Está en la página 1de 86

Pontificia Universidad Católica de Chile

Facultad de Derecho
Departamento de Derecho Procesal

APUNTES DE CLASES
CURSO DE DERECHO PROCESAL 2016:

“PROCESO Y PROCEDIMIENTO”.

PROF. FELIPE BERTIN PUGA


PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

CAPÍTULO I: GENERALIDADES SOBRE EL PROCESO.

I.EL PROCESO.

A.- GENERALIDADES.

1) Conflicto, Contienda y Litigio.

Los conflictos de intereses se pueden convertir en contiendas, y éstas en litigios. La contienda se produce cuando ese
conflicto se exterioriza, transformándose en una contraposición de voluntades. A su vez, pasa a ser litigio cuando tiene
relevancia jurídica y se busca una solución ante la autoridad, principalmente judicial.

2) Clasificación de la Solución de los Conflictos.

La solución de los conflictos se clasifica en:

a) No Adversariales:

i) Transacción: Jurídicamente es un contrato, regulado como tal en los artículos 2446 y siguientes del Código
Civil. Está definido en el artículo 2446 como un contrato en que las partes terminan extrajudicialmente un
litigio pendiente, o precaven un litigio eventual. La jurisprudencia y la doctrina han agregado como requisito
que las partes se efectúen concesiones recíprocas. Es un acto jurídico procesal extrajudicial, pero que está
destinado a producir efectos en el proceso. Su principal característica es que produce el efecto de cosa juzgada,
una vez que es aprobada por el juez de la causa en cuanto a que se ajuste a Derecho. Si bien es un equivalente
jurisdiccional, no deja de tener el carácter de contrato, por lo cual se puede pedir su nulidad, aun cuando
produzca los efectos propios de una sentencia.
ii) Azar (Sorteo): Sistema de solución de los conflictos entregado a la suerte.
iii) Mediación: Sistema de solución al cual llegan las partes estimuladas por un tercero que no tiene autoridad
sobre ellos y que puede introducir elementos que no están en conflicto.
iv) Composición: Sistema de solución de conflictos en virtud del cual una parte renuncia a sus intereses mediante
una compensación que recibe de la otra.
v) Cesión de derechos: Sistema de solución de conflictos que consiste en el traspaso de derechos por acto entre
vivos. Intervienen el cedente (aquel que en virtud de la cesión traspasa un derecho) y el cesionario (aquel que
en virtud de la cesión adquiere el derecho).
vi) Tasación por peritos: Avaluación de la cosa objeto de conflicto por parte de un tercero.

b) Adversariales:

i) Autotutela: Es una forma de solución de los conflictos que consiste en la reacción directa y personal de quien se
hace justicia por sí mismo. Esta solución se realiza unilateralmente por quien impone su decisión a la otra parte, no
existiendo en este caso un tercero imparcial que resuelva el conflicto. Este medio de solución de conflictos está
prohibido, excepcionalmente se permite con cierta restricción, como por ejemplo, tratándose de la huelga legal, la
legítima defensa o el derecho legal de retención.
ii) Proceso.

2
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

B.- CONCEPTO DE PROCESO.

1) Definición.

Es la forma de solución de los conflictos de relevancia jurídica que consiste en un conjunto o serie de actos jurídicos
procesales formales y progresivos, por medio de los cuales las partes presentan la contienda al órgano jurisdiccional
público, el cual toma conocimiento del litigio y lo resuelve mediante un juicio de autoridad. Eduardo Couture lo define
como “la secuencia o serie de actos que se desenvuelven progresivamente con el objeto de resolver, mediante un juicio de
autoridad, el conflicto sometido a su decisión”.
Es una institución ordenada en torno a un fin, cual es la decisión del asunto controvertido y el restablecimiento de la paz
social.

2) Elementos según la definición.

a) Se trata de una forma adversarial de resolver conflictos, ya que hay una contraposición de intereses.
b) Conjunto de actuaciones formales: Se refiere a que debe cumplirse con determinadas solemnidades para que exista
el proceso. Las solemnidades tienen siempre una razón, que por lo general es la claridad en el debate. El proceso no es
formal sólo en cuanto a los requisitos, sino también en cuanto a su orden. Es un orden progresivo, porque se van sucediendo
las actuaciones al avanzar, y cada actuación es la base o sirve de antecedente a las posteriores. Todo proceso es progresivo.
c) Presentación del conflicto a un tribunal, para que lo solucione. Lo hará a través de la sentencia definitiva.

3) Nociones de Proceso.

a) Proceso y Litis o Litigio: El litigio es la representación material de la contienda ante el tribunal, caracterizada por
la existencia de una pretensión resistida.

b) Proceso y Juicio: El juicio es el acto por el cual se resuelve el conflicto, esto es, la decisión, la sentencia, que sólo
constituye una parte del proceso y que incluso puede no presentarse (avenimiento, sobreseimiento, etc.). No obstante, la
influencia española hace que nuestros códigos normalmente utilicen esta expresión como sinónimo de procedimiento (Juicio
Ordinario, Juicio Ejecutivo, etc.).
En ese sentido un autor constata que antes se usaba la palabra “juicio”, que viene del Derecho Romano, en vez de proceso.
Se ha optado por utilizar “proceso” porque es un concepto más amplio, que comprende todos los actos que realizan las
partes y el juez sin importar la causa que los origine. En cambio, juicio supone una controversia, que no necesariamente se
da en un proceso.1

c) Proceso y Procedimiento: El procedimiento es el conjunto de formalidades externas que determinan el desarrollo


de los actos que forman el proceso.

PROCESO PROCEDIMIENTO
Conjunto de actos encaminados hacia un fin Conjunto de ritualidades y formalidades
Es una unidad Puede haber varios en un sólo proceso

1
Cfr. ALSINA, Hugo: Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial, Ediar S. A. Editores, Buenos
Aires, 1963, p. 400.

3
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Supone un procedimiento No supone un proceso

d) Proceso y Expediente: El proceso es una idea, una abstracción, mientras que el expediente es la materialidad, el
legajo de papeles en que se registran los actos de un proceso.
Con la reforma procesal civil, se elimina el concepto de expediente como depósito material de los antecedentes
acompañados por las partes en el juicio, contemplándose en su reemplazo el término de “registro desmaterializado”, como
se puede apreciar en la actualidad en los procesos penales y de familia, entre otros.

e) Proceso y Causa: Conforme a lo establecido en los artículos 76 de la Constitución y 1° del Código Orgánico de
Tribunales, no se aprecian diferencias entre ambos conceptos, por lo que concluimos que nuestro legislador los considera
como sinónimos.

f) Proceso y Autos: La palabra autos es utilizada por nuestro legislador en múltiples sentidos, en algunos casos como
sinónimo de proceso, pero también en otros para referirse al expediente, e inclusive como una categoría o clase de
resolución judicial.

g) Proceso y Pleito: Conforme al artículo 159 N° 6 Código de Procedimiento Civil, el concepto de pleito es sinónimo
de litigio.

4) Objeto del Proceso.

El conflicto, entendido como la oposición de voluntades en razón de intereses recíprocamente incompatibles, se transforma
en contienda cuando los intereses mutan en pretensiones jurisdiccionales, siendo, en consecuencia, la contienda el objeto del
conocimiento del juez.

En síntesis:

 ¿Qué se conoce? : la contienda


 ¿Quién conoce? : el juez
 ¿Para qué se conoce? : para juzgar
 ¿Cómo se conoce? : juicio jurisdiccional.

C.- NATURALEZA JURÍDICA DEL PROCESO O TEORÍAS DEL PROCESO.

1) Teoría Clásica o Contractualista: Una de las primeras interpretaciones se hizo a partir de las normas del Derecho
Civil. Windshied y Mütter estudiaron esto, remitiéndose al Derecho Romano. Así, establecieron que en el proceso
formulario del Derecho Romano las partes debían ir primero al pretor, quien otorgaba o autorizaba el uso de la acción, y
luego se concurría al tribunal (el pretor analizaba las pretensiones de las partes y luego pasaba al tribunal). Esto llevó a
pensar que el proceso es un contrato, porque las partes hacían un pacto de litis contestatio, esto es, un convenio entre el
demandante y el demandado, en el que se fijan los puntos de la controversia y se otorga el poder al juez para resolverla. Esto
era así porque se consideraba al proceso como una institución privada. 2
Fue muy defendida esta postura por los procesalistas franceses de los siglos XVIII y XIX. El problema surge al explicar la

2
Cfr. ALSINA, Hugo: Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial, Ediar S. A. Editores, Buenos
Aires, 1963, p. 414.

4
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

verdad judicial o cosa juzgada, porque en los contratos las partes esencialmente tienen derecho a revocar, y en este caso la
autonomía de la voluntad sirve sólo hasta la notificación.

2) Teoría Cuasicontractualista: Posteriormente, ya en la época de la Revolución Francesa, aparece una segunda


vertiente dentro de la teoría clásica, que considera al proceso como un cuasicontrato de litis contestatio. Estos autores
sostienen que el proceso no es propiamente un contrato, porque falta el consentimiento, ya que el demandado no conviene
en una controversia contra él, sino que a su beneficio se le impone una defensa. 3 El proceso nace de un acto voluntario, no
de un acuerdo. Las partes se obligan al tribunal a lo que ordene, lo voluntario es la acción ante él.

3) Teoría de la Relación Jurídica: Sustentada principalmente por autores como Von Bulow, Chiovenda y
Calamandrei. El primero sostenía que “el proceso es un nexo de derechos y deberes mutuos, esto es, una relación jurídica
que se plantea entre las partes y el juez”.4 El proceso es una relación jurídica que se presenta ante el órgano jurisdiccional a
fin de que éste aplique la ley que corresponda al caso concreto, con el objeto de llegar a la justa solución de la contienda. La
relación jurídica es la esencia del proceso y es previa al derecho litigioso, toda vez que surge en el momento en que la
simple norma jurídica se traduce en una pretensión. Existen derechos y obligaciones recíprocos entre los interesados en el
litigio y los funcionarios encargados de resolverlo. Las partes tienen derecho a exigir la actuación del juez y tienen
obligaciones, siendo la principal aceptar lo resuelto.
Chiovenda ha descrito así la relación jurídica procesal: “Con la demanda judicial nosotros entramos en un estado de
pendencia, en que no sabemos quien tenga la razón o deje de tenerla. Pero ya en este estado existen entre el juez y las
partes, derechos y deberes; hay en otros términos una relación jurídica de derecho público absolutamente independiente de
la relación sustancial que es objeto de la litis y de la acción”. 5
El autor alemán Von Bulow agrega que el proceso no es sólo una relación jurídica, sino que además típica. En Derecho
Penal se habla de “tipos”, cuando nos referimos a la conducta específicamente descrita por la ley y que debe ser castigada.
Por eso se habla de “típico” (respecto del Derecho Procesal), porque es determinado por la ley, y por ella el demandado
tiene que contestar, el juez resolver, etc. Esta relación es a la vez:
a. Autónoma: no depende de un derecho, ni de las autoridades.
b. Compleja: porque se dan tres posiciones (las dos partes y el juez) distintas, con intereses diversos.
c. Dinámica: dándole originalidad.
d. Institución de Derecho Público: siendo éste el punto de quiebre con las otras teorías, porque existe un
interés del Estado en solucionar los conflictos. Además al ser de Derecho Público, no puede ser alterada
por las partes.

4) Teoría de la Relación o Entidad Jurídica Compleja: Francisco Carnelutti sostiene que el proceso es un conflicto
de intereses jurídicamente relevante, y que, en consecuencia, es objeto de regulación especial por parte del Derecho,
constituyendo su esencia la “justa composición de la litis”. Además, Carnelutti postula en un libro llamado “Sistema de
Derecho Procesal Civil”, que el proceso es una entidad jurídica compleja, porque es un conjunto de relaciones jurídicas
procesales, y habrá tantas como son los conflictos. No habla de una sola relación, sino de varias de ellas. Además, habría
varios conflictos menores dentro de cada proceso, lo que constituye un conjunto de conflictos. Por esto, Carnelutti se refiere
también a los incidentes, que son cuestiones accesorias al proceso que requieren de un pronunciamiento especial del
tribunal.

3
Cfr. CUENCA, Humberto: Derecho Procesal Civil, Universidad Central de Venezuela, Ediciones de la Biblioteca,
Caracas, 1986, p. 230.
4
CUENCA, Humberto: Derecho Procesal Civil, Universidad Central de Venezuela, Ediciones de la Biblioteca, Caracas,
1986, p. 232.
5
Ídem.

5
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

5) Teoría de la Situación Jurídica: El autor James Goldschmidt, en su libro llamado “Teoría General del Proceso”,
expone que no es posible hablar de relación jurídica, por cuanto la solución del conflicto es tan sólo una mera expectativa de
las partes en orden a obtener sentencia favorable, por lo que sitúa al proceso en un escalafón inferior, cual es el de simple
situación jurídica. Las partes tienen sólo perspectivas, posibilidades u oportunidades. También tienen cargas, pero no hay
obligaciones de las partes, ni derechos específicos y concretos.

6) Teoría de la Institución Jurídica: El autor Jaime Guasp sostiene que el proceso es una institución jurídica a la
cual las partes acuden cuando existe entre ellas un conflicto que debe ser solucionado (explica la utilidad del proceso, pero
no su naturaleza jurídica).

Todas las teorías antes enunciadas adolecen del error de definir la naturaleza del proceso como aquella que el Derecho
positivo le asigna; miran a la existencia en vez de a la esencia. En consecuencia, para poder determinar con claridad qué es
el proceso, será preciso atender no a la ley sino a la práctica. Veremos entonces que el proceso es el trabajo que desarrollan
los actores procesales con miras a la solución de la contienda.

D.- CLASIFICACIÓN DEL PROCESO.

Habiendo esclarecido los conceptos fundamentales relacionados con la Teoría del Proceso, nos encontramos con que existen
múltiples clasificaciones del mismo.
No obstante lo anterior, y sin perjuicio de que la clasificación del proceso no atenta en modo alguno contra la unidad del
mismo, es menester hacer presente que los distintos criterios de diferenciación que se utilizan para intentar clasificar el
proceso, son más bien aplicables a los procedimientos.
La clasificación principal de los procesos (en rigor procedimientos) atiende a la naturaleza del mismo. Es una clasificación
general, porque en materia de competencia, todo lo que no es penal, es civil. Por esa razón se le incorporarían temas como
tributario, familia, laboral, etc. Se distingue entonces entre los procesos:

1) Civiles: Se trata de todo tipo de conflictos patrimoniales, familiares, contractuales, comerciales, laborales y
cualquier otro que no sea penal. En estos conflictos prima el interés particular. Se subdividen en:

a) De Cognición: Aquellos procesos en que se conoce y falla el asunto controvertido. Se clasifican a su vez en:
i. En cuanto al tipo de asunto conocido:
 De cognición ordinarios: Conocen en general de cualquier materia.
 De cognición especiales: Por su naturaleza sólo se conocen determinadas materias o asuntos
específicos.
 De cognición sumarios: Se aplican cuando la acción deducida requiera, por su naturaleza, de
una tramitación rápida para que sea eficaz (Art. 680 CPC).
 De cognición incidentales: Conflictos que se producen dentro de un juicio, que la ley permite
incorporar dentro de éste, sin que se trate de una cuestión principal.
ii. En cuanto a su finalidad:
 Declarativos: El fin es el reconocimiento de derechos. Ej.: Reconocimiento de heredero.
 De certeza: El objeto es dar certidumbre a una situación.
 Constitutivos: Lo que se busca es el nacimiento de un derecho. Ej.: Prescripción adquisitiva.
 De Condena: Es aquel en la que se solicita una prestación, esto es, una obligación de dar,
hacer o no hacer. Implica pérdida para uno, y ganancia para otro. Generalmente es de tipo

6
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

patrimonial.
 Cautelares: Tienen por objeto proteger derechos e inclusive un hecho (v. g. la posesión
mediante los interdictos posesorios).

b) De Ejecución: Aquellos procesos que tienen por objeto el cumplimiento forzado de una obligación que consta de un
título indubitado (que nadie puede objetar). Se subdividen en:
 De ejecución ordinarios: Se refieren a la generalidad de las materias.
 De ejecución especiales: Por su naturaleza sólo se ejecutan determinadas materias o asuntos
específicos.
 De ejecución incidentales: La obligación se ejecuta como incidente.
 De ejecución supletorios: Se utilizan en defecto de otro procedimiento especial.

2) Penales: En ellos se busca resolver los conflictos que se producen en una comunidad, con motivo de convivir en
sociedad y cuando se infringen normas que afectan valores o bienes jurídicos fundamentales. Se dice que el Derecho Penal
es el mínimo ético para vivir en sociedad; es decir, si no se cumple con él, se recibe una sanción. Por ej.: bienes jurídicos
como la vida o la propiedad.
Los procesos penales pueden asimismo clasificarse en:
a. Ordinarios: son aquellos de aplicación general y que rigen respecto de la generalidad de los delitos;
b. Especiales: tienen aplicación en ciertos casos que la ley indica o respecto de determinados delitos;
c. De Ejecución: tienen por finalidad obtener el cumplimiento de las penas y las medidas de seguridad impuestas
previamente por un tribunal.

E.- ELEMENTOS DEL PROCESO.

1) Elementos Subjetivos, Formales o Externos: Son los sujetos los que participan en el proceso. Ellos son:

a. Las Partes: Son los sujetos entre quienes se produjo el conflicto. Se clasifican en:
i. Según su origen y participación en el conflicto: En un sentido formal, son quienes originan el conflicto; y en un
sentido material, son quienes participan actualmente en el proceso. Ej.: Una persona arrienda una casa y tiene
conflictos con el arrendatario. Luego, muere el arrendador, caso en el cual, el conflicto se continuará con los herederos
del arrendador. Por eso puede cambiar físicamente, la parte formal. Otro ejemplo lo vemos en la cesión de derechos
litigiosos o en las sociedades.
ii. Según su rol: Actor, demandante, ejecutante, querellante, denunciante y en general sujeto activo, que es la parte
activa, y demandado, ejecutado, querellado, imputado, acusado y en general sujeto pasivo, que es la parte pasiva.
iii. Según su interés en el proceso: Partes principales o directas y secundarias, indirectas o terceros. Las primeras son
el demandante y el demandado. Las secundarias son los llamados terceros que tienen interés en el juicio. Así,
distinguimos a) Terceros coadyuvantes: son aquellos que tienen un interés coincidente con el de alguna de las partes;
b) Excluyentes: son aquellos que tienen un interés incompatible con el del demandante y con el del demandado; y c)
Independientes: son aquellos que tienen un interés distinto de las partes, esto es, que no coincide con el interés de ellas,
pero tampoco lo excluye.

b. El tribunal: La labor fundamental del juez en el proceso es impartir justicia, pero variará según estemos en
presencia del principio dispositivo o del inquisitivo.
i. Funciones del juez en el proceso:
A.- Funciones procedimentales: El juez debe velar por el cumplimiento de las formalidades; se preocupa de

7
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

que las partes cumplan sus obligaciones y/o cargas procesales.


B.- Funciones instructorias: Excepcionalmente, el juez puede, por iniciativa propia, ordenar determinadas
diligencias para aclarar la situación presentada. Un ejemplo de esto son las llamadas “medidas para mejor
resolver”.
C.- Funciones relacionadas con la prueba: El juez debe recibir las pruebas y conservarlas dentro del proceso.
D.- Funciones valorativas de la prueba: Por medio de ellas el juez dará valor a las pruebas, esto es lo que se
conoce como el llamado “valor de convencimiento” dado a cada prueba.
E.- Funciones inspectivas: El juez puede ver por sí mismo algo, mediante la inspección personal del tribunal.
F.- Funciones jurisdiccionales: Aquellas que le permiten al juez resolver el asunto.
G.- Función interpretativa: El juez tiene que interpretar la ley.
ii. Papel o rol del juez dentro del proceso:
A.- Según la teoría privatista, el proceso es un contrato o cuasicontrato de naturaleza privada, en virtud del
cual las partes son las dueñas del proceso, y el juez sería un mero observador de lo que hacen las partes, con
la sola facultad de establecer un orden en él. Por lo tanto, el proceso sería un servicio que el Estado da a los
particulares, pudiendo siempre las partes disponer de él.
B.- Según las teorías publicistas, el juez controla el proceso, y las partes colaboran con el juez. El proceso
sería un servicio que las partes dan al Estado, para la paz social.
C.- Las teorías más integradoras acerca del proceso, ven que el juez no es dueño, ni espectador externo, y las
partes no son ajenas ni dueñas de él. En definitiva, el juez es quien dirige el asunto, buscando que llegue a su
término en la forma debida. Y las partes son interesados, en busca de una solución: por eso están involucradas
en el proceso y quedan obligadas por lo que se resuelva.
Con la reforma procesal civil se establece un rol más activo del juez en el procedimiento, radicándose en él la dirección del
mismo. Además, se establece la posibilidad de ordenar prueba de oficio y de distribuir la carga de la prueba, siempre
respetando el derecho de defensa de las partes.

c. El Procedimiento: Es la secuencia con sujeción a la cual debe desarrollarse el proceso. El proceso es un avanzar,
un ir hacia adelante (en el caso del litigio es ir hacia la certeza), con una finalidad determinada, que es hacer concreta la
norma abstracta, que contiene la voluntad de la ley en el caso concreto sometido al acto de juicio. En términos más prácticos
podemos señalar que el procedimiento es el conjunto de actuaciones y diligencias dispuestas por la ley (orden consecutivo
legal), respecto de las cuales deben someterse tanto las partes como el tribunal.

2) Elementos Objetivos o de Contenido:

a. La Contienda o Litigio: Es el conflicto cuyos intereses han mutado en pretensiones jurisdiccionales, y que se
encuentra constituido fundamentalmente por la acción y la reacción. Se le denomina elemento objetivo del proceso. Es
decir, el conflicto de intereses que está compuesto de la pretensión de un interesado y de la resistencia del otro a la
modificación del statu quo jurídico existente. Los términos de la pretensión y de la resistencia proporcionan el marco de lo
que se discute. Sin embargo, hay excepciones en que el juez puede actuar de oficio, o a veces pronunciarse aun sin petición
de parte.
b. La Sentencia, Fallo o Resolución Final: Es aquel acto jurídico procesal que pone término al conflicto y que lo
resuelve de manera permanente. Por lo anterior, la sentencia debe tener autoridad de cosa juzgada.

3) Elemento de Finalidad o Función:

a. Finalidad Particular: Satisfacer los legítimos intereses de las partes, a través de la solución de un conflicto,

8
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

conforme a Derecho. Deben ser “legítimos”, porque si no se desvirtuaría su función.


b. Finalidad Social: El juez debe dar a cada cual lo que le corresponde, es decir, el fin social es la justicia y con ella
se logra la paz social.

F.- ETAPAS GENERALES DEL PROCESO.

Son los momentos que se reconocen dentro de un proceso, ya que el proceso en sí en un avanzar. Principalmente se reducen
a las mismas facultades que indica el propio artículo 1º del Código Orgánico de Tribunales, esto es conocer (notio), juzgar
(iudicium), y hacer ejecutar lo juzgado (executio).

1) CONOCIMIENTO (NOTIO): Es aquella etapa en que el tribunal toma conocimiento del asunto y de las pruebas
a través de las presentaciones que le hacen las partes. Dentro de esta etapa, se distinguen los siguientes períodos: de
discusión y de prueba.

2) JUZGAMIENTO (IUDICIUM): Es el momento más importante, ya que el tribunal resuelve o compone el


conflicto jurídico a través de un análisis crítico, un juicio valorativo por parte del tribunal en orden a apreciar las
pretensiones de las partes, sus argumentos y pruebas. El acto procesal que contiene esta decisión es la sentencia, en el
llamado período de sentencia.

3) EJECUCIÓN (EXECUTIO): Se refiere a la “ejecución de lo juzgado”, conforme al mismo artículo 1º del Código
Orgánico de Tribunales, el que señala que los tribunales tiene la facultad de “imperio”, es decir, de poder emplear la fuerza -
si es necesario- para hacer cumplir lo juzgado. Ahora bien, debe tenerse presente que la ejecución no ocurre necesariamente
en todos los juicios, por ejemplo no existe en los procesos de mera certeza o declarativos, porque en ellos no hay una
condena a una prestación determinada.

G.- LA RELACIÓN JURÍDICA PROCESAL O RELACIÓN PROCESAL.

Es el vínculo que liga a las partes entre sí y con el tribunal, con motivo de la existencia de un proceso.
Tanto el sujeto activo como el sujeto pasivo tienen relaciones permanentes con el juez durante el proceso, porque dependen
de él, ya que esperan que solucione el conflicto. La relación procesal es válida en la medida en que concurran todos los
presupuestos procesales de validez.
De esa manera algunos autores entienden esta relación de tipo triangular:

JUEZ

PARTE PARTE

La relación procesal está íntimamente ligada con el concepto de emplazamiento, que es el llamamiento que la ley hace a
una parte para que haga uso de sus derechos dentro de un tiempo específico. Los elementos del emplazamiento son la
notificación legal y el plazo. Su asociación con la relación procesal consiste en que desde el emplazamiento existe la
relación procesal y se traba la litis.

9
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Existen distintas teorías sobre el momento en que comienza la relación procesal:


1) Cuando se interpone la demanda.
2) Cuando el demandado toma conocimiento de la demanda interpuesta en su contra, esto es, desde la notificación de
la demanda. Esta teoría sigue nuestra legislación.
3) Cuando el demandado actúa por primera vez en el juicio.
4) Cuando el demandado opone la reacción.

II.LA ACCIÓN.

A.- NATURALEZA JURÍDICA.

La acción, al igual que la jurisdicción, ha sido uno de los conceptos más discutidos en la doctrina procesal, dando origen a
una serie de teorías al respecto:

1) Teoría Clásica o Monista: Surge a partir de la Revolución Francesa, y postula que la acción es inherente al
derecho subjetivo. Todo derecho sustantivo tiene asociada una acción para su tutela. Habrá acción sólo si hay derecho;
acción y derecho se complementan.
Pero esta teoría es incapaz de distinguir la acción, como cuando se desecha la demanda por falta de mérito, porque si la
sentencia no declaró el derecho, no se sabe qué fue lo que puso en movimiento el proceso. Lo mismo sucede con las
obligaciones naturales, en que sí existe un derecho, pero no hay una acción. 6
2) Teorías Dualistas: Derecho subjetivo y acción son dos realidades completamente diferentes, porque de lo
contrario, si la acción fuera inherente al derecho, toda demanda debiera ser necesariamente acogida por el tribunal. Existen
dos corrientes dentro de esta teoría:
i. Concretas: Hay dualidad, pero la acción está arraigada al derecho, en términos tales de ser el instrumento para
obtener su constitución, declaración o reconocimiento:
1ª: Chiovenda: la acción es un derecho potestativo dirigido contra el adversario para que en su
contra actúe la ley y ampare al actor.
2ª: Calamandrei: la acción es un derecho autónomo dirigido contra el Estado para que reconozca
el derecho sustantivo en la sentencia. En ese sentido dice que: “no hay que confundir el derecho de
acción con la mera posibilidad de obrar: la acción como actividad, con la acción como derecho”.7
ii. Abstractas: Desarraigan la acción del derecho, y la conciben tan sólo como el medio habilitante para el nacimiento
del proceso. La acción es el derecho abstracto de obrar, desvinculado de todo fundamento positivo que legitime la
pretensión de quien la ejercite:8
1ª: Carnelutti: la acción es un derecho abstracto y público que permite el proceso, cuya finalidad
es la justa composición de la litis.
2ª: Couture: la acción es simplemente una manifestación del derecho de petición, para pedir el
amparo frente a cualquier amenaza o lesión en los derechos de quien acciona.

B.- CONCEPTO.

Para la Teoría Clásica, de corte eminentemente civilista, la acción es un derecho puesto en movimiento.

6
Cfr. ALSINA, Hugo: Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial, Ediar S. A. Editores, Buenos
Aires, 1963, p. 309.
7
CUENCA, Humberto: Derecho Procesal Civil, Universidad Central de Venezuela, Ediciones de la Biblioteca, Caracas,
1986, p. 148.
8
Ibid, p. 314.

10
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Para nosotros la acción es el medio por el cual los individuos requieren la protección de los tribunales, para que éstos
solucionen un conflicto jurídico. Esto significa que las partes acuden al Estado en búsqueda de protección y se habla de
deducir, ejercitar o interponer una acción. De esta forma puede definirse también como el derecho a la protección jurídica,
por el Estado a través del Poder Judicial, de los derechos reconocidos en la Constitución y las leyes.
La acción así concebida es el derecho a requerir la actuación de la jurisdicción como único medio viable para la solución de
la contienda, esto es, es el poder jurídico de una persona que obliga a intervenir a la jurisdicción en el conocimiento de una
determinada pretensión y a resolverla.
La manifestación externa de este derecho se efectúa a través de un acto jurídico procesal, comúnmente denominado
demanda, la cual a su vez se contiene en un libelo (escrito material). Pero, en definitiva, lo que caracteriza a la acción es
contener una pretensión, entendida ésta como la expectativa de obtener una decisión favorable.

C.- CARACTERÍSTICAS DE LA ACCIÓN.

1) Es un derecho subjetivo personal: Lo ejercen las personas sin relación a algo concreto.
2) Es un derecho público: Se tiene en razón de vivir como miembro de la comunidad y se ejercita ante las autoridades
públicas.
3) Su finalidad es la paz social: Se busca que la sociedad resuelva sus conflictos sin recurrir a la autotutela, ante un
tercero imparcial.
4) No lleva implícita una exigencia: Sólo hay una pretensión y no un derecho concreto.

D.- ACEPCIONES DE ACCIÓN.

1) Derecho: Como hemos estudiado, no siempre quien entabla una acción es titular de un derecho.
2) Pretensión: Es un antecedente de la acción y sigue a la transgresión. Es una aspiración del sujeto que intenta la
acción. Es el contenido de la acción9.
3) Demanda: Es el acto jurídico procesal en virtud del cual una parte expresa su voluntad de requerir la intervención
de los órganos jurisdiccionales para la solución de un conflicto jurídico.
4) Libelo: Es un escrito, es decir, el elemento material que contiene la demanda.

E.- ELEMENTOS DE LA ACCIÓN.

1) Sujetos: Existe siempre un sujeto activo, que es el titular de la acción, quien la ejerce, y al cual denominaremos
demandante, querellante, ejecutante, denunciante, o genéricamente actor. Por el otro lado, tenemos al sujeto pasivo, también
llamado demandado, querellado, ejecutado, etc. Ambos sujetos pueden ser una o varias personas, naturales o jurídicas. Sin
embargo, en cualquier caso de que se trate, el sujeto debe ser capaz.
Los sujetos son siempre responsables por su accionar; así su responsabilidad puede ser:
i. Pago de las costas del juicio: El sujeto activo debe reembolsar al sujeto pasivo lo que éste gastó en el
juicio, en caso de que pierda. Las costas pueden ser personales o procesales: las primeras son las
provenientes de los honorarios de los abogados y demás personas que han intervenido en el juicio (Art.
139 inciso 3° CPC), por ejemplo los honorarios, del procurador. Las costas procesales son los gastos
causados en la formación del proceso y que corresponden a servicios estimados en los aranceles judiciales
(Art. 139 inciso 2° CPC). Hay casos en que puede quedar liberado de pagar. Ej.: cuando tuvo “motivo
plausible para litigar” o cuando la parte no sea totalmente vencida. Se hace presente que siempre se deben

9
Cfr. VESCOVI, Enrique. “Teoría General del Proceso”, editorial TEMIS, Bogotá, Colombia. Año 2006. Pp. 63.

11
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

pedir las costas, porque de lo contrario se entiende que se renuncian. Se debe poner en el petitorio de la
demanda: “con costas” o “con expresa condena en las costas del juicio”.
ii. Quien acciona tiene una responsabilidad civil por los daños que cause su acción. Estos daños pueden ser
materiales: como el daño emergente o lucro cesante, e inclusive se considera el daño moral. Para esto hay
que establecer que efectivamente existe una responsabilidad de quien demandó, salvo en casos
excepcionales en que la ley presume el perjuicio. Ej.: Medida Prejudicial Precautoria en el caso del inciso
2º del artículo 280 del Código de Procedimiento Civil.
iii. Responsabilidad criminal por el accionar: Esto puede tener lugar por los delitos que se cometan a través
de los escritos o en el actuar de las partes. Ej.: Injurias (en la demanda o en el juicio), la calumnia,
falsificación, etc., siendo la gama bastante amplia, desde falsificar la firma del abogado, hasta falsificar
instrumentos. También está la presentación de documentos o de testigos falsos en juicio. El abogado que
incurre en todas las conductas anteriores también delinque.

2) Objeto: Es el derecho cuyo reconocimiento, declaración o constitución se persigue mediante la interposición de la


acción. Es la pretensión.

3) Causa: Es el fundamento fáctico y jurídico (no necesariamente una ley) del derecho pretendido.

4) Impulso: Algunos procesalistas agregan, y con razón, este cuarto elemento, ya que una acción supone tener las
condiciones jurídicas para hacerla avanzar a través del proceso. La acción va más allá del sólo hecho de pedir el derecho, se
debe tener además la iniciativa, la instancia o herramientas para que efectivamente se solucione. Se clasifica en:
a) Particular: Cuando es la parte la que hace avanzar el proceso para hacer eficaz la acción. Generalmente sucede esto
en materia civil.
b) Oficial: Cuando la ley obliga al tribunal a actuar de oficio (motu proprio).

F.- CLASIFICACIÓN DE LA ACCIÓN.

1) Según la naturaleza del conflicto:


a) Civil: Aquella que se refiere a todo asunto que no sea penal.
b) Penal: Aquella que tiene por finalidad investigar y castigar delitos.

2) Según la cosa en que se ejerce:


a) Mueble.
b) Inmueble.

3) Según la naturaleza del derecho que protege:


a) Real: Aquella que se ejerce sobre una cosa sin respecto a determinada persona (Art. 577 Código Civil).
b) Personal: Aquella que sólo puede reclamarse de ciertas personas que por hecho suyo o por la sola disposición de la
ley, han contraído las obligaciones correlativas (Art. 578 Código Civil).

4) Según el titular del interés protegido:


a) Pública: Aquella que le corresponde al Estado.
b) Privada: Aquella que le corresponde a los particulares.
c) Popular: Aquella que le corresponde ejercerla a cualquier persona en interés de la comunidad.

12
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

5) Según su objeto o finalidad:


a) De Condena: Persigue la imposición de una prestación al demandado.
b) Constitutiva: Persigue la creación de un nuevo estado jurídico.
c) Declarativa: Persigue la declaración de un derecho.
d) De mera certeza: Tiene por objeto dar certidumbre y seguridad jurídica a una situación incierta.
e) Ejecutiva: Persigue el cumplimiento forzado de una obligación.
f) Precautoria o cautelar: Persigue asegurar una pretensión.

6) Según su autonomía:
a) Principal: Subsiste por sí misma.
b) Accesoria: Necesita de otra principal para subsistir.

G.- CONDICIONES DE LA ACCIÓN.

1) Concepto.

Son aquellos requisitos, tanto de fondo como de forma, sin los cuales la acción no puede prosperar. Este concepto es
similar al de presupuestos procesales que se estudiará más adelante.

2) Clasificación.

a) Condiciones de Ejercicio: Son aquellos requisitos sin los cuales la acción no puede ser acogida a tramitación:
i. Existencia de una Pretensión: No puede haber una acción vacía, sino que debe tener un contenido que
concierna al derecho, es decir, se debe solicitar algo que cambie en el ámbito jurídico.
ii. Ejercicio de la acción bajo la forma de una demanda: La ley indica cómo debe ejercerse la acción,
regulando las funciones de los órganos y la forma de iniciar el proceso. La demanda debe cumplir con los
requisitos legales (Art. 254 CPC para el juicio ordinario de mayor cuantía). En caso de procedimientos de
otra naturaleza, será otra la forma y requisitos que deberá adoptar la acción (ej.: querella).

b) Condiciones de Procedencia: Una vez aceptada a tramitación, la acción debe cumplir con otros requisitos que
determinan su aceptación o acogimiento por parte del tribunal, es decir, son aquellos requisitos sin los cuales la acción
no es en definitiva acogida por el tribunal:
i. Legitimación activa o calidad de titular del derecho: Esto significa titularidad correcta y efectiva del actor
respecto del derecho pretendido.
ii. Capacidad para actuar o de ejercicio: Aptitud legal para ejercer derechos sin el ministerio o autorización
de otro.
iii. Interés jurídico actual: Ventaja o utilidad que persigue el actor, el que debe existir al tiempo de ejercer la
acción. Habrá interés en la acción ejercitada por el actor, cuando en realidad la protección jurisdiccional
que pretende sea el único medio para el resguardo de su derecho. 10
iv. Juridicidad: Existencia de un derecho que debe ser protegido, y el contenido de la acción que debe ser
jurídicamente relevante.

