Está en la página 1de 14

LA TRADICIÓN CERÁMICA PINTADA DEL ORIENTE DE VENEZUELA

Iraida Vargas Arenas


Universidad Central de Venezuela

La primeras noticias que se tienen de sitios pertenecientes a la


tradition pintada del oriente de Venezuela son las ofrecidas por Howard
(Howard, 1943) en 1943 cuando excavó, en el Orinoco Medio, el sitio de
Ronquín. En 1961, Rouse y Cruxent (Cruxent y Rouse, 1961:246) reportan
la existencia del sitio Saladero en el Bajo Orinoco, y lo proponen como
el origen de su Serie Saladoide, argumentando mayor pureza en el estilo
decorativo y una mayor antigüedad.

A pesar de todas estas teorías sobre el origen y desarrollo


posterior de Saladero que son manejadas hasta 1967, poco se conocía a
cerca de las características esenciales de su alfarería, de sus formas
de asentamiento y al mismo tiempo se tenían profundas dudas acerca de
la cronología propuesta por los autores mencionados.

Por todas estas razones, en 1968 Vargas y Sanoja inician los tra-
bajos del llamado Proyecto Orinoco en la region oriental del país con
el fin de aclarar, en lo posible, los problemas mencionados. Excavan
en la costa oriental, sobre la península de Paria el sitio Cuartel en
1968 y el sitio Puerto Santo en 1975- Excavan Ronquín en 1973 y la
Gruta en 1975 y 1977 ambos situados en el Orinoco Medio; sitios todos
con alfarería pintada los cuales ofrecen nuevos datos acerca del origen
y difusión posterior de la misma.

A partir de los nuevos datos obtenidos nos permitimos proponer al


Orinoco Medio como punto de origen, para Venezuela, de la alfarería
pintada y específicamente al sitio La Gruta como el más. antiguo hasta
ahora de la tradición, con una fecha de 650 A.C. (Vargas, 1974; Sanoja
Vargas 1974; Vargas 1975; Vargas 1976 TD.)

LAS DIFERENTES OCUPACIONES CERAMISTAS


DEL ORIENTE DE VENEZUELA

El oriente de Venezuela estuvo poblado en el último milenio antes


de Cristo por los representantes de dos tradiciones alfareras conocidas
arqueológicamente como la tradición Barrancas y la tradición Ronquíh-
Saladero; estas toman sus nombres de los sitios arqueológicos Barrancas
y Saladero respectivamente, situados en la zona del Bajo Orinoco y de
Ronquin, ubicado en el Orinoco Medio.

La tradición Barrancas antecede en el tiempo a la de Ronquín-


Saladero y se caracteriza, de manera general, por la existencia de
aldeas que se pueden incluir dentro de la categoría de communidades
nucleares simples, las cuales se asientan en el Bajo Orinoco alrededor
de 1.200 a 1.000 A.C. y persisten hasta 1.500 D.C. La alfarería
barrancas es compleja y pesada, con un excelente manejo de los

276
volumenes y con una gran riqueza de formas de vasijas, utilización de
la piedra molida y las espículas de esponjas de agua dulce como
antiplástico y el predominio como técnica decorativa del modelado
inciso, el cual es espectacular, especialmente en la ejecución de
grandes adornos zoo y antropomorfos. Aunque los barranqueños
utilizaron pigmentos en la decoración de su alfarería, como es el caso
de la decoración bicolor roja y negra y la pintura roja global, los
sitios barrancoides pertenecen a una tradición básicamente plástica,
diferente cultural y cronológicamente de la tradición pintada del
oriente de Venezuela.

