Está en la página 1de 47

|7| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|1 El período 1920-1939: caracteres y registros

1
LO NACIONAL Y LO MODERNO
en un período crítico

Con la tarea de reconquistar la soberanía del país, se formó en 1920 la Unión Nacio-
nal Dominicana presidida por intelectuales destacados. Este movimiento canaliza el sen-
timiento antiestadounidense y contraimperialista que expresan educadores, periodistas,
mujeres, comerciantes, religiosos, estudiantes, artistas y campesinos en diversas comuni-
dades, en las cuales se fundaron juntas nacionales. El resultado de ese movimiento fue
la celebración de la semana patriótica, cuyo objetivo fue el de obtener fondos con los
cuales enviar una comisión al exterior en busca de apoyo para la desocupación militar,
llana y simplemente.
El activismo nacionalista desplegado por grupos de dominicanos tuvo sus efectos al for-
mularse múltiples presiones: al acordarse soluciones negociadas y porque la coyuntura

Talleres CAT|Cartel Feria Nacional 1927|Litografía|34.7 x 47.5 cms.|1927|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |8| |9| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

internacional había variado. La contienda de la primera guerra mundial (1914-1918) Fuera de una cultura militarista, en función de los mercados comerciales y políticos lla-
había finalizado, asegurándose los Estados Unidos de Norteamérica el dominio mun- mados a reforzar el pragmatismo del Coloso del Norte, no es rápidamente efectiva la
dial, sobre todo en el Continente Americano en donde aplicaba acciones diplomáticas, impronta que impone. A nivel local, la ocupación del 1916-1924 no influyó decidida-
capitalistas y militarizadas. Precisamente como resultado de los mecanismos que neu- mente ni en la conciencia cultural de la colectividad ni mucho menos en las artes, por-
tralizan la fuerza del nacionalismo dominicano, el gobierno de Washington anunció la que todavía los gustos, los patrones y las referencias que así emulaba la élite de la socie-
desocupación directa de sus fuerzas militares. Sin embargo, esta medida no excluyó la dad procedían de Europa. La sociedad estadounidense no había producido un gran ar-
injerencia en los asuntos domésticos e igualmente en las directrices del gobierno pro- te excepto el de la tecnología con la producción en cadena y serializada, a la que se aso-
visional de Vicini Burgos, el cual se desenvolvió durante varios meses como antesala del cia el llamado estilo de vida americana, simbolizada por la compañía Ford, el Art Deco,
gobierno Constitucional de Horacio Vásquez, sobreviviente caudillo de la etapa anár- los gánsteres de Chicago, la trepidante vida de Hollywood y los desequilibrios sociales.
quica de la que fue corresponsable (1899-1916). Esta sociedad del bienestar enaltecido por las conquistas diplomáticas y militares se de-
‘Horacio Vásquez o que entre el mar’, fue la consigna que impulsó el triunfo electo- sequilibra a partir de 1930. El descenso de la producción, la caída de los mercados y el

ral del caudillo cibaeño, cuyo gobierno (1924-1930) inauguró un período que algu- desempleo masivo caracterizan la gran depresión capitalista cuyo impacto se expresa en
nos historiógrafos denominan ‘La Tercera República’. El reinicio republicano que re- República Dominicana.
presenta el gobierno se caracteriza por ser un montaje conciliatorio de intereses capi- A pesar del nexo cultural del elitismo dominicano con los modelos europeos, la ocu-
talistas de los Estados Unidos con ideales nacionales, más bien partidos políticos que pación del 1916-1924 marcó el acelerado inicio de la reorientación pro-norteamerica-
en primer lugar representan el horacismo y después el trujillismo como secuela de esa na al crear el poder intervencionista los amarres económicos e ideológicos que doble-
conciliación. garon la conciencia y la voluntad de los dirigentes criollos.A esas conexiones se suman,

Pouppé Soler|En el palco|Revista Blanco y Negro|1925. Osvaldo B. Báez|Proyecto monumento La Altagracia|Revista La Cuna de América Núm. 17|Octubre 1923.
Enrique Tarazona|Dama en el cementerio|Revista La Opinión Núm. 195|1926. Enrique Tarazona|Portada del Album Coronación de la Virgen|1922.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |10| |11| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

además, algunos patrones de estilo americano, que si bien se patentizan en obras de ar-
quitectura y de ingeniería, también comienzan a tener vigencia con otras relaciones: fa-
milias que viajan a Nueva York y jóvenes parientes que son enviados a cursar estudios
en colegios y universidades de la nación norteña que impone sus productos y aficiones
sociales. Explica Luis Mejía: «La intervención puso especial empeño en obligarnos a
consumir los artículos de la industria americana. Se rebajaron los derechos de importa-
ción sobre zapatos, ropa hecha, muebles, sombreros, camisas, jabones, pieles, cigarrillos
y fósforos (…). La vida social (…) al contacto con los norteamericanos, en los años de
la intervención, y a la labor del hostosianismo, experimentó una profunda transforma-
ción en los primeros treinta años del siglo actual (…). Los mozos que regresaban de es-
tudiar de los Estados Unidos despertaron la afición por el juego de pelota (…). Las di-

|1| versiones abundaron y aumentó el consumo de bebidas alcohólicas. En los bailes cele-
Mejía, Luis F.
De Lilís a Trujillo. brados más frecuentemente, el ‘One-Step’ primero y después el ‘Fox-Trot’ desplazaron
Páginas 283-292.
Confert. a Polkas y Mazurcas. Pero la música criolla reaccionó con el merengue».|1|
A pesar de la inevitable y poderosa penetración de patrones, productos y valores de Es-
tados Unidos, la espiritualidad dominicana, ya transcendida en una germinante flora-
ción rural y urbana, se enrumba hacia nuevos tonos relacionados con la pertenencia do-

Bienvenido Gimbernard|Caricatura de Rafael Damirón|Dibujo|1944. Nino Ferrúa|Mujer en pórtico con rosas|Revista La Opinión Núm. 105|Febrero 1925.
Anónimo|Portada de La Cacica|Dibujo|1944.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |12| |13| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

minicana. De manera consciente y espontánea, el sentimiento nacional acude a la tie- dad, contra el pasado al contrario: les encantaba el pasado, sino contra el presente, con- |2|
Anderson Imbert,
rra, al sabor local, al ritmo musical autóctono y a los prototipos como el Concho Pri- tra un presente burgués de clisés, lugares comunes, perezas y pequeñas satisfacciones. La Enrique.
Historia de la
mo de Gimbernard que identifica una figura folklórica que representa al mismo tiem- pasión formalista los llevó al esteticismo (…); pero con la misma voluntad de formas Literatura
Hispanoamericana I.
po la soberanía. nuevas, los modernistas hicieron también literatura nacionalista, filosófica, política y Páginas 362-63.
Confert.
En el período de 1920 la sociedad dominicana seguía siendo predominantemente rural americanista (…). Los modernistas aprendieron a escribir observando lo que el roman-
y criolla; con un criollismo remozado con asimilaciones variadas, que se expresaba so- ticismo tenía de elegante, no lo que tenía de apasionado (…). Cuando ya los modernis-
bre todo en el medio urbano en donde los intelectuales más jóvenes ofrecían variacio- tas, con Rubén Darío a la cabeza, avanzaban triunfantes por las letras hispánicas, se en-
nes expresivas y literarias que rompían en cierta manera con el modernismo. Este fue teraron de los triunfos que el simbolismo tenía en Francia (…) y, sobre la marcha, agre-
un movimiento de toda Hispanoamérica, cuya caracterización general la explica Ander- garon a sus maneras parnasianas, ricas en visión, las maneras simbolistas, ricas en musi-
son Imbert: «El rasgo dominante fue el orgullo de formar parte de una minoría.Tenían calidad.Tanto en el verso como en la prosa ensayaron procedimientos novísimos. (…).
un concepto heróico de la vida; pero puesto que las circunstancias sociales y políticas Cultivaron juegos de sinestesias, evocaciones helenísticas, el Rococó, del siglo XVIII, ja-

de América habían cambiado, y ya no podían ser héroes de la acción, se convirtieron en ponesismo y chinerías y símbolos de aristocracia como el cisne o la flor de lis, colec- |3|
Idem.
héroes del arte. Lo importante era no sucumbir en la mediocridad. Había que desviar- ciones de objetos preciosos, museos de arte, cromatismos impresionistas…»|2| Página 364.
Confert.
se enérgicamente de toda línea media. Cultivaban las formas literarias como valores su- Anderson Imbert reconoce que el modernismo tuvo un ritmo particular en cada
premos. Todo podía entrar en esas formas, lo viejo tanto como lo nuevo, pero las for- país,|3| observando que ese movimiento enseñó a los dominicanos el arte de variar la |4|
Idem.
mas mismas debían ser provocadoras, desafiantes sorprendentes. El programa era positi- versificación, pero no les arrancó de su órbita romántica o realista.|4| En narrativa se Página 338.
Confert.
vo: levantar, palabras sobre palabras, rascacielos verbales.Y sus polémicas no iban, en ver- producen algunas incursiones modernistas con Manuel Florentino Cestero (1879-

Bienvenido Gimbernard|Portada de Los enemigos de la tierra|Dibujo|19 x 13 cms.|1936. Eolo|Mulata lavando|Revista Bahoruco Núm. 201|Marzo 1934.
Bienvenido Gimbernard|Contraportada de Los enemigos de la tierra|Dibujo|19 x 13 cms.|1936. José María Peralta|El Día de Reyes del niño pobre|Revista Bahoruco Núm. 74|Enero 1932.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |14| |15| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|5| 1926), autor cuyos títulos: Cuentos de Lila y El canto del cisne (novela), son alusiones o
Idem.
Páginas 421-22. símbolos del modernismo. Un segundo autor, Tulio Manuel Cestero (1877-1954)
Confert.
aprendió a escribir en la escuela modernista con alarde primoroso y preciosista que
cambia con el cultivo del relato de preocupación constructiva y en el cual naturalismo
y esteticismo trajinan juntos.|5| A pesar de esta y otras referencias, el modernismo do-
minicano fue tardío en comparación con el resto de América, ofreciendo Imbert la si-
guiente apreciación: «En la República Dominicana los hermanos Pedro y Max Henrí-
quez Ureña fueron los primeros en escribir poesías francamente modernistas, en 1901,
pero ambos se destacaron en otros géneros (…). Lo cierto es que apenas hubo moder-
nismo en este país. Llegó tarde, fue débil y duró poco.Todos volvieron los ojos a los de-
cadentes de Francia, pero algunos superaban cuitas románticas (como la elegante Alta-

Nino Ferrúa|Mujer de paño rojo|Revista La Opinión Núm. 97|Diciembre 1924. Nino Ferrúa|Motivo frutal|Revista La Opinión Núm. 111|Marzo 1925.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |16| |17| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

gracia Saviñón, 1886-1942). Otros más rubendarianos, brillaron más. Valentín Giró
(1883-1949) fue el primero, con su soneto Virgínea, en encender una de esas polémicas
tan necesarias para el triunfo de los estilos nuevos. Osvaldo Bazil (1884-1946) fue mo-
dernista de pies a cabeza y dejó por lo menos una joyita sentimental: Pequeño nocturno.
Ricardo Alfonseca (1892-1950), recordado sobre todo por su Oda a un yo. Hubo otros
como el tierno y sencillo Virgilio Díaz Ordóñez (1895-1968) o Federico Bermúdez
(1884-1921), de tema social humanitario; pero el modernismo dominicano fue tímido.
Tardía en su modernismo, la República Dominicana recibió tempranamente, gracias al
Postumismo, las tendencias de vanguardias, en la posguerra. Las palabras ‘postumismo’ co-
mo ‘futurismo’, ‘ultraísmo’ manifestaban el deseo imposible de escribir la literatura de
pasado mañana. Pero los postumistas aguaron el vino del Dadá. En su pequeño país pa-

recieron osados: en comparación con lo que se hacía en otras partes, eran apenas extra- |6|
Idem.
vagantes. Fueron muchos los postumistas, y en sus atropellados querían hacer pasar cual- Tomo II.
Página 36.
quier adefesio como poesía. Uno de ellos, sin embargo (…), fue el mayor poeta que has- Confert.

ta entonces había dado Santo Domingo: Domingo Moreno Jiménez (…). Anárquico y
desigual, miró a su alrededor y la naturaleza de su país entró en su poesía, cosa por co-
sa. Este realismo nativista, paisajista y costumbrista es su mayor mérito».|6|

Nino Ferrúa|Mujer junto a árbol|Revista La Opinión Núm. 124|Junio 1929. Nino Ferúa|Ventanal|Revista La Opinión Núm. 120|1925.
Eolo|Mujer con sombrero y bufanda|Revista Cromos Núm. 11|Septiembre 1927.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |18| |19| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|7| Los fundamentales planteos literarios nacionales se constituyen en un soporte ideoló- plásticas, el más notable es el fortalecimiento de la conciencia que define al llamado hé-
Idem.
Tomo I. gico de las artes dominicanas, a partir de la peculiar corriente del romanticismo criollo roe del arte. El poeta Fabio Fiallo se convirtió en el más notable representante del he-
Página 395.
Confert. hasta los desagües que representan: a|el modernismo entrecruzado y tardío; b|el ultra- roísmo artístico, vinculado al modernismo, prontamente superado por el pontífice del
modernismo que caracteriza el vedrinismo de Otilio Vigil Díaz (n. 1880), raro, verbo- postumismo, Domingo Moreno Jiménez. Pero si en las letras pueden ser identificados
|8|
Idem. so y pomposo, rebuscado y solitario;|7| y c|el postumismo, considerado un movi- autores que se dedican en cuerpo y alma a la militancia literaria, en el hacer pictórico
Tomo II.
Página 37. miento de vanguardia por la ruptura que provoca y por ser uno de los movimientos crece la representación protagónica, pudiéndose hablar también de héroes artísticos de-
Confert.
más consecuentes, combativos y durables en la isla.|8| La relación entre los escritores dicados en sus horas, días y existencias al arte como conducta: creando, enseñando y vi-
románticos y los artistas precursores ha sido establecida; pero aun esa primera corrien- viendo del oficio, tal y como lo hacía Rodríguez Urdaneta, cuya dimensión no pudo
te literaria de Galván, de José Joaquín Pérez y de otros, se mantiene vigente, con apo- ser aminorada porque sobrevivía humanamente de la fotografía o de su establecimien-
yo a la tradición metodológica, temática y de remuneración romántica; la tradición la to comercial relacionado con este arte.
representa la escuela abelardoniana que ha de sobrevivir con sus alumnos más activos; En situación social similar a la del referido maestro romántico, comienzan a desenvol-

en cambio, la visión romántica reformulada tiene en Alfredo Senior la Paz uno de los verse los nuevos héroes y heroínas del arte dominicano, los cuales se asocian al movi-
cultores más representativos, sobre todo en el campo fotográfico, aunque en pintura él miento modernista que se aparta de las fórmulas académicas tradicionales y asumen
forma parte del coletazo que se concentra en el paisajismo de detalles y pinceladas frías, nuevas direcciones expresivas como son la del art nouveau, la impresionista, la del sim-
al parecer ejecutado a partir de tomas fotográficas o realizado en espacios cerrados, en bolismo, incluso el naturalismo, el realismo y el esteticismo que valora los diversos esti-
donde apenas llega la resplandeciente luz que aprovechan otros pintores naturalistas. los artísticos sin adhesión exclusiva a algunos de ellos.Tomando en cuenta la aparición
Si algún vínculo puede observarse entre el movimiento modernista literario y las artes de nuevos hacedores, cuyo modo de expresión resulta distinto a los artistas que la pre-

Eolo|Alegoría|Portada Revista Bahoruco|1935. Eolo|Arpista en el jardín|Revista Cromos Núm. 3|Noviembre 1926.


José María Peralta|Alegoría|Portada Revista Bahoruco Núm. 82|Marzo 1931. Nino Ferrúa|Lirios blancos|Revista La Opinión Núm. 106 |1925.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |20| |21| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

ceden, se ofrece a continuación una comparación en la que se pueden apreciar las dis-
tinciones entre el momento y la estilística de los precursores nacionales y el período si-
guiente en donde aparecen nuevos nombres e igualmente una manera más moderna o
renovada.
|Arte precursor| a|Desarrollo entre 1870-1930. b|Básicamente romántico, pero
también neoclásico, positivista, pictorialista, realista, etc. c|Insinúa el costumbrismo y el
impresionismo. ch|Temario: histórico, sacro, paisaje urbano y marítimo, personalidades
elitistas y patrióticas, asuntos exóticos. d|Enseñanza en espacios cerrados. e|Método
objetivo e imitativo. f|Plantea el modelo natural. g|Sus grandes maestros: Luis Desan-
gles y Abelardo Rodríguez Urdaneta.
|Arte protomoderno| a|Impulso entre 1919-1939. b|Orientación moderna con-
lleva naturalismo, realismo, modernismo (Art Nouveau), caricaturismo, nativismo y
vanguardismo. c|Auge del impresionismo y del costumbrismo. ch|Temario: paisajis-
mo, escenas y personajes populares, negritud. d|Enseñanza del espacio abierto. e|Mé-
todo interpretativo y subjetivo. f|Acopio del modelo y asuntos naturales. g|Los prin-
cipales maestros: Woss y Gil, Enrique García-Godoy, Yoryi Morel, Darío Suro, Jaime
Colson…
En la referida comparación se ofrecen períodos de desarrollo: 1870-1930 para el pro-
ceso precursor y 1919-1939 correspondiente al impulso modernista.Tales cronologías
son arbitrarias, no suponen un corte radical entre una etapa y la otra, sino más bien una
situación de corrientes que aún distintas se interrelacionan como doble paralela. De to-
das maneras, es necesario advertir que muchos caracteres del Arte Precursor sobrevi-
ven, como es natural, en artistas que seguirán aferrados a la ecléctica del romanticismo
nacional (Piñeyro, Margarita Billini, Rosalidia Ureña, Antinoe Fiallo, Genoveva
Báez…), en tanto la tendencia modernista añade los jóvenes y notables alumnos de los
orientadores protomodernos. Pero se trata de alumnos que asimilan dicha influencia en
el país, ya que en el exterior se localizan otros jóvenes también asimilándose en la mo-
dernidad. En una cronología de hechos literarios y artísticos que a continuación se pre-
senta en una visión muy general, se pueden apreciar la doble vertiente que confluye en
el proceso 1919-1939 (la romántica y la modernista) y los nombres que se insertan re-
presentantes de la avanzada sociocultural.

