Está en la página 1de 100

Gama Ford Mondeo, consumo medio combinado de 4,2 a 7,5 1I100km. Emisiones de C02 de 99 a 174g/km.

Go Further
consi ue uno de
los 10 maletines
La to Eas Ba
ue sorteamos

Entra en la web: www.muyinteresante.es/opinion


Introduce el cód igo de acceso: PANELMUYHFEB2015
Rellena el formulario con tus datos personales antes del 28/2/2015
I

FEBRERO 2015
,
SUMARIO EN ESTE NUMERO:
EDITORIAL Presentación: La
ciudad mítica 6
La edad de oro que
Visual: Placeres
iluminó el futuro de la Grecia clásica 10
") Por qué un aristÓcrata ateniense se
t.. ha consagrado a forjar una demo- El camino hacia
cracia tan completa? Porque amo la
La Bl"andiosidad de la colina saBrada de Atenas.
la democracia 16
libertad. porque el único régimen que
la otorga es el democrático, donde el Fue bajo el mandato del Gran Estratega Pericles cuando se
erigieron los edificios más fastuosos de la Acrópolis ateniense, Atenas, la capital
gobierno se ejerce en favor de la mayo-
ría." EStas palabras fueron dichas por el
convirtiendo la cima de la ciudad en un imponente lugar de culto. incomparable 22
propio Pericles, el político más influyen-
te de la Grecia del siglo y a.e. Su amor 30
Un día
El vida cotidiana
de un mercader 30
por Atenas le hizo dotarla de magnífi-
cos monumentos como el panenón, en la polis.
construido en la Acrópolis por los arqui- A través de la vida Soldados y marinos 38
cotidiana de una
tectos lctinio y Calícrates en mármol. familia acomodada
piedra. bronce, madera. oro y marfil: de la Atenas clási-
Pericles y su
con esculturas salidas del taller de ca, se describen ~ modelo ae ciudad 47
¡.¡.¡
Fidias. A sus pies, los atenienses filo- desde los hábitos y
costumbres de la ;;; Guerras Médicas .. ........ 48
sofaban en el ágora y asistían al teatro
para disfrutar de las obras de Sófocles
época hasta la ~ El esplendor ateniense .. 54
educación infantil.
y otros autores clásicos. Aquella fue sin Q La Guerra del PeJoponeso 60
duda la edad de oro de Atenas.
El triunfo de Esparta .... 66
Pero el Gran Estratega no se ocupó
sólo de su ciudad o de poner en pie el
47
Armas Las artes, las ciencias
imperio ateniense con la ayuda de la y esplendor. y su función pública 74
formidable flota de trirremes de la polis: Durante el siglo V
también organizó un régimen democrá- a.C., Atenas luchó
tico de participación directa en el gobier- en sucesivas con- En palabras de
no de la ciudad. Atenas contaba con tiendas, primero
contra los persas y
Pericles 82
más de medio millón de habitantes, de
luego, contra los
los cuales sólo 40.000 tenían derecho espartanos. Pero Ocio y vicio
a voto: los ciudadanos libres (varones Pericles, como líder
Pericles y SU en Atenas 86
adultos autóctonos). y mientras estos de la polis, propició
afortunados se dedicaban al goce, el
pensamiento y la cultura, el resto de la
allí el desarrollo de
la democracia_ modelo de ciudad SECCIONES
Curiosidades 28
población (mujeres. metecos, libertos y
esclavos) sustentaban la vida familiar y Entrevista:
la economía. A pesar de ello, lo cieno es
que el gobierno estaba directarnente en 74
La cultura de
Adolfo Domínguez 44
rnanos de sus ciudadanos: se trataba de
un pueblo libre.
P&R 72
una democracia real. muy distinta a las
actuales. que son representativas. Pero
La sociedad atenien-
se apostó por el
Reconstrucción 3D 80
Pericles no era ajeno a la trascendencia desarrollo del pensa-
de sus decisiones y acciones, como miento y por un Guía de Lugares 92
quedó patente cuando afirmó: "El res- espíritu crítiCO; así
plandor del presente permanecerá para construyeron su Panorama 94
cultura y novedosas
siempre en la memoria ele los hornbres."
materias de estudio. Próximo número 98

PaJlIlél Lagunillél,
DifeC/Ofa
IplaguniJIa@g l'j. es)
En TI I'¡I/ef: @_p/aglllliJIa
PORTADA: GETTY ) ILUSTRACiÓN: JOS~ ANTONI O PEÑAS.
MUY HISTORIA S
ay en la Historia europea una media docena De sus progresos en el camino de la ilustración y la cul- La cima sagrada.
de ciudades emblemáticas que han tenido una tura, de sus inventos y sus gentes inquietas, así como de Pericles inició la
resonancia histórica singular, capitales cu- la peripecia histórica, fmalmente trágica, de la ciudad de construcción de la
yo esplendor ha iluminado una determinada Pericles tratan los artículos siguientes con más detalle y Acrópolis, símbolo
época en la que han sido, por un tiempo, acaso un siglo, más precisión. En estas primeras páginas de invitación del auge cultural
el epicentro de un imperio politico y cultural, y han de- a esos relatos y estampas quisiera evocar ciertos rasgos que se estaba vi-
viendo en la capi-
jado una impronta propia e inolvidable en el destino de irrepetibles de la antigua Atenas, comenzando por una
tal ática bajo su
nuestro mundo. Atenas es, sin duda, la más antigua de vista de conjunto y dos mitos. mandato, con la
esas ciudades. Si bien ha sido la más reducida por su te- ayuda de uno de
rritorio - la región del Ática - y la menos poderosa por sus Una mirada inicial. Los atenienses se jactaban de ser sus más importan-
colonias y conquistas, su influencia en la cultura occi- autóctonos, es decir, de no proceder de ningún otro lu- tes colaboradores,
dental ha sido indiscutible. Ciertamente, no tuvo nunca gar, sino de haber poblado su ciudad desde tiempo in- el escultor Fidias.
el fulgor monumental de Roma o París, ni fue cabeza de memorial. En efecto, la vieja ciudad de Atenas no sufrió
un gran imperio como el Londres británico o el Estambul la conquista y repoblación que hacia fines del siglo XII
turco. y, en su ocaso político, la antigua Atenas sufrió a.e. conocieron casi todas las otras griegas, en lo que se
una decadencia rápida, vio perdida su esforzada autono- suele llamar la invasión de los dorios, que arruinó los an-
mía y se quedó en poco más que un montón de ruinas es- tiguos reinos y palacios micénicos (Micenas, Pilos, Tirin-
pectaculares durante casi dos mil años. A pesar de todo, to, etc.). Es incluso probable que aún quedara en el Ática
su legado intelectual y artístico ha determinado nuestra alguna población anterior a la llegada de los mismos grie-
tradición cultural con diversos reflejos yecos, y cuando gos; y es seguro que la amurallada acrópolis de Atenas de
hoy evocamos la cultura griega nos referimos sobre todo época micénica no fue tomada por los invasores del siglo
a la brillante y poliédrica influencia de Atenas y sus largas XII (sean estos quienes fueran). En el recinto quedaron
huellas en las raíces del humanismo europeo. siempre los templos de los dioses y los antiguos muros, ~
fC r~espl~tldecietlte y
~ mientras poco a poco la población fue exten- de "iolet~s corotl~d~ y rápida, y el semen eyaculado por el dios cayó
diéndose en torno a la rocosa y sagrada colina. en tierra. De él nació Erictonio, "el muy terres -
Tan sólo mucho después, el ejército persa de celebr~d~ etl ~tlciotleS, t re ", humano y serpentino. Atenea lo recogió y
Jerjes, en el 480 a.c., la asaltó y destruyó sus b~llA~rte de I~ fiél~de, lo entregó a las hijas del rey de Atenas Cécrope,
santuarios. que era también terrígena y medio serpiente.
La Acrópolis es, por lo tanto, el núcleo más V\tetl~s illAstre, cilAd~d De modo que Erictonio fue luego el segundo rey
antiguo y el reducto más venerable de Atenas; betldecid~ de los dioSeS! ... de Atenas, gracias a que la virginal diosa le hizo
la ciudad se extiende rodeándola. Todavía el
esquema del sagrado centro de la polis perdura
... V\IIí losh~os de los ~te­ de padre tomándolo en sus brazos. Dedicado al
dios Hefesto, un templo clásico se alza al bor-
muy daro: a un lado de la cima sagrada queda tlietlseS plASierotl el brill~tlte de del ágora. Lo comparte con el gran héroe de
la extensión del ágora (con sus famosos monu-
mentos cívicos reducidos a mínimas ruinas); al
ci~ietlto de I~ libert~d". Atenas, Teseo, vencedor de monstruos, monar-
ca hospitalario y progresista.
otro, de manera muy significativa, el teatro , el Píndaro
(518 a.c. - 438 a.c.)
antiguo y gran espacio semicircular consagrado al dios Del esplendor de Atenas. La grandeza histórica de
del entusiasmo y la máscara, Dioniso, un dios democrá - Atenas no proviene del mito, sino que está ligada a sus
tico. Una y otro, el ágora (con la vecina colina de la Pn- propios desarrollos políticos. La ciudad no participó
yx, lugar de las asambleas) y el teatro (donde acude el como otras en la colonización (siglos VIlI y VII) de las
pueblo en las fiestas para ver dramatizados los antiguos orillas mediterráneas, aunque sí fue, siglos antes, pun -
mitos) recuerdan lo que fue esencial para la democracia to de partida para muchos colonos de la Jonia y las islas
ateniense y la educación ciudadana. Sí, ahí vibraba el co - del Egeo. No en vano se la nombra como "la más antigua
razón del demos, escuchando a los grandes oradores y a tierra de Jonia " . Fue a partir de las reformas sociales del
los actores que encarnaban a los héroes trágicos. sabio Salón, del tirano Pisístrato y del demócrata Clís -
tenes, a finales del siglo VI, cuando adquirió un notorio
Un par de mitos sobre dioses y orígenes. En la Acró- protagonismo en el mundo griego. Su audacia y su poder
polis, en el comienzo de los tiempos, discutieron por el quedaron revalidados por las victorias en las dos guerras
patronazgo de Atenas el dios Poseidón, señor de los ma- médicas, en 490 y 480. A partir de ellas, Atenas realizó
res, y la bien armada Atenea, hija predilecta de Zeus, la una política hegemónica y se puso al frente de la Liga Ma -
PERSONAJE
más inteligente de las diosas. Cada uno de ellos ofreció - rítinla, y tomó nuevo impulso económico y bélico con su
un espléndido don a la joven ciudad: el dios marino hizo puerto del Pireo y su gran flota y grandes construcciones
brotar, allá en la colina, una fuente de agua (o el caballo, públicas como los propileos y el Partenón, ya en época de
según una variante del relato) ; la diosa de ojos glaucos Perides. Tanto los filósofos presocráticos como los gran -
hizo nacer el olivo original. Los primeros atenienses pre- des poetas líricos anteriores al siglo V procedían de otras
firieron, por votación, el regalo de Atenea. Desde enton- ciudades, en su mayoría de costas de Asia Menor y las is -
ces, estos perdurables y sufridos árboles cubrieron las las , pero los sofistas (ninguno de ellos ateniense) visita -
tierras del Ática. Allí, en la Acrópolis se mostraba el olivo ron todos Atenas como la metrópolis cultural de Grecia.
inicial (nacido junto al templo de Erecteo), árbol que ta - Es Perides, según cuenta Tucídides, quien traza la ima -
laron los persas y que de nuevo rebrotó tras la retirada gen clara e idealizada de la ciudad en su magnífica Ora-
y derrota de las tropas de Jerjes. Atenea quedó como la ción fúnebre del 428 a.c. Atenas sale derrotada al final de
patrona de la ciudad (que lleva su nombre). Diosa virgen la Guerra del Peloponeso, pero sus logros culturales - en
(parthenos) , su templo fue el mayor de la ciudadela, en el teatro y la filosofía, en su invención de la democracia,
cuyo centro se alzaba la gran estatua consagrada a ella en sus ideas humanistas, etc. - dibujan las perspectivas de
sobre una alta columna. En sus monedas, las dracmas, las que parten los cantinas del helenismo. Aunque Atenas
brilla emblemática la lechuza de la diosa. participara apenas en las gestas imperiales de Alejandro y
También figura Atenea en otro famoso mito de la au - sus sucesores, es la educación y cultura ateniense la que
toctonía: el de Erictonio, sin otra madre que la Tierra, sirve como paideia del amplio escenario helenístico. A la
prolífica receptora del semen de Hefesto. En un arrebato muerte de Sócrates, la filosofía prosigue y renueva su atan
erótico el dios intentó abrazar a Atenea, que lo rechazó crítico, a su sombra, con sus discípulos. •


111) ,
'/
GRAN CALIDAD Y DISEÑO EN LA RENOVADA GAMA 308 Una experiencia de
conducción aumenta-
~ da. Al volante de estas
versiones, los conduc-
tores apreciarán un
estilo elegante, tanto
en la línea deportiva
del exterior del coche
como en su cuidado
diseño interior.

Desde su lanzamiento, el Nuevo Peugeot 308


y el Nuevo Peugeot 308 SW han demostrado sus
excelentes resultados, gracias a su dinamismo,
deportividad y personalidad.
a gama Nuevo 308 recibe se presentan con unas mejoras que
ahora dos nuevas versiones convierten a la gama del Nuevo Peu-
dinámicas propuestas en dos geot 308 en coches impresionantes
carrocerías: berlina y Sw. para su uso en el día a día.
Tanto si se trata del GT 180 como del El elevado nivel de prestaciones
GT 205 encontramos importantes exige una frenada a la altura, fácil de
y positivos cambios estéticos inte- dosificar y con una excelente resis-
riores y exteriores, con un diseño tencia térmica, además de un consu -
deportivo muy cuidado pero man- mo de gran eficiencia, lo que redun-
teniendo la sobriedad en ambos mo - da en emisiones récord.
delos. Esta gama 308 GT aunlenta las
prestaciones respecto a la gama 308, El 308 GT hará vibrar a los autén-
tal como nos señala Philippe Houy, ticos aficionados del automóvil. El
jefe de producto del Nuevo Peugeot Nuevo Peugeot GT ofrece exclusi-
308: "El 308 GT multiplica los pun- vidad sin ningún tipo de ataduras.
tos fuertes de la gama 308 adoptan - Además de ser un coche de conquis -
do, no obstante, elementos de di - ta, que atrae miradas, el 308 GT pre-
seño que le diferencian. Este coche senta una gran pureza aerodinámica
está dirigido a clientes exigentes y de diseño. Este equipamiento mul-
aficionados al automóvil y que bus - tiplica las vivencias de los amantes
quen exclusividad y dinamismo". del automovilismo, actuando sobre
También estamos ante una síntesis parámetros como una sonoridad del
excelente, pues ambas versiones motor amplificada y más deportiva. •

- - --

.- .;-

,

• •


• •
-
, -

En el tránsito de la Grecia arcaica a la clásica, los atenienses pasaron por modos


y sistemas de gobierno diversos: la aristocracia, la timocracia, la tiranía y, al fin,
el gobierno basado en el poder del pueblo, un invento netamente griego.
Por Bernardo Souvirón. escritor y profesor de lenguas clásicas

16 MUY HISTORIA
La culminación del camino.
La era dorada de la democracia
en Atenas empezó en 461 a.C.,
cuando Pericles se convirtió en
líder político (cuadro de Philipp
von Foltz, 1853).

n la antigua Atenas se generó una nos? ¿Qué fue lo que propició que todos los pátridas , es decir , bien nacidos. En torno
serie de procesos que resultó de- ciudadanos fueran considerados iguales y , a ellos se creó una estructura gentilicia,
cisiva no sólo para los propios por tanto, depositarios de los mismos de - completamente cerrada, cuyo principal
atenienses y sus compatriotas rechos y deberes? objetivo era impedir toda innovación que
griegos , sino para todos nosotros. En este pusiera en riesgo su poder , al que creían
artículo nos centraremos en uno de esos La sociedad gentilicia ateniense. La tener derecho por razones de sangre, es
procesos , tal vez el más relevante. antigua Grecia fue un laboratorio en el decir, por naturaleza.
En efecto, hace ya dos mil quinientos que se experimentaron todos los sistemas A grandes rasgos , esta sociedad genti -
años los atenienses se dieron a sí mismos políticos conocidos con una sola excep- licia (término derivado del griego génos ,
un sistema de gobierno que estaba funda - ción: la dictadura. Pues bien , los diferen- clan) estaba organizada aSÍ:
mentado en el poder del pueblo. Lo llama - tes regúnenes de gobierno que caracte - -Una primera división de la población en
ron democracia y constituía un motivo de rizaron la práctica política de los griegos cuatro phyLai o tribus emparentadas.
orgullo para la propia ciudad. tuvieron una característica común: la - Cada una de estas cuatro tribus se divi -
¿Cómo fue posible? ¿Cómo explicar que , presencia permanente de una aristocracia día a su vez en tres fratrías o hermanda -
hace tanto tiempo, una ciudad griega cre - dirigente que fundamentaba su acceso al des, también completamente cerradas, de
yera que el gobierno no debía estar en ma- poder en el privilegio de la sangre. Estos carácter civil y religioso , cada una con su
nos de los aristócratas , los reyes o los tira - aristócratas se llamaban a sí mismos eu- propia divinidad y su santuario. ~

MUY HISTORIA 17
~ -Finalmente, cada fratría estaba
organizada en treinta géne (plural de Cualquier transformación democrática en
génos).
Un génos era esencialmente un
Grecia implicaba limitar los privilegios de
grupo de familias descendiente de un los géne (clanes aristocráticos dirigentes)
antepasado común. Cada génos tenía
su propio jefe, que era a la vez sacer-
dote del culto familiar y juez civil. vocando así una espiral de violencia Atenas), y no del génos. Por primera
Este hombre , dotado de un formida - que no parecía tener límites. Los eu- vez, robos, asesinatos y también la
ble poder, vigilaba que la hermética pátridas , depositarios del poder po- corrupción (inherente a todo siste -
estructura de su clan se perpetuara, lítico , se disputaban dominio y pri- ma gentilicio) fueron considerados
tal como demandaban las costum- vilegios atendiendo exclusivamente delitos contra la polis, es decir, con -
bres ancestrales de los antepasados a los intereses de su génos, el único tra Atenas, y no contra un génos o
fundadores, que impedían que la mundo que les era posible concebir. una fratría. Fue una reforma decisiva
propiedad traspasara los límites del En este contexto de extraordinaria que Dracón precisó todavía más ha -
génos y propiciaban una moral indi- violencia, Dracón recibió el encargo ciendo otra aportación fundamen -
vidual que perseguía el más impor- de redactar un código de leyes. No tal: la distinción entre el homicidio
tante de los objetivos: no poner ja- podemos conocer las circunstancias voluntario y el involuntario.
más en riesgo los intereses del grupo en que tal hecho se produjo, pe-
al que se pertenecía. ro sí sabemos que Dracón compuso Nuevas clases sociales. A pesar de
un repertorio de normas de notable las dificultades, del peligro que en -
Dracón: la polis antes que los gé- severidad que, sin embargo, escon- trailaba redefinir el poder de los je-
neo El nacimiento de cualquier trans- día un principio revolucionario. En fes de los clanes, Dracón plantó una
formación democrática implicaba efecto, con la clara intención de que semilla que no tardaría en germinar.
terminar con esta estructura genti- la violencia dejara de ser patrimonio Así, el ateniense Solón, que vivió en-
licia, basada en el predominio de las de los clanes, estableció que la res - tre los siglos VII Y VI a.e., recogió el
relaciones de sangre. La primera re - puesta a cualquier delito debía ser de testigo de Dracón e inició un camino
forma destinada a frenar el poder de toda la sociedad ateniense, producto de reformas dirigido a liquidar el po -
los géne atenienses se vincula con un del reciente sinecismo (unión de las der del génos. No fue fácil. El propio
legislador casi legendario cuyo nom- distintas aldeas y poblaciones dise- Soló n escribe que hubo de revolver-
bre es sinónimo de dureza y cruel - minadas por la región del Áti - se "como un lobo en medio de
dad: Dracón de Atenas. En efecto, ca en una ciudad- Estado: los perros".
el adjetivo draconiano significa hoy El primer paso fue
"duro, cruel , inexorable", a pesar de la instauración de la
que es muy poco lo que podemos sa - "Un lobo en medio de naucraría, la prime -
ber sobre este hombre, cuya vida es los perros". Así define ra unidad adminis-
Salón (dcha., graba-
un mar de referencias míticas. dO) las dificultades
trativa que se basa -
La tradición lo sitúa en el siglo VII para aplicar sus refor- ba en una subdivi -
a.e. , época de luchas intestinas en- mas ante el clima de sión territorial y no
tre los géne, cuyos jefes ordenaban violencia política en la pertenencia a
asesinatos casi cotidianamente, pro - (abajo, xilografía). un grupo familiar
determinado. Es
posible que las nau-
crarías existieran ya
desde época anterior;
de ser así, Solón compren -
dió que potenciarlas implica -
ba la organización de los atenienses
en virtud de un criterio social basado
en la convivencia territorial y no en
la relación gentilicia de parentesco.
No lo dudó: cada tribu fue dividida
en doce naucrarías.
Pero hizo algo mucho más revo -
lucionario: profundizó en el camino
que iniciaban las naucTarías y divi-
dió a la sociedad ateniense en clases
sociales que no tenían nada que ver
con la estructura gentilicia, sino
con un criterio económico. El sis -
tema creado por Solón fue llamado,
desde antiguo, timocracia, es decir ,
gobierno basado en el honor (timé);
un tipo de gobierno que los antiguos

18 MUY HISTORIA
Reglas de la práctica democrática, según Aristóteles Aguafuerte
que retrata a
A ristóteles define en su nacimientos técnicos". aquellos en los que sea sobre todas las cosas, o Aristóteles
Político las caracterís- posible". sobre las más importantes. (384-322
a.e.), filosó-
ticas esenciales de la prác- 4. "Que la misma persona Ningún cargo público ten-
fa, científico
tica democrática: no ejerza dos veces el mis- 7 . "Que todos los ciuda- drá soberanía sobre na- y autor de la
mo cargo público o sólo danos. eleg idos entre ta- da o, en todo caso, sobre Política.
l. "Elegir todas las magis- en casos excepcionales". dos, administren justicia. Y asuntos de escasa impor-
traturas entre todos". que lo hagan sobre todas tancia".
5. "Que la misma perso- las materias o sobre la ma-
2. "Que todos manden sa- na ocupe pocos cargos yoría y, en cualquier caso, 9. "Que ningún cargo pú-
bre cada uno y cada uno, públicos, con excepción sobre las más importantes blico sea vitalicio, y si algu-
por turno, sobre todos". de los relacionados con la y pri mord iales: la rend ición no queda todavía, proce-
(
guerra". de cuentas, la constitución dente de alguna costum-
3. "Que los cargos públ i- y los contratos privados". bre antigua, debe despo-
cos se designen por sor- 6. "Que todos los cargos jársele de su poder y hacer
tea, todos o los que no re- públicas sean de cor- 8. "Que la Asamblea del que sea sorteable en lugar
. . .
qU ieran experiencia y co- ta duración, o al menos pueblo tenga soberanía de electivo". .;::::;~

griegos vinculaban con Esparta , que carecía de tierras y que, por tan - producción: el resto debía ser entre-
considerada el modelo típico de un to, trabajaba como asalariada en ex- gado a los acreedores.
sistema timocrático. Mas la esencia plotaciones agrícolas. Eran hombres Muchos ni siquiera así podían sa -
de la reforma de Salón consistió en libres pero , con frecuencia, estaban tisfacer los plazos de la deuda. En-
dar a la palabra timé un signifIcado excluidos de las estructuras gentili- tonces , los acreedores tenían de -
que tenía muy poco que ver con el cias, por lo que carecían de la pro- recho a convertirlos en esclavos,
modelo espartano, heredado de la tección del génos. Muchas veces se venderlos y , de esta manera , con-
mentalidad heroica transmitida por veían obligados a pagar sus deudas seguir que la deuda quedara cance -
Homero y claramente vinculado a la con su propia libertad. lada. Salón se propuso poner fIn a
estructura gentilicia. El número de tétes se vio incre - esta situación y promulgó la seisá-
mentado a comienzos del siglo VI khtheia, es decir, la abolición de las
Cada cual según su aportación. a.C. por una multitud de pequeños y deudas y, a la vez, la liberación de
De este modo, Salón no ligó el honor medianos propietarios que, endeu - todo aquel que hubiera sido esclavi-
a la sangre , al génos o a la posesión dados por completo , tuvieron que zado por este motivo.
de tierras , sino que supeditó el timé vivir cultivando su propia tierra en Es difícil calibrar hoy 10 que signi-
(y, por tanto, el derecho a ejercer benefIcio de un acreedor. Fueron Ha - fIcó este decreto de Salón. Es difícil,
cargos públicos) a la producción de mados hectémoros, pues sólo podían pero podemos intentarlo si dirigimos
la tierra, no a su posesión, dividien- quedarse con una sexta parte de su nuestra mirada a la Grecia moderna,
do a la sociedad ateniense en cuatro esclavizada, como antaño, por su
clases sociales relacionadas con la deuda. Es de suponer que cada lec-
producción de sus tierras en me· tor puede imaginar la gesta de
didas de cereal o aceite. Salón si la "contextualiza " en
Por primera vez, la pala- el mundo de hoy, veintisiete LIBRO
bra honor se desligó del códi - siglos después de que promul - Política,
go heroico establecido por los gara su seisákhtheia. Aristóteles.
guerreros micénicos: ahora este Espasa , 2006.
concepto no residía en la pose- La aparición de Clístenes. Tras En este volumen, el
sión de grandes extensiones de la muerte de Salón , la historia filósofo griego reu-
terreno ni en el abolengo de la de Atenas cambió para siempre. nió todos los escri-
tos y tratados que
estirpe , sino en la productivi- Sin embargo, a pesar de que sus
dedicó a la vida en
dad de la tierra y, por tanto , en reformas calaron profundamen- sociedad y a la or-
la aportación que los propieta- te entre la población vinculada ganización de la
rios de dichas tierras propor- a la explotación de la tierra, los convivenc ia cívica.
cionaran al Estado. eupátridas siguieron teniendo
La cuarta clase social del Es- un peso desmedido en el gobier-
ARlSTOrELES •
tado de Salón estaba integrada no de una ciudad que continuó POLfTICA

por los llamados tétes, gente su camino a través de la tiranía,


representada por Pisístrato y =-
De morosos a esclavos. Los peque- sus dos hijos, Hipias e Hipar-
ños propietarios que no pagaban sus ca. Cuando éste fue asesinado
deudas eran esclavizados hasta que y aquél tuvo que exiliarse (¡con
Salón acabó con ello. Dcha., noble los persas!), Atenas se vio en una
griega y su esclava (lápida, s.IV a.c.). nueva encrucijada. ~

MUY HISTORIA 19
El sistema ateniense tenía un
principio esencial: la isonomía,
es decir, la igualdad ante la ley
El golpista Pi- Los atenienses , reunidos en la
, sístrato. Aristó- Asamblea (Ekklesía), decidían sobre
crata y pariente la guerra y la paz , sobre el pago de
de Solón. tomó impuestos, sobre el establecimiento
la Acrópolis con de relaciones diplomáticas, sobre la
sus soldados e promulgación o suspensión de las
inició la etapa de
leyes y sobre cualquier otra materia
los tiranos. Go-
bernó tres ve-
considerada esencial para el presente
ces: en 561 a.C .. o futuro de su polis. Y, para hacerlo,
de 559 a 556 a.C. se basaban en tres principios irre -
yde 546 a 527 nunciables, en los que se cimentaba
- a.C. (su muerte). su sistema político: isegoría (igual -
dad en el uso de la palabra en públi-
~ Habían pasado cuarenta años No sabemos con exactitud la fe - co) , isonomía (igualdad ante la ley) y
desde la muerte de Salón. Los eupá- cha de la muerte de Clístenes, pero parresía (libertad de expresión).
tridas, deseosos de volver a la época sí sabemos que Perides , el hombre
anterior a este legislador, se reagru- que representa el culmen de la Ate - Esplendor democrático. La apli -
paron en torno a la figura de Iságo - nas democrática, nació en el año 495 cación radical de la isonomía hizo
ras. Fue entonces cuando , oponién- a.e. , unos diez años después de que que el procedinliento de designación
dose frontalmente a éste, apareció Clístenes iniciara su reforma. más común de los cargos públicos
Clístenes, un miembro de la familia El padre de Perides se llamaba Jan- fuera el sorteo, intentando evitar así
de los Alcmeónidas. tipo. La madre , Agariste, era miem - la generación de una clase política
Clístenes prometió reformas que bro de los Alcmeónidas y sobrina de perpetuada en el poder mediante un
liquidaban por completo el antiguo Clístenes. No es difícil imaginar la sistema de elecciones. Aristóteles,
sistema gentilicio. Su éxito se funda - influencia que esta mujer debió de en su Política, lo explica muy bien
mentó en que estas reformas se apo - ejercer en la trayectoria política de cuando escribe: "Una caracterís-
yaban en los nuevos pobladores ur- Pericles que , en torno al año 461 a.C. , tica de la libertad es gobernar y ser
banas , nacidos del auge del comercio se convirtió en el líder indiscutible gobernado por turno. [ ... ] En las de -
y de la aparición de una emergente del partido democrático. Fue el ini- mocracias, la opinión de la mayoría
población artesana que no estaba cio de la era de esplendor de Atenas. es la autoridad soberana , siendo és -
vinculada a la tierra. Iságoras com-
prendió muy bien lo que esto suponía I
y reaccionó con violencia: reclamó la
ayuda del rey espartano Cleómenes,
quien exigió la salida de Atenas de los
Alcmeónidas y de unas 700 familias
más. Clístenes se ausentó volunta-
riamente de Atenas, intentando con
ello evitar que un rey espartano en-
trara en la ciudad. No 10 consiguió:
Cleómenes entró en Atenas en el año
507 a.e. Bajo su autoridad fue elimi-
nado el Consejo de los Cuatrocientos
(Boulé) creado por Salón, que fue
WEB sustituido por otro que representaba
bit.ly/lwXEKl2 los intereses de Iságoras y de las fa -
Entrada en Wikipe- milias aristocráticas.
dia sobre el poeta.
legislador y estadis- Rebelión contra los tiranos. Fue
ta Solón (638 a.C.- un intento vano. En un acto que de -
558 a.C.). uno de muestra hasta qué punto se había
los llamados "siete transformado la ciudad , el pueblo
sabios de Grecia".
ateniense se rebeló y puso cerco a la
Acrópolis , lugar en el que se habían
- refugiado Iságoras y Cleómenes.
Ambos se vieron forzados a abando -
•- nar Atenas y Clístenes regresó para
poner en marcha sus reformas.

20 MUY HISTORIA
- ~•
4 ..

--
!$~

te un rasgo distintivo de la libertad, judicial del Estado " . Y añade: "Lla -


que todo demócrata considera como mamos Estado al conjunto de tales
elemento defmidor de este régimen ciudadanos " .
político" . Para los atenienses , un sis -
tema electivo de gobierno dejaría sin Rendir cuentas ante el pueblo so·
efecto uno de los tres pilares de la de - berano. El lector habrá reparado en
mocracia: la isonomía. el hecho de que Aristóteles considera
Ciertamente, la igualdad ante la a los poderes legislativo (al que lite -
ley no sólo implicaba igualdad de de - ralmente llama "deliberativo ") y ju-
rechos , sino también igualdad de de - dicial como las partes verdaderas del
beres, especialmente si, como afirma Estado, y no así al poder ejecutivo.
Aristóteles , " nadie es ciudadano por La razón es clara: este tercer poder,
habitar una ciudad deternúoada " representado por los cargos públi -
sino " por participar en las tareas cos , debe estar sometido a los otros
de gobierno y en las judiciales". Es - dos poderes, puesto que son los ciu -
ta concepción de la ciudadanía, tan dadanos los que cargan de sentido a
alejada de la práctica moderna, es lo la palabra Estado, y éste no existe sin
que realmente carga de significado el los ciudadanos. lsegoria en la
concepto de isonomía: los ciudad a - Esa es la razón por la que todos cia ateniense es euthyna, un término Ekklesía. Esto es,
nos tienen la obligación de participar los cargos públicos estaban obliga - que significa "corregir, enmendar, igualdad en el uso
en los asuntos del Estado no delegan- dos a rendir cuentas ante el pueblo, poner derecho". de la palabra ante la
do su opinión en otros a través de un representado en el llamado Boulé o La rendición de cuentas implicaba Asamblea, donde
mecanismo electivo , sino ejerciendo Consejo de los Quinientos (Clístenes no sólo la justificación de los gastos los atenienses de-
batían y decidían.
directamente sus derechos. Esta es la amplió el número de bouleutas, de que cada magistrado había hecho de
Uno de los más
razón por la que Aristóteles afirma los 400 establecidos por Salón). La los fondos públicos; suponía tam- grandes oradores
que el verdadero ciudadano es aquel palabra griega que designa este pro- bién una defensa de su gestión, po - fue Demóstenes
que "participa del poder legislativo y cedinlÍento esencial de la democra- lítica o judicial. Tenemos ejemplos (384-322 a.C.; gra-
perfectamente documentados de bado coloreado).
cargos públicos que pagaron con su
La reforma de Clístenes • El tribunal del Areópago vida el haber defraudado al pueblo
conselVó jurisdicción en ateniense , incluso cuando las cir -
• Diezphi laiterritoria- • Cada démos tenía un re- asuntos militares. cunstancias en que tuvieron que
les, no gentilicias. Diez ar- gistro civil, que otorgaba la desarrollar su gestión fueron consi -
contes y diez regimientos ciudadanía en el Estado. • Todos los asuntos polí- deradas como un atenuante que jus -
(táxeis). También diez es- ticos pasaron a depender tificaba en parte sus acciones.
trategos (jefes militares). El poder del démos tuvo su de la Asamblea (Ekklesía).
ref1ejo institucional: De la democracia a la parlitocracia
• Las diez philai se divi- • Se nombró a diez apo- actual. Cualquiera de los lectores de
dían en trittyes y éstas en • Clístenes abolió el Con- dectas, encargados de los este artículo puede colegir sin difi-
démoi, concepto funda- sejo de los 400 y creó el asuntos financieros. cultad las implicaciones que estas
mental en la reforma. Consejo de los 500: 50 prácticas de la democracia atenien -
ciudadanos por cada nue- • Se estableció el os- se tendrían, dos mil quinientos años
• Todos los ciudadanos va phile, elegidos por sor- tracismo. procedimiento después , en un país como el nuestro:
fueron inscritos no según teo. Nadie podía ser miem- por el que, a criterio de la difícilmente alguno de nuestros diri - LIBRO
. . .
su genos, SinO segun su bro del Consejo más de Asamblea, cualqu ier ciu- gentes pasaría el filtro de la euthyna El mundo
démos. La importancia del dos veces en su vida. dadano sospechoso de ante una asamblea como el Consejo de Atenas,
démos hizo que el sistema pretender el poder más allá de los Quinientos de Atenas. Luciano Canfora.
se llamara democracia. • Se nom bró a 10 estra- de los procedimientos de- La razón fundamental es que Anagrama, 2014.
tegos (uno por tribu), al mocráticos podía ser des- nuestra democracia carece actual- Este ensayo des-
mando de un arconte pole- terrado de la ciudad. mente de mecanismos de control. mitifica la historia
• Cada démos tenía una
de la ciudad y
asamblea local formada por marca. 0, mejor dicho, de mecanismos de
muestra las contra-
sus ciudadanos adultos. control por parte del pueblo sobe - dicciones del siste-
rano. Nuestros dirigentes rinden ma democrático de
• Cada asamblea elegía cuentas sólo ante sus iguales, asen- la Grecia clásica.
a un demarco (jefe del dé- tados en la Asamblea (el Parlamen -
mas ) y magistrados que ~ to) por un sistema electivo de listas
canalizaban las disposicio- cerradas elaboradas no por los ciu -
nes del gobierno central. dadanos , sino por los jefes de cada
partido: es lo que algunos han dado
En los óstraka (conchas de en llamar partitocracia.
cerámica) se escribía el nom- En efecto: quien quiera saber cómo
bre del condenado al ostracis- funcionaba el antiguo génos, que
mo (aquí, el de Temístocles). observe el funcionamiento de los
partidos políticos . •

MUY HISTORIA 21
-
I

Un ágora grandiosa. Maque-


ta que reproduce el aspecto
de la antigua ágora ateniense.
centro neurálgico de numero-
sas actividades en el día a día
de los vecinos de la capital.

• •

-
22 MUY HISTORIA •
I I I I r '

1 I
] I
1
~.

• • •

• - ,
• •

.- •••
~

. -- ~ vedado a las construcciones par- ~


-PERSONAJE ticulares y también a los ciudadanos ~
que hubieran cometido un delito de
impiedad, maltratado a sus padres, • • ':. ..
..
.,._,-
r11"":
. ,
~ •• 9 ..

': __
."
eludido el alistamiento o mostrado
.
_._ •
.. '..• ~- .4.,." .~•
cobardía en el campo de batalla. En -
{lo" ~
. .~
f.
.. ~... ..
~.

