Está en la página 1de 8

ARQUIDIÓCESIS DE YUCATÁN

DIMENSIÓN DIOCESANA DE PASTORAL JUVENIL

HORA SANTA
OBJETIVO:
Quiénes: Los jóvenes de la Arquidiócesis de Yucatán
Qué: conocen el proceso vocacional del Discípulo amado
Cómo: a través de una hora santa
Para qué: para reflexionar sobre su propio camino de respuesta a Dios.

JUSTIFICACIONES:

1. Con motivo del Año de la Juventud, la DEMPAJ ( Dimensión Episcopal Méxicana de Pastoral
de Adolescentes y Jóvenes) nos llama a asumir, como discípulos misioneros, el llamado del
Papa a la reflexión sobre “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

2. El Papa, en el documento preparatorio para el Sínodo de los Obispos, nos invita a reflexionar
sobre el Discípulo amado.

3. En sintonía con el proceso juvenil-vocacional diocesano DALE VIDA A TU VIDA a iniciarse el


20 de Enero de 2018

4. En el marco de la Semana Vocacional en nuestra Arquidiócesis, los jóvenes se unen a este


evento para encontrarse con Dios.

5. La participación de grupos y movimientos juveniles en esta actividad de jóvenes, fomenta la


integración.

DESCRIPCIÓN GENERAL
El siguiente material detalla el esquema para la realización de una Hora Santa Juvenil Vocacional. El
eje central consiste en el Proceso Vocacional de Juan, el discípulo amado.
Para ello, se propone una reflexión guiada compuesta por seis momentos que describen dicho proceso.

PROGRAMA GENERAL

1. Introducción
2. Canto de exposición
3. Exposición del Santísimo (Alabanzas al Santísimo)
4. Canto de ambientación
5. Reflexión guiada compuesta por seis breves momentos.
a) Juan se encuentra con Jesús ( Jn 1, 35-43)
b) Juan en la última cena. Jesús le ama ( Jn 13, 23-25)
c) Juan permanece fiel, hasta la cruz ( Jn 18, 15-16; 19-25)
d) Juan recibe a María ( Jn 19, 25-27)
e) Juan y Pedro al encuentro del Resucitado ( Jn 20,1-8)
f) Juan da testimonio ( Jn 21, 20-24)

1
6. Preces por los jóvenes.
7. Reflexion / conclusión /
8. Oración por las vocaciones
9. Reserva del Santisimo

Monitor: (Se da el mensaje de bienvenida)

Canto de exposición

EXPOSICIÓN AL SANTÍSIMO

Canto: Aquí estoy Señor

Monitor: Querido joven, a través de esta hora santa nos gustaría que nos acompañes a encontrarnos
con Jesús, para ello, te ofrecemos como inspiración un ícono evangélico: Juan, el apóstol.
Por medio de distintos momentos de oración, caminaremos junto con el discípulo amado hacia la
intimidad con el Maestro. Será un encuentro especial pues has sido elegido para seguirlo y así
experimentar su amor incondicional.

PRIMER MOMENTO: JUAN SE ENCUENTRA CON JESÚS (JN 1, 35-43)

Monitor: A continuación, escucharemos atentamente un pasaje evangélico. Nos ponemos de pie.

Narrador: Lectura del evangelio según San Juan (Jn 1, 35-43)

Narrador: Al día siguiente, Juan se encontraba en aquel mismo lugar con dos de sus discípulos.
De pronto vio a Jesús que pasaba por allí, y le dijo:
Juan: Este es el Cordero de Dios.
Narrador: Los dos discípulos le oyeron decir esto, y siguieron a Jesús. Jesús dio media vuelta y,
viendo que lo seguían, les preguntó:
Jesús: ¿Qué buscan?
Narrador: Ellos contestaron:
Discípulos: Maestro, ¿dónde vives?
Narrador: Él les respondió:
Jesús: Vengan y lo verán.
Narrador: Se fueron con él, vieron dónde vivía y pasaron aquel día con él. Eran como las cuatro de
la tarde. Uno de los dos que siguieron a Jesús por el testimonio de Juan era Andrés, el hermano
de Simón Pedro. Andrés encontró en primer lugar a su propio hermano Simón y le dijo:
Andrés: Hemos encontrado al Mesías (que quiere decir Cristo)
Narrador: Entonces lo llevó adonde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo:
Jesús: Tú eres Simón, hijo de Juan; en adelante te llamarás Cefas (que significa Pedro, es decir,
“piedra”).

Narrador: Palabra del Señor

Todos: Gloria a ti, Señor Jesús.