Talleres CAT|Cartel Exposición Nacional de 1927|Litografía|56 x 31 cms.|1927|Col. Centro Cultural Eduardo León
Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |22| |23| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

FLORECIMIENTO
GENERAL
Desde 1920 | Hasta 1939
Año 1920 Año 1920 |cont.| Año 1920 |cont.| Año 1921 Año 1921 |cont.|

Después de estudiar disciplinas artís- Aparece en Tamboril la revista Ome- El Primer Congreso de la Prensa Na- Debuta la Orquesta Filarmónica José lo popular y a la tierra con espíritu lo-
ticas en Europa, regresa Juan Bautis- ga, dirigida por G. Jiménez Herrera y cional es celebrado en Santo Domin- Ovidio García, en el Teatro Colón de calista. El movimiento incluye y publi-
ta Gómez, estableciendo en Santiago Tomás Hernández Franco. go con la asistencia de representan- Santiago de los Caballeros, dirigida ca el Manifiesto Postumista, en el
de los Caballeros el primer atelier de tes (directores y periodistas) de más por Julio Alberto Hernández. cual se fijan posiciones en relación
un pintor que se recuerda e igual- de 30 órganos informativos de todo con las artes visuales. Fue redactado
Concho Primo, periódico satírico y
mente la primera academia de dibujo el país. por Andrés Avelino.
crítico, aparece en La Vega, bajo la Francisco Arturo Palau realiza su pri-
y pintura. Su método se basó en el
dirección de J. Agustín Concepción y mer trabajo cinematográfico: La Pere-
dominio dibujístico y en la observa-
Félix R. Disla. grinación de la Virgen de la Altagra- Tomás Hernández Franco da a cono-
ción directa de la realidad.
cia, corto metraje de 25 minutos cer Capitulario Rezos Bohemios.
aproximadamente.
El poeta Fabio Fiallo publica Cancio-
Jaime Colson comienza estudios de
nes de la Tarde. Domingo Moreno Jiménez publica
Pintura en la Academia San Fernando
Surge el Postumismo, movimiento li- Psalmos.
de Madrid.
terario de innovaciones frente a la
Juan Fco. García (1892-1974) realiza
poesía tradicional. Aparte de romper
transcripción y orquestación de me- Bernardo Pichardo publica su Resu-
Eulogio C. Cabral, publica el libro con el verso de medida pareja, elimi-
rengue Juan Gomero, interpretándolo men de Historia Patria.
Cachimbolos. na los acentos, las estrofas y la rima.
en conciertos públicos.
Sus poetas cantan a los humildes, a

Año 1921 |cont.| Año 1922 Año 1922 |cont.| Año 1922 |cont.| Año 1923

Circula la segunda edición de La Son- Yoryi Morel decide dedicarse a la pin- Iglesia del Santo Cerro, La Vega; cua- igualitaria de la mujer y de resistencia Posiblemente en este año tienen lugar
risa de Concho Primo, de Rafael Da- tura, después de graduarse de Bachi- dro que al parecer se inspira en la an- a la intervención. Su directora fue la las tertulias en el hogar de la Familia
mirón. ller, rechazando el ofrecimiento fami- tigua tabla que representaba esta ba- maestra normalista Petronila Angélica Morel Tavares, de Santiago, a la que
liar de cursar carrera universitaria. talla, el cual fue realizado por pintor Gómez y sus principales colaborado- asisten intelectuales y artistas. Uno
anónimo en el período de la colonia. ras: Evangelina Rodríguez, Delia We- de los testigos la define como Peña
Vigil Díaz publica Galeras de Pafos.
ber, Consuelo Montalvo, Ercilia Pepín, de Pintores al natural, de las cosas
Se conocen Campos de la Tarde, de
Rosa Smester, Mignon Coiscou, Livia vivientes de que se tiene en la historia
Osvaldo Bazil; Del Sena al Ozama, de Francisco Arturo Palau realiza la obra
Aparece el Grupo Plus-Ultra, integra- Veloz y Natalia García. artística del país. (Tomás Morel)
Vigil Díaz; y Por entre Frivolidades, de cinematográfica La Emboscada de
do por Alcides García Lluberes, Ma-
Abigaíl Mejía. Cupido, filmada en 35 mm y en la
nuel A. Peña Batlle, Jesús María Tron-
que actuaron: Delia Weber, Pedro El Grupo Plus-Ultra edita la revista Federico Bermúdez publica Las Liras
coso, Manuel A. Amiama, Angel Ra-
Troncoso Sánchez, Paíno Pichardo, Claridad. del Silencio.
fael Lamarche, Rafael Américo Henrí- Aparece la revista semanal La Opinión,
Angelina Landestoy, los mellizos Her-
quez, Juan Isidro Jiménez Grullón, fundada en Santo Domingo por Abe-
nández y Joaquín Palau, hijastro del
Carlos Larrazabal Blanco, Arturo Des- lardo R. Nanita (1883-1959) y adquiri- Joaquín Balaguer publica sus dos pri- Se publican los Cantos de Apolo, de
director-productor, con escenografía
pradel y José Enrique Aybar. da luego por la Litografía Lepervanche. meros poemarios Salmos Paganos y Apolinar Perdomo.
realizada por Enrique Tarazona Pérez.
Es un semanario ilustrado, con hermo- Claro de Luna.
sas portadas de Nino Ferrúa y trabajos
dibujísticos de E. Tarazona y Gimber- El Presbítero Luis de Mena edita
El 15 de agosto, en la Puerta del
nard, caricaturas de Eolo y fotografías Album coronación de la Virgen.
Conde fue canónicamente coronada
de Alfredo Senior...
Nuestra Señora de la Altagracia, cuya
Aparece la revista Fémina en San Pe- venerada imagen fue traída desde su
Enrique García-Godoy pinta el óleo La dro de Macorís, como medio de difu- santuario de Higüey.
Batalla del Milagro, localizado en la sión de los ideales de participación
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |24| |25| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Año 1924 Año 1924 |cont.| Año 1924 |cont.| Año 1925 Año 1926 Año 1927

Celeste Woss y Gil retorna del exte- Andrés Avelino publica Raíz Enésima Jaime Colson decide trasladarse a Tomás Hernández Franco, ubicado en Colson ilustra el libro en prosa El Es celebrada la Feria Nacional e Inte-
rior en donde residió y cursó estudios del Postumismo, texto de poesía ma- París, donde se desarrollan las ten- París desde 1921, impulsa a Jaime hombre que Ha Perdido su Eje, de rantillana, en la ciudad de Santiago,
artísticos. Al instalarse en Santo Do- temática. dencias vanguardistas. En la Ciudad Colson a seguir las nuevas corrientes Tomás Hernández Franco. En ese incluyéndose entre sus actividades
mingo abre un estudio-escuela, con Luz conoce a Toyo Kutaca Karimoto, pictóricas, entre ellas la cubista. año participa en una muestra de una exposición-certamen. Participan
un curso de Dibujo y Pintura que im- pintora japonesa con la que convive y pintores latinoamericanos celebrada grupos artísticos de Cuba, Puerto Ri-
Se celebran Juegos Florales en
parte en el patio de la casa familiar. de la que recibe influencia. en Bruselas. co y República Dominicana. Este
La Vega. Aparecen los siguientes textos de
Ella acondiciona el estudio con luz ce- evento fue filmado como documental
nital y cristales de esmeril, celebran- poesía: Mi Vieja se Muere y El Diario
cinematográfico. La Película de la Ex-
La Casa de España auspicia Certamen de la Aldea, de Domingo Moreno Ji- Es publicada la obra Monseñor de
do una exposición personal conside- Andrés Avelino publica Antología posición fue proyectada en el país de
Nacional de Arte, en el que obtienen ménez; Los Modernos del Olvido, de Meriño Intimo, de Amelia Francasci.
rada la primera muestra realizada por Postumista. acuerdo a la Revista Blanco y Negro
premios Enrique Tarazona Pérez y Ligio Vizardi; Tebaida Lírica, de Joa-
una mujer en la historia de las artes No. 380.
Bienvenido Gimbernard (Primer pre- quín Balaguer; Palabras de mi Madre
plásticas dominicanas. Emilio Gisbert, pintor español (valen-
Enrique García-Godoy viaja a Italia mio en caricatura). y otros Poemas, de Ricardo Pérez Al-
ciano) expone individualmente en Ca-
como cónsul dominicano. fonseca. Julio V. Arzeno publica Del Folklore
Alfredo Senior abre Sala de Exhibi- sa de España de Santo Domingo.
Musical Dominicano.
Abigaíl Mejía retorna de España des-
ción en Santo Domingo, con una
Eduardo Matos Díaz publica pués de 17 años residiendo en ese Abigaíl Mejía publica Sueña Pilarín e
muestra de sus obras. Fabio Fiallo publica La Canción de
Caricaturas en la imprenta Cuna de país. inicia una campaña periodística a fa-
una Vida, donde recogió gran parte
América. vor de los derechos de la mujer y la
de su obra poética y Osvaldo Bazil da
instalación de un Museo Nacional.
a conocer Huerto de Inquietud.
Domingo Moreno Jiménez publica Del
Anodismo al Postumismo.

Año 1927 |cont.| Año 1927 |cont.| Año 1928 Año 1929 Año 1930 Año 1930 |cont.|

Aparecen los siguientes textos de Bajo la dirección de Narciso Alberti es Pedro Henríquez Ureña publica en Comienza a circular el primer número Enrique García-Godoy regresa de Aparece la Revista Bahoruco
poesía: Decrecer, de Moreno Jiménez fundado el Museo Nacional, sugerido Buenos Aires Seis Ensayos en Busca de El Día Estético, subtitulada como Italia, en donde ocupa cargo (1930-1936), dirigida por el escritor
y Nuestros Jóvenes Poetas, de R. por la escritora Abigaíl Mejía, quien de Nuestra Expresión. Revista Indo-Universal de Vanguar- diplomático y completa formación venezolano Horacio Blanco Fombona.
Emilio Sanabia. realizó intensa campaña en los me- dia. Es un vocero periodístico funda- artística, ubicándose en La Vega en
dios periodísticos. do por Moreno Jiménez, con la ayuda donde funda academia de Dibujo y
Celeste Woss y Gil cierra su Estudio- R. Brito publica su Diccionario de
de sus redactores Rafael Andrés Bre- Pintura, inculcando el naturalismo
Ramón Emilio Jiménez publica la pri- Escuela, marchándose a Nueva York a Criollismos.
nes y Jesús María Troncoso. directo al alumnado, en el cual figu-
mera parte de su libro costumbrista Jaime Colson realiza en París un completar su formación artística.
ran María Lora de Dalmasí, Bolívar
El Amor del Bohío. buen número de pinturas de filiación
Berrido y Darío Suro, entre otros. Publican los siguientes escritores:
cubista. Aparecen los siguientes textos: La
Jaime Colson redacta un plan ten- Ligio Vizardi: Figuras de Barro; Max
Sombra Iluminada, de Ligio Vizardi;
Con el objetivo de despertar la solida- diente al establecimiento de una Es- Henríquez Ureña: Fosforescencias;
Etica y Estética, de Federico Henrí- Guillermo González retorna graduado
ridad entre las mujeres es fundado el Yoryi Morel realiza la primera versión cuela Nacional de Bellas Artes, el cual Bartolomé Olegario Pérez: Margaritas.
quez y Carvajal; Pinares Adentro, de de Arquitecto de la Universidad de
Club Nosotras, promovido por Abigaíl de Toñé, imagen popular de un indi- remite a Elías Brache hijo, Ministro de
Pedro María Archambault; Preludios Yale, Estados Unidos.
Mejía, Celeste Woss y Gil, Delia We- gente. Educación. Ese trabajo se publicó in
Sentimentales, de Livia Veloz; Elíxi-
ber, Trina de Moya, Gladys de los extenso en el periódico Listín Diario,
tres, de Moreno Jiménez; Los Yan-
Santos, Ana Josefa Puello, María y de 1927 ó 1928. Yoryi Morel anota en un diario per-
quis en Santo Domingo, de Max Hen-
Pouppé Soler, entre otras. sonal sus impresiones del paisaje
ríquez Ureña.
después de recorrer una zona aledaña
a la ciudad nativa de Santiago.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |26| |27| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Año 1931 Año 1931 |cont.| Año 1932 Año 1932 |cont.| Año 1932 |cont.| Año 1932 |cont.|

Celeste Woss y Gil retorna a la capital Humberto Ruiz Castillo regresa de Domingo Moreno Jiménez reside en Aida Ibarra, al regresar al país, realiza Rosalydia Ureña Alfau establece en El Merengue se urbaniza como músi-
dominicana, estableciendo una Aca- Bélgica, en donde se titula como ar- Santiago, ciudad que regularmente una muestra personal. Es la segunda San Pedro de Macorís, la Academia ca vernácula, de instrumentos tradi-
demia de Dibujo y Pintura. Entre el quitecto. frecuentaba como poeta de todos los exposición individual que celebra una de Dibujo y Pintura Abelardo Rodrí- cionales y bailable en el prostíbulo
alumnado que reunió durante 10 años caminos nacionales, y en donde llenó artista-mujer dominicana. La exhibi- guez Urdaneta. Alumnos de esa es- santiaguense denominado «Perico
de labor, figuraron Genoveva Báez, varias veces el Salón de Actos del ción de los cuadros se acompañó de cuela fueron: Anacaona Sánchez Ripiao».
Aida Ibarra expone en el Salón de
Luis José Alvarez, Gilberto Fernández Ateneo Amantes de la Luz, reimpri- un Concierto de la Orquesta Sinfónica Moscoso, Aurora Julián, Marianela
Otoño, del Gran Palais de París.
Diez, Delia Weber, Xavier Amiama, Pi- miendo además sus libros de poesía. de Santo Domingo, dirigida por José Silfa Martínez, Ondina Knipping, Alejo
na Melero, Gilberto Hernández Orte- Vivió en un cerro de Nibaje, lugar de de Jesús Ravelo. Martínez García, Albertina Serrallés de
ga, Elsa Gruning, Pura Barón. Muere el pintor precursor Adolfo Gar- tertulias o «colina sacra». Frías, Adolfo Pérez Sánchez y Rodolfo
cía Obregón. Rijo, entre otros.
El Impresionismo fue el tema de una
Manuel del Cabral, publica Pilón, libro Yoryi Morel celebra en el Club Noso- conferencia dictada por la pintora Ai-
de poesía. tras, de Santo Domingo, la primera da Ibarra en el Ateneo Dominicano, José Antonio Caro, otro de los arqui-
muestra personal considerada uno de previo a la exposición personal que tectos modernos dominicanos, regre-
los hitos en el arranque (…) del mo- realizara en la misma institución cul- sa a Santo Domingo, graduado de la
Domingo Moreno Jiménez da a cono-
vimiento pictórico dominicano que al- tural. Universidad de París.
cer Los Surcos Opuestos y Días sin
canza nuestros días. La exposición
Lumbres.
fue presentada por Tomás Hernández
Ana Leonor Feltz es nombrada Direc-
Franco.
tora del Museo Nacional cubriendo el
período 1932-1933.

Año 1933 Año 1933 |cont.| Año 1934 Año 1935 Año 1935 |cont.| Año 1936

El 11 de enero muere el maestro pre- Aparece Clío, órgano de la Academia El Ateneo Amantes de la Luz celebra Darío Suro estudia dibujo, composi- Manuel del Cabral publica Doce Jaime Colson realiza segunda mues-
cursor Abelardo Rodríguez Urdaneta, Dominicana de la Historia. un concurso nacional de Escultura y ción y pintura en la Academia de su Poemas Negros. tra de su obra cubista en la ciudad de
quien fue velado en su Academia, Pintura. tío pintor Enrique García-Godoy. México, D. F.
acompañado de una guardia de honor
Los hermanos Leo y Marcial Pou Ri- Juan Francisco García escribe la Sin-
ofrecida por sus alumnos.
cart retornan de Bruselas, sumándose Los siguientes poetas publican obras: Tito Canepa petromacorisano, aban- fonía Quisqueyana, en la cual recoge Luis Alberti compone el merengue
a los nuevos arquitectos modernos. Fabio Fiallo: Las Manzanas de Mefis; dona el país, ubicándose temporal- temas de viejos merengues y tonadas Compadre Pedro Juan.
En el Museo Nacional se instala la pri- Moreno Jiménez: El Poema de la Hija mente en Puerto Rico. de trovadores populares.
mera Sala de Arte Moderno, con Reintegrada y Moderno Apocalipsis.
Ramón Emilio Jiménez publica La Pa- Aparece el movimiento «Los Nue-
obras compradas y donadas.
tria en la Canción. Xavier Amiama quien se da a conocer vos», el primero y único que se ha
Pedro Henríquez Ureña anima al pin- como pintor después de haber estu- producido en el interior del país, has-
Yoryi Morel establece en la ciudad na- tor Jaime Colson para que viaje a Mé- diado con Woss y Gil, se establece en ta esta fecha. Surgido en La Vega,
Se conocen los Perfiles Agrestes, de
tal, la escuela de enseñanza pictórica: xico, en donde realiza una exposición Puerto Príncipe, en donde expone in- sus integrantes fueron: Rubén Suro,
Ramón Marrero Aristy.
Academia Yoryi. personal, auspiciada por la Secretaría dividualmente e influye como docente. Luis Manuel Despradel, Arturo Cal-
de Educación. Colson acepta ser do- venti hijo, Mario Bobea Billini, J. Al-
Se fortalecen las tertulias de La Cue- cente de la Escuela de Arte de los berto Rincón, Mario A. Concepción,
Abigaíl Mejía ocupa la dirección del Yoryi Morel realiza exposición indivi-
va, como bautizó Fabio Fiallo la habi- Trabajadores. Julio César Martínez, José A. Rodrí-
Museo Nacional, hasta la fecha de su dual al aire libre y en una vitrina
tación del también poeta Rafael Amé- guez, Darío Suro, Manuel Batista Cli-
muerte ocurrida en 1941. comercial de la Calle Del Sol, de
rico Henríquez, alrededor del cual se sante, Oscar Moya, José de Js. Gó-
El movimiento feminista, encabezado Santiago.
reunían Juan Bosch, Marrero Aristy, mez y Van Elder Espinal.
por Abigaíl Mejía, logra que en el pro-
Juan Bosch publica Camino Real, su Andrés Fco. Requena, Manuel Llanes,
ceso electoral se realice un ensayo de
primer libro de importancia narrativa: Héctor Incháustegui Cabral, Mieses
votación en el que participan 96,426
retrata el medio ambiente y la idiosin- Burgos, Juan José Llovet, Manuel del
mujeres.
crasia del campesino dominicano. Cabral y otros.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |28| |29| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Año 1936 |cont.| Año 1937 Año 1937 |cont.| Año 1938 Año 1938 |cont.| Año 1938 |cont.|