,


sentido longitudinal la atravesaba
una vía cuyo tramo más próximo a
la muralla servía para celebrar las
competiciones deportivas a pie y a
El Pireo, puerto de Atenas.
caballo. Junto a ella se levantaba , en-
Este mapa sitúa la urbe ática con
tre otros, un altar dedicado a los doce su conexión a través de los Muros
dioses principales (Zeus, Poseidón, Largos hasta El Pireo, población
Apolo, Ares, Hermes, Hefesto, Hera, portuaria y base naval de la polis.
Atenea, Artemisa, Afrodita, Deméter
y Hestia), así como el monumento a
Los Tiranicidas, considerado como de tiempo inmemorial, la Acrópolis
un símbolo de la democracia. ateniense había albergado el templo
de Atenea, sustituido por el Parte -
Un ágora muy especial. Estaba ro - nón tras ser destruido por los persas
deada de templos y construcciones junto con las demás construcciones.
de uso civil, entre ellas una fuente una solemne procesión recorría el Quedó entonces la colina restringida
de nueve caños que recogía las aguas ágora en dirección a la Acrópolis a usos religiosos. Se construyó una
de un manantial sagrado. En verano para cumplir con el ritual debido a puerta monumental, los Propíleos,
le daban sombra unos enormes plá - la diosa tutelar de la ciudad. Parti - que tenía al lado el pequeño templo
tanos, con sus ramas entrelazadas cipaban en ella los jóvenes a caballo de Atenea Niké: la victoria sobre los
formando una cubierta. Allí se ins - y las muchachas a pie, tal y como se persas personificada, pero sin alas
talaban los vendedores , y también se representa en los frisos del Partenón. para que no pudiera abandonar nun -
podía ver a oradores dirigiéndose a ca la ciudad.
quienes tuvieran a bien escucharlos. La inspiradora Acrópolis atenien- A! atravesarla, se accedía a una gran
Sin embargo, no se podían reunir en se. La mayor parte de las polis tenían explanada llena de valiosas ofren -
el ágora, pues las asambleas, de un una acrópolis , un espacio elevado, das sobre las que se erigía la enorme
mínimo de 6.000 ciudadanos nece - con buenas defensas naturales, que estatua de bronce de la diosa Atenea
sarios para el quórum en el caso de se podían reforzar con amuralla - armada como un hoplita: era la Pro-
los asuntos más graves, no cabían en miento. Servía para refugiarse en ca - macos, la "defensora". Un poco más
ese lugar. Lo hacían por ello en la co - so de peligro , con todo lo valioso que adelante, en el interior del Partenón
lina de Pnix, que estaba muy cerca, se pudiera acarrear; y también al- se encontraba otra imagen de Atenea,
junto a la del Areópago. En la fiesta bergaba un recinto sagrado , sede de también creada por el escultor Fidias
anual de las Panateneas, la divinidad políada - es decir, pro- y más impactante, si cabe, porque
tectora de la ciudad- cuya imagen estaba recubierta de placas de mar-
se encontraba en un santuario. Des- fil y de oro. Cubría su cabeza con un
,
-"

La colina sagrada. Perspectiva occidental de la Acrópolis ateniense vista desde la


rocosa colina de Pnix. En la imagen de la izquierda. la fachada del templo de Atenea
Niké situado en un bastión de los Pro píleos. Este templo conmemora la victoria de

- -
I
los atenienses sobre los persas en la batalla de Salamina.
• •

-


casco ornamental, tenía el escudo a
su izquierda apoyado en el suelo, y La mayor parte de Omnipresencia femenina
a su derecha, en lugar de empuiíar
la lanza, sujetaba una imagen de la
las polis tenían as mujeres atenienses pa- esas funciones tanto en el espa-
Victoria: era la diosa como Partenos
("doncella"). La otra construcción
una acrópolis, L saban mucho tiempo dentro
de las casas, pero también eran
cio doméstico como fuera de él.
Los griegos eran homosociales;
importante de ese recinto, el Erec- un espacio elevado, muy visibles fuera de ellas. Vi- es decir, que, por principio, los
teión, estaba dedicada a Wl culto local sitaban a sus vecinas y amigas varones pasaban el tiempo en-
muy antiguo. Uno de los costados de como defensa natural para compartir ratos de ocio tre ellos y las mujeres con otras
la Acrópolis sirvió para construir un con ellas, y las ayudaban en dis- mujeres.
teatro con gradas de madera , que fue sobre pilares que presentaban un tintas tareas y en eventos, como
sustituido más tarde por el de piedra, falo en erección) se encontraban las bodas y los funerales, que Vida pública y vida privada.
cuyos restos se han conservado. Allí por doquier, en cruces de caminos tenían un importante ceremo- Existe el histórico malentendido
se representaron las tragedias de Es - y a la entrada de algunas casas , con nial doméstico. Coincidían en el de que las atenienses permane-
quilo , Sófocles y Eurípides, y las co - pequeños rasgos diferenciadores. mercado, en las fuentes, en las cían reclu idas en sus casas y de
medias de Aristófanes y Menandro. Muchos eran también los templos, sepulturas y en celebraciones que existía una auténtica fron-
los edificios públicos y las fuentes. religiosas exclusivas de muje- tera de género entre el espacio
Cómo encontrar el lugar deseado. Las pequeñas tiendas y los talleres, res. Acudían al teatro y parece público y el privado. En cambio,
Una vez dentro del área urbana amu- que se mostraban al viandante agru- que también a escuelas, gimna- lo que había era una alternancia
rallada , la orientación general era pados por especialidades, servían sios y baños, al menos las que de género en el uso de ciertos
fácil en Atenas , porque la Acrópolis, igualmente como indicadores. se lo podían permitir, igual que espacios y un imperativo social
coronada por el Partenón , resultaba Mucho antes de llegar a esa "plaza en el caso de los varones. de reserva por parte de las mu-
. . ..
visible desde todos los puntos, nin- de los juegos, donde se encuentra la Además, tenían asignadas Jeres en su comunlcaclon con
guno de los cuales distaba más de dos mesa de jugar y donde las ocupacio- prestaciones diversas en los los hombres, quienes, a su vez,
kilómetros de ella. Las principales nes habituales son los dados y las pe- 170 días al año en los que se debían ignorar su presencia.
vías conducían a una de las puertas leas de gallos" (Esquines, Contra Ti- practicaba algún tipo de ritual, Además de las prostitutas de
de la muralla o bien al ágora. Deli- marco, 53) , se escuchaba un enorme porque se les reconocía una es- los burdeles, había mujeres in-
mitaban barrios (demos) , que tenían griterío. pecial capacidad de mediación dependientes que alternaban
sus propios nombres; pero no así sus con las fuerzas sobrenaturales. con hombres; pero las demás
calles, por lo que había que recurrir Peleas de gallos, una atracción Por otro lado, como ellas no sólo debían relacionarse con
a la descripción de los itinerarios muy especial. El gallo era símbolo iban a la guerra, estaban siem- los de su familia , tanto en la ca-
por referencia a lo que se iba encon- de virilidad, que debía manifestar el pre disponibles para ejercer sa como fuera de ella.
trando por el camino. Las capillitas soldado (todos los ciudadanos y una
en honor de los dioses y los héroes parte de los metecos entre los 18 y los ¡ . •
se contaban por docenas , y ninguna 60 años) luchando hasta la muerte en
de ellas era igual a la otra; y también lo que, para los antiguos griegos, eran
los hermas (bustos del dios Hermes guerras endémicas. Por eso algunos de
ellos lo llevaban pintado en su
I escudo y por eso era el regalo
que hacía el amante (erastés)
a su adolescente amado (ero -
menos) en las relaciones pe-
derásticas. Todos los varones
disfrutaban con las peleas de
gallos, porque de algún mo-
do sintonizaban con ellos; los ~

~___________ 8
________________-=~____~____~t_:1i m
ejemplares más bravos alcan-
zaban precios astronómicos , Las fuentes eran
y sus testículos se utilizaban chaban entonces los ladrones para un lugar habitual
como un remedio para la inl- robar los mantos de lana, el calzado de encuentro de
potencia sexual. Una especie y cualquier pertenencia que llevara las mujeres, que
coincidían en las
de chaquete, que se jugaba encima el viandante ocasional.
labores cotidianas
con dados , también atraía la Bien avanzada la noche regresaban de la ciudad.
atención de muchos curiosos. a sus casas quienes habían pasado
Al ponerse el sol cesaban horas en las tabernas y en los pros -
todas las actividades del tíbulos; y también los asistentes a los
exterior, ya que las calles, simposios, que, tras haber consu-
carentes de alumbrado , se mido durante horas vino mezclado
volvían inseguras. Aprove- con agua, procuraban despejarse al
fresco. La cerámica ática los repre-
Atenea Partenos. Reproducción senta, todavía coronados de hiedra,
de la diosa guerrera que ideó como parejas pederásticas, o bien
el escultor Fidias para presidir el en compañía de alguna mujer de las
• • interior del Partenón . que solían animar tales eventos. ~

MUY HISTORIA 25
~ Pero también se solían encontrar
dos tipos de cortejos avanzando a la
VíDEO luz de las antorchas y con participa -
bit.ly/1D9QwaE ción de músicos: el nupcial y el fune -
Artehistoria nos lle- rario. El primero era la conducción
va a hacer un reco- de la novia por parte de! novio en un
rrido por la Acró- carro tirado por mulas desde la casa
polis de Atenas tal paterna , donde se la habían entre -
como era en el gado formalmente, hasta su nuevo
"Siglo de Pericles". hogar, la casa del novio; la pareja era
acompañada en ese trayecto por fa -
miliares y amigos de ambos sexos en
actitud festiva.

En la oscuridad de la noche. Un
cortejo similar, también con partici-
pación femenina pero con manifes-
taciones de duelo, conducía antes de
romper el alba a los difuntos desde su Restos de las minas de plata de Laurión. Célebres por su riqueza en metales, em-
casa, en la que había tenido lugar el pleados para acuñar las primeras monedas o pagar la construcción de trirremes.
velatorio, hasta el lugar previsto para
la sepultura.
Atenas era una ciudad llena de ex -
La actividad política niense que controlaba el Egeo en pie
de guerra. Ello se veía como un dere-
tranjeros. Quienes estaban de paso de los ciudadanos cho y como un deber, 10 mismo que
por la ciudad dependían de fami - , la asistencia a la asamblea soberana,
liares o amigos no sólo para alojarse se vela como una la participación como jurados en los
sino para cualquier relación con las tribwlales de justicia o el desempeño
instituciones. Como no existían do- continuación de de magistraturas personales o co-
cumentos de identmcación personal, legiadas que , para mayor equidad y
necesitaban a algún ciudadano que su desempeño militar rotación , eran anuales y se sorteaban
Ruinas del tem- diera fe , por ejemplo, de que no eran (a excepción del generalato, electivo
plo de Erecteión. esclavos. De ahí la importancia que Los habitantes de condición li - y prorrogable).
Al norte de la Acró- tenía la relación de hospitalidad, un bre llegaron a formar dos colecti- Todas esas actividades les absor-
polis ateniense se vínculo recíproco similar al familiar vos igualmente numerosos (entre bían mucho tiempo, pero los agricul -
encuentra este
templo, constituido que se transmitía de padres a hijos y 20.000 y 40.000 varones adultos) en tores tenían esclavos y jornaleros que
por tres santuarios, que estaba protegido por el propio la Atenas de Pericles, cuyo desarro - les ayudaban y las campañas milita-
dedicado cada Zeus. Sólo cuando iban en misión de llo económico atrajo a muchos grie - res no coincidían con el grueso de las
uno de ellos a un embajada resultaban acogidos por la gos procedentes de otras polis. Estos tareas del campo. Además, tanto los
dios: Zeus, Atenea propia ciudad. últimos eran los metecos, a quienes remeros como los participantes en
yPoseidón. se permitía ejercer las más variadas tareas públicas recibían un modesto
E actividades lucrativas. salario por día invertido.
~
No podían, sin embargo, ser pro-
pietarios de suelo ni urbano ni rús - Trabajar y hacer la guerra. La ac-
tico y debían pagar un impuesto tividad política de los ciudadanos se
especial ; también se les requerían veía como una continuación de su
algunas prestaciones militares. Por actividad militar. Por eso no debería -
otro lado, necesitaban que un deter - mas extrañarnos de que no tuvieran
minado ciudadano ateniense fuera cabida en ella las mujeres, cuyo rol
su representante ante la comuni - de género consistía en administrar la
dad. Tal condición era hereditaria, hacienda y en reponer con la mater-
pudiendo obtener la ciudadanía co - nidad las bajas militares y generacio-
mo recompensa por méritos espe - nales. A finales del llamado "Siglo de
ciales. Pericles" (Va. c.), cuando las largas
Las principales ocupaciones de los guerras van acabando con la posi-
ciudadanos eran la guerra y las tareas ción dominante de Atenas y con una
públicas. Este colectivo representaba buena parte de sus ciudadanos, com-
a los únicos miembros de la comuni - prometiendo así la pervivencia de las
dad política que desempeñaban en familias, e! poeta cómico Aristófanes
ella su propio rol de género: el del da la palabra a las mujeres para que
ciudadano-soldado, característico reprochen a los varones el no haber
de las polis porque no tenían ejér- hecho bien su trabajo en la adminis-
citos profesionales. Debían alistarse tración de la paz. En realidad, tam-
todos ellos como soldados hoplitas bién ellas tenían una cierta condición
o como remeros de la gran flota ate - de ciudadanas, porque sólo como hi-

26 MUY HISTORIA
jas de ciudadano podían engendrar
hijos con derecho a la ciudada1Úa. Vida y color en el área urbana das con colores chillones.
Podría haber llegado a 300.000, Así se policromaban todas
contando mujeres y niños, el núme l contacto con el mun- gente. No sólo en el ágora, las estatuas y las figuras de
ro de los esclavos, aunque la gran
mayoría trabajaba, como ma -
E do griego a través de
los restos arqueológicos y
también en las calles más
anchas de los barrios se
los relieves. para que pare-
cieran vivos. Yasí hay que
no de obra sin contexto fa- de la estatuaria conser- instalaban mercados y se ver las estelas funerarias o
miliar, en las minas de pla vada en los museos nos formaban corrillos. los magníficos mármoles
ta de Laurión y en grandes ayuda a imaginarnos del Partenón; las estatuas
propiedades agrícolas. el ambiente real de una Policromía por doquier. de Atenea, las korai y kou-
ciudad como Atenas. Se Hay que imaginárselo to- roi -imágenes idealizadas
Muchos esclavos de apiñaban las viviendas do lleno de gente. con una de chicas y chicos que se
muchos tipos. Los demás de dos plantas en calle- variada gama de olores depositaban como ofrenda
eran esclavos domésticos, juelas estrechas, lo mis- penetrantes: los de los ver- en la Acrópolis y que seña-
a razón de uno o varios por mo que las excavadas en tidos que se hacían en las laban algunas sepulturas-
patrimonio familiar, o bien los costados rocosos de calles; los de las especias o las cuatro cariátides del
propiedad del Estado, al la Acrópolis; e igual ocu- y perfumes; los de la carne Erecteión. Los elementos
servicio de los magistrados. rría con las construcciones asada. que se preparaba arquitectónicos -colum-
Estos últimos, como los que religiosas y civiles. de to- fuera de las viviendas o en nas y cubiertas- también
regentaban talleres, vivían en das las formas y tamaños. altares al aire libre cuando estaban policromados, en

sus propias casas con sus res - Quedaba poco sitio para se trataba de sacrificios. parte con pan de oro. Las
pectivas familias. Los esclavos el enorme trasiego de la y todo lleno de color. Las construcciones más mo-
podían ser vendidos, pero tam - mujeres se maquillaban el destas se encalaban; y la
bién podían comprar su liber Urna funeraria en relieve rostro con blanco de plo- madera de sus entrama-
tad cuando se les permitía te - que muestra una escena mo, con rojo de cinabrio y dos, puertas y pequeñas
ner sus propios ahorros. de despedida con tres con carbonilla. y llevaban ventanas también se cu-
Un buen número de ellos, mujeres. telas de lana y de lino teñi- brían de pintura.
de ambos sexos, estaban
integrados en las familias
de sus dueños, donde recibían co- algo económicamente imprescindi - generalmente, y con una inscripción
bijo y sustento hasta el final de sus ble, y la condición del esclavo como servía para recordar al difunto, a ve -
días. Así ocurría, por ejemplo, con una forma de mala suerte. ces con una sentida dedicatoria.
las nodrizas y con los llamados pe - Cuando se construyeron las mu -
dagogos, que acompañaban a los La proximidad de los difuntos. Como rallas, la zona ocupada por los alfa -
menores fuera de casa y les enseña - miembros de la familia y, en definitiva, reros , en el noroeste, y llamada por
ban los rudimentos de letras y nú- de la comu1Údad, los difuntos seguían ello Cerámico, quedó dividida en dos
• • •
meros; segwan a su serVICIO cuan- teniendo una cierta presencia en la se- partes separadas por la puerta del
do ya eran mayores. La situación pultura: un lugar fronterizo donde se Dipilón. Intramuros estaban los ta -
de los esclavos era, por tanto, muy producía la comunicación del mWldo lleres, mientras que la parte próxima
variada. Había ciudadanos libres en de los vivos con el de los muertos. al río Erídano, que sufría inundacio -
peores condiciones económicas y Allí se depositaba el cadáver cuan - nes , se utilizó como necrópolis, con
sociales, y con peores expectativas, do la familia optaba por la inhuma - pequeños recintos rodeados por mu-
que algunos de ellos, por mucho que ción, o bien las cenizas en una urna , retes que iban recibiendo a los difun-
tuvieran libertad de movimientos. si se llegaba a incinerar. Un monu - tos de una misma familia. LIBRO
La esclavitud se consideraba como mento funerario en forma de estela, Al estar prohibidos los enterra - Así vivieron en la
mientos en el interior de las mura - antigua Grecia:
~ lIas, sirvieron para ese fin otros espa - un viaje a nuestro
En la colina sagrada. cios situados a lo largo de las demás pasado,
La Acrópolis y sus templos Raquel L. Melero
siempre constituirán la vías de acceso. Los espacios funera -
rios estaban, por tanto, integrados Anaya.2009.
gran atracción turística de Esta obra ofrece un
Atenas. Esta Imagen fue en la vida cotidiana del viandante. panorama renova-
tomada en 2009. Se podía ver a las mujeres, que eran do de la vida coti-
las encargadas de realizar los rituales diana en la antigua
debidos, como muestran multitud Grecia.
de escenas con las que se decoraron
los ledtos, unas jarritas utilizadas en
esas libaciones. En los monumentos
más ricos se representaba al difunto
o la difunta en relieve; pero no co-
mo un retrato sino bajo una imagen A5( ,·j,·ic."ron
C.'II 1;1 ;anligu .a Cr« b
convencional idealizada y con rasgos 1 ... u¡,. .. _ _ p.u.Jo.

favorecedores: el hoplita , el jinete, la


madre, el ciudadano maduro o la jo -
ven en edad núbil. •

MUY HISTORIA 27

,J<"- '
PEllA PRESAS

OLIMPIADAS INVENTOS
eORESO
, El primer ordenador
DE ELIDE Muchos siglos han pasado desde la creación de este primigenio ordenador, el mecanismo de An-
ticitera, del s. 1 a.c., hasta la revolución informática encabezada por Bill Gates o Steve Jobs con
ocas cosas les gustaban más a
P los griegos que la guerra, el de-
porte y la belleza. El cultivo del cuer-
Microscift y Apple respectivamente, para que volviese a aparecer una computadora semejante.
~ para hacer cálculos astronómicos,
po y la competición entre ciudades
fueron los dos elementos que estu-
* como la periodicidad de los eclip-
ses o la posición del SOl, la Luna,
vieron en la base de la creación de los Mercurio o Júpiter. Conocido como
primeros Juegos Olímpicos de la An- "el mecanismo de Anticitera", por
tigüedad , celebrados en la ciudad de la isla donde se sitúa el yacimien-
Olimpia en el año 77 6 a.C., en honor a to en el que fue encontrado, entre
Zeus. Poco o nada tiene que ver esta las islas de Citera y Creta (en el mar
primigenia competición con la que se Egeo), aún son muchas las incóg-
celebra en la actualidad, ya que sólo nitas que pesan sobre él, ya que no
participaban hombres libres griegos y se sabe exactamente para qué se
la victoria era premiada con una rama utilizaba. Los últimos estud ios rea-
de olivo y el respeto de sus compa- lizados sobre la pieza con un soft-
triotas. Estas pruebas se realizaban ware especial están descubriendo
durante el verano, duraban sólo un nuevas inscripciones, y entre las
día y coincidían con la primera luna utilidades que se le otorgan al sis-
llena después del solsticio de verano. tema está el cálculo de la fecha de
El primer "medallista olímpico" fue los Juegos Olímpicos de la época.
Corebo de Élide (que no era atleta de Los expertos siguen investigando
profesión, sino panadero), que ven- esta curiosa pieza que durante si-
ció a sus demás rivales en una carrera l desarrollo de las matemáticas pios del s. XX de un mecanismo se- glos permaneció escondida en el
de unos 192 metros (la medida de un
estadiO). Los Juegos se irían consoli-
E y la astronomía en la Grecia an-
tigua tuvo un progreso sorprenden-
mejante a los engranajes de un reloj
confirmó med iante investigadores
mar y que podrá arrojar luz acerca
de los conocimientos matemáti-
dando entre los siglos VII y V a.C., cre- te. El descubrimiento realizado por posteriores que este aparato da- cos y científicos que se tenían en
ciendo las ciudades que competían un grupo de pescadores a princi- taba del 100-150 a.C. y que servía la época.
en ellos. El premio de la corona vege-
tal permanecería en el tiempo, here-
dándola los juegos modernos hasta trados) por ser bajita y no ~
1960, cuando aparecen las medallas. MULTAS cumplir con los cánones de
••

mujer espartana . Nada podía


~ No a los feos gustar menos en una comu-
L os ideales de belleza de
la antigua Grecia eran es-
nidad en la que escaseaban
los hombres que una futura
trictos, por lo que la fealdad madre que no tuviese hijos
o la gordura no tenían cabida fuertes. Así, dijeron de ella
en esta sociedad, estando que no engendraría reyes
muy mal vistas. Uno de los sino reyezuelos. La premoni-
casos más extremos se dio ción parece que se cumplió,
en Esparta , donde se llegó a ya que Agesilao, uno de los
multar el matrimonio con una hijos de la pareja, era muy
persona poco agraciada. bajito y cojo, pero a pesar de
Esto fue lo que le sucedió al ello llegó a ser rey de Espar-
rey Arquídamo, sanciona- tao Su figura fascinó a Plutar-
do por haberse casado con ca, que escribió la historia de Agesilao 11 gobernó Esparta en su etapa de hege-
Un grupo de atletas compite en una
carrera en los Juegos Olímpicos. I Lampito, una mujer que no
gustaba a los éforos (mag is-
su vida, o a Jenofonte, que le
dedicó su Agesilao.
monía. A pesar de las críticas que recibió por ser
cojo y bajito, venció en numerosas batallas.

28 MUY HISTORIA
AMERICANOS EXPRESIONES
Espíritu ateniense Zapatero, a
pesar de los sig los que han pasado tus zapatos
A desde la desaparición de la civili-
zación griega, su cultura y su Historia
Muchas de las expresiones que uti-
lizamos actualmente provienen de
siguen apasionando a muchos, algo la Grecia clásica, como este cono-
especialmente notable en países de "re- cido dicho para frenar a los que se
ciente" formación que no cuentan con entrometen en lo que no deben.
una cultura tan antigua y potente como
la que se desarrolló en el Ática. En algu-
nos casos, la atracc ión se ha llegado a
U no de lo.s pin-
tares mas Im-
que aceptó la críti-
ca. decidió modifi-
materializar, como es el caso de la repro- portantes y famo- car dicho comple-
ducción a escala real del Partenón en la sos de la Grecia mento en su taller.
ciudad de Nashville, en Estados Unidos. anti gua fue Apeles y volvió a mostrar
Dentro de éste, como en el de la antigua (Colofón, 352 a.C.- su obra en la calle.
Atenas, se encuentra una copia de la Coso308 a.C.). Al Cuando el zapa-
estatua de Atenea de Fidias de 13 me- artista le gustaba tero volvió a ver el
tros, realizada por el artista Alan LeQui- mostrar sus cua- cuadro y observó
re. El desconcierto que puede causar dros en público que el pintor lo ha-
encontrar estos monumentos en pleno para ver si gusta- bía corregido, de-
Tennessee crece cuando conocemos el ban o no, y mejo- cid ió criticar más
extraño motivo de su construcción: con- rar aquellas cosas elementos del re-
memorar los cien años de la anexión de La reconstrucción de la estatua de Atenea Partenos con es- que no convencle- trato. Apeles. para
dicho Estado a los Estados Unidos. cudo y casco, en EE VV, fue recubierta en oro en el año 2002. sen a sus conclu- frenar tanta sabi-
dada nos. En una duría, le dijo: zapa-
de estas exposi- tero, a tus zapatos.
reador de la escultura de la desgracia, siendo acusado por ciones en la plaza , Y desde aquel mo-
EXPOLIO C diosa Atenea en oro y marfil
o del Zeus de Olimpia, sus ma-
los opositores de Pericles de
malversación de fondos, lo que
un zapatero que
pasaba por el lugar
mento, todos los
que juzgan mate-
La desdicha nos dieron forma a los dioses lo llevó a la cárcel. donde mu- criticó la forma de rias de las que no
de Fidias griegos y embellecieron la ciu-
dad de Atenas. Mano derecha
rió. La mala suerte del escultor
y arquitecto se volvería a repetir
las sandalias de
uno de los perso-
son especialistas
son frenados con
Poco l e duró la fama al es- de Pericles, vivió los años de muchos siglos después, cuan- najes retratados en este dicho de la
cultor más importante de la esplendor cultural aliado de su do una buena parte de su obra su pintura. Apeles, Grecia clásica.
Hi storia de Grecia. Desa- gran amigo. Pero el talento tam- salió de su amada Atenas, de-
creditado en vida, su infor- bién genera envidias, y en los jando de llamarse los mármoles
tunio dura aún hoy en día . últimos años de su vida cayó en de Fid ias para denominarse los
mármoles de Elgin. Este nuevo
nombre era el de su ladrón. Lord
Elgin, un embajador inglés que
vendió buena parte de las escul-
turas del Partenón (75 metros
de los casi 160 que tenía el friso
original) y de otros edificios de
la Acrópol is ateniense al British
Museum. donde se exponen
desde hace más de dos siglos
para desgracia de los griegos.

Buena parte de los frisos del Par- Apeles fue el pintor de Alejandro Magno.
tenón de Fidias se encuentran Esta obra de Tiépolo representa al pintor
expuestos en el British Museum. retratando a Kampaspe, concubina del rey.

MUY HISTORIA 29
• Antigua Atenas,

ciudad bulliciosa .
• ¡ La vida diurna en la
polis era de gran tra- •

I jín, tanto por las labo-


res comerciales como

por las cotidianas.
que se desarrollaban
• en el ágora y en las
calles adyacentes.

30 MUY HISTORIA
I mercader Stelios lo había
pensado nada más poner
pie en tierra en el puerto de
El Pireo, y le había pareci -
do una excelente idea para celebrar
su última travesía comercial por e!
Mediterráneo. Organizaría un sim-
posio, un banquete en su mansión
ateniense, dedicado no sólo al dios
Dionisos, como era tradicional, sino
muy especialmente a Apolo Triopio,
que protegía con tanta benignidad la
isla de Cos, la pequeña ínsula frente a
la costa de Asia Menor a la que debía
su ahora acrecentada fortuna.
Siempre les gastaba la misma bro -
ma a los griegos de Cos: "Tenéis dos
glorias irrepetibles en la isla: una es
vuestro médico, Hipócrates, y la otra
es el ocre rojo que hay en vuestras
tierras; cuidad al primero para que
él os cuide a vosotros y viváis más,
y mientras tanto dejadme a mí ocu-
parme de! ocre" .
No todos los isleños reían con la
ocurrencia: Cos era la única isla en la
que se podía extraer el ocre rojo, te-
nía un monopolio sobre e! producto.
Pero como estaba confederada con
Atenas, y era una especie de herma -
na menor para la gran metrópoli, un
territorio fácil de controlar y necesi-
tado de protectores, Atenas imponía
a sus habitantes la entrega de toda la
producción de ocre rojo a un precio
bastante barato. Además, debía em -
barcarse en una nave armada por e!
propio gobierno de la ciudad ática y
controlada por sus mercaderes.

El ocre, mercancía valiosa. Y el ca -


becilla de los comerciantes en esas
misiones era Stelios, que actuaba co-
mo representante de una alianza de
varios hombres de negocios atenien -
ses, los cuales asumían conjuntamen -
te los gastos de la empresa. Stelios
salía de Cos con la nave bien cargada
del preciado pigmento, que le había
costado muy pocos tetradracmas, y lo
vendía con una gran ganancia por to -
dos los puertos de Grecia. No en vano,
e! ocre era una de las tinturas más de-
mandadas, ya fuera para teñir la ropa
o para pintar las casas. De lo único
que debía preocuparse, pensaba mu -
chas veces Stelios, era de programar
e! viaje para contar con los vientos a
favor; en caso contrario, ni las velas
ni los remeros serían suficientes para
oponerse a los designios contrarios
de Céfiro, el dios del viento del oeste
y un conocido enemigo de Apolo, e!
i protector de Coso ~

MUY HISTORIA 31
WEB ~ Mientras montaba en su lujoso
bit.ly/lhMOUlr palanqum , Stelios pensaba en que de -
En este enlace de bía enviar invitaciones rápidamente a
la Wikipedia se en- todos sus socios para e! gran banque-
cuentra un extenso te apolíneo que se le había ocurrido,
artículo que explica que sería uno de los simposios más
el ritual del simpo- divertidos que recordarían en mucho
sio, una cena de tiempo. Para encargarse de ello , hi-
alta sociedad en la zo llamar a Reso, su esclavo tracio de
Antigua Grecia.
confIanza, que estaba vigilando que
todas las ánforas se cargasen sin mer-
-. ma ni hurto tras sacarlas de la nave.
------ '--"-
---
.-'0
-_ , ..-_
- ...
-
----- ........- .._ -
_
7 __ ~-_
_.
,,"--
.. La vida de esclavo. Con su barba
rojiza, Reso parecía nacido para cus -
todiar el ocre bermellón de Stelios,
aunque e! efecto hubiera sido mucho
más completo si hubiese podido lu-
cir sus largos cabellos rojos, pero los
esclavos de los atenienses estaban
obligados a llevar la cabeza comple-
tamente rasurada. Muchos tracios Patio porticado, espacio multifuncional. Los miembros de la familia convivían en
eran pelirrojos, ya los niños atenien- este lugar destinado a compartir momentos de ocio. Allí también se juntaban para rezar
ses se les asustaba con las historias de ante un pequeño altar, dedicado a la diosa del hogar y a los familiares fallecidos.
aquellos peligrosos bárbaros de largas
melenas rojas, que vendrían a llevár- personas en Éfeso, Reso había expe- tardó en entender hasta que dominó
selos a sus oscuras tierras del norte si rimentado una sensación de sorpresa la lengua griega.
no se dormían pronto. Reso no es que e irrealidad. Nunca había visto un lu - Había trabajado para la familia de
nunca se hubiese atrevido a eso, sino gar tan enorme y poblado. Se quedó Stelios desde entonces, y su estóma -
que lo había sufrido en cierta manera: boquiabierto al contemplar a otros go se fortitlcó contra las mareas en
siendo niño , fue vendido por sus pro- niños con colores de pie! que nunca los posteriores y periódicos viajes a
pios padres , un acto que por desgra - había soñado, a doncellas bellísimas la isla de Cos ya los destinos hacia los
cia era una costumbre habitual entre que eran vendidas en una subasta di- que navegaban a continuación para
los empobrecidos tracios. Un tratl- ferenciada y a gigantes musculosos vender e! ocre.
cante lo adquirió y se lo llevó , junto capaces de matar un toro, pero que
a otros muchos pequeños , hasta el allí, en el gran mercado de esclavos, A las órdenes del señor. El tracio ca-
mercado de Éfeso. caminaban como corderitos. En Éfe- minó hacia su dueño con paso fume,
Cuando llegó al Ágora Tetragonos, so fue vendido a otro tratlcante que lo llevando sus botas y su gorro de piel
la enorme plaza de más de cien metros embarcó hasta Atenas , en lo que para de aninlal, inconfundibles atavíos de
cuadrados que acogía las subastas de e! estómago de Reso fue una intermi- los tracios. Recibió sus instrucciones
nable travesía. Allí, e! tratlcante se lo y se aprestó a organizar la ruta de los
ofreció a la rica familia de Stelios, por sirvientes que deberían transportar
Entre la élite ateniense eran entonces tan sólo un poco mayor que las invitaciones al gran banquete has-
especialmente considerados él, quien pronto le empezó a llamar ta las casas de los diversos magnates
Milcíades por razones que el tracio del ocre invitados. Reso dispuso que
los escritores y los dramaturgos

Casa de una familia ateniense


adinerada. Entre los habitáculos
imprescindibles en la vivienda
ateniense de una rica familia se
encontraban el gineceo (1), la co-
cina (2), el andrón (3), la antesala
del andrón (4), el almacén (5),
la habitación (6) y el patio (7). La
estructura de la cubierta era a
dos aguas y fabricada en tejas de
barro cocido. Para decorar el ho-
gar colgaban algún tapiz en la
pared y solían tener pocos mue-
bles en cada estancia, y para ca-
lentar la hacienda utilizaban car-
bón vegetal en braseros portátiles.

32 MUY HISTORIA
LIBRO
Los antepasados El mundo trágico
deOnassis de Sófocles,
Charles Segal.
uestro protagonista, Stelios, per- Gredas, 2013.
N tenecía a la clase de los émporos
(emporoi) , los marinos mercantes, que
Ofrece múltiples y
novedosas ideas
se dedicaban a lo que hoy llamaríamos para entender me-
"comercio internacional". Eran los mer- jor el significado
fundamen tal de las
caderes más relevantes de entre los tragedias griegas.
variopintos tratantes de productos que
abundaban en las ciudades helénicas,
protagonistas en muchos casos de las
aventuras que nos ha legado la épica
griega, ya que sus viajes eran, ya de por
sí, grandes odiseas como la de su vene-
Comercialización de esclavos. Se orga-
nizaban mercados en las plazas griegas rado Ulises.
donde se realizaba la subasta pública 1 11II""ol'Qr.~ 011..-

de hombres y mujeres para utilizarlos Negocio portuario. En pocas pala- ÓFOCLES


¡,
en las tareas domésticas. En los via- bras, un émporos era el que compraba
jes por mar, se pedía contar con el una mercancía a un tercero - frecuen-
favor del dios Céfiro (izquierda). temente, a un extranjero en un mer-
cado foráneo-, la transportaba en un
andrón directamente desde barco que no era de su propiedad (los
la calle. Por ella iban a entrar dueños se llamaban naucleros) y la
los invitados de Stelios, de for- llevaba hasta el puerto de una ciudad
ma que en ningún momento se griega, donde la acababa vendiendo.
cruzarían con las mujeres de la Eran profesionales muy bien organi-
casa durante su estancia para el zados, que sabían establecer relacio-
banquete. Así se evitaban tentacio- nes personales de confianza en cada
nes y futuros problemas. puerto y que empleaban herramientas
Para que la fiesta resultase un éxito jurídicas y financieras de una cierta
completo era necesario invitar no só- complejidad.
lo a ricos comerciantes, sino también
uno de los mensajeros corriera prime- a algunas de las personas más popu- Sociedades empresariales. En el pIa-
ro hasta la mansión de Stelios, en los lares del firman1ento social atenien- no económico, los émporos aplicaban
alrededores de la ciudad, para avisar se, aquellos de cuya compañía todos fórmulas como las llamadas "cuentas
del regreso del mercader a su esposa, querían gozar. Entre la élite ateniense, en participación", que era la modalidad
Eumelia, y al resto de su fanúlia. sensible a la literatura y el arte, eran que unía a Stelios con sus socios: unos
especialmente considerados los escri- comerciantes participaban en la acti-
Una rica mansión. La casa de Ste- tores y dramaturgos. Así que un nom- vidad de otros con una aportación de
lios, una enorme hacienda, estaba bre acudió enseguida a la mente de capital. Uno de ellos solía ser el gestor,
abierta hacia un gran patio interior Stelios, y no era otro que el de Sófocles. el que llevaba la actividad en su nom-
enmarcado por columnas, visible Hijo de un rico fabricante de armas, bre, como aquí era Stelios.
desde todas las habitaciones, el cual Sófocles había nacido dotado con la A pesar de todo, la actividad mercan-
Los puertos grie-
se orientaba agradablemente hacia el más peligrosa de todas ellas: el arma til no gozaba siempre de buena fama
gos eran un hervi-
sur para recibir durante más tiempo de la palabra. Su gran agudeza ver- entre los griegos y algunos filósofos dero de comercian-
los rayos del Sol. El banquete tendría bal, su talento literario, que le hacía como Aristóteles veían sus activida- tes que arribaban
lugar en una de las grandes salas del vencer en todas las competiciones, y des como antinaturales, porque "es un con preciadas mer-
andrón, el área de la casa reserva- su encanto y belleza personal lo con- modo de intercambio con el que unos cancías para ven-
da a los hombres de la fanúlia. En la vertían en uno de los más admira - ~ hombres ganan a costa de otro". derlas en los mer-
residencia de Stelios, el andrón era cados de la potis.
tan magnificente que los sirvientes y ~ .' -
esclavos lo llamaban "la casa dentro -
de la casa". Tenía su propio patio des-
cubierto, más pequeño que el prin-
cipal, pero pocas viviendas podían
permitirse tener dos. Toda esta zona
quedaba separada del gineceo, el área
reservada a las mujeres, que se halla-
ba en el piso superior y estaba delimi-
tada por una puerta de considerable
tamaño. Otra puerta, pero en este
caso hacia el exterior, daba acceso al -
MUY HISTORIA 33
~ dos ciudadanos atenienses. Se decía
por entonces que el propio Pericles
Si todas las atenienses se acicalaban con
pretendía nombrarlo estratego, y no tanta disciplina era debido sobre todo a
por que mostrara especiales méritos
militares , sino porque su condición que descuidar el aspecto estaba muy mal visto
de ídolo popular garantizaba que la
-PERSONAJE decisión no podría sino causar una puso que se asasen sobre un espetón algo singular en la vida de una mujer
gran adhesión en Atenas, cimentando pedazos de carne de las mejores vacas ateniense acomodada, pues no tenían
así el prestigio de Pericles. y cabras , así como también corderos. ninguna actividad especial en la que
También comprarían carne de cerdo emplear su tiempo, ya que las esclavas
Preparación para el ágape. Con to- que, aunque mucho más abundante se ocupaban de todos los trabajos de la
das las invitaciones ya cursadas, Ste - y vulgar, satisfaría a los más voraces casa , fueran pesados o ligeros.
líos se aprestó a dar las órdenes para que no tuviesen suficiente con lo de- Si todas las atenienses se acica -
que se adquiriesen en el mercado los más y necesitasen llenar hasta rebo - laban con tanta disciplina era de-
mejores manjares que fuese posible. sar sus ensanchados estómagos. bido sobre todo a que descuidar el
Sobre todo quería que hubiese carne Cuando Eumelia supo que su mari- aspecto estaba muy mal visto. De
en abundancia. El mercader estaba do llegaría en unas horas a la casa, en- pequeña, Eumelia recordaba haber
harto de comer pescado durante todo seguida repartió órdenes a todo el ser- escuchado una conversación de su
su largo viaje y creía llegado el mo - vicio y, no sin cierto nerviosismo por madre con otras egregias señoras
mento de desquitarse. No era habi- el reencuentro, empezó a acicalarse. en la que se referían a la mujer de
tual disponer de viandas animales en En realidad todas las mujeres atenien- un conocido comandante de la mi-
las mesas atenienses, ni siquiera entre ses de buena familia lo hacían cual- licia hoplita como "la tracia" , pues
los más ricos. Preferían reservarlas quier día aunque no fuese a ocurrir se arreglaba poco su largo cabello y
para ocasiones como esta, así que dis - nada destacado. Pocas veces sucedía no siempre iba completamente ma -
quillada. En aquella conversación la
habían comparado sin rubor con una
esclava. Y es que , como le había di -
cho después su madre cuando ella le
preguntó, "el aspecto exterior es la
principal manera en que las señoras
se diferencian de las siervas". Desde
entonces ya nunca olvidó la impor-
tancia de arreglarse.

