Está en la página 1de 4

ETAPAS DE CIMENTACION

Las cimentaciones es la base sobre la que descansa las edificaciones, es un elemento estructural
encargada de transmitir hacia el terreno por medio del ensanchamiento de su base las cargas
recibidas de una estructura y su propio peso, de modo que los elementos que lo sostienen
tengan suficientes fuerzas y rigidez para soportarlas sin sufrir deformaciones excesivas en la
edificación.

CLASIFICACIÓN DE CIMIENTOS

Cimentación Superficial
Aquellas que descansan en las capas superficiales del suelo, capaces de soportar la carga que
recibe por medio de la ampliación de base, tiene como profundidad no mayor a 3 metros, suelen
ser la más utilizadas por presentar un menor coste por carga soportada y tener mayor facilidad
de ejecución. Las cimentaciones superficiales más comunes:
 Cimentaciones Ciclópeas
 Zapatas
- Zapatas Aisladas
- Zapatas Corridas o Continuas
- Zapatas Combinadas
 Losas de Cimentación

Cimentaciones Semiprofundas
El terreno donde se va apoyar la estructura no es muy resistente, es necesario profundizar hasta
encontrar un suelo estable
 Pozos de Cimentación o Caissons
 Otras Cimentaciones Semiprofundas
- Arcos de ladrillo sobre machones de Hormigón o Mampostería
- Muros de Contención Bajo Rasante
- Micro Pilotes

Cimentaciones Profundas
Es cuando su extremo inferior sobre el terreno se encuentra a una profundidad superior a ocho
veces su diámetro, se emplea cuando los estratos superiores del terreno no están aptos para
soportar una cimentación con zapatas, tiene de profundidad mayor a 3 metros.
 Pilas y Cilindros
 Pilotes
 Pantallas
- Pantallas Isostáticas
- Pantallas Hiperestáticas
Figure 1. Clasificación del Cimento

ELECCIÓN DEL TIPO DE CIMENTACIÓN

La elección del tipo de cimentación está en función al tipo de terreno, estructura y la interacción
con los edificios próximos. El terreno interviene por su capacidad portante, deformabilidad,
presencia del nivel freático, excavabilidad o alterabilidad, entre otros. El tipo de estructura son
determinantes las cargas, tolerancias a los asiento y presencia de sótanos. Son susceptibles
aquellos edificios cercanos antiguos con cimentación somera o cuando las cargas van a ser muy
diferentes entre los edificios próximos.

Figure 2. Recalce en la Cimentación

EJECUCIÓN DE CIMENTACIONES

Cimentaciones superficiales
Permite dos métodos de ejecución. Los suelos coherentes con poco riesgo de desmoronamiento
se proceden a la excavación directa del hueco de la zapata, se coloca una capa de hormigón de
limpieza, se coloca las armaduras y se hormigona directamente ejerciendo la excavación como
cajón de encofrado. Si el terreno presenta poca cohesión se realiza excavaciones más amplias y
se aplica un encofrado convencional, estas excavaciones ampliadas pueden dificultar el
movimiento de la maquinaria, se prefiere descalzar el terreno hasta la cota de apoyo del
cimiento, realizar las zapatas encofrando con cajones, terminada la cimentación, se rellena.
Figure 3. Excavación directa de la zapata Figure 4. Cajones de encofrado para zapatas

Cimentaciones profundas
En la colocación de pilotes existe tres técnicas, el hincado, la colocación y la ejecución “in situ”.
El hincado es la introducción en el terreno de los pilotes ya formados, a través de, vibración o
persecución con martinetes provistos de mazas. Estos métodos se aplican con pilotes de
hormigón prefabricado, de madera o perfiles metálicos. La maquinaria al impedir el descentrado
de las mazas, produce desplazamientos laterales en el terreno, esta técnica debe considerar una
ejecución desde el interior hacia el exterior de la obra.

Figure 5. Hincado de Cimentaciones


profundas

La colocación se limita a pilotes metálicos que se introducen en pozos excavados y luego se


rellena con mortero o hormigón.

Figure 6. Pozos excavados


La ejecución “in situ” se realiza una excavación en pozo con o sin entibado hasta cota de asiento
donde se introducen el hormigón y las armaduras. Los pozos se entiban con camisas que se
retiran mientras avanza el hormigonado. Las ejecuciones sin entibación son admisibles en suelos
estables y que no exista riesgo de alteración de las paredes o el fondo del pozo. Asimismo,
cuando se emplea la perforación con barrena continua, la entibación lo conforma el propio
elemento perforante, este método no se recomienda en pilotes aislados y en zonas de riesgo
sísmico

Figure 7. Excavación sin entibado

Figure 8. Excavación entibada

YEPES, V. (2016). Procedimientos de construcción de cimentaciones y estructuras de


contención. Colección Manual de Referencia. Editorial Universitat Politècnica de València, 202 pp. Ref.
328. ISBN: 978-84-9048-457-9.