Está en la página 1de 6

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA


LA DEFENSA
UNIVERSIDAD NACIONAL
EXPERIMENTAL POLITECNICA DE LA
FUERZA ARMADA NACIONAL
DECANATO NÚCLEO MIRANDA
CÁTEDRA: ÉTICA PROFESIONAL

EL PENSAMIENTO ÉTICO EN EL DESARROLLO DEL PAÍS

PROFESORA: PARTICIPANTES:

Dra. Moravia Guedez Rujano Milagros, C.I. V.-14.675.632


Rujano Lira, C.I. V-16.146.169
Bello Adrián, C.I. V-25.948.294
LOS TEQUES, OCTUBRE DE 2019
PENSAMIENTO ÉTICO DE BOLÍVAR
El pensamiento ético de Simón Bolívar (1783-1830), tiene un alcance universal y una gran
riqueza ideológica que se materializa en la trascendencia de sus ideas que esbozan un
escenario histórico cultural en que se desarrollaron los nuevos Estados Nacionales de
América del Sur. Es un pensamiento legitimado en razón de una postura concreta
antiimperialista. Plantea la dignificación social, el patriotismo y la independencia nacional;
valores que están en la esencia misma de los proyectos que orientaron su acción liberadora.
El corpus ético que fundamentan la educación cívica ciudadana y que hoy día se levantan
frente a las pretensiones dominadoras de los centros de poder, tiene su cimiento en el espíritu
ético del pensamiento de Bolívar.
Bolívar tuvo dentro de sus aspiraciones el logro de una patria nueva, no sólo por su
riqueza material, sino por la grandeza del alma y del razonamiento de sus hombres. En la
realización de este anhelo los valores morales se configuran como la fuerza propulsora hacia
la perfección humana. De ahí su marcada connotación humanista y dignificadora que
promueven la reflexión del presente trabajo, cuyo propósito es develar la convergencia y
vigencia de las ideas en el contexto de la mundialización.
La ética Bolivariana constituye la base fundamental de la educación y la ideología,
encaminada a transformar la realidad social existente en función de un orden político
consecuente y representativo del poder de todos. Resulta difícil esbozar el pensamiento ético
de Bolívar sin hacer referencia a su concepción de independencia e integración, pues en su
visión revolucionaria lo uno está estrechamente vinculada a lo otro formando una unidad en
la práctica social que lo guiara en todas sus acciones.
En este sentido, la ética siempre estuvo asociada a la independencia constituyendo el
objetivo principal de su vida expresado en valores morales como el respeto, el patriotismo, la
dignidad, el honor, la honradez que se configuran en un ideal educativo tendiente a la libertad
social y personal.
Simón Bolívar tiene un pensamiento ético consagrado en la aspiración de la indecencia y
la libertad continental, no es éste precisamente un sistema de normas y principios
coherentemente fundamentado y articulado es sencillamente un torrente de ideas que van
emanando en sus escritos y discurso y que fueron madurando en su vida cotidiana dejando
para la posteridad lecciones morales concretas que lo ha inmortalizado para siempre. La
riqueza teórica adquirida por Bolívar, a través de su maestro Simón Rodríguez, tiene sus
antecedentes en las ideas del Ilusionismo, el empirismo y el enciclopedismo y especialmente
del legado pedagógico de John Locke (1632-1704) y Jean Jacques Rousseau (1712- 1778). El
cultivo Bolivariano de la idea de la libertad e independencia estuvo muy vinculado a la
educación y la cultura, ambas muy deterioradas en los pueblos latinoamericanos y de lo cual
da fe en el Discurso de Angostura, el 15 de Febrero de 1819: “Uncido el Pueblo Americano
al triple yugo de la ignorancia, de la tiranía, y del vicio, no hemos podido adquirir, ni saber,
ni poder, ni virtud. Discípulos de tan perniciosos maestros, las lecciones que hemos recibido,
y los ejemplos que hemos estudiados, son los más destructores. Por el engaño se nos ha
dominado más que por la fuerza y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la
superstición…”
Bolívar fue uno de los primeros en analizar la realidad social latinoamericana,
considerando a la educación como una necesidad para el ejercicio de la vida pública vista en
dos direcciones: la primera, en la educación que ha de tener el gobernante para orientar los
destinos de su nación; y la segunda, en la visión que ha de tener el gobierno para potenciar en
los ciudadanos una vida con templanza, sabiduría, y valores morales legítimos.
Bolívar hace explícita la concepción de justicia que se articula en la trilogía Roussoniana:
Igualdad, Libertad y Fraternidad; la cual fue acogida y defendida en su lucha por la
emancipación social. La justicia para Bolívar, era la virtud esencial, siendo ésta el
establecimiento de un nuevo orden que ha de tener en su base el reconocimiento de la
igualdad de derechos de todos los seres humanos, la oportunidad y la condición externa para
una buena vida.
El logro de la justicia a costa de sacrificio personal es la más elevada virtud que Bolívar
tuvo como revolucionario entregado a una causa que lo acompaño en su vida y sus
concepciones alumbrado por el sentido de entrega a la patria y a los ideales más legítimos
que haya defendido. El ideal que lo consagró por siempre a la vida sacrificada y entregada a