Aderezos de belleza. Para aquella


ocasión se iba a teñir el cabello de
forma que ocultase las primeras ca -
nas , que habían vuelto a emerger.
Adquirir co- Llevaba días dudando si colorear-
nocimientos se de negro o de rubio, pero al final
musicales había optado por esto último. Había
tenía un pa- una razón muy clara: como sabían
pel muyim- todas las mujeres (y los hombres),
portante en los cabellos de la diosa Afrodita eran
la educación
dorados y, por tanto , escoger su co-
infantil.
Aprendían a
lor haría parecer a Eumelia mucho
tocar instru- más deseable.
mentos co- Para lograr esta tonalidad , las ser-
mo la cítara, vidoras de la casa habían estado mez-
el violín, la li- clando pétalos de flores amarillas
ra o el oboe. con una solución de potasio, que ella
misma procedió a aplicar cuidado-
samente por toda su melena, con la
colaboración de dos esclavas que
estaban presentes y siempre
dispuestas a cumplir con lo
que se les ordenase.
Al acabar de enjua -
garse la cabellera, ellas ~

le tenían preparada una ~


larga toalla y le ayuda-
ron a secarla. A pesar de
la longitud de su melena ,
ese día quería realzar aún

34 MUY HISTORIA
Mirarse al espejo. quillaje cubría su rostro, acabó de re-
Todo un ritual gira en matarlo con un toque de carmín, que
torno a la mujer griega le dio un aspecto apasionado.
preparándose para Finalmente empezó a vestirse. Del
sentirse y para que la armario las esclavas sacaron su me-
vieran bella. Esta mu-
jer mirándose al espe- jor túnica jónica, una prenda que en
jo (izquierda) es una los últimos años se había empezado a
representación en ce- poner de moda entre las mujeres con
rámica griega. El pyxis más posibles. Estaba enteramente
(abajo) era la caja cosida por ambos lados , al contrario
de cerámica que se que el tradicional peplo, pieza que
utilizaba para guardar había sido omnipresente en tiempos
los cosméticos. de su abuela e incluso de su madre,
una época mucho menos soosticada
que la actual. La vestimenta
La túnica de Ewnelia , por el con- femenina. La mo-
trario, tenía una caída simétrica con da griega evolucio-
abundantes pliegues, todos ellos nó del peplo a
muy onos , que daban un aspecto túnicas con más
realmente coqueto a su dueña. Como detalles que les
el frío ya estaba cediendo , Eume- otorgaban mayor
estilo a las mujeres
más su volumen, para lo que había lia renunció a llevar el manto que le atenienses. En
comprado días antes en el mercado ofreció una de sus esclavas. cuanto a los textiles
un atractivo postizo. Las esclavas, con los que confec-
que murmuraban con una mezcla La educación en la infancia. Mien- cionaban las pren-
de admiración y envidia, pues ellas tras su madre se arreglaba, Andro- das, conocían
estaban obligadas a llevar siempre cles, el hijo prin10génito, había salido vagamente que
corto el pelo, ayudaron a Eumelia a de la residencia para acudir a la es existía n la seda y el
colocar las extensiones y sujetaron cuela del gramático (maestro). Aca algodón, aunque
con cintas todo el conjunto. baba de cumplir siete años, la edad usaban sobre todo
La siguiente fase de su embelleci- en que comenzaba la educación para el lino y la lana.
miento era depilarse el vello y arre - que lo sabía , ingería siempre grandes los niños atenienses. Acompañaba
glarse las uñas. Esto último requería cantidades de comino. Otras mujeres a Androcles un esclavo fenicio muy
un tiempo considerable, como tam- más mayores hervían sus semillas y instruido, Ahiram, que ejercía como
bién el maquillaje, que debía hacerse se lavaban la cara con el agua obte- su pedagogo. La función de éste era
con sumo cuidado y con el objetivo nida, para quitarse las manchas del enseñar buenos modales al pequeño,
de conseguir un tono de piel lo más envejecimiento. algo en lo que se mostraba implaca
blanco posible. El color níveo en la ble, ya que no dudaba en utilizar
piel era el ideal de belleza para to - Recibimiento con las mejores ga- su bastón llegado el caso, como
das. Y, aunque Eumelia procuraba las. Cuando comenzó a maqlúllar- ocurrió ese día cuando empezó
exponerse al Sol lo menos posible y se , Eumelia tomó de su tocador una a lanzar piedras contra un reba -
por ello cuando salía siempre llevaba pequeña cajita redondeada, con una ño de cabras que entorpecía su
sombrilla o , en ocasiones especiales, tapa acabada en un tirador cilíndri- cantino. Pero Ahiram también le
un gran sombrero de ala muy amplia, co con su extremo redondeado y más explicaba historias de los navegan
necesitaba acentuar su blancura co - ancho. La levantó y allí estaban sus tes de su patria que habían llegado
mo tantas otras mujeres atenienses, pastillas de albayalde (nombre con hasta los cOI1Ónes del Mediterráneo
que de nacimiento tendían más bien el que conocían al carbonato de plo - y le hablaba de Troya, Babilonia y
a un color tostado de piel. Para ello no mo) , redondas y blanquísimas. Las otras grandes ciudades de los impe -
bastaba con el maquillaje y Eumelia, iba a utilizar como mascarilla para el rios que habían ocupado Asia Me
rostro. También disponía de yeso, ti- nor, despertando en él sus deseos
za y harina de habas. Les pidió a sus de aventura. Ahiram lo acompañaba
esclavas que lo batieran todo en una siempre que saüa de casa, le llevaba
sola mezcla, de forma que la solu- sus efectos personales y asistía tam
ción quedase lo suficientemente bién a las lecciones del gramático.
blanda como para poder apli- Androcles ya leía con mucha sol
cársela. Cuando todo el ma - tura. Había aprendido haciéndolo
en voz alta, como era habitual, y
ahora su profesor ya le había pasado
Mosaico historiado. En
a l.a siguiente fase: los versos de Ho -
aquellas salas donde se ce-
lebraban banquetes era ha- mero. En casa, y espoleado en par
bitual encontrar mosaicos te por Ahiram, había estado me -
decorativos. A la izquierda. morizando por su cuenta algunos
una escena del duelo entre pasajes del duelo entre Aquiles y
Aquiles y Héctor. Héctor, y ese día sorprendió a su ~

MUY HISTORIA 35
~ profesor recitándole un mo - el cuerpo de muchas dolencias
mento cumbre de la fenomenal e incluso para el insomnio, un
lucha a muerte a las puertas de mal que el propio Ahiram sufría
Troya. Se levantó y , sin necesi - habitualmente.
LIBRO dad de acudir al papiro, habló Mientras las clases se sucedían
La literatura grie- con la voz del divino Aquiles en la escuela , en la casa se ha-
ga y su tradición, dirigiéndose al belicoso Héctor: J bía producido el ansiado reen-
Pilar Hualde Pas- " ¡Como no es posible que haya •
cuentro entre Stelios y Eume-
cual y Manuel Sanz fieles alianzas entre los leones lia , que no estuvo exento de la
Morales (eds.). y los hombres, ni que estén de pasión habitual en estos casos,
Akal , 2008. acuerdo los lobos y los corde - largo tiempo reprimida. Lue-
Este estud io ofrece ros , sino que piensan continua - go, Stelios le anunció que al día
una visión de con- mente en causarse daño unos siguiente se celebraría un ban-
junto de la literatu-
a otros , tampoco puede haber I quete en honor a Dionisos y a
ra griega antigua
desde una pers-
pectiva poco habi-
entre nosotros ni amistad ni
pactos , hasta que caiga uno de
i"
I Apolo Triopio, con la asistencia
de todos los socios mercaderes
tual, que abre una los d os .. que habían contribuido a finan -
ventana al lector La clase quedó en silencio y ~ ciar su última expedición a Coso
no especial izado. los compañeros más pequeños
de Androcles , que estaban dan -
I Comienza la fiesta. Eumelia
do aún sus primeros pasos en asintió sin dejar traslucir sus
la lectura, prorrumpieron en Cosméticos en la polis. Además de aceites para los emociones, aunque ya sabía có -
un emocionado aplauso ante la hombres, las mujeres gozaban de una gran variedad mo transcurrían los simposios,
hazañ.a del mayor, mientras el de perfumes, mejunjes para aclarar su tez y carmín. y más cuando se juntaba tanto
pedagogo Ahiram golpeaba con dinero como el que reunían to -
su bastón el suelo en señal de aproba - pequeños de su edad tocaban la cíta- dos los comerciantes aliados con su
ción. El gramático hizo callar a todos: ra y el oboe mientras los mayores se marido, de entre los más prósperos
"Mantengamos el orden, los más ma - ejercitaban. de Atenas. Es verdad que la primera
yores están practicando la aritmética Lo que sí le había sido permitido parte se limitaba a consunlÍr los man-
con el ábaco y necesitan concentra- practicar era la equitación. Su pe- jares más consistentes. Pero luego
ción". Androcles , sin embargo , pudo dagogo, que estaba siempre atento a llegaba la segunda mitad, el banque-
ver como al profesor se le escapaba sus evoluciones a caballo para evitar te propiamente dicho , que era lo que
una sonrisa de satisfacción. los percances de una caída del cor- muchos de los colegas de Stelios espe-
cel, le había explicado que algunos raban con mayor delectación: el mo -
Música y gimnasia. Después de la médicos recomendaban la equita- mento de empezar a emborracharse
clase con el gramático , era el turno ción no sólo para mejorar la muscu- lentamente, al ritmo que marcaba
de recibir las enseñanzas del citaris- latura , sino también para preservar el simposiarca, el jefe del banquete,
ta , el maestro de música, discipli- cuyo cometido era velar porque los
na muy importante en la familia de asistentes fuesen alcanzando la ebrie-
Androcles: el nombre de su madre, dad de una manera progresiva, sin
Eumelia, significaba "melodía", y su dejarse llevar por la irracionalidad.
padre, que ya sabía tocar la cítara a Seguro que Sófocles, el agudo
su edad, había participado inclu - y brillante dramaturgo, sería el
so en competiciones de virtuo escogido en esta ocasión. Tras
sos. Así que él también se apli
caba a seguir la tradición.
Por último, llegaba el turno
de la gimnasia, que era im-
partida por dos musculosos
paidotribos. A Androcles le
hubiese encantado salir a la
palestra, el terreno al aire libre
cuadrado y rodeado de muros
donde tenía lugar la educación
física , pero en su escuela era cos
tumbre que no empezasen a practi
carla hasta los doce años. El porqué
estaba muy claro al ver las magulla
duras con las que aparecían algunos
Reencuentro apasionado. La esposa a la
de sus compañeros mayores. Desnu- espera de su marido es una escena reiterati-
dos y lmtados en aceite , practicaban va en la vida de la mujer ateniense. sea por
la lucha sin darse tregua y más de las guerras o por negocios. El ejercicio físico
uno se excedía en el celo aplicado al (derecha) era primordial para la buena edu-

intentar derribar a su rival. El y otros cación en las familias adineradas.

36 MUY HISTORIA
Los griegos y los pigmentos cuerdas, y la mancha que eso sidad de las mujeres nobles
dejaba en sus ropas significa- de mostrar un cutis rad iante-
ay aspectos de la vida Stelios a su esclavo tracia. De ría una multa si eran vistos con mente blanco, en realidad a
H cotidiana a los cuales la miltos también deriva un nom- ellas, ya que la asistencia a la largo plazo tenía un resultado
Historia no acostumbra pres- bre más actual, Melquíades. asamblea era obligatoria para contraproducente, ya que al
tar demasiada atención. Este cualquier ciudadano. De esta contacto con el sol iba oscure-
es el caso de los pigmentos, El rojo en todas partes. Los forma, para evitar la multa y la ciendo el rostro. Pero eso no
que sin embargo jugaban un usos de algo tan sencillo como vergüenza deberían desechar se sabía hasta
papel muy importante en mu- el pigmento ocre no se limita- la túnica que llevaban y, por queya era
chos aspectos de la existen- ban a la prosaica pintura de la entonces, tener que prescindir tarde.
cia cotidiana: desde la pintura casa, sino que llegaban incluso de toda una prenda de ropa ya
hasta el maquillaje. En Atenas, a la política. En Atenas, cuando era de por sí la multa más cara.
comerciantes como nuestro comenzaba la asamblea de- Otro pigmento que aparece en
ficticio Stelios se hicieron ricos mocrática de ciudadanos, los nuestra narración es la mixtura
comerciando con el ocre, que esclavos delimitaban el espa- blanca producida con va-
en su variedad roja era el colo- cio del ágora, la gran plaza pú- rios minerales que utiliza
rante más usado para pintar las blica, con unas cuerdas pinta- Eumelia, la esposa de Ste-
paredes de las casas. Recibía das de ocre rojo: los ciudada- lios. Entre los materiales
el nombre de miltos, y de ahí nos que merodeaban por allí que la formaban estaba
derivaba el nombre de Milcía- en lugar de dirigirse al lugar de el albayalde o carbonato
des, que significaba de cabello la asamblea corrían el riesgo de plomo. Muy popular
rojizo o rubicundo: así llamaba de mancharse al atravesar las en la época por la nece-

El ocre rojo más


las libaciones de rigor en honor de En la primera parte ellas con un caché muy alto) y poco apreciado y de
mayor calidad se
Dionisos , los invitados alternarían edificante. Pero , como esposa, su rol
el vino con la degustación de fru - del banquete se limitaba a cuidar de que todo en extraía en la isla
griega de COSo
tas y dulces. Era entonces también la casa funcionase a la perfección y
cuando empezaban a dar sus espec - se limitaban se cuidaba mucho de manifestar su
Los atenienses
poseían el mono-
táculos las mujeres alquiladas para • • opinión, ya que eso la hubiera en -
la ocasión: flautistas, intérpretes de a consumir manjares frentado directamente no sólo con
polio de su trans-
porte desde esta
lira y bailarinas que actuaban prácti- más consistentes su marido, sino con toda la clase so- isla a Atenas.
camente desnudas para deleite de los cial a la que pertenecía. Los SinlPO -
hombres, que sin embargo no sólo sios , como la pederastia, eran parte
tenían ojos para ellas , sino también por el simposiarca, que les propo- integral de la cultura ensalzada por
para los jóvenes presentes, con mu - nía todo tipo de juegos procaces. muchos de los más influyentes sabios
chos de los cuales mantenían una re - Eumelia, por las confidencias de los griegos. Pero en realidad, Eumelia
lación de protección conocida como sirvientes, sabía que a su marido y a no era la única que lo pensaba en
pederastia, que signiiicaba conver- sus colegas les gustaba practicar un Atenas: entre las clases populares el
tirse en sus tutores y mentores y , en divertimento importado de la isla de simposio era visto mayoritariamente
muchos casos, en sus amantes. Magna Grecia (Sicilia) y que llevaba como un signo de decadencia de los
El desenfreno durante la segunda por nombre cótabo. Estaba haciendo privilegiados y más de uno creía que
parte del banquete era incentivado furor en toda Atenas. Se trataba de debilitaba a quienes debían dirigir la
lanzar el vino restante de la copa ca - sociedad, llevándolos a la molicie.
i si vacía hacia un punto fijo pidiendo Stelios también oía de vez en cuan -
un deseo y , si se acertaba en el lanza - do esas voces críticas y se hacía eco
miento, se cumplía lo solicitado. Era de ellas durante las comidas en casa
la forma escogida por muchos para del día posterior a un simposio, quién
determinar con qué hetaira o joven- sabe si movido por cierta sensación

cito se emparejarían esa noche, apa - íntima de incomodidad. "Esos - decía
ra organizar muchas otras combina - de sus críticos con menosprecio - son
ciones que llevaban a acabar la noche los mismos que predican la superio-
en una auténtica orgía. ridad de esos brutos espartanos , que
no saben ni comer ni beber y viven
Segunda parte del banquete. El sólo para la guerra, a la que nos quie-
simposio era la culminación de la di - ren conducir constantemente". Y,
versión para los griegos acomodados con desaprobación, Stelios siempre
como Stelios y sus amigos mercade - acababa con la misma predicción,
res. Eumelia lo consideraba una di - que pronunciaba con la intensidad
versión desaforada, demasiado cara y la reiteración de un oráculo: "Con
(cada participante bebía unos cinco esa forma de vida tan tosca, Esparta
litros de vino, más todo el gasto en nunca tendrá la inteligencia suficien-
manjares y en hetairas , algunas de te para dominarnos" . •

MUY HISTORIA 37
,
,
,\

- -' "--'"0_
' '

,

• •

Un combate in-
tenso y de corta
duración. La lu-
cha hoplítica inició
la tradición occi-
dental de la batalla
en una jornada o •
unas pocas horas
(crátera corintia
de arte griego
arcaico, s. VI a.C.,
escena de batalla).

• •

• •
, •

• •

• ,


cía el encuentro brutal entre los dos
La formación de los soldados en falanges solidarias ejércitos ciudadanos, animados por el
grito de guerra griego: ¡Eleleu! La for -
traducía en cierto modo el ideal de la polis al arte militar taleza era fundamental en este duelo
de empuje, porque no se enfrentaban
.. Este tipo de armamento queda rar mayor posibilidad de movimiento al filo de una espada, sino a la aguda
representado en la iconografía en el protector en todas las direcciones. punta de hierro de una larga lanza
célebre Vaso Chigi: en él se aprecia el Sin embargo , el escudo cubría un solo que, impulsada por toda la fuerza de
enfrentamiento de dos unidades ho - flanco. La solidaridad entre hoplitas la falange rival , lo penetraba todo sal-
plíticas enemigas y se evoca la forma se reforzaba así, como se ha dicho, vo el mejor metal.
en que los soldados debían aguantar el pues cada uno defendía su flanco iz-
violento choque, resistiendo no sólo quierdo más el flanco derecho de su Mejor muerto que vencido. Ni que
la colisión con la muralla de escudos compañero adyacente. decir tiene que, poco después del pri-
del grupo opuesto de soldados, sino Para el enfrentamiento breve y fe - mer choque, la mortandad en la pri-
también las heridas infligidas por las roz de las falanges de combate se ele - mera línea era enonne. Cada soldado
lanzas que sobresalían de la otra wti- gía un lugar llano , donde los hoplitas elegía un blanco con su lanza, inten -
FECHAS dad. Al fin, uno de los dos bloques formaban en masas compactas. Tras el tando introducirla en alguna rendija
cedía a la presión y abandonaba su sacrificio inicial, la sphagia, en la que para causar el mayor daño posible:
27/agosto posición. Los hoplitas vencidos se se ofrecía una víctima propiciatoria era un momento de confusión y pre-
479 a.C. daban la vuelta y emprendían la fu
ga abandonando su escudo y sus ar-
para empezar la masacre, se produ sión entre las dos masas de hombres
Se produce la ba-
talla de Platea, el mas: los de las primeras líneas mo El orguUo de un hoplita. El nombre de estos soldados
último combate rían sin remedio, los demás huían de infantería pesada (1, recreación) provenía del hoplon
terrestre de la con deshonra y la batalla terminaba o escudo redondeado, pero cuidaban y mantenían con
Segunda Guerra cuando uno de los ejércitos hacía orgullo todo su equipamiento y armamento. Elementos
Médica , entre una retroceder al otro, en este juego de esenciales de éste eran el yelmo o casco de bronce de ti-
alianza de ciuda- equilibrios y presiones. En el lugar po corintio (2, siglo VI a.c.). con abertura en T para boca y
des-Estado grie- ojos, y la coraza, que contaba con espinilleras (3, s.IV a.C.).
en que la falange vencedora había
gas comandadas
hecho darse la vuelta al enentigo
por Esparta y el im-
se levantaba el tropaíon (de trope,
perio persa de Jer-
jes 1, con victoria vuelta) o trofeo , un pequeño mo
numento de la victoria erigido
o
de los primeros.
con armas de los vencidos. Cabe
recordar aquí también el carác-
6/julio
ter religioso del hecho bélico en
371 a.C. Grecia: el trofeo, o parte de él
Los espartanos (un diezmo en época clásica) ,
son vencidos por se consagraba a la divinidad ~I
los tebanos en la tutelar en acción de gracias. ~
batalla de Leuctra,
dentro de las dis-
El escudo, esencial. Las armas y
putas entre ambas
formación condicionaban la ma
c iudades-Estado
por el control de
nera de luchar, siempre de frente y
la región de Beo- plantando los pies para resistir los
c ia y, en genera l, empujes enemigos, en tilla táctica
por la hegemonía para ganar terreno; la clave del éxito
militar y política residía en la cohesión de los hoplitas
en Grecia . que formaban la falange. El escudo
circular y convexo (llamado hoplon
o aspis koilé) tenía unos 90 cm de
diámetro y estaba fabricado con una
estructura de madera cubierta de
bronce. En él residía el fundamento
de la falange hoplítica , pues estaba
dotado de doble empuñadura, para
el antebrazo y la mano, una correa
para el puño situada en el borde y
llan1ada antilabé y una hebilla de
bronce en el centro del escudo (por -
pax) a través de la cual pasaba el an
tebrazo. Estos accesorios permitían
sujetar los pesados escudos con un
solo brazo y reducir el cansancio
del soldado, además de procu

40 MUY HISTORIA
contendientes que suponía un ahogo pero si se organizaban en grupos te- LIBRO
tremendo, mientras caían los muer- nían posibilidades de éxito. Entrenamiento Salamina,
tos atravesados por las lanzas. Esto La huida, por supuesto, era inde- militar y atletismo Javier Negrete.
causaba brechas en la formación que seable en la moral guerrera hoplítica Espasa, 2008.
eran aprovechadas por el rival para el y estaba simbolizada por la pérdida n la Grecia clásica, la educación Premio Espartaco
othismos, el empujón con el escudo
para ensanchar la apertura y meterse
del escudo, que era dejado atrás en
la carrera, como el resto de las pesa -
E física recibía gran atención desde
la infancia y con especial énfasis en la
a la mejor novela
histórica 2009, re-
más en las líneas enemigas. Cuando das armas, para poder correr mejor. adolescencia. Hay que recordar la im- lata con nervio la
una de las falanges fInalmente se rom- El escudo, decorado con un episema portancia de los grandes juegos de- mayor batalla naval
de la Antigüedad.
pía se producía la pararrhexis o rotu- o emblema para infundir terror en el portivos, que ya aparecen en la llíada y
que enfrentó a
ra: la derrota era entonces inevitable y enemigo, era el más preciado (y cos - que, en época histórica, congregaron a griegos y persas.
provocaba el pánico y la huida de los toso) súnbolo del hoplita y represen- los griegos para competir por la exce-
perdedores. Los primeros fugitivos taba su honor; de ahí la máxinla que lencia física : la gimnástica, en lo básico,
estaban condenados, pues los hoplitas repetían las madres espartanas a sus no cambió mucho en el mundo griego
vencedores tenían fácil darles caza, hijos cuando estos partían al com- desde la época clásica hasta la tardía e
bate, que cita Plutarco en sus Apo- incluía carreras pedestres, salto de lon-
tegmas: "O con él o sobre él", refi- gitud,lucha,lanzamiento de disco y de
riéndose a que era preferible volver jabalina -es decir, las cinco pruebas del
muerto, con el cadáver sobre el escu - pentatlón-, además de boxeo y pancra-
do, que perderlo al huir. cio (un tipo de combate). El agón, cuya
IAVIFR NfCflfTr
traducción más aproximada sería "cer-
Cuestión de clases. Tanto en tamen". estimulaba a ser considerado
las ciudades democráticas, como el mejor. es decir, a conseguir el objeti- •
Atenas, como en las oligárqui- vo ideal de la aristeia (superioridad). VIDEO
cas, como Esparta, la condición bit.ly/trcZKyp
indispensable para participar Tres años de mili. La educación en En este enlace po-
en la gestión de los asuntos pú- Atenas llegaba hasta los 21 años demos ver el pod-
blicos era el paso por la milicia. cost sobre los hopli-
aproximadamente y se dividía en cua-
tas de Curiosidades
A su vez, las clases sociopolíti- tro etapas: paidian (niño pequeño) has-
del mundo antiguo.
cas tenían su reflejo en el ejército ta los 7 años, pais (niño) de los 7 a los del historiador
y en el servicio militar: si las altas 14. meirakion (muchacho) de 14 a 18 y y comunicador
desempeñaban sus funciones bé- ephebos (joven) de los 18 a los 21. Ala Ignacio Monzón.
licas como caballería y los ciudada- edad de 18 años. cuando el joven pa-
nos de clase media se armaban como saba a ser considerado efebo, recibía
hoplitas de la infantería pesada, los una formación militar que duraba tres
más desfavorecidos encontraban su años y le ejercitaba para servir a su ciu-
acomodo en la flota como marinería. dad como hoplita. Era una etapa muy
Así, por ejemplo, los atenienses más importante en su proceso formativo,
pobres servían a su polis combatien- por cuanto suponía un puente entre la
do como infantería ligera o enrolán- niñez y la edad adulta y sus deberes cí-
dose como remeros a bordo de los vicos. políticos y militares. Normalmen-
numerosos barcos de la flota. Con te la efebeia. esta suerte de servicio mi-
ello se lograba la integración militar, litar, se realizaba fuera de los límites de
Atletas ejercitán-
y por ende politica, del grupo social la ciudad. en la franja salvaje y fronteriza dose en el gimna-
tradicionalmente más desguarecido: de la eschatia (tierra de nadie) que se- sio, representados
el formado por los pequeños campe- paraba a las ciudades-Estado. Allí. so- en una estela halla-
sinos y, sobre todo, por los thetes o metidos a las inclemencias del tiempo da en la necrópolis
asalariados (los jornaleros y el prole- ya privaciones de todo tipo,los de Kerameikos.
tariado urbano) . jóvenes se ejercitaban físicamente. Atenas (510 a.c.).
El ejército ateniense estaba estre-
chamente vinculado a la sociedad,
con instituciones como la efebeia (ver
recuadro) , un servicio militar que los
jóvenes, vestidos con unas c1ánúdes ~

~ Preparados para el choque.


Otros elementos imprescindibles
eran el escudo circular y convexo,
decorado con un episema o emblema
(4), y el peto de la coraza (5, siglo IV
a.C.), que tenían que parar las agudas
puntas de hierro o bronce (6, siglo V
a.C.) de las lanzas enemigas, que lo
penetraban todo salvo el mejor metal.

MUY HISTORIA 41
Salamina: la gloria de la flota ateniense
l avance irresistible del ejército de de combate reducido, en un estrecho
E Jerjes en la segunda campaña persa golfo donde la ventaja numérica de los
LIBRO hacia el corazón de Grecia hacía presa- barcos de Jerjes no sería tan determi-
Anábasis, giar desastres sin solución, pues el gran nante. El tipo de nave de los griegos, la
Jenofonte. número de tropas congregado no podía tri rreme, permitía además una mejor ma-
Alianza, 2006. ser igualado fácilmente. Atenas estaba niobrabilidad en el estrecho mar en tor-
El inicio de la épo- ya al alcance de la avanzadilla persa y no a Sala mina, por lo que la eleccion del
ca de los mercena- no había un momento que perder. La es- lugar era inmejorable para las perspec-
rios (siglo IV a.C.) trategia cambió gracias a Temístocles, tivas griegas. Según refiere Herodoto,
queda reflejado en que había movilizado una gran flota para las pesadas embarcaciones persas em-
este clásico del plantar cara al segundo ataque aquemé- prendieron el ataque a los barcos grie-
historiador y militar
nida, siguiendo al oráculo de Delfos que gos en el golfo, justo en el lugar desea-
ateniense Jenofon-
te (431-354 a.C.). hablaba de "un muro de madera (teichos do: Jerjes creía que su derrota anterior
xylinon) para no ser destruidos y bende- en Eubea se había debido a su ausencia
ANÁBASIS cir a vuestros hijos." y no contaba con la pericia marinera de
l' "oro"n
los atenienses ni con el conocimiento
Una victoria estratégica. El abando- del terreno que tenían. La victoria ate- ~ negras características, debían cum-
no de la ciudad propuesto por Temís- niense partió de una estratagema: los plir durante tres años. Más allá, el ciu-
tocles fue una decisión durísima, pero griegos dieron a conocer que, por mie- dadano ateniense podía estar movili-
acertada. Los ciudadanos de Atenas do a la flota persa, compuesta también zado durante más de cuarenta aii.os,
evacuaron la polis: mujeres, ancianos y por jonios, fenicios y chipriotas, estaban preparado para ser llamado a filas en
niños fueron enviados a la isla de Sala- considerando retirarse, y los persas ca- cualquier momento, y debía mantener
----
, mina y se entregó la ciudad al saqueo
de los persas para luego intentar redu-
yeron en la trampa. Jerjes bloqueó los
estrechos que daban acceso al paso de
su armamento en perfecto estado: el
casco (kranos), la coraza (thorax), las
cirlos en otro elemento: el mar. El 29 de Sala mina, disponiendo sus barcos en grebas (knemides), el escudo (aspis),
septiembre de 480 a.C., según refiere la tres líneas y cerrando los dos canales la lanza (dory) y la espada (xiphos)
tradición, tuvo lugar la batalla naval en para que los griegos no pudieran salir. eran el orgullo del ciudadano medio.
el golfo Sarónico, frente al Pireo, puerto Pretendía, sin duda, una declaración de El ejército estaba bajo el mando
de Atenas, y la isla de Sala mina, que dio rendición por parte de la flota ateniense. supremo del arconte polemarca, que
nombre al combate decisivo de la gue- fue relegado de sus funciones pau -
rra. Unas trescientas trirremes griegas Ocho horas de combate. Los griegos latinamente por los estrategos. Las
En esta ilustración, bajo el mando del espartano Euribíades formaron sus barcos en línea de comba- diez tribus de la reforma de Clístenes
el rey Jerjes obser- y de Temístocles, de las cuales la inmen- te en el canal oriental y la mañana del 29 servían de subdivisión militar, y ca -
va el desarrollo de sa mayoría provenía de Atenas (con la las naves persas comenzaron la ofen- da una reclutaba y enviaba su propio
la batalla de Sala- ayuda de corintios, eginetas y megaren- siva global enviando un gran número regimiento (taxis) bajo el mando de
mina, en la que la ses), se enfrentaron a un mayor número de barcos al estrecho canal. La escasa un taxarca. Cada uno de estos regi-
ligereza de las tri- de galeras persas supervisadas por el maniobrabilidad de los navíos persas mientos estaba subdividido a su vez
rremes griegas ju-
propio Jerjes. Temístocles había logrado enseguida dio frutos para los griegos, en destacamentos o lochoicon su co-
gó un papel deci-
sivo en su victoria.
atraer a la gran armada persa a un lugar que pudieron tomar ventaja a la tarde, mandante a la cabeza (lochagos). Si
."T""""'''''''-;:-=:;:-': ~
--,
cuando comenzó a subir la marea dan- en la época clásica había unos 50.000
do impulso por occidente a sus barcos ciudadanos varones en la ciudad, po-
y desbaratando a los persas. El enfren- demos imaginar la capacidad de re -
tamiento naval duró unas ocho horas y clutamiento de Atenas frente a otras
acabó con más de la mitad del potencial ciudades de dimensiones más redu-
- -,. -. ¡-
.~
marítimo persa. En cambio, parece que
sólo fueron hundidos cuarenta barcos
cidas. Por supuesto, los ejércitos de
hoplitas tenían el apoyo de otras uni-
• '1 " '-"
griegos. La derrota persa fue en todo ca- dades ligeras auxiliares de caballería,
so estrepitosa: los aqueménidas se re- de arqueros y de honderos.
tiraron tumultuosamente. Con este gol-
pe, la fuerza expedicionaria persa había Una gran potencia naval. En cuan -
perdido su indispensable base logística, to a la flota de Atenas, su importan-
por lo que se vio obligada a replegar- cia estaba relacionada con el propio
se hacia sus cuarteles continentales de sistema político ateniense, pues la
aprovisionamiento. Cuando en el verano marinería era políticamente muy
siguiente (479 a.C.) los hoplitas griegos relevante. La navegación había des-
vencieron en la llanura de Platea, bajo el empeñado un papel relativamente
liderazgo de Esparta, al ejército persa, menor como medio militar hasta la
mandado por Mardonio, y con la victo- batalla de Salamina (ver recuadro), y
ria naval de Mícale, la amenaza inmedia- tanto la caballería como la infantería
ta sobre Grecia quedó abortada. habían sido los instrumentos tradi-
cionales de conquista y combate, pe-

42 MUY HISTORIA
les). Se sabe poco de su organización
en la época arcaica: al parecer, se cla-
sifIcaba en las tribus tradicionales de
Esparta, Pamphyloi, Hylleis y Dyma-
nes. Posteriormente, en la época clá-
sica, las fuentes subdividen al ejército
en seis regimientos, llamados momi,
mandados por sus respectivos pole-
marcas. El escalafón continuaba en los
lochoi o batallones, de 144 hombres,
subdivididos a su vez en el pentekos -
tys, de 72 hombres , y en la unidad
núnirna, la enomotia, de 36 hombres.
Túnicas de color rojo y la lambda (un-
décima letra del alfabeto griego) como
divisa distinguían a las fieras tropas
de infantería pesada de esta ciudad. El
problema del ejército espartano, como
en general el de la sociedad de Esparta,
ro hay que recordar que Atenas logró A partir del siglo IV fue la escasez de hombres: los ciuda-
convertirse en la mayor potencia de danos de pleno derecho eran muy po-
su época, tras las Guerras Médicas, a.C., los ciudadanos cos y nunca constituyeron un núcleo
gracias al mantenimiento de una flo - de más de 5.000 hoplitas, que fueron
ta que le permitió sostener un impe- soldados fueron los que lucharon en la batalla de Pla-
rio impresionante sobre sus aliados tea en 479 a.c. La derrota espartana en
y colonias (muchos de los cuales tu- siendo sustituidos Leuctra ante los tebanos, en 371 a.c.,
vieron que contribuir a sufragar sus • quizá se debiera, entre otros factores,
elevados costes). En las reflexiones
por mercenarios a los sólo 2.000 homoioiconvocados.
de Tucídides sobre el uso militar de
los recursos del mar, podemos ver quienes recayeron principalmente Del hoplita al mercenario. En el en-
que la clave estuvo en disponer en to - los costes del más formidable dispo- frentamiento de Atenas y Esparta en la
do momento de una armada presta a sitivo bélico de Atenas y, con ello, de Guerra del Peloponeso, la implicación
emprender expediciones de conquis - la civilización griega. de prácticamente todas las ciudades-
ta, castigo o intimidación, pero que Estado griegas en un conflicto global y
también se podía dedicar al comer- Mítica fiereza espartana. Por su par- la larga duración de éste (tillOS treinta
cio. El mantenimiento de esta estruc- te, en Esparta la sociedad y el ejército ai1os) , aparte de agotar los recursos
tura militar, y de sus embarcaciones hoplítico eran una unidad ya desde la económicos de los contendientes , in-
y tripulaciones , requería unos fondos educación militar y ciudadana (ago - trodujeron un cambio fundamental
muy notables que empezaron por gé). El ejército estaba comandado por en la historia militar de la civilización
aportar los propios atenienses, sobre uno de los dos reyes, que salía en cam- griega. La necesidad de reclutamiento
todo sus ciudadanos más destacados , pai1a bajo el control de los éforos, que obligó a las ciudades a involucrar en
pero que pronto serían , asumidos por vigilaban sus decisiones , y compuesto la guerra a contingentes de soldados
los aliados de la Liga Atico - Délica, en por los homoioi (los ciudadanos igua - profesionales , mercenarios que ya no
luchaban con motivaciones patrióti-
cas o ciudadanas por su Estado, sino a
cambio de una contraprestación eco -
La táctica de la falange. nómica en forma de soldada. La gran
Como vemos en esta re- revolución militar a partir de enton-
fre;aci()n la falange griega ces sería el paulatino predominio de la
era una formación
figura del mercenario en los ejércitos, VíDEO
cerrada
en la que
que hasta ese momento había sido mi- biUy/lwWj9V2
los soldados noritaria: de ellos sería el futuro. Documental del Ca-
de infantería u Tras la derrota de Atenas en la Guerra nal Historia Últimos
hoplitas se inte- del Peloponeso, la hegemonía esparta- espartanos (de la
graban en filas na duró poco tienlpo, pues pronto se serie De Egipto a
regulares y orde- la arrebatarían los tebanos de Epami- Roma), en el que se
nadas en profundi- nondas, en cuyo haber se encuentra la da cuenta de la ba-
dad,lo que permitía irmovación de la llamada falange obli- talla de las Termópi-
sustituir velozmente a los las (480 a.C.).
cua. La última evolución de la falange
caídos en el choque
mientras que los soldados
sería la reforma macedonia, tras la -
de la retaguardia seguían
hegemonía tebana, que convertiría al
presionando. ejército de este reino septentrional en
el poder más extraordinario de su épo-
ca. Pero eso ya es otra historia . •
-

MUY HISTORIA 43

,
ADOLFO DOMINGUEZ MONEDERO
"Mientras nuestra democracia es repre-
sentativa, la que propuso Pericles era real"
Historiador especialista en la Grecia arcaica, nos detalla el camino político que siguió Atenas
hasta llegar a una democracia, la del hóbil político Pericles, donde se le otorga un papel principal
a los ciudadanos. Los atenienses eran los que votaban, no su representante.
Por Fernando Cohnen, periodista. Fotos: Nines Mínguez

Entre los siglos IX y VII a.c., Atenas fue so - democracia a Atenas. La diferencia entre un Acrópolis, las zonas de costa y otros terrenos
metiendo poco a poco a las poblaciones del modelo aristocrático y uno oligárquico es que del interior donde los intereses de la pobla-
Ática. En aquella época, ¿qué posición ocu- el primero radica en la sangre. Sólo puedes ción eran diversos. Como diríamos ahora, las
paba entre las otras ciudades-Estado que tener un cargo público si formas parte de un tensiones territoriales no estaban resueltas.
prasperaban en el mundo helénico? grupo de familias nobles. Salón propuso que Lo que hizo Clístenes fue resolverlas.
En el siglo VII a.C., Atenas no ocupaba una para acceder a esos cargos lo fundamental PERFIL
posición muy relevante dentro del mundo era la riqueza, independientemente de que Antes de que Clistenes hiciera aquella refor- PROFESIONAL
griego, aunque cien años antes sí habia si- el candidato tuviera sangre aristocrática o no. ma, ¿los habitantes de la ciudad eran los Este historiador
do una ciudad muy pujante. Fue en el siglo únicos que se sentían atenieses? español. doctora-
VIII a.C. cuando se produjo ese proceso de ¿Cuál fue el papel de los tiranos? Los habitantes de la ciudad y de la llanura do en Historia
absorción de las poblaciones circundantes. Fueron unos grandes innovadores. Es fértil que la rodeaba eran los que controlaban Antigua y cate-
Hay que pensar que Atenas tenía un territo- cierto que para nosotros la palabra "tirano" la situación y lasque participaban de una for- drático en la
UAM, ha centra-
rio de unos 2.500 km ' , más grande que el de tiene connotaciones negativas, ya que esta- ma más activa en el gobierno de la ciudad.
do sus investiga-
otras ciudades-Estado griegas, y que la si- mos hablando de un gobierno autoritario e Los demás cumplían sus obligaciones con ciones en la Gre-
tuación económica, social y artística era muy ilegítimo. Pero en la Grecia de los siglos VII Y la polis (fiscales o militares). pero estaban . .
cla arcaica y,
brillante en aquella época. La arqueología nos VI a.C., los tiranos supusieron un cambio en prácticamente fuera de juego en los asuntos sobre todo. en las
muestra una producción cerámica maravillo- la forma de gobierno. Frente a la aristocra- importantes. Para evitar esa situación. Clís- colonizaciones
sa. Pero años después, ya en el siglo VII a.C., cia inmovilista, ellos ofrecieron al pueblo un tenes creó diez tribus. en cada una de las griegas en el Me-
da la sensación de que la aristocracia, que era mayor protagonismo político. También pro- cuales se integraban gentes de las distintas diterráneo occi-
básicamente agrícola, se cerró al exterior, lo metieron la abolición de deudas o el reparto partes del Ática, y logró que representa ntes dental. Adolfo
que le quitó protagonismo frente a otras ciu- de tierras. Estos nuevos representantes po- de cada una de ellas pudieran ser elegidos en Domínguez Mo-
dades del mundo griego, como Corinto o Es- líticos tenían grandes conexiones interna- cargos públicos. Desde entonces, el ejército nedero también
se ha dedicado al
parta, que eran mucho más poderosas cada cionales e invirtieron grandes capitales en se compuso de gentes que provenían del in-
estudio de los
una a su manera. Mientras el resto del mundo obras públicas o en santuarios, yeso creó terior, de la costa o de la propia ciudad. Todos
problemas de la
griego dedicó parte de sus esfuerzos a crear una gran riqueza . Obligaban a los ricos a luchaban codo con codo frente al enemigo. lo geografía antigua
colonias en otras partes del Mediterráneo, aportar dinero para obras públicas. Aquel que proporcionó una identidad muy fuerte a y al conocimiento
Atenas no lo hizo. afán constructor fue en beneficio del pueblo, los habitantes de las diez tribus. Todos com- de las poblacio-
que comenzó a obtener salarios y dejó de prendieron que si luchaban y elegían juntos a nes prerromanas
¿Cuándo cambiaron las cosas en Atenas? tener deudas, lo que frenó la posibilidad de sus magistrados eran participes de una mis- de la península
La entrada en escena del legislador Salón que cayera en la esclavitud. En ese sentido. ma polis. Ibérica. Dirige el
(638 a.C.-558 a.c.) fue importante porque los tiranos fueron unos grandes movilizado- Grupo de Investi-
introdujo las condiciones necesarias para res sociales. En la Atenas del siglo VI a.C., el ¿Los atenienses siempre fueron fuertes en el gación "Hélade:
Grecia . socieda-
que ciento y pico años después llegara la gran ejemplo de tirano fue Pisístrato. mar? ¿Fue su flota la punta de lanza de su
des, territorios y
progresivo desarrollo? estructuras políti-
Clístenes gobernó Atenas casi un siglo antes En realidad, en la época de Salón yen la de cas en la Antigüe-
que Pericles, ¿podría decirse que fue un pre- Clistenes, Atenas no tenia una flota de guerra. dad" de la UAM.
cursor de la democracia? Entonces sólo contaba con un puñado de También está al
Fue uno de los precursores de la democra- barcos de guerra y algunos navíos de trans- cargo de un equi-
cia. pero no era un demócrata. En los años porte y pesca. La flota se creó dos años y me- po de investiga-
508-507 a.c., Clístenes añadió otro elemen- dio antes de que se produjera la batalla naval ción centrado en
to que Salón no había previsto en sus refor- de Salamina (480 a.C.). en la que los atenien- la topografía his-
mas. Como he apuntado antes, Atenas po- ses derrotaron a los persas. Fue Temístocles tórica de la Grecia
Central. Es miem-
seía un gran territorio compuesto por la gran el que convenció a la Asamblea de que cons-
bro del Instituto
llanura de tierras agrícolas alrededor de la truyera una gran flota de trirremes con parte
Arqueológico
de la plata que se extraía de una nueva veta Alemán y Acadé-
Columna corintia del templo de Zeus. hallada en la mina de Laurión. Temístocles mico de la Real
El tirano Pisístrato ordenó la construcción sabía que los persas iban a volver a atacar tras Academia de la
de este templo en la Atenas predemocrática. su derrota en Maratón, en el490 a.c. Pero los
obra de Herodoto. Esquilo estuvo luchando
en esa batalla y también lo hizo en Maratón,
donde murió un hermano suyo. La victoria
de Salamina se debió al talento de Temísto-
cles y a los espías, que a través de los jonios
convencieron a los persas de que la Hota
griega se iba a retirar y que para evitarlo
debían atacar de inmed iato, lo que les con-
dujo finalmente a la trampa del estrecho de
Salamina. No hay que perder de vista que
la Hota persa se componía, sobre todo, de
naves fenicias y de las naves de los jonios,
que también eran griegos pero que en esta
ocasión luchaban del lado persa.

