Está en la página 1de 10

a Presencia

de
Descartes
Iván Darío Arango
■ ■

ESCARTES Y LA FILOSOFÍA

No deja de ser muy extraño que


los mismos filósofos, y en ocasio-
nes los profesores de filosofía, se pregunten
con curiosidad e insistencia qué es la filosofía
y cuál es la naturaleza del pensamiento
filosófico. Es francamente muy difícil propo-
ner una definición única de una actividad
intelectual que plantea preguntas que tienen
que ver con las ciencias y la historia, la
política y el derecho, la literatura y los
diversos valores de la cultura.

Ahora quisiera solamente considerar algunas


ideas de Descartes sobre la filosofía en general:
su Discurso del método, es un libro muy

Iván Darío Arango. Profesor del Instituto de Filoso-


fía de la Universidad de Antioquia.
La Presencia de Descartes

singular pues constituye una autobiografía y la muerte. Los Ensayos de Montaigne no


intelectual, y es por lo menos sorprendente son un tratado de la desesperación, son
que un gran pensador nos relate la historia de un tratado de la renuncia“
su vida espiritual en una obra que es la
introducción a tres ensayos científicos. Con Para responder al escepticismo, Descartes se
Descartes comienza el pensamiento moderno propone reconstruir la razón teniendo como
porque a partir de sus obras el problema del modelo el conocimiento matemático: el carác-
conocimiento, de sus condiciones, sus alcances ter ideal de sus objetos y el orden de sus
y sus límites, se convierte en el problema razonamientos; es un conocimiento ejemplar
fundamental de la filosofía; la filosofía carte- porque no depende para nada de la experiencia
siana es como la antesala de la verdad, decía ni de la erudición y sólo depende del ejercicio
Leibniz, pero sólo la antesala pues es preciso del entendimiento. Señala que para lograr
proseguir mas allá. orden en los razonamientos es preciso
distinguir lo más simple de lo más complejo y
En el Discurso del método (1637), se afirma que tanto frente a una dificultad que
que la filosofía da medios para hablar se busca resolver como frente a un
con verosimilitud de todas las cosas y argumento que se quiere propo-
para hacerse admirar de los menos ner, se requiere definir inicialmente
sabios. También se afirma que no los elementos o las ideas más
puede imaginarse nada extraño simples para ir luego como por
e increíble que no haya sido pasos hacia las proposiciones o
dicho por algún filósofo. Se las ideas más complejas. La duda
trata de un juicio bastante metódica es el comienzo de la
severo que debe ser enten- búsqueda de esos términos o
dido teniendo presente su elementos más simples.
polémica contra la filosofía
escolástica. No puede olvidarse que Descartes En los Principios de la Filosofía (1644),
vivió durante la época de crisis intelectual y considerada su obra más sistemática,
espiritual que dió comienzo al pensamiento Descartes escribe lo siguiente: “Vivir sin
moderno, la misma de Galileo y Kepler y de los filosofar es como tener los ojos cerrados sin
comienzos de la ciencia moderna, pero tratar de abrirlos jamás... puesto que la filosofía
también la época de una gran influencia del se extiende a todo lo que el espíritu humano
escepticismo. Ante la diversidad de las puede saber, hay que admitir que es lo único
opiniones y de las costumbres y ante las que nos distingue de los salvajes y los
guerras de religión, Montaigne abandona el bárbaros, y que cada nación es tanto más
mundo exterior y “busca en sí mismo el civilizada y culta cuanto mejor filosofan los
fundamento de la certeza y los principios hombres en ella; y que, por lo tanto, el mayor
firmes del juicio, es decir, del discernimiento de bien que puede darse en un estado consiste
lo verdadero y de lo falso, pero no encuentra en tener verdaderos filósofos”. Una y otra
nada. Sólo incertidumbre y vacío, sólo la finitud vez emplea el filósofo las comparaciones del

