Está en la página 1de 53

JUZGAMIENTO

DE PRUEBAS
ATLETICAS

UNA GUÍA PRÁCTICA

Publicada por la
Federación Internacional de Atletismo Amateur

Sexta Edición 2000

Federación Internacional de Atletismo Amateur


17 rue Princesse Florestine BP 359 MC-98007 MÓNACO
Teléfono: (377) 93 10 88 88
Fax: (377) 9315 95 15
CAPÍTULO I

Propósito de esta Guía

Las Reglas competitivas que rigen los eventos atléticos son básicamente las mismas
para todos los encuentros de colegio, club, regional, nacional o internacional, y el objeto
de esta guía es aconsejar y guiar a los jueces de atletismo; por ejemplo: jueces de
carreras y concursos, jueces de salida, cronometradores y árbitros de todo tipo, ya sea
que estén operando en reuniones locales, de colegio o a nivel internacional. Como las
condiciones y facilidades varían enormemente dentro de los países y de un país a otro,
no es siempre posible seguir los consejos establecidos en las páginas siguientes. Sin
embargo, se espera que los procedimientos descritos sean seguidos tan de cerca como
sea posible, y no descartados diciendo: "Eso está bien para los Juegos Olímpicos,
nosotros no podemos hacerlo acá".

No se debe olvidar que de los atletas jóvenes de hoy surgirán los atletas de élite del
mañana. Por lo tanto es esencial que, desde sus primeros pasos en el atletismo, estén
preparados progresivamente para respetar las Reglas.

Debemos agregar aquí que al tratar de proporcionar consejos e indicaciones para los
jueces, hemos evitado repetir innecesariamente las Reglas técnicas de la IAAF y
buscamos sólo comunicar cuáles son las tareas correctas de los jueces. En la sección de
pruebas de concursos, sin embargo, algunas referencias a las pruebas técnicas (por
ejemplo, lo que constituye una falta en Salto de Longitud) han sido necesarias para
lograr nuestro propósito. Somos conscientes de que en la organización de un encuentro
atlético, hay muchas tareas y trabajos a realizar que no son tratados en esta guía.
CAPÍTULO II

¿Qué es lo que hace a uno buen Juez de Atletismo?

Aunque muchos encuentros se deben organizar con menos del número ideal de jueces,
un encuentro juzgado correctamente, requiere por lo menos 50 jueces trabajando juntos
como un equipo coordinado. Su responsabilidad básica es dar a los atletas, quienes se
han preparado cuidadosamente para las pruebas, todas las oportunidades de alcanzar su
mejor rendimiento en una competición justa.

Resaltamos el hecho de que es el atleta quien tiene la prioridad. Las Reglas de la IAAF
están para regir competiciones en las cuales toman parte atletas, y están pensadas para
asegurar, dentro de lo posible, que ningún competidor tenga ventaja o desventaja.

El Manual de la IAAF
Las Reglas técnicas de la IAAF se publican en el Manual que se edita cada dos años.
Para un buen juez o árbitro es muy importante un buen conocimiento de las Reglas y
cualquiera que desee oficiar, debe considerar el Manual de la IAAF como esencial.
También se debe recordar que las Reglas no cubren todos los casos posibles, y a veces
la interpretación de una Regla en particular puede causar diferentes opiniones, aún entre
jueces experimentados. El principio orientador en esos casos debería ser: ¿Cual es la
intención de la Regla? Se espera, sin embargo, que para aquellos que aún no posean un
Manual, esta Guía les pueda proporcionar una introducción a las Reglas básicas y
técnicas para los principiantes en el atletismo.

Los autores, dedican especial atención a que las palabras: "debe, y debería" son
empleadas frecuentemente. La variación en la frase es intencional. Cuando se utiliza la
palabra "debe" la Regla es obligatoria. Donde se emplea "debería", aunque la Regla será
cumplida, no es esencial que lo sea con un estricto acatamiento.

Juzgamiento
Los jueces no actuarán con la mentalidad de que están allí para sorprender al
competidor en falta. El objetivo debe ser asegurar una competición justa, en la que
ningún competidor obtenga ventajas o sufra una desventaja. En otras palabras, aparte de
sus habilidades físicas, todos los competidores son iguales, ya sean internacionales o
atletas de clubes.

Si el juez tiene que hacer un juicio subjetivo de una situación, debe preguntarse a sí
mismo: ¿Qué decisión será justa para todos los competidores? Ese es un verdadero test.

Diplomacia
Un juez debe saber cómo manejar a los competidores y familiarizarse con sus
necesidades.

Debe darse cuenta de que muchos competidores están nerviosos durante una
competición y un trato autoritario puede llevar a una situación desagradable, que se
podría haber evitado mediante un tratamiento más comprensivo. Algunos competidores
pueden no ser cooperativos, y esto se debe tratar en forma firme pero con diplomacia.
Por más alta que sea su reputación, si no responden luego de una advertencia adecuada,
serán penalizados. El árbitro puede llamar la atención de un competidor mostrándole
una tarjeta amarilla. Lo puede excluir de siguientes participaciones, mostrándole una
tarjeta roja.

Retrasos
Las demoras, en competición, por ejemplo, son muy difíciles de tratar. Los
competidores tienen derecho a no ser apresurados indebidamente, pero es tarea de los
jueces ver que las pruebas se conduzcan sin pérdida de tiempo, lo que ayudará a
asegurar que el Programa se desarrolle en hora. En efecto, es conveniente a los
competidores que las pruebas comiencen en el horario programado para que puedan
preparar su calentamiento adecuadamente. Puede haber una aplicación táctica de
"presión" para acelerar la competición.

Fumar
Los jueces de atletismo se abstendrán de fumar en la pista mientras juzgan por
consideración hacia los competidores, algunos de los cuales se pueden molestar por el
humo del cigarrillo o pipa.

En resumen, las cualidades necesarias para ser un juez de atletismo son:

1°.- Sentido común y tacto.


2°.- Alto poder de concentración.
3°.- Reacciones rápidas.
4°.- Actitud decisiva, enérgica pero no brusca.
5°.- Conocimiento y comprensión de las Reglas y de los requisitos de la
competición.
6°.- Comprensión de las necesidades del atleta.
CAPITULO III

Oficiales directivos

Mientras que en competición de alto nivel existe una importante jerarquía de jueces, en
todas las demás deberá haber un Director de la Reunión y en otras con un poco más de
nivel, es necesario contar con un Director de la Competición.

En caso de contar con Director de Competición, éste confiará al Director de la Reunión


la responsabilidad de asegurar la fluida organización y el éxito del encuentro.

Será responsabilidad del Director de Reunión, en colaboración con el Delegado de


Campo o Jefe de Pista, que únicamente se hallen sobre al terreno las personas
autorizadas y los atletas y jueces que actúen en ese momento.

El Director de Reunión chequeará listas y funciones de jueces, realizará los cambios


oportunos y podrá sustituir a cualquier Juez que no actúe conforme a las Reglas,
inclusive a los Jueces de salida.

La persona designada come Director Técnico de un encuentro será generalmente un


Arbitro calificado y experimentado. Es responsable de controlar que la pista esté
correctamente marcada y que las salidas y llegadas estén visiblemente señalizadas. Debe
controlar que estén disponibles vallas y obstáculos, si son necesarios, y que estén
correctamente dispuestos antes de la prueba y a la altura exacta, con los contrapesos en
la posición debida y supervisar la retirada inmediata de las vallas y obstaculos una vez
que se ha terminado la prueba.

Será responsable de comprobar que la pista, pasillos, círculos, arcos, sectores, zonas de
caída para todas las pruebas de concursos y todo el equipamiento cumplan con las
normas IAAF y estén disponibles desde el inicio de la competición.

En todo momento el Director Técnico actúa y trabaja en estrecha cooperación con los
Árbitros.

El Director Técnico provee de los elementos necesarios a los Árbitros, por ejemplo,
escaleras para Jueces, campana, testigos, tarjetas para marcar las vueltas, anemómetros,
banderas para señalizar los pasajes en relevos, planillas para resultados y registro de
tiempos, y todo esto antes de que comience el encuentro.

Para las pruebas de concursos, el Director Técnico junto con el Árbitro y los Jueces
deben asegurarse que los artefactos de las pruebas de lanzamiento, es decir pesos,
discos, jabalinas y martillos, así como las cintas métricas, pinchos para marcar las
caídas de salto de longitud y triple, rastrillos, palas, cepillos, una regadera para
humedecer la arena, listones de reserva para salto de altura y pértiga y anemómetros,
estén todos disponibles.

En un encuentro donde se realizan muchas pruebas, puede ser útil contar con dos
Directores Técnicos, uno de pruebas de carreras y otro de pruebas de concursos.
El Director Técnico debe tomar medidas para que todos los artefactos utilizados en la
competición sean controlados con antelación por un Juez calificado que asegure que
cumplen con las especificaciones del Manual de la IAAF. Esto se aplica no sólo a los
artefactos pertenecientes a los atletas que desean utilizar los suyos propios, sino también
a los que son provistos por los organizadores del encuentro. Los artefactos controlados
que resultaron aceptados deberán ser marcados de algún modo, por ejemplo, una gota de
pintura, una pegatina de color, para que sean fácilmente identificables. Con la excepción
de las pértigas, los demás artefactos que hayan sido admitidos, podrán ser usados por
otros competidores.

El Director Técnico es esencial para un encuentro bien organizado.


PRUEBAS DE PISTA
CAPÍTULO IV

El Árbitro de Carreras

Las obligaciones de los Árbitros de carreras incluyen:

(a) Presidir todas las pruebas de carreras, y ver que todas las Reglas técnicas
sean observadas.
(b) Designar tareas para el Juez Jefe de Carreras y los Auxiliares.
(c) Tomar decisiones en las pruebas en que haya cualquier diferencia de opinión
entre los Jueces de Carreras.
(d) Controlar y firmar las Planillas de resultados de cada prueba (ver pag. 55).
(e) Abordar cualquier tema en discusión, protesta u objeción con respecto a la
dirección de la competición, tal como está estipulado por las Reglas.
(f) Amonestar o expulsar a cualquier participante en la competición por
conducta incorrecta.

Se puede ver, por lo tanto, que el Árbitro tiene que interpretar y aplicar cada Regla del
Manual. A veces tendrá que tomar decisiones que no están previstas por las Reglas,
donde será necesario aplicar justicia, tacto y prudencia. A este fin debe tratar con
cortesía y comprensión a todos los competidores y jueces, y al mismo tiempo mantener
su autoridad sobre todas las pruebas de carreras.

El Árbitro de Carreras tiene que considerar los problemas del Director de la


Competición, del Secretario del Jurado, de la Prensa, del Director Técnico, de los
Cronometradores, del Juez de Salida, y de los Locutores, en realidad toda la gente que
está involucrada en la organización de un encuentro exitoso.

Ser un buen Árbitro de Carreras requiere una preparación cuidadosa y planificada antes
de que comience la competición.

El Árbitro recibirá los nombres de los Jueces previamente al encuentro. El Juez Jefe,
preparará una lista de actividades para los Jueces de Llegada, para todo el Programa, y
el Árbitro de Carreras puede preparar instrucciones detalladas para los jueces auxiliares
de carreras que son sus asistentes. Con anticipación, también puede designar un
asistente (o varios) en el momento que diferentes lugares demanden su atención
mientras se realiza una prueba de carreras.

