Está en la página 1de 46

Estructura trófica del ensamblaje de aves en tres configuraciones del paisaje rural

cafetero de Risaralda.

Autora:
Gloria Cristina Villabona Orozco

Director:
Gustavo Giraldo Quintero

Trabajo de grado para optar al título de:


Licenciada en Biología

Universidad Distrital Francisco José de Caldas


Facultad de Ciencias y Educación
Proyecto Curricular de Licenciatura en Biología
SILEAT
Bogotá D.C. COLOMBIA
2018

1
AGRADECIMIENTOS

El presente trabajo, se realizó gracias al apoyo del Grupo de Investigación Biología de la


Conservación y Biotecnología de la Corporación Universitaria Santa Rosa de Cabal
(UNISARC), responsable del Macroproyecto financiado por COLCIENCIAS (714/51270)
titulado “Redes de Interacción entre vertebrados frugívoros y plantas en un paisaje rural
heterogéneo de Risaralda”, con aspectos de logística (transporte, materiales y equipos),
el diseño metodológico del macroproyecto en general, sin los cuales no habría sido
posible llevar a cabo la investigación. Un agradecimiento especial a los docentes Jaime
Andrés Carranza Quiceno y John Harold Castaño de la UNISARC quienes propusieron y
ejecutaron este proyecto de investigación. A Dayro Leandro Rodriguez, Catalina Lopez
Rico, Mariana Vélez Orozco de la UNISARC y Laura Melissa Romero Betancourt de la
UDFJC integrantes del equipo de trabajo con quienes se llevaron a cabo extenuantes
jornadas de campo y cuyo trabajo en equipo, solidaridad, constante ayuda, cariño y
amistad fue posible la colección de datos para este trabajo, además de personal de apoyo
como estudiantes del programa de biología de la UNISARC y la Universidad Javeriana
quienes en ocasiones también brindaron su apoyo logístico, a todas las personas,
campesinos y trabajadores quienes nos abrieron un espacio en sus fincas y en sus
hogares, y con su gran hospitalidad que caracteriza a toda la gente linda de esta zona
cafetera del país hicieron de la estancia en campo una experiencia inolvidable y
maravillosa.

Al docente Gustavo Giraldo Quintero director del Semillero de Investigación en


Limnología, Ecología, Educación Ambiental y en Tecnología (SILEAT) del PCLB de la
Universidad Distrital Francisco José de Caldas, director de este trabajo de tesis, por su
constante apoyo con su tutoría, con la corrección y construcción de este documento.

A mi familia, mi padre Jairo Alberto Villabona Vargas, mi madre en el cielo Gloria


Mercedes Orozco Ríos, mi tía María de Jesús Villabona Vargas y mi hermano Leonardo
Enrique Villabona Orozco, por ser mi constante apoyo económico, moral y emocional en
toda mi vida y en mi formación académica.

A la naturaleza con su grandeza y por supuesto a las aves, un grupo maravilloso envuelto
en su infinidad de formas y colores, de plumas y cantos, que con su complejo universo
pierde y enamora irremediablemente a quienes por un instante se detienen a observar y
detallar su diseño perfecto. A todos aquellos ornitólogos que por décadas han
caracterizado la avifauna de Colombia y que con sus trabajos científicos y guías de
campo de alta calidad nos han permitido acercarnos al estudio de estos hermosos
vertebrados.

2
DEDICATORIA

A mi padre Jairo Alberto Villabona Vargas quien con su esfuerzo, honestidad y tenacidad
me sacó adelante, me enseño a hacer grandes luchas en la vida, pero ante todo siempre
me enseño el respeto de la vida sobre todas las cosas, el amor por los animales, el
cuidado del agua y del medio ambiente, el amor por el saber y el conocimiento y el
aprecio por la causas justas y sociales, a él le debo todo lo que soy…

“Viajar es marcharse de casa, es dejar los amigos


es intentar volar
volar conociendo otras ramas recorriendo caminos
es intentar cambiar
Viajar es marcharse de casa,
es vestirse de loco
diciendo todo y nada con una postal,
Es dormir en otra cama,
sentir que el tiempo es corto,
viajar es regresar.”

Gabriel García Márquez

3
ÍNDICE

PORTADA…………………………………………………………………………………………1

AGRADECIMIENTOS……………………………………………………………………………2

DEDICATORIA……………………………………………………………………………………3

Resumen…………………………………………………………………………………………..6

Abstract…………………………………………………………………………………………….7

INTRODUCCIÓN GENERAL……………………………………………………………………8

1. Planteamiento del problema…………………………………………………………………..9

2. OBJETIVOS……………………………………………………………………………………10

2.1 Objetivo general……………………………………………………………………………...10

2.2 Objetivos específicos………………………………………………………………………..10

3. MARCO TEÓRICO…………………………………………………………………………….11

3.1 Generalidades de las aves…………………………………………………………………11

3.2 Estructura de Comunidades de Aves………………………………………………………11

3.3 Gremios tróficos……………………………………………………………………………..12

3.4 Pérdida y fragmentación del hábitat……………………………………………………….13

3.5 Índices ecológicos……………………………………………………………………………14

3.5.1 Índices de riqueza………………………………………………………………………....14

3.5.2 Índices de heterogeneidad…………………………………………………………….....14

3.5.3 Modelos de abundancia…………………………………………………………………15

3.5.4 Estimadores no paramétricos……………………………………………………………15

3.6 ANTECEDENTES………………………………………………………………………….16

4. METODOLOGÍA………………………………………………………………………………17

4.1 Área de estudio………………………………………………………………………………17

4.2 Caracterización del ensamblaje de aves………………………………………………….19

4.3 Muestras fecales……………………………………………………………………………..19

4
4.4 Colecta de datos…………………………………………………………………………….20

4.5 Categorización de los gremios alimenticios……………………………………………….20

4.5 Análisis de datos……………………………………………………………………………..20

5. RESULTADOS………………………………………………………………………………...22

5.1 Representatividad del muestreo …………………………………………………………...22

5.2 Composición del ensamblaje de aves…………………………………………………......23

5.3 Estructura trófica……………………………………………………………………………..25

6. DISCUSIÓN DE RESULTADOS……………………………………………………….……27

6.1 Representatividad del muestreo…………………………………………………………...27

6.2 Composición del ensamblaje de aves…………………………………………………..…28

6.3 Estructura trófica………………………………………………………………………….....29

7. CONCLUSIONES………………………………………………………………………….….31

8. RECOMENDACIONES……………………………………………………………………....32

9. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS……………………………………………………...…33

10. ANEXOS……………………………………………….………………………………...…..39

10.1Hoja de campo para la toma de datos…………………………………………….….…..39

10.2 Lista de especies………………………………………………………………………..…39

10.3 Número de especies por cada tipo de escenario……………………………..……..…45

10.4 Número de individuos por cada tipo de escenario……………………………..…...….45

10.5 Especies endémicas para Colombia………………………………………….…….…....46

10.6 Especies migratorias…………………………………………………………………..…..46

5
Resumen

El objetivo de este proyecto fue describir la estructura trófica de la avifauna presente en


nueve localidades ubicadas en la zona rural de los municipios de Santa Rosa de Cabal,
Dos Quebradas y Marsella (Risaralda), las cuales fueron agrupadas en tres
configuraciones de paisaje con características estructurales distintas a escala local,
clasificadas como: agro ecosistema, fragmento de bosque rodeado de matrices
agroforestales o monocultivos y parche de bosque conservado. La metodología consistió
en caracterizar la composición del ensamblaje de aves a partir de muestreos que se
realizaron mediante redes de niebla y observación directa en campo. Posteriormente, se
colectaron las heces de las aves capturadas, con estos datos complementados con
literatura, se realizó la determinación taxonómica de las aves y la clasificación de los
gremios alimenticios presentes en el ensamblaje.

Se obtuvo como resultado: 19 Órdenes, 45 Familias, 18 subfamilias, 215 especies. Las


aves fueron categorizadas en función de su dieta de la siguiente manera; 5 gremios y 11
intergremios, siendo el gremio Insectívoro el más abundante con 60 especies, seguido del
intergremio Frugívoro-Insectívoro con 41 especies. Algunas aves poseen dietas muy
especializadas que las ubican en los gremios menos abundantes, especies como
Coereba flaveola, Chlorophanes spiza, Diglossa albilatera, Diglossa sittoides, que se
alimentan principalmente de néctar pero complementan su dieta con frutos e insectos en
menor medida.

En cuanto a las variaciones en los tres escenarios, el agro ecosistema representado por
áreas de pastizales y monocultivos, presentó una alta diversidad a pesar de la alta
intervención antrópica y transformación de áreas naturales, con respecto a los otros dos
escenarios no hay diferencias representativas, aunque a medida que el escenario esta
menos perturbado la riqueza aumenta levemente además de la presencia de especies
raras y endémicas. Las dietas predominantes en los tres escenarios son aquellas que se
basan principalmente en insectos, representadas en el gremio Insectívoro con el 27.9 %
del total de las especies del ensamblaje, seguido por el intergremio Frugívoro-Insectívoro
19.06 % del total de las especies y el más abundante de todo el ensamblaje en el
escenario de agroecosistema con 394 individuos registrados. El valor de diversidad para
la avifauna de esta zona cafetera, calculado con el método de Shannon-Wiener es:
Agroecosistema 4,27, Fragmento de bosque 4,58 y Bosque 4,48, para el índice de
diversidad Simpson el valor obtenido es de: Agroecosistema 0,9798, Fragmento de
bosque 0,9867 y Bosque 0,9838, lo que indica una diversidad alta para los tres
escenarios.

Este trabajo pretende aportar información acerca de la avifauna de esta zona cafetera y
aspectos de su ecología como los tipos de dieta presentes en el ensamblaje de aves. Con
el fin de analizar como la transformación de los sistemas naturales, la intensidad y el
modelo del cultivo del café y la extensión de los monocultivos sugieren una amenaza para
la diversidad de aves que habitan estas zonas boscosas. Vincular trabajos de
investigación con la participación de las comunidades en el seguimiento y conservación
de diversidad de aves en esta zona del eje cafetero es prioritario, para integrar la avifauna

6
como un componente importante en la conservación de áreas protegidas y el fomento del
aviturismo en la región.

Palabras claves: Dieta, ensamblaje gremios tróficos, paisaje transformado, región


cafetera.

Abstract

The objective of this project was to describe the trophic structure of the avifauna present in
nine localities located in the rural area of the municipalities of Santa Rosa de Cabal, Dos
Quebradas and Marsella (Risaralda), which were grouped into three landscape
configurations with characteristics different structural structures at local scale, classified
as: agro ecosystem, fragment of forest surrounded by agroforestry matrices or
monocultures and patch of conserved forest. The methodology consisted of characterizing
the composition of the birds' assemblage based on sampling conducted through fog nets
and direct observation in the field. Afterwards, the feces of the captured birds were
collected, with these data complemented with literature, the taxonomic determination of
the birds and the classification of the food guilds present in the assembly were made.

The result was: 19 Orders, 45 Families, 18 subfamilies, 215 species. The birds were
categorized according to their diet as follows; 5 guilds and 11 subcategories , with the
Insectívore guild being the most abundant with 60 species, followed by the Frugivore-
Insectivore intergrem with 41 species. Some birds have very specialized diets that place
them in the less abundant guilds, species such as Coereba flaveola, Chlorophanes spiza,
Diglossa albilatera, Diglossa sittoides, which feed mainly on nectar but supplement their
diet with fruits and insects to a lesser extent.

Regarding the variations in the three scenarios, the agro ecosystem represented by areas
of grasslands and monocultures, presented a high diversity despite the high anthropic
intervention and transformation of natural areas, with respect to the other two scenarios
there are no representative differences, although as the scenario is less disturbed, the
wealth increases slightly in addition to the presence of rare and endemic species. The
predominant diets in the three scenarios are those that are mainly based on insects,
represented in the Insectívoro guild with 27.9% of the total of the species of the assembly,
followed by the Frugivore-Insectivore intergremio 19.06% of the total of the species and
the most abundant of all the assembly in the agroecosystem scenario with 394 registered
individuals. The diversity value for the birds of this coffee zone, calculated with the
Shannon-Wiener method is: Agroecosystem 4.27, Forest fragment 4.58 and Forest 4.48,
for the diversity index Simpson the value obtained is of: Agroecosystem 0.9798, Fragment
of forest 0.9867 and Forest 0.9838, indicating a high diversity for the three scenarios.