· 24 ·
Revista Universidad Eafit. Julio - Agosto - Septiembre 1998

conocimiento con la visión: la razón es la luz universo”, pero también son una fuente de
natural y el conocimiento es un ejercicio de error cuando se los proyecta en el objeto de
separación para distinguir unas cosas de conocimiento como lo hizo la física escolástica
otras, para evitar con- al creer que había en
fundirlas; pero lo pri- Con Descartes comienza el pensamiento moderno la naturaleza algo como
porque a partir de sus obras el problema del
mero que es preciso las cualidades sensibles
conocimiento, de sus condiciones, sus alcances y
evitar es confundir los o como el esfuerzo que
sus límites, se convierte en el problema funda-
conocimientos con los mental de la filosofía; la filosofía cartesiana es realizamos al levantar
sentimientos. Es inne- como la antesala de la verdad, decía Leibniz, pero un cuerpo pesado cual-
gable que el conoci- sólo la antesala pues es preciso proseguir mas allá. quiera. Descartes, como
miento comienza con la después Rousseau, pen-
curiosidad, que es un só que los sentimientos
sentimiento de admiración, y que sigue con son buenos y que son ellos los que nos
la duda, que es la decisión de no aceptar las permiten conservar la vida y vivirla con
primeras ocurrencias o sugestiones; pero lo agrado, ese es su ámbito y no el conocimiento.
cierto es que los conocimientos no son Con buenos sentimientos, decía Gide, se hace
el resultado de una revelación sino de una mala literatura y también, podemos agregar
conclusión, a la cual sólo se llega a través nosotros, mala filosofía.
de un argumento, es decir de un ordenamiento
de las ideas. El irracionalismo contemporáneo ha estado
inspirado en los mejores sentimientos y sólo
Cuando Descartes escribe “Pienso luego ha buscado, de una y otra forma, acercarse a
existo”, no está escribiendo una afirmación las profundidades de la condición humana,
separada, que por sí misma es sencillamente pero en esta búsqueda ha pretendido, alegre-
banal, sino que la propone en una obra que mente, sostener que los alcances de la razón
constituye todo un argumento monumental han llegado a su fin, que la razón no logra
que busca establecer el valor objetivo de las aprehender el fondo de las cosas y que los
ideas más abstractas concernientes a los hombres no saben lo que quieren ni lo que
cuerpos materiales y a los fenómenos natu- dicen, porque hay algo oculto detrás de sus
rales. Y cuando Rousseau afirma el que actos y sus opiniones que no se descubre
“El hombre nace bueno pero la sociedad mediante argumentos sino mediante otras
lo corrompe”, no está escribiendo una frase formas de conocimiento que han de comenzar
célebre suelta y genial, se trata de una propo- con la sospecha, formas éstas de conocimiento
sición que aparece en todo un argumento que se parecen más a la malicia indígena o a
explicativo que pretende resolver el proble- alguna revelación, que al discernimiento o el
ma de la desigualdad entre los hombres. buen sentido.

Para el racionalismo cartesiano “son los Descartes y Kant creyeron que los hombres
sentimientos los que hacen del hombre la estaban en la obligación de pensar por sí
más extraordinaria de las excepciones del mismos y de ser responsables de sus actos; con