¿El rey persa Jerjes presenció la derrota de


su flota?
El rey persa, acompañado de Artemisa, la
tirana de Halicarnaso, pudo ver el desastre
desde el llamado trono de Jerjes, en el mon-
te Egáleo, desde donde se dom ina perfec-
tamente el estrecho.

¿Cómo se explica la meteórica carrera política


de Peric/es?
Pericles era de una familia aristócrata,
pero no estaba de acuerdo con la política
que llevaba a cabo Cimón, que era el hijo
de Milcíades, el vencedor de Maratón, y
representante de las familias nobles con-
servadoras de Atenas. Cimón defend ió el
gobierno de los propietarios, mientras que
la postura de Pericles y la de su predecesor
Efialtes, que fue asesinado al poco de llegar
al poder, era que todos los ciudadanos, in-
dependientemente de su nive l económico,
tenían derecho a participar en la política. La
idea de Pericles era transferir la soberanía a
la Asamblea de Atenas para que la opinión
de la mayoría marcase la ley. Mientras nues-
tra democracia es representativa, la que
propuso Pericles era real. El ciudadano era
el que votaba , no su representante.

La investigación ¿CUál fue el secreto de Peric/es para hacerse tan


atenienses no lo creyeron y él utilizó un ardid ción. Además, la victoria aten iense en Sala- sobre la Historia populary permanecer tanto tiempo en el poder?
para convencerlos, afirmando que los egine- mina no sólo se debió a que la ciudad tenía Antigua no cesa. Su popularidad estaba acreditada, a pesar
tas, los habitantes de Egina, la isla que estaba nuevas naves de guerra. Temístocles tendió En la actualidad, de que Pencles no tenía ningún cargo político.
frente a Atenas, eran una seria amenaza . Y una trampa a la Hota persa, que era muy supe- Adolfo Domínguez Como general obtuvo importantes victorias
para derrotar a los isleños, que estaban muy rior a la griega. Salamina se encuentra frente al mantiene abiertas militares y promovió la democracia radical
diferentes líneas de
cerca, sí hubo dinero. Gracias al astuto Temís- Ática y está separada por un estrecho tan pe- en Atenas , dando un papel principal a los
trabajo, entre otras,
tocles, Atenas tuvo dispuesta una gran Hota queño, que el actual ferry tarda cinco minutos ciudadanos, tuv ieran propiedades o no. Los
la historia del Epiro
naval cuando los persas volvieron a atacar. en cruzarlo. Temístocles consiguió que la Hota antiguo o los pro- que no tenían tierras pero eran ciudadanos
enemiga se metiera en ese estrecho, donde cesos de construc- con derecho a voto, la mayoría, no tenían
Parece increíble que en ton sólo dos años y no pudo maniobrar. Como dijo Esquilo, que ción de identida- nada que perder, salvo la vida en periodo de
medio los atenienses pudieran formar a las participó en la batalla, "fue como cazar atunes des y políticas en la guerra. Por el contra rio, las familias con me-
tripulaciones de su nueva flota de guerra. en una almadraba". Grecia Antigua. dios económicos, las que se encuadraban
El trirreme es un arma de guerra muy sofis- en la facción conservadora y eran minoría,
ticada que requiere mucho esfuerzo y mucha ¿La famoso tragedia de Esquilo Los persas es sí tenían algo que perder, por lo que se en-
disciplina pero que da un excelente resultado. una fuente histórica fiable? frentaron al régimen de Pericles.
Si en unos meses entrenas a los tripulantes, Aunque sea una tragedia, es una fuente Era un mago político que logró juntar a los
consigues que el barco maniobre a la perfec- histórica fundamental. Mucho mejor que la menos radicales de cada extremo ideológico

MUY HISTORIA 45
I

ADOLFO DOMINGUEZ MONEDERO

que tomar medidas como el bloqueo comercial con grandes hemorragias y otros efectos que
del puerto de Mégara,lo que desembocó en la recuerdan los que ahora leemos en los perió-
Guerra del Peloponeso. No obstante, hay que dicos cuando hablan de la epidemia de ébola
tener en cuenta lo que escribió Tucídides: "Eso que ha brotado en África occidental. Para los
son los pretextos, pero la causa más verdadera, habitantes de Atenas debía resultar muy hu-
aunque es la que menos se dice, es que al au- millante tener que defenderse tras sus muros
mentar su poder los atenienses inspiraron mie- y encima sufrir los estragos de una serie de
do a los espartanos y les obligaron a luchar". terribles epidemias que diezmó a la población.

¿Cuál fue la estrategia de Pericles?


Mientras Esparta se apoyaba en su fuerza 2.500 Tras lo desaparición del Gran Estratego, ¿qué
rumbo tomó lo político en Atenas?
militar en tierra, Atenas planteó una guerra kilómetros Cuando murió Pericles, el poder cayó en
en la que se defendía desde el interior del cuadrados manos de los más radicales, encabezados por
sistema compuesto por el muro de Temís- era la cifra aproxi- Cleón, un político brutal que consideró que
tocles, que rodeaba la ciudad y que se unía mada de la exten- había que llegar al control absoluto del pueblo.
al puerto del Pireo med iante los Muros Lar- sión de terreno que
ocupaba la capital
gos. Las ofensivas las real izó su flota, que Resulta paradójico que, tras perder lo guerra,
del Ática en el siglo
golpeaba a las ciudades de la liga esparta- Atenas tardara poco tiempo en recuperarse y
VIII a.c., territorio
na. Los atenienses nunca quisieron luchar muy superior al de que Esparta, lo vencedora, tuviera que enfren-
en campo abierto contra los espartanos. otras ciudades-Es- tarse años después a algunos de sus aliados.
tado griegas de la Tiene lógica, porque si con anterioridad

¿ y cómo aguantaban el asedio los atenienses? epoca. Atenas era la que provocaba cierto temor
Había terrenos en el perímetro interior deli- por su gran auge, tras la guerra fue Espar-
mitado por esos muros, en donde se podían ta la ciudad que pasó a ser la hegemónica
Las colonias en el Mediterráneo. Do- llevar a cabo tareas agrícolas. Además, desde en Grecia. Esparta prometió a sus al iados
mínguez ha realizado estudios sobre la co- el puerto sus barcos podían salir y entrar libre- que los iba a liberar de los atenienses, pero
lonización en los mundos griego y fenicio. mente y abastecer a la ciudad. cuando acabó la guerra ella misma se con-
virtió en una potenc ia imperial, aunque su
para llevar a cabo un tipo de política aceptable ¿Fue la superpoblación que vivió Atenas lo que poder ni duró tanto ni estaba más articula-
para todos. El estadista ateniense se sometía provocó los graves epidemias que arrasaron do que el de Atenas . •
anualmente al veredicto popular, porque se lo ciudad?
presentaba como general a las elecciones y Sin duda. No sabemos qué enfermedad pu- Obras completas ...
siempre, salvo un pequeño periodo al final de do ser la causante de la serie de epidemias que
su vida, fue elegido para el cargo. Era el único sufrió Atenas, pero hay autores que tras analizar la largo de su carre- quien también escribió Es-
empleo público en Atenas que no se elegía por
sorteo. Ese era el verdadero poder de Pericles.
los síntomas que padecieron los atenienses
hablan de ébola. Otros piensan que la causa
A ra profesional, Adol-
fo Domínguez Monedero
parta y Atenas en el siglo V.
Ha colaborado en diversas
hay que buscarla en las fiebres tifoideas. En ha publicado numerosos obras colectivas, como His-
¿Fueron los ambiciones imperiales de Ate- cualquier caso, el hacinamiento y los desper- artículos en revistas espe- toria del mundo clásico o
nas los que provocaron el estallido de lo dicios en la ciudad contribuyeron a la aparición cializadas y libros. Entre través de sus textos, publi-
Guerra del Peloponeso? de epidemias. Tras sufrir la primera de ellas, los otros, Colonización griega cada por Alianza Editorial,
Yo no estoy tan seguro. Atenas no quería la atenieses se enfadaron tanto con Pericles que y mundo funerario indígena y ha sido editor y coeditor
guerra, lo que ocurre es que no cejaba en su lo destituyeron como general, aunque pronto en el Mediterráneo Occiden- de varios libros, entre ellos
política imperialista. Esparta debía tener cierto fue restituido en el cargo. Pero otra causa del tal, La colonización griega Los Edades del Hombre. Los
resquemor ante el auge económico y político malestar ciudadano fue la decisión del estadis- en Sicilio, Las griegos en la etapas de la vida entre grie-
de Atenas. Pero yo creo que a Esparta tampoco ta ateniense de refugiarse tras las murallas, lo península Ibérico gos y romanos. Es autor de
le interesaba la guerra. El problema lo planteó que les parecía una acción de cobardes. A los o el Atlas histórico una biogra-
ALEJA NDRO
Corinto, que comenzó a provocar a Atenas has- atenienses les molestaba tener que defenderse del mundo griego MAGNO fía de Salón
ta lograr que Esparta entrara de forma abierta tras los muros mientras los espartanos campa- antiguo, escrito by'" Moc..io.... t do""" de Atenas y
en un conflicto bélico que pivotaba en torno al ban a sus anchas quemando sus campos y sus en colaboración A4oIIo J Don.I,'IIu. , también ha
",,"-o
dominio naval. Y en aquel momento, a Esparta olivos y profanando sus santuarios. con José Pascual publicado
no le interesaba ese dominio, todo lo contrario González, con otro estudio
que a Corinto, que poseía una gran flota. El propio Pericles murió por la peste. biográfico
Fue su final. Es posible que el propio Tucí- titulado Ale-
¿Podría decirse que hubo un periodo previo dides también sufriera la enfermedad, por- jandroMag-
de guerra de bajo intensidad? que la explica con muchos detalles en su no. Rey de
Se sucedieron varios conflictos de baja in- obra Historio de lo Guerra del Peloponeso. Macedonio
tensidad que provocaron que Atenas tuviera Los síntomas que describe son tremendos, y Asia.

"La flota ateniense se creó sólo dos Damínguez ha publicado en inglés


dentro de la obra colectiva Greek
años y medio antes de la decisiva Pottery from the lberian Peninsula.

batalla de Salamina"
46 MUY HISTORIA
DOSSIER

En el siglo Va.c., el Gran Estratega trazó una idea de ciudad-Estado que


Atenas representó de forma ejemplar. Impulsó una época de apogeo cultural
y creó un ejército eficaz para que la defendiera de persas y espartanos.
Por F.m:mdo CotmQl1. perlodlsta

s U ...L RIO
JNTA PERO NO REVUELTAS EL FARO QUE ILUMI LETRAS Y LANZAS BATAllA PERDIDA
AlenaslntemÓSoOleref dll- O ENTE la hegemonl culrural co- Los af os de contienda '1
dades- F.stAdo cercanas. Al fulílJ Se e reó la Ug de Delos, merda1 credó en la e pltaldd pasaron ( rur . El apo 'O pe
se lID eroD para luchar contra com nd d por Aren • a El mundo anistlco griego los lacedemonios contri ó
e lenemilJ)COOlÚD, Persl . ta Ug del Pelopoo o, (oanó su eplcentroen Atenas. a la victor espanana.
PÁG. 8 llder d por Esparta . P. G. O PÁG.
P G. 54
DOSSIER

Flota griega en
la batalla de Sa-
lamina. El ejérci-
to ateniense lu-
chó en aguas del
mar Egeo, bajo las
órdenes de Euri-
bíades y Temísto-
eles, contra la flo-
ta persa dirigida
por Jerjes 1.

Atenas intentó someter a las poblaciones más pequeñas, se crearon otras


ciudades-Estado y entre ellas pugnaron por su hegemonía en la Hélade, pero,
cuando emergió Persia como enemigo común, la alianza entre las capitales
griegas se hizo fuerte y permanecieron juntas en la lucha contra el invasor.

48 MUY HISTORIA
~

1 PARTE: GUERRAS MEDICAS


tiempo y, cuando lo hicieron , nunca
englobaron a la totalidad de las ciu -
dades griegas. En el rula 650 a.e. no
había ningún indicio que sugiriese la
brillantez, el desarrollo y la riqueza que
iba a disfrutar Atenas rulos después.
En sus orígenes, Atenas fue una
monarquía que evolucionó poco a
poco hacia un régimen aristocrático
controlado por un puñado de fami -
lias nobles. El primer paso hacia una
sociedad más igualitaria lo dio Dra- FECHAS
cón en el año 621 a.C., cuando impu- a.C.
so un código legal escrito. A pesar de
la dureza de algunos de sus artículos 510
(de ahí la procedencia del adjeti- Hipias, primogéni-
ca del tirano Pisís-
vo draconiano), fue una legislación
trato, pierde el po-
muy importante porque era accesi- der sobre Atenas
ble a la mayor parte de la población. tras ser derrotado
por el ejército
Camino hacia la democracia. "La espartano del rey
escritura en Grecia no fue un arte Cleómenes. Su
propio de iniciados. Hoy sabemos que caída significa el
la mayor parte de la población de Ate- fin del gobierno
nas sabía leer y escribir. La democra- tirano en Atenas.
cia y la escritura fueron de la mano" , a.C.
recuerda Bernardo Souvirón, profe-
sor de Lengua y Cultura Clásica y au- 594
tor del libro Hijos de Homero. La apa- Se alza la figura
rición de las leyes escritas hizo que la del gran legislador
ciudad instaurara el Estado legal, algo Salón dentro del
similar a 10 que hoy día denominamos círculo político ate-
niense, en el que
Estado de derecho. De esta forma, se
fomentará nuevas
inició un nuevo camino: la política reformas hacia un
pasó a ser la columna vertebral de las modelo de gobier-
preocupaciones sociales de los ciuda- no más igualitario.
danos, quienes, con el paso del tiem-
po, tomaron por completo las riendas a.C.
de su destino político.
El salto hacia adelante se produjo
621
Aparece el primer
en 594 a.C., cuando surgió la figura código legal, escri-
del gran legislador Salón, cuyas re - to por Dracón. Para
formas propiciaron una nueva forma los atenienses, que
de gobierno. A partir de entonces , los su legislación se
~ cargos públicos dejaron de ser lill coto encontrase recogi-
privado para las clases privilegiadas. da en papel supu-
a orografía montañosa de aunque si eran propicias para las vi- Sin duda, sus leyes dieron lugar a so que las leyes
Grecia hizo que los primeros des y los olivos. Los atenienses tuvie- un Estado que fue en algunos aspectos fueran más accesi-
bles a una mayoría
poblados permanecieran ais- ron que importar los cereales que ne - precursor de la democracia que ven-
de la población.
lados entre sí, lo que tiempo cesitaban con las ganancias que obte- dría tiempo después.
después facilitó la aparición de una nían con la exportación de su magní- Salón hizo posible que los miem-
serie de ciudades -Estado (polis) a lo fico aceite, verdadero oro líquido que bros de la oligarquía y el pueblo lla -
largo y ancho del territorio. Todas contribuyó al desarrollo socioeconó- no conformaran el nuevo grupo de
compartían lengua y muchos ele - mico de la ciudad. Se calcula que cada ciudadanos , que eran los que podían
mentos culturales, pero defendieron ateniense adulto consumía unos 55 intervenir en política en función ,
de
su independencia con uñas y dien- litros de aceite al año: 30 para su hi- su capacidad económica. Esta se
tes. Tras una etapa oscura en la que giene personal, 20 como alimento, 3 calculaba con elmedimno, una uni-
apenas se pueden rastrear datos his- para el alunlbrado del hogar y 2 para dad que equivalía a unos cincuenta
tóricos fiables, los registros arqueo - usos rituales y terapéuticos. kilos de cereal de trigo. Aquellos
lógicos desvelan que Atenas inició el Esparta, Tebas o Quíos eran otras ciudadanos que tenían la capaci -
sometimiento de las poblaciones más polis que competían entre sí por dad de producir más de quinientos
pequeñas entre los siglos IX y VIll
, a. C. controlar los destinos de la Hélade. medimnos al año tenían acceso a
Las tierras de la región del Atica no Ninguna de ellas logró crear con- cualquier magistratura y, en caso de
eran las mejores para cultivar trigo, federaciones que duraran mucho guerra, debían aportar los fondos ~

MUY HISTORiA 49
DOSSIER
~ necesarios para equipar tilla nave
armada. ...1 ; ,
Los que generaban trescientos me -
dimnos teman un estatus similar,
pero en caso de guerra su aportación
era de un caballo con sus pertrechos.
Los ciudadanos que no teman tierras y
trabajaban para otros estaban exentos
de pagar impuestos , pero no podían
ejercer cargos públicos, aunque teman
-
derecho a votar leyes. Su contribución
al esfuerzo bélico se linútaba a su par-
ticipación en el ejército como tropa
'l------ •

ligera o como remeros en las naves de


guerra (trirremes). Pese a todo, las re-
formas de Solón no frenaron el auge de
tiranos que no siempre gobernaron
la polis con mano de hierro. Trirremes, naves de guerra. El ejército naval griego necesitaba un gran número de re-
meros para navegar con estas embarcaciones. Los ciudadanos sin posesiones eran los
Casta tirana en el poder. que realizaban la labor de remo, y así aportaban su esfuerzo a las contiendas bélicas.
Uno de ellos, Pisístrato , nun-
ca descuidó al pueblo llano y de guerra , aunque no podía decla - pequeñas ciudades, los atenienses
~ conservó la mayor parte de rarla ni negociar la paz. Desde aquel se apoderaron de un territorio muy
las leyes existentes. Este tira - momento, los ciudadanos que desea- rico en Eubea, donde establecieron
no era un déspota del ejército ban tocar algo de poder podían obte - una colonia que ejercía una vigilan-
ateniense que se había hecho nerlo mediante su esfuerzo personal. cia férrea en la zona. Clístenes y sus
muy popular como jefe militar Pero la mayor reforma de Clíste- reformas convencieron a los atenien-
en la guerra que emprendió Ate - nes residió en los amplios poderes ses de su nuevo papel en la región.
nas contra Megara. Pisístrato se que concedió a la Asamblea, que pa- Desde aquel momento , decidieron
mantuvo al frente de la ciudad hasta só a ser el organismo que decidía las progresar por ellos mismos , dejando
su muerte en 527 a.C. Su familia con- cuestiones importantes de la ciudad. atrás las alianzas con Esparta o Tebas,
servó el poder hasta el año 510 a. C., Clístenes también redujo el poder del cuyos beneficios siempre fueron exi-
cuando su primogénito , Hipias , fue Tribunal del Areópago, situado en un guos para Atenas.
desbancado por un ejército esparta - monte al oeste de la Acrópolis de Ate - En la época de Clístenes, la pobla-
no al mando del rey Cleómenes. En nas, aunque permitió que siguiera in- ción ateniense rondaba las 300.000
Atenas , la caída de Hipias abrió las terviniendo en asuntos públicos e im- personas, de las cuales sólo un 15%
puertas del poder a Clístenes, miem- partiendo justicia en casos criminales. tenía la categoría de ciudadano y con
bro de la prestigiosa e influyente fa - Tras deshacerse de los tiranos, Ate - ella la capacidad de actuar en políti-
milia de los Alcmeónidas. Sus refor- nas inició su expansión territorial a ca. La actividad econÓllÚca y cultu -
mas condujeron a la polis hacia un expensas de sus vecinos. Entre otras ral atrajo a los mejores artesanos , a
régimen democrático.
Los habitantes del Ática estaban di - ~
vididos en cuatro tribus , cada una de
ellas con sus propias reglas. Los prin-
cipales propietarios de tierras com-
petían en poder y prestigio, lo que
derivaba en continuos enfrentamien-
tos locales y diferencias regionales.
Para evitar esos conflictos, Clístenes
creó diez nuevas tribus con elemen-
tos mezclados de las cuatro anterio -
res. Con aquella medida, el político
ateniense diluyó las viejas fronteras y
facilitó la unidad nacional en el Ática.
Clístenes reformó el antiguo Con -
sejo de Atenas creado por Solón e
incrementó el número de sus miem-
bros, que pasó de 400 a 500. Era la
autoridad adnúnistrativa del Estado,
Grecia como objetivo de conquista.
ya que poseía ciertos poderes judi- Clístenes (arriba) contribuyó con sus re-
ciales y administraba las fmanzas de formas a convertir Atenas en una ciudad
la ciudad. El Consejo también tema más pujante, tanto que al rey persa Daría I
competencias en obras públicas y en (en la imagen de la derecha) le resultaría
las labores de intendencia en época una polis muy atractiva para su invasión.

SO MUY HISTORIA
~

1 PARTE: GUERRAS MEDICAS


destacados filósofos y artistas, así co -
mo a los comerciantes más avispados Solón, el precursor de la democracia
del mundo griego. Aunque todavía no
era la Atenas de Pericles, la ciudad se
hizo más cosmopolita y comenzó a
despegar como potencia económica y
E l gran legislador Salón, el que
cambió la forma de gobierno
de Atenas, provenía de una fami-
so e ntre los más ricos de Atenas
(el 10% de la población, que de-
tentaba el poder político) y el res-
los extranjeros adquiriesen la ciu-
dadanía ateniense, la esclavitud
por deudas, el poder del padre
comercial. lia aristocrática. Debió nacer en to de los atenienses. para vender a esposa e hijos y
En el siglo VI a.e., bajo el mando torno al638 a.C. y murió en 558 la dote matrimonial. Salón aca-
de Ciro el Grande, los persas se apo - a.e. Era de cuna noble, pero se Igualdad para todos. Sus impor- bó con los abusos de la noble-
deraron de Asia Menor, capturando ganaba la vida como pequeño tantes reformas legislativas des- za, haciendo más igualitaria a la
las ciudades griegas que se encontra - comerciante debido a la ruina de vanecieron la división ancestral sociedad ateniense, y facilitó la
ban en la región. En el año 539 a.e. su familia. Sus hábitos modestos que existía entre la clase domi- participación de los ciudadanos
se adueñaron de Babilonia y, tiempo lo convirtieron en un mediador nante y el pueblo llano. Asimismo, en política según los bienes que
después, comandados por el rey Da - perfecto para alcanzar el consen- suprimió la imposibilidad de que poseyeran.
ría 1, impusieron su tutela sobre las
ciudades griegas situadas en la zona
de influencia del mar Negro, como
Bizancio, que controlaba el Bósforo y
daba entrada a las regiones remotas
ubicadas en aquel mar. Poco a poco,
la poderosa maquinaria de guerra
persa se fue acercando a los territo -
rios de Esparta y Atenas.

Persia entra en Grecia. La cre -


ciente presión del ejército persa
enfureció a las ciudades griegas de
Jonia, que en 498 a.C. se rebelaron,
provocando el estallido de la prime - Salón defiende sus propuestas legislativas ante las objeciones que muestran los nobles atenienses.
ra Guerra Médica. En 494 a.C., los
persas acabaron con la flota jónica
en Lade y se apoderaron de las islas general ateniense Mi1cíades salió al entre sí y no pudieron presentar ba -
Cíc1adas. Llegado ese momento, Ate - encuentro de los invasores y se situó talla de forma ordenada.
nas y Esparta volvieron a aliarse para cerca de Maratón. Si hacemos caso a lo que narró
derrotar al enemigo común. Cuatro Herodoto, la batalla fue un descala -
años después, los persas desembar- La contienda se endurece en Ma- bro para las tropas del rey Daría 1.
caron, en la costa este de la península ratón. En la ciudad pugnaban varias Según escribe el historiador griego,
del Atica, con el objetivo de atraer al facciones. Una de ellas era partidaria murieron unos 6.500 persas y me-
ejército griego a un campo de batalla del imperio persa, otra odiaba a los nos de 200 atenienses. Milcíades sa-
lejos de Atenas. Su plan funcionó. El persas y otra apoyaba a Hipias, el hi - bía que tenia que transmitir con ra- VíDEO
jo del tirano Pisístrato que había sido pidez la noticia de la victoria sobre bit.ly/lAIEOXR
desalojado del poder en 510 a.C. Esta los persas a Atenas, para disuadir a Primera parte del
documental de Ca-
última facción, compuesta por fami- los partidarios de Hipias de abrir la
nal Historia titulado
lias aristocráticas y por gran número ciudad al enemigo. Estrategias de
de ciudadanos de clase humilde, unió guerra, la batalla
sus fuerzas para que la tira lúa volviera Atenas se alza con la victoria. Los de Maratón, en el
a dirigir los pasos de Atenas. El brazo cronistas griegos contaron que el que se siguen los
ejecutor de aquella conspiración era general ateniense envió a la ciudad pasos del ejército
el poderoso ejército persa, ansioso a un hoplita llamado Filípides para griego para alcan-
por conquistar nuevas tierras. hacer llegar la buena noticia. Este zar el triunfo.
El plan estratégico de sus oficiales corrió tanto que, después de notifI-
era que parte de los atenienses que car la gran victoria de Atenas sobre
apoyaban a Hipias abriesen las puer- Persia, murió completamente desfa -
tas de Atenas a un fuerte contingente llecido. Otra versión de aquel hecho
de sus tropas que llegaría a la ciudad anrma que, antes de abandonar su
en barco, cogiendo desprevenidos a ciudad, los atenienses habían en-
los pocos hoplitas leales que la de- viado a Esparta a su mejor corredor
fendían. Pero en Maratón el grueso con una petición de ayuda. Filípides
del ejército ateniense atacó con ce - cubrió una distancia aproximada de
leridad a los persas, desbaratando su 225 kilómetros en menos de dos días.
plan de tomar por sorpresa Atenas. Los espartanos decidieron ofrecer
El fulminante golpe de los atenien- su ayuda, pero demoraron tanto su
ses, dirigidos por Mi1cíades, rompió partida que cuando llegaron a la ba -
las líneas persas, que se atropellaron talla ya había concluido. ~

MUY HISTORIA 51
DOSSIER
~ Sucediese de una manera u otra ,
lo cierto es que la victoria sobre los
persas desbarató el complot de Hi-
pias y encunlbró a Milcíades a la
categoría de héroe nacional. En su
relato de la batalla, Herodoto cuenta
WEB que el rey Darío juró venganza por su
biUy/lwK3ZSv derrota frente a los atenienses. Pero
En este enlace se no pudo cumplir su promesa, ya que
recoge un intere- murió cuatro años después. Fue su
sante artículo que hijo Jerjes, que le sucedió en el trono,
nos detalla como el que pocos años después trató de
se desarrollaron los vengar la derrota que sufrió el impe- ~
enfrentamientos rio persa en Maratón. ~
bélicos entre grie- Ciro 11 el Grande, rey aqueménida de Persia. El monarca fundador del
gos y persas, co- Celebración del triunfo. Era la pri- imperio persa aparece representado en esta pintura en el momento de su entrada
nocidos como las triunfal en Babilonia, territorio que conquistó en el año 539 a.C.
mera vez que un ejército griego ven-
Guerras Médicas.
cía a los persas y Atenas lo celebró
Intro
ensalzando a los hoplitas que habían el primer estratega ateniense que vio sible gracias a los trirremes , barcos
sobrevivido a la lucha y homenajean- el futuro de su ciudad en el mar. rápidos y de t res hileras de remeros ,
do a los que habían caído en ella. Los Temístocles, que pertenecía a la cuyo manejo era relativamente fácil.
.- que murieron combatiendo fueron in- nueva generación de políticos que Tenían unos 36 metros de longitud
cinerados y sus cenizas enterradas en prosperó en los primeros años de la por 5 metros de manga y una altura
un túmulo en el lugar donde se pro- democracia ateniense, era un po- sobre el agua de unos 2 ,15 metros ,
dujo la batalla. "El montículo, cono- pulista que gozaba del apoyo de las siendo su calado de aproximada-
cido como Soros , permanece hoy día clases inferiores. Su gran rival fue mente 1 metro. El trirreme no tenía
en el mismo lugar y permite ubicar el Arístides, un joven político que per- quilla , sino un fondo ancho.
terreno donde hace tantos siglos cho- tenecía a una de las familias nobles y
caronlos dos ejércitos ", escribe Philip poderosas de la ciudad. En el año 483 Creación de una flota naval. Los
Milcíades, de Souza, uno de los grandes expertos a.c. , los atenienses encontraron una 170 remeros de los trirremes se repar-
heroe ate- en Historia militar del mundo antiguo. nueva veta de plata en la rica mina de tían en tres niveles: el superior con
niense en- Pese a su gran papel en Maratón, Laurión (Ática) y Temístocles con- 62, el mediano con 54 y el inferior con
cumbrado Milcíades, padre de Cimón, cayó en venció a la Asamblea de que se em- otros 54. Con esos barcos y otros más
por su triun- desgracia al ser acusado de traidor por pleara esa riqueza en la construcción primitivos, los griegos transportaron
fo en la ba- algunas de las familias más influyentes de barcos de guerra para formar una gran variedad de productos , sobre
talla deMa- flota de 200 trirremes. todo cereales, hierro, oro , plata , vino
de Atenas. Le impusieron una multa y
ratón, fue
murió un año después de lograr la vic- Aquella decisión política resultó y aceite. La cerámica constituía una
acusado de
toria frente a los persas. Por aquel en- crucial tres años después , cuando parte importante de los cargamentos,
traición por
nobles fa- tonces, un político ambicioso que los persas volvieron a invadir el Áti- lo que incluía las valiosas piezas ma-
milias de la provenía del pueblo llano, llamado ca. El proceso de expansión de los nufacturadas en el Ática.
ciudad. Temístocles , alcanzó el poder. Fue griegos por el Mediterráneo fue po- El abastecimiento de cereales era
una preocupación para el mundo
griego, de ahí su interés por las regio-
nes del mar Negro , Egipto , el sur de
Italia y Sicilia. Pero la impresionante
flota de trirremes también fue funda -
N ació en el año 550 a.C. en
el seno de una familía aris-
tocrática, y en su juventud ya
vasores en la batalla de Maratón,
lo que encumbró a Milcíades a
la categoría de héroe nacional.
mental para llevar a cabo los planes
de expansión imperial que Temísto -
destacó como militar. Durante el eles tenía en la cabeza y que Pe rieles
reinado de los tiranos Hipias e Inicio prometedor. Un año pondría en marcha años después.
Hiparco fue enviado a controlar después encabezó una flota Una de las reformas de Clístenes
Tracia para vigilar los estrechos para castigar a la isla de Paros, fue el ostracismo , un ardid político
que comunican el mar Egeo que había ayudado al rey persa, que permitía exiliar durante diez
y el mar Negro. Tras veinte pero fracasó. Sus enemigos lo años a una persona que hubiera
años de ejercer el gobierno en acusaron de haberse vendido caído en desgracia o que resultara
aquella región, Milcíades asis- al enemigo y fue condenado molesta a las familias políticas más
tió a la imparable ascensión a prisión, donde murió poco influyentes de la ciudad. La pro -
del imperio de Darío 1. después. En 470 a.C., su hijo puesta de condenar al ostracismo
En 495 a.C., cuando los persas Cimón fue elegido líder de las se votaba en la Asamblea , aunque
invadieron Grecia, regresó a Ate- familias nobles conservadoras. no era válida si no se recolectaban
nas, donde consiguió el cargo Fue en aquellos años cuando tres mil votos. "De este modo los
de estratega. Bajo su mando,los el joven Pericles se inició en la políticos atenienses se deshacían
atenienses vencieron a los in- vida política de Atenas. de sus adversarios disponiendo al
pueblo en contra de ellos ", recuer-

S2 MUY HISTORIA
~

1 PARTE: GUERRAS MEDICAS


con Temístocles, que fue condenado
al ostracismo en el año 470 a.C. El
Consejo de la polis confIó el mando
del ejército a Arístides y Jantipo. Las FECHAS
familias nobles conservadoras eligie- a.C.
ron como líder a Cimón, hijo de Mil-
cíades. En aquellos años, mientras se 470
potenciaba la flota ateniense, el joven Temístocles es
Pericles comenzó a dar sus primeros condenado al os-
pasos en la agitada política de Atenas. tracismo tras ser
desbancado por
Cimón. que es ele-
Conflicto Atenas vs. Esparta. Te-
ª semístoeles
~
logró escapar del Ática y
dirigió a Persia, donde Artajerjes
gido líder por las
familias más aristo-
cráticas de Atenas.
Soros, túmulo de cenizas. En este le concedió el importante cargo de
montículo se hallan incinerados los hopli- gobernador de Magnesia. Entretan - a.C.
tas muertos durante la batalla de Maratón,
contienda que los atenienses Temístocles
to, llegó la primavera y el ejército
persa se volvió a poner en marcha
480
y Arístides (imagen de la derecha) El rey persa Jerjes
para atacar a Atenas. Los espartanos decide avanzar ha-
vivieron en primera línea de combate.
desperdiciaron la ocasión de frenar cia el Peloponeso.
al enemigo, lo que obligó a los ate - Ante tal amenaza,
da el historiador C. M. Bowra en su nienses a retirarse una vez más de Atenas organiza su
libro La Atenas de Pericles. El os - su ciudad para refugiarse con su flo - defensa y el enfren-
tracismo se empleó contra Mega - ta en las islas limítrofes. tamiento concluye
eles, jefe de la poderosa familia de Los atenienses criticaron la inacti- con la victoria ate-
los Alcmeónidas , contra Arístides, vidad de Esparta, que propició la des- niense en la batalla
de Salamina.
el gran rival de Temístoeles, y con - trucción de lo poco que quedaba en pie
tra el padre de Perieles , Jantipo, que de su ciudad. Aquel desencuentro y
años antes había medrado para aca - las diferencias sociales y poüticas que
bar con la carrera política de Milcía - existían entre atenienses y espartanos
des , el héroe de Maratón. causarían años después una serie de
violentos enfrentamientos armados,s
Triunfo ateniense en Salamina. que pasarían a la Historia bajo el nom-
En el año 480 a.C., Jerjes 1, hijo del ~ bre de la Guerra del Peloponeso . •
fallecido Daría , decidió dar un es - ~~ L_ _ ~~~L---1 ~
carmiento a los griegos. La amenaza
persa hizo que la Asamblea atenien- sur hasta llegar a Atenas , que estaba
se perdonase a Megacles , Arístides y prácticamente abandonada. Mientras
Jantipo para que regresaran a Atenas los pocos ancianos y cuidadores de
y contribuyeran a organizar su de - los templos que quedaban en la Acró
fensa. El ejército persa avanzó por polis eran asesinados y los templos
Macedonia , atravesó Tesalia y fue incendiados, la flota ateniense y gran
frenado durante tres días en las Ter- parte de la población se concentraron
mópilas por un exiguo ejército griego en Salamina, donde se encontraban
en el que destacó el grupo de tres - Jantipo y su joven hijo Pericles. Tal
cientos espartanos encabezados por y como contaron el historiador He •
Leónidas. Jerjes envió dos unidades rodoto y el dramaturgo Esquilo, la / •
(alrededor de 20.000 hombres) con batalla naval de Salamina (480 a.c.)
la orden de capturar a los griegos. concluyó con la victoria de los ate
Pero este fuerte contingente fra - nienses, que lucharon con bravura
casó y sufrió numerosas bajas. El rey bajo el mando de Temístocles.
persa mandó entonces a su división Jerjes abandonó Europa y su flota
de élite, los Inmortales , bajo el man- se retiró a las bases de Jonia, pero la
do de Hidarnes, que tampoco pudo amenaza que pendía sobre Atenas no
doblegar la resistencia espartana. se había disipado del todo. El gene
Finalmente, los Inmortales encon- ral persa Mardonio, a la cabeza de un Temístocles.
traron un camino para sorprender gran contingente de hombres, per- General ático
a los espartanos por la retaguardia. maneció en Grecia con la intención apoyado por el
pueblo llano
El cuerpo principal del ejército grie - de reanudar la campaña en la siguien -
y rival de Arísti-
go se retiró y Leónidas condujo a los te primavera. Entretanto, dos de las des. otro joven
últimos resistentes hasta que fueron principales familias ricas de Atenas, político de la
abatidos en la batalla fInal. la de Milcíades, representada por su recién nacida
Ya sin mayor resistencia en tie - hijo Cinlón, y la de los Alcmeóni democracia
rra, el ejército persa avanzó hacia el das, unieron sus fuerzas para acabar ateniense.
DOSSIER
GRECIA DIVIDIDA ANTE EL ESPLENDOR ATENIENSE

El mundo griego se repartió en dos bandos, uno liderado por Esparta -la
Liga del Peloponeso- y el otro -la Liga de Delos- encabezado por Atenas,
ciudad que no dejaba de crecer, para envidia de los lacedemonios.

n el centro de la fértil tierra oligárquico, totalmente opuesto al llevaban una vida austera. Desde la
de Lacedemonia, también régimen democrático que imperaba infancia, los mayores daban palizas
llamada Laconia, se encon- en Atenas. Por debajo de las clases a los niños como parte de su entre-
Porche de las traba la ciudad de Esparta. dirigentes espartanas se encontra- nanúento y, más tarde, los ciudada -
Cariátides en el A la cabeza del gobierno espartano ban los ilotas (esclavos), siervos lo- nos eran incitados a usar la violencia
Erecteión. Tem-
figuraban dos reyes hereditarios que cales, y los mesenios , descendientes contra los ilotas. Esparta podía reunir
plo situado en el
lado norte de la dirigían el ejército en tiempo de gue- de un pueblo preespartano que eran un pequeño ejército de unos 6.000
Acrópolis, cuya tri- rra, pero en momentos de paz el po- tratados como simples ilotas. hombres, cuyo entrenamiento núli-
buna indicaba la der lo asumían dos familias terrate- Los espartanos libres eran edu- tar los hacía temibles en el campo de
tumba del mítico nientes, lo que favorecía un régimen cados y entrenados para la guerra y batalla. Esa rudeza que caracterizaba
rey Cécrope.
II PARTE: EL AUGE DE ATENAS
~ bién se sublevó. Sus autoridades go -
Pmeo de los Uones
en DeJos. Conjunto
bernaban una sociedad que se había 6.000
enriquecido con los yacimientos de soldados
escult6rico dedicado componían el pe-
a Apolo, situado en la oro que poseían en el continente. Los
habitantes de Tasas debieron pensar queño ejército que
isla de las Cicladas podía reun ir Espar-
elegida como centro que con su riqueza podían actuar en ta, pero su ed uca-
administrativo de solitario, sobre todo tras la sonada ció n basada en una
operaciones de la derrota del ejército persa, pero el dura disciplina los
Liga de Delos. desplante a su poderoso socio les salió convertía en imba-
muy caro. La flota tasia fue derrotada tibles al pisar el
por la ateniense en Curión y, tras un campo de batalla .
largo tiempo sitiada, la ciudad se rin-
dió. Los hoplitas atenienses demo-
lieron sus murallas y capturaron los
barcos que no habían sido hundidos
para transportarlos a Atenas.
Pese a los continuos desencuen-
tros con Esparta , el ateniense Cimón
hizo todo lo posible para mantener
buenas relaciones con ella. En el año
464 a. c., un terrible terremoto des -
truyó gran parte de Lacedemonia,
momento dramático que aprovecha-
ron los ilotas mesenios para suble-
varse contra las autoridades.

el espíritu espartano era despreciada Sin embargo, la primera interven- Atenas y Esparta, frente a frente.
por la mayoría de los atenienses. ción de la liga no fue contra Persia, Los espartanos reclamaron la ayuda
En el año 477 a.C. se creó la Liga sino contra el espartano Pausanias, de Atenas y Cimón no dudó en enviar
de Delos, que encabezó el ateniense que colaboraba con el imperio de 4.000 hoplitas para acabar con los
ArísOdes para mantener la ofensi- Jerjes desde Bizancio. Cimón lo per- rebeldes. A pesar de ser especialistas
va contra Persia. Pero esta liga sólo siguió y lo derrotó en la costa sur de en asedios , los atenienses tuvieron
representaba a la mitad del mundo Asia Menor , lo que puso a las ciu - muchas dificultades para tomar la
griego. La otra mitad, que era dirigi- dades de la región bajo la esfera de ciudad de Mesania.
da por Esparta , la componían una se - influencia de Atenas. Poco después, La lentitud del avance atenien-
rie de polis que se aliaron en torno a la isla de Naxos, en las Cícladas, se se hizo creer a Esparta que Atenas
la Liga del Peloponeso. Esparta asis - separó de la Liga de Oelos arguyen- estaba favoreciendo a los subleva-
tía con preocupación a la imparable do que una vez derrotada Persia la dos, por lo que proclamó que ya no
ascensión de Atenas, una ciudad a la alianza ya no tenía sentido, por lo necesitaba ayuda militar de ningún
que había intentado manejar en los que dejaron de pagar el tributo. tipo. Aquel desaire molestó mucho
primeros años de la democracia. Una La estabilidad de la Liga de Oelos a los atenienses y puso en un grave
vez fueron rechazados los persas , los era fundamental para que los ate - aprieto al filoespartano Cimón, que
espartanos vieron a los atenienses nienses pudieran controlar el Egeo. había actuado con cierta ingenuidad
como sus enemigos más temibles. Una deserción podía llamar a otras al prestar ayuda a una ciudad
muchas. Por esa razón , Atenas reac - que se mostraba tan crítica
La unión hace la fuerza. El centro cionó con severidad contra Naxos, con el gobierno democrá
administrativo de la liga ateniense enviando un ejército que redujo por tico de Atenas.
se ubicó en la isla de Oelos, cuna del la fuerza de las armas la rebelión en Aquel incidente fue
dios Apolo y lugar de reunión de los la isla. Aquel terrible castigo hizo el inicio de una tensión
griegos jónicos. Sus miembros de - que los atenienses perdieran popula - politica que no cesaría
bían proporcionar barcos o dinero a ridad entre sus aliados. Pero, si que - de aumentar. Durante
la flota de la alianza , compuesta en ría mantener la cohesión en la liga, aquellos años , anlbos
su mayor parte por trirremes ate - Atenas no tenía otra alterna Ova que bandos fueron esta
nienses. Las ciudades - Estado que mostrar su fuerza militar para aler- bleciendo ciertas unio
no podían ofrecer barcos para re - tar a navegantes y evitar futuras des - nes para reforzar sus
forzar la flota aportaban dinero pa - afecciones. posiciones estratégicas.
ra sufragar los gastos militares de la En 465 a.C., la isla de Tasas, que En 461 a.C., el general
liga. Arístides controlaba los hilos contribuía con barcos a la liga, tam- Cimón fue acusado"
de aquella alianza desde Atenas, la
ciudad -Estado más poderosa y la que
contribuía con mayor número de na -
ves al servicio de la guerra contra el
enemigo común, el Imperio persa
creado por Jerjes I.
DOSSIER
~ por Pericles de actuar contra los ~
intereses de la ciudad. Los atenienses,
que no perdonaron el apoyo que brin-
dó Cimón a los espartanos, lo conde-
naron al ostracismo. Atenas pasó a
considerar a Esparta como la personi-
ficación del mal y el principal enenu-
go de la ciudad. Ya nada podría evitar
el enfrentamiento armado entre las
dos polis predominantes en Grecia.
Los atenienses eran los que más se
habían beneficiado del triunfo griego
frente a los persas, lo que provocó el
recelo de los espartanos, que no es -
taban dispuestos a perder el papel
hegemónico que pretendían jugar
ante las diversas ciudades-Estado de
la Hélade.

