Está en la página 1de 11

Historia de la banca

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
La historia de la banca comienza con el primer prototipo de banco de comerciantes de la
Mesopotamia, que hacía préstamos de granos a los agricultores y negociantes que
transportaban bienes entre las ciudades desde aproximadamente 2000 a. C. en
Fenicia, Asiria y Babilonia. Posteriormente, en la Antigua Grecia y durante el Imperio Romano,
los prestamistas hacían empréstitos y se añadieron dos innovaciones importantes: aceptaban
depósitos y cambiaban dinero.. Existe evidencia arqueológica para este período en la Antigua
China y la India de préstamos monetarios.
En el sentido moderno del término, la banca tuvo sus inicios en las ricas ciudades del norte
de Italia, como Florencia, Venecia y Génova, a finales del periodo medieval y principios
del Renacimiento. Las familias Bardi y Peruzzi dominaron la banca en la Florencia del siglo
XIV y establecieron sucursales en muchas otras partes de Europa.1 Quizás el banco italiano
más famoso fue el Medici, fundado por Juan de Médici.
El desarrollo de la banca se propagó del norte de Italia a toda Europa y tuvieron lugar varias
innovaciones importantes en Ámsterdam durante la República de los Países Bajos en el siglo
XVI, así como en Londres en el siglo XVII. Durante el siglo XX, el desarrollo
en telecomunicaciones e informática llevaron a cambios fundamentales en las operaciones
bancarias y permitieron que los bancos crecieran dramáticamente en tamaño y alcance
geográfico. La crisis financiera de fines de los años 2000 ocasionó muchas quiebras
bancarias, incluyendo a algunos de los bancos más grandes del mundo, y generó mucho
debate sobre la regulación bancaria existente
IMPORTANCIA
La banca pública es la banca que opera al servicio del interés público vía instituciones en
propiedad pública a través de los gobiernos que los representan. Los bancos públicos pueden
existir a todos los niveles, desde nivel local a regional o nacional e incluso internacional. Cualquier
organismo gubernamental que pueda satisfacer las necesidades bancarias locales pueden, en
teoría, crear una institución financiera.

La banca pública se distingue de la banca privada en que sus acciones son motivadas para el
interés público. Bancos privados, por el contrario, buscan en general beneficios a corto plazo para
los accionistas o para conseguir su expansión como su más alta prioridad. Los bancos públicos son
capaces de reducir los impuestos dentro de sus [jurisdicciones], porque sus beneficios son
devueltas al fondo general de la entidad pública.

Se denomina banca privada a toda institución financiera intermediaria entre los agentes
económicos (personas, empresas y Estado) con capacidad de ahorro y los agentes que requieren
inversión. La banca privada coloca recursos analizando las circunstancias personales del cliente, su
situación vital, su patrimonio, sus preferencias, su perfil de riesgo y sus necesidades económicas;
es decir, no presta en función a la viabilidad de un proyecto (s). Actualmente, se discute que es
imperativo incorporar a la colocación de recursos financieros el concepto de riesgo compartido;
pues tal como está los únicos que pierden son los usuarios del sistema y los prestatarios. 1
La inversión mínima para acceder a un servicio de Banca Privada depende de cada entidad aunque
el mínimo exigible suele estar establecido en 100.000 euros de patrimonio líquido financiero.

Además de un servicio de asesoramiento a medida, las entidades de Banca Privada ofrecen


servicios de gestión discrecional de carteras, SICAVs y diversos productos a medida. 2

Actualmente, este servicio es ofrecido tanto por grandes entidades financieras, que cuentan con
un área especializada en grandes patrimonios, como por bancos dedicados exclusivamente a este
segmento.

Un banco es un tipo de entidad financiera de crédito cuyo principal fin es el


control y la administración del dinero, por medio de distintos servicios
ofrecidos como el almacenaje de grandes cantidades de dinero, realización
de operaciones financieras o la concesión de préstamos o créditos, entre
otros.

La práctica habitual de un banco es la recogida de capitales de diferentes


individuos o empresas que depositan su confianza y sus recursos en el
mismo por medio de cuentas de ahorro o cuentas corrientes.

A la vez un banco funciona como una empresa más y cuenta con sus propios
fondos en muchas ocasiones y con una idea de negocio propia a la hora de
afrontar operaciones de crédito o de otros tipos en el ámbito de las finanzas.

