Está en la página 1de 10

EVALUACION DE LA FORMACION CIUDADANA DE LOS DOCENTES DE

LA UFPS ADSCRITOS A LA FACULTAD DE CIENCIA BASICAS.

INTRODUCCION

Es evidente que la sociedad está pasando por grandes y acelerados cambios de


modernización de los cuales se nos hace partícipes, hay que mencionar, además, que con
estos vienen tiempos difíciles para hacer nuestros sueños realidad debido a la
problemática social que enfrenta nuestro país, que tiene que ver con el marco elemental
de educación y cultura cívica.

Colombia esta perdiendo la esencia e identidad, ya que varias generaciones han crecido
siendo ignorantes de las reglas esenciales de urbanidad; reglas que comienzan por
conceptos tan básicos como: respetar al otro, saludar, dar la silla a las damas, no
incomodar con el ruido al vecino, solicitar con respeto y cordialidad un favor, usar los
baños públicos con cuidado, bañarse las manos para evitar molestias de otros y evitar
enfermedades, no lanzar basuras en las vías y espacios públicos…

Se considera que los mejores maestros son los padres, ya que es formación casera que
ellos inculcan, no se borra, convirtiéndose en una cultura hogareña, por eso temas
elementales como los es la cultura ciudadana es de vital importancia en las etapas de
formación de una persona. Es decir, Si todo lo anterior se inculcara desde el hogar
correctamente, se estaría formando a una persona con cultura ciudadana que contribuya a
una vida mejor.

La cultura ciudadana es un estilo de vida que contiene la esencia de una población y que
surge a partir de principios individuales y colectivos cuya base se encuentra en la
identidad y en el valor público de cada ciudadano. Comprende creencias, valores,
actitudes, comportamientos y normas compartidas, que pueden transformarse a través de
mecanismos ejecutados por actores públicos y privados.

Como se ha dicho, la cultura ciudadana comienza en el hogar, se construye en la familia,


se desarrolla en las escuelas, colegios, universidades y se vive en la ciudad, que es
equivalente a una gran familia, donde la convivencia exige reconocer hasta dónde llegan
nuestros derechos y comienzan los de nuestros vecinos; es indispensable entender que la
base de la convivencia es el respeto. En otras palabras, la cultura ciudadana significa
educación y se manifiesta en bienestar, seguridad, movilidad y calidad de vida.

Según estudiantes de Comunicación Social para la Paz de Universidad Santo Tomás, la


pedagogía y cultura ciudada son base y fundamento del sujeto cultural, puesto que, en
primera medida, la pedagogía le permite a este aprender y enseñar las diversas
expresiones culturales mediante las cuales se mueve y transforma en la sociedad; y la
cultura ciudadana, siendo la característica fundamental de su buena vivencia y
experiencia en la vida cultural.

Este trabajo está encaminado a observar, evaluar y comprender las actitudes y


comportamientos presentes en los docentes que imparten clases en carreras universitarias
correspondientes a la Facultad de Ciencias Básicas y por ende determinar la problemática
social que se deriva de la falta de cultura ciudadana de los mismos.

Este trabajo está estructurado en dos partes diferenciadas: la primera, consta del marco
teórico, donde se exponen los conceptos teóricos fundamentales para encuadrar el tema
de la investigación. La segunda parte, la constituye la parte de observación, en la que se
realiza la evaluación de los datos obtenidos a través de una encuesta realizada a docentes
y estudiantes.
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Uno de los más grandes problemas que afecta de manera negativa es la calidad de vida
en las ciudades es la falta de cultura ciudadana y Cúcuta es la viva muestra de esto, hoy
somos testigos del deterioro progresivo que presenta pues es evidente la falta de amor por
la ciudad y de sentido de pertenencia. Según informo el diario La opinión, la gente no
respeta las señales de tránsito, bota basuras a la calle, no respeta las mínimas normas de
convivencia, pues no hay tolerancia, todo en Cúcuta se maneja con envidia, vocabulario
soez…

Esta información ofrecida por el diario la complementa el investigador social Nelson


Peralta Gómez quien acostumbra a evaluar las actitudes de la sociedad, quien opinó
referente a la publicación:“Me gusta que el Cucuteño siempre regala una sonrisa,
amabilidad y es acogedor con quien nos visita, ah y es frentero y trabajador. Lo que me
disgusta es que el Cucuteño no pareciera querer su tierra, mucha falta de cultura
ciudadana, nos cuesta botar la basura en la caneca. Cúcuta es la ciudad que más se
barre, ni hablar del tránsito que es un caos, no se respetan las señales ni hay autoridad
de tránsito que las haga cumplir”.

