Está en la página 1de 3

IMPORTANCIA E IMPACTO DE LOS PLANES DE CARRERA EN

UNA ORGANIZACIÓN

Las organizaciones en la actualidad están inmersas a los cambios ya sean en la


industria, en el mercado, en la tecnología entre otros factores externos que los
generan, de igual forma están expuestas a las eventualidades que se presentan
debido a factores internos como por ejemplo la rotación, despido o renuncia de
recursos humanos, nuevos equipos y tecnología para mejorar la producción,
nuevos procesos para maximizar la eficiencia, entre otros.

Por lo tanto las organizaciones deben prever y prepararse anticipadamente para


afrontar los potenciales cambios y eventualidades que puedan suceder. El área de
recursos humanos debe diseñar estrategias como revisión de los puestos de
trabajo constante y el acompañamiento a los empleados en cuanto a
capacitaciones y nuevas formaciones.

Este acompañamiento es cada vez más frecuente debido a la necesidad de


adaptación de las empresas ante los rápidos cambios de los mercados que las
obligan a replantear los perfiles de los puestos de trabajo y a buscar el desarrollo
de nuevas competencias y habilidades para su capital humano rápidamente.

En este sentido, es de gran importancia que se implemente los planes de carrera


conocidos como el proceso que contribuye a planificar el desarrollo y el
crecimiento de los empleados dentro de una empresa u organización.

Existen múltiples beneficios para las empresas que deciden poner en práctica sus
planes de carrera, entre ellos esta alinear las estrategias de la organización con el
personal, otra importancia es que permite desarrollar a los empleados por medio
de ascensos y esclarece los requisitos para acceder a puestos de mayor
responsabilidad de igual forma ayuda a disminuir la tasa de rotación, al brindar a
los colaboradores un camino laboral de crecimiento y un sentido de seguridad, así
como al reducir la incertidumbre sobre su desarrollo profesional.
Los principales impactos de la implementación del plan de carrera es que ayuda a
la empresa a tener la capacidad de retener el talento humano de valor al
proveerles oportunidades de desarrollo, aumenta el compromiso y productividad
de los colaboradores al brindarles más que tareas y actividades, carreras
significativas con metas por cumplir. Esto genera un sentimiento de
reconocimiento y de valoración de parte de la empresa hacia su conocimiento y
esfuerzo y por ultimo refuerza la imagen positiva de la organización al ser
considerada como un lugar recomendable para trabajar ya que se preocupa por el
desarrollo y bienestar de sus empleados.

Es necesario recalcar que al definir el plan de carrera para un empleado, la


organización debe tener en cuenta, en primer lugar, las propias necesidades del
negocio, en el presente y el futuro, a partir de toda esta información, y una vez
contrastada con los datos de la perspectiva de negocio, se puede empezar a
definir el plan de carrera. Para ello, hay que desarrollar una hoja de ruta que
permita al empleado adquirir el conjunto de habilidades necesarias para su trabajo
actual y para el futuro. Hay que tener en cuenta, si el empleado tiene
las habilidades para cumplir con las responsabilidades de su trabajo actual, cuál
es el nivel actual de competencia de la persona, cuáles pueden ser sus
necesidades futuras, qué aspiraciones individuales tiene, dónde se ve el empleado
en el futuro y qué resultados espera lograr.

Los programas de desarrollo que dan soporte al plan de carrera pueden incluir una
combinación de actividades diferentes que podrán llevarse a cabo en horario
laboral preferiblemente o, en algunos casos, en tiempo fuera del trabajo, se puede
trabajar con capacitación formal, con programas de desarrollo específicos, tutorías
y trabajo con expertos.

Dado que estas acciones para desarrollar el plan de carrera de un empleado


pueden requerir de tiempo que, normalmente destinaría a ocuparse de las
funciones propias de su puesto, la empresa debe tener previsto si será necesario
encontrar alguien que se ocupe de sus tareas temporalmente (y si esa persona
requerirá de una preparación previa).
Una vez desarrolladas las nuevas habilidades, es importante que el trabajador
pueda aplicarlas en el lugar de trabajo. Su motivación depende de ello y, además,
se trata de la forma más efectiva de rentabilizar la inversión en formación.
Establecer algunas oportunidades donde los empleados pueden aplicar
rápidamente las nuevas habilidades para el trabajo y obtener retroalimentación les
ayudará a reforzar y refinar sus nuevas habilidades.

En conclusión crear un programa de desarrollo que se integre con el plan de


carrera no sólo ayuda a lograr que la fuerza de trabajo sea más efectiva y esté
mejor preparada, sino que también puede mejorar la satisfacción de los
empleados. Los planes de carrera deben ser compartidos y conocidos por los
colaboradores, deben estar basados en políticas claras, justas y equitativas, de
igual manera es fundamental que existan los medios y mecanismos para
permitirles a los empleados acceder al desarrollo tanto de las competencias como
de los conocimientos requeridos en los puestos de trabajo.