Está en la página 1de 161

1

ESCUELA SUPERIOR DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA (ESAP)


TERRITORIAL CALDAS
GRUPO DE INVESTIGACIÓN EN FORMACIÓN ORIÓN

POTENCIANDO LA NUEVA GESTIÓN PÚBLICA TERRITORIAL DESDE EL


CONOCIMIENTO
- MIRADAS EN CLAVE DE COMPLEJIDAD -
Propuesta en III versión para publicación revisada y actualizada, recomendaciones par
evaluador 2, 2019

SILVIO CARDONA GONZÁLEZ


================================================================
Escuela Superior de Administración Pública
Facultad de Investigaciones
ESAP Territorial Caldas
Grupo de Investigación en Formación Orión
Colección: Nueva Gestión Pública Territorial
Versión I. Región Vital
ISBN:
Editorial:
2

Edición:
Revisión de textos:
Ciudad y fecha:
====================================================================
La academia vital de lo público en complejos territoriales, acoge la
racionalidad humana, científica y social, en la apertura que muestran las
frágiles fronteras entre ciencias duras y blandas (dimensión epistemológica),
que sumada a los esfuerzos aislados de los gobiernos, el sector productivo y
las ONG, se lanzan con la mirada plural y diversa a las preguntas de las
sociedades y los territorios, en búsqueda de apropiación social del
conocimiento (dimensión social); rasgos de los nuevos tiempos de gesta y
gestión de conocimiento territorial.

La Constitución de 1991 y sus desarrollos legislativos y normativos


relacionados con el ordenamiento territorial, la planeación del desarrollo, la
ciencia, tecnología e innovación, la modernización de los municipios, entre
otros, además de ser referentes de legalidad muy importantes para organizar
la vida de los territorios en el marco de la modernización del Estado y la
sociedad, se convierten en dispositivos de conocimiento que la investigación
en el saber administrativo público y la Administración Pública debe abordar
como asuntos contributivos a la construcción de la autonomía regional y
local.
3

SILVIO CARDONA GONZÁLEZ

Especialista en Gestión Pública; Especialista en Docencia Universitaria; Magíster en


Administración Educativa; Doctor por la Universidad de Salamanca, España; y en la actualidad
cursa estudios posdoctorales en Educación, con enfoque en complejidad e investigación
transdisciplinar. Profesor Catedrático Titular y Director del Grupo de Investigación en Formación
Orión, línea “Gestión Pública, Desarrollo Local y Territorial, ESAP Territorial Caldas; Profesor
Asociado Doctorado en Educación, miembro del Grupo de Investigación ALFA, Director Línea
de Investigación “Educación, Pensamiento Complejo y Nuevos Humanismos”, de la Universidad
Católica de Manizales; Tutor, lector de trabajos de grado de pregrado y posgrados, Director,
evaluador y jurado de tesis doctorales; profesor invitado a programas de maestría y doctorado en
el país y el extranjero; evaluador de Colciencias; árbitro de revistas indexadas nacionales e
internacionales; miembro de Comités Editoriales. Entre sus Distinciones se encuentran: Escudo de
Oro del Departamento de Caldas; Premio Extraordinario de Doctorado, Comisión de Doctorado,
Universidad de Salamanca, España (2011); Gran Orden Ciudad de Anserma Caldas “Premio a la
Excelencia Académica, 2013”, Reconocimientos Especiales de la Cámara Junior Capítulo
Manizales, Medallas al Mérito Investigativo, UCM; y Distinción “Egresado más Ilustre”, Normal
Superior Rebeca Sierra de Anserma Caldas.
Entre sus publicaciones están los libros resultado de investigación: Imaginarios colectivos sobre
desarrollo institucional de las administraciones públicas locales (ESAP); Construcción de un
modelo de apoyo para el fortalecimiento y desarrollo institucional de las administraciones
públicas locales (ESAP); Educación, sociedad, cultura: miradas abiertas, críticas y complejas
(UCM); Redes de gestión como factores asociados al desarrollo institucional de las
administraciones públicas locales (ESAP); Caracterización de veedurías ciudadanas en
municipios de Caldas (ESAP); Descentralización administrativa de la educación en Colombia:
crisis y resignificación de su racionalidad (UCM); Huellas y marcas de historia UCM – Seis
décadas vitales, 1954 – 2014 (UCM); Capital social y desarrollo local (ESAP); Caracterización
de territorios para programas y construcción de redes de paz y posconflicto (ESA; artículos en
revistas científicas indexadas; documentos; investigaciones, ensayos y reflexiones sobre gestión
pública, políticas educativas territoriales, gerencia pública, humanismos emergentes y gestión
territorial.
Personal Directivo Escuela Superior de Administración Pública Nivel Nacional
4

……………………………………………..
ESAP Territorial Caldas
Doctora Luisa Fernanda Marín Uribe, Directora Territorial.
Doctor John Jairo Castaño, Coordinador Académico.
Doctor Néstor Fabio Reyes Cuartas, Funcionario Pregrado.

Grupo de Investigación en Formación Orión, 2018


Doctor Silvio Cardona González, director.
Doctor Andrés Tamayo Patiño
Doctor Samuel Patiño Agudelo.
Doctora Olga Lucía Fernández Arbeláez.

Agradecimientos Especiales

A la Subdirección Académica, en el liderazgo de la Dra. Diana Marcela Bustamante ….. y su


equipo de trabajo por el impulso a los grupos de investigación de la ESAP Caldas, apoyo a las
publicaciones, y de manera especial la acogida a nuestro grupo de investigación en formación
ORION.

A la Facultad de Investigaciones de la ESAP, por la orientación de la política de investigación,


la formación permanente de los investigadores.

A los pares evaluadores de esta obra y al equipo de publicaciones de la ESAP, por las huellas
de humanidad, rigor científico y académico en la revisión de textos para lograr niveles de alta
calidad.

A los directivos de la ESAP Territorial Caldas, bajo el liderazgo de la Dra. Luisa Fernanda
Marín Uribe, por el estímulo siempre vital para desarrollar las actividades científico-técnicas y
perfilar la investigación como eje del desarrollo académico de la Territorial.
5

A los equipos de proyectos y semilleros de investigación 2015 - 2018, por sus contribuciones
en el trabajo de campo, y la organización del documento, destacar su disponibilidad, trabajo
juicioso y decisión ineludible para formarse como investigadores.

Tabla de Contenido

Introducción ................................................................................................................................ 109

1. Contextos de los Resultados de Investigación que se Comunican ........................................ 13

1.1. De Orden Epistemológico .................................................................................................. 14

1.2. De Orden Constitucional, Legal y de Política Pública e Institucional ............................... 16

1.2.1. Con respecto a la Constitución y la ley. ...................................................................... 17

1.2.2. Con respecto a políticas públicas................................................................................. 23

1.2.3. De interés institucional de la ESAP. ............................................................................ 24

1.3. De Orden Metodológico ..................................................................................................... 24

1.4. De Orden Teórico – Conceptual......................................................................................... 26

1.4.1. Región objeto – región sujeto. ..................................................................................... 26

1.4.2. Región vital.................................................................. ¡Error! Marcador no definido.

1.4.3. La inteligencia territorial. ............................................................................................ 42

1.4.4. Gobernanza territorial. ................................................................................................. 53

1.4.5 Ordenación del territorio. ............................................................................................. 59

1.4.6. Nueva Gestión Pública Convocante. ........................................................................... 60

2. Perfilando Sujetos Epistémicos Territoriales ............................................................................ 68

2.1. Identificación de Sujetos Territoriales ............................................................................... 69

2.2. En Búsqueda del Sujeto Territorial .................................................................................... 72

2.2.1. Textos – pretextos desde los ídolos de Bacon. ............................................................ 72

2.2.2. Textos – pretextos desde los “obstáculos epistemológicos” de Gaston Bachelard. .... 81

2.2.3. Textos – pretextos desde los “muros” de Edgar Morin. .............................................. 88


6

2.2.4. Textos – pretextos desde obstáculos y limitaciones de Cardona González. ................ 93

3. Apropiación de la Cultura del Conocimiento Territorial y Articulaciones Vitales con


Instrumentos de Gestión Pública .................................................................................................. 95

3.1. Relaciones Región y Conocimiento ................................................................................... 96

3.1.1. Potenciar la región como fuente de conocimiento. ...................................................... 96

3.1.2. Romper dichas cuestiones o hipótesis establecidas. .................................................... 98

3.1.3. Aprovechar las potencialidades creativas de los sujetos para la construcción de región
vital. ..................................................................................................................................... 100

3.1.4. