Está en la página 1de 58

UNIVERSIDAD SURCOLOMBIANA

FACULTAD DE INGENIERIA
DEPARTAMENTO DE INGENIERIA AGRICOLA

MANUAL DE LABORATORIO PARA


EL ANALISIS FISICO DEL SUELO

ARMANDO TORRENTE TRUJILLO


I. Agr. Ph.D.

NEIVA
MANUAL DE LABORATORIO PARA
ANALISIS FISICO DEL SUELO
CONTENIDO

Pag.

INTRODUCCION

1. CRITERIOS PARA EL MUESTREO DE SUELOS AGRICOLAS


Toma de muestras 1
Obtención de muestras representativas 1
Unidad de muestreo 2
Areas de muestreo 3
Toma de muestras 4
Época para la toma de muestras 5
Apocas del año para el muestreo 5
Herramientas utilizadas en la toma de muestras 6
Recopilación de la información 7
Tipos de análisis de suelos 8
Envió de las muestras 9

2. DETERMINACIÓN TEXTURAL DEL SUELO 10


Métodos para la determinación textural. 11
Método organoléptico 11
Determinación textural por el método análisis mecánico 11
Materiales y equipos 12
Preparación de la solución dispersante 13
Procedimiento 13
Cálculos 14
Corrección de la lectura del hidrómetro 14
Clasificación de la textura del suelo 15

3. ESTRUCTURA DEL SUELO 16


Estabilidad estructural 16
Medida de la estructura del suelo 16
Método de tamizado en húmedo o Yoder 17
Materiales y equipos 17
Procedimiento 18
Cálculos 19
Interpretación de resultados 20

4. DETERMINACIÓN DE LA CONSISTENCIA DEL SUELO 21


Limites de consistencia 21
Límite plástico superior (límite líquido) 21
Materiales y equipo 21
Procedimiento 22
Cálculos 23
Limite plástico inferior (límite plástico) 24
Materiales y equipo 24
Procedimiento 25
Cálculos 25
Índice de plasticidad 26
Determinación de la consistencia en el campo 26

5. EL COLOR DEL SUELO 28


Interpretación del color del suelo 28
Determinación del color 30
Procedimiento 31

6. AIREACION DEL SUELO 32


Densidad aparente 32
Densidad real 33
Porosidad 33
Materiales y Equipos 34
Procedimiento 34
Método del terrón parafinado 35
Densidad real 36
Método del picnómetro 36
Materiales y Equipo 36
Procedimiento 36
Determinación de la porosidad y la microporosidad 37

7. DETERMINACIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO 38


Medida de la tensión de la humedad del suelo 38
Tensiómetro. Estructura 38
Instalación del tensiómetro en el suelo 39
Ubicación de los tensiómetros en el campo 40
Criterios para determinar la profundidad de ubicación 41
Número de estaciones por predio 41
Cuidados y mantenimiento de los tensiómetros 41
Interpretación de las lecturas del tensiómetro 42
Retención de humedad del suelo 43
Determinación de la capacidad de campo (método de la olla de presión) 43
Materiales y equipo 43
Procedimiento 44
Cálculos 44
Determinación del punto de marchitez (método de la membrana de presión) 45
Materiales y métodos 45
Procedimiento 46
Cálculos 47
INTRODUCCIÓN

La necesidad de incrementar la producción y productividad de los


cultivos que permitan satisfacer la demanda de la población en continuo
crecimiento, así como la demanda de materia prima para la industria,
requiere entre otros aspectos del conocimiento del suelo en todos sus
aspectos, donde las propiedades físicas juegan un papel muy
importante, ya que junto con las químicas y biológicas determinan su
capacidad productiva, su manejo y conservación.

Para los profesionales relacionados directamente con los procesos de


producción agrícola, es de gran importancia conocer cada una de las
propiedades del perfil del suelo que se constituyen en factores de
producción. Todos estos profesionales deben hacer uso adecuado de las
herramientas que dispone la academia para apoyar decisiones que a
nivel de manejo de suelos tiene que hacer durante los procesos de
producción agrícola.

Las determinaciones, evaluaciones y aplicaciones que se hacen de las


diversas propiedades físicas del suelo con fines productivos se
constituyen en los aliados más confiables para los profesionales del
agro.

El manual de laboratorio de suelos contiene los procedimientos y


criterios a seguir para conocer la situación actual de las propiedades
físicas del suelo, su evaluación y las alternativas que se deben tomar
para su manejo conservación y recuperación.
1. CRITERIOS PARA EL MUESTREO DE SUELOS AGRICOLAS

Es de vital importancia conocer y estudiar las relaciones entre el suelo,


el agua y el clima con sus diferentes fenómenos atmosféricos para
comprender no solo su importancia agronómica sino también el papel
del suelo como soporte para el sostén de las plantas y como medio para
el desarrollo vegetal.

Ello implica, que es necesario tener un conocimiento de las propiedades


de los suelos tanto físico como químicamente. Una de las técnicas más
importantes para iniciar el estudio de estos aspectos es la toma de
muestras de suelo.

TOMA DE MUESTRAS

La toma de muestras de suelos con fines de análisis, es una práctica


sencilla pero muy importante; de ella depende en muy alto grado los
resultados que se obtengan.

OBTENCIÓN DE MUESTRAS REPRESENTATIVAS.

Una de las mayores fuentes de error relacionada con los análisis de


laboratorio en suelos es el muestreo de campo, pues la toma incorrecta
de las mismas puede conducir a resultados falsos.

Para lograr muestras correctas de suelos se deben tener en cuenta


algunos aspectos:

En primer lugar el muestreo debe ser representativo del terreno a


analizar.

Ello implica que en el campo se deben delimitar los lotes de acuerdo con
las condiciones de relieve, drenaje, explotación anterior, quemas,
erosión, vegetación, aplicación de enmiendas o correctivos al suelo, etc.
El suelo experimenta variaciones no solo con respecto al sitio
seleccionado para ser muestreado, con relación a otros próximos, sino
también dentro del mismo sitio, con la profundidad a que se escoja la
muestra dentro del perfil.

Normalmente, el muestreo se hace sobre el horizonte superficial o capa


arable dado que es en ella donde se presenta la mayor actividad del
sistema radicular de las plantas y la que es más frecuentemente
alterada por acción del hombre y de la naturaleza.

Una vez delimitados en el campo las áreas consideradas como


homogéneas (es decir, que presentan las mismas características de uso
y manejo), se procede a tomar varias muestras las que se mezclan para
obtener una compuesta.

- Qué es una muestra?

Una muestra es una pequeña cantidad de suelo que representa el


volumen que ésta ocupa en el campo en un área y profundidad
determinada, caracterizada por su uniformidad en cuánto a material
parental, clima, pendiente, vegetación drenaje, grado de erosión, uso y
manejo, etc.

UNIDAD DE MUESTREO

Antes de iniciar el muestreo de un terreno se debe hacer un recorrido y


una observación visual con el fin de delimitar las diferentes unidades de
terreno. Si existen estudios de suelo del predio a muestrear, se puede
hacer uso del mapa de suelos para tal fin. Recuerde que una unidad se
caracteriza por su uniformidad en cuanto a relieve, material parental,
clima vegetación, erosión, etc. A continuación se presentarán
características de estos parámetros.

1. Relieve

Los cambios en la posición del relieve indican variaciones en los suelos.


Así se tiene que suelos ubicados en las partes altas, generalmente son
más delgados, dependiendo en buena parte de la acción erosiva, más
pobres, con mayor acidez que aquellos ubicados en las partes bajas
donde se acumula el suelo erosionado, dando mayor espesor, valores
más altos de pH, por efecto de acumulación de sales y también son
suelos que pueden presentar problemas de drenaje.

2. Vegetación

La cobertura vegetal es el factor más importante de protección al suelo


contra los agentes erosivos. También es un factor importante de
formación del suelo y el principal aportante de materia orgánica. Esto
implica que los suelos presentan características diferentes dependiendo,
además de otros factores, de la clase, desarrollo y densidad de la
vegetación que en él se ha establecido. Será diferente un suelo
desarrollado bajo bosque que aquel desarrollado bajo pradera o bajo
cultivo.

3. Erosión

La erosión es uno de los factores más graves que induce a la


degradación de los suelos.

Su principal efecto es la pérdida del suelo superficial o piel de la tierra


que es la zona donde tiene lugar la mayor actividad radicular de las
plantas, por ser la más rica en materia orgánica, fertilidad, aireación,
retención de humedad, etc.

4. Cultivo

La explotación de un suelo bajo cultivo tiene como consecuencia una


serie de efectos sobre el mismo. Afectan el contenido de CO2, mayor
extracción de nutrientes, agua, etc., en general es más dinámica tanto
en sus aspectos físicos, químicos como biológicos.

Algunos cultivos como el de leguminosas, toman nitrógeno atmosférico


y enriquecen el suelo, mientras otros como la siembra continua de yuca
empobrecen el suelo de potasio.
5. Uso y Manejo

La adecuada selección de cultivos a explotar teniéndose en cuenta las


características y propiedades del suelo es un factor importante en el
muestreo del mismo. Este aspecto y un manejo racional del suelo, tales
como labores de preparación, fertilización, selección de semillas, riego
oportuno, control de malezas, plagas y enfermedades, control de
erosión, etc., conllevan a un normal desarrollo del cultivo y a un
manejo adecuado del suelo que van a incidir en su conservación y
desarrollo. Este suelo, será diferente a aquellos donde no se tienen en
cuenta estos aspectos.

ÁREAS DE MUESTREO

Cuando se dispone de estudios de suelos de la zona a evaluar


(muestreos) se hace uso del mapa de suelos tomando las muestras de
cada una de sus unidades.

Si no se dispone de estos estudios, es conveniente, en el caso de


muestreo de fincas, utilizar el plano de la misma donde se encuentren
delimitadas las áreas de acuerdo con su uso y manejo. Estas áreas
hacen relación a terrenos bajo explotación de pasto, determinado cultivo
o cultivos, zonas bajo bosque, etc.