El Árbitro de Carreras llegará a la competición con tiempo de inspeccionar la pista


conjuntamente con el Director Técnico. Así estará completamente seguro que todas las
marcas necesarias estén sobre la pista y que todos los elementos estén disponibles sin
dificultades. Luego, debería reunirse con el Secretario del Jurado, para asegurar que
todos los canales de comunicación están claramente establecidos; por medio de los
secretarios de resultados, éstos y los tiempos deben llegar a los Locutores y Anotadores
con la menor demora posible. Una vez satisfecho en este tema, esta libre para reunirse
con el Juez de salidas y el Jefe de Cronometraje. Es responsabilidad de este último,
señalar que todo está listo cuando el Juez de Salida ordena, instantes antes que los
corredores vayan a sus puestos habiéndose asegurado que el Árbitro y los Jueces, así
como el Juez de Foto-finish y el operador del cronometraje automático estén listos.

El Arbitro debe asegurar que la primera prueba comience en hora y que se respete el
Programa-Horario durante todo el encuentro. Si, por alguna razón el Programa se
retrasa, debe registrar los horarios, en los cuales, las pruebas comenzaron realmente
para permitir que transcurra el tiempo debido entre una serie y la otra y comunicárselo
al Director de la Reunión.

A pesar de que se hayan tomado todas las precauciones, los incidentes, en ocasiones,
surgirán de todos modos. Es responsabilidad del Árbitro zanjar los inconvenientes tan
rápido como sea posible, eliminando causas de quejas subsecuentes hacia los
organizadores del encuentro.

A veces, aunque es muy raro, las circunstancias pueden hacer que la justicia demande
que la carrera se deba volver a correr. El Árbitro, entonces, tiene el poder de declarar la
prueba nula y organizarla para que se vuelva a disputar, si es posible el mismo día, si
no, en una fecha futura.

Una vez que comienza el encuentro, no hay pausa ni descanso para el Árbitro. Es ahora
indispensable que el equipo organizado trabaje, y si se ha establecido la confianza
mutua entre todos los jueces, la organización del encuentro será buena, permitiendo a
los competidores concentrarse totalmente en producir sus mejores rendimientos.
CAPÍTULO V

El Juez de llegadas en carreras

Los Jueces de llegada, que deben operar desde el mismo lado de la pista, deberán
decidir el orden en que llegan los participantes. El Juez Jefe decide sobre las
colocaciones finales. Si en ausencia de un aparato de Foto-finish, no puede llegar a una
decisión, planteará el tema al Árbitro, quien decidirá.

(a) ¿Qué es lo que hace a un buen Juez de llegadas?

1.- El Juez debe tener la habilidad de interpretar y aplicar su conocimiento de las


Reglas a cualquier incidente que pueda surgir durante la carrera.
2.- Un Juez necesita mantener la calma. Nunca debe confundirse, especialmente
cuando se enfrenta a una "llegada apretada" en la que 6 o más competidores llegan
tapándose unos con otros.
3.- Un Juez de llegadas debe tener altos niveles de concentración. Debe estar
capacitado para ignorar influencias externas, como ruidos, anuncios, un competidor
cayéndose justo antes de la línea de llegada, etc.
4.- Un Juez debe tener lo que se denomina "ojo de Juez". Esto es, la facilidad
para ver y registrar en su mente el orden de los competidores que está juzgando a
medida que llegan a la meta.
5.- El Juez debe tener una buena memoria visual. A veces, en una final dudosa,
los números utilizados por los competidores están tapados, y éste debe estar en
condiciones de recordar, casi en forma fotográfica, la vestimenta y señas externas de los
atletas llegando a la línea en un orden en especial. Los números se podrán ordenar
después.
6.- E1 Juez debe mostrar imparcialidad total para no ser influenciado por la
preferencia de un atleta "local".

(b) Posición de los Jueces

Para que los Jueces lleven a cabo su tarea satisfactoriamente, es importante que estén en
la mejor posición posible para observar la llegada.

Es esencial una posición en línea directa con el plano de llegada.

Deberán colocarse, por lo menos, a 5 metros del borde de la pista, y a una altura
suficiente para ver a los corredores más cercanos a los jueces. .

Muchas instalaciones tienen una escalera apropiada que se puede mover fácilmente para
permitir a los Jueces una vista más clara de la llegada. La escalera puede ser colocada
hasta 10 metros del borde de la pista, siendo la altura de la vista del Juez en el escalón
más bajo de por lo menos 2 metros sobre el nivel de la pista. El Juez que permanece a
nivel del piso, posiblemente no podrá obtener las posiciones finales necesarias en una
llegada dudosa. Estando a cierta distancia de los corredores los hace aparecer como
yendo más lento, como un auto en movimiento que se ve desde lejos y que parece andar
más lento que cuando se ve de cerca.
Para resumir, las tres posiciones esenciales para un buen juicio son:

(a) Estar en línea recta con la llegada.


(b) Estar sobre el nivel del piso.
(c) Estar a una cierta distancia del borde de la pista.

Equipo necesario para el Juez de llegadas

Los Jueces de llegadas deben asegurarse de que tienen todo lo necesario para llevar a
cabo sus actividades. Necesitarán una tabla firme para los papeles y programas para el
encuentro, un clip y bandas elásticas para mantener los papeles y programas firmes a las
tablas, lápices, hojas en blanco,…

Es prudente tener ya preparadas tarjetas para el control de vueltas en las pruebas de


largas distancias.

Como los Jueces tienen que continuar su tarea con independencia del tiempo
atmosférico, pueden necesitar ropa impermeable y una cubierta transparente para los
documentos. Antes de que comience cada prueba, los Jueces deberían tener los listados
de salidas por calles, ya que esto puede ayudar a decidir el orden final cuando los
números están ocultos o, debido a las condiciones del tiempo, los atletas los pierden.

Los Jueces deben desarrollar el hábito de anotar los números rápidamente, sin mirar
mientras lo hacen.

(c) Las tareas de los Jueces de llegadas

Antes de que comience el encuentro, todos los Jueces de llegadas habrán recibido sus
horarios del Juez Jefe de llegadas y habrán escrito sus tareas en sus programas.

Ubicando a los competidores

Primero y principal, la tarea y obligación de los Jueces de llegadas es decidir y anotar el


orden en que los competidores terminan. Las Reglas de la IAAF establecen que debe
haber una línea blanca, de 5 cm. de ancho, marcada a través de la pista en ángulo recto,
con el borde interno de la misma.

Un Juez de llegadas será informado de los puestos que debe controlar. Los Jueces de
llegadas deben desarrollar el hábito de registrar tantos competidores que terminen como
sea posible. Esto parecerá alarmante para el principiante, pero muchos jueces adquieren
esa experiencia rápidamente. Se debe recordar que los Jueces deben trabajar en conjunto
y el orden oficial de pista será el resultado del trabajo en equipo; por eso es esencial el
respeto mutuo.

El Juez de llegadas deberá tomar nota de los números utilizados por los competidores en
el orden que los colocó en la llegada. Luego, sin consultar con ningún colega, deberá
mostrar su orden al Juez Jefe, quien tomará nota de ellos. Esta tarea la puede realizar el
Arbitro sino se ha designado un Juez Jefe. No debe decir nunca sus posiciones porque
puede influenciar a algún colega en duda, que todavía no haya completado su orden de
llegada. Su voz puede ser escuchada por los competidores o la Prensa y sería un
inconveniente si el resultado final fuera diferente del que se ha establecido.

Deben ser las posiciones de los corredores a medida que alcanzan el plano
perpendicular de la línea de llegada los que se deben registrar. Si hay posiciones que no
han podido registrarse, deberá dejar el espacio en blanco.

Los competidores serán relacionados en el orden en que el torso diferenciado de la


cabeza, cuello, brazos, piernas, manos y pies, alcance el plano vertical del borde más
cercano de la línea de llegada.

Muchos competidores utilizan la "zambullida" o caída final en la cual el cuerpo se cae


hacia adelante antes de alcanzar la línea final. El Juez debe estar seguro, en este caso,
que es el torso, y no la cabeza o el cuello, el que alcanza la meta.
Los Jueces experimentados normalmente observan a los corredores hasta que lleguen a
unos 10 metros antes de la línea final. Luego transfieren la observación a la línea final.
Los menos expertos tienden a observar a los corredores continuamente hasta que
lleguen a la línea y aquí puede aparecer el inconveniente de que un Juez ya haya tomado
las decisiones sobre las posiciones cuando los corredores están todavía a un metro de la
final; de hecho los mismos pueden ser sobrepasados en el último metro, por lo tanto esta
práctica es de tanto riesgo como la decisión un metro más allá de la línea de llegada.

Si un corredor se cae antes de llegar a la línea final, debe ser clasificado si alguna parte
de su torso alcanza la línea.

El Juez Jefe y en su ausencia el Árbitro toma nota de las posiciones tal como se las
entregaron los Jueces. Si los Jueces son unánimes, entonces no habrá problemas, ya que
ese será el resultado oficial, aún si el Arbitro mismo está en desacuerdo con una de las
posiciones finales.

Si en el orden de llegada emitido por los Jueces, no todos están de acuerdo, entonces
será el Arbitro quien deberá decidir sobre los resultados. Tomará también en cuenta el
orden de llegada que él mismo registró, como también el de los otros Jueces, y la
posición de éstos en la escalera y su experiencia relativa. El Árbitro no debe admitir ser
apurado por los mensajeros de resultados o cualquier otro Juez, ya que debe recoger
todas las evidencias valiosas y considerarlas para resolver la duda.

Otras funciones de los Jueces

Los Jueces de llegadas, además de decidir los puestos, deberán, dentro de lo posible:

(a) Asegurarse de que se cubra la distancia correcta, observando la carrera desde


la salida hasta el final en todas las pruebas superiores a 800 metros.
(b) Se les puede pedir que actúen como Anotadores de Vueltas o para hacer
sonar la campana cuando comienza la última vuelta. Los Jueces pueden
tener, por supuesto, anotadores de vueltas para ayudarse en carreras largas.

Mientras los Jueces trabajan bajo la dirección del Árbitro, es sólo por medio de los
Jueces que éste puede llevar adelante sus tareas "de controlar todas las pruebas de
carreras" de una manera satisfactoria.

d) Jueces de Foto-finish

Se designará un Juez Jefe de Foto-finish y dos Jueces Auxiliares cuando se utilice el


equipo de cronometraje totalmente automático.

El Juez Principal de Foto-finish será responsable del funcionamiento del dispositivo de


tiempo.

En coordinación con sus dos Asistentes, el Juez Jefe de Foto-finish determinará los
puestos y sus respectivos tiempos. Cuando se utiliza el sistema aprobado de
cronometraje totalmente automático, éste deberá ser considerado como oficial. Si de
todas maneras el Juez Jefe de Foto-finish decide que no está funcionando
adecuadamente, serán oficiales los tiempos manuales tomados por los cronometradores
de protección.

Cuando se utiliza el sistema aprobado de cronometraje totalmente automático, éste se


debe considerar como oficial. Si, de cualquier modo, el Juez Jefe de Foto-finish decide
que éste no está funcionando correctamente o que está expresando tiempos incorrectos,
entonces los tiempos manuales de los cronometradores adicionales serán los oficiales.
Si el instrumento de cronometraje electrónico no se acciona con el revólver del Juez de
salidas o un aparato similar, la escala de tiempo en la película deberá indicar este hecho
automáticamente. En tal caso, los tiempos leídos en la película no serán, bajo ninguna
circunstancia, considerados oficiales, pero podrán utilizarse los intervalos de tiempos
obtenidos con la película.

Previo al inicio de la competición el Juez Jefe de Foto-finish en cooperación con el


Árbitro de Pista y el Juez de salidas tendrán que supervisar la operación de control cero.
CAPÍTULO VI

Jueces Auxiliares para las carreras

Los Jueces auxiliares de carreras deben informar a los Árbitros de cuantas infracciones
a las Reglas puedan ver. No tienen facultades para tomar decisiones. Se deben
estacionar, preferiblemente sentados, en ciertos puntos que determinará el Árbitro.