· 25 ·
La Presencia de Descartes

las mejores intenciones se ha querido liberar también es cierto que, como decía Platón, una
a los hombres de estas exigencias pero el vida sin examen no merece vivirse.
resultado no ha sido el mejor, como puede
verse en la proliferación de toda clase de Cualquiera podría objetarme que en Descartes
fanatismos y de supersticiones durante el siglo el “yo” no es la persona sino el sujeto de
XX. Sobre la relación del fanatismo con la conocimiento, es decir el puro entendimiento,
filosofía, veamos dos opiniones: la primera es común a todos los hombres y capaz de
de K. Popper quien afirma que “por una u otra elaborar los conceptos para explicar el orden
razón, algunos filósofos han logrado retener de la naturaleza: el sujeto, que consigue
para sí, aun en nuestros días, algo de la separarse de la naturaleza para convertirla en
atmósfera que rodea a los magos”. La segunda mero objeto de conocimiento, para reducirla a
opinión es de I.Berlin quien considera que elementos intelectuales muy simples con el
“cuando las ideas son descuidadas por los fin de recomponer o calcular los diferentes
que debieran preocuparse de ellas, es decir, movimientos que componen el universo.
por los que han sido educados para pensar
críticamente sobre ideas, éstas adquieren a Esa es la idea del “yo” que habría sostenido
veces un carácter incontrolado y un poder Descartes, quien, según esas interpretaciones,
irresistible sobre multitudes de seres humanos se habría ocupado únicamente del problema
que pueden hacerse demasiado violentos del conocimiento y de la ciencia y habría dejado
para ser afectados por la crítica de la razón”. de lado los problemas de la libertad y de la
moral. Pero lo anterior es una caricatura de la
…Puesto que la filosofía se extiende a todo lo filosofía del fundador del pensamiento
que el espíritu humano puede saber, hay que moderno, veamos por qué.
admitir que es lo único que nos distingue de
los salvajes y los bárbaros, y que cada nación
es tanto más civilizada y culta cuanto mejor Desde la primera parte del Discurso del método,
filosofan los hombres en ella; y que, por lo Descartes dice que siempre tuvo un inmenso
tanto, el mayor bien que puede darse en un deseo de aprender a distinguir lo verdadero de
estado consiste en tener verdaderos filósofos”. lo falso para ver claro en sus acciones y
andar con seguridad en esta vida. No hay una
separación del conocimiento y la vida en el
Es evidente que sin sentimientos, sin creencias proyecto de toda su obra, inclusive es muy
y sin ilusiones nadie puede vivir. Pero el significativo que en la revisión crítica del
conocimiento exige más, exige atención, y estado de las ciencias de su tiempo, la cual
decisión para no aceptar las primeras aparece también en la primera parte del
ocurrencias y las primeras sugestiones y exige Discurso, se encuentre un párrafo donde el
valor para crear caminos de pensamiento mas filósofo expresa su admiración por las
allá de la costumbre y del sentido común. Es matemáticas, a causa de la evidencia y del
cierto que uno no puede pasarse la vida orden de sus razones, al tiempo que afirma
reconsiderando las propias convicciones, pero que los escritos sobre moral se parecen a

· 26 ·
Revista Universidad Eafit. Julio - Agosto - Septiembre 1998

palacios magníficos, pero edificados sobre Un hombre concreto no es solamente un “ego


