Está en la página 1de 2

El agua en estado líquido no puede existir en Marte debido a la baja presión atmosférica,

que es menos del 1% de la de la Tierra,15 excepto en las superficies más bajas por
periodos cortos.1617 Los dos casquetes polares parecen estar formados en gran parte por
agua.1819 El volumen de agua helada del casquete polar sur sería suficiente, si se
derritiera, como para cubrir toda la superficie del planeta con una profundidad de 11
metros.20 Un manto permafrost se extiende desde el polo hasta latitudes de unos 60°.18 Se
cree que grandes cantidades de agua helada están atrapadas en la gruesa capa de
la criosfera de Marte. Los datos de los radares de la Mars Express y de la Mars
Reconnaissance Orbiter mostraron grandes cantidades de agua helada en ambos polos
(julio de 2005)59 y en latitudes medias (noviembre de 2008).60 La sonda Phoenix tomó
directamente muestras de agua helada en la superficie del suelo de Marte el 31 de julio de
2008.61
Un estudio publicado en septiembre de 2013, basado en los datos recopilados por el
rover Curiosity, afirma que en la superficie de Marte habría entre un 1,5 y un 3 % de
agua.62 No obstante, hoy día este cálculo se queda corto y se contempla como erróneo o
susceptible de revisión después del anuncio en 2006 y la confirmación en 2015 por la
NASA, de la presencia de agua líquida en la superficie de Marte que aparece
estacionalmente en ciertas regiones del planeta.6364
A lo largo del tiempo se han realizado numerosos descubrimientos de indicios que
sugieren la probable existencia de agua en el pasado. Un estudio publicado en 2015 por la
NASA concluyó que hace 4300 millones de años, y durante 1500 millones de años,65 el
planeta tuvo un extenso océano en el hemisferio norte66 con un volumen mayor que el del
Ártico,67suficiente para cubrir todo el territorio marciano con 130 m de agua.68

Vista de Marte (el planeta rojo)

En las imágenes tomadas por la sonda orbital Mars Reconnaissance Orbiter se detectaron
vetas superficiales descendentes con variaciones estacionales en las colinas marcianas, lo
que se interpretó como el indicio más prometedor de la existencia de corrientes de agua
líquida en el planeta.69 El 14 de febrero de 2014, en fotografías tomadas por los
orbitadores marcianos, se observaron pruebas de que existen flujos de agua en las
llamadas líneas de pendiente recurrentes (RSL, siglas en inglés).70 El 28 de septiembre de
2015, durante una rueda de prensa, la NASA anunció que había hallado pruebas sólidas
de que agua líquida, probablemente mezclada con sales percloradas, fluye
intermitentemente por la superficie de Marte.71
En diciembre de 2013 se anunció la posibilidad de que hace unos 3600 millones de años,
en la denominada Bahía Yellowknife, en el cráter Gale, cerca del ecuador del planeta,
habría existido un lago de agua dulce que pudo albergar algún tipo de vida microbiana.72
La posibilidad de que haya agua en Marte está condicionada por varios aspectos físicos. El
punto de ebullición depende de la presión y si esta es excesivamente baja, el agua no
puede existir en estado líquido. Eso es lo que ocurre en Marte: si el planeta tuvo
abundantes cursos de agua fue porque contaba también con una atmósfera mucho más
densa que proporcionaba también temperaturas más elevadas. Al disiparse la mayor parte
de esa atmósfera en el espacio, y disminuir así la presión y bajar la temperatura, el agua
desapareció de la superficie de Marte. Ahora bien, subsiste en la atmósfera, en estado de
vapor, aunque en escasas proporciones, así como en los casquetes polares, constituidos
por grandes masas de hielos perpetuos.
Todo permite suponer que entre los granos del suelo existe agua congelada, fenómeno
que, por lo demás, es común en las regiones muy frías de la Tierra. En torno a ciertos
cráteres marcianos se observan unas formaciones en forma de lóbulos, cuya formación
solamente puede ser explicada admitiendo que el suelo de Marte está congelado. También
se dispone de fotografías de otro tipo de accidente del relieve perfectamente explicado por
la existencia de un gelisuelo. Se trata de un hundimiento del suelo de cuya depresión parte
un cauce seco con la huella de sus brazos separados por bancos de aluviones.
Se encuentra también en paredes de cráteres o en valles profundos donde no incide nunca
la luz solar, accidentes que parecen barrancos formados por torrentes de agua y los
depósitos de tierra y rocas transportados por ellos. Solo aparecen en latitudes altas del
hemisferio sur.
La comparación con la geología terrestre sugiere que se trata de los restos de un
suministro superficial de agua similar a un acuífero. De hecho, la sonda Mars
Reconnaissance Orbiter ha detectado grandes glaciares enterrados con extensiones de
docenas de kilómetros y profundidades del orden de un kilómetro, los cuales se extienden
desde los acantilados y las laderas de las montañas y que se hallan a latitudes más bajas
de lo esperado. Esa misma sonda también ha descubierto que el hemisferio norte de Marte
tiene un mayor volumen de agua helada.73
Otra prueba a favor de la existencia de grandes cantidades de agua en el pasado
marciano, en la forma de océanos que cubrían una tercera parte del planeta, ha sido
obtenida por el espectrómetro de rayos gamma de la sonda Mars Odyssey, el cual ha
delimitado lo que parecen ser las líneas de costa de dos antiguos océanos.74
También subsiste agua marciana en la atmósfera del planeta, aunque en proporción tan
ínfima (0,01 %) que, de condensarse totalmente sobre la superficie de Marte, formaría
sobre ella una película líquida cuyo espesor sería aproximadamente de la centésima parte
de un milímetro. A pesar de su escasez, ese vapor de agua participa de un ciclo anual. En
Marte, la presión atmosférica es tan baja que el vapor de agua se solidifica en el suelo, en
forma de hielo, a la temperatura de –80 °C. Cuando la temperatura se eleva de nuevo por
encima de ese límite, el hielo se sublima, convirtiéndose en vapor sin pasar por el estado
líquido.
El análisis de algunas imágenes muestra lo que parecen ser gotas de agua líquida que
salpicaron las patas de la sonda Phoenix tras su aterrizaje.75