Cada Juez auxiliar debe estar provisto de un pequeño banderín amarillo que elevará si
ve algo que deba informar al Árbitro. También debería tener papel y lápiz, para poder
anotar el número de algún competidor o alguna otra información importante y material
para marcar sobre la pista, donde un atleta se haya salido de su calle.

Actividades para las que son designados los Jueces auxiliares des carreras:

(a) Observar a los competidores para ver que no se cometan infracciones a las
Reglas y decidir si algo que sucede es intencional o accidental.
(b) Observar a los corredores especialmente en las curvas para ver si alguno
corre fuera de su calle y marcarlo sobre la pista, o tomar nota, exactamente
donde esto ocurre e informarle al Árbitro de carreras. Sin embargo, si un
competidor, en una curva, invade la calle externa, o corre por fuera de su
calle en la recta, y en ambos casos no molesta a otro competidor, entonces
esta falta no será razón para descalificación.
(c) Controlar que los vallistas y corredores de obstáculos los pasen
correctamente.
(d) Supervisar las zonas de relevos.
(e) Controlar las líneas de calle libre al inicio de la recta opuesta en los 800 m.,
la entrada y la salida de las zonas de transferencia en los relevos y la línea de
calle libre en los 2000 m. y 10000 m. con salida escalonada. Cuando este
procedimiento sea utilizado para las pruebas de 3000 m. y 5000 m. la línea
curva de calle libre está situada al inicio de la recta final.

PRUEBAS ESPECIALES

(a) Carreras con Vallas (Regla 168 IAAF)

Todas las carreras con vallas se corren por calle y cada competidor debe permanecer en
su propia calle durante toda la carrera.

Un competidor que arrastre el pie o la pierna por debajo del plano horizontal de la parte
superior de una valla en el momento de pasarla, o franquee una que no se encuentre en
su calle, o según la opinión del Árbitro derribe deliberadamente cualquier valla con la
mano o el pie será descalificado. No habrá dudas con respecto al uso desleal de la mano
pero no es fácil determinar si una valla es derribada deliberadamente por el uso de un
pie. El Árbitro y auxiliares necesitarán observar cuidadosamente para ver si un
competidor está intentando pasar la valla por debajo de la altura total de la misma. Las
vallas están especificadas en la Regla 168 de la IAAF.
(b) Carreras con Obstáculos (Regla 169 IAAF)

Como los obstáculos son generalmente muy pesados es casi imposible derribarlos o
desplazarlos.

Un competidor podrá pasar el obstáculo de la forma que desee. Puede pasarlo como una
valla, saltarlo usando sus manos o colocar un pie arriba de la barra, o incluso pararse
sobre éste con ambos pies. Como en una carrera de vallas, un competidor no debe
arrastrar su pie o pierna debajo del plano horizontal determinado por el borde superior
de ningún obstáculo en el momento de pasarlo.

En el foso, un competidor debe atravesarlo o pasar por el agua de tal forma que lo haga
a lo largo de los 3.66 m. de este obstáculo especial. Cualquier intento de eludir el agua,
saltando por el costado de éste o salir del agua antes de llegar a su final serán causas de
descalificación.
(c) Carreras de Relevos (Regla 170 IAAF)

La prueba de 4x100 m., alrededor de la pista, incluye muchos puntos importantes con
respecto al control de una carrera de relevos.

Un Juez estará encargado de cada posición de pasaje. Deberá saber en qué calle está
corriendo cada equipo y debe controlar que tenga un corredor de cada equipo. El
número de Jueces (o Auxiliares) en cada zona de pasaje dependerá del tipo de
competición y de la disponibilidad de Jueces. Hay muchas cosas que atender y puede
ser que un Juez tenga más de una calle para observar, lo que requiere mucha atención
considerando su responsabilidad.

Cada competidor se debe colocar en su calle asignada y en el caso de los relevos de


4x100 m. y 4x200 m. se le debe informar desde dónde puede comenzar a correr y dónde
empieza y termina la zona de relevos. Los competidores pueden colocar marcas de
referencia dentro de su propia calle, pero tales marcas sólo pueden ser rasguños en la
pista de ceniza o algún material provisto por los organizadores en las pistas sintéticas.
Ningún objeto se puede utilizar como marca de referencia sobre la pista o a su lado.

El Juez encargado deberá señalar al Juez de salidas que todo está listo para el relevo.

Los Jueces deben observar cuidadosamente que el testigo se entregue de un competidor


a otro dentro de la zona de relevos. La transferencia estará completada cuando el testigo
está en la mano del competidor que lo recibe. Es la posición del testigo la que es
decisiva y la posición de los pies, manos o cuerpos de los competidores no tiene
importancia. A veces el testigo se cae durante el pasaje, y debe ser recogido por el
competidor que lo haya perdido; por lo tanto no hay posibilidad de lanzarlo de un
competidor a otro. Los Jueces deben observar qué ocurre en tal incidente, especialmente
si el testigo cae en otra calle. Al corredor que se le cayó se le permite cambiar de calle
para recogerlo; siempre y cuando al hacerlo no acorte la distancia a cubrir y otro equipo
no haya sido obstaculizado no habrá descalificación alguna. Aún cuando se haya
completado el relevo, los Jueces deben seguir observando a los competidores, en caso
de que uno se cruce en el camino de otro saliéndose de su calle, antes de que haya
seguridad para hacerlo.

En el relevo de 4x400 m. el primer relevo rara vez presenta problemas ya que los
corredores todavía se mantienen en las calles asignadas. Pero para el segundo y tercer
relevo los Jueces necesitan vigilancia extra para distinguir cualquier caso de empuje u
obstrucción y asegurarse de que los atletas que reciben el testigo están bien ubicados
dentro de la zona asignada.
En estos relevos, un Juez dispondrá a los corredores en el mismo orden, (de adentro
hacia afuera) en que pasen sus compañeros de equipo a la altura de los 200 metros desde
la línea de llegada.

Una vez que todos los equipos hayan entregado sus testigos, el Juez encargado de la
zona de relevos le señalará al Árbitro si todo se ha realizado correctamente con un
banderín blanco.

Si hubiera una infracción, el auxiliar elevará un banderín amarillo para llamar la


atención del Árbitro de carreras quien de forma inmediata se pondrá en contacto con el
auxiliar para verificar el hecho y rápidamente decidirá si es apropiado descalificar al/los
equipo/s en cuestión.

(d) Anotadores de vueltas

El recuento de vueltas se debe realizar para distancias mayores de 1500 m., y esto es
importante si atletas de diferentes capacidades compiten en la misma carrera. El mejor
sistema es registrar en una tarjeta el número de los competidores al final de cada vuelta.
Para las carreras más largas de 5.000 metros y para las pruebas de marcha se designará
un número de contadores de vueltas provistos con planillas de control de vueltas en las
cuales registrarán los tiempos luego de cada vuelta (según se los exprese el
Cronometrador Oficial) de los competidores de los cuales ellos son responsables.

Existe un método simple que sólo puede ser utilizado por jueces experimentados que
consiste en tomar nota de los números de los dorsales en el orden de pasaje de los
atletas y tomar nota de los que abandonan. Este método no se debe utilizar para las
pruebas de 20 km marcha y la hora.

No se debe olvidar de:


1.- Sonar la campana para señalar la última vuelta y se recomienda hacerlo para
todos los competidores.
2.- Un contador de vueltas mantiene un tablero en el que toma nota de los
números de los competidores que todavía permanecen en esa vuelta. Esto será
modificado cada vez que los lideres de la carrera entren la recta. Los demás serán
informados manual u oralmente del número de vueltas que les restan.
3.- Importante: es necesaria una conexión entre los cronometradores manuales y
el cronometraje automático para hacerles conocer qué atletas siguen en carrera. Esto se
hace absolutamente necesario cuando haya por lo menos un atleta doblado en vueltas.

Carrera de 5000 metros hombres

Salida: 15 corredores
Abandonos: 57 (a falta de 7 vueltas), 23 (a falta de 3 vueltas)
En las primeras vueltas, cuando los atletas están en grupos, es difícil anotar los números
de los dorsales. En este caso, se contará el número de corredores para verificar que
queda el mismo número de competidores que salió. Este número, luego deberá anotarse
en la columna adecuada.

A falta de 6 vueltas: el corredor N° 23 ha sido doblado, se deberá colocar una línea


después del último atleta que aún no ha sido doblado.

En la 4a vuelta: el corredor N° 32 ha sido doblado.


CAPÍTULO VII

Salida

El Juez de salidas (ver también Regla, 128,129 y 162 IAAF)

Un buen Juez de salidas debe estar física y mentalmente alerta, con buenas reacciones y
buena vista. Debe estar en condiciones de tomar el mando con una voz fuerte y clara.
Debe tener confianza en sí mismo, ser silenciosamente resuelto y tener paciencia para
manejar cualquier situación sin pánico. No hay nadie a quien recurrir, ya que el Juez de
salidas está encargado por completo de la salida; su decisión es la final y ningún Árbitro
la puede invalidar. Debe, por lo tanto, ser justo y correcto para inspirar confianza en los
atletas. El Juez de salidas está allí para ayudar a los atletas y no para poner en escena
una exhibición personal.

Un Juez de salidas que ha tenido alguna experiencia como velocista tiene la ventaja de
saber lo que es estar bajo el control de un Juez de salidas y tendrá en cuenta el punto de
vista del atleta.

Un Juez de salidas necesita obtener la mayor experiencia posible con todo tipo de atletas
y de todos los grupos de edades: ayudar en las sesiones de entrenamiento es muy útil
porque las malas salidas en entrenamiento llevan a malas salidas - e inconvenientes en
la competición. Un Juez de salidas principiante debe observar a otros más
experimentados, hacer preguntas y actuar como asistente de éste, cuando sea prudente,
para aprender todo lo que pueda de esta importante tarea.

Es habitual para un Juez de salidas utilizar gorra roja y chaqueta roja, para ser
fácilmente reconocido por todos, Atletas, Jueces y Cronometradores. Necesita tener dos
pistolas - una para dar la salida y otra para anular - como también un silbato atado a una
cuerda alrededor de su cuello. Algunos alfileres y números de repuesto le permitirá al
asistente del Juez de salidas hacer que todos los competidores estén correctamente
numerados en la salida.

Se le debería consultar a un Juez de salida experimentado, sobre la compra de pistolas y


municiones y cómo conservarlas.

Funciones

El es único Juez encargado de la salida de una carrera, y aunque puede tener asistentes,
la responsabilidad es suya. Debe, por lo tanto, conocer todas las Reglas relacionadas con
la vestimenta, números, ubicación y salida. Debe procurar que la prueba se desarrolle en
horario y - lo que es aún más importante - debe asegurarse de que todos los
competidores tengan una salida buena y justa. Sus asistentes deben controlar los
nombres y números de los competidores en cada carrera y colocarlos en su correcta
posición de salida en calle o en una Línea de salida: debe ver que los competidores estén
correctamente vestidos y - si usan tacos de salida - controlar que los tacos personales
estén de acuerdo a las especificaciones establecidas en las Reglas. Si hay varios
asistentes, el Juez de salidas instruirá a uno de ellos para que observe las faltas de las
manos en la salida mientras que otro presta atención a las infracciones del pie. El Juez
de salidas tiene el mando exclusivo de la salida. Solamente él está facultado para dar
una advertencia o descalificación.