This work aims to provide information about the avifauna of this coffee area and aspects of
its ecology as the types of diet present in the assembly of birds. In order to analyze how

7
the transformation of natural systems, the intensity and pattern of coffee cultivation and the
extension of monocultures suggest a threat to the diversity of birds that inhabit these forest
areas. Link research works with the participation of communities in the monitoring and
conservation of bird diversity in this area of the coffee axis is a priority, to integrate birdlife
as an important component in the conservation of protected areas and the promotion of
bird tourism in the region.

Keywords: Diet, assembly, trophic guilds, transformed landscape, coffee region.

INTRODUCCIÓN GENERAL

Los municipios de Santa Rosa de Cabal, Dos Quebradas y Marsella en el departamento


de Risaralda (Colombia) se encuentran ubicados estratégicamente sobre una unidad de
contexto regional, identificada como la Eco-región Eje Cafetero. Son municipios de
vocación agrícola por excelencia, de acuerdo con datos regionales acerca de su cobertura
y usos del suelo, los cultivos más predominantes son el café y el pasto manejado, así
mismo, predominan el bosque secundario, la vegetación de páramo y el pasto natural.
Esto permite inferir que tienen gran diversidad en flora y fauna, lo que se traduce en una
riqueza paisajística que involucra escenarios de páramo, bosques y demás sitios que
representan un potencial estratégico para su conservación (SIR, 2006).

El eje cafetero se presenta como una de las regiones con la mayor tasa de deforestación
y pérdida de hábitat en Colombia, cerca del 78.09% del bosque andino ha sido
transformado (CARDER 2004, Kattan et al, 2004) a sistemas productivos como la
ganadería (para leche y carne) y cultivos (café, plátano, mixtos, guadua), donde la
cobertura predominante es el pastizal (36.5%), seguida de los bosques (25.3%) y cultivos
(19.8%) (Otero et al, 2005). Los paisajes de la región están constituidos por mosaicos de
vegetación con una complejidad estructural diferente. Según lo anterior, la heterogeneidad
paisajística se convierte en un factor determinante en la composición de su biodiversidad.

Colombia logra ser la nación del planeta con el mayor número de especies de aves y
anfibios, y el segundo en especies de plantas, teniendo tan solo el 0,8% de la superficie
del planeta Tierra. La región del Eje Cafetero no es una excepción, por el contrario, su
variedad de climas, paisajes y ecosistemas albergan un gran número de especies de
aves. Es difícil estimar la cantidad exacta en esta región, pero dicho número con
seguridad supera las seiscientas cincuenta especies (Restrepo, 2016).

Teniendo en cuenta que las aves participan en procesos ecológicos relacionados con la
polinización, la dispersión de semillas y el control biológico de insectos y/o plagas,
detectar los cambios en las poblaciones de aves permite inferir el estado de los
ecosistemas (Gómez & García, 2012).

Además de caracterizar la avifauna y su diversidad, analizar aspectos propios de su


ecología permitirá entender más a fondo como se estructuran los conjuntos de aves en
estos ecosistemas. En particular, la cuestión de cómo y dónde las distintas especies
obtienen su alimento ha sido central en ecología de comunidades de aves por mucho
tiempo (Lopez de Casenave, 2001). Varios estudios han mostrado la importancia del
comportamiento de búsqueda de alimento y del uso de hábitat de alimentación en la

8
estructuración de los ensambles (Holmes, 1980), (Landres & MacMahon, 1983),
sumando a esto el componente de transformación del hábitat a partir de procesos de
fragmentación o desaparición total de las características originales de los ecosistemas, ya
sea por procesos naturales de los mismos o por intervención del hombre, suponen una
influencia importante en la disponibilidad de alimento y las formas de obtención del mismo
por parte de los conjuntos de aves.

El conocimiento acerca de la biodiversidad de aves, su estructura funcional, para este


caso interacciones de tipo trófico representadas en gremios alimenticios (redes
mutualistas con plantas, control biológico de artropofauna, entre otros.) y la relación con la
heterogeneidad de los ecosistemas dada por la trasformación del paisaje a partir de los
sistemas productivos humanos se convierte en el objeto central de este trabajo.

Este trabajo fue realizado dentro del desarrollo del Macroproyecto de COLCIENCIAS
(714/51270) titulado “Redes de Interacción entre vertebrados frugívoros y plantas en un
paisaje rural heterogéneo de Risaralda”, cuyos muestreos fueron ejecutados entre Agosto
del año 2016 y Octubre del 2017, siendo una de sus líneas de investigación el
componente de aves. El análisis posterior de los datos obtenidos se realizó en el
laboratorio del Semillero en Limnología, Ecología, Educación Ambiental y en Tecnología
(SILEAT) del PCLB de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, bajo la tutoría
del docente Gustavo Giraldo Quintero director del grupo, con la codirección del docente
Jaime Andrés Carranza Quiceno; director del Grupo de Investigación Biología de la
Conservación y Biotecnología de la Corporación Universitaria Santa Rosa de Cabal
(UNISARC) y responsable del Macroproyecto.

1. Planteamiento del problema

La investigación acerca del papel que juegan las zonas rurales productivas del paisaje
cultural cafetero de Risaralda en la composición de la diversidad de la avifauna, se ha
venido incrementando en los últimos años; los listados, guías y libros de aves
presentados por distintas entidades estatales, privadas y académicas han permitido
comprender el impacto social y económico que tiene vincular estudios de diversidad a la
promoción del turismo como eje para la conservación de áreas protegidas. Sin embargo, y
a pesar de los esfuerzos, la biodiversidad está amenazada dada la eliminación de los
bosques, la transformación del modelo de cultivo del café y la transición a sistemas en
monocultivo, sistemas agroforestales, la ganadería extensiva, entre otros (Philptt et al,
2008).

Para realizar un análisis de la variabilidad que puede presentarse en la distribución


espacio-temporal del ensamblaje de aves a partir de la caracterización de su organización
gremial, se propone entonces; que las modificaciones al paisaje como resultado de la
interacción dinámica entre factores ecológicos y procesos sociales humanos, que en
conjunto forman sistemas socio-ecológicos, (Collins et al, 2010) juegan un papel
determinante en la configuración de dicha variabilidad. La dinámica de estos sistemas,
determina la forma en la que los grupos humanos se apropian de la naturaleza y las
consecuencias ecológicas y sociales de dicha apropiación. Algunos de los grandes

9
elementos de investigación en los sistemas socio-ecológicos son la biodiversidad, las
funciones de los ecosistemas y los servicios que éstos aportan a las sociedades.

El conocimiento acerca de la relación que existe entre la biodiversidad de aves presente


en estas zonas y su estructura funcional asociada a procesos ecológicos importantes para
los ecosistema es aún insuficiente; por lo tanto, con el propósito de aportar en este
campo, se propone las siguientes preguntas de investigación: ¿Cuál es la composición del
ensamblaje de aves presente en las zonas de estudio del paisaje rural cafetero en los
municipios de Santa Rosa de Cabal, Dos Quebradas y Marsella ubicados en el
departamento de Risaralda?, ¿Cuál es la estructura trófica en términos de gremios
alimenticios dentro del ensamblaje de aves presente en estas zonas?, y por último ¿Cuál
es la variación en la diversidad de la avifauna y la relación con su estructura trófica en los
tres escenarios de estudio los cuales presentan una composición paisajística distinta a
escala local?.

2. OBJETIVOS

2.1 Objetivo general

Caracterizar la estructura trófica del ensamblaje de aves presente en tres configuraciones


del paisaje rural cafetero de Risaralda.

2.2 Objetivos específicos

Identificar la composición del ensamblaje de aves en tres configuraciones del paisaje rural
cafetero de Risaralda.

Determinar los gremios tróficos presentes en el ensamblaje de aves en tres


configuraciones del paisaje rural cafetero de Risaralda.

Analizar la variación en la diversidad de la avifauna y su relación con la estructura trófica


en los tres escenarios de estudio.

10
3. MARCO TEÓRICO

3.1 Generalidades de las aves

Las aves representan un grupo diverso de interés científico, la diversidad de sus formas y
conducta, la facilidad para su observación permite que sea uno de los grupos más
ampliamente estudiados y su conocimiento ha permitido la generación de información
sobre procesos ecológicos y biogeográficos relevantes (Sosa 2003, Perovic et al. 2008).

Se encuentran en casi todos los ecosistemas del mundo, debido a su capacidad de


desplazamiento han desarrollado diferentes estrategias de vida logrando acceder a una
amplia gama de recursos alimenticios, otorgándoles funciones importantes en los
ecosistemas (polinización, depredación y control de plagas, eliminación de animales en
descomposición, dispersión o propagación de semillas), constituyen parte de las cadenas
tróficas como fuente alimenticia de otras especies animales y como depredadoras. Esta
capacidad de movimiento les ha facilitado también desarrollar la habilidad de migración
como técnica de sobrevivencia en diferentes gradientes ambientales (Sosa, 2003).

La biodiversidad en Colombia se cataloga como uno de sus grandes recursos, la cual le


brinda servicios ecosistémicos invaluables, además de perfilar al país a nivel mundial
como un destino ecoturístico de parajes naturales increíbles y de lugares completamente
desconocidos para la investigación científica, uno de los grupos más representativos son
las aves, siendo hasta ahora reconocido como el más numeroso y el primero a nivel
mundial, de acuerdo con datos del Sistema de Información sobre Biodiversidad en
Colombia (SIB) para el año 2017 el país posee alrededor de 1921 especies de aves
registradas, de las cuales 79 solo se encuentran en nuestro territorio, ubicándolo como
uno de los países más ricos en estas especies en Sudamérica.

La región del Eje Cafetero con seguridad supera las 650 especies (Restrepo, 2016),
distintas entidades oficiales (Red Nacional de Observadores de Aves de Colombia, la
Corporación Autónoma de Risaralda, Sistema de Información en Biodiversidad de
Risaralda (SIBIR) al año 2017 estiman que el departamento de Risaralda
aproximadamente tiene el 80% de las aves registradas para el Eje Cafetero y el 44% de
todo el territorio nacional, en el que apenas ocupa el 0.36 por ciento de su superficie.

3.2 Estructura de Comunidades de Aves

La definición y delimitaciones acerca del concepto de comunidades biológicas han sido


puntos focales de la ecología. Entre algunas definiciones; se puede considerar que las
comunidades están formadas por un ensamblaje de poblaciones de diferentes especies
que coexisten espacial y temporalmente y que durante la evolución han tenido procesos
coevolutivos (Andraca 2010). La estructura de las comunidades puede estar determinada
por factores no balanceados y estocásticos, por interacciones que se establecen entre las
distintas especies (competencia, depredación, mutualismo y el parasitismo) y pueden
ocurrir o no simultáneamente por procesos evolutivos (colonización, extinción y
especiación) (Wilson 1989).

Desde el enfoque de la ecología de comunidades, la diversidad de especies es


esencialmente un concepto relacionado con la estructura de las comunidades, el cual

11
puede ser cuantificable: el recíproco de un promedio de las abundancias relativas (Hill,
1973).

La estructura biológica de las comunidades está caracterizada por una única especie o
pocas especies predominantes dentro de una comunidad, las que superan en número a
las otras poseen mayor cantidad de biomasa y realizan la mayor contribución al flujo de
energía. Las comunidades se pueden caracterizar por la diversidad de especies, que
engloba dos componentes: la riqueza de especies, el número de especies dentro de una
comunidad y equitatividad, es decir, cómo se reparten los individuos entre las distintas
especies (Ricklefs, 1996).

La composición de las comunidades de aves al igual que cualquier otro grupo biológico
responde a distintas y numerosas variables geográficas, medioambientales, funcionales,
de perturbación tanto natural como antrópica, entre otras; con las cuales la comunidad
científica ha venido trabajando para intentar poner de manifiesto los patrones que
determinan la riqueza de especies. Básicamente se ha tratado de documentar la
importancia que tienen la complejidad estructural de la vegetación, elevación, latitud,
predictibilidad de los recursos, etc., sobre la diversidad de las comunidades de aves en
todo el mundo (Amat 1984).

3.3 Gremios tróficos

Para contextualizar, la composición de la estructura gremial, cabe aclarar que sus


definiciones son ampliamente discutidas, la controversia frente a este término, la
definición y delimitación del concepto “gremio” se dan desde varios aspectos; teóricos,
semánticos e incluso metodológicos, frente a los cuales los ecólogos han venido
debatiendo fuertemente en las últimas décadas. Para fijar un punto de convergencia se
parte entonces de que la estructura en gremios de una comunidad se define como la
expresión de las similitudes y diferencias entre los patrones de uso de recursos de las
especies que lo componen. En este contexto, determinar la estructura gremial consiste en
separar a las especies en grupos sobre la base de su utilización de los recursos y analizar
dicha estructura es explorar cómo utilizan los recursos las especies de cada grupo
(Holmes & Recher, 1986); (López de Casenave, 2001).

