Está en la página 1de 5

Cadenas de valor mundial para el desarrollo

Las cadenas globales de valor surgieron con el intercambio y apertura comercial entre
distintos países por lo que tienen una larga historia. No obstante, en un principio eran muy
limitadas, los costos de comunicación y transporte eran aún muy altos lo que dificultaba el
intercambio y el desarrollo de las relaciones comerciales internacionales.
En una cadena de valor, los eslabones consisten en las distintas actividades que las empresa
u organización debe llevar a cabo para lograr producir y vender un bien o servicio. Los
eslabones parten desde la obtención de la materia prima, pasando por las actividades de
diseño, fabricación, distribución y otras hasta llegar a la venta del producto final.
El termino global se refiere a que las etapas de la cadena de valor no realizaron en un solo
país o localidad geográfica, sino que se reparten en distintos países para luego completar el
producto final en una sola localidad. Así, por ejemplo, un ordenador se fabrica en
Alemania, pero el 80% de sus partes y piezas son de origen chino, mientras que algunos de
los programas informáticos necesarios para su función se fabricaron en estados unidos.
Con respecto al termino valor, este se refiere a que cada eslabón de la cadena de producción
se genera un valor añadido de modo que el producto final es mas valioso que la suma de sus
componentes o insumos. Cuando existe valor añadido en un producto, los consumidores
estarán dispuestos a pagar mas por el que el conjunto de sus partes.
Esto en nuestra época se ejemplifica muy bien ya los Apple Inc. Consta que sus productos
no son los más potentes en cuanto software y hardware, que sus competidores, pero este
tiene algo que los otros aun no logran y es la exclusividad de sus productos en cuanto a
seguridad y prioridad en cuanto a lanzamientos de aplicaciones o programas. También este
consta con el llamado fanboys los cuales, aunque el producto lanzado no sea el mejor estos
lo adquieren por el simple hecho de estar a la moda o poder presumir que este lo adquirió,
también esta cuenta con diferentes accesorios que complementan a su producto estrella el
IPhone, los cuales son los airpods y smartwatch, los cuales son de buena calidad, pero a la
vez su precio es muy elevado comparado con sus competidores
A la contra parte del fanboismo el resto de consumidores prefieren comprar Samsung,
Huawei e incluso marcas como Xiaomi o oneplusone, estas marcas se pelean por la
acaparar de este mercado por los cuales sus productos tienen distintos valores agregados
como lo pueden ser sus caramas, baterías, pantallas, procesadores, conectividad, capacidad
de almacenamiento. Esto año tras año rediseñan sus productos y mejoran hasta el ultimo
destalle ya sea estético o de proceso. Cabe resaltar que estas marcas cuentan con los
accesorios mencionados anteriormente, su calidad puede ser casi la misma que los
anteriores pero son muchísimo mas baratos y por este motivo de su precio a veces no
apreciados como lo deberían esto sería un valor agregado ya que esto dispositivos te ayudan
a una mejor alimentación y un buen estado de forma física.
Con esta pequeña comparación se quise exponer los diferentes tipos de valores agregados
que estas marcas tienen con sus clientes y también este varia con y segmento del mercado
que solo compran los productos por moda o por variar y ver cual marca les resuelto más útil
o mas cómoda respecto a los servicios que brinda
A partir de la década de los noventa, las cadenas de valor experimentaron un crecimiento
acelerado tras la apertura de China, India y otras economías emergentes que proveyeron de
mano de obra muy barata. Asimismo, el desarrollo de las telecomunicaciones y tecnologías
de información impulsó fuertemente su crecimiento ya que fue factible reducir de manera
considerable los costos de comunicación y coordinación entre las fronteras.
Hoy en día, las cadenas globales de valor representan la mayor parte del comercio
internacional. En el año 2015, el 66% del comercio mundial consistió en bienes
intermedios, servicios, tecnologías y capitales utilizados para la producción de bienes
finales en un cierto país.