Se producen las siguientes publica- Tito Canepa se traslada a Nueva York, Se editan los libros siguientes: Patria Jaime Colson expone en la Sociedad José Francisco Helú B. funda en ción por Manuel de Jesús Troncoso,
ciones: Cañas y Bueyes, de Moscoso trabajando en el Taller de Siqueiros, Recóndita, de Juan Bautista Lamar- Liceum de La Habana. De Cuba viaja Santiago Rachas, revista de ciencias, Vicepresidente de la República. Se
Puello; La Mañosa, de Juan Bosch; muralista mexicano. Al mismo tiempo che; Pequeños Poemas, de Emilio a Santo Domingo, en donde por pri- literatura y amenidades. exhibieron obras del alumnado de las
Canciones del Litoral Alegre, de Her- estudia en la Escuela de Arte de la Antonio Morel; Los Poemas del In- mera vez se presenta como artista diferentes academias del país.
nández Franco; Acordes, de Livia Ve- WPA. somnio, de Juan Goico Alix; 8 Gritos, nacional, exponiendo en el Ateneo
loz… Se editan las siguientes obras: Balsié,
de Manuel del Cabral; Historia de la Dominicano. A los pocos meses re-
de Marrero Aristy; Poesía Popular
Literatura Dominicana, de Abigaíl torna a París, realizando muestra
Jaime Colson obtiene el Premio de Dominicana, de Emilio Rodríguez De-
Mejía… conjunta con Mario Carreño (cubano)
Pedro Henríquez Ureña publica en Honor de la Exposición Estampas de morizi; Eusebio Sapote, de Enrique
Buenos Aires, La Cultura y las Letras y Max Jiménez (costarricense).
América, celebrada en México. Aguiar; Estampas, de Rafael Damirón;
Coloniales en Santo Domingo. Palma Real, de Amada Nivar de Pitta-
Darío Suro celebra la primera exposi- luga; Horas Perdidas, de Abelardo R.
Julio Alberto Hernández funda or-
Yoryi Morel realiza la segunda exposi- ción personal en el Ateneo Dominica- Nanita hijo; La Independencia Efíme-
questa en Santiago de los Caballeros,
ción individual en la capital del país. no de Santo Domingo, montando ra, de Max Henríquez Ureña.
con el objetivo de transmitir por la
exhibición también en San Cristóbal.
Emisora HI 9B un concierto semanal
de autores clásicos, con las explica- Primera Exposición Nacional de Estu-
Héctor Incháustegui Cabral escribe su
ciones correspondientes para la edu- Tito Cánepa comienza a exhibir sus diantes de Bellas Artes, auspiciada por
reconocido poema Canto Triste a la
cación del público radioyente. obras periódicamente en la Benestell la Secretaría de Estado de Educación,
Patria Bien Amada.
Gallery de Nueva York junto a otros celebrada en el local de la Academia
artistas latinoamericanos. de Woss y Gil y presidida la inaugura-

Año 1939 Año 1939 |cont.| Año 1939 |cont.| Año 1939 |cont.| Año 1939 |cont.|

Arriban al país los pintores españoles Darío Suro y Yoryi Morel participan En el Museo Nacional es celebrada Llega al país un nutrido grupo de in- Flérida de Nolasco publica La Música
Joan Yunyer, Carlos Solache, Vela Za- en la Exposición Arte Hispanoameri- Exposición de Pintura Húngara (Agos- migrantes o refugiados políticos de en Santo Domingo.
netti,... cano que organiza el Museo Riverside to 1939), encabezada por el pintor Da- Europa, entre ellos académicos, artis-
de Nueva York. niel Stern. La exposición se componía tas y escritores españoles de mucha
«Los Nuevos» inician la publicación
de obras originales del mencionado influencia cultural. Figuran: José Gau-
En el mercado, pintura de 1938 de de la revista del mismo nombre. En
artista y de otros compatriotas suyos sachs, Manolo Pascual, José Vela Za-
Yoryi Morel, es adquirida por la Inter- Octavio Guzmán Carretero publica su este mensuario de corta duración pu-
y mereció la más entusiasta acogida netti y Manuel Valldeperes. Este últi-
national Business Machines Corpora- libro Solazo (poesía). blica Pedro Mir sus poemas de inicio.
del público que la visitó. mo se convierte en un importante crí-
tion, de Nueva York, después de exhi- También Francisco Domínguez Cha-
tico del arte dominicano.
bida en la Exposición de California en rro, Tomás Hernández Franco, Car-
Rafael Díaz Niese retorna al país lue-
donde obtiene medalla de Bronce Localizado en Barcelona, Jaime Col- men Natalia y Domingo Moreno Ji-
go de residir durante muchos años en
conmemorativa al evento artístico. son redacta un nuevo proyecto para Se conocen los siguientes textos lite- ménez.
Europa, especialmente en Francia.
la creación de la Escuela Nacional de rarios: Alma Adentro, de Carmen Na-
Bellas Artes y para la realización de talia; Cuentos del Sur, de Sócrates
El Estado decide enviar a la Feria Los Nuevos le ofrecen fiesta homena-
George Hausdorf, pintor de origen ju- pinturas murales, el cual remite al Nolasco; Sentir es la Norma, de Mo-
Mundial de Nueva York la exhibición je en La Vega a Yoryi Morel.
dío, tiene Academia de Pintura en dictador Trujillo. reno Jiménez; Over, de Marrero
de 160 objetos patrimoniales del Mu-
Santo Domingo, en donde celebra Aristy; Ascuasvivas, de Delia Weber;
seo Nacional, entre ellos: 4 cuadritos
muestra individual auspiciada por el Trazos en la Arena, de H. Pérez Licai- La revista Rachas del año 2, número
de Yoryi Morel de paisajes típicos del Celeste Woss y Gil participa en la Ex-
Ateneo Dominicano. rac; Nocturnos y Otros Poemas, de 8, dedica su edición a Yoryi Morel,
trópico; un óleo de Desangles de posición Mundial de Pintura en Nueva
Enrique Henríquez. ilustrada con pinturas y caricaturas
asunto histórico (Caonabo en la pri- York, obteniendo Medalla de Honor
del pintor a quien le dedican diversos
sión) y uno de Jaime Colson. por su cuadro Vendedor de Andullos.
textos, entre ellos del poeta Octavio
Guzmán Carretero.
Manuel Rueda viaja a Chile a estudiar
música.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |30| |31| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|2 El primer manifiesto de estética dominicana fluyen en un cambio de mentalidad que transforman las letras y las artes. Estas se apartan |9|
Mateo, Andrés L.
de las funciones normalizadoras de antaño: ordenadas, objetivas, formulistas y académicas, Manifiestos
Literarios
dando lugar a las rupturas vanguardistas que representan otra manera exploratoria de las de la República.
Página 12.
formas, un avance interpretativo del contenido y una renovación de la técnica y de los re- Confert.

cursos. Como bien explica Andrés L. Mateo: «Técnicamente, las vanguardias transforman
|10|
las nociones del tiempo tradicional y el espacio habitual, la continuidad se vuelve discon- Idem.
Páginas 13-14.
tinuidad y la aspiración será ascenso en la simultaneidad, vértigo por identificar correlacio- Confert.

nes abstractas, negación del espacio, o espacio y tiempo fundido indisolublemente, etc.»|9|
¿Cómo se proyectan las vanguardias en nuestro medio? De la misma manera que el ca-
pitalismo industrial universaliza sus relaciones de producción, también se desplazan des-
de la sede capitalista las maneras sociales, doctrinales y artísticas. El espíritu vanguardista
que surge en Europa repercute en América por el camino de la literatura, con viajeros
hispanoamericanos que van al Viejo Continente y a la inversa: europeos que vienen a al-
gunas de las naciones americanas. El vínculo entre vanguardia y sociedad dominicana, vi-
sible en el 1920, lo encabeza el poeta Vigil Díaz. A propósito, explica Mateo: «Toda esta
permanente movilidad del pensamiento contemporáneo, cuya formulación mayoritaria
se hizo a través de la poesía, que como se sabe sirvió de albergue a todos los ismos cir-
cundantes, penetró a nuestro país a nivel de viaje personal, a nivel de una actitud inno-
vadora, que no asumía la complejidad global de recrear por aspiraciones internas la nue-
va sensibilidad que se encarnaba en la época. El Vedrinismo es, extrañamente, una ‘acti-
tud de vanguardia anticipada’ en el continente, puesto que como se ha sabido, la vanguar-
dia americana concretó un programa a partir de 1916-1920 y el Vedrinismo, en cambio,
aparece en nuestras letras con su actitud innovadora en 1912 (…),Vigil Díaz, el padre del
De los hechos culturales que acontecen en la década 1920, el más importante resulta el
Vedrinismo, en la introducción a su libro Galeras de Pafos advierte que sus poemas fueron
surgimiento del Postumismo: la suprema tendencia literaria nacional que posee un ca-
escritos en Francia; otros, los más, hace dos lustros, sin influencia ni calcomatismos.Aun-
rácter antitradicional es, por consiguiente, moderna, y aparece sustentándose en el pri-
que su afirmación trastueca el camino de la vanguardia posterior en el continente que
mer manifiesto de estética dominicana que provoca un movimiento que, si en verdad
comenzó por la simple imitación de las tendencias y ulteriormente modificó las funcio-
es poético, influye en otros campos de las artes con los que crea nexos innegables. La
nes; el aire de modernidad y la revolución personal que introduce en la literatura domi-
trascendente aparición del Postumismo guarda relación con las circunstancias históricas
nicana Vigil Díaz quedan como un significativo esfuerzo de incorporación de nuestra li-
que influyen desde el nivel externo y, por igual, internamente.
teratura a las corrientes que tenían su sede en París. No hay que olvidar que París se con-
Una primera circunstancia la definen las nuevas relaciones históricas del mundo occiden-
virtió en una de las cunas de las vanguardias modernas, en parte, porque desde fines del
tal, más bien europeo, que en materia de desarrollo socioeconómico encabeza la segunda
siglo XIX artistas de diversos orígenes hacían su arte desde allí. (…).Y todos conscientes
Revolución Industrial. Las invenciones técnicas que se producen con esta revolución in-
de que participaban de una creación destinada a consumo universal».|10|
Reasumiendo al poeta vedrinista e insistiendo en que él introduce en el país la innova-
Enrique García-Godoy|Autorretrato (detalle)|Óleo/cartón|26 x 21 cms.|Sin fecha|Col. Raquel García-Godoy de Priego. ción moderna y no el movimiento de la vanguardia, la conclusión de Andrés L. Mateo
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |32| |33| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|11| es que Vigil Díaz es pionero en negar la tradición siendo el introductor de la carga hu- o pronunciación cultural dominicana en términos literarios y artísticos. Incluso, una in- |13|
Idem. Sains de Robles.
Páginas 14-15. morística y profana en la literatura dominicana. Este poeta asume la categoría literaria citación liberadora de la interioridad que hace suya las ideas de Peter Altemberg, un li- Ensayo de
Confert. Diccionario de la
acorde con la tradición simbolista a la valoración eufónica de las palabras (cuyo único terato austríaco (1859-1919) que poseía el talento supremo de impresionar, producien- Literatura.
Tomo III.
|12| seguidor, Zacarías Espinal, llevará a extremos lúdicos). Además,Vigil produce la libera- do una obra imaginativa, pintura de tipos y de caracteres, estilo propio y prosa natu- Página 41.
Idem. Confert.
Página 15. ción del verso con su reiterada inquietud por erigir una forma sin ataduras. Es decir, el ral.|13| Apoyándose en este escritor europeo y en su propia vivencia estética asimila-
Confert.
versolibrismo es paternidad nacional de este poeta que expresa el deseo de amoldarse da en Francia,Vigil Díaz publica varias notas preliminares en su obra Galeras de Pafos,
al espíritu de la época, de ser moderno, reproduciendo aquí lo que las teorías del arte y de las cuales se transcriben dos. En la primera alude a un consejo de Peter Altemberg:
la literatura de las vanguardias habían proclamado bajo el efecto de la evolución y los «Ante todo, escúchate a ti mismo, da oídos en ti, a tu propia voz; no tengas vergüenza
cambios políticos del mundo europeo.|11| de ti mismo; no te dejes asustar por tus sonidos, aunque sean desacostumbrados, con tal
Si bien la tendencia aislada y solitaria del vedrinista Vigil Díaz no se constituye en un de que sean tuyos; ten valor para tus desnudeces; pinta un hombre en una frase; un su-
movimiento de vanguardia, sí representa una incitación moderna|12| para la expresión, ceso del alma en una página; y un paisaje en una palabra». En la segunda anotación es-

Yoryi Morel|Autocaricatura|Portada Revista Rachas (detalle)|1939. Enrique García-Godoy|Retrato (homenaje al pintor Sorolla)|Óleo/madera|61 x 71 cms.|1924|Col. Museo Bellapart.
Yoryi Morel|El Sumo Pontífice del Postumismo|Revista Bahoruco Núm. 94|Mayo 1932.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |34| |35| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

tablece: «Por lo que toca a la estética del futuro, esta será amétrica, astringente y wag- |14|
Vigil Díaz.
neriana, por no decir que será la armonía del desorden».|14| Preliminar de
Galeras de Pafos.
Las referidas notas se publican en 1912, convirtiéndose en preámbulo enunciativo de 1912. Referido
por Andrés L.
una mayor subjetividad nacional que atañe a las letras y que implica a las artes, sobre to- Mateo. Op. Cit.
Página 33.
do a la pintura. Además, esas notas tienen el valor de sugerirle al artista de toda imagen Confert.

que se desvista del pasado, del recuerdo y de los idealismos desnudándose en una reali-
dad actual, presente, real, personal e inevitablemente desordenada. Este desorden del fu-
turo, en buen término, significa rompimiento con las normas o las reglamentaciones que
sitúan a los artistas del porvenir de cara a las vanguardias. En conexión con la incitación
vedrinista del reencuentro consigo mismo y la estética amétrica, aparece el Postumismo
nueve años después de la publicación de Galeras de Pafos.

Enrique García-Godoy|Genoveva en el puerto|Óleo/tela|50 x 50 cms.|1928|Col. Raquel García-Godoy de Priego. Enrique García-Godoy|Madre con sus dos hijas|Óleo/tela|27 x 36 cms.|Sin fecha|Col. Raquel García-Godoy de Priego.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |36| |37| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|15| El Postumismo es el primer movimiento cultural dominicano que entraña una ruptu-
Anderson Imbert,
Op. Cit. ra con las maneras tradicionales de la literatura precedente (salvo con la tendencia ve-
Página 37.
Confert. drinista), aglutinando un buen número de relacionados directos e indirectos; mante-
niendo una militancia consecuente, combativa y durable en la isla;|15| y sustentándo-
se en un manifiesto que representa el primer escrito dominicano de índole socio-cul-
tural, con declaración de principios o propósitos de interés general en lo que atañe al
ámbito artístico. El manifiesto se publica en 1921, año en el cual la dictadura imperia-
lista del ejército de los Estados Unidos aún lesiona directamente la soberanía domini-
cana. Los planteamientos del documento no expresan una posición política per se, o en
concordancia con la movilidad de los intelectuales que demandan la desocupación mi-
litar. Evasor de ese partidarismo, la declaratoria plantea otro tipo de compromiso me-

nos circunstancial. Entendiéndose o no que era una postura política consciente o in-
consciente, el Postumismo demandaba la búsqueda inmediata de la realidad nacional
reencontrada como geografía, tierra y patria. En relación a este punto escribe Alcánta-
ra Almánzar: «Si no se toma en cuenta que el país estaba bajo la dominación norteame-
ricana en el momento en que se escribió el Manifiesto y que estos poetas veían como
una necesidad la búsqueda de lo nacional en una época de abierta desnacionalización a

