Está en la página 1de 33
La Vivienda Social de la CORVI. Un otro patrimonio ' Alfonso Raposo * 1. PATRIMONIO, ‘Alobsorvar la magon urbana dotas cudades chilenas se advert la mpronta dela produesién habiacional del Estado. En est contextoes reconcile anor desartllada por la Corporacién dela Viviana. CORVI {en un perioda de modernizacon de a sociedad chiena, asociado a un proyecto nacionalista de Estado ‘Benofactr (1963-1972). Su obra exprasa formas de pensamientoy accién consttuyentes de Una escuela {e diseno arquitectonico cuyo desarrollo tiene un corelato ena egtimacson de un esttuto de la digit hhabitacional.Enia obraarqutecténicade esta escuela se equlibran tanto elementos de deseablidad social como de racionaliad politica y tecno-nstrumentales que deben reconocerse y ser puesios en valor para ‘apoyaracciones fturas de mejoramionto doa imagen urbana. Apart del examen de esta obra es posible constiuirtambién oferentescritcos respecte dels doctinasresidencialesy précticas actuales de dsofio de la vvienda social Wren one watches the urtian image ofthe Chilean cts one can sae the importance ofthe state housing production. inthis context the work caried out by the Corporacién do la Vviendla, CORVI, (Housing Corporation or CORVI}is nolicaable. Such work was carted out in the 1053-1975 period, assoclatod to 3 ‘nationalist project with te state acting as benefactor. Is work expresses ways of hinking and acting Which form a schooi of arcitectonic design having also aelabonship othe legiimistion ofa statute for housing lagnity. Thearchitectonic work ofthis school combine desired social elements, elements ofratonal polities and_techno.nstumental elements which must bo acknowledged and valued in order to support future actions toimprovetne urban mage. From the analysis of his work tis psaible to construct erical referents 2 regards the residential doctrines and actual dosign practi for socal housing, IMAGEN URBANA Y VIVIENDA SOCIAL + Elpresentedocumonto sparta deunproyectodeinvestigacion {en desarrollo an ol Centro de Estudios de la Vivienda do la Facutadde Arqutecturadela Universidad Conta Elproyecto, La importancia del patrimonio arquitect6nico para la vida urbana adquiere posiblemente su mas amplio ‘sentido en la perspectiva que Rossi (1982) propone para desarrollar la comprensién del fenémeno urbano. A partir de fa idea de que los hechos arquitect6nicos son esenciales para la comprensiéon de los hechos urbanos, deriva Rossi una vision que le permite reconocera arquitectura de la ciudad y la posibilidad de una practica de intervencién urbanistica que se dirige a constituirla, privilegiando una percepcién de la ciudad entendida como “obra de arte”, como un campo publica de significantes _adesarrollareneibieio 1998-99, se denomina: "El paradigm, {dela CORVI en a arquitocturahabitaslonal ehilena”, cuenta ‘con financiamiento complementano del FONDECYT y se ‘encuentra registrado con ol N° 198.0264. Estan adseritos al Grupo de trabajo los siguientes docentes do la Facultad: Beatriz Aguie Avias, Pamela Chiang Miranda, Vicente Gamez Basten y Salim Rabi Contreras. tnvastigador responsable: ‘Afonso Raposo Moyano. ‘Arquitocto. Dip Panning Studies, Universidad de Edinburgo Dip. Curso Superior de Vvienda, CINVA, OFA, Bogots Estudios de Maestra en Ciencias Sociales, Universidad do Chile, Diroctor dol Cento de Estudios de la Vivienda, Universidad Central (Campus Amagro).Docente Unversidad de Santiago de Chile y Universidad de Chi. BOLETIN INVI N37 - CHILE, AGOSTO 1999 -Vokumen 14 44 a 78 ‘anricuto 44 estéticos. Seguin De Grazia (1990), este enfoque, que encuentra precedentes en el pensamiento de Sitte y Munford, se basa en la relaci6n de alectividad que desarrolla ef habitante con lugares urbanos en ‘que se da la feliz conjuncién del espacio publico, la monumentalidad arquitecténica y la_historicidad, Desde esta perspectiva, la ciudad, siguiendo una idea de Miras (1997) se constituye como un acto de apropiacién social de la obra de arquitectura, como un acto de produccién de memoria viva y de museificacién articuladora del sentido espacio- temporal de lo urbano. Asi, la ciudad, entendida como una estructura formal, adquiere la plenitud de su sentido en virtud de la articulacién que pueda lograrse entre su patrimonio arquitecténico y los lugares urbanos. Se trata, nos dice Francoise Choay, luego de precavernos de os riegos de un historicismo narcisista, de: “una manera de edificarse por la cual estos monumentosatraennuestraatencién: unciertomodo de captar el tiempo, de apropiarse de un lugar, de integrarse en una comunidad, en una relacién con lo ‘edificado que podria ser, lo mismo que ocurre con el lenguaje, una atribucién de nuestra especie, una manera de hacer consustaneial, un modo social de existi(Choay, 1995,pg.14) Patrimonio, desde esta perspectiva deviene en una construccién cultural destinada a ser parte constituyente del habitar y de la calidad del habitat. Es este patrimonio el que fundamentalmente proves la estructuracién de tos signiticados colectivos constituyentes del sentido dela ciudad dela dignidad de la vida citadina, En la concepcién rossiana sobre el entender la cludadse reconoce ademas, una segunda estructura formal complementaria con la primera y que le sirve de necesario soporte, se trata de la edificatoria general producida en masa o multformemente y erigida desde los acontecimientos privados de la vida cotidiana, aquella constituida por la “edilzia” residencial, los lugares en que se dan los acontecimientos triviaimente esenciales, propios de la reproduccién de la vida social. Es con respecto a esta segunda estructura que la primera tiene la ‘ocasién de construir su naturaleza primordial. Se trata aqui de una produccién de significados urbanos que surge de la adhesién afectiva de! habitante con los lugares de habitacién en que transcurre su vida, No hay aqui unicidad y convergencia en una imagen colectiva, sino imagenes miiiples que se refieren a diversas formas de identidad y pertenencia local Es la construcci6n este segundo orden constitutive de la arquitectura de a ciudad sehalado por Rossi ja que interesa aqui examinar. En el caso de fas configuraciones urbanas de las ciudades chilenas, la atencién ha de dirigitse necesariamente a aquellas: artes de la ciudad que, en nombre del “interés social”, han surgido histéricamente como resultado de la tarea de produccién habitacional del Estado modernizador. La hipstesis en este respecto es que, en estas partes de la ciudad, es posible encontrar elementos susceptibles de constituirse en lo que aqui hemos llamado un “otro patrimonio”, es decir, cuerpos coherentes de significados arquitecténioos culturaimente valiosos tanto en lo reterente a la constitucién de los émbitos, locales de reproduccién de la vida social como respecto a su incidencia en la constituoién de la estructura de la ciudad. A partir de los hallazgos y constataciones al respecto, creemos posible establecerla tarea de perfilamiento y explicitacion de estos significados y constituirlos como bases de su ulterior legitimacién. En tal condicién, estos significados podrian considerarse como factores que incidirian dindmicamente, potenciandointervenciones ofientadas a revializar tos elementos que pueden 42 wamicuo {La Viienda Social de fa CORVI. Un oto patient, Afonso Raposo fortalecer el sentido de los medios residenciales como ambito de habitabilidad urbana. Se constituiria yaportaria asirecursosalaccionardelapianificacion y gestién del desarrollo urbano en el nivel local Nosetrata aqui s6lo dela produccién de significados patrimoniales erigidos unilateralmente a partir de la institucionalidad del mundo intelectual, el mundo profesional o del mundo politico. Hay también simbidticamente una “otra produccién’ de un “otro patrimonio” que se realiza en conjuncién con et poblador y sus organizaciones. Setrata en este caso de una forma “popular’ de produccién patrimonial, cuyos significados ya no son solo los de la institucionalidad formal, sino también aquellos que surgen desde la domesticidad como construecion cotidiana de la realidad. En cuanto patrimonio, nose trata aqui tanto de una conservacién estatica como de! dinamismo necesario para potenciar las cualidades vigentes, rehabilitar los valores y significados perdidos y reconformar la organizacion Y Materialidad arquitectonica y urbanistica para su puesta al dia y su puesta en consonancia con las transformaciones de contexto que irroga el advenimiento del futuro Paralelamente, la puesta en valor de las significaciones de este otro patrimonio representa la posibilidad de constituirinformacién transferible alas practicas actuales del disefio de la vivienda social junto con establecer referentes para una critica del accionar y resultado de tales practicas. 