 Efectos de las cadenas globales de valor


Las cadenas globales de valor tienen varios efectos positivos sobre la economía mundial
entre los que se encuentra:
Permiten aprovechar las ventajas comparativas entre los distintos países del mundo. Así por
ejemplo, China puede aprovechar su mano de obra relativamente más barata mientras que
Alemania puede aprovechar su ventaja en el desarrollo de nuevas tecnologías.
Reducen los movimientos migratorios: los trabajadores pueden permanecer en su país
mientras trabajan para una empresa extranjera.
Aumenta la renta de los países menos desarrollados: estos países pueden ofrecer mano de
obra más barata.
Permite reducir los precios: al reducir sus costos de producción y fomentar la competencia,
las cadenas globales de valor permiten que los consumidores accedan a mejores precios.
Después de una intensa investigación y proceso de redacción en los últimos 10 meses, me
complace anunciar que se encuentra disponible en línea una versión preliminar (i) del
Informe sobre el desarrollo mundial 2020: Comercio y desarrollo en la época de las cadenas
de valor mundiales para recabar comentarios del público.
¿Por qué abordar las cadenas de valor mundiales (CVM) y por qué ahora?
El último informe del Banco Mundial sobre el comercio —el Informe sobre el desarrollo
mundial 1987: Industrialización y comercio exterior— (i) se publicó hace más de 30 años.
Mientras tanto:
• el comercio como porcentaje del PIB a nivel mundial se duplicó;
• el ingreso promedio a nivel mundial aumentó un 24 %;
• la pobreza bajó del 35 % al 10 %;
• los ingresos del 40 % más pobre de la población mundial aumentaron en cerca de
50 %.
Entre todo esto, las cadenas de valor mundiales han surgido como la manera predominante
de hacer negocios internacionales.
Si bien se han publicado diversos informes sobre las CVM, el Informe sobre el desarrollo
mundial 2020 marca un hito en los siguientes aspectos:
• El informe aborda el tema desde una perspectiva de desarrollo, considerando que la
bibliografía disponible hasta la fecha se centra en los países avanzados y unos pocos
grandes países en desarrollo.
• El informe da a conocer y aboga por la necesidad de nuevos tipos de datos y análisis
sobre los factores determinantes de la participación en CVM y las consecuencias para el
crecimiento económico, la desigualdad, la pobreza, el empleo y el medio ambiente.
• El informe anticipa también cómo las nuevas tecnologías y políticas comerciales
podrían afectar las perspectivas de desarrollo a través de las CVM.
Encarar las grandes cuestiones
¿Cuán importantes son las CVM para el desarrollo? Abordamos este tema de una manera
abierta y objetiva, con la determinación de analizar tanto las ventajas como las desventajas
del desarrollo y el crecimiento económico impulsados por las CVM.
Personalmente, me sorprendió la magnitud de los cambios que pueden originar las CVM.
Constatamos que las CVM del comercio han acelerado el crecimiento económico y han
reducido la pobreza considerablemente en los últimos 30 años. Han permitido una
convergencia sin precedentes: los países pobres crecieron más rápido y comenzaron a
alcanzar a los países más ricos. La productividad y los ingresos aumentaron en países que
se convirtieron en parte integral de las cadenas de valor mundiales, como China, Vietnam y
Bangladesh, entre otros. Las mayores reducciones de la pobreza se produjeron
precisamente en esos países.
Uno de los hallazgos más interesantes es que todas las pruebas empíricas —desde el nivel
entre países, al nivel sectorial y al empresarial— respaldan un panorama en que las CVM
aumentan la productividad y los ingresos enormemente. A diferencia del comercio
«clásico» llevado a cabo en mercados anónimos, las CVM involucran habitualmente
relaciones empresa a empresa a largo plazo. Esta naturaleza «relacional» de las CVM las
convierte en un poderoso motor de crecimiento, ya que representan un medio natural para
la transferencia de tecnología. Las empresas tienen un interés común en especializarse en
tareas específicas, intercambiar tecnología y aprender unas de otras. Esto se puede hacer de
manera más fácil en el contexto de relaciones empresa a empresa a largo plazo.
Pero no todos nuestros hallazgos son positivos. Existen pruebas contundentes de que los
beneficios de las CVM del comercio se distribuyen de manera desigual en y entre los
países. Esta evidencia nos ha permitido comprender mejor por qué algunos trabajadores,
empresas y comunidades han sido perjudicados por la globalización, así como saber dónde
se han generado riesgos ambientales. Nos ha ayudado a reflexionar sobre las estrategias que
promueven la participación en CVM y las políticas que garantizan una distribución justa de
beneficios en toda la sociedad y la contención de posibles costos ambientales en medio de
un futuro de rápido cambio tecnológico e incertidumbre política.
En la versión preliminar se concluye que las CVM pueden seguir impulsando el
crecimiento, generando mejores empleos y reduciendo la pobreza, siempre y cuando los
países en desarrollo implementen reformas más profundas y los países industrializados
adopten políticas abiertas, inclusivas y predecibles. Lo que es más importante, si los países
no invierten en capital humano, estos podrían caer en la «trampa de los países de ingreso
mediano» y perderse la próxima fase de desarrollo. Las pruebas indican también que el
cambio tecnológico es probablemente una bendición más que una maldición para el
comercio y las CVM. Los beneficios de la participación en CVM pueden ser sostenibles y
ampliamente distribuidos si todos los países mejoran la protección social y ambiental.

Hoy en día, las cadenas de valor mundiales representan casi el 50 % del comercio
internacional. Pero, según el informe, su crecimiento se ha estancado desde la crisis de
2008. Las fricciones comerciales han generado incertidumbres relacionadas con el acceso a
los mercados, lo que ha llevado a las empresas a considerar la posibilidad de postergar los
planes de inversión. Asimismo, los beneficios de la participación en las cadenas de valor
mundiales no se han distribuido de manera equitativa entre los distintos países ni dentro de
ellos. Los costos ambientales están creciendo, principalmente debido al aumento de las
emisiones de dióxido de carbono generadas por el transporte de bienes intermedios, que
implica mayores distancias.

A pesar de estos desafíos, en el informe se señala que las cadenas de valor mundiales
pueden seguir siendo un motor de crecimiento sostenible si los países en desarrollo adoptan
reformas normativas más profundas, y las economías avanzadas adoptan políticas abiertas y
predecibles. Se muestra que los países pueden tomar la iniciativa para obtener mejores
resultados eligiendo entre una variedad de opciones adaptadas a la etapa específica de
desarrollo en la que se encuentren. Estas opciones incluyen políticas más sólidas para
reducir las emisiones de carbono (como la valoración económica de la degradación
ambiental) y ayudar a los trabajadores desplazados a conseguir nuevos empleos.

En particular, en el informe se destacan los pasos que pueden seguir los países para atraer
inversiones dentro de las cadenas de valor mundiales, aun cuando se hayan visto en gran
medida excluidos de la revolución de las cadenas de valor. Pequeños pasos —como
acelerar los trámites aduaneros y reducir las demoras en las fronteras— pueden generar
importantes beneficios para los países que están haciendo la transición de las exportaciones
de materias primas a un nivel básico de manufactura. Para muchos de los bienes que se
comercializan en las cadenas de valor mundiales, un día de retraso equivale a imponer un
arancel superior al 1 %. Asimismo, las inversiones que mejoran la conectividad
modernizando las comunicaciones, los caminos, los ferrocarriles y los puertos pueden
generar grandes beneficios.