Boca y Dientes

Guía NUK para el desarrollo saludable de dientes, boca y maxilar, escrito con la colaboración del Doctor en Odontología Hubertus von Treuenfels.

Prefacio
Estimados padres,
En los primeros días, semanas y meses de vida del bebé, ustedes observarán y a veces ni lo podrán creer, la rapidez con que el diente crece y se desarrolla. La base de la futura salud de su hijo, es preparada en esa etapa inicial. Es por eso que el amor y la atención de ustedes son particularmente importantes. El desarrollo de la boca y de la cavidad oral, también es muy importante en esa etapa, mucho antes del surgimiento del primer dientecito. Esto porque, como poca gente sabe, el desarrollo general del niño es especialmente influenciado por el desarrollo de la boca. Para muchos padres, no es fácil determinar si este proceso se está desarrollando en forma positiva en sus hijos, simplemente porque la mayoría de las veces sucede en forma “escondida”. El objetivo de esta guía, es explicarles de la manera más fácil y accesible, todo lo que necesitan saber para que puedan ayudar y promover en forma consciente y desde el inicio, el desarrollo saludable de su bebé. La lactancia, una respiración correcta, movimientos adecuados de la boca y del cuerpo como un todo, una higiene dental básica y por último, pero no menos importante, una alimentación saludable y equilibrada, son factores que contribuyen para que la boca y los dientes de su pequeño tesoro tengan un desarrollo excelente.

Prefacio

Con esta guía, esperamos ayudarlos, respondiendo a sus preguntas y ofreciendo consejos prácticos para su cotidiano, desde el cuidado con los dientes durante el embarazo, hasta la primera visita de su hijo al dentista, para que no haya ningún obstáculo en el camino de un crecimiento saludable. ¡NUK y yo, le deseamos una buena lectura! Cordialmente,

Dr. med. dent. Hubertus von Treuenfels
(Doctor en Odontología, ortodoncia con consultorio en Eutin, Alemania, profesor universitario y papá de cinco hijos)

Boca y Dientes

3

Desde el inicio ¿Por qué es tan importante un desarrollo oral saludable? Boca versátil Importancia para el cuerpo y la mente Higiene oral y embarazo Importante para madre e hijo Alteraciones de la flora bucal Sugerencias para una higiene dental suave La cavidad oral del bebé Maxilar y mandíbula – desarrollo ideal El rostro del bebé... ... se transforma el rostro del niño

9 9 10

13 13 14

17 17 17

4

Índice
Índice

¿Qué falta cambiar? La lactancia fortalece al bebé La biberón como alternativa La tetina correcta El pulgar – ¿Una alternativa? Respiración “correcta” Correcto: respirar por la nariz Equivocado: respirar por la boca Tensión insuficiente Amígdalas sobrecargadas Disminución del olfato Peligro para los dientes Causas de la respiración “incorrecta”

18 19 19 20 22

25 25 27 27 27 27 27

Boca y Dientes

5

Importancia de las funciones orales Succión, deglución, comer con la cuchara y masticar El habla – la habilidad máxima ¿Qué son y cómo son formados los diversos sonidos? Los dientes La dentición de leche y su desarrollo Calendario del nacimiento de los primeros dientes ¿Cómo se forma un diente? Erupción de los primeros dientes – sugerencias para acabar con las lágrimas Cuidados dentarios para iniciantes ¿Cómo cepillar? La técnica correcta Cepillos y cremas dentales

31 31 34

37 37 38 39 40 41 42

6

Índice
Índice

¿Cómo surgen las caries? Caries de biberón Flúor – los pro y los contra La primera visita al dentista ¿Cuándo ir al dentista? Receta de éxito: una alimentación saludable Prueba de evaluación de las funciones orales Para finalizar Conclusión Anotaciones Índice remisivo Ficha técnica

44 46 46 47 48 49 51

52 53 55 56

Boca y Dientes

7

Desde

el inicio
Desde el inicio
¿Por qué es tan importante un desarrollo oral saludable?
Observar el crecimiento de un bebé, es como asistir a un pequeño milagro. Hasta que ese pequeño ser, esté totalmente “listo“, hay muchos y variados factores que influyen en su desarrollo saludable. Siempre debemos recordar que las diferentes etapas de desarrollo, no son independientes una de las otras; la verdad es que ellas interactúan entre sí. El frágil equilibrio del organismo infantil es responsable por el desarrollo adecuado de los diferentes órganos. Si en algún momento esa armonía es perturbada, eso podrá tener consecuencias negativas sobre el desarrollo general del niño. Asimismo, el desarrollo de la cavidad oral está íntimamente relacionado al desarrollo general del bebé, no sólo desde el punto de vista físico, como también mental y emocional. Boca versátil En ninguna otra parte del cuerpo hay tantos músculos y nervios como en nuestra boca. Muchas de las actividades que nos posibilitan la supervivencia y la comunicación interpersonal, acontecen aquí, en el menor de los espacios: respiración, mordida, masticación, deglución, el habla y nuestras expresiones faciales son controladas y dirigidas por los mismos músculos y nervios. Y nuestro cerebro toma esto en cuenta. La parte del cerebro responsable por nuestra lengua y boca, es desproporcionadamente grande. Independientemente de la función que realizamos ahora, la lengua desempeña siempre el papel principal en esa versatilidad. Si la lengua no puede moverse correctamente, el conjunto entero.se puede ver alterado. Así, desde el inicio, el desarrollo del bebé es asegurado por la boca y por la lengua. La primera cosa que un recién nacido aprende es mamar en el pecho materno, por lo general es inmediatamente después del nacimiento durante el primer contacto íntimo entre madre e hijo. Enseguida, viene la deglución, ya que la leche materna necesita llegar al estómago lo más rápido posible. Pocos meses después, el niño aprende a masticar, cuando el alimento líquido comienza a ser complementado por alimentos sólidos y de a poco, substituido. Cerca del año de edad ocurre la última etapa del desarrollo oral: el bebé aprende a hablar. Cada una de esas etapas, depende de que la anterior haya sido “perfectamente” controlada. En otras palabras, si el bebé tuvo dificultades para mamar, probablemente también tendrá problemas en la deglución, masticación y el habla. Sólo si esas funciones orales permanecen intac-

Boca y Dientes

9

tas, es que será posible el desarrollo de maxilares y dientes saludables. Importancia para el cuerpo y la mente La mala formación de dientes y maxilares es mucho más que un simple problema estético, que puede ser corregido posteriormente, con la ayuda de un aparato ortodóntico. Puede estar indicando un problema mayor en el desarrollo del niño u otras alteraciones en la salud. El principio holístico del desarrollo infantil se torna claro, cuando consideramos la importancia y los resultados positivos de un desarrollo saludable de la boca y los maxilares, lo cual permite y simplifica la respiración correcta que, a su vez, asegura

el suministro de oxígeno al cerebro. De esta forma, por ejemplo, los músculos y el sistema inmunológico, son fortalecidos y la susceptibilidad a infecciones es minimizada por el hecho de que la boca está cerrada. Junto con las vías respiratorias, las funciones orales influyen en el funcionamiento de los órganos digestivos y el metabolismo, la postura y las funciones motoras. La importancia de la interacción perfecta de las funciones orales, generalmente no es reconocida: los niños que, desde pequeños, se acostumbran a respirar por la nariz con la boca cerrada y que mastican y pasan de modo apropiado, simplemente se desarrollan mejor. Esto afecta no sólo el metabolismo de los alimentos por el organismo, como también la postura, la función motora, el habla, el raciocinio y el aprendizaje del niño. Sin embargo, el desarrollo de la boca de la cavidad oral, no sólo tiene un papel importante a nivel físico. La mente del niño también puede ser influenciada por eventuales disfunciones. Durante los primeros meses de vida, la boca es el órgano sensorial más importante, todo aquello que nos rodea es sondeado y aprendido a través de ella. La comprensión, para los bebés, se produce cuando llevan a la boca todo lo que está a su alcance: es a través de esa percepción que ellos descubren el mundo y así mismos. Si el niño no domina las funciones orales como mamar, ingerir, comer con la cuchara, masticar y hablar, eso puede afectar considerablemente su aprendizaje y percepción. Para verificar si las funciones orales están siendo desempeñadas correctamente,

10

usted encontrará una “prueba de evaluación de las funciones orales” en la página 51. A continuación, usted descubrirá las diversas y buenas razones para verificar

desde el inicio, que su bebé está desarrollándose en forma saludable y de qué manera puede ayudarlo a conquistar ese objetivo.

Boca y Dientes

11

Higiene oral

y embarazo
Higiene oral y embarazo
Importante para la madre y el hijo
Actualmente sabemos que el estado de salud de la madre durante el embarazo, también afecta el desarrollo del bebé. Pero lo que muchos no saben, es que eso también se aplica al desarrollo de los dientes de leche, que se inicia inmediatamente entre la sexta y octava semana del embarazo. La dieta de la madre durante el embarazo, afecta la formación de los dientes y la capacidad de resistencia de la materia que los constituye. Por lo tanto, las embarazadas deben cuidar que su alimentación diaria contenga niveles suficientes de calcio, hierro y fósforo. Además, deben consultar a su médico para decidir sobre la necesidad de suplementos alimentarios, como por ejemplo hierro o ácido fólico. Este es el momento más importante, en el cual debe ingerirse muchos líquidos, de preferencia agua, bebidas a base de jugo de frutas y té de hierbas o frutos. (Sugerimos que usted lea el capítulo “Nutrición en el embarazo” de la Guía del Embarazo, de la Biblioteca NUK.) Otra cosa que pocos saben: los gérmenes (bacterias) que provocan las caries, pueden ser transmitidos de la madre al bebé. Por esa razón, la higiene oral es especialmente importante durante el embarazo y también después. Para aconsejar sobre este asunto, recomendamos que las embarazadas hagan una visita al dentista lo más rápido posible y si es necesario, sigan todos los tratamientos y procedimientos indicados, lo cual puede incluir una limpieza profesional de los dientes. Según resultados de estudios norteamericanos, las caries y las enfermedades de encías, tales como la periodontitis en la mujer embarazada aumentan el riesgo de contracciones prematuras y parto prematuro, cuando no son tratadas.

Alteraciones de la flora bucal
Durante el embarazo, muchas cosas se alteran para la mujer, empezando por su propio cuerpo. Esas alteraciones también pueden afectar la flora bucal, que es influenciada por la nueva composición de las hormonas en el organismo de la embarazada. Las hormonas del embarazo, combinadas con el aumento de la cantidad de sangre y el consecuente aumento de la circulación, pueden, por ejemplo, tornar las encías más sensibles, dejándolas frecuentemente más susceptibles a sangrados. Eso permite que las bacterias se “escondan” con más facilidad bajo el margen de las encías, causando infecciones, inflamación alrededor de los dientes (degeneración ósea y aflojamiento o hasta pérdida de los dientes) y caries. Además de eso, la saliva de la mujer embarazada tiene una composición diferente, la cual constituye terreno propicio para la

Boca y Dientes

13

proliferación más rápida que lo normal de las bacterias causadoras de la caries.

Sugerencias para una higiene dental suave
Debido a las alteraciones descriptas arriba, podrá ser necesario variar un poco las técnicas de cepillado utilizadas habitualmente, para disminuir la incomodidad durante el período del embarazo. Usted debe utilizar un cepillo más suave y cepillar los dientes aplicando poca presión sobre ellos, esto le preservará la encía sensible, reforzándola al mismo tiempo, con un masaje suave. Se torna particularmente importante lavar los dientes después de cada comida, aunque sea

sólo una pequeña merienda entre las comidas. Durante el embarazo, algunas mujeres reaccionan de forma sensible al sabor de su crema dental habitual. Si eso le sucede, le sugerimos que pruebe variedades más suaves. Su farmacéutico podrá ayudarle respecto a eso. En caso que usted pertenezca al grupo de mujeres que sufre de náuseas durante los primeros meses de embarazo, es importante que evite lavarse los dientes inmediatamente después de comer porque: el ácido gástrico ablanda temporalmente el esmalte y el cepillado inmediato podrá dañarlo. Lo mejor es lavar la boca primero con agua y esperar cerca de media hora antes de utilizar el cepillo y la crema dental. Si es posible, durante el embarazo debe ser evitado el consumo de dulces y bebidas azucaradas.

14

Boca y Dientes

15

La cavidad

oral del bebé
La cavidad oral del bebé
Maxilar y mandíbula – desarrolo ideal
En las primeras semanas y meses después del nacimiento, el bebé crece más rápido que en cualquier otra etapa de la vida. En ese período, tanto el cuerpo como el rostro, sufren muchos cambios. Mientras que los ojos y la parte superior del cráneo del recién nacido ya alcanzaron una proporción considerable de su tamaño adulto, la parte inferior del cráneo (el rostro) se desarrolla más lentamente, encontrándose “retraída”. Poco después del nacimiento, la proporción del cráneo comparado con el rostro aún es de 8 para 1. En el adulto, en comparación, es de sólo 2,5 para 1. Así, el maxilar y la mandíbula, que forman el cráneo facial, necesitan crecer rápidamente para compensar y eso sucede inmediatamente después del nacimiento: las proporciones entonces comienzan a cambiar, de manera lenta y consistente. El rostro del bebé ... En esa etapa, el papel más importante pertenece al desarrollo de la mandíbula que, en los recién nacidos, aun está situada atrás del maxilar inferior y es un poco más estrecha. La llamada “mordida posterior” del recién nacido es una forma natural e inteligente de adaptación para el nacimiento, ya que facilita el paso del bebé por el canal de parto – aquí, como podemos imaginar, un mentón bien definido sólo serviría para dificultar el transito por el canal vaginal. Después del parto, la parte posterior de la mandíbula aún se encuentra en un ángulo muy abierto con respecto a la articulación mandibular.. Así, la articulación mandibular de un recién nacido se encuentra muy baja y conforme se desarrolla, se desplaza hacia arriba.. La mordida posterior del recién nacido, permite la succión natural durante la lactancia, con movimientos hacia adelante y hacia atrás – movimientos que el bebé sólo consigue realizar gracias al formato y a la posición de la mandíbula y de su articulación. A continuación en el desarrollo la posición y el formato de la articulación sufrirán modificaciones. ... se transforma el rostro del niño Pocos meses después, sin embargo, el ángulo de la mandíbula ya habrá disminuido y la parte posterior estará en posición vertical con relación a la articulación. La mordida posterior característica del recién nacido, también desaparece gradualmente. Después de cerca de los seis meses, la mandíbula se empareja con el maxilar, posicionándose en el mismo plano. Más tarde, ese “emparejamiento” será garantizado por el contacto entre los molares superiores e inferiores. Pero antes que esa etapa sea alcanzada, el maxilar y la mandíbula continúan creciendo hacia el frente y hacia abajo: antes del surgimiento de los primeros dientecitos de leche, la mandíbula sufre un mayor impulso

Boca y Dientes

17

en esa dirección. Más tarde, ella también compensa su “atraso” de anchura, con relación al maxilar, más o menos en la época en que surgen los primeros molares (vea también el cuadro “Desarrollo de los dientes de leche”, en la página 37). Al mismo tiempo, alcanza el primero de cuatro movimientos de la mordida, que ocurren hasta el surgimiento de las muelas del juicio, aproximadamente a los 18 años. De manera bien simple, eso significa que la diferencia de altura entre el maxilar y la mandíbula aumenta, alargando aun más el rostro. Cuando la dentición de leche se completa, el formato de la mandíbula ya se asemeja bastante a la del adulto, sólo tendrá que crecer un poco en los próximos años. Con seis o siete años de edad, las proporciones del cráneo y del rostro,

quedan más semejantes. El maxilar y la mandíbula crecen más rápido que la parte superior del cráneo: con dos años de edad, el cráneo facial ya tiene un cuarto de su tamaño adulto y a los ocho, la mitad. ¿Qué falta cambiar? Naturalmente, la cavidad bucal del bebé crece junto con los maxilares. Aunque no haya un gran impulso de crecimiento, los pocos milímetros de altura, ancho y largo, ya constituyen un cambio. Sucede que con la lactancia materna, el pecho de la madre se adapta de modo óptimo a la boca del bebé. Por está razón, con el uso de la biberón, las proporciones de espacio alterado de la cavidad bucal, pueden ser adaptadas a través del cambio en el tamaño de la tetina. Existen la tetina y el chupete adecuado para la boca de cada bebé.

Desarrollo maxilofacial
Cóndilo o cabeza de la mandíbula Parte posterior de la mandíbula Mordida posterior (maxilar y mandíbula)

Desarrollo y modificación en el formato y en las proporciones del cráneo y del hueso mandibular, de la infancia a la edad adulta. (El cráneo infantil fue ampliado para mejor visualización.)

18

La lactancia fortalece al bebé Amamantar permite al bebé ser más fuerte y no sólo gracias a las cualidades nutricionales de la leche materna, que hacen que el bebé se sienta satisfecho y feliz, sino que, al mismo tiempo, los bebés durante la lactancia ejercitan sus músculos maxilo - faciales y aprenden a absorber e ingerir. El pezón de la madre y la boca del niño, encajan perfectamente uno al otro. Cuando la boca del bebé toca el pezón de la mamá, se acciona en el bebé el reflejo de búsqueda y apertura de la boca. En ese momento, la mamá necesita direccionar y apoyar la cabeza del niño, de tal forma, que la boquita agarre el pezón y la areola. Es así que el bebé aprende la manera correcta de cerrar los labios. Ahora, él empuja la mandíbula hacia el frente y hacia atrás, con movimientos ondulares de la lengua. Es de esta forma que el niño retira la leche del pecho. La lactancia, con todo, no sirve sólo para alimentar al bebé; ella también desempeña otras funciones importantes. La lengua y los músculos que más tarde serán usados en la masticación son entrenados, el bebé aprende esos movimientos poderosos y sincronizados, que ayudan a promover el crecimienSugerencia
En la noche, no dé papillas al bebé. Eso ayudará al niño, a mantener el ritmo natural de comer de día y dormir de noche. Para conquistar todos los beneficios nutricionales, la cantidad de alimento que el bebé consume durante el día es suficiente. Al mismo tiempo, usted estará ayudando a prevenir la aparición de caries.

to de la mandíbula y de los huesos faciales. Pero no es sólo eso. En cada mamada, el bebé tiene que “trabajar” su cuerpo, entrenando los músculos del rostro y del cuello, en dirección de los hombros. Por lo tanto, la lactancia es un verdadero “fisicoculturismo” para los pequeñitos y lanza las bases para una posterior buena postura corporal. La biberón como alternativa Si usted no puede amamantar o desea introducir la biberón en la alimentación del bebé, es necesario que el uso de la biberón sea lo más semejante posible a la lactancia materna. Para eso, el orificio de alimentación de la tetina, debe ser el más pequeño posible. Hay un tipo específico de orificio para cada contenido: el orificio siempre debe corresponder al tipo de alimento que se le este ofreciendo al bebé. Siga siempre las instrucciones del pack de la biberón.

