Está en la página 1de 7

Mala administración de medicamentos tiene

en jaque finanzas de salud


Errores de prescripción y automedicación le cuestan al sistema 1.000 millones de pesos al
año.

Se calcula que entre 20 y el 30 % de los pacientes que toman dos o más medicamentos
al día no se los administran bien.
Por: Julio Cesar García

22 de mayo 2017, 02:33 p.m.

Las malas prácticas en la administración de medicamentos pasaron de ser hechos aislados a


convertirse en una costumbre en el país, que está desangrando las finanzas del sistema de
salud.
En cifras, la falta de información a la hora de tomar diferentes tipos de fármacos, los
errores de prescripción y la automedicación son la sexta causa de muerte en
Colombia y le cuestan al sistema 1.000 millones de pesos al año.

De esta suma, 717 millones se invierten en el manejo de efectos prevenibles, como


tratamientos que se pueden hacer de forma ambulatoria, hasta procedimientos que requieren
hospitalización.

En cuanto a las dificultades en la salud que no se pueden prevenir por el consumo


irresponsable de medicamentos, estas le cuestan al sector aproximadamente 196 millones
de pesos.
Con relación a los problemas de salud que se generan por esta mala práctica,
las dificultades respiratorias, renales y cardiacas son el principal motivo de consulta
en las salas de urgencias.
Estos medicamentos pueden ser peligrosos para su salud
Medicamentos: el alto costo de la vida
La batalla contra Novartis la ensombrece un decreto

En la práctica, las dificultades, pueden conllevar a intoxicación, taquicardia, dolor de


cabeza, vomito o nauseas, dolor en los huesos, gastritis, diarrea y comezón o
enrojecimiento en la piel.

Según una reciente investigación que se realizó en la Clínica Universidad de La Sabana con
230 pacientes que estuvieron hospitalizados durante dos o más días por mala
administración de medicamentos, 130 presentaron problemas moderados relacionados a: 17
% dificultades cardiacas; 15 % problemas neurológicos; 13 % problemas respiratorios; 12,2
% diabetes; 5,7 % inmunosupresión, y 3,9 %, dificultades renales. Los 100 casos restantes
no registraron mayores complicaciones.

Respecto a los medicamentos que más se automedican los colombianos, estos son: los
antidepresivos, los antiulcerosos y los antibióticos.
Otros datos que evidencian esta preocupante problemática revelan que al menos el 58 % de
los eventos adversos que se presentan por la mala administración o prescripción de
medicamentos son prevenibles y que entre el 19 y 23 % de los pacientes hospitalizados por
esta causa pueden llegar a presentar problemas de salud 30 días después de haber sido
dados de alta.

Estos números o cifras son prueba que algo no está funcionando bien y por eso llamo la
atención, a través de este espacio, a médicos y especialistas, quienes están en la obligación
de definir el tratamiento farmacológico dependiendo del caso de cada paciente y de
suministrar de forma clara las cantidades y horarios en los que las personas deben consumir
los medicamentos.

Y, además, invito a las personas a que sean más responsables con los medicamentos que
consumen, que se informen sobre los efectos negativos que conllevan tomarse una pastilla o
un jarabe a deshoras, suministrarse una dosis no adecuada o simplemente auto medicarse.

Solo para tener en cuenta, se calcula que entre 20 y el 30 % de los pacientes que toman dos
o más medicamentos al día no se los administran bien, ya sea porque no consumen las dosis
adecuadas o porque se los toman a deshoras.

Recuerde: soldado advertido no muere en guerra.

JULIO CESAR GARCÍA


Jefe de Farmacología de la Clínica Universidad de La Sabana
BOGOTÁ Y ANTIOQUIA, LOS LUGARES DONDE MÁS SE
REPORTAN

Errores de medicación, un riesgo del


sistema de salud
Salud
30 Jun 2017 - 8:02 AM
Redacción salud
Un grupo de investigación analizó los principales errores en la administración de
medicamentos, en 71 ciudades colombianas. Se detectaron 14.873 en cinco años.

Según la empresas Audifarma, el 98,9 % de los errores no fueron graves y únicamente el 23,0 % alcanzó
al usuario.

