Está en la página 1de 22

UNIVERSIDAD PRIVADA ANTENOR ORREGO

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS


ESCUELA DE DERECHO

DERECHO
CONSTITUCIONAL PERUANO

ANÀLISIS DEL EXP. N.° 01969-2011-PHC/T

INTEGRANTES:
 Alarcón Camacho, Daniela.
 Guevara Moreno, Rocío Del Pilar.
 Rojas Vásquez, Tatiana.
 Villanueva Villarreal, Brisa.
 Ynostroza Sanchez, Josè
 Castañeda Olaño, Kevin
DOCENTE:

Dra. MELISSA CABRERA DÌAZ.

2019
INDICE

CAPITULO I

I. Planteamiento del caso.


1) Demandante
2) Intervención del Ministerio Público
3) Demandado
4) Argumentos de las partes
5) Argumentos de los demandados

II. Limites utilizados por el Tribunal Constitucional


1) Caso Frontón
2) Opinión de magistrados
3) Limites considerados
4) Principios y valores
5) Formato: Ensayo y opinión critica.

CAPITULO II

I. Análisis de controversia
1) Habeas Corpus de los investigados por el Poder Judicial.
2) Pronunciamiento del Ministerio Publico respecto al Habeas
3) Amicus Curiae
4) Principales fundamentos del Tribunal Constitucional.
CAPITULO I

ESTRUCTURA.

I. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA:


Conforme a lo señalado en el auto de apertura de instrucción
cuestionado, los acontecimientos que dieron lugar al proceso penal se
originaron en virtud de tres motines que se produjeron de manera
simultánea en los establecimientos penales San Juan Bautista (El
Frontón), Santa Bárbara y San Pedro (Lurigancho) el día 18 de junio de
1986. La perturbación del orden interno al interior de los penales fue
originada por los internos condenados y procesados por delito de
terrorismo. Así lo describe la Corte Interamericana de Derechos
Humanos:

El 18 de junio de 1986 se produjeron motines simultáneos en tres


centros penitenciarios de Lima: el Centro de Readaptación Social -
CRAS- “Santa Bárbara”, el Centro de Readaptación Social -CRAS- San
Pedro (ex- “Lurigancho”) y el Pabellón Azul del CRAS San Juan Bautista,
(ex-El Frontón).
En este último se encontraban detenidos Nolberto Durand Ugarte y
Gabriel Pablo Ugarte Rivera;

Los presos asumieron el control de los pabellones, luego de haber


tomado a efectivos de la Guardia Republicana como rehenes y de
haberse apoderado de las armas de fuego que portaban algunos de
ellos. Ante esta situación, las autoridades penitenciarias, en coordinación
con las autoridades judiciales competentes, iniciaron negociaciones con
los amotinados, en las que se avanzó hasta conocer sus reclamos;
(Corte Interamericana, caso Durand y Ugarte, sentencia de fondo, párr.
59, f y g).

Según lo descrito en el auto de apertura de instrucción, luego de


reiterados intentos para que los internos depongan su actitud
beligerante, se inició el operativo de develamiento a cargo del
general Raúl Jares Gago, disponiendo que se abra un boquete en el
extremo sur del Pabellón Azul para facilitar el ingreso de los efectivos
policiales (fundamento quinto), “…por lo que se habrían efectuado
disparos de cohetes Ambrush contra la puerta principal y la pared lateral
sin obtener el resultado requerido. En ese momento, el operador
lanzacohetes (…) sería alcanzado por un proyectil de arma de fuego a la
altura del cráneo, el cual provendría de la acción de algún interno, lo que
generó un intercambio de disparos. Las fuerzas del orden usarían
además granadas fumígeras y lacrimógenas, que ocasionarían incendios
al interior del pabellón; al tener resultados negativos con los
lanzacohetes se utilizaría explosivos C-4, así como mayores disparos de
cohetes contra las paredes del edificio, logrando abrirse una brecha en
el muro posterior del edificio. Originando el desmoronamiento y caída del
segundo piso” (fundamento sexto).

1.1 DEMANDANTE

Con fecha 4 de mayo de 2011, doña Lourdes Lucía Heredia Pacheco


interpone demandar de habeas corpus contra don Alan Gabriel Ludwig
García Pérez y contra la juez del Primer Juzgado Penal Supra provincial
de Lima, doña María Jessica León Yarango, con el objeto de que se
ordene que se proceda a la inmediata ubicación, '' identificación y
entrega de los restos mortales de su hijo José Fabián Saire Heredia,
quien, según refiere, perdió la vida en los hechos de violencia ocurridos
en el establecimiento penitenciario El Frontón durante los días 18 y 19
de junio de 1986. Alega la violación de los derechos fundamentales a no
ser objeto de desaparición forzada y a la integridad personal.