Efialtes, nuevo líder de Atenas. El


creciente poderío de la Liga de De -
los evidenciaba la preponderancia
de los atenienses en gran parte del
mundo griego. Mientras Esparta es -
peraba el momento de desenvainar
la espada contra su principal con -
trincante, Atenas nombró a Efialtes
como nuevo líder de la ciudad. Férrea educación espartana. Durante la
Efialtes encabezaba la facción de - Efialtes privó al Areópago de su poder infancia se hacía hincapié en la disciplina. En
mocrática y pertenecía a una familia legislativo y judicial, reduciendo sus la imagen se muestra a un borracho como
prestigiosa, aunque no especialmen- funciones a las de un simple tribunal mal ejemplo para los niños lacedemonios.
te rica en propiedades. Se opuso a encargado de los casos de honlicidio.
conceder ayuda a Esparta cuando También ordenó que el Estado pa - ven Pericles, le enfrentó a las fanlilias
ésta la solicitó tras la sublevación gase a los ciudadanos para que tu - más poderosas de la ciudad. En 461
de los ilotas mesenios en 463 a. e. y vieran un papel más destacado en la a.e. fue asesinado por un sicario que
presionó con fuerza para que las fa - administración de justicia. Aquella nunca pudo ser identificado. Es pro -
nlilias más ricas de Atenas dejaran de medida facilitaba que todos ellos, bable que los poderosos de Atenas
tener tanta influencia en el gobierno incluidos los que no tuvieran tierras, fueran los inductores de la muerte
de la polis. En un intento de frenar a pudieran ocuparse de esa tarea. Su violenta de Efialtes. Sabían el gran
los privilegiados, afán refornlista, al que se sumó el jo- apoyo ciudadano de que disfrutaba y
también eran conscientes de que ja-
~ más se reunirían los votos necesarios
~
para condenarlo al ostracismo.

Escaramuzas en terreno espartano.


Siete años después del magnicidio de
Efialtes , se produjo el primer conflic -
to entre Atenas y Esparta. La chispa
que encendió la mecha fue la decisión
de Atenas de atacar localidades que
los espartanos consideraban dentro
de su órbita de influencia. El prinler
gran encontronazo se produjo en la
isla de Cecrifalea, al oeste de Egina,
donde la flota ateniense derrotó a la
del Peloponeso. Egina era un viejo
aliado de Esparta y se encontraba a
la vista de Atenas. Aquella molesta
presencia hizo que los estrategas ate-
nienses la atacaran, obligando a sus
autoridades a pagar tributo.
Se abre el telón. Como en otras artes, la Atenas de Pericles vivió tam- En aquellos años, los atenienses sa-
bién el gran apogeo del teatro griego. A la izquierda, talla de una máscara lieron vencedores en todas las bata -
con la que el actor representaba a un personaje en las tragedias griegas . llas que libraron, lo que aninló a sus

II PARTE: EL AUGE DE ATENAS
lideres a dirigir sus ojos hacia Egipto
para desalojar a la flota persa del del- Hipócrates y la medicina
ta del Nilo, pero fracasaron estrepi-
tosamente. Más tarde, Atenas volvió acida en la isla de Hipócrates pensaba que
a tropezar en una serie de enfrenta - N Cos (archipiélago nuestro cuerpo estaba re-
mientos armados con ciudades alia - Dodecaneso) en 460 gido por cuatro humores
das de Esparta, lo que desveló que los a.C., Hipócrates fue el pri- (sangre. bilis negra, bilis
ejércitos atenienses eran inferiores mer médico que rechazó amarilla y fiema). consti-
combatiendo en tierra que en el mar, la infiuencia de los dioses tuidos por los elementos
donde su flota brillaba frente a la pe - y de los mitos en las en- de la naturaleza (aire, tie-
loponesia. Tras una larga sucesión de fermedades. Creía que el rra, agua y fuego), y que
escaramuzas, ambos contendientes origen de los males que su equilibrio era vital para
se dieron un respiro y decidieron afectan a la salud humana mantener la salud.
fIrmar un tratado en el año 445 a.C. había que buscarlo en la Las enfermedades eran
Durante gran parte de la Guerra del dieta y en los factores am- el indicio de un desequili- Hipócrates, padre de la medicina occidental, eludió las
Peloponeso, Pericles desempeñó un bientales,lo que alejaba brio en los humores y los connotaciones sobrenaturales de las enfermedades.
papel tan influyente como general a la medici na de los ele- tratamientos para com ba-
que los ciudadanos comenzaron a mentos mágicos y sobre- tirias debían basarse en la recuperar la armonía hu- lebre juramento que lleva
llamarle el Gran Estratega. Naci - naturales y la incluía en dieta yen los purgantes, moral. En los textos hipo- su nombre, que data de
do hacia 490 a.e., pertenecía a una la esfera de la naturaleza. dos remedios capaces de cráticos se recoge el cé- finales del siglo Va.C.
familia noble que organizó su edu-
cación en torno a los nuevos movi-
mientos filosóficos que imperaban
en Atenas.
Atenas pasó a beraban de las tareas más pesadas,
les permitía cierto ocio", recuerda el
considerar a Esparta historiador C.M. Bowra.
Pericles entra en juego. En la pri- Aunque imperfecto, Pericles puso
mavera de 472 a.C., el joven Pericles como la personifi- en marcha un régimen democrático
financió y presentó la pieza teatral en el que todos los ciudadanos libres FECHAS
Los persas, de Esquilo. La elección cación del mal y su participaban en la gobernanza de la
de esta obra podría significar que el ciudad, lo que no fue óbice para que
a.C.
joven politico apoyaba a Temísto - principal enemigo algunos de sus enemigos más seña - 445
cles, cuyo partido lo había enviado lados le definieran como un tirano Esparta y Atenas
al ostracismo, frente a su oponente ricles. Aumentó los fondos financie - y un populista, que exigía grandes deciden llevar a ca-
Cimón. La financiación de una obra ros para que todos los ciudadanos tributos a las polis aliadas y que uti- bo la firma de un
teatral era la forma en que un joven pudieran actuar en diferentes cargos lizaba al pueblo ateniense para sus tratado para asegu-
aristócrata se daba a conocer como públicos, lo que fortaleció el régimen propios fines. rarse ambas ciuda-
ciudadano comprometido con el igualitario de que disfrutaba Atenas. En algún aspecto, sus detractores des el mantener la
paz por un tiempo.
bienestar y el auge cultural de Ate - Fue un hábil político que logró reu - no dejaban de tener razón. Por ejem-
nas. También era un trampolín para nir a los menos radicales de cada ex - plo, la decisión de Pericles de trasla - a.C.
iniciarse en la carrera política.
Ningún griego de su época tuvo
tremo ideológico para llevar a cabo
una política aceptable para la mayo-
dar el oro de la isla de Delos a Atenas,
con el argumento de que aquélla es -
461
Pericles acusa a Ci-
tanto poder en sus manos como Pe - ría. Logró que todos los ciudadanos , taba muy expuesta a posibles ataques món de deslealtad
independien temen te de los persas, disgustó a muchos de a la ciudad de Ate-
~ de su poder económi- sus aliados. nas. El motivo de la
co, accedieran a cargos acusación se cen-
públicos. Críticas de los atenienses. El en- tra en su exacerba-
Propició una demo - fado fue en aumento cuando vieron da espartanofilia.
cracia real, aunque no que gran parte del oro de la liga se y es condenado al
representativa como utilizaba para embellecer la ciudad ostracismo.
la que conocemos hoy y construir nuevos templos, como el a.C.
día: su democracia se Partenón.
basaba en la esclavi- Pero el oro nunca fue al bolsillo de 461
tud. "La mayoría de
• Se produce el
Pericles. El era un patriota de vida
magnicidio de
los ciudadanos libres sencilla que, por encima de todo, in-
Efialtes, líder ate-
tenía que trabajar para cluso de su ascendente aristocrático, niense asesinado a
vivir, pero el empleo amaba la libertad y la igualdad de manos de un sica-
de esclavos, que los li - oportunidades. También amaba a su rio que nunca pu-
ciudad, razón por la que decidió do - do ser identificado.
tarla de los más vistosos monunlen-
La "roca sagrada" a vista
tos. Pericles no tenía nada en común
de pájaro. La emblemática
colina rocosa de Atenas, con con tiranos como Pisístrato o Hipias.
Pericles al mando de la polis, Su gran logro fue convencer a los
hospedó un gran conjunto atenienses de que debían esforzarse
arquitectónico y artístico. y emplear todas sus capacidades ~

MUY HISTORIA 57
DOSSIER
E Al amparo de su nuevo templo , los
I!! atenienses siguieron filosofando en
el ágora y asistiendo al teatro, don -
de admiraron las obras de Sófocles y
otros autores clásicos.
La suntuosidad y tamaño del Par-
tenón proclamaban la gloria de Ate -
nas a los barcos que navegaban por el
golfo de Sarónica. Pericles concedía
gran importancia a los cultos religio -
sos. Su espíritu científico no impedía
que respetara la influencia que tenían
los dioses en el pueblo llano. Com-
prendió que Atenas necesitaba a sus
deidades. A través de ellas se exal -
taba el patriotismo de los ciudada -
nos y se los elevaba hacia una esfera
más noble. La importancia de la diosa
Atenea y su relación con otros mora-
dores del Olimpo constituyeron una
parte importante de la estrategia que
siguió Perides para atraerse el voto
de los ciudadanos.

Ciudad orgullosa. En el siglo V


a.c. , la Acrópolis se convirtió en el
zócalo en donde estaban ubicados
los templos de los dioses. La ciudad
exhibía orgullosa la primera muralla
Vestigios de la que construyó en el siglo VI el tira -
gran ágora ate- ~ para que Atenas llegara a ser la ciu- Virgen y lo erigieron, como el ante- no Pisístrato y que posteriormente
niense. Durante dad más importante de la Hélade, lo rior , en homenaje a la diosa Atenea. se amplió para conectar Atenas con
la invasión persa que logró en pocos a110S con la ayuda Pericles quería que el templo se mos - su puerto de El Pireo. Gracias a estas
de 480-479 a.C. en de la formidable flota de la polis, con trase a otros pueblos como el sím- defensas, Atenas podía ser aprovisio-
Atenas, el ágora la que pudo expandir su comercio y bolo del poder de Atenas en aquella nada por barco incluso en tiempo de
sufrió la misma controlar férreamente la Liga de De- región del Mediterráneo. guerra. La Acrópolis se encontraba
suerte que la Acró-
polis: ambas fue- los. Cientos de trirremes fueron la Los arquitectos Ictinio y Calícrates al sur, a causa de la importancia que
ron destruidas y punta de lanza del imperio ateniense. lo construyeron con mármol, piedra, adquirieron el barrio Cerámico y su
saqueadas. En el siglo V a.C., los arquitectos y bronce, madera , oro y mar1il. Sus ágora, con multitud de tiendas y ta -
artistas que florecieron alrededor de paredes, pintadas de un intenso rojo lleres donde los comerciantes y arte -
Pericles construyeron un magnífico caldero, verde y azul celeste, ofre- sanos hacían negocios.
templo cerca del lugar que ocupa- cían un fascinante espectáculo cro- Las calles de Atenas , excepto el
ba el paupérrimo santuario que los mático. Las bellas esculturas que lo Dromos y los Trípodes, eran estre -
persas habían quemado hasta los ci- adornaban, incluida la de Atenea , que chas , tortuosas y bordeadas de ca -
mientos hacía más de treinta a11os. medía más de doce metros, salieron sas. Las escasas lluvias complicaban
Lo llamaron el Partenón o Casa de la de los talleres del gran artista Fidias. la vida a los ciudadanos, que debían
El mundo de
Atenas, Luciano
Canfora. ,
~

Anagrama, 2014. Homero, el educador de Grecia perfección la obra de Homero. <

Este ensayo detalla Años después, algunos cro-


lgunos cronistas griegos contenían algu nos aspectos nistas aseguraban que Alejan-
el camino político
recorrido por
Atenas en plena
A lo hicieron contempo-
ráneo de la guerra de Troya.
fundamentales para la educa-
ción de los niños griegos, sin
dro Magno se sabía la llíada
de memoria. Platón, que era
época dorada. Otros lo situaban en el siglo distinción de regimenes polí- contrario al uso de Homero en
VIII o, incluso, en el VII a.C. ticos o de regiones. las escuelas, reconocía que
Hoy día, muchas personas era el gran educador de Gre-
creen que Homero no existió Ideal de gloria. En la Atenas cia. Sus poemas transmitían
nunca. Sea de una forma u de Pericles, los hombres de el ideal de gloria, que dirigía al
otra. desde el siglo VI a.C. sus mayor edad asistían a los es- hombre hacia la inmortalidad
poemas escritos (la llíada y la pectáculos callejeros de los y daba sentido a todo.
Odisea) fueron los libros es- rapsodas, que recitaban de
colares por excelencia en la memoria la llíada y la Odisea. Circe. diosa griega, pretende
antigua Grecia. Sus páginas El mismo Pericles conocía a la hechizar a Odisea, en el espejo.

58 MUY HISTORIA
II PARTE: EL AUGE DE ATENAS
buscar recursos hídricos en fuen -
tes y cisternas. Las aguas residuales
Al amparo de su nuevo templo, los atenien-
desaguaban en las canalizaciones de ses siguieron filosofando en el ágora yasis-
las calles, que estaban a cielo abier -
to, aunque en algunos lugares fueron tiendo al teatro, donde admiraron a Sófocles
sustituidas por tubos subterráneos.
Cuando llegaba el mal tiempo, las que los ciudadanos despreciaban el ricles estaba en el apogeo de su po -
calles se convertían en auténticos trabajo , pues lo consideraban una der. Sus obras teatrales se hacían
barrizales. En el barrio de Scambóni- mortificación de la dignidad huma - eco de algunas opiniones del sabio
dai vivían los ricos y en los del Cerá - na. Mientras los 40.000 atenienses Anaxágoras, como, por ejemplo, que
mico , Cólito y Melité se apiñaban las que dirigían la ciudad se dedicaban nada nacido muere aunque cambie
clases populares. a disfrutar y filosofar, el resto de la de forma, que el Sol era "una bola in-
Aquella próspera ciudad contaba población (los metecos, libertos y candescente" o que las aguas del Nilo
con más de medio millón de habi- esclavos) trabajaba duro para man- provenían de las nieves fundidas de
tantes, de los cuales sólo cuarenta tener la economía. montañas lejanas. Eurípides fue una
mil tenían derecho al voto. Por sus A los atenienses les encantaba fi - figura intelectual clave en la transi-
calles paseaban los más afamados losofar, discutir en el ágora y disfru- ción de la vieja manera de pensar en
pensadores, filósofos, escultores y tar con el teatro. Entre los grandes mitos a la nueva manera de razonar
arquitectos de la época. poetas y autores teatrales descollaba en conceptos abstractos.
Esquilo , que ganó el premio de las
Ricos y pobres. Era una democra - fiestas dionisíacas de Atenas con una No todo es teatro en Atenas. Los
cia imperfecta en la que los atenien- obra titulada Orestíada. Las trage - poemas de las obras de mayor éxi
ses sobrevivían gracias al trabajo de dias se representaban en un festival to, aquellas que se ponían en esce-
los esclavos. La riqueza de la ciudad de primavera y las ftmciones duraban na una y otra vez, eran recitados
provenía de los tributos , del comer - de la aurora al crepúsculo. por el público , que se sabía de
cio, de sus minas de mármol y del El público ateniense también apoyó memoria la trama. Sin duda , el
rico filón de plata descubierto en el a Sófocles, autor que cosechó nota- teatro era la gran diversión de los
monte Laurión. Sus establecimientos bles éxitos en el teatro de la ciudad, atenienses, pero estos podían ser
comerciales y sus colonias en el Me - un escenario para quince mil especta- también muy crueles con los auto
diterráneo también contribuyeron a dores que se abría en semicírculo jun- res. Cuando una nueva obra les
sustentar el poder político y finan - to al recinto de la Acrópolis. Cuentan disgustaba, los espectadores
ciero de Atenas. los clásicos que , tras la primera re- abucheaban la función y
El Estado cedía la administración presentación de Antígona, los enfer- lanzaban al escenario lo
de las minas a contratistas que paga - vorizados seguidores de Sófocles co- que tuvieran a mano. El
ban un tanto por ciento al año sobre rrieron a abrazarlo y vitorearlo. bullicio y la bronca eran
el producto extraído. La explotación El dramaturgo Eurípides era un de tal calibre que exis
la llevaban a cabo los esclavos , dado hombre entrado en años cuando Pe- tía un servicio de or
den armado de varas
~ que vigilaba los exce -
sos del público.
Pero los atenienses
no sólo vivían para el
teatro. La educación físi
ca era básica, ya que en
Atenas no se consideraba
educado a quien no fuera
capaz de practicar algún
deporte. Esta afIción se re-
flejaba en los Juegos Olún
picos, que tenían lugar cada
cuatro años. En Delfos se ce
lebraban los Juegos Píticos,
que también se convocaban
cada cuatro años,, y en Corin
to los Juegos Istmicos, que se
organizaban cada dos años. Du
rante tres meses se establecía
una suspensión de hostilidades
entre las ciudades para que
los deportistas y el públi
co pudieran ir o volver
en paz al lugar donde se
Mitos convertidos en tragedia griega. Escena que representa al mítico rey Edipo realizaban las actividades
con su hija Antígona durante la terrible plaga que sufrió la ciudad de Tebas. deportivas . •
DOSSIER

Cruenta lucha.
En Sicilia, el ejérci-
to ateniense fue ESPLENDOR, GUERRA Y EPIDEMIAS EN ATENAS
abatido por los es-
partanos en el 413
a.C. Dos años an-
tes,los atenienses
habían comenzado
una expedición pa-
ra la conquista de
tierras sicilianas.
La capital de la Liga de Delos, comandada por Pericles, vivió tal mo-
mento álgido de hegemonía cultural y comercial, que la vecina Esparta,
líder de la Liga del Peloponeso, tomó las armas para conquistarla.
na vez fueron derrota- pretendido dominar a otros ha incu- opusieron a la política del Gran Estra -
dos los persas, la Liga de rrido inmediatamente en odio e im- tega. Nacido en una familia aristocrá-
Delos continuó su activi- popularidad" , afirmó Perieles. Pero tica, Tucídides era el abuelo del joven
dad , proporcionando un también dijo que "es mejor ser en- historiador del mismo nombre que
importante apoyo financiero a Peri- vidiado que compadecido " . Sabía las tanto adnúró a Pericles. Por el con -
eles. En aquel entonces , el comercio ventajas comerciales que acarreaba trario , el conservador Tucídides de-
• •
marítimo se hallaba en pleno auge y un lmpeno. testaba al mandatario ateniense y su
a.C. el puerto del Pireo se convirtió en el ideología demócrata. Fue el rival más
principal foco de desarrollo econó- Atenas envidiada. Con el dominio temible al que se enfrentó Perieles a
431
Año en el que el
mico del mundo griego. El objetivo del mar, los atenieses podían comer- lo largo de su mandato en Atenas.
ateniense de poner en pie un impe- ciar y adquirir bienes en los lugares Tucídides se movía como pez en el
tratado de paz en-
rio hizo que aumentara el número de más remotos. Fue aquel sorprendente agua entre las clases adineradas del
tre Atenas y Esparta •
se rompe y comien- sus enemigos, tanto entre sus aliados auge comercial, cultural y político el Atica, cuyos miembros deploraban el
za la contienda como entre los que se consideraban que puso en guardia a sus enemigos. régimen de libertades que había in1 -
bélica, conocida abiertamente rivales. Durante esos años de desarrollo puesto el líder ateniense. Las fanúlias
como guerra del El Gran Estratega era plenament.e económico y cultural, Tucídides diri- ricas sentían una gran fascinación
Peloponeso. consciente de ello: "Todo el que ha gió el grupo de conservadores que se por las competiciones atléticas y so-

60 MUY HISTORIA
III PARTE: LA GUERRA DEL PELOPONESO
la reacción de su propio hijo, Janti-
po, que utilizó aquel escándalo para
atacar a su padre. Dolido por las bur -
las de los cómicos , Pericles promo-
cionó la construcción del Odeón, un
escenario para los músicos que pro -
bablemente pretendía contrarrestar
la desmedida afIción de los atenien-
ses a las comedias bufas.
diosa Atenea que iba a pre -
sidir el nuevo Partenón. Defensor elocuente. Es eviden- WEB
Pero Fidias había previsto te que el Gran Estratega no logró su biUy/UXEbls
que el oro de la estatua se objetivo, pues los cónúcos siguieron En la Wikipedia se
pudiera quitar con facili- mofándose de él y sus enemigos en encuentra una ex-
dad para pesarlo y al ha- Atenas continuaron arremetiendo tensa definición de
cerlo demostró que no fal - contra otros amigos suyos y, sobre to- lo que fue y signifi-
taba un gramo del valioso do, contra Aspasia, a la que acusaron có el llamado Siglo
metal. de corromper a las mujeres de la ciu- de Pericles.
Dado el gran poder que
había adquirido , Pericles
dad con el fin de satisfacer las perver-
siones de su amante. En su juicio, Pe-
.-r-
• • -....._-
SiPo d. Ptrlcl<
nunca fue atacado personal- ricles la defendió con tanta vehemen-
-_-----
mente. Sus enemigos lo hicieron
de forma indirecta, a través de sus
cia que llegó a pedir entre lágrimas el
perdón para Aspasia. Su elocuencia y
-
- .r -...
_

amigos. Su maestro Anaxágoras fue fervor emocionaron tanto a los jueces


El escultor Fidias, estrecho acusado de impiedad , por lo que el que no tuvieron más remedio que ab-
colaborador de Pericles. Fue gran pensador abandonó Atenas y solver a la amante del Gran Estratega.
utilizado por los adversarios del Gran se asentó en Lámpsaco, donde fun- De 446 a 431 a.c. , Atenas se man-
Estratega. que lo acusaron de robar. dó una escuela de fIlosofía. Pericles tuvo en paz con Esparta. Fueron
también sufrió las constantes burlas unos años dorados para el arte y el
üan coincidir en los juegos de Olim- de los comediantes, que criticaban pensamiento. Fue el momento en
pia y Delios. Los atletas procedían de con mordacidad su cabeza con forma que brillaron las mentes de algunos
los círculos aristocráticos de Egina de pepino y aspectos delicados de su de los grandes fIlósofos de la Gre-
y de otras ciudades - Estado, aunque vida privada. cia antigua. Como Sócrates (470 ~
también provenían de algunas fami - Por ejemplo, la relación que man-
lias nobles de Atenas, como la de Tu - tuvo con su anlante Aspasia, una
cídides. Este se convirtió en el porta - mujer inteligente que podría haber
voz de la sociedad noble y rica que se sido una hetaira en su juventud.
oponía a Pericles. Comenzaron a vivir juntos como si
fueran matrimOlúo, lo que desató las
Oposición al Gran Estratega. La habladurías en las calles de Atenas y
caída en desgracia de Tucídides co - ,
menzó en 444 a.C. , cuando trató de Deporte y filosofía en el Atica. Las familias
crear una colonia ateniense en el sur aristocráticas disfrutaban de las competicio-
de Italia y la aventura concluyó en nes átléticas (abajo, estela funeraria de un
un completo fIasco. Pericles aprove - corredor). Ala dcha., el filósofo presocrático
Anaxágoras en un cuadro de José de Ribera.
chó el batacazo de su rival para que
la Asamblea lo condenara a diez años
de ostracismo en 443 a.C.
Desde aquel momento, Pericles se
mantuvo al frente de Atenas hasta su
muerte en 429 a. e. Sólo fue retirado
del poder unos meses en el último
año de su vida , pero los ciudadanos
lo volvieron a elegir para dirigir el
gobierno de la ciudad.
La caída de Tucídides no fue un
obstáculo para los enemigos del
Gran Estratega. Lejos de amilanar-
se, siguieron conspirando contra él
en la sombra. En 437 a.e., el escul -
tor Fidias , gran amigo de Pericles ,
fue acusado de quedarse con buena
parte del oro que usaba para esculpir
la gran estatua de oro y marfil de la

MUY HISTORIA 61
DOSSIER
~ a.C. - 399 a.c.), un hombre poco
agraciado, bastante gordinflón y
de ojos saltones que es considera-
do una de las cabezas privilegiadas
de la Antigüedad. Nunca luchó por
obtener riqueza o prestigio social.
Aquel hombre sabio y austero llevaba
siempre la misma capa y apenas co-
LIBRO mía ni bebía. Su inconformismo le hi-
Antes y después zo enfrentarse a la ignorancia popular
de Sócrates. ya las autoridades, que, poco a poco,
Francis M. Cornford. fueron señalándolo como un indivi-
Ariel, 2011. duo ajeno a las convenciones sociales,
El autor ofrece en lo que lo hacía peligroso a sus ojos.
esta obra una
visión de la vida y Sócrates entra en escena. El filó -
obra de Sócrates, y sofo nació en Atenas en el seno de
explica cómo so- una familia bien asentada. Su padre
bresale el filósofo
era cantero y su madre, comadrona. Los atenienses, grandes anfItriones. En la época dorada de la capital ática, era
en un momento
Cuando aún no se había convertido muy frecuente que las familias adineradas celebrasen copiosos banquetes.
crucial de la Historia
del pensamiento. en un adolescente, los ancianos de
la ciudad quedaron prendados de su Gracias a personajes como Sócra- !los banquetes, que solían ser ame -
inteligencia natural y su agudeza de tes, la ciudad bullía de actividad in- nizados por jóvenes bailarinas que
razonamiento. telectual y artística. Pero no todo era actuaban semidesnudas.
El filósofo estaba convencido de teatro, música y grandes monumen-
que la discusión era mucho más im- tos. Los atenienses también sabían La sana Atenas deslumbra. Pero,
portante que la escritura. Por eso disfrutar de la vida. Como era usual salvo en las grandes cenas, la die-
pasó la mayor parte de su vida en las en los banquetes privados, los escla- ta diaria era sobria, lo que explicaba
.\;\....1;.,; , plazas públicas de Atenas provocan - vos descalzaban a los invitados y les la buena salud de los atenienses y su
1 I,SI'll .J.
, X'I(,\·n .... do diálogos con sus conciudadanos. lavaban los pies, para a continuación preeminencia en el deporte. En Ate-
bI Creía que el primer deber del hom- colgarles ristras de guirnaldas alre- nas sólo los ricos consumían carne de
bre es ser virtuoso y evitar la injusti- dedor del cuello. Reclinados en los vez en cuando. Los trabajadores de la
cia y el mal: "El que obra mal se per- lechos, los asistentes al banquete ciudad y los campesinos no comían
judica a sí mismo". Afirmaba que la disfrutaban de una comida exquisi- más que pescado, lentejas, habas, ce-
maldad y los vicios eran producto de ta' servida en mesas bajas, donde se bollas, guisantes, ajos, coles y aceitu-
la ignorancia y que ninguna persona exhibían vinos, pescados frescos y nas.
desea el mal de forma natural. carnes sazonadas con especias y co- En la etapa en que Atenas y Espar-
cinadas con aceite de oliva. ta mantuvieron su acuerdo de paz,
i En la época de Pericles, los hló- se construyó el Partenón, con la es -
~ sofos de moda, los personajes más pléndida estatua de la diosa Atenea
populares y los empresarios más cubierta de oro y marfil. En aquella
acaudalados eran invitados a aque edad de oro de la ciudad, Eurípides
estrenó su Medea y Sófocles triunfó
con su Antígona. Pero aquellos mo
mentas de brillantez intelectual y

El general Jenofonte y la ciudad de Corinto en la liga espartana. Durante la Guerra


del Peloponeso, el filósofo griego (izda.) participó formando parte de las fuerzas ecues-
tres. Acabó sus días en Corinto. Arriba, las ruinas del tempo de Apolo de esta ciudad.

62 MUY HISTORIA
III PARTE: LA GUERRA DEL PELOPONESO
~ yera a la ciudad-Estado de Megara del a.C.
mercado ateniense, arguyendo que los
megarianos habían ayudado a Corinto.
Aquella cadena de acontecimientos fue
459
Se iniciaron las
el preludio de la guerra total entre la li- obras de los deno-
ga atelúense y la espartana. minados Muros
El gran anúgo de Pericles, el histo- Largos, que se
riador Tucídides, afirmó que la ver- extendían desde la
dadera razón por la que espartanos ciudad al puerto
del Pireo.
y corintios entraron en guerra fue su
temor ante el asombroso crecimien-
to del poder ateniense.

Temor ante el poder de la capital


ática. Esparta y Corinto pensaban que,
si dejaban campo libre a Pericles, Ate -
nas dominaría las rutas comerciales y
paralizaría el comercio de toda Grecia.
Pero lo peor para los espartanos
En la etapa en que Todo comenzó cuando la ciudad de era la perspectiva de ser donúnados
Epidamno tuvo problemas con unos por una sociedad democrática que
Atenas y Esparta aristócratas exiliados y pidió ayuda había despreciado y humillado a las
a Córcira, que ésta denegó. Tras ese antiguas aristocracias. Por su parte,
mantuvieron su desaire, las autoridades de Epidam- Plutarco afirmó que fue Atenas la que
no acudieron a las de Corinto, ciu - incitó el conflicto armado entre las
acuerdo de paz se dad- Estado que pertenecía a la liga dos grandes potencias de la Hélade.
espartana. Sin pensárselo dos veces, La estrategia de Pericles fue la de VíDEO
construyó el Partenón Corinto envió una flota para ayudar organizar una ofensiva por el mar,
bIUy/lyljHe4
a Epidanmo, pero sus barcos fueron aprovechando el poder de su gran Canal Historia nos
prosperidad econónúca se iban a ver echados a pique por los de Córcira. flota de trirremes, y defenderse en muestra en este
pronto amenazados por negros nu - Aquella escaramuza naval iba a tener tierra. Llegado el caso, los atenien - frag mento del do-
barrones de guerra. graves consecuencias. Humillada por ses que trabajaban en los canlpos cumental Atenas, el
Entre los años 431 y 404 a.e., los su derrota, Corinto construyó nue - circundantes a Atenas podrían re- esplendor de Occi-
espartanos se enfrentaron a los ate- vos barcos, lo que causó temor en fugiarse dentro de los Muros Largos, dente cómo fue el
nienses en las Guerras del Pelopo- Córcira, que pidió ayuda a Atenas. que comenzaron a construirse en proceso hasta con-
neso. Fue una lucha feroz entre dos Los corintios advirtieron a Pericles 459 a.C. y que unían en un llÚsmo seguir ese gran au-
ge en la ciudad.
concepciones sociales y políticas que de que su alianza con Córcira haría perímetro de seguridad la ciudad
diferían en todo. saltar por los aires el acuerdo de paz con su puerto del Pireo.
con Esparta, pero el Gran Estratega Tal y como esperaba Pericles, los es -
La Hélade dividida. La magnifi.- no se dio por aludido. Aquella deci- partanos invadieron los campos cer-
cencia y el refi.narniento de la socie- sión lúzo que los corintios pidieran canos a la ciudad haciendo todo el da-
dad que surgió en torno a Pericles ayuda a Esparta y que Atenas excIu- ño que pudieron en su carnino. Pero ~
eran el polo opuesto a la belicosidad
y austeridad que primaban en Es-
parta. Ambas potencias buscaban el El cronista de la Guerra del Peloponeso Recogiendo información de
control de Grecia. ambos bandos, el historia-
ació en 460 a.C. en el
La división de la Hélade en dos
grandes alianzas suponía que cuan- N seno de la familia de
general espartano Brásidas
pero fracasó en su intento,
dor contó el origen de aquel
conflicto civil, que en su opi-
do estallase la guerra las hostilidades los Filaidas, otro de cuyos por lo que fue condenado al nión no fue otro que el au-
se extenderían a todas las ciudades- miembros fue Milcíades, destierro. mento del poder imperialista
Estado griegas. "La situación de vencedor de la batalla de Regresó a su ciudad en 404 de Atenas.
Grecia en esta época no era dis- Maratón. Se supone que mu- a.C., cuando finalizó la Gue-
tinta de la de Europa en 1914", rió hacia 390 a.C. y su vida rra del Peloponeso. Dado Historia didáctica. Quería
escribe e.M. Bowra. "Las comprende la segunda mi- que pasó la mayor parte de que su Historia de la Guerra
alianzas estaban tan cuida tad del siglo Va.C. la guerra en el destierro, Tu- del Peloponeso fuera instruc-
dosamente entrelazadas, que Tucídides fue enviado en cídides decidió narrarla de tiva, ya que estaba conven-
un único par de combatien - 424 a.C. a prote- forma muy rigurosa y directa, cido de que el conocimiento
tes podía arrastrar a otros a ger la costa de alejándose del tono religio- del pasado sería una guía
la guerra, aunque sus pro- Tracia de los so que impregnaba los tex- útil para que sus compatrio-
blemas les importasen muy ataques del tos de Herodoto. tas afrontaran el futuro.
poco", señala este acadé -
mico y profesor británico Tucídides, historiador griego, elegido estratega en la Guerra del Pelopone-
en su conocido libro La so, llegó tarde en socorro de Anfípolis, por lo que fue acusado de traición.
Atenas de Pericles.

MUY HISTORIA 63

DOSSIER
S población de Lacedemonia y de pue -
blos que vivían en los alrededores de
la capital espartana, denominados
los periecos, que signifIca "los mo-
radores de alrededor" . Asinlismo , los
espartanos reclutaron a la numerosa
población esclava de Lacotlia y Mese -
nia , los llamados ilotas.

El ejército peloponesio ataca. Du-


rante los primeros años del conflicto,
el ejército del Peloponeso fue coman-
dado por el rey espartano Arquídamo.
Ambos contendientes pensaban que la
guerra iba a durar pocos años, pero se
equivocaron. Del año 431 al 427 a.C., la
caballería ateniense hostigó a las tro-
pas ligeras peloponesias. Un año des -
pués , el nuevo rey de los espartanos,
Agis, comenzó a internarse en el Áti-
ca, pero le sorprendió un terremoto y
tuvo que volver a su territorio. Final-
La plaga de Ate- mente, los espartanos penetraron en
nas. Pintura del si- ~ los agricultores atenienses pudieron y Esparta. Pero su Historia de la Gue- territorio enemigo y devastaron sus
glo XVII en la que refugiarse dentro del enorme perune- rra delPeloponeso se interrumpió en campos y sus queridos olivos.
se escenifica el tro de murallas que rodeaba Atenas y el año 411 a.e. El historiador Jenofon- Por aquella época, Atenas tenía un
caos en el que es- el Pireo. Mientras tanto, la flota ate- te retomó la narración en el punto en grave problema con las basuras, las
taba su mida la ca- niense entraba y salía libremente del el que la abandonó Tucídides. heces y otros desperdicios, dado que
pital ática durante
puerto para abastecer a la ciudad o pa- En el momento en que estalló la se echaban a las calles, que no estaban
la epidemia. La po-
ra organizar contraataques marítimos guerra, 431 a.e. , La población de ciu- pavimentadas. Aquellas inmundicias
blación aparece
desorientada, en- a las polis asociadas a la liga espartana. dadanos libres atenienses adultos y el hacinamiento de la población en
ferma y lamentán- La fama de la Guerra del Pelo pone- rondaba los 40.000 hombres, de los el interior de la ciudad tuvieron mu -
dose de los muer- so se debe al historiador Thcídides, que unos mil disponían de la riqueza cho que ver con las epidemias que allí
tos que yacen en que tomó parte en ella en los prime- sufIciente para mantener sus propios sufrieron entre los años 430 y 426 a. C.
las calles. ros años del conflicto al mando de un caballos. Otros dos mil podían servir Pericles no previó que su plan es -
contingente de trirremes. Acusado de como hoplitas , la infantería pesada tratégico para defender a los campe -
no prestar ayuda a tiempo a un grupo que formaba el núcleo principal del sinos en el interior de las murallas de
de soldados atenienses asediados por ejército ateniense. Las fuerzas totales Atenas pudiera tener consecuencias
el enemigo, Thcídides fue condenado incluían a hombres de otras ciudades- tan nefastas. Las pérdidas humanas
al ostracismo en 424 a. e. Este cronista Estado aliadas de Atenas. fueron más devastadoras que las ha -
aprovechó los años que tuvo que vivir Esparta poseía Wl ejército de unos bidas en los campos de batalla. Cuan-
en el exilio para escribir la crónica del 6.000 hombres muy bien entrenados do acabó la pandemia, un tercio de
violento enfrentamiento entre Atenas a los que se sumaban contingentes de las mejores tropas atenienses había

Las epidemias atacan Atenas


El Gran Estratega tampoco
n la Guerra del Pelopone-
E so, Pericles abogó por una
estrategia defensiva en tierra,
pudo sobrevivir a la epidemia
que devastó la capital.

lo que suponía que los agricul- debidas. Las epidemias no dis-


tores de las zonas rurales de- tinguieron entre ricos y pobres
bían refugiarse en el perímetro y extendieron su devastación
40.000 interior de la Gran Muralla que
defendía Atenas y el puerto
por toda la ciudad. acabando
con la vida de un tercio de los
ciudadanos del Pireo. Pero aquella super- atenienses.
atenienses población y la suciedad en las
fo rmaban la pobla-
calles facilitaron la propaga- La mortandad se ceba con
ción de hombres
ción de graves epidemias que la ciudad Cuando la enferme-
adultos y libres que
vivía en la ciudad- devastaron la ciudad entre los dad alcanzó su punto crítico, Entre los numerosos muertos destruyó las estructuras socia-
Estado en torno al años 430 a.C. y 426 a.e. Con los cadáveres se amontonaban se encontraron el propio Peri- les y las convenciones morales
431 a.C., año del tantos muertos, no era posible en las calles a merced de los eles y su hijo Jantipo. El impac- de los atenienses durante va-
estallido de la Gue- realizar las honras fúnebres perros y las aves carroñeras. to de las sucesivas epidemias rios años.
rra del Peloponeso.

