Está en la página 1de 2

El Lazarillo de Tórmes

La presente novela fue escrita en España por un autor anónimo (no obstante, se afirma que los
posibles autores pudieron ser Diego Hurtado de Mendoza o Don Sebastián de Horozco) en el año
de 1554, dejando a un lado la España negra y torturada que había en aquellos años, la historia en
sí es la biografía de un muchacho llamado Lázaro.
Lázaro un niño nacido en el rio de Tórmes (de ahí su sobrenombre); hijo de Tomé González y de
Antonia Pérez, los cuales se conocieron cuando su madre se cruzó con su padre mientras éste
último trabajaba en una molienda de aceña; cabe resaltar que la misma noche del día en que
ambos se conocieron Lázaro nació. Desafortunadamente por azares del destino su padre muere
quedando su madre viuda. Otro hombre empezó a frecuentar a la madre de Lázaro, sin embargo,
el pretendiente también corrió con la misma suerte que el padre de Lázaro, a causa de los
desgraciados eventos ocurridos con anterioridad la madre de Lázaro decide dejar con un ciego a su
hijo y es de ésta forma como su historia de mozo inicia.
Lázaro y el ciego mendigaban en busca de comestibles para sobrevivir, no obstante el ciego era
muy egoísta y había díasen los queel muchacho apenas y podía comer.
Lázaro intentaba a toda costa engañar al ciego para quedarse con un poco del vino o comida que
ambos conseguían cada día, pero el ciego era muy astuto , así que cuando descubría que el
pequeño Lázaro había incurrido en alguna falta lo golpeaba. Transcurren los días en la vida de
ambos individuos y se presenta la siguiente anécdota; Lázaro estaba con el ciego y
afortunadamente consiguieron un pedazo de longaniza como caridad, así que Lázaro
aprovechando que el ciego lo había mandado por vino tomó la longaniza y en vez de dejársela
para que éste la cocinara le dió un par de rábanos, al darse cuenta de esto el ciego llamó a Lázaro
para que le dijera dónde estaba la longaniza pero se percató de que Lázaro se la había comido así
que lo tomó por la boca y comenzó a oler, Lázaro soportó, para no vomitar la longaniza. Así
pasaron los días, hasta que un día tuvieron que cruzar un río, ese día Lázaro tenía contemplado
vengarse del ciego por todo lo que le había hecho, así que cuando él ya había cruzado le dijo al
ciego que se aventara de donde se encontraba, el ciego lo hizo pero frente a él había un poste con
el cual se golpeó. Lázaro se fue, dejándolo mal herido y a su suerte.
Su segundo amo fue un clérigo que no lo alimentaba bien, así que Lázaro se las tenía que arreglar
para poder conseguir algo de alimento, el Clérigo guardaba los pedazos de pan en un arca cerrada
con llave, así que todas las noches iba hacia el arca a buscar algún hueco para poder comer alguno
de los 9 pedazos de pan que se encontraban allí dentro, siempre los mordisqueaba con la excusa
de que los ratones habían provocado eso, para solucionar tal "situación" el clérigo optó por cerrar
con pedazos de madera el arca para que ningún animal por lo más pequeño que fuera pudiera
entrar, un día Lázaro le quitó la llave a su amo y cada vez después de comer la metía en su boca y
dormía, hasta que una noche la llave cayó de su boca y al chocar contra el suelo se escuchó como
sí hubiera una serpiente dentro de la habitación del muchacho, así que el amo se despertó y fue
hasta donde se encontraba Lázaro, agarro un palo y con todas sus fuerzas golpeo la cabeza de
Lázaro quien quedó aturdido y mal herido, después de sucedido todo esto el amo de Lázaro se dio
cuenta de que él era quien robaba el pan del arca, como compasión lo tuvo 3 días en reposo hasta
su recuperación a fin de que fuera en busca de otro amo.
Su tercer amo fue un escudero el cual encontró a Lázaro en la ciudad de Toledo, cabe resaltar que
este "escudero" proyectaba ante lo sociedad lo que no era, solía presentarse como un hombre
bien vestido, bien peinado y con un paso y compás en orden, aunque siendos sinceros este
individuo no poseía riqueza alguna, en ocasiones Lázaro debía proporcionarle alimento al
escudero en lugar de que este último le ofreciera se lo ofreciera a Lázaro, un día el amo de Lázaro
se fue dejándolo solo, ese día llegaron el escribano y el alguacil los cuales preguntaron a Lázaro
donde se encontraba su amo, él respondió que no sabía nada, sólo que su amo tenía un solar de
casas y un palomar derribado en

Castilla La Vieja, el alguacil se quería llevar a Lázaro a la cárcel pero las vecinas que estaban
presentes abogaron por él, así que finalmente lo dejaron libre y es así como nuevamente el
pequeño ayudante se prepara para ir en busca de un nuevo amo.
Su cuarto amo fue un fraile, no obstante las aventuras con éste personaje no fueron
sobresalientes, sí acaso hay que resaltar que este fraile fue quien le dio a Lázaro sus primeros
zapatos los cuales no le duraron al ayudante mas de ocho días.
Su quinto amo fue un Buldero quien junto con otro hombre realizaban "negocios" vendiendo
bulas, (estos eran unos papeles que servían para no cumplir con algunos preceptos religiosos) una
de las anécdotas a resaltar fue cuando el amo fue a misa y llegó el alguacil quien afirmaba que el
amo de Lázaro era un farsante y por lo tanto sus bulas también, así que el comisario empezó a
rezar, posterior a esto el alguacil empezó a balbucear y a sacar espumajos por la boca algunas
personas que estaban ahí lo ayudaban y algunas otras no, finalmente todo fue sólo un susto,el
alguacil se recuperó y Lázar junt con su amo tomaron rumbo hacia lugares mas lejanos vendiendo
las bulas con la misma farsa, así estuvo Lázaro con su amo alrededor de 4 meses y después se fue.
Su sexto amo fue un capellán quien puso a trabajar a Lázaro como aguador en la ciudad, todos los
días de la semana salía a trabajar y conseguía 30 maravedís exclusivamente para su amo, sin
embargo los sábados ganaba dinero para él, al cabo de 4 años Lázaro se pudo comprar ropa, y
después de esto fue con su amo para decirle que no quería seguir más en ese oficio y se en busca
de otro amo.
Su séptimo y último amo fue el alguacil con quien trabajó pero al ver la peligrosidad del oficio
decidió dejarlo, después trabajó como pregonero y se casó con la sirvienta del señor arcipreste de
San Salvador, con quien tuvo una hija, desgraciadamente Lázaro nunca se dio cuenta que su
esposa lo engañaba con el señor arcipreste, pero dejando todo esto de lado Lázaro consiguió
grandes riquezas y es de ésta forma como finaliza su historia.