Sostiene que el demandado Alan Gabriel Ludwig García Pérez ordenó la


realización de los hechos de violencia antes mencionados, ocasionando
la muerte de su hijo José Fabián Saire Heredia y de otros reclusos; y
declaró el penal El Frontón como zona militar restringida, lo cual impidió
el ingreso de los jueces civiles. Agrega que el demandado dispuso el
entierro clandestino de los cadáveres, entre ellos, el de su hijo José
Fabián Saire Heredia, que hasta la fecha continúa desaparecido.

De otro lado, la demandante sostiene que la Corte Interamericana de


Derechos Humanos (en adelante Corte IDH), en el caso Durand y
Ugarte, ha establecido la responsabilidad del Estado peruano por los
hechos que ocasionaron la privación arbitraria de la vida de varios de los
internos del referido establecimiento penitenciario, y le ha ordenado
identificar los restos de las víctimas y entregarlos a sus familiares;
mandato que no solo alcanza a los señores Durand y Ugarte, sino que
también alcanza a todas las víctimas de los hechos ocurridos en el penal
El Frontón durante los días 18 y 19 de junio de 1986. Por último, la
demandante sostiene que no haber recibido los restos mortales de su
hijo ha convertido su vida en una tortura diaria, lo que debe ser
remediado de manera inmediata. Señala que este Tribunal, en el caso
Francia Sánchez, ha establecido que la negativa de entregar los restos
mortales a los familiares viola el derecho a la integridad oral, puesto que
constituye un trato cruel, inhumano y degradante. De modo similar, la
demandante argumenta que la Corte IDH, en el caso Castillo Páez, ha
establecido que la desaparición forzada no solo afecta a la víctima, sino
que también afecta a sus familiares; puesto que subsiste el derecho de
estos de conocer cuál fue el destino de la víctima y, en su caso, dónde
se encuentran sus restos. Por último, la demandante argumenta que han
transcurrido más de 25 años y pese al mandato de la Corte IDH en el
caso Durand y Ugarte, todavía no se le ha hecho entrega del cadáver de
su hijo José Fabián Saire Heredia, lo cual vulnera los derechos
invocados.

1.2 INTERVENCIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO COMO DEMANDADO:

a) Mediante auto de fecha 1 de abril de 2016, este Tribunal dispuso


la intervención del Ministerio Público en el presente proceso en
calidad de demandado, así como dispuso remitir copia de la
demanda y sus anexos para que ejerza su derecho de defensa.
Con fecha 14 de octubre de 2016, el Ministerio Público contesta la
demanda y solicita que sea declarada improcedente o infundada
por lo siguiente:

b) La Segunda fiscalía Superior Penal Nacional no ha tenido una


conducta obstruccionista en el acto de entrega de los restos
óseos de las víctimas, al contrario, ha realizado la entrega de
estos hasta en tres oportunidades, previa autorización judicial.

c) El Instituto Nacional de Medicina Legal, órgano del Ministerio


Público, ha iniciado y está realizando todos los procedimientos,
que son complejos, para la identificación de tales restos óseos.

d) La comisión forense ha tomado conocimiento del nombre de José


Fabián Saire Heredia, quien está en la relación de las 118
personas desaparecidas, a fin de que sea comparada con los
restos óseos hallados, los que fueron trasladados a un ambiente
acondicionado de la División Clínico Forense de Medicina Legal.
e) Se ha realizado el cotejo de los restos óseos con las muestras de
115 familiares (incluida Lourdes Heredia Pacheco, madre de José
Fabián Saire Heredia), pero no se ha podido identificar aún a José
Fabián Saire Heredia; y v) aún se encuentran pendiente de
procesamiento una buena cantidad de fragmentos óseos.

1.3 Argumentos de las partes

En este apartado, el Tribunal explicará de manera breve los argumentos


principales que proponen las partes para la solución de la presente
controversia. Así pues, se tiene que las partes expresan las siguientes
posiciones:

1.4 Argumentos de la demandante

La demandante afirma que el codemandado, entonces presidente de la


República, Alan Gabriel Ludwig García Pérez ordenó la realización de
los hechos de violencia ocurridos en el establecimiento penitenciario de
la isla El Frontón; declaró dicho penal como zona militar restringida
impidiendo el acceso de jueces y fiscales civiles así como dispuso el
entierro clandestino de los cadáveres de los internos, entre ellos, el de
su hijo el de su hijo José Fabián Saire Heredia; restos mortales que, a
pesar de haber transcurrido más de 30 años, aún no le han sido
entregados. Agrega que tales hechos han convertido su vida en una
tortura diaria que debe ser inmediatamente reparada y que existen
diversos pronunciamientos de este Tribunal, así como de la Corte IDH
que han amparado la pretensión en casos similares.

1.5 Argumentos de los demandados

El codemandado Alan Gabriel Ludwig García Pérez afirma que ordenó a


las Fuerzas Armadas el restablecimiento del principio de autoridad y el
orden en el Centro Penitenciario El Frontón, previa labor de negociación
con los reclusos por parte de la Comisión de Paz. Asimismo, afirma que
dispuso que el Comando Conjunto procediese al entierro de los
cadáveres y que desconoce dónde se encuentran los restos mortales de
quien en vida fuera José Fabián Saire Heredia, por tanto, no tiene
responsabilidad alguna ni le alcanzan los cargos de violación del
derecho a la integridad personal en su expresión de no ser sometido a
tratos inhumanos o humillantes.

