Está en la página 1de 3

AUTOESTIMA

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias


de comportamiento dirigidas hacia nuestra persona, hacia nuestra manera de ser, y hacia los rasgos de
nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen: es la evaluación perceptiva de nosotros mismos.

CARACTERÍSTICAS:

No es innata

Se desarrolla a lo largo de la vida

Podemos modificarla

Está influenciada por el contexto

COMPONENTES

Cognitivo: La descripción que tiene cada uno de sí mismo en las diferentes dimensiones de su vida.
Incluye la opinión que se tiene de la propia personalidad y conducta, así como las ideas, creencias, etc.
sobre sí mismo.

"Lo que pienso"

Afectivo: Es el resultado de la valoración que realizamos de la percepción de nosotros mismos. Supone


un juicio de valor sobre nuestras cualidades personales, la respuesta afectiva ante la percepción de uno
mismo.

"Lo que siento"

Conductual: Es el proceso final de la valoración anterior, que se plasma en la decisión e intención de


actuar. Lógicamente, nuestras acciones vendrán muy determinadas por la opinión que tengamos de
nosotros mismos.

“Lo que hago"

ÁREAS:

Autoconcepto laboral: Abarca la concepción de uno mismo como trabajador, formado a partir de todas
sus experiencias, éxitos, fracasos, etc.

Autoconcepto social: incluye sentimientos de uno mismo en cuanto a la amistad, y es consecuencia de


las relaciones sociales, de su habilidad para solucionar problemas y de la adaptación y aceptación social.

Autoconcepto personal y emocional: el equilibrio emocional, la aceptación de sí mismo y la seguridad y


confianza en sus posibilidades.

Autoconcepto familiar: sentimientos como miembro de la familia.


Autoconcepto global: es la valoración general de uno mismo y se basa en la evaluación de todas las
áreas.

La autovaloración que hacemos del propio comportamiento puede hacer referencia a:

1. Las competencias de nuestro comportamiento, es decir, que uno perciba que sabe hacer las cosas

2. Nuestra competencia y control sobre el medio para obtener buenos resultados.

3. La aceptación, afecto, cambios, éxito social. Que producimos cuando realizamos una tarea, nos
relacionamos con los demás.

4. En la familia, en el trabajo, en las relaciones, en las actividades…

5. Si tenemos una buena autoestima nos sentiremos capaces, valiosos y con confianza

DESARROLLO DE LA AUTOESTIMA

La autoestima se desarrolla y forma durante la infancia y la adolescencia; forma parte de la madurez de


la persona, pues es un indicador fundamental en su desarrollo. La madurez se deja ver en situaciones en
las que se ha de manifestar un equilibrio o, quizás, cierta indiferencia ante situaciones que pueden ser
relativizadas, haciéndolas pasajeras.

A lo largo de la vida de la persona se dan momentos en los que, en función del nivel de autoestima que
muestre el individuo, se puede llegar a ser feliz o, por el contrario, puede darse el caso de generar
enfermedades y situaciones complejas en las que poder vivir plenamente.

Todo ello, tiene mucho que ver con la dedicación que se le ha dado a la autoestima a lo largo de la vida
de la persona, pues es imprescindible educar al niño para que se desarrolle a partir de una autoestima
sana y positiva.

Dentro del desarrollo de la autoestima se incluye el autoconcepto, el cual hemos mencionado con
anterioridad, como un componente fundamental.

La posibilidad de formar una autoestima positiva o negativa siempre puede darse, ya que el individuo
está en continua relación con el medio. La propia autoestima se mueve en los mismos contextos en los
que lo hace la persona, desde la familia hasta la propia escuela.

Por tanto, es relevante su desarrollo, pues interviene en la creación de la personalidad del individuo. Si
es positiva favorecerá la autonomía de la persona y las relaciones interpersonales.

Además, también repercute en el sufrimiento de la persona ante diversas situaciones, pues puede darse
el caso de que se genere una autoestima negativa dando paso a distintos trastornos y problemas
conductuales, entre otros.
Existen diversas consecuencias tanto de tener una autoestima alta como una autoestima baja. Tener
una autoestima alta implica tener confianza en sí mismo, mostrar iniciativa, independencia, plantearse
metas, tener una reacción adaptativa y positiva ante los cambios y transacciones, ser tolerante ante las
frustraciones, poder manejar las críticas y ser perseverante. Mientras que una persona con la
autoestima baja tiende a carecer de confianza en sí mismo, de independencia y no toma la iniciativa,
dificultad para relacionarse con los demás, baja tolerancia a la frustración, dificultad para adaptarse a
los cambios e incapacidad para manejar las críticas.

El tipo de autoestima influye durante los encuentros sociales debido a que los sentimientos de una
persona sobre ellos mismos son muy sensibles a cambios en la aceptación o rechazo percibido. Las
personas con baja autoestima pueden presentar dificultades para manejarse efectivamente en una
situación social si su autoestima está afectada negativamente, puesto que su seguridad y confianza
sobre sí mismo es mínima, provocando que pudiera sentirse y comportarse de manera cohibida.
Además, una persona con autoestima baja podría evitar frecuentar eventos sociales para evitar sentirse
rechazados, lo cual reforzará su autoestima baja y, por lo contrario, una persona con autoestima alta
podría buscar de estos eventos para sentirse aceptado y reforzar su autoestima alta.

Una persona con baja autoestima puede utilizar las siguientes técnicas para conseguir una autoestima
saludable:

Se compasivo contigo mismo cuando cometas un error

Centra tu atención en tus cualidades positivas y en tus logros

Deja de compararte con los demás

Convéncete de que no es malo ser diferente

Busca tu propia aprobación, no la de los demás

Deja de identificarte con tus acciones

Deja de insultarte a ti mismo, en cambio, dite cosas bonitas

Valora todas las decisiones correctas que tomas.

Aleja de ti los sentimientos de culpa.

Aprende a recibir criticas

También podría gustarte