Celeste Woss y Gil|Mujer en reposo|Óleo/tela|65.5 x 84 cms.|1941|Col. Museo de Arte Moderno. Celeste Woss y Gil|Retrato de dama con traje de rosa|Óleo/lienzo|51 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Celeste Woss y Gil|Desnudo|Óleo/tela|98 x 51.5 cms.|1941|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |38| |39| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|16| todos los niveles, de nuestra formación social, no se podrá justificar esa inmersión en el como apoyo espiritual, se realiza, antes que todo, contra las manifestaciones de la Vanguar- |20|
Alcántara Idem.
Almánzar, José. mundo dominicano, esa urgencia de reafirmación como pueblo».|16| dia, ya que en este momento los puntos de referencia europeos son el futurismo italiano, el Páginas 16-18.
Estudio de Poesía Confert.
Dominicana. Andrés L. Mateo define el Postumismo como el movimiento literario cuyas caracterís- dadaísmo francés o alemán y, posteriormente, el surrealismo. Condicionado por la Vanguar-
Página 111.
Confert. ticas entrañan un reencuentro con el paisaje nacional, con la inmediatez, con la abierta dia y utilizando el estilo de los manifiestos, la Proclama Postumista «es una antivanguardia
proclama de democratizar el disfrute estético, y de hacer personajes de sus poemas a los cuya cólera y antimímesis absoluta equivale a un americanismo pánfilo, declamatorio y sub-
|17|
Mateo, Andrés L. seres sencillos.|17| Este reencuentro lo refleja el Manifiesto Postumista redactado por jetivista». Mateo estima que el manifiesto es un acto de iconoclastía soberbia contra todas las
Op. Cit.
Página 41. Andrés Avelino, quien lo firma al final de los 20 acápites alfabéticos, en la Colina Sacra, formas de la cultura universal, pero sobre todo contra las vanguardias. Él sustenta, además,
Confert.
el lugar de la celebración de tertulias. El enunciado único del Manifiesto|18| postula que «el Postumismo con su postura antivanguardista no entraña una actitud de salto al va-
|18| que La América debe superar a la Europa, argumentándose seguidamente que no po- cío, de tabla rasa. Era, más bien, la hipérbole de un pensamiento americanista (…), pero por
Manifiesto
Postumista. demos seguir siendo súbditos de una aristocracia intelectual que no nos pertenece. En eso mismo en la cultura dominicana el manifiesto de los postumistas es una provocación al-
dem.
Páginas 43-45. consecuencia, se rechazan los modelos de las artes europeas (clásico, renacentista, ro- tamente creativa y una mirada escrutadora hacia el pozo sin fin de nosotros mismos».|20|
Confert.
mántico e incluso las vanguardias) como materia de la creación futura del continente
|19| que califican de nueva media parte del mundo. El postumismo, en consecuencia, pro-
Mateo, Andrés L.
Idem. pugna por un arte de América, definiendo una estética con los principios y valores que
Página 17.
Confert. postula el manifiesto, entre ellos los que se citan a continuación:
a|Vida sincera e íntima, arte autóctono, para abrir la talanquera que nos ha separado
del infinito.
b|La materia poética es creación. Nuestra belleza de sombra y luz será la belleza del
futuro.
c|Forma y fondo y fondo y forma serán una misma cosa, ya que nuestro acento emo-
cional permite una mezcla igual de ideas y de emoción.
ch|Representación natural de los sonidos como ley-motivación, parquedad en los se-
mitonos, melodías cortas individuales no mayores de dos tiempos. Supresión de caldero-
nes kilométricos.Armonías generales obtenidas con la inarmonía de las melodías cortas.
d|Menos ritual en el arte pictórico, ni la majestad de la Gioconda ni la mofa del im-
presionismo.Triunfo de la luz sobre el color de los paisajes. Magnitud esencial del mo-
tivo en el fondo de los cuadros, objeción y representación natural de las cosas.
e|Dominio de las líneas escultóricas.Vibración conjunta de músculo y cerebro. Diná-
mica subjetiva de los actos.
f|En esta era de sectas literarias, se hará una sola momia de todos los críticos. Los cer-
támenes y las exposiciones serán anuladas temporalmente. Cada obra se perpetuará por
sí misma.|19|
Básicamente literario y punto de partida de un movimiento de poetas, el manifiesto tiene
la importancia de asociar los campos de la música, de la pintura y de la escultura. Además,
al replegarse el movimiento hacia lo propio, en búsqueda de algo que pueda ser utilizable Enrique García-Godoy|Patio|Óleo/tabla|18 x 25.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Ceballos Estrella.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |40| |41| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|3 Los orientadores de la modernidad motor, en porcentaje muy inferior frente a los predominantes animales de montura, ca-
rretas, carretillas, carruajes y recuas de carga que transportaban los productos rurales ha-
cia los mercados pueblerinos; mercados como el de Santiago, próspera comunidad en
donde predominaban las lamparitas humeadoras y el quinqué a pesar del alumbrado
eléctrico inaugurado con festividades en 1915. Santo Domingo y Santiago fueron las
primeras comunidades dotadas de alumbrado eléctrico y público.
En la década de 1920 las rutas terrestres las constituían viejos caminos asociados al pe-
ríodo de la colonia, atravesando espesos bosques y ladeando montañas; caminos que co-
menzaron a reorientarse con los trazados de las vías férreas, con el proyecto de carrete-
ras que emprendió la administración de Ramón Cáceres y el programa de obras públi-
cas que asume el gobierno ocupacionista. En 1924, la construcción de carreteras de pri-

Simultáneo al despliegue del activismo de los escritores postumistas, aparecen varios ar-
tistas que aislados o distantes en sus respectivos medios comunitarios inciden como
nuevas conciencias del hacer pictórico, al asumir también, casi todos, el rol docente. Es-
tos nuevos orientadores se desenvuelven en los decenios 1920 y 1930, período en el
cual la población dominicana fluctúa entre 894,625 habitantes, de acuerdo al primer
censo nacional (1920), y 1,479,417 pobladores registrados por el censo de 1935. Hacia
los años veinte, las vías comunicativas modernas eran el ferroviario y las goletas que de-
bían abordarse en los puertos marítimos del sur para viajar al norte, o en la comunidad
norteña de Puerto Plata para llegar a la ciudad Capital y otros poblados sureños. En las
dos grandes regiones que dividían el país ya se conocían la bicicleta y el vehículo de

Celeste Woss y Gil|Vista de la ciudad desde la orilla oriental (detalle)|Óleo/tela|26 x 92 cms.|1922|Col. Octavio Enrique García-Godoy|El dulce de leche|Óleo/tela|45 x 42 cms.|Sin fecha|Col. Marianela Jiménez.
Amiama de Castro.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |42| |43| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

mera clase, para la movilidad automovilística, alcanzaban 652 kilómetros, ampliándose b| Con los tres pintores, la enseñanza artística se reorienta con un método diferente al
en 1930 a 934 kilómetros que comunicaban a Monte Cristi, Santiago, Moca, La Vega y empleado en la Academia de Rodríguez Urdaneta, vigente a inicio de la década 1930.
San Pedro de Macorís. La principalía de estas comunidades conjuntamente con Sánchez c| Ellos dan lugar a la fundación de tres academias. En 1920, funda Gómez la de San-
y Puerto Plata, tenía mucho que ver con el desenvolvimiento comercial y productivo, tiago. En 1924, establece la Woss y Gil su taller-escuela, que es el primero de los dos
razón por la cual recibieron los efectos de una transformación arquitectónica, urbanís- centros que funda en la ciudad Capital. Alrededor del 1930 establece García-Godoy la
tica, así como del uso de medios técnicos modernos y de asimilación en las modas, los Academia de Dibujo y Pintura de La Vega.
gustos y los estilos. Sin embargo, pese a esos efectos de cambios que conllevó la defini- ch| Las enseñanzas de los tres determinan el desarrollo del naturalismo isleño con un
ción de una aristocracia de clubes, tales ciudades preservaban un aire pueblerino, más desenlace impresionista e incluso destellos, elementos y métodos del post impresionis-
rural que urbano. En varias de esas comunidades reaparecen los personajes nativos que, mo.
una vez ubicados, instalan los atelieres respectivos y los cuales también establecen acade- d| Con estos nuevos orientadores se produce una ampliación del temario pictórico. El
mias. Al medio santiaguense retorna Juan Bautista Gómez; a la comunidad vegana re- paisaje regionalista, el costumbrismo y el tipicismo, entre otros enfoques, dejan atrás el

gresa Enrique García-Godoy, en tanto Celeste Woss y Gil vuelve a Santo Domingo. indigenismo, las añejas vistas de Santo Domingo, el fondo oscuro y tenebrista de los re-
Aunque los tres se desenvuelven en cierta manera distantes entre sí; aisladamente en las tratos. El enfoque exótico, nostálgico-romántico es sustituido por el tratamiento de la
respectivas comunidades, el activismo que representan origina más de una asociación: realidad bajo el estallido de la luminosidad.
a| Con Woss y Gil, Gómez y García-Godoy se multiplica la educación artística de ma- e| Las influencias artísticas y docentes de Woss y Gil, Gómez y García-Godoy impul-
nera territorial. Los núcleos escolares conforman una proyección que enlaza a Santo san vocaciones decisivas, fecundas y recias como individualidades y como cultivadores
Domingo, La Vega y Santiago. modernos ceñidos a temas nacionales.

Juan Bautista Gómez|De la serie: Medallones de los Evangelistas (fragmento)|Década 1930|Col. Catedral de Santiago. Juan Bautista Gómez|Retrato de Peña y Reynoso|Carboncillo/papel|58.5 x 46 cms.|C.1943|Col. Centro Cultural
Eduardo León Jimenes.
Juan Bautista Gómez|De la serie: Medallones de los Evangelistas (fragmento)|Década 1930|Col. Catedral de Santiago.
Juan Bautista Gómez|Retrato de Príamo B. Franco|Óleo/tela|40.6 x 23 cms.|Sin fecha|Col. Rafael Del Monte.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |44| |45| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

JUAN BAUTISTA GÓMEZ, nacido en 1870, es quien inicia de manera formal el


desarrollo pictórico en Santiago de los Caballeros, de donde es oriundo, aunque la
cronología señala a otros pintores anteriores, entre ellos a Arturo Grullón, quien real-
mente es el primer artista santiaguense de relevancia social o histórica. El precede a
Juan Bautista, hijo de matrimonio santiaguero, cuyo padre fue soldado durante la
Guerra de Independencia y «ejerció con provecho en el mercado de almacenaje de
tabaco en rama», posición que le permitió ofrecerle una esmerada educación a su pro-
le, entre ellos al hijo pintor, quien desde pequeño manifestó vocación hacia las artes.
Los cuatro Evangelistas en la cúpula de la Iglesia Mayor de Santiago fueron pintados
por él en su juventud. Casado, con hijos, vivía en Puerto Rico, cuando fue designa-
do cónsul dominicano en París (…) aprovechando bajo el tutelaje de notables maes-

tros.|21| En Francia transformó su paleta que se ceñía a la academia decimonona e |21|


Gómez, Teodoro.
igualmente adquiere la vivencia de la escuela naturalista y del método de pintar fue- Carta del 4 de
marzo de 1980.
ra del recinto techado, al aire libre, realizando excursiones, método que aplica cuan- Página 2.
Confert.
do regresa a la república nativa.
El pintor Gómez retornó al país antes de que estallara la Primera Guerra Mundial
(1914-1918) instalando en la ciudad natal el primer atelier artístico que se recuerda. Fre-

Juan Bautista Gómez|Aguatero|Óleo/madera|46 x 35 cms.|C. 1920|Col. Elba y Popi Bermúdez. Juan Bautista Gómez|La litera|Óleo/tela|103 x 160 cms.|1941|Col. Museo Arte Moderno.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |46| |47| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|22| cuentado por jóvenes citadinos, este taller, e igualmente su academia fundada en 1920,
Idem.
Página 4. posibilitan la orientación de un grupo de individualidades. Reducido y fluctuante, con
Confert.
el mismo se define el primer núcleo artístico santiaguense. En esa nucleación ya figu-
ran Arturo Grullón,Tuto Báez y el maestro Gómez, añadiéndose Yoryi Morel, Federi-
co Izquierdo y Quico Morel (pintores), Joaquín Priego y López Glass (escultores), San-
tiago Bueno y Federico W. Lithgow (fotógrafos), y Salomón Jorge (dibujante). De la la-
bor orientadora de Juan Bautista se desprende la temática más distintiva de la Ciudad
del Yaque. Aunque pintor, básicamente, era también escultor y fotógrafo. Desde su ubi-
cación en el medio provincial laboró profusamente como retratista y en pintura folkló-
rica, o sea, paisajes y escenas costumbristas.|22| Al aire libre, en la cercanía de su ho-
gar, reproducía las viviendas del vecindario e igualmente transcribía arbustos y flores

con el empleo del carboncillo, la acuarela, el óleo. En sus lienzos, por lo regular de pe-
queños formatos, trató el tema de aguateros, vendedor de frutas, resultando La Litera, su
cuadro más difundido, al ser adquirido para la pinacoteca del Estado a inicios de la dé-
cada de 1940. Algunas marinas, lo más probable de su período europeo, también for-
man parte del repertorio pictórico de este pintor que además realizó escenas de Puer-
to Príncipe, Haití. Muchas de sus pinturas carecen de la firma personal; no obstante, son

Juan Bautista Gómez|Flor de cayuco|Óleo/tabla|25.5 x 41 cms.|C. 1920|Col. Familia Ceballos Estrella. Juan Bautista Gómez|Paisaje del río Yaque|Óleo/tela|51 x 36 cms.|1919|Col. Marianela Jiménez.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |48| |49| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

reconocidas por el temario, el encuadre y un tratamiento de color riguroso, por lo re- |23|
Dato referido por su
gular amarillento, acentuado de opacidad atmosférica, transparenciada. alumno Juan José
Estévez. Confert.
Juan Bautista Gómez era llamado El León|23| por los alumnos de Bachillerato, ya que
ejerció docencia de Dibujo y otras disciplinas en varios centros de la ciudad. Este apo- |24|
Peña Defilló,
do tenía que ver con su exigencia disciplinaria e igualmente con su temperamento iras- Fernando. El Cari-
be, Suplemento,
cible. Pintor, dibujante, escultor (es autor de un busto de Peña y Reynoso), fotógrafo y 20 de junio de
1970. Confert.
poeta ocasional, es juzgado como impresionista|24| y como autor que sabía copiar en
forma personal y afortunada las costumbres y el paisaje dominicano.|25| Las señales del |25|
Henríquez Ureña,
impresionismo, del costumbrismo y la atención al paisaje circundante, pueblerino y de Max, cita en Ro-
dríguez Demorizi.
campiña, marcan a pintores regionales más dotados que frecuentaban su taller, no sola- Pintura y Escultu-
ra. Página 114.
mente para verlo trabajar, sino para compartir los conocimientos de su formación eu- Confert.

ropea. Bautista Gómez fue profesor de dibujo en la Escuela Normal de Santiago, así co- |26|
Gómez, Teodoro.
mo Director de la Escuela de Artes Manuales desde la década de 1920 hasta principios Op. Cit.
Confert.
del 1940, cuando se marcha a Nueva York donde vivió hasta su muerte ocurrida en
1945. Sus últimas obras pictóricas fueron los retratos de nuestros próceres Duarte, Sán-
chez y Mella, que le fueron ordenados por el Gobierno de Trujillo, para ser expuestos
en el Senado, en Santo Domingo.|26| Él, también retrata al dictador.

Juan Bautista Gómez|Paisaje para el amigo H. Pastoriza|Acuarela/papel|45.6 x 28 cms.|1929|Col. Familia Ceballos Juan Bautista Gómez|Puerto (muelle viejo de Puerto Plata)|Óleo|25.5 x 52 cms.|Sin fecha|Col. Familia Ceballos Estrella.
Estrella.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |50| |51| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

El segundo orientador de la modernidad, ENRIQUE GARCÍA-GODOY, nace en |27|


García-Godoy,
1886, perteneciendo a una familia con prestigio social e intelectual. Su padre Federico Enrique, referido
por Angela Peña.
García-Godoy (1857-1924) era un escritor fecundo, ampliamente reconocido en la Re- Ultima Hora, 2 de
junio de 1980.
pública y con muchas relaciones en América. En medio de un ambiente culto creció la Página 19.
Confert.
descendencia que procreó el escritor con Rosa Clara de Jiménez. Enrique, desde tem-
pranos años manifiesta interés hacia las artes plásticas, opinando en el apogeo de su ejer-
cicio vocacional que «la escuela de todos los tiempos será siempre la naturalista y la obra
artística ahora y siempre, será convencional e interpretativa».|27|
Enrique García-Godoy recibió la primera orientación pictórica localmente, en La Ve-
ga, probablemente del español Manuel Pueyo. En 1907 ya figuraba su nombre en una
exposición organizada por el Ateneo Dominicano, pero sólo en 1910 pudo ejecutar al-

gunas obras pictóricas de importancia.|28| Hacia la década del treinta, Abigaíl Mejía |28|
Catálogo Segunda
ofrece el siguiente perfil de este orientador nacional: «El artista García-Godoy nació en Exposición Bienal
Nacional (…),
La Vega (…) de una familia de abolengo. Es pintor y escultor, autor de varias obras no- 29 de febrero de
1944.
tables. Ha ganado varios lauros en diferentes certámenes a los que ha concurrido con Confert.

sus cuadros. Como cónsul de Italia pudo extender su panorama artístico viendo las
obras de los grandes maestros en aquellos museos. Es Director de una Academia de Di-

Juan Bautista Gómez|El puente de Nibaje|Óleo/madera|43 x 33 cms.|1920|Col. Ramón Francisco. Enrique García-Godoy|Crucifixión|Óleo/tela|240 x 180 cms.|1931|Col. Museo de Arte Moderno.
Enrique García-Godoy|Descendimiento de Cristo|Óleo/tela|71.5 x 58.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Ceballos Estrella.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |52| |53| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|29| bujo y Pintura en La Vega».|29| Es probable que muchas obras firmadas E. Godoy, sean mila con su creencia, intelectualismo, contactos y la medular condición de ser hijo del |30|
Mejía, Abigaíl. Suro, Darío.
Revista de de su autoría, nombre que también aparece en algunas portadas de revistas que circula- trópico. La ubicación de Italia le permitió viajar a otros países europeos, visitando in- Arte Dominicano.
Educación No. 52. Página 22.
Julio-agosto de ban en el decenio 1920, entre ellas La Cuna de América. numerables museos que sirvieron de acicate para la formulación de un arte más defini- Confert.
1939. Anexo
Página 11. Tenía aproximadamente cuarenta años de edad cuando se localiza en la nación italiana, do, que hasta cierto punto se podría relacionar en algunos momentos con el Art Nou-
Confert. |31|
fungiendo como cónsul dominicano con asiento en el Puerto de Génova, en la etapa veau. Además de esta lejana referencia que se aprecia en sus desnudos y cuadros de pe- Priego, Joaquín.
Listín Diario. 19
1924-1930, en la que gobierna Benito Mussolini con un régimen fascista. Las artes ita- queños formatos,|30| se pueden establecer nexos con otras escuelas absorbidas duran- de julio de 1980.
Confert.
lianas experimentan la fuerte sacudida del movimiento moderno futurista que busca re- te su permanencia en el viejo continente. Aquí también se relacionó con el pintor es-
presentar la simultaneidad de los tiempos (pasado, presente y futuro), evocando sobre pañol Ignacio Zuloaga (1870-1945), a quien le hizo un retrato y del cual obtuvo nota- |32|
Suro, Darío.
todo a la sociedad y las técnicas del porvenir. Pero la sacudida es apenas un viento que ble influencia.|31| Arte Dominicano.
Página 22.
sopla frente a la poderosa e incólume tradición conservadora y realista del arte italiano García-Godoy es el primer artista dominicano que formula una teoría estética, sobre Confert.

