Está en la página 1de 4

Expediente Nº 672-2014-94-3101-JR-PE-03.

Especialista.: Dr. Bautista.


Sumilla: Interpongo y Fundamento Recurso de
apelación contra la resolución que
declaró Infundada la solicitud de
cesación de prisión Preventiva.

AL TERCER JUZGADO PENAL DE INVESTIGACIÓN PREPARATORIA DE


SULLANA.

DAVID MEDINA SAAVEDRA, Abogado Defensor del


Sr. JOSE NUNURA RAMOS, en los seguidos en su
contra, por el delito de Homicidio, en agravio de
ADRIEL ARAUJO PINTADO, ante Ud., me presente y
digo:

PETITORIO.
Bajo los Principios Constitucionales del debido Proceso, Tutela Jurisdiccional, Derecho de
Defensa, y Presunción de Inocencia, reconocidos en los art. 139 inc. 3 y 14 y art. 2 inc. 24
literal e) de la Carta Magna; al amparo del art. 278º del Código Procesal Penal concordante con
el Principio de Pluralidad de Instancias previsto en el inciso 6 del art. 139 de la Constitución y
art. 11 de la Ley Orgánica del Poder Judicial- D. S Nº 017-93-JUS; recurro ante su honorable
despacho con la finalidad de interponer FORMAL RECURSO DE APELACIÓN CONTRA LA
RESOLUCIÓN N° 04, de fecha uno de Agosto del presente año; QUE RESUELVE
DECLARAR INFUNDADO LA SOLICITUD DE CESACIÓN DE PRISIÓN PREVENTIVA;
cuestionando seriamente la recurrida, así como los fundamentos que la motivan, razón
por la cual recurro a usted, Señor Juez, a efectos de elevar lo actuado al inmediato Superior
Jerárquico para con mejor criterio y valoración de los instrumentales obrantes en autos se sirva
REVOCAR dicha situación jurídica- de Detención-, conforme a las reglas del artículo 268º y
siguientes del Código Procesal Penal, toda vez que no se justifica el dictado del Mandato de
Detención, en razón de no haberse valorado conforme a ley los primigenios recaudos; ni mucho
menos debidamente motivado la recurrida, conforme a los siguientes fundamentos:

ERROR IMPROCEDENDO DEL JUEZ:


Que, pese a que los elementos de convicción que sustenta el ministerio público, debilitan los
presupuestos que dieron lugar a la imposición de la medida cautelar y estos no han sido
valorados correctamente por la Sra. Juez, Vulnerando lo establecido en el artículo 158° 1. Del
Código Procesal Penal, referida a la valoración de la prueba, atendiendo que el Juez ha omitido
observar las reglas de la lógica, la ciencia y las máximas de la experiencia; y Vulnerando lo
establecido en el artículo 139°.5 de la Constitución Política del Perú, atendiendo que la
resolución impugnada contiene una motivación aparente

NATURALEZA DEL AGRAVIO:


La resolución emitida por el Juzgador me causa un agravio de naturaleza personal y moral, al
atentar contra mi Derecho Fundamental de la Libertad Personal, por cuanto con la permanencia
de la medida cautelar coercitiva que restringe mi libertad- ya que los elementos de convicción
no se han valorado correctamente, aunado que no se ha seguido los nuevos lineamientos para
su dación, que se encuentran contenidos en la Resolución Administrativa Nº 325-2011-P-PJ de
fecha 13/09/2011, emitida por el presidente del Poder Judicial, y como tal vengo siendo objeto
de injusto encarcelamiento, de tratos crueles, inhumanos y humillantes que atentan contra la
dignidad de toda persona; vulnerando con ello, gravemente, los principios y derechos
inherentes a la persona, y por ende las disposiciones del artículo 7 y del párrafo 1 del artículo
10 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, concordante con el artículo 2.24. "h"
de la Constitución.
FUNDAMENTOS DE HECHO QUE SUSTENTAN LA APELACIÓN:

PRIMERO: Señores del Colegiado, como bien sostiene la normatividad vigente en


concordancia con la Jurisprudencia Nacional, para efectos del dictado de la medida cautelar
coercitiva personal, que importe la restricción del Derecho Constitucional de la Libertad, es
necesaria la concurrencia copulativa de los tres elementos sustanciales y/o presupuestos
contemplados en el artículo 268º del Código Procesal Penal. Ya que, como lo ha sostenido este
Tribunal Constitucional en reiterada jurisprudencia, la detención judicial preventiva, constituye
la excepcionalidad a la regla de la libertad.