arena y barro. Allí mismo, dice que esos cogito”, un hombre concreto no puede conce-
escritos elevan muy en alto las virtudes, pero birse sin la unión íntima del cuerpo y del alma,
que no nos enseñan a conocerlas, indicando es decir que no se concibe sin los sentimientos
que también la moral hace parte de la revisión que, dentro del cartesianismo, constituyen
o del replanteamiento cartesiano del saber. algo extraordinario pues el entendimiento se
representa la materia como extensión y así le
Ahora es preciso puntualizar que el “yo”, resulta inteligible o se representa las diferentes
según Descartes, no se reduce al sujeto de formas puras del pensamiento como dudar,
conocimiento, sino que integra además al analizar y demostrar; pero la unión del cuerpo
sujeto moral, quien ya no se encuentra frente y del alma es algo que supera la concepción
a la naturaleza sino frente a la dificultad de la puramente intelectual, esa es precisamente la
vida, que es concebida mediante la imagen de esfera de los sentimientos, o el escenario de la
una selva en la tercera parte del Discurso del libertad, que nada tiene que ver con el mundo
método: una selva, no en el sentido de Hobbes, material.
quien pensaba que la vida era una lucha por
la dominación de los demás; no es en ese La experiencia del conocimiento es central en
sentido que el filósofo francés emplea la la filosofía de Descartes, ya que de ella se saca
mencionada imagen, ya que para él no hay la lección que consiste en trasladar la
una fatalidad en la base de la existencia admiración, que antes de Copérnico nos
humana; busca más bien indicar lo difícil que producía el universo, a otra esfera, bien distinta
resulta decidir y elegir un camino o un de la naturaleza, constituida por la libertad
propósito en medio de la urgencia que humana, la conducción de la vida y de las
imponen las ocasiones de la vida, se trata de pasiones, que por sí mismas no son malas: lo
las dificultades de la libertad, donde nadie malo está en no dirigirlas de acuerdo con el
puede ser sustituido por otro. Sólo frente a juicio, pues las pasiones actúan sobre la
esas dificultades, uno puede estimarse a sí imaginación y es allí donde se produce el
mismo y tener algún mérito. engaño y la ilusión. En ninguna parte dice
Descartes que la voluntad pueda suprimir las
Si el ejercicio del entendimiento es asunto del pasiones, no podría ser así porque el cuerpo
“yo“, entendido como sujeto abstracto, y si el no es ningún estorbo para el filósofo francés.
conocimiento de la naturaleza puede reducirse Es forzoso concluir que la filosofía cartesiana
a cálculo y a predicción, no puede decirse lo ha sido convertida en caricatura para
mismo de la libertad, pues sólo un sujeto desacreditar la modernidad.
concreto puede proponerse algo como fin, sólo
una persona, puede encontrarse en medio de DESCARTES Y LA ILUSTRACIÓN
la vida con sus sentimientos y sus pasiones,
que no son ideas claras y distintas, como 1. “El buen sentido (o razón) es la cosa mejor
aquellas que permiten explicar los fenómenos repartida del mundo, pues todos piensan que
naturales. poseen tan buena provisión de él que aun los

· 27 ·
La Presencia de Descartes

más difíciles de contentar en otros asuntos no Para Descartes la expresión más natural de la
acostumbran desear más del que ya tienen”. razón se encuentra en las matemáticas y en
todas las áreas del conocimiento que pueden
Con estas palabras comienza Descartes su ser configuradas a partir de un modelo que
Discurso del Método: se trata sin duda de una define la verdad como evidencia, no como
ironía, pues aunque el filósofo reconoce que la probabilidad, y que establece un orden para
razón es la capacidad más propia de los los razonamientos según el cual es preciso
hombres, luego agrega que no basta tener un determinar inicialmente los conocimientos más
buen entendimiento ya que lo principal es simples para buscar luego los más complejos.
aplicarlo bien, además, insiste en señalar los
diferentes obstáculos que impiden ejercitar Las reservas con respecto a la erudición
efectivamente esa capacidad: ante todo los recaen directamente sobre la historia, la cual
prejuicios, es decir toda una diversidad de es considerada como dudosa y desprovista de
un método crítico para el establecimiento de
opiniones que hemos aceptado como ciertas
los hechos del pasado. En este punto los filó-
cuando apenas son dudosas y que dependen
sofos de las luces van a apartarse de Descartes.
más de las costumbres que del uso de la razón.

También la política y la moral están afecta-


Aun cuando el filósofo insiste en estos impe-
das por la incertidumbre, pero en este caso
dimentos, uno puede encontrar que también
Descartes concibe una salida provisional hacia
está convencido de que a través de una buena
la razón cuando afirma: “basta juzgar bien
iniciación al pensamiento todos los hombres
para obrar bien, y juzgar lo mejor posible para
pueden juzgar bien y conducir no sólo sus
hacer también lo mejor”. En los asuntos
pensamientos sino también sus acciones de
prácticos propios de la vida se requiere sólo
una manera racional. Descartes es optimista,
buen sentido; no absoluta certidumbre como
pues considera que si uno juzga bien entonces
se busca en los problemas teóricos, sino un
actúa bien y acepta además que existe en el
grado de verosimilitud suficiente para no
pueblo un sentido de la justicia que puede ser
suspender el juicio indefinidamente y evitar
fortalecido mediante la educación. las consecuencias del escepticismo.

