Está en la página 1de 2

La mitología japonesa, es el conjunto de historias recopiladas a partir de tradiciones

orales sobre leyendas, dioses, ceremonias, costumbres, prácticas y relatos históricos del
pueblo japonés.

Los mitos japoneses convencionales se basan en el Kojiki, en el Nihonshoki y algunos


libros complementarios. El Kojiki que literalmente significa "registro de cosas antiguas" es
el libro más viejo reconocido sobre mitos, leyendas, y la historia de Japón y el Nihonshoki
es el segundo más antiguo. El Shintoshu explica orígenes de deidades japonesas desde
una perspectiva budista mientras que el Hotsuma Tsutae registra una versión diferente
sobre la mitología.
Esta mitología de japón incluye un gran número de dioses, diosas y espíritus. La mayoría
de las historias se refieren a la creación del mundo, la fundación de las islas de Japón y
las actividades de deidades, humanos, animales, espíritus y criaturas mágicas. Algunos
mitos describen personajes y eventos asociados con lugares particulares en Japón. Otros
se encuentran en lugares legendarios, como el cielo o el inframundo.

Dioses o deidades de la mitología japonesa

Se dice que hay ocho millones de kami (八百万) que es un número usado
tradicionalmente para expresar el infinito en Japón. Kami puede ser bueno o malo.
Pueden ser increíblemente poderosos o relativamente benignos.
1. Amaterasu Omikami: la diosa del 7. Susanoo-no-mikoto: el dios del
sol mar y de la tormenta
2. Ebisu: uno de los siete dioses de 8. Tenjin: el dios de la poesía
la fortuna 9. Tsukuyomi: el dios de la luna
3. Fūjin: el dios del viento 10. Raijin: el dios de los relámpagos,
4. Hachiman: el dios de la guerra los truenos y las tormentas
5. Inari Okami: el dios del arroz y la 11. Ryūjin: el dios dragón japonés del
agricultura mar y las tormentas
6. Omoikane: la deidad de la
sabiduría

Animales de la mitología japonesa

Hay una gran superposición entre los animales que se encuentran en Japón y los que se
consideran sagrados en los santuarios y templos. Estos animales sagrados son a menudo
los mensajeros de las deidades sintoístas o budistas o son símbolos de Japón en su
conjunto.

1. Komainu – Guardianes del Santuario: Komainu son las estatuas de piedra de perro
león que se encuentran en las entradas de muchos santuarios en todo Japón. Se
dice que estos perros son protectores y mensajeros de las deidades de ese
santuario en particular, por lo que es posible que encontrar diferentes criaturas
haciendo guardia en diferentes santuarios.
2. Zorros – Mensajeros Divinos de Inari (el dios del arroz y la agricultura): El
mensajero del dios de la cosecha Inari es el zorro. La identificación de esta deidad
con los zorros es tan fuerte que las estatuas de zorros que se pueden ver en los
terrenos del santuario también han pasado a llamarse Inari en japonés.

3. Vacas sagradas – Santuarios Tenmangu: Aunque a algunas vacas les parezca


que son criaturas aburridas o poco brillantes, en realidad son muy inteligentes,
tanto que en Japón se las ha asociado con el dios de los estudiosos, Tenjinsama.

 Mito de la creación

Los primeros dioses convocaron dos criaturas divinas a la existencia, el macho Izanagi y
la hembra Izanami, y les encargaron la creación de la primera tierra. Para ayudarles a
realizar esto, se les dio a Izanagi e Izanami una lanza decorada con joyas,
llamada Amenonuhoko (lanza de los cielos). Entonces, las dos deidades fueron al puente
entre el Cielo y la Tierra, Amenoukihashi (puente flotante de los cielos) y agitaron el
océano con la lanza. Cuando las gotas de agua salada cayeron de la punta de la lanza,
formaron la isla Inojoro (auto-formada).
Descendieron del puente de los cielos e hicieron su casa en la isla. Ya que deseaban
unirse construyeron un pilar llamado Amenomihashira y alrededor de él levantaron un
palacio llamado Yahirodono (la habitación cuya área es de 8 brazos). Izanagi e Izanami
giraron alrededor del pilar en direcciones opuestas y cuando se encontraron, Izanami, la
deidad femenina, habló primero con un saludo. Izanagi pensó que esta no era la manera
apropiada, sin embargo se unieron de todos modos. Tuvieron dos hijos, Hiruko (infante
del agua) y Awashima (isla de burbujas) pero fueron mal hechos y no se consideraron
dioses.
Pusieron a los niños en un bote y los embarcaron al mar. Entonces les pidieron a los otros
dioses una respuesta sobre lo que hicieron mal. Ellos respondieron que el dios masculino
debió haber iniciado la conversación durante la "Ceremonia de Unión". Así que Izanagi e
Izanami se dirigieron alrededor del pilar una vez más, y esta vez, cuando se encontraron,
Izanagi habló primero y su matrimonio fue exitoso.
De esta unión nacieron el ohoyashima, o las ocho grandes islas de la cadena japonesa:

 Awazi
 Iyo (posteriormente Shikoku)
 Ogi
 Tsukusi (posteriormente Kyushu)
 Iki
 Tsushima
 Sado
 Yamato (posteriormente Honshu)