De acuerdo con el Estudio Internacional de Educación Cívica y Ciudadana (ICCS), en


Colombia se evidencian grandes problemas, como por ejemplo, que la mitad de los
jóvenes aceptan prácticas de corrupción en el Gobierno, el 49 por ciento acepta la
violencia en alguna de sus manifestaciones y el 41, es decir 4 de cada 10 jóvenes está de
acuerdo con desobedecer las leyes, según reveló el diario El tiempo.

En las aulas de clase la UFPS vemos cómo los docentes enfatizan sus clases en la teoría,
pero olvidan los conceptos y prácticas de la cultura ciudadana a sus estudiantes,
comprendemos que la teoría es fundamental para ser un buen profesional, pero la práctica
de cultura es imprescindible; los docentes deben saber que no están formando maquinas
sino personas. Por eso, es necesario reflexionar sobre la necesidad de mejorar la
conciencia ciudadana que se construye sobre la cultura de interés común, que debe primar
sobre el particular.

Hoy en día los docentes están olvidando que son ellos quienes con su proceso formativo
con estudiantes, construyen redes eficaces en este mundo en crisis. Quizás los docentes
carecen de cultura ciudadana, porque si la tuvieran, sería un privilegio compartirla con
sus estudiantes aquellas que consideran son el futuro de esta sociedad.

La educación entendida como un hecho y una práctica social desde unespacio físico -el
aula-, que abarca un conjunto de relaciones de poder, de concepciones ideológicas
confrontados y enfrentados y de procesos ininterrumpidos de cambios profundos que se
dan como producto de la dinámica sociocultural histórica.

Dicho en palabras de Furlán (1999),“el estudio de las estrategias de enseñanza docente


remiten necesariamente a la búsqueda de una clave significativa para comprender los
grandes modos de transmisión que se hacen a través de la escuela y la universidad. Los
modos de transmisión se caracterizan por tener un conjunto de dispositivos, que en
conjunto forman un gran dispositivo característico de cada época histórica”

Una reflexión sistemática de la acción educativa, necesariamente nos conduce a una


referencia obligada de las metodologías de enseñanza docente, la adquisición de saberes
en los estudiantes; refiriéndonos con ello por un lado, a los contenidos específicos de las
diversas áreas del conocimiento y, por otro, a las destrezas, valores, normas, motivaciones
e intereses. Tales elementos presentes en todo acto educativo, quedan articulados en el
enseñar con el aprender –la función propiamente pedagógica- y, en consecuencia, las
demás funciones son solamente instrumentales y de apoyo a dicha función pedagógica.

La metodología de enseñanza, bien puede ser definida como: “los modos de acción
cotidiana ya sean intelectuales o materiales, prácticas en plural que responden a una
lógica táctica mediante las cuales el docente configura su existencia como individuo y
como comunidad aportando para desarrollar cultura en el contexto educativo”

Teniendo en cuenta lo anterior, nos proponemos resolver el siguiente interrogante:


¿Cuáles son las actitudes y comportamientos referentes a cultura ciudadana de los
profesores de la UFPS adscritos a la Facultad de Ciencias Básicas?

OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL

Analizar el grado de cultura ciudadana de los docentes de la UFPS vinculados a la


Facultad de Ciencias Básicas al momento de impartir sus clases.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Definir el concepto de cultura ciudadana planteado y promovido por los docentes.

Evaluar el grado de cultura ciudadana en los docentes y estudiantes mediante encuestas y


entrevistas.

Determinar la relación existente entre cultura ciudadana, la educación y la comunicación.

Identificar el significado que otorgan los estudiantes a las metodologías de enseñanza


desarrolladas por los docentes.

Sensibilizar a la Comunidad Educativa de la UFPS, frente la implementación de buenas


prácticas ciudadanas.

Reflexionar sobre la realidad social que vive la región y Colombia.


MARCO REFERENCIAL

La palabra cultura proviene del participio del verbo latino, cuya conjugación tiene las
siguientes formas paradigmáticas: colo, colis, colere, colui, coltum, que significa:
cultivar, cuidar, tener cuidado, prestar atención. Expresa la relación dinámica y estable
con un lugar. En un segundo momento, las culturas se conciben como procesos
comunicativos entre las personas, por lo que no es algo indiscutidamente definido sino
que están en permanente transformación, algo que emana de la interacción creativa de las
personas.

