Está en la página 1de 8

Ciclo vital del desarrollo humano, desde una

perspectiva teórica.
UNIVERSIDAD AUTONOMA DE SINALOA

FACULTAD DE PSICOLOGIA

Por: Jonathan Enrique Pinto Martínez

GRUPO 305

10 de noviembre de 2019

“Una vez que el primer hombre hubo descubierto la posibilidad de mejorar su destino en la tierra
estaba literalmente en sus manos, mediante el trabajo, no puede haberle resultado indiferente el
que otro hombre trabajara con él o contra él. El otro hombre adquirió para él, el valor de un
compañero de trabajo con quien resultaba útil convivir.”

SIGMUND FREUD

¿Por qué debemos interesarnos en el ciclo vital del desarrollo humano, a donde nos
podría llevar tener una comprensión de estos procesos u etapas? Cuando como
estudiantes nos enfrentamos a esta interrogante llegan a pasar por nuestra mente
miles de pensamientos y de introyectos que venimos arrastrando en nuestra vida,
conseguirse con el trabajo de grandes pensadores y teóricos que buscan dar una
explicación nos dan una proyección de lo que podemos ser en una sociedad que
está llena de infinitas realidades, en este escrito buscare sintetizar desde un punto
de vista simple cuales son las principales perspectivas teóricas que como
psicólogos en proceso debemos comprender, buscare plantear la forma en que se
puede identificar estos procesos y plantear lo importante que puede ser la
interpretación de lo que podemos observar u analizar.
Sobre sobre el tema teórico existen muchas teorías validas; sin embargo, es
importante entender que todas las teorías se centran principalmente en cuatro
perspectivas fundamentales: la perspectiva psicoanalítica (que se concentra en las
emociones y pulsiones inconscientes); la perspectiva del aprendizaje (la cual
estudia la conducta observable); la perspectiva cognoscitiva (que analiza los
procesos mentales) y la perspectiva contextual (la cual enfatiza el impacto del
contexto histórico, social y cultural), por lo cual buscare tomar las diferentes
perspectivas e identificare por medio de la observación donde se ubica un sujeto de
femenino de 7 años, en un medio familiar compuesto por madre de 39 años,
hermano 20 años y hermana de 15 años, en cada una de las teorías que haré
referencia a continuación:
a) Perspectiva psicoanalítica: para esta perspectiva tomaremos en cuenta la
teoría psicosexual de Sigmund Freud, el propone que la personalidad se
forma en la niñez mientras los niños se enfrentan a conflictos inconscientes
entre los impulsos innatos y las exigencias de la vida civilizada. Determino
que estos conflictos ocurren en una secuencia invariable de cinco etapas en
la maduración del desarrollo psicosexual, en las cuales el placer cambia de
una zona del cuerpo a la otra: de la boca al ano y luego a los genitales.
Determino que los niños reciben muy poca o demasiada gratificación en
cualquiera de las etapas, están en riesgo de generar una fijación, la cual
puede mostrarse en la personalidad adulta. Freud las etapas a la cual hace
referencia en su teoría son: Etapa Oral (del nacimiento a los 12-18 meses)
donde la principal fuente de placer del bebe implica actividades orientadas a
la boca (succión y alimentación), Etapa Anal (de los 12-18 meses a los 3
años) el niño deriva gratificación sensual de la retención o expulsión de las
heces. La zona de gratificación es la región anal y el entrenamiento del
control de esfínteres es una actividad importante, Etapa Fálica (de 3 años a
los 6 años) el niño se apega al padre del otro sexo y luego se identifica con
el padre del mismo sexo. Se desarrolla el superyó. La zona de gratificación
cambia a la región genital, Etapa Latencia (de los 6 años a la pubertad)
tiempo de relativa calma entre etapas más turbulentas, Etapa Genital (de la
pubertad a la edad adulta) resurgimiento de los impulsos sexuales de la etapa
fálica, canalizados en la sexualidad adulta madura. Con esto Freud mostro la
importancia de los pensamientos, sentimientos y motivaciones del
inconsciente, visualizando una afectación en la personalidad a partir de las
experiencias infantiles, la ambivalencia de las respuestas emocionales en
especial a los padres y las formas en que las relaciones tempranas afectan
a las posteriores.
A momento de analizar a nuestro sujeto de observación podemos inferir lo
siguiente:

a. Tiene eventos esporádicos donde orina su cama, lo que determina un


probable conflicto en la etapa fálica.
b. Tiene apego con su madre, esto puede ser determinado ya que es la
figura de autoridad que tiene presente en su círculo familiar, etapa
fálica.
c. Tiene celos cuando la madre pone atención a personas externas a su
círculo, etapa fálica.
d. Siente identificación por la pareja de la madre, situación que puede
ser determinada por algún sentimiento de vacío a consecuencia de la
falta física de la figura paterna, etapa fálica.
e. Se identifica a la hora de relacionarse con niños de su mismo sexo
más que con el sexo opuesto, Epata latente.
Estas son algunas observaciones que se pueden visualizar, hay que tomar
en cuenta que las etapas psicosexuales no vienen determinadas por la edad
cronología sino por la poca o demasiada gratificación que pueda presentar
durante la experiencia vivida en cada etapa generando represiones o
sublimaciones.
b) Perspectiva del aprendizaje: en esta perspectiva se interesan solo en las
conductas observables. La teoría conductista sostiene que el desarrollo es el
resultado del aprendizaje, conductas basadas en la experiencia o en la
adaptación al ambiente. Estos procesos de desarrollo son considerados
continuos (no en etapas) y enfatizan el cambio cuantitativo. Las teorías
conductistas desarrolladas dan fundamento gracias al descubrimiento del
fisiólogo ruso Ivan Pavlov, quien realizo experimentos con perros, los cuales
por medio de un estímulo (el sonido de la campana) al momento de su
alimentación lograban generar una respuesta fisiológica (salivación) dando
como resultado que sin la necesidad de la presencia de alimento tuvieran la
misma respuesta fisiológica bajo la presencia solo del estímulo. Estos
experimentos dieron fundamento del condicionamiento clásico, ya que
determino que por medio de una asociación podía haber modificación en la
conducta. El condicionamiento clásico es una forma natural de aprendizaje
que ocurre incluso sin intervención. Al aprender que eventos van juntos los
niños pueden anticipar lo que incluso va a suceder, y este conocimiento hace
de su mundo un lugar más ordenado y predecible.
Desde otro punto de vista, el psicólogo estadounidense B. F. Skinner,
determinaba que un individuo aprende de las consecuencias de “operar” en
un ambiente, dando los fundamentos del condicionamiento operante, que a
diferencia de el condicionamiento clásico el condicionamiento operante
involucra conducta voluntaria. Skinner encontró que un organismo tendera a
repetir una respuesta que ha sido reforzada y a suprimir una respuesta que
ha sido castigada.
Cuando volcamos nuestra mirada a el sujeto en observación podemos hacer
referencia a las siguientes situaciones en su vida cotidiana:

a. El sujeto suele ir al baño a ducharse en el momento en que su madre


llega del trabajo y hace sonar el “claxon”, inmediatamente deja lo que
está haciendo y se dirige a bañarse.
b. El sujeto a la hora de comer, tiene la tarea de hacer y limpiar la mesa
para proceder a comer. La madre no sirve la comida hasta que ya está
lista la mesa.
Estos hechos se pueden notar de forma simple el acondicionamiento, y nos
da una visión de lo usual y cotidiano que se genera el aprendizaje continuo
en un sujeto.
Referente a la teoría del aprendizaje social el psicólogo estadounidense
Albert Bandura, consideraba que los conductistas radicales están en lo cierto
cuando dicen que la personalidad se aprender y está fuertemente influida por
los factores ambientales; pero opinan que Skinner fue demasiado lejos al
sostener que las características de la persona, o factores cognitivos, no son
importantes para entender el desarrollo. La teoría del aprendizaje social o
teoría sociocognitiva sostiene que el comportamiento, el ambiente y los
factores personales/cognitivos son importantes para entender el desarrollo.
Bandura afirma que el comportamiento, el ambiente y los factores
personales/cognitivos interactúan recíprocamente. Por lo tanto, en esta
propuesta, el ambiente puede determinar el comportamiento de una persona
(lo que coincide con el enfoque de Skinner), pero hay que tener en cuenta
otros muchos elementos. El comportamiento de la persona puede modificar
el ambiente, y los factores personales/cognitivos pueden influir sobre el
comportamiento de una persona y viceversa. Entre los factores
personales/cognitivos se incluye la autoestima (la creencia de que uno es
capaz de dominar una situación y obtener resultados positivos), los planes y
las habilidades de pensamiento.
Ahora al mirar a nuestro sujeto de observación hago hincapié en este suceso,
para determinar que desde que conocemos la diferencia de lo que es bueno
y lo que es malo de forma consciente nos vemos influenciados por esta
teoría:

a. En el ambiente domestico la madre es muy dedicada los fines de


semana, esto ha influenciado a nuestro sujeto y suele ser muy
colaborativas con estos aspectos en la casa; ahora bien, este
comportamiento la niña suele tenerlos en otros ambientes diferentes
en momentos que son necesarios; por ejemplo, en la escuela suele
ser quien recoja y limpia su mesa de trabajo a la hora de la salida.