1.1, Accién del Estado e Imagen urbana. Para efectos de una primera exploracién de la naturaleza del tema planteado precedentemente, parece conveniente perfilar un contexto conceptual enelcual pueda ser apropiadamente situadalatarea de su ulterior tematizacién. La preocupacion por perfilar a doctrina de disefio residencial que orienta determinadas précticas institucionales piblicas de proyectacién arquitecténica de la vivienda social, puede ser considerada como un caso que devela su naturaleza al situarlo en el marco general de las prdcticas que al interior de la estructura social se articulan en el proceso global de produccién del espacio urbano, considerado como unartefacto social Enel presente caso, las practicas del Estado chileno en un determinado lapso histérico. Se presenta a continuaciénalgunos delos elementos conceptuales sobre la naturaleza de este proceso. 1.1.1. La produccién del espacio urbano. Los elementos de premisa del tema que nos ocupa, se afincan en el reconocer que la existencia y desarrollo de las sociedades constituyen un devenir ‘que no se da meramente en el espacio territorial sino con él. El espacio no es s6lo un receptiiculo de la vida societaria sino que es su ingrediente, es parte constitutiva de su ser y transcurrir. Las précticas organizadas en la construccién del asentamiento humano y de la territorialidad urbana son constituyentes dea vida societaria. Elterritorio urbano y la imagen urbana no son, en consecuencia, un Tefiejo mortologico det desenvolvimiento historico de la sociedad, una mera impronta de los procesos sociales econémicos y politicos de la sociedad que pueda ser leida como las huollas que deja tras sf un caminante. Territorioe imagen dela ciudad son parte de la naturaleza misma y de! asunto mismo de los procesos que experimentan los distintos ordenes. institucionales que componen la estructura social Cuando examinamos la arquitectura de la ciudad de un momento del pasado, no estamos frente al receptéculo de la vida social que all tuvo lugar sino frente al asunto que estructuré buena parte de la {La Visionda Social de la CORVI, Un otto pation, Alfons Raposo annicuto 43 naturaleza y sentido deesa vida socialy que estructura fen nuestra propia actualidad diversos asuntos del propio cuerpo del accionar societal y de su desenvolvimiento en el futuro. En el marco de esta manera de ver, es posible intentar considerar la comprensién de la obra arquitecténica, en cuanto signiticacién que posee conexién con determinados procesos queacontecieron yacontecen enelconjunto O algunas de las practicas y estoras institucionales de la sociedad. Las dindmicas de os distintos poderes institucionales del sistema social: el de las roligiones, el de las fuerzas armadas, el politico gubemamental en sus distintos niveles tertitoriales, el econémico en términos de distribucién, consumo 0 produccién, el financiero nacional y transnacional, el de las instituciones culturales, el de la promocién inmobiliaria, etc. se constituyen y desarrollan con la arquitectura de laciudad estableciendo articulaciones operacionales y simbdlicas de su presencia en el espacio piblico. Paralelamente se constituyen las arquitecturas del émbito privado en quetienenasiento los procesos de reproduccién de la vida social organizados en la institucionalidad de las familias. En ellas se despliegan las formas de diferenciacién y exclusién social con que estos procesos son establecidos, expresando tanto los simbolismos de {as posibilidades abiertas que la iqueza hace posible, como los simbolismos de la necesidad estrecha que impone la pobreza. {Hay, sin embargo, en esta multplicidad de posibilidades genéticas de la obra arquitecténica, algiin hilo de Ariadne? gun meta- relato con una logica aticuladora de esa multiplicidad? Bajo distintos supuestos y finalidades, estas preguntas pueden formularse de otros modos. Indiquemos algunas: que enraizamiento genético en fa estructura social tiene una determinada obra arquitecténica, al consideraria como resultado del proceso de produccién del espacio urbano?, chasta donde puede este enraizamiento, ser leido desde la consideracidn de la obra arquitectonica?, zpuede una particular dimensién delos sistemas de practicas que dan motricidad a la estructura social alcanzar expresion legible en la obra arquitecténica? La posibilidad de considerar el predominio de una logica subyacente en la consideracin de la produccién del espacio urbano es tajantemente afirmada en el planteamiento de Rossi. “La pregunta puede ser, pues, planteada en estos términos; sila arquitectura de los hechos urbanos es. Ja construccién de la ciudad, Zc6mo puede estar ausente de esta construccién lo que constituye su momento decisivo, la politica?....nosotros no sélo afirmamos el laz0 politico, sino que, al contrario, sostenemos la preeminencia de este lazo y precisamente su caracter decisivo.....La politica, de hecho, constituye aquf el problema de las elecciones. 2Quién en vitima instancia elige ta imagen de ta Giudad?. Laciudad misma, pero siompre y solamente a través de sus instituciones politicas.” (Rossi; 82: 273) Posiblemente, la significacién plena de esta concepcién de Rossi, en que se privilegia la relacion entre “politica y arquitectura” como eje de lectura y comprensién de la arquitectura de a ciudad, pueda encontrarse nla figura hist6rica dela Ciudad Estado, enlacual,la“polis”olacivitas", en cuanto expresiones. del “arte de vivir juntos" son consustanciales a la construccién del espacio urbano. Noes evidente, sin embargo, en el marco de nuestra reflexién actual, ue este mismo eje de lectura tenga similar vigencia ara comprender la arquitectura de la ciudad en un tiempo en elcual el centro motriz del proceso urbano se sitia en la constitucién del espacio como mercancia. No es evidente que en este context 44 annicuco La Vivienda Social de ia CORV!. Un ato patrimanio, Afonso Raposo pueda establecerse un eje de significados politicos en términos de “deseabilicad — elegibilidad’, que pertilen o den soporte a la posibilidad de establecer modos o modelos de vida. Porcierto, en unEstadode derecho, as instituciones juridico-politicas definen el ordenamiento de las relaciones sociales, pero debe reconocerse también sunaturaleza superestructural La politica en cuanto relaciones de poder no se origina y constituye necesariamente en o desde la institucionalidad politica y su juridicidad. Desde una perspectiva tedrica, la produccion del espacio urbano puede ser entendida, en un sentido, muy general como el resultado de practicas constituyentes fundamentales de la estructura social como son: fas del sistema econémico, las delsistema Jridico politico ylas del sistema ideolégico (Castes, 1974, 155). En el conjunto de estas practicas es posible advertir distintas dimensiones relevantes, como pueden serto: la dimensién organizacional, la dimensién poltica y la dimensi6n cultural Flanagan, 1995) En la concepcién de Castells (1974), situada en marco del materialismo hist6rico, el sistema ‘econémico se organiza teniendo como referente las relaciones entre la fuerza de trabajo y los medios de pproduccién, lo que se expresa en la constitucion {isica de la ciudad Tales relaciones se organizancon respecto a las formas que adopta la apropiacion del producto y el proceso técnico de trabajo, asuntos esenciales en la estructuracién de! poder. La espacializacién del accionar de los medios de produccién y de la teproduccién de la fuerza de trabajo, es el proceso constituyente de la ldgica de definicion funcional del espacio urbano. Las transmisiones al interior de la produccién y al interior dal consumo, asi como el intercambio entre estos procesosconforman los lujos de informacién, bienes Yy personas que posibiltan el accionar del conjunto del espacio urbano. Por su parte, e! sistema politico- juridico, organizado en tomo a los ejes “dominacién = regulacin’ e “integracién-represién’, se articula con el espacio urbano constituyendo delimitaciones condiciones para elaccionardel sistema econdémico y la produccién de la vida social. Finalmente el sistema ideolégico organiza la significacién del espacio urbano desplegando la red de simbolos requeridos por la organizacion social del espacio. Desde este marco conceptual, la produccién del espacio urbano de la vivienda social, puede ser