H.- VOLUNTARIEDAD DE LA ACCIÓN Y EL EJERCICIO FORZADO DE LA ACCIÓN.

10
Cfr. CASARINO, Mario: Manual de Derecho Procesal, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1994, p. 115.

13
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

1) Concepto.

La voluntariedad del ejercicio de la acción es la principal característica de ésta, en términos de que lo normal es que toda
persona puede determinar libremente cuándo interponer una acción y cuándo no.
En efecto, en materia civil, las demandas son normalmente “disponibles”, es decir, se puede decidir si hacer o no uso del
derecho, aun se puede renunciar a él.
De esta forma, las acciones generalmente son disponibles. Sin embargo, existen casos excepcionales en que el actor debe
necesariamente ejercer su acción, bajo la sanción -en caso de inactividad- de perder su derecho o de caducar el mismo; esto
es lo que se denomina el “ejercicio forzado de la acción”.

2) Casos de Ejercicio Forzado de la Acción.

a) Pluralidad de Acciones (Art. 21 CPC): Tiene lugar cuando una acción entablada contra otra parte, también corresponde
a otras personas determinadas pero distintas del sujeto activo. De esta forma el o los demandados quedan facultados para
pedir que se ponga la demanda en conocimiento de aquéllas a fin de adoptar, dentro del término de emplazamiento, alguna
de las siguientes actitudes:
i. Adherir a la demanda: Se forma una litis consorcio activa y debe designarse procurador común, conforme lo disponen los
artículos 12 y 13 del Código de Procedimiento Civil;
ii. No adherir: Caducan los derechos del potencial demandante para entablar la misma acción con posterioridad, pudiendo el
demandado hacer valer la excepción de cosa juzgada;
iii. No hacer nada (inactividad): Si se deja transcurrir el plazo de emplazamiento, aunque no se transformará en parte, le
afectará todo lo obrado en el proceso, pero tendrá el derecho de comparecer en cualquier estado del juicio en el juicio, pero
respetando todo lo obrado con anterioridad.
Según el concepto restringido de acción, el órgano jurisdiccional ya se ha puesto en movimiento, ya se ha ejercido la acción,
por lo que más bien se trata de una excepción a la voluntariedad para ser parte.

b) Jactancia (Art. 269 y ss. CPC): Se define como la acción y efecto de atribuirse una persona capaz de ser
demandada, derechos propios sobre bienes de otro o asegurar ser su acreedor (Couture).
Desde el punto de vista legal es la situación que se produce cuando alguna persona manifiesta corresponderle un derecho del
que no esté gozando. En este caso, el jactancioso puede ser obligado por el afectado a interponer la demanda
correspondiente, bajo apercibimiento de no ser oído después sobre aquel derecho.
Conforme al artículo 270 del Código de Procedimiento Civil, se puede deducir jactancia en alguno de los siguientes casos:
i) Cuando la manifestación del jactancioso conste por escrito;
ii) Cuando la manifestación del jactancioso se haya hecho de viva voz, a lo menos delante de dos personas hábiles para
declarar en juicio;
iii) Cuando una persona haya sido parte en proceso criminal del cual pueden emanar acciones civiles contra el acusado, para
el ejercicio de dichas acciones.
La acción de jactancia, para que se declare la obligación del jactancioso de demandar, prescribe en 6 meses desde los hechos
en que se funda (Art. 272 CPC), y se tramita de conformidad al procedimiento sumario (Art. 271, inciso 1° CPC). Si se da
lugar a la demanda, el jactancioso tiene 10 días para demandar, ampliable a 30 por motivo fundado, so pena de declararse
que no será oído posteriormente sobre tal derecho (Art. 269 CPC). Es aquí donde tiene lugar el ejercicio forzado de la
acción, porque si no demanda pierde su acción. La parte interesada puede pedir que se declare este apercibimiento y se
tramita como incidente (Art. 271 CPC).

14
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

c) Medidas Prejudiciales Precautorias (Art. 280 CPC): Las Medidas Prejudiciales se definen como incidentes anteriores
al juicio que tienen como finalidad: i) preparar la entrada en juicio (Medidas Prejudiciales Propiamente Tales), ii)
conservar las pruebas que puedan desaparecer (Medidas Prejudiciales para Pruebas), o bien iii) asegurar el
resultado de la acción que se va a intentar (Medidas Prejudiciales Precautorias).
En el evento de que sea aceptada una solicitud de Medida Prejudicial Precautoria, deberá el solicitante presentar su
demanda en el término de diez días (aquí tiene lugar el ejercicio forzado de la acción) y pedir que se mantengan las medidas
decretadas. Este plazo podrá ampliarse hasta treinta días por motivos fundados. Ahora bien si: a) no se deduce demanda
oportunamente, b) no se pide en ella que continúen en vigor las medidas precautorias decretadas, o c) al resolver sobre esta
petición el tribunal no mantiene dichas medidas, por este solo hecho el que las haya solicitado quedará responsable de los
perjuicios causados, considerándose doloso su procedimiento.

d) Reserva de las Acciones y Excepciones en el Juicio Ejecutivo:

i) Reserva de Acciones del Ejecutante: Existen dos oportunidades para proceder a la reserva de las acciones:
a) Cuando el ejecutado deduce oposición, de ésta se le da traslado al ejecutante para que dentro del plazo de 4 días exponga
lo que juzgue oportuno (Art. 466 inciso 1° CPC). Sin embargo, dentro de este plazo el ejecutante podrá desistirse de la
demanda ejecutiva (generalmente si no tiene las pruebas en ese momento), con reserva de su derecho para entablar acción
ordinaria sobre los mismos puntos que han sido materia de aquélla. Por el desistimiento el ejecutante perderá el derecho
para deducir nueva acción ejecutiva, y quedarán ipso facto sin valor el embargo y las demás resoluciones dictadas. Además
responderá el ejecutante de los perjuicios causados con la demanda ejecutiva, salvo lo que se resuelva en el juicio ordinario
(Art. 467 CPC). La reserva de acciones, en este caso, no requiere ser fundada, y, una vez que ha sido aceptada por el
tribunal, produce el efecto de permitirle al ejecutante iniciar acción ordinaria sobre los mismos puntos que fueron materia de
la demanda ejecutiva, sin que ello se afecte por la cosa juzgada.
b) Ahora, si el ejecutante se arriesga a seguir adelante con su acción ejecutiva, el legislador le ha dado una segunda
oportunidad, la cual se contempla en el artículo 478 del Código de Procedimiento Civil, al señalar que si antes que se dicte
la sentencia en el juicio ejecutivo, el actor pide que se le reserve para el ordinario sus acciones, podrá el tribunal declararlo
así, existiendo motivos calificados. Siempre se concederá la reserva de acciones y no se requerirá la existencia de motivos
calificados, cuando las acciones no se refieran a la existencia de la obligación misma que ha sido objeto de la ejecución.
La demanda ordinaria deberá interponerse, en ambos casos, dentro del plazo de 15 días desde la notificación de la
sentencia definitiva que declara la reserva de la acción, bajo pena de no ser admitida después.

ii) Reserva de Excepciones del Ejecutado (Art. 473 CPC): Es aquella que puede solicitar el ejecutado para lo cual también
tiene dos oportunidades.
A) La primera oportunidad para reservar las excepciones la tiene el ejecutado en el caso de que haya deducido oposición a
la acción ejecutiva, y en el mismo acto haya expuesto que no tiene medios para justificarla en el término de prueba, por lo
que le pide al tribunal que se le reserve su derecho para el juicio ordinario y que no se le haga pago al acreedor si éste no
cauciona previamente las resultas del juicio (Art. 473 CPC). Presentado este escrito, el tribunal dictará sentencia de pago o
de remate accediendo a la reserva y la caución solicitada. Acto seguido, el deudor deberá entablar su demanda ordinaria en
el término de 15 días contados desde que se le notifique la sentencia definitiva, ya que en caso contrario (si no deduce la
demanda) se procederá a ejecutar dicha sentencia sin previa caución, o quedara ipso facto cancelada, si se había otorgado
(Art. 474 CPC).
B) La segunda oportunidad que tiene el deudor para reservar excepciones es la del Artículo 478 del Código de
Procedimiento Civil, es decir, antes que se dicte sentencia en el juicio ejecutivo cuando existan motivos calificados si la
reserva de excepciones se refiere a la existencia de la obligación misma, ya que en caso contrario, el tribunal siempre
concederá la reserva, sin necesidad de que existan motivos calificados para ello. En este caso, el demandado deberá

15
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

interponer la demanda ordinaria dentro del plazo de 15 días contados desde que se le notifique la sentencia bajo pena de
no ser admitida después.

I.- UNIDAD DE ACCIÓN Y PLURALIDAD DE ACCIONES.

1) Unidad de Acción.

Lo normal es la existencia de una sola acción en cada proceso. No obstante, el artículo 17 del Código de Procedimiento
Civil permite la pluralidad de acciones, siempre y cuando las acciones interpuestas no sean incompatibles entre sí, o cuando
aun siendo incompatibles se interpongan unas en subsidio de las otras.

2) Pluralidad de Acciones.

Esta pluralidad supone que se reclama la intervención de los tribunales y lo lógico es que por economía procesal, se puedan
ejercer las acciones conjuntamente. Sin embargo, las acciones podrían ejercerse ante tribunales distintos, lo que generaría
una confusión. Se recomienda en este caso que las distintas acciones se lleven en un mismo tribunal, pero en caso de que
existan dos acciones con procedimientos diferentes no conviene llevarlas a cabo conjuntamente.
Por ende, para llevar conjuntamente dos acciones es necesario:
a. Que ambas acciones sean de un mismo tribunal competente;
b. Que ambas acciones estén sometidas a un procedimiento similar.

III.LA REACCIÓN.

A.- CONCEPTO.

Con el objeto de completar el examen de la teoría de la acción, es imprescindible analizar su más inmediato efecto, cual es
la reacción, entendida como la actitud que adoptará el demandado frente a su interposición.

B.- FORMAS DE REACCIONES DEL SUJETO PASIVO.

1) Allanamiento.

a) Concepto: Es la aceptación pura y simple de la demanda. Puede ser expreso o tácito (algunos autores no creen
que esto último sea posible), pero en ambos casos produce los mismos efectos, cuales son liberar al tribunal de la obligación
de recibir la causa a prueba, pudiendo inmediatamente citar a las partes a oír sentencia, salvo que se trate de asuntos en que
se encuentre comprometido el interés público, en los cuales debe siempre haber prueba (ej.: nulidad de matrimonio). El
mismo efecto lo produce la contestación de la demanda que no controvierte sustancialmente los hechos, pero no es
allanamiento, pues puede discrepar en cuanto al Derecho.
b) Formas de Allanarse. El allanamiento puede ser:
a) Respecto de la petición del actor o acerca de los hechos: La primera significa que el sujeto pasivo reconoce que
aquello que se solicita al tribunal es procedente y que no tiene ninguna objeción a que sea acogida la acción. El
allanamiento de los hechos supone que el demandado está de acuerdo con la descripción y circunstancias de los
hechos que invoca el actor en su demanda, y su efecto es que no es necesario rendir prueba, con una sola excepción;
siempre se deberá probar aquellos hechos que no pueden legalmente acreditarse con la confesión porque está
prohibido. Por ejemplo: el estado civil de las personas. Puede existir allanamiento de los hechos y no de la petición,

16
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

porque cada parte puede dar una interpretación jurídica distinta, por ejemplo, uno considera que fue un mutuo y el
otro una donación.
b) Total o parcial: Es total cuando se refiere a la totalidad de las peticiones del actor o a la totalidad de los hechos.
Es parcial cuando no se refiere a todas las peticiones o hechos.
c) Utilidad del allanamiento: Si hay allanamiento a la acción su utilidad es que no habrá controversia, no debiéndose
rendir prueba y pasando el proceso a la fase de dictación de sentencia.
d) Condiciones por las que debe velar el juez para aceptar el allanamiento: Para acoger la demanda frente a un
allanamiento, el juez deberá verificar la racionalidad y legalidad del asunto, para lo cual debe constar el cumplimiento de
dos condiciones:
i) Que los hechos se ajusten a la acción, que exista una relación lógica.
ii) Que las peticiones que se hagan sean legalmente procedentes.

2) Inactividad o Inacción.

a) Concepto: Es la actitud del sujeto pasivo que consiste en no hacer nada. El silencio del demandado no implica
en lo absoluto su aceptación de la demanda, sino por el contrario produce el efecto de tener por inmediatamente
controvertidos todos los hechos contenidos en ella. Los efectos del silencio son que el trámite de la contestación se tendrá
por evacuado en rebeldía del demandado, sin perjuicio de que éste podrá siempre comparecer en cualquier estado del juicio
a hacer valer sus derechos, pero con la limitación de respetar todo lo obrado. En segunda instancia la situación es más grave,
toda vez que se seguirá el recurso por el solo ministerio de la Ley, sin ser necesario notificarle las resoluciones judiciales
que se dicten (si la rebeldía se mantiene), las que producirán sus efectos desde que se pronuncien (Art. 202 CPC.).
b) Efectos producidos por la Inacción: Mientras están pendientes los plazos para reaccionar, la inacción no significa
nada. Vencidos los plazos, el derecho para reaccionar se ha extinguido. Esto porque nuestro sistema procesal ordinario
contempla la fatalidad de los plazos (“en o dentro”), lo que significa que una vez vencido el plazo, el derecho a realizarlo se
ha extinguido. En conclusión, la inacción se produce cuando, vencidos los plazos, no se ha hecho nada.
c) Efectos producidos en el Proceso: En el Derecho Procesal, “el que calla, no otorga ni dice nada”. No produce
ningún efecto dentro del proceso la inacción de una de las partes, salvo que la ley expresamente prescriba lo contrario. Ej.:
Reconocimiento de deuda, ya que si el citado no comparece queda reconocida la deuda.
d) Beneficios para el Actor: Jurídicamente la inacción del demandado no tiene ningún efecto para el demandante,
porque igualmente deberá probar ante el juez su pretensión. Pero obviamente tiene la ventaja de que no hay oposición a sus
argumentos por vía de la defensa. Además, hay que tener claro que la inacción inicial no es definitiva, porque el rebelde se
puede incorporar en cualquier etapa del juicio, aceptando todo lo obrado en él.

3) Defensa.

La defensa puede revertir tres formas:

a) Defensa Negativa: Son aquellas argumentaciones de fondo del sujeto pasivo que, de acogerse, determinan el
rechazo de la demanda. Implica negar los fundamentos de hecho o de Derecho o ambos, de la demanda. La defensa
negativa, al igual que el allanamiento, puede ser total o parcial. Su efecto es que el actor deberá probarlo todo.

b) Defensa Técnica: Son aquellas que se realizan a través de la oposición de excepciones y que están dirigidas a
la eliminación de los presupuestos procesales, ya sea de validez o de éxito del proceso.
Por su parte, las excepciones son las defensas técnicas del sujeto pasivo, dirigidas a invalidar el proceso o a enervar y matar

17
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

la acción. Chiovenda sostiene que las excepciones son derechos de impugnación de la acción otorgados por la ley. 11
Las excepciones pueden ser:
i.Excepciones Dilatorias: Son aquellas defensas técnicas destinadas a corregir el procedimiento, sin afectar al
fondo de la acción deducida (Art. 303 CPC). Su objeto o finalidad es corregir el procedimiento y su efecto es
dilatar o demorar la entrada en juicio. Se deben interponer todas conjuntamente, durante el término de
emplazamiento y antes de la contestación de la demanda. Se les da tramitación incidental. Están contempladas en el
artículo 303 del Código de Procedimiento Civil, el que establece que “sólo son admisibles como excepciones
dilatorias:
1) La incompetencia del tribunal ante quien se haya presentado la demanda;
2) La falta de capacidad del demandante, o de personería o representación legal del que comparece en su nombre;
3) La litis-pendencia;
4) La ineptitud del libelo por razón de falta de algún requisito legal en el modo de proponer la demanda;
5) El beneficio de excusión; y
6) En general las que se refieran a la corrección del procedimiento sin afectar al fondo de la acción deducida”. 12
ii.Excepciones Perentorias: Son aquellas que atacan directamente el fondo de la acción y que están dirigidas a
enervarla o extinguirla. Se llaman perentorias porque hacen perecer (morir) la acción. Son tantas como puedan
imaginarse, y normalmente se identifican con los modos de extinguir las obligaciones civiles. Existen ciertas clases
especiales de excepciones perentorias:
 Excepciones Mixtas: Son aquellas excepciones de naturaleza jurídica perentoria, que pueden oponerse y
tramitarse del mismo modo que las dilatorias, pero si son de lato conocimiento, se mandará contestar la
demanda y se reservarán para fallarlas en la sentencia definitiva. Son la cosa juzgada y la transacción (Art. 304
CPC).
 Excepciones Anómalas: Son aquellas excepciones perentorias que pueden oponerse no sólo en la contestación
de la demanda, sino en cualquier estado del juicio, hasta antes de la citación a oír sentencia en primera
instancia o antes de la vista de la causa en segunda. Se trata de las excepciones de cosa juzgada, prescripción,
transacción y pago efectivo de la deuda cuando consta en un antecedente escrito. Si se interponen luego de la
recepción de la causa a prueba, se tramitan incidentalmente (Art. 310 CPC).

c) Alegaciones: Son argumentaciones destinadas a desestimar la acción deducida o a disminuir sus efectos, sin
que constituyan propiamente excepciones. Por ejemplo, invocación equivocada de leyes, esto es, invocar derechos que ya
no existen. Otro ejemplo, en el cobro de las indemnizaciones, es que se pide una disminución por la “exposición imprudente
al daño” (artículo 2330 del Código Civil).
Hay autores que hablan de “las alegaciones o defensas”, catalogando a las primeras como el género y a las segundas como
la especie, o viceversa. Más importante que averiguar la diferencia entre las alegaciones y las defensas, es tener claro cuál es
la diferencia entre las alegaciones y las excepciones. Esto porque el juez en la sentencia debe hacerse cargo y pronunciarse
sobre cada una de las excepciones; en cambio, las alegaciones estarán contenidas en la parte argumentativa de la sentencia,
sin necesidad de que el juez se pronuncie sobre si han sido aceptadas o no. Lo que se acepta o rechaza es la petición y las
excepciones; sobre lo demás, se argumenta.
Por último cabe hacer presente que en la ley pareciera que se igualan los términos excepciones y alegaciones o defensas
(Art. 309 N° 3 CPC). No obstante, en doctrina se distingue:
a) La excepción reconoce la existencia del derecho reclamado, y sólo pretende que ha caducado o enervado por un hecho

11
Cfr. CHIOVENDA, Guiseppe: Ensayos de Derecho Procesal Civil, Volumen I, traducción de Santiago Sentís, Ediciones
Jurídicas Europa-América, Buenos Aires, 1949, p. 271.
12
Véase fallo de la I. Corte de Apelaciones de Santiago de 4 de abril de 1989, en Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo
LXXXVI, sección 2ª, p. 20.

18
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

independiente de su existencia y constitución. Por lo tanto, sostiene la falta de acción, fundándose en situaciones de hecho
que ignora el juez hasta este momento. El peso de la prueba recae exclusivamente en el demandado.
b) La defensa negativa (alegación), es la total negación del derecho reclamado, desconociéndolo en su nacimiento mismo.
Luego, el demandado nada tendrá que probar.

4) Reconvención (Art. 314 a 317 CPC).

a) Concepto: Es una demanda interpuesta por el demandado, aprovechando el procedimiento iniciado por el
actor, en contra de este último.
Es una especie de “contrademanda” o pretensión dirigida por el primitivo demandado en contra del demandante original.
No es necesario que tenga ninguna relación con la demanda principal, salvo que ambas se sujeten al mismo procedimiento
(por cuanto deben tramitarse y fallarse conjuntamente), y que el tribunal sea a lo menos absolutamente competente para
conocer de ambas.
b) Requisitos para reconvenir: i) Que el tribunal sea competente (a lo menos absolutamente) para conocer cada una
de las demandas por separado; b) Que ambos juicios sean tramitables conforme al mismo procedimiento.

IV.LOS PRESUPUESTOS PROCESALES.

A.- CONCEPTO.

Son aquellos elementos, exigencias o condiciones esenciales que deben concurrir para la constitución de un proceso
válido y eficaz.

B.- CLASIFICACIÓN.

1) De Constitución o de Existencia: Son los presupuestos esenciales y equivalen a los requisitos de existencia de un
acto jurídico, por cuanto su ausencia determina la inexistencia del proceso. Son aquellos que se exigen para que se
constituya el proceso.
Son los siguientes:
a) Ejercicio de la acción bajo la forma de una demanda. La ley entrega la acción para requerir a los tribunales su
intervención con el fin de solucionar el conflicto. Esto se hace a través de un instrumento material, que es la demanda.
Con ella se exterioriza y comprueba el ejercicio de la acción.
b) Existencia de un tribunal.
c) Existencia de partes contrapuestas y emplazamiento válido (notificación legal y plazo).

2) De Validez: Una vez que el proceso ha nacido, aparecen estos presupuestos necesarios para su validez:
a) Competencia, a lo menos absoluta, del tribunal.
b) Capacidad procesal de las partes. La capacidad dice relación con los requisitos generales que deben cumplir las
personas, para actuar válidamente en el campo del Derecho. En el caso de que un incapaz no tenga representante legal o
que lo demande el mismo representante, se designará un curador especial para el juicio, llamado “curador ad litem”
(para el litigio).
c) Que el litigio se desarrolle de acuerdo con el procedimiento establecido, esto es, conforme a las normas aprobadas por
el legislador. Se busca, con este supuesto, que no se produzcan vicios durante la tramitación, o inclusive en la dictación
de sentencia.

19
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

3) De Finalidad o de Obtención de Resultado o Sentencia Favorable: Son aquellos sin los cuales el proceso carece
de sentido o degenera en otra cosa diferente, o bien, son aquellas condiciones esenciales para obtener éxito en el proceso, a
saber:
a) Existencia del derecho solicitado. Se debe tener el derecho cuya protección se pide, esto es, debe existir el derecho que
se está solicitando y además éste debe ser probado.
b) Ser titular del derecho. Ésta es la parte en el sentido sustancial (capacidad de goce) y que la acción corresponda al
titular del derecho cuya protección se pide. En doctrina procesal se denomina la legitimación activa.
c) Interés o relevancia jurídica, esto es, interés en que se declare el derecho, que exista menoscabo del derecho que
justifique la actividad del tribunal.
d) Persuasión y convicción del tribunal.

V.LA TEORÍA DEL ACTO JURÍDICO PROCESAL.

A.- GENERALIDADES.

El proceso ha sido conceptualizado por el autor uruguayo Eduardo Couture como “la secuencia o serie de actos que se
desenvuelven progresivamente con el objeto de resolver, mediante un juicio de autoridad, el conflicto sometido a su
decisión”. Es en consecuencia una sucesión de acciones y reacciones en que la actividad de los sujetos constituye un nuevo
impulso para ponerse en movimiento.
El proceso como tal es una idea abstracta, a la cual debe darse una forma externa que canalice su desarrollo: el
procedimiento. Por procedimiento entendemos “sistema racional y lógico que determina la secuencia o serie de actos que
deben realizar las partes y el tribunal para obtener los fines del proceso.”
Así, mientras el proceso es la totalidad o unidad, el procedimiento es la sucesión de actos en movimiento, en que cada acto
se encuentra vinculado o coordinado a otro acto o a otro grupo de actos, que se suceden en el tiempo en forma continua.
Si bien cada acto tiene y cumple una finalidad inmediata y propia, que lo califica en su individualidad, todos están dirigidos
a un objeto común, lejano, cual es la formación del acto final que resumirá el procedimiento y constituirá su resultado
individualmente. Cada uno de estos actos de que se compone el proceso y que tiene como objetivo último la formación del
acto final, se conocen con el nombre de “Actos Jurídicos Procesales”.
Al igual que en materia civil, el acto jurídico procesal se diferencia del hecho jurídico procesal, en que éste último es tan
sólo aquel suceso de la naturaleza que produce efectos en el proceso. A modo de ejemplo podemos citar los siguientes: a)
Caso Fortuito (Art. 79 CPC); b) Cesación de la representación legal (Art. 9 CPC); c) Ausencia física del territorio de la
República (Art. 11, 284 y 285 CPC); d) Muerte (Arts. 77, 396 y 529 COT, Art. 5, 6 y 165 CPC).

B.- CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS.

El Acto Jurídico Procesal es aquel acto jurídico emanado de las partes, de los agentes de la jurisdicción, o aun de los
terceros ligados al proceso, susceptible de crear, modificar o extinguir derechos que producen efectos procesales.
De acuerdo a la definición precedente, podemos colegir los principales elementos que distinguen al acto jurídico procesal:
1) Existencia de una o más voluntades;
2) La voluntad debe exteriorizarse; y,
3) Debe existir la intención de producir efectos en el proceso.
Por su parte, fuera de estos elementos de fondo, los actos jurídicos procesales son además reconocibles por ciertas
características particulares, especialmente las que a continuación se indican:
1) Son Esencialmente Solemnes: Esto no implica que vayan revestidos de una excesiva solemnidad, sino que existe
siempre la exigencia de requisitos mínimos, cuya infracción acarrea las sanciones prescritas por el legislador para

20
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

cada caso. Así por ejemplo, la demanda, como acto jurídico procesal de parte, si no cumple con los requisitos
contenidos en el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, se verá expuesta a la sanción contenida en el
artículo 256 del mismo Código, o bien a su rechazo por ineptitud del libelo (Art. 303 CPC).
2) Son Mayoritariamente Unilaterales: La manifestación de voluntad destinada a producir efectos en el proceso,
emana normalmente de un solo sujeto (ejemplos: demanda, contestación, sentencia, peritaje, etc.).
Excepcionalmente, hay actos en que la ley exige la concurrencia de dos o más voluntades para su
perfeccionamiento, tales como el compromiso, la transacción, la prórroga expresa de la competencia, entre otros.
Estos actos jurídicos procesales bilaterales, son también denominados “Negocios Jurídicos Procesales”.
3) Suponen y Crean al Proceso: Los actos jurídicos no pueden existir sin el proceso, y este último no existe sin
ellos.
4) Son Autónomos: Pese a que en su esencia están todos coordinados hacia un objetivo común, no suponen ligazón a
otro tipo de actos. De este modo, una prueba testimonial se basta a sí misma, y no requiere de la prueba confesional
para su validez. No obstante, como ya lo hemos dicho, si bien son autónomos, sólo son comprensibles como una
unidad que persigue los fines del proceso.
5) En general, son ordenados, en el sentido de que existen secuencias. Corresponde esta característica a la idea de
proceso y de procedimiento. La primera nos dice que el juicio va avanzando, es algo en movimiento. La segunda
indica que hay una forma determinada de proceder, reglas para ello. Hay reglas, hay un orden, una secuencia. Esta
misma idea nos lleva al concepto de etapas en el proceso. Cuando se pasa de etapa en etapa, la anterior se extingue.
A esto se le llama la preclusión, que es la extinción de la etapa anterior, de manera que es imposible volver atrás.
Precluyen los derechos de una etapa cuando se pasa a la siguiente; es el agotamiento de los derechos de un
momento determinado.
6) La autonomía de la voluntad está restringida: Por regla general, las normas del Derecho Procesal son de
Derecho Público, pues se puede hacer sólo lo que está permitido por la ley.

C.- VÍNCULO ENTRE LA RELACIÓN PROCESAL Y LOS ACTOS JURÍDICOS PROCESALES.

La relación procesal se manifiesta a través de los Actos Jurídicos Procesales. Todo lo que una parte hace, lo es por medio de
Actos Jurídicos Procesales. Se relacionan con el tribunal por medio de las peticiones, que son también Actos Jurídicos
Procesales. Y el tribunal se relaciona con las partes por medio de las resoluciones y los actos ejecutados por los Auxiliares
de la Administración de Justicia, que también son Actos Jurídicos Procesales.
Es por ello que el autor italiano Piero Calamandrei señala que el proceso es el progreso de la relación procesal desde el
emplazamiento hasta el cumplimiento de la sentencia, progreso que se lleva a cabo por medio de Actos Jurídicos
Procesales.
Por su parte, Couture señala que un Acto Jurídico Procesal es aquel emanado de las partes, de los agentes de la
jurisdicción, y aun de terceros ligados al proceso, susceptibles de crear, modificar o extinguir derechos en el proceso.
Giuseppe Chiovenda expresa que los actos procesales son los que tienen importancia jurídica respecto de la relación
procesal. Por lo tanto, tienen por consecuencia inmediata su constitución, su conservación, su desenvolvimiento, su
modificación o su definición.
En consecuencia, el proceso es la secuencia de Actos Jurídicos Procesales ligados por la relación procesal.

D.- HECHOS Y ACTOS JURÍDICOS PROCESALES.

El hecho jurídico procesal es tan sólo aquel suceso de la naturaleza o del hombre sin su voluntad que produce efectos en el
proceso. Ejemplos: el caso fortuito, la cesación de la representación legal, la ausencia física del territorio de la República y
la muerte.

21
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

En cambio, el acto jurídico procesal es el emanado de las partes, de los agentes de la jurisdicción, o inclusive de los terceros
ligados al proceso, susceptible de crear, modificar o extinguir derechos que producen efectos procesales.
Según Carnelutti, “(...) una especie de hecho es el acto, el cual se tiene cuando la sucesión de las situaciones depende no
tanto de un comportamiento cuanto de un juicio humano (...)”.13

E.- REQUISITOS DE EXISTENCIA Y VALIDEZ DE LOS ACTOS JURÍDICOS.

En nuestro Derecho Procesal, no existe una regulación orgánica y específica de los actos jurídicos procesales, debiendo por
ello aplicarse siempre en forma supletoria la “Teoría del Acto Jurídico”, contenida y desarrollada en los artículos pertinentes
del Código Civil, en todas aquellas materias no reguladas por los códigos procedimentales, y siempre que no pugnen con la
naturaleza del proceso.
En esta misma línea, podemos decir que en principio los requisitos de existencia y validez de los actos jurídicos procesales
son los mismos que regula el Código Civil, salvo ciertas peculiaridades que los diferencian, y que analizaremos a
continuación:

1.- La Voluntad y sus Vicios: Al igual que en materia civil, la regla general es que la voluntad debe ser expresa. Sin
embargo, mientras que en materia civil el silencio por lo general no produce efectos, en materia procesal el silencio puede
producir consecuencias jurídicas sumamente relevantes al interior del procedimiento (ejemplos: Arts. 78 y siguientes, sobre
las rebeldías; y 394 CPC, sobre la confesión; y Art. 197 COT, sobre la recusación.) Los vicios de la voluntad son los
mismos que en materia civil, pero sus efectos se encuentran atenuados:
a) Error: No necesariamente produce la nulidad del acto, sino que da lugar a otras consecuencias. Por ejemplo, el
error de hecho permite revocar una confesión (Art. 402 CPC). Del mismo modo, la generalidad de las vías de
impugnación o recursos procesales suponen como objetivo último reparar errores cometidos por el tribunal, sin que
por ello se declare necesariamente la nulidad de los actos ya ejecutados. Finalmente, en materia procesal la sanción
al error judicial es una indemnización de perjuicios solventada por el Fisco (Art. 19 N° 7 letra i) CPR).
b) Fuerza: Menos reglamentada en los códigos procesales que el error, ya que sólo existen algunas alusiones aisladas
que utilizan una terminología similar a la idea de fuerza (por ejemplo, los Arts. 79 sobre la rescisión de lo obrado en
juicio, en rebeldía de una parte, por motivos de fuerza mayor; y 810 N°3 CPC, sobre el recurso de revisión).
c) Dolo: Al igual que la fuerza, no fue considerado procesalmente como un vicio de la voluntad. De ahí que,
conforme a la norma civil que exige que el dolo sea obra de una de las partes, y siendo los actos jurídicos procesales
en su mayoría unilaterales, su aplicación se vuelve prácticamente imposible, transformándose el dolo, más que en un
vicio de la voluntad, en una fuente de responsabilidad (Art. 280 inciso 2° CPC, sobre medidas prejudiciales
precautorias). No obstante lo antedicho, la doctrina reconoce figuras como las del proceso fraudulento o cosa juzgada
fraudulenta, en que el dolo es un atentado contra la buena fe procesal. En razón de ello, nuestra legislación
contempla un mecanismo destinado a destruir estas figuras, denominado Recurso de Revisión (Art. 810 CPC).

2.- Capacidad Procesal: Debe analizarse desde una doble perspectiva:


a. Tribunal: En relación con la capacidad del tribunal, mientras la jurisdicción constituye requisito de existencia, la
competencia es el requisito de validez.
b. Las Partes: Sea que se trate de personas legalmente capaces o de incapaces que actúan debidamente
representados, todos ellos deben apersonarse en el proceso, asistidos por una persona que posea “ius postulandi”.
Nuestra legislación consagra asimismo ciertas incapacidades especiales, fundamentalmente en materia penal, ya sea
desde el punto de vista del sujeto activo (ciertas personas que en virtud de circunstancias específicas, se ven

13
CARNELUTTI, Francesco: Instituciones del Proceso Civil, volumen I, traducción de Santiago Sentís, Ediciones Jurídicas
Europa-América, 1959, p. 424.

22
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

impedidas de ejercer la acción penal), o del sujeto pasivo (causales de inimputabilidad fundadas en la minoría de
edad: Art. 10 N° 2 y 3 del Código Penal).

3.- Objeto: Al igual que en materia civil, el objeto debe ser real, determinado o determinable y lícito. En materia
procesal, el objeto del acto se encuentra vinculado a la idea de “beneficio jurídico” que se persigue obtener con un acto
jurídico procesal. En cuanto al objeto ilícito, nos encontramos con varios casos específicamente reglamentados. A modo de
ejemplo, tenemos la prórroga de competencia en materias penales o no contenciosas, los casos de arbitraje prohibido, etc.

4.- Causa: La causa de los actos jurídicos procesales es el motivo jurídicamente relevante que inspira la realización
del acto. En todos los actos jurídicos procesales existe una causa, ya que como vimos al estudiar la acción, y en particular la
pretensión, el interés resulta un elemento esencial. Teniendo en cuenta dicho interés para poner en movimiento el proceso,
resulta evidente la necesidad de interés en los diversos actos procesales en particular. Así por ejemplo, en el recurso de
apelación, la causa es el agravio sufrido por el apelante, en el patrocinio será un debate de alto nivel jurídico. La causa de
todo acto jurídico procesal debe ser lícita, ya que en último término es la noción de causa la que nos permite hablar de la
responsabilidad por abuso del proceso o abuso de las vías procesales.

5.- Solemnidades: Por solemnidad de los actos jurídicos procesales debe entenderse no sólo el mecanismo por el que
se exterioriza el acto, sino también su ubicación en el tiempo y en el espacio (lugar y plazo). Como forma de expresión de la
voluntad, las solemnidades adquieren en esta rama del Derecho una importancia fundamental, ya que se transforman en
garantía del debido proceso. En general, las formas deben ser observadas, o de lo contrario se produce la ineficacia del acto
para quien las infringe. No obstante, en ciertos casos, el principio dispositivo hace que las formas estén establecidas para
cumplir la voluntad de las partes, por lo que éstas pueden apartarse de ellas. Así sucede con el propio proceso, que las partes
pueden iniciar o no, sustituirlo por el juicio arbitral, desistirse de él, etc. Por lo demás, la mayoría de las nulidades
procesales quedan convalidadas durante el propio proceso si no se reclama de ellas oportunamente. En definitiva, y fuera de
las solemnidades que las partes están autorizadas para alterar por expresa disposición legal, existe la posibilidad de
prescindir de algunas de ellas establecidas sólo en interés de las partes.