Que, por lo que, ante la falta de tan sólo uno de éstos los tres presupuesto devine desde ya en
arbitraria la detención preventiva liminarmente dictada; que sumado a ello en el caso de autos
la recurrida tiene por objeto desvirtuar 03 elementos del Mandato de Detención, es decir la
Prueba suficiente, el peligro Procesal, y/o el prognosis de la pena dejando en claro que ambas
son o pueden ser concomitantes o excluyentes; ya que, como lo ha sostenido este Tribunal en
reiterada jurisprudencia.

SEGUNDO: Que, dentro de los nuevos actos de investigación en específico la incorporación de


nuevos elementos de convicción que desvirtúan los primigenios presupuestos que dieron
génesis a la prisión preventiva, se tienen los siguientes:

2.1 La resolución N° 07 de fecha 17/07/2014 que revoca la resolución judicial número cuatro
de fecha veinte de junio del año dos mil catorce y expedida por la juez del tercer juzgado penal
de investigación preparatoria de Sullana, REFORMANDOLA dispusieron la nulidad de la
disposición fiscal numero N° 00-2014 (de fecha diez de mayo del dos mil catorce), en
consecuencia nulo y sin efecto legal las tres declaraciones testimoniales de las personas
asignadas con las numeraciones 2692,1562 y 1458 realizadas en la fecha diez y once de mayo
del dos mil catorce respectivamente ; dejando a salvo la facultad del ministerio público de
convocar , proponer y ofrecer correctamente los testigos con identidad secreta conforme a lo
advertido en la presente resolución en consonancia con los presupuestos establecidos en el
C.P.P;

Que, estos recaudos modifican sustancialmente los presupuestos de la prisión preventiva que
se dictaran en su oportunidad en específico el tema del peligro procesal que a criterio del
tribunal constitucional se considera el presupuesto primordial y esencial para su mantenimiento
caso contrario de desaparecer las amenazas efectivas de que el procesado eludirá la acción de
la justicia o perturbara la actividad probatoria se entiende que dicha mediada de privación de la
libertad, deviene en ilegitima y arbitraria

TERCERO: Que, Que, toda medida cautelar coercitiva de carácter personal, se encuentra
sometida a la máxima rebus sic stantibus, pues su permanencia o modificación estará
siempre sujeta a la estabilidad o a los presupuestos iniciales en virtud de los cuales se adoptó
la medida, por lo que es posible que si estos sufren modificación, la medida sea variada. (Exp.
Nº 1609-2004-HC/TC; Huánuco- Peter Toribio Alegría).
Bajo ese orden de ideas, debo desvirtuar lo siguiente:

3.1 Fundados elemento de convicción suficiente.- Que, a entender de la nueva norma


procesal, no sólo basta la existencia de elementos de prueba que revelen la comisión de un
ilícito penal, sino que a su vez y necesariamente se requiere que dichos elementos estén
vinculados a un presunto autor o partícipe de los mismos tal y conforme se ha venido
estableciendo en reiteradas sentencias del Supremo Intérprete de la Constitución, esto el
Tribunal Constitucional en los Exp. Nº 0124-2004-HC, Exp. 2712-2002-HC y Exp. Nº 0731-
2004-HC/TC; ante lo cual, tenemos:

a) Que, al haberse declarado la nulidad de las declaraciones de los testigos con identidad
reservada asignados con el numero 2692,1562 y 1458; los primigenios elementos de
convicción se ha desvanecido máxime si bien es cierto estos testigos realizaron
reconocimientos físicos en contra de mi patrocinado estas actas de reconocimiento
carecen de valor probatoria por haberse infringido las normas legales.

3.2 Prognosis De La Pena: Que, éstos nuevos recaudos traen a bajo la imputación directa del
delito sobre el imputado y como tal lo haría merecedor una futura condena absolutoria
Y que todas esta circunstancias nos conlleva al razonamiento de que la pena a imponerse no
superaría los cuatro años de pena privativa de la libertad. Resultando injusto y arbitrario de que
se siga manteniendo esta medida coercitiva personal de detención cuando existen otras
medidas cautelares menos gravosas que resultan idóneas para desarrollar el proceso sin que
se ponga en peligro la actividad probatoria o la evasión de la Justicia; tal como lo es la
comparecencia restringida que estoy solicitando por cuanto se han desvanecido los
presupuestos que dieron origen a la detención.

3.3 Peligro Procesal: Que conforme lo esgrime el Código procesal Penal debe ser entendido
como el riesgo de que el procesado se sustraiga a la acción de la justicia o perturbe la
actividad probatoria; concepto, que en palabras del Tribunal Constitucional presuponen: “…
el peligro de fuga, la posibilidad de perturbación de la actividad probatoria (que pudiera
manifestarse en la remoción de las fuentes de prueba, colusión, presión sobre
testigos, entre otros presupuestos) (…). Cabe enfatizar que cada una de las razones
que permitan presumir la existencia del denominado Peligro Procesal, deben permanecer
como amenazas efectivas mientras dure la detención pues, en caso contrario, ésta,
automáticamente, deviene en ilegítima. (Supra. 3 del Exp. Nº 2915-2004-HC/TC- Lima-
Federico Tiberio Berrocal Prudencio, de fecha 23/11/2004.)- El subrayado y negrita son
nuestros-.

a) Que, de los recaudos de la investigación preparatoria obra el certificado negativo de


antecedentes penales de mi patrocinado significando que es la primera vez que se
ve involucrado en estos hechos, así mismo no existiría peligro de fuga por cuanto se
acreditado que tiene domicilio conocido, es una persona trabajadora con arraigo
familiar en calle Amotape N° 1260 del asentamiento humano Nueve de octubre –
Sullana , provincial de Sullana, departamento de Piura,
b) En cuanto al peligro de obstaculización ESTA ACREDITADO que mi defendido no ha
perturbado la acción de la justicia ni mucho menos ha influido sobre la voluntad de los
demás sujetos procesales (imputado) y testigos,

c) En ese sentido, no existe medio de prueba idóneo que haga al imputado inmerso de
tal Peligro Procesal;; más no así presumir vagamente la existencia de éste presupuesto
sine qua non para el dictado y mantenimiento de la Detención; ya que “… el Tribunal
ha señalado en el Caso Silva Checa (Exp. N° 1090-2002-HC/TC), que “el principal
elemento a considerarse con el dictado de (una) medida cautelar debe ser el peligro
procesal que comporte que el procesado ejerza plenamente su libertad locomotora, en
relación con el interés general de la sociedad para reprimir conductas antijurídicas”.
Fines que deben ser evaluados en conexión con distintos elementos que antes y
durante el desarrollo del proceso puedan presentarse. En consecuencia, si el
llamado peligro procesal – de fuga o perturbación de la actividad probatoria-, NO
PERMANECE COMO AMENAZA EFECTIVA en tanto dure la medida decretada, la
misma devendrá en ilegitima desde el momento mismo en que desaparece la
amenaza.
Que, en cuanto al peligro procesal, el juzgador debe apreciar las nuevas formulas de
interpretación de los presupuestos materiales de la prisión preventiva que ha sido desarrolladas
mediante resolución administrativa 325-2011-P-PJ, ya que dicho documento manifiesta que el
peligrosismo procesal nos permite presumir o sospechar que el imputado puede constituir un
agente portador de riesgos, eluda la acción de la justicia u obstaculice la actividad probatoria.
Que en el caso de autos se postula que el imputado no eludirá la acción de la justicia .por lo
tanto debe variarse las medias coercitivas personal de prisión preventiva por una de
comparecencia simple.

CUARTO: Que, no se discute la necesidad de contar con una medida cautelar prudente e
imparcial en los casos que efectivamente corresponde, y que permitan un mejor
esclarecimiento de los hechos materia de investigación judicial, y a su vez le permitan al
procesado concurrir al juicio sin estar en prisión pero con ciertas limitaciones en su libertad
ambulatoria. En consecuencia la detención preventiva debe ser la ultima ratio en la
decisión del juzgador, pues se trata de una grave limitación de la libertad física…”.

Por lo que, tras haberse acopiado nuevos medios de prueba, y desvirtuado los existentes a la
fecha de la emisión de la resolución que motivó la detención preventiva a la cual se encuentra
sujeta el procesado JUAN NUNURA RAMOS constituye una medida cautelar arbitraria, por
seguir limitando la libertad personal del procesado, provocando con ello aflicción
psicosomática, separación del núcleo familiar, la imposibilidad de desempeñar el empleo, y, en
general, el brusco quiebre que representa el tránsito de una vida desarrollada fuera de las
paredes de un penal. EN CONSECUENCIA dicha medida personal coercitiva HA DEJADO DE
SER compatible con los principios de subsidiariedad, razonabilidad y proporcionalidad.
Por lo que se solicita su inmediata variación.

FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA:
Amparo lo solicitado de conformidad al:
- Art. 2º inciso 20, articulo 139º incisos 15 y 14 de la Constitución Política del Estado.
- Art. 268° del CPC, referido a los presupuestos de la prisión preventiva
- Art. 284° del CPP, referido al recurso de apelación.

Por lo expuesto, solicito a Ud. Sr. Juez proveer el


presente escrito con arreglo a ley; debiendo elevar lo actuado al Inmediato Superior Jerárquico
dentro del plazo de ley.

Sullana, Agosto del 2014.

Artículo 290° de la L.O.P.J