La conducta especifica que la gente imita depende de lo que perciba como


valioso para la cultura. Mediante la retroalimentación de su conducta, los
niños gradualmente forman estándares para juzgar sus propias acciones y
son más selectivos al elegir modelos que ejemplifiquen esos estándares.
También empiezan a desarrollar un sentido de autoeficiencia o confianza en
que poseen las características que necesitan para tener éxito.
c) Perspectiva cognoscitiva: en esta perspectiva se concentra en los
procesos del pensamiento y en la conducta que refleja esos procesos. Mucho
de lo que se sabe acerca de cómo piensan los niños se debe al teórico suizo
Jean Piaget. La teoría de las etapas cognoscitivas fue la precursora de la
“revolución cognoscitiva” actual con su énfasis en los procesos mentales.
Piaget adopto una perspectiva orgasnísmica, consideraba que el desarrollo
cognoscitivo era producto de los esfuerzos de los niños para entender y
actuar en su mundo. Estos esfuerzos estarían esquematizados en etapas las
cuales describo a continuación: Etapa Sensoriomotriz (nacimiento hasta los
2 años) Gradualmente, el infante adquiere capacidad para organizar
actividades en relación con el ambiente a través de la actividad sensorial y
motora, Etapa Preoperacional (2 a 7 años) El niño desarrolla un sistema
representacional y emplea símbolos para representar a las personas, lugares
y eventos; el lenguaje y el juego imaginativo son manifestaciones importantes
de esta etapa, pero el pensamiento aún no es lógico, Etapa Operaciones
Concretas (7 a 11). El niño puede resolver problemas de manera lógica
concentrándose en el aquí y el ahora, pero no puede pensar de manera
abstracta y Etapa Operaciones Formales (11 años a la adultez) La persona
puede pensar de manera abstracta manejar situaciones hipotéticas y pensar
en posibles soluciones.
Piaget creía que el desarrollo cognoscitivo empieza con una habilidad innata
para adaptarse al ambiente. Al buscar el pezón, palpar un guijarro o explorar
los límites de una habitación un niño pequeño desarrolla una imagen más
precisa de su entorno y una mayor competencia para manejarlo. Este
crecimiento cognoscitivo ocurre a través de tres procesos relacionados:
organización, adaptación y equilibración.
La organización es la tendencia a crear categorías, como “pájaros”, al
observar las características que tienen en común los individuos de una
categoría, como gorriones y cardenales. Según Piaget, las personas crean
estructuras cognoscitivas cada vez más complejas, llamadas esquemas, que
son modos de organizar la información sobre el mundo, que gobiernan la
forma en que los niños piensan y se conducen en una situación particular. A
medida que los niños adquieren más información, sus esquemas adquieren
mayor complejidad. Por ejemplo, tomemos el acto de succionar. Un recién
nacido tiene un esquema simple para succionar, pero pronto forma
esquemas variados sobre cómo succionar el pecho, una botella o el pulgar.
La adaptación es el término con que Piaget se refería a la forma en que los
niños manejan la nueva información con base en lo que ya saben. La
adaptación ocurre a través de dos procesos complementarios: 1) la
asimilación, que implica tomar nueva información e incorporarla a las
estructuras cognoscitivas previas, y 2) la acomodación, que consiste en
ajustar las estructuras cognoscitivas para que acepten la nueva información.
Volvamos al acto de succionar. Un bebé amamantado o alimentado con
biberón que empieza a chupar la punta de un vaso entrenador muestra
asimilación: usa un esquema previo para enfrentar una situación nueva.
Cuando el lactante descubre que succionar del vaso requiere otros
movimientos de la lengua y la boca, modifica el esquema anterior para
acomodarse. Adapta su esquema original de succión para enfrentar una
nueva experiencia: el vaso entrenador.
La equilibración (una lucha constante por alcanzar un balance estable) dicta
el cambio de asimilación a acomodación. Cuando los niños no pueden
manejar las nuevas experiencias en el contexto de las estructuras
cognoscitivas previas, sufren un estado incómodo de desequilibración, como
el bebé que trata de succionar el vaso entrenador igual que el pecho o el
biberón. Al organizar nuevas pautas mentales y de conducta que integren la
nueva experiencia (en este caso, el vaso entrenador), el niño restituye la
equilibración. Así, asimilación y acomodación operan juntas para producir
una equilibración. A lo largo de la vida, la búsqueda de la equilibración es el
motor del crecimiento cognoscitivo.
Al observar a nuestro sujeto y buscar identificar en qué etapa se encuentra
se enlistan las siguientes observaciones:

a. Como parte de nuestro proceso de observación se realizó un pequeño


experimento, donde se le presento a nuestro sujeto de observación un
par de pelotas (una de papel con cinta adhesiva y otra de goma),
primero se le pregunto que identificara el objeto y en los dos casos
fueron identificados como pelotas, segundo se le entrego la pelota de
goma con el fin que la manipulara y la rebotara. Se le pregunto a la
niña que respondiera una pregunta ¿Qué es una pelota? Y nos refirió
que una pelota era redonda, pesada y que rebotaba. Seguidamente
se le entrego la pelota de papel, para que la manipulara y la rebotara.
La niña se dio cuenta que la pelota no rebotaba y planteo que era una
pelota diferente. Ampliando su esquema del concepto de pelota que
ya se había formado.
b. Viendo una película la niña reconoce a un animal que aparece en la
historia como un gato negro muy grande, al mostrar el animal se le
corrigió y se le comento que era una pantera. Se le explico que era un
felino igual que los gatos pero que era un animal diferente.

En los ejemplo se puede ver de forma clara que la niña tiene la capacidad de
asimilar la nueva información para acomodarla creando un nuevo esquema
más complejo que el anterior, por lo que podemos determinar que se
encuentra en la etapa correspondiente a su edad cronológica, la Etapa
Operaciones Concretas.
d) Perspectiva contextual: el psicólogo ruso Lev Vygotsky, se concentró en
los procesos sociales y culturales que guían el desarrollo cognoscitivo de los
niños. La teoría sociocultural, como la teoría de Piaget, destaca la participación
activa de los niños con su entorno; pero, mientras Piaget describía la mente
como un ente solitario que toma e interpreta la información sobre el mundo,
Vygotsky veía el crecimiento cognoscitivo como un proceso colaborativo. Los
niños decía Vygotsky aprenden en la interacción social. En las actividades
compartidas los niños internalizan los modos de pensar y actuar de su sociedad
y se apropian de sus usos, recalcaba que el lenguaje nos solo era una expresión
del conocimiento y el pensamiento, sino un medio esencial para aprender y
pensar en el mundo. Según Vygotsky, los adultos o compañeros más
avanzados deben ayudar a dirigir y organizar el aprendizaje de un niño para que
éste pueda dominarlo e internalizarlo. Esta guía es más eficaz para hacer que
los niños crucen la zona de desarrollo próximo (ZDP), la brecha que hay entre
lo que pueden hacer y lo que todavía no están listos para conseguir por ellos
mismos, pero que, con la guía adecuada, lograrían. La responsabilidad de dirigir
y vigilar el aprendizaje pasa gradualmente al niño. El andamiaje es el apoyo
temporal que padres, maestros y otros dan a un niño para que cumpla su tarea
hasta que pueda hacerla solo. La teoría de Vygotsky tiene implicaciones
importantes para la educación y las pruebas cognoscitivas. Las pruebas que se
centran en el potencial de aprendizaje de un niño son una valiosa alternativa a
las pruebas de inteligencia usuales con las que se evalúa lo que ya sabe un
niño; y muchos niños sacarían provecho de la guía experta que prescribe.
El ejemplo a mostrar para esta teoría fue de forma vivencial al observar a
nuestra niña la forma que asimilaba el aprendizaje a partir del apoyo que era
generado por un adulto:

a. La niña para una actividad en la escuela, le solicitaron que realizara


una maqueta para la explicación a sus compañeros sobre como
trabajaban los músculos, se trabajó en una maqueta realizada en
madera y con movimiento para ejemplificar el movimiento muscular
del bíceps y el tríceps, se pudo notar como afianzo en conocimiento
durante el proceso de la realización de la maqueta ya que pudo
visualizar como era la distensión y contracción de los músculos.
Entonces, ¿de qué depende el desarrollo de una persona? Esta es una
interrogante que debe partir como premisa cada vez que nos turnemos a querer
identificar lo que los distintos teóricos nos hacen referencia, ya que según las
diferencias individuales en las características e influencias de cada persona van
a poder encajar en cualquiera que sea la teoría que nos queramos apropiar, de
parte de nosotros queda poder identificar los procesos que cada individuo tiene,
para tener un panorama más amplio de lo que nos propongamos a identificar.
REFERENCIAS

Masotta, O. (1989). Lecciones de introducción al psicoanálisis. Barcelona, España:


Gedisa.

Papalia, D. E., Feldman, R. D., & Martorell, G. (2013). Desarrollo humano (12ª ed.).
Ciudad de México, Mexico: McGraw-Hill / Interamericana de España, S.A.

Santrock, J. W., & Castellet, B. N. (2003). Psicología del desarrollo en la infancia (7ª
ed.). Madrid, España: McGraw-Hill Interamericana.

También podría gustarte