con la que tropieza el vegano cuya mentalidad responde a esa estilística en la que se asi- la que se tiene conocimiento. Con el título Cánon geométrico, principio estético de la con-
|33|
formación morfológica del cuerpo humano, es un texto redactado entre 1924-1944 y cuyos García-Godoy,
referido por María
manuscritos ha salvado su hija Raquel, transcribiéndolos pacientemente. Es una obra Ugarte. El Caribe,
Suplemento 5 de
ilustrada con más de 70 dibujos a color, de una sorprendente originalidad.|32| En ella mayo de 1973.
Confert.
afirma que la belleza física es una ecuación y un teorema, señalando además que el
cuerpo humano, desde el punto de vista plástico, es la perfección más exquisita. Pen-
saba Enrique García-Godoy que «... no basta el simple campo de las proporciones pa-
ra estimar la belleza del cuerpo humano. Se necesitan otros estudios complementarios
para poder rendirnos cuenta del valor estético de esa forma complicada», por lo que
concluye que «... la solución de este interesante problema estético, o mejor dicho, la
interpretación morfológica de la forma del cuerpo humano y su mayor o menor gra-
do de armonía, habrá de estudiarse a base de una combinación geométrica lógicamen-
te apropiada a la expresión misma de la forma, es decir, a su configuración peculiar».
Refiriéndose al cuerpo humano, la desnudez significa para él, «la esencia de Dios en la
perfección de su obra universal», por lo que consideraba, en materia artística, inofen-
siva a la moral sobre todo cuando ella se inspira en motivos elevados que dan a esas
formas fisiológicas noble valor estético y encanto de sana poesía. Ninguna figura satis-
face más en plástica y en sentido que la figura humana para la concepción artística en
determinados temas de alta significación ideológica, porque ella pone ese doble valor
de fondo y forma que no se encuentra tan cumplidamente en otro ser. Sólo el arte es
capaz del milagro de la pureza estética al mostrar por cualquiera que sea el medio ar-
moniosamente conformado».|33|
Pintor de abundante producción, la obra de García-Godoy revela a un protagonista
transitando entre dos épocas o siglos, con los reflejos vivenciales de muchas realidades
Enrique García-Godoy|Regreso de Duarte a la Patria Libre (detalle)|Óleo/tela|219 x 336 cms.|1944|Col. Museo y tiempos que ineludiblemente transcribe siendo a la vez un académico, un protomo-
Casa de Duarte.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |54| |55| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|34| dernista y un romántico. Su academicismo depurado, observa Suro, se expresa en sus año este último en el cual celebra una retrospectiva constituida por 100 óleos, 77 pas-
Suro, Darío.
Op. Cit. desnudos,|34| en tanto que el romanticismo lo revela en las obras de temario históri- teles, 50 acuarelas y dibujos y 7 estudios morfológicos.
Confert.
co, muchas de las cuales ofrecen aspectos muy naturalistas. Los reflejos del estilo Art El temario en la obra de García-Godoy define retratos, paisajes, desnudos, asuntos religio-
Nouveau, incluso simbolistas y de la tendencia neo-impresionista, se asocian a la etapa sos, escenas populares o costumbristas, alegorías y temas históricos.Tres óleos de gran for-
italiana del artista. mato se asocian a hechos de la historia dominicana. El más reconocido es La entrevista de
En otro sentido, la obra de este orientador vegano puede apreciarse por etapas, lo cual José Martí y Máximo Gómez (óleo 1944), de una veracidad histórica que garantiza un tes-
permite juzgar su obra expresándose entre la academia conservadora y los reflejos mo- tigo ocular (Emilio Ceara), del cual parece se valió el pintor para reproducir el memora-
dernistas. Desigual es la obra de su etapa juvenil que desarrolla entre 1910-1924, cuan- ble encuentro que tuvo lugar en el paraje de Guayubín, en marzo de 1895. En esta obra
do se compara con la etapa italiana (1924-1930), en la que asume vivencias sociales y se destaca el contraste agudo que ofrecía la fisonomía del pensador cubano, de amplia
estilísticas, produciendo una obra más madura, pero menos nativista o criolla al com- frente y blanca tez, y el veterano militar dominicano, vestido con ropa de combate y cur-
pararse con los temas que asume en el país, sobre todo en La Vega, entre 1930 y 1945, tido el rostro por la inclemencia de la vida en la manigua. Es notable, también, el relieve

Enrique García-Godoy|Manuscrito de Montecristi|Óleo/tela|121 x 174 cms.|1945|Col. Banco Central de la República Enrique García-Godoy|Federico García Godoy y su esposa|Óleo/tela|68 x 99 cms.|Sin fecha|Col. Raquel García-Godoy
Dominicana. de Priego.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |56| |57| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

de los detalles de la luz que, a chorros, entra por la puerta y se diluye en el interior del |35|
Ugarte, María.
rancho mientras afuera los caballos retozan en el campo.|35| Las otras dos pinturas his- Op. Cit.
Confert.
tóricas son El regreso de Duarte a la Patria y La batalla del Santo Cerro. La primera se con-
serva en el Museo Duartiano y la segunda en el Santuario de Las Mercedes, en La Vega.
Este último cuadro también es conocido por el título de La batalla del milagro.
García-Godoy expuso únicamente en 1945, en La Galería de Bellas Artes. Dos años más
tarde falleció a los 62 años, precisamente cuando nuevos planteamientos, opuestos a su
estilística, empezaban a pronunciarse en el ambiente de Santo Domingo. Se afirma que
murió afectado por la depresión que le provocó la fría acogida de la exposición por par-
te de la intelectualidad capitaleña, pese al numeroso público que la presenció. Exhibió
más de 200 trabajos de su amplia producción.

CELESTE WOSS Y GIL es la primera mujer artista dominicana que se destaca co-
mo decisiva orientadora del arte nacional, al mismo tiempo que se vincula al impulso
moderno del mismo. Oriunda de Santo Domingo, nació en 1890, año en el que esta-
ba consolidada la dictadura de Ulises Heureaux, a quien su padre, Alejandro Woss y Gil
(1856-1932) le allanó el camino al poder cuando ocupó la presidencia de la república
en 1885-1887. Militar, político, hombre culto y con aficiones artísticas, ocupó nueva-

Enrique García-Godoy|Mi esposa Graciela en el Parque Central|Óleo/tela|60 x 37 cms.|Sin fecha|Col. Raquel Enrique García-Godoy|Mi madre Rosa de García Godoy|Óleo/cartón|50 x 40 cms.|Sin fecha|Raquel García-Godoy
García-Godoy de Priego. de Priego.
Enrique García-Godoy|Niña con sus juguetes (retrato de su hija Raquel)|Óleo/tela|84 x 63 cms.|1943|Raquel
García-Godoy de Priego.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |58| |59| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|36| mente la presidencia del país en 1903, pero a los ocho meses de gestión fue derrocado, mo Plicita, quien se especializó en escultura y casó con un tío materno, radicándose la |38|
Adrover, Belkiss. Revista Oriente
El Nacional de teniendo que irse al exilio con sus hijos y su esposa, doña María Ricart y Pou, y en pareja en el país cubano. Ambas hermanas exponen en la Academia de Bellas Artes. La Literario. 1 de
iAhora!, 18 de agosto de 1911,
agosto de 1985. Francia permanecieron nueve años. Allí en París, la entonces pequeña Celeste Agustina menor de ellas, Celeste Agustina, también exhibe junto a su maestro en la vitrina mues- referencia en
Confert. Nereida Lahit-
aprendió el francés a la perfección,|36| al igual que sus hermanos Ana María (n. 1885) trario del conocido establecimiento comercial El Palo Gordo, convertido hermosamen- Bignott. Op. Cit.
Página 160.
|37| y Francisco (n. 18..?). te por sus dueños en verdadera urna de arte. De acuerdo a una crónica de 1911, ella ex- Confert.
Idem.
Confert. La prestancia paterna, la pudiente posición social de la familia y el exilio, permitieron pone un bello óleo y Tejeda dos preciosas acuarelas.|38|
que Celeste Woss y Gil fuera respaldada desde el momento en que expresa su preferen- Después de la formación en Cuba, en donde ofrece muestra fructífera de su pasión ha-
cia y vocación hacia las artes.Al trasladarse con su familia a Santiago de Cuba, inició sus cia el arte pictórico, Celeste Woss y Gil viajó a los Estados Unidos en donde el realis-
estudios artísticos en la Academia de Pintura, bajo la dirección de José Joaquín Tejada, mo imperaba como tradición pictórica y la renovación de las vanguardias europeas tra-
quien había estudiado pintura en España y se había distinguido como paisajista.|37| En zaban una paralela, sobre todo en Nueva York. A esta urbe llega la pintora dominicana
la misma Academia también estudió su hermana Ana María Woss y Gil, conocida co- en 1922, inscribiéndose en The National Academy y la Art Students League, recibiendo en

esta última las orientaciones de Frank Vincent Du Mond y George Lukacs.|39| Esa |39|
Adrover, Belkiss.
institución promovía a la sazón una actitud realista, racionalista y directa con respecto a Op. Cit.
Confert.
la representación de los fenómenos observados. Ello sin duda condicionó la reacción de
Woss y Gil a las figuras y objetos pintados a lo largo de su carrera. Como otros artistas
procedentes de medios conservadores,Woss y Gil permaneció al margen de los experi-
mentos más radicales del cubismo y movimientos similares que ocurrían a su alrededor

Celeste Woss y Gil|Bodegón con frutas|Óleo/lienzo|50.7 x 73.7 cms.|1945|Col. Ana de Woss y Gil y Familia. Celeste Woss y Gil|Racimo de rulos|Óleo/cartón|46 x 36 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández.
Celeste Woss y Gil|Bodegón con crisantemos|Óleo/lienzo|83.3 x 60.9 cms.|1945|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |60| |61| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|40| en Nueva York, París y otros centros.|40| Pero esa automarginalidad no significa que |C| Celeste decide en 1928 volver a Nueva York para aprender anatomía artística y re-
Sullivan, Edward.
Modern and ella no asimilara cambios decisivos del arte moderno occidental. Los asume con la pre- lacionarse con las nuevas conquistas de las artes visuales.
Contemporary
(…). Op. Cit. ferencia de las figuraciones realistas y el equilibrio de un temperamento que hace del |CH| En la citada urbe, aprende, además, a dibujar patrones a la medida, conocimien-
Página 138.
Confert. arte una catarsis personalizada, pero también una entrañable misión en la sociedad a la to que a su regreso a Santo Domingo en 1931 comenzó a impartir como maestra en la
que pertenece como criolla, isleña y dominicana. Escuela Industrial de Señoritas.
|41|
Adrover, Belkiss. Celeste Woss y Gil participa de una muestra colectiva de la Art Students League (1923), |D| En su hogar de la Calle Luperón abrió Celeste Woss y Gil su nueva Academia de
Op. Cit.
Confert. viajando al país natal en 1924. En este año instala un moderno estudio artístico en San- Dibujo y Pintura y ahí enseñó durante más de diez años a un numeroso grupo de jó-
to Domingo, frente a la vieja Catedral Primada, y acondiciona el patio de la casa para venes de uno y otro sexo. Cada año ofrecía una exposición de los mejores trabajos de
la enseñanza pictórica. Mujer-pintora y artista docente, a la joven Celeste Woss y Gil se sus alumnos. Esas muestras colectivas despertaban gran interés y entusiasmo en el pú-
asocian varios registros desde el año de su retorno en adelante. Estos se enumeran de blico entendido y amante de las bellas artes.
acuerdo con Belkiss Adrover:|41| La aparición artística de Celeste Woss y Gil resulta importante durante el período de su

|A| Para inaugurar el estudio-escuela Celeste presentó una exposición de pinturas, que desenvolvimiento primordial, correspondiente al 1924-1940. Con ella se reorienta y
podemos registrar como la primera individual del país, la cual suscitó elogiosos comen- fortalece la enseñanza artística en el ámbito de la capital dominicana, representando al-
tarios de los críticos de arte de los periódicos Listín Diario y La Opinión, los de mayor cances de notable proyección futura. La rigurosa formación conseguida en los centros
circulación e importancia. en donde estudió le permitieron convertirse en una opción docente femenina en po-
|B| A la escuela-estudio asisten sus primeras discípulas: Delia Weber,Amada Nivar, Ni- sesión además de un método moderno. En tales relaciones ella se convierte en la pri-
nón Coiscou, Ligia Ortiz, Dulce María de Marchena y Virginia Dubreil. mera mujer dominicana de trascendencia artística, con magisterio en las artes, a pesar

Celeste Woss y Gil|Estudio de la figura masculina sedente|Carboncillo/papel|48.3 x 33 cms.|1915|Col. Ana Woss y Celeste Woss y Gil|Modelo parada|Carboncillo|46 x 33 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández.
Gil y Familia.
Celeste Woss y Gil|Mujer de espaldas|Carboncillo|46 x 33 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández.
Celeste Woss y Gil|Estudio de la figura femenina|Óleo/lienzo|73.7 x 60.9 cms.|1920|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |62| |63| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

de que algunos nombres femeninos, antes que el suyo, se estimen como notables. Es el
caso de Adriana Billini, pero esta pintora, también docente, queda laboralmente vincu-
lada a Cuba.
Orientadora de la modernidad pictórica nacional en un período decisivo, frente a los
también orientadores Gómez y García-Godoy, Celeste Woss y Gil se convierte en una
protagonista excepcional, ya que asumió como mujer la ruptura desde todos los ángu-
los de su humanidad; y, sobre todo, en una época y en un medio social donde pocas re-
presentantes del género rompían patrones tradicionales, a pesar del movimiento femi-
nista que clamaba por la necesaria y justa igualdad con el hombre. Aparte de ser la pri-
mera en mostrar su producción conjunta, y además dedicarse a la docencia artística, ella
era pionera en el enfoque del desnudo como tema, militando en la primera organiza-

ción nacional que clama por el reconocimiento del derecho político para la mujer. Pe-
ro iba más lejos: aspiraba, buscaba y ofrecía testimonio de su fuero humano, femenino,
personal, artístico, social.
Al establecerse definitivamente en el país, Celeste Woss y Gil realizó obras al natural: re-
tratos y desnudos preferentemente femeninos. Ella había realizado en 1919 un elocuen-
te retrato de mujer desnuda que, aparte de romper con el viejo canon idealizador del

Celeste Woss y Gil|Mujer vestida de verde|Óleo/tela|51 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Privada. Celeste Woss y Gil|Retrato de mujer joven|Óleo/lienzo|55.9 x 50.8 cms.|1930|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Celeste Woss y Gil|Retrato de mujer|Óleo/tela|49.5 x 39.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Antuñano Peralta.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |64| |65| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|42| tratamiento, la ubica como precursora dominicana del tema asumido con visión mo-
Amiama, Manuel,
referido por derna. Pero el enfoque reiterado con el tiempo en otros desnudos y en su predilección
Octavio Amiama:
Xavier Amiama, para captar muchachas jóvenes y mulatas, no sólo provoca la reacción de los moralistas,
pintor (…).
Página 73. puritanos y racistas, sino también la sospecha de un encubierto lesbianismo, aunque la
Confert.
extremada protección que le dispensaba a su alumno Xavier Amiama también eviden-
ciaba que estaba enamorada al menos platónicamente de él.|42| En la década del 1930,
ella contrajo matrimonio. Esta ruptura de la soltería la refiere la ficha de una obra suya
que redacta su amiga Abigaíl Mejía para el Catálogo del Museo Nacional; ficha en la
cual anota el apellido de esposo: 21. Retrato del Gral. Alejandro Woss y Gil / Óleo /
0.42 cms. x 0.29 cms. / Pintor: Celeste Woss y Gil de Félix. / Donante: la autora, a so-
licitud de la Dirección/(1856-1932). Cabeza de perfil, el ex-Presidente aparece con su

Celeste Woss y Gil|Naturaleza muerta (detalle)|Óleo/tela|18 x 28 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández. Celeste Woss y Gil|Joven mulata con vestido rosa|Óleo/tela|106.5 x 36.3 cms.|1944|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |66| |67| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|43| característica y enérgica tiesura, algo calvo, en plena madurez. Lleva gafas puestas, vesti- con las cuales se esforzaba por una nueva factura y una nueva visión del color, como en |44|
Mejía, Abigaíl. Anotación a marco
Op. Cit. do de negro y cuello de pajaritas. Fondo oscuro. Pintado en 1912, es la primera obra la excepcional pintura Vendedores (óleo 1940) que enfoca a una pareja de marchantes y foto del cuadro
Confert. Vendedores,
hecha del natural por la autora».|43| criollos. En primer plano un anciano, macuto en hombro y portando una gallina. En en Catálogo
Exposición
La referida ficha es del 1939, año en el cual ella era la consorte legal de Ernesto Félix, segundo plano, una marchanta con típico paño de cabeza, casi junto a su mesa de fru- de Bellas Artes,
1940.
más bien conocido como Von Félix, quien se dedicaba a la venta de seguros, poseyen- tos tropicales.|44| Confert.

do oficina en la Calle Del Conde, y padre de varios hijos en mayoría de edad. El posó Aunque más conocida por sus retratos de firme factura, trabaja también el paisaje y la na-
|45|
para un retrato al óleo pintado por George Hausdorf posiblemente entre 1940-1945, turaleza muerta. Pero son especialmente sus desnudos los que atrevidamente rompen la Valldeperes,
Manuel.
con una fidelidad realista que lo muestran en edad muy madura. Se trata de una obra óptica de un puritanismo pictórico subyacente hasta el momento de su aparición. Hay Catálogo Octava
Bienal. 1958.
de enfoque y tratamiento diferenciados cuando se le compara con el citado Retrato del en estos desnudos voluptuosos una fina sensibilidad artística y el encanto de un toque Página 21.
Confert.
General Alejandro Woss y Gil, (óleo 1912) de estilo clásico, en cambio el del esposo se preciso que deja a las formas entregadas a su puro encanto sensible.|45| En estos desnu-
asocia a pinceladas postimpresionistas. Es probable que este retrato de Von Felix fuera dos, la atención de la pintora se fija en un tipo racial femenino, tomado directamente del

realizado en el tiempo en el cual la pareja compartía el almuerzo y la sobremesa en el empleo del modelo. La racialidad también se expone en sus obras de costumbres, donde |46|
Contín Aybar,
hogar familiar del esposo, lleno de cuadros de la pintora, quien más que cónyuge pare- lo insular aflora entre color, rítmica, enfoque autóctono y naturalismo de contrastante ilu- Pedro René.
Listín Diario.
cía una amiga de fieles visitas cotidianas. El matrimonio ofrece señales de apariencia, minación tonal. Formada en el canon académico de sus diferentes orientadores y asimi- 7 de noviembre
de 1963.
bien porque los hijastros no aceptaban a Celeste Woss y Gil o porque ella, mujer inde- lada en una modernidad selectiva, gran parte de su obra expresa tales condiciones. En es- Confert.