vista ‘como un aspecto del accionar del Estado que responde simulténeamente a distintos requeri- mientos. Es, por una parte, una de las componentes basicas de las politicas sociales, cuya funcion iémica es la de dar respuesta a las necesidades de reproduccién de la fuerza de trabajo requeridas, por el avance de la produccién tecnolégica det capitalismo, incluyendo en ello tunciones de disciplinamiento social. De otra parte, es una actividad det dominio pblico que provee un campo colateral de sostenimiento al empresariado de! sector construccién. Constituye también simulténeamente un érea de legitimacién del marco de gobernabilidad al incidir en el campo de las reivindicaciones. populares, Eselconjuntode estos comportamientos sistémicos, ue tienen lugaral interior de las economias urbanas el que se constituye como matriz basica de los procesos de produccién de la vivienda social 1.1.2. La produccién del espacio residencial desde el dominio publico. En el caso del desenvolvimiento historico de la sociedad Chilena, en que el protagonismo del Estado ‘se extiende con una fuerte impronta sobre todas las {La Vivienda Social do la CORI. Un otro patrimonio, llonse Raposo ARTICULO 45 esferas institucionales de la estructura social, puede esperarse que la constitucién del campo de significantes de la arquitectura de la Ciudad tenga una alta relacién con campos de posibilidad de significacién constituidos a partir de las ideotogtas que habitan al interior de la esfera politica de ta sociedad. La comprensién de ia arquitectura en ‘cuanto constitutiva del desarrollo histérico de laciudad supone entonces considerar elementos quesse sitian enlatramade a historia del Estadoy delos proyectos socio-politicos que se constituyen a su amparo. Cuaiquier tectura que se empefie en alcanzar tal ‘comprensién en a contemporaneidad nacional hade situarse necesariamente en el cauce de la formacion urbana como uno de los ejes de! desarrollo del capitalismo industrial en una economia periférica. En Chile, en el transcurso de la segunda mitad del presente siglo, la configuracién de a imagen urbana, en especial la de los medios residenciales urbanos, ha estado fuertemente influida por la accién que desarrolla el Estado en materia de produccién y provision de vivienda social. Las istintas politicas de Vivienda, ls distintos grupos - objetivo a quienes ha estado dirigida la accién publica, los distintos programas implementados, se tradujeron en una muy variada gama de edificatoria habitacional que tiene una vasta presencia configuradora de la mortologla arquitecténica y urbanistica de las principales ciudades del pais. Si, bien hasta hoy persisten en las ciudades chilenas muchas areas configuradas como asentamientos informales de habitacién, la imagen urbana residencial de nuestras ciudades no esta presidida por la vision de la organicidad esponténea de los asentamientos itregulares auto construidos en eluniverso informal, sino por el predominio de un espacio residencial urbano de naturaleza formal, organizado conforme a acentuados patrones de diferenciacién, asociados a una fuerte estratifacién social y una cuidadosa segregacién de la pobreza. En este respecto las acciones politico-administrativas.y realizaciones impulsadas desde el dominio publico en materia de vivienda social, constituyen la més fie! expresién del orden y disciplina que histéricamente el Estado ha logrado imponer, con éxito, a los grupos objetivo de su accién, en materia de ocupacién, constitucién y uso del espacio urbano. Desde esta perspectva, la imagen del espacio residencial de Santiago y otras ciudades mayores, da cuenta de una sociedad fuertemente diferenciada en términos de estratificacién con respecte al consumo, que se desarrolia en el cauce de una modemizacién dirigita por elites politicas imbuidas de concepciones disciplinarias del orden social. La imagen urbana de las ciudades chilenas no se caracteriza como expresién do un pluralismo politico que otorgue reconocimiento el espontaneismo y la autoctonia en laseleccién de madios y de metas cuiturales relativos a la satistaccion de necesidades de asentamiento residencial urbano. En la constitucién de la imagen urbana, los medios residenciales de vivienda social representan el medio poblacional, aque! en donde se desarrolla Cotidianamente la produccién de la vida social de vastos contingentes de poblacién urbana. Las areas urbanas de vivienda social son por tanto portadoras del sincretismo de concepciones de deseabilidad social del habitar popular, modelado y expresado desde el Estado. En la generacién de estas concepciones participan por una parte las formulaciones del discurso teético-conceptual que ‘se desarrolla en los émbitos del cultivo disciplinario y las concepciones técnicas que animantaracionalidad politica de la accién del Estado. Desde esta porspectiva, los medios de vivienda social son ‘expresién de la racionalidad del Estado y portanto de las responsabilidades e irresponsabilidades politicamente legitimadas respecto de los derechos 46 anricuco La Vivenda Social de fa CORVI. Un oto patimenio, Afonso Raposo y dignidad de a vida poblacional. De otra parte, dan substancia también a esta deseabilidad habitacional los imaginarios poblacionales, incluyendo en ellos desde los propios significados contenidos en las, historias individuales, familiares y comunitarias del “ganarse la vida’, el derecho y la dignidad de la existencia ciudadana, hasta las frustraciones y regresiones desviantes del cauce de la socializacién disciptinaria 1.2.Cambio politicoeimagen deta viviendasocial, Los cambios que acontecen en el orden politico deta sociedad y que se expresan en los roles que se asigna al Estado, tienen consecuencias que se expresan en el plano de sus politicas y sus acciones programaticas. Elavance del proyecto modemizante neoliberal dels titimas décadas (Estado subsidiario) yelconsecuente abandono del proyecto embrionario de Estado de Bienestar, constituye uno de estos cambios de orientacién que, manifestado a través de las politicas y programas habitacionales, aloanzan tuna expresién arquitecténico- urbanistica distinta de quella que se constitulaen tas décadas precedentes. zQue es lo distinto?. En la década de los 50, mas especificamente, a partir de la creacién de la Corporacién de la Vivienda CORVI, el afto 1952, se consolida en Chile, una practica técnica situada al interior del accionar del Estado, que incluye como uno de sus aspectos centrales, la actividad de proyectacién arquitecténico - urbanistica de medios residenciales de vivienda social destinada a distintos grupos objetivo de la accién publica. Por cierto hay importantes precedentes de las décadas anteriores. Enoste respecto debe sefialarse destacadamente la labor de la Caja de la Habitacién, institucién predecesora de CORVI, a través de la cual se ‘constituyen los primeros patrones arquitect6nicos y urbanisticos de fa vivienda social en Chile. Sus principales acciones, sin embargo, se cirounscriben a Santiago y no llegan a tener el cardcter sistematico que adquiere a partir de la creacién de la CORVI La labor de la Caja de la Habitacion y de ta CORVI estuvo dirgida.ala constitucién de un sistema amplio de provision piblica que tiene como referente una suerte de sistema general de reconocimiento de derechos de ciudadania. Nunca se traté de una accién solo citcunserita a la pobreza 0 el trabajador asalariado, sino de una labor que incluia, a veces principalmente, alos estratos medios y mediosbajos. No se até sin embargo de la provision de soluciones habitacionales de esténdares homogéneos para todos sino de soluciones diferenciadas para los distintos, estralos sociales, entraniando con ello una virtual legitimacion de las diferencias sociales. La labor de CORVI representa un programa politico de racionalizacién y centralizacién de una labor de provisién habitacional, que anteriormente se desarrollabaa menor escala y de un modo auténomo desde la institucionalidad de la prevision laboral. La Caja de la Habitacion y las Cajas de previsién de los distintos grupos y segmentos de la fuerza de trabajo, ‘mas organizados laboralmente, habian iniciadoen ta década anterior acciones de orientacion corporativista, destinadas a cubrir las necesidades habitacionales. de sus afiliados, contando con recursos provistos por el Estado, La creacién de la CORVI representa un acto de modemizacién politica por excelencia. Esto es, la formalizacién institucional, a nivel politico administrativo, de la expansién de la racionalidad planificadora del Estado