Pero lo que resulta problemático en el pensa- 2. Racionalismo, optimismo e ingenuidad son


miento cartesiano es su rechazo de todos los los rasgos con los cuales nos hemos acos-
conocimientos apenas probables o dudosos tumbrado a describir el pensamiento del siglo
para evitar confundirlos con los conocimientos XVIII; nos parece que los Filósofos de
ciertos; en esta catarsis queda incluída la la Ilustración sólo perciben un progreso
erudición, ya que ésta no requiere sino de la abstracto e imaginario de las ciencias y de las
memoria y no es propiamente un ejercicio de instituciones políticas y que tuvieron una
la inteligencia, ejercicio éste que proporciona confianza excesiva en la razón; veremos que
autonomía y es condición del ejercicio de la esta simplificación no es cierta: por ejemplo
libertad. Voltaire, el rector de la ilustración, criticó el

· 28 ·
Revista Universidad Eafit. Julio - Agosto - Septiembre 1998

optimismo en la versión de que “el nuestro es la distinción del cuerpo y el alma y la


el mejor de los mundos posibles” hasta el concepción de las ideas innatas son expuestas
punto de considerarlo una doctrina inhumana de una manera típicamente volteriana, allí la
que impide a los hombres reflexionar sobre ridiculización acompaña a la razón. Sin
su situación en el mundo y comprender que embargo al final de la carta 14 escribe:
en ellos mismos está el principio de toda “Descartes devolvió la vista a los ciegos; vieron
solución. las faltas de la antigüedad y las suyas. La
carretera que abrió ha llegado a ser, a partir
Voltaire creyó como ningún otro pensador en de él, inmensa”.
el poder de la razón contra la ignorancia pero
no era tan optimista como Descartes pues A mi modo de ver, es más equilibrado el juicio
consideraba que la mayoría de los hombre son de D’Alembert en su Discurso preliminar de la
incurablemente estúpidos. Los momentos enciclopedia , veamos: “Si Descartes acabó por
esplendorosos de la humanidad son resultado creer explicarlo todo, al menos comenzó por
de esas épocas donde la luz de la razón ha dudar de todo; y las armas de que nos
disipado los prejuicios y la superstición; a la servimos para combatirlo no dejan de perte-
historia únicamente le corresponde recordar necerle porque las volvemos contra él”. Es
esos momentos y esas un juicio interesante porque
épocas, ya que las guerras “Basta juzgar bien para obrar bien, sugiere una distinción entre
y las intrigas son aspectos y juzgar lo mejor posible para hacer la doctrina y el método: la
ordinarios que difícilmente también lo mejor”. doctrina es todo un proyecto
permitirían distinguir una de sistematización que busca
época de otra, en cambio asimilarlo todo y ofrecer res-
los progresos en las ciencias y en las artes y puesta a todo, es lo propio de las ideologías
los cambios en las costumbres sociales y como las entendemos hoy después de Popper;
políticas sí son los aspectos distintivos que el método es en cambio un vehículo del
nos enseñan indirectamente cuáles son sentido crítico que es lo más propio del
nuestros derechos y cuáles nuestros deberes. pensamiento filosófico.

Voltaire criticó duramente a Descartes, en También es justo el juicio de D’Alembert a


sus Cartas Filosóficas lo comparó con Locke y propósito de la teoría cartesiana de los torbe-
Newton, quienes habían escrito sus obras llinos, veamos: “Las observaciones astronó-
unos cincuenta años después del Discurso del micas que han permitido destruir los
método y tuvieron una gran influencia sobre torbellinos eran todavía imperfectas y poco
los filósofos de la ilustración francesa a partir constatadas; nada era más natural que
de la divulgación sencilla y nada superficial suponer un fluido que transportase los
que Voltaire hizo de sus obras. Lo cierto es que planetas...”. Ni Huygens ni Leibniz, ambos
las Cartas Filosóficas (1734), especialmente las críticos de Descartes y contemporáneos de
cartas 12, 13 y 14, presentan con burla las Newton, habían encontrado la manera de
ideas cartesianas: la teoría de los torbellinos, deshacerse de los torbellinos.