En 1967, Richard Root definió formalmente el término “gremio”; como un grupo de


especies que explotan la misma clase de recursos ambientales de una manera similar
(Root, 1967). Para Root la estructura en gremios de una comunidad es el resultado de la
acción de dos fuerzas opuestas: las adaptaciones a determinados modos de vida o a
determinados tipos de recurso compartidas por algunas especies actuarían agrupándolas
en gremios, mientras que las interacciones competitivas tenderían a separarlas
ecológicamente dentro de su gremio (Bradley RA & Bradley DW, 1985), (Hawkins &
MacMahon, 1989), (Wiens,1989), (Simberloff & Dayan, 1991).

Actualmente se ha tratado de “clasificar a los gremios”, estableciendo generalidades a


partir de consensos entre las hipótesis construidas bajo cierta objetividad de autores que
han trabajado este término, Gitay y Noble (1997) distinguen entre grupos basados en el
uso de los recursos por parte de las especies (gremios sensu estricto) y grupos basados
en la respuesta de las especies a modificaciones del ambiente (perturbaciones) (Gitay &
Noble, 1997).

12
Wiens (1989) por su parte, basándose parcialmente en Jaksic (1981), reconoce dos
aproximaciones generales mediante las cuales se han caracterizado gremios: la
agremiación a priori y la agremiación a posteriori (Morrison et al, 1992). En el primer caso,
la asignación de las especies a los gremios se realiza de manera subjetiva, ya que, si bien
puede estar basada en información cualitativa o cuantitativa como observaciones de
campo o datos publicados previamente, no se realiza una clasificación objetiva por medio
de algún análisis estadístico de la misma. Por el contrario, la agremiación a posteriori está
basada en análisis objetivos de observaciones cuantitativas en campo con la finalidad de
agremiar a las especies. Debido a que la obtención de la información requerida para
agremiar a posteriori es mucho más costosa, ésta ha sido menos utilizada, al menos en
comunidades de aves.

De acuerdo a la clasificación adaptada por Castaño y Patiño (2007) las subcategorías de


los gremios tróficos pueden ser: Frugívoro, Frugívoro-Insectívoro, Frugívoro-Insectívoro-
Nectarívoro, Insectívoro, Nectarívoro-Insectívoro y Rapaz.

Con respecto a los gremios, se puede distinguir entre los procesos que actúan en el seno
de los mismos (i.e., intragremiales) y aquellos que son responsables de la determinación
de la estructura gremial de la comunidad (Lopez de Casenave, 2001). Dichos gremios se
agrupan en categorías y subcategorías en función de las particularidades de la dieta de
las aves.

3.4 Pérdida y fragmentación del hábitat.

Las características del hábitat tienen influencia importante sobre las aves, por ejemplo, la
estructura y composición florística de la vegetación pueden determinar, entre otros
aspectos, la distribución y abundancia del alimento, la disponibilidad de perchas para
cantar, de cobertura contra predadores y de sitios para nidificar (Santos & Tellería 2006;
Cody, 1985), considerando el papel del hábitat, los estudios se han enfocado en analizar
como las especies lo utilizan y que procesos podrían dar cuenta del patrón de selección
de hábitat observado (interacciones competitivas, respuestas específicas de las especies)
(Santos & Tellería 2006; Wiens, 1989).

La configuración del paisaje de un lugar determinado puede estar constituido por un


conjunto de ecosistemas variados, dicha composición está sujeta a perturbaciones o
cambios a pequeña y gran escala que pueden darse de forma natural en la dinámica de
los mismos o a partir de actividades antrópicas que tiene una incidencia directa en
procesos ecológicos y por supuesto en la conformación y comportamiento de la diversidad
allí presente. Principalmente en la actualidad los sistemas productivos humanos en
distintos campos de la economía; desde la agricultura hasta la utilización para
construcción de vivienda, entre otras numerosas actividades humanas, es uno de los
factores que constituyen la transformación o la desaparición total de regiones naturales en
el mundo.

Con la fragmentación y destrucción de un hábitat se produce un cambio progresivo en la


configuración del paisaje que puede definirse adecuadamente mediante las tendencias de
variables paisajísticas, que cambian simultáneamente y que tienen en conjunto una
incidencia perniciosa sobre la supervivencia de las especies afectadas (Santos & Tellería
2006; Saunders et al., 1991; Andrén, 1994; Fahrig, 2003) algunas de estas variables son:
una pérdida regional en la cantidad de hábitat, una disminución del tamaño medio y un

13
aumento del número de los fragmentos de hábitat resultantes, un aumento de la distancia
entre fragmentos, un aumento de la relación perímetro/superficie. En todos estos casos,
las especies de los hábitats en retroceso ven mermar el territorio disponible a la vez que
se enfrentan a una creciente atomización de sus poblaciones. Este proceso es tan antiguo
como la expansión agrícola de la humanidad, solo que ahora se ha intensificado por una
capacidad tecnológica que no conoce barreras. De esta forma, el hombre ha alterado en
su propio beneficio la mayor parte de la tierra emergida útil (Santos & Tellería 2006;Loh y
Wackernagel, 2004).

En Colombia la tasa anual de deforestación en 2013 llegó a valores superiores a 300 mil
hectáreas, también en la Ecorregión Cafetera, un territorio biodiverso que alberga al 7%
de las especies de plantas y animales del país donde el paisaje estuvo dominado por
bosques, ahora solo se conserva menos del 20% de dicha cobertura. Para el IDEAM,
mientras la cifra entre 1990 y 2010 llegó a 310 mil hectáreas-año, y en el Chocó se pierde
la batalla contra la deforestación: la Región Andina fue la zona más afectada, seguida de
la Amazonía (Duque, 2014), lo que se traduce en una transformación del paisaje cafetero,
de los ecosistemas naturales y sus áreas de conservación que juegan un papel altamente
significativo en la composición de la avifauna de la zona.

3.5 Índices ecológicos

La mayoría de los métodos estadísticos propuestos se inclinan a la evaluación de la


diversidad dentro de las comunidades (alfa), en la cual se consideran métodos basados
en la cuantificación de especies presentes (riqueza específica); y los basados en la
estructura de la comunidad (distribución proporcional del valor de importancia de cada
especie) (Hurtado, 2015). Según Garmendia y Samo (2005) existen varios índices para
estimar la complejidad de una comunidad. Estos índices se pueden agrupar en:

3.5.1 Índices de riqueza

Consideran únicamente la riqueza de especies, definidos como número de objetos


contenidos en un determinado espacio (Ibáñez y Álvarez 2002). Suelen ser
independientes del tamaño de la muestra, lo que dificulta la comparación entre
comunidades (Garmendia y Samo 2005). Entre los más conocidos destacan los
estimadores de Chao, los métodos de rarefacción, el denominado “Jacknife”. Entre los
métodos no paramétricos está el propuesto por Smith y van Belle en 1984 y los más
recientes por Southwood y Henderson (2000) entre otros ofrecen un sumario de los
índices más utilizados para estimar la riqueza.

3.5.2 Índices de heterogeneidad

Consideran tanto la uniformidad como la riqueza de especies, dentro de estos últimos se


distinguen: los índices estadísticos que proceden de la teoría de la información y le
conceden mayor peso a las especies raras. Un índice de este tipo es el de Shannon (H),
que requiere el muestreo al azar de todos los individuos y que estén representadas todas
las especies de la comunidad en la muestra. Éste índice proviene de la teoría de la
información, donde se utiliza para estimar el máximo de información que puede llegar a
contener un mensaje, la fórmula se describe a continuación:

14
Donde pi es la proporción de individuos de cada una de las especies en la comunidad.
Esta proporción se estima a partir de n/N, que es la relación entre el número de individuos
de la especie i (ni) y el número total de individuos de todas las especies (N).

Los índices de dominancia, conceden mayor peso a las especies comunes, dentro de
estos se encuentra el de Simpson, se determina la probabilidad de que al extraer dos
individuos al azar de la comunidad, fuesen de la misma especie (D) el inverso de esta
probabilidad es el índice de Simpson (S).

Donde pi es la proporción de individuos de cada una de las especies en la comunidad.

El índice de similitud de Jaccard expresa el grado en que dos muestras son semejantes y
es una medida inversa de la diversidad beta, que se refiere al cambio de especies entre
dos muestras. El intervalo de valores para este índice es 0 cuando no hay especies
compartidas entre ambos sitios, hasta 1 cuando los sitios tienen la misma composición de
especies. A partir del valor de similitud (s) se puede calcular fácilmente la disimilitud (d)
entre las muestras: d = 1 – s. Los lugares que se agrupan y tienen distancias menores
entre ellos son los más similares en la composición de especies. Por el contrario, los que
más se distancian son los que presentan menor similitud (Moreno 2001).

3.5.3 Modelos de abundancia

Se ajustan mejor para describir la distribución de determinados tipos de objetos (Ibáñez y


Álvarez 2002). Las diferencias en las abundancias de especies en las comunidades
plantean dos problemas: primero, el número total de especies incluidas en una muestra,
porque a medida que se capturan más individuos la probabilidad de encontrar especies
raras aumenta. Por lo tanto, se puede comparar la diversidad entre áreas muestreadas
con diferentes intensidades simplemente contando las especies. Segundo, no todas las
especies deben contribuir por igual a la estimación de la diversidad total porque sus
papeles funcionales en una comunidad varían, en cierto grado, en proporción a su
abundancia (Garmendia y Samo 2005). Las curvas de rango de abundancia son
posiblemente la mejor forma de representar la diversidad de una comunidad, puesto que
se ve representada toda la distribución de las abundancias relativas por lo que es más
fácil ver lo que está ocurriendo en la comunidad.

3.5.4 Estimadores no paramétricos

Estos estimadores permiten hacer una comparación matemática, entre la riqueza


estimada y la riqueza obtenida, para poder analizar la representatividad de los muestreos
realizados. Algunos autores han considerado a los estimadores no paramétricos como el
avance más importante en la medida de la biodiversidad en los últimos tiempos

15
(Magurran, 2004). Los modelos no paramétricos han sido llamados también libres de
distribución (distribution-free) porque los datos no asumen un tipo de distribución
particular ni una serie de supuestos a priori que los ajusten a un modelo determinado. El
cálculo de los modelos no paramétricos es más sencillo y rápido, son más fáciles de
entender y explicar, y son relativamente efectivos (Espinosa, 2003).

Los principales modelos no paramétricos que se han empleado para la estimación de la


riqueza, son: Bootstrap que estima la riqueza de especies a partir de la proporción de
muestras que contienen a cada especie. ICE que se basa en el número de especies raras
(las observadas en menos de 10 unidades de muestreo), Chao 1 basado en la
abundancia; esto quiere decir que los datos que requiere se refieren a la abundancia de
individuos que pertenecen a una determinada clase en una muestra, una muestra es
cualquier lista de especies en un sitio, localidad, cuadrante, país, unidad de tiempo,
trampa, etc. Chao 2 tiene en cuenta a las especies observadas en exactamente una y dos
unidades de muestreo; Jack 1 es una función del número de especies presentes en sólo
una unidad de muestreo, mientras que Jack 2 considera también a las especies presentes
en dos unidades de muestreo (Oreja et al, 2010).

3.6 ANTECEDENTES

En Colombia durante las últimas dos décadas, las asociaciones de investigadores y


observadores han estimulado la investigación y observación de aves con el fin de adquirir
información de las diferentes especies (Renjifo et al. 2000). Más de 2000 especies de
aves, aproximadamente el 22% de todas las especies conocidas, habitan los Andes de
Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, desde las estribaciones (500 msnm) hasta la nieve.
Casi 600 especies (28%) son endémicas, lo que cataloga a esta región como una de las
más diversas en la Tierra (Herzog & Kattan 2011).

Los ecosistemas naturales de los Andes colombianos han sufrido grandes


transformaciones por prácticas como la deforestación, la agricultura y la ganadería
(Andrade 1993, Cavelier 1997, Kattan 1997; Kattan & Álvarez-López 1996). De tal manera
que las investigaciones sobre diversidad en esta región han venido incrementándose
como respuesta a la preocupación de la creciente desaparición de hábitats boscosos y
áreas conservadas.

La región del Eje Cafetero se localiza en el centro del occidente de Colombia y forma
parte de la región andina, sobre las cordilleras Occidental y Central, entre los
departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío, la región norte del Valle del Cauca, y el
noroccidente del Tolima; cuenta con gran diversidad climática, edáfica, topográfica y por
lo tanto ecológica (Nadachowski & Valencia, 2009), acompañada por una amplia
diversidad cultural, estas características se ven reflejadas en sus paisajes y ecosistemas
los cuales albergan un gran número de especies de aves, lo que ha permitido que los
estudios acerca de la composición en la diversidad de la avifauna presente en el paisaje
cultural cafetero de Risaralda hayan ido incrementándose; los listados, guías y libros de
aves presentados por distintas entidades estatales, privadas y académicas han permitido
comprender el impacto social y económico que juegan las zonas rurales productivas y la
importancia que tiene vincular estudios de diversidad a la promoción del turismo como eje
para la conservación de áreas protegidas.

16
En el límite interdepartamental entre Risaralda, Quindío y Valle, el proceso de cambio de
uso del suelo ha sido bastante fuerte; actualmente existen 41.158 ha bajo pasturas
(Camargo et al. 2007) y siguen aumentando. La transformación de los sistemas naturales,
la intensidad y el modelo del cultivo del café y la extensión de los monocultivos sugieren
una amenaza para la diversidad de aves que habitan estas zonas (Borrero, 1986).

A pesar de la transformación de los ecosistemas, el paisaje cultural cafetero se constituye


como una zona con alta diversidad de aves, varios trabajos se han realizado
caracterizando la composición y estructura de la avifauna de esta región, caracterización
de dieta, su importancia ecológica e incluso algunos autores han enfocado y vinculado
sus trabajos a la participación de las comunidades en el seguimiento y conservación de
diversidad de aves: López et al.(2013), Londoño (2011), Lentijo & Kattan,(2005), Lentijo et
al, (2005), Cardona et al, (2012), CORPOCALDAS & Fierro, (2010), Sáenz et al, (2013),
Henao et al, (2014), Gómez & García, (2012), Restrepo,(2016), Botero & Lentijo (2014),
Botero et al.( 2012), entre otros.

4. METODOLOGÍA

4.1 Área de estudio

El estudio se llevó a cabo en nueve localidades del paisaje rural cafetero, el área de
estudio donde se ubican principalmente la mayoría de las localidades de muestreo, se
encuentra en la zona rural del Municipio de Santa Rosa de Cabal en el departamento de
Risaralda, localizado en el flanco occidental de la Cordillera Central entre alturas que van
desde los 5.200 m.s.n.m. en el Nevado de Santa Isabel hasta los 1.400 en la vereda Las
Mangas. Limita por el Norte con Chinchiná y Villamaría, por el Sur con Pereira y
Dosquebradas, por el Oriente con el Departamento del Tolima y por el Occidente con
Marsella y Dosquebradas. Santa Rosa de Cabal hace parte de la Subregión I con una
extensión territorial aproximada de 544,3 km2.

La precipitación en este municipio, varía entre 1.700 y 3.100 mm/año, la precipitación


media anual de todo el municipio es de 2.709,9 mm. En el municipio se identifican: Clima
Medio, Clima Frío, Clima Muy Frío, Clima Extremadamente Frío, Clima SubNival, Clima
Nival. (CARDER, 2004), es una zona con las condiciones propias del bosque húmedo
premontano según la clasificación de Holdridge (1987). La localidad de la Nona se
encuentra ubicada en los límites con el Municipio Marsella, las localidades de la Selva y
Ángela María se encuentran ubicadas en los límites con el Municipio de Dos Quebradas.
Estos tres municipios se encuentran ubicados estratégicamente sobre una unidad de
contexto regional, identificada como la Eco-región Eje Cafetero.

Los sitios de muestreo se ubican en el rango de elevación entre 1600 y 2000 msnm. Las
localidades fueron escogidas bajo características paisajísticas particulares, que se
clasificaron de acuerdo a su composición vegetal, densidad de bordes boscosos,
intervención de sistemas productivos (monocultivos de café u otros, sistemas
agroforestales, etc.) teniendo en cuenta métricas del paisaje propuestas por Farina (2008)
y categorías de coberturas en el Eje Cafetero; según el Sistema Regional de Áreas
Protegidas del Eje Cafetero (SIRAP EC) para el 2011, las coberturas de tierra en el Eje

17
Cafetero se clasifican de la siguiente manera: Territorios artificializados (zonas
urbanizadas, zonas industriales o comerciales y redes de comunicación, zonas de
extracción minera y escombreras y zonas verdes artificializadas no agrícolas), Territorios
agrícolas (cultivos transitorios, cultivos permanentes, pastos desnudos, áreas agrícolas
heterogéneas) Bosques y áreas semi-naturales (Bosques, áreas con vegetación
herbácea y/o arbustiva, áreas abiertas sin o con poca vegetación), Áreas húmedas (áreas
húmedas continentales), Superficies de agua (Aguas continentales) y áreas sin
información.

Las localidades fueron clasificadas en tres configuraciones de paisaje de la siguiente


manera: agroecosistemas: Jazmín (1642 msnm), Leona (1819 msnm) y Manzanillo (1616
msnm), fragmento de bosque rodeado de matrices con sistemas productivos: Chorros
(1820 msnm), Ángela María (1990 msnm) y Grecia (1790 msnm), por último y
categorizándose como las zonas con mejor estado de conservación, Parches boscosos
conservados: Chuzo (2000 msnm), Selva (1931 msnm) y Nona (1864 msnm).

FIGURA 1. Mapa, localización geográfica de las 9 localidades de estudio. Tres


configuraciones de paisaje: Agroecosistema (rojo), fragmento de bosque rodeado de
matrices con sistemas productivos (amarillo) y parches boscosos conservados (azul).

18
4.2 Caracterización del ensamblaje de aves.

Los muestreos fueron realizados entre los meses de Agosto de 2016 y Octubre de 2017,
se llevaron a cabo 12 salidas de campo quincenales, con duración de cinco días por cada
localidad. Después de haber realizado los muestreos en todas las nueve localidades
escogidas, se realizaron tres réplicas a cada una de las localidades (repartidas en
distintas épocas del año).

En cada finca se estableció un punto central a partir del cual se trazó un radio de un 1km
donde se llevaron a cabo los muestreos por medio de redes de niebla: dimensiones de las
redes:12-10 m largo y 2-3 m de ancho; de 7 a 10 redes en promedio, teniendo en cuenta
la dificultad del terreno para su instalación, de las cuales 4 redes fueron elevadas
aproximadamente a 8-10 m para obtener muestras en el dosel, las redes se mantuvieron
abiertas durante 12 horas (06:00-18:00), y se revisaron con intervalos de 15 a 30 minutos
de acuerdo con los picos de actividad de las aves, fueron cuatro días de muestreo en red
por cada sitio.

Durante los recorridos de revisión, se llevaron a cabo observaciones ad libitum, por medio
de binoculares (Bushnell, 10x45) y registro fotográfico para complementar el inventario de
aves obtenido en red y registros de la dieta de las aves. Las observaciones se
adelantaron en puntos fijos ubicados dentro del km a la redonda del área de muestreo
donde se instalaron las redes.

Cada uno de los individuos capturados fue colocado en una bolsa de tela marcada con la
ubicación, # consecutivo, la hora, la fecha y la altura de caída en la red, en donde
permaneció aproximadamente durante 2 horas para tratar de obtener la muestra fecal, a
excepción de los colibríes y mieleros, a los cuales se les tomaban las medidas
correspondientes, el registro fotográfico y se liberaban inmediatamente. Posteriormente,
se realizó la determinación taxonómica a nivel de especie por medio de las guías de
campo “Aves de Colombia” (Hilty & Brown 2001; McMullan et al. 2011). La nomenclatura y
arreglo taxonómico se presenta de acuerdo con el comité de la lista de aves de Sur
América, la South American Classification Committe (SACC) actualizada a 2018; se
realizaron mediciones morfológicas estándar. Por último, se procedió a alimentar el ave
cuando fue necesario y posteriormente se liberaba.

4.3 Muestras fecales

Las heces colectadas en las bolsas de tela, fueron depositadas en bolsas plásticas
transparentes resellables y marcadas con la correspondiente etiqueta con los siguientes
datos: #consecutivo, especie, fecha y localidad. Posteriormente, en el laboratorio del
Grupo de Investigación Biología de la Conservación y Biotecnología de la (UNISARC) se
realizó el proceso de limpieza y adecuación de las muestras. Por medio de estereoscopio,
microscopio, pinzas de punta fina, se clasificaron las muestras por medio de los
siguientes ítems: insectos (fragmentos), semillas (distinta identidad taxonómica),
cáscaras, pulpa, masas, entre otros.

19
4.4 Colecta de datos

Los datos obtenidos referentes a la captura, fueron consignados en una tabla: # de la


captura (consecutivo), sitio de captura (localidad, con su respectiva georeferenciación),
fecha, hora de captura, altura a la que el individuo cayó en la red (m), especie, familia y
orden, # de foto (si hay registro), sexo, longitud de: tarso, ala, cola, pico (largo y ancho)
(mm), peso (gr), colecta (si era necesario), contenido de las heces (análisis posterior en el
laboratorio) y observaciones particulares. Se complementaron los datos con registros
fotográficos y de observación directa. La hoja de campo para la toma de datos de las aves
se describe en el Anexo 10.1.

4.5 Categorización de los gremios alimenticios

Teniendo en cuenta que la categorización de los gremios a priori puede estar sujeta a
distintos criterios, la clasificación de los gremios y los intergremios (subcategorías) dadas
en este trabajo se realizaron con la adaptación de la categorización dada por (Gallo &
Idrobo (2004). Adicionalmente, se hizo en correspondencia con los ítems encontrados y
clasificados en las heces colectadas, las interacciones registradas en observaciones
directas y complementadas con información bibliográfica (Tabla1).

GREMIOS INTERGREMIOS
Nectarívoro Nectarívoro-Frugívoro-Insectívoro
Granívoro Frugívoro-Nectarívoro-Insectívoro
Carnívoro Frugívoro-Insectívoro-Carnívoro
Frugívoros Insectívoro-Frugívoro-Nectarívoro
Insectívoros Insectívoro-Frugívoro
Insectívoro-Carnívoro
Frugívoro-Insectívoro
Granívoro-Insectívoro
Nectarívoro-Insectívoro
Carroñero-Carnívoro
Omnívoro

Tabla 1. Categorías de la clasificación de la dieta de las aves (GREMIOS, INTERGREMIOS).


Adaptado de Gallo & Idrobo (2004).

4.5 Análisis de datos

Para evaluar la representatividad de los resultados obtenidos mediante los recorridos de


observación y las aves capturadas en red, se realizaron curvas de acumulación de
especies para los dos tipos de métodos utilizados. Como unidad de esfuerzo de muestreo
se tuvo en cuenta el número de días, los datos obtenidos fueron aleatorizados 100 veces
para promediarlos y “suavizar” la curva, se utilizaron intervalos de confianza al 95% y se
comparó la curva con los siguientes estimadores no paramétricos: Bootstrap, ICE, Chao
2, Jacknife 2, basado en (Oreja et al, 2010), por medio del software EstimateS versión
9.1.0 (Colwell, 2000).

20
Luego se realizó el análisis estadístico y la estimación de parámetros estructurales como:
abundancia, riqueza, índices de diversidad: Shannon como estimador de la equidad y
Simpson para la dominancia. Garmendia y Samo (2005).

La fórmula del índice de Shannon es:

La fórmula del índice de Simpson es:

Para estimar la similitud en la composición de las especies entre los tres tipos de
configuración del paisaje propuestas (agro ecosistema, fragmento de bosque rodeado de
matrices agroforestales o monocultivos y parche de bosque conservado), se usó el índice
de similitud de Jaccard el cual expresa el grado en que dos muestras son semejantes y es
una medida inversa de la diversidad beta, que se refiere al cambio de especies entre las
dos muestras.

Se construyó un dendograma en el cual se puede interpretar de manera sencilla el grado


de similitud en la composición de especies entre los tipos de configuración del paisaje. La
matriz de similitud fue obtenida usando la técnica del ligamiento promedio aritmético no
ponderado (.UPGMA.), que es la que produce la menor distorsión en la representación de
la matriz de similitud (Sneath y Sokal 1973). Para estimar los valores del índice y el
dendrograma, estos fueron construidos mediante el programa PAST (Hammer et al.
2001).

21
5. RESULTADOS

5.1 Representatividad del muestreo

La curva que presenta el método de captura en red dio como resultado una riqueza
acumulada de 132 especies, esta perdió gradualmente pendiente al incrementar el
número de unidades de muestreo, pero no alcanzo una asíntota definida, todos los
estimadores utilizados estuvieron por encima de los valores de riqueza obtenida: ICE con
178 especies estimadas, Jack 2 (203 especies), Chao 2 (180 especies) y Bootstrap (152)
(Figura. 2).

Método- Captura en red


250

200 S(est)
Riqueza de especies

150 ICE
Chao 2
100
Jack 2
50 Bootstrap
Singletons
0
0 50 100 150 Doubletons
-50
Unidades de muestreo (días)

Figura. 2 Curva de acumulación de especies para el método de captura en red,


comparada con estimadores no paramétricos: Bootstrap, ICE, Chao 2, Jacknife 2.

La curva que presenta el método de observación directa dio como resultado una riqueza
acumulada de 198 especies, esta perdió gradualmente pendiente al incrementar el
número de unidades de muestreo, pero no alcanzo una asíntota definida, todos los
estimadores utilizados estuvieron por encima de los valores de riqueza obtenida: ICE con
239 especies estimadas, Jack 2 (272 especies), Chao 2 (244 especies) y Bootstrap (220)
(Figura. 3).

22
Método- Observación directa
300

250
S(est)

Riqueza de especies
200 ICE
150 Chao 2

100 Jack 2
Bootstrap
50
Singletons
0
Doubletons
0 50 100 150
-50
Unidades de muestreo (días)

Figura. 3 Curva de acumulación de especies para el método de observación directa.


Comparada con estimadores no paramétricos: Bootstrap, ICE, Chao 2, Jacknife 2.

5.2 Composición del ensamblaje de aves

En las nueve localidades de estudio se registraron: 19 Órdenes, 45 Familias, 18


subfamilias, 215 especies. Estos resultados son los obtenidos por el método por puntos
fijos de conteo (observación) y por captura con redes de niebla. El listado de las especies
registradas se puede ver en el Anexo 10.2.

ÓRDENES FAMILIAS SUBFAMILIAS ESPECIES


Accipitriformes 1 1 4
Anseriformes 1 1 1
Apodiformes 2 2 22
Caprimulgiformes 2 - 3
Cathartiformes 1 - 2
Charadriiformes 1 - 1
Columbiformes 1 2 8
Coraciiformes 2 - 2
Cuculiformes 1 3 3
Falconiformes 1 1 2
Galbuliformes 1 - 1
Galliformes 1 - 3
Passeriformes 21 5 139
Pelecaniformes 2 - 3
Piciformes 3 2 10
Psittaciformes 1 1 6
Strigiformes 1 - 3
Tinamiformes 1 - 1
Trogoniformes 1 - 1
TOTAL 19 45 18 215

Tabla 2. Número de especies por familia, subfamilia y orden, registrados en las 9 localidades.

23
El orden más representativo fue el de los Passeriformes con 139 especies, seguido por el
orden de los Apodiformes con 22 especies. La familia Thraupidae cuenta con el mayor
número de especies (35), seguida por las familias Tyrannidae (27) y Trochilidae (20). El
mayor número de individuos caídos en red corresponde a Tangara vitriolina, de la familia
Thraupidae, seguida de Haplophaedia aureliae y Phaethornis guy de la familia Trochilidae.
En cuanto al método de registros por observación directa la especie más abundante fue
Tyrannus melancholicus de la familia Tyrannidae.

En cuanto a la diversidad del ensamblaje evaluado para las tres configuraciones de


paisaje distintas, no se encuentra una diferencia representativa entre los tres, aunque esta
presenta un leve aumento en la medida en que el escenario está menos perturbado. El
Agroecosistema con 131 especies (60.9 % del total de especies), Fragmento de bosque
rodeado de matrices agroforestales 147 (68.3 %) y Bosque conservado 150 (69.7 %).
(Anexo 10.3).

Se obtuvo una totalidad de 2.754 individuos registrados tanto con el método de red de
niebla como de observación directa, la abundancia para los tres escenarios se presenta
de la siguiente manera: Agroecosistema con 1217 individuos (44.1 % del total de
individuos), Fragmento de bosque rodeado de matrices agroforestales 740 (26.8 %) y
Bosque conservado 797 (28.9 %) (Anexo 10.4). Siendo el Agroecosistema el que mayor
abundancia presenta, casi duplicando a los otros dos escenarios.

De las 215 especies registradas, 7 son endémicas para Colombia: Penelope perspicax,
Ortalis columbiana, Picumnus granadensis, Cercomacroides parkeri, Dacnis hartlaubi,
Chlorochrysa nitidissima y Habia cristata, según el Libro Rojo de Aves de Colombia se
tienen como especies amenazadas a escala nacional; en categoría de En Peligro (EN)
Penelope perspicax, Vulnerable (VU) Dacnis hartlaubi y Chlorochrysa nitidissima (Renjifo
et al, 2016) (Anexo 10.5).

Se registraron 16 especies migratorias, Ictinia plúmbea, transeúnte (Migratoria de


Centroamérica; entre Julio-Abril), Buteo platypterus, Empidonax alnorum, Empidonax
virescens, Contopus sordidulus, Myiarchus crinitus, Catharus ustulatus, Piranga rubra,
Piranga olivácea, Pheucticus ludovicianus, Passerina cyanea, Leiothlypis peregrina,
Mniotilta varia, Parkesia noveboracensis, Geothlypis philadelphia, Cardellina canadensis
(Migratorias boreales; provenientes de Norteamérica, entre Septiembre-Abril), (Naranjo et
al, 2012) (Anexo 10.6).

El valor de diversidad para la avifauna de esta zona cafetera, calculado con el método de
Shannon-Wiener es: Agroecosistema 4,27, Fragmento de bosque 4,58 y Bosque 4,48 lo
que indica una diversidad alta de acuerdo con la interpretación del índice propuesta por.
Según el índice de diversidad Simpson el valor obtenido es de: Agroecosistema 0,9798,
Fragmento de bosque 0,9867 y Bosque 0,9838, estos valores altos indican que una o
algunas especies son dominantes en la comunidad (Magurran,1988, Moreno 2001).

La estimación de la similitud en composición de especies entre los tres tipos de


configuración del paisaje propuestas en este trabajo (agro ecosistema, fragmento de
bosque rodeado de matrices agroforestales o monocultivos y parche de bosque
conservado), se puede analizar a partir del dendograma obtenido en el Análisis de
Agrupamiento (Fig. 2), el cual sintetiza las relaciones multi-dimensionales entre las
especies en función de la configuración del paisaje, mostrando similitud entre los

24
escenarios de Fragmento de bosque rodeado de matrices agroforestales (representado
por el número 2) y Bosque conservado (# 3) con 0.58% de similitud entre los dos, y
discriminando al Agroecosistema el cual no se agrupa con ninguno de los anteriores, este
tiene de 0.49% de similitud con el escenario 2 y 0.43% con el escenario 3. Respecto a las
especies únicas por cada tipo de escenario se presenta de la siguiente manera:
Agroecosistema 28 especies, Fragmento de bosque rodeado de matrices agroforestales
(19) y Bosque conservado con 28 especies.

1
0,96

0,90

0,84

0,78
Similarity

0,72

0,66

0,60

0,54

0,48

0,42

Figura 4. Dendograma que muestra el grado de similitud entre las especies. Agroecosistema (1),
Fragmento de bosque rodeado de matrices agroforestales (2) y Bosque conservado (3)

5.3 Estructura trófica

Las aves fueron categorizadas en función de su dieta de la siguiente manera; 5 gremios y


11 intergremios, siendo el gremio Insectívoro el más abundante con 60 especies, seguido
del intergremio Frugívoro-Insectívoro con 41 especies, aves como Coereba flaveola,
Chlorophanes spiza, Diglossa albilatera, Diglossa sittoides poseen una dieta muy
especializada en la cual se alimentan principalmente de néctar pero complementan su
dieta con frutos e insectos en menor medida, que las ubican en intergremios muy
particulares siendo los menos abundantes (Tabla 3).

25
70
Gremios tróficos
60
50
40
30
20
10
0

Especies

Tabla 3. Número de especies por gremio trófico, registradas para todo el ensamblaje.

En cuanto a las variaciones entre escenarios, se puede analizar que los tipos de dieta
predominantes en los tres escenarios son aquellas basadas principalmente en insectos,
seguidas por las especies de aves que son frugívoras y que complementan su dieta con
insectos, los gremios con menos especies y con menos individuos registrados fueron
aquellos cuya dieta es nectarívora pero se complementa con frutos e insectos en menor
medida, seguida por los intergremios, granívoro-insectivoro con 2 especies y omnívoro
con 2 especies (Melanerpes formicivorus y Milvago chimachima); cuya dieta es bastante
generalista y va desde frutos tipo baya, néctar, pequeños artrópodos, huevos de otras
aves y pequeños vertebrados (Tabla 4 y 5).

Tabla 4. Número de especies por gremio trófico, en cada escenario: Agroescosistema (azul),
Fragmento de bosque (verde) y Bosque conservado (rojo).

26
Tabla 5. Número de individuos por gremio trófico, en cada escenario: Agroescosistema (azul),
Fragmento de bosque (verde) y Bosque conservado (rojo).

6 DISCUSIÓN DE RESULTADOS

6.1 Representatividad del muestreo

La totalidad de especies registradas con los dos métodos fue de 215 especies, de las
cuales 132 fueron registradas por medio de captura con red de niebla y 198 por medio de
observación directa. En cuanto a la representatividad de muestreo por tipo de
metodología usada, el método de observación directa fue más eficiente ya que tuvo una
riqueza acumulada más alta, esto puede deberse a que en escenarios con doseles de
bosque altos las redes de niebla son casi ineficientes, a pesar de que fueron elevadas, es
difícil capturar aves a estas alturas. Las curvas en general no alcanzaron una asíntota
definida, de tal forma que se necesitarían más unidades de muestreo para complementar
los inventarios.

A pesar de que las curvas y los estimadores propuestos no fueron asintóticos, analizando
las curvas que resultan a partir de los datos de los singletons y doubletons si se obtiene
una asíntota, cuando estas son asintóticas o tienden a descender indican que se ha
logrado un buen muestreo como lo sugiere (Villarreal, et al, 2006).

El estimador que más se ajusta y se acerca a los valores de riqueza obtenidos en este
trabajo, para los dos tipos de metodología fue Bootstrap que estima la riqueza de
especies a partir de la proporción de muestras que contienen a cada especie, respecto a
este se tuvo una representatividad con porcentajes de 90% para el método de
observación directa y 86% para el método por captura en red. El estimador que menos se
acercó fue Jack 2 que considera a las especies presentes en dos unidades de muestreo
tuvo porcentajes de 72% para el método de observación directa y 65% para el método por
captura en red. De igual forma a menos que la comunidad se haya muestreado de modo

27
exhaustivo, estas curvas subestimarán también la riqueza real de un modo desconocido
(Magurran, 2004).

6.2 Composición del ensamblaje de aves

Los escenarios categorizados como agroecosistemas a pesar de considerarse zonas


afectadas por las transformaciones antropogenicas, con un nivel de deforestación alto,
áreas boscosas casi inexistentes y monocultivos de amplia extensión presentaron una alta
diversidad tanto en número de especies como en número de individuos allí registrados,
inclusive fue el escenario que tuvo mayor abundancia de aves tanto capturadas en red
como observadas. De acuerdo al grado de complejidad estructural de los sistemas
productivos (monocultivos, sistemas agroforestales, sistemas silvopastoriles, etc.) éstos
pueden albergar una mayor diversidad y cumplir una función como corredores biológicos y
como sitios para el mantenimiento de servicios ambientales (Weibull et al. 2003, CARDER
2004). El papel que puede jugar este tipo de paisajes agrícolas transformados como parte
del mosaico de ecosistemas y como hábitat para distintas especies animales es complejo.
Varios estudios han demostrado que muchas especies de aves pueden utilizar los
recursos disponibles en las plantaciones y otros hábitats antropogénicos (Durán & Kattan
2005, Hayes & Samad 1998, Mitra & Sheldon 1993, Petit & Petit 2003, Renjifo 2001).

Algunos estudios realizados en cafetales y plantaciones forestales han encontrado que


estos hábitats son más pobres cuando se comparan con los bosques naturales, los cuales
tienen más especialistas de interior de bosque, más aves endémicas y mayor abundancia
de insectívoros, mientras que las plantaciones presentan mayor abundancia de aves de
áreas abiertas (Wunderle & Latta 1996). Sin embargo, las plantaciones pueden proveer
hábitat para especies de bosque en regiones sometidas a deforestación extrema (Brash
1987, Ewel & Putz 2004, Haggar et al. 1997, Hayes & Samad 1998, Perfecto et al. 1996).