al ambito de las responsabllidades sociales en materia habitacional, teniendo como horizonte constituir una provision de cobertura total. El meta - relato que anima al ethos {ia Vivienda Social de fa CORI. Un otro patrimonio, Afonso Flaposo anricuto 47 politico de la voluntad publica que da sentido a esta decisién, es el discurso del progreso tecnolégico y la, organizacién productiva racionalizada (la raz6n) al servicio de la causa emancipadora (liberacién de la enuria de vivienda) bajo la conduccién del Estado (€tica de la responsabilidad publica) La operacién institucional consiste en una reorientacién de la labor de la Cajas de previsién y el surgimiento de un nuevo aparato centralizador de la organizacién de la produccién y de las \ineas programaticas de provisién habitacional. Las visiones disciplinarias de la arquitectura, la urbanistica y la edificacién, son convocadas a formar oficialmente partedeesteproceso. A través dela labor desarrollada por los Talleres de arquitectura de CORVI, y ulteriormente de CORMU (Corporacién de ‘Mejoramiento Urbano), en simbiosis con las visiones que representaron los Concursos Nacionales de arquitectura habitacional convocados por ella, se gesta gradualmente, una doctrina del disefio residencialdela vivienda social, una suerte deestatuto de la organizacién de la habitabilidad poblacional, expresado en sus realizaciones habitacionales irbanas y en a virtual ristalizacion de una suerte de judad CORI". Setrata vitualmentedelsurgimiento y desarrollo, al interior del espacio cultural de la Sociedad chilena de una “escuela arquitecténica de Ia vivienda social”, en que se anida un pensa- miento de Estado sobre la naturaleza del émbito poblacional necesario para cobijar determinadas for- ‘mas de produecién y reproduccién de la vida social Hay enestepensamiento unaconcepciénarquitect’- nica referida al sujeto pobiacional y a la dignidad de suvida familiar y comunitaria que se establece desde la responsabilidad piblica del rol funcionario y de la vocacién de servicio de la profesién de arquitecto. En las ditimas décadas, con el avance modemizante neoliberal, las transtormaciones politico adminis- trativas del Estado llevaron a la extincién de esta “escuela”. Las condiciones institucionales quehicieron viable el desarrollo de su doctrina y sus practicas de proyectacion arquitecténica, desaparecieron. Junto con el traspaso de ia concepcién del proyecto arquitecténico y urbanistico desde las manos de la administracién publica a manos de la empresa privada, las realizaciones habitacionales ulteriores del Estado Subsidiario no sdlo han ido perdiendo fundamento doctrinario y se encuentran frecuentemente huérianas de toda concepcién arquitecténica respecto de la dignidad de! sujeto poblacional, sino que muchas veces representan un empobrecimiento de la imagen urbana (1). En contraste, se encuentran vigentes en nuestras ciudades, importantes realizaciones habitacionales de la labor impulsada por la Caja de la Habitacién, CORVI y CORMU que corresponden a formas institucionalizadas de produccién estatales hoy ya extinguidas. Nos encontramos actualmente con un gran parque habitacional urbano en pleno uso que corresponde a la labor habitacional de estas instituciones, que comprende vastas areas de las principales ciudades del pais y que resultan dominantemente constitutivas de la dimensién residencial de la imagen urbana, en especial aquella constituida al interior de la “construccin social de la realidad’ del vasto universo poblacional Es importante destacar la condicién de pleno uso de estas realizaciones habitacionales. Las realizaciones impulsadas por la Caja de la Habitacion, CORVI y CORMUsibien frecuentemente incompletas, nunca incurrieron en errores que las condujeran a una abjerta frustracién en su constitucién como medios de reproduccién de la vida social. De hecho, no es posible encontrar entre las realizaciones impulsadas porel Estado chileno casos signifcativos para inoluir en la antologia universal de los grandes fracasos habitacionales. Mas un, enlos medios habitacionales 48 annicuto La Vivienda Social de la CORVI. Un otto patimonio, Afonso Raposo impulsados por el Estado se ha desplegado una suerte de segunda imagen urbana conformada porta intervencién det habitante bajo formas de mejoramiento de su habitabilidad, tal imagen en ccasiones, itroga menoscabo de las concepciones arquitect6nicasy urbanisticas formales, perotambién, mas frecuentemente, representan estrategias adaptativas complementarias que se traducen en mejoramientos del entorno. La mayor parte de estos grandes conjuntos, habitacionales se encuentran atin lejos del término de su vida util, ueron concebidos con propésitos de permanencia amplia, para quedarse porlargo tiempo. En el marco de la realidad habitacional chilena y sus ‘cuantiosos déficits habitacionales de arrastre, la existencia de los medios habitacionales de vivienda socialno puedeser vista comounasituacién transitoria ajena a las consideraciones sobre la constitucion de la permanencia de realizaciones arquitecténico - urbanisticas en la ciudad, Son parte vigente de la imagen de la ciudad que se asienta en la memoria colectiva populary han de ser parte de! tejido urban de la ciudad durante el proximo siglo. Séio recientemente, 245 afosde la creacién dela CORVI, seproduce porprimera vez en nuestra historia urbana, contempordnea la demolicién parcial de un conjunto residencial de vivienda social (Conjunto San Luis, desarrollado por CORMU) y ello no ocurre por falencias de habitabilidad sino por demandas de suelo urbanopropiasdel desarrollo dela organizacion del consumo y su asociacién con la expansion de la ‘gran empresa de la propiedad inmobiiara. Nuestro planteamiento se refiere entonces a dos grandes areas interrelacionadas de significacién Una concierne a la historia del pensamiento arquitecténico en Chile, al surgimiento y desarrollo de una escuela de proyectacién arquitecténica habitacional sustentada en el ambito publico det Estado modemizador. Otra conciomealaconstitucién de una virtual ‘ciudad CORVI" reconocible por los c6digos y programas del accionar de esta institucion expresados en las realizaciones dispuestas constitutivamente en |atrama de los establecimientos urbanos a io largo del pais. Alconsideraren su conjunto los medios residenciales de vivienda social producidos por CORVI es posible advertirque varios de los conjuntos realizados, tienen hoy una significacién paradigmatica que amerita una consideracion patrimonial, en términos de restauraci6n arquitecténica y rehabiitacién urbana, Disorepamos de quienes sefialan quela arquitectura dela vivienda social destinada alos estratos sociales bajos carece en si misma de interés como modelos arquitectonicos. Representan, como ya se sefial6, valores de uso vigentes, que expresan un estatuto de la dignidad habitacional, extrafdo de un ethos social de responsabilidades politicas, lo que queda en muchos casos bien expresado en la coneepcién de los proyectos, pero también, en algunos casos, se expresan valores de ejemplaridad como concepcién arquitecténica, valores de identidad en determinados mbitos urbanos, y alin, en algunos casos, valores de historicidad asociados a la filiacion de las obras al desarrollodel movimiento modemodela arquitectura en Chile. La tarea propuesta, en cuanto a producir el econocimiento histérico de una “escuela y, en especial, la valoracién patrimonial dealgunosmedios residenciales que ella produjo, es un hecho que debe tener consecuencias ulteriores en cuanto rehabilitacion de algunos de estos medios residenciales de vivienda social. Por cierto tales intervenciones deberan ser gestadas en el marco de la investigacién-accion. Requeriran desarrollar importantes acciones selectivas y diversificadas de rehabilitacién, como un aspecto de estrategias a Vivienda Social de la CORVI. Un ato patimons, Alfonse Raposo anmicu.o 49 barriales de gestién local del desarrollo urbano. Los aspectos a considerar son muchos y de muy variada indole y requieren ser examinados y tratados integraimente. Muchos de estos conjunto fueron creados en el marco de concepciones que se ajustaban a las primeras teorias de la “unidad vecinal" ysus patrones de organizacion de! equipamiento y se encuentran por tanto, en algunos casos, destasados del cauce {quo uiteriormente sigue el desarrolio dela estructura Urbana of.las grande ciudades, con las: nuevas formas de Giganizacién del consumo y el surgirdelos grandes centros de provisién de bienes y servicios La resigniticacién y reciclaje