Por su parte la tradición Ronquín-Saladero se caracteriza, de


manera general, por la existencia de pequeñas aldeas que se pueden
incluir dentro de la categoría de comunidades semipermanentes seden-
tarias, las cuales se asientan en el Orinoco Medio en 650 A.C. y per-
sisten hasta 300-500 D.C., cuando son absorbidas por poblaciones
occidentales, posiblemente de filiación andina. La alfarería Ronquín
es estilizada y liviana; con vasijas de formas suaves, redondeadas y
abiertas, de tamaño medio o pequeño; se usa preferentemente a la arena
como antiplástico y predomina la utilización de los pigmentos rojo y
blanco en la decoración, aunque se usa también el modelado, la incisión
y el punteado, así como otras técnicas plásticas. Este complejo de
técnicas persiste hasta el aparecimiento de los representantes de otra
tradición, la tradición Arauquín, los cuales son portadores de técnicas
nuevas.

Los representantes costeros de la tradición Ronquín se diferencian


de los orinoquenses, ya que sus asentamientos son más grandes en
tamaño, aunque también pueden ser asimilados a las comunidades semi-
permanentes sedentarias.

Los Ronquinoides se mueven desde el Orinoco Medio hacía el Bajo


Orinoco y la costa de la Península de Paria, alrededor de 200 - 100
D.C. donde entran en contacto con los barranqueños, ya en el mismo
centro de población o con las poblaciones migrantes hacía la costa.
Allí se da una amalgama de influencias provenientes del Medio y Bajo
Orino y se produce una hibridizaciôn de las dos tradiciones, creándose
un nuevo estilo alfarero que muestra elementos de ambas tradiciones.
Uno de los sitios donde mejor se encuentra representado este estilo
hibrido es el de Puerto Santo, situado sobre la península de Paria.

Este nuevo estilo incorpora entre otros elementos los grandes


adornos de Barrancas y la pintura bicolor blanco sobre rojo y policroma
blanco y rojo sobre naranja, de Ronquín. Asimismo, presenta influen-
cias occidentales costeras, representadas por la utilización del rayado
cruzado inciso en zonas característico de Río Guapo.

Si analizamos las características del estilo decorativo de la


tradición en los distintos sitios, especialmente en lo que se refiere a
los pigmentos, podemos observar que la utilización de estos muestra un
cierto proceso de desarrollo que tiene su climax en las poblaciones
costeras del noreste de Venezuela y las Antillas.

277
En La Gruta la pintura blanca y roja es pre y post-cocci6n y
aparece en los comienzos de la ocupación representada con motivos poco
definidos; se trata en realidad de manchas de pintura, la mayoría de
las veces blancas y rojas y en ocasiones blancas sobre rojo. La
cerámica polícroma incluye lineas en negro pintadas sobre la superficie
blanca que cubre a su vez areas en rojo.

En Ronquín se siguen utilizando los mismos pigmentos, excepto la


pintura polícroma y los pigmentos son solamente pre-cocción pero
existen preferentemente, motivos decorativos más definidos, claramente
geométricos. Se incorpora definitivamente a la superficie sin pintar
al diseño decorativo. Esta esta las más de las veces recubierta con
engobe naranja y a veces crema. La pintura aparece combinada con
decoración plástica, generalmente punteado o incisión.

En Cuartel, Mayal, Aeropuerto, y demás sitios costeros de la


tradición los motivos pintados son ya más formalizados y complejos y se
puede, en consecuencia, hacer una distinción clara entre los tipos
blanco sobre rojo y blanco y rojo sobre crudo; se popularizan los tipos
blanco/crudo y rojo/crudo; se incorporan el rojo en bandas y rojo sobre
blanco, asimismo nunca se presentan las combinaciones de pintura con
incisiones u otras técnicas plásticas que se dan en los sitios del
Orinoco.

Los elementos plásticos de la tradición parecen haber sufrido un


proceso evolutivo en su morfología aunque no en el diseño.

Por ejemplo, los adornos biomorfos del sitio mas temprano de la


tradición, La Gruta, presentan una hendidura en la parte posterior de
la cabeza que a veces tiene forma de herradura. En los adornos de
Ronquín la hendidura pasa a formar a veces un hueco y en los sitios
costeros son definitivamente cóncavos o huecos, llegando a veces a
tener una pestaña o saliente.

