Está en la página 1de 2

LA REPERCUCION DE LA RELIGION EN LA VIDA SOCIAL Y MORAL DE LA

MUJER.

Hace millones de años estudios han comprobado el sacrificio de personas y


animales como actos religiosos y de búsqueda a respuestas del porqué la existencia
del hombre. Desatando una ola de teorías, acciones, creencias y convicciones
religiosas. La humanidad actualmente está íntimamente relacionada y sujeta al
fenómeno de la religión y la subordinación opresora de género también llamado
patriarcado.

En el mundo actual existen alrededor de 18 religiones, cada una de ellas basadas


en antiguos testamentos, libros, escritos sagrados, dioses o ídolos, mensajeros, etc.
En definitiva, podemos definirlo como una fuente de sentido y de salud social, pero
no para la mujer. La religión es una de las instituciones que más ha contribuido a
las jerarquías donde el hombre prevalece más que la mujer. como lo indicó [1] el
profesor Juan José Tamayo Acosta, Director de la Cátedra de teología y Ciencias
de las Religiones, de la Universidad Carlos III de Madrid, en su tesis “Las mujeres
son las grandes olvidadas y perdedoras de las religiones”.
La gran mayoría de las religiones de la divinidad son representados por personas
de sexo masculino [3]. Su jerarquía como por ejemplo la iglesia católica, va desde
el diácono, pasando por el presbítero, obispo, arzobispo, primado, patriarca y
cardenal, hasta llegar al cargo supremo de Papa. ¡Todos hombres! qué curioso. Así
mismo ocurre en un 90 por ciento de las regiones existentes en el mundo.

Bien la religión como una herencia de una sociedad patriarcal, el hombre cree tener
el derecho sobre la mujer, donde grandes filósofos dejaron sus escritos acerca de
lo que pensaban de la mujer, como por ejemplo Rousseau [2] que consideró a la
mujer como un ser falso, artificial que aprende a vivir según su origen. Es decir, la
mujer está sujeta a normas morales, sociales y económicas y todo con una gran
influencia religiosa. [2], donde las cifras de violencia contra son evidentes, 2 de cada
10 mujeres son maltratadas física, psicológicamente por el hombre.
Pensemos en las mutilaciones genitales que se les practican hoy en día a las
mujeres pertenecientes a pueblos egipcios [4], donde son aprobadas por la religión,
como una tradición que indica que la mujer pertenece solo a el esposo, padre o
cuñado.
Podemos encontrar escritos religiosos, historias y películas donde generan cierta
empatía hacia la mujer, un ejemplo es la historia que desde niño nos enseña nuestra
familia, amigos o en el colegio, y es la historia en que Dios creo los cielos, la tierra,
los animales y al hombre, donde del surge una mujer producto de una de sus
costillas. Pero es ella quien hace pecar al hombre y esa vida perfecta en el paraíso
se termina a causa de no seguir las normas de un ser divino. ¡Si! Esa es la historia
que todos conocemos como Adam y Eva.
Podemos decir que la desigualdad de sexo es dada según la importancia y el poder
religioso que el estado tenga. Donde el hombre es el centro familiar y que por
muchas generaciones lo ha sido. Pero podemos decir también que la religión está
perdiendo fuerza gracias a las liberaciones femeninas y a la gran cantidad de
religiones que están entrando en cada uno de los países, a eso le llamamos la
libertad de la religión.

[1] Autor(a) María Dolores Prieto Santana, educadora y antropóloga. [Las religiones
se enfrentan a la rebelión de las mujeres]. Colaboradora de Tendencias21 de las
religiones. Martes, 15 de octubre 2013. disponible en:
https://www.tendencias21.net/Las-religiones-se-enfrentan-a-la-rebelion-de-las-
mujeres_a25457.html.

[2] Autor(a) Ana D. Cagigas Arriazu, socióloga, [ el patriarcado como origen de la


violencia domestica]. Disponible en,
file:///C:/Users/Otro/Downloads/DialnetElPatriarcadoComoOrigenDeLaViolenciaDo
mestica-206323.pdf

[3] Pluralización religiosa y cambio social en Colombia, William Mauricio Beltrán


Cely, Publicado jul 15, 2013 disponible en:
https://revistas.javeriana.edu.co/index.php/teoxaveriana/article/view/9303
Pontificia Universidad Javeriana - Bogotá D.C. – Colombia Sujeta a inspección y
vigilancia por parte del Ministerio de Educación Nacional (artículo 39 del decreto
1295 de 2010)Certificado de Existencia y Representación Legal.

[4] Emma Bonino [De la mujer y la religión], 2005-09, fuente el país.