En otras palabras, el hombre crea la cultura en un proceso de auto cultivación de su


naturaleza en una labor incesante que se empeña en producir condiciones siempre más
favorables para el bienestar y el desarrollo de las facultades del ser.

El concepto de cultura ciudadana se definió en el Plan de Desarrollo Formar Ciudad 1995-


1997, como el “conjunto de costumbres, acciones y reglas mínimas compartidas que
generan sentido de pertenencia, facilitan la convivencia urbana y conducen al respeto
del patrimoniocomún y al reconocimiento de los derechos y deberes ciudadanos”
(Alcaldía Mayor de Santa Fe de Bogotá. Colombia). Esta cultura es analizada des tres
ejes expuesto en aquel tiempo por Mockus:

Eje Legal: obedece a la regulación legal porque evalúa si los comportamientos de los
individuos son apropiados o aceptados dentro de la concepción de la ley, separando los
comportamientos en dos grupos: los comportamientos conforme a la ley y los
comportamientos contrarios a la ley.

Eje Moral: hace parte de la autonomía personal y contribuye a la formación de nuestro


propio criterio, concibe que la obediencia a las normas por medio de este eje, se deriva
del placer que produce obedecerlas o de la satisfacción de haber cumplido con las normas,
manifiesta que este eje se centra en los deberes y en las emociones morales del individuo.

Eje Cultural: Se concibe como ese conjunto de normas de grupo o de la sociedad a la


que el individuo pertenece, manifestadas a través de las costumbres mantenidas en el
tiempo.

Según la filósofa Ángela Clavo la ciudadanía seria: «Un tinglado de prácticas que se
configuran en su ejercicio y dan sentido a la autoestima y la autonomía. Se refiere a un
conjunto de disposiciones emocionales, virtudes, lealtades, creencias y normas, así como
a procedimientos de coordinación de la acción individual y grupal, orientada a resolver
problemas y a dirimir conflictos surgidos en el mundo de la vida cotidiana» (Calvo.
2011).

La cultura ciudadana es un aspecto que debe estar presente en la formación de toda


persona que forma parte de una sociedad, debido a que es dicho aspecto el que permite el
correcto desarrollo de la sociedad y una sana convivencia entre los que la componen. La
ausencia de cultura ciudadana tiene varios efectos perjudiciales y desencadena otras
problemáticas que a largo plazo, afectan aún más el desarrollo y progreso de la sociedad.
Por eso, existen leyes que tratan de unificar los patrones para construir un alto nivel de
cultura ciudadana en la sociedad, tal y como se muestra a continuación.

ARTICULO 95. “La calidad del colombiano enaltece a todos los miembros de la
comunidad nacional. Todos están en el deber de engrandecerla y dignificarla. El
ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en esta Constitución implica
responsabilidades. Toda persona está obligada a cumplir la Constitución y las leyes. Son
deberes de la persona y del ciudadano: 1. Respetar los derechos ajenos y no abusar de
los propios; 2. Obrar conforme al principio de solidaridad social, respondiendo con
acciones humanitarias ante situaciones que pongan en peligro la vida o la salud de las
personas; 3. Respetar y apoyar a las autoridades democráticas legítimamente
constituidas para mantener la independencia y la integridad nacionales. 4. Defender y
difundir los derechos humanos como fundamento de la convivencia pacífica; 5.
Participar en la vida política, cívica y comunitaria del país; 6. Propender al logro y
mantenimiento de la paz; 7. Colaborar para el buen funcionamiento de la administración
de la justicia;8. Proteger los recursos culturales y naturales del país y velar por la
conservación de un ambiente sano…” (Constitución Política de 1991).

Por otro lado, aparece la UNESCO, la cual dice que para construir una verdadera cultura
ciudadana, la educación a lo largo de la vida se debe fundamentar en cuatro pilares
básicos: “Para cumplir el conjunto de las misiones que le son propias, la educación debe
estructurarse en torno a cuatro aprendizajes fundamentales, que en el trascurso de la
vida serán para cada persona, en cierto sentido, los pilares del conocimiento: aprender
a conocer, es decir, adquirir los elementos de la comprensión, aprender a hacer, para
poder influir sobre el propio entrono, aprender a vivir juntos, para participar y cooperar
con los demás en todas las actividades humanas; por último, aprender a ser, un procesos
fundamental que recoge los elementos de los tres anteriores”(Unesco, 1996, p.106).