La labor intermediaria del banco

La entidad cuenta con dichos medios para desarrollar una actividad de concesión
de préstamos a otros cuya devolución deberá traer consigo la ganancia de
una cantidad mayor dependiendo del tipo de interés que se haya aplicado.

La aparición de estas plusvalías es lo que da sentido a la existencia y viabilidad de


los bancos, pues estas ganancias son destinadas primero a ofrecer rentabilidad a
los depositarios y suponen a su vez el beneficio de la propia entidad. Por ello, se
considera a los bancos como entidades económicas
de intermediación. Los intermediarios financieros cumplen una función
comercial muy importante ya que se encargan de poner en contacto a los
oferentes y demandantes (ahorradores) de productos financieros con la finalidad
de activar el mercado canalizando el ahorro hacia la inversión y así rentabilizar el
capital de los inversores.

Para que ello sea posible, normalmente las tasas a las que el banco se
compromete con los depositarios iniciales son menores que las establecidas a la
hora de realizar los préstamos, pues se tienen en cuenta diversos factores como
el riesgo.
Tipos de bancos

El conjunto de bancos existentes en en el sistema económico conforma la banca o


sistema bancario. Dicho todo esto, existen diferentes modalidades de banco
atendiendo al sector al que esta entidad se dirija y al tamaño de su acción.
Existen dos tipos de banca:

 Banca minorista: la más habitual en operaciones simples de personas y empresas. A su


vez se divide en:
o Banca privada: asesoramiento financiero, fondos de inversión, etc.
o Banca de particulares: cuentas a la vista, depósitos, recibos y nóminas, hipotecas,
créditos, etc.
 Banca mayorista: destinada a grandes volúmenes de dinero procedentes de importantes
operaciones económicas. Se divide también en dos segmentos:
o Banca de inversión: estructuras financieras, fusiones y adquisiciones (M&A),
asesoramiento, etc.
o Banca de empresas: Gestión del pasivo (líneas de crédito, factoring o confirming), gestión
del inmovilizado (préstamos, leasing, renting, etc).

Otras funciones de un banco

Con el desarrollo del mercado bancario, son muchas otras actividades las que
este tipo de organizaciones han abordado, hasta tal punto que el sistema bancario
ha pasado a tener una muy alta influencia en la vida de las personas y del
entramado empresarial de todo el mundo.

La creación de avales, tareas rutinarias como la domicialización de pagos, la


compra-venta de divisas o el almacenaje de objetos de valor o documentos de
gran importancia son otras responsabilidades que reúne un banco dentro de su
actividad habitual.

Introducción
El seguro es una actividad que se realiza por medio de un contrato entre dos o
más personas, por el cual una de las partes (el asegurador) se obliga, mediante
una prima que le abona la otra parte (el asegurado), a resarcir un daño o cumplir
la prestación convenida si ocurre el evento previsto, como puede ser un accidente
o un incendio, entre otras. Este proceso o actividad se ha trasladado a la vida
cotidiana de las personas, de manera que se han formado una gran variedad de
Compañías de Seguros, algunas cubren todo el campo de los diversos tipos de
seguros; estas a su misma vez hacen que los clientes se sientan seguros, confiados
y tranquilos al asegurar sus bienes, creando un gran auge de estas empresas hoy
en día.

1-. Origen del seguro:


La institución del Seguro es casi tan antigua como la civilización misma; se encuentran
antecedentes en las culturas griega y romana, y entre los aztecas; quienes concedían a los
ancianos notables, algo semejante a una pensión.
El primer contrato de seguro, surgió en 1347 en Génova Italia, mientras que la primera póliza
apareció en Pisa en el año de 1385.
Para 1629 En Holanda, nace la Compañía de las Indias Orientales, primera gran compañía
moderna que asegura el transporte marítimo. Este tipo de institución se multiplicó por todo el
Continente Europeo.
Debido al incendio registrado por el año de 1710 en la ciudad de Londres, Inglaterra, donde
se consumieron cerca de 13,200 casas, 89 iglesias y la Catedral de Saint Paúl, se fundó el
'Fire Office' para el auxilio a las víctimas. Sólo en ese momento el hombre ha ponderado la
posibilidad de amenizarse las pérdidas a un nivel financiero. Surge, así, el más antiguo
Seguro contra Incendios del mundo.
El Seguro crece en Inglaterra en el siglo XIX, amparando manufacturas emergentes de
incendios, garantizando condiciones básicas, permitiéndoles expandir sus servicios y el
número de protegidos por el seguro.
La apertura de los puertos al Comercio Internacional en 1808 por D. João VI, origina en
el Brasil la primera sociedad aseguradora: La compañía de Seguros Boa Fé.
En la historia reciente de México, los antecedentes formales del Seguro se remontan a 1870,
cuando en el Código Civil se regula el Contrato del Seguro. Después de varios años, en 1892 se
promulga la primera ley que rige a las compañías de seguros, mexicanas y extranjeras
existentes en esos años.
Para 1969 aparece la Companhia Real Brasileira de Seguros, empresa del Grupo Real, que
actualmente, y desde 1973, extiende su "know how" por muchos países de Hispanoamérica.

