Está en la página 1de 2

Resumen Apocalipsis 4 y 5 Esteban Cortés Grisales

La expresión “después de esto” era usada por Juan para pasar de la primera visión
que tuvo a otra. Juan estaba en la isla de Patmos. Patmos era una isla pequeña y
rocosa en el mar Egeo, situada a unos 80 km al sudoeste de Éfeso. Juan fue hecho
prisionero por los Romanos y lo desterraron a la isla de Patmos. Allí fue donde
escribió el libro de Apocalipsis.

Significado-Mirar: Dirigir la vista a un objeto, Observar las acciones de alguien,


Revisar, Registrar, Tener en cuenta, Atender.
Significado-Ver: Percibir con la inteligencia algo, comprenderlo. Examinar algo,
reconocerlo con cuidado y atención. Después de que Juan escribió lo que Jesús le
había dicho, el primero miró “dirigió su vista” y luego pudo ver “reconoció con
cuidado y atención” una puerta abierta en el cielo. La puerta abierta en el cielo hace
referencia a una visión que Juan tuvo. Cuando dice “estaba yo en el Espíritu” se
refiere a la comunicación especial que Juan tenía con el Espíritu Santo cuando
recibió esta revelación. El día del Señor hace referencia al primer día de la semana
(Domingo). Juan fue inspirado un Domingo a escribir estas revelaciones. La
comparación “como sonido de trompeta” hace referencia a que era una voz fuerte y
penetrante.

Las piedras preciosas y costosas reflejan el esplendor de Dios. El jaspe y sardio son
dos clases de cuarzo. El jaspe es de varios colores (verde, azul, amarillo, rojo y
café), el sardio es rojo como el rubí y la esmeralda el verde. Los veinticuatro
ancianos podrían ser ángeles o representantes de los redimidos de la tierra. La
función de los veinticuatro ancianos es adorar. El significado del número veinticuatro
no se conoce específicamente. Puede ser un número representativo de las 24
órdenes sacerdotales en el judaísmo. También puede ser la representación a los
doce apóstoles y los doce patriarcas de Israel. Las vestiduras blancas representan
la pureza y la justicia dadas a ellos por Dios. Los relámpagos, voces y truenos eran
señales de la presencia de Dios y su gloria. Los siete espíritus hacen referencia a
la completa manifestación del Espíritu Santo. El siete era un número sagrado para
los judíos y significaba algo completo o perfecto. Se puede decir que el firmamento
separa a los 4 seres vivientes de la gloria del Señor. Los cuatro seres angelicales
cuidan el trono y reflejan cualidades divinas, tales como vigilancia constante e
inteligencia ilimitada. Los ojos simbolizan la omnisciencia de Dios. Él conoce todas
las cosas.
El hombre representa la inteligencia humana. El león representa la voracidad de la
fiera. El becerro representa la fuerza del toro. El águila representa rapidez. Esto,
relacionado con la tradición judía. La palabra Santo se repite para enfatizar la
santidad de Dios o para indicar la santidad de los miembros de la Trinidad.

Durante la lectura de este pasaje aprendí Dios nos abre la puerta y su voz dice
“ven”. Depende de nosotros escuchar su voz y seguirlo. Los secretos que Dios tiene
para nosotros, solo los conoceremos si entramos en una verdadera intimidad con
él. En general, el pasaje me enseña que Dios merece todo mí. Debo adorarle,
amarle, servirle con todas mis fuerzas. Debo entregar todo, cada parte de mi ser en
sus manos. Nada se compara a él. Vemos que el trono de Dios estaba rodeado de
protección. Muchos esquemas de seguridad por decirlo así. Lo que más tocó mi
corazón es que Dios nos ama tanto, que no le importan todos esos esquemas con
tal de que tengamos una relación con él. Su amor sobrepasa todo lo que podemos
entender. Por medio de Jesucristo podemos acercarnos confiadamente al trono de
la gracia.