La juez codemandada María Jessica León Yarango afirma que, ante el


pedido de entrega de los restos mortales de José Fabián Saire Heredia,
dispuso oficiar a la División Central de Exámenes Médicos Legales de
Lima, a fin de que informe a su Despacho si, de todos los restos óseos
que se encontraban en su custodia, ya se habían identificado los que
corresponden a José Fabián Saire Heredia. Asimismo, sostiene que
vencidos los plazos procesales dispuso elevar el expediente a la Sala
Penal Nacional, siendo recepcionado el 6 de abril de 2011, por lo que,
niega lo afirmado por la demandante en el sentido de que se le ha
denegado la entrega de los restos mortales de su hijo.

El Ministerio Público sostiene que, a través de sus órganos competentes,


ha iniciado y se encuentra realizando todos los procedimientos, que son
complejos, para la identificación de los restos óseos de las víctimas.
Agrega que ha realizado la entrega de los restos óseos de otras
personas hasta en tres oportunidades, previa autorización judicial. Por
otro lado, sostiene que se ha realizado el cotejo de los restos óseos con
las muestras de 115 familiares (incluida la muestra de Lourdes Heredia
Pacheco, madre de José Fabián Saire Heredia) no habiéndose podido
identificar aún a José Fabián Saire Heredia. Finalmente, afirma que está
pendiente de procesamiento una buena cantidad de fragmentos 2 2.

2. LIMITES QUE FUERON UTILIZADOS POR EL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL

2.1 CASO EL FRONTÓN

A) Como primer punto debemos mencionar el pronunciamiento de la Corte


Interamericana de Derechos Humanos, la cual alega que las fuerzas
armadas hicieron un uso desproporcionado de la fuerza para entrar al
penal. Y que además fue una confrontación política ente el gobierno y
los terroristas de Sendero Luminoso, lo que probablemente indujo a la
demolición del pabellón.

B) La C I D H: se habría violado el derecho a la protección judicial en virtud


al establecimiento penal como zona militar restringida, producto de la
suspensión expresa de la vigencia del proceso de hábeas corpus y la
ineficiencia de este mecanismo de tutela constitucional, porque los
jueces no podían ingresar a los penales, por estar declarados como
zona militar restringida y esto impedía las investigaciones y determinar el
paradero de las personas a favor de las que se había puesto el habeas
corpus.

C) Reconocen que el actuar de las fuerzas armadas, no fue objetivamente


razonable en el uso de la fuerza y producto de ello pusieron una
limitación a los derechos de los presos.
D) Se pronuncian: la prohibición a los agentes del Estado de privar
arbitrariamente de la vida a los presos, pues no hubo procedimiento para
verificar la legalidad del uno de la fuerza ejercida por los mismos.

2.2 MAGISTRADOS

1) CALLE HAYEN:
- Al darles una medida de comparecencia restringid, se vulneró los
derechos a la libertad individual y a la tutela procesal efectiva
- Fue una arbitrariedad el no haber calificado la denuncia penal
conforme a lo establecido en el art. 77 del procedimiento penal.

2) VERGARA GOTELLI
- Con la comparecencia restringida se vulnera los derechos a la
libertad individual, a la tutela procesal efectiva.
- El juez deberá de indicar por qué es que habiendo el Perú puesto
en vigencia recién el 2002 la normativa de Roma que sanciona
para delitos de lesa humanidad, resulta también aplicable a casos
cuya fecha de los crimines es anterior a su vigor, es decir
adecuando la conducta de un inculpado respeto a un delito no
previsto en el código punitivo al momento de los hechos, así
mismo explicar por qué resulta aplicable la retroactividad de
manera perjudicial al actor penal.
- La necesidad de que las resoluciones judiciales sean motivadas
(art. 139), el juez deberá explicar las razones por las cuales se
pronunció.
- Hace mención al art 2° inciso 24: “Nadie será procesado ni
condenado por acto u omisión que al tiempo de cometerse no
esté previamente calificado en la ley, de manera expresa e
inequívoca, como infracción punible; ni sancionado con pena no
prevista en la ley”. En lo que señala que el delito que se le quiere
imputar no estaba tipificado en el momento de la comisión.
- Resulta arbitrario aplicar de manera retroactiva un precepto penal
sin la debida fundamentación que lo valide, lo que en definitiva
constituye un argumento de los derechos fundamentales del
justiciable sin un razonamiento suficiente que lo sustente.
- La corte eligió los criterios internacionales de retroactividad para
la sanción de lesa humanidad, sin embargo, él opta por la no
aplicación, puesto que el Perú fue parte o se suscribió a los
mismos en el año 2002, y los actos ocurrieron en 1868, a lo que
la ley prohíbe que se castigue los actos no tipificados en el
momento de la comisión de los mismos. Además, que se debe de
elegir por lo más favorable al reo.
3) LIMITES CONSIDERADOS
El Tribunal Constitucional declara infundada la demanda, en el cual se
pretendía anular la sentencia de investigación y sanción por el caso el
Frontón, debido a que considera que otros derechos se contraponen
como:

1) Derecho a la moral
2) Derecho a la dignidad humana
3) Derecho a la vida
4) Derecho a la libertad
5) Derecho a la verdad

4) PRINCIPIOS Y VALORES

Los principios son el conjunto de valores, creencias, normas, que


orientan y regulan la vida de la organización. Son el soporte de la visión,
la misión, la estrategia y los objetivos estratégicos. Estos principios se
manifiestan y se hacen realidad en nuestra cultura, en nuestra forma de
ser, pensar y conducirnos. Como Partido Socialdemócrata, somos un
movimiento político que lucha por la libertad, la justicia social, la igualdad
y la solidaridad en nuestro país y en el mundo. Nuestra meta es un país
en paz, en el que puedan realizarse estos valores fundamentales, en el
que cada individuo pueda vivir una vida plena desarrollando su
personalidad y sus capacidades, y en el que los derechos humanos y
civiles estén amparados en el marco de una sociedad democrática.

En Acción Democrática, entendemos la Democracia como gobierno de


las mayorías, con pleno respeto de las minorías, de las libertades y de
los derechos individuales, sin exclusiones, sin segregaciones, sin
marginamientos, sin discriminados por su condición económica, social,
religiosa, cultural, étnica o de sexo. Para Acción Democrática, la
democracia moderna es el sistema social y político:
 Que integra las necesidades e intereses de todos los sectores en
un marco de relaciones cívicas pluralistas y de procedimientos de
expresión de la voluntad colectiva, basado en vínculos éticos de
defensa de la igualdad y libertad individuales y colectivas,
centrado en el valor de la auténtica ciudadanía activa.
 En el cual hay Estado Constitucional de Derecho y de Justicia y
clara separación, independencia y autonomía entre los poderes
públicos, los cuales colaborarán entre sí para la realización de
los superiores fines del Estado en servicio de la sociedad y el
individuo.
 Que promueve y garantiza la participación efectiva y el desarrollo
de todos los actores corresponsables en la definición,
sustentación y defensa de las reglas de juego del sistema
democrático y de la gobernabilidad.

Los valores y principios básicos, son los que fundamentan a la organización, a


la gestión interna y a la acción externa en la sociedad, en el Estado y en la
Comunidad Internacional. Nuestros valores y principios son:

 La Justicia Social: es el fin de toda discriminación contra los individuos


y la igualdad de derechos y oportunidades. Exige que las desigualdades
cualesquiera que ellas sean se vean compensadas, aminoradas y de ser
posible totalmente suprimidas por la sociedad y el Estado, sin que estos
fines resulten supeditados ni a quienes detentan el poder económico ni a
quienes ejerzan el poder político.

 La Igualdad: Que no se define como una imposible uniformidad o


identidad de todos los seres humanos, sino como principio que reconoce
las diferencias y al mismo tiempo sostiene que ellas no pueden ser
soporte para ningún tipo de discriminaciones. La igualdad consiste en
una misma posición y una misma condición de todos los ciudadanos
ante leyes idénticas para todos, con los mismos derechos y garantías
tutelados por una sola e imparcial administración de justicia y un mismo
tratamiento por parte de todos los organismos de la sociedad y del
Estado. La igualdad también se entiende como igualdad de
oportunidades, ya como el derecho garantizado que tiene todo
ciudadano de desarrollar libremente sus aptitudes y capacidades sin
interferencias ni impedimentos indebidos, y entendida también como la
obligación ineludible que tienen la sociedad y el Estado de brindar las
facilidades, medios y recursos para que puedan acceder libremente a las
oportunidades quienes en razón de desventajas económicas, sociales,
culturales o aptitudinales de cualquier naturaleza se hallan impedidos de
acceder a las mismas.