F.- CLASIFICACIÓN.

1) Según la Voluntad Necesaria para la Existencia del Acto: Existen actos jurídicos procesales unilaterales y
bilaterales (negocios jurídicos procesales).

2) Según el sujeto del que emana el acto: Podemos distinguir actos del tribunal, actos de las partes y actos de terceros:

a) Del Tribunal: Son la regla general en los procedimientos en los cuales rige el principio inquisitivo. Estos actos del
tribunal se pueden subclasificar en:
i. Actos de Decisión: Son aquellos actos en que se resuelve algo. La sentencia definitiva es el acto de
decisión por excelencia.
ii. Actos de Ordenación: Son aquellos que señalan los trámites que deben seguir las partes para avanzar en el
proceso. Por ejemplo, cuando se da traslado, cuando se recibe la causa a prueba, cuando se cita a las
partes para oír sentencia.
iii. Actos de Comunicación: En general, son los actos que se refieren a la información de algo. Ej.:
notificaciones y exhortos.
iv. Actos de Documentación o de Protocolización: Son aquellos actos que ponen por escrito una determinada
actuación o bien ordenan agregar algún documento. Consisten en que el tribunal deja constancia de algo

23
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

que ha ocurrido. Ej.: respecto de la declaración de testigos. Lo que ocurrió pasa a ser documento, “se
levanta acta”. También puede significar agregar al expediente los documentos que las partes presentan
durante el juicio (“agréguese a los autos”). En este último caso, si el tribunal no ha ordenando que se
agregue el documento, éste no estará incorporado y no será parte del proceso. Si se presente fuera de
plazo, se entiende por no acompañado.

b) De las Partes (litigantes o terceros litigantes): Dentro de este concepto comúnmente se incluyen también aquellos actos
emanados de terceros o partes indirectas. Son la regla general en los procedimientos regidos por el principio dispositivo, y
pueden subclasificarse en:
i. Actos de Postulación o de Obtención de resultado:
- Actos de Petición: Aquellos en que se solicita algo. Por lo mismo, el acto de petición por
excelencia es la demanda. Tienden a un pronunciamiento del tribunal, el cual constituye un acto de
decisión, de ordenación, de comunicación o de documentación, y luego de comunicación.
- Actos de Afirmación: Aquellos en que establecen ciertos hechos. Generalmente se le comunica al
tribunal que ocurrió una circunstancia (v. g., muerte del cliente, cambio de domicilio).
- Actos de prueba: Son aquellos que dicen relación con los elementos probatorios del proceso y los
cuales se pueden referir a: a) Proponer o solicitar una prueba (ej.: pedir una citación de testigos); b)
Producir o rendir una prueba (ej.: acompañamiento de documento); c) Valorar una prueba.
ii. Actos de Causación o de Constitución:
- Declaraciones unilaterales: Son aquellos actos emanados de una sola parte y que tienen por objeto
causar algún efecto en el juicio. Por ejemplo, desistimiento de la demanda; renuncia del patrocinio
y poder; designación de un abogado.
- Participación de Conocimiento: Son aquellos en que se afirma haber tomado noticia de algún
hecho que pueda tener importancia en el juicio. V. g., muerte; afirmación de que el otro litigante
salió del país.
- Participación de Voluntad: Son aquellos actos en que una de las partes manifiesta su intención en
llevar a cabo otro acto jurídico procesal. Por ejemplo, comunicación de conversaciones para
avenimiento; comunicación de que se está pronto a desistirse.
- Convenios: Son aquellos actos jurídicos bilaterales, en las que las partes acuerdan derechos y
obligaciones recíprocos que producirán efectos en el proceso. V. g., transacción; acortamiento del
término probatorio.

c) De Terceros Ajenos al Juicio: Son aquellas personas que participan en el proceso pero se desvinculan del litigio y
carecen de interés en él (ej.: peritos, receptores, martilleros, etc.). Pueden ser de tres clases:
i. Actos Probatorios: Son aquellos que dicen relación con las pruebas del proceso. Fundamentalmente caen
en esta clase el informe de peritos, la declaración de testigos y la información sumaria.
ii. De Certificación: En general, se trata de aquellos ministros de fe que acreditan la realización efectiva de
un hecho o acto, o lo materializan (ej.: Receptores y Secretarios). Son actos destinados específicamente a
dar validez a otros actos jurídicos procesales (Art. 61 inciso 3° CPC), a dejar constancia expresa de ciertos
hechos (Art. 44 CPC), o bien simplemente para efectos probatorios (Art. 427 CPC).
iii. De Opinión: Aquellos en que el tribunal está obligado o facultado para recurrir al informe de un tercero
(ej.: Ministerio Público judicial y Defensor Público judicial; Art. 369 COT). Los informes en Derecho
también se comprenden en esta calificación.
iv. Actos de Cooperación: Son aquellos en que terceros colaboran con la administración de justicia. Ej.:
martilleros; en el caso de una pensión de alimentos retenida por un empleador, será éste quien deberá

24
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

entregarla a los beneficiarios o depositarla en la cuenta corriente del tribunal.


v. Actos de Decisión de Terceros. Estos actos no son reconocidos por nuestro sistema. Pero hay sistemas que
permiten a terceros resolver algunas cuestiones dentro del proceso: éstos son los llamados jurados, que no
dictan sentencia, sino un veredicto, en el cual solamente se pronuncian sobre algunas cuestiones. La
decisión en el aspecto jurídico la hace el juez. Según algunos autores estos actos formarían parte de
aquellos que corresponden al tribunal.

G.- CAUSALES DE INEFICACIA O INOPERANCIA DE LOS ACTOS JURÍDICOS PROCESALES.

1) Concepto.

El acto jurídico procesal que se ajusta a todos sus requisitos contemplados por el ordenamiento jurídico, es eficaz. Por el
contrario, el acto jurídico procesal es ineficaz o inoperante, en sentido amplio, cuando no genera sus efectos propios o
deja de producirlos por cualquier causa, sea ésta intrínseca o extrínseca al acto mismo. Las sanciones de ineficacia del
acto jurídico procesal son básicamente aquellas establecidas por el Derecho común, además de otras específicas del Derecho
Procesal, según analizaremos a continuación.

2) Causales.

a) Inexistencia.
i. Concepto: Sanción de ineficacia de los actos jurídicos procesales derivada de la omisión de requisitos de
existencia. En esta clase de ineficacia del acto jurídico procesal, hay algo material que parece ser un acto jurídico
procesal, pero que en realidad no existe como tal. Esta sanción adquiere relevancia toda vez que, en la medida en
que el proceso sea inexistente, no existe cosa juzgada real. Además, esta sanción no puede ser convalidada, no
requiere declaración judicial y no existe plazo para alegarla.
ii. Situaciones:
 No existe Tribunal. El tribunal parece como verdadero, actuando como tal, tomando decisiones y dictando
sentencia. Pero todas sus actuaciones, todas sus decisiones son inexistentes, al no haber un verdadero tribunal.
Aquí estamos hablando de falta de jurisdicción y no de falta de competencia. En EE. UU. y en otros países
existe lo que se llama el “moot-court”, por medio del cual se simula la actividad de un tribunal.
 Falta del Actor: Esto ocurre, por lo general, en los juicios simulados. Lo fundamental en un proceso es la
existencia de una acción, de una persona que esté demandando.
 Falta del Sujeto Pasivo: Aquí la falta impide que haya relación procesal. Esta falta puede significar: a)
Que no existe en absoluto demandado, lo que constituye claramente una inexistencia; b) Se pretende hacer
cumplir la sentencia en contra de una persona que no participó en el juicio. En este caso se trataría en rigor de
la inoponibilidad de la sentencia a un tercero, pero no de la inexistencia de este acto jurídico procesal.
 Falta de Petición: Para que haya proceso debe existir alguna petición, una solicitud en el campo jurídico.
iii. Efectos:
 No hay una sentencia que produce cosa juzgada. Basta desconocer los efectos del acto jurídico procesal
inexistente para que su inexistencia se produzca.
 No es necesaria, por lo tanto, una petición a un tribunal para que reconozca la inexistencia. Pese a lo
anterior, puede ser útil pedir a un tribunal que se pronuncie sobre la inexistencia del acto, pues en la doctrina
no tiene mucha aceptación la teoría de la inexistencia, y sí la nulidad.
 No hay plazo para desconocer los efectos del acto jurídico procesal inexistente.

25
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

 Los tribunales no tienen la obligación de pronunciarse sobre esta materia, pues no hay causa de pedir.
 Los actos jurídicos procesales inexistentes no se pueden validar por acuerdo de las partes.

b) Nulidad.
i. Concepto: Es una sanción de ineficacia respecto de aquellos actos jurídicos del proceso en los que se han
omitido requisitos que la ley prescribe para su validez.
A diferencia de la nulidad civil, la nulidad procesal es una sola; no es ni absoluta ni relativa. Sin embargo, se suele
distinguir entre nulidad procesal y anulabilidad procesal: A) Nulidad: Es aquella que puede ser declarada de oficio
o a petición de parte, por haberse infringido normas que emanan del interés público (ej.: incompetencia absoluta);
B) Anulabilidad: Es aquella que puede ser declarada sólo a petición de parte, por haberse infringido normas de
orden privado (ej.: la incompetencia relativa cuando procede la prórroga, puede o no alegarse).
La nulidad procesal genera la ineficacia específica del acto viciado (nulidad propia) y, en algunos casos, también
la de los actos realizados con posterioridad en el proceso, por existir una dependencia directa entre todos ellos
(nulidad extensiva o derivada). El acto procesal nulo derivativamente, en sí, puede estar perfectamente ajustado a
Derecho, y su ineficacia devendrá únicamente de haber sido contaminado por la nulidad del acto que le precedió.
El ejemplo típico de esta clase de nulidad es la que proviene de la falta de emplazamiento (Art. 80 CPC). Conforme
al principio de la protección, como requisito fundamental de la nulidad procesal se exige que el vicio que la genera
hubiere causado perjuicio a quien lo alega, que fuere reparable sólo con la declaración de nulidad del acto. En lo
demás, la nulidad procesal comparte las características de la nulidad civil. 14
ii. Requisitos de Validez del Acto Jurídico Procesal: Los requisitos de validez del acto jurídico civil, y que también
pueden ser aplicables a la nulidad procesal, son:
A) Voluntad libre de vicios: Es esencial exteriorizar la voluntad para conocer cuál es la intención y decisión del
sujeto. Se puede manifestar en general, expresa o tácitamente. En Derecho Procesal se contempla, normalmente, la
voluntad expresa, y excepcionalmente hay casos en que existe o se presume voluntad ante al silencio, lo que se
llama voluntad tácita, v. g. prórroga tácita de la competencia. Esta voluntad, en el caso de no existir, deriva en
inexistencia. Mas en el caso en que la voluntad está viciada, el acto existe, pero carece de validez y, por ende, es
nulo.
Los vicios de la voluntad son:
1. Error: Es la falsa representación de algo. Hay dos clases de error: el error de hecho y el error de Derecho. El
error de Derecho no vicia la voluntad. El error de hecho debe ser determinante para viciarla. En los Actos Jurídicos
Procesales el error por regla general no vicia la voluntad: si se incurre en error de Derecho (ej.: citando artículos
derogados sin saberlo y el juez lo acoge), habrá una serie de recursos para enmendar ese error, pero no por la vía de
la nulidad, sino indirectamente a través de los recursos. Por su parte, los errores de hecho pueden provenir de
cualquier sujeto (ej.: se pide la declaración de testigos para el día domingo), y en principio podrá ser corregido a
través de los recursos. Sin embargo, hay casos excepcionales en los que el error vicia la voluntad y se permite
corregirlo. Ejemplos: Art. 402 CPC: permite retractarse de la confesión sólo cuando se ha incurrido en error de
hecho; Art. 212 CPC: si hay error en cuanto al plazo de la apelación, podrá pedirse reposición dentro de tercero día.
2. Fuerza: En general es difícil que se dé este vicio en los actos jurídicos procesales, por el contexto en que ocurren.
Sin embargo, en el Recurso de Revisión se abre la posibilidad de la fuerza (Art. 810 CPC).
3. Dolo o Malicia: El artículo 280 del Código de Procedimiento Civil advierte que se considerará doloso el
procedimiento si se verifican las situaciones señaladas en su inciso 2º. No obstante, en este caso más que dolo en el
acto y su nulidad (el acto produjo todos sus efectos), existe una responsabilidad concreta con el accionar de la parte
que solicitó la medida prejudicial precautoria.

14
Consúltese sentencia de la Excelentísima Corte Suprema de 4 de mayo de 1990 en Revista de Derecho y Jurisprudencia,
tomo LXXXVII, sección 1ª, p. 21.

26
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

B) La Capacidad: Lo que realiza un incapaz carece de valor, pues no tiene capacidad legal. En general, los
incapaces en juicio actúan representados, y los actos de ese representante obligan al incapaz. El tribunal también
debe ser capaz: existe incapacidad en un juez o tribunal cuando son incompetentes para resolver un asunto. Y lo
obrado ante un tribunal incompetente es nulo. Los Auxiliares de la Administración de Justicia deben ser capaces
también, es decir, deben ser competentes para actuar. Por último los testigos deben ser hábiles para declarar (Art.
357 CPC).
C) Causa Lícita: La causa es el fundamento del acto procesal, el cual debe ser lícito. La causa muchas veces se
confunde con el interés, pero el interés no es lo único por lo que se actúa (ej.: una parte acepta la petición de la otra
de suspender el juicio sólo por caballerosidad); o se confunde con agravio (ej.: presento un recurso porque
considero agraviante la sentencia). En general en el Derecho Procesal se supone que la causa de los actos jurídicos
procesales es lícita, ya que están generalmente todos reglamentados y tienen las solemnidades que ella establece.
D) Objeto Lícito: Es el beneficio jurídico que se pretende. No siempre coincide con el beneficio patrimonial. El
beneficio jurídico se entiende como la obtención de un cambio en el ámbito jurídico, y que debe ser real y lícito.
Ej.: si se hace un juicio ficticio, será nulo porque no existe y el objeto es ilícito.
E) Solemnidades: En los actos jurídicos procesales podemos decir que la ley procesal normalmente hace que éstos
se expresen de una manera formal por medio de solemnidades inequívocas, que no contemplan interpretaciones
distintas. Las solemnidades permiten que no quepa duda respecto a lo que se está haciendo. Tienen diferentes
finalidades: i) Finalidad principal: Que la voluntad de quien realiza el acto sea clara. Ej.: que no haya error ni duda
en lo que se está pidiendo. ii) Dar seguridad jurídica, p. ej., respecto de la demanda se obliga al demandante a
cumplir con ciertos requisitos para saber qué pide, quién pide y contra quién lo hace. Y la seguridad opera respecto
del demandado, pues sabrá a qué se atiene. El juez, por su parte, sabrá qué le piden y qué debe resolver. Las
solemnidades de la sentencia nos permiten asegurarnos de cuál es la decisión, por qué se toma y a quiénes afecta.
Por eso la ley señala qué debe contener la sentencia en el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil. iii) Otra
finalidad es permitir el derecho de defensa; por eso es que los escritos deben acompañarse con copia, para que la
contraparte los pueda obtener15. También se le exige al juez que cuando una parte le haga una petición que altere el
procedimiento, oiga a la otra parte, es decir, “le dé traslado” (bilateralidad de la audiencia).
El peligro existe cuando se exageran las solemnidades por un excesivo formalismo. Hay veces en que se imponen
requisitos que no tienen razón de ser. El desmedido formalismo lleva a que se trate de esquivar las formalidades y a
menospreciar su importancia. Ej.: en el recurso de queja se exige una gran cantidad de formalidades y además “si
se omite cualquiera de los requisitos, deberá declararse inadmisible”.
iii. Características de la Nulidad Procesal:
A.- Afecta sólo a los actos jurídicos procesales.
B.- Se rige por las normas procesales y no por el Derecho común.
C.- Es una sola, no existe en Derecho Procesal nulidad relativa ni absoluta.
D.- Requiere ser declarada judicialmente, de lo contrario no produce efectos. La nulidad judicialmente
declarada no puede desconocerse.
E.- Se requiere que el acto jurídico procesal viciado cause algún perjuicio, por eso se dice que no hay nulidad
sin perjuicio.
F.- El vicio debe tener como sanción expresa la nulidad. Hay casos en que el vicio tiene como otra sanción.
Ej.: si el Receptor no notifica por carta certificada (solemnidad), la notificación no es nula, sino que el
Receptor será responsable por los perjuicios que cause la falta de solemnidad.

15
Con la publicación en el Diario Oficial de la Ley 20.886 que establece la tramitación digital en los procedimientos
judiciales (18/12/2015), el legislador deroga la norma que exige, entre otros elementos, la presentación de un escrito con sus
respectivas copias, presentación que deberá realizarse vía electrónica.
La referida Ley entrará en vigencia con fecha 18/12/2016 en la Región Metropolitana (Corte de Apelaciones de Santiago y
Corte de Apelaciones de San Miguel). Demás casos se encuentran señalados en su artículo 1° transitorio.

27
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

G.- La nulidad procesal se convalida al no ser reclamada oportunamente, es decir, el acto nulo será válido
sino se reclama dentro de plazo.
H.- El acto nulo puede ser ratificado por la parte a quien afecta. Ej.: La prórroga de la competencia aceptada
por el demandado.
I.- Se sanea el acto nulo cuando se dicta la sentencia que termina el juicio (sentencia de término).
J.- La nulidad procesal puede ser declarada de oficio en ciertos casos. Ej.: el juez incompetente
absolutamente para conocer del asunto debe rechazar la demanda. Pero normalmente la nulidad procesal
debe ser reclamada.
K.- La nulidad procesal puede producir la nulidad de actos posteriores. Ej.: si se cita a audiencia a las partes y
una de las notificaciones es nula por error en el domicilio, se puede pedir la nulidad de todo lo obrado
para que se anule la audiencia. Esto se llama nulidad derivada.
iv. Formas de hacer valer la nulidad procesal:
A.- MEDIOS DIRECTOS.
i.- La nulidad de oficio.
ii.- El incidente de nulidad. Dentro de éste se distingue:
a) Incidente ordinario de nulidad (Art. 83 y 84 CPC).
b) Incidentes especiales de nulidad (Art. 79 y 80 CPC).
iii.- El Recurso de Casación.
iv.- El Recurso de Nulidad (proceso penal).
v.- Excepciones dilatorias.

B.- MEDIOS INDIRECTOS.


i.- El Recurso de Reposición.
ii.- El Recurso de Apelación.
iii.- El Recurso de Queja.
iv.- El Recurso de Revisión.

c) Preclusión.
i. Concepto: Es la sanción de ineficacia a los actos realizados fuera de los límites indicados por la ley procesal
para su ejercicio. Existe un orden consecutivo legal que se presenta cuando está indicado por la ley. Y un orden
consecutivo convencional o discrecional que lo deciden las partes o el juez, respectivamente. El orden consecutivo
legal señala los actos jurídicos procesales y los plazos para realizarlos en las distintas etapas del procedimiento. De
esta forma el jurista Hugo Alsina señala que la preclusión es el efecto que tiene un estadio procesal de clausurar el
anterior. El fundamento de la preclusión es hacer avanzar el proceso. No se quiere retornar a la etapa anterior. La
preclusión hace que los actos jurídicos procesales se conviertan en irrevocables.
ii. Formas de Preclusión:
a) Por vencimiento del plazo para realizar el acto jurídico procesal. Una vez expirado el plazo precluye el
derecho a realizar el acto jurídico procesal. Esta idea de preclusión es exclusiva del Derecho Procesal y
propiamente de los actos jurídicos procesales. Se trata de los plazos fatales, los que al expirar hacen
perder el derecho a realizar el acto.
b) Realización de actos incompatibles. En ocasiones la ley indica que se puede hacer una cosa o la otra, es
decir, son excluyentes. Ej.: para reclamar de la incompetencia del tribunal se puede hacer por declinatoria
o por inhibitoria.
c) Por el hecho de haberse ejercitado ya válidamente la facultad. Ej.: El Art. 465 Código de Procedimiento
Civil señala que todas las excepciones que tenga el deudor debe oponerlas en un mismo escrito, de una

28
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

sola vez. Si después de hacerlo quisiera invocar otra excepción, ya no podrá oponerla pues precluyó.

d) Inoponibilidad: Es la ineficacia del acto jurídico procesal respecto de terceros, por no haberse cumplido con
exigencias previstas en la ley para que éste produzca efectos a su respecto. La regla general es que el acto procesal sólo
es oponible a las personas vinculadas con el proceso en que se produce, o que hayan tomado parte en la celebración de un
acto procesal extrajudicial (Art. 177 CPC y Art. 185 COT).
Un acto es oponible a una persona cuando sus efectos pueden alcanzarlo, por lo que cuando los actos jurídicos procesales no
alcanzan a una persona ni a su patrimonio, se dice que el acto le es inoponible, en otras palabras, “no le empece”. Aquí no
hay acto nulo, sino que la sentencia válida no tiene efectos sobre determinada persona. La inoponibilidad autoriza a
desconocer los efectos del acto, en virtud de lo cual el tercero puede oponer la excepción de no empecerle la sentencia (Art.
234 inciso 2º CPC).
La inoponibilidad se reconoce en el artículo 3º del Código Civil, que establece el efecto relativo de las sentencias. Sin
embargo, hay algunas sentencias que producen efecto reflejo (que son oponibles a terceros):
a) Causas sobre estado civil, v. g., el hecho de que el matrimonio sea nulo.
b) En materia penal, la sentencia puede tener efectos en terceros responsables.

e) Otras Sanciones: Existen autores que citan como sanciones de ineficacia la condena en costas, las consignaciones
judiciales, la deserción y prescripción de los recursos, el apercibimiento, la inadmisibilidad y el abandono del
procedimiento. De todos estos ejemplos, estimamos que las dos primeras, pese a ser sanciones, no lo son de ineficacia, por
lo cual no deben contarse entre éstas.

29
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

CAPÍTULO II: NORMAS GENERALES DEL PROCEDIMIENTO.

I. EL PROCEDIMIENTO.

El procedimiento es una de las instituciones procesales de mayor relevancia teórica y práctica. Es una herramienta, método
o mecanismo que está al servicio del proceso.
Los procedimientos son esencialmente variables, según el país, las costumbres locales, el momento histórico, el contexto
político, la materia de que se trate, etc.
Según el Diccionario de la Real Academia Española, procedimiento es el “método de ejecutar algunas cosas” y en Derecho,
“actuación por trámites judiciales o administrativos.” 16 De estas dos acepciones podemos colegir, preliminarmente, que el
procedimiento nos señala una cierta manera de obrar o de hacer las cosas, y que se aplica, en el ámbito jurídico, a la manera
como se actúa ante la autoridad, especialmente ante los Tribunales de Justicia.
Como precisa un autor, “el procedimiento es la manera de obrar, sea en los actos de jurisdicción propiamente tales, sea en
los actos de jurisdicción no contenciosa”.17
Por eso se puede sostener que el procedimiento es el conjunto de etapas, actos y trámites a través de los cuales se va
desarrollando el proceso, para obtener la resolución de un conflicto.
Como aclara el profesor Pfeiffer, el procedimiento “no es el proceso mismo, sino la ritualidad conforme a la cual éste debe
sustanciarse”.18
En efecto, la jurisprudencia nacional ha reconocido expresamente que el procedimiento es tributario del proceso, lo cual
significa que el procedimiento es un mecanismo que permite el cumplimiento de la finalidad del proceso, cual es resolver un
conflicto. Por lo tanto, entre procedimiento y proceso existe una relación de medio a fin.
Pues bien, desde la perspectiva del Derecho Procesal, en términos generales, por procedimiento entendemos sistema
racional y lógico que determina la secuencia o serie de actos que deben realizar las partes y el tribunal para obtener
los fines del proceso.
Así, mientras el proceso es la totalidad o unidad, el procedimiento es la sucesión de actos en movimiento, en que cada uno
se encuentra vinculado o coordinado a otro acto o grupo de actos, que se suceden en el tiempo en forma continua. En otras
palabras, el proceso es un conjunto de actos unidos hacia un fin común, que el procedimiento (un conjunto de ritualidades)
organiza para el mejor cumplimiento de tal fin.
El procedimiento es el conjunto de formalidades externas que determina el desarrollo de los actos que forman el proceso.

II. CLASIFICACIÓN.

Podemos distinguir diversas clases de procedimiento, a saber:

A.- Según la naturaleza del derecho controvertido:


1) Procedimiento Civil: Si el derecho controvertido es de naturaleza no penal. Ej.: Procedimiento Sumario del
CPC.19 A su vez, el procedimiento civil puede ser Contencioso y No Contencioso, según exista o no una
contienda civil entre partes (un juicio).
2) Procedimiento Penal: Si es de naturaleza penal. Ej.: Procedimiento Abreviado del Código Procesal Penal.

16
Versión on line del Diccionario de la Real Academia Española, en www.rae.es.
17
Stoehrel Maes, Carlos Alberto: De las Disposiciones Comunes a Todo Procedimiento y de los Incidentes, Edit. Jurídica
de Chile, 5ª edición, Santiago, 1993, p. 7.
18
Pfeiffer Richter, Alfredo Oscar: Disposiciones Comunes a Todo Procedimiento, Apuntes de Derecho Procesal, Impresos
Ranco, Santiago, 1998, p. 4.
19
Se regula en los art. 680 y ss. del CPC.

30
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

B.- Según el objeto que persiguen:


1) Procedimiento de Conocimiento, de Cognición o Declarativo: Tiene por objeto obtener el reconocimiento
o la declaración de un derecho que le ha sido desconocido o privado a su titular. Ej.: Procedimiento Ordinario
de Mayor Cuantía. Dentro de los procedimientos de cognición distinguimos los declarativos propiamente
tales, los de certeza, los constitutivos, los de condena y también algunos incluyen los cautelares.
2) Procedimiento Ejecutivo, Compulsivo o de Cumplimiento: Tiene por objeto conseguir el cumplimiento
forzado de una obligación o prestación que se adeuda, y que consta en un título al que la ley le atribuye mérito
ejecutivo. Ej.: Procedimiento Ejecutivo de Mayor Cuantía, Procedimiento de Realización de Prendas, etc.
En la reforma procesal civil se contempla la desjudicialización o descentralización de la ejecución, radicando ésta
en agentes especializados llamados “oficiales de ejecución”, modelo similar al existente en Francia, Holanda y
España. De esta manera, se busca que las labores administrativas necesarias para obtener el cumplimiento de un
título no recaigan en el tribunal, debiendo intervenir éste solo si se produce controversia sobre el fondo del asunto.
3) Procedimiento Cautelar, Asegurativo o Conservatorio: Tiene por objeto asegurar el resultado de la acción
que se ventila en un procedimiento ejecutivo o declarativo anterior al juicio de que se trata o en uno futuro.
Ej.: Medidas Precautorias, Acción Constitucional de Protección.

C.- Según su forma:


1) Procedimiento Ordinario, Común o General: Aquel que en su tramitación se somete a las normas generales
de procedimiento, para conocer de toda clase de materias. Ej.: en el campo civil, el Procedimiento Ordinario
de Mayor Cuantía, y en el ámbito penal, el Procedimiento Ordinario por Crimen o Simple Delito de Acción
Pública.20
2) Procedimiento Extraordinario o Especial: Es el que se ajusta a las normas especiales de procedimiento
consignadas en la ley, para materias específicas y determinadas. Ej.: Procedimiento de arrendamiento,
laboral, etc.

D.- Según su cuantía:


1) Procedimiento de Mayor Cuantía: Cuando el valor de lo disputado sea mayor a 500 UTM.
2) Procedimiento de Menor Cuantía: Más de 10 UTM y hasta 500 UTM.
3) Procedimiento de Mínima Cuantía: Hasta 10 UTM.

E.- Según su ritualidad:


1) Procedimiento Escrito.
2) Procedimiento Oral o Verbal.

F.- Asimismo hablamos de un procedimiento singular y procedimientos colectivos o universales (ej.: el juicio de
quiebra).

III. PRINCIPIOS FORMATIVOS DEL PROCEDIMIENTO.

A.- CONCEPTO.
Los principios formativos del procedimiento son los conceptos o valores fundamentales que le dan carácter y base a los
procedimientos. Son alternativas o distintas tendencias que permiten caracterizar, darle un perfil propio a los
procedimientos según sea la voluntad del legislador.

20
Establecido en los artículos 166 y ss. del Código Procesal Penal.

31
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Con ellos podemos:


 Distinguir qué criterio se usó para delinear un procedimiento, y eso a su vez permite interpretar las normas de
procedimiento conforme a lo que llamaríamos las líneas programáticas de él.
 Comparar, criticar y analizar los procedimientos.
 Organizar y definir el sistema procesal de un país. Por ejemplo, en Chile era predominantemente escrito, y hoy
cada vez más está avanzando hacia la oralidad (proceso penal, de familia, laboral).
 Determinar las destrezas del abogado.

B.- ENUMERACIÓN DE LOS PRINCIPIOS.

1) La Contradicción o Bilateralidad de la Audiencia y la Unilateralidad de la Audiencia.

Este principio consiste en que se debe dar a cada una de las partes una razonable oportunidad para ser escuchadas,
proporcionándoles instrumentos o medios necesarios para hacer valer sus acciones o excepciones, con independencia de que
tengan o no derecho y de que sean utilizadas o no. En resumen, consiste en la efectiva posibilidad de que toda persona que
pueda ser afectada por una resolución judicial, pueda ser oída e influir en el contenido de la misma.
El contenido de este principio se refiere a:
 La posibilidad real y efectiva de tomar conocimiento del contenido material y jurídico del proceso; 21
 La igual posibilidad de formular alegaciones y peticiones;
 La posibilidad de probar las alegaciones y de intervenir en la práctica de las pruebas.
La contradicción no quiere decir que necesariamente deben intervenir las dos partes para que el acto tenga validez, sino que
basta con que se les haya dado a las partes la oportunidad real de intervenir en él (que se le dé traslado).
Una manifestación concreta de este principio, por vía ilustrativa, son las notificaciones, esto es, los actos jurídicos
procesales que tienen por objeto poner en conocimiento de las partes la dictación de una resolución o de una actuación
judicial (Art. 38 CPC).
Como contrapartida a este principio, existe el de la unilateralidad, en cuya virtud no se oye a las partes, sino que el tribunal
resuelve de plano. Esta vertiente, en todo caso, es sólo excepcional, especialmente en materia procesal civil.

2) La Igualdad.

Este principio significa que los derechos, las cargas y las responsabilidades que nacen de un proceso, recaen o se imponen
respectivamente sobre las partes sin discriminación entre ellas, de modo tal que el resultado a que cada cual aspira no puede
ser favorecido por privilegios a su favor, ni afectado por gravámenes en su perjuicio.
Deriva este principio de la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, consagrada en la Constitución. 22
Esto se materializa en el igual trato en cuanto a la concesión de los derechos de acción y defensa; y se plasma también en
que las partes están frente a un juez imparcial, y que a ellas se les conceden iguales posibilidades y derechos, y se les somete
a las mismas cargas.23

21
Tanta importancia tiene la notificación que, si ésta no se realiza válidamente, se puede pedir la nulidad del juicio por falta
de emplazamiento.
22
El derecho a la Igualdad En la Ley (art. 19 n° 2 de la Constitución), y la Igualdad Ante la Ley (art. 19 n° 3 de la Carta
Fundamental).
23
En materia penal, este principio se ve más claramente manifestado en el proceso actual, en que la labor de investigación
está a cargo del Ministerio Público (Fiscal), la de defensa, de la Defensoría Penal Pública, y la de juzgar, del Tribunal del
Juicio Oral en lo Penal o del Juez de Garantía, en su caso (este último respecto de faltas y delitos menores y en ciertos
procedimientos especiales). En el antiguo proceso penal, en cambio, el Juez del Crimen investigaba y luego acusaba y
juzgaba, por lo que su imparcialidad era bastante discutible.

32
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

3) Principio Dispositivo y Oficialidad.

El Principio Dispositivo es aquel que señala que los litigantes son libres para disponer de sus pretensiones o del derecho en
que se funda.
Tiene aplicación en el ámbito privado, es decir, sin voluntad del interesado no hay demanda ni proceso. Una vez presentada
la demanda, el actor puede desistirse y el demandado allanarse, o ambos de común acuerdo decidir ponerle término (ej.:
transacción, avenimiento y conciliación).
El Principio de la Oficialidad es aquel en el cual se priva a las partes litigantes del derecho de disponer de su pretensión.
Tiene aplicación en lo público. En Derecho Penal es la regla general; como excepción encontramos la injuria y las
calumnias que son de acción privada.24
En materia civil es la excepción, porque generalmente todos los trámites y procedimientos dependerán en su inicio de la
actividad de las partes. No obstante, hay excepciones como la nulidad procesal (Art. 84 inciso 4° CPC) y las medidas para
mejor resolver (Art. 159 CPC).

4) Principio de la Presentación de la Partes y Principio Inquisitivo, Inquisitorio o de Investigación Judicial.

En el principio de presentación de las partes la función de aportar el material de la causa queda entregada a las partes,
quienes deben determinar el sentido y alcance de la controversia. Así, lo que no está en el proceso, no existe. El juez no
puede incorporar nada. El demandante al demandar, y el demandado al contestar, fijan los puntos controvertidos, ya que
generarán los elementos fundamentales de la controversia. El tribunal sólo puede moverse dentro de este marco que le
señalan las partes y debe pronunciarse respecto de todos los asuntos sometidos a su decisión.
El principio inquisitivo, inquisitorio o de investigación judicial consiste en que el juez tiene el impulso procesal, debe
inquirir por su propia cuenta la verdad o falsedad de los hechos expuestos por las partes. Obedece a un interés público. Él
lleva la dirección del asunto.

5) Principios relativos a la apreciación probatoria.

En general, el juez puede dar por acreditados los hechos controvertidos en la sentencia, en la medida en que esos hechos
hayan sido probados en el proceso, conclusión a la cual llega mediante la ponderación, valoración o apreciación probatoria.
Para llegar a ella existen fundamentalmente tres sistemas:

a) Sistema de la Prueba Legal, Tasada o Formal.

Es aquel en que los medios probatorios que se pueden hacer valer en juicio se determinan por la ley, la que al mismo tiempo
señala al juez el mérito probatorio o eficacia de las diversas pruebas que se rinden por las partes. Es el sistema predominante
en el Código de Procedimiento Civil.

b) Sistema de la Libre Convicción.

24
El Artículo 53 del Código Procesal Penal consagra tres clases de acciones penales:
a) Acción penal pública: aquella que se concede para la persecución de todo delito que no esté sometido a alguna regla
especial. Ej.: Homicidio.
b) Acción penal privada: aquella que es ejercida por la víctima del ilícito. Ej.: Injurias y Calumnias.
c) Acción penal pública previa instancia particular: es aquella que siendo pública, para su persecución debe ser antecedida
por la denuncia previa de la víctima. Ej.: Delitos sexuales (salvo contra menores de edad, que son todos de acción pública) y
delitos tributarios.

33
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Es aquel en que todo el establecimiento de la verdad jurídica depende por completo de la conciencia del juez, quien no está
obligado por ninguna regla legal y ni siquiera debe dar cuenta -al fallar- de los medios por los cuales se convenció.

c) Sistema de la Sana Crítica.