Boca y Dientes

19

racción entre la musculatura de maxilares, rostro y faringe, asegurando que la boca esté bien preparada para sus funciones futuras, como masticar y hablar. Cuando finalmente, introduzca las papillas en la alimentación del bebé, ellas deben ser dadas con cuchara, para favorecer la actividad labial y también el desarrollo de la articulación de los sonidos (vea también el cuadro “Relación entre lactación materna, alimentación y habla”, en la página 32). Cuando su hijo tenga los primeros dientecitos, usted podrá ofrecerle pedacitos de los alimentos que usted misma come. Eso desarrolla el sistema inmunológico, ayuda a prevenir las caries, el mal posicionamiento de los dientes y las anomalías de los maxilares. La tetina correcta Al usar la biberón, lo más importante es la tetina correcta. Ésta debe tener formato y función lo más semejante posible al pezón de la mamá, durante la lactancia, lo cual significa que la tetina de la biberón debe ser asimétrica. Lo mejor es usar el tamaño de tetina recomendada para cada edad. Lo que vale para el formato de la tetina de la biberón, también vale para el formato del chupete. El chupete debe encajar de modo ergonómico en los maxilares, dejando espacio suficiente para la lengua. También es importante que el chupete sea suave y flexible. Para provocar el mínimo de resistencia entre las extremidades de los maxilares y los dientecitos que aparecerán más tarde. Cuide siempre

Si el orificio es suficientemente pequeño, al beber de la biberón, el bebé tendrá que realizar un esfuerzo de succión parecido al que realiza en el pecho materno – fortaleciendo, de esa forma, los músculos de la boca y de la cara. Si usted está preocupada con el gran esfuerzo que el bebé requiere para tomar su leche en biberón, no se preocupe, porque esto es deseable desde el punto de vista médico y promoverá el desarrollo saludable del niño. Por este mismo motivo, una biberón debe durar cerca de 20 minutos, no tanto para que el bebé se sacie inmediatamente, sino para simular al máximo la lactancia natural, permitiendo que los músculos sean entrenados. Ese proceso, favorece la inte-

20

¿Cómo es la tetina ideal?

- La parte achatada de la tetina hace que la lengua quede en una posición ancha durante la succión, ayudando al desarrollo de la mandíbula. - El orificio ubicado en la parte superior, hace que la saliva se mezcle mejor con el alimento, facilitando la digestión. - La parte superior arqueada, promueve el desarrollo del paladar. - El formato achatado evita que el bebé ingiera aire en exceso. - El apoyo labial más ancho, simula el pecho materno.

- NUK AIR SYSTEM reduce el riesgo de cólicos provocados por la ingestión de aire.

Simulando el pezón materno durante la lactancia ...

... Tetina NUK

... Chupete NUK

que el chupete no sea usado en exceso. Siempre y cuando, el niño chupe el chupete asegurese que este realizando un esfuerzo de succión, para que ejercite

los músculos maxilo faciales y tenga un efecto positivo sobre la salud de su hijo. Los bebés poseen un deseo innato de succión que necesita ser satisfecho. Du-

Boca y Dientes

21

rante la lactancia materna, esto sucede de forma natural. Sin embargo, entre las comidas, los bebés también demuestran esa necesidad de succión, a este tipo de succión se le llama succión no nutritiva. Importante es tener en cuenta que el chupete sirve principalmente para chupar. Si éste se queda suelto en la boca, es mejor retirarlo. Eso es válido, sobre todo en la noche: raramente el niño necesita del chupete durante el sueño. Sin embargo, según un amplio estudio realizado en los Estados Unidos, hay muchos indicios de que el uso de chupete en la noche, reduce el peligro de muerte súbita infantil en el primer año de vida. A los dos años de edad, usted debe intentar desacostumbrar gradualmente a su

hijo, del hábito de usar chupete. El pulgar – ¿Una alternativa? Antes que el bebé succione el dedo o algún pañito, ofrézcale un chupete ortodóntico. Es que todos los otros objetos (incluyendo el pulgar) son inadecuados, porque tienen efectos negativos sobre los dientes y la estructura ósea de la boca del niño, pudiendo causar mala formación de dientes y maxilares. Chupar el pulgar durante mucho tiempo, puede provocar el avance de los incisivos superiores y el retroceso de los incisivos inferiores. Puede hasta dar como resultado prognatismo, es decir, la parte frontal del maxilar avanza mientras la mandíbula se inclina para la posición de mordida posterior, con excesiva

22

proyección del mentón. También puede causar una mordida abierta que impide que el niño muerda correctamente con los dientes del frente, aumentando la probabilidad futura de necesitar un tratamiento ortodóntico. Por lo tanto, la opción más adecuada e higiénica para el bebé es la utilización correcta de un chupete ortodóntico, es decir, que satisfaga la necesidad de succión y ejercite los músculos de la boca. Además de eso, es mucho más fácil para el niño, abandonar el chupete que el dedo pulgar, que está siempre disponible. Generalmente, los niños prefieren el “gusto” del pulgar o dedo que la del chupete.

Sin embargo, desde el punto de vista fisiológico, el chupete continúa siendo la mejor opción. Desde el punto de vista psicológico, chupar el dedo es más útil en una “emergencia”. Con sus dedos, los niños buscan instintivamente comodidad, calma o satisfacción. Si usted dedica atención a su hijo, para ocuparlo o distraerlo, será más fácil para él, dejar de chupar, ya sea el pulgar o el chupete. No hay motivo para preocupación, si es sólo durante un corto período de tiempo y con poca intensidad, los niños que chupan el dedo pueden tener dientes y maxilares normales y bien posicionados.

*Fuente: Pediatrics 2005; 116; 716–723; www.pediatrics.org/cgi/content/full/116/5/e/716

Cuatro sugerencias para abandonar el chupete
Converse con su hijo: explíquele que llegó la hora de dejar el chupete y por qué, por ejemplo: porque él ya está muy grande para usar chupete o porque el chupete ya está viejo y gastado. No sucede de la noche a la mañana. Es más fácil despedirse del chupete de manera gradual. Converse con su hijo y sugiera que el chupete sea usado sólo en casa, por ejemplo, hasta que él lo abandone totalmente. Ofrecer el chupete: explique que otro niño (el bebé de uno de sus amigos, por ejemplo) necesita mucho del chupete y haga un bello elogio cuando su hijo ofrezca su querido compañero. Hada de los chupetes: una visita del Conejito de Pascua, de Papá Noel o del Hada de los Chupetes puede ayudar a amenizar el dolor de la despedida. Los niños entregan el chupete a uno de ellos y a cambio reciben un regalo. Un ritual es otra buena idea: usted puede ayudar a su hijo a enterrarlo en el jardín, por ejemplo. En algunas ciudades existe realmente un “árbol de chupetes”, en donde usted puede colocar el chupete que será descartado.

Boca y Dientes

23

Respiración

n “correcta”
Como para todo el resto, la Naturaleza también tiene una receta milenaria para el crecimiento y la formación de los maxilares y de la cavidad bucal: los genes y hormonas deciden, en conjunto, cuándo, dónde, durante cuánto tiempo y qué tamaño alcanzarán. A pesar de eso, hay una serie de factores que pueden contribuir de forma positiva para el desarrollo esencial de su bebé, como es el caso, por ejemplo, de una respiración saludable. La respiración es una función a la cual generalmente prestamos poca atención, excepto cuando ella no funciona como debería. Hasta tiene sentido que no pensemos en ella, sino sobraría poco tiempo para las demás cosas de la vida. Cuando se trata del desarrollo de su bebé, sin embargo, debemos dar al asunto, la importancia que merece.

Respiración “correcta”
Todos los bebés saludables muestran cómo es natural respirar por la nariz. Ellos no necesitan aprender previamente que ésa es la forma “correcta” de respirar. Pero, para eso, es importante que su hijo pueda respirar por la nariz. En especial, la nariz debe estar sin obstrucción. Si el bebé está resfriado, intente remover la secreción con la ayuda de un aspirador nasal. Cuando el resfriado sea severo y sucesivo, consulte a su pediatra. Él podrá aconsejarle mejor y en el caso que sea necesario, prescribir medicamentos. Mantenga la nariz sin obstrucción, es el primer y más importante paso para una respiración saludable y eso es importante, por diversas razones, para el desarrollo de su hijo. Por otro lado, si el bebé tiene dificultades para respirar por la nariz, es probable que él se habitúe a escoger el camino del menor esfuerzo, que será respirar con la boca abierta.

Correcto: respirar por la nariz
Normalmente, preferimos respirar por la nariz y hacemos eso sin darnos cuenta. Ésa es la forma correcta, porque el pasaje por la nariz prepara el aire inspirado: éste es calentado, humedecido y limpiado antes de alcanzar los bronquios en la cavidad pulmonar. En la mayoría de las veces, optamos por respirar por la boca cuando ya no es posible o no es suficiente respirar por la nariz (por ejemplo, cuando estamos enfermos o muy cansados).

Equivocado: respirar por la boca
El problema de la respiración bucal, es que ella viene acompañada de una boca frecuente o constantemente abierta y de labios flácidos. Eso significa que los labios ya no quedan espontáneamente cerrados en estado de reposo; la mandíbula puede caer ligeramente, perdiendo la firmeza; la lengua reposa de forma flácida en la base de la boca o entre las arcadas dentarias. Para comparación: cuando un niño respira por la nariz, el maxilar y la mandíbula se cier-

Boca y Dientes

25

Tipos de respiración en reposo (sin hablar o realizar esfuerzo físico) Respiración “correcta” ... ... por la nariz

Fosas nasales Cavidad oral Lengua Faringe

Tráquea Esófago

Respiración “incorrecta” ...