Posición para la salida

El Juez de salidas debe inspeccionar la pista antes de comenzar un encuentro para


determinar de dónde saldrán las distintas carreras y decidir la mejor posición para
ubicarse en cada una de ellas. Cuando las carreras se corren en calles con salida
escalonada (200m y 400m) es necesario observar que el área alrededor de la salida esté
despejada de equipamiento, y que no haya atletas demasiado cerca que lo puedan
distraer a él o a los competidores. También es necesario acordar con el Jefe de
Cronometradores dónde éste estará ubicado y de qué forma señalará al Juez de salidas
que todo está listo en la llegada, porque no tiene sentido comenzar una carrera hasta que
los cronometradores no estén todos preparados del mismo modo que el Juez Jefe de
Foto-finish si se utiliza cronometraje automático.

Los puntos principales a tener en cuenta en la decisión de la ubicación son:

1.- Estar bastante distante de los atletas pero ser claramente escuchado por el que
esté más alejado del Juez de salidas.
2.- Estar en condiciones de ver a todos los atletas dentro del ángulo visual más
estrecho posible.
3.- Ver y ser visto por los Cronometradores.

A una distancia de 20 m. desde el competidor más cercano, el Juez de salidas estaría en


condiciones de ver a todos los atletas claramente y sería escuchado por el que está en la
posición más alejada.

En adversas condiciones de viento, o cuando los espectadores pudieran ocasionar alguna


distracción, la distancia podrá reducirse ligeramente.

Los Atletas deben estar dentro de un estrecho ángulo de visión para que el Juez de
salidas pueda verlos sin tener que mover sus ojos. El más mínimo movimiento de estos,
- incluso un pestañeo - en el momento de la salida puede producirle inconvenientes al
Juez de salidas (y a los atletas).

El Juez de salidas debe controlar que los tacos de salida se utilicen en carreras hasta los
400 m. y no para carreras más largas.

Cuando un Atleta sale desde una posición inclinada el primer movimiento lo realiza el
talón posterior, y pierde contacto con el piso la mano opuesta. Es fundamental,
entonces, que el Juez de salidas y uno o varios Adjuntos según el caso tengan una clara
visión de las manos dentro del menor ángulo visual posible, para que cualquier
movimiento de las manos del atleta lejos del suelo, pueda ser visto.

Los diagramas muestran las posiciones recomendadas para los Jueces de salidas en
distintas pruebas.
Procedimiento de Partida

Alrededor de un minuto antes de que la carrera comience, el Juez de salidas, habiendo


tomado su posición, debe alertar a los Cronometradores o Jueces y Juez de Foto-finish
que se va a dar la salida y cuando el Jefe de Cronometradores confirme que están
prestos, el Juez de salidas:

1.- Larga su pistola si es necesario hacerlo.


2.- Se asegura que los atletas estén en la línea de salida.
3.- Da la orden "A sus puestos" con voz clara.
4.- Controla que pueda ver todos los atletas mientras se colocan en sus puestos.
5.- En todas las carreras que comiencen por calle, con salida escalonada, el Juez
de salidas usará un micrófono para transmitir sus órdenes a los altavoces ubicados cerca
de los atletas. Cuando no se utilicen tales aparatos, el Juez de salidas se ubicará de tal
modo que la distancia entre él y cada uno de los atletas sea la misma. En las carreras
hasta e inclusive 110 metros con vallas, el Juez de salidas se ubicará frente a los
competidores o en la extensión de la línea de salida. En las carreras superiores a 400
metros un competidor no puede tocar el suelo con sus manos.
6.- En las carreras hasta 400m (incluyendo la salida de relevos 4x400m), los
competidores deben permanecer completamente dentro de sus calles y detrás de la línea
de salida. Las dos manos y una rodilla deben estar en contacto con el suelo y ambos pies
deben permanecer en contacto con los tacos de salida sin obligación de que el extremo
de la zapatilla toque el suelo.
7.- Cuando todos los atletas están inmóviles en sus marcas y perfectamente
quietos, se permite una breve pausa para que los Atletas y el Juez de salidas se
concentren totalmente antes del disparo de la pistola.
8.- Cuando han cesado los movimientos, eleva la pistola de salida y da la orden
de "listos". La elevación de la pistola le indica a los Cronometradores que está presta
para ser disparada. Si el Juez de salidas o alguno de sus asistentes no está satisfecho con
la posición de las manos o pies de un atleta, o si un atleta no se ha acomodado pasado
un tiempo razonable, da la orden de "en pie" y el procedimiento de salida comienza otra
vez.

Una salida correcta es aquella en la que todos los atletas salgan juntos y rápidamente,
sin que nadie haya quedado atrás, y nadie haya salido antes de escuchar el disparo.

En las carreras donde no se da la orden de "listos", se debe elevar la pistola cuando los
atletas colocan los pies en sus posiciones de salida.

Salida en Falso

Si un atleta inicia su movimiento de salida después de haber adoptado su posición


definitiva de partida y antes de la detonación de la pistola, o aparato de salidas
aprobado, se considerará que ha habido una salida falsa.

El o los atleta/s responsable/s debe/n ser advertido/s. Si el mismo atleta es responsable


de una segunda salida en falso, debe ser descalificado, excepto en un evento de Pruebas
Combinadas, donde se permiten dos salidas en falso con descalificación luego de la
tercera.

Luego de la orden "a sus puestos", o "listos», los competidores deben tomar posiciones
sin demora. Una demora injustificada en hacerlo también constituye una Salida en
Falso. El Juez de salidas también puede decidir que corresponde Salida en Falso, si
considera que un atleta ha distraído de mala fe a otros competidores.

El Juez de salidas debe decidir quién es responsable, o responsables de una Salida en


Falso, ya que otros atletas saldrán rápido cuando uno se haya movido.

La anulación por medio de un segundo disparo, solo es necesario cuando un atleta sale
en forma simultánea con el fogonazo de la pistola, pero sin haber escuchado el sonido
del disparo. Si el Juez de salidas no está conforme con la salida, deberá realizar
inmediatamente un segundo disparo. Luego de esto las pistolas deberán recargarse y se
repite el procedimiento de salida exactamente igual que antes.

Luego de una salida correcta las pistolas deben recargarse.

La orden "en pie" se debe dar siempre que el Juez de salidas decide que no se está en
condiciones de producir una salida justa y correcta, ya sea por obstrucción en la pista
ruido de aviones, del público, del locutor, o si los atletas han sido retenidos durante un
largo tiempo antes de que todos estén quietos en sus puestos. Esta orden también se da
en una Salida en Falso.

El uso de aparatos de control de salidas en falso


En las grandes competiciones internacionales, los tacos de salidas deben estar
conectados a un aparato de control de salidas en falso. Este sistema ahora se utiliza en
numerosos encuentros. En este caso, el Juez de salidas y/o uno de sus Adjuntos estará/n
conectado/s al aparato de control de salidas en falso por un sistema de auriculares que
le/s permitirán oír una señal acústica cada vez que el tiempo de reacción detectado por
el aparato sea menor a 100 milésimas de segundo. Tan pronto como el Juez de salidas
y/o uno de sus Adjuntos, escuche/n la señal acústica, y si la pistola se dispara, habrá una
anulación y el Juez de salidas examinará independientemente los tiempos de reacción en
el aparato de control de salidas en falso para confirmar qué atleta(s) es/son responsable/
s de la salida en falso.
CAPITULO VIII

Cronometraje

El Cronometrador (Reglas 127 y 165 IAAF)

A pesar de la introducción de mecanismos de cronometraje totalmente automático en


competiciones importantes, existe aún la enorme necesidad de los cronometradores
manuales en un número cada vez más creciente de competiciones, a medida que el
atletismo se hace más competitivo. Hubo, desafortunadamente, una disminución de
tareas para los cronometradores manuales en competiciones importantes y esto significa
que hay menos plazas disponibles para buenos cronometradores comparado con otras
categorías de Jueces. Esto no debe desalentar a muchos de asumir esta importante tarea,
ya que ahora, más y más atletas desean saber sus tiempos.

El Cronómetro

El primer requisito de un Cronometrador es tener un cronómetro fiable, que puede ser


del tipo manual o la nueva clase digital, operados manualmente. Un reloj necesita ser
tratado con cuidado y ser muy bien mantenido. Es ventajoso tener un reloj de "tiempos
parciales".

Una persona que toma tiempos necesita tener la mayor experiencia posible y trabajar
todo lo que pueda con cronometradores experimentados para procurar comparar sus
resultados y descubrir la causa de algunos errores.

Cómo manejar el cronómetro

No hay una forma que sea la única de manejar un cronómetro, aunque hay algunos
consejos que pueden ayudar a reducir errores:

1.- El cronómetro se debe sostener exactamente de la misma forma para la salida


que para la llegada.
2.- Se debe mantener quieto y evitar cualquier movimiento.
3.- Cualquier mano que se use, la primera falange del dedo índice se debería
colocar en el botón de arranque y el dedo pulgar en el borde de la caja opuesto al botón.
4.- Al oprimir el pulgar e índice juntos se pone en marcha el reloj y al apretar
otra vez se para. Los relojes más caros son más complicados para operar y sólo el Juez
aprenderá cómo manejarlos con la experiencia.

La Salida

El Cronometrador debe estar alerta y mantener sus ojos en el Juez de salidas a medida
que los corredores se dirigen a sus puestos. Su atención debe estar concentrada en una
sola cosa y el resto debe ser ignorado. Cuando el Juez de salidas eleva su pistola, el
Cronometrador debe estar preparado para apretar su reloj tan pronto corno vea el
fogonazo o el humo de la pistola. Su tiempo de reacción en la salida debe ser constante,
y ésto sólo es posible si se acerca a cada salida, con la mente tranquila y sin tensión
muscular en un intento por obtener una reacción más rápida.
La Llegada

Los Cronometradores deben estar en el lado opuesto de la pista a los Jueces de llegadas
y, por lo menos a cinco metros desde el borde de ésta, en línea con la prolongación de la
línea final. Es muy ventajosa una tarima escalera. Recordamos que la carrera culmina
cuando alguna parte del torso del atleta alcanza el plano vertical del borde de la línea de
llegada más cercano a la línea de salida. Los Cronometradores no deberían observar a
los corredores a medida que se aproximan a la llegada y concentrar su atención a lo
largo de la Línea Final mientras se corren los últimos metros.

Cronometrar al ganador es la tarea más simple, ya que el reloj se debe parar cuando una
parte del torso del corredor que lidera alcanza el plano de la línea de llegada. (E1 torso
no incluye la cabeza, el cuello, brazos, piernas o pies). (Ver diagrama página 15)

Para tomar tiempo a otros corredores, el cronometrador debería observar a los


corredores hasta que estén a unos cinco metros atrás para tener alguna idea del orden
final, pero luego debe concentrar su atención en la línea final. No es posible tomar
tiempo a dos corredores a menos que estén bien espaciados. En carreras de 400 m. o
más se le puede pedir a un Cronometrador con reloj de tiempos parciales que le tome el
tiempo al 1° y al 4°, o al 2° y al 5°, o al 3° y al 6° ya que habrá suficiente tiempo para
contar los corredores y para operar los dos botones.

Una vez finalizada la carrera, cada cronometrador tomará nota de su tiempo en el


formulario oficial. En cada hoja anotará el tipo de prueba, y seguido al puesto del
competidor que ha cronometrado, anotará el tiempo que lee en su reloj. Luego le
entregará el formulario al Cronometrador Jefe quien definirá el tiempo oficial para cada
atleta. Si el cronometrador utiliza un reloj de centésimas de segundo, deberá anotar el
tiempo registrado en centésimas. Luego es tarea del Cronometrador Jefe registrar el
tiempo oficial en décimas de segundo. Nunca, antes que el Jefe de Cronometradores
haya decidido sobre todos los tiempos, se podrá volver a cero, un reloj para la próxima
carrera, ya que el Jefe puede preferir ver los relojes por sí mismo. Esto es esencial en
caso de récord.