Ésta es una manifestación del correcto entendimiento humano, contingente y variable, con relación a la expresión del
tiempo y lugar, pero estable y permanente en cuanto a los principios lógicos en que debe fundarse la sentencia; todo
esto según el ilustre autor uruguayo Eduardo Couture. Como ejemplo de este sistema, formalmente podemos mencionar los
procedimientos del Código del Trabajo25 y del Código Procesal Penal26.
No obstante, según algunos este sistema constituye la regla general en nuestra legislación, ya que en la práctica será
siempre el juez el que pondere los antecedentes y las probanzas del proceso, y de una u otra manera se pronunciará
conforme a su propio criterio.
Con la reforma procesal civil se incorpora el principio de la sana crítica acompañado del principio de libertad probatoria. Es
decir, las partes podrán probar los hechos que fundamentan sus pretensiones a través de cualquier medio apto de producir fe,
que será valorizado por el juez según las reglas de la sana crítica. La única excepción es respecto a los instrumentos
públicos.

6) Principio de la Oralidad y la Escritura o Escrituración.

Es oral el proceso en que las alegaciones, la prueba y las conclusiones se presentan al juez, por regla general, de viva voz.
Por el contrario, el principio de la escritura es aquel con arreglo al cual la resolución judicial ha de basarse sólo en el
material procesal manifestado por escrito en los autos.
Es difícil encontrar un sistema absolutamente oral o totalmente escrito, de manera tal que, para saber si un proceso está
informado por el principio de la oralidad o escritura, hay que atender a la tendencia dominante en el proceso de que se trate.
Sin duda que el sistema oral da una marcha más acelerada al proceso, evitando así el retardo; pero establecer un sistema
puramente oral exige proporcionar a la Administración de Justicia los recursos económicos necesarios que le permitan
disponer tanto de los medios humanos como materiales que la oralidad presupone.
Se reconoce en doctrina que las bondades de la oralidad no derivan tanto de este principio en sí mismo, sino que ellas son el
resultado de la concurrencia de otros principios que se han asociado al de oralidad y que son los de inmediación y
concentración. Estos dos principios -inmediación y concentración- son connaturales a la oralidad.
Ahora bien, de ambos principios -oralidad y escritura- hay expresiones en nuestro sistema. El procedimiento ordinario de
mayor cuantía es esencialmente escrito, pero dentro de él hay actuaciones que se realizan en forma oral, así por ejemplo, en
el campo probatorio los testigos declaran oralmente, lo mismo ocurre con la absolución de posiciones. En los
procedimientos de menor y de mínima cuantía se permiten actuaciones orales, y lo mismo sucede en el juicio sumario, en
que inclusive se autoriza que la demanda se pueda presentar oralmente. Asimismo, los alegatos ante las Cortes de

25
Consúltese por vía ilustrativa el fallo en materia laboral de la E. Corte Suprema, de fecha 9 de octubre de 2007, rol nº
6235-2006, en autos caratulados “Adolfo Orellana Leighton con Gas Integra S. A.”, cuyo considerando Noveno declara
que: “(…) en segundo lugar, las argumentaciones hechas valer en relación con el artículo 162 del Código del ramo, sólo
contrarían los hechos establecidos en la sentencia atacada e intentan su alteración por esta vía, en la medida en que se
alega que las cotizaciones previsionales del actor se encuentran íntegramente pagadas. Tal modificación, según se ha
decidido reiteradamente por esta Corte, no es posible por medio del recurso intentado, ya que el asentamiento de los
presupuestos fácticos, conforme a la valoración de las pruebas rendidas de acuerdo a las reglas de la sana crítica, se
corresponde con facultades privativas de los jueces de la instancia y no es susceptible, en general, de revisión por este
medio, salvo que se hayan desatendido las normas científicas, técnicas, simplemente lógicas o de la experiencia, cuestión
que no se advierte en la especie, ni ha sido así denunciada, motivo por el cual, en este aspecto, el recurso de casación
interpuesto también será rechazado.”
26
En este último, la ley previene que “los tribunales apreciarán la prueba con libertad, pero no podrán contradecir los
principios de la lógica, las máximas de la experiencia y los conocimientos científicamente afianzados (…)” (art. 297
Código Procesal Penal).

34
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Apelaciones y la Corte Suprema se realizan en forma oral.


Por otro lado, hay procedimientos en los que predomina la oralidad, como los nuevos procedimientos penales, laborales, de
familia, etc. Sin embargo, aún en estos casos existen algunas aplicaciones de la escrituración o por lo menos de la
protocolización, esto es, actuaciones orales que se ponen por escrito.
En la reforma procesal civil se contempla un sistema mixto: en la fase de discusión (demanda y contestación de la demanda)
prima la escrituración, y en las fases preliminar o preparatoria y probatoria el proceso se desarrolla eminentemente en forma
oral.

7) Principio de Mediación o Mediatividad y Principio de la Inmediación o Inmediatividad.

La inmediación es el principio en virtud del cual se procura asegurar que el juez o tribunal se halle en permanente e íntima
vinculación personal con los sujetos y elementos que intervienen en el proceso. De esta manera, recibe directamente las
alegaciones de las partes y las pruebas, a fin de que pueda conocer el material de la causa desde el comienzo de ella hasta su
término, cuando deba pronunciar la sentencia que lo resuelva.
Este principio de la inmediación tiene consagración legal en nuestro sistema procesal. Así por ejemplo se dispone que los
testigos serán examinados por el juez, y que el juez está facultado para tomar la prueba confesional. También se verifica este
principio en la inspección personal del tribunal, que es un medio probatorio por el cual el juez observa y constata,
directamente y por sí mismo, ciertos hechos o circunstancias materiales que se discuten en un pleito.
En cambio, el principio de la mediación o mediatividad es aquel en virtud del cual el juez o tribunal no se halla en
permanente e íntima vinculación personal con los sujetos y elementos que intervienen en el proceso, sino que ese contacto o
vinculación se logra a través de un agente intermediario.
Ejemplo típico de ello, es el conocimiento de los asuntos por parte de las Cortes de Apelaciones y la Corte Suprema, que no
lo hacen directamente, sino en base a una cuenta o informe que emite un funcionario Auxiliar de la Administración de
Justicia llamado Relator, a través de la relación.

8) Principios de la Continuidad o Dispersión y de la Concentración.

El principio de la continuidad o dispersión, también llamado principio consecutivo obligatorio, consiste en que la causa se
desarrolla a través de diversas etapas, constituidas cada una de ellas por una serie de actuaciones que deben desenvolverse
separada y sucesivamente, abarcando el procedimiento un lapso relativamente prolongado.
Requiere este principio de la resolución previa de las cuestiones accesorias que se puedan plantear durante el curso del
juicio.
El principio de la concentración, por su parte, tiene por finalidad reunir o concentrar en una sola audiencia o en el menor
número de audiencias posible, el desarrollo total del proceso.
Este principio de la concentración se opone al de la dispersión, que es el que predomina en el Código de Procedimiento
Civil. A través del principio de la concentración se pretende que los actos procesales sometidos a los Tribunales de Justicia,
se deban realizar sin demora, tratando de abreviar los plazos y de concentrar en un mismo acto o audiencia todas las
diligencias que hay que realizar.
Este principio de la concentración necesita para su existencia de otros principios, como son el de la oralidad y el de la
inmediación.
En nuestro Código de Procedimiento Civil hay una tendencia al principio de la concentración en el juicio sumario, en que
una vez presentada la demanda al tribunal, éste cita a un comparendo (a verificarse el quinto día hábil después de la última
notificación), en el cual debe contestarse la demanda u oponerse excepciones dilatorias e incidentes, entre otras cosas.
También se aprecia este principio en los procedimientos penales, de familia, de policía local, etc.

35
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

La reforma procesal civil adopta el principio de continuidad y concentración, al igual que lo contemplado en la reforma
procesal penal, de familia y la reforma laboral.

9) Principio de la Publicidad y el Secreto.

Se puede definir el principio de la publicidad como aquel que requiere que el procedimiento mismo quede abierto al
conocimiento no sólo a las partes, sino también a cualquier persona, sea que tenga interés directo en la causa o no.
En un Estado de Derecho, es de toda lógica que los procedimientos a través de los cuales los ciudadanos son juzgados, y en
que se ven afectados sus derechos –incluyendo los derechos más fundamentales- y eventualmente pueden ser sancionados,
sean públicos por regla general. De este modo, se permite una mejor defensa, un mejor conocimiento del proceso, y se da
mayores garantías de transparencia, probidad e imparcialidad del tribunal.
El principio de la publicidad actualmente goza de reconocimiento constitucional. La Ley Fundamental de 1980 dispone,
en el inciso 2º de su nuevo artículo 8º, que: “Son públicos los actos y resoluciones de los órganos del Estado, así como sus
fundamentos y los procedimientos que utilicen.” También podríamos entender que la publicidad es uno de los elementos o
exigencias de un debido proceso y, por lo tanto, se reafirma aquel principio en el artículo 19 Nº 3, inciso 5º de la
Constitución.
En tanto, en virtud del secreto, el procedimiento no puede ser conocido por los interesados y mucho menos por terceros
ajenos. El secreto debe ser excepcional. En Chile, un ejemplo de secreto lo encontramos en la deliberación de los tribunales
colegiados.

10) Principio del Formalismo y el Aformalismo.

El principio del formalismo es llamado también principio de la Legalidad de Forma; y el principio del aformalismo es
conocido igualmente como Antiformalismo, Libertad de Forma o Desformalismo.
De acuerdo al principio del formalismo, las actuaciones procesales deben ajustarse a las prescripciones que en cada caso
determina el legislador. A su turno, el aformalismo se limita a mencionar o señalar los correspondientes actos procesales,
dejando su realización al buen criterio, a la experiencia profesional de los que intervienen en la Administración de Justicia.
Cuando la ley no señala un procedimiento especial para la realización de un acto, deben reputarse admitidas todos aquellas
formas que tienden a lograr los objetivos del mismo. En el sistema del aformalismo, se deja a las partes que acceden a un
órgano jurisdiccional, en libertad para dirigirse al mismo en la forma que consideren más oportuna y persuasiva, sin
necesidad de seguir un orden preestablecido.
El formalismo es necesario, ya que solamente una forma preestablecida evita la arbitrariedad judicial, pues su ausencia
determina la confusión y la incertidumbre. Lo que es criticable, eso sí, es un formalismo excesivo, que se da cuando la
forma pierde su objetivo de garantía procesal y se convierte en un obstáculo para el normal desenvolvimiento de la actividad
jurisdiccional. El principal peligro que representa un formalismo mal entendido, es la posibilidad que brinda de formular
incidentes infundados, lo que conlleva la dilación y en ocasiones inclusive la suspensión del procedimiento.
En nuestro sistema prevalece el principio del formalismo; pero podemos hallar algunos atisbos de aformalismo, como por
ejemplo el procedimiento seguido ante el árbitro arbitrador: éste no está obligado a guardar en su procedimiento y en su
fallo otras reglas que las que las partes hayan expresado en el acto constitutivo del compromiso, y si nada han estipulado las
partes, la reglas mínimas señaladas en el Código de Procedimiento Civil. 27

11) Principio de la Fundabilidad o Fundamentación.

27
Art. 636 CPC y art. 223 COT.

36
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

En toda contienda judicial no basta que las partes impetren la protección judicial y que el juez se limite a decidir; tanto éste
como aquéllas deben exponer las razones o motivos que hacen atendibles sus pretensiones o decisiones.
Por esta razón el principio de la fundabilidad posee un conjunto de manifestaciones y, desde el punto de vista de los
litigantes, se hace patente en la necesidad de que sus peticiones se asienten en una exposición de los hechos y en una
declaración de los motivos que la justifican.
Esto guarda relación con el consabido aforismo jurídico con sujeción al cual en Derecho no basta tener la razón, hay que
probarlo.
Así se establece, por ejemplo, en el Art. 254 N° 4 del Código de Procedimiento Civil, precepto que indica que la demanda
debe contener una exposición clara de los hechos y de los fundamentos de Derecho en que se apoya. 28
Desde la perspectiva del juez, se requieren iguales fundamentos jurídicos respecto de su sentencia e inclusive respecto de
ciertas resoluciones menores. Así el Art. 170 N° 4 del Código de Procedimiento Civil previene que las sentencias
definitivas deben contener las consideraciones de hecho o de Derecho que sirven de fundamento a la decisión. A su vez, el
Código Procesal Penal preceptúa en su artículo 1º que “ninguna persona podrá ser condenada o penada, ni sometida a una
de las medidas de seguridad establecidas en este Código, sino en virtud de una sentencia fundada (…)”.
Este principio de la fundabilidad se impone también a otros intervinientes secundarios del proceso, como son por ejemplo
los testigos y los peritos. Así los testigos deben dar razón de sus dichos, y los peritos deben sujetarse a las reglas de la
ciencia, arte u oficio conforme a la cual emiten su peritaje o pericia.
A nivel constitucional, aun cuando es correcto afirmar que el principio de la fundabilidad está contenido –tácitamente-
como uno de los elementos garantistas propios del Estado de Derecho29, existe un reconocimiento más claro y directo de
dicho principio en otras disposiciones de la Constitución, a saber:
 Desde la perspectiva de las partes, se refleja en el derecho de petición, por cuanto las presentaciones ante la
autoridad –en este caso judicial– deben hacerse en términos “respetuosos y convenientes”, significando este último
vocablo que se deben incluir todos los antecedentes necesarios para la debida resolución del asunto. 30
 Desde el punto de vista del juez, el principio de la fundabilidad se encuentra plasmado implícitamente en el nuevo
artículo 8º del Código Político, cuyo inciso 2º dispone que “son públicos los actos y resoluciones de los órganos
del Estado, así como sus fundamentos (…)”, en que esta última frase presupone la idea de que los actos de los
órganos del Estado –entre los que se cuenta a los jueces– deben tener fundamentos.
 Asimismo, se consagra explícitamente este principio en la garantía del debido proceso, por cuanto “toda sentencia
de un órgano que ejerza jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado (…)”.31

12) Principio de la Preclusión y de la Libertad o Elasticidad.

El principio de la preclusión es aquel que importa la pérdida, extinción o consumación de una actividad procesal. Se
afirma que cada actividad procesal destinada a una finalidad determinada tiene establecido un periodo en el proceso,
transcurrido el cual la actividad ya no puede realizarse.
Así entonces se puede decir que la preclusión consiste en la pérdida de una facultad procesal por haberse llegado a los

28
Véase la sentencia de la E. Corte Suprema de 10 de marzo de 1999, rol nº 3.688-97, causa caratulada “Juan González
Soto, Petronila del Carmen Soto Acevedo, Matilde Olga de Lourdes Valenzuela Stuart, con Instituto de Normalización
provisional”, en que se afirma lo siguiente: “El artículo 170 del Código de Procedimiento Civil ordena, perentoriamente,
que toda sentencia definitiva ha de cumplir, entre otros, con el siguiente requerimiento: "Nº 4 Las consideraciones de
hecho o de derecho que sirven de fundamento a la sentencia. (…) En ese contexto, puede aseverarse que la resolución
cuestionada prescinde de la debida fijación de los hechos o marco fáctico en el que pudiera resultar aplicable el derecho
invocado por las partes o pertinente a la materia (…) Por lo expresado, sólo cabe concluir que el mencionado fallo se ha
pronunciado de un modo defectuoso, verificándose así un vicio de entidad tal que hace imperiosa su invalidación, por
configurarse la causal de nulidad que estatuye el artículo 768 Nº 5 del Código de Procedimiento Civil”.
29
Por lo tanto, consagrado en los artículos 6º y 7º de la Carta Fundamental.
30
Artículo 19 Nº 14 de la Ley Suprema.
31
Artículo 19 Nº 3, inciso 5º de la Ley Básica.

37
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

límites fijados por la ley para el ejercicio de esa facultad, en el juicio o en una fase de éste.
En virtud de la preclusión se produce el efecto que tiene una etapa procesal de clausurar la anterior, la que permanece firme.
En consecuencia, el proceso puede avanzar, pero no retroceder.
Se habla de preclusión y de elasticidad como características generales de un procedimiento, según si el orden de
procedencia de los distintos actos procesales está o no prescrito de un modo preciso y rígido, de manera que si el acto no se
realiza en ese momento o dentro de la fase señalada, la parte pierde la posibilidad de realizarlo. En cambio, por el principio
de la elasticidad, se va a dar a la parte que debe llevar a cabo tal acto, una cierta libertad para escoger el momento más
oportuno, sin tener fijados plazos perentorios de caducidad.
La preclusión es un concepto puramente negativo; ella no crea nada, sólo impide que en una determinada situación jurídica
se intente de cualquier manera sustituirla por otra.
Algunas hipótesis de la preclusión son:
a) El plazo: El transcurso del tiempo sin haberlo aprovechado para realizar una determinada actividad, hace precluir la
oportunidad para llevar a efecto dicho acto, en perjuicio de la parte que podía ejecutarlo. Ninguna actuación procesal puede
practicarse más allá del plazo fijado por la ley para su ejercicio, todo plazo fatal constituye un término preclusivo, y un
plazo no fatal llega a serlo por la declaración de la correspondiente rebeldía;
b) La consumación procesal: Se sostiene que una facultad procesal se extingue por un trámite, se consuma con su ejercicio.
Así por ejemplo, el demandado que ha evacuado el trámite de contestación de la demanda no puede pretender, bajo el
pretexto de que ha omitido alegaciones de interés para su defensa, realizar una nueva contestación. En síntesis, se dice que
la consumación se materializa en el impedimento que existe de pretender cumplir por segunda vez una actividad procesal ya
ejercitada válidamente con anterioridad;
c) La eventualidad procesal: De acuerdo con ella, la parte tiene la necesidad de deducir conjuntamente todos los medios de
ataque o de defensa de que dispone en previsión de que uno o varios de ellos sean desestimados; si así no lo hace, precluye
su derecho a hacer uso de aquellos medios de ataque o defensa que no adujo en su oportunidad. El interesado debe deducir
en forma simultánea o sucesiva diversas pretensiones o defensas, aun cuando sean incompatibles entre sí para el evento de
no ser acogida alguna de ellas y que puedan tener éxito las restantes. Un ejemplo son las excepciones dilatorias, que deben
deducirse todas y conjuntamente en un escrito, y las excepciones perentorias, que deben formularse todas al contestar la
demanda. Se recoge también la eventualidad en el artículo 17 del CPC 32;
d) Incompatibilidad: Se produce en aquellos casos en que una disposición legal brinda a un litigante dos o más vías para la
consecución de un determinado objetivo, pero con la condición de que sólo pueda hacer uso de una de ellas, de manera
entonces que la utilización de una de esas vías descarta automáticamente a las otras y, por lo tanto, precluye el derecho de
hacerlas valer. Por ejemplo, para alegar la incompetencia relativa de un tribunal, se puede emplear la vía declinatoria o
inhibitoria, pero nunca se puede alegar por ambas;
e) La cosa juzgada: La preclusión se vincula con la cosa juzgada, que implica que la vía procesal se agota en un
determinado momento, impidiendo su prosecución, puesto que ella se traduce en la prohibición de volver a discutir lo ya
decidido. La doctrina la llama suma preclusión o preclusión máxima. Sin embargo, la preclusión y la cosa juzgada tienen
diferencias:
 La cosa juzgada produce efectos fuera del proceso, en cambio, la preclusión
produce efectos dentro del proceso y para ese proceso;
 La cosa juzgada supone un proceso terminado, en cambio, la preclusión solamente
produce efectos en un proceso en desarrollo.

13) Principio de la Economía Procesal y Latitud Procesal.

32
“En un mismo juicio podrán entablarse dos o más acciones con tal que no sean incompatibles. Sin embargo, podrán
proponerse en una misma demanda dos o más acciones incompatibles para que sean resueltas una como subsidiaria de
otra.”

38
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

El Principio de la Economía Procesal persigue que el proceso se desenvuelva en el menor tiempo, con el menor número de
actuaciones y con los menores gastos posibles. Es uno de los principios formativos más importantes.
Luego, son tres las finalidades que se persiguen con este principio: ahorro de actuaciones, de tiempo y de gastos.
El proceso, como medio para resolver los conflictos, no puede exigir un gasto superior al valor de los bienes, derechos o
intereses que están en debate. Siempre debe existir una proporción entre el fin y los medios; así por ejemplo, los procesos de
mínima cuantía deben ser objeto de trámites más simples.
Por otro lado, el proceso no puede demandar gastos excesivos para los litigantes, porque se estaría entrabando el derecho
que tiene todo individuo a pedir la tutela jurisdiccional del Estado.
Siguiendo el autor Eduardo Couture, algunas aplicaciones de este principio de economía procesal son:
 La simplificación de las formas del debate;
 La limitación de ciertas pruebas, por ejemplo el peritaje, que es muy oneroso;
 Se aplica también este principio en una economía pecuniaria, por ejemplo, las costas: los gastos generalmente son
menores en los asuntos más modestos e inclusive, en algunas legislaciones como la nuestra, el Estado colabora con
la economía procesal, eximiendo de todo tributo a las actuaciones o gestiones que se practican ante los tribunales.
En resumen, este principio persigue una justicia barata, con lo cual se procura imponerle menores gastos a las partes, que
sean proporcionales al valor e importancia del litigio.
Este principio de economía procesal tiene ciertas consagraciones en el Derecho Positivo chileno. Por ejemplo, el Art. 19 N°
3 inciso 3° de la Constitución, que reconoce la posibilidad de contar con un asesoramiento gratuito para recurrir a los
tribunales; asimismo el Título XVII del Código Orgánico de Tribunales 33, que trata de la asistencia judicial y del privilegio
de pobreza. Igualmente lo encontramos en instituciones procesales como la acumulación de autos, las audiencias
concentradas, el sobreseimiento, etc.34
El principio de la Latitud Procesal consiste en usar todos los medios y trámites necesarios para una mejor resolución del
asunto. Con la latitud se evitan los reclamos de indefensión, porque se brindan todas las oportunidades, aunque éstas sean
inútiles.

14) Principio de la Buena Fe Procesal.

Este principio se denomina igualmente Principio de la Moralidad, de la Probidad o Principio de la Inmaculación del
Proceso.
Se puede definir como el deber de ser veraz y proceder lealmente, que se impone a todos cuantos intervienen en el proceso,
con el sincero convencimiento de hallarse asistidos de la razón.
Este principio busca impedir abusos de las partes, que tengan por objeto dilatar u oscurecer el proceso, desvirtuando de este
modo sus fines característicos. De ahí que corresponde a todos los que intervienen en el desarrollo de un litigio, hacer
prevalecer la buena fe y la lealtad procesal en todos sus actos.
En relación con este principio, el artículo 5º del Código de Ética Profesional –impartido por el Colegio de Abogados– que
rige a los abogados, en su Título Preliminar y bajo el epígrafe “Principios y Reglas Generales”, preceptúa que: “El abogado
debe obrar con honradez, integridad y buena fe y no ha de aconsejarle a su cliente actos fraudulentos”.
Este principio no tiene oponente o antónimo, no existe el principio de la mala fe. No obstante, nuestra legislación procesal
en algunas disposiciones hace referencia a la mala fe procesal, para sancionar conductas reñidas con la buena fe procesal,
como por ejemplo los Art. 88 inciso 2° y 4°, 280 inciso 2°, 561 inciso 3° y 724 del Código de Procedimiento Civil.

33
Art. 591 y ss. COT.
34
En materia penal se puede apreciar este principio a través de las salidas alternativas del procedimiento: Acuerdos
Reparatorios y Suspensión Condicional del Procedimiento. En ellas no se llega a juicio; sin embargo, se resuelve la
controversia por medio de acuerdos aprobados por el Juez de Garantía y bajo ciertas condiciones, con el fin de hacer un uso
más eficiente de los recursos y del tiempo.

39
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Con la reforma procesal civil este principio adquiere especial relevancia, siendo consagrado explícitamente en el libro
primero del proyecto, además de su contemplación tácita en ciertas hipótesis específicas, semejantes a las del actual Código
de Procedimiento Civil. Asimismo, se aumentan las facultades del juez para velar por su cumplimiento efectivo en el
desarrollo del juicio.

15) Principio del Ordenamiento Procesal: Principio de Orden Consecutivo Legal, Orden Consecutivo Convencional
y Orden Consecutivo Discrecional.

Todo proceso se desarrolla en un orden: existen dentro de su desarrollo etapas sistematizadas. Ahora, respecto de quién
determina ese orden, existen dos subsistemas: el orden procesal puede ser determinado por las partes o por el juez (orden
consecutivo convencional o discrecional, respectivamente), o bien por la ley (orden consecutivo legal).
En nuestro ordenamiento, el proceso se encuentra regulado y ordenado básicamente en la ley.

16) Principio de la Eventualidad y Separación o Secuencia.

El Principio de la Eventualidad significa poder realizar varios trámites en forma conjunta. Ej.: en algunos casos, al
contestar, inmediatamente se rinde la prueba (en la misma audiencia).
El Principio de la Separación o Secuencia nos indica que cada trámite debe realizarse en forma cronológicamente ordenada
y de uno a la vez.

IV. LAS PARTES Y SU REPRESENTACIÓN.

A) LAS PARTES.

1) Concepto.

Las partes son las personas o sujetos que intervienen en un juicio, por tener interés en sus resultados.
En términos generales, y siguiendo la teoría de la relación jurídica, las partes son los sujetos de la relación procesal,
distinguiéndose fundamentalmente:
 Partes Directas: el actor, demandante o sujeto activo de la relación, que es quien deduce una acción; y el
demandado o sujeto pasivo de la misma, que es aquel contra el cual se dirige la acción;
 Partes Indirectas: los terceros.
No obstante la clasificación precedente, que es generalmente la más acogida, existe un cúmulo de doctrinas relativas al
concepto de parte, entre las cuales destacan las siguientes:
a) Las partes son, por un lado, el titular de un derecho que se reclama y, por el otro, aquel a quien afecta la acción
deducida. Se desecha esta teoría, pues si el demandante fuese efectivamente titular del derecho, nunca podría perder el
juicio.
b) Las partes del proceso son los mismos sujetos que tomaron parte en la relación sustantiva material, pero trasladados al
proceso. Esto no necesariamente es correcto, puesto que existen situaciones como la sucesión, la cesión de derechos, o
litigios que no emanan de una relación previa.
c) Son el actor y el demandado, sea que participen del proceso o no.
d) Son aquellos que en nombre propio o en cuyo nombre se pretende la actuación de la ley y aquel respecto del cual se
formula una pretensión (concepto moderno).
e) Conceptos Procesales:

40
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

i. Es cualquiera que promueva o en cuyo nombre se promueva un proceso, y el que sea llamado o provocado por
el hecho de otro a tomar parte en ese proceso o constreñido a someterse a él.
ii. Todo aquel que pide o frente al cual se pide en juicio la actuación de la ley en un caso concreto.

2) Terminología.

En nuestro sistema procesal, las partes o sujetos de la relación procesal pueden recibir distintas denominaciones. Las
principales son:
 En materia civil: el sujeto activo es conocido como actor o demandante –persona que inicia una acción– (y
excepcionalmente querellante o denunciante, en ciertas acciones o interdictos posesorios, y también como
ejecutante o acreedor en los procedimientos compulsivos); y el sujeto pasivo es el demandado –persona contra
quien se dirige la acción– (o ejecutado en el juicio ejecutivo).
 En materia penal: en el nuevo proceso no se habla de partes, sino de “intervinientes”, que es un concepto más
amplio. Sin embargo, podemos distinguir como sujeto activo al fiscal y al querellante, y como sujeto pasivo al
imputado (que según el estado del juicio, puede pasar a tener otras denominaciones más específicas, como
formalizado, acusado, etc.)

3) Capacidad para ser Parte.

No existiendo normas específicas en el Código de Procedimiento Civil sobre el particular, debemos recurrir a las normas de
Derecho Común contenidas en el Código Civil o Código Penal, según sea la naturaleza de la acción, reiterándose la regla
general de que son capaces todos aquellos a quienes la ley no considera incapaces.
Se hace necesario distinguir la capacidad para ser parte, la capacidad procesal y la capacidad para parecer en juicio:
a) Capacidad para ser parte: Ésta es equivalente a la capacidad de goce civil, inherente a toda persona por el solo hecho
de ser tal.
b) Capacidad Procesal: Para actuar en el proceso, sea personalmente o representado, y no estar afecto a otras
incapacidades especiales (equivalente a la capacidad de ejercicio civil);
c) Ius Postulandi: Se refiere a la necesidad de cumplir con dos requisitos procesales, a saber: patrocinio y poder (que
serán tratados más adelante).
La falta de capacidad procesal produce distintos efectos según de quién se trate. Por ejemplo, respecto del demandante,
procede la excepción dilatoria del artículo 303 N° 2 del Código de Procedimiento Civil, o si ésta no se opone, es aplicable lo
establecido en el artículo 84 del mismo Código. En el caso del demandado, habría falta de emplazamiento, lo que deriva en
la procedencia del Recurso de Casación en el Fondo (Artículos 768 N° 9 y 795 N° 1 del CPC).

4) Pluralidad de Partes o Litis Consorcio.

La intervención de las partes en el proceso está regida esencialmente por dos principios fundamentales, cuales son: la
unidad de parte (lo normal es que exista una persona que detenta la calidad de demandante y otra que sea el demandado), y
la voluntariedad de parte (libertad para decidir si se participa o no de un procedimiento determinado).
Estos tópicos se encuentran reglamentados en los artículos 18 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, los cuales
básicamente asumen la existencia de estos dos principios y se limitan a establecer sus excepciones.
Existen ciertos casos contemplados expresamente por el legislador, en los cuales estamos en presencia de más de un
demandante (litis consorcio activa) o más de un demandado (litis consorcio pasiva), o varios de ambos (litis consorcio
mixta), configurándose lo que denominamos una relación procesal múltiple.
Esta situación puede suscitarse al inicio del proceso (litis consorcio originaria), o con posterioridad (litis consorcio

41
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

sobreviniente). En el primer caso, se caracteriza por ser facultativa para quienes la constituyen, y por estar consagrada
expresamente en el artículo 18 del Código de Procedimiento Civil, conforme al cual se produce esta situación en las
siguientes hipótesis:
a) Cuando varias personas deducen una misma acción (en contra del mismo sujeto pasivo);
b) Cuando varias personas deducen acciones, sean éstas iguales o diferentes, pero emanadas todas de un mismo hecho.
c) Cuando la ley autoriza para proceder por muchos o contra muchos (ej.: solidaridad).
Para evitar que esta pluralidad de partes se constituya en un elemento disociador del proceso, el legislador ordena que,
habiendo litis consorcio, y siendo iguales las acciones o las defensas, debe designarse un procurador común, todo lo cual
se regirá por las siguientes reglas:
A.- Debe ser nombrado de común acuerdo entre las partes en el plazo que fije el tribunal, o en su defecto por el juez,
pero con la obligación de designar a un Procurador del Número o a uno de los abogados de las partes (Art. 13
CPC).
B.- El nombramiento puede ser revocado por unanimidad o a petición fundada de una de las partes, pero en todo caso
la revocación no surte efecto sino hasta que se designa un reemplazante (Art. 14 CPC).
C.- El procurador designado debe seguir las instrucciones de las partes, y si éstas no están conformes con su cometido,
tienen derecho a hacer alegaciones separadas y a presentar sus propias pruebas, todo en los mismos plazos y
condiciones que el procurador común (lo cual obviamente sólo irá en su propio beneficio o perjuicio). No obstante
esto, lo obrado por el procurador común les sigue empeciendo 35 (Art. 16 CPC).
D.- No será necesario designar un procurador cuando: 36
i. Sean distintas las acciones de los demandantes;
ii. Sean distintas las defensas de los demandados;
iii. Habiéndose iniciado el juicio con iguales acciones o excepciones, surgen incompatibilidades de
intereses entre quienes litigan conjuntamente.

5) Intervención Forzada de Parte.

Como señalamos, el segundo principio regulador de esta materia es la voluntariedad para decidir si se desea participar de un
proceso o no. Sin embargo, nuestro ordenamiento contempla ciertos casos en que este principio general se ve alterado, toda
vez que las partes se ven en la necesidad de comparecer en el proceso, so pena de soportar las graves consecuencias de su
inasistencia.
Por lo tanto, en estricto rigor no existe obligatoriedad de ejercer la acción, sino más bien la consecuencia de que, si el
sujeto no la ejerce, se expondrá a determinados efectos o sanciones procesales.

a) Artículo 21 del Código de Procedimiento Civil: Cuando una acción corresponde a otras personas determinadas pero
distintas del sujeto activo, el o los demandados quedan facultados para pedir que se ponga la demanda en conocimiento
de ellos, a fin de adoptar, dentro del término de emplazamiento, alguna de las siguientes actitudes:
i. Adherir a la demanda: Se forma una litis consorcio activa y debe designarse un procurador común, de
conformidad a lo ya explicado;
ii. No adherir: Caducan los derechos del potencial demandante para entablar la misma acción con posterioridad,
pudiendo el demandado hacer valer la excepción de cosa juzgada;
iii. No hacer nada: Si se deja transcurrir el plazo de emplazamiento, si bien no se transformará en parte, le afectará
todo lo obrado en el proceso, pero tendrá el derecho de comparecer posteriormente en el juicio, respetando todo
lo obrado.

35
Empecer significa afectar jurídicamente.
36
Artículo 20 CPC.

42
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

b) Jactancia: Se define como la acción y efecto de atribuirse por una persona capaz de ser demandada, derechos
propios sobre bienes de otro o asegurar ser su acreedor (Couture). Es la situación que se produce cuando una
persona dice tener derechos de los que no está gozando, para ser obligado por el afectado a interponer la demanda
correspondiente. De acuerdo al artículo 270 del Código de Procedimiento Civil, se puede deducir jactancia en alguno de
los siguientes casos:
i. Cuando la manifestación del jactancioso conste por escrito;
ii. Cuando la manifestación del jactancioso se haya hecho de viva voz, a lo menos delante de dos personas
hábiles para declarar en juicio;
iii. Cuando una persona haya sido parte en proceso criminal del cual pueden emanar acciones civiles contra el
acusado, para el ejercicio de dichas acciones.
La acción de jactancia, para que se declare la obligación del jactancioso de demandar, prescribe en 6 meses, contados desde
los hechos en que se funda; y se tramita de acuerdo al procedimiento sumario (Art. 272 CPC).
Si se da lugar a la demanda, el jactancioso tiene 10 días para demandar, plazo ampliable a 30 días por motivo fundado, so
pena de declararse que no será oído posteriormente sobre tal derecho (incidente del procedimiento de jactancia).

c) Citación de Evicción: Situación que se presenta propiamente en los contratos bilaterales y especialmente en la
compraventa, cuando el comprador que se ve expuesto a sufrir evicción (pérdida de la cosa comprada por efecto de
acciones judiciales interpuestas por terceros), cita al vendedor, antes de contestar la demanda, para que éste comparezca
en su defensa, como es su obligación (Arts. 1843 y 1844 Código Civil y Art. 584 CPC). Pueden generarse múltiples
situaciones:
i. Si el comprador no lo cita, libera al vendedor de su responsabilidad.
ii. Si lo cita y el vendedor concurre, el proceso se sigue en contra de éste, pero conservando el comprador el
derecho de intervenir.
iii. Si el vendedor citado no comparece, se hace responsable de la evicción, salvo que el juicio lo pierda el
comprador por su propia negligencia.

d) Citación de los Acreedores Hipotecarios en el Juicio Ejecutivo (o purga de la hipoteca): Si una persona adquiere en
remate judicial una propiedad hipotecada, la adquiere con dicho gravamen, salvo que los acreedores hipotecarios hayan
sido citados al juicio. La citación los obliga a optar entre mantener la hipoteca o acceder a pagarse con el producto del
remate.

e) Verificación de Créditos en los Procedimientos de la nueva LEY DE REORGANIZACIÓN Y LIQUIDACIÓN


DE EMPRESAS Y PERSONAS (LEY Nº 20.720): En un procedimiento concursal, los acreedores sólo tendrán
derecho a cobrar si es que han comparecido oportunamente al tribunal a verificar su crédito. De lo contrario, la ley
presume la condonación. (Arts. 70, 170 y 277 Ley Nº 20.720)

f) Reserva de Acciones y Excepciones en el Juicio Ejecutivo:


- Reserva de Acciones: Cuando el ejecutante cree que no está en buen pie para seguir adelante con la ejecución, puede
desistirse de la demanda ejecutiva, reservándose el derecho de entablar después una demanda ordinaria. Deberá intentar
esta acción dentro del plazo de 15 días, so pena de no ser admitida después. 37
- Reserva de Excepciones: Análogamente, si el ejecutado no tiene medios para probar las excepciones que ha opuesto,
puede reservarse ese derecho para un juicio ordinario y solicitar que no se haga pago al acreedor mientras no caucione

37
Art. 467, 474 y 478 del CPC.

43
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

las resultas de este juicio. En este caso, deberá entablar la demanda ordinaria dentro de 15 días; si no lo hace, se
ejecutará la sentencia sin previa caución, o ésta quedará cancelada automáticamente, si la hubiere.38

g) Medidas Prejudiciales Precautorias: Son aquellas que se solicitan y conceden antes de la iniciación del juicio, para
asegurar el resultado de la acción. Una vez decretada la medida, hay 10 días para presentar la demanda, ampliables
hasta 30 días por motivos fundados. Si no se entabla la demanda en ese plazo, o no se pide en ella que se mantenga la
medida, o si el tribunal al resolver sobre dicha petición no la mantiene, el solicitante responderá de los perjuicios
causados, considerándose doloso su procedimiento. 39

h) Materia Penal: En el nuevo proceso encontramos también algunas expresiones de ejercicio forzado de la acción, como
por ejemplo:
- Denuncia obligatoria: ciertos funcionarios públicos y otras personas están obligados por la ley a denunciar los delitos de
que conocieren. Si no lo hicieren dentro de 24 horas, incurrirán en una pena de multa. 40
- Interposición de acción civil en caso de suspensión o término del procedimiento penal: en esta hipótesis se deberá
presentar la demanda ante el tribunal civil competente, dentro de 60 días; so pena de que no continúe interrumpida la
prescripción.41
- Forzamiento de la Acusación: si el querellante particular se opusiere a la solicitud de sobreseimiento formulada por el
Fiscal a cargo de la investigación, pasarán los antecedentes al Fiscal Regional, para que éste revise dicha decisión. Si esta
autoridad determina que el Fiscal adjunto formulará acusación, éste deberá hacerlo dentro de los 10 días siguientes; 42 si no
lo hace, se expone a la imposición de sanciones.