pendiente y muy dedicada a su arte, prefería vivir en casa propia, en donde se sumergía te sentido, observa Contín Aybar que su producción se distingue por ser moderna, pero
por largas horas en la realización de los retratos que le demandaban, o de aquellas obras conservando raíces clásicas.|46| En la misma dirección va la opinión de Díaz Niese,

Celeste Woss y Gil|Retrato de Jorge vestido de marinero|Óleo/lienzo|1949|Col. Ana de Woss y Gil y Familia. Celeste Woss y Gil|Retrato de Rosa de Herrera|Óleo/lienzo|1945|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Celeste Woss y Gil|Autorretrato fumando|Óleo/tela|48 x 38 cms.|1930|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Celeste Woss y Gil|Modelo de la época II|Óleo/cartón|54 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |68| |69| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|47| quien, ponderando el alcance pictórico de esta mujer artista, escribe en 1943: «Celeste
Díaz Niese, Rafael.
Cuadernos Woss y Gil, un talento espléndido, unido a un excepcional temperamento pictórico, con
Dominicanos de
Cultura. No. 1. briosos arrestos, servidos por una técnica impecable, nos ofrece hoy pintura de verdad:
1943.
Confert. bellos desnudos y vigorosos retratos en los cuales no sabemos qué admirar más, si la in-
tención decorativa, la seguridad y amplitud de pincelada, la solidez del dibujo-disciplina
de la línea, exactitud, soltura, o la sobriedad en los accesorios, el encomiable temor a los
detalles episódicos y superfluos, etc. En suma: arte amplio, en que las figuras están trata-
das como si fueran bloques pictóricos y en que la materia adquiere calidades insospecha-
das de brillantez y densidad (…) su pintura es sobria, fácil, sólida, opulenta».|47|
Temperamento culto, elegante, femenino, introvertido pero liberado, la Woss y Gil era una
artista de conciencia vertical en su identidad, en el rol social que asume y como pintora

Celeste Woss y Gil|Modelo de la época III|Óleo/cartón|50 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández. Celeste Woss y Gil|El gitano|Óleo/lienzo|63.5 x 58.4 cms.|1925|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |70| |71| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

oficiante de por vida. Además, fue una formadora de conciencias en un momento cru-
cial; momento en el cual el arte nacional proseguía, pero enrumbándose hacia pronuncia-
mientos de renovación equilibrada. Su papel de orientadora docente durante los años en
los cuales instala el Estudio-Escuela (1924-1928), su Academia Nacional de Dibujo y Pin-
tura (1931-1942) provocó sin lugar a dudas una sensibilidad diferente frente a los segui-
dores y partidarios de Abelardo, el notable maestro que mucho la admiró, y quien fuera
su colega amigo, además autor de un hermoso busto-retrato que perpetúa la juventud de
la pintora maestra. Parte del alumnado que ella orientaba hacia el decenio de 1930, se
constituyó en materia prima de la Escuela Nacional de Bellas Artes, fundada a inicios de
la siguiente década. Celeste Woss y Gil fue incorporada a los programas de esa escuela en
donde su temperamento y el estilo docente siguieron marcando a muchos discípulos has-

|48| ta el momento de su inevitable jubilación. Entonces ella se refugió en su pequeño mun-


Miller, Jeannette,
referida por do de Gazcue, el barrio arbolado en donde tenía casa y taller, obras y recuerdos vivencia-
Guerrero/De los
Santos. Mujer y les. Allí murió camino a los cien años de edad (1985), apartada de toda veleidad, fiel a sí
Arte Dominicano
(…). Página 21. misma como su arte y reconocida como excepcional maestra precursora de la moderni-
Confert.
dad pictórica dominicana. Muchos años antes de su fallecimiento el Estado Dominicano
la reconoció al otorgarle la Orden de Mérito de Duarte, Sánchez y Mella.|48|

Celeste Woss y Gil|Arlequín|Óleo/lienzo|50.8 x 45.7 cms.|1944|Col. Ana de Woss y Gil y Familia. Celeste Woss y Gil|Retrato de la señorita Marianela Jiménez|Óleo/tela|96.5 x 68 cms.|1944|Col. Marianela Jiménez.
Celeste Woss y Gil|Modelo de la época I|Óleo/cartón|57 x 47 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |72| |73| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

NÓMINA DEL ALUMNADO DE CELESTE WOSS Y GIL


1924|1928 y 1931|1941

Dulce María de Marchena María S. Díaz Lourdes Hernández Pou Anides H. Pimentel
Del primer alumnado Alumna en 1939 Alumna en 1940 Inscrito en 1939

Virginia Dubreil Andrés Diprés Liar Hernández Sang Rafael Pina Melero
Del primer alumnado Discípulo de 1939 Inscrito en 1939-1940 Discípulo en 1939
Ejerce docencia en dibujo décadas 1930-1940 Prosigue en la ENBA y sobresale como
Estela Everts Rafael Ignacio pintor del 40. Emigró
Ninón Coiscou Registrada en 1940 Matriculado en 1939
Del primer alumnado Músico destacado (compositor) Tulio Quírico
Julio Fabián Damirón Alumno en 1940
Amada Nivar de Pittaluga Inscrito en 1939 Yolanda Imbert
Del primer alumnado Alumna en 1939 Georgina Rentas
Se dedica a la poesía y al magisterio Gilberto Fernández Diez Inscrita en 1939-1940
Alumno sobresaliente Consolación Jiménez
Delia Weber Pintor reconocido Discípula en 1940 María Cristina Ricart
Del primer alumnado y del segundo Continuó estudios en la ENBA Discípula del 1939-1940
Pintora y escritora de alcance nacional Francisco Fernández Fierro
Alumno en el 1934 Diana Lebrón Sarah Rodríguez
Xavier Amiama Pintor sobresaliente Matriculada en 1939 Inscrita en 1940
Alumno sobresaliente. Pintor reconocido
Marianela Fernández M. Salvador A. López Enriquillo Rojas Abréu
Luis José Alvarez Alumna en 1940 Alumno en 1940 Alumno en 1939
Con calificación «muy bueno» en 1940 Se dedica a la poesía
Importante pintor del decenio 1940 Carmela Fiallo Minerva Madera
Matriculada en 1939-1940 Matriculada en 1939-1940 Pío de Salazar
Margarita Aquino Estudiante en 1939
Matriculada en 1939 Juan M. Flores Miguel A. Mejía
Inscrita en 1939-1940 Alumno en 1940 Clara E. Sánchez
Paquita Arbona de Barceló Alumna en 1939
Registrada en 1939 y 1940 Eridania Gil Isabel Molineaux
Registrada en 1940 Inscrita en 1939-1940 Francia Sánchez
Purita Barón Matriculada en 1939-1940
Alumna sobresaliente en 1940 Mercedes Vda. García Pío Mojica
Estudios en la ENBA y emigra a New York Alumna en 1940 Matriculado en 1939 Héctor Sánchez Ban-Grieken
Alumno en 1939
Manuela Benítez Margarita A. Garrigosa Marino Montolío
Alumna en 1939 y 1940 Registrada en 1940 Inscrito en 1940 Altagracia Soto
Alumna en 1940
Rafaela Benítez Paul Giacometti Antonieta Ortíz
Inscrita en 1939 y 1940 Discípulo en 1939 y 1940 Matriculada en 1939-1940 Dulce María Veloz
Registrada en 1939-1940
Rafael Cristian Blonda Mercedes Laura Guerrero Carmen Peña de Ortega Frier
Alumno en los años 1939-1940 Alumna en 1939-1940 Alumna en 1934 Italia Vicini
Cosechó atención artística Alumna en 1939-1940
Amelia Bolívar Elsa Gruning
Registrada en 1939 Con calificación «muy buena» en 1940 Guarionex Padrón Cancán Villamar
Estudios en la ENBA, alcanza proyección Alumno en 1939-1940 Matriculada en 1940
Enrique Coiscou
Alumno en 1940 Gilberto Hernández Ortega Georgina Pelegrín Eugenia Vásquez
Destacado dibujante e hilógrafo Alumno a mediados decenio 1930 Registrada en 1940 Posiblemente entre 1935-1942
Gran pintor nacional Prosigue estudios en EUA. Retratista notable
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |74| |75| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|4 Otros modernos en la localidad y la errancia que se revelan las relaciones que expresa el juvenil Yoryi Morel en un texto que redacta en |49|
Morel, Yoryi.
1930, y del cual se cita el siguiente extracto: «Aquella tarde, plena de sol, buscaba un mo- Anotaciones del
2 de octubre de
tivo para un cuadro, un paisaje (íbamos al borde del precipicio, mi guía apresuradamente 1930.
Confert.
caminaba con una imbecilidad de animal, yo le seguía sin temor ninguno. Iba atónito con-
templando aquella belleza, aquella belleza primitiva y exuberante (…) El cielo era de un |50|
Rueda, Manuel.
intenso azul cobalto, en el horizonte, pesadas nubes blancas y violáceas comenzaban a echar Dos Siglos de
Literatura (…)
sus sueños sobre la montaña./ (…) por fin nos repartimos los útiles que llevábamos, el guía Tomo I.
Página 437.
toma la caja con los colores, y yo el caballete y la tela./(…) Desde el fondo se veía el sol Confert.

haciendo juego de luz sobre la cima de los barrancos. (…) El paisaje era sencillamente ma-
|51|
ravilloso y fantástico. ¡Loado sea el gran Creador! Ante su obra sentimos la gran desespe- Manifiesto
Postumista,
ración de no poder hacer del arte, otra cosa que imitarle medianamente».|49| referencia en
Andrés L. Mateo.
Puede hablarse en relación a tales impresiones de un nuevo espíritu buscando más di- Op. Cit.
Confert.
rectamente la realidad o sus esencias en términos de atmósfera ecológica. Sin embargo,
esa búsqueda se había manifestado con anticipación en la literatura nacional que impul- |52|
Rueda, Manuel;
san los poetas postumistas, en la visión que ofrecen del terruño, de los aspectos más sim- Hernández Rueda,
Lupo. Antología
ples y primarios de la realidad ambiental: la aldea, el campo, la flora, la maestra rural, el Panorámica de la
Poesía.
atardecer, el río, la luz…|50| Todo ello asumido de manera peculiar especialmente por Página 66.
Confert.
Domingo Moreno Jiménez (1894-1986). Este poeta se convierte en un trashumante de
los caminos de la patria, cantando sus esencias en papeles multicolores que reparte gra- |53|
Idem.
tuitamente en los lugares por donde transitaba. El Postumismo postula que en la pintu- Página 66.
Confert.
ra debe triunfar la luz sobre el color de los paisajes, así como la magnitud del motivo
en el fondo de los cuadros y la presencia o representación natural de las cosas.|51|
Hacia la tierra insular como espacio ineludible y obligatorio, hacia lo autóctono como
El retorno al país y las respectivas ubicaciones de Woss y Gil, Gómez y García-Godoy re-
materia prima; hacia la luz para percibir o entender a la naturaleza, y sus elementos rea-
sultan factores decisivos, porque sus iniciativas de instalar academias de arte en Santo Do-
les; y hacia lo nacional como corolario de todos y cada uno de los aspectos reales, fue
mingo, Santiago y La Vega provocan una renovación pictórica. Con inequívoca conciencia
un significativo llamado a la conciencia dominicana que estimuló –o coincidió–, con
en la educación de la sensibilidad y de la promoción artística, los tres orientadores se apo-
las nuevas visiones que ofrecen narradores, poetas, músicos y pintores que con el neo
yan en las personales experiencias asimiladas en los diferentes países en donde ampliaron
nativismo y el realismo social, estas tendencias se asocian al movimiento postumista; en
su formación: Estados Unidos (Woss y Gil), Francia (Gómez) e Italia (García-Godoy). La
especial a su cantor mayor, Moreno Jiménez: su obra permite que aparezcan en la poe-
expresiva renovación que provocan se produce con discretos vuelos solidarios entre sensi-
sía dominicana poetas de las dimensiones sociales y humanas de Héctor Incháustegui
bles jóvenes, llamados a ser renovadores maestros que cultivan una pintura más viva, más al
Cabral, Manuel del Cabral y otros.|52| A él se asocia el primer número de El Día Es-
natural, extraída casi directamente de la realidad objetiva, con una obsesión por la luz isle-
tético, Revista Indo-Universal de Vanguardia, con ediciones impresas en varias ciudades,
ña y expresando, además, la subjetividad personal de cada quien. Es en este nuevo sentido
entre ellas Santiago de los Caballeros. En esta comunidad realizó Yoryi Morel un dibu-
jo alegórico relacionado con el americanismo de los postumistas: Un mapa de las Amé-
Celeste Woss y Gil|Naturaleza muerta|Óleo/tela|18 x 28 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández. ricas alumbrado por un hacho ardiendo.|53|
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |76| |77| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Al constituirse el Postumismo en una reacción de la identidad espiritual, sin ser políti- versión personal que ofrece de la región nativa, provoca el asombro del crítico Díaz Nie- |56|
Díaz Niese.
ca, expresa su respuesta frente a todo lo foráneo, incluida la ocupación del 1916-1924, se quien comenta que él, «apenas salido de la adolescencia (…), ha podido descubrir en «Notas sobre el
Arte Actual».
y asocia indirectamente respuestas nacionales de mucha significación. A manera de La Vega Real –sin maestros ni museos–, desprovisto de todos los estímulos que brinda un Cuaderno de
Cultura (…).
ejemplo: El Amor del Bohío, libro costumbrista publicado en 1927 por Ramón Emilio ambiente propicio, muchos de los secretos primordiales del Impresionismo y del Postim- N. 12, agosto
de 1944.
Jiménez; y Camino Real, de Juan Bosch, aparecido en 1933, como nota de texto na- presionismo y que haya logrado por sí mismo, con intuición genial, comprender y asi- Confert.

rrativo del medio ambiente y de la idiosincrasia del campesino dominicano. Obras lite- milar las ideas estéticas más difíciles que informan y fecundan el arte actual».|56|
rarias que expresan una mirada radiográfica y social de la tierra, de la tradición y de la Díaz Niese desconocía que Suro había recibido la orientación fundamental del tío pintor
realidad, a ella se asocia la demanda que pronuncian Los Nuevos: Hay mucho de nuevo Enrique García-Godoy, precisamente en la provincia vegana que colinda con la santia-
bajo el sol. Encuéntrelo. Este planteamiento se adhiere al manifiesto de los postumistas guense, en cuyo municipio principal se desenvolvía Yoryi Morel. Con relaciones desde el
y forma parte de un decálogo constituido por 10 principios. Los Nuevos aparecen en La punto de vista generacional y de la interpretación de la realidad dominicana con mirada
Vega, en 1936, conformando el único movimiento del interior del país aparecido has- nueva y además moderna, Suro escribe sobre tales vínculos, autoenfocándose, ofreciendo

|54| ta esa fecha.|54| Ellos resultan jóvenes radicales cuando dicen que si los antiguos mol-
Idem.
Página 109. des artísticos pueden salvarse con una palabra suya, no pronuncie una sola sílaba.|55|
Confert.
La más significativa aportación que se desprende del movimiento vegano la representan
|55| los hermanos Darío y Rubén Suro, y García-Godoy, resultando el primero uno de los
Idem.
Apéndices. jóvenes pintores de la década 1930 que asumen el localismo nacional, sobre todo paisa-
Página 443.
Confert. jístico, con una llamativa interpretación moderna. La aparición artística de Darío Suro, la

Celeste Woss y Gil|Rostro de mujer madura|Carboncillo|30 x 24 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández. Celeste Woss y Gil|Mercado|Óleo/tela|73 x 95 cms.|1944|Col. Museo de Arte Moderno.
Celeste Woss y Gil|Rostro al carboncillo|Carboncillo|40 x 28 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |78| |79| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

juicios sobre el colega, a quien conoció entre el 1937 y 1938. Sus palabras expresan: «Muy |57|
Suro, Darío.
joven, (si mal no recuerdo o no se me nubla la memoria) estuve por primera vez en su Carta del 19 de
febrero de 1980.
estudio de Santiago, acompañado de mi hermano Rubén Suro cuando yo tenía 19 ó 20
años.Tuve la ocasión de ver una pintura tan distinta a la que hacía en La Vega mi maes- |58|
Fellito Díaz es
tro Enrique García-Godoy, influido poderosamente por la pintura europea (fin de siglo). Rafael Díaz Niese,
quien residía con
Yo quedé sorprendido, en ese entonces, con la obra de Yoryi (luminosidad y costum- su familia en
Santiago.
brismo, retratos típicos de tipos santiagueros: Guaco el Campanero, etc., etc.).Todo es- Confert.