Uniformidad de Reacción

Es imposible poner en marcha y parar un reloj instantáneamente, pero, si el tiempo de


reacción entre la observación del fogonazo de la pistola y la puesta en marcha del reloj
es la misma que la que existe entre la observación del atleta, alcanzando la línea final y
la presión en el reloj, el Cronometrador obtendrá un tiempo real. Es por lo tanto,
esencial mantener estos intervalos siempre igual. Esto sólo se obtiene con una
concentración serena tanto en la salida como en la llegada. Es en la llegada donde el
Cronometrador debe aprender a controlar su reacción, ya que es consciente que los
corredores se están aproximando a la llegada y puede haber una tendencia a anticiparla
y por lo tanto obtener tiempos más bajos que los reales. Es por eso que el
Cronometrador no debe observar a los corredores a medida que se acercan a la línea
final y debe concentrarse en observar la línea de llegada y esperar que el corredor
alcance la misma.
Si un Cronometrador principiante, trabajando con otro más experto descubre que sus
tiempos son menores, puede ser que se deba a una lenta reacción en la salida o a una
anticipación en la llegada. Si obtiene mayores tiempos, puede ser consecuencia de una
respuesta tardía en la llegada. Sólo la práctica cuidadosa - y constante - producirá un
buen cronometrador.

Reglas

Un Cronometrador debe conocer todas las Reglas sobre cronometraje especialmente las
que tratan sobre fracciones en que se registran los tiempos reales.

En una Competición

El Jefe de Cronometradores impartirá instrucciones a los distintos Cronometradores


sobre lo que deben hacer, y cada uno las registrará en su programa. Cada
Cronometrador debe hacer lo que se le ha pedido que haga independientemente de los
otros colegas y no discutir los tiempos con nadie hasta que se haya registrado el
resultado completo, cuando un Cronometrador principiante desee determinar por qué
puede haber cometido un error. Cuando sólo haya uno o dos Cronometradores, deberán
hacer las cosas lo mejor posible, concentrándose en el tiempo del ganador registrando
cualquier otro tiempo que puedan, de otros atletas.

Cronometraje eléctrico totalmente automático (Reglas 127 y 165 de la IAAF)

Las Reglas reconocen dos métodos de cronometraje, manual y eléctrico totalmente


automático. En los encuentros donde el cronometraje eléctrico totalmente automático
está en uso, el Juez Jefe de Foto-finish es responsable del funcionamiento del aparato de
tiempo. Conjuntamente con los dos asistentes él determina las posiciones de los
competidores y sus respectivos tiempos. En tales ocasiones, los Cronometradores
manuales aportan un equipo de apoyo muy necesario al Juez de Foto-finish y sus
asistentes, todos los cuales están bajo la responsabilidad general dei Árbitro de carreras.
(Ver en página 16 las ob1igaciones del luez de Foto-finish3.

Medición del viento

Operador del anemómetro (Regla 135 IAAF)

El anemómetro deberá ser utilizado en todas las carreras hasta los 200 m. inclusive y en
los saltos de longitud y triple.

Los jueces que operen con los anemómetros deberán estar familiarizados con las reglas
y los aparatos a utilizar.

El nivel de las baterías deberá ser comprobado antes del inicio de la competición.

Es muy importante que el área mas próxima del anemómetro esté libre de todo
obstáculo (incluidas personas) en el momento de la operación.
PRUEBAS DE CONCURSOS
Introducción

Generalmente se realizan ocho pruebas diferentes de concursos. Cada una con una
técnica propia y regidas por distintas Reglas, aunque con similitudes generales en el
juzgamiento de las mismas.

Los jueces de las pruebas de concursos están más relacionados con los competidores,
quienes en las pruebas de carrera son sólo individuos para el Juez de salidas y sus
asistentes. En las pruebas de concursos son todos conocidos para los jueces durante toda
la competición y un juez puede encontrar los mismos competidores en más de una
prueba. Un juez debe estar en condiciones de controlar a los competidores sin
perturbarlos. A la vez, los competidores se deben dar cuenta de que él es el encargado y
que está allí para ver que todos disfruten de una competición justa. A un competidor
poco cooperativo con los jueces se le debe tratar con firmeza, y se le debe recordar que
todos los competidores son iguales. El hecho de que alguno sea una estrella no le da
derecho a recibir trato diferente. Esto se aplica, a veces, en situaciones tales como en la
utilización del dorsal/ es en algún intento o en las demoras en la competición.

Gran parte del juzgamiento es esfuerzo compartido, y a pesar de que habrá un luez lefe,
a quien el Árbitro ha designado como encargado del grupo, depende de todos que éste
trabaje en conjunto.
CAPÍTULO IX

El Árbitro de Concursos

En competiciones menores un Árbitro puede ser suficiente, pero si hay muchas pruebas
de campo - tal vez para varones y mujeres, e incluso para diferentes grupos de edad - las
funciones se deben compartir entre dos o tres Árbitros más, los que deben cooperar
entre sí, si una prueba se dilata demasiado.

Las obligaciones de un Árbitro son:

(a) Presidir todas las pruebas de concursos para las que ha sido designado.
(b) Asegurarse que todos los Jueces Jefes están presentes y han asignado tareas a
los Jueces correspondientes. Es importante que el Árbitro esté provisto, antes
del día de la competición, de una copia del programa, así como de los
nombres y calificaciones de los Jueces. Puede ser que no tenga conocimiento
de todo esto antes de llegar a la instalación atlética. Antes de que comience
el encuentro, se le debe entregar a cada Juez una lista de todas sus pruebas,
los horarios en que comienzan y las tareas que debe cumplir.
(c) Asegurar que las Reglas se cumplan correctamente.
(d) Tomar una decisión si hay diferencias de opinión entre los Jueces.
(e) Asegurarse de que los competidores estén avisados del número de intentos
permitidos, y en el caso de Saltos de altura y con pértiga, la altura inicial y
las alturas subsiguientes a que se levantará el listón. Aún cuando esto esté
impreso en el programa, nunca se debe asumir que los competidores lo
conocen.
(f) Tratar cualquier tema en disputa, lo que puede incluir algo no cubierto por
las Reglas.
(g) Decidir sobre alguna protesta u objeción a la conducta de un competidor. El
Árbitro tiene la facultad de excluir de la competición a cualquier participante
culpable de conducta inadecuada, pero este es un poder que rara vez es
necesario utilizar.
(h) Hacer que las pruebas se desarrollen en el horario previsto.
(i) Supervisar las mediciones y comprobar las medidas y los artefactos si se
obtiene algún Récord.
(j) Cambiar el lugar de la competición, si, en su opinión, las condiciones lo
justifican, pero ni la velocidad del viento ni el cambio de sentido del mismo
se considerarán como razones suficientes como para modificar el lugar de la
competición.
(k) Controlar los resultados finales y firmar todas las hojas de resultados.

El Árbitro debe llegar al campo con tiempo para inspeccionar las instalaciones con la
asistencia del Director Técnico de la competición y con el designado para Pruebas de
Concursos. Las obligaciones del Director Técnico de Pruebas de Concursos se han
establecido en el Capítulo III.

Durante la competición el Árbitro se debe desplazar controlando que los distintos


Jueces estén llevando a cabo sus tareas correctamente: puede apresurar los ensayos, si
los Jueces y/o competidores están dilatando en forma innecesaria la prueba.
Reglas y Especificaciones

No se intenta establecer todas las Reglas y especificaciones que se pueden encontrar en


el Manual de la IAAF, o en los Manuales Nacionales. Un Árbitro o Juez experimentado
siempre tiene que estar en condiciones de decidir como, se debe organizar una
competición con gran número de participantes, además de definir los resultados cuando
haya empates - especialmente en Saltos de altura y con pértiga (Ver Regla 180.20 y
181.8 IAAF).
CAPITULO X

Los Jueces de Concursos

Cada prueba de concursos necesita tres o más Jueces y un Juez Jefe. Los Jueces de
Concursos deben realizar, de la mejor forma posible, cualquier tarea que se les solicite.
Pocas voces pueden descansar o distraer su atención mientras se realiza una prueba.
Cuando un competidor está dispuesto a realizar un intento, cada Juez se debe concentrar
en lo que está sucediendo, y se debe ignorar cualquier otra cosa que se esté realizando
en la pista o en otra prueba. Un Juez de Concursos ocupado, pocas veces puede ver algo
de las pruebas de carreras.

Las Reglas se deben aplicar en forma justa, pero si un Juez tiene dudas sobre un Salto o
Lanzamiento, se le debe otorgar al competidor el beneficio de la duda. El mejor Juez no
es necesariamente el que indica "Salto Nulo" en Salto de longitud, o el que ondea la
bandera roja en los lanzamientos. A veces un Juez debería preguntarse "¿Cuál es la
intención de la Regla?" y entonces tomar una decisión justa y adecuada.

Los Jueces deberán estar bastante antes de que comience la prueba, para poder controlar
que se encuentren allí todos los elementos necesarios. Así tendrán tiempo para buscar
cualquier cosa que el Director Técnico y su equipo hayan pasado por alto.

El Juzgamiento de las Pruebas

El juzgamiento de cada prueba se tratará de forma diferente, pero hay algunos puntos
comunes a la mayoría, - si no a todas - las pruebas de concursos, que se pueden tratar en
este capítulo para evitar repeticiones para cada evento.

Los Jueces deben controlar los nombres de los competidores con la lista proporcionada
por los organizadores, o anotarlos en las planillas de las Pruebas de Concursos junto con
los números de los mismos y los nombres de sus equipos individuales.

Todas las demás pruebas deberán desalojar la zona de competición no permitiéndose la


permanencia ni a los entrenadores, ni a los padres o amigos.

No se deberá autorizar ningún artefacto personal en el lugar de la competición, a menos


que haya sido controlado para su uso.

Los jueces de concursos elevarán una bandera blanca o roja para indicar la validez o no
de un intento, según el caso.

Orden de los Intentos

El orden en que los competidores realizarán sus intentos será sorteado - preferentemente
por los organizadores antes de que comience el encuentro - de tal modo que se puedan
preparar las planillas de las pruebas.

Cuando haya más de 8 competidores - excepto en saltos de altura y con pértiga - se


permitirán 3 intentos a cada uno. A los ocho con mejor marca valida se les permitirá tres
intentos adicionales. Si un competidor participa en dos pruebas simultáneas, el Árbitro
podrá permitirle un intento a la vez, o para cada intento en salto en altura y pértiga que
lo realice en un orden diferente del dictaminado por el sorteo. Si luego decide no
realizarlo o si no está presente en el intento, se le considerará nulo una vez que haya
concluido su tiempo.

A ningún competidor se le permite tener más de un intento registrado en una ronda de la


competición.

Retrasos injustificados

Si los Jueces creen que un competidor es injustificadamente lento en efectuar un intento


podrá ser desautorizado a hacerlo y registrado con "Falta". Aunque la Regla 180.17
IAAF establece que es competencia del Árbitro decidir, considerando las circunstancias,
cuál es un retraso injustificado, serán generalmente los Jueces de las pruebas quienes
tendrán que tomar la decisión. En Salto con Pértiga, se sugiere que es injustificado que
un competidor no realice su intento dentro del minuto y medio de tiempo, cuando el
Juez le ha indicado que todo está listo. En todas las otras pruebas, un minuto se
considera tiempo razonable.

En Saltos de altura y con pértiga, cuando quedan sólo 2 ó 3 competidores en


competición estos tiempos se extienden a 2 minutos en Salto de altura y 3 en Salto con
pértiga. Cuando queda sólo un competidor, los tiempos son de 5 y 6 minutos
respectivamente. Estos dos casos no se aplicaran en Pruebas Combinadas.