... por la boca

26

ran juntas; los labios quedan naturalmente cerrados; la lengua se posiciona contra el paladar. Resumimos a continuación, algunos de los efectos negativos de la respiración bucal: Tensión insuficiente Para controlar con éxito las funciones orales, como la succión, la masticación, la deglución y el habla, su hijo necesitará de todas las habilidades de los labios y de la lengua. Si el niño respira constantemente por la boca, los labios y la lengua deben ser posicionados correctamente antes de comenzar a trabajar. Este esfuerzo extra, combinado a la falta de tensión y coordinación (musculares), más tarde puede tornarse en una de las causas de las deficiencias del habla. Amígdalas sobrecargadas Cuando la boca esté abierta, la membrana mucosa se resecará al punto de tornarse más susceptible a todos los tipos de gérmenes. Eso significa que las amígdalas tendrán mucho trabajo por hacer, en la medida en que tendrán que asumir una de las tareas que debería ser realizada por la nariz: el combate a la proliferación de gérmenes y otros microorganismos nocivos, dando origen a amigdalitis constantes o como mínimo, a la inflamación de las amígdalas. Esa deshidratación también tendrá un efecto prejudicial sobre la producción y la composición de la saliva, dificultando la insalivación y consecuentemente, la buena digestión de los alimentos. Disminución del olfato El olfato también sufre con la respiración bucal continua. Cuando no respira por la

nariz de modo adecuado, el niño puede tener dificultades para detectar y distinguir olores. Eso también afecta el paladar, que está íntimamente relacionado al olfato. Todos nós sabemos disso: quando o nariz está congestionado, geralmente perdemos o paladar; quando precisamos ingerir algo de que não gostamos, tampamos o nariz. Portanto, se o paladar não for treinado, no longo prazo o comportamento alimentar seletivo de seu filho pode ser afetado. Frutas e vegetais poderão ser recusados, o que pode prejudicar as funções orais de mordedura e mastigação – e isso significa uma alimentação desequilibrada e pobre, com pouco estímulo para o crescimento dos maxilares. Peligro para los dientes La respiración bucal amenaza también los dientes: con una respiración incorrecta, sobre todo los incisivos superiores, siempre están secos. Eso provoca una deficiencia en funciones salivares importantes, como la limpieza de los dientes y la neutralización de ácidos (por ejemplo, de frutas), además de afectar las propiedades antibacterianas de la saliva. Como resultado, los dientes quedarán más susceptibles a caries y con frecuencia, ganarán manchas opacas. Causas de la respiración “incorrecta” Hay muchos factores que pueden hacer que el niño respire más por la boca. Será imposible o muy difícil de controlar algunos de ellos. Sin embargo, hay

Boca y Dientes

27

28

Sugerencia algunos que usted puede manejar para ayudar a su hijo a respirar de manera “correcta” y saludable. Conforme dijimos anteriormente, un prerrequisito básico para una buena respiración es una nariz limpia y desobstruida. Por ejemplo, si el bebé sufre de alergias, eso puede que no suceda. También hay problemas orgánicos que pueden dificultar la respiración nasal de su pequeño. Si tiene dudas si él respira correctamente, como precaución consulte a su médico pediatra u odontopediatra. Para respirar fácilmente por la nariz, las funciones orales son muy importantes.. Ellas desempeñan un papel fundamental para que los maxilares y los dientes se desarrollen de la mejor manera
El uso de descongestionante nasal en gotas, no es recomendado, porque ellos resecan la delicada membrana mucosa e impiden que la mucosidad sea expelida, junto con las bacterias que ella contiene. En vez de eso, sugerimos que usted experimente algunas gotas de solución salina común.

posible, un paso importante para la respiración saludable de su bebé. En las siguientes páginas, usted podrá leer un poco más sobre la importancia de las funciones orales.

Posibles síntomas que acompañan una respiración incorrecta
• Mala formación de dientes y maxilares • Forma de hablar incomprensible o imperfecta, atraso en el desarrollo del habla • Musculatura facial débil • Glándulas linfáticas bloqueadas (rostro hinchado) • Problemas de concentración y memoria • Agitación, falta de atención • Cansancio, fluctuaciones de humor, falta de motivación • Tendencia para dolores de cabeza de tensión • Perturbaciones del olfato y del paladar (hábitos alimentares anormales) • Funciones bucales incorrectas (entre ellas masticación e ingestión de aire) • Mayor riesgo de infecciones (enfermedades de las vías respiratorias, sobre todo otitis media)

Boca y Dientes

29

Importancia de la

Importancia de las orales as funcionesfunciones orales
Las diversas funciones orales son el centro de desarrollo de los maxilares de la cavidad oral del bebé. Cuando son ejecutadas correctamente, representan una forma preciosa de ejercicio diario para toda la musculatura del rostro y de los maxilares. Es que no basta que las hormonas ordenen que ellos crezcan: “Los músculos tienen que ser efectivamente utilizados”. Éste es el principal estímulo para que su hijo se desarrolle y logre una respiración “correcta”. Dicho de otra forma: sin funciones orales intactas, no hay desarrollo suficiente de la cavidad oral. Movimientos de succión, pautas de deglución y masticación incorrectamente aprendidas o mal ejecutadas, intensificadas por el uso prolongado del chupete o, por chupar el dedo o también por una alimentación inadecuada, todo estos factores puede provocar otros problemas más visibles. atrás de los dientes anteriores y de allí para el esófago, pasando por la lengua. Es así que el bebé aprende a ingerir de modo correcto y completamente automático. A los seis meses, por lo menos, cuando la dieta líquida es complementada con papillas o alimentos sólidos, el bebé aprende a comer con la cuchara. De esta forma, recibe una nueva función oral: la masticación. Los músculos que el niño necesita para masticar, ya fueron bien ejercitados con la succión y por lo tanto, no tendrá dificultades para dominar la nueva tarea. Eso es especialmente importante, porque, cuando los alimentos no son suficientemente masticados, sobrecargan sin necesidad el aparato digestivo delicado y sensible del bebé.

El Habla – la habilidad máxima
Cuando las funciones orales ya están bien dominadas, el niño aprenderá la última y la más difícil de todas, la habilidad “máxima”: el habla. Para que su hijo aprenda a hablar sin problemas, ayúdelo a ejercitar las funciones orales desde temprano y sobre todo, con regularidad. Es que, cuando están en buena forma, la lengua y los labios tienen más facilidad para conducir el aire a través de la boca e interceptarlo en los puntos correctos, produciendo así los sonidos. Podemos imaginarlos como una pareja de bailarines: cada sonido corresponde a una determinada posición que debe ser ocupada por la lengua y por los labios en conjunto.

Succión, deglución, comer con la cuchara y masticar
La succión es el primer movimiento consciente realizado por el bebé, la primera manifestación de su sed de vivir. Esa primera función oral, lanza las bases para las siguientes: si su hijo domina el movimiento de succión, los líquidos en la boca serán dirigidos hacia

Boca y Dientes

31

Sugerencia
De vez en cuando, deje que su hijo beba de una taza sin tapa y ofrézcale papilla con una cuchara. Cuando los primeros molares aparezcan, ofrézcale alimentos sólidos. Ése es un buen ejercicio para la musculatura de los maxilares y una vez más, un importante prerrequisito para la correcta articulación de los sonidos cuando él esté aprendiendo a hablar.

Cuanto mejor funcionen esos órganos en conjunto, mejor será el resultado. Mientras tanto, como en todo buen equipo, por mejor que trabajen juntos la lengua y los labios, aun necesitan adaptarse uno al otro. Pero no hay motivo para preocuparse, si todos los sonidos no son bien pronunciados al inicio o si de vez en cuando, es cambiada una letra.

Relación entre lactancia materna, alimentación y habla
Lactancia materna ... Alimentación con comidas sólidas ... Articulando los sonidos

Succiona el pecho con los labios

Retirar el alimento de la cuchara, usando los labios

sonidos labiales: p, b, m, f, w

Forma de ubicar la lengua al asegurar el seno

Forma de posicionar la lengua en el momento de ingerir el alimento Al ingerir, movimiento de la lengua hacia arriba, en dirección al frente del paladar. Cerrar la faringe al ingerir los alimentos

s y sch sonoros y sordos

Al absorber leche, movimiento de la lengua hacia arriba, en dirección al frente del paladar.

t, d, n, l y formación de una apertura apretada para las constrictivas fricativas s, sch, z y rolled r' sonidos guturales r, g, k, dark ch

Cerrar la faringe al ingerir el alimento

Comience a practicar desde temprano para alcanzar mejores resultados, lo mismo se aplica al habla. El cuadro demuestra que la articulación de los sonidos es el producto de movimientos que aprendemos desde pequeños, con la alimentación. De acuerdo con un proverbio alemán que se traduce más o menos así: “Cuanto mejor mame, mejor comerá y hablará”.

32

Boca y Dientes

33

Onde se forma cada som? 1➜1 2➜2 3➜3
6 6 5 5 4 3 4 3 2 21 1

p f s t r r

b v

m

4➜4

d

n

l

5➜5

ch j

6➜6

j g r

q

La flecha indica los puntos de contacto entre labios, dientes, lengua y paladar en la articulación de los sonidos.