6) Instituciones vinculadas al concepto de parte:

a) Sustitución Procesal.

Es aquella institución que faculta a una persona para comparecer en juicio a nombre propio, haciendo valer derechos de
terceros, adquiriendo el carácter de parte para todos los efectos legales. No constituye un caso de representación ni de
agencia oficiosa, pues quien comparece lo hace a nombre propio; se refiere más bien a cambios patrimoniales. Ejemplos:
i. Artículo 2466 del Código Civil: Acción Subrogatoria;43
ii. Artículo 2468 del Código Civil: Acción Pauliana o Revocatoria;44

38
Art. 473, 474 y 478 del CPC.
39
Art. 280 del CPC.
40
Art. 175 y ss. del Código Procesal Penal.
41
Art. 68 del Código Procesal Penal.
42
Art. 258 del Código Procesal Penal.
43
Acción Oblicua o Subrogatoria: Consiste en el ejercicio por los acreedores de acciones y derechos que competen al
deudor para incorporar al patrimonio de éste bienes en que hacer efectivo sus créditos. Los requisitos de esta acción son:
1. Que el crédito sea actualmente exigible.
2. Que el deudor rehúse o descuide de ejercitar los derechos que le pertenecen.
3. Que la negativa o desidia del deudor perjudique a los acreedores.
El ejercicio de la acción no importa apropiarse de bienes del deudor, sino que tiene solamente por finalidad obtener que
ciertos bienes ingresen a su patrimonio, para en seguida, de acuerdo con las reglas generales, conseguir el pago con el precio
de su realización (Cfr. MEZA BARROS, Ramón: Manual de Derecho Civil, 9ª Edición, Edit. Jurídica de Chile, Santiago,
pp. 297-300).
44
Acción Pauliana o Revocatoria: Tiene por objeto revocar los actos ejecutados por el deudor en fraude y con perjuicio de
los acreedores. Los requisitos para que proceda son:
1. Perjuicio a los acreedores (que ocasione o aumente la insolvencia del deudor).
2. Mala fe del deudor.
Esta acción es de carácter subsidiario, solamente pueden recurrir a ella los acreedores, cuando les sea imposible obtener el
pago de sus créditos por otros medios. Y prescribe un año después del acto o contrato (Cfr. MEZA BARROS, Ramón:
Manual de Derecho Civil, 9ª Edición, Edit. Jurídica de Chile, Santiago, pp. 301 y ss.).

44
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

iii. Artículo 1845 del Código Civil: Citación de Evicción.45

b) Sucesión Procesal.

A diferencia de la sustitución, el cambio de sujeto en este caso puede verificarse durante el procedimiento y no sólo antes de
él. Se produce en tres situaciones:
i. Fallecimiento de quien litiga personalmente (Art. 5° CPC): Se suspende el procedimiento para efectos de
notificar a los herederos, y sólo se reanuda tras haber transcurrido el término de emplazamiento, hayan ellos
concurrido o no;
ii. Cesión de Derechos Litigiosos: Producida la cesión, comparecerá al proceso el cesionario, exhibiendo el título y
adoptando el papel procesal del cedente;
iii. Subrogación: Opera cuando una persona paga por otra, produciéndose una traslación o sustitución de derechos
(puede ser legal o convencional).

7) Los Terceros.

Son aquellas personas que no están directamente vinculadas al conflicto promovido ante el órgano jurisdiccional, pero que
actúan al interior del procedimiento tendiente a resolver ese conflicto. También se puede colegir un concepto legal de los
terceros: son las personas que, sin ser partes directas en un juicio, intervienen en él por tener interés actual en sus
resultados.46
Normalmente en doctrina se distingue entre dos clases de terceros:
i) Terceros simplemente intervinientes: Son los testigos, peritos, martilleros y demás personas que intervienen en el proceso
sin tener interés directo en su resultado; y,
ii) Terceros interesados: Son aquellos que hacen valer pretensiones en el proceso a través de las tercerías47. Son los
siguientes:
a) Coadyuvantes (o por vía adhesiva): Son aquellos que hacen valer pretensiones concordantes con las de alguna de las
partes, debiendo en consecuencia actuar con procurador común. Ej.: el deudor que interviene en el juicio en que ha sido
demandado su codeudor solidario.
b) Independientes (o por vía principal): Son aquellos cuyos intereses no dicen relación o no se contraponen con las
pretensiones de las partes, por lo cual actúan separadamente. Ej.: el legatario que interviene en un juicio sobre nulidad
de un testamento seguido contra un heredero del causante, sosteniendo su validez.
c) Excluyentes (o por vía de oposición): Son aquellos que tienen pretensiones incompatibles con las de las partes. Ej.: el
tercero que interviene en un juicio reivindicatorio, alegando ser dueño de la cosa que se disputan las partes.
La regla general es que se admita toda clase de tercerías. La excepción está dada por el artículo 518 del Código de
Procedimiento Civil, respecto del Juicio Ejecutivo, y asimismo en ciertos procedimientos ejecutivos establecidos en leyes
especiales.
Los requisitos para interponer una tercería, de cualquier clase que ésta sea, son los siguientes (Art. 23 CPC):
i.Ser tercero (no ser parte);
ii.Existencia de un proceso en actual tramitación;
iii.Tener interés actual en el proceso (patrimonial, y sobre la base de derechos adquiridos y no de meras expectativas,
salvo que la Ley expresamente autorice para actuar fuera de esos casos).

45
“Art. 1845. Si el vendedor no opone medio alguno de defensa, y se allana al saneamiento, podrá con todo el comprador
sostener por sí mismo la defensa; y si es vencido, no tendrá derecho para exigir del vendedor el reembolso de las costas en
que hubiere incurrido defendiéndose, ni el de los frutos percibidos durante dicha defensa y satisfechos al dueño”.
46
Consúltese el artículo 23 del CPC.
47
Definidas como las intervenciones de los terceros en un juicio.

45
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

La importancia de los terceros radica en que las resoluciones judiciales dictadas en los procesos en los cuales intervienen,
producen respecto de ellos iguales efectos que respecto de las partes principales (Art. 24 CPC).

B) LA REPRESENTACIÓN O COMPARECENCIA EN JUICIO.

1) Concepto y Generalidades.

La comparecencia es el acto de presentarse ante los Tribunales de Justicia, ejerciendo una acción o presentando una
defensa, o bien requiriendo su intervención en una cuestión no contenciosa.
Por lo tanto, alude también a los requisitos que habilitan a una persona para formular peticiones ante el órgano
jurisdiccional. En Chile, existe una ley especial que reglamenta la comparecencia en juicio: la Ley Nº 18.120 (apéndice del
Código de Procedimiento Civil).
La comparecencia puede ser de dos modos:
 Personal: El sujeto se presenta por sí solo ante el tribunal. Puede ser a nombre propio o como representante legal
de una persona.
 Por medio de Mandatario o Apoderado: Una tercera persona actúa ante el tribunal a nombre del titular. Éste
actúa ante el tribunal a través de un tercero.
En primera instancia, por regla general, la comparecencia debe hacerse por medio de representante. Éste puede ser un
abogado habilitado; Procurador del Número; postulante en práctica de la Corporación de Asistencia Judicial; Egresado de
Derecho hasta 3 años después de su egreso; o Alumno regular de 3º, 4º o 5º año de Derecho.
Ante las Cortes de Apelaciones sólo se puede comparecer por medio de abogado, Procurador del Número, o personalmente.
Pero no puede comparecer personalmente el litigante rebelde.
Ante la Corte Suprema, debe ser mediante abogado o Procurador del Número.
Como ya expusimos, para que una persona tenga capacidad para comparecer en juicio, debe reunir la capacidad de goce, de
ejercicio y el “Ius Postulandi”, condición esta última que se entrega exclusivamente a determinadas personas.
No es lo mismo hablar de comparecencia en sentido amplio, como la posibilidad de presentarse físicamente en un proceso,
que en sentido más estricto, caso en el cual nos referimos a la posibilidad de apersonarse en el proceso y hacer peticiones al
órgano jurisdiccional, ya sean éstas acciones, defensas o simples solicitudes. En términos generales, la capacidad para
parecer en juicio o ius postulandi, se reconduce al estudio de dos instituciones procesales básicas, cuales son el Patrocinio
y el Mandato Judicial. Mientras que el primero se refiere esencialmente a la fijación de estrategias procesales (técnico en
Derecho), el mandatario mira a la representación (técnico del procedimiento).

2) El Patrocinio.

a) Concepto y Generalidades.

En general, patrocinar quiere decir respaldar. El Diccionario de la RAE lo hace sinónimo de “defender, proteger, amparar,
favorecer”.48
Pues bien, en Derecho “patrocinio” es el respaldo técnico que da un abogado a una defensa. Se define como un contrato
solemne en virtud del cual los interesados en un asunto, encomiendan a un abogado la defensa de sus pretensiones ante los
Tribunales de Justicia.
Jurídicamente constituye un mandato, y es un contrato bilateral, oneroso, solemne y con un objeto específico que lo
distingue. No debe confundirse con el mandato judicial.

48
Versión online del Diccionario de la Real Academia Española, en www.rae.es.

46
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

El patrocinio es una formalidad exigida por la ley procesal, que no se puede soslayar.

b) Requisitos para ser Patrocinante: Es necesario ser abogado habilitado para el ejercicio de la profesión, es decir,
tener el título de abogado y no estar suspendido.

c) Forma de Constituirlo: La formalidad exigida por la ley es muy simple, y consiste en que en la primera
presentación que el interesado efectúe ante el tribunal, el abogado ponga su firma, indicando además su nombre, apellidos y
domicilio. Lo normal en la práctica es señalar en un otrosí del escrito esta circunstancia.49 El patrocinio quedará constituido
en cuanto el Secretario del tribunal lo autorice. En cuanto a la aceptación del patrocinio, tiene el carácter de voluntaria para
el abogado. Esto es reforzado por el Código de Ética Profesional. 50

d) Sanciones al Incumplimiento: Sin perjuicio de la simpleza de las formalidades requeridas, la sanción para el caso
en que se efectúe una presentación al tribunal sin contar con patrocinio es gravísima, por cuanto consiste en que dicho
escrito se tendrá por no presentado para todos los efectos legales.

e) Duración: Equivale a lo que dure el proceso, salvo que acontezca una renuncia, muerte o revocación.

f) Facultades del Patrocinante: Esencialmente el patrocinio se limita a la fijación de las estrategias de defensa. No
obstante –y a pesar de que ello es propio del mandatario judicial– se faculta también al patrocinante para asumir la
representación en cualquier estado del juicio (facultades ordinarias del mandato, Art. 1° Ley N° 18.120).

g) Responsabilidad del Patrocinante: Por el patrocinio, el abogado asume distintos tipos de responsabilidad:
i) Disciplinaria: Por faltas de respeto a la contraparte, al tribunal o a sus funcionarios, ya sea verbalmente o por escrito;
ii) Civil: Por los perjuicios que ocasione dolosa o culposamente; 51
iii) Penal: Puede cometer distintos delitos, como la presentación de testigos o documentos falsos, querella calumniosa,
etc.
iv) Ética: Conforme a la reforma constitucional de 200552, esta clase de responsabilidad se hace valer ante el Colegio de
Abogados, en caso que el profesional involucrado esté asociado a él, o ante tribunales especiales creados por la ley, si
no lo está.53

h) Término del Patrocinio: El patrocinio puede expirar por distintas razones:


i. Cumplimiento o desempeño del encargo: Forma normal de terminación.
ii. Revocación: Acto unilateral del patrocinado por el cual se pone fin al patrocinio vigente. Normalmente va
aparejado de la designación de un nuevo abogado patrocinante, quien tiene dos obligaciones: comunicar la

49
“OTROSÍ: Pido a US. tener presente que designo abogado patrocinante y confiero poder a don XXXXXX, con patente
profesional al día, domiciliado en XXXXXXX, quien firma en señal de aceptación”.
50
“Artículo 14º: Aceptación o rechazo de Asuntos.
El abogado tiene la libertad para aceptar o rechazar los encargos profesionales sin necesidad de expresar los motivos de
su decisión. Si el nombramiento se ha efectuado de oficio, el abogado sólo podrá declinarlo si no le está legalmente
prohibido y expresa justificación razonable”.
51
Esta idea es enfatizada por el Código de Ética: “Artículo 31º: Responsabilidad del abogado por sus actuaciones
erróneas.
El abogado debe reconocer prontamente su negligencia en la gestión del asunto encomendado y realizar todas las acciones
que sean útiles para evitar perjuicios al cliente”.
En este sentido, en la reforma procesal civil se contemplan hipótesis de responsabilidad pecuniaria que puede llegar a ser
solidaria para el abogado con su representante.
52
Artículo 19 Nº 16 de la Carta Fundamental.
53
Mientras no se creen estos tribunales especiales, son competentes para conocer de estos asuntos los Tribunales ordinarios
de Justicia (vigésima disposición transitoria de la Constitución).

47
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

revocación a su colega y encargarse de que éste reciba sus honorarios profesionales (Art. 108 del Código de
Ética Profesional).
iii. Renuncia: Manifestación de voluntad unilateral del patrocinante, en orden a no continuar ejerciendo su
encargo. La renuncia debe notificarse al patrocinado, y además se le debe informar sobre el estado del
proceso. No obstante ello, el abogado que renuncia mantiene su responsabilidad hasta por el término de
emplazamiento, salvo que se constituya un nuevo patrocinio. Cabe suponer que la renuncia debe ser
justificada. Así lo exige el Código de Ética Profesional: “Una vez aceptado un encargo, el abogado no podrá
renunciarlo sino por causa justificada sobreviniente que afecte su honor, dignidad o su consciencia, o por
incumplimiento de las obligaciones morales o materiales del cliente hacia el abogado, o si hace necesaria la
intervención exclusiva de un profesional especializado. También podrá renunciar si el cliente incurre en
actos ilegales o incorrectos.
El abogado que renuncia debe continuar cuidando de los asuntos del cliente por un tiempo razonable, que es
el necesario para que éste pueda obtener nueva asesoría o representación profesional. El abogado debe
tomar las medidas necesarias para evitar la indefensión del cliente”.54
iv. Muerte o Incapacidad del Abogado: En este caso, el patrocinado debe constituir un nuevo patrocinio antes de
efectuar su siguiente presentación. Cabe señalar que la muerte del patrocinado no extingue el patrocinio, pues
el abogado deberá seguir prestando sus servicios a la sucesión.

3) El Mandato Judicial.

a) Concepto y Generalidades.

El Mandato Civil “es un contrato en que una persona confía la gestión de uno o más negocios a otra, que se hace cargo de
ellos por cuenta y riesgo de la primera”.55
El mandato judicial es una especie de mandato, pero que tiene ciertas características que lo diferencian del civil.
El mandato judicial es un contrato solemne en virtud del cual una persona otorga a otra, que tiene ciertas cualidades o
condiciones especiales, facultades suficientes para que la represente ante los Tribunales de Justicia.
De esta forma el artículo 528 del Código Orgánico de Tribunales establece que “el acto por el cual una persona
encomienda a un abogado la defensa de sus derechos en juicio, es un mandato, que se halla sujeto a las reglas establecidas
en el Código Civil sobre los contratos de esta clase”, salvo las modificaciones establecidas en la ley.

b) Diferencias con el Mandato Civil:

MANDATO CIVIL MANDATO JUDICIAL

Consensual Solemne
Se extingue con la muerte de cualquiera de las No se extingue con la muerte del mandante
partes
Todos pueden ser mandatarios (aún incapaces) Sólo aquellos que autoriza el artículo 2° de la
Ley N° 18.120
La representación es un elemento de la naturaleza La representación es de la esencia
La delegación no obliga al mandante si no ratifica. La delegación siempre obliga al mandante.

54
Artículo 19 de dicho Código.
55
Artículo 2116 del Código Civil.

48
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

c) Requisitos para ser Mandatario.

Es menester que se trate de una de las personas mencionadas en el artículo 2° de la Ley N° 18.120, esto es:
i. Abogado habilitado para el ejercicio de la profesión. Esto significa que debe cumplir dos requisitos: a) tener título
de abogado; y b) no estar suspendido.
ii. Procurador del Número. Esta calidad se acredita mediante su nombramiento.
iii. Postulantes (en práctica) de la Corporación de Asistencia Judicial (o en otro organismo acreditado para tal
efecto), independientemente del tiempo que lleven como egresados, pero sólo mientras dure la práctica y para los
asuntos propios de ésta. Se demuestra mediante el certificado emitido por esa Corporación.
iv. Estudiantes actualmente inscritos en 3°, 4° o 5° año de Derecho en alguna Universidad autorizada. Se comprueba
con el Certificado de Alumno Regular.
v. Egresados de las Facultades de Derecho que hubieren cursado 5° año, y hasta 3 años después de haber rendido los
exámenes correspondientes. Se justifica con el Certificado de Egreso.

d) Forma de Constituir el Mandato.

De conformidad al artículo 6° del Código de Procedimiento Civil, el mandato judicial se puede constituir de tres formas, y
debe agregarse una cuarta forma establecida en la Ley Nº 18.092:
i. Por escritura pública: Puede ser una escritura especialmente destinada a este efecto, o bien puede ser que las
facultades de representación judicial se encuentren incluidas en un mandato general de administración, caso
en el cual el mandatario puede no ser habilitado para comparecer en juicio. Es de gran aplicación práctica.
ii. Acta extendida ante un Juez de Letras o Juez Árbitro: Es una forma muy excepcional de constituirlo, y
normalmente se puede dar en un comparendo, en un acta de conciliación, etc.
iii. Declaración escrita del mandante y autorizada por el Secretario del tribunal: Es la forma normal de
constitución y se materializa normalmente en un otrosí del escrito.
iv. Endoso en Comisión de Cobranza: Esta forma está prevista en el artículo 29 de la Ley Nº 18.092 sobre Letras
de Cambio y Pagaré. Tiene la particularidad de que el mandatario puede no ser abogado, y de que por el sólo
efecto del endoso se entienden conferidas todas las facultades especiales (que en otros casos requieren
otorgarse expresamente).

e) Casos en que no se requiere Mandato.

Existe un caso general, previsto en el artículo 2°, inciso 3°, de la Ley N° 18.120, conforme al cual la parte puede solicitar
autorización al tribunal para comparecer y defenderse personalmente. Además, existen otros casos especiales en que no se
requiere tener mandatario (ni patrocinio), también previstos en la Ley Nº 18.120:
i. En aquellos departamentos en que hay menos de cuatro abogados en ejercicio;
ii. Manifestaciones Mineras56;
iii. Asuntos de que conozcan Alcaldes o Jueces de Policía Local, salvo la regulación de perjuicios de cuantía
superior a 2 U. T. M.;
iv. Asuntos de que conozcan los Juzgados de Menores o los Árbitros Arbitradores;
v. Asuntos de que conozca la Dirección General del S. I. I.;
vi. Asuntos de que conozca la Contraloría General de la República;
vii. Juicios políticos de que conozca la Cámara de Diputados o el Senado;

56
Son solicitudes de concesiones de explotación de minerales, tramitadas ante la autoridad judicial.

49
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

viii. Juicios cuya cuantía no exceda de ½ U. T. M., cualquiera sea su naturaleza;


ix. Causas Electorales;
x. Recursos de Amparo y Protección;
xi. Denuncias Criminales;
xii. Solicitudes aisladas de mero trámite (copias, desarchivos, certificados, etc.);
xiii. Presentaciones efectuadas por las denominadas “partes intervinientes”.

f) Sanciones al Incumplimiento: A diferencia del patrocinio -y sin perjuicio de que en definitiva la sanción es
igualmente que dicho escrito se tendrá por no presentado para todos los efectos legales, el legislador es más flexible y
otorga al interesado un plazo de 3 días para corregir el vicio de que adolece la presentación y constituir legalmente el
mandato. Si así se hace, el escrito mantiene como fecha la de su presentación.

g) Duración: Subsiste mientras dure el proceso, salvo que se verifique alguna causal de terminación anticipada.

h) Facultades del Mandatario.

En este punto, es menester distinguir tres clases o grupos de facultades del mandato judicial:
i. Esenciales u Ordinarias: Son aquellas inherentes al mandato y que permiten al mandatario tomar parte en todos
los actos e incidentes del proceso, y en todas las cuestiones que se promuevan por vía de reconvención, hasta el
cumplimiento completo del fallo definitivo, del mismo modo que podría hacerlo el mandante. Son aquellas
contenidas en el inciso 1° del artículo 7° del Código de Procedimiento Civil y tienen dos características
especiales: 1) existen sin necesidad de mención expresa y 2) no pueden ser objeto de limitaciones por las partes.
ii. De la Naturaleza: Son aquellas que se suponen incorporadas al mandato, pero que las partes pueden modificar a
su arbitrio. Son fundamentalmente la posibilidad de delegar el mandato, y la facultad para interponer la acción
civil o ser notificado de ella en un proceso penal.
iii. Accidentales, Especiales o Extraordinarias: Son aquellas que sólo se entienden incorporadas al mandato si se
mencionan expresamente, y están contenidas en el inciso 2° del artículo 7° del Código de Procedimiento Civil.
Durante mucho tiempo se discutió si debían enunciarse una a una o si bastaba hacer una referencia general a la
norma en la cual se contienen. Hoy está resuelto el tema en favor de la segunda posición, sin perjuicio de lo
cual, para efectos prácticos, suelen enumerarse a lo menos aquellas que interesan a la parte respectiva. Las
facultades especiales son:
1) Desistirse57 en primera instancia de la acción deducida (porque produce cosa juzgada).
2) Aceptar la demanda contraria (allanamiento: es un acto de disposición).
3) Absolver Posiciones (significa responder a las preguntas formuladas, en la confesión judicial
provocada, sobre hechos del mandante).
4) Renunciar a los Recursos (antes de deducirlos. Si se hace después, se denomina desistimiento, que
no requiere facultad especial).
5) Renunciar a los Términos (plazos) Legales (expresa y anticipadamente).
6) Transigir58 (debe indicarse si comprende la facultad de avenir y conciliar).
7) Comprometer (celebrar el contrato de compromiso, esto es, aquel por el cual se constituye un
arbitraje).

57
El Desistimiento consiste en una renuncia del demandante a su pretensión, hecha una vez que se ha trabado la relación
procesal (después de la notificación de la demanda), y que produce el efecto de que se pierde la facultad de reclamar
nuevamente lo mismo.
58
Significa celebrar un contrato de Transacción.

50
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

8) Otorgar a los árbitros facultades de arbitradores.


9) Aprobar convenios (se refiere a los convenios de acreedores en la quiebra).
10) Percibir59 (es inherente en el caso del endoso en comisión de cobranza).

i) Efectos del Mandato: Constituido el mandato, desaparece del proceso la persona del mandante, por lo que todas
las actuaciones del proceso, así como sus notificaciones, deben practicarse en relación al mandatario. Las excepciones a este
efecto son: el proceso penal, el avenimiento laboral, la conciliación civil y la absolución de posiciones cuando se solicite
comparecencia personal de la parte.

j) Término del Mandato:

Se puede producir por:


i. Cumplimiento o desempeño del encargo: Forma normal de terminación.
ii. Terminación Anticipada: Cuando el proceso no llegue ni llegará a tener sentencia definitiva, el mandante
puede solicitar que se lo libere del encargo (ej.: desistimiento de la demanda).
iii. Revocación: Acto unilateral del mandante por el cual se pone fin al mandato vigente. Puede ser expresa o
tácita (designación de un nuevo mandatario sin hacer mención al anterior). Debe constar en el proceso para
ser oponible a la contraparte.
iv. Renuncia: Manifestación de voluntad unilateral del mandatario en orden a no continuar ejerciendo su encargo.
La renuncia debe notificarse al mandante, a quien se le debe informar sobre el estado del proceso. No obstante
ello, el mandatario que renuncia mantiene su responsabilidad hasta por el término de emplazamiento, salvo
que previo a ello se designe un nuevo apoderado.
v. Muerte o Incapacidad: En este caso, el patrocinado debe constituir un nuevo patrocinio antes de efectuar su
siguiente presentación. Cabe señalar que la muerte del patrocinado no extingue el patrocinio, pues el abogado
deberá seguir prestando sus servicios a la sucesión.

k) Responsabilidad del Mandatario: El mandatario tiene una responsabilidad especial y expresa en relación con las
costas procesales a que sea condenado su mandante, sin perjuicio de poder repetir contra éste con posterioridad
(solidaridad). Además el mandatario tiene responsabilidad disciplinaria, en términos tales que puede ser objeto de sanciones
por actos abusivos de su parte. También tiene las responsabilidades civiles y criminales del patrocinante.

4) Paralelo entre Patrocinio y Mandato:

PATROCINIO MANDATO JUDICIAL


Es un contrato solemne Es un contrato solemne
Su objetivo es fijar la estrategia de defensa Su objeto es la representación en juicio
Artículos 1° y 2° de la Ley N° 18.120 Artículos 1° y 2° de la Ley N° 18.120
Sólo abogados habilitados Abogados y los otros sujetos del artículo 2° de la
Ley 18.120
Nombre, domicilio y firma del abogado Alguna de las formas del artículo 6° CPC y la
especial de la Ley Nº 18.092
En la primera presentación En la primera presentación
Sanción: Se tiene por no presentado el escrito La misma sanción, pero después de 3 días en caso

59
Significa recibir dinero en pago.

51
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

de no subsanarse la falta de mandato judicial


Responsabilidad civil y criminal Civil, criminal y por costas procesales

5) Situaciones Especiales de Representación.

a) Agencia Oficiosa con Fianza de Rato (Art. 6 inciso 3° y 4° CPC): Es la situación procesal que se produce cuando
una persona comparece ante un tribunal, asumiendo la representación de otra sin tener mandato constituido en su favor, pero
ofreciendo la ratificación posterior de todo lo obrado por parte de quien ha debido ser el mandante.
Es la solución más óptima y expedita para aquellas situaciones en que no se cuenta formalmente con poder para actuar en la
causa (mandato), y se requiere intervenir con urgencia en el juicio. Esta figura jurídica evita la nulidad por falta de poder del
representante.
Debido a su carácter excepcional, se imponen varios requisitos y exigencias para que se configure:
i. El agente oficioso debe ser habilitado para comparecer en juicio, o en caso contrario debe actuar representado
por alguien que lo sea;
ii. Invocar causales calificadas que han impedido al representado comparecer;
iii. Ofrecer una garantía de que lo obrado será ratificado.
El tribunal calificará las circunstancias y podrá o no aceptarla. Si el tribunal la acepta, se debe constituir la garantía, que
normalmente es una fianza (fianza de rato). Si lo obrado no es ratificado posteriormente, se produce la nulidad de todo lo
obrado (efecto procesal), y el fiador deberá responder de los perjuicios causados (efecto civil).

b) Procurador Común: ya visto (Art. 12 y ss. CPC).

c) Delegación del Mandato: Es perfectamente lícita. La ley admite expresamente que el mandatario pueda delegar su
mandato, salvo que se le haya prohibido esta facultad. Entonces habrá tres sujetos: mandante, mandatario y delegado.
En el mandato judicial, conforme a las reglas del Código de Procedimiento Civil –que en este aspecto difieren de las normas
generales del mandato del Código Civil–, el responsable de todo es el mandante, aun por lo que hace el delegado, si no se
limitó la facultad de delegar. Más aún, ni siquiera es necesario que el mandante autorice la delegación para que quede
obligado. Eso sí, el delegado no puede a su vez delegar el poder, salvo que el mandante lo haya autorizado expresamente.
Así se ha fallado.

d) Representaciones de Personas Jurídicas.

i. Personas Jurídicas de Derecho Público: Como no existen reglas especiales, para saber quién las representa
judicialmente, debemos analizar la ley que las crea y reglamenta. Ejemplos: Fisco: Presidente del Consejo
de Defensa del Estado; Municipalidades: Alcalde, etc.
ii. Corporaciones y Fundaciones de Derecho Privado: El presidente de las corporaciones o fundaciones con
personalidad jurídica se entenderá autorizado para litigar a nombre de ellas con las facultades que expresa el
inciso 1° del artículo anterior, no obstante cualquiera limitación establecida en los estatutos o actos
constitutivos (Art. 8° CPC).
iii. Sociedades: Al igual que en el caso anterior, el gerente o administrador se entenderá autorizado para litigar a
nombre de ellas con las facultades que expresa el inciso 1° del artículo anterior, no obstante cualquiera
limitación establecida en los estatutos o actos constitutivos de la sociedad. Sin perjuicio de lo anterior,
existen casos especiales:
 Sociedades Anónimas: El representante debe ser el gerente, quien estará investido de las facultades
establecidas en ambos incisos del artículo 7 del CPC (Art. 49 de Ley Nº 18.046);

52
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

 Sociedad Legal Minera: La representa el socio designado por la junta; o si no hubiere junta, el socio con
mayores derechos, o en caso de empate aquel cuyo apellido empiece con la letra más cercana a la “A”;
 Sociedades de personas: Si no tiene un administrador designado, basta con notificar a uno cualquiera de los
socios.

e) Representación de Personas Ausentes: Evidentemente se refiere al sujeto pasivo de la relación procesal, y se entiende
ausente para estos efectos cuando se encuentra fuera del territorio de la República. Para este propósito hay que
distinguir tres situaciones:
i. Si se teme una eventual ausencia del demandado, puede pedirse como medida prejudicial que se constituya un
apoderado que lo represente y responda por las costas y multas del juicio, bajo apercibimiento de designarse un
curador de bienes (Art. 285 CPC).
ii. Si el demandado está efectivamente ausente y no ha dejado mandatario con poderes suficientes, habrá que distinguir
(Art. 844 y ss. CPC):
- Si se conoce su paradero: se le notifica por exhorto;
- Si no se conoce su paradero: se designa curador de ausentes (Art. 473 Código Civil).
iii. Si el ausente dejó mandatario, hay que nuevamente distinguir:
A.- Si se le dejó un poder general de administración o bien un poder judicial, se debe nuevamente distinguir:
 Si el mandatario ha aceptado expresa o tácitamente el mandato, será la persona autorizada para contestar la
demanda (Art. 11 CPC).
 Si no ha aceptado el mandato, se aplica lo mismo que si el ausente ha dejado el país sin haber constituido
mandatario con poderes suficientes, es decir, se le notifica por exhorto o se le nombra un curador de bienes, según
el caso.
B.- Se deja un apoderado con poder general de administración pero sin la facultad de contestar demandas nuevas. En
este caso, que es muy común, nuevamente se distingue si sabe o no el paradero y se aplica la misma norma (exhorto
internacional o curador de bienes, en su caso). Pero mientras se designa curador de bienes actúa en el intertanto el defensor
público (Art. 365 y ss. COT).
C.- Se deja un apoderado con poder para uno o más negocios determinados (Art. 11 inciso 3° CPC): podrá
representarlo sólo respecto del negocio o negocios para los cuales se ha conferido el mandato, por lo que si se trata de otros
negocios, se aplica lo mismo que si el ausente ha dejado el país sin haber constituido mandatario con poderes suficientes, es
decir, se le notifica por exhorto o se le nombra un curador de bienes, en su caso.

f) Cesación de la Representación Legal: Si durante el curso del juicio termina por cualquiera causa el carácter con
que una persona representa por ministerio de la ley derechos ajenos, continuará no obstante la representación y serán válidos
los actos que ejecute, hasta la comparecencia de la parte representada, o hasta que haya testimonio en el proceso de haberse
notificado a ésta la cesación de la representación y el estado del juicio. El representante deberá gestionar para que se
practique esta diligencia dentro del plazo que el tribunal designe, bajo pena de pagar una multa de un cuarto a un sueldo
vital y de abonar los perjuicios que resulten (Art. 9 CPC).

V. LAS ACTUACIONES JUDICIALES.

A) CONCEPTO Y GENERALIDADES.

Si bien en sentido amplio el concepto de actuación judicial pudiera ser sinónimo de acto jurídico procesal, ciertamente el
legislador utiliza este término cuando hace referencia sólo a una clase específica de ellos.
Se trata de actos de sustanciación, diligencias del proceso, resoluciones judiciales y otros elementos que emanan del

53
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

tribunal o de los agentes de éste. También se las concibe como actos de sustanciación (tramitación) y de resolución que se
realizan en una causa, así como las diligencias que practica el tribunal o sus agentes.
Ejemplo de acto de sustanciación es el comparendo; y de acto de resolución es un “Téngase presente”, “Como se pide”, “No
ha lugar”, etc.
Ahora bien, podemos definir a las actuaciones judiciales como actos jurídicos procesales más o menos solemnes, que se
realizan por o a través del tribunal, por las partes o por terceros o Auxiliares de la Administración de Justicia, y de los
cuales se deja testimonio en el expediente y deben ser autorizados por un ministro de fe.
Como consigna Carlos Stoehrel, las actuaciones judiciales –llamadas también actos procesales o actos de procedimiento–
son los elementos que forman el proceso.60
Siguiendo a este mismo autor, podemos añadir que las actuaciones judiciales –entendidas como todas las diligencias del
proceso– se pueden clasificar en:
- Actuaciones de las partes: las principales son la interposición de la demanda y la contestación a ella; y
- Actuaciones del tribunal: la más importante es la sentencia definitiva.

B) REQUISITOS GENERALES.

