Está en la página 1de 14

República de Colombia

Segunda instancia T. 57610


FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA


SALA DE DECISIÓN PENAL DE TUTELAS

Magistrado Ponente:
FERNANDO ALBERTO CASTRO CABALLERO
Aprobado Acta No.01

Bogotá, D.C., enero dieciséis (16) de dos mil doce (2012).

1. VISTOS:

Decide la Sala la impugnación interpuesta por FERNANDO

BAHAMÓN CÉSPEDES, contra la sentencia proferida el 11 de

noviembre de 2011 por una Sala de Decisión Penal del Tribunal

Superior de Bogotá, a través de la cual negó el amparo de sus

derechos fundamentales presuntamente vulnerados por los

Ministerios del Interior y Defensa Nacional - Programa de Atención

Humanitaria al Desmovilizado.

2. ANTECEDENTES Y FUNDAMENTOS DE LA ACCIÓN:

1. De la información que reposa en la presente actuación se

pudo establecer que el 18 de abril de 2005 FERNANDO BAHAMÓN


República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

CÉSPEDES se desmovilizó voluntariamente de un grupo armado al

margen de la ley.

2. Mediante comunicación fechada 11 de mayo 2011, el

Coronel JAIRO RAÚL LÓPEZ COLUNGE, Coordinador Nacional Grupo

de Atención Humanitaria al Desmovilizado del Ministerio de Defensa

Nacional al contestar un derecho de petición elevado por el actor, le

informó que revisada la base de datos del Área de Ayudas

Humanitarias constató que ya le fueron entregadas a él y su grupo

familiar -conformado por su cónyuge y tres hijos menores de edad-

los bonos de ropa, y que no era procedente otorgar éstos “ para sus

tres hijos mayores de edad -Carlos Iván, Erika Fernanda y Marcela

Bahamón Perdomo- ya que no se encuentra acreditada dependencia

económica o discapacidad que les impida laborar para obtener sus

propios ingresos”.

3. En vista de lo anterior, FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES

acudió al juez de tutela para que previos los trámites constitucionales

le ordenara al Ministerio de Defensa Nacional – Programa de

Atención Humanitaria al Desmovilizado le suministrara los bonos de

ropa a que dijo tenían derecho sus hijos -Carlos Iván, Erika Fernanda

y Marcela Bahamón Perdomo-, si se tiene en cuenta que la ayuda al

desmovilizado comprende a todo su núcleo familiar.

2
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

4. Una Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior del Distrito

Judicial de Tunja después de agotar el trámite previsto en el Decreto

2591 de 1991, mediante providencia de junio 9 de 2011 negó el

amparo solicitado, no sin antes ponerle de presente al actor que:

“De las pruebas allegadas la Sala encuentra que a la esposa


del accionante -Jany Johana Lambrano Arango- y a tres de
sus hijos –Santiago Lambrano Arango, Juan Pablo Lambrano
y Sebastián Bahamón Perdomo- se les otorgaron los bonos
de ropa correspondientes, según se informó al petente el
Coordinador Grupo de Atención Humanitaria al Desmovilizado
el 11 de mayo de 2011 (filio 9).

Así las cosas la Sala Colige que el petente FERNANDO


BAHAMÓN CÉSPEDES no inscribió ante el Ministerio de
Defensa Nacional – Grupo de Atención Humanitaria al
Desmovilizado o el Ministerio del Interior y de Justicia, a sus
otros hijos de nombre Marcela, Carlos Iván y Erika Fernanda
Bahamón Céspedes, pues de haber sido así con seguridad
hubieran recibido las ayudas humanitarias pertinentes, por
pertenecer al grupo familiar del petente.

Por tanto no es posible que en los actuales momentos el


señor FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES argumente que se le
están vulnerando derechos fundamentales a su familia y
pretenda a través de la acción de tutela reclamar la entrega
de ayudas para sus tres de sus hijos que no reportó ante el
Gobierno, o por lo menos no demostró que lo hubiera hecho.