La cura a veces resulta peor que la enfermedad. Luego de recopilar y revisar los
reportes de errores de medicación de pacientes reportados en 71 ciudades del
país durante ocho años, el Grupo de Investigación en Farmacoepidemiología y
Farmacovigilancia, de Audifarma, la mayor empresa distribuidora de
medicamentos en el país, detectó 14.873 errores de medicación. Una señal y
alerta de lo que ocurre en el resto del país.
Los errores de medicación constituyen un gran desafío para los sistemas de salud
en todo el mundo. Sólo en Estados Unidos, los errores de medicación causan la
muerte de una persona al día y dañan a 1,3 millones de personas al año. Según la
Organización Mundial de la Salud, en países menos desarrollados se estima que
el impacto es dos veces mayor en términos de años de vida saludable perdidos. El
coste mundial asociado a los errores de medicación se estima en 42 miles de
millones de dólares al año o en torno al 1 % del gasto sanitario mundial.
Jorge Enrique Machado, coordinador de la investigación y docente de la
Universidad Tecnológica de Pereira, explicó, en la presentación del informe, que
la mayor detección de los errores de medicación se dio en el momento de la
revisión de la fórmula médica (5.512 casos), seguido de la dispensación del
medicamento (4.631) y, finalmente, los errores detectados por los usuarios
(1.674).
La culpa, en un 67% de los casos, recae en las personas encargadas de
formular y entregar los medicamentos. Aquí caben las formulas médicas
ilegibles, que en el reporte ascendieron a 47 casos. Los problemas en la
interpretación de las prescripciones médicas se constituyen en la segunda causa
más común, con el 16 % de los reportes, seguida de la confusión en
medicamentos (12%), problemas en el etiquetado, envasado y diseño (3,54 %),
confusión en el nombre o apellidos de los pacientes (0,28 %) y problemas en los
equipos y dispositivos de dispensación, preparación y administración (0,06%).
Los principales medicamentos implicados en los errores de medicación
corresponden a fármacos utilizados para el tratamiento de enfermedades crónicas,
dolor e infecciones.
El estudio concluye que los mayores errores de medicación se presentaron en
Bogotá, con 8.917 pacientes; Antioquia (1.304) y Valle del Cauca (919).
Audifarma, que tiene 6.5 millones de usuarios en el país, abarca 425 puntos de
entrega de medicamentos en todo el territorio nacional. Cada mes, tres millones
de fórmulas médicas.
Para el profesor Jesús Becerra, del Departamento de Farmacología de la
Universidad Nacional, los errores en medicación son parte del ejercicio de la
medicina “porque somos humanos y nos equivocamos”. Lo importante, en su
opinión, es evaluar el riesgo de esos errores. Algunos son inofensivos y otros
pueden ser fatales. También dice que, a la hora de analizar este problema, se debe
mirar un panorama más amplio, pues los medicamentos que consume la
población no son sólo los que se administran por el sistema de salud, sino los que
las personas se auto medican y compran libremente.
El informe de Audifarma estableció que, del total de reportes, el 98,9 % no
fueron graves y sólo el 23,0 % alcanzó al usuario. En cuatro casos se estableció
un daño permanente y “pudo estar relacionado con la muerte en dos pacientes”.
Yadira Parrado, coordinadora de atención farmacéutica de Audifarma, explica
que no se sabe con certeza cuánto puede ser el subregistro de errores. “Hablar a
la población de errores causa temor y muchos pueden creer que se está
haciendo mal el trabajo, pero no es así. Tenemos un programa de minimización
de errores y hemos logrado reducir los errores potenciales”, comentó.
“Prevenir los errores de medicación ahorra dinero y salva vidas”, dijo Margaret
Chan, directora general de la OMS, el pasado 29 de marzo, al presentar una
iniciativa mundial para reducir en un 50 %, en 5 años, los daños graves y
evitables asociados a los medicamentos. La iniciativa “Medicación Sin Daño”
constituye el Tercer Reto Mundial de Seguridad del Paciente.
¿Cómo solucionar el problema? para los autores del trabajo, es necesario
construir “un sistema nacional de reporte de errores de medicación que
incluya el mayor número posible de instituciones ambulatorias y hospitalarias es
el primer paso para la caracterización y generación de políticas y acciones locales
encaminadas a la prevención de estos”.