 La Libertad: Como plena autonomía de la voluntad del individuo, como


derecho que tienen los seres humanos a hacer todo cuanto esté
lícitamente permitido y todo cuanto no esté explícitamente prohibido.
Libertad como principio esencial que garantiza a toda persona el pleno
ejercicio del derecho a decidir su comportamiento y acción sin
interferencias ajenas a la propia persona y sin lesionar los derechos de
los demás, en el marco de lo consagrado en el sistema jurídico de la
doctrina universal de los derechos humanos. Libertad como posibilidad
de ejercer plenamente los derechos económicos, sociales, políticos,
religiosos, de salud, vivienda, educación, cultura, sufragio, expresión,
comunicación y todos los demás inherentes a la persona humana sin
otras limitaciones que las restricciones mínimas establecidas
democráticamente por razones de interés social.
 La Solidaridad: Como virtud humana y democrática que se expresa en
la concurrencia y cooperación entre los seres humanos, en la
contribución de sus aptitudes y potencialidades, en la aportación
recíproca de esfuerzos y voluntades tanto para lograr fines individuales y
sociales como para superar sus dificultades.
 La Honestidad: La promoción, exigencia y salvaguarda de nuestras
actuaciones individuales y colectivas dentro o fuera del Partido
caracterizadas por la ética, probidad, rectitud, honradez y transparencia.
Honestidad como comportamiento honorable individual y social, en el
Partido y en el Estado, en la actividad privada y en la función pública.
Honestidad como respeto al ordenamiento jurídico, a las instituciones y a
las normas de convivencia social y moral. Honestidad como observancia
rigurosa y respeto a nuestros principios, reglas, historia, deberes
ciudadanos y partidistas. Honestidad como garantes de la sanción a las
infracciones éticas y disciplinarias.

5) FORMATO

5.1 INTRODUCCIÓN

El 18 de junio de 1986, a las seis de la mañana, durante el transcurso de


un congreso de la Internacional Socialista (de la que el Partido Aprista
Peruano del entonces presidente Alan García formaba parte) en Lima,
los presos por terrorismo de las cárceles de San Juan de Lurigancho
(presos comunes), en el Pabellón Azul de la isla penal de El Frontón
(terroristas) y Santa Bárbara (mujeres), que poseían un control tácito al
interior de los centros, se amotinaron en forma coordinada y tomaron
como rehenes a los guardias de las cárceles y a tres periodistas.

Los amotinados en las tres cárceles presentaron un pliego único de 26


demandas, la mayoría relacionada a mejoras en las condiciones de vida
de los prisioneros y la disolución del Instituto Nacional Penitenciario
(INPE), entidad encargada de las prisiones en el país.6 7 Alan García y
los miembros de su gobierno fueron tomados desprevenidos por el
incidente.

A las 10:00 se inició una sesión de emergencia del Consejo de Ministros


y de los mandos militares con la participación de Alan García. Tres horas
después, finalizada la reunión, el ministro del Interior, Agustín Mantilla,
anunció que, de no rendirse los amotinados, los centros penitenciarios
serían retomados por la fuerza.

Sendero Luminoso lanzó ese día una ola de asesinatos y atentados


terroristas en Lima que costó varias vidas.
5.2 DESAROLLO

 NEGOCIACIONES

El gobierno envió una comisión negociadora formada por César


Samamé, Augusto Rodríguez Rabanal y Fernando Cabieses, que llegó a
las 16:30 a negociar a la cárcel de El Frontón. Dichas negociaciones no
prosperaron.

 HECHOS

A las 17:15, al no prosperar las negociaciones, el jefe del grupo de


Fuerzas de Operaciones Especiales (FOES) de la Marina de Guerra del
Perú, a requerimiento del señor viceministro del Interior, Agustín
Mantilla, inició las acciones para retomar los penales. Las FOES se
encargarían de las demoliciones de algunas paredes de los penales para
así posibilitar la intervención de los elementos de la Guardia
Republicana del Perú.

El primer ataque se dio en la cárcel de mujeres, en donde la Guardia


Republicana (sección en ese momento existente de policía encargada
de la vigilancia de las cárceles y de las fronteras) recuperó el control del
penal relativamente rápido. Los policías demolieron una pared y
lanzaron gases lacrimógenos y paralizantes. En dos horas los rehenes
fueron liberados, resultando dos internas muertas.

El asalto contra la cárcel de la isla de El Frontón se inició a las 0:00,


estando a cargo de la Marina de Guerra y de la Infantería de Marina
peruanas. El director del penal, el juez y el fiscal dejaron finalmente
sentada su protesta por la presencia de los marinos, a quienes negaron
autorización para actuar dentro del penal, declarando que no se
responsabilizaban por los resultados de esta intervención.

5.3 EL FRONTON

Mientras tanto, desde la isla de El Frontón, el viceministro del Interior


aprista, Agustín Mantilla, anunció que la isla se encontraba bajo el
control del Comando Conjunto, afirmando que había sido declarada zona
militar restringida. También a las 0:00 llegó a Lurigancho un escuadrón
de la Guardia Republicana, que colocó explosivos alrededor de la pared
exterior del Pabellón Industrial de la prisión donde los senderistas tenían
a un rehén. Entonces se inició el ataque conjunto de tropas de la
Guardia Republicana y del Ejército peruano.

A las 3:00, después del ataque con fusiles y granadas que ocasionó un
duro combate. Horas más tarde, los 124 senderistas atrincherados en el
edificio yacían muertos.

El escándalo nacional e internacional frente a este crimen múltiple fue


enorme.

El presidente García visitó tardíamente el lugar de los sucesos,


declarando que sólo cabían dos posibilidades: "o se van ellos (los
autores del crimen) o me voy yo". Sin embargo nunca se hizo nada por
castigar a los culpables.