3
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

Por tanto, si el accionante considera que Marcela, Carlos Iván


y Erika Fernanda Bahamón Céspedes deben recibir las
ayudas humanitarias a que hacen referencia la normas que
regulan la atención al desmovilizado, deberá adelantar las
gestiones pertinentes ante la autoridades competentes, para
inscribirlos como miembros de su grupo familiar y serán
éstas y no el Juez Constitucional quienes decidan si tienen o
no derecho a recibirlas”.

5. Inconforme con los argumentos expuestos por el Tribunal

citado, el aquí accionante recurrió el fallo. A la impugnación no se le

dio trámite por haber sido presentada de manera extemporánea.

6. Como quiera que FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES

consideró que, contrario a lo señalado por el Ministerio de Defensa

Nacional en el trámite constitucional último referenciado, al momento

de desmovilizarse del grupo al margen de la ley relacionó a sus hijos

-Carlos Iván, Erika Fernanda y Marcela Bahamón Perdomo- como

integrantes de su grupo familiar, recurrió al juez de tutela para que

le proteja sus derechos fundamentales, si se tiene en cuenta que

dicha situación conllevó a que esa Cartera Ministerial le haya

“negado los bonos a ellos”.

4
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

Para soportar sus pretensiones el actor anexó copia de derecho

de petición elevado el 7 de septiembre de 2011 al Ministerio de

Defensa Nacional por medio del cual solicitó se requiriera al

Ministerio del Interior y a la Alta Consejería Presidencial informara si

al momento de su desmovilización estaban relacionados sus hijos

últimos citados, así como la repuesta suministrada el 20 de

septiembre de esa misma anualidad por parte del Asesor Jurídico de

la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración Social y

Económica de Personas y Grupos Alzados en Armas, por medio del

cual se le hizo entrega de “copia del acta de hogar independiente

suscrita con el Programa de Reincorporación del Ministerio del

Interior y de Justicia de fecha (07-09-05)”, y de los registros civiles

de sus descendientes, con lo que pretendió demostrar que “ desde el

2005 tengo relacionado mis 3 hijos Carlos Iván, Erika Fernanda y

Marcela”.

3. TRÁMITE DE LA ACCIÓN:

1. La Sala Penal del Tribunal competente avocó conocimiento y

ordenó comunicar lo pertinente a los Ministerios accionados.

2. El Coronel JAIRO RAÚL LÓPEZ COLUNGE, Coordinador Grupo

de Atención Humanitaria al Desmovilizado del Ministerio de Defensa

5
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

Nacional solicitó se declara improcedente el amparo solicitado por

considerar que el actor con base en los mismos hechos y

pretensiones había incoado otra acción de tutela, de la cual conoció

una Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior de Tunja que el 9

de junio de 2011 negó el amparo solicitado.

De otra parte señaló que no le ha vulnerado ningún derecho

fundamental al actor porque oportunamente le puso en conocimiento

que no era procedente “otorgar bonos de ropa para su hijos mayores

de edad ya que no se encuentra acreditada dependencia económica

o discapacidad que les impida laborar para obtener sus propios

ingresos”, además las ayudas que entrega a los desmovilizados sólo

proceden para hijos (as) menores de edad.

4. SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA:

Una Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior de Bogotá

apoyada en jurisprudencia de la Corte Constitucional y previo el

estudio del acervo probatorio, resolvió negar el amparo solicitado al

no advertir en la actuación de los Ministerios demandados ningún

6
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

acto arbitrario o caprichoso que hiciera necesaria la protección de

algún derecho fundamental, máxime si se tiene en cuenta que:

“como lo que en realidad pretende el accionante es que


se ampare el otorgamiento de bono para ropa a sus tres
hijos mayores de edad -Marcela, Carlos Iván y Erika
Fernanda Bahamón Perdomo-, ese tema ya fue objeto
de demanda de tutela que conoció y fallo la Sala Penal
del Tribunal Superior de Tunja (Boyacá), y mediante
fallo de fecha 9 de junio de 2011 negó la tutela, cuya
copia se allegó a esta actuación (folios 66 a 74).