de estos espacios de equipamiento es, por ejemplo, una linea de trabajo en materia de rehabilitacion, tras de similar importancia conciemen a aspectos de arborizacién y dotacién de mobiliario urbano, a la formacién de recintos urbanos destinados a areas verdes y espacios recreacionales y deportivos, a la densificacion mediante incorporacién de edilicia habitacional complementaria y fortalecimiento de la recintualidad, territorialidad y jerarquizacién de fos espacios colectivos comunitarios y piiblicos, al tratamiento de lugares subcontrolados subintegrados, ala mitigacién de impactos disruptivos en la “composicion urbana’ etc. 2. Elsubstrato modemo dela arquitectura de la CORVI El examen de la arquitectura habitacional realizada en el marco de la labor de CORVI nos sitda necesariamente al interior de un contexto que debemos reconocer como el desarrollo de la arquitectura y la urbanistica moderna en Chile. En este contexto, habria que entenderlalaborde CORVI como el correlato local do! movimiento moderne que se desarrolla en los grandes centros de produccién arquitecténica internacional. Esto requiere ser visualizado en un encuadre un poco més amplio que permitaadvertirel desarroliodelas grandes doctrinas arquitecténico urbanisticas que caracterizan las orientaciones progresistas contempordneas, incluyendo algunas de las vertientes comple- mentarias Desde esta perspectiva, es posible reconocer tres grande momentos. En primer término parece necesario tener presente el momento decimondnico previo a la formalizacién del movimiento modemoen que son relevantes doctrinas tales como las de Ebenezer Howard sobre la ciudad jardin y de Arturo Soria y Matta sobre la ciudad lineal y los huertos obreros, asi como la experiencia de las ciudadelas obreras impulsadas por el industrialismo, cuyas influencias se dejan sentir en Chile en la década de los 20. A ello dabe afiadirse el ejemplo demostracion de las grandes realizaciones habitacionales urbanas europeas, en especial, las experiencias holandesas, alemanas y briténicas, desarrolladas con posterioridad a la Gran Guerta, las que parecen influir en la labor de la Caja de la Habitacién. Luego debemos reconocer el momento de constitucién de la urbanistica moderna propiamente tal, en base a los postulades de los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna, asi como otras concepciones complementarias. Finalmente debe reconocerse un tercer momento en que ‘comienzan a cobrar vigencia las teorias normativas de la habitabilidad urbana y residencial (Linch, Alexander, Rapaport) basadas en el avance de la investigacién desarrollada por las ciencias de la conducta. En as secciones siguientes se presenta primero una 50 aaricuco {la Vivienda Social de la CORVI. Un ato patrimonio, Alfonse Raposo discusién relativa al concepto de “escuela” con que se pretende sefialar la labor de CORVI. Luego se elabora un rapido bosquejo de alguno de los elementos doctrinarios que convergen en la arquitectura habitacional moderna y luego algunas consideraciones sobre las influencias y expresiones locales de estas doctrinas en la arquitectura de la vivienda social 24. Lalaborde CORVIentendidacomoescuela En un sentido general, e!término “escuela” se utiliza aqui para sehalar una suerte de construccion cultural compleja constituida por varias instancias. En fa primera es observable un conjunto de caracteristicas arquitecténicas y urbanisticas comunes de los proyectos habitacionales dela CORVI en elpais, que los distinguen de otros proyectos realizados por otras instituciones 0 en otros periodos histéricos. Esta comunidad de caracteristicas es en principio atribuible a una instancia subyacente en que se da cierta unidad de orientacién doctrinarra, de principios y de sistema que, supuestamente, se tornan constituyentes alinteriorde CORVI. Porlaperienencia artioulacién de esta institucién al aparato poltico- administrative debe actuar dando contenido conereto a las politicas piblicas impulsadas por el Estado. Distinguimos aqut una tercera instancia que opera como factor 0 fuerza constituyente de la escuela CORVI. La politica se traduce en significaciones sobre la dignidad det habitar las que operan como referentes de las decisiones arquitectonicas y urbanisticas adoptadas en la actividad proyectual La idea general es discutible. La labor de CORVI presenta un alto grado de diversiticacion y heterogeneidad a lo largo de su vida institucional Desde esta perspectiva, la labor de la Caja de la Habitacion resulta mucho mas homogénea y circunscrita a un modelo edilcio de consonancia y convergencia constituyente con la imagen urbana preexistente. La expresién “escuela’ para el caso de la CORVI resulta, en consecuencia, dificildesostener enunsentido riguroso. Nosélo hay una diversidad de respuestas asociadas a la estra in socio- econémica de los distintos grupos-objetivo de la CORVI, sino también cambios en la edificatoria asociados al avance técnico y organizativo del sector construscién. Porotra parte, se advierteademds una gran diversidad de acciones programaticas que responden a cambios drasticos en las politicas piblicas, asociados a cambios de orientacion ‘gubernamental y transformaciones del olde! Estado. Bajo este marco de condiciones, resultaria aconsejable considerarlas supuestas caracteristicas comunes de la arquitectura habitacional de CORVI circunscribiéndose mas bien aciertas dimensiones y acotamientos de su actividad, como podrian serlo: un perfodo particularizado de su vida institucional 0 Desde otro angulo, los rasgos comunes que de todos. modos se observan en la labor de CORVI no necesariamente pueden ser interpretados como resultado de una “escuela” de proyectacion arquitect6nico urbanistica, sino como mera consecuencia de la légica de las funciones sociales {que guia elaccionar del sector publico. Baste sefialar que enel periodo histérico que estamos considerando, el sector privado no tiene contextura para emprender proyectos habitacionales de magnitudes semejantes a los que realiza el Estado. Dada la magnitud 0 escala de los proyectos publicos de vivienda social, estos generalmente representan acciones generadoras de tejido urbano (sea intersticial 0 Peritérico) y deben necesariamente, por tanto, considerar la provisién de espacios piblicos y de equipamiento, asi como su articulacién con el resto de la trama urbana. En virtud de esta circunstancia La Vivienda Social deta CORVI. Un oto pattimoni, Alfonso Raposo ‘anricuLo 51 los “conjuntos CORVI son claramente identiticables en las ciudades del pais. Los grandes conjuntos habitacionales privados son una realidad que slo ‘empieza generalizarse en a ciudad ulteriormente, a partirde a década de los 80. Como en estas titimas se trata de acciones inmobiliarias que buscan “ullidades” hay una propensién a maximizar la utiizacion del suelo que induce a una limitada provision y organizacién del espacio pablico. La {dgica del rol social del espacio que guia la accién habitacional del Estado no puede ser sostenida por ta l6gica del lucro inherente al acoionar del sector privado Otro rasgo distintivo de la labor de CORVI es la presencia reiterativa de cierta edificatoria aracteristica consistente en bloques de viviendas ccolectivas. Similarmente, laexplicaciéndeestehecho no precisa echar mano de la nocién de “escuela” arquitectonico-urbanistica para explicar la unidad morfoldgica observable. Baste considerar que se tratade conjuntos residenciales constituidos mediante la.utlizacién de prototipos resultantes de un proceso l6gico de racionalizacién estructural y constructiva orientado a la consecucién de economias que hagan mas eficiente la utiizacion de los recursos publicos, Esto es una propensién que responde a un propésito inherente del accionar politico administrativo del Estado. A partir del momento en que el accionar de ‘CORVI llega a la fase de los prototipos edificatorios, tiene necesariamente que contarse con la unidad morfoldgico-organizativa de sus realizaciones habitacionales. Mas aun, puede haber tal unidad sin que se trate de la aplicaci6n forma de protipos edificatorios. Un ejemplo es lo que sucede con el actual Programa de Viviendas Basicas impulsado por SERVIU. No hay proyecto arquitecténico-urbanistico ni lugar definido or el sector piblico. Los proyectos son provistos en cada ocasién por distintas empresas constructoras y sinembargolassoluciones son virtualmente idénticas. Esta unidad morfolégica no se debe a la existencia de una escuela sino a la uniformidad que resulta de la légica de administracién