Está en la página 1de 2

Ciencias auxiliares de la Historia

Diplomática
Es el estudio completo de los caracteres del ‘diploma’, el cual es un documento importante del
tipo de la bula, el privilegio o el despacho. Estos documentos se autorizaban por medio de
sellos o títulos, instrumentos que garantizaban su autenticidad.

Estudio de la génesis documental, o sea, origen del documento, los caracteres externos del
documento (tipo de papel, tintas, sellos), análisis de los caracteres internos (forma de la letra,
datación temporal, datación tópica) y la descripción del proceso seguido en la redacción del
documento.

Surgió la necesidad de hacer análisis de las características documentales. En el siglo XII el


papa Inocencio III formuló reglas precisas para analizar las características externas e internas
de los documentos, debido a que se descubrió la falsificación de ciertos documentos
eclesiásticos. Durante el Renacimiento se incrementaron los estudios e investigaciones y fue
cuando apareció la ciencia paleográfica.

La diplomática al estudiar los documentos, plantea una crítica, es decir, no solamente equivale
a juzgar su autenticidad o falsedad, sino también a conocer su valor en vista de los caracteres
intrínsecos y extrínsecos que ofrece. Lo que permite clasificar y explicar todo tipo documento
concluyendo su autenticidad o si ha sido adulterado.

Tomado de: Silva Prada, Natalia. Descifrar la historia colonial: Bases de paleografía y
diplomática hispanoamericana. (Siglos XVI-XVIII). Publicado en el blog “Paleografías
Americanas”. URL: http://paleografi.hypotheses.org/capitulo-1-conceptos

Sigilografía
La palabra sigilografía, etimológicamente procede de un vocablo grecolatino, compuesto de
dos términos, uno latino: “sigilium”= sello, y otro griego “γραφή”= descripción, doctrina,
ciencia. La definición etimológica encaja perfectamente con el objeto de esta disciplina, es
decir, tratado o estudio del sello en su aspecto material (realidad técnico-teórico) y formal
(representatividad simbólica y signo validativo).

La sigilografía como ciencia histórica con carácter autónomo, auxiliar o dependiente, e


íntimamente relacionada con la Diplomática, el derecho, la historia del arte, la heráldica o la
genealogía, es el estudio científico (crítico) de los sellos utilizados por ser humano a lo largo
de los siglos como instrumento o medio adecuado para autorizar y validar la documentación
pública (oficial) y aún privada.

Utiliza técnicas artísticas y de materialidad respecto al sello, también se fija más en la


importancia intrínseca, es decir, en el elevado valor crítico (histórico, jurídico, diplomático)
del sello en cuanto parte o elemento integrante y, a la vez, garantía de la documentación.
Dejando a un lado una serie de aspectos y sutilezas de gran interés, más para tratadistas antiguos
que para los modernos, pero en realidad de poca o ninguna importancia científica, verbigracia:
determinar si la Sigilografía es ciencia o arte, si se la debe encuadrar como ciencia autónoma
o más bien como auxiliar y dependiente de la historia, de la diplomática, etc.

La validación del documento fue el uso más frecuente, pero no el único que tuvo el sello.
También sirvió para asegurar cierres de cartas, sellar reliquias, acreditar a un mensajero, marcar
panes ácimos etc. Un uso notable de las matrices sigilares de los municipios fue el de marcar
las campanas como prueba de propiedad.

Tomado de: Riesco, Angel. 1978. Introducción a la sigilografía. Gráficas Uguisa. Madrid,
España.

Numismática
El término numismática deriva del latín numismatis, variante de nomisma (moneda), término
que designa el estudio y coleccionismo de monedas, estampillas y papel moneda emitido por
una nación con el diseño oficial del país.

En cierta época se usaba el trueque para intercambiar objetos o servicios, luego se usó
propiamente el metal como moneda. Cuando se trata solo de papel moneda, suele preferirse el
término exclusivo notafilia. La numismática es conocida desde los tiempos del Imperio persa,
aunque no puede saberse con seguridad en qué momento comenzó como fenómeno social
(coleccionistas). La numismática como ciencia comienza tímidamente en el siglo XIX, época
de modernización y apreciación como tales de todas las ciencias, tal y como las entendemos
hoy.
Esta ciencia puede dar testimonio inestimable de los intercambios y de la economía de los
pueblos, así como de su historia política, geográfica, religiosa, etc.

La numismática cumple un rol fundamental a la hora de permitirnos acoplar y conocer datos


precisos y concretos sobre los diferentes tipos de moneda o billetes que han sido utilizados en
determinados períodos de la historia y regiones.

Tomado de: Villar, Francisco. y Pilar, María. 2001. Religión, lengua y cultura prerromanas de
hispana. Edit. Universal Salamanca.
Damián , Salgado. 2009. Numismática: Concepto y metodología, Buenos Aires, Argentina.
Edit. Letra Viva.