Está en la página 1de 4

SEXTING Y PORNO

JAIDY VALENTINA USECHE CLAVIJO

DOCENTE: CESAR AGUSTO

FUNDACION ESCUELA TECNOLOGICA JESUS OVIEDO PEREZ


NOVIEMBRE DE 2019
HUILA
¿SENTING SERA UN SALTO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL?

El sexting es algo que estamos viviendo cotidianamente, ya que en el entorno


que estamos vivimos lo hacemos pasar por algo normal, ver una foto, video o
revista de una mujer o un hombre desnudo o haciendo cosas sexuales en la
internet. Pero solo vemos lo principal, y no pensamos en los protagonistas de
esos actos si de verdad estaban conscientemente o inconscientemente para
publicarse y llegar a generar deseo, desprecio o burla.

Muchas de las imágenes y vídeos, realizados mediante la práctica del sexting,


acaban subidos en páginas web pornográficas, en otros casos, por venganza o
despecho, pueden ser utilizados para extorsionar a la persona que aparece en
ellos, solicitando dinero, o nuevas fotos y vídeos adicionales con contenidos
más explícitos. Estas situaciones, además del indudable daño moral que
ocasiona sobre la persona afectada y su entorno, ocasionan también más de un
quebradero de cabeza para conseguir la eliminación, de dichas fotos o vídeos,
en los sitios web que aparecen.

Cuando el ser humano empieza en búsqueda o a enviar el sexting para sentir


placer, o mira personas famosas en internet mostrando sus cuerpo, en un
momento de su vida se da cuenta que eso ya no lo conforma, y empiezan en
búsquedas de nuevas cosas, como la pornografía, iba iniciando con un nuevo
camino, una nueva adicción y no le va importar ver cualquier acto
pornográficos, puede ser infantiles, adolecentes o mayores. Así se va
formando una cadena de personas conectadas al internet para ver pornografía.

Cuando se hace un mal manejo del sexting y quiere buscar una solución la
persona busca en la ley si hay una condena o se debe realizar una multa, cuando
el estado reconoce que el abuso sexual y la explotación sexual comercial son
problemas de salud pública, declarados por la comunidad internacional como
un flagelo grave que deteriora y atenta la dignidad y el desarrollo humano, en
detrimento progresivo de la sociedad afectando especialmente a la familia,
desconociendo al niño, niña y adolescente como sujetos de derecho.

Por eso motivos, el Estado fortalece los mecanismos para la implementación


de políticas públicas dirigidas a la protección integral de la infancia y la
adolescencia, con el fin de asegurar a todas las personas sus derechos
fundamentales, para constituir así mecanismos de prevención, erradicación del
abuso sexual y la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes.

El Estado manifesta el compromiso en la aplicación de los instrumentos


jurídicos internacionales, ya sean acuerdos, convenios, protocolos, y muy
especialmente a los relativos a derechos humanos y a la protección de los
derechos de los niños, niñas y adolescentes, asumiéndolos como políticas de
estado en cada uno de los organismos que lo conforman.

Por estas situaciones, las leyes que amparan y protegen estas conductas son la
Ley 1581 de 2012: Régimen General de Protección de Datos Personales; la Ley
1273 de 2009: Protección de la Información y de los Datos; la Ley 1336 de
2009: Lucha contra la explotación, la pornografía y el turismo sexual con niños,
niñas y adolescentes; y la Ley 1098 de 2006: Código de la Infancia y la
Adolescencia. También está el Artículo 182 del Código Penal, el de la violencia
Ilegal, que se refiere a obligar a alguien a hacer, tolerar u omitir alguna acción,
tendrá un castigo de prisión entre 16 meses hasta tres años.

Cuando se tata de menores, “en Colombia hoy es un delito sin cuestión alguna
tener un celular fotografías sexuales de menores de edad”, Artículo 218 del
Código Penal: “El que fotografíe, filme, grabe, produzca, divulgue, ofrezca,
venda, compre, posea, porte, almacene, trasmita o exhiba, por cualquier medio,
para uso personal o intercambio, representaciones reales sexuales que involucre
persona menor de 18 años de edad, irá a prisión de 10 a 20 años”.
Lo preocupante es que solo 10% de casos de este tipo son denunciados, según
explicó el Gaula de la Policía y que siete de cada 10 estudiantes han practicado
sexting.