Por ejemplo, especies generalistas y de vulnerabilidades bajas, especies adaptadas o


adaptables a las zonas abiertas y especies para las cuales sus recursos disponibles han
aumentado o los enemigos o competidores naturales han disminuido, son especies cuyas
poblaciones y distribución han aumentado. Algunas especies de loras, tórtolas, aves
granívoras y frugívoras y los gallinazos, se podría decir que se han convertido en
especies dominantes en el agroecosistema cafetero, debido a su alta abundancia y amplia
distribución como lo asevera Botero & Lentijo (2014)

Sin embargo, este tipo de ecosistemas no brindaría los recursos adecuados para toda la
avifauna local, teniendo en cuenta que especies raras de interior de bosque, que son
especialistas con dietas muy específicas, y de zonas más conservadas que no se
registraron en el agroecosistema se verían directamente afectadas si los ecosistemas
menos intervenidos sufrieran algún tipo de transformación. Como también lo sugiere
Botero & Lentijo (2014) respecto a la biodiversidad en zonas cafeteras en Colombia, las
especies más vulnerables a los cambios en sus hábitats, las especialistas, las de mayores
tamaños y las que requieren mayores extensiones boscosas para existir, han sido
especialmente afectadas. También lo han sido aquellas susceptibles a la cacería y tráfico
de fauna y flora, y aquellas susceptibles a la contaminación.

28
6.3 Estructura trófica

De las 16 variables de alimentación dadas en este trabajo para categorizar las dietas de
las aves, el gremio insectívoro es el más representativo con el 27.9 % del total de las
especies del ensamblaje, siendo más abundante en los escenarios de Fragmento de
bosque y bosque conservado que en los categorizados como agroecosistemas, aves
insectívoras que se encuentran asociadas en mayor medida a interior de bosque y
fragmentos boscosos de grandes extensiones, especialistas pertenecientes a las familias
Tyrannidae Picidae y Furnariidae, la predominancia de este tipo de dieta asociada a este
tipo de hábitats concuerda con lo reportado en otros estudios realizados en la Cordillera
Central de los andes colombianos (Gallo & Idrobo, 2004), (Castaño & Patiño, 2007).

El intergremio Frugívoro-Insectívoro fue la siguiente categoría más abundante con el


19.06 % del total de las especies, el gremio de los frugívoros estrictos fue el siguiente con
el 11.6 % de especies, de este tipo de aves cuya alimentación se basa exclusivamente en
frutos; se registraron aproximadamente 127 morfotipos de plantas consumidas, de los
cuales se lograron identificar 90 especies pertenecientes a 37 familias en donde las
familias más representativas fueron Melastomataceae con 9 especies, Loranthaceae (7),
Urticaceae, Solanaceae y Poaceae (6), y Rubiaceae (4). Los géneros que fueron más
consumidos por las aves fueron Miconia y Cecropia (determinaciones realizadas por
Catalina López Rico y Dayro Leandro Rodríguez, UNISARC).

Las anteriores categorías de alimentación, en cuanto a número de especies por escenario


fueron registradas mayormente en bosque conservado, seguido por agroecosistema y
finalmente fragmento de bosque, especies pertenecientes mayormente a las familias
Thraupidae, Tyrannidae y Emberizidae. En cuanto a la abundancia la categoría de dieta
con el mayor número de registros fue la de frugívoro-insectívoro con 394 individuos en el
escenario de agroecosistema. Esto puede deberse a que las aves registradas en
agroecosistemas los cuales se conforman ampliamente de cafetales, otros cultivos
agrícolas y plantaciones forestales en extensión, no sean residentes teniendo en cuenta
que este tipo de ecosistemas transformados sirven como corredores y conectores que
permiten el paso de especies entre los bosques, y bordes de bosque en donde se da una
amplia variedad especies vegetales pioneras que ofrecen de manera constante frutos
(Castaño & Patiño, 2007).

En cuanto al gremio de los nectarívoros este se vio representado con el 9.7 % de las
especies del ensamblaje total, cuya abundancia es mayor en el fragmento de bosque,
seguida por el bosque conservado y en menor medida registrados en los
agroecosistemas, lo que puede darse al presentarse una mayor disponibilidad de alimento
representada en flores que están muy dispersas en el bosque y que producen volúmenes
grandes de néctar concentrado según Murcia (2002), de igual forma también afirma que
para los colibríes es más importante los recursos alimenticios que el elemento del paisaje
en el cual estos se hallen a lo cual debe deberse que la abundancia en los tres tipos de
configuración de paisaje no muestre diferencias muy representativas.

Las categorías de alimentación con el menor número de especies son: carroñero-


carnívoro con 3 especies, granívoro (3), granívoro-insectívoro (2), y aquellas aves que

29
son nectarívoras y complementan su dieta con otro tipo de recursos; aves que poseen
dietas muy especializadas que las ubican en los gremios menos abundantes, especies
como Coereba flaveola, Chlorophanes spiza, Diglossa albilatera, Diglossa sittoides, que
se alimentan principalmente de néctar pero complementan su dieta con frutos e insectos
en menor medida.

En cuanto a la metodología utilizada para el análisis de la dieta las muestras de heces


constituyen un método efectivo y no invasivo, a diferencia del análisis de contenidos
estomacales y el uso de eméticos para colectar información sobre dieta de aves
capturadas en redes de niebla (Wheelwright et al. 1984, Loiselle y Blake 1990). Los
sesgos relacionados con la velocidad del paso por el tracto digestivo y con la digestión
diferencial de los diferentes componentes de la dieta son algunas de las desventajas de
este método (Rosenberg y Cooper 1990). Sin embargo, se ha demostrado una buena
correspondencia entre muestras de heces y contenidos estomacales y no se encontró que
hubiera un sesgo contra ítems pequeños o de cuerpo blando (Ralph et al. 1985)

Trabajos de investigación como este aportan a la información acerca de: la biodiversidad


de aves presente en estas zonas del eje cafetero, particularidades de su ecología como la
variedad de dietas que presentan los conjuntos locales de aves, como características
particulares que conforman los “elementos del paisaje” en este tipo de ecosistemas
transformados influyen directamente en la conformación de la avifauna en el
departamento de Risaralda. De tal forma que se pueda comprender el impacto social,
ambiental y económico que tiene vincular estudios de diversidad a la promoción del
turismo como eje para la conservación de áreas protegidas, de fragmentos o remanentes
de bosque como principal refugio para la biodiversidad original de las zonas cafeteras los
cuales deben ser protegidos y restaurados urgentemente. Como lo presentan Botero &
Lentijo (2014), los resultados de los estudios ornitológicos realizados por Cenicafé ilustran
la importancia de los fragmentos de bosque para la biodiversidad original. De 390
especies de aves que han sido observadas en fragmentos de bosque, cerca del 28% se
registró solamente en bosques y en ningún otro tipo de hábitat. En este gran grupo se
encuentra el 91% de todas las especies de aves amenazadas, el 85% de las endémicas y
el 84% de las migratorias , además en los bosques se ha encontrado el mayor número de
especies de aves con vulnerabilidades alta y media, el mayor número de plantas nativas y
de especies de importancia para la conservación.

30
7. CONCLUSIONES

La variabilidad en la estructuración del ensamblaje presente entre los tres tipos de


configuración de paisaje propuestos en este trabajo no es muy representativa, aun así se
observa que en la medida en que el escenario se clasifica como menos perturbado el
número de especies aumenta levemente.

A pesar de que la riqueza es mayor en zonas más conservadas, el agroecosistema es el


escenario con la mayor abundancia, casi duplicando en número de individuos a los otros
dos, además de haber registrado especies únicas que fueron observadas y capturadas
exclusivamente en este escenario (28 especies) que se compara con el mismo número de
especies únicas al escenario de bosque conservado, a pesar de considerarse
ecosistemas afectados por actividades antrópicas cumplen funciones como corredores
biológicos y como sitios con una gran diversidad de aves en el paisaje cultural cafetero.

Casi todas las categorías de gremios y las intergremiales estuvieron representadas en los
tres escenarios, para agroecosistemas estuvieron todas las 16, Fragmento de bosque
rodeado de matrices agroforestales solo un intergremio no estuvo presente y para Bosque
conservado 2 intergremios no estuvieron presentes; puesto que especies propias de
interior de bosque son un poco más especialistas, de este modo en la medida en que
estos ecosistemas estén más intervenidos especies endémicas y otras allí presentes se
ven directamente afectadas en la disposición de recursos alimenticios inmediatos.

El ensamblaje de aves en esta zona cafetera del oriente del departamento de Risaralda
se caracteriza por una dominancia del gremio insectívoro, en especial hacia las zonas
donde se han conservado áreas de bosque por la disponibilidad de insectos allí presente;
en menor proporción integran la comunidad especies del gremio omnívoro, nectarivoro-
insectivoro-frugivoro, granívoro-insectívoro, debido a la expansión de la frontera agrícola y
de la explotación del suelo a partir de distintas actividades humanas, de igual forma los
distintos tipos de dietas presentes cumplen en conjunto un papel fundamental en el
mantenimiento del flujo de energía en los ecosistemas del paisaje rural cafetero.

La transformación de los sistemas naturales, la intensidad y el modelo del cultivo del café
y la extensión de los monocultivos sugieren una amenaza para la diversidad de aves que
habitan estas zonas boscosas. Vincular trabajos de investigación con la participación de
las comunidades en el seguimiento y conservación de diversidad de aves en esta zona
del eje cafetero es prioritario, para integrar la avifauna como un componente importante
en la conservación de áreas protegidas y el fomento del aviturismo en la región.

31
8. RECOMENDACIONES

A pesar de que las muestras de heces constituyen un método efectivo y no invasivo (a


diferencia del análisis de dieta con fijación de estómago y el uso de eméticos) para
colectar información sobre dieta de aves capturadas en redes de niebla, como ya se
referencio anteriormente en otros trabajos, y que los items encontrados fueron eficientes
para su análisis y para los objetivos de este trabajo, para estudios más detallados acerca
de dieta como determinación taxonómica de semillas o artropofauna, peso específico de
cada ítem, estudios palinológicos, se recomienda complementar con otro tipo de métodos
como regurgitación, uso de eméticos, colecta de muestras de polen, combinación de las
categorías gremiales con estrategias y maniobras de obtención del alimento por parte de
las aves, entre otros.

En el territorio colombiano, está la región conocida como el triángulo del café, donde se
encuentra el Departamento de Risaralda el cual se ha propuesto como “Bosque Modelo
para el Mundo”, por tal motivo es un área representativa del paisaje cultural cafetero y del
país, en la cual es importante el desarrollo de investigaciones en avifauna, ecología del
paisaje, por lo que se debe tomar acciones de protección que garanticen su permanente
conservación. Algunas de las localidades de estudio de este trabajo se encuentran
cercanas a la cuenca del río Otún en los municipios de Santa Rosa de Cabal y
Dosquebradas, también la microcuenca de La Nona en el municipio de Marsella que limita
con el departamento de Caldas, los cuales son lugares de especial protección ya que
hacen parte actualmente de zonas conservadas en el departamento.

32
9. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Amat J.A. 1984. Las poblaciones de aves acuáticas en las lagunas Andaluzas:
composición y diversidad durante un ciclo anual. Ardeola 31: 61-79 pp.

Andraca Collazo L. 2010. Reglas de ensamblaje y modelos de coexistencia de especies


en las comunidades de aves cubanas. Tesis Biólogo. Facultad de Biología. Universidad
de la Habana. Cuba. 64 p.

ANDRADE, G. I. 1993. Paisaje y biodiversidad en las selvas de los Andes. Págs. 31-44
en: G. I. Andrade (ed.). Carpanta: selva nublada y páramo. Fundación Natura Colombia,
The Nature Conservancy y Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, Santafé de
Bogotá.

Andrén, H. 1994. Effects of habitat fragmentation on birds and mammals in landscapes


with different proportions of suitable habitat: a review. Oikos 71: 355-366.

BORRERO, J.I. 1986. La sustitución de cafetales de sombrío por caturrales y su efecto


negativo sobre la fauna de vertebrados. Caldasia, 15: 71-75.

BOTERO, J. E., N. G. FRANCO-ROJAS, R. ESPINOSA-ALDANA Y A. M. LÓPEZ-LÓPEZ.


2012. Avifauna de la Reserva de Planalto. Revista Cenicafé 63(1): 41- 56.

BOTERO, J.E., G.M. LENTIJO, L.M. SÁNCHEZ-CLAVIJO. 2014. Biodiversidad en zonas


cafeteras de Colombia. Principales lecciones. Avances Técnicos CENICAFE 444. 12p.

Bradley RA & Bradley DW (1985) Do non-random patterns of species in niche space imply
competition? Oikos 45:443- 446.

Camargo, J.C.; Current, D.; Ibrahim, M.; Somarriba, E.; Finegan, B. 2000. Factores
ecológicos y socioeconómicos que influyen en la regeneración natural del laurel en
sistemas silvopastoriles del trópico húmedo y subhúmedo de Costa Rica. Agroforestería
en las Américas 7(26): 46-49.