Hablar de cultura ciudadana implica concebir el desarrollo humano como una posibilidad
de ética, como la forma de asumir la misma vida como una manera de ser, para enseñar
los valores y la libertad si se quiere construir un hombre nuevo.

Hablar de ética es construir el desarrollo del hombre y la mujer, nuevos elementos teóricos
y prácticos en el conocimiento de la conducta humana, las leyes que regulan y los valores
que la orientan para permitir desde los postulados de la ciencia del obrar una mejor
convivencia. Ello implica transcender el nivel jurídico (marco legal) y adentrarse a la
cultura de los pueblos y en las aspiraciones de todos los seres humanos.

Se puede afirmar que la ética, como ciencia del obrar, pretende que ese hombre y mujer
que ayudamos a construir, se desenvuelven en su comunidad, en su trabajo, en sus
relaciones con los demás con dignidad, con una moral de alto; capaz de buscar en su
accionar un ciudadano de bien, de altas cualidades éticas, capaz de amarse el, amar la
dimensión del otro, amar las obras que construye en comunidad y así amar a su país; y es
así como se constituye una verdadera cultura ciudadana que nos identifica.

JUSTIFICACION
Como se ha dicho anteriormente, la cultura ciudadana puede ser descrita como el grupo
de herramientas y de procesos simbólicos mediante los cuales reproducimos una realidad
social. De ahí que la calidad de vida de una región está profundamente ligada con las
políticas culturales y su capacidad para desarrollar un sentido de pertenencia, capital
social y de respeto ante la diversidad de actores y subculturas.

En el ámbito universitario se propone a la cultura ciudadana como parte de una estrategia


central en el proceso de regeneración del entorno, no solo puede llegar a generar
beneficios económicos a partir de la creación de empleos e ingreso, sino que puede
modificar patrones de comportamiento a nivel comunitario generando cohesión social
como herramienta para el estímulo de las aspiraciones colectivas e individuales. Así es
como es esencial la importancia del profesorado universitario en cuya excelencia
académica, competencia, compromiso y motivación, radica la calidad de la educación.
(Ibarra, et.al., 2000, p. 18).

Lo anterior, lleva a pensar que la práctica docente tiene un papel preponderante para el
cambio y desarrollo de la educación superior, se considera que se requiere
recaracterizarla, de tal manera que se pueda hacer aportes a la estructuración de una
práctica docente que propenda mejores seres humanos y una mejor sociedad.
DELIMITACIÒN

 Delimitación espacial:

El presente trabajo se realiza en la Universidad Francisco de Paula Santander,


ubicada al este la ciudad de Cúcuta; sus límites son: por el norte con la calle 2
norte, por el oeste Avenida 12, por el sur con la Avenida Gran Colombia y por el
este con el conjunto residencial Prados del Este, Avenida Libertadores.

Las unidades de observación son los docentes de la universidad vinculados a la


Facultad de Ciencias Básicas

 Delimitación conceptual:

En este proyecto vamos a tratar exclusivamente términos referentes a cultura


ciudadana tales como: sociedad, cultura, educación, identidad, esencia,
comunicación y formación. Cabe resaltar que el presente proyecto no pretende
solucionar problemáticas existentes.

 Delimitación temporal:

El presente proyecto de investigación cuenta con un periodo de realización de


cuatro meses, comenzando desde el día 15 de marzo y se estima terminarlo el día
15 de junio.
BIBLIOGRAFIA

Constitución política de Colombia. (1991).

Diario la Opinion, Cúcuta.

Pontificia Universidad Javeriana. Proyecto Educativo Institucional. Acuerdo No. 0066


del Consejo Directivo Universitario 22 de abril de 1992.

CALVO, A (2011) Congreso Nacional de Educomunicación. Familia salesiana. (Texto


escrito).

UNESCO. (1996). La educación encierra un tesoro: informe a la Unesco de la Comisión


Internacional sobre la educación para el Siglo XXI, presidida por Jacques Delors.
Editorial Unesco. Quito.

Universidad Santo Tomás. (2016). Revista de Estudiantes de Humanidades ISNN 2463-


2309 No. 1

También podría gustarte