Proceso evolutivo similar se observa en la posición de la nariz en


los mismos adornos. En los ejemplares del Orinoco prácticamente se
suprime la boca y se coloca a la nariz entre los ojos, como formando
una especie de 'trompa.' En los ejemplares costeros la nariz comienza
a ser colocada en un plano cada vez mas alto hasta llegar a aquellos
casos donde la nariz se encuentra colocada en un nivel superior al de
los ojos.

Continuando con el análisis morfológico de los motivos plásticos


podemos señalar que sucede con la incisión un proceso evolutivo similar
al presentado por el modelado de los adornos.

La incisión que se usa en la elaboración de los rasgos de los


adornos o para decorar las bocas de las vasijas es predominantemente
suave, de perfil semicircular, muy llana, en los sitios ribereños del
interior. En los sitios del litoral, si bien en un comienzo se observa
que continúa presentando la incisión descrita anteriormente, en un
cierto momento de la historia de la ocupación, alrededor de 570 D.C. se

278
prefiere utilizar una incision con bordes irregulares, perfil variable,
profunda e irregular en el trazado lo que muchas veces le confiere al
adorno un aspecto tosco.

Debido a los contactos con los grupos pertenecientes a la tradi-


ción plástica Barrancas observamos que son incorporados o reinterpre-
tados algunos de los elementos decorativos pertenecientes a esta
ultima. Los adornos biomorfos pequeños y con 'trompas' característi-
cos de los sitios tempranos de la tradición comienzan a aumentar de
tamaño y a variar en la ejecución de los rasgos característicos. Se
desecha la incision ronquín en la elaboración de los rasgos de la cara
y es sustituida por la incisión Cuartel. Las superficies tienden a ser
mucho menos homogéneas pero en general la impresión que produce la
decoración es de una gran magnificencia debido tal vez al tamaño y
abundancia.

En los sitios híbridos de la tradición, debido también a la


influencia de los grupos plásticos se usan los mismos motivos plásticos
en la decoración, pero ejecutados con técnicas pintadas. Entre estos
grupos se observa que existe un dominio similar tanto de las técnicas
plásticas como de las pintadas. Los motivos pintados son carac-
terísticamente geométricos, ejecutados con pintura bicolor, del espe-
sor de una hoja de papel, superficies pulidas, usando con preferencia
al blanco como background y el rojo para rellenar incisiones y cubrir
áreas modeladas todas éstas recubiertas previamente de blanco.

Los adornos barrancoides, ahora realizados también directamente


sobre la superficie de la vasija, siguen haciéndose inclusio respetando
los volúmenes, el uso repetido de las volutas incisas y colocándolos
sobre formas de vasijas a medias barrancoides a medias ronquinoides.
En general abundan, como en los sitios ronquinoides, las vasijas
abiertas, en forma de bote, boles hondos campaniformes pero también son
características las vasijas globulares en forma de pimpina
características de Barrancas; las vasijas con doble vertedero, las
vasijas cilindricas.

Un hecho interesante de resaltar es el de que en los sitios


híbridos de las dos tradiciones no se observa la presencia de rasgos
que marquen un contacto con poblaciones del occidente costero como Río
Guapo. En inciso rayado cruzado característico de este sitio y de los
sitios antillanos está casi ausente entre los representantes híbrido de
las dos tradiciones.

Conclusiones.

La distribución de los rasgos del diseño decorativo, rasgos mor-


fológicos del mismo así como otros elementos altamente significativos,
nos permite plantear que existe una unidad entre los representantes de
la tradición pintada sean estos del Orinoco o de la costa oriental de
Venezuela. Para ir más lejos, aunque dejamos esto a juicio de los
especialistas del área, se puede plantear una unidad similar con los

279
sitios de las Antillas Menores con características similares a ronquin-
saladero.