Hablar también es un proceso de aprendizaje y esto no sucede del día para la noche. Hay etapas de transición en que las vocales y las sílabas aún no son dominadas con exactitud o son pronunciadas incorrectamente. Esa es una etapa perfectamente normal del desarrollo del habla. Considere buscar la ayuda de un fonoaudiólogo, sólo si el niño presenta dificultad persistente en la articulación de determinados sonidos. A veces, la causa del problema puede ser una disminución de la capacidad auditiva. Cuando tenga dudas, consulte con un pediatra o un otorrinolaringólogo. Una prueba auditiva aclara rápidamente esta cuestión.

¿Qué son y cómo funcionan los diversos sonidos?
Los sonidos serán articulados “correctamente” sólo si el aire es interceptado o concentrado en el lugar correcto, los labios y la lengua también deben estar en la posición adecuada. Para formar los sonidos p, b y m presionamos los labios uno en contra del otro: para la p de modo firme; para la b dde modo más suave; para la m con mucha suavidad. La f y la v son prácticamente el mismo sonido, por lo tanto son articulados de la misma manera, a través del contacto entre el labio inferior y los incisivos superiores. Las consonantes sibilantes s y z son producidas

34

Sugerencia
Chupetes, biberones, etc. no deben ser usados permanentemente. Verifique que su hijo no juegue o hable con el chupete en la boca, esto dificulta el habla. Lo mismo vale para la noche: normalmente, el bebé no necesita del chupete. Él puede ser útil para que el bebé se quede dormido, pero debe ser retirado cuando él comience a dormir (vea también en la página 22, la observación sobre la muerte súbita infantil).

cuando la lengua y los incisivos superiores se encuentran. En algunos sonidos, la lengua necesita interceptar el aire encima, en el paladar, inmediatamente atrás de los incisivos, por ejemplo como para t, d, n , l y rr, Ya los sonidos q, g y r son producidos por el contacto entre la parte posterior de la lengua y el paladar. Este contacto se da más o menos hacia el frente, de acuerdo al sonido que será articulado. A propósito, algunos sonidos son más fáciles de producir que otros y usted podrá obser var eso a medida que el habla de su hijo se desarrolle. Los sonidos m, b, p, d, t, n y l serán dominados de forma relativamente rápida y segura, los primeros “mamá” y “papá” generalmente son fáciles. Más tarde el bebé conseguirá articular los sonidos v, f, q y g, que requieren de un poco más de esfuerzo y al inicio serán confundidos frecuentemente con otros sonidos. La mayor dificultad está en las sibilantes s y z que requieren de un poco más de esfuerzo y al inicio serán confundidos fre-

cuentemente con otros sonidos. La mayor dificultad está en las sibilantes s. Como en todo en la vida, cada persona y cada niño tienen su propio ritmo y método para aprender a interpretar las cosas y para colocarlas en práctica. Por lo tanto, no hay razón para preocuparse cuando su hijo no consiga articular los sonidos y las combinaciones de sonidos de forma perfecta desde el inicio. Usted sólo debe buscar un especialista si es evidente que su hijo no está acompañando a los otros niños de la misma edad en el desarrollo del habla.

Sugerencia
Hable con su hijo usando un lenguaje claro y simple. Si el niño se interesa y comprende, explíquele las actividades que está realizando. Estimule el uso de un lenguaje “correcto”, repitiendo las afirmaciones corregidas: por ejemplo, si su hijo ve un perro y dice “au, au”, responda “sí, es eso mismo, es un perro y el perro hace “au, au”. No se deje llevar por el lenguaje del bebé; hable de forma “adecuada” y pausadamente. Lo importante es que usted proporcione a su hijo la oportunidad de balbucear libremente, pero cuide que él no hable con el chupete en la boca.

Boca y Dientes

35

Los d

dientes
Los dientes
La dentición de leche y su desarrollo
El desarrollo de los dientes de leche comienza mucho antes de que ellos brillen en una sonrisa. Comienzan a crecer lentamente entre la sexta y octava semana de embarazo y cerca de dos meses después se inicia el proceso de mineralización. Es de esta forma que las coronas de los incisivos quedan “listas” en el nacimiento, sólo están aguardando el momento correcto para salir del maxilar y surgir en la cavidad bucal. Los caninos y los molares también están posicionados, pero necesitan de un poco más de tiempo para desarrollarse completamente. Algunas semanas después del nacimiento, las raíces de los dientes de leche habrán crecido lo suficiente para comenzar a subir en dirección de la encía, brotando finalmente entre el sexto y el octavo mes de vida. Primero, los incisivos centrales inferiores y poco tiempo después los dos incisivos superiores. Los demás se desarrollarán en el transcurso de los próximos 20 meses, hasta que alrededor del tercer año, la dentición de leche estará completa, con ocho incisivos, cuatro caninos y ocho molares. Calendario de nacimiento de los primeros dientes ¿Seis meses y ningún diente a la vista? No se preocupe. Las indicaciones del calendario sólo son valores promedios. Los tiempos de nacimiento pueden variar

Desarrollo de los dientes de leche Erupción de los dientes, en meses
23 – 26 14 14 – 17 9 –12 14 – 17 23 – 26 14

Maxilar superior

Maxilar inferior

14 23 – 26

14 – 17

9 –12

14 – 17

14 23 – 26

considerablemente de un bebé a otro.. El nacimiento de los dientes de leche, no sólo es un gran paso en el desarrollo de su hijo, como también la preparación y la reserva del espacio necesario para los dientes permanentes. Ese es un óptimo motivo para cuidar bien de la dentición de leche, para que ella permanezca saludable.

Boca y Dientes

37

Sección longitudinal de un incisivo
Esmalte Corona

Dentina Pulpa dentaria (canal de la raíz con nervios y vasos sanguíneos) Encía Hueso maxilar

Surco de la encía o línea de unión

Raíz Ligamento periodontal

Ápice

¿Cómo se forma un diente?
La parte visible del diente en la cavidad bucal es llamada corona. Ella está completamente cubierta por una capa protectora formada por una sustancia mineral que la protege de agresiones externas. El esmalte es particularmente duro y resistente, protegiendo los dientes de ataques de los ácidos de las bacterias de la boca, de las temperaturas extremas y de los daños mecánicos, causados por la masticación de alimentos duros, por ejemplo. Debajo del esmalte se encuentra la dentina. Ella es más suave que la capa protectora externa y contiene millares de fibras nerviosas. Si la encía es damnificada y se retrae en dirección al maxilar, la dentina podrá quedar expuesta en el margen de las encías, causando sensibilidad y a veces dolor cuando está en contacto con comidas bebidas frías, calientes o azucaradas. No cepillar los dientes correctamente o presionar excesivamente el cepillo de dientes, también puede causar esa retracción de la encía. Finalmente, en el interior del diente, se encuentra la pulpa que, además de tejido nervioso, contiene los vasos sanguíneos que llevan los nutrientes necesarios al diente entero. Al contrario de la corona, la raíz no necesita de un “escudo de protección” de esmalte, ya que ella no entra en contacto con el exterior. En vez de eso, la raíz es cubierta por el llamado cemento dentario.

38

Erupción de los primeros dientes – sugerencias para acabar con las lágrimas
La encía también desempeña una función protectora muy importante. Ella se fija alrededor de la corona y de la raíz de los dientes y así, protege de modo eficaz los huesos maxilares y tejidos adyacentes contra las innumerables bacterias y partículas de alimentos encontradas en la cavidad oral. Primero, lo más importante: no todos los bebés, sufren con los primeros dientecitos y no hay necesidad que esto suceda con su hijo. Recuerde que la erupción de los primeros dientes es una etapa completamente normal del desarrollo de todo niño, por lo tanto, no hay motivo de preocupación.

Boca y Dientes

39

A pesar de eso, los bebés pueden reaccionar a ella a través de una variedad de síntomas: pueden dejar de dormir, tener menos apetito y estar permanentemente irritados, a veces pueden hasta tener fiebre, diarrea o erupciones cutáneas. Sin embargo, estos últimos síntomas sólo están indirectamente relacionados con la dentición. Para aliviar la incomodidad durante esta etapa, los bebés ponen en la boca, todo lo que está a su alcance. Bacterias y suciedad, pueden ser ingeridas, llegando al aparato digestivo. El acto de la masticación, estimula mucho más la producción de saliva, el niño entonces comienza a babear y esto puede provocar irritaciones en la piel sensible alrededor de la boca. La necesidad de masticar del niño, aumenta con el surgimiento de los primeros dientes y respecto a esto, todavía hay mucho por decir: la masticación acelera este proceso. Los anillos de silicona y los mordillos refrigerados, que deben ser resistentes sin ser demasiado duros, son la mejore manera de ayudar a aliviar la incomodidad provocada por la dentición. Cuando son mantenidos en la heladera, ellos alivian aun más el dolor, gracias al frío. Pero jamás deben ser puestos en el congelador: si la temperatura del mordedor está muy fría, los labios y la membrana mucosa del bebé podrán sufrir quemaduras provocadas por el hielo. Es importante que tanto el material del mordillo como su contenido, sean completamente inofensivos. En esta etapa, a algunos

bebés les gusta morder un pedazo de manzana o la cascara dura del pan, que también son recomendados, siempre y cuando usted supervise a su hijo para que él no se ahogue con los alimentos con los cuales aún no está familiarizado. Si el nacimiento de los primeros dientecitos es muy doloroso para su bebé, al punto que los mordillos no produzcan alivio, sugerimos que usted consulte a su pediatra o dentista.

