Está en la página 1de 5

PERDIDA DE CARGA EN TUBERÍA.

El dimensionamiento hidráulico de una tubería tiene como objetivo principal


determinar el diámetro de la misma. Los condicionantes básicos de diseño son
el caudal requerido y la presión exigida en los terminales de la red. Además,
intervienen otros factores como la velocidad de diseño o las pérdidas de carga
(continuas y localizadas), y también, las características propias de los materiales de
la red (rugosidad y coste, principalmente).

La pérdida de carga en una tubería o canalización es la pérdida de presión que se


produce en un fluido debido a la fricción de las partículas del fluido entre sí y contra
las paredes de la tubería que las conduce. Las pérdidas pueden ser continuas, a lo largo
de conductos regulares, o accidentales o localizadas, debido a circunstancias
particulares, como un estrechamiento, un cambio de dirección, la presencia de una
válvula.

La pérdida de carga es la disminución de la presión en el interior de las tuberías


causada por el movimiento del fluido. Para conocer su valor se necesita saber, sobre
todo:

 Las dimensiones de las tuberías por las que circula el fluido


 Las características de la bomba que sirve para mantener en movimiento el
fluido.
 Las pérdidas de carga pueden ser continuas o localizadas:
 las continuas se producen a lo largo de toda la línea de la conducción. •
 Las localizadas se producen en puntos singulares, generalmente
correspondientes a piezas especiales que hacen variar la dirección o la sección
de paso del fluido (reducciones, derivaciones, codos, válvulas, filtros, etc.)

PÉRDIDAS DE CARGA CONTINUA. Para cada metro de tubo, la pérdida de carga


continua del agua se puede calcular don la formula siguiente:

Donde:
r = perdida de carga continua unitaria, Pa/m
Fa = factor de rozamiento, adimensional
p = peso específico del agua, kg/m3
v = velocidad media del agua, m/s
D = diámetro interno del tubo, m

Régimen de movimiento del fluido


El régimen del movimiento del fluido puede ser:

 Laminar, cuando las partículas el fluido tienen trayectorias paralelas entre si


(el movimiento es lento y regular).
 Turbulento, cuando las partículas del fluido se mueven de forma irregular y
variable en el tiempo (el movimiento es desordenado e inestable).
 Transitorio, cuando el moviendo no es claramente ni laminar ni turbulento.

A. Conducción por gravedad se presenta cuando la elevación del agua en la fuente


de abastecimiento es mayor a la altura piezométrica requerida o existente en el
punto de entrega del agua.

En este caso el transporte del fluido se logra por la diferencia de energías disponible,
es decir, se hace uso de la topografía existente de manera que la conducción se lleve
a cabo sin necesidad de bombeo alcanzando así un nivel aceptable de presión.

La fórmula que relaciona el caudal con la velocidad del fluido es la siguiente:

𝐷𝑙 2
𝑄 = 𝑉 ∗ 𝜋 ( ) ∗ 103
4

Q: caudal en función de las necesidades, en l/s.


v: velocidad del agua en la conducción, en m/s.
DI: diámetro interno de la conducción, en m.

Para calcular las pérdidas de carga continuas se recomienda utilizar la


expresión universal de Darcy-Weisbach:
∆𝑯𝒄 𝒇 𝒗𝟐
𝑱= = ∗
𝑳 𝑫𝒍 𝟐𝒈
J: pérdida de carga continua, por unidad de longitud, en m/m
v: velocidad de circulación del agua, en m/s
ΔH : pérdida de carga continua, en m
c

L: longitud del tramo, en m


DI: diámetro interior del tubo, en m
g: aceleración de la gravedad, en m/s²
f: coeficiente de pérdida de carga por unidad de longitud (o coeficiente de
fricción), adimensional

Dado que las tuberías de PVC-O son completamente lisas, el cálculo del
coeficiente de pérdidas de carga o de energía por unidad de longitud (f) que
aparece en la fórmula de Darcy-Weisbach se puede realizar mediante las
siguientes expresiones empíricas:

Prandtl-Colebrook-White:

𝟎.𝟐𝟓
𝑭= 𝟐
𝟐.𝟓𝟏
[𝒍𝒐𝒈( )]
𝑹𝒆 ∗√𝒇

Blasius:

𝑭 = 𝟎. 𝟑𝟏𝟔 ∗ 𝑹𝒆 −𝟎.𝟐𝟓

v: velocidad de circulación del agua, en m/s


c: coeficiente de rugosidad de Hazen-Williams (para el caso de las tuberías de
PVC-O TOM®, C = 150 para conducción nueva y C = 140 para conducción en
servicio)
DI: diámetro interior del tubo, en m
J: pérdida de carga continua, por unidad de longitud, en m/m
K : rugosidad absoluta en m (para las tuberías de PVC-O TOM® k = 0,003∙10 m
a a
-3

para conducción en nueva y k = 0,007∙10 m para conducción en servicio)


a
-3
n: coeficiente de rugosidad de Manning. Para el caso de las tuberías de PVC-O
TOM®, n = 0,007 para conducción nueva y n = 0,009 para conducción en servicio
f: coeficiente de pérdida de carga por unidad de longitud (o coeficiente de
fricción), adimensional
R : número de Reynolds, adimensional
e

v : viscosidad cinemática, en m /s (1,01 x10 , para el agua a 20 °C)


c
2 -6

Adicionalmente a las pérdidas de carga continuas debidas a la fricción deben


calcularse las pérdidas de carga localizadas (ΔHl) de los accesorios; éstas serán
significativas si los accesorios son numerosos o si la tubería es relativamente
corta. Estas pérdidas se pueden evaluar como una fracción kl del término V2/2g o
como una longitud equivalente. El coeficiente K es adimensional y depende de la
singularidad y de la velocidad media en el interior de la tubería.

𝑣2
∆𝐻𝑙 = 𝐾𝑙 ∗
2𝑔

∆𝐻𝑡𝑙 = ∑𝑛1 ∆ℎ𝑙

Por lo tanto, la expresión para el cálculo de pérdida de carga total sería la


siguiente:

∆𝐻𝑇 = ∆𝐻𝑔 + ∆𝐻𝑐 + ∆𝐻𝑇𝐿

GRADIENTE HIDRÁULICO
El gradiente hidráulico se define como el cambio que se produce en el nivel
piezométrico asociado con el cambio en la distancia en la dirección la cual da una tasa
máxima de disminución de este nivel. El gradiente hidráulico puede ser determinado
a partir de mapas de niveles de agua o superficies potenciométricas utilizando medidas
de niveles de agua tomadas en el lugar objeto de estudio durante un tiempo específico.
Es importante estimar valores de los gradientes hidráulicos tanto verticales como
laterales del lugar. Los gradientes verticales son útiles en la evaluación del potencial
para analizar las direcciones de flujo por capas superiores o inferiores, así como la
capacidad de fluir del agua subterránea entre acuíferos adyacentes. Los gradientes
hidráulicos verticales pueden ser determinados mediante comparación de niveles de
agua en múltiples pozos con supervisión en puntos individuales a diferentes
profundidades verticales.

Dirección y velocidad del flujo de agua subterránea Las direcciones del flujo del agua
subterránea pueden ser también determinadas a partir de mapas de superficie
potenciométrica o de niveles de agua basados en medidas tomadas en el lugar objeto
de estudio. Los flujos de agua subterránea perpendiculares a las líneas equipotenciales
se expresan en el mapa como contornos de elevaciones superficiales potenciométricas
o de las tablas de agua.

El porcentaje de la velocidad linear del flujo del agua subterránea se puede determinar
a partir de la K del acuífero, el gradiente hidráulico del sistema de flujo, y la porosidad
efectiva del propio acuífero. El porcentaje de la velocidad linear del flujo del agua
subterránea puede ser calculado por la ecuación:

Vx = K( dh / dl )

En donde,

Vx = el porcentaje de la velocidad linear del flujo de agua subterránea.

K = La K del material del acuífero (L/t)

dh/dl = Gradiente hidráulico

ne = Porosidad efectiva Las direcciones y velocidades del flujo de agua subterránea


pueden ser también calculadas usando el método del problema de los tres puntos, el
cual permite el cálculo de velocidades en dimensiones de tres espacios a partir de las
medidas de los niveles piezométricos tal y como describieron Pinder y Abriola.