· 29 ·
La Presencia de Descartes

Los Filósofos del siglo XVIII no tuvieron de la instrucción, allí escribe: “No existen, en
nostalgia del pasado, como sí la tuvieron los efecto, sino dos especies de política: la de los
románticos; los ilustrados no estuvieron filósofos, que se apoya sobre el derecho
dispuestos a idealizar las antigüedad griega o natural y sobre la razón, y la de los intrigan-
latina o la Edad Media; ya Descartes había tes, que ellos fundan sobre su interés y que
manifestado antes un desinterés excesivo por para encontrar crédulos colorean con prin-
los pensadores que lo precedieron. cipios de conveniencia y con pretextos de
utilidad”.
Condorcet escribió una historia de la razón
para justificar su teoría del progreso futuro Las palabras de Condorcet sobre Descartes
de la humanidad. Pero lo más importante presentan la mayor objetividad ya que lo
ahora es señalar que este pensador participó compara con Galileo, quien también vivió en
en la revolución francesa y que fue elegido a la época de los comienzos de la modernidad:
la asamblea legislativa en septiembre de 1791 ambos estuvieron enfrentados al problema de
donde presentó un “Proyecto de decreto sobre abrirle paso a la nueva ciencia y a un conjunto
la organización general de la instrucción de problemas particulares relativos al movi-
pública”, los días 20 y 21 de abril de 1792. miento de los cuerpos, que resuelven de
Condorcet pensó que la razón podía ser diferentes maneras y que han atraído la mayor
popular pero que aún no lo era, sostuvo que atención de los historiadores del pensamiento.
la república tenía necesidad de la instrucción
Veamos ahora mismo las palabras de
básica obligatoria para todos los ciudadanos,
Condorcet: “... al limitarse exclusivamente
para que pudieran ejercer su libertad y sus
a las ciencias matemáticas y físicas, Galileo no
derechos.
acertó a imprimir a los espíritus el movimiento
que parecían esperar. Ese honor estaba
Condorcet no creyó que los hombres pudieran
reservado a Descartes, filósofo de talento y
ejercer espontáneamente la razón sin
audaz. Dotado de un gran genio para las
necesidad de la instrucción, ni siquiera en los
ciencias, unió el ejemplo al precepto, ofreciendo
asuntos prácticos y advirtió que de manera
el método de encontrar y de reconocer la
inmediata uno sólo percibe su propio interés,
verdad. Agitó los espíritus que la sabiduría de
y que se requiere de la instrucción para
sus rivales no había podido despertar”.
percibir los derechos que tienen los otros y
para aceptar los propios deberes.

Las palabras de Condorcet sobre Descartes


Ahora bien, la afinidad entre Descartes y presentan la mayor objetividad ya que lo
Condorcet merece ser destacada: el primero compara con Galileo, quien también vivió en la
escribió que “cada nación es tanto más civi- época de los comienzos de la modernidad:
ambos estuvieron enfrentados al problema de
lizada y culta cuanto mejor filosofan en ella los
abrirle paso a la nueva ciencia y a un conjunto
hombres”. En sus Memorias sobre la instrucción de problemas particulares relativos al movi-
pública (1790), Condorcet desarrolló un punto miento de los cuerpos, que resuelven de
sobre la unión de la filosofía y la política como diferentes maneras y que han atraído la mayor
atención de los historiadores del pensamiento.
una de las primeras ventajas de la reforma

· 30 ·
Revista Universidad Eafit. Julio - Agosto - Septiembre 1998

3. Para terminar, debo admitir que una razonamiento sin tener que pensar en hacer
buena compresión de la relación de Descartes grandes sistemas con pretensiones deductivas;
con la filosofía de la ilustración sólo puede pudieron entonces dedicarse a plantear
lograrse si se aclara desde un comienzo la problemas, preguntas bien concebidas, sobre
oposición de Newton al gran filósofo francés: la autoridad y la libertad, la tolerancia y el
esa oposición constituye uno de los capítulos derecho, sobre la democracia y la ley: hicieron
mas fascinantes e instructivos de la historia del análisis alrededor de estos asuntos que todavía
pensamiento. hoy nos resultan de la mayor utilidad.

