Está en la página 1de 4

El uso de buques de pesca para proporcionar datos acústicos sobre la distribución y

abundancia del kril antártico

RESUMEN

La pesca del krill antártico (Euphausia superba) existe desde hace más de 3 décadas y la
Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR) gestiona
esta pesca utilizando límites de captura precautorios, recolección de datos de pesca y un
programa de observación científica que opera en los buques de pesca. Un aumento reciente
en el número de buques de pesca y los crecientes costos de emprender cruceros de
investigación científica han centrado la atención en poder utilizar buques de pesca para
recopilar conjuntos de datos científicos más extensos. En 2011, el Subgrupo de CCAMLR sobre
Levantamiento Acústico y Métodos de Análisis (SG-ASAM) tuvo la tarea de evaluar el uso de
datos acústicos recolectados de los buques de pesca para proporcionar información cualitativa
y cuantitativa sobre la distribución y abundancia relativa de kril antártico y otras especies
pelágicas. SG-ASAM concibió un programa de prueba de concepto e implementó la primera
etapa en 2013 para determinar la configuración actual del equipo acústico en los buques de
pesca participantes y para establecer si estos buques podrían recopilar datos acústicos con
referencias geográficas y temporales. Hasta la fecha, se han recibido datos de 7 buques de
pesca de kril y SG-ASAM se ha centrado ahora en el desarrollo de protocolos de recopilación
de datos para permitir que los buques de pesca recopilen datos acústicos cuantitativos a lo
largo de transectos prescritos. Mientras continúa este trabajo de desarrollo, varias empresas
pesqueras ya han demostrado la voluntad de la industria pesquera de participar en tales
estudios, y los buques de pesca con bandera noruega y china están realizando estudios de
biomasa de kril en dos áreas de pesca clave en el sector del Atlántico sur de El Océano Austral.

1. Introducción

El krill antártico (Euphausia superba) es un componente clave del ecosistema del Océano
Austral y ocupa un papel central en la red alimentaria pelágica como elemento dominante en
la dieta de muchos depredadores como peces, pingüinos, focas y ballenas. Desde finales de los
años setenta, el kril antártico también ha sido blanco de una pesca comercial dirigida. Las
capturas de krill alcanzaron su punto máximo a principios de la década de 1980, alcanzando
capturas anuales 500.000 toneladas, antes de que cayera el interés comercial en el kril y la
dispersión de la antigua flota de pesca soviética redujeron las capturas anuales a menos de
100.000 toneladas durante gran parte de la década de 1990. En este siglo actual, las capturas
han aumentado nuevamente debido a una combinación de nuevos productos, nuevos países
que ingresan a la pesca y nueva tecnología de pesca. Actualmente, las capturas anuales de kril
están en la región de 200,000 toneladas y como parte del régimen actual de manejo de la
pesca, la pesca en la Subárea estadística 48.1 ha alcanzado la cuota para esa región tres veces
desde 2010 (Fig. 1).

La pesca de kril es administrada por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos
Marinos Antárticos (CCAMLR) que se creó en 1982. La CCAMLR administra la pesca de kril
utilizando procedimientos de gestión basados en el ecosistema que tienen en cuenta el estado
de las especies dependientes y el ecosistema así como el estado del stock de kril. El consejo de
Fig. 1. Capturas de krill antártico, Euphausia superba. La captura total se refiere a la captura
de todas las áreas de pesca en el Océano Austral (que comprende las Áreas 48 - el sector del
Océano Atlántico, el Área 58 - el sector del Océano Índico y el Área 88 - el sector del Océano
Pacífico). También se muestran las capturas de las Subáreas 48.1 (región de la Península
Antártica), 48.2 (región de las Orcadas del Sur) y 48.3 (región de Georgia del Sur). Los años
divididos de la CCRVMA representan la temporada de pesca que se extiende de diciembre a
noviembre, de modo que diciembre de 2009 a noviembre de 2010 se conoce como año
dividido 2010. Las capturas para 2014 representan capturas hasta julio de 2014. Tenga en
cuenta que la pesca en la Subárea 48.1 alcanzó el límite de captura para que la Subárea
(155,000 toneladas) en 2010, 2013 y 2014.

