Está en la página 1de 5

Vivir con un cónyuge dependiente del alcohol1

El folleto describe la situación de una mujer que vive con una pareja dependiente del alcohol,
que estadísticamente es el caso más común en Suiza.

No hace falta decir que también está destinado a hombres que viven con una mujer que
depende del alcohol.

No solo me pasa a mí ...


Vivir con alguien que es adicto al alcohol es una situación difícil en la que te haces preguntas y
preguntas. Esperanza, desesperación, amor, odio, ira, culpa ... tantos sentimientos que triunfan
o coexisten que a menudo sucede que no sabemos dónde estamos. A veces, la ira, la tristeza y
el desaliento nos llevan a perder el sueño y afectan nuestra salud física. Y luego también hay
muchas preguntas que envenenan nuestras vidas: ¿soy responsable de la situación? Cuando me
dice que bebe por mi culpa, ¿es verdad? ¿Cómo ocultar la situación de mi entorno? ... Estos
sentimientos de vergüenza y culpa nos están aislando gradualmente. Dese un buen momento,
siga sus deseos y sus deseos, cambie sus ideas, se convierta en misiones imposibles por falta de
tiempo, porque ya no tenemos la energía para salir y porque tememos que un desastre Ocurren
en nuestra ausencia. Tan poco a poco la soledad, el agotamiento, la desesperación y la sensación
de haber perdido algo y nada puede cambiar.

Y, sin embargo, muchas mujeres, parejas, madres, niñas que sufren de tal situación con la
sensación de estar completamente solos. En Suiza, se estima que entre 450,000 y 900,000
personas viven con parientes alcohólicos y muchas de estas personas son mujeres.

¿Qué pasa?
Para tratar de mejorar la situación, para ayudar a su compañero a dejar de consumir, probamos
diferentes estrategias: intentamos entender, discutir, amenazar, amar más, reducir nuestros
propios requisitos, ... y no se hace nada o al menos de manera duradera... Entonces, ¿qué está
pasando? ¿Qué debo hacer para hacerlo bien?

Paralelamente a la evolución de la enfermedad del alcoholismo, se está estableciendo


gradualmente un proceso que se llama codependencia. Es una serie de actitudes y reacciones
que adoptamos para ayudar a nuestra pareja, pero que finalmente nos agotan sin que la
situación mejore finalmente. Para poder ayudarnos unos a otros, es necesario entender este
proceso. Quizás te reconozcas en una o en todas las situaciones que se describen a continuación.

Proteger y excusar
"Tiene mucho trabajo ... muchas preocupaciones ... sus amigos lo llevan a beber ... no sabe cómo
decir que no ..."; A menudo buscamos excusas o razones por las que bebe demasiado.

En muchos casos, también nos hacemos responsables de él, para evitar preocupaciones o
porque no está en condiciones de asumirlos. Y luego, nos escondemos de nuestro entorno estos

1
ISPA (2012): Vivre avec un conjoint alcoolodépendant. Institut suisse de prevention de l’alcoolisme et
autres toxicomanies.
episodios que nos hacen sentir incómodos. El miedo y la vergüenza nos vuelven estúpidos y, a
medida que cada vez es más difícil hablar de ello con nuestro compañero, terminamos
encerrándonos y aislándonos de este problema.

Controlar
Proteger y excusar no ha cambiado el problema, así que intentamos limitar el consumo,
controlar lo que hace, a dónde va, con quién ... Algunas veces desarrollamos estrategias
ingeniosas para tratar de controlar el consumo de alcohol. de nuestra pareja. Pero, una vez más,
el problema persiste y nuestro estado de ánimo varía con el estado de ánimo de nuestra pareja.
Bebe poco, deja menos y encontramos esperanza. Llega tarde a casa y se va a dormir en el sofá
y esa es la decepción. Además, gradualmente estamos perdiendo la confianza en nosotros
mismos y la confianza en nosotros mismos, así como nuestra capacidad para ayudarlo y evitar
que beba. Luego, los episodios de discusiones, la ira estalla cada vez más... ira contra él, contra
el alcohol, contra nosotros mismos, contra los que beben con él, contra los que ven su problema
y no dicen nada...