to fue una sorpresa, pero también debo decirte que yo había visto muchas revistas es-
pañolas que llegaban a mis manos. Ellas me pusieron en contacto con la obra llena de
la luz achicharrante de Andalucía del maestro español Joaquín Sorolla, sobre todo en el
tratamiento de la luz solar directa a base de colores complementarios y también con los
trabajos de Zuloaga: retratos de toreros y campesinos castellanos.
Al pasar el tiempo, entraba yo en un campo ajeno a los cuadros de Yoryi, mis Caballos
mojándose, y mis paisajes de lluvia repletos de un impacto lírico (tristes y nostálgicos, la
mayoría de las veces), destacando la luminosa lluvia tropical en pleno día o la de los atar-
deceres que ví en La Vega desde mi infancia.
Después, mucho más tarde, con mi experiencia visual y mis incursiones en la Historia del
Arte, fríamente, sin envidias locales, sin provincianismo de ningún género, es decir, sin chau-
vinismo artístico, volví a enfocar la obra de Yoryi. Sin lugar a dudas debo decirte que él fue
un pintor de lo típico, del costumbrismo, un maestro del fenómeno local luminoso, como
Sorolla (naturalmente sin la maestría del español), pero todo se quedaba en la superficie sin
tener, ni éste, ni aquel la profundidad perceptiva visual de Monet, (y cabe aclararte que no
estoy haciendo comparaciones con este gigante).Ya tu recordarás la famosa frase de Ce-
zanne cuando vio los cuadros de Monet: Monet es solamente un ojo, ¡pero qué ojo!
Ahora, naturalmente, dentro de nuestra limitada pintura,Yoryi es un pionero de indis-
cutible valor…»|57|
El testimonio de Suro reconfirma el aislamiento en el cual germina la modernidad ar-
tística dominicana, aparte de explicar las fuentes que se sumaban a los maestros orien-
tadores que establecieron academias en La Vega, Santiago y Santo Domingo. Esas otras
fuentes eran las revistas europeas que recibían algunas familias suscriptoras del país, las
cuales provocan ansiosas esperas, influencias e incluso tertulias hogareñas. En la década
del 1920, llegaban publicaciones extranjeras, de acuerdo al testimonio de uno de sus lec-
tores,Tomás Morel: «las tardes de los sábados y en las mañanas de domingo se reunían
con la efervescencia lírica de una bohemia incipiente, Fellito Díaz,|58| Quico y Apo-
Dario Suro|Autorretrato|Óleo/tela|37 x 27 cms.|1945|Col. Federico Suro. linar Morel, Tuto Báez y otros que no viene al caso mencionar. Esperaban con impa-
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |80| |81| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|59| ciencia la llegada de La Esfera, de España y La Ilustración Francesa, de París, que traían el
Morel, Tomás,
referido en palpitar de las últimas novedades del viejo continente (…). Las reproducciones literarias
Catálogo Arte
Dominicano se discutían con el fervoroso entusiasmo de creerse frente a los originales … Y Sorolla
1940-1960.
Página 3. y Julio Romero de Torres, de España... y Picasso, triunfante en París, fueron revelacio-
Confert.
nes que llenaron de sueños y esperanzas de gloria el futuro».|59|
|60| Un tercer pintor joven, de orientación moderna, lo era Xavier Amiama Quezada, forma-
Amiama De
Castro, Octavio. do en la Academia de Celeste Woss y Gil, quien le tomó bajo su protección e hizo mu-
Xavier Amiama.
Pintor (…). cho por él (…). Xavier pintaba regularmente y vendía cuadritos de un estilo entre cos-
Páginas 60-61.
Confert. tumbrista y preciosista a los escasos turistas que de vez en cuando arribaban en barco a
Santo Domingo. Mucha otra gente le compraba porque los cuadritos resultaban atracti-
vos y el pintor muy simpático|60| y propenso a los amoríos y a la bohemia de la ciudad

capital, en donde residía. El nexo paterno con Baní y la relación con amigos banilejos, le
permitían ubicarse frecuentemente en esta comunidad, testifica el poeta Incháustegui Ca-
bral: «Más de un factor debió impulsar a Xavier a dejar Santo Domingo, la urbe cosmo-
polita del país, en esos momentos, para establecerse en Baní, ciudad provinciana, situada
entonces como a dos horas de buena marcha de la capital, en un valle equidistante de las
montañas y el mar, que había sido el reducto de un grupo de canarios que allí se aclima-

Jaime Colson|Autorretrato|Óleo/madera|48.5 x 40.5 cms.|1925|Col. Museo Bellapart. Yoryi Morel|Autorretrato|Óleo/tela|76 x 66 cms.|1941|Col. Familia Ceballos Estrella.
Xavier Amiama|Autorretrato|Creyón/papel|28 x 20.3 cms.|1939|Col. Privada.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |82| |83| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|*| taron, viviendo de pequeñas crianzas y fundos agrícolas. Eran y son famosos, el dulce de te de los fenómenos estéticos europeos durante la época en nuestro país; y como resul-
El historiador
es César Herrera leche de Paya y las blancas muchachas de bellos rostros y esbeltas extremidades. El primer tado de una palpitación de destellos y enunciaciones que se pronuncian en saltos regu-
Cabral, referido
en la cita 27. factor, de la emigración de Xavier pudo ser el cambiar temporalmente de ambiente y de- larmente incoherentes, obedeciendo a una ecléctica que sincroniza estilos y lenguajes y
Op. Cit.
Página 169. jar atrás problemas sentimentales y molestas habladurías. que viene a ser la versión semántica de la hibridación multi-étnica o de grupos nacio-
Confert.
«Conocí bien a Xavier –testimonia un notable historiador dominicano, nativo de Baní-,* nales que troquelan la condición isleña. Esta bendita impureza del racial colectivo do-
|61| pues él pasaba temporadas en Baní, donde tenía unos familiares apellidados Amiama Bello. minicano, mezclado y colado con el cedazo de los tiempos, tiene el sinónimo en la cul-
Amiama De
Castro, Octavio Solía hospedarse en casa de una señora llamada Teté Gómez, en la calle Padre Billini, una tura y especialmente en las artes con sus versiones más que impuras, nacionales.
Celeste.
Páginas 71-73. de las principales vías de esa localidad. / Era de fisonomía muy agradable, lo cual motivaba Un aspecto del impulso moderno del arte dominicano es su desarrollo desde dentro y
Confert.
el que muchas muchachas manifestaran su simpatía por él. Eso, unido a que era un buen ar- desde fuera cuando se descubren a las individualidades con desenvolvimiento en las dos
|62| tista, que pintaba flamboyanes y rincones del pueblo (…). / En su estancia en esa idílica ciu- latitudes. Esta relación claramente se explica con los pintores que retornan al país (Woss
Declaración
verbal del poeta dad, de donde era también la madre de quien esto escribe, Xavier se impregnó de los pai- y Gil, Gómez y García-Godoy) con vivencias avanzadas en comparación con las que
Incháustegui al
autor de este sajes de la región y realizó algunos cuadros en que recogía la imagen del peculiar hábitat del
libro.
lugar, formado principalmente en esos tiempos de casitas hechas de tablas de palma cobija-
|63| das de hojas de la palmera conocida como Cana, quizás por el color blanquecino de sus úti-
Incháustegui
Cabral, Héctor. les guedejas. De acuerdo al historiador, «esas obras, hicieron cierto impacto, ya que en esos
El Pozo Muerto.
Página 36. tiempos, los pintores insistían en los amanerados retratos y la recreación histórica de algu-
Confert.
nos sucesos importantes. Por ello muchos historiadores de la pintura dominicana creyeron
a pie juntillas que Xavier era un pintor costumbrista y que a la vez, era banilejo».|61|
Volviendo al poeta Incháustegui Cabral, para éste el pintor Xavier Amiama era un pintor
de Baní, por descendencia familiar (el pintor había nacido en Cuba); además, por el en-
foque de muchas de sus pinturas cargadas de motivos banilejos,|62| aunque después me-
nos localistas y más isleños con su temario haitiano. El referido poeta lo apreciaba consi-
derándole ameno contertuliano de hermosa voz cuando cantaba, durante las noches que
correspondían a las frecuentes estadías banilejas de Amiama. Entonces, en las tertulias noc-
turnas del parque, ellos discutían sobre arte y literatura, sobre el tema nacional que arro-
jaba argumentos consolidarios, como el que exponía el poeta: «Nuestra literatura, nuestra
pintura –era una concesión a Amiama– tiene que ser nacional, es decir, tiene que condi-
cionarse a su medio. Si nos dedicáramos a copiar las excelentes obras que nos llegan de
Europa y de los países cabeza de América, podríamos echarnos a morir para siempre. Con
eso no se ganaba nada y nuestro arte sería de segunda mano, copia, calco y muchísimo
peor cuando los modelos eran franceses y teníamos que recibirlos a través de traduccio-
nes cuya honradez y fidelidad ninguno estaba en condiciones de poder determinar».|63|
El impulso del arte moderno dominicano, el cual se plantea vía la pintura y la arquitec-
tura, es una marea de expresión acompasada que se produce conforme a las condicio-
nes socioculturales del país.También conforme a los efectos tardíos que tienen gran par- Aida Ibarra|Paisaje de Cuesta Hermosa|Óleo/cartón|57 x 76 cms.|Década 1970|Col. Familia Ricart Victoria.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |84| |85| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|*| encuentran en sus localidades entre 1920-1930.También tal relación se entiende cuan-
La pintora firma
sus cuadros do se piensa en las contrarias rutas que representan Juan Bautista Gómez y Jaime Col-
«Ayda».
son. El primero regresando a la República hacia el 1920 desde un París en el que pu-
|64| do asimilar los ismos decimononos (naturalismo, realismo e impresionismo). En el refe-
Valldeperes,
Manuel. rido año, el joven Colson se localiza en España, pero termina ubicándose en el medio
El Caribe.
Suplemento parisino, en donde se convierte en adepto del cubismo. Este contraste permite enten-
4 de agosto
de 1963. der que mientras la modernidad ha comenzado a tener su impulso local con las orien-
Confert.
taciones de tres pintores más o menos modernos, y también con algunos discípulos su-
|65| yos, la modernidad cuenta con representaciones criollas en el exterior.
Gilles de la
Tourette, En tanto en el terruño nacional se desenvuelven varios pintores y arquitectos asociados
referencia en
Revista de al impulso moderno de nuestro arte (Gómez, Woss y Gil, García-Godoy,Yoryi, Suro,
Educación No. 52,
1939, Anexo. Amiama, Guillermo González); este impulso se extiende paulatinamente desde 1920
Página 19.
Confert. hasta los años del 1930 y al mismo se asocian Aida Ibarra, Enrique Cánepa y Jaime Col-
son, otros tres artistas modernos que se comportan bajo los efectos de la errancia.
|66|
Mejía, Abigaíl, Aida* Ibarra había sido llevada a Francia, después del 1925, ingresando en la Escuela de
en Op. Cit.
Indent. Bellas Artes de París, ciudad en la que presentó varias exposiciones hasta concurrir, en
Confert.
1931, al Salón de Otoño, donde su obra recibió los mejores comentarios del crítico Gi-
|67| lles de la Taurette, director del Petit Palais.|64| Tales comentarios versan sobre el cua-
Ibarra, Aida,
citada por dro Paisaje de L’ile de France (óleo, 1930), sobre el cual dice: «Grandes árboles de formas
Jeannette Miller,
El Caribe puras álzanse sobre praderas que tienden su cálido tinte verde bajo una luz hermosa que
Suplemento, 25
de junio de 1983. la penetra y vivifica. Los verdes adquieren el color de las esmeraldas: una hacina de pa-
Confert.
ja brilla como oro, una zona de sol que recuerda el de su bello país…»|65|. A tal co-
mentario se suma Abigaíl Mejía: «Agreguemos que todo en el cuadro (…) es luz y con-
traste, tan solo constituye una bella mancha de color, dentro del más puro impresionis-
mo. El cuadro tenía el núm. 1022 en el salón parisino».|66|
Partidaria del Impresionismo, Aida Ibarra retorna al país en 1932, ofreciendo conferen-
cias sobre esa corriente o escuela como previa explicación de las obras que expone: pai-
sajes, retratos e interiores que conforman los 25 óleos que exhibe en la ciudad capital
y en Santiago de los Caballeros. Durante su permanencia de casi 8 años en Santo Do-
mingo, ella se hace partidaria del fuego de los atardeceres del trópico y de quitarle si-
tio al sol.|67| Llegado el año 1940 se marcha a Cuba y continúa un viaje errante con
estadías en Londres,Viena, Madrid, Bruselas y Praga; errancia que determina el silencio
de su nombre y el rastro colectivo de sus obras mayormente dejadas en la isla cubana.
Enrique (tito) Cánepa abandona la tierra natal en la etapa en la cual inscribe la Ibarra su
obra de corte impresionista. Él se ubica primero en Puerto Rico y luego en Nueva York. Tito Cánepa|Familia campesina|Óleo/tela|91 x 61 cms.|1939|Col. Familia Cánepa.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |86| |87| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|68| Este corto camino migratorio ocurre entre 1935-1937, asociándose en este último año a le crea la sensación de que ha perdido su tiempo, negándose a pintar hasta que se encuen- |71|
Sullivan, Edward, Ugarte, María,
referido por María David Alfaro Siqueiro, de quien recibe una notable influencia, reflejando varias de sus pri- tra con Tomás Hernández Franco. Este poeta y gran amigo suyo «le impulsó a tomar las texto en Jaime
Ugarte. El Caribe, Colson Pinturas.
suplemento 15 de meras obras la reconocida estética muralista: tratamiento monumental de la figura humana nuevas corrientes y Jaime Colson, con audacia y renovado entusiasmo, se metió de lleno en Página 21,
agosto de 1992. Confert.
Página 15. y temas vinculados al realismo social, entre sus varios caracteres. Una apreciación sobre la el cubismo. Sus ilustraciones para el Hombre que había perdido su eje, de Hernández Franco,
Confert.
obra inicial de este pintor emigrante nos dice: Las primeras pinturas de Cánepa son una son testimonios de este fuerte viraje en su quehacer pictórico. Fue aquella etapa fértil y exi- |72|
Listín Diario.
|69| mezcla fascinante de las fuentes de estimulación que afectaron a muchos artistas que tra- tosa. Participó en exposiciones colectivas y produjo trabajos en los que el color no es esen- 25 de septiembre
Op. Cit. de 1988,
Confert. bajaron en Estados Unidos en las décadas del 30 y del 40. En sus telas, al igual que en sus cial, y en los que se imponen las formas geométricas. Más que a Picasso, los cuadros de Col- Página 8,
Confert.
tablas (tales como Desnudo en la hierba de 1939 o Paisaje clásico de 1940) las figuras están só- son de aquella época recuerdan a Braque. Entre 1924 y 1928, siguió esta escuela; no hubie-
|70|
Suro, Darío. lidamente construidas en estilo casi escultural. Ellas existen en un reino aparentemente in- ra podido sustraerse a ella, pero su vigorosa personalidad, su rebeldía innata, no le permitían
Universalismo de
Colson, en Jaime temporal, que recuerda en cierto modo muchas de las figuras de los lienzos pintados, en aceptar normas vinieran de donde viniesen y siguió buscándose a sí mismo».|71|
Colson Memorias
de un Pintor (…). los años 20 por Pablo Picasso, Juan Gris, Henri Matisse y otros.|68| Asimilado en el ambiente vanguardista del París de entre guerras, Colson ejecuta una
Página 12.
Confert. Estacionado en la urbe newyorkina, Cánepa deambula a través de una reducida y com- obra de hechura europea, en conformidad con la modernidad internacional que le per-
pacta producción donde el tiempo no parece existir, pero, contrariamente, sí las claras mitirán evolucionar, en base al canon neoclásico, hacia otras propuestas en donde se evi-
referencias a la realidad americana y la de su país por donde deambulan con esa otra dencian aspectos del subconsciente y metafísicos, hasta que, vía el neohumanismo, for-
errancia que puede denominarse espiritual, del sueño y del inevitable amor patriótico. mula un discurso en el que subyace él, como ser humano sensual, e igualmente la rea-
Artista que asume una modernidad afín con su temperamento, su nombre lo asocia lidad socio-cultural a la que pertenece. Coherente, pero propenso a la transformación
Díaz Niese, a los de Suro y Jaime Colson, al grupo de los elegidos de fuerte personali- de su discurso pictórico, este pintor dominicano regresa a Santo Domingo en 1938. A
dad que aprovechan como es debido las austeras lecciones del pasado y tienen, precisa- propósito comenta la prensa: «Muy evolucionado como artista y como hombre Colson
mente por eso, plena conciencia del presente que vivimos.|69| había llegado a su país cargado de ilusiones (…) hizo una sorprendente exposición en
El más errante de los artistas nacionales que se vinculan a la modernidad y el más asimila- el Ateneo Dominicano (…). El pintor había regresado a la capital después de 20 años
do en el vanguardismo moderno europeo de las primeras décadas del siglo XX, es Jaime de ausencia. Pasó 16 en Europa y 4 en México, sin contar los frecuentes viajes a La Ha-
Colson quien después de estudiar en Barcelona y Madrid durante la etapa de 1918-1923, bana donde era muy conocido y ya entonces su pintura se había desarrollado de un mo-
decide trasladarse a París, a donde llega en 1924.A propósito de ese traslado escribe Suro: do asombroso (…). La llegada de Jaime Colson fue un reto entre lo viejo y las nuevas
«Rafael Díaz Niese, quien conoció muy de cerca la obra de Colson, y fue uno de sus ami- proyecciones del artista dominicano (…). Muy pocos cuadros vendió Colson en los es-
gos íntimos, me hablaba de las vicisitudes de Colson en París.A él le oí decir en varias oca- casos meses de su permanencia. Nadie entendía aquella nueva pintura (…). El pintor
siones que en esta capital del arte moderno de su tiempo, Colson había sufrido mucho y pasó muchas estrecheces económicas. Pero tenía la esperanza de conseguir cualquier
había recibido a principios de su llegada respuestas negativas para exhibir sus cuadros, en cargo como profesor de pintura en una institución oficial (…). Se aseguraba que su sta-
los centros donde en realidad, se forjan los movimientos artísticos y donde brotan los ver- tus político no estaba muy claro, y le recomendaron hasta inscribirse en el Partido Do-
daderos artistas, después que es hecha una rigurosa depuración, casi de acuerdo con las opi- minicano para estar acorde con el Gobierno de Trujillo.Y así tuvo que resignarse, y su
niones críticas de los grandes marchantes (…). / Pero después de las luchas con este com- incorporación involuntaria fue publicada en los periódicos como era la regla.
plicado tejido hay una sola prueba y una verdad final:Todo gran artista se impone con mar- Llegó el momento del desaliento de Colson. Un día de buenas a primeras resolvió volver
chante o sin marchante, o con mercado o sin mercado. Imposición final que lleva tiempo a París. No había ambiente para él, ni había mercados de pinturas. Por lo menos en Euro-
y requiere enormes sacrificios, además de una gran dosis de talento y perseverancia».|70| pa contaba con magníficas relaciones y era conocido entre los grandes salones de pintura
Relata María Ugarte que al no encontrar en España la orientación estética que buscaba, y críticos conocedores de arte (…). Se embarcaría en vapor a pesar de las amenazas de gue-
viaja a la capital francesa, donde se encuentra con el cubismo, hecho que lo anonada, que rra. Además, qué le importaba un viaje más (...). Nadie pudo detener a Colson».|72|
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |88| |89| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|5 Arte, nacionalismo y dictadura Una disputa literaria de La Cueva, tuvo que ver con el tema de lo nacional como pos- |75|
Idem,
tura frente a tendencias foráneas de las que eran partidarios algunos contertulianos. Es- Páginas 61-66.
Confert.
tos defendían la necesidad de injertar en la literatura dominicana el Romancero Gitano
de García Lorca, argumentando que era necesario para la tradición y la historia que se
cantara en romance la vida, las hazañas de los grandes de las guerras civiles. El preten-
dido romancero patriótico encontró fuerte oposición, originándose una guerra escrita
y oral.|75|
La defensa de lo nacional frente a patrones extranjeros era un sentimiento que mani-
festaban muchos intelectuales de las generaciones más jóvenes, las cuales miraban y ex-
presaban lo criollo o lo dominicano con renovada visión. Este nacionalismo emocional
tenía asidero en acontecimientos sociopolíticos ocurridos para entonces, siendo el más
traumático la ocupación de los yankis (1916-1924), hecho que violentó la soberanía re-
publicana.
El nacionalismo reformulado por la intelectualidad criolla, durante las décadas 1920 y
1930, desarrolló corrientes simultáneas en los diversos campos expresivos de la vida do-
minicana; nacionalismo que apartaba ideales y símbolos considerados cansados o viejos,
tendiéndose a la formulación de postulados más reales. Este realismo criollo: ideológi-
co, literario, militante, naturalista, patriótico, sociológico y vernacular, también era po-
lítico. En relación a este último aspecto, algunas voces planteaban la necesidad de un
gobernante de cuño nuevo. El deseado líder apareció como sujeto coyuntural al que se
asociaban varias circunstancias. Entre ellas, la vinculación de este líder a un organismo
policial o militarista establecido por los Estados Unidos en los años de la intervención;
e igualmente una carrera militar en la que él logra ascenso, confianza presidencial y co-
|73| En el período de los treinta a los cuarenta, la habitación estudio de Rafael Américo Hen-
Henríquez Ureña, nexiones políticas que, estratégicamente bien manejadas, fortalecen la búsqueda del po-
Max. Literatura ríquez (n. 1899) se convirtió en un recinto de amenas tertulias a las que acudían con re-
Dominicana. der gubernativo. Estas conexiones se producen dentro de un clima de agitación en con-
Página 449. gularidad jóvenes narradores y poetas (Bosch, Marrero Aristy, Requena, Incháustegui Ca-
Confert. tra de Horacio Vásquez, el viejo y enfermo caudillo que gobernaba en el segundo quin-
bral, Mieses Burgos, Manuel Llanés, …), asistiendo en ocasiones algunos escritores de ma-
quenio de la etapa 1920. A nivel mundial, ese período arrastraba una crisis financiera
|74| yor edad y prestancia literaria (Enrique Henríquez, Fabio Fiallo, Andrés Julio Aybar). Ese
Incháustegui dejada como balance de la Primera Gran Guerra (1914-1918) y cuyo desenlace fue la
Cabral, Op. Cit. recinto era llamado La Cueva.|73| Allí se leían borradores inéditos, circulaban libros pu-
Página 52. depresión capitalista del 1929, que afectó sobre todo el comercio exportador de la Re-
Confert. blicados y se discutían los más diversos tópicos con posiciones partidarias. Las diferencias
pública; por consiguiente, la economía nacional.
de edad, la disimilitud de las formaciones, el abismo de los caracteres, las regiones de don-
La depresión del capitalismo y la búsqueda reeleccionista del horacismo crearon la co-
de procedían y las ideas que tenían los participantes en materia de letras, no hacían posi-
yuntura favorable para el asalto al poder, produciéndose la revolución de Santiago de
ble el acuerdo grupal pese a la fraterna relación que animaba los encuentros.|74|
1930. El levantamiento armado invadió y ocupó, sin derramamiento de sangre, a la ciu-
dad capital, asiento de la alta jefatura militar que no movilizó las tropas para impedir el
Eduardo Matos Díaz|Caricatura de Trujillo, (perfil de tiburón)|Sin fecha. golpe de Estado. La alta jefatura del ejército la ejercía Rafael Leonidas Trujillo, quien
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |90| |91| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|76| en un rápido desenlace de situaciones políticas, se convirtió en el nuevo árbitro nacio- movido en torno a la vida, al arrojo personal y a la obra que emprende Trujillo. A con-
Peguero/De los
Santos. nal. De acuerdo a la ideología redentorista él tenía la misión de liberar el país de hom- tinuación una transcripción de la escritura laudatoria de Bazil: «Ya estamos en presen-
Visión General
de la Historia bres obcecados y temerarios que se creen políticos por el solo hecho de haberse adue- cia del triunfador por su propia voluntad, del héroe que ha de escalar la Presidencia
Dominicana.
Página 373. ñado de los asuntos públicos.|76| Constitucional de la República, el 16 de Agosto de 1930. Asume el poder entre acla-
Confert.
En la promoción electoral, Trujillo se acompañaba de un conjunto musical vernáculo maciones populares, y a los pocos días la ciega naturaleza desata inmerecidamente so-
que interpretaba el merengue ripiao, en un recorrido territorial que comenzó en Mon- bre la histórica ciudad de Santo Domingo, el infernal ciclón del 3 de septiembre de
tecristi, puerto del noroeste. La autopromoción en compañía de un típico grupo de 1930. La ciudad aparece destruida ante sus ojos, y él la pasea a pie (…), sereno, resuel-
música dominicana le permitieron ser apreciado como un nacionalista, cualidad que ex- to, organizador y humanitario. Eran dos fuerzas, una frente a la otra: una de bien, otra
plotó frente a sus adversarios.Trujillo utiliza el nacionalismo como doctrina de la dic- de mal, y él venció por la amplitud de su corazón, por la firmeza de su espíritu, por la
tadura que consolida en casi una década; dictadura que es secuela histórica y caribeña largueza de su mano generosa y fuerte a la par.Y reconstruye la ciudad y la reorganiza
de los regímenes de derecha que se desarrollan en Europa a partir del fascismo italiano. y la levanta sobre sus hombros, como un Atlante que no pudo vencer la naturaleza.Y