Cuidados dentarios para iniciantes
Cuando surgen los primeros dientecitos, el tema de la higiene oral se torna central, ya que ellos tienen un papel decisivo en el futuro desarrollo de la dentición. Con su ayuda, el niño aprenderá a “comer como los adultos” y dará un gran salto en el desarrollo del habla. Los dientes son, de hecho, una condición necesaria para la correcta articulación de los sonidos. El movimiento diario de la masticación también estimulará el crecimiento continuo de la mandíbula. Conforme dijimos anteriormente, los dientes de leche están allí para “reservar” el lugar para la dentición permanente: los futuros dientes se acomodarán en la posición ocupada por sus antecesores. Si un diente de leche cae prematuramente, debido a una caries, puede ser que los vecinos se desplacen para “ocupar” el lugar vacío, el diente que sigue no tendrá espacio y tendrá que apiñarse para encontrar su camino. Por lo tanto, hay muchos motivos para cuidar bien de la dentición de leche desde el primer día.

40

Existen cuatro etapas que auxilian el desarrollo oral del niño: succión, masaje, entrenamiento y limpieza. Las bases para un desarrollo oral saludable, son lanzadas inmediatamente después del nacimiento por el amamantamiento materno, ya que es así que el bebé aprende a succionar correctamente. A lo largo del desarrollo oral, su hijo pasará por otras tres etapas de aprendizaje: en primer lugar viene el masaje, porque tan pronto como los dientes comienzan a salir, los bebés sienten una gran necesidad de masajear las arcadas maxilares y las encías. Cuando los primeros dientecitos ya surgen, siguen las etapas tres y cuatro: entrenamiento y limpieza. Cepillar los dientes es algo que necesita ser aprendido. Un set de entrenamiento para higiene bucal, compuesto por

entrenadores y cepillos especiales de entrenamiento, es ideal para enseñar a los pequeños a cuidar de sus primeros dientecitos. Con sus “cerdas” suaves y resistentes a las mordidas, el cepillo de entrenamiento limpia suavemente las puntas visibles de los primeros dientecitos. Aproximadamente, cerca de los doce meses, es el momento de que el bebé tenga su propio cepillo de dientes. Para la boquita delicada del bebé, usted debe utilizar un cepillo especial de entrenamiento, con cabeza redondeada y cerdas suaves. ¿Cómo cepillar? La técnica correcta Una limpieza correcta de los dientes es fundamental a partir del primer diente de leche, pero está claro que en esa etapa, su bebé no conseguirá cepillarlo solo. Por lo tanto, su ayuda es nece-

El cepillado correcto de los dientes – las preguntas y respuestas más importantes
¿Cuándo debo comenzar a lavar los dientes de mi hijo? Todos los dientes deben ser limpiados desde el inicio desde los 0 meses de vida. ¡Hasta el primer dientecito necesita ser cepillado! ¿Y cuántas veces debo lavarlos? Hasta los dos años de edad, el cepillo de dientes debe ser usado una vez por día. A partir de allí, los dientes deben ser cepillados como en los adultos, dos veces al día, de mañana y de noche. ¿Cómo limpiar el primer diente? El primer diente puede ser limpiado con un cepillo de dientes especial para bebés y un poco de crema dental infantil. Nunca utilice crema dental para adultos, ya que el contenido de flúor es muy elevado para el bebé. ¿A partir de cuándo mi hijo se puede cepillar los dientes solo? Cepillar los dientes no es una tarea fácil. Los niños no son capaces de dominar la técnica correcta de cepillado, antes de alcanzar como mínimo la edad escolar. Sin embargo, hasta entonces usted debe dejar que su hijo lo intente solo, para practicar. Pero después de eso, usted tendrá que rehacer el cepillado, para garantizar que los dientecitos queden realmente limpios.

Boca y Dientes

41

saria. Cuando aparezca el primer diente de leche, usted debe limpiarlo muy bien, una vez al día, pero con mucho cuidado, usando un cepillo de dientes infantil. Además de eso, lo más pronto posible y con mucha paciencia, usted debe comenzar a enseñar a su hijo a cepillarse los dientes solo. Estimule su autonomía desde el inicio. Sin embargo, usted enseguida tendrá que hacer un cepillado riguroso, ya que limpiar los dientes en realidad es una tarea muy difícil. En general, sólo al alcanzar la edad escolar, es que su hijo será capaz de cepillar los dientes como un verdadero especialista. Una técnica de cepillado correcto y especialmente adecuado a los dientecitos de los niños, es esencial. Comenzando con la superficie de masticación, posicione la cabeza del cepillo en sentido horizontal y cepille hacia el frente y hacia atrás, su hijo inmediatamente dominará esos movimientos de frotación. Ya la superficie externa, es un poco más di-

fícil. Con los dientes cerrados y el cepillo en posición horizontal, comience por el último molar y con movimientos circulares, cepille las dos arcadas, yendo lentamente para los dientecitos del frente. Al llegar allí, el niño debe voltear el cepillo y continuar realizando el mismo movimiento, en dirección a los dientes de atrás. Cepillar las superficies internas es tarea para un pequeño “profesional”: haciendo movimientos circulares o leves golpecitos (como si estuviese barriendo), va de las encías hacia la corona. Aunque sea difícil al comienzo, también aquí “la práctica conduce a la perfección”. Cepillos y cremas dentales Para conquistar buenos resultados en la limpieza de los dientes, su hijo necesitará de accesorios adecuados, en este caso, un cepillo de dientes con cabeza pequeña, cerdas suaves y redondeadas y un mango firme que no resbale de la manito del niño. El cepillo debe ser cambiado como máximo, cada dos o cuatro semanas. Además

Las cuatro etapas del desarrollo oral infantil
LD
RROLLO OR AL ESA

PAR

A

E

uenfe . v. Tre Dr. H ntologia Odo

ls

CO

CON MÉ RESPALDO

DI

SUCCIÓN

MASAJE

ENTRENAMIENTO

LIMPIEZA

El desarrollo oral del niño, pasa por cuatro etapas distintas: el bebé va a buscar satisfacer el deseo natural de mamar y en la etapa de la dentición, necesitará de un masaje calmante. Después del nacimiento del primer dientecito, viene el entrenamiento y el aprendizaje de los cuidados orales independientes. Existen productos especialmente concebidos para atender las exigencias de cada etapa del desarrollo del niño.

42

Boca y Dientes

43

de eso, su hijo puede usar una crema dental especial para niños, que contenga muy poco fluor. Un bajo contenido de flúor es particularmente importante para los niños. Las cremas dentales para adultos sólo deben ser usadas por los niños a partir de la edad escolar. Verifique también si el niño consigue verse a través del espejo del baño. Si está muy alto, cuelgue un espejo menor a la altura de los ojos del niño, además de motivar, eso aumentará considerablemente la eficacia de la limpieza. A esta altura, no es necesario ningún otro utensilio para la higiene oral diaria. Sin embargo, sería bueno ayudar al niño a acostumbrarse al uso del hilo dental, para limpiar los espacios entre los dientes. Cuanto más temprano esté familiarizado con él, más fácil será, cuando su hijo necesite utilizarlo en el futuro.

ño, por ejemplo, lamiendo el chupete caído antes de darlo al bebé o chupando la biberón para probar la temperatura. Para eso, lo mejor es colocar algunas gotas en la mano. Pero en realidad, no hay mucha diferencia respecto a ser cuidadoso: a largo plazo, usted no puede impedir que las bacterias entren en la boquita del niño. Al fin de cuentas, ellas pueden ser transmitidas con las caricias y los besos. Pero quédense tranquilos: las bacterias por sí solas, no provocan caries; ellas necesitan encontrar condiciones de reproducción en el revestimiento de los dientes (placa). Por eso es importante que ustedes, también verifiquen que sus dientes están en orden y que hagan el eventual tratamiento antes del nacimiento, con el objetivo de prevenir que su bebé tenga problemas dentarios relacionados a caries. Las bacterias de la cavidad bucal (entre ellas, el streptococcus mutans), junto con las secreciones, células y residuos de alimentos, forman una capa en la superficie superior de los dientes, llamada placa bacteriana. Cuando el niño ingiere alimentos y bebidas que contienen carbohidratos o azúcar, una parte se deposita en esta capa, sirviendo de alimento para las bacterias causadoras de las caries. Cuando el azúcar es refinada, se producen ácidos que remueven los minerales de la dentina y a largo plazo, provocan caries. La saliva ejerce una función protectora natural, porque limpia constantemente los dientes y neutraliza los ácidos perjudiciales. Además de eso, ella ayuda a mantener los dientes saludables y a

¿Cómo surgen las caries?
Al contrario de la creencia, aun bastante difundida, las caries no son hereditarias e inevitables; en realidad, ellas son causadas por bacterias. Lo que simplemente puede ser heredado es una cierta predisposición, que sin embargo, puede ser neutralizada con éxito, a través de una buena higiene oral y una alimentación saludable y balanceada. La cavidad oral del bebé aun es estéril al momento del parto, pero con la formación de la flora bucal, que contiene muchas bacterias buenas y útiles, más temprano o más tarde, la bacteria de la caries (el streptococcus mutans) también se establecerá en la boca. Muchas veces sucede que los papás aceleran este proceso inadvertidamente, pasando sus bacterias al ni-