2-. Evolución histórica de la actividad aseguradora:


El seguro propiamente dicho es una institución relativamente reciente. Aparentemente
surgió en la Edad Media bajo la forma de seguro marítimo, el cual fue consecuencia
del desarrollo del comercio marítimo en los países mediterráneos, especialmente España e
Italia, pero carecía de bases estadísticas serias y no constituía una institución organizada.
El seguro es actualmente una pieza básica de nuestra estructura social. En el mundo antiguo
la institución familiar, los sistemas de producciónagrícola y la organización gremial
proporcionaban al individuo la protección que necesitaba. En cambio la moderna sociedad,
basada en el individualismo y reducción del entorno familiar, obliga a buscar protección
mediante fórmulas legales o contractuales contra crecientes riesgospersonales y
patrimoniales consecuencia del progreso tecnológico.
Podemos diferenciar las siguientes etapas en la evolución del seguro:
· Edad antigua.
· Edad Media (hasta mediados del s. XIV).
· Desde el siglo XVIII hasta mediados del s. XIX.
· Desde mediados del s. XIX hasta nuestros días.
· Edad antigua:
En sus comienzos no puede decirse que existiera un seguro con sus bases técnicas y jurídicas,
pero sí surgió como un sentimiento de solidaridad ante los infortunios.
Ejemplos de estos intentos de solidaridad los tenemos en el seguro de caravanas de Babilonia,
donde existía la costumbre de que los que tomaban parte en una caravana se comprometían a
saldar en común los daños causados a cada uno de ellos durante el trayecto por robo o asalto.
Durante la hegemonía romana existieron asociaciones constituidas por artesanos que,
mediante una reducida cuota de entrada y una cotización periódica, otorgaban a sus
asociados una sepultura y funerales apropiados. También se practicaba a través del
préstamo a la gruesa por los cuales una persona, el propietario del barco o armador tomaba
a préstamo una suma igual al valor de la mercancía transportada. Si llegaba a puerto
pagaba el capital más elevados intereses (15%). En caso de naufragio no pagaba nada.
Dicha operación era distinta del seguro ya que la indemnización se entrega anticipadamente
y el pago de la prima se condicionaba a la existencia del siniestro.
En cualquier caso sí que podemos afirmar que durante esta época sí existen instituciones muy
similares al seguro.
· Edad Media (Hasta mediados del s. XIV):
A diferencia del período anterior donde era la familia que afrontaba los peligros en común,
en la Edad Media es el gremio quien desempeña esepapel. Surgen las denominadas "guildas"
que si bien no eran verdaderas empresas de seguros sí constituían una aproximación de
éstas. Se caracterizaban porque en un principio no tenían carácter comercial, sino de defensa
mutua o religioso. Con posterioridad ese carácter mutual se fue perdiendo, revistiéndose un
carácter más comercial, buscándose propósito de lucro.
Ahora bien, el seguro lucrativo no tiene su nacimiento únicamente en
la organización gremial, sino que tuvo su principal antecedente en el seguro marítimo.
El seguro propiamente dicho nace en el s. XIII con el seguro marítimo. Surge al modificarse el
préstamo a la gruesa sustituyéndose el pago de los intereses por una prima y aplazándose el
pago de la indemnización hasta cuando el daño ocurriese. Esto se debe a un decreto del Papa
Gregorio IX dictado en 1230 que prohíbe como usuario el pago de todo tipo de intereses.
· Desde el s. XVIII hasta la primera mitad del XIX:
Junto a los seguros ya existentes relativos a siniestros producidos por siniestros naturales,
surgen los que tienen que asegurar los perjuicios causados por actos del hombre. A la vez
surgen los seguros de personas que requieren de una mayor base científica.
Cabe destacar, en este sentido, los trabajos desarrollados por Pascal y Fermat sobre
el cálculo de probabilidades, estudios como los de Halley sobre mortalidad y formulación
como la Ley de los Grandes Números de Bernouilli. A través de estos principios se asentaron
las bases científicas de la actividad aseguradora.
Durante el s. XVIII surgen en España, Inglaterra, Alemania y Francia Compañías
de Seguros con una estructura muy similar a las actuales.
En el s. XIX la actividad aseguradora se desarrolla de forma paralela a la vida
económica, ya mucho más compleja.
 Desde mediados del s. XIX hasta nuestros días:

Urbanización, la industrialización y la debilitación de la solidaridad familiar, que


favorecen en suma el individualismo y el desarrollo por consiguiente de la
institución aseguradora.
Surgen nuevos riesgos y se cubren otros que anteriormente no se cubrían.
Hay un fuerte intervencionismo estatal, debido principalmente al gran número
de aseguradoras y el hecho de que muchas de ellas se constituyen sin reunir las
debidas garantías.
Como resumen en esta época la institución aseguradora va adaptándose a las nuevas exigencias
de la vida económica favoreciendo el desarrollo industrial que cuenta con el seguro como
garantía ante los crecientes riesgos en que se ve inmersa la creciente industria.

3-. Definición Compañía de Seguro:


Sociedad anónima que tiene por objeto exclusivo el giro de los seguros y las actividades que
sean afines y complementarias de éste. Se dividen en seguros generales y de vida.
4-. Objetivos de la Empresa Aseguradora:
 El objeto del Seguro es reducir su exposición al riesgo de experimentar
grandes pérdidas y garantizar la protección contra siniestro importante y
problemáticos, a cambio de pagos fijos.
 La esencia del seguro estriba en la distribución de los efectos económicos
desfavorables de unos riesgos entre los patrimonios individuales que están
expuestos en ellos.
 El individuo evita un perjuicio económico contingente mediante un gravamen
económico real y soportable.
 En el seguro el individuo realiza un acto psicológico de "previsión" por lo que
si se llega a consumarse el riesgo la persona recibirá la "indemn

Un seguro es un contrato, denominado póliza de seguro, por el que una Compañía de


Seguros (el asegurador) se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso de que se
produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura a indemnizar, dentro de los límites
pactados, el daño producido al asegurado; bien a través de un capital, una renta, o a través de
la prestación de un servicio. En este contrato intervienen: El asegurador, que siempre ha de
ser una compañía de seguros, que es la entidad responsable de la cobertura en caso de
siniestro, El tomador, que es el propietario de la póliza de seguro y responsable del pago de la
prima correspondiente, el asegurado que es la persona a la que se asegura (bien a ella o a
sus propiedades o intereses), y el beneficiario que es la persona que cobrará la indemnización
correspondiente en caso de siniestro. No siempre estas tres figuras han de ser la misma
persona pudiendo ser todos distintos. A modo de ejemplo: Una empresa (tomador) que paga
un seguro de vida su empleado (asegurado) para que cobren sus hijos (beneficiarios) en caso
de fallecimiento de este.
También puede existir una figura más, el mediador, que es la persona que intermedia entre el
Tomador y la compañía de seguros antes de la compra de la póliza de seguro, en el momento
de la formalización (compra) y después de la compra (modificaciones que sean necesarias,
tramitación de siniestros, etc).
La cantidad de dinero que se cobra por el seguro se llama prima. La prima garantiza que el
asegurador esté obligado a cumplir con las prestaciones que le ha prometido al Tomador.
La gestión del riesgo, que es la práctica de la evaluación y control del mismo, se ha
desarrollado como un campo discreto de estudio y práctica.
La transacción implica que el asegurado supone una pérdida relativamente pequeña y
conocida en la forma de pago de una prima a la aseguradora a cambio de la garantía de
la compañía de seguros para compensar (indemnizar) al asegurado en el caso de una pérdida
financiera o comercial.
El asegurado recibe un contrato, denominado la póliza de seguro, que detalla las condiciones
y circunstancias en las que el asegurado será compensado.
Desde un punto de vista matemático, el seguro transforma los riesgos a los que están
sometidos las personas en probabilidades soportables a través de una organización. El seguro
se configura como una pieza básica de la actual estructura social.1 La institución del seguro
tiene dos grandes manifestaciones en la sociedad:

 Seguridad social, que es un sistema obligatorio de cobertura, administrado por el Estado,


dirigido a proporcionar protección y bienestar a los ciudadanos, que suele garantizar una
prestación económica en caso de jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento, desempleo
etc.
 Seguros privados, que cubren y protegen a las personas o entidades que contrata,
pudiendo ser de suscripción obligatoria o voluntaria. Ejemplos de seguros privados son los
seguros de robo o incendio de un inmueble o los seguros de automóviles o de accidentes
de personas.
Tipos de seguros privados.

Un automóvil destrozado en Copenhagen

La seguros privados pueden estar clasificados como seguros personales, seguros


patrimoniales o de daños y de servicios, aunque también son diferenciados como seguros de
daños a personas y seguros contra daños materiales.
En los seguros que cubren daños a personas, si nos referimos a los personales, la persona
queda cubierta ante cualquier situación o imprevisto que le afecte. Estos abarcan los seguros
de vida, los seguros médicos privados y accidentales, los cuales cubren al asegurado en caso
de enfermedad y la integridad de la persona ante un accidente. Los seguros contra daños
materiales cubren de manera parcial o total la pérdida patrimonial a causa de un siniestro o
catástrofe, pudiendo ser seguros para el hogar, seguros contra robo, seguros para
automóviles, seguros contra incendios y también de responsabilidad civil.2

Historia[editar]

Sala de suscripciones de Lloyds en Londres, 1809.

La aparición y desarrollo del seguro va aparejado con la evolución de las distintas formas de
organización social. En sus comienzos existía unas formas de seguro no monetarias sin bases
técnicas ni jurídicas sino como un sentimiento de solidaridad ante el infortunio y como
mecanismo de distribución de riesgos. Formas muy primitivas de seguro contra las malas
cosechas, en la Antigüedad y la Edad Media, se daban mediante el almacenamiento de
cereales en graneros de templos o de señores, ya que uno de las funciones sociales que
cumplían estos excedentes era su distribución o venta en tiempos de malas cosechas o
penuria. De la misma forma los miembros de los gremios medievales que funcionaban a la
manera de las Hermandades,3 tenían entre sus misiones el prestarse socorro mutuo en caso
de enfermedad, incapacidad o muerte de ellos.4
El primer sistema de aseguramiento propiamente dicho, conocido documentalmente, es el
seguro marítimo que aparece en el Mediterráneo durante la Edad Media como consecuencia
del desarrollo del comercio marítimo. Se trataba de una manifestación de seguro privado, con
un afán de lucro de los aseguradores.
Un impulso importante al seguro aparece con el comercio de Indias tras el descubrimiento de
América. La Casa de Contratación de Sevilla, creada en 1503, se encargaba de todo lo
relacionado con el comercio y la navegación con el Nuevo Mundo, regulando todos los
aspectos relacionados, también el de los seguros y riesgos asumidos por las embarcaciones.5
Mediante las Ordenanzas expedidas en Monzón en 1510, se modificó su reglamento, con
diversas medidas para evitar el fraude en los seguros y para que estos fueran realmente
efectivos. Por ello, se prohibieron los contratos verbales y también se prohibió que tanto la
carga como los barcos se asegurasen por más de dos tercios de su valor. Así se consiguió
que tanto el armador como el capitán tuviesen interés por llegar a buen puerto.6
En 1543 se fundó el Consulado de Sevilla al que se traspasaría la competencia exclusiva
sobre seguros. Es en esta época cuando se fija el seguro, no solo como una garantía que
avala cualquier riesgo, sino también como una forma de financiación o impuesto que permitía
funcionar a las Instituciones y sus principales cometidos. Así, en el Consulado de Sevilla,
también llamado Consulado de Mercaderes, Casa Lonja o la Bolsa, estaban representados
todos los tratantes con Indias, excluyendo a los extranjeros. Los ingresos del Consulado
procedían de la avería o seguro marítimo, obligatorio para todo aquél que llevase más de un
año mercadeando con las Indias o que hubiese cargado mercancías por más de 1000
ducados; lo que permitía sufragar la organización de una Armada para la defensa de los
buques frente a los ataques de piratas y corsarios.7