Los requisitos generales que deben concurrir copulativamente para la validez de una actuación judicial, son los siguientes:
1.- Deben realizarse ante o por orden del tribunal de la causa. Significa que los realiza directamente el tribunal o se
llevan a efecto previa orden de éste (Art. 70 CPC).
2.- Deben realizarse en días y horas hábiles. Son días hábiles todos los no feriados, y las horas hábiles van desde las
8:00 hasta las 20:00 horas (Art. 59 CPC). No obstante, pueden excepcionalmente habilitarse horas o días inhábiles,
siempre que exista causa urgente que así lo exija, lo que se denomina habilitación de hora. Se estimarán urgentes para
este caso, las actuaciones cuya dilación pueda causar grave perjuicio a los interesados, o a la buena administración de
justicia, o hacer ilusoria una providencia judicial. El tribunal apreciará la urgencia de la causa y resolverá sin ulterior
recurso (Art. 60 de CPC). Por otra parte, en materia penal no existen días ni horas inhábiles, con la sola excepción de la
entrada y registro en lugares cerrados, que –en principio– sólo puede llevarse a cabo entre las 6:00 y las 22:00 horas. 61
3.- Debe dejarse Constancia Escrita en el Expediente: Con expresión del lugar, día, mes y año en que se verifique, de
las formalidades con que se haya procedido, y de las demás indicaciones que la ley o el tribunal dispongan. A
continuación y previa lectura, firmarán todas las personas que hayan intervenido; y si alguna no sabe o se niega a
hacerlo, se expresará esta circunstancia (Art. 61 CPC).
4.- Deben Practicarse por Funcionario Competente: La regla general es que las actuaciones judiciales las practique el
propio tribunal, salvo los casos en que se encomienden expresamente por la ley a los Secretarios u otros ministros de fe,
o en que se permita al tribunal delegar sus funciones, o en que las actuaciones hayan de practicarse fuera del lugar en
que se siga el juicio (Art. 70 CPC). En efecto, las ejecutan otros funcionarios, tales como Secretarios u otros ministros
de fe, o inclusive otros tribunales en caso de exhorto. Asimismo pueden realizarlas otros Auxiliares de la
Administración de Justicia en ciertos casos, v. g.: Defensor Público (emite dictámenes), Relator (constancias que deja
en el expediente, p. ej., de que han alegado los abogados de las partes, de las recusaciones, etc.).
5.- Deben ser autorizadas por un Ministro de Fe: Esto debido a que conforme al inciso final del artículo 61 del Código
de Procedimiento Civil, la autorización del funcionario a quien corresponda dar fe o certificado del acto es esencial para
la validez de la actuación. Normalmente será el Secretario del tribunal o un Receptor, según la naturaleza de la
actuación.

60
Cfr. Stoehrel Maes, Carlos Alberto: De las Disposiciones Comunes a Todo Procedimiento y de los Incidentes, Edit.
Jurídica de Chile, 5ª edición, Santiago, 1993, p. 67.
61
Artículo 207 Código Procesal Penal.

54
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

C) REQUISITOS ESPECIALES.

Además de los requisitos generales de validez precedentemente enunciados, determinadas actuaciones requieren cumplir
con otros requisitos específicos:
I.Juramento: La forma y fórmula del juramento están consagradas legalmente en el artículo 62 del Código de
Procedimiento Civil, disponiendo que siempre que en una actuación haya de tomarse juramento a alguno de los
concurrentes, se le interrogará por el funcionario autorizante al tenor de la siguiente fórmula:"¿Juráis por Dios decir
verdad acerca de lo que se os va a preguntar ?", o bien, "¿Juráis por Dios desempeñar fielmente el cargo que se os
confía ?", según sea la naturaleza de la actuación. El interrogado deberá responder: "Sí, juro". Corresponde tomarlo en
casos como la prueba de testigos (Art. 363 CPC), absolución de posiciones (Art. 390 CPC), designación de árbitros o
peritos (Art. 417 CPC).
II.Intervención de Intérprete: Cuando sea necesaria la intervención de intérprete en una actuación judicial, se recurrirá
al intérprete oficial, si lo hay; y en caso contrario, al que designe el tribunal. Los intérpretes deberán tener las
condiciones requeridas para ser peritos, y se les atribuirá el carácter de ministros de fe. Antes de practicarse la
diligencia, deberá el intérprete prestar juramento para el fiel desempeño de su cargo. Se utiliza cuando es necesario
traducir declaraciones orales de las partes o de testigos, o bien documentos en otro idioma. Las normas que regulan
este requisito son básicamente el artículo 63 del Código de Procedimiento Civil y disposiciones reglamentarias del
Ministerio de RR. EE.

D) FORMAS DE ORDENAR UNA ACTUACIÓN JUDICIAL.

Cuando hablamos de las formas de ordenar una actuación judicial, nos referimos a la actitud del tribunal frente a la solicitud
de las partes en orden a practicar una actuación determinada.
Existen cuatro formas, que desarrollaremos a continuación. Sin embargo, previamente es necesario dejar claramente
establecido que la importancia de esta distinción radica en: i) Determinar la tramitación que se ha de dar a la solicitud; y ii)
Precisar el instante a partir del cual puede practicarse la actuación solicitada.
Ellas son:

i.Con Audiencia.
Frente a la solicitud de parte, el tribunal, previo a decretar o rechazar la actuación, debe dar un plazo de 3 días a la
contraparte para que se pronuncie (“traslado”). En consecuencia, podrá decretarse la actuación, sólo cuando se evacue el
traslado o expire el plazo de 3 días sin que exista oposición. En la práctica, ordenar la realización de una actuación con
audiencia, importa que la solicitud se transforma inmediatamente en una demanda incidental y, por lo tanto, se sujetará a las
normas contenidas en los artículos 82 y ss. del Código de Procedimiento Civil. Como la resolución que resuelve un
incidente es susceptible de ser apelada, pero sólo en el efecto devolutivo, la actuación podrá practicarse desde que se
notifique válidamente la resolución que la ordena.

ii.Con Citación (Art. 69 inciso 1° CPC).

El tribunal se pronuncia directamente a favor del solicitante, pero sin embargo, la actuación no puede llevarse a efecto sino
una vez transcurrido el plazo de tres días desde la notificación de dicha resolución, plazo en el cual la contraparte podrá
oponerse, suspendiéndose la diligencia hasta que se resuelva el incidente (“como se pide, con citación”). En este caso, es la
oposición la que da origen al incidente, por lo que del escrito en que se contiene debe darse traslado a la contraparte. Un
ejemplo lo encontramos en el artículo 348 del Código de Procedimiento Civil.

55
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

iii.Con conocimiento (Art. 69 inciso 2° CPC).

La solicitud se provee directamente accediendo a ella, sin necesidad de darle ninguna clase de tramitación, sino que basta
con notificar válidamente a la contraparte (“como se pide” o “como se pide, con conocimiento” o “previa notificación”). Por
ende, la medida puede llevarse a cabo una vez notificada dicha resolución (artículo 69, inciso 2° del CPC).

iv.De Plano.

Implica que el tribunal decreta la actuación de inmediato, sin mayores formalidades ni espera de términos o notificaciones.
Esto es excepcional, puesto que se contrapone a la regla general recogida en una norma legal expresa, por lo que la facultad
para el tribunal debe estar expresamente consagrada.62 Algunos ejemplos son los que reconocen los Art. 289 (sobre las
medidas prejudiciales) y 441(sobre juicio ejecutivo) del Código de Procedimiento Civil.

E) LOS EXHORTOS.6364

1.- Concepto, Generalidades y Clasificación.

Son un tipo de actuación judicial que consiste en una comunicación escrita que envía un tribunal a otro, de un
territorio jurisdiccional diferente, con el fin de que éste practique una determinada diligencia.
El oficio o comunicación debe señalar todos los antecedentes necesarios (tribunal al que se dirige, detalles de la gestión,
personas que realizarán la actuación, etc.); y debe llevar la firma del juez –o del presidente del tribunal, si es colegiado–
autorizada por el Secretario.
Conforme al Art. 71, inciso 1º, del Código de Procedimiento Civil “todo tribunal es obligado a practicar o a dar orden
para que se practiquen en su territorio, las actuaciones que en él deban ejecutarse y que otro tribunal le encomiende”.
El exhorto se debe remitir directamente al tribunal correspondiente, según el territorio en que se pretenda ejecutar la
actuación.65
El tribunal exhortado sólo tiene competencia para realizar las diligencias que le hayan sido encomendadas por el tribunal
exhortante, “y no podrá decretar otras gestiones que las necesarias a fin de darle curso y habilitar al juez de la causa para
que resuelva lo conveniente.”66 Es un caso de competencia delegada.
La ley contempla asimismo la posibilidad de expedir los denominados exhortos ambulantes, circulantes o rotatorios, lo
que se concretiza en que “podrá una misma comunicación dirigirse a diversos tribunales para que se practiquen
actuaciones en distintos puntos sucesivamente”. El Código de Procedimiento Civil añade que: “Las primeras diligencias
practicadas, junto con la comunicación que las motive, se remitirán por el tribunal que haya intervenido en ellas al que

62
El artículo 38 del CPC dispone que: “Las resoluciones judiciales sólo producen efecto en virtud de notificación hecha con
arreglo a la ley, salvo los casos expresamente exceptuados por ella”.
63
Se regulan en los art. 71 y ss. del CPC.
64
La nueva Ley de Tramitación Electrónica establece que los exhortos que se dirijan entre tribunales nacionales deberán ser
remitidos, diligenciados y devueltos mediante la utilización del sistema de tramitación electrónica del Poder Judicial. Sin
embargo cuando el exhorto se realice desde o hacia tribunales nacionales que carezcan del sistema de tramitación
electrónica, se utilizará una casilla de correo electrónico creada para tales efectos.
65
Ejemplo de exhorto de notificación de la quiebra para acreedores residentes en país extranjero: “Hágase saber a todos los
acreedores residentes en el territorio de la República que tienen el plazo de treinta días para que se presenten con los
documentos justificativos de sus créditos y preferencias, bajo apercibimiento de que les afectarán los resultados del juicio,
sin nueva citación. Despáchese las cartas aéreas certificadas para hacer saber la quiebra a los acreedores que se hallen
fuera de la República, a fin de que en el término de treinta días, aumentado con el emplazamiento correspondiente, que se
expresará en cada exhorto, comparezcan al juicio, con los documentos justificativos de sus créditos y preferencias, bajo el
mismo apercibimiento señalado a los acreedores residentes en el país” (Corte Suprema, 20 de noviembre de 2007, Rol nº
4262-2007, en autos caratulados “Juan Gajardo Esparza con Comercial Distribuidora y Fruta Santa Elena Limitada”.
66
Artículo 71, inciso final del CPC.

56
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

deba continuarlas en otro territorio”.67


En el caso de los exhortos diplomáticos, que son aquellos despachados a un tribunal de un país extranjero, se dirigirá la
comunicación al funcionario que deba intervenir, por conducto de la Corte Suprema, la cual la enviará al Ministerio de RR.
EE., para que éste a su vez le dé curso.
De la misma forma se recibirán los exhortos emitidos por los tribunales extranjeros, para practicar diligencias en Chile.68

2.- Características del Exhorto.

Para el tribunal exhortante es la única forma de realizar actuaciones judiciales fuera de su territorio (salvo ciertas
excepciones que la ley contempla).

Para el tribunal exhortado, su cumplimiento es obligatorio.

Los casos de mayor aplicación de los exhortos son las notificaciones y la realización de diligencias probatorias (en
especial la prueba testifical).

Hay procedimientos en que no cabe el exhorto, como por ejemplo los interdictos posesorios, en los cuales se
establece expresamente que sólo se puede interrogar testigos ante el tribunal que conoce de la causa (artículo 559
del CPC).

3.- Clasificación de los Exhortos (ya visto)

i) Según la nacionalidad de los tribunales que intervienen:


-Exhortos nacionales: Cuando sólo intervienen tribunales chilenos.
-Exhortos internacionales: Cuando interviene un tribunal extranjero. La comunicación no es directa. Si se dirige
un juez chileno a uno extranjero, debe ir primero a la Corte Suprema y luego al Ministerio de RR. EE., para que se
ponga en contacto con el otro país (artículo 76 del CPC). Si es de un tribunal extranjero a uno nacional, llega vía
Ministerio de RR. EE., luego a la Corte Suprema, y de ahí al tribunal nacional respectivo.

ii) En cuanto a la forma del exhorto:


-Simple: Aquel que se dirige por el tribunal exhortante a uno exhortado para la práctica de una o más diligencias.
-Circulante o Ambulatorio: Aquel que se dirige por el tribunal exhortante a diversos (dos o más) tribunales
exhortados, para que practiquen actuaciones en diferentes lugares (artículo 74 del CPC).

4.- Tramitación de los Exhortos

a) Ante el Tribunal Exhortante: Posee competencia propia y encomienda a otro tribunal de distinto territorio
jurisdiccional la práctica de una determinada actuación judicial dentro de éste. El tribunal exhortante conoce del asunto y
ante él debe pedirse (vía solicitud, en un escrito) que se remita la comunicación (regla de la extensión) al otro tribunal, con
el fin de que practique una actuación judicial dentro de su territorio.
El escrito debe señalar la determinación de:
- Las actuaciones judiciales que debe ordenar el tribunal exhortado.

67
Artículo 74 del CPC.
68
Artículo 76 del CPC.

57
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

- El tribunal al que se le dirige el exhorto y qué facultades se le confieren.


- La persona que va a tramitar el exhorto, o solicitar autorización para conducir el exhorto por el solicitante.
Frente a la solicitud, el tribunal exhortante debe dictar una resolución en la cual se decrete la práctica de la actuación
judicial fuera de su territorio y ordene que se remita exhorto, señalando cuáles son los escritos, resoluciones y demás
antecedentes que deberán contenerse en él (necesarios para practicar la diligencia). Con esta resolución hay que
confeccionar materialmente el exhorto, en el cual se incluye la comunicación de un tribunal a otro encomendando la
realización de una actuación determinada, la solicitud y la resolución, además de copias de actuaciones, escritos y
resoluciones necesarias para tramitar el exhorto.
El exhorto debe contener:
- La designación del tribunal al cual se dirige el exhorto. Esta comunicación del tribunal exhortante al exhortado se hace en
forma directa y sin intermediario alguno, sin importar la jerarquía que tengan ni el lugar donde se encuentren (Art. 75 CPC).
Para determinar a cuál tribunal se le remite el exhorto, se aplica la regla del turno (Art. 179 COT). Excepcionalmente rigen
autos acordados, como por ejemplo el Auto Acordado de la Corte de Apelaciones de Santiago sobre distribución de
exhortos que deben ser diligenciados por los Juzgados de Garantía y Tribunales de Juicio Oral en lo Penal (20-10-2005).
- Los escritos, decretos y explicaciones necesarias para que se tramite el exhorto, dentro de las cuales siempre se debe
encontrar la resolución que ordena que la actuación judicial se realice fuera del tribunal exhortante. El contenido del exhorto
se determina por la actuación que se pretende realizar.
- La designación de la persona facultada para tramitarlo o la designación genérica de poderse tramitar el exhorto por
cualquier persona que lo presente (Art. 73 CPC). Esta persona debe cumplir con los requisitos de la comparecencia en
juicio.
- La firma del juez exhortante, o si fue de tribunal colegiado la de su presidente (Art. 72 CPC).

B) Ante el Tribunal Exhortado: Posee competencia delegada; recibe el encargo de realizar u ordenar la práctica de una
actuación judicial dentro de su territorio jurisdiccional. Conforme al artículo 77 del Código de Procedimiento Civil, el
exhorto llega por correo al tribunal exhortado 69. Sin embargo, es posible pedírselo a una persona para que lo tramite, luego
de haberlo solicitado al tribunal y que éste lo haya autorizado. Se debe dictar la resolución que ordene el cumplimiento de la
resolución judicial en la forma en que se le haya indicado por el tribunal exhortante. No puede decretar ninguna otra
gestión que no sea de aquellas necesarias para darle curso al exhorto (Art. 71 CPC: limita la competencia del tribunal
exhortado).
Realizada la actuación solicitada, el tribunal exhortado debe decretar la devolución del exhorto al tribunal de la causa para
que prosiga con su tramitación, a menos que sea un exhorto circulante. Luego se deberá agregar el exhorto tramitado por el
tribunal exhortado al proceso de que conoce el tribunal exhortante. Para saber la fecha de las actuaciones ante el tribunal
exhortado, puede pedir al tribunal que se fije una audiencia para la práctica de la diligencia y que se comunique por cédula a
un domicilio dentro del radio del tribunal exhortado.

VI. LAS RESOLUCIONES JUDICIALES.

A) CONCEPTO.

Son pronunciamientos que el tribunal debe dictar en el ejercicio de la jurisdicción. Son la actuación judicial más importante.
La resolución judicial es la manifestación externa de la voluntad del tribunal, ya sea para decidir sobre una solicitud,

69
Con la nueva Ley de Tramitación Electrónica, los exhortos llegaran mediante el sistema electrónico del Poder Judicial.

58
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

disponer una diligencia o actuación, o resolver el asunto que se le ha presentado.


Técnicamente, es el acto jurídico procesal que emana de los agentes de la jurisdicción, y mediante el cual se da curso
al procedimiento, se resuelven los incidentes que se promueven durante el curso de él, o se decide la causa o asunto
sometido a su conocimiento.
De un modo similar, Stoehrel define las resoluciones judiciales como “las declaraciones emanadas de los tribunales de
justicia sobre los puntos sometidos a su decisión. Ellas expresan una actividad mediante la cual el juez resuelve las
peticiones de las partes o dispone medidas procesales.”70

B) CLASIFICACIÓN.

1.- Según la nacionalidad del tribunal que las dicta: Nacionales y Extranjeras.

2.- Según la naturaleza del asunto en que se dictan: Civiles y Penales.

3.- Según la naturaleza del negocio en que se dictan: Contenciosas y No Contenciosas.

4.- Según la instancia: De Primera, Segunda o Única Instancia.

5.- Según el efecto de cosa juzgada:

a) Resoluciones Firmes o Ejecutoriadas: Aquellas que producen plenamente el efecto de cosa juzgada, conforme a
lo prescrito en el artículo 174 del Código de Procedimiento Civil. De acuerdo a este precepto, para determinar cuándo una
resolución adquiere este carácter, se debe distinguir:
- Si no procede recurso alguno, desde que se haya notificado a las partes;
- Si proceden recursos, hay que distinguir:
 Si éstos se han deducido oportunamente, desde que se notifique el decreto que la mande cumplir (conocido
como “cúmplase”), una vez que terminen los recursos deducidos;
 Si no se han deducido, desde que transcurran todos los plazos que la ley concede para la interposición de
dichos recursos, sin que se hayan hecho valer por las partes. En este último caso, tratándose de sentencias
definitivas, certificará el hecho el Secretario del tribunal a continuación del fallo, el cual se considerará firme
desde este momento, sin más trámites. Esta constancia se conoce como Certificado de Ejecutoria.
b) No firmes o ejecutoriadas: No dan acción ni excepción de cosa juzgada.
c) Que causan ejecutoria: Son aquellas que, no obstante ser susceptibles de impugnación, dan acción de cosa
juzgada para pedir su cumplimiento, sin perjuicio de que quedará supeditado a lo que en definitiva resuelva el Tribunal de
Alzada. En términos más simples, son aquellas que, aun cuando no están firmes, pueden hacerse cumplir. Producen este
efecto las sentencias de primera instancia apeladas en el sólo efecto devolutivo, y las de segunda instancia que han sido
casadas.
d) Sentencia de Término: Si bien no cabe en esta clasificación, el artículo 98 del Código de Procedimiento Civil se
refiere a ella, la que es definida por la doctrina como aquella que pone fin a la última instancia del juicio.

6.- Según su contenido:

A.- Constitutivas: Crean, modifican o extinguen una situación jurídica.

70
Stoehrel Maes, Carlos Alberto: De las Disposiciones Comunes a Todo Procedimiento y de los Incidentes, Edit. Jurídica
de Chile, 5ª edición, Santiago, 1993, p. 93.

59
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

B.- Declarativas: Deciden sobre la existencia o inexistencia de una situación jurídica.


C.- Cautelares: Declaran, por vía sumaria, una medida de seguridad.
D.- De Condena: Imponen el cumplimiento de una prestación.

7.- Según su naturaleza jurídica (Art. 158 CPC):

a) Sentencias Definitivas: Son aquellas que: 1) ponen fin a la instancia 71, 2) resolviendo la cuestión o asunto que ha
sido objeto del juicio. Son dos requisitos copulativos (la sentencia de casación no cumple el primero, y la que declara el
abandono no cumple el segundo, por lo que no pertenecen a esta clase).
b) Sentencias Interlocutorias: Son aquellas que fallan un incidente del juicio, estableciendo derechos permanentes
en favor de las partes (de primer grado), o bien aquellas que resuelven sobre algún trámite que debe servir de base en el
pronunciamiento de una sentencia definitiva o interlocutoria (de segundo grado). También se clasifican en aquellas que
ponen término al juicio o hacen imposible su continuación (ej.: abandono del procedimiento) y aquellas que no producen
este efecto.
Las sentencias interlocutorias, atendiendo a la procedencia o no del Recurso de Casación en la Forma, también se pueden
clasificar en: i) Sentencias interlocutorias que ponen término al juicio o hacen imposible su continuación: respecto de
ellas procede el Recurso de Casación en la Forma (Art. 766 inciso 1° CPC); y ii) Sentencias interlocutorias que no ponen
término al juicio ni hacen imposible su continuación: respecto de ellas no cabe el Recurso de Casación en la Forma.
c) Autos: Resuelve un incidente del juicio sin ninguno de los efectos propios de una sentencia interlocutoria (o sea,
sin establecer derechos, o bien estableciendo derechos que no son permanentes).
d) Decretos, Providencias o Proveídos: No resuelven nada, sino que únicamente tienen por finalidad dar curso
progresivo a los autos. Sólo tienen por objeto determinar o arreglar la sustanciación del proceso. Un ejemplo muy común
de decreto son los “Téngase presente”.

La importancia de este criterio de clasificación –que por lo demás es el único considerado expresamente en la ley– se
desprende de los siguientes elementos:
i. Varía la forma de notificación (Art. 48 y 50 del CPC).
ii. En los tribunales colegiados, varía el número de miembros que se requieren para su dictación (Art. 168 del CPC).
iii. Tienen distintas formalidades y requisitos (Art. 169 a 171 del CPC).
iv. En cuanto a sus efectos:
- Las sentencias definitivas e interlocutorias, una vez notificadas a alguna de las partes, producen el desasimiento del
tribunal.
- Sólo las sentencias definitivas e interlocutorias (firmes) producen cosa juzgada, que es un efecto de permanencia, de
inmutabilidad, de inimpugnabilidad, de cumplimiento y de verdad judicial (artículo 175 del CPC).
v. Varían los medios de impugnación.

Finalmente, es pertinente añadir que existen determinadas resoluciones judiciales que no concuerdan con ninguna de las
categorías precedentemente señaladas, tales como el Sobreseimiento Definitivo en materia penal, la sentencia que falla un
Recurso de Casación, la que acoge provisionalmente la demanda en el Juicio Sumario, etc.

C) REQUISITOS O FORMALIDADES DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES.

1.- Requisitos Comunes o Generales a toda Resolución.

71
En consecuencia, puede ser una sentencia definitiva de primera, segunda o única instancia.

60
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Los artículos 61 y 169 del Código de Procedimiento Civil contienen los requisitos comunes a toda resolución judicial,
cuales son:
a) Fecha y lugar en que se expide, expresado en letras.
b) Firma del juez o jueces que la dicten.
c) Autorización del Secretario.
d) Si se trata de la primera resolución judicial, debe indicar el número de rol (Art. 51 CPC) y la cuantía.

2.- Requisitos Particulares o Especiales.

a) Decretos: No tienen mayores formalidades, por lo que basta que cumplan con los requisitos comunes, y que
indiquen el trámite o decisión que el tribunal ordena.

b) Autos y Sentencias Interlocutorias: Deben cumplir con los siguientes requisitos adicionales:
i. Deben pronunciarse sobre condena en costas (autos e interlocutorias de primer grado).
ii. Deben resolver el asunto sometido a su decisión.
iii. Pueden eventualmente, en cuanto la naturaleza del negocio lo permita, contener las consideraciones de
hecho o de Derecho que sirven de fundamento a la sentencia, y la enunciación de las leyes, o en su defecto de los
principios de equidad, con arreglo a los cuales se pronuncia el fallo; pero no es indispensable (Art. 171 CPC).

c) Sentencias Definitivas de Primera o Única Instancia: En este punto, hay que tener en cuenta tanto el artículo
170 del Código de Procedimiento Civil como el Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema sobre la Forma de las
Sentencias del 30 de Septiembre de 1920 (apéndice del Código de Procedimiento Civil). Se exige entonces:

i. Parte Expositiva: Tiene por objeto dejar de manifiesto que el tribunal comprendió realmente la naturaleza del problema
sometido a su conocimiento y decisión. Incluye:
 La designación precisa de las partes litigantes, su domicilio y profesión u oficio.
 La enunciación breve de las peticiones o acciones deducidas por el demandante y de sus fundamentos.
 Igual enunciación de las excepciones o defensas alegadas por el demandado.
 Indicar si se recibió la causa a prueba y si se citó a oír sentencia (Auto Acordado).

ii. Parte Considerativa: Su objeto es consignar los fundamentos de la sentencia, con la finalidad de evitar arbitrariedades.
Comprende:
 Consideraciones de hecho y de Derecho en que se funda el fallo.
 Identificación de todos los hechos que han sido fehacientemente acreditados a juicio del tribunal y la
exposición de los fundamentos que deben servir para aceptar o rechazar la prueba producida (Auto
Acordado).
 Enunciación de las leyes, o en su defecto los principios de equidad, con arreglo a los cuales se pronuncia el
fallo.

iii. Parte Resolutiva: Debe contener la decisión del asunto controvertido, pronunciándose sobre todas y cada una de las
acciones y excepciones, indicando si se aceptan o rechazan, y sólo respecto de ellas, salvo dos excepciones:
 Acciones o excepciones incompatibles con otras ya aceptadas.

61
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

 Casos en que el juez debe proceder de oficio, por lo que podrá extenderse a puntos no sometidos a su decisión, ya
que por regla general no puede pronunciarse sobre aspectos no sometidos expresamente a la decisión del tribunal,
bajo sanción de ser casada la sentencia por “ultra petita”. Esto se vincula con el respeto al principio de la
congruencia, consagrado en el artículo 160 del Código de Procedimiento Civil.
Eventualmente, las sentencias definitivas pueden incluir una especie de injerto de sentencia interlocutoria de segundo grado,
toda vez que deben pronunciarse sobre las costas y sobre la legalidad y comprobación de las tachas de testigos, cuando éstas
han sido dejadas para definitiva.

d) Sentencias Confirmatorias de Segunda Instancia:

i. Si la de primera instancia reúne todos los requisitos: Bastará con cumplir los requisitos comunes a toda resolución, más
la declaración “se confirma”.
ii. Si la de primera instancia no cumple con todos los requisitos: El artículo 170, inciso 2°, del Código de Procedimiento
Civil establece que deberá cumplir con todos los requisitos de una sentencia definitiva de primera instancia. En la
práctica, basta con subsanar el defecto. El único defecto no subsanable es la falta de pronunciamiento respecto de una
excepción opuesta en tiempo y forma. En este caso, el Tribunal de Alzada deberá o casarla de oficio, u ordenar al
tribunal a quo que complete la sentencia, suspendiendo entre tanto el fallo del recurso (Art. 776 CPC).
Excepcionalmente no rige esta norma, cuando las excepciones no han sido falladas por ser incompatibles con otras
aceptadas, o cuando se trate de una sentencia dictada en juicio sumario, casos en los cuales el tribunal ad quem puede
fallarlas.

e) Sentencias Modificatorias o Revocatorias de Segunda Instancia: Siempre deberá indicarse la opinión del o de los
Ministros disidentes (tribunal colegiado), y el nombre del Ministro que redactó el fallo. Además es menester hacer
nuevamente la misma distinción:
i. Si la de primera instancia cumple con todos los requisitos: Se cambian las partes considerativa y resolutiva
en lo pertinente.
ii. Si la de primera instancia no cumple con todos los requisitos: Deberán además subsanarse los defectos de
la de primera instancia.

3.- Impugnación de una resolución por la falta de requisitos de forma.

 Autos o Decretos: Recurso de Reposición (excepcionalmente apelación).


 Sentencias Interlocutorias: Recurso de Apelación (excepcionalmente reposición y casación en la forma cuando se
trate de aquellas que ponen término al juicio o hacen imposible su continuación).
 Sentencias Definitivas: Recursos de Apelación y Casación en la Forma, de conformidad a la causal del artículo 768
N° 5 del Código de Procedimiento Civil.

4.- Sanción por la falta de requisitos de forma.

a) Si se omiten los requisitos generales, no habrá resolución, sino que a lo más un proyecto de resolución.
b) Si se omiten requisitos especiales, hay que distinguir:
I. Decretos: No tiene requisitos, por lo que no hay sanción.
II. Auto: Si faltan las consideraciones de hecho y Derecho o la enunciación de las leyes o principios de equidad, es
válida la resolución, ya que el Código de Procedimiento Civil ha exigido el requisito de manera optativa o
voluntaria (“si la naturaleza lo permite”). En ese caso es posible pedir al juez que complete la resolución, quien

62
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

podría rechazar la solicitud, ya que depende de su discreción.


III. Sentencia interlocutoria: Si se omiten las consideraciones o las leyes o principios de equidad tampoco hay sanción,
por la misma razón establecida para los autos.
Si se omite la decisión, hay que distinguir:
a) Si se omite toda la decisión: no habrá sentencia.
b) Si se omiten algunos de los asuntos controvertidos, se debe nuevamente distinguir:
- Si se trata de aquellas que ponen término al juicio o hacen imposible su continuación: puede anularse
vía casación en la forma.
- Si no es de aquellas que ponen término al juicio o hacen imposible su continuación: no será anulable
por casación en la forma.
Para corregir las fallas se puede apelar siempre, pongan o no término o hagan o no imposible su continuación.
II. Sentencia definitiva: La falta de requisitos produce la nulidad y se puede recurrir por casación en la forma (Art. 768
N° 5 CPC) y también apelación.

5.- Modo de dictar las Resoluciones Judiciales (Art. 160 CPC).

Las sentencias se pronunciarán conforme al mérito del proceso, y no podrán extenderse a puntos que no hayan sido
expresamente sometidos a juicio por las partes, salvo en cuanto las leyes manden o permitan a los tribunales proceder de
oficio.
De esta norma deriva la frase que lo que no está en el proceso, no está en el “mundo” del juez.

D) EFECTOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES.

Procesalmente los efectos de la resolución judicial son:

1) Se adquiere la certeza o por lo menos la certidumbre por medio de una decisión, respecto de un conflicto o asunto
determinado, ya sea grande o pequeño (incidentes, o aún más pequeños como los trámites). Éste es el efecto común de todas
las resoluciones.

2) Efectos propios de las Sentencias definitivas o interlocutorias:

a) Desasimiento: Viene de la palabra desasir, esto es, se suelta la decisión, el asunto escapa del control del tribunal.
Procesalmente es aquel efecto que producen las sentencias definitivas e interlocutorias, en virtud del cual una vez que
han sido notificadas a alguna de las partes, no podrán ser modificadas o alteradas de ninguna manera por el tribunal
que las pronunció (Art. 182 CPC). No opera en los autos o decretos. Excepciones:
1) Recurso de Aclaración o Interpretación: Aquel que tiene por objeto aclarar puntos dudosos u oscuros de una
resolución (Art. 182 CPC). Existe la posibilidad de aclarar la sentencia en caso de que no quede claro lo que dicta
el juez, principalmente por puntos oscuros o dudosos o generalmente cuando hay contradicciones en la sentencia.
2) Recurso de Rectificación o Enmienda: Aquel que tiene por objeto salvar las omisiones y rectificar los errores de
copia, de referencia o de cálculos numéricos que aparezcan de manifiesto en la misma sentencia (Art. 182 CPC).
En realidad éstos no son verdaderos recursos, porque no cambian lo resuelto por el juez. Son excepciones formales
que no afectan realmente al desasimiento.
3) Recurso de Reposición que procede excepcionalmente contra sentencias interlocutorias. En efecto, el recurso
de reposición o de reconsideración es un medio de impugnar resoluciones judiciales cuyo objeto es lograr que el
mismo tribunal que dictó la resolución, la modifique o la cambie. La regla general es que el Recurso de Reposición

63
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

procede en contra de los autos y de los decretos, jamás procede contra las sentencias definitivas y,
excepcionalmente, se autoriza en contra de algunas sentencias interlocutorias:
a) Auto de prueba: Las partes pueden pedir dentro de un plazo de 3 días la reposición del auto de prueba (sentencia
interlocutoria que recibe la causa a prueba). El tribunal se pronuncia de plano sobre ella o la tramita como un incidente
(Art. 319 CPC).
b) Resolución que declara inadmisible una apelación: La admisibilidad es el análisis de procedencia que realiza el
tribunal respecto de la apelación. Por ejemplo, la puede rechazar por extemporánea. De la inadmisibilidad que declare
el tribunal, se puede pedir la reposición dentro de un plazo de 3 días (Art. 201 inciso 2º CPC).
c) Resolución que declara prescrito el recurso de apelación: La prescripción es una sanción por la inactividad de las
partes para que el recurso se resuelva. El impulso de la tramitación está en el apelante. Del fallo que declare admitida la
prescripción respecto del recurso de apelación puede pedirse la reposición dentro de tercero día, si dicho fallo aparece
fundado en un error de hecho (Art. 212 CPC).
d) Resolución que declare desierto el recurso de apelación: Cuando el apelante no se presenta a seguir, en segunda
instancia, el recurso dentro de un plazo que le pone la ley. De la deserción que declare el tribunal, se puede pedir la
reposición dentro de un plazo de 3 días (Art. 201 inciso 2º CPC).
e) Inadmisibilidad de la casación: Si se declara inadmisible la casación, se puede pedir la reposición dentro de tercero
día, fundada en un error de hecho (Art. 778 CPC).

b) Cosa Juzgada: Este efecto tiene dos caras o vertientes, una para accionar (“acción de cosa juzgada”) y la otra para
excepcionar (“excepción de cosa juzgada”). En los dos casos es la misma cosa juzgada. La función de la acción de cosa
juzgada es que se cumpla con lo decidido, y la de la excepción de cosa juzgada es evitar que se cambie aquello que se
decidió (no se agota ni prescribe, es permanente).

E) EL RAZONAMIENTO JUDICIAL.

Ha sido muy discutido el concepto sobre la operación mental que debe realizar el juez al resolver. En la sentencia el juez
debe dar las razones o fundamentos por las cuales toma la decisión. La sentencia judicial no es una operación técnica,
aritmética, científica ni mecánica, ya que el juez debe aplicar su inteligencia debido a que es un proceso intelectual.

Hay dos corrientes principales para explicar cómo funciona el razonamiento judicial:

1) Corriente silogística: El razonamiento judicial constituye un silogismo, en el cual hay una premisa mayor constituida por
el postulado general, y en este caso lo que la ley señala; una premisa menor, que será la del caso en particular; y una
conclusión.
El juez en su razonamiento para decidir compara ambas premisas y ve si concuerdan o no. Si concuerdan, aplica la ley y así
se determina quién tiene la razón. El problema es que tenemos varios silogismos, debido a que la ley tiene diversas
alternativas a seguir (juez debe ver cuál se aplica al caso), y se necesitan de muchos silogismos menores para llegar al
principal: el que vincula la ley con el caso particular. En base a esta teoría se podrían dictar resoluciones por un programa
computacional.

2) Corriente de la voluntad del juez: Es aquella que dice que la sentencia es un acto de la inteligencia del juez, en el cual lo
que interesa no es el silogismo sino la decisión del juez (la determinación de voluntad del mismo). En este acto de voluntad
lo importante es la elección de una acción. El juez está constantemente decidiendo y no sólo en base a la lógica sino también
a otros elementos:
a. Personales: por la experiencia del juez, ya sea humana o profesional.

64
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

b. Circunstanciales: se refiere a detalles de este asunto, en el fondo a que no hay dos casos exactamente iguales (ej.:
distintas personas, diferentes lugares, etc.).
c. De conjunto: el juicio siempre tiene una relación o concordancia y todo ese conjunto es el que da una impresión, la
cual se refleja en la decisión del juez.