En caso de ensayos consecutivos del mismo atleta el tiempo concedido será de 3


minutos para pértiga y dos minutos en el resto de concursos.

Se hace hincapié que estos tiempos son sólo para guía, y que los Jueces deberían estar
en condiciones de decidir si una demora es deliberada o si el mismo competidor está
perdiendo tiempo persistentemente, pero si un competidor ha comenzando su intento
cuando el tiempo culmina, no se le deberá negar el intento. A los competidores no les
gusta que la competición se demore, por lo tanto, un competidor que dilata un intento en
forma reiterada molestará a los Jueces y más importante aún a los otros competidores.

Una vez que un competidor haya comenzado un intento, no puede cambiar de idea y
decidir no hacerlo. Cuando el tiempo permitido haya terminado, se registrará como
"Nulo".

Si solo hay ocho competidores, o menos, todos tendrán derecho a 6 intentos.

En ambos casos los tres intentos adicionales - o de mejora se realizarán en orden inverso
a la clasificación lograda en los tres primeros intentos.

Si un competidor es estorbado en el curso de un intento, se le debe dar un intento


adicional: otros competidores, Jueces o espectadores cruzando, mientras realiza su
intento, o un fotógrafo tomando una fotografía con flash son ejemplos de molestias que
pueden ocurrir.
Una vez que ha comenzado la competición, ningún competidor podrá utilizar la zona de
competición con intenciones de práctica.

Uso de las Cintas de Medir

Cuando se utilizan las cintas métricas, especialmente sobre distancias largas, los Jueces
deberían tener cuidado de no estirarlas muy fuerte, o la lectura será afectada. Deben
asegurarse que la cinta esté totalmente recta entre el punto cero y el punto de lectura.

NOTA: En las siguientes secciones, el número de Jueces para cada prueba es sólo el
mínimo. En muchos casos, se pueden emplear más Jueces, especialmente para medir y
registrar distancias.
CAPÍTULO X

Salto de Altura y con Pértiga

Estas dos pruebas tienen algunos puntos en común que trataremos conjuntamente:

(a) Generalidades

Se debe revisar el equipo para asegurarse de que está en buenas condiciones. Procurar
que haya otros listones disponibles, en el caso que el destinado para la competición se
dañe o se rompa. Se debe observar la zona de caída para asegurarse, que sea óptima para
la caída de los competidores, cualquiera sea el estilo o de la altura que caigan. Las
colchonetas portátiles no siempre están disponibles en el campo; los jueces pueden tener
problemas en hacer que los elementos, que se le han provisto, sean lo más seguros
posible y tendrán que mover los materiales para hacer frente a los diferentes estilos de
salto de altura.

A1 colocar el listón para la competición, los Jueces no deberán aceptar ninguna lectura
sobre los saltómetros hasta que la hayan comprobado. Se coloca el listón en, digamos,
1,50 m. (en Salto de altura) y se utiliza una cinta métrica para controlar la altura del tope
del listón desde el suelo hasta cada extremo para comprobar que está realmente a 1,50m.
En este caso se recomienda utilizar el siguiente método que consiste en ajustar los
soportes hasta que las alturas estén correctas e iguales. Luego se mide la altura del listón
en el centro o en el punto más bajo, por la curva: un Juez sostiene el extremo de la cinta,
de tal forma que apenas toque el suelo, mientras que otro Juez lee la cinta a nivel de la
parte superior del listón. Para asegurarse que el listón esté en forma perpendicular un
tercer Juez deberá colocarse a una cierta distancia del listón e indicar, a quien está
leyendo la cinta, de qué lado moverlo para ponerla en forma perpendicular. Si no hay un
tercer Juez, moviendo la parte superior de la cinta levemente de un lado a otro hasta que
la diferencia en la lectura sea mínima, se sabrá que el listón está horizontal. En salto de
altura, se debe revisar la altura en los extremos del listón para estar seguros de que la
misma está en forma horizontal. Los soportes ajustables (si están ajustados) se deberán
recubicar.

El listón se debería controlar en cada nueva altura, pero, se debe volver a medir si un
competidor cae sobre el listón, cuando lo está pasando, o directamente lo derriba o si un
competidor intenta algún tipo de Récord. En el caso de Récord, por supuesto, se debe
volver a medir la altura del listón cada vez que éste se coloca en altura Récord.

El listón se debe marcar de alguna forma, para que se pueda colocar siempre con el
mismo lado de frente a la zona de batida y con el mismo lado en la parte superior, luego
de cada caída.

Un competidor puede utilizar sólo un dorsal en estas pruebas y tiene la opción de


hacerlo sobre el pecho o la espalda.

Las alturas iniciales y las alturas a las que el listón se elevará sucesivamente durante la
competición deben ser anunciadas a los competidores al inicio de la misma. Es útil que
se les pregunte en forma individual a qué altura desean entrar en competición. Esta
información se anotará en la planilla de la prueba, y queda así disponible para el Juez
responsable de llamar a los competidores. El hecho de que un competidor haya
establecido una altura inicial no significa que no pueda cambiar de opinión en cualquier
momento de la competición.

En Salto con Pértiga, antes del inicio de la competición, cada competidor debe informar
al Juez responsable sobre la posición deseada de los saltómetros y se debe anotar en la
planilla de la prueba. Si desea cambiar la posición de los saltómetros le debe informar al
Juez antes que hayan sido colocados en la posición original. De otra forma, el tiempo
empleado en mover los mismos será parte del tiempo limite.

Dos Jueces llevarán, cada uno, una planilla de registro de altura, se colocarán en línea
con el listón y a una cierta distancia de los saltómetros, de tal forma que no distraigan a
los competidores, especialmente en Salto de Altura. Al marcar en las planillas del
encuentro, un salto rehusado se marca "-" uno bueno "O" y uno fallido "X". No utilizar
un punto, y no dejar espacios en blanco. Luego de cada ronda, se compararán las dos
planillas. Un competidor queda fuera de la competición cuando ha realizado tres saltos
nulos consecutivos, sin importar en las alturas que hayan ocurrido. Un competidor
puede, por lo tanto, pasar un intento o intentos a una cierta altura y realizar otro a una
altura superior mayor. Si un atleta decide pasar un intento a una altura en particular, no
se le permitirá realizar sucesivamente otros intentos a esa altura, excepto en el caso de
un empate para el primer puesto.

Aún cuando todos los otros competidores hayan sido eliminados de la competición, el
atleta ganador de la competición está habilitado para continuar sus intentos (la lista de
alturas previamente anunciada no se aplica más a excepción de las Pruebas
Combinadas) hasta que haya perdido el derecho de seguir compitiendo. Su mejor salto
es la altura ganadora oficial.

Se colocará un cono de viento cerca de la zona de batida en las pruebas de saltos para
mostrar la dirección y la velocidad aproximada del viento.

(b) Salto de altura

Son necesarios, por lo menos, tres Jueces, aunque uno de ellos puede ser alguien que
sólo ayude a colocar el listón cuando sea necesario. Si un cuarto Juez estuviera
disponible, sería muy útil, especialmente para llamar a los competidores. Debe haber un
espacio de, por lo menos, 10 mm entre los extremos del listón y los saltómetros, para
que el listón pueda caer fácilmente al suelo, hacia adelante o atrás, cuando es tocado por
un competidor. Los Jueces, situados en línea con los saltómetros, deben observar
cuidadosamente cuando haya una ráfaga de viento y decidir si el listón cayó porque el
saltador lo tocó o el viento fue la razón de su caída. A veces el viento produce una
vibración en el listón antes que el competidor salte, y será necesario que un Juez
mantenga quieta la misma hasta el último momento posible.

Si un competidor se acerca al listón y luego decide que no desea saltar, se le permite


parar. Esto no es un nulo a menos que toque el piso o la zona de caída más allá de la
línea ABCD. Es posible que un competidor toque el frente del área de caída mientras se
arquea sobre el listón, pero no es sancionado a menos que haga uso de la zona de caída
para ayudarse a franquear el listón. Se les permite a los competidores colocar una o dos
marcas posibles de retirar (no se permiten sustancias difíciles de remover) como ayuda
en la carrera de aproximación y la batida.

Aparte de derribar el listón, un competidor falla (intento nulo) si toca el piso más allá
del plano de los saltómetros sin antes franquear el listón.

Si un competidor toca el listón durante el salto y lo hace vibrar, el Juez/Jueces no lo


deben paralizar hasta que estén seguros que no caerá como consecuencia de haber sido
tocado por el competidor. Sólo el Juez Jefe de la prueba puede decidir si el intento es
válido o no.

El competidor deberá poder ver un reloj que le muestre el tiempo que le queda
disponible. Si no lo hubiere, un juez elevará un banderín amarillo o realizará alguna
señal para indicarle que sólo le restan 15 segundos de tiempo disponible.

Hasta que quede un solo competidor y haya ganado la competición, el listón no podrá
elevarse en menos de 2 cm. Luego de cada intento, a menos que los atletas que
compitan en ese instante se pongan de acuerdo para elevarlo a altura Récord Mundial.
(No aplicable a Pruebas Combinadas).

(c) Salto con Pértiga

Como en salto de altura es necesario un Juez Jefe y, por lo menos, otros dos jueces.
Se le permite al competidor colocar no más de dos marcas al lado del pasillo de impulso
pero no sobre éste.

En condiciones ventosas, a los Jueces cerca del listón les será difícil decidir si el viento
o el competidor ha sido responsable de la caída del mismo. Con viento puede constante,
será necesario sostener el listón sobre los saltómetros antes que el competidor realice su
intento. Un listón de reserva puede ser útil para este cometido.

A menos que quede un solo competidor en prueba, y haya, ganado la prueba, el listón
no se deberá elevar menos de 5 cm. a menos que los atletas competidores que restan se
pongan de acuerdo para elevarlo a altura Récord Mundial. (No aplicable a Pruebas
Combinadas)

Como el cajetín es fijo, los competidores pueden mover los saltómetros hacia atrás 40
cm. y hacia adelante hasta 80 cm. de cada lado de la línea a través del borde interno del
tope del cajetín (ABCD).

Para ayuda de los jueces, se puede pintar una línea blanca, de un centímetro de ancho
perpendicular al eje del pasillo y a nivel con el borde interno del tope del cajetín. Esta
línea se puede extender hacia afuera de las dos proyecciones de la colchoneta de caída.

Para esta prueba, el plano, más allá del cual, un competidor, o su pértiga, no deban tocar
el suelo o la zona de caída es el plano vertical que incluye el tope del cajetín. Si se han
movido los saltómetros, el plano no será el de los saltómetros.

En la práctica, es posible que sea el extremo de la pértiga del competidor la que toque la
parte superior de la zona de caída. Si el competidor para antes de alcanzar el cajetín y
mantiene la pértiga por sobre la superficie de la zona de caída, esto no será una falta
(nulo).

A los pertiguistas se les permite utilizar sus propias pértigas pero deben ser controladas
para ver que cumplan con las especificaciones. Es aconsejable controlar de vez en
cuando, durante la competición, para asegurarse que la cantidad de cinta se mantenga
dentro de lo aceptable. Ningún competidor tiene el derecho de utilizar la pértiga de otro
sin la autorización de éste.

La Regla dice que si se le rompe la pértiga a un competidor, esto no se contará como


falta.

Un Juez, y otro competidor pueden tomar la pértiga una vez que haya sido soltada por el
saltador, para que no se dañe al golpear con algún borde duro del pasillo. Una pértiga no
se debe tomar hasta que esté cayendo hacia atrás de los saltómetros o el listón. Una
pértiga puede pasar debajo del listón sin que esto sea una falta.

