Está en la página 1de 8

GUERRA DEL CHACO

- INTRODUCCION
La guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia, se libró desde el 9 de septiembre
de 1932 hasta el 12 de junio de 1935, por el control del Chaco Boreal. Fue la guerra más
importante en Sudamérica durante el siglo XX. En los 3 años de duración, Bolivia movilizó
250 000 soldados y Paraguay 120 000, que se enfrentaron en combates en los que hubo
gran cantidad de bajas (60 000 bolivianos y 30 000 paraguayos), y gran cantidad de
heridos, mutilados y desaparecidos. Los distintos tipos de enfermedades tanto físicas
como psicológicas, la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y
buena alimentación produjeron el mayor porcentaje de bajas y afectaron la salud de los
soldados sobrevivientes, a muchos de por vida.

El enfrentamiento consumió ingentes recursos económicos de ambos países, de por sí


muy pobres. El Paraguay abasteció a su ejército con la gran cantidad de armas y equipos
capturados en distintas batallas. Terminada la guerra, algunos excedentes los vendió a
España (Decreto-ley 8406, 15 de enero de 1937).

El cese de las hostilidades se acordó el 12 de junio de 1935. Bajo la presión de los


Estados Unidos, por un tratado secreto firmado el 9 de julio de 1938, Paraguay renunció a
110 000 km² ocupados por su ejército al cese de las hostilidades. El Tratado de Paz,
Amistad y Límites se firmaron el 21 de julio de 1938 y el 27 de abril de 2009 se estableció
el acuerdo de límites definitivo. La zona en litigio quedó dividida en una cuarta parte bajo
soberanía boliviana y tres cuartas partes bajo soberanía paraguaya. Bolivia recibió una
zona a orillas del alto río Paraguay.

- OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL

Conocer las relaciones diplomáticas de Bolivia y Paraguay en torno a la Guerra del


Chaco.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS
-Lograr reconocer las diferentes armas que estuvieron durante el desarrollo de la guerra.

-Saber en qué forma ayudaron las diferentes armas que estuvieron en la guerra.

-Conocer la causa de la guerra sus consecuencias y sus secuelas.

- ANTECEDENTES
Los antecedentes y causas de la guerra son complejos. Debido a la vaga
determinación de límites entre las distintas regiones y las pocas expediciones que
se hicieron durante la época colonial, Bolivia y Paraguay, cuando se volvieron
estados independientes, tuvieron que fijar sus respectivas jurisdicciones en base a
documentos muchas veces contradictorios. Los cuatro tratados de límites que se
acordaron entre 1884 y 1907, no fueron aceptados definitivamente por ningún de
las partes. Bolivia y Paraguay y realizaron a su vez pocas expediciones al Chaco.

En el siglo XXI las compañías petroleras asentadas en Bolivia creían que había
yacimiento en el Chaco Boreal, y esto alentó aún más la guerra. La intención
boliviana de poseer esa región puede ejemplificarse en el sologan de la campaña
política del presidente Salamanca:

“Hay que pisar fuerte en el Chaco”

En Paraguay, unas décadas antes, había sido gravemente perjudicado por la


Guerra de la Triple Alianza (1865-1870) cuya consecuencia fue la perdida de
enormes territorios en su zona oriental. Respecto del Chaco, la Argentina
pretendió incorporarla a su territorio pero tras el arbitraje del presidente
norteamericano Hayes en 1879, este fallo que dichos territorios, desde el rio
Pilcomayo hasta el Verde, correspondían al Paraguay. Con estos antecedentes
era difícil que el Paraguay pudiera aceptar las pretensiones bolivianas sobre la
zona chaqueña. Agravo la cuestión el Tratado de Petropolis(1903) por el cual
Bolivia cedía definitivamente el Acre a Brasil y “ como compensación” Brasil
reconocía como boliviana la cuenca del Alto Paraguay.

- MARCO TEORICO
La zona

El Chaco Boreal es un área de aproximadamente 500.000 km², ubicada al norte del Río
Pilcomayo, en la región del Gran Chaco, en la zona limítrofe entre Bolivia (lugar al que
perteneció durante el virreinato del Perú) Argentina y Paraguay (a cuyo Cabildo de
Asunción los españoles, habían otorgado potestad hasta los ríos Yaurú y Parapetí).
Los paraguayos, se habían ocupado de explotar económicamente la región, mediante cría
de ganado y extracción de tanino, de los árboles de quebracho, aunque no presentaba
recursos abundantes, por la sequedad del clima, pero se sospechaba, según luego se supo,
erróneamente, la existencia de reservas de petróleo (que se habían descubierto en el
oeste chaqueño). El asentamiento poblacional era ínfimo.

Antecedentes del conflicto

Esta región ya había sido objeto de disputas en la Guerra de la Triple Alianza (1865- 1870)
tras la cual el gran vencedor fue Brasil. Paraguay perdió 160 mil km² de territorio, y
Argentina reclamó derechos sobre el Chaco Boreal, que un laudo arbitral, por parte de
Estados Unidos, le negó, otorgando la posesión a Paraguay.

Entre 1852 y 1920, se iniciaron reclamos diplomáticos por el control de la zona, por parte
de Bolivia y Paraguay, estableciéndose fortines en el lugar, por parte de ambos estados.
Bolivia, a partir de 1905, para controlar la poca agua potable de la zona, y Paraguay había
comenzado con esta práctica para impedir el avance portugués. Grupos de religiosos
tradicionalistas menonitas, procedentes de Canadá, se asentaron en esos lugares.

En 1928, el fortín “Vanguardia” de los bolivianos, fue tomado por los paraguayos, quienes
dieron muerte a seis guardias, e incendiaron el fortín, Esto trajo como consecuencia que
los bolivianos respondieran ocupando el fortín paraguayo llamado “Boquerón”. El
problema fue resuelto por la Sociedad de las Naciones que obligó a Bolivia a desalojar el
fortín paraguayo, y a éstos, a reconstruir el fortín “Vanguardia”, calificando a Paraguay
como “país agresor”.

El Río Paraguay le adjudicaba al sector su importancia relevante, por permitir su


comunicación con el océano Atlántico. Bolivia había perdido en su contienda con Chile
(Guerra del Pacífico, desarrollada entre 1879 y 1883) su salida al Océano Pacífico.

Entre 1899 y 1903, Bolivia y Brasil protagonizaron la Guerra del Acre, que terminó con la
firma del Tratado de Petrópolis. Tras perder el territorio del Acre, Bolivia recibió entre
otras compensaciones, el Chaco Boreal por parte de Brasil, que no era dueño de la zona.

La idea de que allí pudieran existir pozos petroleros estimuló ambiciones de países
externos al conflicto. Así, Estados Unidos apoyó económica y militarmente a Paraguay, y
Gran Bretaña, a Bolivia.

La Guerra

En 1932, el conflicto estalló de manera violenta, luego de fracasar intentos de solucionarlo


pacíficamente, rechazando Bolivia la concesión de un puerto sobre el río Paraguay,
enfrentando a estos vecinos en una guerra cruel, en un territorio seco, caluroso e
inhóspito, propicio para contraer enfermedades como la malaria, que los enlutaría por
tres años (1932-1935).

Bolivia contaba con una fuerza de 250.000 hombres, mientras los paraguayos reunieron
150.000. Los bolivianos tenían varias ventajas, aunque militarmente ambas fuerzas
estaban muy bien entrenadas y equipadas. El presidente Daniel Salamanca, había asumido
en1931, con gran fuerza y deseo de engrandecer a su patria, sobre todo militarmente. La
economía era próspera, con gran riqueza minera y contando con una población de
3.000.000 de personas. El Paraguay era mucho más pobre, de economía agrícola-
ganadera, y menos poblado (1.000.000 de habitantes

- TIPOS DE ARMAS
INFANTERIA

La guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia, se libró desde el 9 de septiembre


de 1932 hasta el 12 de junio de 1935, por el control del Chaco Boreal. Fue la guerra más
importante en Sudamérica durante el siglo XX. En los 3 años de duración, Bolivia movilizó
250 000 soldados y Paraguay 120 000, que se enfrentaron en combates en los que hubo
gran cantidad de bajas (60 000 bolivianos y 30 000 paraguayos), y gran cantidad de
heridos, mutilados y desaparecidos. Los distintos tipos de enfermedades tanto físicas
como psicológicas, la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y
buena alimentación produjeron el mayor porcentaje de bajas y afectaron la salud de los
soldados sobrevivientes, a muchos de por vida.

Colorados de Bolivia

En la Guerra del Chaco, ahora ya elevado a nivel de Regimiento, participó en distintas


batallas. El 18 de julio de 1932, dada las escasas fuerzas en el sudeste chaqueño, el
presidente Salamanca sugirió al general Osorio, que el regimiento Colorados, que se
encontraba entre Ingavi y Picuiba abriendo un camino, se trasladara hacia Muñoz-Arce.
Los sobrevivientes fueron distribuidos en otros regimientos y su nombre pasó al
regimiento 41.
En la Primera batalla de Nanawa llegó por el sur hasta el sector de las cocinas del fortín
paraguayo pero fue desalojado luego de un combate cuerpo a cuerpo y sufrió fuertes
pérdidas en la retirada al no ser apoyado por fuerzas amigas.
El 3 y 4 de diciembre de 1933 fue enviado por Kundt a contener la masa de maniobra
paraguaya que había cortado el camino Alihuatá-Saavedra a la altura del km 31 pero fue
arrollado por esas fuerzas que eran muy superiores. El 11 de diciembre de 1933, en
Campo Vía, realizó un último intento por romper el cerco pero fue rechazado con fuertes
bajas resultando grávemente herido su comandante, el mayor Sinforiano Bilbao Rioja.
Figuró en la lista de regimientos que se rindieron en El cerco de Campo Vía, el
11 de diciembre de 1933.
Batalla de Cañada Strongest
El día 10 de mayo de 1934, los 9 regimientos y la artillería que componían el Primer
Cuerpo paraguayo avanzaron por el claro existente entre los dos Cuerpos bolivianos sin
sospechar que se metían en una trampa. La poderosa 9.ª División boliviana con
14 000 hombres,trasladada secretamente desde el norte, dividida en dos columnas cortó
el camino El Lóbrego en la retaguardia de los 5500 hombres de la 7.ª y 2.ª División
paraguaya y en su avance encerró a un batallón paraguayo de 200 soldados del RI-
16 Mariscal López ―al mando del capitán Joel Estigarribia―, que circunstancialmente
quedó en el medio de las dos columnas.
Batalla de El Carmen
El día 10 de noviembre, mientras el coronel Toro intentaba cercar a las fuerzas del
coronel Franco en Yrendagüé, el general Estigarribia inició la maniobra militar mejor
ejecutada en todo el conflicto chaqueño.
Tres divisiones paraguayas avanzaron sorpresivamente sobre la 1.ª División de Reserva
boliviana al mando del coronel Zacarías Murillo ubicada delante de Cañada El Carmen, en
el sector central, el más débil de la línea boliviana. La 1.ª División paraguaya la atacó
frontalmente para fijarla a su posición mientras la 8.ª y la 2.ª División se infiltraron por sus
flancos norte y sur utilizando picadas previamente relevadas a través de patrullajes
lejanos.
Pese a la detección de patrullas enemigas en su flanco norte y a la emboscada paraguaya
en la que murió el mayor boliviano Celso Camacho del Estado Mayor y que tenía en su
poder importante documentación, Murillo no hizo ningún cambio ni intentó retirarse pues
hubiera dejado aislados a los 18 000 hombres del Primer Cuerpo de Ejército boliviano que
defendían el fortín Ballivian al sur de El Carmen.

CABALLERIA

En 1926, Bolivia firmó un importante contrato con Vickers Armstrong estimado en cerca
de 3 millones de libras esterlinas a ser pagadas con parte del empréstito de Dillon&Read
originalmente destinado a la mejora de la red ferroviaria entre las ciudades
de Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra. Este contrato habría incluido una docena de
tanques, además de otros equipamientos militares, como radios, cascos, máscaras
antigás, motocicletas blindadas, ametralladoras, más de 200 cañones, aviones, fusiles y
camiones. Este acuerdo se redujo posteriormente a menos de 1,25 millones de libras
esterlinas debido a la crisis del año1929, donde los tanques fueron aparentemente
dejados de lado. Durante el año 1930, Bolivia empezó la negociación para la adquisición
de 10 tanquetas blindadas Carden-Loyd, que se mantuvo abierta hasta que comenzó el
conflicto con Paraguay.

Los bolivianos ordenaron 20 Curtiss-Wright C14R “Osprey”, biplanos de reconocimiento y


bombarderos livianos de dos plazas, de Estados Unidos y el primer avión llegó en enero
de 1933. El Osprey tenía dos ametralladoras, una frontal y otra trasera, calibre .30 y podía
transportar hasta 260 libras de bombas en diferentes configuraciones. Era maniobrable y
su velocidad máxima era de 163 mph. Era un avión de ataque terrestre muy capaz para
su época y los bolivianos lo utilizaron como bombardero de combate durante la guerra. El
Osprey se convertiría en el avión principal del inventario boliviano.
También se ordenaron a la Curtiss-Wright varios modelos de aviones de combate “Hawk”
II Modelo 35A y el “Sea Hawk” Modelo 65A. En 1932 se entregaron cuatro, dos en 1933 y
tres en 1934. El avión de combate monoplaza se encontraba entre los mejores aviones de
combate de su tiempo y, con su armamento de dos ametralladoras frontales y una carga
de bombas de 220 libras, generalmente se utilizaba como avión de combate. Era el avión
de combate favorito del Cuerpo Aéreo Boliviano
En 1927, Bolivia ordenó nueve aviones de combate Vickers Vespa producidos en el Reino
Unido, se trataba de aviones de caza livianos muy capaces y ágiles para su época. En
1926/27, Bolivia aceptó la entrega de seis bombarderos Breguet XIX de Francia, aviones
muy capaces y fuertes. En 1929, Bolivia compró otros cuatro modelos mejorados del
Breguet XIX.
Para el inicio de la Guerra del Chaco, Bolivia contaba con un cuerpo aéreo muy capaz
según los estándares sudamericanos. Durante los meses antes del conflicto, los
bolivianos desplazaron un grupo aéreo de tres aviones de combate Vickers Vespa, tres
bombarderos Breguet XIX, de cinco a seis aviones de combate Vickers “Scout” Type
143 y dos Fokker CV a Villa Montes, en la frontera del Chaco y las tierras bajas de Bolivia.

ARTILLERIA

Bolivia, con una población mucho más grande que la de Paraguay y un ingreso
fijo de sus minas de plata y estaño, pudo comprar una cantidad considerable de
armamento moderno en la década antes de la guerra. En 1926, Bolivia concertó
un contrato con Vickers para 36000 fusiles, 250 ametralladoras pesadas y 500
ametralladoras livianas, 196 piezas de artillería y grandes cantidades de
municiones. El comienzo de la depresión en 1929 disminuyó el contrato con
Vickers pero, cuando la guerra estalló en 1932, Bolivia disponía de un armamento
impresionante de 39.000 rifles Mauser modernos, 750 ametralladoras, 64 piezas
de artillería modernas.

INGENIERIA

La primera organización del Bat. Ing. III “ Gral. Pando”, fue el año 1.920, donde se crearon
Unidades Técnicas para completar la organización del Ejercito, en ese mismo año se
organiza una Compañía de Ingenieros, al mando del Cap. MELITON BRITO, con 2
Oficiales y 80 Soldados.

El 2 de septiembre de 1921, fue reorganizada esta Unidad con el nombre de “Batallón


Técnico “ compuesto por tres Compañías al mando del My. JOSÉ AYOROA.

El 3 de Agosto de 1.922, por orden del Comando General del Ejercito se le denomino
Batallón “Gral. PANDO” 1ro. de Ingeniería en memoria del Benemérito My. Gral. Dn. José
Manuel Pando , primer explorador de las tierras vírgenes, cuya espada fue una de las
mas brillantes en el Ejercito.

En fecha 1.926, el Batallón “PANDO” se hizo cargo de la explotación del ramal ferroviario
de COROCORO mediante Decreto Supremo, obteniendo con éxito la instrucción completa
de diez equipos de ferrocarrileros: maquinista, foguistas, cambiadores, conductores
guarda líneas “en condiciones de mover diez trenes militares en cualquier momento”.
En 1.932 el Batallón fue reorganizado y dotado de eficiente personal técnico, para labores
de Ingeniería y Comunicaciones, siendo incorporado al Teatro de Operaciones del Sur
Este (TOSE), finalizada la Guerra del Chaco pasa a la Reserva Activa del Ejercito.

LOGISTICA

GUERRA DEL CHACO INICIO ERA LOGÍSTICA DEBILIDAD EN ELTRANSPORTE DE:


MATERIAL BÉLICO Y ABASTECIMIENTOS

Uno de sus gravísimos efectos fue el de negarle la adquisición de alimentos de


sus comercios fronterizos, obligándole a su ejército montar una larga cadena
logística casi dos mil kilómetros para abastecerse de la zona del interior del
país y del exterior.

COMUNICACIONES

Esta Unidad del Ejército fue creada en setiembre de 1959. Su existencia tiene
un largo antecedente que se remonta a los albores de la Guerra de la Triple
Alianza (1865-1870), cuando el Paraguay enfrentó en armas a Argentina,
Brasil y Uruguay. Entonces, las comunicaciones militares, a través de los
enlaces telegráficos, jugaron un papel importante para el manejo de las
informaciones relacionadas al movimiento de las tropas enemigas.

en 1932, en vísperas de otro enfrentamiento bélico, la Guerra del Chaco, se


organizó la Primera Compañía de Comunicaciones, dependiente del Batallón de
Zapadores "Gral. Aquino". En febrero de 1933 se instaló la Dirección de
Comunicaciones en Campaña, que posteriormente pasó a denominarse
Dirección de Comunicaciones del Ejército. Al final de la guerra con Bolivia, en
octubre de 1935, se reestructuró y se creó la Dirección de Comunicaciones de
las Fuerzas Armadas de la Nación

- CONCLUISIONES
En resumen podemos indicar que durante la guerra del chaco se produjeron
levantamientos indígenas de proporciones que obligaron al gobierno de entonces
a una represión con el empleo de la fuerza.

Los movimientos reivindicadores del campesinado estaban dirigidos a la


protección de su tierra y en contra de los abusos de los patrones de las haciendas,
autoridades locales y de las patrullas de reclutamiento del ejército.
La opinión indígena referente a su presencia en el teatro de la guerra fue dispersa,
unos se oponían y otros la apoyaban, por lo tanto no se puede generalizar el
comportamiento, de todas manera existe testimonios que avalan la excelente
conducta del soldado boliviano en campaña.

Si bien se nota la participación de miembros del partido comunista, esto no habría


sido determinante para lo que sucedió.

Terminada la guerra los comunarios y colonos, con una noción de patria, de sus
deberes y derechos, pudieron plantear en mejores condiciones su reclamo a la
propiedad de las tierras, que a la larga redundaría en la reforma agraria.

También podría gustarte