Está en la página 1de 3

ENSAYO “COMO ENSEÑAR LAS CIENCIAS AL ESCOLAR

MARY SHECKLES
Prof. Genaro Alberto Quisbert Escóbar
Enseñar es hacer ver de forma práctica, mediante una explicación o una indagación, cómo
funciona, se hace o sucede una cosa. Y como sabemos la ciencia es un conjunto de
conocimientos estructurados sistemáticamente. Hacer preguntas y ser curioso son
centrales para los propósitos pedagógicos. ¿Cómo los educadores desarrollamos estos
hábitos?
El punto de partida es nuestro conocimiento que deriva de nuestra capacidad para captar,
criticar (jerarquizar) y procesar (organizar) información que nos llega a través de las
enseñanzas de los educadores. Quien conoce puede hacer preguntas.
La característica de los niños siempre fue y es el de ser curioso. Esta cualidad se va
perdiendo a medida del transcurrir del tiempo porque los sistemas tanto de educación con
en de la familia no ha desarrollado un hábito de la pregunta o el diálogo, especialmente en
estructuras autoritarias y de opresión como lo puede en un momento la escuela, el maestro,
y la misma familia. El que aprende es tratado como inútil o ignorante y no se le debe dar
oportunidad hasta que tenga hábitos de esmero y de estudio. Obviamente esta postura es
de la educación tradicional del siglo XIX ó XX. Intentar educar con la imposición severa hacia
los buenos hábitos. Como seres humanos no somos perfectos, pero somo perfectibles
podemos aprender a encaminarnos en buenos hábitos desde un clima favorable para el
aprendizaje. Este clima es el del diálogo. “Yo sé algo o comprendo o reconozco un poco y tú
¿qué sabes del tema?” En este ambiente es que se puede entablar una conversación que
daría la bienvenida a las preguntas problematizadoras o curiosidades que tienen los que
aprenden. El hombre en su historia siempre se ha cuestionado del por qué de las cosas y
fenómenos y producto de ello tenemos grandes avances y descubrimientos en la
humanidad. No hay pregunta irrespetuosa, ni tampoco hay una respuesta completa o
definitiva. Más bien las preguntas detonan muchas respuestas posibles. Es importante
entonces que los educadores cultiven en los niños el gusto por la pregunta o el respeto por
la pregunta como plantea Paulo Freire en su obra Por una Pedagogía por la Pregunta con
Antonio Faundez.
Las preguntas deben empezar con lo cotidiano por ejemplo la cuestionarnos nuestra
existencia, nuestra misión y visión en este mundo, todas las preguntas exigen respuesta; las
preguntas más respuestas en lo posible unidas a la acción.
Mary Scheckles nos reflexiona sobre temas muy profundos como el rol del educador de no
perder la paciencia de las preguntas que haces los niños. Nuestra responsabilidad como
educadores es recuperar estos aspectos cotidianos que enriqueces las acciones
pedagógicas reales situadas en nuestro contexto concreto en el que nos desenvolvemos. Es
primordial labor el de insistir, estimular a preguntar a nuestros estudiantes y nosotros por
nuestra parte aprender a formular preguntas fenomenológicas que capten el interés por
resolver y de esta forma prepararlos para la vida y el siglo XXI.
La ciencia es parte de nuestras vidas cotidianas, por esto es importante comenzar a enseñar
desde el colegio, ya que los niños son curiosos y es una las principales características para
involucrarse en la ciencia. Enseñar ciencias no es tarea fácil ya que no se requiere caer en
las actividades comunes para enseñar ciencias. Debe ser dinámica la enseñanza de las
ciencias, enfocándose en el contexto del niño, ya que se busca que el alumno comprenda
lo que está en su entorno, como su propio cuerpo, los animales, fenómenos, etc. Esto
impacta en la vida escolar haciendo que tengan una visión amplia de lo que nos rodea y
ayuda a que desarrollen el intelecto y la curiosidad para investigar por su propia cuenta.

