendido esa realidad, Rubén Darío publicó en 1888 su libro Azul. No conforme con
esto, en 1896 el poeta nicaragüense consolida el movimiento modernista con su libro Prosas
Profanas.

Temas del modernismo

Culto a la belleza: La poesía modernista valora el cultivo del arte por el arte,
por lo que hay un énfasis en las imágenes hermosas, armoniosas y exquisitas,
así como en la perfección de la forma del poema. Los poetas modernistas no
querían producir una poesía burguesa para el consumo masivo. En cambio,
es una poesía elitista e idealista, un rasgo heredado del romanticismo.
Aparecen cisnes, ornamentación lujosa, materiales preciosos y animales
hermosos. En contraste con la naturaleza silvestre del romanticismo, la
naturaleza en el modernsimo es domesticada y cuidada como los jardines
franceses.

Amor: El tema del amor cobra un tono más erótico y sensual en la poesía
modernista.

La evasión: Los escritores modernistas evocan un mundo fantástico de


lugares lejanos y tiempos arcaicos. Predominan imágenes de la mitología
greco-latina, así como personajes de otras épocas pasadas como princesas,
damas y caballeros.
Generalmente no es una poesía regionalista, como el realismo. Los poetas
modernistas sienten aversión por la sociedad en que viven. Cultivan el
exoticismo con referencias a viajes, y lugares distantes y míticos.

Indigenismo : Aunque parece contradictorio a la evasión, el tema del


indigenismo también suele ser evasionista en que no refleja la realidad actual
del pueblo indígena, sino que busca recuperar el legado precolombino del
pasado.

Características

El modernismo se caracterizó por la rebeldía creativa, un refinamiento un tanto


aristocratizante y narcisista, así como un culturalismo cosmopolita, pero su aporte más importante
a las letras hispanas fue su profunda renovación del lenguaje. Tanto así, que los autores
latinoamericanos por primera vez influían en los peninsulares y les marcaban la pauta, en lo que se
conoció como “La vuelta de las carabelas”.

Oposición a la vulgaridad y mal gusto


El modernismo se opone a la vulgaridad y el mal gusto, atribuidos a la figura del burgués,
que creció al amparo de la industrialización.

Recibió otros nombres fuera de Hispanoamérica

Art nouveau, Jungenstile, Modern Style, o Liberty son algunas de ellas. Estos
nombres dan cuenta del carácter novedoso y libre que caracterizó a este
movimiento.

Ruptura de reglas anteriores


Vino a romper con los estereotipos de rima y métrica que habían predominado durante tanto
tiempo, después de la colonización española.

Esto da aires de libertad y emancipación a las letras, permitiendo una mayor expresividad y dando
pie a lo que luego se conocería como “antipoesía”.

Se opone a la centralización del pensamiento


Se abre al mundo, oponiéndose abiertamente al regionalismo. Considera al poeta un “ciudadano
del mundo”, por ende toda temática tiene cabida, toda cultura, no hay una atadura a una
costumbre particular.
Compite con el Romanticismo
Los representantes del modernismo manifestaban una continua competencia con el
Romanticismo. Consideraban a la poesía romántica como una manifestación sobrecargada de
lógica y razón, aspectos que encarcelaban a la imaginación y al poeta en sí.

El Romanticismo era considerado una atadura para el sentir verdadero del poeta.

Evasión de la realidad
Los modernistas se adentraban en mundos mágicos y utópicos de los tiempos dónde se dio origen
al todo.

Sincretización religiosa
Los poetas modernistas tomaban lo que consideraban lo mejor de cada religión del mundo:
hinduismo, cristianismo, budismo, y lo unían en una especie de tratado perfecto de convivencia de
los seres.

Principales representantes del modernismo literario

Entre los representantes más destacados de esta corriente literaria se pueden nombrar a:
Rubén Darío
José Martí
Julio Herrera y Reissig
Amado Nervo