En los siglos XVII y XVIII surgen las primeras compañías de seguros en Inglaterra. La
moderna sociedad industrial, basada en el individualismo y la reducción del entorno familiar,
obliga a busca la protección mediante fórmulas legales contra los riesgos personales y
patrimoniales derivados del progreso tecnológico.4

Partes Involucradas[editar]
El acto de asegurarse suele llevarse a cabo entre la persona que desea asegurarse
(asegurado), y la entidad que le proporcionará el seguro (aseguradora). A pesar de lo simple
que parezca la aseveración pasada, más de dos partes se ven involucradas en el contrato y el
seguimiento de un seguro. A continuación, las trataremos:

Póliza[editar]
Parte más importante de un seguro, ya que es el contrato entre ambas partes. Es el
documento en el que constan los derechos y obligaciones de las partes. Debe haber sido
aceptado por ambos y en él deben aparecer los datos personales del asegurado y de la
compañía, la cantidad a pagar y cada cuanto se producirán los pagos, descripción del seguro
en cuestión, desde cuándo y hasta cuándo está vigente la póliza, las coberturas que incluye el
seguro y el beneficiario del seguro (quién es la persona que recibe la indemnización en el caso
de que se den las condiciones establecidas).

Asegurador[editar]
Entidad que asume la cobertura del riesgo del asegurado.
Tomador[editar]
Persona que pacta y suscribe el contrato de seguro. Es el obligado a asumir las condiciones
del contrato, especialmente la prima, es decir, es la persona que contrata el seguro y cuyo
nombre figura en la póliza. Normalmente coincide con el asegurado, aunque en algunos casos
puede no ser así, ya que puede ser que el seguro lo pague una persona pero el asegurado
sea un familiar.

Asegurado[editar]
Persona u objeto bajo el que recae el seguro. Mejor dicho, quien tiene la cobertura y, por
tanto, quien está expuesta al riesgo. Es el titular del contrato de seguro.

Beneficiario[editar]
Es la persona que es indemnizada en caso de que se den las condiciones previstas en la
póliza contratada. Dependiendo del caso, tomador, asegurado y beneficiario pueden ser, o no,
la misma persona. En un seguro de vida, por ejemplo, pueden llegar a ser tres personas
diferentes.

Mediadores (Opcional)[editar]
Un mediador de seguros es un asesor que aconseja al cliente a la hora de contratar una
póliza. Su deber es informarle de los diferentes precios existentes y de qué tipo de coberturas
le convienen más. Existen varios tipos de mediadores: corredurías tradicionales y online,
agentes de seguros, operadores de banca, etc.
Un contrato de seguro se caracteriza por las siguientes notas:

 Consensual: las dos partes, asegurado y asegurador, deben conocer y aceptar


expresamente las condiciones del contrato.

 Bilateral: el contrato contiene obligaciones para cada una de las partes.

 Aleatorio: ninguna de las partes sabe con seguridad si ocurrirá o no la contingencia


asegurada ni cuándo se producirá ésta.

 Oneroso: el importe de la prima de un seguro siempre es inferior al importe de la


prestación o indemnización; de otro lado, el asegurado para el que no se produzca la
contingencia asegurada habrá pagado unas primas sin recibir ninguna compensación
efectiva.

 Estar basado en la buena fe: se parte de que el asegurado no provocará circunstancias


que den lugar a que se produzca el hecho asegurado.

Casa de cambio
Una casa de cambio es una organización o centro que permite a los clientes cambiar
una divisa por otra. El término en francés "bureau de change" es ampliamente usado en
Europa. También se anuncia con el término en inglés "exchange". De esta manera, los
visitantes pueden identificar fácilmente este servicio.
Las casas de cambio son instituciones financieras dedicadas a la compra-venta de divisas de
diferentes países y que pueden -o no- estar vinculadas a los grupos financieros. En México,
estas instituciones son reguladas y supervisadas por la CNBV.