A partir de Newton, puede decirse que la razón ¿Se podría acaso concluir que Descartes pasó
cambia su forma, pues se hace más flexible al museo de la historia del pensamiento? No,
frente a los hechos de la experiencia: primero no se puede hacer esa afirmación. Aunque es
los acepta, y luego busca determinar sus leyes verdad que sus críticos, los empiristas, estable-
sin tener que fijarlos a esquemas preconce- cieron límites a la razón, límites que ya
bidos, como ocurría en la física cartesiana. el propio Descartes había logrado entrever
Decir que la razón cambia de forma es decir cuando se trataba del conocimiento de los
que el racionalismo se adapta a la complejidad fenómenos de la naturaleza, pero también
de los hechos, pero sin renunciar para nada al cuando se trataba de la acción humana y de
análisis o a la búsqueda de unos elementos o la moral.
conceptos muy simples, que son simples
porque satisfacen las exigencias de la inteli- En la vida del espíritu se encuentran enigmas,
gencia y porque permiten luego recomponer y no deja de ser muy sorprendente que las
los fenómenos o reencontrar lo concreto. objeciones a algunos conceptos centrales de
Newton, hechas por Leibniz, hubieran estado
Debo admitir que una buena compresión de la inspiradas en Descartes. Pero más sorpren-
relación de Descartes con la filosofía de la dente es encontrar que Rousseau, en su
ilustración sólo puede lograrse si se aclara polémica frente a los materialistas franceses,
desde un comienzo la oposición de Newton al
hubiera empleado la filosofía cartesiana para
gran filósofo francés: esa oposición constituye
uno de los capítulos más fascinantes e defender la dignidad del ser humano y para
instructivos de la historia del pensamiento. definir las razones de la moralidad, mostrando
que el hombre no es un ser más de la
naturaleza y que pretender explicar la acción
El influjo de Newton sobre la ilustración humana como se explican los fenómenos
llegó a ser inmenso, tanto como el influjo de naturales es sencillamente un contrasentido.
Descartes sobre el siglo anterior, y puede
decirse que su obra logró crear un estilo Hoy, nosotros vivimos una situación como la
de pensamiento a partir del cual diferentes que encontró Descartes en su propio tiempo,
filósofos como Voltaire y Montesquieu o cuando publicó su celebre Discurso del método;
Rousseau y D’Alembert, practicaron el en esa época, como ahora, la filosofía se había

· 31 ·
La Presencia de Descartes

convertido en habilidad verbal, en palabrería. BIBLIOGRAFÍA


El más grande de los méritos del filósofo
francés es haber sacado la filosofía de las Descartes, René. (1984). Reglas para la dirección del
espíritu. Madrid: Alianza Editorial.
discusiones bizantinas y haberla puesto en
contacto con los problemas de las ciencias y de
_____________ (1984). Discurso del método. Madrid:
la cultura, pero sometiendo el pensamiento Alianza Editorial.
racional a las exigencias del orden y de la
sencillez, las únicas que es preciso cumplir Arango, I.D. (1992). Descartes según el orden de los
para tener el derecho a pensar y para poder problemas. En: Estudios de Filosofía. No. 4,
Instituto de Filosofía de la Universidad de
sobreponerse al sopor que producen las
Antioquia. Medellín.
palabras vacías.
___________. (1995). Descartes y la invención del
sujeto. En: Estudios de Filosofía. No. 12, Instituto
de Filosofía de la Universidad de Antioquia.
Medellín.

___________. (1993). El lugar de Descartes en los


estudios de koyré. En: Revista Universidad de
Antioquia. No. 233. Medellín.

· 32 ·