Está en la página 1de 6

Urano es el séptimo planeta del Sistema Solar, el tercero en tamaño, y el cuarto

más masivo.

Este planeta, de 51.118 km de diámetro, se encuentra a unos 3.000 millones de


kilómetros del Sol (20 veces más lejos que la Tierra) y se llama así en honor al
dios griego Urano que era el padre de Crono (el dios Saturno romano).

Urano posee la superficie más uniforme de todos los planetas por su característico
color azul-verdoso, producido por la combinación de gases presentes en su
atmósfera. Puede ser visto a simple vista en un cielo excepcionalmente oscuro, y
puede encontrarse con facilidad con simples binoculares.

Urano

Urano fue el primer planeta descubierto después de los cuatro que eran conocidos
en la antigüedad.

Lo descubrió William Herschel el 13 de marzo de 1781, utilizando un telescopio


construido por él mismo, aunque en un principio informó que se trataba de un
cometa.

Es justo recordar que su hermana Carolina, además a animarlo en sus trabajos,


colaboró muy activamente en los laboriosos cálculos y anotaciones.
Herschell

Herschell

William Hershel

Carolina Hershel

Es el sexto planeta del Sistema Solar, después de Mercurio, Venus, Tierra, Marte
y Júpiter.

Está situado a unos 2.800 millones de km del Sol.

Urano recorre la órbita solar en unos 84 años, a una velocidad media de 6,8
km/seg.

Planetas

Después de Júpiter, Urano es el mayor planeta del Sistema Solar.

Su diámetro es de 51.118 km (casi cuatro veces mayor que el de la Tierra).

Su densidad es de 1,29 gr/cm3

Urano
Tamaños de Urano y la Tierra

Urano posee un núcleo compuesto de rocas y hielos de diferente tipo, estos


últimos mucho más abundantes. El planeta cuenta con una gruesa atmósfera
formada por una mezcla de hidrógeno y helio que puede representar hasta un
15% de la masa planetaria.

La principal característica de Urano es la inclinación de su eje de rotación de casi


noventa grados con respecto a su órbita; la inclinación no sólo se limita al mismo
planeta, sino también a sus anillos, satélites y el campo magnético del mismo. En
los 84 años que tarda en recorrer la órbita alrededor del Sol, primero un polo de
Urano es iluminado y después de 42 años el otro. Esto hace que tenga solamente
dos estaciones extremas. Las temperaturas medias son inferiores a -100º C.

En 1977, se descubrió fortuitamente que Urano, como los demás planetas


gigantes del Sistema Solar, posee un sistema de anillos, aunque muy tenue y
compuesto de partículas oscuras.

En 1985, los anillos fueron observados directamente por la sonda espacial


Voyager 2 en un acercamiento a su paso hacia Neptuno.

Recientemente y gracias a las imágenes obtenidas por astrónomos de la


Universidad de Berkeley, con el sistema de infrarrojos ópticos del telescopio Keck,
ubicado en Hawai, se ha descubierto que uno de los anillos es de color azul y el
otro de color rojo.
El rojo es el color habitual de todos los anillos, pero los anillos azules son una
rareza planetaria.

Urano

Júpiter es un planeta exterior, pues se encuentra más lejos del Sol que la Tierra.

La Tierra está a una distancia media de 150.000 km del Sol.

En cambio Urano está a una distancia media muy superior, de 2.800.000.000 km.

También es un planeta de los llamados "gaseosos", pues se compone de 85% de


hidrógeno, 15% de helio y 1,99% de metano.

Planetas

En Urano hay una transición gradual de atmósfera a océano líquido; por ello, el
océano de Urano no se parece en nada al terrestre.

Las capas de nubes exteriores están formadas por un compuesto de hidrógeno y


helio enriquecido con metano, la atmósfera interior se licua conforme desciende la
profundidad, y envuelve al manto de hielos de compuestos químicos, entre ellos
agua, amoníaco y metano. Este océano de agua y amoníaco posee una alta
conductividad eléctrica.

La composición de los planetas Urano y Neptuno es muy diferente a la de Júpiter y


Saturno, el hielo domina sobre los gases, lo cual justifica que algunos expertos los
consideren dentro de una clasificación adicional, la de gigantes de hielo.

La rotación de Urano, igual que la de Venus, es retrógrada y su eje de rotación


está inclinado de casi noventa grados sobre el plano de su órbita.

Durante su periodo orbital de 84 años uno de los polos está permanentemente


iluminado por el Sol mientras que el otro permanece en la sombra.
Consecuentemente se espera que este planeta posea importantes efectos
estacionales en su atmósfera.

No se conocen los motivos por los que el eje del planeta está inclinado en tan alto
grado aunque se especula que quizás durante su formación el planeta pudo haber
colisionado con un gran protoplaneta capaz de haber producido esta orientación
anómala. Otras posibilidades son las perturbaciones gravitatorias ejercidas por los
otros planetas gigantes del Sistema Solar.

El campo magnético de Urano es poco menos intenso que el campo magnético


terrestre, pero a diferencia de la Tierra, Urano no posee elementos metálicos en
su interior.
Urano tiene 27 satélites naturales conocidos gracias a las observaciones de las
sondas Voyager 2 y del Telescopio Espacial Hubble. Ninguno de estos satélites
tiene atmósfera.

Los nombres de los satélites de Urano se toman de los personajes de las obras de
William Shakespeare y Alexander Pope, especialmente de sus protagonistas
femeninas.

Los satélites más grandes son Titania y Oberón, de tamaño similar (1.580 y 1.20
km de diámetro, respectivamente).

Miranda, uno de estos satélites, de 470 km de diámetro, está compuesto por hielo
de agua y polvo. Tiene el acantilado más alto del Sistema Solar, una altísima
pared de 20 km de altura (10 veces más alta que las paredes del Gran Cañón, en
la Tierra).