Está en la página 1de 2

ESTUDIO Y COMPRENSION DEL HOMBRE I

Importancia de asumir una actitud critica

La sociedad está inmersa en un proceso de cambio, tanto en lo social, político y cultural; que nos
exige aprender a convivir con la diversidad, con la relatividad de las teorías, con la existencia de
interpretaciones múltiples de toda información y aprender a construir nuestro propio juicio o punto
de vista a partir de ella. Por otra parte la adolescencia es una época de la vida en la que la
biología, la psicología y la interacción social del individuo se ponen en crisis al cuestionarse ideas y
estilos de vida en las que se han criado. El elemento esencial de esta etapa es la IDENTIDAD:
quién soy, qué quiero, a dónde quiero dirigirme, cómo significo mi propio ser y mi mundo para
convivir y trascender en el. El logro de esta meta no puede darse sin el desarrollo de un
pensamiento crítico. Como adolescentes, los alumnos que cursan nivel preparatoria han alcanzado
el nivel más elevado de pensamiento, es decir, tienen capacidad para el pensamiento abstracto;
pueden manejar hipótesis y ver posibilidades infinitas; analizar doctrinas o formular nuevas teorías,
amar o rechazar abstracciones, como la libertad o la discriminación, tener ideales y luchar por
ellos. De ahí la importancia de desarrollar en el estudiante una actitud crítica para el trabajo del
futuro, tanto en el terreno de lo social, de la ciencia y la tecnología. Aprender a pensar de manera
analítica, crítica, creativa y ser consciente de ello, es una habilidad perfectible con el apoyo de
estrategias y práctica constante, contribuir a la formación integral del ser humano, cultivando el
pensamiento como una de sus facultades esenciales. La flexibilidad, creatividad, experiencia y
visión internacional, entre otras competencias, pueden generarse a través del desarrollo del
pensamiento crítico que permitan una comunicación efectiva y habilidad para la resolución de
problemas; adquirir habilidades para analizar la realidad que vive, promover la consciencia de su
sociedad y ser parte activa en la construcción de la misma

Necesidad de desarrollar una actitud critica

La actitud crítica se debe propiciar en la educación, si por esta entendemos la formación de sujetos
autónomos capaces de decidir por sí mismos. En este sentido, dicho concepto implica un ethos,
una forma de ser y de actuar, de estar en el mundo. De tal suerte, esta facultad se relaciona, por
una parte, con aspectos epistémicos y lógicos, por otra, con elementos éticos, como la
responsabilidad intelectual, la importancia de la evaluación de lo que implican moralmente nuestras
creencias y las preocupaciones de orden social y político. Más allá de esgrimir una reacción contra
las actuales políticas de educación, este artículo enfatiza en la importancia de la revisión crítica de
nuestras creencias. El ideal ilustrado de hombre racional que Kant planteó en sus tres críticas
continúa vigente, pues el ser humano aún sigue preguntándose por: ¿Qué puede conocer?, ¿cómo
debe vivir? y ¿qué puede esperar del futuro? Al fin y al cabo, en la actitud crítica encontramos más
que un problema de conocimiento o de educación, una pregunta por cómo el hombre, con sus
escasas capacidades ganadas en el tiempo, enfrenta los problemas de su época. Así mismo, el
desarrollo de la actitud crítica se puede promover por medio de la enseñanza de la lógica, pues
esta trata de principios y métodos para razonar correctamente, por tanto, es útil para evaluar
cuándo los argumentos son buenos o no. La filosofía como actividad reflexiva por excelencia debe
ser enseñada, pues, en sus formas de proceder con los temas de indagación, sus métodos y la
discusión de los argumentos son ejercicios que forman a los estudiantes para hacer uso de la
racionalidad y pensar por sí mismos. Las ciencias así como la filosofía constituyen disciplinas
imprescindibles para dilucidar la manera como es posible formar una actitud crítica en las
personas, ya que estos saberes permiten reconocer que la educación no puede ser reducida a
mero instrumento cuyo uso depende de las leyes del mercado, sino que debe comprenderse como
el logro de una actitud frente a la vida.
El hombre como tema de estudio

La antropología es la ciencia que estudia al ser humano de una forma integral, de sus
características físicas como animales y de su cultura, que es el rasgo único no biológico. Para
abarcar la materia de su estudio, la antropología recurre a herramientas y conocimientos
producidos por las ciencias sociales y las ciencias naturales. La aspiración de la disciplina
antropológica es producir conocimiento sobre el ser humano en diversas esferas, intentando
abarcar tanto las estructuras sociales de la actualidad, la evolución biológica de nuestra especie, el
desarrollo y los modos de vida de pueblos que han desaparecido y la diversidad de expresiones
culturales y lingüísticas que caracterizan a la humanidad.

Implicaciones epistemológicas del estudio critico del hombre

Hasta los años 70 imperó una filosofía del conocimiento llamado científico. En las últimas décadas
se ha comenzado a desarrollar una filosofía de la actividad metódica que, siendo complementaria a
la epistemología, comienza a interesarse por la práctica de los estudiosos, y no sólo por las
denominadas teorías científicas. Aparte de reflexionar sobre métodos y lenguaje científico, teorías
y hechos, conceptos y leyes científicas, predicción y explicación, racionalidad y realismo, la filosofía
de la ciencia comenzó a ocuparse de otros muchos temas: las relaciones entre la ciencia,
la tecnología y la sociedad, la contraposición entre paradigmas divergentes, el progreso científico y
su influencia sobre el entorno, las comunidades y las instituciones científicas, la construcción de los
hechos y de las representaciones científicas, etc.

La filosofía aborda tres grandes problemas centrales:

 a. El problema del ser: estudiado por la metafísica y la filosofía de la naturaleza.

 b. El problema del conocer: abordado por la gnoseología o crítica, que estudia el "valor"
del conocimiento, es decir, si es apto para alcanzar la verdad.

 c. El problema del obrar: analizado por la ética, que estudia el valor de los actos humanos
en orden al fin último del hombre.

El predicado "real", convertido en sustantivo "lo real" o "la realidad", puede aproximarnos al
concepto de "ser", incluso llegar a identificarse, ya que "lo real" puede ser entendido como el ser en
plenitud, siendo la realidad, la manera primaria de ser.

Epistemológicamente nos interrogamos: ¿Qué es el conocimiento?, ¿Cómo se adquiere el


conocimiento? ¿Podemos tener una comprensión de la realidad externa o esta comprensión del
mundo se encuentra distorsionada por el sujeto del conocimiento?