Es interesante anotar que esta uniformidad le dá coherencia a la


tradición y constituye una cadena histórico genética entre los dis-
tintos sitios. Los elementos, salvando las lógicas diferencias
productos de la evolución, presentan una linea de continuidad desde 650
A.C. en el Orinco hasta 200-400 D.C. en la costa.

Las influencias de las otras tradiciones del oriente de Venezuela


parecen originar, al menos en un caso, una nueva concepción de la
decoración y en general de la manufactura alfarera, pero siempre res-
petando los cañones estéticos que definen a las dos. La alfarería de
Puerto Santo constituye un perfecto equilibrio entre la gracilidad de
la decoración ronquíh y la fortaleza de la decoración Barrancas.

La tradición Arauquín, denominada por nosotros después de Howard


como Corozal, no parece influir en la tradición pintada del oriente de
Venezuela sino que existe una sustitución absoluta de aquellos grupos
por estos otros; aunque en la alfarería del mismo sitio de Ronquín se
observan algunos intentos de decorar las vasijas con diseño Corozal
ejecutado en pintura, pero sin ninguna trascendencia en la historia de
la arqueología del Orinoco. Proceso similar sucede entre los
representantes de la tradición barrancas y los arauquinoides y entre
estos y los ocupantes del sitio Bañador, todos en el Bajo Orinoco.

BIBILIOGRAFIA

Cruxent, J. M. e Irving Rouse


1961 ARQUEOLOGÍA CRONOLÓGICA DE VENEZUELA. Vol. I Union
Panamerican Washington.

Howard, George
1943 EXCAVATIONS AT RONQUIN, VENEZUELA. Yale University Press.
New Haven.

Sanoja Mario e Iraida Vargas


ANTIGUAS FORMACIONES Y MODOS DE PRODUCCIÓN VENEZOLANOS.
Monte Avila Editores. Caracas.

Vargas, Iraida
1974 LA TRADICIÓN SALAD0IDE. Actas del Congreso Internacional
de Americanistas. México. Ciudad de México.

Vargas, Iraida.
1975 LA GRUTA, UN NUEVO SITIO RONQUINOIDE DEL ORINOCO MEDIO.
Actas del VI Congreso Internacional de las Antillas
Menores. Guadalupe.

280
Vargas, Iraida y Mario Sanoja.
1977 COMPARACIONES ENTRE LA ARQUEOLOGÍA DEL BAJO Y MEDIO
ORINOCO. Actas del VII Congreso Internacional de las
Antillas Menores. Caracas.

Vargas, Iraida
1977 PUERTO SANTO, UN NUEVO SITIO ARQUEOLÓGICO EN LA COSTA
ORIENTAL DE VENEZUELA. Actas del VII Congreso Inter-
nacional de las Antillas Menores. Caracas.

Vargas, Iraida
1979 LA TRADICIÓN SALADOIDE DEL ORIENTE DE VENEZUELA. La Fase
Cuartel. Tesis Doctoral. Colección Monografías. Academia
Nacional de la Historia. Caracas.

Nieves de Galicia, Fulvia


1977 LA FASE BAÑADOR. INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL BAJO
ORINOCO. IIES. Universidad Central de Venezuela.

