Está en la página 1de 3

ANEXO DE ACTIVIDADES

“El regalo”

El establecimiento Arlene Fern junto a un equipo interdisciplinario


formado por coordinadores, docentes y profesionales de la escuela
elaboró una serie de orientaciones para acompañar la lectura y el
trabajo de este libro en el ámbito escolar. Adjuntamos algunas de estas
propuestas para maximizar el potencial de este libro y los valores que
de él se desprenden, de modo que esto permita que la inclusión de
alumnos con discapacidad sea un acto genuino.

Orientaciones y lineamientos para trabajar con el libro


Entendemos que las escuelas deben promover ambientes y culturas
inclusivas, en las que se valore la diferencia y se respete la diversidad.
Sugerimos aquí algunos lineamientos para abordar los contenidos del
libro El Regalo, para así poder sensibilizar a los alumnos sobre las
necesidades de las personas con discapacidad y desarrollar en ellos
habilidades sociales para mejorar la convivencia tanto dentro como
fuera del marco escolar.

Para antes de la lectura: actividades de sensibilización

1. ¿Qué es la discapacidad? Recomendamos indagar acerca de los


saberes y creencias previas de los alumnos sobre los conceptos de
discapacidad e inclusión, a través de distintos recursos y
propuestas. ¿Qué les sugiere cada una de estas palabras? ¿Qué
saben sobre el tema? Sugerimos tomar nota de las ideas y
comentarios de los alumnos para retomar posteriormente a la
lectura.

2. Desentrañando prejuicios. Utilizando distintos ejemplos de


discapacidad, los alumnos pueden formular algunas hipótesis
acerca de lo que sí puede hacer una persona con determinada
discapacidad, ya sea con ayuda o de forma autónoma. Esto se
puede plasmar en un cuadro, tabla o incluso bajo un formato de
expresión artística, para luego compartir e intercambiar con otros.
3. La inclusión en primera persona. Se podría invitar a alumnos de
cierta edad a que experimenten la inclusión en primera persona:
dando una vuelta manzana en silla de ruedas, caminando con los
ojos tapados por la escuela utilizando un bastón, etc. Esto no solo
permitiría interiorizarse con la importancia de mantener en buen
estado veredas y calles, sino también vivenciar lo que de alguna
manera experimentan cotidianamente las personas con
discapacidad.

Para después de la lectura: acciones inclusivas

1. Leer para sentir. Sugerimos ayudar a los alumnos, mediante


distintos soportes, a poner en palabras sensaciones y
sentimientos que les despierta la lectura, para ello sugerimos
retomar imágenes y diálogos que aparecen en el libro para
profundizar en el análisis del texto. Sería interesante comparar el
mensaje del cuento con las creencias previas de los alumnos.
2. Una buena definición de inclusión. Se puede buscar en
diferentes fuentes información para definir los conceptos de
discapacidad e inclusión (sugerimos recuperar las
conceptualizaciones de la Convención Internacional de Naciones
Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad).
3. Otras voces. Se puede entrevistar a personas con discapacidad
para conocer sus trayectorias de vida, deseos, expectativas,
aspiraciones. Los alumnos pueden luego volcar dicha información
en distintos productos y exponerlos en distintos espacios para así
difundir sus experiencias de vida.
4. Ideas inclusivas. Se pueden retomar contenidos del libro para
reelaborar algunos aspectos específicos de la inclusión. ¿Cómo
debería ser una “casa inclusiva” como la que aparece en el libro?
¿Cómo debería funcionar el transporte público? ¿Qué diseño
deberían tener las escuelas para ser espacios verdaderamente
inclusivos?
5. Investigar para incluir. Los alumnos pueden realizar también
proyectos de investigación sobre edificaciones y disposiciones en
vigencia que afectan a la integración de personas con
discapacidad.
6. Campañas inclusivas. Se podrían desarrollar campañas de
concientización para incentivar actitudes de responsabilidad en
relación a la discapacidad, por ejemplo el no tapar rampas o
cuidar el estado de las veredas.
7. Jugar para incluir. Se les puede solicitar a los alumnos que
adapten distintos juegos y deportes que realizan en las clases de
Educación Física y en los recreos, para que puedan jugar niños y
niñas con distintas discapacidades. Por ejemplo, ¿cómo podrían
adaptarse las reglas del futbol para que puedan jugar alumnos con
determinadas discapacidades motrices? ¿Qué tipo de juegos se
pueden promover en el recreo para que jueguen todos?

AUTORAS DEL ANEXO

Natalia Coria
Profesora especial y Estimuladora de la Escuela Comunitaria Arlene Fern
Judith Kenigsberg
Docente de grado de la Escuela Comunitaria Arlene Fern
Romina Rajchnudel
Psicóloga de la Escuela Comunitaria Arlene Fern
Silvia Vinocur
Psicomotricista de la Escuela Comunitaria Arlene Fern

Coordinación de la propuesta
Licenciada Viviana Zelener