Acusar
Cuando la situación se ha vuelto insoportable y todos nuestros intentos por evitar que él beba
han fallado, entonces somos libres de ser culpados. Es debido a él que todo sale mal, es él quien
nos hace infelices... debe dejar de beber, de lo contrario será responsable de las consecuencias
que pueden ir desde una denuncia por conducir bajo los efectos del alcohol hasta una solicitud.
de divorcio.

Tomó una gran cantidad de energía gastada, sufrimiento acumulado,


momentos de esperanza y duda para finalmente darse cuenta de que no
podemos hacer las cosas en su lugar y que sin su compromiso con un
proceso, todos nuestros intentos. No se puede detener la progresión de la
enfermedad de la dependencia. Sin embargo, podemos hacer algo, incluso
si él no está listo para el tratamiento.

Entender el papel que jugamos


Para una mujer, es particularmente difícil no ofrecer espontáneamente ayuda y apoyo. La
imagen de las mujeres a menudo se asocia con cualidades como la paciencia, la sensibilidad, la
amabilidad, la dedicación, la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Estas representaciones
sociales impregnan y determinan el comportamiento de nuestra mujer y la imagen que tenemos
de nosotros mismos.

Nos sentimos fácilmente responsables y pensamos que, sin nuestra ayuda, él no podrá
sobrevivir... incluso si tenemos que recurrir a las drogas u otras sustancias para poder hacer
frente a esa situación.

Un compañero masculino de una mujer que es adicta al alcohol no experimenta las mismas
presiones sociales en relación con su papel. Tradicionalmente, un hombre se considera menos
sensible, tiene más facilidades para poner límites, para decir que no. Estas actitudes son
necesarias para protegerse y menos para encerrarse en el problema del alcohol. Establecer
límites y pensar en uno mismo no significa rechazar a la persona dependiente, aunque es más
común que los hombres abandonen a sus cónyuges alcohólicos. Los hombres también pueden
ser empáticos, escuchar y brindar un valioso apoyo.

¿Qué hacer? ¿Qué comportamiento adoptar?


Una pareja es un poco como un engranaje: las piezas encajan entre sí y giran a un ritmo
determinado. Si una de las partes comienza a girar de manera diferente, todos los engranajes
deben girar de manera diferente ... o romperse.

Entonces, en lugar de desesperarse por verlo cambiar... sí cambio algo, necesariamente tendrá
una influencia en su comportamiento. ¿Pero qué cambiar?

✓ Acepta que no puedo dejar de beber en su lugar, ni recibir tratamiento en su lugar.

✓ Solo puedo cambiarme

✓ Puedo volver a aprender para satisfacer mis necesidades y mis deseos: hacer lo que me
hace feliz, conocer a las personas que amo, tomar el tiempo para cuidarme.

✓ No tengo que sentirme culpable: no bebe por mí, bebe porque está harto del alcohol y
esa es la única razón que explica su comportamiento.

✓ Puedo establecer límites para no sufrir más el mismo problema del alcohol.

✓ Ya no tengo que asumir todo en su lugar o hacer todo en su lugar.

✓ Puedo buscar ayuda para mí mismo, para aliviar mi sufrimiento y ayudarme en mi


enfoque.

Estar de acuerdo en buscar ayuda para uno mismo


Aunque mi pareja es adicta al alcohol, su enfermedad me afecta tanto que es difícil para mí
seguir soportando la situación. Solo podemos alentarlo a buscar ayuda externa de su pareja en:

Un médico en el que confía y con quien puede hablar sobre su situación

Un centro de consulta en alcoholismo y otras dependencias. En cada cantón, encontrará las


direcciones de estos diversos servicios en la guía telefónica bajo los siguientes títulos:
alcoholismo, centro de consultas, ligas o en los sitios web www.infoset.ch o www.drogindex.ch