44

Boca y Dientes

45

Sugerencia
No deje que su hijo beba mucho liquido durante las comidas, porque la bebida no debe sustituir la producción de saliva. Así, el niño sólo debe beber cuando la boca está vacía y después de masticar bien e ingerir los alimentos. Está claro que su hijo puede y debe beber entre las comidas, si está con sed. Pero, tenga cuidado para que la biberón no esté siendo usada sólo para chupar.

es casi siempre la misma: el uso prolongado de la biberón, principalmente con bebidas que contengan azúcares y/o ácidos, por ejemplo té dulce, jugos de fruta y también leche. Si el niño tiene el “terreno libre” para beber biberón todo el día, los dientes serán constantemente bañados por estos líquidos, que atacan el esmalte. Observe a su hijo cuando él esté bebiendo, para impedir que él se quede solo chupando la biberón, es decir, usándola como si fuese un chupete.

reponer los minerales. Pero nuevamente: respirar por la boca, puede tener un efecto negativo aquí, el del resecamiento (vea también la página 25 y siguientes). Sin embargo, existen zonas de la cavidad oral que tanto la saliva como el cepillo de dientes tiene dificultades en alcanzar. Entre ellas están las depresiones, llamadas fisuras, en las superficies de masticación de los molares, el borde de las encías y los espacios entre los dientes, especialmente cuando ellos están muy próximos o inclinados. Por lo tanto, esas zonas sensibles deben recibir una atención especial durante el cepillado de los dientes. Caries de biberón Cuando los niños pequeños comienzan a tener caries desde temprano, la razón Sugerencia
Cuanto más natural sea la alimentación (con frutas y alimentos crudos, por ejemplo), más masticación tendrá que ser realizada y más profunda será la auto-limpieza de los dientes.

Flúor – los pros y los contras
Tal vez usted recuerde que, hace un tiempo atrás, era común la prescripción de comprimidos de flúor a los niños pequeños. Actualmente esta práctica es discutible. No obstante, está científicamente comprobado que, en una cierta dosis, el flúor endurece el esmalte de los dientes, dejándolos más resistente contra las caries, el problema está en saber cuál es la cantidad correcta. Es que el flúor solo, es considerado inofensivo en dosis muy pequeñas. Por lo tanto, todos los métodos de administración de flúor, deben ser rigurosamente monitoreados. La dosis excesiva, resultado de la ingestión concomitante de la crema dental y comprimidos de flúor, por ejemplo, puede dañar el esmalte y si es mantenida por mucho tiempo, puede perjudicar hasta el desarrollo de los huesos. Para evitar que su hijo ingiera la crema dental, sobre todo las que contienen flúor, guárdela siempre en un local seguro, fuera del alcance del niño. Si son administradas dosis elevadas de flúor por mucho tiempo,

46

puede ocurrir la llamada fluorosis dental, que causa la formación de manchas y líneas blancas y opacas en los dientes, que más tarde pueden volverse marrones. Otro problema: el esmalte se torna poroso y por lo tanto menos resistente a los ácidos. El exceso de flúor también puede perjudicar el metabolismo de los lípidos. Además de eso, algunos alimentos contienen una pequeña cantidad de flúor, actualmente, muchas veces sin que tengamos conocimiento. Es posible encontrarlo en el agua y en la sal fluorada. Por lo tanto, sólo con la alimentación ya se torna prácticamente imposible determinar la cantidad de flúor que cada uno de nosotros ingiere diariamente. A pesar de todo eso, el flúor es importante para la formación general de huesos y dientes, para la reposición de los minerales necesarios para la dentición y para tornarla más resistente a los ácidos al fijarse a la capa externa del esmalte, ayudando así a la prevención contra las caries. Sin embargo, las caries no surgen debido a la falta de flúor. Lo esencial para la prevención de las caries, es una alimentación saludable, una masticación correcta y una higiene bucal regular y adecuada. De acuerdo con los actuales conocimientos, la Deutsche Gesellschaft für Zahn-, Mund- und Kieferheilkunde (Sociedad Alemana de Medicina Oral y Odontología) recomienda una aplicación local de flúor directo en los dientes, por ejemplo a través del uso de crema dental. Los papás deben cepillar los primeros dientes de leche, una vez por día,

usando crema dental con flúor (con concentración máxima de 500 ppm) en cantidad equivalente al tamaño de una arveja. Al completar dos años, los niños deben cepillar los dientes dos veces por día. Pero no hay por qué preocuparse: hoy en día, el nivel de flúor en las cremas dentales infantiles, es tan bajo, que ellas son completamente inofensivas, aunque el niño eventualmente, la ingiera durante el cepillado. Sin embargo, los pequeños jamás deben utilizar cremas dentales para adultos, que contienen de dos a tres veces más flúor, un nivel muy elevado para los niños pequeños.

La primera visita al dentista
Para evitar el miedo posterior, usted debe hacer la primera visita al dentista lo más anticipado posible, para que su pequeño se habitúe. Por ejemplo, él podría acompañar a uno de los papás, que tiene una consulta de rutina, siempre y cuando su dentista esté de acuerdo y que ningún tratamiento importante sea realizado en ese día. A fin de cuentas, la manera como ustedes reaccionan al tema en casa, es otro factor importante. Si el niño siente que existe temor de su parte, eso le ayudará a estimular el miedo. Con la colaboración de su dentista (que puede hasta ser un especialista en ganar la confianza de los niños) y con todo su amor y cariño, su hijo enfrentará la visita al consultorio como mera parte de la rutina.

1

Associação Alemã para Medicina Dentária e Oral

Boca y Dientes

47

¿Cuándo ir al dentista? Con el aparecimiento del primer diente de leche, llegó la hora de la primera visita al dentista. La primera consulta será básicamente, sólo una revisión. Sin embargo, es exactamente este tipo de consulta (por ejemplo, que no fue motivada por un dolor de dientes) que le ayudará a su hijo, a ganar confianza. Asuntos importantes como alimentación, higiene oral y técnica de cepillado, pueden ser conversados en esta primera visita al dentista.

Cuando aparezcan los molares, usted deberá llevar a su hijo nuevamente al dentista. En esta ocasión, será realizado un examen de la mordida y de eventuales caries. A partir de allí, las consultas deben ocurrir a cada seis meses, ya que en los dientes de leche, las caries pueden esparcirse rápidamente.

Sugerencias para motivar al niño a limpiarse los dientes
Cepillar los dientes, raramente es la actividad favorita de los niños. ¿Qué hacer para que ellos laven sus dientes de forma placentera y sin enojo? Dé el ejemplo: los niños observan a los adultos e imitan muchas cosas que ellos hacen. Si usted se cepilla los dientes con buen humor, mientras su hijo observa, eso le despertará curiosidad y él hará lo mismo. Al mismo tiempo, el cepillo debe ser parte de su rutina diaria. Además de eso, ¿por qué no dejar que su hijo le ayude a usted a cepillarse los dientes de vez en cuándo? Explique por qué la higiene bucal es tan importante. Existen muchos libros ilustrados que explican de manera interesante y divertida, los por qué de la necesidad de cepillar los dientes. Es importante que el niño consiga verse mientras se lava los dientes. Por eso es una buena idea colocar en el baño un espejo apropiado para el niño, es decir, a la altura de los ojos Un “calendario de sol y lluvia” motiva para el cepillado diario: si los dientecitos son bien lavados se pinta un sol, en caso contrario, una nube de lluvia Un cronómetro alegre y colorido, programado para tres minutos obligatorios, podrá incentivar al niño a “aguantar” el cepillado hasta el fin. Una música alegre sobre cepillar los dientes puede recordar al niño, sobre la importancia de la higiene bucal diaria sin que usted precise dar un sermón Transforme el cepillado en un juego. Usted dice: “¡Mira todo lo que comiste ahora!” Enseguida enumere los alimentos que fueron consumidos en aquel día, de seguro su hijo le va a pedir por si solo irse a cepillar los dientes

48

líquidos, eso podrá mejorar aun más ese efecto de lavado, siempre y cuando, las bebidas no contengan azúcar. Por otro lado, provocan caries, los alimentos que contienen azúcar o harina y que, debido a su consistencia pegajosa, quedan entre los dientes. Eso vale, tanto para el azúcar refinado como para azúcar rubia. Alimentos como miel, pasas y otras frutas secas, no pertenecen a la categoría de “amigos de los dientes”, a pesar de ser preferibles, desde el punto de vista de la salud. Las salsas ya preparadas y otros condimentos, también contienen cantidades considerables de azúcar. Por lo tanto, no cuesta nada, dar una mirada en la lista de ingredientes del embalaje para verificar si hay algún azúcar “escondido”, como maltodextrina, maltitol y lactosa. El tiempo en que la comida permanece en contacto con los dientes, también es importante; comer lentamente caramelos y dulces, tiene un efecto particularmente negativo. Es natural que, más tarde o más temprano, su hijo desarrolle un gusto por dulces. No hay absolutamente nada de equivocado con eso, siempre y cuando usted observe algunas reglas importantes: el consumo de meriendas y de todo aquello que contiene azúcar entre las comidas, inclusive bebidas endulzadas, como limonada, debe ser mínimo. Es mejor ofrecer algo dulce al niño, una vez por día y siempre cepillar los dientes de inmediato.