La dictadura dominicana logra consolidarse con su fuerte doctrina moderna, nacional


y personalista.Tres soportes sustentaban este nuevo régimen. El primero lo era el ejér-
cito; el segundo era representado por los intereses del capital estadounidense; y el ter-
cero era la adhesión de un gran sector de la intelectualidad nacional, la cual elaboró una
doctrina iniciada con el ‘culto al jefe’. Un texto del poeta modernista Osvaldo Bazil
(1884-1946), escrito en 1932, es un ejemplo aclamatorio de un culto redentorista pro-

Talleres CAT|Vista de Puerto Plata|Litografía|34 x 48 cms.|1942|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|Paisaje de Jimenoa|Litografía|42.2 x 48 cms.|Década 1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |92| |93| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|77| se entrega entonces a luchar por el mejoramiento de los servicios públicos. Asume con trujillista con un partido único, masivo y obligatorio; con una capital rebautizada con
Bazil, Osvaldo.
Texto en la la energía que le caracteriza, las riendas del Poder y comienza su obra administrativa co- el nombre de Ciudad Trujillo, convertida en centro de la tendencia monopólico-admi-
República
Dominicana. mo Jefe de Estado. Se enfrenta a los problemas. Depura todos los organismos, corrige nistrativa de los medios productivos. Esta monopolización se consolida a partir del
1932.
Página 21. vicios, persigue fraudes. Hace personalmente el presupuesto de la nación y vence hasta 1940, cuando se cancela la deuda externa con los Estados Unidos contraída desde la
donde es posible la crisis actual que agobia al mundo.Ya estamos frente al estadista. En época de Ulises Heureaux. En consecuencia, la cancelación de esa deuda permitió que
él ya todo es previsión, ya todo es ahorro y patriotismo lúcido. Predica con el ejemplo la banca se nacionalizara y se unificara la moneda dominicana, emprendiéndose progra-
la necesidad imperiosa y perentoria del trabajo (...). Es un hombre múltiple suma de mas de industrialización y fomento público.
hombres (…) Ya estamos en presencia del caudillo que hoy aclama la República, cuya Trujillo, siendo un oficial de rango intermedio, adquirió conciencia de la importancia
paz moral y material son maneras de corazas invulnerables e inconmovibles. documental del retrato como medio del reconocimiento, de la memoria, para el uso
La República se salva en sus manos.Y la bandera se llena de honores, sobre su pecho de propagandístico y el cultivo proselitista. En 1927, un escultor santiaguense, Ismael Ló-
soldado valiente de la Patria».|77| pez Glas (1890-1968) había modelado el primer busto que se conoce del dictador. Des-

Al mismo tiempo que Trujillo era objeto de un culto que recién empezaba, se impo- pués siendo gobernante posó para Juan Bautista Gómez, al que siguieron otros muchos
nían medidas administrativas de emergencia nacional –correctivas de la crisis depresiva iconos de su persona realizados por diferentes autores. Con Trujillo se estableció la nor-
del 1929–, instrumentándose, además, las acciones de violencia que silenciaran a los ma oficial de colocar la imagen del mandatario del país en todas las oficinas públicas.
opositores políticos; y, en caso extremo, para resolver situaciones como la de la frontera Puede enfocarse a Heureaux como un predecesor en esa norma, impulsada tímidamen-
domínico-haitiana que, con la excusa de la dominicanización de la zona, fue ejecutada te. El icono deificador o propagandístico que se impone con la dictadura era variado:
la cruenta matanza de miles de haitianos, en 1937. En ese año el país era ya un feudo foto, litografía y pintura, medios que alcanzaron incremento, ya que para todos los ac-

Talleres CAT|Faro a Colón|Litografía|49.5 x 54.5 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|La milagrosa aparición de Santo Cerro|Litografía|60.5 x 50 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo
León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |94| |95| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

tos políticos y las publicaciones de importancia se incorporaba la imagen del gobernan- berto Ruiz Castillo, graduado en París, regresa en 1931; José Antonio Caro Alvarez, con |78|
Moré, Luis
te. De la misma manera que Julio Pou fue el fotógrafo oficial de Lilís y de otros gober- estudios también en París, arriba a Santo Domingo en 1932; y los hermanos Leo y Mar- Gustavo.
Ver Texto en
nantes del siglo XX,Trujillo contó con sus fotógrafos oficiales, entre ellos Julio Aybar y cial Pou Ricart, los cuales retornan en 1933, al graduarse en Bruselas. Otro arquitecto Rafael Calventi.
Arquitectura
Tuto Báez. formado en el exterior es Miguel Hernández, quien regresa a Santo Domingo en el Contemporánea
(…).
El retrato pictórico del dictador, con el tiempo realizado en grandes proporciones, tam- mismo período. La presencia de estos jóvenes profesionales resulta importante porque Páginas 42-43.
Confert.
bién se ubicaba en los salones de actos de las principales sedes del Partido Dominica- son ellos, en consecuencia, (…) quienes se encargan de plantear nuevas fórmulas esté-
no. Para esta única y permitida organización política se construyeron modernos edifi- ticas y funcionales derivadas del joven movimiento moderno en la arquitectura y las ar-
cios que respondían a un estilo arquitectónico funcionalista. En los primeros años de la tes. Este nuevo lenguaje de las formas se establece definitivamente con la actividad pio-
década del 1930, retornan desde países desarrollados una generación de arquitectos, que nera de un brillantismo profesional: Guillermo González Sánchez.|78|
importan una gama de influencias en los diseños y modos constructivos. Estos arquitec- La presencia de estos nuevos arquitectos dominicanos coincide con la fuerte destruc-
tos son Guillermo González-Sánchez, quien retorna en 1930, graduado de Yale; Hum- ción de la ciudad capital, ocasionada por el ciclón San Zenón; por consiguiente, ellos se

Talleres CAT|Trujillo|Litografía|43.3 x 53 cms.|Década 1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|Puerto Trujillo (detalle)|Litografía|34.5 x 52 cms.|1942|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |96| |97| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

incorporan a la reconstrucción urbanística que emprende el Gobierno de Trujillo. En Las dos últimas escuelas laboraban en la ciudad capital. La academia de la Woss y Gil
esos años del retorno de los profesionales de la arquitectura, era establecido un sistema funcionaba en un local de dos plantas, de la calle Luperón, contaba con varios profeso-
educativo cuyo primer diseño se asocia al humanista Pedro Henríquez Ureña (n. 1884), res y constantemente se equipaba con mobiliarios y modelos de yeso traídos de Esta-
quien, por razones desconocidas, se excluye de su puesta en práctica, abandonando el dos Unidos: sillas plegadizas, caballetes, bustos, cabezas, torso, manos y pies. Su impor-
país. Este nuevo plan educativo incluye las escuelas vocacionales, oficiales unas y parti- tancia educativa y la semi-oficialidad de sus programas determinaban la supervisión co-
culares otras, como la academia que el pintor Yoryi Morel estableció en Santiago en rrespondiente, en especial cuando concluía el año escolar. Entonces, se montaba una ex-
1933, posiblemente debido a la ausencia de su predecesor Juan Bautista Gómez. La Aca- posición de las obras del alumnado y una comisión oficial otorgaba las calificaciones co-
demia Yoryi, como era conocida, recibía una subvención estatal para cubrir la enseñan- rrespondientes. En la memoria de la Secretaría de Estado de Educación de 1939, se in-
za de un número determinado de becados; subvención que también beneficiaba a otras forma lo siguiente: «En la primera quincena de Julio del año 1939 (…) fue designada
academias de enseñanza artística. Uno de estos centros funcionaba en San Pedro de Ma- una comisión integrada por las señoras Delia Weber, Profesora de la Escuela Normal de
corís, fundado por Rosalidia Ureña Alfau, en 1932, con el nombre de quien fue su esta ciudad,Virginia Dubreil Viuda Gómez, Profesora de Dibujo de la Escuela Normal

maestro: Abelardo Rodríguez Urdaneta. Esta academia era para niños entre 7 y 14 años de esta Ciudad, y Carmencita Hernández M., Directora de la Escuela de Dibujo y Pin- |79|
Secretaría de
de edad. En Santo Domingo se había establecido una escuela similar con el nombre de tura Ramfis (…). El número de alumnos inscritos hasta esa fecha era de 42. De estos el Estado de
Educación:
Academia de Dibujo y Pintura Ramfis, fundada probablemente a mediados de la déca- número de aprobados con notas de ‘sobresaliente’ asciende a 2, de ‘muy bueno’, a 18 y Memoria del año
1939.
da por la pintora Carmencita Hernández, ya que en 1938 estaba subvencionada por el de ‘bueno’ a 22. (…) Se celebró la exposición anual establecida por la Secretaría de Es- Páginas 179-182.
Confert.
Estado. Igualmente, en la Capital laboraba la Academia de Dibujo y Pintura, para jóve- tado del Ramo, de los trabajos confeccionados por los alumnos durante el año que aca-
nes y adultos, establecida por la pintora Celeste Woss y Gil, en 1931. ba de finalizar».|79|

Talleres CAT|Playa de Sosúa|Litografía|72.5 x 39 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|Entrada Puerto Santo Domingo|Litografía|32.5 x 47 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo León
Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |98| |99| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

En otra memoria de la Secretaría de Educación se recoge la información siguiente: «La |80|


Idem. Memoria
Academia Nacional de Dibujo y Pintura recibe una subvención de $60.00 mensuales del Año 1940.
Páginas 218-221.
que le suministra el Estado, como pago por la enseñanza de 20 becados (…). La expo- Confert.

sición anual de los trabajos confeccionados por los alumnos durante el año 1940, se ce-
|81|
lebró en el Ateneo Dominicano, el día primero de Enero del año 1941, siendo la octa- Idem.
Páginas 223-24.
va exposición anual presentada por la Academia. / Fue nombrado un jurado compues- Confert.

to por las señoras Delia Weber y Virginia Dubreil Vda. Gómez y los señores Abelardo
|82|
Piñeyro y Arquímedes de la Concha, para seleccionar los mejores trabajos presentados, Idem.
Página 228.
que fuesen acreedores a los premios que acostumbra ofrecer la Academia, anualmente, Confert.

a los autores respectivos(…). / La escuela recibió varios visitantes durante el año 1940,
entre ellos, un grupo de turistas norteamericanos quienes solicitaron permiso para sa-
car fotografías de la academia y sus alumnos, externando los más favorables conceptos
acerca de la labor que se realiza en el plantel».|80|
Los programas y recursos metodológicos de las academias de bellas artes manifiestan
cierta novedad dentro de las limitaciones pertinentes, ya que se trata de escuelas parti-
culares, subvencionadas con muy pocos recursos. La academia de la Woss y Gil era la
que tenía el mejor grado de enseñanza, al contar con espaciosas salas, buen mobiliario
(banquetas, caballetes, mesitas, tableros,…), recursos de apoyo metodológico (modelos
de yeso) y más de un docente. Las restantes academias que dirigían Carmencita Her-
nández, Rosalidia Ureña y Yoryi Morel, contaban con equipamiento más limitado. En
relación a los recursos formativos, se conoce que la Hernández lleva a sus alumnos a to-
das las exposiciones pictóricas (…) presentadas por artistas nacionales y extranjeros. De
igual modo, organizaba, periódicamente, excursiones a diversos sitios de la ciudad, rui-
nas, monumentos históricos, etc., a fin de que sus alumnos se adiestrasen en la copia de
naturaleza muerta.|81| El método de relacionar el aprendizaje artístico con el medio
ambiente, de manera directa y vivencial, lo había establecido como práctica Juan Bau-
tista Gómez, en Santiago. En esta ciudad, es reasumido por su alumno Yoryi Morel,
quien además utiliza el recurso frutal como elementos directos y realiza sus primeros
retratos del natural. En relación a la Academia Yoryi, el programa de enseñanza que si-
gue (…) está basado en el siguiente orden: dibujos al lápiz, carboncillo, crayón y esfu-
mino; acuarela y pintura al óleo; historia del arte.|82|
Aparte de las referidas academias conocidas públicamente, algunos pintores impartían
docencia particular, sobre todo, hogareña. Es el caso de George Hausdorf, quien en
1939 formaba parte de la inmigración que el exilio europeo remitía hacia Santo Do-
Eolo|Alegoría nacional|Revista Cromos Núm. 8|Mayo 1927. mingo. El referido pintor tenía escuela de dibujo y pintura en su casa de la Capital.