64 MUY HISTORIA
III PARTE: LA GUERRA DEL PELOPONESO
La fama de la Guerra del Peloponeso se debe
al historiador Tucídides, que tomó parte
en ella en los primeros años del conflicto
muerto a causa de la enfermedad. tante de Lesbos. Sus habitantes pa -
Atenas perdió la superioridad numé- saban hambre y al final se rebelaron
rica de que había disfrutado hasta en - contra sus jefes, que fueron apresados
tonces frente a las fuerzas enenúgas. y entregados a los atenienses. Luego
Otro gran golpe para los atenienses fueron trasladados a Atenas, donde
fue la desaparición del propio Pe- serían duramente castigados. Lesbos
rieles, cuya salud se quebró con la perdió su flota y parte de su territo-
plaga de 429 a.c. Aunque su muerte rio. Mientras las tropas atenienses
paralizó momentáneamente a los go- ocupaban la fortaleza de Mitilene, la
bernantes atenienses, se recuperaron pequeña guanúción de Platea, aliada
pronto e incrementaron las operacio- de Atenas, tuvo que rendirse a los es-
nes navales para hostigar al enemigo. partanos que, como en otras ocasio-
nes sinúlares, actuaron con extrema -
Contraataque ateniense. Su flota de da violencia y crueldad. Los plateos
trilTemes podía transportar un buen varones, jóvenes o ancianos, fueron Artajerjes 1, rey
número de hoplitas a cualquier punto ejecutados y el centenar de mujeres tos navales con la Liga de Delos. La de Persia. Su polí-
del Peloponeso, pero también facili- y niños que sobrevivieron al asedio formación de los marineros y las tác- tica respecto a Gre-
taba alimentos y armamento a Atenas fueron vendidos como esclavos. ticas navales de los atenienses se ma- cia se centró en de-
y bloqueaba las costas y los mares de nifestaron siempre superiores a las de bilita r a las fuerzas
las ciudades -Estado enemigas, impi- Triunfos y derrotas. En 429 a.c. , los peloponesios. La situación no iba a navales de la Liga
de Delos. En la
diéndoles la importación de víveres o una flota peloponesia al mando del cambiar hasta la fallida expedición a la
imagen, el manar·
armas. Un año después de la muerte comandante espartano Cnemom fue lejana Sicilia, que dejaría mermada la
ca concede la liber-
de Perieles, la isla de Lesbos, que ha- derrotada por las trirremes atenienses flota de Atenas; una pérdida de barcos, tad a los judíos
bía sido una de las ciudades fundado - de Formión. Humillada y enfurecida , marineros y hoplitas que contribuyó a cautivos en Babilo-
ras de la Liga de Delos, se rebeló con- Esparta reunió una flota mayor, de 77 debilitar el potencial bélico de Atenas. nia para su regreso
tra su principal aliado. Sus autorida- barcos, que fue enviada para enfren - a Jerusalén.
des quisieron aprovechar la debilidad tarse al enemigo. Su principal objetivo Persia como aliado. Desde el inicio
de Atenas, cuyos ciudadanos todavía era elinúnar a Formión de alguna for - de la guerra, los dos bandos trataron
lloraban la muerte de su líder. ma. Al fulal , el nuevo enfrentamiento de ganarse al gran rey persa Artajer-
Atenas envió una flota y bloqueó naval coneluyó con otra derrota para jes para que interviniera a su favor.
sus líneas de abastecinúento, lo que la Liga del Peloponeso. En el año 424 a.c., una patrulla naval
puso en un grave aprieto a Lesbos. La flota ateniense barrió al enemigo ateniense capturó al embajador persa
Sus autoridades pidieron ayuda a la y el general espartano Tlluócrates se que viajaba a Esparta para averiguar
Liga del Peloponeso, pero los esparta- suicidó antes de ser capturado. Desde cuál era la postura de los espartanos
nos reaccionaron con lentitud, dando entonces, la alianza del Pelopo- con respecto a Persia y si deseaban
tiempo a los atenienses a enviar más neso evitó los enfrentamien de verdad su ayuda. El rey persa sólo
barcos repletos de hoplitas que sitia recibía respuestas contradictorias y
ron Mitilene, la ciudad más impor El monarca persa quería saber a qué atenerse. Los ate-
Darío 11. Tuvo que nienses aprovecharon la ocasión para
hacer frente a la re- hacer su propia oferta a Artajerjes,
belión del sátrapa pero el rey murió antes de que el em-
Pisutnes. En la ima-
bajador regresara a la corte.
gen, saluda al emba-
El trono persa pasó a Darío II, que al
jador de Tesalia.
principio de su reinado mantuvo bue-
nas relaciones diplomáticas con Ate-
nas. Un malentendido ensombreció
aquel vínculo inicial. El gobernador
real persa (sátrapa) Pisutnes se suble-
vó en Asia Menor con el apoyo ate-
lúense en 414 a.c. Al final, el general
ateniense traicionó a Pisutnes y volvió
a respaldar al bando real. La revuelta
continuó y como resultado de aquella
confusa situación Darío II pensó que
los atenienses no eran de fIar. Atenas
iba a pagar muy caro aquel malenten-
dido, ya que contribuyó al progresivo
~ acercamiento de Persia a Esparta . •

MUY HISTORIA 65
DOSSIER
FIN DE LA CONTIENDA CON EL TRIUNFO DE ESPARTA

Tras escaramuzas, treguas fallidas y encarnizadas luchas en tierra y mar, el


ejército ateniense cayó ante su enemigo peloponesio, que alcanzó la vic-
toria con la ayuda de Persia. Atenas, aun así, no perdería su vida cultural.
FECHAS n 425 a.C., el rey espartano acuerdo de paz. Pero las negociacio- acuerdo de paz con Esparta, y él acusó
Agis invadió Ática y trató de nes se torcieron cuando el político a su vez al Estado Mayor de no haber
a.C. forzar un enfrentanúento ateniense Cleón acusó a los esparta- aprovechado la ocasión para llevar
415 terrestre con los atenien- nos de farsantes: estos abandonaron más hombres a Pilos y desbaratar por
Una embajada sici- ses sin conseguirlo. La táctica de Atenas y la tregua se fue al traste. completo la resistencia espartana. Ni-
liana viaja a Atenas Pericles de defender a toda la pobla- La situación de los mil hombres cias, uno de los generales del Estado
para pedir ayuda ción en el interior de la muralla de que mantenían los atenienses en Pilos Mayor, invitó a Cleón a tomar la irlÍ-
militar ante el aco- la ciudad volvió a dar sus frutos. Los se agravó con el paso de los días. La ciativa con un nuevo ataque a Pilos.
so que sufren por espartanos eran incapaces de tomar Asamblea de Atenas acusó a Cleón de Cleón y Demóstenes idearon un
parte de los alia-
la ciudad por la fuerza. Sin duda, las haber impedido con su arrogancia un plan que pilló por sorpresa a los
dos de Siracusa.
murallas protegieron a los atenien-
a.C. ses, y ese encierro supuso un cambio ~
423 de vida radical para muchos agricul- Q
tares y ganaderos, ya que tenían que ~~
Esparta propone
una tregua a Ate- llevar a cabo las labores agrícolas en ~
nas. La Liga de el exiguo terreno interior del perí-
Delos acepta la metro defensivo de la ciudad. Asi-
propuesta. Sin em- mismo, la superpoblación que vivió
bargo. se llevarán a Atenas en aquellos momentos causó \ I1
cabo varias escara- las terribles epidemias que provoca-
muzas durante esa ron la muerte a muchos ciudadanos,
quebradiza tregua. incluido el propio Pericles.

La flota ateniense contra la pelo-


ponesia en combate. Mientras los
espartanos acosaban el territorio del
Ática, una flota ateniense compuesta
por 40 barcos que navegaba hacia Si-
cilla hizo una escala en Pilos, al oeste
del Peloponeso. El general Demós-
tenes quería convertir esta ciudad
en una cabeza de puente para que el
ejército ateniense hiciera incursiones
en el corazón del territorio enemigo.
El rey Agis comprendió el peligro que
corría Esparta y abandonó el Ática pa-
ra dirigirse con su ejército hacia Pilos.
Los espartanos atacaron por tierra
y por mar durante dos días las posi-
ciones atenienses sin lograr desalo-
jarlos. La situación se agravó con la
llegada de otros 50 barcos atelúenses
que iban acompañados de trirremes
de ciudades aliadas. Tras varias es-
caramuzas , un grupo de espartanos
quedó cercado y el rey Agis no tuvo
más remedio que enviar una embaja-
da a Atenas para tratar de llegar a un

66 MUY HISTORIA
IV PARTE: LA DERROTA DE ATENAS
Teatro de Tasos. Se encuentra en las coli-
nas orientales de la isla más septentrional 80
del Egeo, que fue un enclave estratégico kilómetros
codiciado por atenienses y peloponesios. distan entre la isla
de Tasas y la ciu-
recoger información y escribir su dad de Anfípolis en
gran obra, gracias a la cual tenemos el continente. Esa
distancia fue la que
hoy día una importantísima fuen -
impidió al general
te histórica sobre lo que sucedió en Tucíades llegar a la
Grecia durante aquellos turbulentos ciudad ateniense
años de guerra fratricida. antes de ser ésta
Atenas aceptó la propuesta de la invadida .
Liga del Peloponeso de establecer
una tregua en el verano del año 423
a.c. , pero el general Brásidas incitó
a la revuelta a la ciudad de Escione,
que hasta entonces había sido aliada
de los atenienses. Cleón convenció
a la Asamblea de Atenas para que
~ aprobara la destrucción de la trai-
dora ciudad de Escione y la ejecu -
La táctica de Pericles de defender a toda ción de todos sus habitantes. El bru-
tal decreto no se cumplió y la frágil
la población en el interior de la muralla tregua continuó con diversas esca-
ramuzas. En una de ellas murieron
de la ciudad volvió a dar sus frutos Cleón y Brásidas.

peloponesios. Los atenienses des - Breve periodo de paz. Ambos ban -


Trirremes en la batalla
naval de Arginusas. embarcaron en la isla de Esfacteria, dos se encontraban en una situación
Enfrentamiento que tuvo echaron al enemigo de Pilos e hicie - difícil cuando se cumplieron los diez
lugar durante la Guerra ron prisioneros a más de cien espar- años de guerra , por lo que acordaron
del Peloponeso. Al este tanos, lo que fue un duro golpe para firmar la paz de Nicias. Los atenienses
de la isla de Lesbos. la el prestigio de Esparta. A Atenas le y los peloponesios debían entregar
flota ateniense logró fue todo de maravilla hasta que de- los territorios conquistados durante
vencer a la espartana. cidió atacar Beocia, que limitaba al el conflicto bélico. Anfípolis volvió a
norte con el Ática. Los tebanos reac - manos atenienses y otras ciudades-
cionaron con rapidez y en la batalla Estado se declararon autónomas, si
murieron cerca de mil atenieses , en- bien estaban obligadas a pagar tribu-
tre ellos Hipócrates, uno de sus prin- tos a Atenas. Los rebeldes de Escione
cipales generales. se salvaron del patíbulo, pero fueron
sometidos al poder ateniense. Espar -
Continuas escaramuzas entre Ate- ta recuperó Pilos y otras ciudades , y
nas y Esparta. La pérdida de Anfípo- también numerosos prisioneros. Pe
lis, que fue capturada por el general ro la paz de Nicias, que debía durar
espartano Brásidas, fue otro grave cincuenta años , saltó por los aires
contratiempo para los atenienses, poco después.
ya que era una importante base de En el año 415 a.C., una embajada
recursos naturales: madera para bar- de la ciudad siciliana de Egesta via -
cos, oro y plata. Viendo la llegada de jó a Atenas para pedir ayuda
los espartanos, los habitantes de An- núlitar, dados los ataques y
fípolis pidieron ayuda a una pequeña vejaciones a los que era so
flota ateniense que se encontraba en metida por la ciudad veci- •

la isla de Tasas al mando del general na de Selinunte, aliada de


Thcídides , el mismo que escribió años Siracusa. Alcibíades y sus
después La Guerra del Peloponeso. seguidores advirtieron a
Tasas estaba a 80 kilómetros de la Asamblea del peligro
Anfípolis y, aunque Thcídides partió que suponía que Siracu -
de inmediato con sus naves, no pudo sa y gran parte de Sicilia
impedir que la ciudad ateniense fue - tomaran partido a favor
ra tomada por el enenúgo. La Asam- de Esparta. Por su parte,
blea de Atenas condenó a Tucídides Nicias y otros militares
al exilio. Pero su caída en desgracia atenienses desaconsejaron
fue muy provechosa para la poste - una aventura exterior en
rioridad, ya que le permitió viajar, un momento tan delicado y ~
DOSSIER

Ruinas de la
Acrópolis griega
de Selinunte. Esta
ciudad de la costa
oriental de Sicilia tu-
vo un conflicto per-
manente con Seges-
ta, aliada de Atenas.
Esa disputa originó
la expedición ate-
niense, en la que
vencieron los siracu-
sanos, aliados de
Selinunte.

~ con tantos problemas domésticos lismo sacrílego ocurrido en Atenas una flota de refuerzo. Pero, antes de
en la Hélade. Pero sus advertencias meses atrás. En lugar de regresar, que llegara, Gilipo infligió una severa
cayeron en saco roto. A1cibíades huyó de Sicilia y terminó derrota a los atenienses, tomando su
La Asamblea aprobó el envío de 60 refugiándose en Esparta. El tribunal fuerte y sus depósitos de víveres , y
trirremes bajo el mando conjunto de ateniense lo juzgó en rebeldía, con- estos se vieron obligados a refugiarse
A1cibíades, Nicias y Lámaco , a los que denándolo a muerte. en unos terrenos insalubres al oeste
se les concedían plenos poderes para Las tropas al mando de Nicias y del puerto.
que actuaran de la forma más conve- Lámaco atacaron Siracusa en la pri- La llegada de la flota de Demós -
niente para los intereses de Atenas. mavera de 414 a.C. El comandante tenes no mejoró las cosas, pues sus
En su crónica de la guerra , Tuddides espartano Gilipo consiguió reunir hombres también fueron derrota -
señala que la intención oculta de la tropas en Sicilia con las que logró dos por las tropas del comandante
Asamblea era la conquista de Sicilia. frenar el avance ateniense. Nicias espartano. Demóstenes decidió re -
Días antes de que partiera la expedi- pidió refuerzos o el permiso para gresar a Atenas, pero antes de partir
ción, se produjo en Atenas un extra- regresar de inmediato con sus hom- se produjo un eclipse de luna. Los
ño acto de vandalismo contra varias bres a Atenas. La Asamblea decidió atenienses pensaron que los dioses
estatuas erigidas en honor al dios de enviarle al general Demóstenes con les enviaban esa señal para indicar-
los viajeros.

Caida de las tropas atenienses. Se ~


puso en marcha una investigación
que señaló como culpable al propio
Alcibíades, quien exigió un juicio
rápido. Pero la Asamblea prefirió no
retrasar la salida de la expedición.
Cuando ésta llegó a la localidad ita-
liana de Regio , sus habitantes se
negaron a acoger a los atenienses,
alegando su neutralidad en la guerra
que iba a estallar en Sicilia. Cuan-
do estos negociaban una alianza en
Naxos y Catania, llegó una trirreme
ateniense con una citación para A1 -
cibíades, que debía regresar para
defenderse por el asunto del vanda-

Alcibíades, militar con un papel primordial


en Atenas. Sócrates (derecha) aconseja a su
joven amigo que no acuda a los prostíbulos.

68 MUY HISTORIA
IV PARTE: LA DERROTA DE ATENAS
FECHAS
Tras veintiocho años, El legado heleno a.C.
la Guerra del
A Partir del siglo 11 a.C. se fundaron
nuevas ciudades, en las que pre-
414
Peloponeso llegó a El ejército atenien-
dominaban las formas urbanísticas se, al mando de los
su fin con el triunfo griegas. Un buen ejemplo fue Alejan- generales Nicias y
dría, que gracias a su museo y a su Lámaco, ataca Si-
de Esparta biblioteca pasó a ser el primer centro racusa. Frenarán
científico del Mediterráneo, dando co- esa ofensiva las
tropas espartanas
todavía tuviera ciertos apoyos en la bijo a grandes talentos, como el que dirigidas por el co-
ciudad. desplegó el sabio Eratóstenes. Poco mandante Gilipo.
Finalmente, Alcibíades no logró después, el valioso legado del mundo
arrastrar a los persas a la guerra, helenístico pasó a manos de Roma. a.C.
un fracaso que provocó la irritación
de los atenienses, que volvieron a La cultura clásica en el mundo. Aquel
407
Se crea la alianza
sentirse embaucados por sus falsas tesoro cultural floreció durante ellmpe- entre Esparta y Per-
promesas. Pese a todo, Alcibíades rio Romano y algunos de sus grandes sia. Fue negociada
maniobró en los círculos de poder de protagonistas lo adoptaron como una entre el almirante
Atenas y obtuvo permiso para regre - forma de conducta estética y moral, co- espartano Lisandro
sar a la ciudad, donde fue nombrado mo fue el caso del em perador Adriano. y Ciro, hijo menor
general en la flota. En su nuevo pues - De la Ciudad Eterna, el helenismo pasó del rey de Persia.
Lucha en el campo de batalla en Si-
racusa. En 413 a.C., la fuerza expedicio- to, logró inlportantes victorias que al mundo islámico y de allí llegó a Euro- a.C.
contribuyeron a limpiar su pésima pa a través de los monasterios med ie-
naria ateniense desplazada a Sicilia fue
aniquilada de forma abrumadora. reputación, pero en 406 a.c., cuan- vales y de los compiladores del Rena- 406
do fue vencido en la batalla de Notio, cimiento. Ellos fueron los que volvieron El general Alcibía-
des pierde la batalla
les que desaprobaban su huida, por el prestigio que había recobrado se a poner de moda los esquemas artís- de Notio, y también
lo que acordaron esperar 27 días para desplomó para siempre. ticos de la Atenas de Pericles y el pen- su prestigio militar,
tomar una decisión. En ese lapso de samiento helénico en general. Muchos que se ve deteriora-
tiempo , los siracusanos destruyeron Persia apoya a Esparta. La última de los valores de aquel legado siguen do tras ese revés.
18 navíos atenienses y capturaron el fase de la guerra comenzó en 413 a.C. , hoy día impregnando la vida cultural,
resto de sus trirremes. cuando las tropas del rey espartano
,
política y social de nuestro mundo.
Los hombres de Demóstenes y Ni- Agis invadieron de nuevo el AUca. Un
cias se quedaron sin barcos para re - ano después, y tras el desastre que su-
gresar a Atenas. Desmoralizados y frió su flota en Sicilia, Atenas comen -
exhaustos, los atenienses abandona - zó a dar muestras de debilidad, lo que
ron a los heridos y partieron en dos favoreció la progresiva desafección
columnas hacia el interior, intentan- de muchos de sus aliados. Los pelo-
do buscar el apoyo de algunas ciuda - ponesios lograron esta blecer una pla-
des. Pronto fueron capturados por las za fuerte en Decelia, en pleno territo-
tropas de Gilipo, quien ordenó ejecu- rio ático, lo que anunció el principio
tar a los dos generales atenienses. del fu1 del imperio ateniense.
Los supervivientes fueron ence - Pese a todo, Atenas todavía logró
rrados en una cantera durante seten - alguna victoria, como en la batalla
ta dias. Muchos murieron de hambre naval de Arginusas en la que su flota
y otros fueron vendidos como escla- aplastó a la espartana, que perdió 70
vos. Los pocos atenienses que se sal- navíos y muchos hombres. Debido a
varon pudieron volver a su patria. las pésimas condiciones del mar, los
atenienses no pudieron rescatar a las
Falsas esperanzas para Atenas. tripulaciones de las pocas trirremes VíDEO
En el año 411 a.c., Alcibíades, que que habían perdido ni acabar defI- biUy/1A7hIDO
era un seductor empedernido, tuvo nitivanlente con la flota enemiga, lo Desde el Canal
que escapar de Esparta, ya que había que causó gran indignación en Ate - del año 405 a.C. fue la puntilla fInal Historia, el docu-
tenido una arriesgada relación sen - nas. En una decisión que parecía más para los atenienses: la mayoría de los mentalSiracusa, el
timental con la esposa del rey Agis. política que militar, los tribunales barcos de Atenas fueron hundidos o desastre de Atenas
Se refugió en Persia, donde medró condenaron a muerte a ocho de sus capturados por los navíos esparta - explica córno fue
para convencer a los seguidores de mejores comandantes navales, lo nos. Casi veintiocho años después de destruida la flota
la oligarquía ateniense de que podía que fue un desastre para la continua - su estallido, la Guerra del Pelopone- naval ateniense en
Sicilia.
conseguir la ayuda del imperio per- ción del esfuerzo bélico ateniense. so fInalizó con la victoria en el mar
sa para derrotar a Esparta. El general En 407 a.c., el almirante espartano del estratega espartano Lisandro,
ateniense era un genuino conspira - Lisandro y Ciro, el hijo menor del rey que siempre contó con la inestimable
dor y en su fuero interno sólo an- de Persia, entraron en escena, lo que ayuda del imperio persa.
siaba volver a Atenas exonerado de iba a dar un giro defInitivo a la gue- Si los espartanos ganaron la gue-
toda culpa. Lo sorprendente es que rra. La batalla naval de Egospótamos rra fue, entre otros factores, por su ~

MUY HISTORiA 69
DOSSIER
~ nueva flota, financiada por Ciro, y y política se recuperó en poco tiem-
por la habilidad de Lisandro, su nue- La vida cultural po. Los vendedores ambulantes que
vo líder militar. Pero el radicalismo y artística de Atenas ofrecían todo tipo de productos del
de las autoridades atenienses, que campo volvieron a los barrios que
ordenaron ejecutar a sus mejores tampoco desapareció rodeaban la Acrópolis. En el ágora
comandantes navales, también con- seguían activos los tenderetes del
tribuyó a la victoria espartana. En tras el final de la mercado, que exhibían frutas, ver-
la primavera del año siguiente, los duras, quesos y animales de caza y
dos reyes de Esparta se presentaron Guerra del Peloponeso de corral. Algunos artesanos vendían
frente a las murallas de Atenas para allí todo tipo de utensilios, lo mismo
exigir a sus ciudadanos que entre - En cuestión de poco tiempo, los que en muchos callejones de la ciu -
garan su flota, dejándoles como re- acérrinlos enemigos de Atenas de- dad, donde había pequeñas tiendas
serva doce barcos para transporte de cidieron proporcionar protección a de alfareros, carpinteros, zapateros
,
mercanClas. los atenienses que se oponían a los y otros oficios.
Los espartanos también exigieron "Treinta Tiranos", lo que sin duda
a los vencidos que desmantelaran supuso una consecuencia inesperada La vida cultural y comercial ate-
las fortificaciones de la ciudad. La del tratado de paz que dio fin a la gue- niense persiste. Los agoránomos
Asamblea ateniense aceptó los tér- rra. Con el apoyo de Tebas, el general continuaron controlando las activi-
minos del acuerdo de paz en abril e ateniense Trasíbulo invadió Ática y dades comerciales y haciendo Cunl-
inmediatamente comenzó la demo - derrotó a la guarnición espartana y a plir las normas establecidas para el
lición de los Muros Largos. La capi- las fuerzas que apoyaban a la oligar- buen funcionamiento del mercado.
tulación de 404 a.e. fue seguida por quía, lo que supuso el restablecimien- En el puerto del Pireo seguían con -
la desaparición del régimen demo - to de la democracia en Atenas. centrándose los comerciantes más
crático en Atenas y la institución de Mientras los atenienses comenza- importantes de la ciudad. Allí tenían
una férrea oligarquía. ban a mirar el futuro con cierto op- sus mesas los cambistas de moneda
timismo, Esparta cometió un error y los armadores, que podían ser ciu-
Nueva organización política ate- estratégico de primer orden al apo- dadanos de pleno derecho o metecos.
niense. El nuevo régimen consistió yar a Ciro en su fracasado intento de Ellos eran los responsables de trans -
en una junta de treinta hombres que derrocar a su hermano Artajerjes, portar en sus grandes barcos los pro-
redactaron una nueva constitución que fue coronado rey de Persia tras la ductos de exportación e importación.
para Atenas. Los ejecutores de la po - muerte de su padre Daría en 405 a.e. La vida cultural y artística en Ate-
lítica que idearon Clístenes y Pericles Del año 396 a.e. al 390 a.C., Esparta nas tampoco desapareció tras la gue -
fueron llamados los "Treinta Tira - se enfrentó a una alianza de Estados rra. El magnífico escultor Praxíteles,
nos". Las autoridades de Corinto, griegos que incluía a Atenas, Argos, autor de la Afrodita de Cnido, es un
Megara y Tebas no entendieron Tebas y Corinto. Los dos últimos Es- buen ejemplo de ello. Lo mismo pue -
la tibieza de Esparta con la tados habían sido sus más fieles alia - de decirse de la actividad intelectual
derrotada Atenas. Exigían dos en la Guerra del Peloponeso. que desplegaron Platón y sus discí-
un trato mucho más cruel La victoria de Esparta supuso un pulos. Atenas siguió aportando mu-
para una ciudad que había enorme varapalo para Atenas, aun- cho a la cultura y al desarrollo del
infligido tanto daño y sufri- que su actividad económica, cultural pensamiento griego. Sin embargo, la
miento a los miembros de la
Liga del Peloponeso. ~
Tampoco entendieron que ~
Esparta incluyera en el tra -
tado de paz una cláusula de
alianza con Atenas y que, a
continuación, saqueara la
Acrópolis sin compartir el
botín con ellos. Les parecía
que los espartanos acapara -
ban el triunfo y que inlPO -
nían la oligarquía en Atenas
en contra de sus intereses.
El enorme enfado con sus
aliados espartanos hizo que
Corinto, Megara y Tebas
dieran un giro de 180 0 en
su política exterior.

Platón, rodeado de
estudiantes. El epicentro de
estudio de la filosofía griega
antigua fue también conocido
como Escuela Platónica.
IV PARTE: LA DERROTA DE ATENAS
brillantez que vivió la ciudad déca - ~
das antes ya nunca se recuperó. ~
Atenas ya era otra cosa. El triste
fmal de Sócrates en 399 a.e. podría
ser visto como el símbolo de la des -
aparición del espíritu de Pericles. El
filósofo fue acusado de corromper a
la juventud y de no reconocer a los
dioses atenienses , por lo que fue
condenado a muerte en el Areópa -
go. Su defensa ante ese tribunal nos
descubre su grandeza moral, su gran
elocuencia y su profundo civismo.
Platón , que no pudo asistir a los mo -
mentos fInales de su maestro, cuenta
que pudo haber eludido la condena,
pero que prefirió acatarla.

La Hélade, en manos de Alejan-


dro Magno. Con 70 años de edad, el
filósofo ingirió una dosis mortal de
cicuta , método usado por los griegos
para quitar la vida a los reos que te -
nian que ser ajusticiados. Sócrates se
tendió boca arriba y bebió el veneno.
Antes le recordó a su alumno Critón Alejandro
que le debían un gallo a Asclepio. ro del ideal ateniense desarrollado Filipo II se proclamó rey de Grecia. Magno ocupa
"Así que págaselo y no lo descuides ", por Pericles ya sólo quedó el recuer- Tras su muerte, su hijo Alejandro em- la polis ate-
fue lo último que dijo. do. El Partenón y algunas grandes prendió la gran ofensiva contra Persia, niense. El mo-
El pensamiento del filósofo ate - obras de arte siguieron en pie , pero derrotando al rey Daría III en Issos, lo narca macedonio
niense brilló gracias a Platón y a otros la magia que hizo posible esos prodi- que le convirtió en el nuevo señor de logró someter a
discípulos suyos. A través de ellos , gios se esfumó casi por completo. Un Asia Menor. En 332 a.c. , el joven es - las ciudades-Es-
tado griegas y así
Sócrates ejerció una gran influencia gran capítulo de la Historia antigua tratega conquistó Egipto , donde fun- hacerse con el
en el pensamiento occidental. se había cerrado. dó Alejandría, una ciudad que se con- poder en toda la
En el siglo IV a. e. , Atenas sufrió Mientras los cartagineses iban ci- vertiría en uno de los grandes puertos Hélade (arriba. en
numerosos cambios, pero sobre - mentando su influencia en el Medi- del Mediterráneo. A continuación, un cuadro con su
vivió. También mostró que había terráneo occidental, en Grecia surgió Alejandro tomó las regiones interiores mujer, Roxana).
aprendido de sus errores anteriores, una nueva potencia que logró poner del imperio persa y condujo a su ejér-
evitando imponer su voluntad con sus manos sobre la debilitada Atenas. cito hasta orillas del río Indo.
dureza sobre sus nuevos aliados. Pe - En el año 338 a.c., el rey macedonio
la lengua griega se asienta en el
Mediterráneo. La repentina muerte
El sepelio del ideal ateniense aportando a los ciudada- de Alejandro Magno frenó en seco LIBRO
nos un código moral más las ambiciones imperiales del mun- Civilización griega,
a rendición de Atenas miento, así como riqueza a exigente que se identifi- do griego. Almque sus sucesores no
L en el año 404 a.C. fue
el principio del fin del ideal
través del comercio, pero
el grandioso experimento
caba con el propio pres-
tigio moral de su ciudad.
supieron defender la herencia terri-
torial de Alejandro, sí lograron man-
David Hernández
de la Fuente y Ra-
quel López Melero.
político, cultural y social de Pencles había conclui- Aunque sólo votaban los tener la influencia de la lengua griega Alianza Editorial,
que puso en pie Pericles. do. La concepción de una ciudadanos Iibres,lo cier- como eje vertebrador del Mediterrá- 2014.
Atenas sobrevivió a la Gue- Atenas democrática, capaz to es que el gobierno de la neo. El deseo de revivir la mentalidad Esta obra ofrece un
rra del Peloponeso y siguió de representar el papel de ciudad estaba en manos clásica de Grecia y Roma también se- recorrido por la His-
toria griega antigua,
produciendo arte y pensa- gran potencia rectora de de todo el pueblo, algo ría vital en la consolidación del nuevo desde la organiza-
toda Grecia, quedó des- muy distinto a las demo- espíritu del Renacimiento. ción social a la eco-
virtuada. cracias modernas repre- Pero para ello hacía falta aprender nomía y la política.
l·~.......~ sentativas. Los atenienses griego clásico y buscar en los conven -
U .. ", .... JI Uf El poder. en el pueblo, disfrutaron con las tedio- tos manuscritos originales de los clá-
, If tt tt 1, IItnuau
t., .,"t,. .JUtt. Pericles aplicó el viejo
sentido griego del honor
sas tareas legales y ad-
ministrativas que llevaron
sicos grecorromanos. Aquel esfuerzo
intelectual por recuperar las esencias
""'n
UHUU
.. "u .. en una nueva dirección, a cabo: veían en ellas la
salvaguardia de sus liber-
del clasicismo ensanchó la mente de
los hombres del prerrenacimiento
U, Iftl" Con el kleroterion, un peculiar tades y la de su grandiosa italiano. Todo ese proceso facilitó el
rr U... ,n .. dispositivo, se escogía a los ciudad, a la que amaban surgimiento del Quattrocento y po-
'.~~U",,~I" jueces al azar. con fervor patriótico. sibilitó que el helenismo haya llegado
U,UPUU vivo hasta nuestros días . • •

,ti", t
MUY HISTORIA 71
¿Cuándo se entrada en la meta en solitario
significó para los helenos la re- ¿Cómo se peinaban
celebró el pri- cuperación de su honor. dado

mer maratón?
que no consiguieron vencer
en ninguna otra categoría de
en la Atenas de Pericles?
atletismo durante esos Juegos n la época arcaica. los hombres lleva- siempre pelados. En la época clásica. los

E n las primeras Olimpiadas


de la era moderna. celebra-
Olímpicos.
La distancia establecida en la
E ban el pelo largo. peinado en trenzas
simétricas. pero a partir de las Guerras Mé-
varones abandonaron los peinados que so-
lían llevar en época arcaica. Daban mucha
das en Atenas en 1896. tuvo actualidad para el recorrido de dicas solamente los niños en Atenas lleva- importancia al arreglo del pelo del bigote
lugar el primer maratón. y lo ga- un maratón es de 42.195 m; ban el pelo largo. Cuando se aproximaban y de la barba. aunque a partir de Alejandro
nó un vendedor de agua de la fue decidida, sin pretenderlo, a la adolescencia. se lo cortaban y lo con- Magno cambió la tendencia y empezaron a
ciudad. El vencedor. Spiridon por la reina consorte del Reino sagraban a los dioses. afeitárselos completamente.
Louis. había permanecido los Unido. Alejandra de Dinamar- En Esparta. por el contrario. los niños lle- Las mujeres, por su parte. llevaban el pelo
dos días previos a la compe- ca. durante los Juegos Olímpi- vaban el pelo al rape y los adultos lucian largo recogido con redecillas o cintas. tren-
tición ayunando y orando. Su cos de Londres en 1908. largas cabelleras. Los esclavos iban casi zas. etc. Se han encontrado peines de diver-
Aunque persiste el malentendi- sos materiales. Se teñían el pelo con henna
do. nunca se celebró un mara- o de rubio. para imitar el de la diosa Atenea. y
tón en las Olimpiadas antiguas. utilizaban pelucas y postizos. Para
y el maratón femenino se hizo depilarse. usaban la llama de
esperar más de 80 años. pues una lámpara. cremas o.
llegó a celebrarse por primera incluso. una navaja.
vez en los Juegos Olímpicos
-
, de Los Ángeles. en 1984.
Actualmente, el maratón con

Las obras ar-
tísticas de la
,
más prestigio a nivel mundial epoca son
es el de Boston . que forma el testimo-
parte de las seis pruebas de nio de su
la competición internacional forma de
denominada World Marathon peinarse.
- Majors; las cinco restantes
son otros grandes maratones:
Spiridon Louis obtuvo fama y Nueva York. Chicago. Berlín,
dinero tras ganar el maratón. Londres y Tokio.
----------------------------------------------------~ ~~~~--~::~~~------------------~~~~~.w~-~_~---
-
¿Qué significaba ser "meteco" en la polis?
ra un extranjero. un no griego. que después de residir en Atenas; luego.
E vivía en Atenas. Para establecerse
en la ciudad necesitaba tener un pro-
podía quedarse en la ciudad toda la
vida. A diferencia de Esparta, donde
im:cri"tas con el nombre de la persona condenada al ostracismo. tector. un pros tates. que también le ha- se realizaban expulsiones masivas de
cía las veces de fiador. Los metecos te- extranjeros de forma regular. en la ca-
nían prohibida la posibilidad de poseer pital ática eso sucedía raramente.
una casa o tierras en el Atica. por lo que Aunque no podían ser propietarios.
su protector también hacía en muchas en Atenas ocupan buena parte de los
ocasiones de arrendador. puestos de la Administración. Entre
Los griegos diferenciaban entre un los metecos que se beneficiaban
¿De dónde viene el término "ostracismo"? meteco. que era un extranjero resi- de la concesión de la ciudadanía
dente. y un foráneo de paso. Este figuraban numerosos banqueros.
l vocablo procede del griego ós- co al que consideraba peligroso. Su último no se beneficiaría de ningún
E trokon. que literalmente significa
·'teja" o "trozo de vasija". Los griegos
castigo era ser condenado al ostra-
cismo. que significaba el destierro
derecho establecido en la polis y no
se convertiría en meteco hasta un mes
El extranjero en Atenas (meteco) no
tenía derecho a adquirir propie-
empleaban este material para escri- durante 10 años. dades y solía vivir en ca-
Tras la votación, el condenado tenía sas arrendadas.
bir. que se encontraba fácilmente es-
parcido por el suelo. En estos trozos 10 días para preparar su partida y des-
de teja se escribía. con un punzón. pedirse de sus seres queridos. Sus
el nombre de un político al que se bienes eran respetados y sus propie-
quería condenar por considerarlo un dades seguían siendo suyas; esto en
peligro para la comunidad. teoría. porque en la práctica no siem-
Así pues. una vez al año, toda la po-
lis se reunía en el ágora y escribía en
pre ocurría. En definitiva. su pena era
no poder entrar en la ciudad de la que
rr
estas tejas el nombre de algún políti- era expulsado durante una década. II

,
72 MUY HISTORIA
¿Qué es un "kléros"? ¿Qué llevan puesto
Cada trozo de terreno. kléros. significaba
D esignaba en la Antigua
Grecia el lote de tierra del
que un ciudadano era propie-
una colonia militar en la polis y
así incrementaban el número de
hoplitas atenienses. las cariátides?
para el ciudadano una posesión segura tario. Al establecerse una nue- En el origen de la etimología del
en el Ática. va colonia. la tierra era dividida
entre tantos ciudadanos como
parcelas de terreno hubiera.
término. éste significaba "lote
atribuido por la suerte". eviden-
ciando así su claro carácter
D entro de la Acrópolis de Atenas. en la
fachada sur del templo de Erecteión
encontramos el Pórtico de las Cariátides.
En Atenas existían las llamadas igualitario: esa tierra cívica era una tribuna compuesta por seis figuras de
kleruquías. que eran las agru- repartida en partes Iguales. mujer esculpidas de 2.3 metros de altura.
paciones que se formaban en el La concepción de este término que cumplen la función de columna para
proceso del sorteo de cada uno varía de forma sutil entre Esparta soportar el entablamento. Son represen-
de los trozos de terreno que se y Atenas: hay autores que pa- taciones de ciudadanas procedentes de
asignaban a un kleruco. como ra diferenciarlo utilizan cléros Caria, en Lacedemonia. Esa ciudad había
~ se llamaba a los soldados-ciu- cuando se refieren al de Esparta colaborado con el enemigo persa en las
~ dada nos. que a su vez formaban y kléros para el ateniense. Guerras Médicas y Atenas le había decla-
rado la guerra. y tras exterminar a los hom-
bres habían vendido a sus mujeres como
¿Cómo eran esclavas. Esas estatuas femeninas de
mármol recordaban la suerte de los que
las fiestas colaboraban con el enemigo y la condena
de cargar con el peso del templo durante
Panatenaicas? toda la eternidad.
Las jóvenes lacedemonias aparecen

L a represen tación de estas fies-


tas se encuentra reflejada con
gran detalle en los cuatro lados
vestidas con un peplo. esto es, una túnica
femenina formada por una pieza rectangu-
lar con grandes pliegues y cortada en
del friso del Partenón. Consistían dos mitades. Las dos partes se unen con
principalmente en una procesión un alfiler sobre cada hombro y el peplo se
de las hijas de las mejores familias ciñe a la cintura con un cinturón.
áticas. que entregaban a la diosa
Atenea un nuevo peplo. El desfile que se organizaba en la Acrópolis ateniense durante las fiestas ~
Se trataba de una festividad ce- Panatenaicas se representó en el friso del Partenón (arriba, un fragmento).
~

III
lebrada en honor de Atenea cada ~
cuatro años. que cu lminaba con la gran procesión no faltaban flautis- Al final de la cabalgata. se acerca-
entrega del peplo a la diosa. tas. honorables ancianos. carros .... ban al lugar sagrado las jóvenes
El desarrollo de estas fiestas se todos en formación de cortejo. atenienses ataviadas con bellísi-
centraba también en una impor- También se llevaban a cabo sacri- mos peplos y los representantes
tante exhibición de caballería. que ficios de diversos animales. tales jerárquicos, que participaban en la
le otorgaba un gran rango social a como carneros. ovejas. etc., en ho- ofrenda del peplo ante la celia del
la festividad. En la comitiva de esa nor a la deidad Atenea. templo de Atenea.

¿Para qué servían los Muros Largos?


urante siglos n~ ha habido ciudad hasta el puerto. protegien- en disponer de este tipo de cons-
D mejor protecclon para una
ciudad que una sólida muralla o
do tanto la salida de la polis como
un canal de contacto de ésta con
trucciones. y otras como Corin-
to también tuvieron sus caminos
unos gruesos y altos muros. en al- el mundo a través del puerto. No amurallados. pero cuando se habla
gunos casos rodeando toda la ciu- fue Atenas la única ciudad griega de Muros Largos el referente sue-
dad y en otros limitándose le ser Atenas y su conexión
a proteger una zona deter- GUERRA VoL PE1.OPONESO
t,U. . ~~~. .... ~
con sus puertos: El Pireo y
, liI iIII*Iil" tl"".
minada. como puede ser el
acceso más débil o aquella
¡ .--...
. ..."..- .. ,.
Falero.
La anchura de este corre-
parte en la que las defensas dor entre la ciudad y el mar
naturales como ríos o ba- era de unos cien metros y la
rrancos no eran suficientes. longitud de cada una de las
Atenas, en su época dorada murallas sobrepasaba los
en la Antigua Grecia. tam- seis km. Se construyeron a
bién utilizó esta forma de mediados del siglo V a.C. y
defensa. Los Muros Largos estuvieron allí hasta que los
de Atenas eran una cons- espartanos los destruyeron
trucción que iba desde la en 404 a.C.