2
Monitor: Hemos escuchado el encuentro que Juan tuvo con Jesús. Sin duda para Juan, el encuentro
con el Nazareno fue memorable. Ahora, reflexionemos en silencio.
1. Y tú, ¿cómo conociste a Jesús?
2. Andrés fue en busca de su hermano para que conociera a Jesús, ¿tú, invitaste a alguien para
que te acompañe a presenciar esta hora santa?
De acuerdo al Evangelio, Juan y otros dos discípulos se quedaron con Jesús aquel día. Sin embargo,
ese “estar con Él”, no se reduce al día del encuentro, sino que se extiende a toda la vida de quien elige
seguir su camino. Seguirle es vivir como Él vivió, aceptar su mensaje, asumir sus criterios, abrazar su
propósito, que es el plan del Padre: invitar a todos a la comunión trinitaria y a la comunión con los
hermanos en una sociedad justa y solidaria.

SEGUNDO MOMENTO: JUAN EN LA ÚLTIMA CENA, JESÚS LE AMA (JN 13, 23-25)

Monitor: Juan conoció como nadie a Jesús.

Canto. Eterno viajero

Juan: Llevo varios meses siguiendo a Jesús. Han sido días difíciles. Su doctrina es de fuego; no vino
para tranquilizar, sino para sacudir conciencias.

Todos cantando: Te quiero, señor yo te quiero. Te quiero, eterno viajero

Juan:Hay días en que me le acerco mucho y estoy atento a todas sus palabras. Pero, en otros, me
alejo y eso me da rabia. Su doctrina no es fácil, ni difícil: ¡es imposible! Lo que sí sé, es que ya no
podría vivir sin él.

Todos cantando: Te quiero, señor yo te quiero. Te quiero, eterno viajero

Juan: Hablaba con Pasión del Reino. Un reino de amor. Yo me quedaba azorado y consideraba el amor
tan grande que nos demostraba amándonos así desde siempre.

Todos cantando: Te quiero, señor yo te quiero. Te quiero, eterno viajero

Juan: Yo era el más joven de todos y era clara la preferencia que Jesús tenía conmigo. Cada día me
sentía más unido a mi Maestro. También él me buscaba más y aclaraba mis confusas ideas.

Todos cantando: Te quiero, señor yo te quiero. Te quiero, eterno viajero

Juan: Nos dirigimos a Jerusalén. Jesús va por delante. Me impresiona su seguridad. Su valentía sacude
todo asombro de temor en mi corazón. Me siento muy orgulloso de él y animado.

Todos cantando: Te quiero, señor yo te quiero. Te quiero, eterno viajero


Juan: Nunca me he sentido más cerca de Jesús que en esta cena. Cuando nos colocamos en la mesa,
yo me recliné a su derecha. Comenzó a decirnos las palabras más bellas que le he escuchado. Palabras
de vida y de amor. Nos dijo que se quedaría para siempre en medio de nosotros, especialmente en ese
pan y en ese vino, que eran ya su cuerpo y su sangre. Nos pidió que nos amáramos como él nos ama
y que siempre nos mantengamos muy unidos.

Todos cantando: Te quiero, señor yo te quiero. Te quiero, eterno viajero

3
Juan: Todos reflexionábamos sobre lo que nos acababa de decir. No lo entendíamos con claridad, pero
vislumbramos algo. Tardaríamos años en comprender sus palabras plenamente. Jesús se puso de pie
y nos invitó a ir con él a Getsemaní.

Todos cantando: Te quiero, señor yo te quiero. Te quiero, eterno viajero

Monitor: Hasta este punto, Juan ha caminado a lado del Maestro, y como muestra de su amor, Jesus
lo invita a acompañarlo en su Pasión. Te invitamos a escuchar la canción.

Canto. En mi Getsemaní

TERCER MOMENTO: JUAN PERMANECE FIEL, HASTA LA CRUZ. (JN 18, 15-16; 19, 25)

Monitor: Jesús, después de orar en el huerto de Getsemaní, es arrestado y llevado a juicio. Juan y
Pedro lo iban siguiendo desde lejos.
Señor Jesús, he aquí jóvenes que deseamos conocerte a ti; como aquél discípulo que descubrió en tu
Pasión, las grandes maravillas de tu amoroso corazón, y que sin importar peligro alguno, contigo al pie
de la cruz siempre estuvo. Responderemos “Déjame, Señor, posar mi cabeza en tu costado”.

Lector 1:Tú que revelaste a Juan Lector 3:Tú que en el monte Calvario
tus altísimos decretos entre tus manos dejaste
y los íntimos secretos el más santo relicario:
de hechos que sucederán, la carne donde habitaste;
haz que yo logre entender tú que le dejaste ser
cuanto Juan ha contado el hijo bienadoptado.