En caso de que la finca no disponga de plano topográfico, se elabora


uno a mano alzada, delimitando todas las áreas bajo usos y manejos
diferentes. Cada una de ellas se identifican, bien sea por números,
letras o nombres pudiéndose utilizar aquellos que el propietario de la
finca le tiene en cada uno de sus lotes, por ejemplo: Lote el Pedregal, el
Totumo, La Charca, etc. Una vez determinados los predios en el plano,
se procede a subdividirlos, si es el caso, en áreas no mayores de 10
hectáreas atendiendo sus condiciones de homogeneidad.

1. Toma de muestras

El procedimiento para llevar a cabo esta práctica es variado y depende


de la finalidad para lo cual se toma la misma. El objetivo del muestreo
puede ser con fines de análisis en sus propiedades físicas, químicas y
biológicas.

También los análisis pueden ser con fines de investigación, algunos de


ellos, requieren de técnicas y cuidados especiales, o análisis de rutina
con fines de explotación agrícola, tanto para aspectos de riego, de
fertilidad o de evaluación de algún problema físico o químico.

Sin embargo, la mayoría de las muestras y análisis de suelos se hacen


rutinariamente con fines de evaluar su condición de fertilidad para
desarrollo agrícola. Hemos mencionado que el muestreo debe ser
representativo de cada unidad de suelos delimitada. Para lograrlo, se
requiere hacer un muestreo completamente al azar.

Una muestra representativa está constituida por la mezcla de varias


submuestras. El número de submuestras a tomar por unidad de suelos
depende del tamaño de la unidad y los fines que se persiguen con los
análisis en términos generales, de dos a cinco submuestras por
hectárea, para extensiones no muy grandes. De todas maneras
recuerde que a mayor número de submuestras más representativa será
la muestra a analizar.

2. Época para la toma de muestras

Con fines de explotación agrícola, el muestreo debe hacerse con


suficiente anticipación a la siembra. Por lo menos un mes antes de esta.
Esto con el fin de tener los resultados de los análisis de laboratorio en
forma oportuna para la recomendación de fertilizantes y/o correctivos al
suelo. Esto cuando se trata de cultivos semestrales. Para cultivos
anuales es conveniente hacer un muestreo después de la cosecha.
Cuando se trata de cultivos perennes como el cacao, café, algunos
frutales, etc., es aconsejable tomar las muestras un mes antes de la
cosecha o inmediatamente después de ella. Cuando se trata de áreas
que se van a dedicar a pastos, es importante tomar las muestras dos o
tres meses antes de la siembra, por si se requiere la aplicación de
enmiendas químicas. Estos se pueden aplicar e incorporar con apero de
labranza en forma oportuna. En pastos establecidos, se puede
muestrear después del corte o en época de máximo pastoreo, con el fin
de aplicar los fertilizantes, dos meses antes de que comience el período
de máximo crecimiento.

Cuando sobre un suelo se debe aplicar un enmienda química (cal, yeso,


S, etc.) el muestreo debe hacerse antes de que se apliquen cualquiera
de éstos.

a. Épocas del año para el muestreo

En general, los meses del año más adecuados para el muestreo de


suelos son los correspondientes a los períodos de verano (enero,
febrero, julio, agosto y septiembre).

b. Herramientas utilizadas en la toma de muestras

Estas se seleccionan de acuerdo al tipo de suelo. Para efectuar el


muestreo se requiere disponer de los siguientes implementos: Balde
limpio, preferiblemente de plástico; barreno, pala o garlancha, pica;
bolsas plásticas, hojas de información (figura 1).

Figura 1. Herramientas utilizadas para la toma de muestras


 Recorrido del terreno durante el muestreo

Una vez determinadas las unidades de suelo a muestrear se empieza el


submuestreo, para lo cual el terreno se puede recorrer en forma de
zigzag, tomando la submuestra en diferentes tramos del recorrido (ver
figura 2).

 Donde tomar las muestras

Cuando el muestreo se hace en áreas bajo cultivos y en sistema de


siembras en surco, tome las muestras entre los surcos o entre los
caballones; en cultivos perennes en la mitad de la zona de gotera del
árbol.

No tome muestras en los siguientes sitios:

- Areas de antiguos canales, carreteras, caminos


- Lugares donde se hayan descargado fertilizantes o enmiendas
químicas
- Basureros, cera a gallineros, establos, porquerizas
- A orillas de caminos, cercos, abrevadero y saladero de ganado
- En zonas de terreno donde se presentan cambios en la pendiente
- Sitios con problemas de drenaje
- Cerca de edificaciones, ni en lugares donde se vea acumulación de
fertilizantes (si estos fueran aplicados en bandas), o en aquellos
sitios donde considere que los análisis no pueden ser representativos
por cualquier otro aspecto.

 Procedimiento para la toma de la submuestra

Cuando el terreno no se encuentre excesivamente seco o húmedo,


proceda a efectuar el submuestreo, de la siguiente manera:

- Limpie el terreno, quitando hojas, tallos, raíces o cualquier otro


material
- Haga un corte, si dispone de pala, (figura 2) y tome una pequeña
muestra desde la parte superficial hasta una profundidad de
aproximadamente 20 cm. Si dispone de toma-muestras o barrenos,
colecte directamente la muestra hasta la profundidad específica.
Cuando se trata de plantas o cultivos con raíces superficiales,
(pastos, trigo, cebada, etc.) obtenga la muestra de los primeros 10
cm. de profundidad.

Figura 2. Toma de muestra de suelo con pala

Cuando se trate de cultivos arbustivos o arbóreos como frutales, cacao,


café, etc., efectúe el muestreo en cada una de las capas u horizontes del
perfil correspondientes a la zona de desarrollo radicular.

Cada una de las capas se debe muestrear por separado. Todas las
submuestras tomadas a la misma profundidad se van depositando en el
balde, donde una vez concluido el submuestreo, se mezclen
mecánicamente, eliminando las piedras, raíces gruesas o los cascajos.
De esta mezcla separe en una bolsa plástica una cantidad de
aproximadamente un (1) Kg. De suelo que será previa identificación,
enviado al laboratorio para su respectivo análisis.

Hasta ahora se ha descrito el submuestreo para análisis de rutina


relacionado principalmente con fertilidad del suelo. Sin embargo, hay
situaciones especiales que requieren de otras condiciones de muestreo.
Es el caso de suelos con problemas de sales y/o sodio. Normalmente las
sales se encuentran distribuidas en el perfil o concentrados a cierta
profundidad del mismo. El muestreo de los suelos con este tipo de
problemas se debe efectuar así:
1. Muestrear por separados las costras salinas que afloren en la
superficie, anotando la profundidad aproximada de muestreo.
2. En suelos con horizontes diferenciados, muestrear cada horizonte por
separado.
3. En suelos sin desarrollo de horizontes, tomar la muestra a la
profundidad de arado (15-18 cm)
4. Según sea la profundidad de la zona radicular, la naturaleza del
problema y el detalle requerido, se puede muestrear a intervalos de
15 a 45, 45-90, 90-180 cm de profundidad, o cualquier otro intervalo
que se consideren convenientes.
5. Algunas muestras de suelos destinados al análisis de salinidad o
alcalinidad, pueden mezclarse para tener muestras compuestas,
reduciéndose así el trabajo analítico.

 Recopilación de la información

Una vez obtenidas las muestras representativas de cada unidad de


suelos, estos se identifican marcando cada una con una etiqueta externa
y escrita a lápiz. Es importante llevar la hoja de información sobre las
muestras de suelos lo más exactamente posible.

Si las muestras se toman en varias fincas no deben usarse los mismos


números para identificar las muestras de suelo. Enviar el original al
laboratorio junto con las muestras de suelos y guardar la copia.

Los datos a suministrar por cada muestra de suelos son los siguientes:

- Nombre y dirección completa del solicitante


- Nombre de la finca
- Vereda, municipio donde está localizada
- Tipo de análisis solicitado
- Profundidad del muestreo
- Superficie que representa (número de hectáreas)
- Altura aproximada sobre el nivel del mar
- El cultivo para el cual se requiere la recomendación
- Condiciones de drenaje externo: bueno, regular, deficiente indicando
el que predomine en la unidad muestreada
- Si se ha agregado cal en los últimos años
- Últimos cultivos explotados
- Fertilizantes aplicados al suelo, por hectárea

TIPOS DE ANÁLISIS DE SUELOS

Análisis que se pueden solicitar a los laboratorios de suelos del país.

1. Fertilidad

Frecuentemente se aconseja para suelos con condiciones normales, es


decir, no afectados por condiciones extremas. Sirve para hacer
recomendaciones de fertilizantes, por parte de profesionales capacitados
para ello. Este tipo de análisis da la siguiente información: Textura, pH,
materia orgánica (M.O), P, K y AL intercambiables, cuando el pH de
suelo es menor de 5.5.

2. Caracterización

Es importante para diagnosticar situaciones con problemas. Se utiliza


para caracterizar áreas nuevas. Además de la información que dé el de
fertilidad, también suministra la concentración de Ca, Mg, Na,
intercambiables y la CIC.

3. Completo

Recomendable para zonas donde se presume o evidencian problemas de


sales y/o sodio. Suministra la misma información que el de
caracterización, pero además da la C.E. y el PSI.

4. Salinidad

Se recomienda para zonas con problemas de sales y/o sodio. Da la


información sobre las condiciones de textura, pH, Ce, CIC, Na, prueba
cualitativa de calcio.
ENVIO DE LAS MUESTRAS

Después de rotulada cada muestra y elaborada la muestra al


laboratorio, en forma inmediata, se pueden previa identificación
colocarla sobre un papel periódico limpio, bajo sombra y donde no esté
expuesto a la contaminación, para un secado al ambiente. Una vez
secas se empacan nuevamente en sus respectivas bolsas o cajitas para
ser enviadas al laboratorio.