Uso
Las casas de cambio están usualmente ubicadas dentro de bancos o agencias de viajes,
como así también en aeropuertos internacionales, estaciones de trenes, etc. Hacen ganancia
y compiten manipulando dos variables: la tasa de cambio o cotización que usan para calcular
transacciones, y una comisión explícita por su servicio.
Existen diferentes Casas de Cambio o empresas que se dedican al cambio de divisas, tal es el
caso de México en donde se podrán encontrar los denominados Centros de Cambio que son
empresas comerciales que tienen como objetivo principal atender al transeúnte común y las
Casas de Cambio que en ese País se trata de Instituciones financieras que son reguladas por
las mismas entidades del gobierno federal que regulan a los Bancos y Casas de Bolsa.
La Casa de cambio al público está generalmente relacionada a los valores para los bancos,
ajustada para tener ganancia. Una casa de cambio muestra habitualmente un tablero con el
"valor para la compra" y "valor para la venta" para cada moneda con la que trabaja. Esto
indica que "venden" una moneda (por ejemplo, en Reino Unido una casa de cambio
convirtiendo libras en euros) a un valor menor del que la "compran" (por ejemplo, convirtiendo
los euros nuevamente a libras).
Por ejemplo, si la cotización para un día particular fuera de 1,50 euros por libra, haciendo £100
valer €150, una casa de cambio podría "vender" euros a un valor de 1,40 (de forma de que de
£100 el cliente obtenga sólo €140) y "comprar" a 1,60 (de forma de que pida €160 para dar
£100); la diferencia genera la ganancia para la casa de cambio. Su ganancia sería de €160 -
€140 = €20 o 13,33%.
La comisión se cobra generalmente como un porcentaje del monto a cambiar, sujeto a un
cargo mínimo por transacciones de bajo monto. Algunas casas de cambio se publicitan como
carentes de comisión, pero la compensan con las cotizaciones que ofrecen. Las casas de
cambio a veces compran o venden monedas de divisas extranjeras con un margen de
ganancia mayor, debido al costo de almacenamiento y envío comparado con los billetes.
Muchas veces cambiar dinero en una casa de cambio antes de viajar es más caro que
extraerlo usando un cajero automático (a través una red internacional) o pagando
directamente con tarjeta de crédito o débito. Sin embargo, esto varía dependiendo del banco
emisor y del tipo de cuenta usado.
En 2002, muchas casas de cambio informaron reducciones sustanciales en sus ganancias
debido al reemplazo de muchas divisas europeas por el euro.
Una casa de cambio es una entidad que se dedica a la compra y venta
de moneda extranjera. Esto, con el objetivo de obtener un beneficio.

Las ganancias de dichas instituciones provienen principalmente de la diferencia


entre los tipos de cambio de compra y de venta de las divisas que manejan.

Características esenciales

 Suelen ubicarse en lugares concurridos por turistas como agencias de viaje, aeropuertos,
estaciones de trenes, entre otros.
 Pueden o no estar ligadas a grandes grupos financieros.
 A las personas que se dedican a la compra y venta de divisas se les
denomina cambistas, y pueden trabajar en una casa de cambio o en la vía pública.
 Las casas de cambio suelen cobrar un tipo de cambio acorde al mercado, añadiendo por
el servicio otorgado una comisión. Esta puede o no mostrarse de forma explícita al
cliente.
 Como sucede en los mercados internacionales, en las casas de cambio los precios de las
monedas van variando a largo de un mismo día.
 Las casas de cambio mantienen stock de la moneda local y de más de una divisa, sobre
todo, si uso está extendido en todo el mundo como es el caso del dólar y el euro.
 Para su funcionamiento, estas instituciones usualmente requieren de la autorización de un
regulador estatal que luego se encarga de su supervisión.
 Estas entidades no solo transan con billetes y monedas, sino que en ocasiones compran y
venden papeles. Por ejemplo, pueden recibir un título valor en moneda extranjera,
entregando a cambio efectivo. Igualmente, pueden emitir documentos pagaderos a la
vista denominados en una divisa internacional.

Segmentos que atienden las casas de cambio

Los segmentos a los que atienden las casas de cambio son:

 Interbancario: Son operaciones de grandes montos que se realizan entre casas de


cambio y bancos.
 Corporativo: Son transacciones que buscan cubrir los requerimientos de compra o venta
de divisas de empresas. Puede ser el caso, por ejemplo, de una exportadora que recibe
sus ingresos en dólares y los necesitar cambiar a su moneda local. Dichos fondos
normalmente luego se destinan a financiar la actividad productiva de la firma en cuestión.
 Minorista: Cuando los clientes son personas naturales, por ejemplo, turistas que desean
comprar moneda local. Los montos de las operaciones son menores que en los casos
anteriores. Aquí también entra el envío de remesas de dinero, por ejemplo, de individuos
que han emigrado al extranjero y que apoyan económicamente a sus familiares.