Está en la página 1de 4

Introducción:

En tiempos remotos cuando el hombre dejo la vida sedentaria e inicio el largo proceso de hacer
camino al andar, lo hizo no de cualquier manera, sino guiado por su inteligencia, lo hacía cada vez
mejor en la forma y en la estética, en suma, era el arte de hacer el camino. Cuando el hombre
inventa la rueda y luego fabrica carreteras ingeniero primitivo trazaban nacientes carreteras. A
medida que la civilización avanza y el aumento de vehículos motorizados es acelerado los
ingenieros civiles luchan para diseñar trazar y ejecutar complejos proyectos viales en los que se
requiere vencer a la naturaleza(cerros , ríos y desiertos) con un buen trazado ,pavimentación ,
estructura y estética , sin contrastar con la geografía , vista panorámica y turística .En suma se
busca en todas las épocas la belleza en la forma sin atentar con los principios técnicos al trazar
diseñar y construir la carretera.

En principio una carretera es simplemente un plano inclinado, uno de los inventos más
elementales del hombre. Sin embargo, la aplicación de este principio a la superficie irregular de la
tierra es un arte altamente desarrollado, que hace uso de muchas técnicas.

El arte se ha desarrollado gradualmente desde las más remotas épocas, adaptándose a los
cambios de los vehículos y haciendo uso de nuevos descubrimientos para producir mejores y más
económicas carreteras

Evolución de las carteras:

Entre los logros más antiguos del hombre civilizado, están la domesticación de los animales de
carga y la invención de la rueda. Esto hizo posible el vehículo de tracción animal y aumento
enormemente su capacidad para transformar mercaderías de un lugar a otro

El vehículo necesitaba naturalmente de una vía relativamente suave para su operación, de modo
que las carreteras también se desarrollan en épocas primitivas. Hay restos de carreteras
pavimentadas de hace más de 4000 años que han sido desenterradas en Creta.

Los cronistas españoles describieron con elogios el Capac Ñan, algunos exaltaban su «excelente»
funcionamiento mientras que otros destacaban su rectitud en algunos tramos y su limpieza,
añadiendo que podían cubrir grandes distancias en corto tiempo y con un esfuerzo mínimo.
Debemos de señalar que no existió un único patrón de diseño de los caminos incaicos, estos más
bien se adaptaban a la topografía que atravesaban. El trazo dependía en gran medida de factores
como la densidad poblacional de las zonas que se iban a conectar o la importancia económica del
sitio al que se dirigía el camino. Y, si bien es cierto los incas preferían trazar sus caminos en línea
recta, el terreno accidentado los obligaba a delinear sus caminos sorteando los obstáculos a través
de todas las edades y a medida que aumentaban las poblaciones, los hombres más y más hacia el
desierto y establecían centros poblados. Estos eran conectados unos a otros utilizando trochas y
carreteras mal acabadas, que fueron siendo paulatinamente mediante nuevos trazos,
mejoramiento de su superficie y la de obras de drenaje hasta que llegaron a ser caminos carteros
bastante buenos. Muchos de ellos sobreviven hasta hoy en trazos escogidos por ingenieros
romanos y especialistas medievales que seleccionaban las trochas.
Los romanos fueron los constructores de carreteras europeos más laboriosos de la época antigua.
Su gran imperio estaba conectado sin interrupciones por buenas carreteras producto de años de
trabajo de esclavos, de soldados y de contratistas privados. En total los romanos llegaron a
construir 80000km de carreteras principales, y es así como el ejército romano que nunca tuvo más
de 360000 hombres, impusiera autoridad sobre toda Roma con una población de más de 100
millones de habitantes

Después de la caída de Roma la construcción de carteras fue un arte olvidado. Aquellas que fueron
construidas por los romanos fueron descuidadas o en algunos casos deliberadamente destruidas
para impedir el avance de posibles enemigos. Sin carreteras los vehículos también desaparecieron
y durante la edad media, prácticamente todos los pasajeros y carga fueron transportada a lomo de
animal. En el año 1550 solo había 3 carruajes en todo Paris y no habría uno en Londres hasta 1555.

Hubo un renacimiento gradual en la construcción de carreteras en Europa que empezó


aproximadamente en 1750, recibiendo el impulso adicional debido al trabajo de tressaget en
Francia y Mac Adam y Telford en Inglaterra.
La última parte del siglo 17 y la primera de 18, fue un periodo de fue un periodo de intensa
construcción de carreteras en Europa y América del norte. Siguió luego un sorprendente periodo
de construcción de ferrocarriles y solo en 60 años, las regiones civilizadas del mundo estaban
conectadas por redes de carreteras y ferrocarriles altamente desarrollados. Estos sistemas
alcanzan su madurez en 1910.

En la actualidad debido a los altos costos de construcción se ha dado énfasis a la importancia del
trabajo de trazo en ingeniería, ya que solamente mediante la cuidadosa exploración y estudio del
terreno, podían mantenerse los costos de las carreteras modernas dentro de los límites
razonables.