Está en la página 1de 6

SONATA SALVAJE

Es un hombre sonata salvaje

siempre enamorado de los árboles, solo

muerto en el pecho de una ventana

siempre abierta, siempre cerrada.

Ama las palabras llenas de silencio

Y la lluvia canta en sus manos

y estas se convierten en aves migratorias

que despacio, muy despacio

navegan solitarias.

El túnel de su mirada vacía

cabalga una sonrisa

en el silencio de este recinto

que apiñen llagas con fondo de cruz

que aletean hasta el día de hoy

personas muy pesadas en mi espalda.


TARDE DE INVIERNO

La tarde se ahoga al cruzarse de brazos

evitando las caracolas de su vestido

enraizando los cabellos de cenizas

que envuelven cada fracción del cielo

Del caído invierno.

La tarde se ahoga al cruzarse de brazos

revolviendo bosques de algarrobo

en el murmullo de cada una de las hojas

de pozos de espejos, de pestañas dormidas

de anillos de aire sin ganas, sin luz.

La tarde se ahoga al cruzarse de brazos

eclipsando su sonrisa

penumbrando huéspedes de ausentes márgenes

con lenguas presentes y relojes sin tiempo.

La tarde se ahoga al cruzarse de brazos


y yo me encuentro descolgada en un pedazo de fierro

tiritando y recordando a Breton

tocando nuevamente sus labios cerrados

aprovechando las pequeñas pastillas que encontré en sus manos

para este frío invierno.

CORRIENTE

Las olas suenan como campanas

cubiertas de una dorada cabellera

murmurando siempre

los lugares más prohibidos de tus ojos.

El agua fluye en la puerta tímida de tu boca

guardando el compás de sonoras celdas

y tu vida es como el nacimiento de una flor de día

iluminando y encendiendo la olvidada fosa.

Y es cuando risueña e impávida toca al sol

en los balcones de mi alma

en los balcones de mi ser


empezando tú a desmentir mis ojos.

Y con el alba pura de tus manos de palomas

yo desciendo de mi espalda sin sombras en la cintura

cuando desatas la corbata azul de tu vida

y el viento se lleva tu vida y la mía.

OLAS

Lee versos húmedos

que chocan con impacientes lenguas

tocan acordes de piano

canciones de naturaleza

realizando contorsiones difíciles de imaginar

que vienen y van como las olas

zambulléndose desnudas en el mar

admirando el cielo

la llave en un bolsillo

y la noche que confesó un postura.

Su alegría en sus tiernas mejillas


transparentes de azuladas aguas de mar

cielo de verdes primaveras

tocan el misterio de un sentir

de un ir y venir.

parecen jinetes

empuñando sonrisas

empuñando solo una razón

realizando bellas canciones hechas poemas

que envuelven seda

que vienen y van.

ANARANJADO

Suave es tu sonrisa

como el mar y el sol

que combaten al atardecer

Como la brisa que florece

en el oído que la escucha

desgranado la constelación

desbocada que es tu vientre.


FICHA BIBLIORÁFICA:

Karla Manuela Torre Sandoval

26 Años

Karlats93@hotmail.com

979358569

SEMBLANZA DEL AUTOR:

Mi nombre es Karla Manuela Torre Sandoval. Nací en la ciudad de Chiclayo,

Lambayeque. En la adolescencia descubrí el amor por las letras y la satisfacción plena

que te da el leer un libro. Estudiando y obteniendo el título de Licenciada en Ciencias de

la Comunicación.

En el año 2010 viví un año en Lima donde mi pasión donde la lectura y escritura se

enraizaron en mi vida misma participando en el poemario Retama Azul.

Asimismo colaboro con el grupo de Poesía y Escritos Cortos formando parte de la

Antología de los Poemas del Grupo en su Segundo Año de funcionamiento por el editor

Enrique Posada Restrepo.

Intereses relacionados