CARDER. 2004: Ecorregión eje cafetero: un territorio de oportunidades. Proyecto:


Construcción de un ordenamiento territorial para el desarrollo sostenible en la Ecorregión
del Eje Cafetero. Convenio CARDER-FONADE No 1068.

Cardona, W., Cano, T., Gil, R., & Gómez, D. (2012). CARACTERIZACIÓN DE FAUNA
(RANAS Y AVES) Y FLORA EN SEIS HUMEDALES DEL DEPARTAMENTO DE
RISARALDA.

Castaño Villa G.J y J.C. Patiño Zabala. 2007. Composición de la comunidad de aves en
bosques fragmentados en la región de Santa Elena, andes centrales colombianos. Museo
de Historia Natural. 11: 47 – 60 pp.

CAVELIER, J. 1997. Selvas y bosques montanos. Págs 38-55 en: M. E. Chaves & N.
Arango (eds.). Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad, Tomo I. Instituto de
Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá

33
Cody M.L. (1985). Habitat selection in birds. Academic Press, Nueva York.

Collins S. L., Carpenter S. R., Swinton S. M., Orenstein D. E., Childers D. L., Gragson T.
L., Grimm N. B., Grove J. M., Harlan S. L., Kaye J. P., Knapp A. K., Kofinas G. P.,
Magnuson J. J., McDowell W. H., Melack J. M., Ogden L. A., Robertson G. P., Smith M.
D., and Whitmer A. C.,. (2010) “An integrated conceptual framework for long-term social–
ecological research,” Front. Ecol. Environ., vol. 9, no. 6, pp. 351–357, Nov. 2010.

Colwell, R.K. 2000. EstimateS, Statistical Estimation of Species Richness and Shared.
Species from Samples. University of Connecticut.

Corpocaldas, A. C., & Fierro-Calderón, E. (2010). Estado de conocimiento de las aves en


el departamento de Caldas: prioridades de conservación y vacíos de
información.Corporación Autónoma Regional de Caldas, Manizales.

Duque Escobar, G. (2014). Gobernanza forestal para la ecorregión andina. Revista


Civismo SMP Manizales.

Espinosa, T. E. (2003). ¿Cuántas especies hay. Los estimadores no paramétricos de


Chao. Elementos, 52, 53-56.

Fahrig, L. 2003. Effects of habitat fragmentation on biodiversity. Annual Review of


Ecology, Evolution and Systematics 34: 487–515.

Farina, A. (2008). Principles and Methods in Landscape Ecology: Towards a Science of


the Landscape.

Gallo-Cajiao, E., & Idrobo-Medina, C. (2004). Fragmentos de bosque y conservación de


aves: un estudio de caso en los Andes de Colombia. Memorias: Manejo de Fauna
silvestre en Amazonia y Latinoamérica, 178-185.

Garmendia Salvador A. y A.J. Samo Lumbreras. 2005. Prácticas de ecología. Universidad


Politécnica de Valencia. ES. 147 p.

Gitay H & Noble IR (1997) What are functional types and how should we seek them? Pp.
3-19 en: Plant functional types. Their relevance to ecosystem properties and global
change. Smith TM, Shugart HH y Woodward FI (eds). Cambridge University Press,
Cambridge.

Gómez, E. L. S., & García, J. C. C. (2012). Diversidad de avifauna en paisajes rurales de


la cuenca del río La Vieja, Eje Cafetero de Colombia. Recursos Naturales y Ambiente,
(65-66).

Hammer, O., D. Harper y P. Ryan. 2001. PAST: Paleontological Statistics Software.


Package for Education and Data Analysis. Paleontología Electrónica 4(1): 9.

Hawkins CP & MacMahon JA (1989) Guilds: the multiple meanings of a concept. Annual
Review of Entomology 34:423-451

34
Henao-Isaza, J. R., Carranza, J. A., & Castaño, J. H. (2014) AVIFAUNA DEL CAMPUS
UNIVERSITARIO EL JAZMIN: UN MOSAICO DE AGROECOSISTEMAS DIVERSOS EN
EL PAISAJE CAFETERO DE RISARALDA. Boletín Invest Unisarc. 11(1-2): 42 – 54. 2014

Herzog, S. K., & Kattan, G. H. (2011). Patterns of diversity and endemism in the birds of
the tropical Andes. Climate change and biodiversity in the tropical Andes. Montevideo,
Inter-American Institute for Global Change Research (IAI) and Scientific Committee on
Problems of the Environment (SCOPE), 245-259.

Hill, M. O. 1973. Diversity and evenness: a unifying notation and its consequences.
Ecology 54:427–432.

HILTY, S.H. y BROWN, W.L. 2001. Guía de las Aves de Colombia. American Bird
Conservancy. Colombia.

Holdridge, L. R. (1987). Ecología basada en zonas de vida (No. 83). Agroamérica.

Holmes RT (1980) Resource exploitation patterns and the structure of a forest bird
community. Pp. 1056-1062 en: Actis XVII Congressus Internationalis Ornithologici.
Nohring R (ed). Deutsche Ornithologen.Gesellschaft, Berlin

Holmes RT & Recher HF (1986) Determinants of guild structure in forest bird communities:
an intercontinental comparison. Condor 88:427-439.

Hurtado Veintimilla, N. I. (2015). Estructura trófica de una comunidad de aves y uso de


especies paraguas en la conservación del bosque seco del cantón Zapotillo. Tesis de
grado Ingenieria en Manejo y Conservación de Medio Ambiente. (Bachelor's thesis, Loja:
Universidad Nacional de Loja). pp 5-6.

Ibáñez Martí J.J. y A. García Álvarez. 2002. Diversidad: biodiversidad edáfica y


geodiversidad. Edafología 9(3): 329-385 pp.

Jaksic FM (1981) Abuse and misuse of the term guild in ecological studies. Oikos 37:397-
400.

KATTAN, G. H. & H. ALVAREZ-LÓPEZ. 1996. Preservation and management of


biodiversity in fragmented landscapes in the Colombian Andes. Págs. 3-18 en: J. Schelhas
& R. Greenberg (eds.). Forest remnants in the tropical landscape. Island Press,
Washington, D. C.

KATTAN, G. H. 1997. Transformación del paisaje y fragmentación del hábitat:


ecosistemas terrestres. Págs. 76-87 en: M. E. Chaves & N. Arango (eds.). Informe
nacional sobre el estado de la biodiversidad, Tomo II. Instituto de Investigación de
Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá.

Kattan, G., Valderrama, C., Trujillo, A.F., Rojas-Díaz, V. 2004: Análisis de


representatividad en el SIRAP EC. En: Análisis de representatividad y biodiversidad para
la construcción del sistema regional de áreas protegidas del eje cafetero. Fundación
EcoAndina, programa Colombia de Wildlife Conservation Society. World Wildlife Fund-
Colombia.

35
Landres PB & MacMahon JA (1983) Community organization of arboreal birds in some
oak woodlands of western North America. Ecological Monographs 53:183-208

Lentijo, G. M., & Kattan, G. H. (2005). Estratificación vertical de las aves en una plantación
mono específica y en bosque nativo en la cordillera central de Colombia. Ornitología
Colombiana, 3, 51-61.

Lentijo, G. M., Arbeláez, D., Castellanos, O., Franco, N. G., López, A. M., & Botero, J. E.
(2008). Enfoques participativos en investigación como una herramienta de conservación
de las aves en zonas cafeteras de Colombia. Ornitologıa Neotropical, 19, 567-574.

Loh, J. y Wackernagel, M. (eds.). 2004. Informe Planeta Vivo 2004. WWF, Gland.

Londoño-Betancourth, J. C. (2011). Una mirada a la diversidad ornitológica de Pereira. Bol


Cient Mus Hist Nat, 15, 84-103.

Lopez de Casenave, J. N. (2001). Estructura gremial y organización de un ensamble de


aves del desierto del Monte (Tesis Doctoral, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales.
Universidad de Buenos Aires). Biblioteca digital FCEN-UBA. www.digital.bl.fcen.uba.ar, pp
15.

López-Ordóñez P. J., Cortés-Herrera, O. J., Paez-Ortíz, A. C., & González-Rojas, F. M.


(2013). Nuevos registros y comentarios sobre la distribución de algunas especies de aves
en los Andes Occidentales de Colombia.Ornitología Colombiana, (13).

Magurran, A. (1988). Ecological diversity and its measurement. Princeton University


Press, New Jersey, 179 pp.

Magurran, A. E., 2004. Measuring Biological Diversity. Blackwell, Malden

MCMULLAN, M.; QUEVEDO, A. y DONEGAN, T.M. 2011. Guía de campo de las Aves de
Colombia. Fundación ProAves. Colombia.

Moreno, C. E. 2001. Manual de métodos para medir la diversidad. Universidad


Veracruzana. Xalapa, México. 49p.

Morrison ML, Marcot BG & Mannan RW (1992) Wildlife.habitat relationships. Concepts


and applications. University of Wisconsin Press, Madison.

MURCIA, C., 2002. - Frugivoría: 531-558 (en) GUARIGUATA, M.R. & KATTAN, G.H.
(eds). Ecología y Conservación de bosques. Ediciones LUR, Cartago, Costa Rica.

Nadachowski Chávarro, E., & Valencia Valencia, M. Y. (2009). Sistema regional de áreas
naturales protegidas en el Eje Cafetero de Colombia: un esfuerzo colectivo para la
conservación de nuestro territorio.

Naranjo, L. G., J. D. Amaya, D. Eusse-González y Y. Cifuentes-Sarmiento (Editores).


2012. Guía de las Especies Migratorias de la Biodiversidad en Colombia. Aves. Vol. 1.
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible / WWF Colombia. Bogotá, D.C. Colombia.
708 p.

36
Oreja, J. G., de la Fuente-Díaz-Ordaz, A. A., Hernández-Santín, L., Buzo-Franco, D., &
Bonache-Regidor, C. (2010). Evaluación de estimadores no paramétricos de la riqueza de
especies. Un ejemplo con aves en áreas verdes de la ciudad de Puebla, México. Animal
biodiversity and conservation, 33(1), 31-45.

Otero, J., Quiceno, M.P., Vieira, M.I., Cárdenas, K., Cabrera, E. 2005: Las Cercas Vivas:
Oportunidades de uso y conservación de biodiversidad. Instituto de Investigación de
Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá, D.C.

Perovic P., C. Trucco, A. Tálamo, V. Quiroga, D. Ramallo, A. Lacci, A. Baungardner y F.


Mohr. 2008. Guía técnica para el monitoreo de la biodiversidad. Programa de Monitoreo
de Biodiversidad, Parque Nacional Copo, Parque y Reserva Provincial Copo, y Zona de
amortiguamiento. APN/GEF/BIRF. Salta, Argentina.

Philptt, S. M. ,Arendt W. J., I. Armnbretch I., Bichier P.,Diestch T. V,Gorgon C., R.


Greenberg R., Perfecto I., R. Reynoso-Santos, Soto-Pinto L., Tejeda-Cruz C., Williams-
Linera G., Valenzuela J., and Zolotoff J. M.,. (2008). “Biodiversity Loss in Latin American
Coffee Landscapes: Review of the Evidence on Ants, Birds, and Trees,” Conserv. Biol.,
vol. 22, no. 5, pp. 1093–1105, 2008.

Renjifo, L. M., A. M. Franco-Maya, J. D. Amaya-Espinel, G. H. Kattan y B. López-Lanús


(eds). 2002. Libro rojo de aves de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas
de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y
Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia.

Renjifo L.M., Amaya-Villarreal, A.M., Velásquez-Tibatá, Burbano-Girón J. (2016). Libro


rojo de aves de Colombia. Volumen II: Ecosistemas abiertos, secos, insulares, acuáticos
continentales, marinos, tierras altas del Darién y Sierra Nevada de Santa Marta y bosques
húmedos del centro, norte y oriente del país. Editorial Pontificia Universidad Javeriana e
Instituto Alexander von Humboldt. Bogotá, D.C. Colombia. (v. 2).

Restrepo, D. U. (2016). Algunas de las aves emblemáticas del Eje Cafetero. Boletín
Cultural y Bibliográfico, 50(91), 4-20.

Ricklefs R.E. 1996. Invitación a la ecología: la economía de la naturaleza. Trad. DS Klajn.


4 ed. Madrid, ES. Panamericana. 692 p.

Root RB (1967) The niche exploitation pattern of the Blue. gray Gnatcatcher. Ecological
Monographs 37:317-350.

Sáenz, J. C., Villatoro, F., Ibrahim, M., Fajardo, D., & Pérez, M. (2013). Relación entre las
comunidades de aves y la vegetación en agropaisajes dominados por la ganadería en
Costa Rica, Nicaragua y Colombia.

Santos, T., & Tellería, J. L. (2006). Pérdida y fragmentación del hábitat: efecto sobre la
conservación de las especies. Revista Ecosistemas, 15(2).

37
Saunders, D.A., Hobbs, R.J. y Margules, C.R.. 1991. Biological consequences of
ecosystem fragmentation: A review. Conservation Biology 5: 18-32

Simberloff D & Dayan T (1991) The guild concept and the structure of ecological
communities. Annual Review of Ecology and Systematics 22:115-143

SISTEMA DE INFORMACIÓN REGIONAL. Cobertura y usos del suelo. Municipio de


Santa Rosa de Cabal. 2006.

Smith, E. P., & van Belle, G. (1984). Nonparametric estimation of species


richness. Biometrics, 119-129.

Sneath PHA y Sokal RR (1973) Numerical taxonomy. The principle and practice of
numerical classification. W. H. Freeman & Co., San Francisco.

Sosa, N. (2003). Las aves: riqueza, diversidad y patrones de distribución espacial. Las
ENSEÑANZAS DE San Juan, 257.

South American Classification Committee (SACC). 2018. A classification of the bird


species of South America. Version (en línea).

Southwood, T. R. E., & Henderson, P. A. (2000). Ecological Methods–Blackwell Science.

SUÁREZ, C., TRUJILLO, A., GIRALDO, J., RÍOS-FRANCO, C., CUADROS, L., DORADO,
J., & NARANJO, L. (2011). Clasificación de Ecosistemas Naturales Terrestres del Eje
Cafetero (en Preparación). Santiago de Cali, Colombia: WWF, Sirap EC, WCS, CARDER,
CVC, CRQ, CORPOCALDAS, CORTOLIMA.

Villarreal, H., Álvarez, M., Córdoba, S., Escobar, F., Fagua, G., Gast, F. & Umaña, A. M.
(2006). Métodos para el análisis de datos: una aplicación para resultados provenientes de
caracterizaciones de biodiversidad. Manual de Métodos Para el Desarrollo de Inventarios
de Biodiversidad. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von
Humboldt, Bogotá, Colombia, 185-226.

Weibull, A.C., Östnann, Ö., Granqvist, A. 2003: Species richness in agroecosystems: the
effect of landscape, habitat and farm management. Biodiversity and Conservation 12,
1335-1355.

Wilson J.B. 1989. A null model of guild proportionality, applied to stratification of New
Zealand temperate rain forest. Oecología 80: 263-67 pp.

Wiens JA (1989) The ecology of bird communities. Volume 1. Foundations and patterns.
Cambridge University Press, Cambridge

WWF-Colombia, Wildlife Conservation Society, The Nature Conservancy. SIRAP Eje


Cafetero, (2013). Clasificación de Ecosistemas Naturales Terrestres del Eje Cafetero
Análisis de Representatividad del Sistema Regional de Áreas Protegidas. Santiago de
Cali, Colombia.

38
10. ANEXOS
10.1 Hoja de campo para la toma de datos

CONSECUTIVO SITIO FECHA HORA MÉTODO ALTURA ORDEN FAMILIA SUBFAMILIA GENERO ESPECIE SEXO FOTO item
(#) (m) (#)

LONG LONG LONG LONG ANCH ANCH PESO COLECTA OBSERV escenario coord coord altitud
TARSO ALA (mm) COLA PICO PICO PICO (gr) N W (msnm)
(mm) (mm) (mm) (mm) (mm)

10.2 Lista de familias, subfamilias y especies registradas.

ORDEN FAMILIAS SUBFAMILIAS ESPECIES


Accipiter striatus
Buteo platypterus
Accipitriformes Accipitridae Accipitrinae
Ictinia plumbea
Rupornis magnirostris
Anseriformes Anatidae Anatinae Merganetta armata
Streptoprocne rutila
Apodidae -
Streptoprocne zonaris
Apodiformes
Phaethornithinae Phaethornis guy
Trochilidae
Phaethornis syrmatophorus

39
Adelomyia melanogenys
Amazilia franciae
Amazilia saucerrottei
Amazilia tzacatl
Anthracothorax nigricollis
Chaetocercus multsant
Chalybura buffonii
Chlorostilbon melanorhynchus
Colibri thalassinus
Trochilinae
Coeligena coeligena
Coeligena torquata
Doryfera ludovicae
Eutoxeres aquila
Haplophaedia aureliae
Heliodoxa rubinoides
Heliomaster longirostris
Ocreatus underwoodii
Schistes geoffroyi
Nyctidromus albicollis
Caprimulgidae -
Caprimulgiformes Systellura longirostris
Nyctibiidae - Nyctibius griseus
Cathartes aura
Cathartiformes Cathartidae -
Coragyps atratus
Charadriiformes Charadriidae - Vanellus chilensis
Columba livia
Columbina talpacoti
Leptotila verreauxi
Columbinae Patagioenas cayennensis
Columbiformes Columbidae
Patagioenas fasciata
Patagioenas subvinacea
Zenaida auriculata
Peristerinae Zentrygon frenata
Alcedinidae - Megaceryle torquata
Coraciiformes
Momotidae - Momotus aequatorialis
Crotophaginae Crotophaga ani
Cuculiformes Cuculidae Cuculinae Piaya cayana
Neomorphinae Tapera naevia
Caracara cheriway
Falconiformes Falconidae Falconinae
Milvago chimachima
Galbuliformes Bucconidae - Malacoptila mystacalis
Galliformes Cracidae - Chamaepetes goudotii

40
Ortalis columbiana
Penelope perspicax
Habia cristata
Passerina cyanea
Pheucticus ludovicianus
Cardinalidae -
Piranga flava
Piranga olivacea
Piranga rubra
Cinclidae - Cinclus leucocephalus
Cyanocorax affinis
Corvidae -
Cyanocorax yncas
Pyroderus scutatus
Cotingidae -
Rupicola peruvianus
Arremon brunneinucha
Emberizidae - Atlapetes albinucha
Zonotrichia capensis
Chlorophonia cyanea
Euphonia cyanocephala
Euphoniinae
Euphonia laniirostris
Fringillidae
Euphonia xanthogaster
Spinus psaltria
Fringillinae
Spinus xanthogastrus
Passeriformes
Dendrocincla tyrannina
Glyphorynchus spirurus
Dendrocolaptinae Lepidicolaptes souleyetii
Lepidocolaptes lacrymiger
Xiphorhynchus triangularis
Anabacerthia striaticollis
Furnariidae
Cranioleuca erythrops
Premnoplex brunnescens
Furnariinae Synallaxis azarae
Synallaxis brachyura
Syndactyla subalaris
Thripadectes holostictus
Grallaria guatimalensis
Grallariidae -
Grallaria ruficapilla
Pygochelidon cyanoleuca
Hirundinidae -
Stelgidopteryx ruficollis
Icterus chrysater
Icteridae -
Molothrus bonariensis
Basileuterus coronatus
Parulidae -
Basileuterus tristriatus

41
Cardellina canadensis
Geothlypis philadelphia
Geothlypis semiflava
Leiothlypis peregrina
Mniotilta varia
Myioborus miniatus
Parkesia noveboracensis
Serpophaga cinerea
Setophaga pitiayumi
Dixiphia pipra
Pipridae Piprinae
Masius chrysopterus
Polioptilidae - Polioptila plumbea
Rhinocryptidae - Scytalopus atratus
Cercomacroides parkeri
Myrmotherula schisticolor
Thamnophilidae - Taraba major
Thamnophilus multistriatus
Thamnophilus unicolor
Anisognatus somptuosus
Chlorochrysa nitidissima
Chlorophanes spiza
Chlorospingus falvopectus
Cnemoscopus rubrirostris
Coereba flaveola
Dacnis hartlaubi
Diglossa albilatera
Diglossa sittoides
Hemispingus frontalis
Pipraidea melanonota
Ramphocelus dimidiatus
Thraupidae -
Ramphocelus flammigerus
Saltator atripennis
Saltator striatipectus
Sicalis flaveola
Sporophila intermedia
Sporophila luctuosa
Sporophila nigricollis
Sporophila schistacea
Tangara arthus
Tangara cyanicollis
Tangara gyrola
Tangara heinei

42
Tangara vitriolina
Tangara labradorides
Tangara nigroviridis
Tangara parzudakii
Tangara ruficervix
Tangara xanthocephala
Thraupis episcopus
Thraupis palmarum
Tiaris obscurus
Tiaris olivaceus
Volatinia jacarina
Pachyramphus cinnamomeus
Tityridae - Pachyramphus polychopterus
Pachyramphus versicolor
Cantorchilus nigricapillus
Cinnycerthia olivascens
Cyphorhinus thoracicus
Troglodytae - Henicorhina leucophrys
Microcerculus marginatus
Pheugopedius mistacalis
Troglodytes aedon
Catharus aurantiirostris
Catharus ustulatus
Myadestes ralloides
Turdidae -
Turdus fuscater
Turdus serranus
Turdus ignobilis
Contopus cinereus
Contopus sordidulus
Elaenia flavogaster
Empidonax alnorum
Empidonax virescens
Leptopogon rufipectus
Leptopogon superciliaris
Tyrannidae -
Lophotricus pileatus
Mionectes oleagineus
Mionectes striaticollis
Myiarchus cephalotes
Myiarchus crinitus
Myiarchus tuberculifer
Myiodynastes chrysocephalus

43
Myiopagis viridicata
Myiophobus flavicans
Myiophobus phoenicomitra
Myiozetetes cayanensis
Phyllomyias cinereiceps
Phylloscartes ophthalmicus
Pitangus sulphuratus
Pyrocephalus rubinus
Sayornis nigricans
Serpophaga cinerea
Todirostrum cinereum
Tyrannus melancholicus
Zimmerius chrysops
Pachysylvia semibrunnea
Vireonidae - Vireo leucophrys
Vireo olivaceus
Ardeidae - Bubulcus ibis
Pelecaniformes Phimosus infuscatus
Threskiornithidae -
Theristicus caudatus
Capitonidae - Eubucco bourcierii
Campephilus melanoleucos
Colaptes rubiginosus
Picinae Dryocopus lineatus
Picidae
Melanerpes formicivorus
Piciformes
Melanerpes rubricapillus
Picumninae Picumnus granadensis
Andigena nigrirostris
Ramphastidae - Aulacorhynchus haematopygus
Aulacorhynchus prasinus
Amazona amazonica
Amazona mercenarius
Forpus conspicillatus
Psittaciformes Psittacidae Arinae
Pionus chalcopterus
Pionus menstruus
Psittacara wagleri
Ciccaba virgata
Strigiformes Strigidae - Megascops choliba
Pulsatrix perspicillata
Tinamiformes Tinamidae - Nothocercus bonapartei
Trogoniformes Trogonidae - Trogon collaris
TOTAL 19 45 18 215

44
10.3 Número de especies por cada tipo de escenario. Agroecosistema, Fragmento
de bosque rodeado de matrices agroforestales y Bosque conservado.

Riqueza por escenario


NÚMERO DE ESPECIES

150
145
140
135
130
125
120
Agroecosistema Fragmento de Bosque
bosque conservado
Series1
ESCENARIO 131 147 150

10.4 Número de individuos por cada tipo de escenario. Agroecosistema, Fragmento


de bosque rodeado de matrices agroforestales y Bosque conservado.

Abundancia por escenario


NÚMERO DE INDIVIDUOS

1400
1200
1000
800
600
400
200
0
Agroecosiste Fragmento Bosque
ma de bosque conservado
Series1
ESCENARIO 1217 740 797

45
10.5 Especies endémicas registradas para Colombia con su respectiva categoría de
amenaza a escala nacional. (Renjifo et al, 2016)

ESPECIES Grado de amenaza

Penélope perspicax En Peligro (EN)


Ortalis columbiana
Picumnus granadensis

Cercomacroides parkeri,

Dacnis hartlaubi Vulnerable (VU)


Chlorochrysa nitidissima Vulnerable (VU)
Habia cristata

10. 6 Especies migratorias registradas, con su respectiva categoría de migración


(Naranjo et al, 2012).

ESPECIES Migración

Ictinia plúmbea Migratoria de Centroamérica; entre Agosto-Marzo (CA)

Buteo platypterus Migratorias boreales; provenientes de Norteamérica,


entre Septiembre-Abril (MB)

Empidonax alnorum MB

Empidonax virescens MB

Contopus sordidulus MB

Myiarchus crinitus MB

Catharus ustulatus MB

Piranga rubra MB

Piranga olivácea MB

Pheucticus ludovicianus MB

Passerina cyanea MB

Leiothlypis peregrina MB

Mniotilta varia MB

Parkesia noveboracensis MB

Geothlypis philadelphia MB

Cardellina canadensis MB

46