5.4 CONCLUCIONES

Ante las graves acusaciones que se hicieron con respecto a la reacción


de las Fuerzas Armadas, el Parlamento peruano, en sesión conjunta,
conformó una comisión que tuvo por objetivo la investigación y el análisis
de los sucesos ocurridos en los penales.

La comisión, presidida por el entonces senador Rolando Ames, afirmó


haber encontrado suficientes pruebas para acusar y exigir una respuesta
por las decisiones tomadas por el Presidente Alan García y su Consejo
de Ministros y determinar la responsabilidad política por estos actos.

El gobierno de García, sin embargo, otorgó impunidad a los autores de


la masacre. Inclusive, uno de los responsables del operativo llevado a
cabo por la Marina de Guerra del Perú en El Frontón, el vicealmirante AP
Luis Giampietri Rojas, fue Primer Vicepresidente del segundo gobierno
de Alan García.

Según la Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú, la matanza


de las prisiones marcó un punto de quiebre en la política antiterrorista
del gobierno de Alan García, pues si hasta ese momento había mostrado
interés en frenar las violaciones a los derechos humanos cometidas por
las Fuerzas Armadas del Perú, tras los hechos de junio de 1986,
permitió e inclusive alentó la continuación de la represión(de la cual uno
de los hechos más sonados de estos años fue la masacre de 30
campesinos en el poblado ayacuchano de Cayara.

5.5 CITAS PERIODISTICAS

El Ministerio de Justicia solicitó al Tribunal Constitucional corregir de


oficio lo que considera un “error material” registrado en la sentencia que
declara que no se cometieron crímenes de lesa humanidad en el caso El
Frontón.

El error radicaría en que no se alcanzó la mayoría necesaria para que


sea considerado un fallo, tal como lo exige la Ley Orgánica del TC.

El pedido, según informó Andina, se alcanzó a través de un petitorio


presentado el 16 de setiembre por el procurador público especializado
supranacional, Luis Huerta.

Al respecto, se advierte como “error material” el hecho de que el


magistrado Juan Vergara haya argumentado que carecía de objeto
pronunciarse sobre esta materia, pero a la vez suscribió la sentencia en
mayoría.

“Corresponde al Tribunal Constitucional subsanar este error material que


se evidencia al revisar el texto de la sentencia y el contenido de los votos
de los magistrados Vergara Gotelli, Urviola Hani y Eto Cruz”, indica el
documento.

Según organismos humanitarios e investigaciones periodísticas, varios


de los reos rendidos fueron ejecutados extrajudicialmente, por lo que
unos 33 efectivos de la Marina se encuentran procesados. El ex
procurador anticorrupción Ronald Gamarra afirmó hace unos días que la
sentencia del TC “está escrita ex profesamente para limpiar” al ex
presidente Alan García “de cualquier responsabilidad presente y futura
en este caso”.

CAPITULO II

6) ANALISIS DE LA CONTROVERSIA

La controversia sobre el caso El Frontón, resuelto por cuatro


magistrados del Tribunal Constitucional mediante la Resolución 3173-
2008-PHC/TC (caso Teodorico Bernabé Montoya), ha originado
posiciones divididas a nivel de la doctrina nacional, si se toma en cuenta
que el problema central de la controversia estaba relacionado con la
tutela del derecho a la verdad, la judicialización de las graves violaciones
a los derechos humanos ocurridas en el país durante el conflicto armado
interno y el cumplimiento de las obligaciones del Estado en materia de
derechos humanos. Al igual que en la resolución en mayoría del Tribunal
Constitucional y los respectivos votos singulares, la doctrina se divide en
extremos fácilmente identificables.

La sentencia del TC evita pronunciarse sobre el fondo del asunto, pues


dice que carece de competencia. Con ese fin invoca argumentos de
forma. En primer lugar, pone en cuestión la 7 competencia del TC para
conocer el recurso de agravio constitucional, luego, cuestiona y niega la
legitimidad procesal de IDL para intervenir en el proceso, a
continuación, más adelante, cuestiona la legitimación activa en los
procesos constitucionales de los amicus curiae. También cuestiona el
hecho que las sentencias no acatadas por la sentencia en segunda
instancia, no sean precedentes vinculantes, para terminar, cuestionando
el supuesto “anarquismo procesal”.

En relación con los supuestos vicios procesales invocados por el TC,


debemos de señalar que, en ningún momento el IDL ha violado la
legalidad procesal. No hay ninguna norma procesal o sustancial que
prohíba a los que han presentado amicus curiae presentar luego
recursos impugnativos. En todo caso no se trata de una conducta
de mala fe. El IDL presentó un Amicus pues no había otra manera de
cautelar los intereses de los familiares de las víctimas, pues en el
proceso de habeas corpus, no éramos partes. Lo que es claro, es que
nos asistía y nos asiste un interés legítimo, cual es la expectativa de
tutela y el derecho a la protección judicial de las víctimas. Estamos
ante un vacío, que debió ser interpretado por el TC en favor de la
optimización de la protección de los derechos de las víctimas de El
Frontón. Tampoco es cierto que el IDL no tenga legitimidad para
presentar el recurso de agravio constitucional y luego recurso de queja.
Ha quedado claro que esta tenía razones jurídicas. Primero, la propia
jurisprudencia del TC que ha señalado que todo derecho debe contar
con un mecanismo procesal para hacerlo valer, y en caso que no exista,
el juez está en la obligación de habilitarlo. En presente caso, estamos
ante la disyuntiva de que los familiares de las víctimas de la matanza de
El Frontón, tenían un derecho a la protección judicial, sin embargo, por
los propios límites de las normas de derecho procesal constitucional, no
tenía un mecanismo adecuado y eficiente para protegerlos, con lo cual
llegamos al absurdo, de tener derechos, pero no tener procedimientos
para reivindicarlos, lo cual es incompatible con la fuerza normativa de la
Constitución. También teníamos un legítimo interés por el lado de la
dimensión colectiva del derecho a la verdad. Prueba que nos asistía el
derecho es que el recurso de queja fue admitido por el propio TC
declarándolo, hasta que se dieron cuenta que era un caso en el que
chocaban con el gobierno, momento en el cual, decidieron dar marcha
atrás. Lo que ha hecho el TC con sentencia es subordinar el carácter
vinculante y la fuerza normativa de los derechos fundamentales, a la
existencia de una herramienta procesal, lo cual es sumamente
cuestionable en el marco de un Estado Constitucional de Derecho.

En este caso se propuso dos garantías constitucionales del art. 200


de la CCP, en el poder judicial como también en el tribunal
constitucional.

2.1 HÁBEAS CORPUS DE LOS INVESTIGADOS POR EL PODER JUDICIAL

En marzo de 2009, Humberto Bocanegra Chávez interpone demanda de


hábeas corpus a favor de ese grupo de militares con el objeto de que se
declare nulo el auto de instrucción y se cierre el caso por tratarse de un
delito (asesinato) ya prescrito en atención a que los hechos imputados
datan de 1986.

El Sexto Juzgado Especializado en lo Penal de Lima declara infundada la


demanda por considerar que la prescripción no es un derecho
fundamental; mientras que la Segunda Sala Especializada en lo Penal
para Procesos con Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de Lima,
confirma la resolución por considerar que los hechos no habían prescrito
al tratarse de crímenes de lesa humanidad.

2.2 EL HÁBEAS CORPUS LLEGA AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Luego de desestimarse el hábeas corpus hasta en dos ocasiones, el recurso de


agravio constitucional llega al TC. Ya con el caso en sus manos, el máximo
intérprete de la Constitución, considera que el asunto debía girar en torno a dos
puntos controvertidos:

 Si es constitucional la apertura de instrucción de enero de 2009


contra los marinos a pesar de que los hechos que se les imputa
habían ocurrido en 1986.
 Si esos hechos acaecidos en 1986 debían calificarse como crímenes
de lesa humanidad.

2.3 AMICUS CURIAE

Es utilizada para referirse a presentaciones realizadas por terceros


ajenos a un litigio, que ofrecen voluntariamente su opinión frente a algún
punto de derecho u otro aspecto relacionado, para colaborar con el
tribunal en la resolución de la materia objeto del proceso. La información
proporcionada puede consistir en un escrito con una opinión legal, un
testimonio no solicitado por parte alguna o un informe en derecho sobre
la materia del caso. La decisión sobre la admisibilidad de un amicus
curiae queda, generalmente, entregada al arbitrio delrespectivotribunal.
Sinónimo: amigo de la corte o amigo del tribunal

El Secretario Ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos


Humanos, Ronald Gamarra, presentó, un informe como amicus curiae
ante el Tribunal Constitucional en relación con el caso del penal El
Frontón, donde se produjo una masacre de internos en 1986. Este caso
llega al TC a través de un recurso de queja formulado por abogados del
Instituto de Defensa Legal contra una resolución judicial que declara
fundada una acción de habeas corpus promovida para solicitar la
prescripción del caso.

El informe de amicus curiae demuestra que el caso El Frontón constituye


un crimen de derechos humanos y por tanto es imprescriptible; describe
el ordenamiento jurídico que le es aplicable y establece la
correspondiente obligación del Estado de impartir justicia, así como las
razones específicas por las cuales es inadmisible la aplicación de la
prescripción a este caso.

2.4 Para resolver este caso se dieron los siguientes artículos:

Derecho a la dignidad humana (artículo 1 de la Constitución) derecho


fundamental a la tutela jurisdiccional efectiva (artículo 139, inciso 3, de la
Constitución) y del deber del Estado de garantizar la plena vigencia de
los derechos humanos (artículo 44 de la Constitución), siendo además
un valor encaminado a la garantía plena de los derechos fundamentales
a la vida (artículo 2, inciso 1, de la Constitución), a la integridad personal
(artículo 2, inciso 1, de la Constitución), a la libertad personal (artículo 2,
inciso 24, de la Constitución) y a la igualdad (artículo 2, inciso 2, de la
Constitución), frente a sus muy graves violaciones. El TC determina las
implicancias para nuestro país en cuanto a la obligación de persecución
en los casos de crímenes de lesa humanidad, los que no prescriben no
como mandato de una norma convencional la Convención sobre la
imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa
humanidad, adoptada el 9 de noviembre de 2003.

2.5 PRINCIPAL FUNDAMENTO DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

1) No corresponde incluir en una sentencia un fundamento jurídico (ni un


punto resolutivo) que no cuenta con la cantidad necesaria de votos para
considerarse como la posición mayoritaria del TC. Esto se desprende del
reciente auto recaído en el Exp. Nº 01969-2011-PHC/TC. En esta
resolución, el Tribunal ha eliminado el extremo de una sentencia del
2013 (recaída en el mismo expediente) que declaró que los hechos de El
Frontón no eran crímenes de lesa humanidad. Por ello, es el juez a
cargo del proceso penal quien deberá pronunciarse sobre si estos
hechos son, o no, crímenes de lesa humanidad. Las personas a favor de
las que se interpuso de la demanda de hábeas corpus actualmente
están siendo procesadas por los hechos de El Frontón. En este enlace
repasa los detalles.
2) Sentencia en cuestión que los 4 magistrados votaron evidencia la
intención de anular el auto de apertura de instrucción emitido por el Juez
del Cuarto Juzgado Penal Supraprovincial con fecha 9 de enero de 2009
(Exp. N° 2007-00213-0-1801-JR-PE-04) en el extremo que declara que
los hechos materia del proceso penal constituyen crímenes de lesa
humanidad, más allá de no existir una argumentación pacífica entre los
propios magistrados tal como lo expresan los Fundamentos de Voto de 2
de los 4.

3) La sentencia, en realidad, tiene sólo 3 votos a favor: Mesías Ramírez,


Álvarez Miranda y Calle Hayen (éste último si bien objeta la forma no
hace lo propio con el fondo); y, por lo tanto, 3 votos en contra: Eto Cruz,
Urviola Hani y Vergara Gotelli (éste último porque en su Fundamento de
Voto expone más bien una retractación de su voto, no solo de la forma
sino además del fondo).

4) La explicitación de calificar o no como crímenes de lesa humanidad (y la


consecuente imprescriptibilidad o no del caso) es innecesaria, tal como
lo demuestran los votos singulares por separado de los magistrados Eto
Cruz y Urviola Hani quienes declararon INFUNDADA la demanda, y es
directamente funcional a una persona beneficiaria: Alan Gabriel Ludwig
García Pérez.

5) El TC actual padece de la acumulación de un desprestigio por cuenta


propia sin precedente histórico, fuera de sus siempre cuestiona
sentencias, también por su modo de elección..

2.6 Conclusión del Tribunal Constitucional

En consecuencia, si bien los hechos materia del proceso penal debe ser
investigados en virtud del cumplimiento de lo ordenado por la Corte
Interamericana de Derechos Humanos, éstos no pueden ser calificados
como crimen de lesa humanidad, y en consecuencia terminado el
proceso penal opera la prescripción, sin posibilidad de nuevos
procesamientos. Las repercusiones de esta labor tienen consecuencias
centrales para la misma viabilidad de todo Estado Constitucional que se
precie de serlo. Es por ello que al juez o a la jueza constitucional, al igual
que los congresistas, gozan de inviolabilidad por sus votos. Es por ello
que, además, se tutela muy especialmente su independencia
jurisdiccional. Aquello no quiere decir que los jueces y juezas
constitucionales no puedan emitir fallos discutibles, e incluso cometer
errores. Es, en ese tenor, que en el presente trabajo no solamente traigo
a colación lo referido a inviolabilidad o no interferencia en procesos
pendientes, sino que paso aquí a explicar las razones por las cuales
considero que el pronunciamiento que emitimos, la corrección de un
error material por un equivocado cómputo de los votos en uno de los
extremos de lo resuelto, es una salida conforme a Derecho. Por lo
mismo, lo que señalamos se encuentra en las antípodas de un
prevaricato o una infracción constitucional. No me corresponde aquí
hacer un juicio de valor sobre si lo planteado contra el Tribunal se
incardina en un contexto de generar inestabilidad institucional e incluso
de ir más allá. Solamente espero que la entidad a la cual hoy me honro
en pertenecer continúe pudiendo desempeñar su labor dentro de los
parámetros que el propio fortalecimiento del Estado Constitucional y lo
que él involucra así lo reclama.
BIBLIOGRAFÌA

RECUOERADO DE: file:///C:/Users/TOSHIBA/Downloads/consti%20fronton.pdf