Receta de éxito: una alimentación saludable
Una alimentación equilibrada es tan impor tante para la salud de los dientes como una higiene adecuada. Eso significa muchos cereales y productos integrales, frutas y legumbres, yogur t, leche y queso, un poco de carne o pescado regularmente , salchichas, grasas y aceites vegetales sólo en pequeñas porciones y la menor cantidad posible de dulces. Los cereales, las frutas, las legumbres y la carne deben ser bien masticados, para que sean saboreados y para facilitar la digestión, eso estimula el flujo de saliva y for talece las defensas del cuerpo contra las caries. Además de eso, los dientes reciben una limpieza preliminar durante el acto de la masticación, a través de sus movimientos mecánicos. Si hay amplia ingestión de

Boca y Dientes

49

Estas vitaminas y sales minerales hacen bien a los dientes, a la boca y a los maxilares
Vitamina A Vitamina C Para membranas mucosas saludables Para huesos maxilares fuertes, encías firmes, protección contra bacterias Vitamina D e cálcio Vitamina E Para encías saludables Germen de trigo Para dientes y huesos Leche, huevos, pescado, plátano Huevos, mantequilla, pescado zanahoria, espinaca Papa, brócolis, pimentón, frutas cítricas

50

¡Pero cuidado!: cepillar los dientes con mucha frecuencia también no es saludable, porque puede haber abrasión del esmalte. Eso significa que él puede ser prácticamente “barrido hacia afuera”, colocando presión en las encías. Por regla general, cuando el

niño pueda sentarse, él debe comer en la mesa, con el resto de la familia. Aproximadamente a los diez meses, el bebé será capaz de comer cada vez más alimentos sólidos y gradualmente, podrá probar la comida que el resto de la familia esté comiendo.

Prueba de evaluación de las funciones orales
Cuando aparezcan los primeros dientecitos, será una buena idea hacer esta pequeña experiencia para verificar si no hay eventuales problemas en las funciones orales (consulte también la sección “Desde el inicio”, en la página 9). 1. ¿Usted es capaz de detectar alguna mala formación en los dientes y en los maxilares del bebé? 2. ¿Su hijo tiene dificultades para alimentarse, beber, morder, masticar o ingerir? 3. ¿Su hijo respira principalmente por la boca, en vez de respirar por la nariz? 4. ¿Su hijo mantiene la boca normalmente abierta? 5. ¿Su hijo demuestra algún problema en el habla o en la voz? 6. ¿Su hijo ronca con frecuencia? 7. ¿Su hijo se queja de dolores de cabeza, cuello o espaldas? 8. ¿Su hijo tiene problemas en la postura, en las funciones motoras o en la percepción sensorial? 9. ¿Su hijo tiene resfriados frecuentes o sufre con alergias? 10. ¿Su hijo chupó el dedo o usó el chupete después de los tres años de edad? 11. ¿Su hijo tiene alguno de estos hábitos: cerrar o rechinar los dientes, ejercer presión sobre la lengua, morder las uñas, morder o absorber los labios? 12. ¿Su hijo perdió algún dientecito de leche antes de tiempo, en un accidente o debido a caries? Si usted respondió “sí” a una o más preguntas, es posible que su hijo tenga alguna disfunción oral. En este caso, por precaución, marque una consulta con su dentista o pediatra. Si es necesario, ellos podrán encaminarlos al especialista correspondiente, ya sea un ortodontista, un fonoaudiólogo u otorrinolaringólogo.
Fuente: adaptado de GZM Internationale Gesellschaft für Ganzheitliche Zahn-Medizin e.V. (Sociedad Internacional de Odontología Holística).

Boca y Dientes

51

Conclusión
Conclusión
Estimados padres,
A los dentistas y ortodontistas, les gusta repetir la máxima “la salud comienza en la boca”. Esto porque, en general, las personas desconocen completamente todo aquello que depende de la boca y de la nariz: ellos influyen en toda nuestra vida, desde el nacimiento. Es exactamente en el inicio, más que en cualquier otra etapa de la vida, que el organismo depende de los “materiales de construcción” para su desarrollo completo, aire y alimento, no sólo deben estar disponibles, sino también deben ser “consumidos” correctamente. En otras palabras, tienen que estar preparados para el proceso de metabolismo. Respiración, alimentación y movimiento ideales, los tres principales pilares de una vida saludable, exigen el funcionamiento perfecto tanto de la boca como de la nariz. Desde la primera infancia, usted puede ayudar a reducir el riesgo de que su hijo desarrolle enfermedades y disfunciones asociadas a la boca y a otras funciones básicas. Entre ellas están no sólo las enfermedades específicas de los dientes, boca y maxilares (p.ej., caries y mala formación) como también los síntomas que acompañan la respiración incorrecta, la alimentación inadecuada y la mala postura, que fueron mencionados en esta guía, así como los defectos del habla, los problemas de comportamiento, los desórdenes metabólicos y otros. Como todos saben, la mejor y más correcta manera de protegernos de esas enfermedades, es previniéndolas. La prevención será aun más eficaz, si se observa las reglas elementares que nos mantienen saludables:

• • • •

Una dieta balanceada, con alimentos ricos en nutrientes, de preferencia frescos y preparados con amor; todo con moderación, regularidad y masticado bien y sin prisa Higiene dental, oral y personal regulares, conforme sea necesario Ejercicio físico regular y placentero Mucho aire fresco Un ambiente social adecuado para niños y lo más natural posible, donde su hijo pueda desarrollarse libremente

Ustedes no deben ser muy permisivos ni muy rígidos; experimenten y busquen siempre el equilibrio. Aprovechen la vida y proporcionen amor, imaginación y sentido del humor a su hijo. Les deseo mucha suerte y felicidad. Cordialmente,

Dr. med. dent. Hubertus von Treuenfels
(Doctor en Odontología, ortodoncia con consultorio en Eutin, Alemania, profesor universitario y padre de cinco hijos)

52

Anotaciones
Anotaciones

Boca y Dientes Mouth & Teeth

53

54

Índice Remisivo Índice Remisivo
Alimentación 13, 19, 27, 31f, 44ff, 49ff Amamantamiento 17ff, 32, 41 Bacterias 13f, 29, 38ff, 44, 50 Biberón 19ff, 35, 44ff Caries 13f, 19, 20, 29, 41, 44ff, 52 Chupar el dedo 22f, 31 Chupete 19ff, 31, 35, 44 Crecimiento del rostro 17ff, 25ff Cuidados dentarios 13f, 40ff Deglución 9f, 19, 27, 31f, 46 Dentición 39ff Dentista 13, 29, 40, 47ff, 52 Desarrollo del niño 9ff, 17ff, 25ff, 31ff, 37ff, 51 Desarrollo de la cavidad oral 10f, 17ff, 31ff, 39f Desarrollo de los maxilares 10, 17ff, 25, 29, 31, 37ff Dientes apiñados 41, 46 Dientes de leche 13, 18, 37ff Dolor de diente 38ff Embarazo 13f, 37 Enfermedad periodontal 13, 52 Flúor 41, 44, 46f Formación de los sonidos 20, 31f, 34f Funciones orales 9ff, 27ff, 31ff, 51 Habla 9ff, 20, 27, 29, 31f, 34f Higiene oral 13f, 40ff Holístico 10, 52 Infecciones 10, 29 Mala formación de dientes y maxilares 10, 20ff, 29 Mala formación de los maxilares 10, 29, 51 Mala formación de los dientes 10, 20ff, 29 Masticación 9ff, 19f, 27, 31, 38ff, 46f, 49 Mente 10, 23 Metabolismo 10, 47 Mordida abierta 23 Mordida posterior 17f, 23 Muerte súbita 22 Olfato 27, 29 Paladar 27, 29 Postura 10, 19 Prognatismo 22 Respiración 10, 25ff, 31, 46 Síndrome de la Muerte Súbita Infantil (SMSI) 22 Sistema motor 10 Succión 9f, 17, 19ff, 27, 31, 35, 41, 46 Sugerencias 14, 19, 23, 29, 32, 35, 39, 46, 48 Técnica de cepillado 42 Tetina de la biberón 19ff

Boca y Dientes

55

Ficha técnica Este folleto fue producido con la colaboración del Dr. med. dent. Hubertus von Treuenfels, Doctor en Odontología y ortodoncia con consultorio en la ciudad de Eutin, en Alemania. Edición MAPA GmbH/NUK Baby Products Industriestraße 21–25 27404 Zeven Alemania Tel.: +49 (0) 4281 73 - 0 Fax: +49 (0) 4281 73 - 241 Edición y layout UMPR Ute Middelmann Public Relations GmbH Mittelweg 111A 20149 Hamburgo Alemania Tel.: +49 (0) 40 480637 - 0 Fax: +49 (0) 40 478663 E-mail: info@umpr.de www.umpr.de Fotografías Kristin Schnell, Hamburgo, Alemania Antje Anders, Munique, Alemania Ilustraciones Birte Alber, Hamburgo, Alemania Para más informaciones sobre los productos NUK, comuníquese con el Servicio de Apoyo a los Padres de NUK. Tel.: +49 (0) 1801–627246 (€0.04/min) O visite nuestro sitio en español en www.nuk.de NUK es una marca registrada de MAPA GmbH, Alemania.

56

Boca y Dientes
La Guía NUK para el desarrollo saludable de dientes, boca y maxilar, fue producido con la colaboración del Doctor en Odontología Hubertus von Treuenfels, que dirige un consultorio de ortodoncia en Eutin, en Alemania. Este folleto es la cuarta publicación de la Biblioteca NUK, conteniendo informaciones valiosas sobre los siguientes temas: • Importancia de un desarrollo oral saludable • Higiene oral durante la gravidez • Crecimiento del maxilar y de la mandíbula y dentición de leche • Importancia de las funciones orales, incluyendo la respiración y el habla • Sugerencias sobre cuidados dentarios, la primera visita al dentista y mucho más

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful