Está en la página 1de 3

Formas farmacéuticas líquidas

Son medicamentos que contienen uno o más principios activos en un disolvente líquido apropiado
destinados a la administración por vía oral. Para su administración, la dosis prescrita se mide en
unidades de volumen, es decir, en mililitros (mL).
La mayoría de los medicamentos de administración oral están diseñados para los adultos. Ésto supone
un problema para la población pediátrica o para aquellas personas que por algún motivo no pueden
tragar formas sólidas (pacientes con tumores orofaríngeos, Alzheimer, parálisis cerebral, etc.), ya que
manipular los comprimidos o las cápsulas, además de la inexactitud de la dosis, puede reducir su
eficacia (por alteración en el tracto gastrointestinal…) o acarrear problemas de seguridad (por
sobredosificación). En estos casos son muy útiles las formas farmacéuticas líquidas de administración
oral.
Cabe señalar que estas
formulaciones no siempre están
disponibles a nivel de fabricación
industrial, y es en estos casos
cuando el farmacéutico debe
elaborar un medicamento
individualizado, teniendo en cuenta
la dosis prescrita (según peso y edad
del niño), así como el grado de
aceptación y adaptación de la forma
farmacéutica a la edad del paciente.

Ventajas
 Buena aceptación por la facilidad de ingestión del fármaco disuelto. Son formas de administración
apropiadas para niños, y en general para pacientes con problemas para deglutir formas sólidas.
 Presentan mayor diversidad y variabilidad en cuanto a dosis. Lo que permite una mayor
individualización de la dosis a administrar.
 En las soluciones el fármaco ya está disuelto. Por ello se absorbe más rápido que las formas
farmacéuticas sólidas.
 Permiten incluir sustancias de naturaleza acuosa y oleosa en una misma presentación.

Desventajas
 Tienen mayor riesgo de contaminación, por ello es necesario el uso de conservantes en la mayoría
de estos medicamentos.
 Tienen menor caducidad.
 Pueden tener mal sabor u olor.
 No se pueden utilizar en pacientes inconscientes.
2.1 Soluciones. Son formas farmacéuticas líquidas constituidas por uno o más principios activos
disueltos en un vehículo
adecuado. Se administran por vía oral y se dosifican volumétricamente. La forma de solución es la
ideal para que un principio
activo se disuelva en el tracto gastrointestinal.

2.2 Jarabes. Son soluciones con una alta concentración de sacarosa. Se administran por vía oral y
se dosifican volumétricamente.

2.3 Elíxires. Son soluciones que contienen azúcar en menor concentración y diferentes porcentajes
de alcohol para favorecer
la solubilización de algunos principios activos. Se administran por vía oral dosificados
volumétricamente.

2.4 Emulsiones. Son formas farmacéuticas líquidas formadas por uno o más principios activos de
naturaleza oleosa dispersos
de manera uniforme en un vehículo líquido apropiado. Se administran por vía oral dosificadas
volumétricamente. Se selecciona esta forma farmacéutica cuando se busca la absorción de una
sustancia oleosa o bien simplemente para lograr mayor aceptación de los pacientes. Las emulsiones
como sistemas dispersos son termodinámicamente inestables. En reposo las fases tienden a
separarse, por lo que deben reconstituirse mediante agitación.

2.5 Suspensiones. Son formas farmacéuticas constituidas por uno o más principios activos
insolubles o poco solubles dispersos
de manera homogénea en un vehículo apropiado de consistencia líquida y viscosidad variable. Las
suspensiones comprenden medicamentos para la ingestión oral, gotas nasales y oftálmicas,
inyectables, lociones y geles; hay para uso humano, veterinario y para la sanidad vegetal.

2.6 Tinturas. Son formas farmacéuticas líquidas, generalmente constituidas por una solución
extractiva preparada con principios activos complejos de origen vegetal o animal y alcohol solo o
asociado con agua, éter y glicerina. Los procedimientos para extraerlas son la lixiviación o la
maceración. Suelen utilizarse mediante administración tópica.