Estas dos corrientes, en un sistema ideal, deben conjugarse. No es sólo lo que quiera el juez, ni tampoco es solo una lógica
mecánica. Si bien existe silogismo, porque siempre hay una premisa mayor y una menor, debe haber además un juicio
crítico del juez. Ej.: valorización de la prueba (a qué testigos le cree). Estos juicios críticos van señalando el silogismo
principal, cuál es la ley y cuál es el caso. Además el juez deberá fijarse en la coordinación entre las distintas normas, lo que
también es materia de un juicio crítico. Finalmente, la sentencia contiene una expresión de la convicción formada por el
juez, a través de la comparación mental entre la pretensión de la parte y la norma.
En el proceso mental que hacemos hay ciertas ideas inconscientes (procesos mentales automáticos, en base a los
conocimientos). En la práctica se llega primero a una decisión, antes de saber cómo se llegó, y luego se argumenta para
fundamentarla. Ésta es una argumentación gruesa, ya que no es muy detallada, no se explica cada uno de los pasos.

F) IMPUGNACIÓN DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES.

Por regla general, la impugnación de las resoluciones judiciales se concreta a través de la interposición de recursos, que son
aquellos actos jurídicos procesales de parte, realizados con la intención de impugnar una determinada resolución judicial,
esto es, de objetarla o reclamar en su contra con la finalidad de que se cambie, modifique, revoque o anule.

La impugnación puede perseguir diferentes objetivos:

a) Enmienda: tienen por objeto la revocación y/o modificación de la resolución.


i. Recurso de Aclaración o Interpretación: contra sentencias interlocutorias y definitivas.
ii. Recurso de Rectificación o Enmienda: contra sentencias interlocutorias y definitivas.
iii. Recurso de Reposición: Contra autos y decretos, y excepcionalmente contra sentencias interlocutorias.
iv. Recurso de Apelación: contra sentencias definitivas e interlocutorias de primera instancia, y excepcionalmente contra
autos y decretos que ordenen trámites no establecidos en la ley o que alteren la sustanciación regular del juicio (en
subsidio del recurso de reposición).

b) Nulidad: tienen por objeto la invalidación de la resolución.


i. Recurso de Casación en la Forma (Art. 766 CPC).
ii. Recurso de Casación en el Fondo (Art. 767 CPC).
iii. Recurso de Revisión (Art. 810 del CPC).
iv. Recurso de Nulidad (Art. 372 y ss. del Código Procesal Penal).

c) Otros Según la Naturaleza del Recurso:


i. Recurso de Amparo: protege el derecho constitucional a la libertad personal y la seguridad individual.
ii. Recurso de Protección: resguarda los derechos constitucionales afectados por actos u omisiones, arbitrarios o ilegales
que priven, perturben o amenacen el libre ejercicio de tales derechos.
iii. Recurso de Inaplicabilidad: vela por el principio de supremacía constitucional.
iv. Recurso de Queja: repara faltas o abusos graves cometidos en la dictación de una resolución judicial.

65
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

VII. LAS NOTIFICACIONES.

A) CONCEPTO.
Etimológicamente, el concepto de notificación se relaciona con la noticia, hacer conocido un hecho o ponerlo en
conocimiento de alguien en particular.
Jurídicamente, son aquellas actuaciones judiciales efectuadas en la forma que establece la ley, cuya finalidad esencial es dar
eficacia a las resoluciones judiciales y comunicar éstas a las partes o a terceros.
Para nosotros es el acto jurídico procesal o medio establecido por la ley, por el cual la autoridad judicial hace saber a
las partes o a terceros de las resoluciones dictadas por el tribunal que conoce del asunto.

B) IMPORTANCIA.
La relevancia de las notificaciones es múltiple, pero básicamente radica en lo siguiente:
1) Son una de las principales manifestaciones del principio de la bilateralidad de la audiencia.
2) Además son el mecanismo que permite dotar de eficacia a las resoluciones judiciales, toda vez que conforme al
artículo 38 del Código de Procedimiento Civil, éstas sólo producen sus efectos en virtud de notificación hecha con arreglo a
la ley. Esta regla general admite, según algunos autores, dos clases de excepciones:
a) Casos en que la resolución produce efectos aún sin notificación:
- Medidas Precautorias decretadas desde luego, si existen razones graves para ello (Art. 302 CPC).
- Resolución que declara desierta la apelación y aquellas que se dicten en segunda instancia respecto del
apelado rebelde (Art. 201 y 202 CPC).
- La resolución que ordena o deniega el despacho del mandamiento de ejecución y embargo (Art. 441 CPC).
- La resolución que ordena la suspensión de obra nueva (Art. 566 CPC).
b) Casos en que ni aún la notificación es suficiente para la plena eficacia de la resolución:
- Notificación por el Estado Diario respecto de resoluciones que requieren una forma especial de notificación
(en realidad no es excepción pues la resolución no ha sido notificada “con arreglo a la ley”).
- Embargo o Medidas Precautorias sobre inmuebles, requieren además la inscripción en el Conservador de
Bienes Raíces respectivo (no es excepción, pues es un problema de oponibilidad y no de validez o eficacia).
3) La notificación de una sentencia definitiva o interlocutoria produce el desasimiento, en virtud del cual el tribunal que la
dictó se ve impedido de alterarla o modificarla con posterioridad (Art. 182 CPC).
Las notificaciones son actos jurídicos procesales de carácter unilateral, lo que implica que no requieren del
consentimiento del notificado para ser válidas (Art. 39 CPC).
Tampoco se exige declaración alguna del notificado, salvo: 1) Que la resolución así lo ordene; 2) Cuando la resolución, por
su naturaleza, requiere tal declaración; o 3) Cuando la ley permite apelar en el acto de la notificación.

C) CLASIFICACIÓN.

1. Según su objetivo o finalidad inmediata:


a.- Notificación para citación: Es el llamado a una de las partes o a un tercero para que comparezca al tribunal de
la causa para un objeto determinado, bajo apercibimiento de hacerse merecedor de las sanciones establecidas
en la ley.
b.- Notificación para emplazamiento: Es el llamado a las partes para que, dentro de un determinado plazo, hagan
valer sus derechos en juicio.
c.- Notificación para requerimiento: Apercibimiento a una de las partes para que ejecute una prestación
determinada.
d.- Notificación Propiamente Tal (o de conocimiento o información): Es la puesta en conocimiento de las partes o

66
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

de terceros, de la dictación de una resolución, a fin de que ésta produzca sus efectos legales. Es la regla
general.
2. Según su forma: Las analizaremos a continuación.
a.- Notificación Personal en Persona o Personal Propiamente Tal: Es aquella que consiste en entregar a la persona
a quien se debe notificar, en forma personal, copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que haya
recaído, cuando ésta fuere escrita (Art. 40 CPC).
b.- Notificación Personal Subsidiaria o del Artículo 44 del Código de Procedimiento Civil: Es aquella que se
aplica cuando al intentar en primer término la notificación personal en persona, el notificado no es habido. A
diferencia de la notificación en persona, ésta sólo puede practicarla el Receptor o eventualmente un Notario en
su defecto. Es un procedimiento que consta de varias etapas.
c.- Notificación por Cédula: Consiste en la entrega que hace el ministro de fe en el domicilio del notificado, de
copia íntegra de la resolución y de los datos necesarios para su acertada inteligencia (Art. 48 CPC).
d.- Notificación por el Estado Diario: Es una ficción legal en virtud de la cual se entiende practicada la
notificación por el sólo hecho de incluirse en una lista, la noticia de haberse dictado una resolución en un
determinado proceso (Art. 50 CPC).
e.- Notificación por Avisos: Es aquella notificación sustitutiva de la personal o de la por cédula, que se utiliza
respecto de personas cuya individualidad o residencia es difícil de determinar o que por su número dificulten
considerablemente la práctica de la diligencia (Art. 54 CPC).
f.- Notificación Tácita: Es aquella que se verifica en caso de que no se haya realizado notificación alguna o se
haya efectuado en otra forma que la legal, consistiendo en que se tendrá por notificada una resolución desde
que la parte a quien afecte haga en el juicio cualquiera gestión que suponga conocimiento de dicha resolución,
sin haber antes reclamado la falta o nulidad de la notificación (Art. 55 CPC).
g.- Notificación Ficta o Presunta Legal: Cuando se ha efectuado una notificación nula, y el afectado comparece en
el procedimiento a alegar tal nulidad, la ley establece que una vez fallado el incidente y declarada la nulidad, la
resolución judicial se entenderá notificada desde que se notifique válidamente la sentencia que declara la
nulidad de su notificación.
h.- Notificación por Carta Certificada.
i.- Notificaciones Especiales.

D) REQUISITOS COMUNES A TODA NOTIFICACIÓN.


1) En días hábiles: Son hábiles para notificar todos los días de la semana, salvo que la notificación se verifique en el
oficio del Secretario, despacho del tribunal u oficina del ministro de fe, caso en el cual sólo son hábiles de lunes a
sábado y en hora de audiencia. Cabe tener presente la norma del artículo 41 del Código de Procedimiento Civil
para el caso de notificación en día inhábil, donde se establece un horario especial que se indica en el número
siguiente.
2) En horas hábiles (Art. 41 CPC): Hay que distinguir según el lugar en que se notifica:
- Lugares y recintos de libre acceso público: Es hábil cualquier hora, procurando causar la menor molestia al
notificado. Existe una norma de excepción en el juicio ejecutivo a este respecto, ya que el requerimiento de
pago no puede hacerse en público, y en el caso de haberse notificado la demanda en un lugar o recinto de libre
acceso a público, debe estarse a lo dispuesto en el N° 1 del artículo 443 del Código de Procedimiento Civil,
esto es, se le debe dejar cédula de espera para que el deudor concurra en cierto día y hora, en el lugar que fije
el ministro de fe para practicar el requerimiento.
- Morada, donde pernocta, donde trabaja o cualquier otro recinto privado al cual se permita acceso al ministro
de fe: Es hábil el horario que medie entre las 06:00 y las 22:00 horas, sin perjuicio de que el tribunal pueda
habilitar otras horas.

67
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

- Oficio del Secretario, la casa que sirva para despacho del tribunal u oficina o despacho del ministro de fe:
entre las 08:00 y las 20:00 horas.
3) Debe dejarse constancia escrita en el expediente (Arts. 43 y 61 CPC).
4) Autorizada y firmada por un ministro de fe.

E) LA NOTIFICACIÓN PERSONAL PROPIAMENTE TAL.

1. Concepto.

Es aquella que consiste en entregar a la persona a quien se debe notificar, en forma personal, copia íntegra de la resolución y
de la solicitud en que haya recaído, cuando ésta fuere escrita (Art. 40 CPC).
Sus requisitos podemos dividirlos en aquellos que son comunes a toda actuación judicial y sus requisitos propios.

2. Requisitos Propios.

a.- En lugar hábil. Son hábiles para estos efectos (Art. 41 CPC):
I. Lugares y recintos de libre acceso público.
II. La morada del notificado o el lugar donde pernocta.
III. El lugar donde ordinariamente ejerce su industria, profesión u empleo.
IV. Cualquier otro recinto privado en que se encuentre el notificado y al cual se permita el acceso del ministro
de fe.
V. El oficio del Secretario, la casa que sirve de despacho del tribunal y la oficina o despacho del ministro de fe.
Los jueces no podrán, sin embargo, ser notificados en el local en que desempeñen sus funciones.
VI. Cualquier otro lugar habilitado si el notificado no tiene habitación conocida, para lo cual se solicita
habilitación de lugar. La circunstancia de no tener habitación conocida se acreditará por certificado de un
ministro de fe que afirme haber hecho las indagaciones posibles, de las cuales dejará testimonio detallado en
la respectiva diligencia (Art. 42 CPC).
b.- Efectuada por funcionario competente. Son competentes para notificar:
i) El Secretario del tribunal (Art. 380 COT), pero sólo para las notificaciones personales al interior de su oficio.
El Secretario puede delegar bajo su responsabilidad esta función en el oficial primero de la secretaría.
ii) El Receptor (Art. 390 COT), en cualquier lugar –dentro de su jurisdicción– salvo en el oficio del Secretario.
iii) El Notario, excepcionalmente en aquellos lugares en que no hay Receptores.
c.- En la forma que establece la ley: Debe entregarse copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que recae si es
escrita, personalmente al notificado (Art. 40 CPC). La notificación se hace constar en el proceso por la diligencia que
deberá suscribir (firmar) el notificado y el ministro de fe, debiendo dejar el ministro de fe testimonio en la misma
diligencia en el caso de que el notificado no quiera o no pueda firmar. La certificación deberá además señalar la fecha,
hora y lugar donde se realizó la notificación, debiendo precisar la manera o medio con que el ministro de fe comprobó
la identidad del notificado (Art. 43 CPC).

3. Procedencia.

Respecto de la procedencia de la notificación personal, la regla es que ésta puede utilizarse en cualquier caso, por ser la más
completa y perfecta que establece la ley (Art. 47 inciso 2º CPC). Especialmente se pueden notificar de esta forma todas
aquellas resoluciones que se deben notificar por cédula (Arts. 52, 56 y 431 CPC).
No obstante lo anterior, existen casos en que es obligación utilizar la notificación personal:

68
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

a) La primera notificación a las partes o a quienes afecten los resultados del juicio: sólo respecto del sujeto pasivo (al
actor se le notifica por el estado diario de esta resolución). No necesariamente es la demanda, pues en determinados
casos el procedimiento puede iniciarse de otra forma, como por ejemplo con una medida prejudicial.
Cuando la ley lo ordena para la validez de un acto (Art. 47 CPC), como por ejemplo: en la cesión de créditos
nominativos.
b) Si transcurren más de 6 meses sin que se dicte resolución alguna en el proceso, la primera resolución luego de 6
meses debe notificarse personalmente o por cédula (Art. 52 CPC).
c) Las notificaciones que se practiquen a terceros se notifican personalmente o por cédula (Art. 56 CPC).
d) Cuando el tribunal lo ordene expresamente, pues es supletoria de las demás (Art. 47 CPC).

F) LA NOTIFICACIÓN PERSONAL SUBSIDIARIA O DEL ARTÍCULO 44 DEL CÓDIGO DE


PROCEDIMIENTO CIVIL.

1. Concepto.

Es aquella que se aplica cuando al intentar en primer término la notificación personal en persona, el notificado no es habido.
A diferencia de la notificación en persona, ésta sólo puede practicarla el Receptor o eventualmente un Notario en su defecto.
Es un procedimiento que consta de varias etapas.

2. Etapas.

a) Búsqueda: Debe haberse buscado al notificado en dos días distintos, en su habitación o en el lugar donde
habitualmente ejerce su industria, profesión o empleo, sin haberlo encontrado.
b) Certificado: Luego de efectuar las búsquedas sin resultados positivos, el Receptor deberá dejar constancia en el
expediente de que la persona no ha sido habida, le consta que se encuentra en el lugar del juicio y que sabe cuál es su
morada o el lugar donde habitualmente ejerce su industria, profesión o empleo.
c) Solicitud: Con el mérito del certificado del Receptor, el solicitante está en condiciones de pedir al tribunal que se
reemplace la notificación personal en persona por la subsidiaria del artículo 44 del Código de Procedimiento Civil.
d) Resolución: Si se encuentran debidamente acreditados los supuestos legales, es una obligación para el tribunal
ordenar esta forma de notificación.
e) Notificación: Se cumple entregando las copias a que se refiere el artículo 40 del Código de Procedimiento Civil
(copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que haya recaído cuando sea escrita), a cualquier persona adulta que se
encuentre en la morada o en el lugar donde habitualmente ejerce su industria, profesión o empleo el notificado. Si es un
edificio o recinto al que no se permite el libre acceso, se le puede entregar al portero o encargado. Si no hay nadie o ningún
adulto, o la persona adulta se niega a recibirla, se cumple la diligencia fijando un aviso en la puerta que dé noticia de la
demanda u otra solicitud, con indicación de las partes, materia, juez y resoluciones que se notifican. Para algunos esta
notificación debe incluir la solicitud de notificación subsidiaria y su proveído. En la práctica, si no hay nadie se tira un sobre
debajo de la puerta.
f) Aviso: El Receptor debe enviar carta certificada al notificado dentro de 2 días contados desde la fecha de la
notificación o desde que se reabran las oficinas de correo, si la notificación se hubiere efectuado en domingo o festivo. Si se
omite este aviso, no se invalida la notificación, pero el Receptor será responsable tanto civil (daños y perjuicios) como
disciplinariamente (Art. 46 CPC). Esto implica que el legislador privilegia la seguridad jurídica por sobre la bilateralidad de
la audiencia. El aviso o carta deberá consistir en tarjeta abierta que llevará impreso el nombre y domicilio del Receptor y
deberá indicar el tribunal, el número de ingreso de la causa y el nombre de las partes.
g) Acta y Devolución de Expediente: La diligencia de la notificación se extenderá en la forma que determina el

69
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

artículo 43 del Código de Procedimiento Civil (Arts. 45 y 46 CPC):


- Se hará contar en el proceso por diligencia suscrita por la persona que reciba las copias, si puede hacerlo, dejando
testimonio de su nombre, edad, profesión y domicilio; y el ministro de fe dejando testimonio en caso de que la
persona que reciba las copias no quiera o no pueda firmar.
- La certificación deberá además señalar la fecha, hora y lugar donde se realizó la notificación.
- En el testimonio de la notificación deberá además expresarse el hecho del envío del aviso, la fecha, la oficina de
correo donde se hizo y el número de comprobante emitido por dicha oficina. Este comprobante deberá ser pegado al
expediente a continuación del testimonio.

G) LA NOTIFICACIÓN POR CÉDULA.

1. Concepto.

Consiste en la entrega que hace el ministro de fe en el domicilio del notificado, de copia íntegra de la resolución y de los
datos necesarios para su acertada inteligencia (partes, N° de rol, tribunal, materia, etc.).

2. Requisitos Propios.

a.- Lugar Hábil: Sólo el domicilio del notificado, que es aquel que éste ha declarado en su primera presentación en
el expediente. Para estos efectos, todo litigante deberá, en su primera gestión judicial, designar un domicilio
dentro de los límites urbanos del lugar en que funciona el tribunal respectivo, y esta designación se considerará
subsistente mientras no haga otra la parte interesada, aun cuando de hecho cambie su morada (Art. 49 CPC). Si
un litigante no designa domicilio o designado éste se encuentra fuera de los límites urbanos, las resoluciones
que deban notificarse de esta forma, lo serán tan sólo por el Estado Diario (Art. 53 CPC). Esta sanción no se
aplica al litigante rebelde, pues éste no ha podido cumplir con la exigencia del artículo 49 del Código de
Procedimiento Civil.
b.- Funcionario Competente: Sólo el Receptor.
c.- En la forma que establece la ley: Entregar en el domicilio del notificado, copia íntegra de la resolución y de los
datos para su acertada inteligencia.
d.- Testimonio: Se pondrá en los autos testimonio de la notificación con expresión del día y lugar, nombre, edad,
profesión y domicilio de la persona a quien se haga la entrega.

3. Procedencia (Art. 48 CPC).

Las resoluciones que deben notificarse por cédula son las siguientes:
a) Sentencias Definitivas de Primera o Única Instancia.
b) Resoluciones que ordenan la comparecencia personal de las partes.
c) Resolución que recibe la causa a prueba en el juicio principal.
d) Si transcurren más de 6 meses sin que se dicte resolución alguna en el proceso, la primera resolución luego de 6
meses debe notificarse personalmente o por cédula (Art. 52 CPC).
e) Las notificaciones que se practiquen a terceros se notifican personalmente o por cédula (Art. 56 CPC).
f) Cuando el tribunal lo ordene expresamente (Art. 48 inciso final CPC) o en los casos que la ley lo establezca.
g) Con la próxima entrada en vigencia de la Ley sobre Tramitación Electrónica, se permitirá a las partes proponer para
sí una forma de notificación electrónica, la que el tribunal podrá aceptar aun cuando la ley disponga que la
notificación deba realizarse por cédula si, a opinión del tribunal, resultare suficientemente eficaz y no causare

70
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

indefensión (Art. 8 de la Ley N° 20.886)

H) LA NOTIFICACIÓN POR EL ESTADO DIARIO.72

1. Concepto.

Es una ficción legal en virtud de la cual se entiende practicada la notificación por el sólo hecho de incluirse en una lista, la
noticia de haberse dictado una resolución en un determinado proceso.

2. Procedencia.

Es la regla general en materia de notificaciones. El artículo 50 del Código de Procedimiento Civil señala que las
resoluciones no comprendidas en los artículos anteriores se entenderán notificadas a las partes desde que se incluyan en el
estado.

3. Requisitos Propios.

a.- Funcionario Competente: La notificación por el Estado corresponde practicarla al Secretario del tribunal o
excepcionalmente al oficial primero.
b.- Forma de Efectuarlo: El estado debe cumplir con todos los requisitos indicados en el artículo 50 del Código de
Procedimiento Civil:
I. Se confecciona diariamente.
II. Se encabeza con la fecha del día en que se forma.
III. Se deben mencionar las causas ordenadas por número de rol, expresado en cifras y letras, y además por
los apellidos del demandante y el demandado o de los primeros que figuren con dicho carácter si son
varios, en las cuales se hayan dictado resoluciones ese día. Para estos efectos, a todo proceso que se
inicia se le asigna un número de orden en la primera resolución que se dicta y con él figurará en el rol
del tribunal (Art. 51 CPC).
IV. Luego, se indica la cantidad de resoluciones dictadas en cada una de las causas.
V. Finalmente, debe llevar el sello y firma del Secretario.
VI. Se debe mantener por a lo menos 3 días en un lugar accesible al público, cubierto de vidrio u otra
forma que impida alterarlos.
VII. Se encuadernan por orden de fecha y se archivan mensualmente.
VIII. De las notificaciones que se practiquen por el estado deberá dejarse testimonio en autos. Los errores u
omisiones en dicho testimonio no invalidarán la notificación y sólo serán sancionados con multa de 0,5
a 1 UTM a petición de parte o de oficio (Art. 50 inciso final CPC).

I) LA NOTIFICACIÓN POR AVISOS.

1. Concepto.

72
En la reforma procesal civil, se elimina la notificación por estado diario y se crea el mecanismo de notificación “mediante
registro”, es decir, respecto de las resoluciones en que procede (hipótesis semejantes a las del actual Estado Diario) las
partes se entienden notificadas de las resoluciones una vez que éstas se incorporan en el “registro desmaterializado”. Otra
importante innovación en materia de notificaciones, es que se establece la posibilidad que la parte ofrezca una manera de ser
notificada, por ejemplo a través de correo electrónico.

71
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Es aquella notificación sustitutiva de la personal o de la por cédula, que se utiliza respecto de personas cuya individualidad
o residencia es difícil de determinar o que por su número dificulten considerablemente la práctica de la diligencia (Art. 54
CPC).

2. Requisitos Propios.

i. Que la resolución deba notificarse personalmente o por cédula.


ii. Que a quien deba notificarse se encuentre en Chile (requisito jurisprudencial).
iii. Que se den alguna de las circunstancias que habilitan para solicitar al tribunal esta forma de notificación:
- Personas cuya individualidad o residencia es difícil de determinar;
- Personas que por su número dificulten considerablemente la práctica de la diligencia.
iv. Que el tribunal aprecie los antecedentes con conocimiento de causa. El “conocimiento de causa” normalmente
se logra luego de remitir oficios a diversas entidades solicitando información que permita facilitar la
gestión, tales como Registro Civil, Policía Internacional, Correos de Chile, etc. Este requisito se exige
para autorizar esta forma de notificación y para determinar los diarios en que haya de efectuarse y el
número de veces en que debe repetirse, que no puede bajar de tres.

3. Forma de Practicarla.

La notificación por avisos se realiza a través de a lo menos 3 publicaciones en un diario del lugar en que se sigue el juicio, o
de la cabecera de la provincia o de la capital de la región si allí no los hay. Estos avisos contendrán los mismos datos que se
exigen para la notificación personal (copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que recayó si esta fue escrita), pero si
la publicación de esta forma es muy dispendiosa, atendida la cuantía del negocio, el tribunal puede disponer que se realice
en un extracto que será redactado por el Secretario del tribunal.
Si se trata de la primera notificación, es necesario publicar además en el Diario Oficial del día 1° o 15 del mes, o al día
siguiente hábil si no se ha publicado en las fechas indicadas por ser feriados.
La notificación se entiende perfeccionada con la última publicación que se efectúe, y a partir de esa fecha comienzan a
correr los plazos.
La persona interesada en esta notificación acompañará (al Secretario) los 3 diarios en que fue publicado el aviso. El
Secretario procederá a pegarlos en el expediente y dejar constancia de haberse practicado la notificación.

J) LA NOTIFICACIÓN TÁCITA.

Es aquella que se verifica en caso de existir notificaciones defectuosas (que se verificaron en otra forma que la legal) o
inclusive en caso de no existir ninguna notificación respecto de una determinada resolución judicial.
Se produce cuando la persona a quien debiera haberse notificado, efectúa en el proceso cualquier gestión, distinta de alegar
la nulidad de la notificación, que supone que ha tomado conocimiento de ella (Art. 55 inciso 1º CPC). En este caso se le
tiene por notificada a dicha persona. Se fundamenta en los principios de economía procesal y de prevención de nulidad, y
puede suplir a cualquier clase de notificación.

K) LA NOTIFICACIÓN FICTA O PRESUNTA LEGAL.

Cuando se ha efectuado una notificación nula, y el afectado comparece en el procedimiento a alegar tal nulidad, la ley
establece que una vez fallado el incidente y declarada la nulidad, la resolución judicial (cuya notificación se declaró nula) se
entenderá notificada desde que se notifique válidamente la sentencia que declara la nulidad de su notificación.

72
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

En caso de que la nulidad de la notificación sea declarada por un tribunal de segunda instancia, conociendo de un Recurso
de Apelación interpuesto en contra la resolución del tribunal de primera instancia que rechazó el incidente, la notificación se
entenderá practicada desde que se notifique el “cúmplase” de la resolución del Tribunal de Alzada que dio lugar a la nulidad
de la notificación.
Esta notificación opera por el sólo ministerio de la ley y se fundamenta en el principio de economía procesal, toda vez que
antes de la introducción de esta norma (Art. 55 inciso 2º CPC) si se anulaba una notificación, debía efectuarse nuevamente
toda la diligencia.

L) LA NOTIFICACIONES ESPECIALES.

1) Muerte Presunta: Previo a la declaración judicial de la muerte presunta, se deben practicar 3 publicaciones cada
dos meses en el Diario Oficial.
2) Cambio de Nombre: Debe publicarse un extracto en el Diario Oficial del día 1° o 15 del mes, o al día siguiente
hábil si no se ha publicado en las fechas indicadas por ser feriados.
3) Carta Certificada: Es propia de los Juzgados de Policía Local, en materia tributaria, en el Código de Justicia
Militar y también se aplica en los Juzgados de Familia. Es una comunicación que se envía por correo y que puede
contener ya sea el aviso de que se ha dictado una resolución (carta certificada simple o aviso: equivalente al estado
diario) o puede contener además copia íntegra de la resolución (carta certificada transcrita: equivale a la
notificación por cédula). Tiene además la particularidad de que la notificación se perfecciona sólo transcurridos
cierto número de días desde que es despachada, número que varía según el tribunal de que se trate. Surge el
problema respecto de cuándo se entiende notificado:
- Código de Justicia Militar: al día subsiguiente de despachada la carta.
- Código Tributario, Juzgados de Policía Local y Juzgados de Familia: 3 días contados desde el
despacho de la carta.
4) Cédula de Espera: Es una citación al ejecutado a la oficina del Receptor para que concurra a ella a que se le
practique el requerimiento de pago (Art. 443 Nº 1 CPC).
5) Procedimiento Arbitral: Las notificaciones serán personales, por cédula o de la manera que de común acuerdo
establezcan las partes (Art. 629 CPC). Las partes pueden acordar cualquier tipo de notificación como fax,
telegramas, e-mail, etc.
6) Sentencia de Partición de Bienes (Art. 664 CPC): respecto de la sentencia de los juicios de Partición de Bienes –
denominada Laudo y Ordenata– se entenderá practicada la notificación desde que se notifique a las partes sólo el
hecho de su pronunciamiento. Los interesados podrán imponerse de las resoluciones en la oficina del actuario y
deducir los recursos a que haya lugar dentro del plazo de quince días. Lo que se notifica no es el laudo y ordenata,
sino el hecho de haberse dictado la sentencia, ya que ésta es muy extensa. Entonces la parte debe ir donde el
actuario para enterarse de la sentencia.
7) En los Juicios de Mínima Cuantía: Las notificaciones personales o por cédula pueden ser practicadas por un
Carabinero o por un vecino del lugar. Lo mismo rige para los requerimientos de pago en los juicios de mínima
cuantía (Arts. 705 y 730 CPC).
8) Procedimientos Laborales: La notificación se practicará por un Receptor o por un empleado del respectivo
tribunal (Receptor Ad-Hoc), designado para ello por el juez, de oficio o a petición de parte (Art. 430 inciso 2º del
Código del Trabajo).
9) Procesal Penal: Cualquier interviniente puede pedir que se le notifique de alguna manera que a él le convenga
(correo electrónico, etc.).

VIII. LOS PLAZOS.

73
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

A) CONCEPTO.

Para el Derecho en general, el plazo es un hecho futuro y cierto del cual depende el ejercicio o la extinción de un derecho.
Más específicamente, para el Derecho Procesal el plazo es la época señalada para el ejercicio de un derecho o para la
práctica de un acto jurídico procesal o una actuación judicial.
El Código de Procedimiento Civil, a diferencia del Código Civil, no define plazo, pero del contexto de su regulación puede
entenderse como aquel término (espacio de tiempo) fijado por la ley, el juez (resolución) o las partes (convenio), para el
ejercicio de una facultad (derecho), o para la realización de un acto jurídico procesal dentro del proceso.

B) REGLAMENTACIÓN.

La reglamentación de los plazos es especialmente relevante en lo que a la forma de computarlo se refiere. A este respecto se
aplican casi sin modificaciones las normas del Código Civil, especialmente su artículo 48 que contiene las siguientes reglas:
a) Los plazos deben ser completos y correrán hasta la medianoche del día en que vencen (último día del plazo),
cuando sean de días, meses o años.
b) El primero y el último día de un plazo de meses o años deben tener el mismo número en el respectivo mes, o el
inmediatamente anterior si no existe tal número en el mes del vencimiento; así el plazo de un mes podrá ser de 28,
29, 30 ó 31 días y el plazo de un año de 365 ó 366 días según los casos.
c) Si un plazo de meses o años principia en algún día que no existe en el mes del vencimiento, porque el primero tiene
más días que el segundo, el plazo expira el último día del referido mes (del último).

C) CLASIFICACIÓN.

1) Según la manifestación o la manera como se expresa:


a. Expreso: Es aquel que se establece en términos explícitos.
b. Tácito: Es aquel que se desprende inequívocamente de ciertos hechos.

2) Según su determinación:
a. Determinado: Es aquel en que se sabe la fecha en que ocurrirá.
b. Indeterminado: Es aquel en que no se sabe la fecha en que ocurrirá. Ej.: la muerte.

3) Según quién los establece, su fuente u origen inmediato: Pueden ser legales, judiciales o convencionales. Sin
embargo, se hace presente que el origen mediato de todo plazo será siempre la ley. La importancia de esta clasificación es
para efectos de la prórroga y para determinar el carácter fatal o no fatal de los plazos.
a. Plazos Judiciales: Son aquellos señalados en una resolución judicial. Sólo pueden fijarse en los casos en que la ley
faculta expresamente al tribunal para ello (es excepcional).
b. Plazos Legales: Son aquellos señalados en un precepto legal. Son la regla general, pues desde un punto de vista
formal el proceso se encuentra constituido por un conjunto de actuaciones judiciales que deben irse cumpliendo
unas a continuación de las otras y en las oportunidades (plazos) que la propia ley determina.
c. Plazos Convencionales: Son aquellos que señalan de común acuerdo las mismas partes litigantes.

4) Según su extensión o las unidades de tiempo utilizadas: Existen plazos de horas, días, meses y años. Los de días son
la regla general. Aquellos plazos de días establecidos en el Código de Procedimiento Civil se suspenden durante los días
feriados (Art. 66 CPC). Los plazos de horas son muy excepcionales (v. g. Apelación del Recurso de Amparo).

74
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

5) Según si extinguen una facultad: Pueden ser fatales o no fatales. La importancia de esta clasificación es que sobre
ella se construye en gran medida el principio de la preclusión.
a. Fatales: Son aquellos que expiran por el simple transcurso del tiempo. Su efecto es que se considera
irrevocablemente extinguido el derecho que ha debido hacerse valer dentro del plazo y no lo ha sido, por el solo
ministerio de la ley y sin necesidad de dictarse resolución alguna por parte del tribunal para que se entienda
precluido el derecho. Los plazos que establece el Código de Procedimiento Civil son fatales (Art. 64 CPC)
cualquiera que sea la forma en que se expresen. Para la prosecución posterior del juicio una vez trascurrido el plazo
fatal, el tribunal, de oficio o a petición de parte, proveerá lo que convenga, sin necesidad de certificado previo.
b. No fatales: Son aquellos que no expiran por el transcurso del tiempo, sino en virtud de declararse la
correspondiente rebeldía. Son de esta clase aquellos plazos que están establecidos para la realización de
actuaciones propias del tribunal (excepción: Art. 159 CPC, respecto de las medidas para mejor resolver, las cuales
si se dictan fuera del plazo de 10 días se tienen por no decretadas).
6) Según la posibilidad de extender su vigencia:
a. Plazos Prorrogables: Son aquellos que se pueden aumentar más allá de su natural vencimiento. Sólo pueden
prorrogarse los términos judiciales concurriendo los siguientes requisitos: i) que se pida la prórroga antes del
vencimiento del término; ii) que se alegue justa causa, la que será apreciada prudencialmente por el tribunal (Art.
67 CPC). En ningún caso la prórroga podrá ampliar el término más allá de los días señalados por la ley (Art. 68
CPC).
b. Plazos Improrrogables: Son aquellos que no son susceptibles de un aumento más allá de su natural vencimiento.
Los términos legales son improrrogables, a menos que la ley expresamente consagre su prorrogabilidad.
7) Según desde cuándo empiezan a correr: (Art. 65 CPC)
a. Plazos Individuales: Son aquellos que corren separadamente para cada parte desde el momento de la respectiva
notificación. Son la regla general.
b. Plazos Comunes: Son aquellos que corren conjuntamente para todas las partes, generalmente a contar de la última
notificación. Como se ha apuntado, generalmente corren conjuntamente desde la última notificación (ej.: el término
probatorio; Art. 327 CPC); y excepcionalmente, si los demandados son varios, sea que obren separada o
conjuntamente, el término para contestar la demanda correrá para todos a la vez, y se contará hasta que expire el
último término parcial que corresponda a los notificados (Art. 260 CPC), lo que no necesariamente implica desde
la última notificación.
8) Según si se suspenden en feriados:
a. Plazo Continuo: Es aquel que corre sin interrupción alguna. Los plazos de meses y de años se computan conforme
al artículo 50 del Código Civil, esto es, comprendiendo aun los días feriados, a menos que el plazo señalado sea de
días útiles (hábiles), expresándose así.
b. Plazo Discontinuo: Es aquel que sufre interrupción durante los días feriados. Los términos de días que establece el
Código de Procedimiento Civil se entenderán suspendidos durante los feriados, es decir, son plazos de días
hábiles. Excepción: Cuando el tribunal, por motivos justificados, haya dispuesto expresamente lo contrario (Art. 66
inciso 1º CPC).

IX. LAS REBELDÍAS.

A) CONCEPTO.

Según ya se ha dicho, los plazos no fatales son aquellos que no expiran por el simple transcurso del tiempo, sino en virtud
de declararse la correspondiente rebeldía.

75
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

La institución de la rebeldía está consagrada en el Art. 78 del Código de Procedimiento Civil, al disponer que vencido el
plazo judicial para la realización de un acto procesal sin que éste se haya practicado por la parte respectiva, el tribunal, de
oficio o a petición de parte, declarará evacuado dicho trámite en su rebeldía y proveerá lo que convenga para la prosecución
del juicio, sin certificado previo del Secretario.
La rebeldía es un tipo de situación judicial en desmedro de un litigante (pierde derechos y oportunidades) por no actuar en
forma oportuna (en materia civil).
Las rebeldías permiten que el proceso avance en el evento de que alguna de las partes litigantes manifieste desinterés por la
evacuación de un determinado trámite en un plazo judicial. Como no es posible que el proceso se estructure exclusivamente
a base de plazos legales fatales, es necesario establecer las rebeldías, respecto de los plazos judiciales no fatales a objeto de
que aquél progrese.
Atendido lo anteriormente expuesto, la rebeldía se puede conceptualizar como la resolución por la cual el tribunal, de
oficio o a petición de parte, declara por evacuado un acto procesal que no ha sido realizado por la parte respectiva,
una vez vencido el plazo judicial para ello (Arts. 78 y siguientes del CPC).