consonante con la maximizacién de los factores de mercado y los intereses organizados en tomoallucrocomobasede las motivaciones privatistas, Las percepciones de rasgos comunes en a labor de ‘CORVI puede centrarse enlos aspectos propiamente arquitecténicos y urbanisticos de los proyectos de los conjuntos habitacionales. Las formas agrupamiento predial, la organizaci6n yjerarquizaci6n del espacio piblico, la definicion recintual urbana, la disposiciénde los cuerposecifcatorios, suexpresion arquitect6nica, etc. presentan caracteristicas que se reiteran y que hablan de patrones y practicas proyectuales atriouibles a la unidad doctrinaria de una “escuela” CORVI. Frente a esta interpretacién surgen otras alternativas, Una primera es que todos estos patrones no son sino la expresién del ‘movimiento modemno en la arquitectura que se hace presente en al contexto de la cultura arquitecténica nacional y que en el marco dela labor publica debe expresarse a través de un fitro de restricciones inherentes ala racionalidadadministrativaen materia de produccién y provisién de vivienda social tra altemativaes considerarquelosrasgos.comunes Ge la arquitectura CORVI expresan una particular version del movimiento modemo de fa arquitectura que se constituye al interior de un particular circuito, de profesionales arquitectos del medionacionalcuya tabor se desarrolla tanto en el Ambito privado como pblico. En este caso no seria apropiado referirse a la labor de CORVI como una Escuela CORVI, sinoa labor de un grupo de arquitectos chilenos 52 anricuto {La Vivienda Social ce la CORVI, Un oto pation, Afonso Raposo protagonistas cuyo centro y periferia podria ser identificable en el contexto institucional del pais. Las escuelas de arquitectura tradicionales, el ejercicio liberal de la profesién ylos Concursos CORVI serian, en este caso, los ambitos institucionales de posicionamiento de este grupo de sujetos actores de este protagonismo. CCualquiera sea e! caso, lo cierto es que ninguno de los protagonistas de las realizaciones CORVI ha postulado la condicién de “Escuela” de su labor ni existe propiamente una “carta fundacional” o “declaracién de principios” en que se pretenda cexplicitar una tesis 0 postulado docttinario relative a una escuela de proyectacion arquitecténica, ‘Como ha sido seftalado anteriormente, la idea motriz de! trabajo de investigacién que nos proponemos es demostrarquesi existié ennuestro pais una “escuela” de proyectacién arquitecténica habitacional, consistente en un conjunto de principios aplicados al disefio de la vivienda social, ia que tiene expresionen las realizaciones habitacionales desarrolladas, en tn determinado perfodo de la vida nacional, por el Estado chileno, a través de la Corporacién de la Vivienda. Como se sefialé inicialmente, la idea de “Escuela” arquitectonica, la entendemos como generada a ppartirdel reconocimiento de rasgos expresados en la obra arquitect6nica, es decir, a partirde exponentes: que revisten un conjunto de peculiaridades comunes. atribuibles a la existencia de raices facticas y doctrinarias comunes, conforme a las cuales se desarrolld, en tiempo ya pretérito, el proceso de proyectacién y produccién arquitectonica. Enel caso que estamos considerando, los sujetos y los dispositives organizacionales ¢ institucionales que generaron la produccién arquitecténica que nos interesa ya no tienen existencia operacional, en consecuencia la “Escuela”, es un ‘constructo" que se constituye @ partir de una suerte de ‘arqueologia” de las significaciones arquitecténicas y de una hermenéutica de su originacion, teniendo como referencia el texto arquitecténico y el relato ‘morfolégico constituyentes de la organizacién del espacio y utbanistica de las realizaciones de la CORVI. Entendemos que en la actividad proyectual y en sus resultados a nivel de “proyectos” se interpenetran tres capas de tejido. Una es la de los principios de validez general queinformanethacer arquitectura en ‘ marco histérico cultural de una sociedad. Aqui estan principalmente los elementos propios de la disciplina, aquetlo que se considera saber arquitecténico ~ urbanistico en nuestro contexto cultural, Ora es eltejido de urdimbre mas circunscrita y especitica, el que se constituye en la especificidad Socio - histérica de las practicas institucionalizadas de produccién, en este caso, al interior del dominio piiblico, en un determinado lapso de la vida nacional Latercera es eltejido que da sentido y direccion alas anteriores. Se trata de la trama de signiticaciones, asociadosalatica de las responsabilidadespublicas, al ethos social que se constituye o desconstituye en el dominio del Estado y que se establece como una doctrina normativa del habitar 0 estatuto tacito de principios sobre su dignidad En nuestra hipotesis, son esta uilimas las que otorgan cardcter especial al conjunto de criterios que informan la toma de decisiones en materia de concepoisn y definicion de los proyectos, Elconjunto de estas tres capas de tejidos de criterios, Jos entendemos como una formacién de significados, que se construyen y evolucionan conforme a otros cédigos y programas de significacién propios det sistema social. La “Escuela”, on consecuencia si bien, en cuanto formacién de significados, posee un {Ta Vivenda Social de fa CORVI. Un ato patimonia, Afonso Raposo ‘AATICULO 53 perfil estructural, no puede entenderse, por cierto, ‘como una formacién estatica sino como una entidad interactiva con el proceso de construccién social y Produccién econdmica. En este sentido, podemos entender esta formacién como un sistema “autopoiético” capaz de interactuar y auto transformarse bajo condiciones de contigencia con el entomo social. Sera necesario distinguir, en ‘consecuencia, al interior de la “Escuela” diversos momentos y etapas, secuencias y discontinuidades que expresan el proceso de su constitucién. La “Escuela’ que pretendemos estudiar puede entonces ser considerada como lo que Foucault denomina una ‘formacién discursiva” (Fairclough, 1992), cuyos enunciados son las obras de arquitectura habitacional promovidas desde el dominio publico. Si seaceptaesta perspectivahabriaque intentaradvertr las regias: de “formacién de objetos’ arquitecténicos, de formacién de las “modalidades enunciativas” y “posicionamiento” de la actividad proyectual, de “formacion de conceptos” y de “foimacién de estra- tegias discursivas"a través las cuales se constituyé el discurso arquitectural y urbanistico de la CORVI, tra importante cuestién a considerar para la elaboracién del constructo “ Escuela” surge de reconocer que la arquitectura habitacional desarrollada por el Estado chileno a través de la CORVI es parte del proceso cultural mas amplio consistenteen eldesartollodeiaarquitecturamodema en nuestro pafs. En el marco de este proceso, es necesario distinguir un importante dominio correspondiente a la produccién arquitecténica asociada a la labor del Estado. Practicamente la totalidad de la arquitectura que puede considerarse significativa como expresién del desarrollo del movimiento moderne corresponde ala edilicia de las instituciones publcas, la que fue gestada desde el interior del subsistema politico administrativo del Estado. Las obras de arquitectura de a vivionda social que estamos considerando son parte de este dominio y participa de las significaciones generales del ethos publica propio de esta fase del desarrollo republicano, 2.2. Elcontexto de la arquitectura moderna Para visualizar, al menos en rasgos gruesos, lo que el movimiento modemno va trayendo consigo en materia de arquitectura habitacional nos parece tit recordarlo que sefiala Renato de Fusco(1975) ensu Historia de fa Arquitectura Contemporanea. Al referitse a las grandes transformaciones modernizantes del pensamiento racionalista arquitecténico, sefiala que estas se organizaron teniendo como sus actores centrales al Estado y sus entidades piblicas y como uno de los referentes primordiales la cuestién habitacional “Tras los grandes alardes de la arquitectura de la Ingenieria del siglo XIX, yala vista de una comunidad atraida al orden socialista y de las exigencias de una realidad socialde postguerra, eltemamasimportante se refiere a la cuestion de la vivienda y en particular al de fa vivienda popular.”(De Fusco, pg.278) Alrespecto, complementa su observacién citando a ‘Samond: “Los racionalistas entendian la vivienda casi como un simbolo de naturaleza ética, que al mismo tiempo les impulsaba a actuar con rigor logico. La casa y el barrio se convirtieron en el centro de las exigencias morales, no siempre aclaradas, para descubrir, en la coherencia entre la funcién y la forma, una armonia que operase desde el interior de la célula en que vive el hombre, sefialando una via para la superacién de todos los contrastes sociales’. 54 annicuto La Vivienda Social de la CORVI. Un ato patrimonio, Afonso Raposo Para efectos del perfilamiento de la contextura arquitecténica y urbanistica de la modernidad conviene distinguir al menos tres aspectos interrelacionados: lo que aqui llamaremos las doctrinas det habitar o teorias normativas sobre la naturaleza y organizacion de a vida cotidiana, lo que suele denominarse el “modo de vida’, en este caso, el modo de vida en la ciudad; las doctrinas urbanistico-residenciales 0 teorias normativas sobre laimplantacién, organizacién yfuncionamiento, de las areas residenciales en cuanto partes de la ciudad y las doctrinas de las tipologias edificatorias 0 teorias normativas referidas a la optimizacién de a habitabilidad mediante dispositivos ‘morfoldgicos de implantacién y articulacién recintual En términos de doctrina habitacional parece relevante advertir, por ejemplo, entre otros aspectos: la evolucién de concepciones sobre la naturaleza de la produccién de la vida social y e! alcance de la convivencia residencial en cuanto vida comunitaria En este respecto puede reconocerse el paso desde las primeras concepciones de comunitarismo integrista autogestionario, deraigambrefalansteriana u owenita, hasta concepciones de comunitarismo: abierlo mutvincuiante con el conjunto de la vida social urbana (Raposo, 1998). En el marco de esta ultima orientacién hay también enfoques que inciden en las decisiones de implantacién y configuracién. Desde aquellas que conciben el habitar familiar situdndolo directamente en el espacio social urbano preexistente, hasta aquellas que consideran necesario la instalacién de instancias terfitoriales de comunidad local mediando lainsercién dela vida familiar con respecto alconjunto de la vida de la ciudad. En el primer caso se origina unamorfogénesis arquitecténico -urbanistica que se organiza fortaleciendo la diferenciacion entre interiorizacién" doméstica de la vida privada y exteriorizacion urbana dela vida publica (comunidad) expresadas en el cerramiento de la manzana mediante la continuidadde fachada y en|acontinuidad de la trama urbana que reconoce a esta entidad morfol6gica como una unidad de uso. En el segundo caso se trata de organismos urbanos (*células”) de vida vecinal dotadas de cierta autonomia relativa que se integran en sucesivas instancias jerdrquicas que deben tener expresion a nivel de la organizacién espacial, en términos de delimitadores y umbrales arquitecténico - urbanisticos. Esimportante tomar conciencia que las doctrinas del habitar en las décadas de! 50 y 60 no contaron con la sistematizacién que ulteriormente han provisto las Ciencias de la conducta, principalmente aquella originadaenelcampode investigacion dela saciologia urbana, la antropologia y la psicologia ambiental. No existian por tanto sistematizaciones de organiza del espacio residencial urbano del género que propone Alexander (1978, Rapaport (1975) o Lynch (1985) que pudiesen influir sobre las concepciones del funcionalismo. La urbanistica residencial es generalmente un aspecto mesosistémico de las doctrinas urbanisticas generales que usualmente comprenden aspectos Macro, meso y micro sistémicos. Por ejemplo, fa doctrina de la “ciudad lineal” se refiere tanto a la ‘organizacién global del funcionamiento y morfologia Urbana, a la constitucién y distribucién del espacio residencial como también a os dimensionamientos y agrupamientos prediales. Algunas de las proposiciones que en nuestro pais se consideraron en la década de los 30, para desarrollar urbanizaciones de vivienda social se basaron en las proposiciones meso y microsistémicas extraidas del pensamiento de Arturo Soria y Matta. Similarmente, los elementos de la doctrina de la Ciudad Jardin de Howard que influyen en nuestro madio no son los de La Vivienda Social de la CORVI. Un otro pattimanio, Alfonso Raposo ARTICULO 55 orden territorial macro sistémicos sino tan sélolosde nivel microsistémico. (2) En un sentido general, los temas de la urbanistica residencial se refieren a los aspectos locacionales urbanos de las areas residenciales y su relacién con la constitucién de la trama o “tejido” urbano de las zonas intermedias y periferia urbana, en que son relevantes la propia contextura del tejido residencial la accesibilidad a los lugares centrales y articulacién con la trama vial estructural de la ciudad. En términos de contextura de la trama residencial urbana pueden ser relevantes la doctrina general de los escalones residenciales de Gastén Bardet, hasta la doctrina meso sistémica de la Unidad Vecinal de Perry. En el caso nacional ha sido relevante el cconcepto de Unidad Vecinal, aunque su aplicacién itrog6 frecuentemente la discontinuidad de la trama tradicionalde manzanasy la isolucién dela opacidad entre la exteriorizacion ylainteriorizacién del habitar. A nivel meso — sistémico, la urbanistica se juega en la formacién y jerarquizacién de los dominios terrtoriales publco, semi-publicoyprivado, mediante lamorfologiay orden distributive delos agrupamientos prodiales, bloques de edificacién y ubicacidn de los equipamientos. Encuantotipologias edificatorias de vivienda social, fo que la modemnidad trae consigo es, como sefiala “Aymonino (1975), el paso desde la entidad “casa” en cuanto objeto de proyectacién, a la entidad * aloja- miento” entendida como una célula que se articula con otras formando parte de una entidad mayor: unorganismobasede procesos y combinaciones. miiltiples, comoresultante de un andlisis objetivo de las distintas funciones asumidas como actividades elementales (Aymonino, 75,128) En este contexto, la preocupacién por la unidad de vivienda, expresada en la tematica de la Existenzminimun, (la configuracién distributiva det “alojamiento minimo”),ysusagrupaciones tipolégicas yy combinatorias, resultan ser conformadoras, tanto planimétrica como voluméticamiente, de la edificatoria residencial. Esta concepcién se extiende luego hasta la constitucién de las grandes dreas residenciales urbanas y luego haciala configuracién de los grandes sectores de la ciudad, La vivienda llega constituirse asi en la célula basica a partir de la cual se produce desde la configuracién de los espacios piblicos hasta la zonificacién de la ciudad. Por extension, en consecuencia, “Vivienda’ llega a ser el referente central de la planificacién y gestién del desarrollo urbano. Posiblemente, en el caso nacional, sea el paradigma delracional-funcionalismo, lacorrientedemoderidad arquitecténica que alcanza mayor desarrollo y expresiénen las realizaciones de la CORVI, tantoen toconcemientea sus aspectos doctrinales delhabitar, de la urbanistica residencial, y de sus prototipos edificatorios. Si bien hay grandes diferencias entre los esténdares espaciales y los “morferas” de la arquitectura habitacional dirigida alos grupos medios de aquella dirigida a las capas populares, ambas participan del sentido instrumental de a racionalidad moderizante. 23. — Posibles éreas dialectales. Sise admite el nexo entre arquitectura dela vivienda social y e! desarrollo de! movimiento modemo en la. arquitectura de nuestro pais, debemos reconocer ‘que nuestra arquitectura de la vivienda social puede ‘ser entendida como perteneciente al género de las expresiones peritéricas y sus significaciones provinciales, esto es, aformas locales de acutturacién 56 anricuio, {La Vivienda Social de la CORVI. Un oto patrimeni, Alfonso Raposo de la arquitectura moderna difundida desde los grandes polos de influencia intemacional. Esto significa que imbricada en las expresiones modernas, de nuestra arquitectura de la vivienda social, se encuentran, por decirlo asi, elementos dialectales correspondientes a una sintesis en que intervienen influencias propias de nuestra autoctonia yde nuestro ethos piblico, asi como de nuestras capacidades ‘econémico-tecnolégicas. Esto abre un repertorio de t6picos sobre las fuentes de origen, la continuidad 0 transmutacion de signiticados y representacionesen el tiempo, los agentes de transmisién o innovacién que facilitaron estos procesos en su permanencia, cambio y reproduccién. No puede portanto pensarse laarquitectura dela vivienda social chilena como una directa aplicacién de los morfemasdel modelo “ciudad jardin” odel modelode bloques colectivos del racional- funcionalismo, La nocién de