Una vez llegan las muestras al laboratorio son codificadas en un libro de


ingreso, secadas a la estufa a temperatura no mayor de 50ºC por un
período de tiempo, luego molido, tamizado, empacado y almacenado
para después ser sometidos a sus respectivos análisis. El laboratorio
tarda en enviar los resultados de los análisis aproximadamente un mes.

Como podrá notar, esta información sirve para hacer recomendaciones


de fertilizantes, por parte de técnicos que tengan condiciones para ello,
especialmente en el campo agronómico. Pero esta información y la
relacionada con concentraciones de sales, son de importancia para el
Ingeniero Agrícola o Ingeniero Agrónomo quien debe estar al corriente
de estas situaciones para así tener las herramientas necesarias que le
permitan afrontar y buscarle solución a estos problemas.
2. DETERMINACIÓN TEXTURAL DEL SUELO

La textura del suelo está determinada por la proporción relativa en que


se encuentran los separados o fracción mineral cuyos diámetros
promedios de partículas son inferiores a 2 mm. Desde el punto de vista
textural, la fracción sólida está constituida por las arenas, los limos y las
arcillas.

Las arenas, con diámetros entre 50 micras y 2000 micras, constituyen la


fracción gruesa del suelo que le pueden imprimir a este, baja capacidad
de retención de humedad, drenaje alto, baja retención de nutrientes,
baja capacidad de suministro de agua, excesiva aireación,
susceptibilidad al encostramiento superficial y la erosión, facilidad de
laboreo mecánico, etc.

Los limos son separados cuyos diámetros oscilan entre 2 micras y 50


micras. Esta fracción presenta mayor dinamismo químico e
hidrodinámico que las arenas, pero inferior que las arcillas. Los suelos
ricos en limos presentan buenas condiciones en términos generales para
la actividad agropecuaria. Están asociados con suelos de valle.

La arcilla es la partícula más activa física, química e hidrodinámica de


los suelos. Su diámetro es inferior a 2 micras. Los suelos ricos en esta
partícula pueden tender a presentar mal drenaje, dificultad al laboreo
mecánico, mayor encharcamiento superficial, mayor de agua y
nutrientes, mayor contenido de materia orgánica, mayor resistencia a la
erosión, etc.

El conocimiento y determinación de las fracciones granulométricas


productos de alteración de rocas permite evaluar el grado de evolución
de los suelos, su potencial de fertilidad y comprender el comportamiento
de sus características y propiedad físico-químicas.
MÉTODOS PARA LA DETERMINACIÓN TEXTURAL.

Actualmente se manejan dos tipos de metodologías: la organoléptica o


del tacto y la mecánica o de laboratorio

1. Método organoléptico

Este es un método sencillo de gran utilidad a nivel de campo, que se


fundamenta en la percepción de la sensación que se percibe al friccionar
entre los dedos índice y pulgar una pequeña porción de suelo que posee
cierto contenido de humedad.

La presencia de arena denota el grosor de la partícula que al friccionarse


entre los dedos da una sensación de aspereza.

El limo da una sensación de suavidad, similar a la mantequilla, cuando


se analiza en húmedo, mientras en seco da la sensación de pequeños
terrones que se rompen fácilmente al friccionarlos.

La arcilla es húmeda, produce una sensación de plasticidad y


pegajosidad, cuya intensidad varía dependiendo del tipo de arcilla.

Determinación textural por el método organoléptico

Procedimiento

Tome aproximadamente 3 a 5gr de suelo, tratando de desmenuzarlo


previamente. Colóquelo sobre la palma de la mano y agregue agua o
saliva, hasta obtener una consistencia entre húmedo y mojado. Moldéelo
de tal manera que de ser posible forme una esfera; sino se forma la
esfera el suelo será limoso o arenoso. Observe si al resbalar el suelo
entre los dedos pulgar e índice se forma una cinta ondulada. Observe
si hay adherencia y pegajosidad. De las relaciones entre la arena, el
limo y la arcilla se establecen el contexto textural en el suelo.

2. Determinación textural por el método análisis mecánico


Para lograr esta determinación se requiere disgregar la muestra de
suelo a analizar ya que esta metodología se fundamenta en la ley de
sedimentación de partículas dentro de un fluido o Ley de Stokes.

En su estado natural, las partículas sólidas se encuentran agregadas y


cementadas entre sí. En algunos casos, sino en la totalidad de ellos se
hace necesario eliminar la presencia de los agentes cementantes.
(Materia orgánica, óxidos, hidróxidos y sesquióxidos de hierro y
aluminio, carbonatos de calcio entre otros), con el fin que durante el
proceso de la sedimentación de las partículas al colocarlos en la probeta
con agua, estos desciendan individual y libremente. Sin embargo este
procedimiento no garantiza tal propósito, pues en el caso de las arcillas
después del proceso de dispersión tienden a agregarse o flocularse
nuevamente, para lo cual se debe buscar sustituir del complejo de
cambio los cationes calcio magnesio e hidrogeno por otros iones
monovalentes muy hidratados para que en los cristales de arcilla
predominen las cargas negativas en sus planos y se presente una
repulsión entre ellos, evitando así su floculación. Las cargas positivas
de sus bordes deben ser sustituidas por negativos para eliminar la
atracción borde a cara y borde a borde. Esta función la cumple el
hexametafosfato de sodio, que por una parte aumenta las cargas
negativas en los planos, e invierte las positivas en los bordes.

En suelos calizos el hexametafosfato de sodio, el carbonato sódico y el


oxalato sódico son los reactivos apropiados; mientras en suelos ácidos,
ricos en iones Hidrogeno en el complejo de cambio, es más eficiente el
uso del hidróxido de sodio.

MATERIALES Y EQUIPOS

- Densímetro ASTM No. 152 H, con la escala de Bouyoucos en gramos


por litro.
- Probeta graduada de un litro con la señal de enrase de 1000 ml a
unos 36 cm del fondo
- Tamiz de 2 mm (No. 10)
- Batidora eléctrica con agitador recambiadle.
- Copa multimixer en aluminio.
- Agitador manual de embolo, cuyo disco sea preferiblemente en
madera con diversas perforaciones.
- Frasco lavador
- Termómetro graduado de 0 - 50 ºC
- Agua destilada
- Balanza con aproximación a 0.01 g.
- Solución de agente dispersante.
- Cronómetro.
- Frascos tetero de 240 cc con sus respectivas tapones de caucho.

PREPARACION DE LA SOLUCION DISPERSANTE

Pese 35.7 gr. de hexametafosfato de sodio y 7.94 gr. de carbonato


sódico. Llévelos a un litro con agua destilada, disuelva bien. La cantidad
de este agente dispersante a utilizar por muestra de suelo fluctúa entre
10 y 15 ml, dependiendo del predominio de arcilla presente (A mayor
contenido de arcilla se debe usar la dosis más alta).

PROCEDIMIENTO

Seque el suelo al ambiente; roture los terrones con un rodillo, páselo


por un tamiz de 2 mm (No. 10), tome una pequeña porción de suelo y
determine su humedad (método gravimétrico), sobre la base de suelo
seco pese 50 gr de la muestra para suelos con predominio de arcillas o
100gr para suelos con predominio de arenas. Coloque la muestra en el
frasco tetero adicionándole agua destilada hasta las 2/3 partes de su
capacidad. Agregue 10 ml de agente dispersante; déjelo reposar por
unos minutos y luego coloque el frasco tetero en el agitador horizontal
por unas dos horas.

Concluida esta etapa vierta la suspensión de suelo a la probeta


hidrométrica con la ayuda del frasco lavador, teniendo la precaución de
trasladar totalmente el suelo del frasco tetero y evitando cualquier
pérdida del mismo. Adicione agua destilada hasta completar el volumen
de 1000 ml. Luego introduzca el hidrómetro con mucho cuidado
dejándolo que flote libremente. Extraiga el hidrómetro y agite la
suspensión de la probeta con el agitador manual en forma vigorosa pero
evitando derrames, por espacio de 30 segundos. Si no se dispone de
agitador manual entonces agarre la probeta con la mano derecha y
tápela fuertemente con la palma de la mano izquierda y agite entre 5 y
10 veces (figura 3).

Figura 3. Determinación textural Bouyoucos en el laboratorio

Concluida la agitación introduzca rápidamente el hidrómetro, déjelo que


flote libremente, y empiece a contabilizar el tiempo hasta que
transcurran 40 segundos. Al cabo de este tiempo haga la primera
lectura del hidrómetro, luego sin causar perturbación de la suspensión
tome la temperatura de ésta. En una hoja de registro haga estas
anotaciones. Deje quieta la probeta con la suspensión de suelo y el
hidrómetro; transcurridas dos horas haga la segunda lectura del
hidrómetro y termómetro, y anote en la hoja de registro. Aquí se
concluye la prueba. Lave los elementos utilizados y haga entrega a los
mismos al auxiliar del laboratorio.

Cálculos

La obtención de los separados del suelo se expresa en porcentaje de


Arena, limo y arcilla, para lo cual se debe tener en cuenta la corrección
de la lectura del hidrómetro por efecto de la temperatura.
CORRECION DE LA LECTURA DEL HIDROMETRO

El hidrómetro de Bouyoucos se calibró a 19.44ºC ó 67ºF. Por lo tanto si


es la prueba textural la lectura de la temperatura fue superior a 67ºF, se
multiplican los grados que excedan a este valor por 0.2 y el producto se
adiciona al de la lectura del hidrómetro. Si la temperatura fue inferior a
67ºF se multiplica la diferencia en grados por 0.2 y se le resta a la
lectura del hidrómetro.
5
o
C (oF  32) *
9

Porcentaje de material Primera lectura corregida del *


en suspensión hidrómetro 100
= Peso muestra suelo

Porcentaje arena = 100 - Porcentaje de material en


suspensión
Porcentaje arcilla = Segunda lectura corregida del *
hidrómetro 100
Peso muestra suelo

Porcentaje limo = 100 – (Porcentaje de arena + Porcentaje


de arcilla)

CLASIFICACION DE LA TEXTURA DEL SUELO

CATEGORIA CALIFICACION
Ar Muy pesados
Ar A, Ar L Pesados
Far, Far A, Far L Moderadamente pesados
F, FL, L Medianos
FA Moderadamente livianos
AF Livianos
A Muy livianos
3. ESTRUCTURA DEL SUELO

ESTABILIDAD ESTRUCTURAL

El concepto de estructura del suelo ha tenido diferentes definiciones, y


en concepto de Sánchez (1981), ha sido pobremente definido y
cuantificado. Una de las definiciones de mayor acogida ha sido la
presentada por Brewer y Sieman (1960), quienes la definen como “el
tamaño, la forma y el arreglo de las partículas primarias que constituyen
los agregados a partículas compuestas”.
El criterio de estructuras buenas o malas está determinado por los
requerimientos de cada planta en lo concerniente a las necesidades de
agua y aire, principalmente para su desarrollo (Montenegro 1991). Lo
que para algunas especies de plantas puede considerarse como una
estructura buena, para otras puede ser inadecuadas o malas.