Un grupo de autoayuda que reúne a familiares de dependientes; Puede encontrar los datos de
contacto de los grupos Al-anon en el directorio o en los centros especializados (arriba) o en el
sitio web www.al-anon.ch

PUEDE RECURRIR A UNO U OTRO DE ESTOS DIFERENTES RECURSOS. ELIJA EL CAMINO QUE MÁS LE CONVENGA Y
ESPECIALMENTE DONDE SE SENTIRÁ COMPRENDIDO Y ESCUCHADO. TODAS ESTAS PERSONAS TIENEN EL DEBER DE
QUEDARSE CON LO QUE LES VAS A CONFIAR; ADEMÁS, SUS BENEFICIOS SON GRATUITOS O ESTÁN CUBIERTOS POR
SU SEGURO DE SALUD.
¿Cómo ayudar a alguien que no pide nada y no quiere cambiar?
Es legítimo querer ayudar a su pareja, pero a veces la ayuda es encontrar el coraje para dejar ir,
es decir, dejar que su pareja se responsabilice por su consumo de alcohol y sus consecuencias
en la vida cotidiana. ... incluso si, al principio, parecerá inhumano dejar que se destruya a sí
mismo sin intentar hacer nada. Pero tal vez esta sea la única forma en que su pareja se dé cuenta
de la gravedad de su enfermedad y de la necesidad de tratamiento.

La dinámica del cambio.


Su nueva actitud inevitablemente provocará cambios. Debe estar preparado para asegurarse de
que estos cambios no sean necesariamente positivos y que conduzcan a un aumento en el
consumo, las amenazas y los conflictos. No puede predecir la reacción de su pareja, pero
ciertamente reaccionará, porque algo también está cambiando en su vida, y le gustaría que las
cosas permanezcan como han estado hasta entonces. No dude en buscar ayuda, ya que puede
ser un momento particularmente difícil para usted y, en estas condiciones, dudará en continuar
de esta nueva manera.

Sin embargo, si le permite asumir sus responsabilidades y sus tareas, no solo sentirá que está
reviviendo y remodelando su vida, sino que su bienestar solo puede dar esperanza a su pareja
de que él puede también cambiando, buscando ayuda para sí mismo, para aliviar el sufrimiento
de su enfermedad. Solo él puede permitirse esta oportunidad.

Restaurar la responsabilidad de la enfermedad y su tratamiento a la pareja,


dejar ir, tomar conciencia de las propias necesidades y responder a ellas;
Aquí hay un redescubrimiento para ti. Prepárese para hacer frente a los
comentarios interrogativos ya veces despectivos de sus interlocutores:
"¿Cómo puede dejarlo en paz? ¿Por qué es tan insensible? ¿por qué no lo
ayuda? "... No todos tienen tu experiencia y espontáneamente todos
piensan que tienes que proteger, excusar, amar, estar presente, con
demasiada frecuencia, para ayudar a una pareja dependiente. Usted
también ha creído que ... ¡ahora sabe qué hacer, tómese un tiempo para
usted y no dude en buscar ayuda afuera!

Y cuando hay niños


Muchos padres piensan erróneamente que ocultar el problema evita que los niños lo sufran. Si
cree que su hijo no ha notado nada y no sufre el consumo de su cónyuge, olvida que este
consumo tiene un impacto en la dinámica de su pareja y que su hijo siente las tensiones en la
familia. Por lo tanto, incluso un niño muy pequeño sufre del alcoholismo de sus padres, sin
comprender lo que está sucediendo, ni poder dar palabras a lo que percibe. Es importante que
le haga comprender que su padre está enfermo y que ni usted ni usted son responsables de esta
enfermedad. Debemos poder romper el silencio y darle la oportunidad de hablar sobre
situaciones dolorosas, sus miedos, su vergüenza y sus sentimientos de culpa. También puede
necesitar poder hablar con un profesional u otros niños que vivan la misma realidad que él.
Si su pareja se vuelve agresiva o violenta cuando bebe, no debe dudar en
proteger a su hijo y a usted mismo saliendo de casa o llamando a la policía
o al médico de guardia.

También podría gustarte