B) FORMAS QUE PUDE REVESTIR.

La rebeldía como forma de extinguir una facultad por no haberse ejercido dentro de un plazo no fatal judicial no cabe
confundirla con la rebeldía como una de las diversas actitudes que podría asumir el demandado una vez notificado de la
demanda; y señalamos a la vez las diferencias notables que existen entre la situación del rebelde en la primera instancia y
en la segunda instancia.
De esta forma se puede distinguir:
- La rebeldía en primera instancia dice relación con trámites determinados y específicos; no tiene efectos
generales en el sentido de no haber necesidad de preocuparse más del litigante rebelde. Por el contrario, sólo
significa que se da por evacuado el trámite correspondiente, y luego deben seguirse notificando de todas las
resoluciones que recaigan en el juicio.
- En segunda instancia la situación es diversa, ya que implica la continuación del proceso en toda la instancia,
sin preocuparse del litigante rebelde. Si no comparece el apelado a seguir el recurso, debe seguirse éste en su
rebeldía por el sólo ministerio de la ley y no es necesario notificarle las resoluciones que se dicten, las cuales
producen sus efectos respecto del apelado rebelde desde que se pronuncien. Para poder comparecer en
segunda instancia, deberá hacerlo el rebelde representado por procurador del número; no puede hacerlo
personalmente (Art. 202 CPC).

C) DERECHOS DEL REBELDE (ARTS. 79 Y 80 CPC).

1) Incidente especial de nulidad procesal establecido en el artículo 79 del Código de Procedimiento Civil:

Un litigante podrá solicitar la nulidad de lo obrado en rebeldía suya, ofreciendo probar que ha estado impedido de actuar por
un impedimento de fuerza mayor. Este derecho sólo podrá impetrarse dentro de tres días contados desde aquél en que cesó
el impedimento y pudo hacerse valer ante el tribunal que conoce del negocio.
En este caso existe una aplicación del aforismo jurídico “al impedido no le corre plazo”. El caso más claro que podemos
señalar como ejemplo es aquél en que se notifica una demanda a una persona gravemente enferma que por ese motivo no
podrá contestarla dentro de plazo legal.

2) Incidente especial de nulidad procesal establecido en el artículo 80 del Código de Procedimiento Civil:

76
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

Si al litigante rebelde no se le han hecho saber en persona ninguna de las resoluciones dictadas en el proceso, éste podrá
pedir la nulidad de lo obrado, ofreciendo acreditar que, por un hecho que no le es imputable, han dejado de llegar a sus
manos las copias a que se refieren los artículos 40 y 44 del Código de Procedimiento Civil, o que ellas no son exactas en su
parte sustancial.
Este derecho no podrá solicitarse sino dentro de los cinco días siguientes que aparezca o se acredite que el litigante tuvo
conocimiento del juicio.
Este incidente tiene la especial particularidad que puede intentarse no obstante que se haya dictado sentencia definitiva
firme o ejecutoriada, toda vez que esa ejecutoriedad será sólo aparente en atención a no haber existido una relación procesal
válida. Esto último se desprende de los artículos 182 inciso 2º y 234 inciso final del Código de Procedimiento Civil. Del
primero, porque esta disposición señala expresamente que la norma que prescribe que no podrá modificarse una sentencia
definitiva o interlocutoria por el mismo tribunal que la dictó, no rige en el caso del artículo 80 del Código de Procedimiento
Civil. El segundo caso –artículo 234 del Código de Procedimiento Civil– se refiere a las excepciones que puede oponer el
demandado cuando se está ante la ejecución de la sentencia definitiva, el que en su inciso final señala que ello es sin
perjuicio de lo dispuesto en el artículo 80 del Código de Procedimiento Civil.

Estos dos incidentes especiales de nulidad procesal deberán sustanciarse por cuerda separada, lo que significa que no se
paraliza la causa principal (Art. 81 CPC).

X. PARALIZACIÓN Y EXTINCIÓN DEL PROCEDIMIENTO.

A) PARALIZACIÓN.

El proceso puede paralizarse durante su tramitación por la inactividad de las partes o de los órganos de la jurisdicción.
En la paralización nos encontramos ante una inactividad de hecho de las partes y del tribunal, sin que exista ninguna
resolución o disposición legal que les impida actuar dentro del procedimiento.
Si las partes nada hacen, el procedimiento permanecerá paralizado, en virtud del principio dispositivo que rige las gestiones
civiles.
Tal inactividad, si se prolonga por más de 6 meses, puede dar lugar al abandono del procedimiento, a petición de parte,
situación que produce la pérdida de lo obrado, pero no la pretensión hecha valer en él (Art. 152 y siguientes CPC).

A su vez el procedimiento puede suspenderse por las siguientes causas:


1) Por acuerdo de las partes: Hasta 90 días, una vez en cada instancia.
2) Cada vez que se decreta una orden de no innovar (de paralizar el cumplimiento de una resolución o la
tramitación de una causa con motivo de la tramitación de un recurso). Lo decreta un tribunal superior con
motivo de un recurso de queja, de apelación, de protección, etc.
3) Cuando para resolver un asunto civil se necesita un pronunciamiento en un juicio penal.

B) EXTINCIÓN DEL PROCEDIMIENTO O FORMAS ANÓMALAS DE TERMINACIÓN DE LOS


PLEITOS.

1.- Concepto.

La forma normal de terminar un juicio es mediante la dictación de la sentencia definitiva, a través de la cual, una vez que se
encuentra firme o ejecutoriada, se resuelve en forme irrevocable e inmutable, es decir, con autoridad de cosa juzgada, el
conflicto sometido a la decisión del tribunal. Sin embargo, existen formas anómalas o distintas para terminar un juicio. La

77
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

mayoría de estas formas son equivalentes o sustitutos jurisdiccionales, es decir, que producen igualmente el efecto de cosa
juzgada porque la ley les otorga este carácter, equiparando de esta forma sus efectos a los de la sentencia.

2.- Enunciación.

a) El Desistimiento de la Demanda:
El Artículo 148 del Código de Procedimiento Civil preceptúa que después de notificada la demanda, el actor puede en
cualquier estado del juicio desistirse de ella ante el tribunal que conoce del asunto. Esta petición se resuelve en conformidad
al procedimiento establecido para los incidentes. El efecto del desistimiento de la demanda es la pérdida de las acciones, lo
cual impide presentar nuevamente una demanda por lo mismo una vez ejecutoriada la sentencia que acoge el desistimiento
(Art. 150 CPC). Es un equivalente jurisdiccional.

b) La Conciliación:
Es el acuerdo de las partes logrado por la intervención del tribunal o a propuesta de él. El acta de conciliación toma el lugar
de la sentencia, debiendo registrarse en el libro de sentencias el tribunal. Su efecto es ponerle término al juicio respecto de
las materias conciliadas. Es un equivalente jurisdiccional (Arts. 262 y siguientes CPC).

c) El Avenimiento:
Es un acuerdo producido por las partes respecto de un asunto litigioso, dentro de un juicio, pero sin la intervención del juez.
El avenimiento se presenta al tribunal a través de un escrito firmado por las partes o sus apoderados con facultad para ello.
El acta de avenimiento toma el lugar de la sentencia, debiendo registrarse en el libro de sentencias del tribunal. Su efecto es
ponerle término al juicio respecto de las materias avenidas. Es un equivalente jurisdiccional.

d) Transacción:
Se encuentra definida en el Artículo 2446 del Código Civil como un contrato en que las partes terminan
extrajudicialmente un litigio pendiente, o precaven un litigio eventual. Es un acuerdo extrajudicial. Se celebra ante un
Notario mediante escritura pública. Es un equivalente jurisdiccional.

e) Compromiso o Arbitraje:
El compromiso es un contrato a través el cual las partes acuerdan someter el conocimiento del asunto a un juez
árbitro. Si el asunto se encontraba radicado en un tribunal, el compromiso le pone término al juicio. En definitiva, su efecto
es que el conflicto cambia de sede jurisdiccional. No es un equivalente jurisdiccional.

f) Abandono del Procedimiento:


Es la sanción que reciben los litigantes por su inactividad en un juicio. Conforme al Artículo 152 del Código de
Procedimiento Civil, el procedimiento se entiende abandonado cuando todas las partes que figuran en el juicio han cesado
en su prosecución durante al menos 6 meses, contados desde la última resolución recaída en alguna gestión útil para dar
curso progresivo a los autos. El abandono sólo puede ser solicitado por el demandado durante todo el juicio y hasta que se
haya dictado sentencia ejecutoriada. El efecto es que se pierde todo lo obrado en el juicio; pero no se extingue la acción.
También subsisten los negocios jurídicos válidamente celebrados (ej.: una conciliación parcial). No es un equivalente
jurisdiccional.73

73
En la reforma procesal civil se elimina esta institución, toda vez que el impulso procesal una vez iniciado el proceso
radica en el juez. Se crea la figura de la “caducidad del procedimiento”, una vez que se verifican los supuestos que se
indican o por reenvío de otras disposiciones (por ejemplo en caso que no se justifique personería oportunamente una vez
presentada la demanda).

78
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

XI. LA COSA JUZGADA.

A) CONCEPTO.

Tradicionalmente se define como el efecto de la sentencia firme que permite cumplir forzadamente lo obtenido y que
hace que todos aquellos a quienes aprovecha el fallo impidan un pronunciamiento posterior, sea en el mismo proceso
o en otro. Éste es el concepto tradicional que se da de cosa juzgada, emanado del Derecho Romano, vinculado con la idea
de eficacia de la sentencia ejecutoriada.
Un concepto más moderno nos dice que la cosa juzgada es la expresión de la mayor o menor intensidad con que producen
sus efectos las sentencias firmes. En esta definición se habla más de autoridad, de una fuerza para imponerse, dando certeza
a las relaciones jurídicas.
Entre los efectos que producen las resoluciones judiciales (sentencia definitiva e interlocutoria) se encuentra el de cosa
juzgada, que significa juicio u opinión dado sobre lo controvertido y que se traduce en dos consecuencias: i) la parte en
cuyo favor se ha reconocido el derecho podrá exigir su cumplimiento y ningún tribunal podrá negarle la protección debida;
ii) la parte condenada o la parte cuya demanda haya sido desestimada, no pueden en un nuevo juicio renovar lo ya resuelto.
Estas dos consecuencias reciben el nombre de acción y excepción de cosa juzgada, respectivamente.

B) CARACTERÍSTICAS.

1. Atributo de la jurisdicción: sólo las sentencias definitivas o interlocutorias firmes producen cosa juzgada. Tanto es
así, que la ley le da a veces el valor de cosa juzgada a algunos actos distintos de las sentencias (ej.: transacción).
2. Sustituye a la voluntad de las partes en la solución de un conflicto: Lo que implica que las partes no pueden
modificar lo resuelto. La solución es la que proviene de la sentencia.
3. Da certeza a las relaciones jurídicas.
4. Los efectos son relativos, Afectando únicamente a las partes intervinientes en el juicio.
5. Es renunciable: En cuanto a la acción de cosa juzgada, la persona puede no hacer uso de ella, a menos que haya un
interés público comprometido.
6. Es irrevocable: No se puede cambiar.
7. Es inmutable: Sus efectos son permanentes.
8. Es coercitiva, puesto que el vencido está obligado a cumplir con la condena que se le ha impuesto, y en el caso que
no lo haga voluntariamente el vencedor podrá exigirlo por medios compulsivos.

C) ELEMENTOS.

1. Que haya existido un proceso previo; y,


2. Una sentencia definitiva o interlocutoria firme o ejecutoriada.

D) IMPORTANCIA O TRASCENDENCIA.

1) Tiende a producir estabilidad social. La ley puede ser incierta, pero la sentencia le da certidumbre a la ley en ese
caso en particular.
2) Se evita la autotutela. La existencia de la cosa juzgada permite sustituir la autotutela por el proceso.
3) Su ejercicio, ya sea como acción o como excepción, está reglamentado claramente en la ley y le da eficacia (sirve,
no es una cosa teórica, sino útil).

79
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

4) Tiene distintas facetas, pues puede hacerse valer: a) como acción; y b) como excepción.

E) FUNDAMENTOS CONSTITUCIONALES Y LEGALES DE LA COSA JUZGADA.

1) Constitución Política de la República: Arts. 6º, 7º, 19 N° 3, 76. Si bien en ellos no se menciona directamente la cosa
juzgada, es posible desprenderla.
2) Código Civil: Arts. 3, 315, 2354 y 2460.
3) Código de Procedimiento Civil: Arts. 174, 180, 304, 310, 768 (casación en la forma), 810 (recurso de revisión).

F) FUNDAMENTOS DOCTRINALES DE LA COSA JUZGADA.

Las sentencias son actos de autoridad, pero que son realizados por seres humanos, falibles, tanto en su misma persona como
en sus actos.
Siguiendo esta línea de razonamiento, las sentencias podrían revisarse eternamente, de lo que surge la importancia de
ponerle un límite a esta posibilidad de revisión. Y por ello nace la necesidad de utilizar otros conceptos: la preclusión, ya
que se debe agotar la posibilidad de estar revisando. Y cuando esto se produce, habrá una verdad judicial humana, no
necesariamente “la verdad”, pero debemos conformarnos con esto.
Todo ello por la permanente pugna entre justicia y certeza. Para conciliar estos dos conceptos se dan todas las oportunidades
posibles para impugnar una sentencia hasta un límite. Una vez agotados los recursos que se tienen, precluye el derecho a
reclamar, debiendo aceptar el resultado como una certeza, sabiendo muchas veces que es una ficción de verdad: es lo que
más nos podemos acercar a ella (Savigny). Pothier plantea que la cosa juzgada es una presunción de derecho: que lo dicho
por la sentencia ejecutoriada es verdad.
Es la autoridad que adquiere una sentencia cuando no proceden contra ella recursos ni otros medios de impugnación.
El fin que las partes persiguen en el proceso es que el juez dicte una sentencia que resuelva en definitiva las controversias
jurídicas entre ellas, de modo que lo resuelto no pueda discutirse más, ni en el mismo proceso ni en otro futuro; y que si
implica una condena, se pueda exigir su cumplimiento por medios compulsivos.

G) CLASIFICACIÓN.

Debe tenerse claro que la cosa juzgada es una sola, pero presenta variantes en lo que se refiere al aspecto de la
inmutabilidad e intensidad. Así la cosa juzgada puede clasificarse en:

1) Cosa juzgada Sustancial o Material: Es la cosa juzgada en sí, pura y simple. Sus efectos son inmediatos y
futuros. Es la cosa juzgada con todos sus atributos, esto es, autoriza a cumplir lo resuelto sin restricción alguna, e
impide renovar la discusión sobre lo resuelto, tanto en el mismo proceso como en un juicio posterior. Es la
autoridad propia y natural de todas las sentencias firmes o ejecutoriadas. Es genuinamente irrevocable, definitiva,
intangible, que da certeza y sus efectos son tanto inmediatos como futuros: no desaparecen en el tiempo. Es la cosa
juzgada propiamente tal, inmutable completamente. La regla general es que las resoluciones judiciales produzcan
este tipo de cosa juzgada.

2) Cosa Juzgada Formal o Procesal: Es la que autoriza a cumplir lo resuelto y que impide renovar la discusión en el
mismo proceso, pero sin que obste a su revisión en un juicio posterior. Lo que precluye es la discusión renovada en
el mismo proceso. Generalmente se produce en los procesos cautelares y breves (en que queda generalmente
pendiente la discusión de la cuestión de fondo para un juicio posterior), pero que dejan a salvo la posibilidad de
discutir los derechos en un procedimiento ordinario. Ej.: sentencia ejecutiva cuando hay reserva de acciones o

80
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

excepciones, en los juicios posesorios, los procedimientos especiales del contrato de arrendamiento o en el recurso
de protección. El fundamento de la cosa juzgada formal es la economía procesal.

3) Cosa Juzgada Provisional: Es aquella que produce sus efectos mientras se mantengan las condiciones o
circunstancias que originaron la decisión. Se refiere a cambio de hecho y no de Derecho, y es la propia ley la que
dispone la posibilidad de cambio. Ej.: en las pensiones alimenticias (Art. 332 Código Civil), en el privilegio de
pobreza en el juicio (Art. 136 CPC), en las medidas precautorias, etc. Para que la sentencia deje de producir sus
efectos se requiere de un nuevo fallo.

4) Cosa Juzgada Aparente: Se refiere a procedimientos que adolecen de vicios por los cuales puede ser declarada su
nulidad y, por lo tanto, dejar sin efecto la sentencia que se había pronunciado en ellos. Tiene lugar cuando fallan
algunos de los presupuestos procesales y nadie ha reclamado durante la tramitación del proceso. Mientras no sea
declarada la nulidad del proceso la sentencia sigue produciendo los efectos de la cosa juzgada. Su inmutabilidad es
bastante más frágil que las otras, pues es posible destruirla. Por ejemplo, incapacidad de los litigantes;
incompetencia absoluta; falta de emplazamiento válido, etc.

5) Cosa Juzgada Fraudulenta o Colusiva: Es la cosa juzgada que producen las sentencias obtenidas con dolo o
fraude en un juicio. Mientras el fraude no sea declarado, la sentencia sigue produciendo sus efectos.
Doctrinariamente la cosa juzgada colusiva se diferencia de la fraudulenta, por cuanto la primera es aquella que se
produce cuando hay un acuerdo de las partes para defraudar (la colusión es la situación que se produce cuando hay
partes que inventan un juicio para obtener una sentencia que les sirva para fines distintos de los establecidos para la
cosa juzgada). Tiene un elemento de dolo, en virtud de la fabricación de un juicio. Por ejemplo, por insolvencia del
marido, la mujer demanda de alimentos, pidiendo usufructo de bienes del marido.
Por su parte la cosa juzgada fraudulenta es aquella en que la sentencia es obtenida por medios fraudulentos o
dolosos, sin que haya acuerdo de las partes.
La forma de remediar la cosa juzgada fraudulenta es a través del Recurso de Revisión, que en rigor es, por regla
general, una acción de saneamiento de la cosa juzgada fraudulenta (Art. 810 CPC).

H) LA ACCIÓN DE COSA JUZGADA.

1) Concepto.

La acción de cosa juzgada es aquella que tiene por objeto exigir el cumplimiento de una resolución judicial firme, según se
desprende de los artículos 175 y 181 del Código de Procedimiento Civil.
Pero sabemos que también producen acción de cosa juzgada, y pueden cumplirse, las resoluciones que causan ejecutoria,
esto es, aquellas que pueden cumplirse no obstante los recursos pendientes en su contra.

2) Elementos Esenciales.

Los elementos esenciales de la Acción de Cosa Juzgada son los siguientes:


a) A quién corresponde: El artículo 176 del Código de Procedimiento Civil indica que corresponde a aquel
en cuyo favor se ha declarado un derecho en el juicio, para el cumplimiento de lo resuelto o para la
ejecución de la sentencia.
b) Dónde se hace valer: El inciso 1º del artículo 231 del Código de Procedimiento Civil dispone que la
ejecución de las resoluciones corresponde a los tribunales que las hayan pronunciado en primera o en

81
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

única instancia. No obstante, cuando la ejecución de una sentencia haga necesaria la iniciación de un
nuevo juicio, podrá éste deducirse ante el tribunal antes señalado, o bien ante el que sea competente en
conformidad a los principios generales establecidos por la ley, a elección del acreedor.
c) Oportunidad para hacerla valer: Puede pedirse la ejecución de las resoluciones judiciales desde que estén
ejecutoriadas o causen ejecutoria, y se haya hecho exigible la prestación ordenada en éstas.
d) Cómo se hace valer: Es preciso distinguir las siguiente situaciones:
i. Si el cumplimiento se solicita después de un año desde que la ejecución se hizo exigible, debe
necesariamente hacerse valer a través de un juicio ejecutivo, salvo que exista una forma especial
para el cumplimiento de la resolución (ej.: los Juicios de Hacienda en que el Fisco sea condenado
a una prestación, se cumplen mediante el decreto de pago expedido a través del Ministerio
respectivo, según el Art. 752 CPC).
ii. Si se solicita ante un tribunal distinto de aquel que dictó la sentencia, también debe seguirse
necesariamente un juicio ejecutivo, salvo que exista una forma especial para el cumplimiento de
la resolución.
iii. Si se solicita ante el tribunal que la dictó, dentro del plazo de un año contado desde que la
ejecución se hizo exigible, se hace valer a través del cumplimiento incidental, salvo que exista
una forma especial para el cumplimiento de la resolución.

I) LA EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA.

1) Concepto.

La excepción de cosa juzgada es el efecto que producen las sentencias definitivas o interlocutorias firmes, en virtud del cual
no puede volver a discutirse entre las partes la cuestión que ha sido objeto del juicio.
Al igual que los anteriores, no es un efecto de todas las resoluciones judiciales, sino sólo de las sentencias definitivas e
interlocutorias firmes o ejecutoriadas.
Tampoco producen este efecto las sentencias definitivas o interlocutorias que causan ejecutoria.
El fundamento de la excepción de cosa juzgada está en la necesidad de que los pleitos tengan fin y que las cosas no estén
constantemente inciertas. Se fundamenta en el principio de seguridad jurídica, por cuanto además persigue evitar fallos
contradictorios.

2) Características.

Las características de la excepción de cosa juzgada son las siguientes:


i. Titular: El artículo 177 del Código de Procedimiento Civil previene que la excepción de cosa juzgada puede
alegarse por el litigante que haya obtenido (ganado) en el juicio y por todos aquellos a quienes según la ley
aprovecha el fallo. Por lo tanto, podría oponerla tanto el litigante que ha obtenido como aquel que ha perdido, a fin
de impedir que en un nuevo pleito se dicte una sentencia más desfavorable.
ii. Renunciabilidad: Si la parte interesada no opone la excepción de cosa juzgada en el juicio, se entiende que renuncia
a ella y el tribunal no podría declararla de oficio.
iii. Relatividad: La presunción de verdad que ella envuelve rige solamente para las partes que han intervenido
jurídicamente en el litigio. El efecto de la cosa juzgada no es general sino relativo, al igual que el efecto de las
resoluciones judiciales (Art. 3º inciso 2º Código Civil). Hay, sin embargo, casos de cosa juzgada absoluta, no sólo
respecto de las personas que han intervenido en el juicio, sino respecto de todo el mundo (Art. 315, 1246 y 2513
Código Civil). Estos casos, sin embargo son excepción a la regla general de la relatividad de la cosa juzgada.

82
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

iv. Irrevocabilidad: Las sentencias judiciales firmes no pueden ser alteradas de manera alguna. Ni los Tribunales de
Justicia ni el Poder Legislativo tienen autoridad para modificar la situación jurídica en que la sentencia ha colocado
a las partes que han intervenido en el juicio. Esto tiene algunas excepciones:
a.- Jurisdicción Voluntaria: Los actos judiciales no contenciosos son esencialmente revocables y, por lo tanto, no
existe en ellos cosa juzgada.
b.- Casos de Cosa Juzgada Formal, Provisional, Aparente, Colusiva o Fraudulenta.

3) Requisitos.

Según el artículo 177 del Código de Procedimiento Civil, la excepción de cosa juzgada puede alegarse, siempre que entre la
nueva demanda y la anteriormente resuelta exista triple identidad (requisitos de procedencia de la excepción). Esta triple
identidad consiste en lo siguiente:
a) Identidad Legal de Personas: El demandante y el demandado deben en ambos juicios ser la misma persona
jurídicamente. Es indiferente que sean o no la misma persona física. Lo relevante es que las partes figuren en el nuevo juicio
en la misma calidad que en el anterior. Se trata más bien de “identidad legal de parte”, en cuanto puede suceder que exista
identidad legal o jurídica de partes y no exista identidad física, o bien que exista identidad física, sin que concurra la
identidad legal requerida por el Código de Procedimiento Civil. Así, una persona puede figurar en un juicio personalmente y
ser representada en un nuevo juicio por un mandatario. En este caso, a pesar de no existir identidad física, existe identidad
jurídica o legal. Por el contrario, una persona puede actuar primero a nombre propio y luego como representante legal de
otro, habiendo identidad física pero no jurídica. Surgen en este punto algunos problemas jurídicos relevantes:
i. Caso del Sucesor a Título Singular o Legatario: Si bien hay varias teorías, digamos en resumen que si el sucesor a
título singular ha adquirido el derecho después que el fallo queda firme, debe éste producir cosa juzgada a su
respecto, no así si lo ha adquirido antes.
ii. Coacreedores Solidarios: Claramente existe entre ellos la identidad legal de personas, y el deudor podría oponer a un
coacreedor solidario la excepción de cosa juzgada basada en un juicio que hubiere seguido con anterioridad a otro
coacreedor solidario.
iii. Codeudores Solidarios: Si la sentencia falla una excepción personal opuesta por el deudor que interviene en el juicio,
ese fallo no puede afectar a los demás codeudores. Pero en el caso de excepciones comunes hay quienes sostienen
que produce cosa juzgada respecto de los demás codeudores, en tanto otros piensan lo contrario. Hay una tercera
doctrina, con carácter ecléctico, conforme a la cual si la sentencia es favorable al deudor, produce cosa juzgada con
respecto a los demás codeudores, en tanto que si le es adversa, no obliga a los otros codeudores solidarios.
Adherimos a la primera tesis.
iv. Indivisibilidad: Tratándose de coacreedores o codeudores de una obligación indivisible, creemos que debe llegarse a
la misma conclusión que ya hemos visto para el caso de la solidaridad. Lo que se falla con respecto a uno de ellos,
afecta a los demás.
b) Identidad de Cosa Pedida: Es el beneficio jurídico que se reclama en el juicio y al cual se pretende tener derecho.
Existe identidad de cosa pedida cuando el beneficio jurídico que se reclama en el nuevo juicio es el mismo que se demandó
en el juicio anterior. No debe atenderse a la materialidad del objeto que se reclama, sino al derecho que se discute. Cuando
el derecho discutido es el mismo, existe la identidad de cosa pedida, aun cuando se trate de cosas materialmente distintas.
c) Identidad de Causa de Pedir: La causa de pedir ha sido definida por el artículo 177 del Código de Procedimiento
Civil como el fundamento inmediato del derecho deducido en juicio. No debe confundirse la causa de pedir con los medios
probatorios fundantes. Una demanda fundada en la misma causa de pedir de otra anterior que ya ha sido fallada, debe ser
rechazada, aunque se sostenga por otros medios probatorios. Si una persona pierde un juicio no puede reiniciarlo con
posterioridad, basado en la misma causa de pedir, aunque tratara de probar su demanda por medios de prueba distintos. En
doctrina se distingue entre la causa próxima o inmediata y la causa lejana o remota de la acción deducida y se discute a cuál

83
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

de éstas debe atenderse para ver si concurre la identidad que exige la ley. Por ejemplo, en la nulidad de un contrato la causa
próxima será el consentimiento viciado, en tanto que la causa remota puede ser el error, la fuerza o el dolo. Según Marcadé,
sólo debe tomarse en cuenta la causa próxima. Así, por ejemplo, existe identidad de causa de pedir cuando ambas demandas
se basan en que el consentimiento ha estado viciado, sin que importe que en una demanda el vicio invocado sea la fuerza y
en la otra el dolo. Por su parte, Laurent considera que hay que atender a la causa lejana o remota. No hay identidad de
causa de pedir si la causa lejana o remota es diferente en ambas demandas, aunque la causa próxima o inmediata sea la
misma. Se presenta el problema de saber cuál de estas dos teorías es la que acepta nuestra legislación positiva. Nuestra
jurisprudencia no se ha aunado al respecto. Stoehrel adhiere a la segunda teoría, esto es, la de la causa lejana o remota,
porque si la cosa juzgada pretende evitar el pronunciamiento de fallos contradictorios, la teoría de la causa remota no le
pone en situación de contradecirse, porque la contradicción sólo se produce en el caso de pronunciamientos opuestos ante
asuntos jurídicamente idénticos.

J) MEDIOS O FORMAS DE HACER VALER LA COSA JUZGADA.

Del estudio de las diversas disposiciones del Código de Procedimiento Civil resulta que la cosa juzgada puede alegarse en
diversas formas:
1) Como Acción (Arts. 175 y 176 CPC).
2) Como Excepción Dilatoria: En conformidad al artículo 304 del Código de Procedimiento Civil.
3) Como Excepción Perentoria: De acuerdo con lo dispuesto en los artículos 309 y 310 del Código de
Procedimiento Civil, con la característica de que además es anómala por cuanto puede oponerse en cualquier
estado de la causa, antes de la citación para sentencia en primera instancia, o de la vista de la causa en segunda.
4) Como fundamento de un Recurso de Apelación.
5) Como fundamento del Recurso de Casación en la Forma: Siempre que hubiere sido alegada oportunamente en
el juicio y se hubiere desestimado (Art. 768 Nº 6 CPC).
6) Como fundamento a un Recurso de Casación en el Fondo: Cuando la sentencia, al pronunciarse sobre la
excepción de cosa juzgada, haya cometido una infracción de ley, siempre que esta infracción influya
sustancialmente en lo dispositivo de ella.
7) Como fundamento de un Recurso de Revisión: Cuando la sentencia que se trata de rever ha sido pronunciada
contra otra pasada en autoridad de cosa juzgada y que no se alegó en el juicio en que la sentencia firme recayó
(Art. 810 Nº 4 CPC).

K) EFECTOS DE LAS SENTENCIAS CRIMINALES EN JUICIOS CIVILES.

En conformidad al artículo 171 del Código Orgánico de Tribunales, las acciones civiles que emanan del delito pueden
ejercitarse separadamente, salvo la acción restitutoria que es de competencia exclusiva de los tribunales penales.
Cuando la acción civil se ejercita separadamente de la penal, se tramitan dos procesos íntimamente relacionados. Así, el
artículo 167 del Código de Procedimiento Civil señala que cuando la existencia de un delito haya de ser fundamento preciso
de una sentencia civil o tenga en ella influencia notoria, podrán los tribunales suspender la dictación de aquélla hasta la
terminación del proceso criminal, si en éste se ha deducido acusación o formulado requerimiento, según sea el caso. Esta
suspensión puede decretarse en cualquier estado del juicio y si da lugar a un incidente, se tramita en cuaderno separado.
Lo anterior se relaciona con los procedimientos, pero el tema es determinar los efectos de la sentencia penal en el juicio
civil, para lo cual debemos distinguir:
a) Sentencias Condenatorias: Producen siempre cosa juzgada en el juicio civil (Art. 178 CPC). Por su parte, el artículo
180 del Código de Procedimiento Civil agrega que siempre que la sentencia criminal produzca cosa juzgada en juicio
civil, no es lícito en éste tomar en consideración pruebas o alegaciones incompatibles con lo resuelto en dicha sentencia

84
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

o con los hechos que le sirven de necesario fundamento; por esa razón no puede el juez civil atender a elementos
tendientes a acreditar la inexistencia del delito o la inocencia del condenado. En todo caso no se exige que se cumpla
con la triple identidad.
b) Sentencias Absolutorias o Sobreseimiento Definitivo: No existe una regla absoluta, pero a partir del inciso 1º del
artículo 179 del Código de Procedimiento Civil, la regla general es que no producen cosa juzgada en el juicio civil. Hay
un caso en que la regla es absoluta: no producirán en ningún caso cosa juzgada respecto de tutores, curadores, albaceas,
síndicos, depositarios, tesoreros y demás personas que hayan recibido valores u objetos muebles por un título de que
nazca obligación de devolverlos. Las excepciones a la regla general o casos en que sí produce cosa juzgada en materia
civil son los siguientes:
i. Cuando la sentencia o sobreseimiento se funda en la inexistencia del delito o cuasidelito. Pueden presentarse cuatro
situaciones diversas, según si la resolución:
- Se basa en que no se han realizado los hechos que lo constituyen: produce cosa juzgada;
- Se basa en que los hechos han sido casuales (caso fortuito): produce cosa juzgada;
- Se basa en que los hechos existen pero no están penados por la ley: no produce cosa juzgada porque podría
haber delito civil;
- Se basa en que los hechos existen y están probados, pero hay causales eximentes de responsabilidad: no
produce cosa juzgada.
ii. Cuando la sentencia o sobreseimiento se funda en no existir relación alguna entre el hecho y la persona acusada.
Tampoco es una excepción absoluta, ya que opera sin perjuicio de la responsabilidad civil que pueda afectar al
acusado por actos de terceros (responsabilidad por el hecho ajeno).
iii. Cuando la sentencia o sobreseimiento se funda en no existir indicio alguno contra el acusado. No hay prueba para
establecer culpabilidad y, por lo tanto, puede invocarse la cosa juzgada, pero sólo respecto de quienes intervinieron
en el proceso criminal.

L) EFECTOS DE LAS SENTENCIAS CIVILES EN JUICIOS CRIMINALES.

La regla general es que las sentencias civiles no producen cosa juzgada en juicios criminales, conforme se desprende de los
artículos 59 y siguientes del Código Procesal Penal.
Excepcionalmente las sentencias civiles producen cosa juzgada en los siguientes casos:
i. Cuando únicamente se ejercita la acción civil que emana de un delito de acción privada, se extingue por ese sólo
hecho la acción penal (Art. 66 del Código Procesal Penal). No es verdaderamente una excepción, porque el efecto
se produce por la interposición de la demanda civil y no por la dictación de la sentencia;
ii. No puede entablarse la acción civil indemnizatoria en un juicio criminal, si ésta ya ha sido resuelta en sede civil;
iii. El juez o tribunal con competencia en materia penal debe acatar lo que resuelvan los jueces civiles conociendo de
las denominadas cuestiones prejudiciales civiles que sean de su competencia.

M) COSA JUZGADA EN LAS RESOLUCIONES DE TRIBUNALES EXTRANJEROS.

Para analizar este tema, debemos distinguir entre las dos caras de la cosa juzgada:

1) Acción de Cosa Juzgada: Nuestro ordenamiento jurídico establece en forma expresa los procedimientos y trámites
necesarios para poder exigir el cumplimiento de lo resuelto por una sentencia dictada por un tribunal extranjero a través
del trámite del “exequátur” (Arts. 242 a 245 CPC):
i. En primer término debe estarse a lo que dicen los tratados internacionales;
ii. Si no hay tratados, se aplica el principio de reciprocidad;

85
PROFESOR FELIPE BERTIN PUGA Y AYUDANTES
Apuntes Curso de Derecho Procesal 2016
Facultad de Derecho, PUC

iii. Si no es posible aplicar las reglas anteriores, se dará a la sentencia la misma fuerza que si se hubiere dictado en
Chile, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos (Art. 245 CPC):
1ª) Que no contengan nada contrario a las leyes de la República. Pero no se tomarán en consideración las leyes de
procedimiento a que haya debido sujetarse en Chile la substanciación del juicio;
2ª) Que tampoco se opongan a la jurisdicción nacional;
3ª) Que la parte en contra de la cual se invoca la sentencia haya sido debidamente notificada de la acción. Con todo, podrá
ella probar que, por otros motivos, estuvo impedida de hacer valer sus medios de defensa.
4ª) Que estén ejecutoriadas en conformidad a las leyes del país en que hayan sido pronunciadas

2) Excepción de Cosa Juzgada: No hay duda de que las sentencias dictadas por tribunales extranjeros producen en Chile
la excepción de cosa juzgada, pero la discusión se ha centrado en determinar si se requiere previamente de la
autorización de la Corte Suprema, como en el caso del cumplimiento forzado. La tesis mayoritaria se inclina por exigir
la autorización, por cuanto “donde existe la misma razón debe existir la misma disposición” y, en definitiva, lo que se
persigue es el reconocimiento en Chile de una sentencia extranjera.

86