5. LA IMPUGNACIÓN:

Si bien es cierto que al momento de notificarse FERNANDO

BAHAMÓN CÉSPEDES del fallo proferido por el Tribunal a quo lo

recurrió, también lo es que se abstuvo de señalar las razones de su

inconformidad con el mismo, situación que en aplicación del principio

de informalidad que caracteriza la acción de tutela no es obstáculo

para que la Sala tome la decisión que en derecho corresponda.

6. CONSIDERACIONES DE LA CORTE:

7
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

1. De conformidad con la preceptiva del artículo 1, numeral 2

del Decreto 1382 del 12 de julio de 2000, es competente esta Sala

para pronunciarse sobre la impugnación interpuesta porque la

decisión fue proferida por una Sala de Decisión Penal del Tribunal

Superior de Bogotá, de la cual es su superior funcional.

2. La Constitución Política en su artículo 86 consagra que toda

persona tiene derecho a incoar acción de tutela ante los jueces con

el objeto de obtener la protección inmediata de sus derechos

constitucionales fundamentales cuando por acción u omisión le sean

vulnerados o amenazados por cualquier autoridad pública o por

particulares, en los eventos previstos de manera expresa en la ley.

3. Cuando la persona facultada por la Carta Política para

promover la defensa de sus garantías fundamentales, valiéndose de

la previsión en virtud de la cual el instrumento propicio para tal fin

puede instaurarse ante cualquier juez de la República, promueve un

número plural de acciones de tutela de manera concomitante o

subsiguiente por una causa idéntica, la actividad por ella desplegada

resulta ser notoriamente temeraria.

4. A este respecto, la parte pertinente del artículo 38 del

Decreto 2591 de 1991 prevé lo siguiente:

8
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

“Actuación temeraria. Cuando sin motivo expresamente


justificado, la misma acción de tutela sea presentada
por la misma persona o su representante ante varios
jueces o tribunales, se rechazarán o decidirán
desfavorablemente todas las solicitudes” (Negrilla
fuera de texto).

5. Es incuestionable que la utilización desmedida e irracional

del mecanismo de tutela con el objeto de obtener una multiplicidad

de pronunciamientos a partir de una situación fáctica idéntica genera

un perjuicio para toda la colectividad y el interés general, y propicia

el desgaste injustificado de la administración de justicia como quiera

que la capacidad de resolución de asuntos por parte de los jueces de

la República en sus diferentes jurisdicciones y áreas, se ve mermada

con el análisis de situaciones que están siendo estudiadas por otra

autoridad judicial de manera simultánea o que ya han sido resueltas

desde la óptica constitucional, descuidando así los requerimientos del

resto de ciudadanos que claman atención del Estado.

6. De ahí que el inciso 2 del artículo 37 del Decreto 2591 de

1991 exige como presupuesto formal de procedibilidad de la solicitud

9
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

de amparo que el accionante declare que no ha interpuesto por los

mismos hechos otra acción de tutela.