la causa de la liberta está refrendado en su epistolario y que se materializa en ideas muy
profundas en torno a la moral y al sacrifico.
La moral bolivariana se articula de manera natural con sus aspiraciones de bienestar social
y libertad moral; de sus sentencias más diáfanas en relación con el Ideal moral figura: “Nada
sino las malas acciones, deben molestar a los hombres sensatos”.
Por la trascendencia de sus ideales, Simón Bolívar seguirá siendo paradigmas de los
pueblos latinoamericanos que aun tienen el desafío de hacer realidad sus sueños de lograr
una América libre e independiente, en el marco de la gigantesca crisis que compartimos con
todos los pueblos de la Tierra.
Simón Bolívar tiene un pensamiento ético consagrado en la aspiración de la decencia y la
libertad continental, siendo este un sistema de normas y principios coherentemente
fundamentado y articulado en sus escritos y discurso y que fueron madurando en su vida
cotidiana dejando para la posteridad lecciones morales concretas que lo ha inmortalizado para
siempre. La riqueza teórica adquirida por Bolívar, a través de su maestro Simón Rodríguez.
Bolívar fue uno de los primeros en analizar la realidad social latinoamericana,
considerando a la educación como una necesidad para el ejercicio de la vida pública vista en
dos direcciones: la primera, en la educación que ha de tener el gobernante para orientar los
destinos de su nación; y la segunda, en la visión que ha de tener el gobierno para potenciar en
los ciudadanos una vida con templanza, sabiduría, y valores morales legítimos.
Cuando los valores, reglas y deberes morales están sujetos a un análisis ético, es
particularmente importante su relación con los intereses humanos básicos compartidos por la
población, independientemente de su entorno cultural. Los valores morales pueden cambiar y
el razonamiento moral se pregunta si las actividades legitimadas tradicionalmente y en la
práctica por la religión, el derecho o la política merecen ser reconocidas. En efecto, la
evolución de la ética en el siglo pasado se ha caracterizado por la tendencia a cambiar los
valores y derrocar las convenciones morales que han guiado las relaciones entre los sexos,
entre los seres humanos y los animales y entre los seres humanos y su entorno. Una tarea más
reciente de la ética en nuestro país consiste en ofrecer resistencia a esas tendencias a la
mundialización, la comercialización y el dominio de la tecnología que erosionan la
biodiversidad y aspectos valiosos de la identidad cultural y que incluso podrían llegar a
amenazar los derechos humanos. Aunque estas tendencias se presentan a menudo como
neutrales en relación con los valores, conllevan hipótesis ocultas que son posibles fuentes de
desigualdad y abuso.
FUNDAMENTOS TEÓRICOS DE LA ÉTICA EN LOS DIVERSOS NÚCLEOS
SOCIALES Y EN LAS PROFESIONES. APLICABILIDAD
De la ética surge el fundamento teórico de la moralidad de los actos humanos. Sin
embargo, la moralidad es una exigencia que ha derivado dé las costumbres de los pueblos y se
impone por la conciencia moral nacida de esas costumbres. Esto suele llevar a erróneas
conclusiones en tomo a la universalidad de los principios éticos, al confundirse los hechos
culturales con principios subyacentes que implican necesariamente una conciencia recta
aunque, jamás, absolutamente verdadera; pero, tampoco, plenamente falsa, como puede
apreciarse en las diferentes culturas. Es esa conciencia moral la que obliga a actuar
responsablemente con el conocimiento ético de que se dispone en una determinada cultura y
tiempo histórico. De esta forma, si la ética en cuanto ciencia se atiene a los principios de
neutralidad objetiva, la entidad de los actos humanos obliga a actuar responsablemente
siempre.
La ética profesional, no es otra cosa que la aplicación de los principios universales de
moralidad al ejercicio de cualquier profesión y puntualmente, la ética orientada a la
interpretación en lengua de señas como un aspecto de la ética aplicada, determinando también
cómo se ajustan los principios éticos generales al comportamiento humano de los intérpretes
de lengua de señas, ya que todas las profesiones deben tener normas específicas de conducta.
Desde este ángulo y a través de los tiempos, la sociedad ha entrado en una decadencia de
valores Éticos y Morales, trayendo como consecuencia la aparición de la descomposición
social. Siendo moral y ético solo aquello que es útil al hombre.
Por lo tanto, es importante para nosotros mismos la revalorización de los valores Éticos y
Morales que ya casi se consideran sin importancia para la juventud actual.
En cuanto a la Ética Profesional, se debe aplicar en todas las carreras y en la vida diaria, es
aquella que nos enseña a hacer las cosas bien dentro de los protocolos establecidos en cada
profesión, sin hacer daño a nadie, ni al profesional ni mucho menos a la sociedad.
La ética juega un papel sumamente importante, ya que a diferencia de muchas otras
ciencias, esta es mucho más aplicable a nuestras vidas, debido a su contenido práctico-
técnico, derivado de nuestras propias costumbres y de cómo nos comportamos, siendo que
esta las perfecciona.

También podría gustarte