DIARIO DE CAMPO

Especialidad: Idiomas - Inglés


Unidad Educativa: La Salle
Director: Hermano Antonio Diez de Medina
Maestro: Genaro Quisbert
Tema: La indagación en el aprendizaje del idioma

La experiencia se desarrolló con primero de Secundaria con el contenido de análisis de letra de las
canciones, compositores, composición de letra, tomando como base estructuras del presente
simple del idioma ya existentes en las canciones.

Para iniciar la sesión trabajamos el ritmo de las canciones acompañando con palmadas o cualquier
otro sonido producido para marcar los golpes que van de 4 a 8. Posteriormente trabajamos la
mímica con cada una de las oraciones de manera que se fije el significado y la comprensión de estas
oraciones o frases. Estas dos actividades fueron realizadas en grupos de 4 a 6 estudiantes.
Finalmente, la última actividad fue combinada entre el marcado del ritmo y la mímica que debe
seguir. Posteriormente, los estudiantes llenaron espacios vacíos con palabras (verbos) o frases
(palabras unidas en un golpe de voz), y palabras que marcan la entonación de las canciones.

Además de orientar a cada uno de los grupos pude observar quiénes aportaban más en el grupo y
me di cuenta que a veces los trabajos grupales son muy beneficiosos en relación al intercambio de
conocimientos, pero perjudiciales para algunos estudiantes que no les gusta trabajar, y muchas
veces su aporte es muy limitado: en último caso no aportan nada a pesar del apoyo y motivación
del profesor, pero para la mayoría es muy beneficioso este tipo de trabajos. También en este
recorrido fui observando actitudes positivas y negativas de los estudiantes. Uno de los grupos no
pudo definir la melodía que iba a trabajar y al final recién se decidieron por el ritmo en este grupo
por ejemplo, el único que activaba era Leonardo y les animaba a sus compañeros a realizar el trabajo
y se enojaba y preocupaba, mientras que sus demás compañeros se miraban y no decían nada. En
otro de los grupos un estudiante tuvo una riña con otro de sus compañeros porque supuestamente
le había ofendido con un insulto y el otro reaccionó y quisieron llegar a pelear, pero más bien yo
intervine y cambié de grupo a uno de ellos. El grupo que se empecinó e hizo su trabajo siguiendo el
ritmo y resultó muy interesante ya que utilizaron muchas formas para marcar y observé que existía
mucha creatividad en ellos, y les felicité ya que su interpretación fue muy motivadora para los demás
grupos.

Cada trabajo tenía diferentes ritmos y formas de marcar e hicimos la valoración de nuestras
aportaciones y el mensaje que nos daban y conversamos sobre la importancia de las fuentes de
inspiración para que un artista realice sus obras en determinadas áreas. En esta parte hubo
intervenciones de los estudiantes que se destacaron por ejemplo, Janet dijo “no sabía que todas las
canciones tenían un mismo número de golpes de voz ente 4 y 8, es muy interesante” otro estudiante
dijo que “marcar el ritmo nos ayuda a seguir con la melodía y donde encaja mejor cada palabra de
la canción” y ahí es donde intervine y dije que es muy importante la el ritmo puesto que esto motiva
y le da un cuerpo al género de música que se escucha y se canta. Los artistas tienen muy bien
desarrollado el sentido del ritmo más su voz es todo un arte para poder apreciar.

En relación a la evaluación, se la llevó adelante de forma procesual en los trabajos grupales y su


participación en las mismas, en los trabajos donde tenían que completar las canciones se hizo un
análisis en forma escrita y explicaron al momento de la entrega, el resumen de los datos de cada
canción y su breve exposición, el ser y el decidir en la participación activa o pasiva en los grupos de
trabajo con opiniones acerca del rol del interprete y actitudes que asumían al momento del trabajo,
y en los productos como la redacción de oraciones simples en el tiempo presente en forma grupal y
la presentación y resultados de su trabajo también fue evaluado.