MEDIDA DE LA ESTRUCTURA DEL SUELO

Hasta el momento, no ha sido posible determinar un parámetro que


permita medir satisfactoriamente la estructura del suelo. Se ha venido
tomando como criterio la estabilidad estructural la cual se evalúa
determinando el grado de agregación, la estabilidad de los agregados y
la naturaleza del espacio poroso vacío (Malagón y Montenegro, 1990).
Según Legarda, 1981, la estabilidad de los agregados al agua es una
propiedad fundamental para la conservación de la estructura y del suelo
mismo. Algunos suelos se deterioran f frente a la acción del agua lluvia
o de escorrentía, mientras otros muestran resistencia.
La medición de la estabilidad estructural se fundamenta en la mayor o
menor resistencia de los agregados a la acción del agua (Bayer, 1973).
Hay varias metodologías para medir el grado de estabilidad de los
agregados al agua. Sin embargo, uno de los más utilizados es el de
Yoder, descrito por Adames y Levy (1960), Bayer, Gardner y Gardner
(1913), Malagón y Montenegro (1990), entre otros.
METODO DE TAMIZADO EN HUMEDO O YODER
La técnica de tamizado en húmedo es una de las más conocidas para
medir la agregación de los suelos. Consiste en colocar una serie de
tamices en un aparato ideado para levantarlos y bajarlos.
El movimiento continuo de los tamices dentro del agua ejerce su efecto
sobre la degradación o no de los agregados estructurales, de tal manera
que al final de la prueba se cuantifica la cantidad de agregados
retenidos en cada tamiz (figura 4).

Figura 4. Equipo de Yoder

Materiales y equipos

 Equipo de Yoder que contiene un juego de tamices de diferentes


tamaños de orificio
 Mecanismo eléctrico que permita el desplazamiento de tamices
dentro del recipiente con agua en forma sincronizada.
 Juego de tamices cuyas dimensiones son: 8 pulgadas de ancho
por 2 de alto, con mallas número 5, 10, 18, 35, 60, cuyo diámetro
de orificio son respectivamente: 4.0, 2.0, 1.0, 0.5, 0.25 mm.
 Tamiz de 5/16 pulgada (diámetro de orificio de 8 mm).
 Balanza con 0.01 gr de aproximación.
 Estufa para secado.
 Frasco lavador.
 Vidrio de reloj.
 Cuarteador.
 Espátulas.
 Cápsulas para humedad.
 Formato para registro de datos.

Procedimiento

Tome las muestras de suelo representativas del área objeto de estudio;


llévelas a las instalaciones del laboratorio y colóquelas, previa
identificación, sobre una bandeja para que se sequen al ambiente.
Luego, páselas por el tamiz de 5/16 de pulgada (8 mm), rompiendo con
los dedos índice y pulgar los agregados de mayor tamaño para permitir
su paso a través del tamiz. La muestra tamizada colóquela en el
cuarteador y coloque en un papel o vidrio una porción de la muestra
cuarteada y obtenga una cantidad de 100 gr de suelo, haciendo uso de
Ia balanza (Msh), colóquelo sobre un papel o vidrio.

Ubique los tamices de 4.0, 2.0, 1.0, 0.5 y 0.25 mm (xi), dejando el de
mayor diámetro arriba dentro del soporte para luego introducirlos en el
recipiente con agua. Introduzca los tamices en forma inclinada para
evitar que quede aire debajo de los mismos; ajuste el mecanismo de tal
manera que la malla del tamiz superior quede rasante con el agua
cuando oscile el aparato y su brazo o eje quede en la parte superior de
su movimiento. Distribuya la muestra de suelo sobre el tamiz; rocíe las
muestras con un atomizador para humedecerla y evitar el rompimiento
de los agregados cuando estos se saturen por capilaridad. Ponga en
funcionamiento el sistema por 30 minutos; el sistema se gradúa de tal
manera que el conjunto de tamices haciendan y desciendan a una
distancia de 32 mm a razón de 30 oscilaciones por minuto.
Culminado este proceso, extraiga el juego de tamices colocándolos
sobre una superficie lisa durante 5 minutos para que se drene; luego
trasvase la muestra retenida en cada tamiz a vasos de precipitados de
250 ml, previa identificación, y llévelo a la estufa a secado por 24 horas
a 105o c. Halle la masa de cada una de las fracciones secas (Mssip);
este paso corresponde a la agregación total (agregados mas partículas
primarias). Cada fracción de la agregación total colóquelos en frascos
tetero y adicione agua destilada hasta el 50% de su volumen y 10 ml de
dispersante (hexametafosfato de sodio y carbonato sódico); coloque los
frascos tetero sobre una mesa de agitación horizontal agitando por 30
minutos; luego tamice cada fracción en su correspondiente tamiz para
determinar las partículas primarias (Mssp); las partículas que quedan
retenidas en el tamiz páselas a un vaso de precipitado de 250 ml y
séquelos a 105º c por 24 horas. Descuente de la agregación total las
partículas primarias y obtenga así los agregados del suelo (Mssi).

Cálculos
El índice de agregación se obtiene a partir del porcentaje de agregados
retenidos en cada tamiz.

Piss
Pssi(%)  * 100
Pss
Siendo:
Pssi (%) de agregados retenidos en cada tamiz
Pssi: (gr) masa de los agregados del suelo seco en una clase de tamaño.
Pss: masa total del suelo seco (gr).

El índice de agregación corresponde al diámetro ponderado medio


(D.P.M)

DPM 
 Pssi(%) * X i
100
Siendo:
DPM = diámetro ponderado medio
Pssi(%) = porcentaje de los agregados del suelo retenidos en cada
tamiz
Xi = promedio del diámetro de abertura del tamiz.

Interpretación de resultados. Índice de agregación (Estabilidad de


agregados)
D. P. M. (mm) Interpretación
<0.5 Inestable
0.5-1.5 Lig. Estable.
1.5-3.0 Mod.Estable
3.0-5.0 Estable.
> 5.0 Muy estable
4. DETERMINACIÓN DE LA CONSISTENCIA DEL SUELO

LIMITES DE CONSISTENCIA

Los límites de consistencia, llamados también límites de Atterberg, son


índices de trabajabailidad los cuales están afectados por el contenido de
agua presente en el suelo. Atterberg (1911) estudió el intervalo de
humedad en el cual la plasticidad se manifiesta, y señaló tres valores
que han tenido aceptación entre los investigadores de los suelos y son:
el limite plástico superior (limite liquido), o sea, el contenido de
humedad con el cual un suelo comienza a fluir bajo la acción de una
fuerza aplicada. El limite plástico inferior (limite plástico), o sea el
contenido mínimo de humedad con el cual el suelo puede convertirse en
rodillos largos y delgados como un alambre. El índice de plasticidad, o
sea, la diferencia entre los límites líquidos y plásticos.

LÍMITE PLÁSTICO SUPERIOR (límite líquido)


El límite plástico superior se conoce como el contenido de humedad que
presenta el suelo cuando se comporta como un semifluido. Su
evaluación se hace en la cazuela de Casagrande cuando al hacer una
ranura en forma trapezoidal, a los 25 golpes, las dos mitades de suelo
se unen.

Materiales y equipo
 Mortero con manija cubierta de caucho para moler la muestra de
suelo.
 Cazuela Casagrande con su correspondiente ranurador.
 Cápsulas de humedad; balanza analítica.
 Estufa para secar la muestra a 105-110ºC.
 Frasco lavador.
 Agua destilada.
 Espátula que tenga una hoja de 3” de longitud y 3/4” de ancho
aproximadamente
 Lámina de acero.
 Muestra tamizada por tamiz #40.

Procedimiento

Pese aproximadamente 100 gr de suelo seco al aire y tamizado por


tamiz de # 40 (425 u ); coloque la muestra de suelo sobre la lámina de
acero y agregue 15 a 20 ml de agua destilada , amasándola y tajándola
con una espátula en forma alterna y repetida; adicione más agua en
porciones de 1 a 3 ml; mezcle nuevamente
Coloque una porción de muestra de suelo en la cazuela de Casagrande
teniendo cuidado de evitar la inclusión de burbujas dentro de la masa,
nivele el suelo con una espátula hasta conseguir una profundidad de 1
cm (el exceso de suelo regréselo a la lámina); divide el suelo de la
cazuela en dos mitades usando el ranurador, con el cual se podrán hacer
dos pasadas hasta que quede limpio el fondo de la cazuela; golpee la
cazuela a una rata de 2 rvps hasta que las dos (2) mitades de la pasta
del suelo se ponga en contacto en el fondo de la ranura a lo largo de
una distancia de 1.2 cm
Anote el número de golpes para cerrar la ranura a esa longitud, saque
una tajada de suelo con la espátula y colóquela en una cápsula de
humedad, pésela (Mshc) y llévela a la estufa a 1050C durante 24 horas;
sáquela y pésela (Mssc). Cuando la muestra no ha cerrado a los 25
golpes repita esta operación por 3 ó 4 veces (figura 5).

Figura 5. Diagramas del equipo para determinar el límite líquido


(Cazuela de Casagrande)
Grafique número de golpes vs contenido de humedad; interpole y
determine el porcentaje de humedad para 25 golpes (la interpolación se
hace debido a que a 25 golpes la ranura no siempre cierra).

Nota: Cuando la nuestra de suelo se cierra a los 25 golpes se toma una


porción de suelo y se determina el porcentaje de humedad que
corresponde al límite líquido.

Formato para el registro de datos


En la página siguiente se anexa el formato para el registro de los datos.

Cálculos
El límite líquido se calcula a partir de la siguiente expresión:

Mshc  Mssc
LL  * 100
Mssc  Mc
Msh  Mss
LL  * 100
Mss

Donde: LL es el límite líquido, en %; Mshc es la masa del suelo húmedo


más cápsula, en gr; Mssc es la masa del suelo seco a los 1O5 0C más la
cápsula, en gr; Mc es la masa de la cápsula, en gr; Msh es la masa del
suelo húmedo, en gr; Mss es la masa de suelo seco, en gr
Nota. Debe procurarse que en los distintos ensayos el número de
golpes esté lo más próximo posible a 25. De todas maneras deben ser
mayores de 15 y menor de 35.
Cuando el suelo no permite hacer éste manejo, se dice que no tiene
limite liquido (NL).

LIMITE PLASTICO INFERIOR (límite plástico)


El ensayo se hace a partir de la muestra que se tomó para el límite
líquido, dejándola secar hasta que alcance una consistencia tal que no
se adhiera a las manos, pero que no obstante, pueda ser enrollada en
forma de bastoncitos o pequeños cilindros, sin que se desmenuce.
El límite plástico inferior entonces se define cono el contenido mínimo de
humedad al cual un suelo puede manejarse en rollos de 3 a 4 mm de
diámetro y de 5 a 6 cm de longitud. Indica el contenido minino de
humedad para que el suelo sea deformado.

Materiales y equipo

 Lámina de vidrio esmerilado.


 Cápsulas de humedad.
 Balanza analítica.
 Suelo seco al aire.
 Tamizado por tamiz # 40

Procedimiento
Tome una nuestra de suelo (más o menos 23 gr del método anterior)
comprima y enrolle la masa de suelo entre los dedos y la lamina de
vidrio o sobre una superficie lisa; la rata de enrollamiento debe ser 80 y
90 pasadas por minuto con un movimiento completo de la mano hacia
adelante y hacia atrás y volviendo a la posición inicial; cuando el
diámetro del rollo llegue a 3 mm, rómpalo en 6 u 8 pedazos, comprima
los pedazos con juntamente con los dedos hasta obtener una masa
uniforme ; continúe el enrollamiento hasta que se rompan, cuando el
rollo tenga 5 a 6 cm de largo y 3 mm de diámetro, llévelos a una
cápsula de humedad; péselos (Mshc), luego llévelos a la estufa a 1O5oC
durante 24 horas; péselos (Mssc). Repita por tres (3) veces este
procedimiento.

Formato para el registro de datos


Anexe los datos en el mismo formulario donde fueron registrados los de
límite líquido.

Cálculos
A partir de la siguiente relación se cala el límite plástico
Mshc  Mssc
LP  * 100
Mssc  Ms
Msh  Mss
LP  * 100
Mss

Donde: LP es el límite plástico, %; Mshc es la masa del suelo húmedo


más la cápsula, gr; Mssc es la masa del suelo seco a 105oC más la
cápsula, gr; Mc es la masa de la cápsula, gr; Msh es la masa de suelo
húmedo en gr. y Mss es la masa de suelo seco en gr.

INDICE DE PLASTICIDAD
El índice de plasticidad se determina por diferencia entre el límite líquido
y el límite plástico.
IP  LL  LP
Donde: IP es el índice de plasticidad; LL es el límite líquido y LP es el
límite plástico.

DETERMINACION DE LA CONSISTENCIA EN EL CAMPO

Procedimiento

Tome la muestra de suelo a analizar y observe el grado de humedad que


posee (seco, húmedo o mojado). La evaluación de la humedad es
importante pues afecta la fuerza de cohesión-adhesión.

Consistencia en seco. Observe la cantidad de fuerza necesaria para


deformar o romper el suelo. Si el suelo se puede romper con los dedos
con dificultad, la consistencia será ligeramente dura; si lo hace con los
dedos fácilmente será blanda; si se necesita de las manos para
fracturarla, será dura; cuando la fuerza necesaria es muy grande para
romper el suelo, será muy duro o extremadamente duro.

Consistencia en húmedo. Observar el comportamiento al ejercer


presión. Si el suelo se fragmenta se estará en el rango de friable o
muy friable; Si se necesita ejercer una presión fuerte, será firme; o si
la presión debe ser muy fuerte, será firme; el rango de
extremadamente firme se utiliza cuando el suelo no puede ser
quebrado entre el índice y el pulgar o para poder realizarlo debe
aplicarse una presión extremadamente fuerte.

Consistencia en mojado. Observe el comportamiento del suelo en


relación con pegajosidad y plasticidad. Bajo esta condición los
materiales de suelo se aprecian dentro de los términos, existiendo
grados en cada uno de ellos.

1. Pegajosidad.- Cuando el suelo se adhiere a otros objetos o a los


dedos; puede ser: no pegajoso, ligeramente pegajoso, pegajoso o
muy pegajoso.
2. Plasticidad.- Cambia de forma bajo una presión dada y retención
de la nueva forma; existen los rangos de: no plástico,
ligeramente plástico, plástico y muy plástico.
5. EL COLOR DEL SUELO

El color del suelo es una de las propiedades físicas más significativas y


fácil de apreciar, pudiendo presentarse en el perfil gamas de colores que
van desde el negro, pardo, pasando por ocres o ferruginosos,
determinando la presencia de materiales orgánicos (oscuros) hasta
ferruginosos o mangánicos (ocres).

Aunque el color de un suelo puede generarse del material parental,


algunas características pueden ser evaluadas de acuerdo a los colores
presentes en el perfil; tal es el caso de condiciones de drenaje,
aireación, contenido de materia orgánica y en general, aspectos
relacionados con la fertilidad del suelo.

INTERPRETACION DEL COLOR DEL SUELO

COLORES OSCUROS: Generalmente es determinado por la presencia de


materiales orgánicos descompuestos influenciada su intensidad por el
contenido de humedad que posea.

COLORES ROJOS: Indican generalmente buena aireación y drenaje.


Este color es debido principalmente a la presencia de óxidos de hierros
no hidratados. Estos suelos se encuentran en regiones ecuatoriales; los
colores rojos bien desarrollados constituyen una indicación de su edad y
se consideran como relativamente viejos a menos que su material
edáfico halla estado sometido a procesos de meteorización intensa.

COLORES AMARILLOS: Su presencia en el perfil es un indicativo de


drenaje deficiente, bien sea en épocas pasadas o presentes; se debe a
la presencia de hidróxidos de hierro (limonita).

COLOR PARDO: Denota la presencia de óxidos de hierro en adición a la


materia orgánica.
COLORES GRISES Y PARDUSCOS CLAROS: Se presentan principalmente
en el subsuelo y bajo condiciones de mal drenaje.

COLORES GRISES CLAROS Y BLANQUECINOS: Se puede deber a la


presencia de fracciones minerales como caolinita, yeso, cuarzo y
algunos carbonatos. El color gris claro y el blancuzco son causados por
el material original en suelos Litosoles.

COLORES VERDOSOS Y AZULOSOS: Se presenta principalmente en


subsuelos mal drenados y con presencia de minerales como pirita y
vivianita.

Un horizonte puede presentar color uniforme o moteados, variegado,


manchado, veteados.

MOTEADO: Significa salpeado por motas de diversos colores.

VETEADO: Que presenta listas de diversos colores al de la base o


matriz.

MANCHADO: Presenta manchas de diferente color al de la base.

VARIEGADO: Significa que matriz y manchas forman un conjunto de


diferentes colores.

Hace algunos años se estableció un sistema universal para determinar el


color del suelo. Este sistema se basa en la comparación directa del
suelo con patrones preestablecidos. La única desventaja de este
sistema es que el color del suelo cambia ligeramente con su contenido
de humedad; se ha solucionado este problema indicando si la
determinación se efectuó en seco, húmedo o mojado, según el
contenido de humedad que posea.

Para esta clasificación se usa actualmente la tabla de colores de Munsell.


Esta tabla tiene tres variables que son:

1. Matiz (Hue); se refiere al color dominante en el espectro solar.


2. Valor (Value); se refiere a la intensidad o brillantes del color y es una
función de la cantidad total de luz.
3. Chroma (Chroma); se refiere a la pureza o fortaleza relativa en el
espectro.

Munsell estableció escalas numéricas con pasos visualmente uniformes


para cada uno de estos atributos. El libro de color de Munsell, muestra
una colección de patrones coloreados, organizados de acuerdo a estas
escalas. El color de cualquier superficie puede ser identificado
comparándolo con los patrones de color bajo condiciones adecuadas de
iluminación y visión. El color es entonces identificado por su matiz,
valor e intensidad (denominados coordenadas del color del suelo).
Estos atributos tienen símbolos H-Matiz; V-Valor; C-Intensidad y se
escribe HV/C, que se conoce como Notación Munsell.

Para el estudio de suelos esto es muy importante porque se pueden dar


apreciaciones cualitativas e interpretar los resultados para así
determinar qué suelo es, para qué tipo de cultivos se puede adecuar y
qué materiales utilizar para mejorar ese suelo; así como qué procesos
evolutivos han transcurrido en la generación del suelo.

Utilizando la Notación Munsell, cada color tiene una relación lógica con
los otros colores, lo que abre las puertas a interminables posibilidades
creativas, así como la habilidad de comunicar estos colores de manera
precisa.

Los colores expuestos en cada hoja de la tabla, tienen un matiz


constante que se designa por un símbolo colocado en la esquina
superior derecha de la hoja. En el sentido de la vertical los colores
aumentan en intensidad o brillantez de abajo hacia arriba. Esto quiere
decir, que su valor aumenta. Horizontalmente el color aumenta en
crhoma hacia la derecha y se torna gris hacia izquierda.

La carta presenta tres escalas: Una radical para el matiz; una vertical
para el valor y una horizontal para el chroma.

La nomenclatura del color consiste en dos sistemas complementarios:


1. Nombre del color
2. La fórmula Munsell para el color

El nombre del color se emplea en todas las descripciones para


publicaciones y para uso en general. La notación para el color consiste
en números que van de cero para el negro absoluto a 10 para el blanco
absoluto.

La notación para el crhoma consiste en una numeración que va de cero


para los grises neutros y aumenta a intervalos iguales hasta un máximo
de cerca de 20, el cual realmente nunca se encuentra en los suelos.

El símbolo para matiz es una abreviatura de color (R para rojo, YR para


amarillo rojizo; Y para amarillo) precedida por una numeración que va
de cero a diez. Entre cada intervalo en las letras en matiz se torna más
amarillo y menos rojo a medida que los números aumentan.

DETERMINACION DEL COLOR

La prueba más utilizada para la determinación del color del suelo es la


de Munsell, pintor italiano, que es determinada por una tabla que
contiene 255 patrones de color en un arreglo desde la matiz, claridad y
pureza (figura 6).

Figura 6. Espacio de Color Munsell


Procedimiento

En el perfil del suelo o en una muestra independiente y después de


haber separado las capas u horizontes, tome un agregado de
aproximadamente 1 centímetro cúbico.

Determine el estado de humedad del suelo: Seco, húmedo o mojado y


anótelo. El suelo al estar seco es compacto, duro, no se adhiere y no
mancha los dedos; por el contrario la aumentar la humedad y ser
comprimido en la mano, cambian estas características: Mayor
plasticidad, pegajosidad, cohesión, etc. Debe observarse al comprimirlo
si alcanza a salir o no agua entre los nudillos de la mano, si sale se
estará en el rango de mojado, sino en el de húmedo.

Coloque el suelo detrás de los círculos (agujeros) presentes en la tabla


Munsell y compare el color con los patrones, hasta encontrar el más
aproximado.

Anote el color valiéndose de la nomenclatura de la tabla, anotando


primero el matiz, seguidamente el valor (números localizados sobre la
parte izquierda vertical) como numerador, y el chroma (localizado en la
parte inferior de la tabla), como denominador.

Anote el equivalente de la clave observando el reverso de la hoja


anterior identificada en la misma clave. Queda así definido el color
codificado.
6. AIREACION DEL SUELO

El suelo es un sistema heterogéneo, polifacético y poroso donde la


organización o arreglo de las partículas que constituyen la fase sólida,
determina las características del espacio poroso en el cual se transmite
o retiene el agua y el aire.

Tanto la densidad aparente como la porosidad, están relacionados con la


génesis y el manejo dado del suelo. Así, investigaciones realizadas en
suelos del Valle alto del Magdalena han demostrado como la rotación de
cultivos y la incorporación de abonos verdes ha disminuido los valores
de densidad aparente e incrementada la porosidad del suelo. De la
misma manera, el uso indebido de implementos agrícolas ha contribuido
a la degradación de los suelos donde se han visto afectados
negativamente tanto la porosidad como la densidad aparente, entre
otras propiedades físicas e hidrodinámicas.

DENSIDAD APARENTE

Es la relación entre la masa de las partículas del suelo secas a la estufa


y el volumen total, donde se incluye el espacio vacío.

La densidad aparente puede ser afectada por el contenido de materiales


orgánicos, textura y origen del suelo principalmente. Así se tiene que
suelos afectados por materiales volcánicos presentan valores bajos de
densidad aparente; suelos asociados con materiales orgánicos presentan
valores menores a 1.1 gr/cm3; suelos con contenido de arcilla mayores
de 35%, presentan valores superiores a 1.3 gr/cm3, especialmente
cuando poseen bajos contenidos de materia orgánica. Los suelos
arenosos, bajos en materia orgánica presentan valores superiores a 1.4
gr/cm3.
La densidad aparente de los suelos orgánicos es muy diferente a la de
los minerales. La determinación del valor de la densidad aparente tiene
las siguientes aplicaciones:

1. Permite transformar valores de humedad gravimétrica en


volumétrica, permitiendo calcular la lámina de agua del suelo.

2. Permite calcular junto con la densidad real el valor de la porosidad


total.

3. Permite estimar el grado de compactación del suelo mediante el


cálculo de la porosidad

4. Permite calcular la masa de la capa arable

5. Permite calcular la cantidad de fertilizantes y enmiendas químicas a


aplicar por hectárea

6. Permite calcular la porosidad de aireación del suelo.

En términos generales, se puede decir que los valores de densidad


aparente de los suelos, fluctúan entre 0.8 gr/cm3 y 1.8 gr/cm3.

DENSIDAD REAL

Es la relación entre la masa del suelo y el volumen de sólidos. Es decir,


no incluye el volumen de espacios vacíos. Los valores de densidad real
se ven afectados por los contenidos de materiales piroclásticos y
orgánicos. La presencia de materiales orgánicos parece es el factor que
más influye en sus valores.

Rango que fluctúa entre 2.3 y 2.5 gr/cm3 se pueden considerar de bajos
a normales, mientras rangos entre 2.6 y 2.8 gr/cm3 se consideran altos.
Valores mayores a 2.8 gr/cm3 se consideran muy altos. Un valor
promedio de 2.65 gr/cm3 es utilizado con frecuencia con fines prácticos,
cuando no se requiere mucha precisión en las determinaciones.
POROSIDAD

La porosidad es el espacio ocupado por el aire dentro de un volumen de


suelo seco a la estufa.

En el suelo se encuentran macro, meso y microporos, por donde circulan


el aire y el agua. El espacio aéreo influye en la difusividad del aire en el
suelo, afectando el desarrollo de raíces y por ende el desarrollo de la
planta.

La porosidad constituye una de las características más importantes al


definir el valor ecológico de los suelos y aún cuando se hace uso
generalizado de los valores de la porosidad total. En estudios de
caracterización física del suelo, es conveniente determinar la porosidad
de aireación que tiene un sentido práctico más real, si se tiene en
cuenta que cada especie vegetal tiene sus propias exigencias en cuanto
a condiciones de porosidad y aireación se refiere.

Materiales y Equipos

 Etiquetas
 Cajas de lata con tapa
 Equipo para toma de muestras sin disturbar
 Estufa con rango de temperatura hasta 150°C
 Balanza con sensibilidad de 0.1 gramos
 Espátula
 Pala
 Caja para transportar las muestras
 Parafina
 Picnómetros

Procedimiento

1. Determinación de la densidad aparente.


1.1 Método del cilindro de volumen conocido
Este método se recomienda para suelos no pedregosos y arenosos.

Previa demarcación de unidades de suelo en el campo, tome un cilindro


de volumen conocido e introdúzcalo en el suelo a muestrear con la
ayuda de un pedazo de madero, el que debe colocar sobre el cilindro y
golpear con un martillo. Una vez introducido el cilindro y lleno
completamente de suelo, sáquelo y enrácelo en los extremos. Extraiga
la muestra del cilindro y guárdela en una caja para muestras o una
bolsa plástica cerrando herméticamente. Márquela. Lleve la muestra al
laboratorio, pésela, póngala a secar en la estufa a 105°C por 24 horas
y determine la humedad por diferencia de pesos (figura 7). Obtenga el
volumen del cilindro midiendo el diámetro y su altura (medidas
internas).

Figura 7. Determinación de la densidad aparente por el método del


terrón parafinado

Determine la densidad aparente mediante la relación entre el peso del


suelo seco y el volumen del cilindro.

1.2 Método del terrón parafinado

A partir de muestras tomadas sin disturbar, seleccione un terrón de


tamaño mediano, séquelo en la estufa a 105° por 24 horas; cumplido
este tiempo y colóquelo en un desecador por media hora para lograr su
enfriamiento. Una vez frío pese el terrón rápidamente en una balanza
de sensibilidad de 0.01 gramos. El resultado corresponde al suelo del
suelo seco (A).
Amarre el terrón con un hilo manipulándolo con mucho cuidado para
evitar posibles pérdidas de suelo. Introdúzcalo en un recipiente que
contenga parafina líquida (previamente la parafina se debe haber puesto
a derretir en una plancha hasta lograr temperatura aproximada de
70°C), buscando que el terrón quede totalmente sumergido en ella,
haciendo inmersiones sucesivas hasta lograr un completo cubrimiento
del terrón con la parafina. Pese el terrón parafinado; introdúzcalo en
una probeta graduada la que contiene un volumen de agua conocido;
determine el volumen de agua desplazado por el terrón parafinado; a
este valor réstele el valor de la película de parafina con que se cubrió el
terrón, para ello proceda así:
Dp = Pp/Vp; Vp = Pp/Dp

Dp= Densidad de la parafina = 0.89 g/cc


Pp= Peso de la parafina (gramos)
Vp= Volumen de la parafina (cm3)
Pp = Peso en gramos del terrón seco y parafinado – Peso seco del
terrón (gramos)

Calcule la densidad aparente procediendo así:

Da = Ps / Vt ; Da = Ps / Vd-Vp ; Vt = Vd-Vp

Da = Densidad aparente (g/cm3)


Ps = Peso del suelo seco (g)
Vt = Volumen total del suelo seco (g)
Vd = Volumen de agua desplazada por el terrón parafinado cuando de
introdujo en la probeta (cm3)

DENSIDAD REAL. Método del picnómetro

El método del picnómetro es el más empleado para medir la densidad de


los sólidos o gravedad específica. Se fundamente en determinar la
grasa y el volumen de los sólidos del suelo a través de un frasco de
volumen conocido.
Materiales y Equipo

 Picnómetro de 25, 50 o 100 cc con tapa


 Balanza analítica con aproximación de 0.01g.
 Campana de vacío
 Bomba de vacío
 Termómetro
 Agua destilada y hervida
 Suelo tamizado por 2 mm
 Cápsulas taradas para humedad y formato para registro de datos

Procedimiento

Pese el picnómetro completamente seco (Pp); agregue


aproximadamente de 2 a 5g de suelo seco a 105°C, el cual debe
previamente haber sido tamizado por 2mm; pese el picnómetro más el
suelo seco y por diferencia de pesos con respecto al picnómetro vacío
obtenga el peso del suelo (Ps). Adicione agua al picnómetro lentamente
hasta una tercera parte de su volumen (el agua utilizada debe ser
destilada y hervida para eliminar el aire que se encuentra en el suelo);
lleve el picnómetro destapado a la campana de vidrio y aplique vacío
durante dos horas para eliminar las burbujas de aire; retire el
picnómetro de la campana de vacío y agregue agua hasta completar 2/3
del volumen del picnómetro y llévelo nuevamente al vacío durante una
hora. Saque el picnómetro de la campana, llénelo con agua, tápelo y
péselo. Seque completamente el picnómetro y péselo nuevamente (Pz).
Calcule el valor de Pz de la siguiente manera: Pz = Pp + Ps + Pa,
donde Pa = peso del agua. Calcule la densidad real de la siguiente
manera:

Densidad real = Peso de sólidos / volumen de sólidos.

Dr = Ps / Vs

Pa = Va, Va = volumen de agua.


Vs = Vp – Va ; Vs= volumen de sólidos
DETERMINACION DE LA POROSIDAD Y LA MICROPOROSIDAD

La porosidad equivale a la diferencia entre la densidad real y la


aparente. Se calcula mediante la siguiente ecuación:

Pt (%) = 100 (1-Da / Dr)

Para calcular la microporosidad se determina la densidad aparente


omitiendo el secado en la estufa. Esta determinación debe hacerse bajo
condiciones de humedad a capacidad de campo. La diferencia entre la
porosidad total y la microporosidad permite calcular la porosidad no
capilar o también conocida como porosidad de aireación.

Pa = Pt – Hv = Pt - Hg x Da

Pt = Porosidad total
Hv = Humedad volumétrica
Hg = Humedad gravimétrica
Da= Densidad aparente
7. DETERMINACIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO

RETENCION DE HUMEDAD DEL SUELO

El agua que un suelo puede almacenar en sus espacios porosos se


conoce como capacidad de retención de humedad. Sobre esta agua
actúan las fuerzas de adhesión, cohesión y capilar. La interacción de
estas fuerzas se conoce como succión del suelo o tensión de
humedad del suelo.

Determinación de la capacidad de campo (método de la olla de


presión)
El agua adherida a bajos valores de succión, se encuentra disponible
para las plantas, excepto cuando el suelo está saturado o muy cerca de
saturación.
La capacidad de campo, se ha definido como el contenido de
humedad cuando el suelo se ha suplido de agua lluvia o de riego y se ha
dejado drenar sin que se halla presentado evaporación. También se le
conoce como el límite superior de agua disponible para la planta.

Materiales y equipo
 Compresor de aire.
 Controles de presión
 Olla de presión Placas de cerámica porosa (figura 8)
 Anillos de caucho o PVC de 1 cm de alto por 5 de diámetro
 Cápsulas taradas para humedad
 Balanza analítica
 Estufa para secado
 Espátula
 Suelo
 Formato para registro de datos
Figura 8. Equipo de retención de humedad: olla y platos de presión

Procedimiento

Coloque las placas de cerámica que se vayan a usar en la olla de presión


llene esta con agua, coloque la tapa y mida la salida de agua de las
placas o platos de cerámica a una presión de 1 kg/ca2 (1 bar). El flujo
de agua debe ser de 1 ml por cm2 /hora o mayor para asegurar un buen
funcionamiento de las placas o platos de cerámica. Luego se comprueba
la permeabilidad de las placas, para tal efecto quite la presión aplicada y
vacíe el exceso de agua de la olla y de las placas. Tape la olla y aplique
una presión de 0.5 bar o cualquier otro inferior al máximo que se vaya a
usar en las medidas de retención. Transcurrido unos minutos, el flujo de
agua por la salida de las placas debe cesar sin que haya burbujas de
aire, lo que indica que la retención de agua de las placas es superior a la
presión que se aplico a la olla.

Una vez concluidos los pasos anteriores, coloque los anillos de caucho
sobre las placas de cerámica, agregue las muestras de suelo dentro de
los anillos por duplicado, y satúrelas por capilaridad. Deje las muestras
de suelo en reposos por 24 horas como mínimo, con un exceso de agua
en las placas de cerámica. Transcurrido este tiempo, elimine el exceso
de agua que se encuentra en el pato; llévelo a la olla de presión; tápela
y aplique la presión necesaria (0.1; 0.3; 0.5; 1 bar) durante 48 horas o
más hasta cuando el escurrimiento haya cesado (más o menos 2 o 3
días).
Antes de quitar la presión de la olla, es conveniente poner una pinza que
cierre el tubo extractor de agua de cada plato para evitar el movimiento
de agua hacia las muestras de suelo; retire la placa de cerámica de olla
de presión y transfiera inmediatamente cada una de las muestras a
cápsulas taradas que con anterioridad han sido pesadas (Mc) para evitar
cambios de humedad. Pese nuevamente las cápsulas de humedad con el
suelo húmedo (Mshc); llévelas a la estufa para secarlas hasta obtener
un peso constante a la temperatura de 105º c; apague la estufa, tape
las cápsulas, sáquelas de la estufa y déjelas enfriar en un desecador;
péselas (Mssc).

Cálculos
A partir de las ecuaciones siguientes se calcula el contenido de
humedad.
Mshc  Mss
g * 100
Mssc  Mc
Msh  Mss
g * 100
Mss
Mw
g * 100
Mss

Determinación del punto de marchitez (método de la membrana de


presión)
El punto de marchitamiento permanente ha sido definido como el límite
mínimo de humedad por debajo del cual las plantas no pueden extraer
agua del suelo para sus funciones.
La tensión de humedad de un suelo al punto de marchitamiento
permanente varía entre 7 y 32 bar, dependiendo de la textura del,
suelo, la condición de las planta, la cantidad de sales solubles y las
condiciones climáticas. Comúnmente, se usa el valor de 15 bares para
determinar este punto.
El punto de marchites permanente se conoce cato el límite inferior de
agua disponible para las plantas.

Materiales y métodos

 Extractor de membrana de presión y regulador diferencial


 Membrana de celulosa o plato de presión de 15 bar
 Anillos de caucho de 1 cm de alto por 5 cm de diámetro
 Balanza analítica
 Estufa
 Cápsulas taradas para humedad
 Dispositivos de presión (compresor de aire o cilindro de nitrógeno)
 Controles de presión
 Suelo tamizado por 2 mm
 Formato para el registro de datos.

Procedimiento

Coloque la membrana de celulosa o el plato ya saturado sobre la malla


de disco y ponga encima el anillo metálico con sus empaques de caucho;
ajuste el anillo con los tomillos laterales de manera que estos encajen
en las ranuras; coloque los anillos de caucho sobre la membrana de
celulosa; agregue las muestras de suelo en ellos; emparéjelas y
satúrelas por capilaridad dejándolas en reposo durante 24 horas. Luego
remueva el exceso de agua con una pipeta; coloque el diafragma de
caucho sobre el anillo metálico y cierre el plato; ajuste los tornillos. El
ajuste de los tornillos debe hacerse en forma simultánea y progresiva
para que el cierre sea uniforme y no haya escape de aire. Aplique la
presión deseada (3, 5 10 6 15 bares, en forma progresiva para evitar
movimientos de las muestras de suelo dentro del plato y/o rotura de
membrana (Figura 9).
1. Filtro de Aire 10. Extractor de 15 bar
2. Regulador 11. Tubo de Conexión
3. Regulador 12. Tubo de Conexión
4. Regulador Multimatic 13. Membrana de presión
5. Regulador Diferencial de Mercurio 14. Válvula de escape
6. Manómetro 15. Válvula de desviación
7. Manómetro 16. Manguera de Conexión
8 Extractor de 5 bar 17. Compresor
9. Tubo de Conexión

Figura 9. Esquema del Extractor de la membrana de presión para


tensiones de 0 a 15 bares
Suspenda la presión aplicada cuando haya cesado el escurrimiento del
agua, lo cual se produce en 2 o 3 días e indica que las nuestras han
alcanzado el equilibrio.

Abra el plato y transfiera cada una de las muestras a cápsulas para


humedad, que con anterioridad han sido pesadas (Mc). (Péselas
nuevamente con el suelo húmedo (Mshc), llévelas a la estufa durante 24
horas a 1O5o C y luego determine su peso (Mssc).

Formato para el registro de los datos. Registre los datos en el formato


anexo

Cálculos
Mshc  Mssc
g * 100
Mssc  Mc
Msh  Mss
g * 100
Mss
Mw
g * 100
Mss

MEDIDA DE LA TENSIÓN DE LA HUMEDAD DEL SUELO

TENSIÓMETRO. Se compone de una copa de cerámica porosa conectada


a un tubo plástico duro lleno de agua y cerrado en su extremidad. En la
parte superior tiene conectado un medidor de tensión o manómetro
(figura 10).

Figura 10. Medidor de Tensión de la humedad del suelo

Existen otros tipos de tensiómetros en desarrollo, entre ellos con


lecturas numéricas que traducen los valores de tensión del agua en flujo
eléctrico y entre los mismos aparatos con posible conexión a
computadora para obtener lecturas continuas de la tensión con la cual
está retenida el agua en el suelo.

La unidad métrica decimal empleada para medir la tensión del agua en


el suelo es el bar. Un bar es igual a 0.987 atmósferas igual a 100
centibares.
Los tensiómetros son calibradores en centibares;
1.0 centibar = 0.01 atmósfera;
1.0 atmósfera = 10 metros de altura de una columna de agua.

En la práctica, solo se alcanza a medir con el tensiómetro hasta 0.8 bar


= 80 centibares = 0.8 atmósfera = 800 milibares. El rango de
tensiones adecuadas al censo del tensiómetro es de 0 a 80 centibares
donde la copa porosa es permeable al agua y no al aire. Valores de
tensión superiores a 0.8 bar se libera excesivamente el aire diluido en
el agua el que pasa a la parte superior del tubo en forma de burbuja la
que ocasiona variación en la lectura de la tensión. Además, se corre el
riesgo de salida del aire por la copa porosa trayendo como consecuencia
que el tensiómetro deje de funcionar. Estos tensiómetros se
recomiendan principalmente para suelos de texturas medianas y
pesadas.

INSTALACIÓN DEL TENSIÓMETRO EN EL SUELO.

El correcto funcionamiento de los tensiómetros depende del nivel de


contacto entre el suelo y la copa porosa. Se requiere en contacto íntimo
entre estas dos partes. Para logra una correcta instalación se deben
cumplir las siguientes etapas:

1. Tener definida la profundidad a la cual se debe instalar el


tensiómetro.

2. Seleccionar el sitio donde se ubicará el tensiómetro, teniendo en


cuenta que este debe ser representativo de la unidad de suelo a
evaluar.

3. Utilizando un barreno en espiral cuyo diámetro de perforación sea


similar al del tubo del tensiómetro, efectuar una perforación en el
suelo a la profundidad seleccionada previamente.

4. Humedecer el lugar perforado, adicionando un poco el agua, e


introducir el tensiómetro asegurándose de lograr un buen contacto
entre el suelo y la copa porosa. La tierra extraída con el barreno se
coloca a los lados del tubo del tensiómetro ejerciendo presión suave
con la mano para lograr el mejor contacto alrededor del tubo, se
adiciona tierra formando un montículo para evitar que se presente
acumulación de agua o endurecimiento superficial, que puede afectar
las lecturas del manómetro.

5. Colocar en el sitio de instalación un distintivo que permite localizar


fácilmente el aparato instalado. Esto también evitará el posible daño
por paso de maquinaria o animales.

6. Cada tensiómetro llevará un número de identificación, el que se


anotará en una planilla de registro, donde además se indicará la
profundidad de ubicación del tensiómetro.

UBICACIÓN DE LOS TENSIOMETROS EN EL CAMPO

Buscando obtener la información más eficiente y confiable de las


lecturas del tensiómetro, estos se deben localizar en el medio donde se
encuentre el sistema radicular activo de la planta de acuerdo al tipo de
cultivo, tipo de suelo y método de riego.

Se debe tener en cuenta los siguientes criterios:

1. Ubicación en cultivos bajo riego por aspersión: El tensiómetro se


instala a unos 3 metros de distancia del aspersor en la diagonal entre
dos aspersores.

2. En cultivos bajo riego por micro aspersión: se instalan a la mitad del


radio de distribución a la mitad del radio de distribución del agua.

3. En cultivos bajo riego por goteo: se ubican en el área activa de las


raíces a 10 cm. del gotero, en suelos de textura liviana y, a 25 cm
del gotero en suelos de textura mediana y pesada. En invernaderos,
se ubican a 10 cms del gotero. En plantaciones adultas se instalan
debajo del follaje a una distancia de más o menos 1 m del tronco, y a
la distancia recomendada del gotero, según tipo de suelo. En riego
por goteo, el lateral de goteros, tiende a cambiar de posición, por
tanto es necesario establecer el lateral cerca del tensiómetro.

4. Pivote central: Los aparatos se ubican entre los microaspersores a 6


metros por lo menos de la torre.

CRITERIOS PARA DETERMINAR LA PROFUNDIDAD DE UBICACIÓN

Es muy importante tener en cuenta la profundidad de ubicación de los


tensiómetros dentro de la zona de rizosfera. Para ello se toma como
criterio la profundidad de desarrollo de raíces de las plantas establecidas
en el predio. Generalmente se recomienda instalar dos tensiómetros en
una estación: uno superficial y otro profundo, esto con el propósito de
hacer un seguimiento a los cambios de humedad que se presentan en
el suelo principalmente en la zona de mayor actividad radicular.

En suelo liviano en el caso de hortalizas, se recomienda instalar un


tensiómetro a 15-20 cm y el otro a 40 cm; en suelos medianos y
pesados se utilizan a 30 y 60 cm.

Instalación de tensiómetros según profundidad radicular

Profundidad del Tensiómetro Tensiómetro


suelo (cm) superficial (cm) profundo (cm)
40 20 30
60 30 45
90 40 60
120 50 90

NUMERO DE ESTACIONES POR PREDIO

Se denomina estación al lugar donde se instalan dos o más tensiómetros


ubicados a diferente profundidad. Como los suelos de una parcela no
son homogéneos, se presentan diversas condiciones de humedad en el
mismo como consecuencia del comportamiento físico – químico del
suelo y el desarrollo vegetativo de las plantas. Estas variaciones exigen
que se instalen 3 o más estaciones en el predio dependiendo del grado
de heterogeneidad del terreno. Desde luego, a mayor número de
estaciones instaladas, mayor nivel de confiabilidad de la información de
humedad obtenida.

CUIDADOS Y MANTENIMIENTO DE LOS TENSIOMETROS

Cuando una vez instalados los tensiómetros en el campo se obtienen


presencia de burbujas de aire en el tubo y su tamaño es de más de 1
cm, se adiciona al aparato agua hervida y fría e hipoclorito de sodio al
4%. La sustitución de un tensiómetro previamente instalado tendrá
lugar, cuando se presenten las diferentes situaciones:

1. Se presenta cambio de tensión brusca en comparación a los otros


aparatos.
2. Salida rápida de agua a bajas tensiones o flujo de burbujas de aire.

Si se requiere la sustitución de un tensiómetro este se debe extraer del


suelo, para lo cual se debe humedecer alrededor del mismo, haciendo
giros hasta extraerlo. Si no se logra la extracción, se debe picar el
terreno alrededor del aparato para facilitar esta labor.

Al concluir el uso de los tensiómetros por finalización del ciclo


vegetativo del cultivo, se extraen, se lavan con agua limpia la capa
porosa y se almacenan. Si el periodo de almacenamiento es por poco
tiempo, se colocan dentro de un recipiente con agua en posición vertical.
Si el almacenamiento es por largo tiempo, se desocupan los
tensiómetros quitándole la tapa y extrayendo el agua y se guarda en un
lugar seguro.

Interpretación de las lecturas del tensiómetro

Lecturas
(centibares) Interpretación
0 a 10 Humedad cercana a saturación
11 a 30 Humedad próxima a capacidad de campo
31 a 60 Rango donde debe empezarse a regar
61 a 80 Rango donde la planta puede presentar condiciones
de estrés.
BIBLIOGRAFIA

- AVIDAN, A; KREMER, O; KREMER SHLOMO. 1994. El tensiómetro,


criterios de selección, funcionamiento y mantenimiento. Ministerio
de Agricultura. Estado de Israel.

- BAVER, L.D; GADNER, W. H. Y GADNER, W.L. 1972. Física DE


suelos. UTHEA. México. D:F.

- FORSYTHE, W. 1975.Manual de laboratorio de física de suelos.


IICA. San José de Costa Rica.

- GAVANDE, A. S. 1982. Física de suelos. Principios y aplicaciones.


Editorial Limusa .México.

- GONZALEZ, A. 1980. Suelos agrícolas. Notas de laboratorio. U.N.


de Colombia. Palmira. Valle.

- GUROVICH, R.A. 1985. Fundamentos y diseños de sistemas de


riego. IICA. San Jose Costa Rica

- HENNIN,S; GRASS,R; MONNIER.G. 1972. El perfil cultural. Estudio


físico del suelo y sus consecuencias agronómicas.

- INSTITUTO GEOGRAFICO AGUSTIN CODAZZI. 1979. Métodos


analíticos del laboratorio de suelos. Cuarta edición. Bogotá
Colombia

- LOPEZ,R; LOPEZ,M 1978. El diagnostico de suelos y plantas.


Editorial Mundiprensa. Tercera edición. Madrid España

- MALAGÓN,D; MONTENEGRO,H. 1990. Propiedades físicas de los


suelos. IGAC. Bogotá. Colombia.
- MONTENEGRO, G. H. 1986. Manual de prácticas de laboratorio.
Universidad Jorge Tadeo Lozano. Facultad de Agrología. Bogotá.
Colombia.

- OLARTE, L.I, OTROS. 1979. Métodos analíticos del laboratorio de


suelos. Cuarta edición. IGAC. Bogotá.

- RICHARDS, L.A. 1965. Physical condition of water in soil. United


States Salinity laboratory Riverside. California. Method of soil
analysis.

- SALINAS.F.1985. Introducción al estudio de los suelos.


Universidad
Surcolombiana. Facultad de Ingeniería. Neiva Huila

- SANCHEZ, P. 1981. Suelos del trópico. IICA. San José, Costa Rica

- SILVA, M.F; OLARTE, R.L Y B.M.de MUÑOZ.1973. Métodos


analíticos del laboratorio de suelos. IGAC. Bogotá.

- SOCIEDAD COLOMBIANA DE LA CIENCIA DEL SUELO. 1991.


Fundamentos para la interpretación de análisis de suelos, planta y
aguas para riego. Bogotá.

- SOCIEDAD COLOMBIANA DE LA CIENCIA DEL SUELO. 2010.


Principios Básicos. Hernán Burbano Orjuela y Francisco Silva
Mojica, Editores. Bogotá. Colombia. 594p.

- SOILMOSTURE EQUIPMENT CORPORATION. 1985. Jet fill


tensiometer. Santa Barbara. California

- SOWERS, G.F. 1965.Method of soil analysis

También podría gustarte