habitabilidad implicita en el “oédigo- estilo” proyectual del paradigma racionalfuncionalista, respondié a una valoracién que antepuso, sobre oras consideraciones, las razones funcionales, (al servicio de la economia del espacio construido y de los procesos constructivas) en la definicion de los esquemas de dimensionamiento, configuracion y distribucién de la recintualidad arquitecténica y urbana. La ldgica de la racionalidad funcionalista condujo asi a la tipologizacién de formas arquitectonico-urbanisticas (principios geométricos, y repetitivos en las formas construidas, en sus ‘combinatorias de articulacién y en los esquemas de implantacién) optimizadas para operacionalizar a nivel elemental las actividades del habitar, Particularmente en to referente a. factores de aso- leamiento, ventilacion, yotros aspectos ambientales, Et cédigo funcionalista constituyé basicamente un sistema lineal de articulacién de partes (interfaces) correspondientes a nivoles sucesivos: - la unidad vivienda, - la agrupacion de unidades — el médulo manzana, - la agrupacién de médulos o supermanzana, - el conjunto residencial y - la articulacién urbana en distintas escalas. En el marco de este sistema, la configuracién recintual a nivel de la unidad de vivienda, esta referida a la constitucién del nivel siguiente, la agrupacién. Esta, a su vez, prefigura el nivel superior y asi sucesivamente. El principio que configura el paso de un nivel a otro, es un cambio de estado por agregacién, siendo las interfaces los elementos criticos del sistema La estructuracidn de a habitabilidad se concibe asociada este mismo esquema en términos de niveles de convivencia. Laarquitecturahabitacional urbanaes, pornaturaleza, arquitectura de la ciudad, Esto es, una arquitectura ‘que se genera, juntocon unanecesaria propuestade articulacién urbana, tanto en lo concemiente a localizacién, como articulacién funcional y como ‘composicién de la imagen de la ciudad. En el marco del paradigma funcionalista esto adquiere laplenitud de Su significado cuando la obra comprende todos: sus niveles. En la préctica nacional, la escala y sentido de las realizaciones sélo excepcionaimente pudieron representar una ocasién de expresion funcionalista en los niveles superiores dearticulacion. La arquitectura de la CORVI se da primero como implantaci6n intersticial en eltejido urbano, concebida como edilcia predial domiciliaria simple 0 como conjuntos residenciales circunscritos a la manzana, ‘© bien como grandes Areas de expansiin peritérica © suburbial del tejido urbano. Las oportunidades de articulacién global fueron mas restringidas particularmente cuando las intervenciones correspondieron a remodelaciones u ocupacién de grandes intersticios urbanos. En consecuencia solo seria posible advertr, los rasgos que quedaron prefigurados, cuando los hubo, de la insercién a {futuro de un conjunto residencial en un pre-proyecto {La Viienda Social de ta CORVI. Un oto patimonio, Afonso Raposo ‘anTICULO 57 funcionalista de una unidad vecinal madera, ode un barrio modemo, o mas utdpicamente, de un sector 0 una ciudad modema atin no materializada. Para comprender mejorlasformastocalesqueasume elracional-tuncionalismo esimportantetenerpresente esta “inconclusién” o “crisis de interfaces” presente enlaarquitectura habitacional pablica. Posiblemente sea esta indefinicién de articulacién, asociada a una menor escala de obra, la que constituya un condicionante que incide en la ausencia de lo que podria llamarse “rasgos fuertes” de gran presencia, ‘en que la edilicia se posesiona con plenitud de las longitudes de la trama urbana. En la arquitectura residencialdela vivienda socialchilena, practicamente no llegé a establecerse lo que denominaremos el “bloque largo”, e! edificio colectivo continuo de gran longitud tan propio de las practicas europeas desde lapostguerra, olaileralarga de viviendas individuales continuas, aia usanza de las “terraced house” brité- nicas. Lo que prima en los conjuntos de vivienda social chilenos es lo que podria denominarse “el médulo discreto isolado" que se establece en la trama urbana por repeticién generalmente cons- tituyendo una recintualidad urbanistica débimente definida. Las excepciones son notables como el caso de Villa Portales en Santiago y algunos otros. Enlos conjuntos de viviendas individuallesla repeticion del modulo discreto isolado de casas pareadas es mas intensa, el espacio intersticial y franjas de antejardin expuestos suponen la consolidacién de luna imagen fundamentada en la presencia de abundantes elementos vegetacionales. Se susle hablar por ello, en lenguaje corriente, del patron “ciudad jardin’, pero no parece apropiado decitto en sentido riguroso para referirse a la vivienda social destinadaalos grupos objetivodebajaestratticacion social. Es posible que algunas poblaciones o villas sean portadoras de remotas influencias de! modelo Ciudad Jardin, pero serfan casos de excepcién. Es mas probabie que se hagan presente elementos de la Doctrina de los Huertos Obreros asociados @ elementos de imagineria del poblamiento rural que fue muy influyente en Chile en la década de los30. La mayor parte de ellas sin embargo responden a la secular légica racionalizante de lo que podriamos llamar doctrina de la administracién lineal det asentamiento de organizaciones, cuyo arquetipo ha sido secularmente: el “campamento”, en que las necesidades de eficacia det control del disciplina- miento se traducen en un conjunto de unidades repatidas y alineadas en hileras moduladas orto- gonaimente. Encualquiera de estas raigambres, loquelaactividad de proyectacién arquitecténica y urbanistica de la CORVI, siempre dispone en sus realizaciones, al menos conceptualmente, es un dispositive de organizacién del espacio publico residencial. Los proyectos procuran generar centralidad de lugares jerarquizados expresivos de los dominios piblicos, somi-piblicos y semi-privados situados en el marco del conjunto, actuando como nicleos © subniicleos: focales que organizan flujos convergentes de actividad, sea como espacios abiertos de encuentro ‘como localizacién de equipamientos colectivos. Se advierte en la gran mayoria de los casos la intension de conciliar las exigencias de uso intensivo del suelo, conla provision de una jerarquiade ejesy recintos de espacio piblico en que se expresen distintas dimensiones de la vida de una comunidad de residentes, Lavivienda socialde CORVI, en cuanto obrahabitada, ho estuvo exenta, en su tiempo, de recurrentes cuestionamientos sobre sus virludes. Delapluralidad de observaciones formuladas muchas aluden a falencias en los resultados habitacionales propia~ mente tales, en especial los aspectos relativos a la 58 anricuro {La Vivenda Social de la CORVI. Un ato parimenio, tense Raposo organizacién espacial y morfolégica del habitat residencial urbano, en los que gravitan mas directamente decisiones emergentes desde la actividad de proyectacién arquitecténica. Una de las mds recurrentes se refiere ala percepcién de monotonia, asociada a la repeticién de los elementos edificatorios y de sus posiciones fisicas, a la repeticion de los esquemas de agrupamientos y ordenamiento, con sus secuelas de pobreza de identidad y desorientacion. Otra, se tefiere, como ya seseftalé, aindefiniciones dearticulacion entre partes yenlaconfiguracién recintual del espacio piiblico. La disminucién de los estandares dimensionales prediales y de las viviendas constituys también otra preocupacién critica, como lo fue ademas la indiferencia arquitecténica frente a las diferencias regionales. Es importante tener presente que muchos de los elementos de critica pueden estar expresando también condiciones de recepcién cultural de dificil coneiliacién con el lenguaje y los mortemas de la ideologia racional —tuncionaiista. 1. LaCORVIy su obra La presentacién del desarrollo de a vida institucional de la CORVI y de su labor, amerita un tratamiento historiogrético especifico que ha de desarrollarse en otra instancia. En el marco del presente documento intentaremos tan sblo bosquejar algunos rasgos generales necesarios para una comprensién auténoma del presente texto, La CORVI fue, durante un prolongado lapso de la vida nacional, la mas importante agencia del Estado encargada de impulsar la produccion y provision de vivienda social en el pais. El transcurso de su vida institucional no tuvo lugar en el contexto de una placida planicie de vasto horizonte de continuidad politica sinoque, muyporelcontrario, ensu transcurso hubo de enfrentar sin interregno distintas fases