281
LISTA DE ELEMENTOS

1. ESPIRAL INDISA

2. RAYADO CRUZADO INCISO

3. RAYADO CRUZADO INCISO ZONIFICADO

4. INCISIONES CURVILÍNEAS

5. INCISIONES MULTIPLES RECTILÍNEAS ZONIFICADAS

6. INCISIONES MULTIPLES CURVILÍNEAS ZONIFICADAS

7. PEQUEÑOS ADORNOS BIOMORFOS CON HENDIDURA

8. PEQUEÑOS ADORNOS CÓNCAVOS

9. ASAS MODELADAS ORNITOMORFAS

10. BOTONES PUNTEADOS

11. ASAS MODELADAS EN FORMA DE HERRADURA

12. GRANDES ADORNOS BIOMORFOS CÓNCAVOS

13. CANALES MULTIPLES PARALELAS HORIZONTALES

14. PUNTEADO ZONIFICADO

15. PUNTOS OVALES IMPRESOS

16. AREAS GEOMÉTRICAS RECTILÍNEAS PINTADAS EN BLANCO SOBRE ROJO

17. POLICROMO BLANCO, ROJO Y NEGRO

18. AREAS GEOMÉTRICAS EN ROJO SOBRE BLANCO

19. RAYADO CRUZADO PINTADO

20. AREAS GEOMÉTRICAS CURVAS EN BLANCO SOBRE ROJO

21. ESPIRAL PINTADA EN NEGATIVO

22. AREAS GEOMÉTRICAS CURVAS EN BLANCO Y ROJO SOBRE CRUDO

23. AREAS GEOMÉTRICAS RECTILÍNEAS EN BLANCO Y ROJO SOBRE CRUDO


24. COMBINACIONES DE PINTURA BLANCO Y ROJO SOBRE CRUDO CON DECORACIÓN
PLÁSTICA

25. PINTURA ROJA EN BANDAS

26. PINTURA NEGATIVA

27. PINTURA DE GRAFITO 282


ELEMENTOS DEL PATRON DECORATIVO DE LA TRADICIÓN PINTADA
PRESENTES EN LOS SITIOS ARQUEOLÓGICOS DEL ORINOCO Y LA
COSTA ORIENTAL DE VENEZUELA

1 1
¡112 3 k 5 6 7 8 9 10 11 12 13 líf 15 16 17 18 19 20 21 22 23 2h
PUERTO SANTO i
(U5 D.C.) x 1 xx x x x X X ! X X X X
CUARTEL 1
(290 D.C) X i X X x X X x X X X X x X X x X X X X
RIO GUAPO ._, 1
(270 D.C.) X X X X X x ! i i
HAYAL 1
(100 D.C) X X X X X x X X X
1 X X X
RON^UIN
(ÍOO D.C) X X X X X x X x X X X X X X X X X
LA GRUTA
(655 A.C) X x X X x x
. x X X X X X X i x! X
BARRANCAS 1
(900 A.C) X í [i- X X X X X - '

NOTA! Loe sitios fueron ordenados por área geográfica.-


'cpL a Cabrera ) Guapo

Barrancas

Arauquín Ronquír 7\CorozBÍ.


O

• Rayado—Chuzado
O Tradición incisa —punteada
B m o d e l a d a — incisa.
^t) pintada.
W Sitios Híbridos. Tradiciones
del O r
de Ve
o \ z

€ CH\.
«kW*
E,

Lámina 1. A y B: Tiestos pintados de Blanco y Rojo. (Ronquín)

C y D: Tiestos pintados de Blanco sobre Rojo (Ronquín)

E y F: Tiestos pintados de Blanco y Rojo sobre Crudo


(Costa Oriental)
285
• « — j M O * i » iMiiu'jjiitAft»

o a T. -3 ¿4 5 ch

2. A - C: Tiestos pintados de Blanco y Rojo sobre Crudo


Lamina
(Ronquín)

286
f i

O 1 z -3 -4 £ OA.

Lamina 3. A - C: Adornos modelados incisos que muestran la nariz en un


plano superior al de los ojos (Costa Oriental)

287
.^

< r.mir*- •,.•;•;»,' •••>',y,-''C'--- '•••.-TO» mam

s cvi.

Lamina 4. A y D Tiestos incisos (Ronquín)


B, C y E Tiestos incisos (La Gruta)

288
*ïàMfnA

C,

• •

0 5cH.
-•>, • - r i - ? ;

' ¡1 'S • -

Lámina 5. A, B y C Tiestos pintados blanco y rojo (La Gruta)


D y E Tiestos pintados Blanco sobre rojo (la Gruta)
F Tiesto pintado en blanco y rojo sobre superficie sin
pintar (La Gruta)
289