Todos: Déjame, Señor, posar Todos: Déjame, Señor, posar


mi cabeza en tu costado. mi cabeza en tu costado.

Lector 2:Tú que en la cena le abriste Lector 4: Y tú, Juan, que a tanto amor
la puerta del corazón, con amor correspondiste
y en la transfiguración y la vida entera diste
junto a ti lo condujiste, por tu Dios y tu Señor,
permíteme penetrar enséñame a caminar
en tu misterio sagrado. por donde tú has caminado.

Todos: Déjame, Señor, posar Todos: Déjame, Señor, posar


mi cabeza en tu costado. mi cabeza en tu costado. Amén.

CUARTO MOMENTO: JUAN RECIBE A MARÍA. (JN 19, 25-27)

Juan: No se de dónde saqué fuerzas para estar junto a la cruz. Me sentía desolado; jámas
sospeché el grado de dolor que estaba experimentando. Lo contemplaba en medio de mis
lágrimas y no soportaba verlo así: desnudo asfixiándose. Nadie tiene amor más grande que quien
da la vida por sus amigos… ahora tenía la certeza de su amor pero … ¡a qué precio!

4
Entonces la vi: firme, en medio de su inmenso dolor; ahí estaba María, su madre. Me conmovió
y la abracé con ternura. Quise medio alejarla para evitarle sufrimiento, pero ella se resistió. Debía
estar junto a su hijo, de pie.
Jesús en medio de su dolor, alcanzó a tomar algo de aire y le dijo: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”, y
me señaló con la mirada; moviendo la cabeza, con enorme esfuerzo, se me quedó mirando y me
dijo: “ahí tienes a tu madre”.

Canto. Ahí tienes a tu madre.

Juan: Desde ese momento María es alguien que está muy adentro de mi corazón y yo en el suyo.
Lo que mas amaba Jesús en la tierra me lo confiaba. No comprendí toda la dimensión de las
frases de Jesús, pero sabía que se estaba engendrando algo muy grande en mí en esa tarde de
muerte, o ¿era acaso una tarde de vida?, Sí, ¡de vida! Ahora lo comprendo así. De su pecho
traspasado brotó vida en abundancia: sangre y agua. ¡Vida! Lo vi y doy testimonio de esto para
que todos crean en la Vida.

QUINTO MOMENTO: JUAN Y PEDRO AL ENCUENTRO DEL RESUCITADO (JN 20, 1- 8)

Indicaciones previas:
1. Basándose en la cita bíblica propuesta, se invitará (previamente) a un joven para que
delante Cristo sacramentado y la audiencia comparta cómo empezó a creer en Jesús. Se
le sugerirá al joven que su testimonio sea un dialogo con Jesús sacramentado, platicándole:
¿cómo es que lo conoció?, ¿quiénes forman parte de su historia de fe?, ¿qué papel juegan
los demás: amigos, familia, compañeros, en esta historia de fe? ¿cómo fue que decició
aceptarlo en su vida y cómo es que lo sigue?
2. El joven se acerca al Santísimo y todos escuchan. Al final, el joven invita a la audiencia a
que seamos los jóvenes quienes propiciemos el encuentro de los demás con Él, y se
despide del Santísimo sacramento.

Monitor: El domingo por la mañana, después de la muerte de Jesús, Juan y Pedro reciben la
noticia de que se han llevado el cuerpo del Maestro. Desesperados, corren hacia el sepulcro y lo
encuentran vacío. En esos momentos, Juan comprende que Jesús está vivo. Y tú ¿crees sin
haber visto?
Escuchemos el siguiente testimonio.

(Se dice el testimonio)

Canto. Transfórmame.

SEXTO MOMENTO: JUAN DA TESTIMONIO (JN 21, 20-24)

Lector 1: Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas y que las ha escrito. Y nosotros
sabemos que dice la verdad.

Lector 2: Decimos juntos la siguiente oración.

5
Todos: Señor, ayúdame a ser congruente con mi fe, que mi único anhelo sea el crecer en el amor a Ti y
a los demás. Hazme un cristiano auténtico, porque sólo los cristianos verdaderos pueden ofrecer
un testimonio de la fuerza transformadora del Evangelio y de la verdad de la Iglesia. Amén.

Canto. Quisiera ser tu cruz.

Monitor: Y tú, ¿estás dispuesto a dar testimonio de que Cristo vive en ti? Te invito a que al terminar
esta hora santa, compartas a través de una foto o comentario en tus redes sociales de qué forma
te comprometes a comunicar que el Señor está vivo en ti. También puedes hacerlo con tus
amigos.