En Salto con Pértiga, a un atleta se le adjudica un minuto y medio para realizar su


intento. El tiempo comienza desde el momento que los saltómetros han sido colocados
en la posición deseada, y se le ha avisado al atleta de que todo está listo. Si quedan sólo
2 ó 3 atletas, el tiempo se extiende a 3 minutos. Si sólo queda 1 atleta el tiempo es de 6
minutos. El tiempo concedido a un atleta que va a realizar dos intentos consecutivos
deberá ser 3 minutos (incluso - sólo para este caso - en Pruebas Combinadas). El
competidor deberá estar en condiciones de ver un reloj que le muestre el tiempo que le
queda disponible. Si no hubiere, un oficial elevará un banderín amarillo, o hará alguna
señal para indicar que le restan sólo 15 segundos de tiempo disponible.
CAPÍTULO XII

Salto de Longitud y Triple Salto

a) Generalidades

La superficie de la arena en la zona de caída debe estar nivelada con la superficie de la


tabla de batida. Si la arena donde cae el saltador está baja su salto medirá más de lo que
realmente es: si la arena está alta, el saltador perderá distancia.

La arena debe estar bien movida, debe ser suave y húmeda para que no haya peligro
para el saltador.

No se permite a los saltadores colocar marcas sobre el pasillo o en la zona de caída pero
sí a los costados del pasillo y no más de dos.

Un saltador debe despegar por detrás del borde de la tabla de batida más cercano a la
zona de caída (XY).
La distancia saltada se mide desde la huella en la arena más cercana a la tabla, hasta el
borde de la tabla de despegue más cercano a la zona de caída (XY). La huella puede ser
hecha por cualquier parte del cuerpo, incluyendo una mano. Si el saltador toca el suelo
fuera de la zona de caída más allá de la huella en la arena desde la cual se realiza la
medición, el salto es correcto.

Si toca el suelo fuera de la zona de caída, más cercana a la tabla de despegue que la
huella dejada en la arena, el salto es nulo. Si la distancia medida no es un centímetro
completo, se registrará el centímetro inmediato inferior a la distancia medida.

El Juez en la tabla de batida debe observar que el saltador no pise sobre la línea de
despegue (XY). Si no está disponible un indicador de plastilina, los Jueces deben
construir uno con arena húmeda, que mostrará claramente si es tocada por el atleta. Sólo
es falta si se proyecta más allá de la línea de despegue (XY) sin tocar suelo ni dejar
huella.

Cuando un saltador cae en la arena, un Juez coloca un pincho en forma vertical en la


huella en la arena y se pone el cero de la cinta en este punto. Es más fácil colocar el
pincho a través del aro del borde de la cinta, tomando en cuenta el espesor del aro
cuando se coloca el mismo. La distancia luego se lee hasta la línea de batida,
controlando que la cinta esté en ángulo recto a la línea, moviéndola suavemente a
ambos lados hasta encontrar la distancia mínima. Si la huella en la arena está a un lado
de la zona de caída, será necesario prolongar la línea de batida con la tabla apoya-
planillas.
En salto de longitud y triple, se debe medir la velocidad del viento en cada intento por
un período de 5 segundos desde el momento que el competidor pasa una marca colocada
a un lado del pasillo de toma de impulso. En Salto de Longitud la marca se coloca a 40
m. de la tabla de batida; para Triple Salto a 35 m. Para ambos saltos el anemómetro se
coloca a 20 m. de la tabla de batida y a 1,22 m. de altura.

(b) Salto de Longitud

Es necesario un Juez Jefe y, por lo menos, otros dos jueces (más el operador del
anemómetro).

El Juez Jefe es responsable de decidir si la batida es correcta. Tendrá una bandera roja
para elevarla e indicar un Salto Nulo y una blanca para indicar un Salto valido. El Juez
Jefe también controla y registra la distancia saltada.

El segundo juez: marca la huella en la arena con un pincho, y sostiene el extremo cero
de la cinta.

El tercer juez sostiene la cinta y controla que esté en ángulo recto a la línea de batida. El
Juez Jefe debería leer la distancia y registrarla en su planilla; el tercer juez puede
anotarla en su segunda planilla de registros.

Si hubiera un 4° Juez, puede actuar como llamador en el extremo final del pasillo.

Una vez que se ha medido el salto, el Juez Jefe debería colocarse sobre el pasillo hasta
que la arena haya sido nivelada y esté todo listo para el siguiente competidor.

(c) Triple Salto

Todo lo referido a Salto de Longitud se aplica aquí excepto los requisitos específicos
del triple salto.

La prueba consiste en dar un bote en cualquiera de los pies continuado con un segundo
impulso sobre el mismo pie para caer sobre el otro pie y luego un salto para terminar en
la arena. Para una batida con pie derecho, la secuencia correcta es Derecho, Derecho,
Izquierdo, y luego la caída como en Salto de Longitud. Cualquier otra cosa es Salto
Nulo. Existe la posibilidad de que un competidor inexperto pueda tocar la superficie del
pasillo con el pie de arrastre o "dormido", el que en la secuencia citada seria el pie
derecho. Esto no es un Salto Nulo.

La secuencia del dibujo es correcta para una batida con pie izquierdo. Comparado con el
Salto de Longitud se necesita un Juez adicional para observar la secuencia entre la tabla
de batida y la caída final.
Para asegurar justicia hacia todos los competidores, se les debería advertir, antes que
comience la prueba, que no se tomará una decisión sobre la validez de un salto hasta
que éste se haya completado.

En competiciones donde los niveles de participación varían considerablemente, sería


necesario tener dos tablas de batida a distancias diferentes con respecto a la zona de
caída. Los competidores deberán, entonces, confirmarle a los Jueces, qué tabla desean
utilizar para su intento al inicio de la competición.

Control del nivel de arena en salto de longitud y triple salto


CAPITULO XIII

Peso, Disco, Martillo y Jabalina

(a) General

Estas cuatro pruebas se distinguen por sus técnicas diferentes, pero los Jueces
encontrarán que algunas Reglas se aplican para todas.

El peso, el disco y el martillo son lanzados desde un circulo. Los competidores pueden
tocar el interior del aro metálico del círculo, pero una vez que ha comenzado el
lanzamiento, éstos no deben tocar con ninguna parte de su cuerpo, la parte superior del
aro o el suelo fuera del circulo.

Siempre y cuando esta Regla no haya sido violada, un atleta puede interrumpir un
intento una vez comenzado, abandonar el circulo correctamente antes de iniciar
nuevamente su lanzamiento desde una posición estacionaria dentro del tiempo permitido
(1 minuto).

El artefacto debe caer completamente sin tocar las líneas del sector, marcadas sobre el
suelo, para que sea un lanzamiento válido.

Un Juez debe decidir el punto en que se colocará el pincho. Si este punto está sobre o
fuera de las líneas del sector de caída el lanzamiento no será válido.

La medición se realiza inmediatamente después del lanzamiento desde la marca más


próxima dejada por la caída del artefacto (como se definió para cada prueba) hacia atrás
al borde interior del círculo o, en el caso de la jabalina el borde interior del arco del
círculo. La cinta debe cruzar la línea radialmente pasándola por el punto central del
círculo o a través del punto central del arco de jabalina.

La seguridad es el aspecto más importante de todas estas pruebas. Se debe proteger,


tanto como sea posible, a los competidores, jueces y espectadores.

Se les debe advertir a los lanzadores sobre las Reglas de seguridad.


Los lanzamientos de práctica sólo se deben hacer desde los puntos de lanzamiento y
bajo la supervisión del Juez.

Una vez que ha comenzado la competición, no se les permite a los lanzadores el uso de
ningún artefacto para la práctica o utilizar el círculo o el suelo dentro del sector para los
intentos de práctica, con o sin artefactos.

Los artefactos deben ser devueltos durante la práctica o competición, nunca arrojados
haciéndolos rodar.

No se permiten marcas dentro del sector. Las marcas que señalan Récords o
lanzamientos individuales estarán ubicadas fuera de las líneas del sector.

En muchos encuentros, los organizadores pueden no estar en condiciones de ofrecer


cantidad de artefactos necesarios para satisfacer los requerimientos personales de cada
competidor. A éstos, en estos casos se les permite poner a disposición sus propios
artefactos, que deben ser controlados y si están correctos, y aprobados por el Arbitro o
algún otro Juez designado a tal efecto se aceptarán. Si se aprueba un artefacto particular,
se marcará de alguna forma para identificarlo. Los Jueces deberían estar siempre atentos
para observar que todos los artefactos que se están utilizando hayan sido provistos o
aprobados por los organizadores. Un artefacto privado forma parte del conjunto de
artefactos y puede ser utilizado por cualquier otro competidor: el dueño de un artefacto
particular, no puede objetar el uso de éste por parte de cualquier otro competidor.

Un competidor no está autorizado a comenzar un intento hasta que el Juez haya


controlado que los otros Jueces en la zona de caída están listos. Un Juez debería situarse
dentro del círculo o en el arco de la jabalina hasta que un intento esté por comenzar. No
se puede esparcir ni rociar con sustancia alguna la superficie del circulo o las zapatillas
de los competidores.

Un lanzador puede interrumpir un intento y comenzar otra vez, pero siempre dentro del
minuto de tiempo limite adjudicado a cada intento. Si un competidor para durante un
intento, puede reposar su artefacto, si lo desea.

No se puede utilizar dispositivo alguno, como vendas en los dedos, mano o muñeca, a
menos que sea para cubrir una lesión y sólo si el Arbitro lo cree necesario.

Para obtener una mejor adherencia del artefacto se puede utilizar una sustancia como
resina sobre sus manos solamente. Sólo los lanzadores de martillo pueden utilizar
guantes, y éstos deben ser lisos en la parte posterior y en el frente, y las puntas de los
dedos, salvo el pulgar, tienen que quedar a la vista.

A cada competidor se le permite realizar dos intentos de práctica. Se deben realizar en el


mismo orden de sorteo, y a medida que son llamados por el Juez.

Si se rompe un artefacto durante un intento, al atleta se le adjudica un lanzamiento


extra.
Se deben observar tantas cosas al final del "lanzamiento" que los Jueces deben
concentrarse en lo que sucede. Nunca deben observar el vuelo del artefacto pero si
continuar atendiendo al competidor, y especialmente sus pies.

(b) Peso, Disco y Martillo (Pruebas desde un círculo)

Estas pruebas involucran el uso de círculos, que están debidamente especificados en las
Reglas propias para la competición.

Un competidor debe comenzar su intento desde una posición estacionaria dentro del
círculo. No se le permite correr ni saltar dentro de éste para realizar su intento sin antes
asumir una posición estacionaria.

Cuando un competidor comienza su intento, éste es nulo si toca con cualquier parte de
su cuerpo la parte superior del círculo (y/o la parte superior del contenedor en el caso
del Peso) o el suelo fuera del círculo. Está permitido tocar el interior del círculo o el del
contenedor.

El competidor debe esperar dentro del círculo hasta que el artefacto haya caído.

De todas formas, para cumplir con la Regla, lo importante es que el primer contacto con
el suelo fuera del círculo (o la parte superior del aro de hierro) sea totalmente por detrás
de la línea blanca marcada fuera del círculo, que pasa, teóricamente, a través del centro
del círculo.
El movimiento del pie puede ser tan rápido (especialmente en Disco y Martillo) que
puede ser difícil para los Jueces decidir si se ha cometido una infracción o no.

Si hay dudas, el competidor debe gozar del beneficio de éstas. Dos Jueces son
necesarios en todos los puntos de lanzamientos.

(c) Lanzamiento del Peso

Un lanzamiento correcto en esta prueba consiste en un empuje del peso desde el hombro
con una sola mano. El competidor debe comenzar con el peso rozando, o muy cerca de
la barbilla; en ningún momento puede descender su mano ni tampoco debe llevarse el
peso por detrás del plano de los hombros. Un competidor puede comenzar desde una
posición de agachado (flexionado) para que el poso se mueva hacia arriba con la cabeza
para darle mayor impulso al despegue. También se puede mover a través del círculo con
un salto o desplazamiento. Algunos competidores logran realizar una rotación del
cuerpo para ganar impulso, este movimiento no está desautorizado por las Reglas.

Para el competidor diestro, el primer juez observa la mano y alguna falta del pie sobre
su lado del círculo: llama a los competidores y toma nota de las distancias.

Al segundo juez le concierne, particularmente, la observación de las faltas del pie sobre
la parte superior del contenedor. Si hay banderas disponibles para indicar un
lanzamiento válido o no, éstas deberían ser responsabilidad del Juez Jefe.

Para los atletas zurdos los Jueces deben cambiar su posición respectivamente.

Un tercer juez está fuera del sector marcando la caída del peso. Coloca un pincho en el
borde de la hendidura dejada por el peso, más cercana al círculo. Es fácil marcar donde
ha caído el peso, aunque a veces es posible que ésta caiga muy cerca de una marca
anterior. La cinta de medir se coloca por sobre el contenedor pasando por el centro del
circulo por parte de uno de los Jueces, mientras otro lee la distancia medida. Las
mediciones se deben realizar inmediatamente después de cada intento, En lanzamiento
del peso todos los lanzamientos se registrarán con el centímetro entero inmediato
inferior.

(d) Lanzamiento del Disco

No hay inconveniente en el método de lanzar el disco. El competidor puede adoptar la


posición que elija y realizar las vueltas como desee antes de soltar el disco.

Debido a las vueltas que realiza el competidor, existe el peligro de que éste se suelte en
cualquier dirección por un competidor inexperto. Todos los demás competidores y
Jueces cerca del círculo deben estar fuera de la jaula como se recomienda en el
Reglamento.

Son necesarios dos jueces en el círculo.

El primer juez llama a los competidores y observa las posibles faltas de los pies desde
su costado del círculo a medida que el competidor gira, particularmente en la parte
posterior del círculo.

El segundo juez observa las posibles faltas de los pies desde su costado del círculo;
éstas son más probables que se produzcan cuando se libera el disco.

Un lanzador siempre se dará cuenta de que ha tocado el borde superior del circulo y
retraerá su pierna rápidamente en la idea de que el juez no haya visto su falta.
Debería haber un Juez Jefe en el circulo, que indicara con una bandera blanca o roja si
el lanzamiento es válido o no. En la zona de caída, otro Juez realizará idéntica función.

En la zona de caída se pueden ubicar tres jueces a lo largo del sector, de tal modo que
uno de ellos esté próximo al lugar donde caiga el disco. El sitio real del aterrizaje del
disco será difícil de encontrar, por lo que es esencial que los jueces en el terreno
observen cuidadosamente, especialmente si el suelo está duro y el disco se desliza.

Si el disco cae sobre su borde frontal, se verá claramente una marca curva: si cae y
luego rebota hacia adelante sobre su borde delantero, se deberá tener precaución de
encontrar una marca a unos 20 centímetros, detrás de la marca curva. Si cae en forma
totalmente plana, sólo habrá un rasguño sobre el césped. Los jueces deben estar lo más
próximos al sector donde se dirige el disco.

El pincho de marcaje deberá colocarse en la parte del punto de contacto que esté más
cerca del círculo de lanzamiento. Los jueces deberán decidir rápidamente dónde colocar
el pincho de marcaje y no perder tiempo buscando una marca que puede ser difícil de
ver.

Para esta prueba, se necesita una cinta larga, y se debe mantener extendida en todo
momento para medir cada lanzamiento en forma inmediata.

El punto cero de la cinta se coloca en la posición marcada donde cayó el disco; la cinta
se extiende hacia atrás, pasando por el centro del círculo para que la medida se lea desde
el borde interno del círculo. La cinta debe estar bien tensa. Las cintas largas son caras y
si son de acero se pueden dañar fácilmente por el uso de gente descuidada que la puede
pisar o enredarse en ella.

En disco las distancias se miden en el centímetro inferior.

(e) Lanzamiento del Martillo

Este es el artefacto más peligroso, y se deben tomar todas las precauciones para prevenir
lesiones en los Competidores, Jueces y Espectadores. No se le debe tener ninguna
consideración a un competidor que desobedece advertencias sobre su comportamiento.

Para que la jaula de protección sea efectiva, los dos paneles móviles del frente deben
estar en la posición correcta. Para un competidor diestro (que rota en forma opuesta a
las agujas del reloj) el panel izquierdo debe estar "cerrado" y el derecho "abierto". Lo
contrario para un lanzador zurdo.

No se debe asumir que la jaula alrededor del círculo garantiza una perfecta seguridad.
Aún cuando el Juez principal la haya examinado, el Juez debería - por su propio interés
- asegurarse que no haya ningún lugar por donde pueda pasar el martillo - por ejemplo
por debajo de la parte inferior de la jaula, o a través de un viejo agujero que ha sido
reparado. Un martillo liberado hacia la jaula durante un intento tiene una fuerza terrible,
por lo que se debe tratar como un objeto muy peligroso. Un martillo, también puede
pasar por sobre la red; por lo tanto estar atentos a esto.
Un Juez debe supervisar los lanzamientos de calentamiento antes de que comience la
competición, y cuando ésta haya empezado, ya no se les permiten giros de práctica con
el martillo. Si existe la posibilidad de que el martillo caiga sobre la pista mientras se
está realizando alguna carrera y por lo tanto poder dañar algún corredor, no se deberá
permitir ningún intento. Habrá una zona de seguridad de 60 grados, fuera de la zona de
caída de 40 grados, pero el martillo, de todas formas, podrá salir en cualquier dirección.
Dos Jueces en el círculo trabajan exactamente corno en la prueba de disco. Los Jueces
en el campo deben observar el artefacto cuidadosamente, pero no es necesario que estén
tan cerca del punto de caída, ya que siempre debería haber una marca clara, aún siendo
el suelo duro. En un suelo duro, con poca gramilla, el martillo rebotará y es imposible
predecir exactamente dónde irá.

Se le permite al lanzador utilizar guantes para proteger las palmas de sus manos de la
fricción provocada por la empuñadura en el momento que se libera el martillo, pero
dichos guantes deben ser (como los detallados en la Regla 187) suaves en la parte
anterior y posterior y las puntas de los dedos, a excepción del pulgar, deberán estar a la
vista. Cuando el lanzador entra al círculo para comenzar su intento, debe colocar la
cabeza del martillo en el suelo dentro o fuera del círculo. Una vez que comienza su
intento ya no se le permite tocar el borde superior del círculo o el suelo fuera de éste con
cualquier parte de su cuerpo.

Si en los volteos preliminares, o durante los giros la cabeza del martillo toca el suelo, no
es falta sólo por esta razón, pero si detiene el intento, para volver a comenzar, entonces
sí lo será.

Esto significa que si la cabeza del martillo ha tocado el suelo, y el lanzador lo detiene,
sobre el suelo o el aire, no se le permite comenzar nuevamente.

Esta es probablemente la única prueba donde un artefacto se puede romper y provocar


que un atleta cometa un nulo. El martillo puede tocar el suelo durante los giros, la sirga
de alambre romperse, y el competidor perder equilibrio y abandonar el círculo, en este
caso se le permite un lanzamiento adicional.

Las distancias en esta prueba se miden en el centímetro par inmediato inferior.

(f) Lanzamiento de la Jabalina

Este es un lanzamiento donde no se permiten giros saltos, ni oscilaciones. Para cubrir


algunos posibles métodos ilegales que apunten a alcanzar mayores distancias, las Reglas
han sido cuidadosamente redactadas y abarcan, aún, técnicas no imaginables,
estableciendo que "no están permitidos estilos no ortodoxos".

Una jabalina es una especie de lanza, y como tal, puede ser un arma mortal, que puede
ser desviada por una ráfaga de viento. Los jueces en el terreno deberán observar
cuidadosamente su vuelo.

El arco, detrás del cual el lanzador lanza la jabalina, es parte de un círculo, por lo tanto
hay un punto central a través del cual debe pasar la cinta métrica para asegurarse que
ésta cruce en ángulo recto.
Deberá haber dos jueces en el extremo de lanzamiento:

El primer juez está en la línea y sostiene los banderines para informar si el lanzamiento
fue válido o no. Debe asegurarse que el lanzador no ha tocado el arco o el suelo fuera de
éste con cualquier parte de su cuerpo. Luego de que se haya completado el lanzamiento,
deberá pararse en el pasillo hasta que la zona de caída esté totalmente limpia de
oficiales.

El segundo juez llama a los competidores, observa la carrera de aproximación y mira


que la jabalina se sostenga de acuerdo a las Reglas. También observa el lanzamiento
para asegurarse que la jabalina sea lanzada por sobre el hombro o la parte superior del
brazo.

Cuando se mide la distancia lanzada, un juez sostiene la cinta en el punto central y


registra la distancia que el otro juez lee.

Las distancias se miden en el centímetro par inmediato inferior

Los lanzamientos deben medirse inmediatamente después que la jabalina haya


aterrizado, desde el punto donde la punta de la cabeza de metal haya tocado por primera
vez el suelo hasta el borde interno del arco de lanzamiento. Dos jueces son suficientes
para detectar la caída de la jabalina. Se deben colocar cerca de cada lado del sector para
tener una buena visión de la jabalina cuando cae.

Sus responsabilidades son:


- Controlar que la cabeza de la jabalina caiga totalmente dentro del
sector.
- Controlar que caiga primero la punta.

Mientras se observa el vuelo de la jabalina, los jueces se pueden desplazar hacia adentro
del sector para estar cerca (¡pero no demasiado!) cuando caiga.

Para que un lanzamiento sea válido la punta de la cabeza metálica debe tocar el suelo
antes que cualquier otra parte de la jabalina.

Cuando un lanzador ha completado su lanzamiento, debe esperar en el pasillo, hasta que


la jabalina haya caído. Luego deberá abandonar el pasillo por detrás del arco y de las
líneas marcadas en los extremos de éste (XY). Normalmente caminará hacia el área
"M". Pero también puede, si así lo desea, dar la vuelta por las líneas "X" o "Y" e ir al
área N.

MODELO DE PLANILLAS DE RESULTADOS

Se muestran los modelos de las planillas de resultados para:


- Pruebas de Pista
- Salto de Altura y Pértiga (Planilla de Registro de Altura)
- Salto de Longitud y Triple Salto (Planillas de Registro de Distancia)
- Peso, Disco, Martillo y Jabalina (Planilla de Registro de Distancia)

Todas éstas son planillas básicas y se puede incorporar información adicional como se
desee a las planillas de resultado, por ejemplo:
- Nombre, Año de Nacimiento del Competidor.
- Hora en que se realizó la prueba (Planilla de Carreras)
- Velocidad del Viento (Planilla de Carreras y Salto de Longitud y
Triple Salto)
- Lugar para la firma del Árbitro de Carreras y Jefe de
Cronometradores.
- Lugar para la firma del Árbitro y Jueces de Concursos.
- Indicaciones Simbólicas (Salto de Altura y con Pértiga) 0 = válido, X
= nulo, - = no saltó (paso)

También se pueden incorporar distintos idiomas en las planillas, que, en muchos casos
los miembros de la IAAF tendrán disponibles.