MUY HISTORIA 73
~ concepto definido de forma senci- que no fue sino una de sus muchas
lla de lo que debe ser una persona, Un matemático podía contribuciones. Pitágoras fue el pri -
condiciones que seguimos admiran- escribir versos, mero en afirmar, por ejemplo, que
do en nuestro tiempo. Sobre esa base la Tierra es redonda y que existen
de juicio, el mérito personal residía un músico podía las antípodas, y creó una escuela fi -
en su capacidad para aportar algo a losófica que se prolongó durante 19
los demás. Todos eran bienvenidos: trabajar con generaciones después de su muerte;
atletas, filósofos, poetas, actores, su muerte física, porque también in-
legisladores, músicos, escultores, conceptos tísicos trodujo entre los griegos el concep -
arquitectos. Con ellos se enriquecía to de reencarnación. Decía, incluso,
la ciudad, que a su vez aportaba algo encontrar respuestas a la naturaleza, que podía recordar sus anteriores
al resto de la comunidad helénica, lo mientras que los filósofos , los poetas vidas, y que se acordaba de haber
que enorgullecía y prestigiaba a sus y los dramaturgos buscaban expli - permanecido en el Hades (el más allá
ciudadanos. caciones para la condición humana. de los griegos) durante 207 años. De
Contra lo que suele decirse, no fue - él se contaban prodigios tales como
Vuela l -m Ine ió . En Grecia se ron los británicos quienes inventa - que había sido visto en dos lugares
respetaban tanto la razón como la ron el humor. Aristófanes escribía al mismo tiempo o que era capaz de
imaginación, o sea, los dos ámbitos hace 25 siglos comedias que hoy nos predecir el número exacto de peces
en los que cabe lo que hoy llamamos siguen pareciendo desternillantes. que traía una red por el esfuerzo que
"cultura" . y se sabía que no existe la En términos generales, la especia - hacían los pescadores al recogerla. Y
una sin la otra, que la razón despro- lización era difusa: un matemático aun se dice que, después de contarlos
vista de imaginación vale tan poco podía escribir versos, un músico po - y acreditar su predicción, compró
como si ésta estuviera desprovista día trabajar con conceptos matemá- los peces y pidió que los devolvieran
de razón. Homero había fundado la ticos, un filósofo podía convertirse al mar, porque todos seguían vivos.
poesía sobre unos hechos remotos, en guía de pueblos. El primero que
pero reales, como demostró Schlie- no se llamó a sí mismo sabio sino fi - S n ido práctico la filosofía. La
mann en la colina de Hissarlik. La lósofo ("el que quiere saber") fue Pi- sociedad griega consideraba y respe-
imaginación que proyectó un cua - tágoras de Samas, un ejemplo único taba a sus pensadores. La cultura, que
drado en cada lado de un triángulo y, a la vez, característico, de la cultu- según Menandro es el don más pre -
produjo un nuevo teorema funda - ra griega. Personaje sorprendente se cioso que ha recibido el ser humano,
mental. Los matemáticos y los geó - mire por donde se mire, su nombre no era vista como simple erudición
metras forzaban su imaginación para nos suena por su famoso teorema, (polimatía), cosa que los propios fi-
lósofos despreciaban por considerar
que la acumulación personal de co-
nocimientos no aportaba gran cosa al
conjunto. El pensamiento y la cultura
eran cuestiones que debían servir pa-
ra la vida. La gente hacía preguntas a
los filósofos cuando se los encontraba
en la calle y ellos las contestaban. Los
pensadores más ilustres, que en algún

Razón e imaginación, la fórmula de la


cultura. El matemático e inventor Arquí-
medes (izquierda) fue uno de los científi-
cos más importantes de la Grecia Antigua.
Los centros de estudio griegos impartían
las clases de forma interdisciplinar (abajo).

76 MUY HISTORIA
• • •
a superstición puede tira tres piedras al camino.
parecer absurda en un Si escucha el grito de una le-
hombre culto, pero sabemos chuzo permanece petrificado
que no es así. Hay gente cul- y no se mueve antes de haber
tísima, eruditos y profesores pronunciado la fórmula "que
que no pueden evitar ser su- Atenea te lleve".
persticiosos. Ylos griegos lo
eran porque además creían emed
en la magia,la adivinación, Si en un cruce de
los presagios y los augurios. cominos ve o un hombre con
Ciertas cosas eran favora- uno corona de ajos regreso o
bles, como que se le rompie- cosa a toda prisa, se sumer-
ra a uno el cordón del zapato ge en el agua de pies o cabe-
derecho, y otras desfavora- zo y llamo o los sacerdotisas
bles. como que se le rom- poro que le purifiquen con
piera el del izquierdo. Creían el cadáver de un perro joven
,
Heráclito de Efeso y Demócrito de Abdera. Estudiosos de la materia creadora del en lustraciones, ensalmos y que mueven o su alrededor.
universo desde perspectivas dispares, son considerados los primeros filósofos físicos. ritos maléficos o imprecato- Si se cruzo con un loco o con
rios contra sus enemigos. un epiléptico le asaltan los
momento fueron llamados "los siete que las cualidades de cada materia escalofríos y escupe en el
sabios de Grecia", popularizaban su varían en función de los enlaces de Cate pliegue del monto. Cuando
pensamiento reduciéndolo a una sen - los átomos que la componen, par- Teofrasto de Ereso tiene un sueño especial acu-
tencia fundamental que servía como tículas invisibles que son iguales en escribió en el siglo IV a.C. un de a los adivinos para que le
bagaje concreto para la vida. Conse- cuanto a su estructura, aunque va- libro llamado Caracteres, en indiquen o qué divinidad de-
jos muy valiosos como "Conócete a rían de tamaño y forma. En lo único el que retrata algunas de las be sacrificar....
ti nusmo", "Nada en exceso", "En la en que se equivocó fue en identifIcar- supersticiones de sus con-
confianza está el peligro" o "Perma- los como indivisibles, pero hizo falta ciudadanos personificándo-
nece atento a la ocasión". Hiroshima para quitarle la razón. A las en uno de esos ca-
Pero también profundizaban en este gran hombre de carácter jovial racteres: Si se le cru-
cuestiones mucho más abstrusas. Por y de modestia extrema también se lo za uno comadreja
ejemplo, en la constitución de la ma - conoce como "el filósofo sonriente". permanece quieto
teria. Buscando explicaciones unita- No le preocupó en absoluto la falta de hasta que pose
rias - como a su modo intentaría ha- reconocimiento público que padeció otro persono y, si
cer Einstein con la teoría del campo durante toda su vida. no posa nadie,
unificado- , persiguieron el elemento
básico del que está constituido el uni- Estudio, ló ica e intuición. En
verso y así llegaron a formular la teo - cambio, su colega Heráclito de Éfe - Teofrasto de Ereso
ría atómica. O mejor sería decir a adi- so se caracterizó por un estilo seco inició sus estudios
vinar la existencia de la unidad esen- y sentencioso, muy ensimismado, lo en la Escuela Plató-
que le valió el calificativo de "el os - nica y fue discípulo
cial de la materia y a darle nombre,
de Aristóteles, que
átomo ("lo que no puede dividirse"). curo". Consideró que el movimiento le legó todos sus escritos.
La teoría atómica tuvo su principal es la esencia del universo, donde to-
exponente en Demócrito de Abdera, do cambia o fluye constantemente.
discípulo de Leucipo, quien postuló De él se conservan sentencias enig-
máticas como: la armonía visible es y que su luz es reflejo del Sol, el que
i menor que la armonía invisible. Si a su vez es una enorme esfera ígnea.
v se estaba refiriendo al movimiento Podría decirse que también intuyó la
armónico del universo habría que existencia de la electricidad como un
darle la razón, pues hoy sabemos que fluido capaz de penetrar algunas sus-
la cantidad de materia oscura es muy tancias pero no otras (conductores y
superior a la de la materia visible . aislantes), fluido al que llamó nous,
• Eran tipos de intuiciones geniales que podría traducirse como pensa-
que desarrollaban mediante sistemas miento o actividad mental. También
lógicos y que participaban de amplios sabemos hoy que nuestro cerebro
y muy diversos intereses intelectua - produce recuerdos y pensamientos
les. Anaxágoras estudió, entre otros por medio de impulsos eléctricos. Y
asuntos, el cerebro humano, los cuando hablamos de electricidad nos
eclipses y la respiración branquial. En referimos al fluido eléctrico.
su actividad de cosmólogo afirmó que Las intuiciones y las ideas de los fi -
la Luna había fonllado parte de la Tie - 1ósofos se transmitían a partir de la
rra - como se sospecha actualmente - enseñanza a sus discípulos. Tales ~

MUY HISTORIA 77
~ enseñó a Anaximandro, que ense-
ñó a Anaxágoras, que enseñó a Só -
crates, que enseñó a Platón, que en-
señó a Aristóteles. No era nunca una
transmisión directa , sino filtrada ,
matizada o ampliada por la persona -
lidad de los discípulos, cuyo propó -
sito era aportar sus propias reflexio -
nes a las recibidas por los maestros.
Además, no todos aprendían lo mis -
mo ni mucho menos. Discípulos de
Sócrates fueron tanto Platón como
Antístenes, el fundador de la escuela
cínica, y no se puede imaginar a dos
individuos tan diferentes en conduc -
tas e ideas.
Mientras que Platón se considera -
ba el ombligo del mundo , Antístenes
decidió que la ostentación de riqueza
y de sabiduría era un profundo error
de la personalidad, y que lo propio de
la persona era aprender a vivir con lo
menos posible para obtener el máxi- Jóvenes aprendices. Los estudiantes ateníenses gozaban de la lectura de Homero en
mo grado de libertad. Su discípulo grupo (arriba). La educación griega ponía énfasis en el desarrollo de la razón y la crítica.
Diógenes de Sínope fue el mayor ex -
ponente de esa idea. Redujo al míni- la miga al pan para servirse de él co - gado a la cultura como si fuera una
mo sus necesidades. Trató de comer mo escudilla, tiró la suya muy con- religión. La obra suprema y principal
cruda la carne , pero le daban cólicos. tento por encima del hombro. de aquella cultura, la Ilíada, comien-
Sólo poseía una escudilla de madera, Así que lo que hoy llamamos "sín- za invocando a la música: "Canta, oh
imprescindible para contener el no drome de Diógenes" para referirnos a musa, la cólera del pélida Aquiles ... ".
menos imprescindible alimento, pe- la acumulación de suciedad y cachi - De tal modo se era consciente de que
ro , cuando vio que un nino le quitaba vaches en una casa es un error total. el hombre cultivado debía estar fami-
La casa de Diógenes estaba vacía. Más liarizado con la música, que TemÍS -
~ aún: Diógenes no tenía casa; vivía en todes se consideraba a sí mismo un
una gran cuba destartalada, la me - hombre incompleto por su escasa ha-
trao, que había servido en otro tiem- bilidad para tocar la cítara. Pero ade -
po como depósito de agua de Atenas. más de escucharla y tocarla, querían
conocer sus misterios, la razón de que
El pensamiento mueve a la rtes ciertas combinaciones sonoras resul -
La fIlosofía en todos sus aspectos ten armónicas y otras inarmónicas.
(incluyendo el que hoy llamaríamos Pitágoras trabajó con la relación
"ciencia") fue la mayor aportación entre la longitud de las cuerdas de
de la cultura griega en el ámbito de los instrumentos y las notas que pro -
la razón. En el de la imaginación y la ducen. Y el concepto se trasladó al
estética, las aportaciones fueron in- universo: en griego , cosmos signifIca
nunlerables. Guiados por su noción "orden", y ese orden producía mú-
de armonía, que se refIere al equili- sica , la música de las esferas , que la
brio de la composición, desarrolla- Nasa certifIcó hace unos años.
ron una arquitectura que todavía nos Con la música se emparejaban la
conmueve y que hunde sus raíces en danza y el canto, unas actividades
la matemática y en las proporciones, que no suelen faltar en ningún gru -
pues ellos descubrieron también la po cultural humano. Pero ellos las
proporción áurea, uno de los núme- depuraron hasta extremos de gran
ros más poderosos que emplea la na - sofIsticación, persiguiendo siempre
turaleza para hacer su trabajo.
La poesía era una aplicación del El teatro y el estadio
concepto de ritmo y armonía. Los
. . .
eran los edificios
~

versos gnegos son pura muslca recI-


tada, así como su música , que se co -
noce poco, debió de ser poesía sono- civiles de mayor
ra. La música, el lenguaje de las mu-
Diógenes de Sínope, el "Sócrates delirante". Platón apodó así sas, estaba incardinada en la propia importancia en
al discípulo de Antístenes. del que se conoce más su vida que su raíz de aquella sociedad y hablaba al
obra. pues se despreocupó de formar escuela como filósofo cínico. mousikos anér, el individuo entre- las ciudades griegas

78 MUY HISTORIA
el enemigo como jabalina, martillo, aumentaba su popularidad entre sus LIBRO
disco, peso , etc. Pero, como revela conciudadanos. Medea,
el trabajo de sus grandes escultores, Los corifeos utilizaban la música y Eurípides.
también era una glorifIcación de la el canto para expresarse, con lo que Gredas. 2010.
anatomía que participaba asimismo el conjunto recordaba a lo que ahora Se conservan 18 tra-
gedias del d rama-
del carácter competitivo de los seres llamaríamos una comedia musical.
turgo griego Eurípi-
humanos, que ha existido siempre, Aunque las mujeres podían partici -
des y esta se
pero que ellos convirtieron en un par como espectadoras, el escenario considera una de
juego de masas. les estaba vedado, igual que ocurría sus obras maestras.
La vertiente más popular o públi- en el teatro isabelino. Pero había ac -
ca de la cultura, junto con los juegos tores varones que interpretaban muy
atléticos, se desarrolló con la inven - bien los papeles femeninos ayudados
ción del teatro, que signifIca eti - por la máscara , que se llamaba perso -
mológicamente "mirador" o "lugar na , literalmente "delante de la cara".
desde el que se observa". Se escribieron entonces las gran-
des obras maestras que se siguen y
Paslun por los ese na los. El tea- seguirán representando sobre los
tro para los griegos fue una activi - escenarios del mundo. Tres autores
dad tanto cultural como social que destacaron por encima del resto en
pernútía agrupar a los ciudadanos. el género trágico: Sófocles, Esquilo y
y esto era considerado muy desea - Eurípides, mientras que Aristófanes,
~ ble, por sano , desde el punto de vista erates y Menandro descollaban en la
del conocinúento y el trato entre los comedia. Los primeros utilizaban un
la belleza armónica, que admiraban habitantes de la polis. De hecho, el estilo elevado y trataban temas de
por encima de todo. Así, cuando los teatro y el estadio eran los edifIcios mayor trascendencia. Los comedió-
ancianos de Troya conocieron a He - civiles más importantes de cualquier grafos trataban los asuntos sociales
lena, consideraron que su belleza ciudad griega considerable. Muchos más mundanos con un desenfado
bien justifIcaba la guerra. Porque la de ellos se conservan por sus propias irónico que a menudo rondaba el sar-
belleza física, la belleza del cuerpo características, ya que no estaban cu- casmo y la crítica descarnada, utili -
humano , les parecía admirable. Era biertos y se disponían en los declives zando sin reparo toda clase de chistes La cítara, ver-
cultura física, y así empezó su pa - de los promontorios para facilitar la de índole sexual y escatológica. sión avanzada
de la lira. Se tra-
sión por lo que hoy llamamos depor- vista de la escena a los espectadores.
taba de un instru-
te y continuamos glorifIcando cada El teatro les apasionaba. Los ciu- En euda con Grer·a. En defInitiva, mento de cuerda
cuatro años con las Olimpiadas. En dadanos pudientes pugnaban por que no nos resulta difícil ponernos en de mayor comple-
el fondo, se trataba de útiles entre - convertirse en coregos, encargados la piel de aquellas gentes de las que jidad que la lira. Se
• •
namientos militares: carrera , salto, de pagar y equipar por su cuenta a nos separan unas Cien generaCiOnes. mantenía vertical y
lucha, lanzamiento de objetos contra los integrantes de los coros, lo que Viéndolos en la distancia nos parecen se afinaban las
de la familia, porque nos reconoce - cuerdas ajustando
mos en sus valores y en su manera cuñas de madera.
• de entender el mundo. Nos reímos Estatua de un
con sus chistes, nos admiramos con Apolo Citaredo
(abajo).
I teatro, que se había Las mujeres ocupaban los sus razonamientos, celebramos sus
convertido casi en un asientos más altos, mien- obras de arte. y, aunque tuvieron es -
vicio para muchos ciudada- tras que las autoridades clavos y no veían a las mujeres como
nos y ciudadanas, era bara- civiles y eclesiásticas se merecedoras de todos los derechos,
to en Atenas. Sólo costaba sentaban en las primeras inventaron la democracia, la frag
dos óbolos y todo el mundo filas junto a los invitados mentación del poder y su reparto en
tenía derecho a presenciar ilustres. Como siempre se tre los ciudadanos, y con ese invento

las obras. La ci udad dispo- producían pequeñas tri- armoruzaron una so
nía además de dinero para fulcas, los acomodadores ciedad libre y regida
abonar la entrada de aque- iban provistos de una vara por leyes justas. En
llos que ni siquiera podían de fresno con la que disua- esa codicia por la li-
permitirse ese pequeño dían a los disconformes. bertad se encuentra
gasto, la tercera parte de un el mayor logro que
dracma. Esta medida se de- En oca- nos legó su civiliza
be a que los gobernantes siones excepcionales,los ción. Así que Grecia
griegos eran conscientes ricachones que mantenían no es ese pequeno -
de la utilidad social del tea- el espectáculo, los coregos, Estado del sur aho
El precio de una entrada
tro. Una vez cruzada la puer- a quienes hoy llamaríamos gado en la crisis,
en un teatro griego de la ta, el espectador tenía que productores teatrales, repar- como parece en el
Antigüedad era ínfimo; arreglárselas para encontrar tían pasteles y vino entre los espacio, sino el Es -
aun así, existían ayudas un sitio, que dependía de su espectadores. Verdadera- tado más grande de
para poder pagarlo. condición social. mente, lo pasaban muy bien. Europa si se mira en
el tiempo . •
I POR MARÍA FERNÁNDEI R[]

La Acrópolis de
Atenas, colina de culto
L iteralmente, acrópolis sig- templos hospedados en la ci-
nifica "ciudad elevada", y la ma sagrada. Años más tarde,
mayoría de las polis griegas te- comenzó la reconstrucción de
nía n una que cumplía una doble los santuarios bajo ellideraz-
función : defensiva y religiosa . go de Pericles. Con la llegada
La ateniense se encuentra en de la democracia y proyecta-
una cima a 156 metros sobre das sus mejoras, la Acrópolis
el nivel del mar y es una de las de la etapa clásica consiguió
más representativas de Grecia. brillar de nuevo como centro
En Atenas, la colina sagrada de culto.
pasó por diferentes fases hasta Arquitectura grandiosa. Co-
llegar a como la reconocemos mo representa esta reproduc-
hoy: primero sufrió una inf1uen- ción 3D, la monumentalidad
cia micénica, que dio paso a su de los espacios rel igiosos se
época arcaica, caracterizada intuye imponente. Abajo, se se-
I
por una gran actividad cons-
tructora , hasta que en 480 a.C.
ñalan los edificios más emble-
máticos de la Acrópolis en la
,, I

Persia saqueó y destruyó los época dorada de Atenas. I


I
I
I
1. Templo de Atenea Niké. Este las figuras originales se hallan I " •
lugar sagrado conmemora la protegidas dentro del Museo de I
victoria sobre los persas en la la Acrópolis en Atenas. I
I
batalla de Sala mina (480 a.c.). El 6. Templo de Erecteión. Al I
proyecto se encargó al arquitec- norte de la Acrópolis, erigido I
to griego Calícrates, que ya por orden de Perieles, está de- I
,,
había colaborado en la cons-
lrucción del Partenón. El friso del
dicado a tres divinidades: Ate-
nea, Poseidón y Erecto. En su ,,
templo representa a Atenea, interior albergaba algunas ,,
Zeus y Poseidón ayudando a
Atenas a vencer al enemigo,
de las reliquias más sagradas
de los atenienses. ,
\
como intento de elevar la moral Z Altar de Atenea Polias. La \
del pueblo ateniense que estaba deidad guerrera Atenea era la \
sumido en otra contienda, la protectora de la ciudad, y por \
\
Guerra del Peloponeso. ello muy venerada por todo el \
2. Propíleos. Son la entrada mo- pueblo ateniense. En su altar se \
\
numental a la Acrópolis de Ate- realizaban cultos en honor a los \
nas, el único acceso occidental. dioses, ofreciéndose el sacrifi- \
\
Su construcción entró dentro del cio de animales.
gran plan urbanístico proyecta- 8. Partenón. Está dedicado a la ~
do por el líder de Atenas, Peri- diosa Atenea. La obra del tem-
eles. Se trata de una fachada con plo fue iniciada por Perieles co-
columnas cubierta por un giga n- mo agradecimiento a los dioses
tesco pórtico doble de mármol. por su victoria contra los per-
3. Santuario de Artemisa. Dedi- sas. Sólo la fachada occidental
cado a la divinidad protectora de se encuentra intacta. La nave
las embarazadas y del parto, que principal del templo estaba pre-
se representa en forma de osa. sidida por la estatua de Atenea
4. Estatua de Atenea Proma- Partenos, obra del escultor
cosoFidias esculpió esta figura Fidias, y el diseño de todo el
de bronce que se supone fue de santuario se condicionó a esta
grandes dimensiones, a juzgar colosal figura de 12 metros de •
por el pedestal que todavía hoy
se conserva en la colina.
altura.
9. Altar de Zeus. Recinto sagra-
.
'

5. Pórtico de las Cariátides. do al aire libre dedicado a Zeus


Esta tribuna se encuentra anexa Polieo, protector de la polis. No
al templo de Erecteión. Está se han encontrado restos de es-
o
compuesta por columnas con te santuario, lo que se sabe de él
forma de mujer. En la actualidad, procede de fuentes literarias.

80 MUY HISTORIA
, .... -- -- _ - - - - - - _ _ ....lrIo....
~

, ,
,
,
I

100m

SOm

Om

N I

ViDEO DISPONIBLE EN:


hIIp://bIUy /vIdeo-partenon

MUY HISTORIA 8 1
(
,


..
' ,
4
, •
• , ••
• , )
~
• , • I


,. •
• • •

• • ,
\
, ~
• ••
- •. • , ,
,
!
••

:./
,J
. ,
1
i


,
• •

• •
«
, \ •

• I

\

• •,

• • • " r. . •
, ,
,•
...

• ,
• , ,
• . ~
•- "l •

• •


• ••


Perides, general y estratega.
Este joven aristócrata ateniense
se convirtió en un hábil político.
el más influyente de todos los

griegos de su espléndida época .
• •

• •

• •

-

• •

, •
"" . I • .v ....


• " • •





• •


Tucídides, en su Historia de la Guerra del Peloponeso, re-

coge discursos del político y estratega griego, algunos
• de los cuales han sido utilizados para componer este

artículo sobre los recuerdos del mandatario ático. •

Por Fernando Cohnen, periodista
)
• •
""e encuentro en Atenas (431 a.c.) política, una actividad que me ha llevado a la
y dicto al escribiente mis caóti- cúspide del poder. Y no me vanaglorio de ello.
• cos recuerdos. Los ciudadanos Sólo dejo constancia del hecho.

dejaron de otorgarme su con- Nací en el seno de una familia aristocrática
• fianza hace meses, aunque ayer me han vuel - y nunca me faltó nada. Como otros mucha-
to a elegir estratega. Las plagas que causan la chos nobles, permanecí en la escuela hasta los Música de dioses.
muerte en Atenas se han cobrado numerosas catorce años. La lira fue el instru-
vidas, entre ellas la de mi amado hijo Jantipo. mento musical que
tañó Orfeo y el que
Los atenienses han achacado sus desgracias Alumno ejemplar. Allí aprendí a leer y a
acompaña a Apolo
a mi decisión de defendernos de los ataques escribir; mi maestro fue Damón, un músi como símbolo del

espartanos tras las Murallas Largas de la ciu- co distinguido que me enseñó a tocar la lira. Estado ciudadano,
dad. Se sienten avergonzados por no comba- También estudié con Anaxágoras, que saca - de la cultura
•j • tir contra ellos en el exterior. Pero yo les digo ba de quicio a la gente al afIrmar que el dios y de la música .
que hay que hostigarlos con nuestra poderosa Sol es sólo una bola de materia
flota de trirremes. Somos inferiores a ellos en de fuego sobre nuestras ca
• tierra , pero los superamos en el mar. bezas. Por ese y otros sacri -

Recuerdo claramente que en mi adolescencia legios , Anaxágoras tuvo que
hubo dos hechos que marcaron mi destino: la exiliarse. Le ayudé a afmcarse en
victoria de Atenas ante los persas en la batalla Lámpsaco, donde ha fundado una
de Salamina -entonces yo tenia quince años - y escuela de pensamiento. Imagino
• •• las historias que me contaba mi padre Jantipo que Anaxágoras seguirá pensando
, , sobre la preeminencia que alcanzó la ciudad a que los dioses atenienses no re
• ~
• • raíz de las reformas de Clístenes, hace más de presentan el orden y el equilibrio
J setenta años. Desde entonces busqué la ma - del mundo. Yo tampoco me sien
,
• nera de hacer política para servir a mi ciudad . to tan temeroso de ellos. Sin em -



I • • Mi padre encabezó la protesta popular contra bargo, muchos atenienses creen


• ca u Q
.....
", '


- Melcíades para condenarlo al ostracismo y ex-
pulsarlo de la Asamblea, lo que me inlpresionó
mucho, dado que fue el que derrotó a los per-
que los dioses serán benévolos
con ellos si les ofrecen el sacriJicio
de algunos animales. En Locros ,
sas en Maratón y salvó a Atenas del desastre. los habitantes de la ciudad siguen
I
• " La decisión de mi padre me hizo compren- enviando anualmente a un grupo de

• • der la fuerza que puede ejercer un líder cuan- vírgenes a Troya para expiar el pecado
• do utiliza a su favor la corriente mayoritaria cometido por sus antepasados, lo que es
• •
del pueblo, que en aquella ocasión corrió en una locura incomprensible. Pero apren -
••
contra de Melcíades, al que achacaban una dí la lección que me dio mi padre: "Si
desmedida ambición. Esa y otras experien- quieres gobernar esta ciudad, también
• • cias de nú juventud me orientaron hacia la debes respetar las creencias del pueblo". ~

., •

,
• •


~ Me tengo por hombre insobornable
y ciertamente dotado para la oratoria.
Hace una semana pronuncié un dis -
curso (La oración fúnebre), del que
ahora recuerdo un párrafo: "Porque,
entre las ciudades actuales, la nues -
tra es la única que cuando es puesta
a prueba se muestra superior a su fa -
ma , y la única que no suscita la indig-
nación del enemigo que la ataca, ni
tampoco su reproche, dadas las cua-
lidades de nuestros ciudadanos y la
rectitud de su gobierno". Me dice mi
amigo Tucídides que en la ciudad to-
davía resuenan los ecos del discurso.

Críticas al poder. Bajo mi manda-


to, los atenienses están disfrutando
del periodo más dorado que se re-
cuerda en la ciudad. Sé que la guerra y
las epidemias son un obstáculo. Pero
la filosofía, la arquitectura y el teatro
brillan con fuerza. El autor de moda es
el poeta Sófocles, que fue mi colabo -
rador en la guerra contra Samos (441 -
439 a.c.). Sus obras siguen triunfando
en el teatro de la ciudad. Pero las con-
tinuas mofas de los cómicos, algunas "Me tengo por consiguió fue caer en desgracia. Pero
contra la forma de mi cabeza y otras le quería. La peste se lo llevó el mes
contra mi amante Aspasia, me pro - hombre insobornable pasado. Me siento desconsolado, y
ducen aburrimiento. A mis expensas todavía lloro su muerte.
provocan innumerables carcajadas, y dotado Me asombra el cinismo de algunos
pero mi autoridad sigue intacta. de mis conciudadanos. Las hetairas y
Me quedo con los músicos y los fI - para la oratoria" los efebos más seductores son invita-
lósofos, mucho más sosegados. Como dos a los banquetes que organizan las
Sócrates, que afirma que la bondad es dan de hetaira, cosa que niego. Lo familias más poderosas de la ciudad,
el valor más alto, incluso superior a las que nadie podrá rebatirme es que es algunas de las cuales muestran su irri-
convenciones políticas. Es un hombre la mujer más bella de Atenas. Ahora tación por mis relaciones con Aspasia.
divertido, extravagante e inteligente,
. - .
es 1111 companera y consejera en mu-
pero no creo que sea consciente de la chos asuntos. Cuando compartí mis Revitalizaci6n de la ciudad. A pe -
labor que llevamos a cabo los que diri- alegrías y penalidades con ella, no sar de los rigores de la guerra y las
gimos la cosa pública. Tampoco creo sabía la repercusión que aquella deci- enfermedades que padecemos , los
que perciba que ésta es una acción sión iba a tener en las calles. Lo cierto notables siguen celebrando fIestas a
bondadosa, ya que busca el bien es que se desataron las habladurías. las que son invitados los esclavos más
estar del ciudadano. Mi propio hijo , Jantipo, utilizó mi jóvenes y bellos, cosa que no parece
Sé que Sócrates ha mante relación con Aspasia para atacarme y trastornar su severo código moral.
nido relaciones con Aspasia, tildarme de hombre débil manejado Cuando llegué al poder, me en-
a la que mis enemigos til - por los tejemanejes de una intrigan - frenté a una ciudad cuyos edifIcios
te en la sombra. Debió de pensar que y templos habían sido devastados
con su traición iba a promocionar- por los persas durante las Guerras
se en la vida pública y lo único que Médicas (del 490 al 479 a.c.). Enco -
mendé la tarea de erigir un nuevo
Mucho más que una hetaira. Aspasia templo para Atenea a los arquitectos
fue una importante figura en Atenas, Calícatres e ¡ctino, bajo la coordina -
tanto política como inte- ción de mi íntimo amigo el escultor
lectualmente. Fidias. El resultado de aquellas obras
~- es el Partenón, cuya imagen realza el
poder de Atenas. Sin embargo, debo
reconocer que la ciudad ha crecido
de forma desordenada.
Uno de mis arquitectos, Heraclo,
me ha reconocido que las viviendas
se siguen construyendo sin cimien -
tos, apoyándose unas en otras, y
Gran militar y amante de las letras tente flota de trirremes, Pericles
puso en pie el imperio ateniense.
ue el más influyente político dadero mentor fue Anaxágoras, También embelleció la ciudad
F de la Grecia del siglo Va.e.
Durante su mandato, Atenas vivió
un filósofo jón ico enamorado de
la observación del cosmos que
con grandes monumentos, co-
mo el Partenón. El gran estratega
una edad de oro en la que sobre- explicó algunos fenómenos de la ateniense dirigió a su pueblo en
salieron arquitectos. filósofos, es- naturaleza con argumentos con- los primeros años de la Guerra
cultores, poetas y dramaturgos. trarios a las creencias estableci- del Peloponeso. Una de las epi-
Pericles, nacido en 490 a.C., era das en Atenas, como afirmar que demias que azotaron a Atenas
hijo de Jantipo, que derrotó a los el dios Sol era sólo una bola de acabó con su vida en 429 a.C.
persas en la batalla de Micala , y materia incandescente. La mente
de Agariste, miembro de la familia de Pericles también se enrique- Rafael Sanz;o representó en su
aristocrática de los Alcmeónidas. ció con poetas, artistas y otros obra La Escuela de Atenos a los
intelectuales, como Sófocles o el grandes pensadores de la época.
Camino al éxito. Uno de sus prin- escultor Fidias. Con la ayu-
cipales maestros fue Damón, un da de la Liga de De-
músico prestigioso que también los y la de la po-
enseñó al filósofo Sócrates. En
su adolescencia, Pericles man-
tuvo trato con Zenón de Elea, un
filósofo que incitaba a la reflexión
planteando extrañas paradojas.
También trabó amistad con Pro-
tágoras de Abdera. Pero su ver-

carecen de agua corriente. Sólo al - epidemias que están devastando la


gunas cuentan con pozos, por lo que ciudad en los últimos meses , lo que
es preciso ir a buscar el agua a las
.
me parece una exageraclOn.
,

fuentes públicas , no muy numero - Algunos me siguen haciendo hoy


sas en Atenas. Pero tampoco hay que la misma pregunta de siempre: ¿por ~ L.-_ _
desesperar. Reconocer los problemas qué un aristócrata ate¡úense se ha
no constituye ninguna vergüenza. El consagrado a forjar una democracia En esta gran ciudad, envidia de los
objetivo es esforzarse para evitarlos. tan completa? La respuesta es fá - extranjeros que la visitan, continúo
Le he dicho a Heraclo que abra los cil: porque amo la libertad. Porque escribiendo mi pequeño diario para
ojos a lo bueno que contiene la ciu - el único régimen que la otorga es el todos aquellos que deseen saber có -
dad, como las instalaciones públicas democrático , donde el gobierno se mo se fraguó la Atenas que ahora dis-
en las que los ciudadanos pueden to - ejerce en favor de la mayoría. frutamos. En realidad , no sólo somos
mar baños de vapor de agua calien- motivo de admiración para nuestros
te y fría. Pero no deja de atosigarme La importancia de ser libre. Nos he- contemporáneos, sino que lo seremos
para que adopte alguna medida que mos inlpuesto una forma de gobierno también para los que han de venir des -
solucione el problema de los desper- que no imita las leyes de los vecinos. pués. Sólo deseo que pongáis vuestros
dicios y basuras que se echan a las Somos nosotros los que servimos de ojos en la grandeza de Atenas como LIBRO
calles y que, según él, provocan las modelo a los demás. realmente es y os enamoréis de ella, La Atenas de
como hago yo cada día de mi vida. Pericles, C.M.
• Cuando el renovado aire limpie de Bowra. Alianza
~ enfermedades la ciudad , losatenieses Editorial, 2003.
volveremos a disfrutar de la liberL'ld Esta obra estudia la
y la gloria que otorga la democracia a edad de oro ate-
niense, que se abre
los que la apoyan. Cada uno de nues - ca n la batalla de
tros ciudadanos es capaz de mos - Salam ina, en la que
trarse dueño legítimo y poseedor de se crea una nueva
su propia persona y , además, hacerlo forma de gobierno.
con una gracia y una aptitud excep-
cionales. Sé que todo el que pretende
dominar a otros concita el odio y la
impopularidad. Pero si se persigue
un gran objetivo , hay que aceptar el
descontento de los envidiosos. Ade-
más , el odio no dura mucho tiempo y
el resplandor del presente permane-
Impulso del teatro en la pujante Atenas. Este relieve esculpido en una tumba funeraria cerá para siempre en la memoria de
refleja una escena de actores representando una tragedia griega. los hombres . •

MUY HISTORIA 85
as fiestas en Atenas eran a
un tiempo cívicas, lúdicas
y religiosas, y tan nume -
rosas e importantes para
la polis - en la década de 430 a.C.
llegaron a ser 120 al año (ver re -
cuadro 1) - que el mismo Pericles,
en su famosa Oración fúnebre tras
la Guerra del Peloponeso, según
El deporte, el teatro, el vino y el sexo eran la base del es- lo cuenta Tucídides, elogió «esos
concursos y fiestas que se suceden
parcimiento de los griegos del siglo de oro. Pero no todos a lo largo del año» como uno de los
lo pasaban igual de bien: la movida ateniense era básica- principales atractivos de su ciudad.
Todos estos festejos contribuían
mente para hombres de buena posición. Por Nacho Otero, escritor a exaltar tanto el patriotismo co -

86 MUY HISTORIA
----------~~~ ~
La procesión
mo la fe en los dioses, además de aguaba periódicamente la fIesta o le lias fi.losófIcas, el ágora (el espacio triunfal de Baco
procurar a los atenienses eso que quitaba algo de lustre y esplendor. abierto donde se discutía de polí- (1536). Este óleo
hoy llamamos "cohesión social". tica y otras materias) y los salones manierista de Van
El bienestar, para un ateniense del Reservado el derecho de admi- festivos, puesto que no trabajaban. Heemskerck retra-
siglo V a.C, consistía en la ausencia sión. Eso sí, no todos estaban in- El trabajo era tenido por una activi - ta la imagen que se
de guerra, la abundancia material y vitados a la vida social: solanlente dad despreciable, una mortifIcación tenía en el Renaci-
la alegría de los grandes festivales, participaban en los ceremoniales, de la dignidad humana, y de él se miento de Atenas:
que incluían toda suerte de juegos las orgías y los sympósion (banque- encargaban los esclavos - que eran una orgía desen-
frenada en la que
y concursos (agones): gimnásticos tes) los ciudadanos libres y nacidos quienes explotaban la agricultura
participaban dio-
y atléticos siempre, pero también en Atenas que regían la ciudad, unos y las minas de mármol y plata que ses, hombres y
líricos, musicales, dramáticos (de 40.000. Estos eran los únicos consi - constituían, junto con los tributos seres mitológicos.
comedia y tragedia) e incluso, en derados atenienses de verdad y po- y el comercio, las fuentes de la ri -
ocasiones, de belleza (de estatura dían dedicarse por entero a cultivar queza ateniense - , los libertos (es -
y prestancia, tanto entre hombres el cuerpo, la mente y los placeres en clavos que habían ganado la liber -
como entre mujeres). Sólo la guerra los gimnasios, los teatros, las tertu - tad, pero no plenos derechos, por ~

MUY HISTORIA 87
~ haber participado heroicamente
en guerras contra los enemigos de la
polis) y los metecos (los extranjeros
residentes en Atenas, dedicados al
comercio y la artesanía). Ninguno de
estos estamentos tenía cabida en el
jolgorio, salvo como parte del servi-
cio: en las fiestas , los esclavos descal-
zaban a los invitados , les lavaban los
pies, los perfumaban , los adornaban
con guirnaldas , les ofrecían vinos y
viandas y, según el caso , amenizaban
la velada con música o prestando sus
favores sexuales.

Algunas mujeres libres. Asimis -


mo quedaban fuera de la juerga, con
ciertas excepciones , las mujeres: las
decentes , claro está. Porque, aun-
que les estaban destinadas algunas
festividades propias en el calendario
y también podían estar presentes al
inicio de los sympósion, durante la
cena y previamente a que se sirviera
el vino (en los banquetes griegos pri- El sexo entre un Mileto y de belleza y sabiduría míti -
mero se comía y luego se bebía), las cas , acabó siendo compañera oficial
esposas atenienses debían ocuparse hombre y un joven de Pericles , con quien tuvo un hijo,
del hogar y de los niños y tampoco Pericles el Joven , y las malas len-
eran iguales en derechos a sus ma - se aceptaba; no así guas le atribuyeron gran influencia
ridos. Por ejemplo, estaban obliga- en las decisiones del estratega. Los
das a la fidelidad conyugal y, si no entre varones adul- nombres de otras hetairas célebres
la guardaban , podían echarlas de de la época también han llegado a
casa y exigirles el pago de una parte
tos de igual estatus nosotros , a través de los cronistas e
de la dote, mientras que se conside- historiadores de la Antigüedad. Así,
raba perfectamente aceptable que sabemos de una tal Friné , que volvió
los hombres tuviesen una amante o loco al escultor Praxíteles y que solía
varías y tratasen con concubinas e aparecer en público semidesnuda,
incluso con prostitutas. Y, natural- sólo cubierta por velos , o de Arquea -
mente
,
, con hetairas. . nasa , en cuyos brazos se solazaba
Estas eran una CUrIosa mezcla de Platón, o de Leoncia y Danae, que
cortesanas , prostitutas de lujo y supusieron una notable influencia
mujeres sabias , y fueron una de las en el pensador Epicuro.
instituciones más originales y carac-
terísticas de la Grecia Clásica, que Una sociedad permisiva. Tam-
cobraría especial relevancia en la era bién estaban presentes hasta cierto
de PerícIes. Instruidas en artes di- punto en la vida pública ateniense
versas , sabían recitar y bailar , domi- las concubinas , las bailarinas que
naban la conversación sobre filosofía amenizaban los festejos y las pros -
y los más variados asuntos - Sócra - titutas comunes que trabajaban en
tes, que tuvo tratos de joven con la los dicteria (burdeles). Estos eran
hetaira Aspasia de Mileto , la con- fácilmente reconocibles gracias a los
sideraba su maestra - , gozaban de símbolos fálicos que adornaban sus
libertad casi total de movinlientos fachadas, ofrecían servicios a precios
y de independencia económica, pa - infinitamente más asequibles que los
gaban impuestos y ocupaban un lu - de las hetairas (en torno a un óbolo,
gar preeminente en la alta sociedad la sexta parte de un dracma) y con-
ateniense y sus fiestas. Sin ir más le- taban con salas de masajes y baños.
jos , la mencionada Aspasia (470 - 400 Y no sólo había dicteria para hetero -
a.C.) , oriunda de la colonia jónica de sexuales: la prostitución masculina
tenía, asimismo, muchos seguidores.
El gran Eurípides. Uno de los autores Porque , dentro de sus restriccio -
teatrales más importantes del siglo de Peri- nes de clase y género, la ateniense
eles. En su vejez, mantuvo una relación con del siglo V a.e. era una sociedad bas -
el poeta Agatón, treinta años más joven. tante permisiva sexualmente, y la
los sexuales, de los adolescentes (ver
recuadro 2). Varios estudiosos , entre
otros Kenneth Dover, han señalado
a este respecto que se consideraba
normal cualquier actividad sexual en
la que un hombre - un ateniense libre
y adulto- penetrara a alguien social -
mente inferior; esto es , a mujeres,
jóvenes, esclavos, prostitutas, pros -
títutos y extranjeros. Sin embargo,
si la relación se producía a la inversa
se convertía en algo indecoroso. Así,
ser cortejado por un hombre mayor
era una prueba de hombría para un
joven, pero que éste manifestara su
deseo hacia el adulto lo deshonraba.

