Está en la página 1de 3
TEMA 9 EL DISCERNIMIENTO Lc. 4,18- 19 Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente
TEMA 9 EL DISCERNIMIENTO Lc. 4,18- 19 Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente

TEMA 9

EL DISCERNIMIENTO

Lc. 4,18-19

Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento»

“Señor ¿Qué quieres que haga?” Hch. 22, 10

Reflexión

Uno de los grandes retos que debemos enfrentar los seres humanos en la vida, es decidir que queremos hacer y lograr con nuestra vida, para encontrar nuestro puesto y nuestra autorrealización en la sociedad y en la Iglesia.

Y esto es la vocación, que no es algo que te inventas, es algo que te encuentras. ¿No es un plan que tienes parara tú vida, de manera independientes, debes aprender a preguntarte que es lo que Dios quiere para mi vida?, a qué me está llamando en éste momento de la historia y en éste contexto . Cuando entramos en dialogo y cercanía con el Señor de la Vida, en la oración El Espíritu Santo nos ayuda a encontrar nuestra vocación.

El Discernimiento es preguntarnos y poner nuestros planes personales en manos de Dios. Para descubrir sus llamados .

La vida humana comporta una gran cantidad de opciones, pues Dios nos creó libres, y puso nuestra propia realización en nuestras manos. No está exento de dificultades el camino de nuestra santificación. Todos nos encontramos ante problemas y situaciones cuya solución no se vislumbra fácil, acertada, clara y rápida. Se nos presentan dilemas. ¿Qué puedo hacer? ¿Qué debo hacer? Para el no creyente, o para la persona con una fe que no afecta su vivir diario, la decisión suele basarse únicamente en la razón, pesando los pros y los contras de las opciones, o en la intuición, fruto muchas veces de las emociones, caprichos o preferencias. Sin embargo, para quien posee una fe viva y operante, las preguntas son:

«¿Qué debo hacer?» se convierte en: ¿Cuál es la voluntad de Dios para mí en esta situación? ¿Qué quiere Jesucristo? Nuestra misión como orientadores consistirá en ayudar a las almas a discernir qué les pide Dios en las situaciones concretas de sus vidas.

“Discernir”, según su sinónimo en el Diccionario de la Real Academia Española, sería equivalente a distinguir, separar, o dividir elementos diversos que conviven o están mezclados. Sería un análisis referido a la situación concreta de la persona en la complejidad propia de su existencia y de sus circunstancias para valorar los elementos diversos que se presentan en ella.

Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias
Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias

Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento» [152]. C:V Y «esto resulta especialmente

importante cuando aparece una novedad en la propia vida, y entonces hay que discernir

si

es el vino nuevo que viene de Dios o es una novedad engañosa del espíritu del mundo

o

del espíritu del diablo»[153].CV,

Este discernimiento, «aunque incluya la razón y la prudencia, las supera, porque se trata de entrever el misterio del proyecto único e irrepetible que Dios tiene para cada uno […]. Está en juego el sentido de mi vida ante el Padre que me conoce y me ama, el verdadero para qué de mi existencia que nadie conoce mejor que Él» CV 280

Una expresión del discernimiento es el empeño por reconocer la propia vocación. Es una tarea que requiere espacios de soledad y silencio, porque se trata de una decisión muy personal que otros no pueden tomar por uno: «Si bien el Señor nos habla de modos muy variados en medio de nuestro trabajo, a través de los demás, y en todo momento, no es posible prescindir del silencio de la oración detenida para percibir mejor ese lenguaje, para interpretar el significado real de las inspiraciones que creímos recibir, para calmar las ansiedades y recomponer el conjunto de la propia existencia a la luz de Dios» CV.283

Para discernir la propia vocación, hay que reconocer que esa vocación es el llamado de un amigo: Jesús. A los amigos, si se les regala algo, se les regala lo mejor. Y eso mejor no necesariamente es lo más caro o difícil de conseguir, sino lo que uno sabe que al otro lo alegrará. Un amigo percibe esto con tanta claridad que puede visualizar en su imaginación la sonrisa de su amigo cuando abra su regalo. Este discernimiento de amistad es el que propongo a los jóvenes como modelo si buscan encontrar cuál es la voluntad de Dios para sus vidas. CV287.

La primera es la atención a la persona: se trata de escuchar al otro que se nos da a sí mismo con sus propias palabras. La segunda consiste en discernir, es decir, se trata de captar el punto correcto en el que se discierne la gracia de la tentación. La tercera consiste en escuchar los impulsos que el otro experimenta. Es la escucha profunda de “donde el otro realmente quiere ir”. Cuando uno escucha al otro de esta manera, “en algún momento debe desaparecer para dejar que siga el camino que ha descubierto. Desaparecer como el Señor desaparece de la vista de sus discípulos”. Debemos “despertar y acompañar los procesos, no imponer caminos”. Y estos son procesos de personas que siempre son únicas y libres. CV 292-295

Ya que «el tiempo es superior al espacio» [162], hay que suscitar y acompañar procesos, no imponer trayectos. Y son procesos de personas que siempre son únicas y libres. Por eso es difícil armar recetarios, aun cuando todos los signos sean positivos, ya que «se trata de someter los mismos factores positivos a un cuidadoso discernimiento, para que no se aíslen el uno del otro ni estén en contraste entre sí, absolutizándose y oponiéndose recíprocamente. Lo mismo puede decirse de los factores negativos: no hay que rechazarlos en bloque y sin distinción, porque en cada uno de ellos puede esconderse algún valor, que espera ser descubierto y reconducido

a su plena verdad» CV 297

Link https://youtu.be/FP5pdCI8qNY 1. Cómo puedo explicar a los jóvenes que es el Discernimiento. 2. Que
Link https://youtu.be/FP5pdCI8qNY 1. Cómo puedo explicar a los jóvenes que es el Discernimiento. 2. Que

1. Cómo puedo explicar a los jóvenes que es el Discernimiento.

2. Que nos hace falta para acompañar y formar a los jóvenes en la metodología del discernimiento.

Propuestas de acción

* Leer el texto del evangelio Jr. 20, 9 y meditarlo., que me dice a mí?

¿Qué es lo que hoy tengo en mi corazón, inquietudes, temores, haga una lista?

Tarea, retroalimentación

* Realiza

Para descubrir que es lo que Dios quiere de ti, tienes que ESCUCHAR, MIRAR LA REALIDAD PERSONAL Y COMUNITARIA, Y EXPERIEMENTAR. Para esto es importante y necesario trabajar en la práctica y valor del silencio interior y exterior; el ruido nos impide reflexionar, meditar. Ahora te invito a que hagas un ejercicio personal:

Busca un lugar adecuado, y haz silencio interior y exterior y respon las preguntas

Cuáles son mis planes actualmente. ? ¿Qué Quiero Lograr con mi vida? Qué es lo que Dios me esta pidiendo hoy aquí y ahora.? Qué quiero hacer?

Textos bíblicos para reflexionar:

Lc 14, 29-30 Lc 9, 57,

Is, 6,8

Mt, 4, 21-22

Lc 9, 23

Mc 10,28