Está en la página 1de 4

La musicoterapia: Una alternativa para contrarrestar la

Dislexia

Introducción

La primera referencia que se tiene del término dislexia ocurrió en 1872 por el profesor, y
doctor en Medicina, R. Berlin de Stuttgart, Alemania, que lo usó para describir un caso
de un adulto con dislexia adquirida, es decir, pérdida de la capacidad de leer causada
por una lesión cerebral.

Varias teorías sobre dislexia se han sugerido a lo largo de los años. Era en 1896 que W.
Pringle Morgan describió la condición en un parte que fue publicado en British Medical
Journal. El papel fue dado derecho “ceguera de palabra congénita” y estaba sobre un
muchacho que no había aprendido leer por la edad de 14, a pesar de tener un nivel
normal de inteligencia y ser generalmente competente en el resto de las áreas.

Una serie de artículos sobre dislexia fue publicada en varios gorrones médicos en los
1890s y los 1900s tempranos de un oftalmólogo llamaron a James Hinshelwood.
Hinshelwood liberó un libro, también llamado la “ceguera de palabra congénita” en 1917,
en la cual él sugirió que el mayor problema en dislexia fuera una memoria visual pobre
para las palabras y las cartas. Él describió cómo los niños con la condición tendieron a
escribir a cartas la manera incorrecta alrededor o tenía dificultad que leía y que
deletreaba palabras. El consideraba que la dificultad de la dislexia para la lectura y
escritura se debía a la falencia que tiene la persona para la adquisición y almacenamiento
dentro de su cerebro de la información visual que adquiere la persona de las palabras y
letras que debía comprender en la lectura o expresar en la escritura. (Gayán, 2001)

No obstante, Uno de los problemas del aprendizaje que se presentan dentro del ámbito
educativo es la Dislexia, la inquietud surge con base a un artículo titulado La
musicoterapia mejora también el aprendizaje de los niños con necesidades
especiales publicado en ABC educación 16/01/2019 por Carlota Fominaya donde
valoriza el estudio del neurocientifico John R. Iversen que asegura que la música
potencia habilidades cognitivas y desarrolla el cerebro de los niños desde su más tierna
infancia.

Plantea una cuestión ¿Por qué no exportarlo a menores con distintas capacidades? Ya,
que existe, señala este experto, un interés considerable en el uso de la musicoterapia
para otras poblaciones con necesidades especiales (autismo, por ejemplo) que se
centran en las recompensas positivas y las conexiones sociales promovidas
especialmente por la música grupal.

De aquí partimos en retomar la cuestión ¿por qué no exportar la musicoterapia como una
modalidad de tratamiento eficaz para mejorar las habilidades de lectura y escritura en los
niños diagnosticados con Dislexia?

Podemos partir de la idea de que las terapias que se pueden aplicar para las personas
que tienen Dislexia, es la musicoterapia, basada en la reproducción musical con fines
terapéuticos, donde la elección de la música genera diferentes aspectos en la persona a
nivel biológico en su cerebro, emocional, social. Se suele usar en numerosas ocasiones
para tratar a personas que presentan Problemas del Aprendizaje, dentro de la Educación
Especial, gracias a que causa efectos positivos en la persona en términos de relajación,
autoconfianza, y de felicidad. Este tipo de terapia se puede relacionar con tres elementos
que son fundamentales dentro de la música, que son la parte fisiológica, la emocional y
la intelectual.

De igual manera existen tres técnicas diferentes en que se puede aplicar la


musicoterapia, estas son la ritmoterapia, la meloterapia y la armonoterapia; cada una con
sus específicos objetivos. Otro aspecto importante de la musicoterapia es que se la
puede emplear de tres maneras diferentes que son la activa, la receptiva y receptivo-
activa interdisciplinar. Con la unión de la musicoterapia y la Dislexia, se ha podido
generar una interesante terapia para ayudar a estas personas que presentan dicho
Problema del Aprendizaje; ya que al aprender a entender la música y seguir el ritmo de
la misma, la persona comienza a comprender el ritmo que debe llevar al momento de la
lectura y así mismo en la escritura; ya que para que se puede tener la habilidad de la
lectura de una manera fluida se necesita seguir un ritmo que permitirá la comprensión de
lo que se lee, así como con la entonación que se digan las palabras, para así poder
transmitir el mensaje a los demás. Esto también ayudará a que la persona pueda
aprender a tener una conciencia fonológica, lo que causará como consecuencia una
mejora en las habilidades lectoras y a su vez en las habilidades de escritura. (Oneca
Carreras, 2015)

Los efectos de la dislexia van más allá de la dificultad de aprender a leer, ya que afecta
también a la autoestima del niño, que puede mostrar una cierta falta de atención e interés
porque no comprende con claridad lo que se le dice.

La musicoterapia se puede utilizar como tratamiento especial en niños con problemas de


lenguaje, ya que cantar o realizar juegos rítmicos y musicales, son un medio de expresión
de gran valor emocional y satisfactorio.

La musicoterapia consiste en la aplicación de intervenciones basadas en la música sobre


los objetivos del tratamiento no musicales.

La Musicoterapia funcionaría porque muchos de los procesos cerebrales que intervienen


en la música se comparten con las zonas responsables del movimiento, la coordinación,
el equilibrio, la emoción, el lenguaje, la audición, la memoria, etc. Gracias a la influencia
que ejerce la música en nuestro cerebro, la musicoterapia puede utilizarse para objetivos
físicos, sensoriales, cognitivos, emocionales y psicosociales.

Mediante la aplicación de musicoterapia, muchas niñas y niños pueden mejorar


considerablemente el déficit fonológico, y en términos generales podríamos decir que el
tratamiento consigue además de esa mejora en el procesamiento del lenguaje también
la mejora inmensa en las percepciones, la motricidad y la afectividad personal. Alivio y
disminución de tensiones, problemas, inquietudes, miedos, bloqueos y ansiedad.
Estímulo en los receptores sensoriales táctiles y auditivos. Equilibrio psicofísico y
emocional y por último modificación de respuestas psicofisiológicas: ritmo cardíaco,
amplitud respiratoria, y reflejo psicogalvánico, etc.

Hipótesis
Dado a que existen varios casos de problemas del aprendizaje en el aula, lo que llega a
generar que esta sea una de las causas por las cuales algunas alumnas presentan un
pobre rendimiento académico, es indudable considerar que uno de estos problemas
pueda ser la Dislexia. Existen muchos factores que se derivan de este problema del
aprendizaje tales como problemas de autoestima y autopercepción, problemas sociales
con sus pares, así como su familia, o problemas laborales en la adultez en caso de que
la persona diagnosticada con dicho trastorno no haya sido atendida o diagnosticada con
este problema del aprendizaje.

Pregunta de investigación

¿La musicoterapia es una modalidad de tratamiento eficaz para mejorar las habilidades
de lectura y de escritura en los niños diagnosticados con Dislexia?