2.7 Extractos. Son formas farmacéuticas líquidas, semisólidas o sólidas, preparadas con soluciones
extraídas de principios
activos, vegetales, o animales por medio de solventes. Los solventes se evaporan total o
parcialmente de acuerdo a cada principio activo. Suelen administrarse por vía oral.

3. Formas farmacéuticas para la administración parenteral: se fabrican únicamente en áreas


estériles, utilizando materias primas y condiciones especiales requeridas para esta clase de
productos.

3.1 Soluciones inyectables. Son formas farmacéuticas líquidas constituidas por uno o más
principios activos disueltos en
un vehículo adecuado, generalmente agua o solución fisiológica. Se utiliza en preparaciones
parenterales para administración
intravenosa, intramuscular, subcutánea o a través de perfusión cutánea.

3.2 Suspensiones estériles. Son formas farmacéuticas constituidas por uno o más principios
activos insolubles o poco
solubles dispersos de manera homogénea en un vehículo apropiado para favorecer su absorción. Se
utilizan únicamente
en preparaciones parenterales mediante administración intramuscular. Los objetivos al usar esta
forma farmacéutica son muy concretos: 1. Obtener un medicamento de efecto prolongado por
depósito en el lugar de la inyección y 2.Administrar un agente terapéutico insoluble a través de un
solvente (vehículo) inyectable.

3.3 Liofilizados. Se describen como polvos liofilizados que se reconstituyen con un solvente para
formar una solución
inyectable. Se utiliza esta forma farmacéutica para proteger sustancias termolábiles o cuando se
descomponen en
solución y por tanto el polvo liofilizado sólo se reconstituye en el momento anterior a su
administración.

La liofilización es el proceso mediante el cual se prepara una solución inyectable e inmediatamente


se elimina el agua de la solución utilizando vacío y congelación a temperaturas entre -40 y -60°C. El
liofilizado es estable por largos períodos de tiempo, determinados por los estudios de estabilidad. La
liofilización es un proceso muy utilizado para la administración de productos de origen
biotecnológico.

3.4 Emulsiones. Son formas farmacéuticas que se utilizan cuando es imposible la administración
oral de agentes que suministren calorías (comúnmente se llama nutrición parenteral). La preparación
de este tipo de emulsiones requiere, además de los cuidados exigidos para la preparación de las
otras formas farmacéuticas inyectables, la selección de materias primas apropiadas. Las emulsiones
se deben administrar solas, para evitar que la emulsión se rompa. Tanto su formulación como la
administración deben ser supervisadas por especialistas.
4. Formas farmacéuticas para aplicar sobre la piel: son medicamentos a cuya aplicación se le
atribuye la propiedad de mejorar, curar y prevenir enfermedades dermatológicas. La nomenclatura
de las formas farmacéuticas es muy variada y en algunos casos se mantienen las denominaciones
anteriores. Actualmente se reconocen las que se relacionan a continuación.

4.1 Lociones. Son dispersiones líquidas con sólidos finamente divididos mantenidos en suspensión
con ayuda de tensioactivos
y espesantes. Algunas veces son emulsiones de aceite en agua. Las lociones tienden a decantarse o
estratificarse, de ahí que siempre deban agitarse antes del uso. Se aplican directamente sobre la piel
por frotación.

4.2 Cremas. Son sistemas semisólidos formados por una emulsión de aceite en agua o bien de agua
en aceite. Son de consistencia blanda. En la aplicación por masaje exhiben escasa resistencia y
fluyen uniformemente con facilidad. Su contenido acuoso y su blandura las distinguen de otras
formas tópicas semejantes.

4.3 Ungüentos. Están compuestos generalmente por principios activos hidrófobos puros. En el
pasado se usó para aquellas preparaciones que contenían resinas. No son sistemas emulsionados y
tienen la característica de fluir con facilidad.

4.4 Aerosoles. Son productos sólidos o líquidos (o mezcla de ambos) envasados a presión en un
recipiente generalmente de
aluminio con un impelente gaseoso. Para su aplicación local se utiliza una válvula con orificio muy
pequeño que produce una
niebla fina de líquido, semilíquido o sólido que es dirigida a la superficie a tratar.