PRECES POR LOS JOVENES

Sacerdote: Lo que hace la fuerza y el encanto de la juventud es la facultad de la alegría con lo


que comienza, de darse sin recompensa, de renovarse y de partir de nuevo para nuevas
conquistas, pidamos a Dios por nosotros aquí reunidos.
A cada petición diremos: Escucha, Señor, la voz de los jóvenes.

1. Por el Año de la Juventud declarado en nuestro Pais, especialmente por aquellos


adolescentes y jóvenes que sufren los estragros del narcotráfico, violencia y soledad, para
que este año especial de gracia encuentren en nosotros al amigo que nunca falla. Oremos

2. Por los proyectos juveniles en nuestros decanatos, parroquias y la diócesis,


especialmente por el próximo Encuentro Diocesano de la Juventud a celebrarse el 20 de
enero del 2018 bajo el Lema: El amor me dio la existencia, para que renovados por la fe
seamos discípulos y misioneros. Oremos

3. Como jóvenes buscamos aquello que dé sentido a nuestras vidas, buscamos darle VIDA
a nuestra Vida. Permítenos ser tus discípulos y propiciar que más jóvenes te encuentren
y tengan un PROYECTO DE VIDA CONTIGO. Oremos

4. Que todos los jóvenes de Yucatán tengamos un ENCUENTRO PERSONAL CONTIGO,


que descubramos en nuestro interior tu presencia y para que atraídos por Ti, nos
comprometamos sinceramente con nuestro grupo juvenil, movimiento apostólico,
parroquia y sociedad. Oremos

5. Por todos los jóvenes que viven con testimonio su vocación, siendo laicos comprometidos,
mujeres y hombres consagrados o jóvenes sacerdotes entregados al servicio de los
demás. Oremos

Sacerdote: Anunciar la alegría del Evangelio es la misión que el Señor ha confiado a su Iglesia.
Que nuestra juventud sea protagonista de este anuncio, para que juntos, construyamos la
Civilización del Amor. Amén.

6
CIERRE

(puede decirla el mismo sacerdote o un chavo del equipo organizador)

En esta semana de la Vocación de nuestra Arquiodiócesis, nosotros los jóvenes hemos querido
descubrir y conocer a uno de los discípulos de Jesús, se llama Juan y es el más joven de sus
primeros seguidores. Hemos descubierto, por medio de esta reflexión meditadada, que todo el
desarrollo de fe en Juan tiene su inicio en un ENCUENTRO PERSONAL CON JESUS.

Por medio de este encuentro se da el desarrollo y la recepción de la fe, es decir, un proceso


progresivo de DISCERNIMIENTO interior que conduce a descubrir la alegría del amor y la vida
en plenitud. Juan discierne y con ello podemos mirar:

1. No esta solo: Despues de encontarse con Jesús el desarrollo de su vocación crece en


un ambiente de amigos, de familia, de seguidores del maestro, se da en comunidad y es
para la comunidad. Asi es nuestra vocación, un regalo de Dios que solo se entiede cuando
se comparte, un regalo que al tiempo es regalo para los demás.
2. Permanece fiel: No es un secreto que muchas cosas fueron atractivas para Juan, como
actualmente para nosotros. Permanecer fiel es ir descubriendo cada día la belleza de los
detalles con nosotros. No solo ser fiel a mi grupo juvenil, mi equipo de trabajo, a mi
parroquia, sino la fidelidad a Cristo mismo, inclusive en aquellas cosas que nadie ve pero
que son la confirmación de lo que creo y lo que amo.
3. Se deja acompañar: Fueron casi tres años de diálogos de Juan con Jesús. Juan se
enamora del proyecto de Jesús. Su Palabra y su Vida poco a poco fue llenando muchos
de sus vacíos. Se dejó acompañar, querer, instruir, amar y con todo eso se volvió testigo
de Jesús.

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

Todos:
¡Jesús Divino! Sacerdote Santo que eres la vida de la iglesia,
mira cuán grande es la mies y cuan pocos los operarios.
Danos Vocaciones Sacerdotales según tu corazón
y consérvalas santificándolas en tus seminarios,
incendiando las almas de tus futuros sacerdotes
con el fuego que viniste a traer a la tierra.
Muchas almas necesitan sacerdotes,
porque muchas languidecen y se apartan de ti
y muchas otras se pierden para siempre.
Danos sacerdotes Señor
y multiplica estas Vocaciones que serán tu consuelo.
Te lo pedimos por la intercesión de María,
la Madre y Reina del Sacerdote.

¡Jesús Salvador del mundo, santifica tus sacerdotes!


¡María, Reina del Clero, ruega por los sacerdotes!
¡Oh, Señor, envía a tu iglesia santos y fervorosos Sacerdotes!

7
BENDICIÓN

Canto: Apóstol de tu luz

RESERVA DEL SANTÍSIMO

También podría gustarte