gestión está formulado por el Comité Científico de la CCRVMA y los grupos de trabajo
asociados, acordado por la Comisión y promulgado a través de un conjunto de medidas de
conservación. Los datos para el manejo de la pesca se obtienen de una variedad de fuentes,
incluidos los datos de captura y esfuerzo de la pesca, la información de un programa de
observación científica y los datos de investigación generados por el monitoreo de
depredadores y los cruceros de investigación realizados por los programas nacionales de
ciencia de los países miembros de la CCRVMA. Para la pesca de kril, el límite de captura
precautorio se establece actualmente en 5,4 millones de toneladas en la región atlántica del
Océano Austral (Área estadística 48 de la FAO, Subáreas 48.1–48.4, (Fig. 2). Sin embargo, hasta
que la CCAMLR pueda acordar la asignación de este límite general entre las unidades de
manejo más pequeñas, actualmente hay un límite anual total más bajo (el nivel de activación)
de 620,000 toneladas para el kril y una asignación proporcional entre las Subáreas, de modo
que el máximo que pueda la captura actual está limitada en la Subárea 48.1–155,000
toneladas, en las Subáreas 48.2 y 48.3–279,000 toneladas en cada una, y en la Subárea 48.4–
93,000 toneladas (CCAMLR medidas de conservación CM 51-01 y CM 51-07; SC-CAMLR,
2014c).

Uno de los parámetros clave utilizados para establecer el límite de captura es una estimación
del stock permanente de kril (Bo). Hasta la fecha, se han obtenido dos estimaciones de Bo;
ambos estimados se derivaron de estudios acústicos a gran escala de buques múltiples en los
principales centros de distribución de kril que coinciden con la ubicación general de la pesca de
kril. La primera encuesta a gran escala, FIBEX, tuvo lugar en 1980 e involucró a 11 barcos
(Trathan et al., 1995), mientras que la segunda, la encuesta sinóptica CCAMLR-2000, tuvo lugar
en 2000 e implicó el uso coordinado de 4 barcos ( Watkins et al., 2004). Además de estas dos
encuestas a gran escala, se realizan anualmente una serie de encuestas de mesoescala (100
km) más restringidas espacialmente como parte de los programas científicos nacionales
emprendidos por el Reino Unido (Fielding et al., 2014), EE. UU. (Reiss et al. , 2008) y más
recientemente por Noruega (Krafft et al., 2013a). Estas encuestas de mesoescala proporcionan
información sobre el estado del ecosistema, por ejemplo, sobre la variabilidad interanual, pero
las estimaciones de densidad no se utilizan actualmente directamente en la determinación del
límite de captura precautorio.

En la actualidad, los datos recibidos de los buques de pesca de kril se relacionan ya sea con
datos de captura / esfuerzo, incluidos los registros de arrastre por arrastre o con datos
recopilados como parte del Esquema CCAMLR de Observación Científica Internacional donde la
información sobre la composición de la captura, el tamaño del kril y los datos de madurez,
captura incidental y cualquier Se registra la mortalidad incidental de aves marinas y
mamíferos.

En los últimos años, las crecientes demandas económicas y logísticas han introducido una
presión considerable sobre la disponibilidad de tiempo de investigación de los programas
nacionales clave de investigación antártica. En particular, el número de buques de
investigación capaces de realizar rutinariamente cruceros en apoyo de los programas de
monitoreo respaldados por la CCRVMA ahora es sustancialmente menor que el número de
buques de pesca que operan cada temporada. Para localizar las acumulaciones de krill que se
pueden fi jar, estos buques de pesca deben estar equipados con sistemas acústicos que
puedan proporcionar información sobre la biomasa relativa del krill y su distribución espacial.
En muchos casos, los sistemas acústicos reales son iguales o similares a los utilizados en los
buques de investigación para generar estimaciones cuantitativas de la biomasa de kril.
Además, esos buques de pesca suelen estar presentes en los terrenos de pesca durante meses
a la vez en comparación con la duración mucho más corta de un estudio acústico típico
realizado por un buque de investigación. Por lo tanto, existe un potencial considerable para
recopilar datos de los buques de pesca de kril que se pueden utilizar para mejorar la gestión de
la pesca de kril.

En 2011, reconociendo esta fuente potencial de información, el Comité Científico de la


CCRVMA solicitó que el Subgrupo sobre Métodos de Análisis y Levantamiento Acústico (SG-
ASAM) desarrolle asesoramiento sobre la mejor manera de recolectar y evaluar datos
acústicos basados en buques de pesca sobre kril y otros especies pelágicas.
Fig. 2. Ubicación de la pesquería de kril antártico en las Subáreas 48.1, 48.2 y 48.3 entre 2009
y 2011 (áreas sombreadas en gris) y transectos acústicos repetidos encuestados por Noruega
(Subárea 48.2), el Reino Unido (Subárea 48.3) y Estados Unidos (Subárea 48,1).