7. En el asunto sub-exámine es patente la temeridad pues,

según se colige de la confrontación entre la copia de la sentencia

dictada por una Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior de

Tunja el 9 de junio de 2011 1, y el escrito presentado por FERNANDO

BAHAMÓN CÉSPEDES, éste promovió ante la jurisdiccional

constitucional otra acción de tutela respecto a los mismos hechos y

pretensiones, y con identidad activa y pasiva de partes, lo que obliga

a que se confirme la decisión de primera instancia respecto al

Ministerio de Defensa Nacional – Grupo de Atención Humanitaria al

Desmovilizado, sin que para nada afecte el hecho que el 7 de

septiembre de esa misma anualidad el actor haya elevado a esa

entidad un derecho de petición a través del cual solicitó se requiriera

al Ministerio del Interior y a la Alta Consejería Presidencial informara

si al momento de su desmovilización su grupo familiar lo

conformaban también sus hijos -Carlos Iván, Erika Fernanda y

Marcela Bahamón Perdomo-, toda vez que de la demanda de tutela

se desprende que lo que pretende el libelista es que en últimas se le

reconozca a favor de sus descendientes el bono por ropa a que dice

tienen derecho.
1
Fls. 66 a 74 c. Tribunal

10
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

8. La anterior precisión cobra mayor relevancia si se tiene en

cuenta que es el mismo demandante quien reconoce que el 20 de

septiembre de esa misma anualidad el Asesor Jurídico de la Alta

Consejería Presidencial para la Reintegración Social y Económica de

Personas y Grupos Alzados en Armas, le hizo entrega de “ copia del

acta de hogar independiente suscrita con el Programa de

Reincorporación del Ministerio del Interior y de Justicia de fecha (07-

09-05)”, y de los registros civiles de sus descendientes, elementos

por medio de los cuales pretende demostrar que “ desde el 2005

tengo relacionado mis 3 hijos Carlos Iván, Erika Fernanda y Marcela ”,

por tanto, tiene derecho a que se les reconozca el bono por ropa.

9. Además, tal como se puso de presente en el acápite de

antecedentes que hacen parte de esta providencia, la Sala Penal del

Tribunal Superior de Tunja le puso de presente al actor las razones

por las cuales no era procedente acceder a sus pretensiones,

máxime cuando la razón de abstenerse el Ministerio de Defensa

Nacional de entregar los bonos de ropa a favor de los hijos del actor

-Carlos Iván, Erika Fernanda y Marcela Bahamón Perdomo-, se debe

no porque no hayan sido relacionados en septiembre de 2005 como

parte integrante del grupo familiar del accionante, sino porque son

11
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

mayores de edad, además tampoco acreditó que dependan

económicamente de él o sean discapacitados.

11. Aunque la temeridad da lugar a que quien así actúa sea

sancionado, de conformidad con los artículos 73 y 74 del Código de

Procedimiento Civil, la Corte se abstendrá de multar al accionante, en

consideración a que no tiene la calidad de abogado.

12. Respecto al Ministerio del Interior, tampoco se advierte que

le haya vulnerado ningún derecho fundamental a FERNANDO

BAHAMÓN CÉSPEDES, pues no aparece acreditado que haya acudido

a esa Cartera Ministerial y ésta se haya negado a resolver sus

peticiones. Además del escrito de tutela se infiere que el 20 de

septiembre de 2011 el actor recibió de parte del Asesor Jurídico de la

Alta Consejería Presidencial para la Reintegración Social y Económica

de Personas y Grupos Alzados en Armas, “copia del acta de hogar

independiente suscrita con el Programa de Reincorporación del

Ministerio del Interior y de Justicia de fecha (07-09-05) ”, así como

de los registros civiles de sus hijos -Carlos Iván, Erika Fernanda y

Marcela Bahamón Perdomo-, elementos en los que se apoyó para

tratar de demostrar que sus hijos tiene derecho al bono por ropa.

12
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en


Sala de Decisión Penal de Tutelas, administrando justicia en
nombre de la República y por autoridad de la Ley,

RESUELVE:

1. CONFIRMAR la sentencia proferida el 11 de noviembre de


2011 por una Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior de Bogotá.
Y,

2. Remitir las diligencias a la Corte Constitucional para la


eventual revisión de esta decisión.

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE:

FERNANDO ALBERTO CASTRO CABALLERO

JOSÉ LUIS BARCELÓ CAMACHO MARÍA DEL ROSARIO GONZÁLEZ MUÑOZ

NUBIA YOLANDA NOVA GARCÍA

Secretaria

13
República de Colombia
Segunda instancia T. 57610
FERNANDO BAHAMÓN CÉSPEDES.

Corte Suprema de Justicia

14