Masculinidad y culto al cuerpo.


Por eso, las relaciones amorosas en-
tre varones adultos de estatus social
equivalente eran muy controver -
tidas y solían acarrear descrédito y
estigmatización social a la pareja de
Hetairas y efebos. En brazos de ambos se amantes. La sociedad griega daba Teatro y buenos
solazaban los hombres atenienses, inclui- mucha importancia al cultivo de la de Atenas, de unos cuarenta años. caldos. Dioniso o
do Pericles, que tuvo un hijo con la hetaira masculinidad en los hombres adul- No obstante, algunos historiadores Baco era el dios de
Aspasia (banquete con hetaira, cerámica). tos y asociaba el ser penetrado con contradicen esta supuesta libertad y las artes escénicas
la feminidad. Eso sí, si la pareja en afirman que en todo caso las relacio - y del vino, y el culto
báquico, uno de
homosexualidad no estaba mal vista cuestión era la continuación de una nes homoeróticas, y especialmente
los más populares
siempre que transcurriera dentro de antigua relación pederasta una vez la pederastia, sólo estaban bien vis - (Baca, óleo de Ca-
los cauces establecidos para ello: la que el joven había alcanzado la ma - tas entre la aristocracia ateniense ravaggio, 1593-94).
prostitución, como ya se ha dicho; durez , se toleraba (incluso existía un y no entre la gente común, como
las orgías , en las que participaban los refrán al respecto: "Puedes levantar demostrarían los insultos y burlas
esclavos mejor dotados y los más be - un toro si lo levantaste de ternero"). dirigidos a los homosexuales en las
llos efebos, y la pederastia, una insti- Un ejemplo paradigmático de este ti- comedias de Aristófanes, represen -
tución reglada y destinada a la edu- po de relación fue la de Eurípides , ya tante del sentir popular en esta y en
cación en diversos saberes, incluidos en la setentena, con el poeta Agatón otras muchas cuestiones. ~

,
DeBO a 120
Las abundantes alegrías del calendario nias, en homenaje a Adonis y festividades al año
Afrodita, en las que sólo par- tenían en Atenas.
Uno de los más
T odas las polis contaban
con sus propias fiestas.
pero Atenas se llevaba la pal-
nial y lo lúdico eran aspectos
indisociables. Así, entre las
festividades más emblemáti-
su ausencia: travestismo, pro-
cesiones con enormes falos ...
¿Las más curiosas? Las Ado-
ticipaban mujeres, y las Coti-
teas, orgías de culto a Cotis,
diosa de la obscenidad.
fiesteros fue el ge-
neral Ca res (graba-
do coloreado).
ma: sus ciudadanos eran los cas del calendario ateniense
más fiesteros de Grecia (de encontramos las Antesterias
ello se queja el autor de La (dedicadas a Dioniso, de tres
República de los atenienses, días de duración, que incluían
obra falsamente atribuida a un concurso de bebida y otro
Jenofonte). Dejando aparte de interpretación cómica), las
los sympósion de carácter Apaturias (en honor de Ate-
privado o fam iliar, las celebra- nea), las Hefestias (consagra-
ciones oficiales atenienses no das a Hefesto, con carreras y
bajaron nunca de 80 al año. y coros), las Dadesias (que ce-
hay que tener en cuenta que lebraban el nacimiento de los
la mayoría de estos festejos dioses y se caracterizaban por
se prolongaba por varios días. la profusión de antorchas), las
Ascolias (Baco), las Boreas-
Al dios rogando y el codo mas (Bóreas) o las Dionisias,
empinando. Cada fiesta es- grandes festivales que dura-
taba consagrada a una o a ban una semana al iniciarse la
varias deidades, pues en la primavera y en los que el pu-
relig iosidad griega lo ceremo- dor y la mesura brillaban por

MUY HISTORIA 89
~ En ese contexto , la educación la discusión política y, por encima de
física y el cultivo del deporte (que todo, el teatro , cuyos principales au -
igualmente les estaban vedados a los tores eran verdaderas celebridades.
esclavos) se consideraban esencia - Hay que pensar que en el llamado si-
les en la formación de los jóvenes: glo de Pericles vivieron, escribieron
en la Atenas de Pericles, un mucha- y estrenaron Esquilo (525 -456 a.C.),
cho bien educado era un muchacho Sófocles (496 -406 a.C.) , Eurípides
musculoso. Las competiciones gim - (480 -406 a.C.) y Aristófanes (444-
násticas eran parte muy celebrada de 385 a.C.) , entre otros dramaturgos
la vida sociocultural de la época, con y comediógrafos menores , y todos
hitos como los Juegos Olímpicos, que fueron tremendamente populares.
Aspasia, amante se convocaban cada cuatro años, los Esquilo, por ejemplo, ganó el premio
de Atenas, Julio
Juegos Píticos de Deltas, también ca -
Medem . Espasa.
2012. Novela del di-
da cuatro años , y los Juegos Ístmicos ~
~
rector de cine vas- de Corinto, que tenían lugar cada dos
co sobre la hetaira años. Durante el tiempo que duraban
amante de Pericles: estas fiestas deportivas, se decretaba
su niñez. su paso y respetaba una suspensión de cual -
por el harén de Ar- quier hostilidad que pudiera haber
tajerjes. su relación entre las ciudades participantes,
con Sócrates. su es- con el fin de que tanto los deportis-
plendor ateniense ... tas como los espectadores pudieran
viajar y asistir con plena seguridad al
evento. En ellos los atletas lucían sus
imponentes cuerpos desnudos - en
el año 720 a.C. se les despojó de los
taparrabos que hasta ese momento
habían preservado sus genitales de
las miradas del público - y observa -
ban estrictos rituales de preparación
física y estética y una dieta especial.
El culto a la belleza y la búsqueda
del cuerpazo iban más allá de lo es- Juegos Olímpicos. Eran el evento estre-
lla de la vida deportiva griega. Este graba-
LIBRO trictamente deportivo. Era frecuen -
do de 1922 muestra una carrera de relevos.
Democracia y tra- te así que se organizaran periódica-
gedia, Ano lriorte. mente concursos de presencia física ~ r.-;;-7--;"'''''''''-:--''''~''-:~· - - - - - -....
Akal. 1996. Ensayo en los que se premiaba a los jóvenes
que estudia la rela- mejor proporcionados. Los vencedo -
ción entre el arte res en estas lides solían ser obsequia-
de la tragedia grie- dos con la posibilidad de trabajar en
ga y la aparición
los templos y recibían invitaciones
del sistema demo-
crático en el seno
para asistir a banquetes privados;
de la polis. centra- banquetes a los que, por supuesto,
do en la Atenas del sólo acudían hombres.
siglo V a.C.
Diversiones más elevadas. Pero
no todo era sexo y gimnasia en la
vida social y de ocio de Atenas, ni
mucho menos. Las otras grandes pa -
siones de los atenienses de entonces
eran la conversación filosófica - con
luminarias como Sócrates (470 - 399
a.c.), su discípulo Platón (427 - 347
a.c.) o Anaxágoras (500 -428 a.c.) - ,

Los atletas griegos


competían desnu-
dos y participaban
en concursos de
presencia tísica

90 MUY HISTORIA
de las fiestas dionisíacas de Atenas ~ L'ART vV'L.1
con su obra Orestíada, Sófoeles fue
- La condición feme -
nina. En la Hélade,
sólo las hetairas go-
vitoreado y sacado a hombros por el zaron de una libertad
público tras el estreno de Antígona y y autonomía casi
las sátiras de Aristófanes, como Las equiparables a las
nubes (contra los nuevos filósofos de los hombres. Las
y en particular contra Sócrates, a mujeres casadas,
quien detestaba) o Las ranas, cose- por el contrario, in-
chaban resonantes triunfos. El teatro tervenían muy tan-
de la ciudad, junto a la Acrópolis, gencialmente en la
vida social y festiva
tenía capacidad para 15.000 espec -
de Atenas y eran las
tadores , que conocían de memoria
encargadas de pre-
las obras de mayor éxito , que se re - parar los vinos y
ponían constantemente, y eran por manjares que consu-
el contrario implacables con aque- mían los hombres,
llas que les disgustaban: en esos como vemos en esta
casos, abucheaban a los actores sin tampe d. ttaneienn.
postal publicitaria
contemplaciones, pateaban el suelo DE VIANDE ESI G. de fines del siglo XIX.
y arrojaban al escenario cualquier
objeto que llevaran consigo. creara una especie de guardia tea - entre exquisitos manjares (pescados
tral , un servicio de orden armado frescos y carnes sazonadas con es-
En honor al dios Baco. Porque los con varas que reprimía a los espec - pecias) , música, danzas y orgiásticos
atenienses vivían el teatro como tadores cuando las cosas se salían encuentros sexuales. Pero, a dife-
una auténtica fiesta, una ocasión de madre en exceso. rencia de las posteriores bacanales
para dar rienda suelta a sus instin - Y, tras la poesía , venía otra vez el romanas - este culto sería adoptado
tos, y acudían a ver las representa - desenfreno. En las bacanales, cere - por Roma a través de la influencia
ciones provistos de comida y, por monias en honor del susodicho Baca, griega en Etruria - , las de la Atenas
supuesto, de abundante vino : no en la bebida corría con prodigalidad , de Perieles eran también , como no
vano Dioniso, también llamado Ba podía ser menos , ocasiones para fI -
ca, era al mismo tiempo el patrón losofar, para debatir los asuntos de
de las artes escénicas y el dios del la polis y para comentar novedades
vino. De esta forma , no es extraño y chismes de todo género.
que se montara en ocasiones un bu
llicio tal que hizo necesario que se Vivir para el placer. Entre la
beautiful people que llenaba los

salones de aquellas fiestas nunca
faltaban personajes como el escultor
Fidias o el rico arquitecto , matemá-
tico, meteorólogo y constructor Ri -
podamo de Mileto (498 -408 a.c.),
toda una institución. Aristóteles lo
defuúó como " un hombre extraño,
cuyo afán de distinción le hizo llevar •
una vida excéntrica ". Considerado el PELlCULA
De simposio en padre del planeanúento urbanístico, Lisístrata, Fron-
bacanal. En los diseñó los planos de la ciudad nueva cesc Bellmunt. Año:
banquetes formo - que se erigió en torno al puerto de 2002. Basada en el
les (arriba, uno re- cómic del alemán
El Pireo. Pero lo que más llamaba la
presentado en un Ralf Ktinig, que da
stamnos -jarrón atención de él no eran sus logros téc - una vuelta de tuer-
globular- ático), nicos , sino su estética indumentaria: ca en clave gaya la
primero se servía vestía túnicas bañadas en oro y lle - obra teatral (411
la comida y des- vaba el cabello muy largo y cubierto a.C.) de Aristófanes
pués se bebía, ya con polvo del núsmo preciado me- sobre una huelga
sin presencia fe- tal , y los jóvenes chic del todo Ate- sexual de las muje-
menina. Las baca- nas se esforzaban en imitarlo. Era lo res atenienses.
nales, en cambio, que hoy llamaríamos un "creador de
eran desordena- tendencias" .
das orgías (a la iz-
En definitiva , en la Atenas de Pe-
quierda, el cuadro
Una bacanal con
rieles el hedonismo fue el modus vi-
la cubo, pintado vendi de los más privilegiados. Co -
hacia 1460 por el mo dejó escrito Aristófanes en una
italiano Andrea de sus comedias: "Mujeres, mucha -
Mantegna). chos , juegos ... ¿De qué sirve vivir si
se pierde todo esto?" . •

MUY HISTORIA 91
I POR MARiA FERNÁNDEZ RE!

UNA HUELLA A CADA PASO


Sea en un lunar de mar o de montaña, en el unitorio arieao la
Historia /lOS acompaña a cada paso . E/l cualquier recorrido por
la Grecia actual podemos hallar un número innente de vestiaios
de la cultw'a clásica helena . Aquí van unos cuantos ejemplos.

METEORA
1 Retiro espiritual en el aire

E n el norte de Grecia, situado


en la llanura de Tesalia, se en-
cuentra Meteora, un conjunto de
en una cesta para acceder a estos
templos sagrados; sin embargo,
ya se han construido escaleras,
monasterios erigidos sobre enor- puentes e incluso una carretera.
mes formaciones rocosas. Es un Un gran número de estos mo-
lugar poco conocido y de no muy nasterios fueron destruidos o
fácil acceso, aunque eso no impi- arruinados en el transcurso de la
de que seis de estos monasterios Segunda Guerra Mundial por las
sigan hoy en funcionamiento. tropas alemanas. porque la resis-
Los primeros monjes que habita- tencia griega se refugió en ellos.
ron los Meteoros (en griego, "cada En la actualidad, estos templos
cuerpo que cae del cielo") en el si- son un importante lugar de mona-
glo XI eran ermitaños que vivían en cato cristiano ortodoxo griego y
las cuevas y que querían estar más desde el año 1988 forman parte
cerca de su Dios. Antiguamente, del Patrimonio de la Humanidad Meteora, espacio natural espectacular. alberga en la actualidad seis monaste-
las personas tenían que ser izadas elegido por la Unesco. rios abiertos a monjes que se retiran allí para desarrollar su vida espiritual.

- I JI I~ -
Ji

,¡ ¡

92 MUY HISTORIA
EUBEA y EGlNA
Islas con Historia

D esde Atenas resulta fácil hacer una breve excursión a


la isla egea de Eubea o a la isla de Egina, en el golfo
Sarónico. Tras las Guerras Médicas, Eubea quedó bajo la
influencia de Atenas , que allí se proveia de grano, made-
ra y leña. Hoy en día, esta fértil isla del Egeo,la mayor del
territorio heleno después de Creta, es un sugerente des-
tino para disfrutar de balnearios o conocer su magnífico
tesoro arqueológico, la ciudad de Eretria.
En palabras de Pericles, la isla de Egina fue "esa nube
en el ojo de El Pireo"; es decir, una clara rival de Atenas
en la Antigüedad. Causas de esta rivalidad se supone
que son las leyes del legislador ateniense Solón, que
prohibió la exportación de cereales áticos, lo que provo-
có el descontento egineta, pues esta isla era poco fértil.
Además, el poder naval de Egina estorbaba a Atenas. Se
encuentra en el golfo Sarónico, a 20 km del El Pireo, des- Egina es una isla célebre, entre otras cosas, por hos-
de donde se tarda en llegar apenas una hora en barco. pedar el templo de Afaya (arriba), de orden dórico.

~I 5 EL PIREO
Puerto ancestral
de comercio
l Pireo se constituyó como ciudad hacia el
E año 450 a.C., momento en que su puerto ya
estaba al servicio de la ciudad de Atenas. En-
tre los años 461 y 457 a.C. se construyeron las
murallas que unían las dos ciudades, los Muros
Largos. Esta fortificación las convertía en inex-
pugnables para el enemigo aunque, con el paso
de los años, El Pireo no vivió esa misma suerte.
Después de Alejandro Magno, el puerto fue ocu-
pado de vez en cuando por una guarnición ma-
cedonia, perdiendo su importancia comercial en
beneficio de Rodas y Alejandría.
El Pireo actual se mantiene como el mayor
DELFOS
4 Triunfa el teatro en centro industrial y portuario griego, y también
funciona como terminal para el servicio de tran-
la ciudad del Oráculo vías. Cuenta con astilleros , fábricas producto-
ras de maquinaria agrícola, de vidrio, textiles y
l teatro de Delfos es uno comprar una entrada. Este fue, de productos químicos. Además exporta acei-
E de los mejor conservados
de todo el mundo griego, con
al parecer, uno de los motivos
que impulsaron a Pericles a
tunas, aceite de oliva y jabón.

una gradería que reposa en la crear un fondo público desti-


ladera del monte Parnaso. Es- nado a sufragar el acceso al
te magnífico edificio de ocio teatro de los ciudadanos con
griego se sitúa en las inmedia- menos recursos, ya que para
ciones del templo de Apolo. los griegos se trataba de una
Su construcción está datada actividad muy relevante.
en el siglo IV a.C. y tenía capa- Cada cuatro años alojaba
cidad para 5.000 espectado- competiciones líricas, dra-
res. Para disfrutar de las piezas máticas y musicales dentro
dramáticas que se desarrolla- de los denominados Juegos
ban en su escenario, resultaba Píticos, que se real izaban en
difícil encontrar asiento, e in- el santuario de Delfos y goza-
cluso podían producirse situa- ron de mucho prestigio en la
ciones violentas a la hora de Antigüedad.

MUY HISTORIA 93
, POR ALFREDO SEPÚLVEDA

AGENDA ACTUALIDAD CULTURA


CULTURAL El Patrimonio Inmaterial
El año Van GoSh. esdeelaño tenidos fueron re- que se celebra en
La Fundación Van
Gogh Europa va a
D 2003, la
UNESCO consi-
conocidos con un
peso específico en
el Museo Nacional
de Antropología
1.1
conmemorar durante ---
=-=
• •
dera como Patri- el ámbito cultural hasta el15 de fe-
2015 el125 aniver- monio Cultural y son los protago- brero. Compuesta
sario de la muerte del Inmaterial a todas nistas de la exposi- porfotografías que
pintor con una amplia las tradiciones y ción Inmaterial. Pa- son reinterpreta-
programación de ex- expresiones orales trimonio y memoria das en clave ac-
posiciones. como el idioma, las colectiva, organiza- tual, si analizamos
vangogheurope.eu artes del espectá- da por el Ministerio su valor histórico y
ARQUEOLOGÍA
IYacimientos prehistóricos culo o los rituales
sociales y actos
festivos. Estos con-
de Cultura y ellnsti-
tuto del Patrimonio
Cultural de España,
cultural nos trasla-
dan al mundo que
nos ha precedido.
E I Museo de Pa-
lencia prod uce
lizada durante los
últimos cinco años
evidencias claras
sobre la ocupación
con el comisaria- en las excavacio- de la meseta norte
do científico del nes de Villanueva I y en ese período. Los
CENIEH (Centro Cueva de Guantes. abundantes restos
Nacional de Inves- En ellas se han en- de osos de las ca-
tigación sobre la contrado vestigios vernas y de lascas
La mujer Evolución Humana) de poblamiento retocadas en cuar-
en la Historia . la exposición Hu- humano datado cita, sílex o lidita
La Universidad y el Mu- manos, ososymar- en el Pleistoceno son sus grandes
seo de Jaén reflexio- motas en los yaci- superior, y su im- atractivos. La ex-
nan acerca de la invisi- mientas palentinos portancia radica en posición puede vi-
bilidad de las mujeres de La Loma, que que es uno de los sitarse en el Museo
en la Historia a través repasa el trabajo pocos yacimientos de Palencia hasta
de las artes plásticas. arqueológico rea- que proporcionan finales de mayo.
juntadeandalucia.
es/agendacultural
. LA IMAGEN DE LOS REYES
El SiSlo de
Oro holandés. De los Trastámara
El Museo Hermitage

de Amsterdam reune

una treintena de re-


a la dinastía Borbón
tratos del momento Patrimonio Nacional nos propane un rewuido his-
de mayor auge de las tórico y Ql·tútico de más de wÍ.\ silJlo,\ en el <¡!le se
Provincias Un idas. muestran las retratas tle las Colecciones Reales.
portraitgalleryofthe
goldenage.com os géneros artísticos han Antonio López, ubicada en el
tenido siempre una gran va- Palacio Real hasta el19 de abril.
riedad de temáticas y el retrato La muestra comprende desde
es una de las más importantes y el siglo XV hasta el XXI, y está
longevas. La Corona española y compuesta por retratos al óleo,
sus Colecciones Reales, reuni- esculturas, tapices, grabados y
das a lo largo de los siglos, han porcelanas. El conjunto artístico
contribuido en gran medida a lo forman 114 obras de grandes
su desarrollo. Los artistas más maestros del arte como Van der
De Este a Oeste. representativos de cada época Weyden, Sánchez Coello, Diego
La exposición Post siempre trabajaron en la elabo- Velázquez, José de Ri bera, Ru-
Pop: East meets West, ración de imágenes icónicas bens, Francisco de Gaya o José
celebrada en Londres, de los protagonistas de cada y Federico Madraza, entre mu-
analiza la influencia reinado. El pasado mes de di- chos otros gen ios de la pi ntu ra
del movimiento pop ciembre, Patrimonio Nacional y y la escultura de los últimos
en artistas de China y la Fundación Banco de Santan- siglos. El discurso expositivo
la antigua URSS. der presentaron la exposición está desarrollado en doce
saatchigallery.coml El Retrato en las Colecciones salas que configuran un itine-
current/postpop Reales. De Juan de Flandes a rario cronológico.

94 MUY HISTORIA
-
MITOLOGIA BREVES
Las poesí 1S de Tiziano Pionera en la Aca-
l Museo del el pintor italiano: dental. inspirando demia de Historia,
E Prado presentó
el pasado mes de
Dánae. proceden-
te de la colección
a artistas como Ru-
bens o el Veronés.
La madrileña Carmen Igle-
sias (1942) se ha converti-
noviembre la mues- Wellington. y Venus La exposición se
do en la primera mujer al
tra Dánae, Venus y y Adonis. pertene- centra en el proce-
frente de la Real Academia
Adonis. Las prime- ciente a los fondos so creativo de las
de la Historia, institución
ras poesías de Ti- del museo madri- pinturas. ilustrado
fundada en 1738.
ziano para Felipe 1/, leño. Esta serie de con una variada do-
~ en la que se expo- obras inauguró uno cumentación técni-
~ nen por primera vez de los ciclos mito- ca. y en su labor de Un catálogo para
Il tras su restauración lógicos más impor- restauración, que los dibujos de Gaya.
~ las dos primeras tantes de la Historia se puede apreciar El Museo del Prado y la
~ poesías que realizó de la pintura occi- hasta el1 de marzo. Fundación Botín crearán
un catálogo de los cerca
de mil dibujos del pintor. El
MUNDO IBERO proyecto se prolongará
Las cabezas cortadas de Ullastret durante cinco años y cul-
minará con dos grandes
n el año 2012. durante las ex- del Ampurdán, en Girona. Ambos
E cavaciones de la ciudad ibera
de Ullastret. se produjo un descu-
núcleos constituían una auténtica
ciudad, que ejercía la capitalidad
exposiciones temporales.

brimiento arqueológico de gran de la tribu de los indigetes entre


relevancia para el estudio del mun- los siglos VI Y 11 a.C. Los fragmen-
do antiguo en la Península. En un tos encontrados corresponden a
tramo de calle aparecieron quince una treintena de individuos y tie-
calaveras humanas. incluidos dos nen trazas de decapitación y otras
cráneos enclavados. en un estado lesiones. La exhibición de cabe-
de conservación excepcional. Des- zas cortadas en sitios públicos te-
pués de dos años de estudio analí- nía como objetivo realzar el poder
tico y antropológico. se presentan del vencedor y humillar al venci- -,
<

los resultados en la exposición Las do. Los textos clásicos atestiguan


cabezas cortadas de UI/astret. Vio- este tipo de prácticas: las cabezas Los colosos
lencia y ritual en el mundo ibero. que eran separadas de los cuerpos de Amenofis 111.
se puede visitar hasta el 31 de ma- y tratadas hasta convertirlas en
Las monumentales esta-
yo en el Museo de Arqueología de instrumentos mediáticos, en sím-
tuas se vinieron abajo en
Cataluña-Ullastret. La muestra pre- bolos de la victoria bélica o del
1200 a.C. a causa de un te-
tende dar a conocer los detalles de dominio por la fuerza. Así, cual-
rremoto. Rescatadas del
este hallazgo. además de profundi- quier enemigo tanto interior co-
fondo del Nilo, han sido re-
zar en su interpretación a partir de la mo exterior veía con claridad cuál
construidas y vuelven a
arqueología y de los textos clásicos. podía ser su fin si se oponía a los
flanquear la entrada del
Los yacimientos iberos de Ullastret que tenían el poder. La constante
tem plo de Amenofis 111.
(El Puig de Sant Andreu y la lila de presencia de los vencidos cohe-
Reixac) se encuentran en la llanura sionaba a la comunidad, a la vez que
reforzaba la imagen de los líderes. Sitúan el antiguo
Puerto de Palos.
De allí partió Colón en su
viaje hacia las Indias. La
ensenada de la desembo-
cadura del río Tinto había
desaparecido y ahora ha
sido redescubierta.

Prácticas como el Hallada una mina


enclavamiento y la de oro romana.
decapitación se
daban en una socie- En la región leonesa de las
dad donde recurrir Médulas se ha descubierto
a la violencia era un una nueva mina de oro co-
aspecto habitual. rrespondiente al siglo I a.C.

MUY HISTORIA 95
ACTUALIDAD CULTURA

FOTOPERIODISMO Traspasando
IGervasio Sánchez fronteras
a Residencia de Estudiantes
L y Acción Cultural Española
(AClE) organizan conjuntamen-
te la exposición Redes interna-
cionales de la cultura española
1914-1939, abierta al público
hasta el8 de marzo en el Pabe-
llón Transatlántico de la Residen-
cia de Estudiantes de Madrid.
La muestra analiza el proceso
por el que la cultura española se La muestra aporta un valioso repertorio de fotografías, obras de arte y fuentes do-
reencuentra con la modernidad cumentales, que recuperan los hechos culturales más importantes de esos años.
y vuelve a integrarse en las redes
internacionales tras una época tistas y pensadores europeos
de aislamiento. El punto de par- que entran en contacto con la
tida de 1914 nos traslada a un intelectualidad española. Así es-
momento de rápidos cambios, tablecieron unas redes de comu-
protagonizados en gran medida nicación que se mantendrían
por la Institución Libre de Ense- y extenderían en los años si-
ñanza de la mano de Giner de guientes, contribuyendo al es-
los Ríos. Durante la Gran Guerra, plendor cultural del período de
España acoge a numerosos ar- entreguerras que vivió España.

HISTORIA DE MADRID
El museo de la Villa y Corte
lojada en la parte restaura- distribución. La exposición per-
A da del Hospicio de San Fer-
nando, obra de Pedro de Ribera
manente ha sido renovada y di-
vidida en tres grandes áreas te-
que data del siglo XVII, el Museo máticas y cronológicas: "Madrid,
de Madrid nació como Museo Villa, Corte y capital de dos mun-
Municipal en 1929, siendo re- dos", que trata la ciudad del Anti-
bautizado como lo conocemos guo Régimen desde que se con-
hoyen día en el año 2007. La vierte en capital y eje decisorio
institución surgió con el objetivo del imperio de los Austrias: "Ma-
de documentar todos los aspec- drid, centro ilustrado del poder",
tos de la vida de la capital desde que abarca el siglo XVIII, mos-
on el objetivo de homenajear la sus orígenes hasta las primeras trando los cambios en la urbe
C figura de Gervasio Sánchez (Cór-
doba, 1959), el Instituto Aragonés de
décadas del siglo XX. El pasa-
do mes de diciembre, el museo
que introdujeron los Barbones y
su transformación en un autén-
Arte y Cultura Contemporáneos (IA- volvía a abri r sus puertas tras las tico escenario áulico, y "Madrid,
ACC) ha organizado una exposición reformas del edificio barroco el sueño de una ciudad nueva",
antológica que recorre toda su trayec- iniciadas en 2002. Estas obras que engloba todo el siglo XIX y
toria foto periodística. Con una dilatada han modernizado su espacio, analiza los cambios que produjo
carrera como periodista y fotógrafo, ampliándolo y mejorando su la Revolución Industrial.
ha tratado todo tipo de conHictos béli- , "
cos y pos bélicos a lo ancho del globo: Fotografías, planos, pinturas... •
América Latina, la Guerra del Golfo, ilustran el pasado de la capital.
Africa o los Balcanes han sido anali-
zados a través de su cámara. Su com-
promiso continuado con la fotografía
como herramienta de denuncia de la
violencia y su labor a favor de la justicia
han sido los grandes ejes de su trabajo,
que reHeja la crudeza de nuestro tiem-
po y el olvido que reciben las víctimas.

96 MUY HISTORIA
I

LECTORES EFEMERIDES
INTERACTIVOS Durante estos me-
ses recordaremos en
nuestra web (www.
muyinteresante.es /
historia)
algunos hitos:
ID liZ

--
AMwI ".'AAn. J.tiNnI OnII y ' ........ II!IIÍII _

n +2
4 de febrero

1945
6 díchoo popuJare.l ..p:u;ol•• pan Comienza la Conferencia
tiempos de crisis de Yalta en la Península de
> " " - .. fft;IC& -.w 1"
0iMI'1I ~ tIQ_
aw.-. .... ÓIIIIrMII, ~ '" lIiWII:II
fa
Crimea. Roosevelt, Chur-
~"';O .rw. 4"'.""","I"""C'
I mo.'*-

~~ • • '.I'IIIIIII11,*"
chill y Stalin se reunieron
La His oria a de ate _ . . .....-.,..~ MIt\...

..
¿Se podía considerar que había ----
........ FO' .,.,.,

-I¡j MUY HI&uwi.fI


, allí 70 años atrás .

democracia en la Atenas de Pericles . . . . wl ..

si no votaban todos? El _ _ _ dt .. ~_ . _

• >
SI, porque en la política participaban todos
los ciudadanos libres.
NO, porque sólo votaban los varones adul-
tos y nacidos en Atenas.

Resultados del número anterior

sí, ~~~~~~~~~
NO, e I
93%
17%
19 de febrero
¿Crees que hay civilizaciones perdidas to-
davía por descubrir?
Vuestros comentarios: También
estamos
1915
Centenario del inicio
Los descubrimientos sobre nuestro pasa- en: de la batalla de Gallípoli,
do nos han enseñado que no podemos
enmarcada en la Primera
dar nada por sentado y todavía puede ha-
Guerra Mundial, que en-
ber grandes hallazagos. (Claudia Román)
frentó a otomanos contra
Síguenos en franceses y británicos.
EI810g hay que admitir que, aunque
muchos de ellos no pueden
este tipo de publ icaciones.
En el blog podemos encon-
@Ín uyinteresante
Cada día, las últimas
L a novela histórica es un ser considerados libros de trar un gran número de rese- noticias sobre descubri-
24 de febrero
género literario que ha
ido ganando popularidad a
lo largo de los años; a menu-
Historia, sí que contribuyen
a que la gente se aficione a
ella. En esta línea quiero des-
ñas de novelas y un índ ice
de autores, así como entre-
vistas y noticias. Su conteni-
mientas arqueológicos,
aniversarios históricos 1500
Se cumplen 515 años del
y recomendaciones de
do, libros de este tipo copan tacar el blog La Historia en do es sumamente completo nacimiento de Carlos de
exposiciones y libros de
las primeras posiciones de mis libros, dedicado a la no- y además actualizado con Habsburgo, rey de España
Historia. iYa hemos su-
las listas de ventas. Sin entrar vela histórica. Eva María es regularidad. http://www. y emperador del Sacro
perado los 4.885.000
a valorar el mayor o menor su autora y se declara como lahistoriaenmislibros.com/ seguidores en
Imperio como Carlos V.
rigor histórico que poseen, una ferviente seguidora de (Alejandro Martín, Toledo) @muyinteresante!
28 de febrero

Cartas de los lectores apreciarse en la zona


de Tahai , que es ellu-
PARTICIPA EN LA
1510
El navegante y
COMUNIDAD MUY·
En el pasado número tografiar las puestas gar donde están los cartógrafo espa-
Contáctanos en la dirección
de Civilizaciones Per- de sol. Tuve la suerte moáis más próximos ñol Juan de la Co-
muyhistoriaweb@gyj.es o a
didos, y más concre- de vivir en la isla du- a la ciudad de Han- través de nuestras redes sociales. sa fallecía hace
tamente en la sección rante el pasado año y ga Roa . Espero que (') El autor garantiza que el material 505 años. Su ma-
de Guía de Lugares, al ese lugar es perfecto, tengan en cuenta mis enviado es de su propiedad. MUY pamundi recoge
trata r la Isla de Pascua pero para ver sus her- observaciones y les HISTORIA declina cualquier la representación
hacéis mención a que mosos amaneceres. En hayan resultado pro- responsabilidad derivada del más antigua del
el Ahu Tongariki es un cambio, los atardece- ductivas. uso del material continente ame-
paraje idóneo para fo- res más bellos pueden (Julia Berg) recibido. ncano.

MUY HISTORIA 97
. ,
PROXIMO NUMERO A LA VENTA EL 25 DE FEBRERO DE 2015

Directora
Palma Lagunilla (plagunilla@gyj.es)
Director de Arte
y Adjunto a la Dirección
Santiago Minguez (sminguez@gyj.es)
Diseno gráfico
Rubén Calvo (rcalvo@gyj.es)
Redacción
María FernándezReí (mfemandez@gyj.es)
Documentación gráfica
Iria Pena Presas lipena@gyj.esl
Secretaria
Julia Gordo (jgordo@gyj.es)
Directora Area Online y New Business:
Noelia Dueñas Induenas@gyj.es)
Editores Online
Javier Flores ~flo res@ g yj.es)
y Sarah Romero (gyjmweb01@gyj.es)
Directora de Eventos y Relaciones Publicas:
Gabriela Alvarez (galvarez@gyj.es).
Colaboran en este número:
carlos García Gual. Femando Cohnen. Alberto Porlan.
José Angel Martos. David Hemández de fa Fuente. Raquel
López Melero. Nines Minguez. Nacho Olero. Bernardo
SouVlrón. José Anlonlo Peñas. Alfredo Sepúlveda.
Redacción
Ancora, 40 -1' planla. 28045 Madrid,
Tel:913470100
E-mail: mhlSlona@gyj.es

PUBLICADA. POR

G,J
G y J Es,AÑA EotaoNH. S.L, S. lEN C.
Presidente: Rolf Heinz
Consejera Delegada: Marla Añño
Director de Marketing: Alej andro de Pablo
Directora de Producción: Raquel Esteban
Oiredora Comercial: Rosa Alonso
DEPARTAMENTO DE PUBUCtDAD y DELEGACIONES
MADRID. Ancora. 40. 28045 Madrid. Tel.: (34) 91347 01 OO.
Director Comercial Área Divulgación: Santiago 8n050
(sbrioso@gyj.es). Coordinación: Raú l Pardos Irpaldos@
gyJ.es). BARCELONA. Travessera de Grácra 47-49, 2' planta.
08021 Barcefona. Tel.: 93 240 10 OO. Directora de publici-
dad: Mery Pareras (mpareraS@gyJ.es). Jefe de publiCidad:
JaVier Muñoz Omunoz@g~.es). LEVANTE. Quart, 2. puena 2.
46001 Valencra, Tel.: 96 391 0191 · Fax: 96 391 0141 Ramón
MedlOa (rmedlOa@gyJEs). ANDALUcíA y EXTREMADURA.
Tel.: 95 409 99 86 fgnaclO Muñoz (ignaciom@leftejamm~om).
PAís VASCO y NAVARRA M : 94 44418 00 KokJo Marcilla
(km@edicionextrHom). PUBLICfDAD fNTERNACIDNAL.
Jefa de Publicidad Internacional: Susana Ruano (sruanoo@
gyj.es). PUBLICIDAD ONLfNE: Responsable de Publicidad
Caída y martirio. El declive del Temple llegó Onllne Webs GyJ: Celra Delgado (cdelgado@gyj.es). Jefa
de Publicidad Online: Cnslina Peñalba. Jefa de Marketing
propiciado por el rey francés Felipe IV, que arres- Publicitario: Begoña Eguillor (begUlllor@9yj,es).
tó al último Gran Maestre de la Orden junto a sus Directora de Corporate Publishing:
caballeros (izquierda) y se hizo con sus riquezas. La la Uorens (Iilorens@gyj.es).

GPS
Presidente: Vofker Breid
Vicepresidenta: Mana Anño
Director General: Carlos Franco
Director de RRHH: Julián Moya
Director de Informática: Augusto Morenode Carlos
Director de Distribución y Control de Gestiólt
Callos Mamnez

DISTRIBUYE; loglsta PublicaCiones. S1. Poi. Ind. Pinares llanos.


c/ElectrlClStas .3. 28670. ViIlaVlclosa de Odón. Tel. 91665 7158.
SUSCRIPCIONES: GPS. Ancora 40, 28045 Madrid.
Acre, casa central E-mai~ suscflpclOnes@gpssoluclones.es. Internet: www.gYJ.es.
Tel.: 902 054 246.
del Temple. El DepóSito legal: M-35196-1005. ISSN lBS5-5180 © Copynght 1981
centro de operacio- Gruner + Jahr AG I GYJ España EdlCIOAeS. S. L., S. en C.
Prohibidasu reprodUCCión total o parcial sin la autonzaclóAexpre-
nes de los templa- sa de la empresa editora.
• rios se ubicó al nor- IMPRESION: RlYadeneyra

te de Israel, en una Esla publltM:lÓn es mlerr\hm de la AsO<::l&CKin de Revtstas de Inlonn~ltfJ


(ARJ) y IJene coltroladas sus verías por la OIirna de la JustlfK:acoo de la
enorme fortaleza Dlfusllm (OJD: 45.528 e.JfffiPIares).
junto al mar. Se G+ J Espa~a. émptésa edl!ora de la (evlSIa MUY INTERESANTE. pone
a su disposloon el SéMtio de DeiefJsOl' del lector Pueden dirigir sus
conservan parte de consllltas, que¡as oredamaclIlnes. por carla,ala dileCCión: G+J Espa~a..
Detert50r de( lector AncOIa. 40. 28045 Madnd. grabando UA mensaje en
la estructura de el te-léfono91436 9110;0 por correo elect,ón¡cCta la dlreroÓfl: detellSor
San Juan de Acre y deUectOf@9YJ,es

sus largos túneles Saladino, el azote de los cristianos. Fue una


(izda.), que van des- pesadilla para los cruzados. Además de ser el hom-
de el castillo hasta el bre que conquistó Jerusalén, también hizo temblar ~
~ ~.. . 17
........ •. -

puerto de la ciudad. los cimientos de la cristiandad en Tierra Santa.

98 MUY HISTORIA
ELIGE UNA DE ESTAS
DOS OPCIONES:
números de
Muy Historia por solo
, al mes
(pago único 2295 €)

pción 1: Opción 2:

• •


¡Suscríbete fácilmente!
www.suscripcionesrevistas.es/muyhistoria
Llamando al 902 054 246 delunesaviemesde9a18h.
suscripciones@gpssoluciones.es

~edJn IldUdoslos ciJ¡elos prornodoreles de pOltada 0f.Mta solo Ikla para ~ni h.Ktul27dtWlrerode 2015. sao pn IilnnIIs de pago larjela de o .... y domIcIIIlCIÓn bincarla ~ec:1O
Etwope.12n6m ~I1JHISlOnao:mun2~do,yslnrecplo, 6).60 . Pt@dOreslodilmundo·12nCrn Muy~ conUl~dloySln.o ·7!i.60€ .
S._,,_oISYlD)WlrurpcnA.~11II ~~u.!i."C."'_CGl._ .. IlIC/"aII~.o._ ..... ypNl
•• •
" .. tu_

:= _ _ _ .. 101mb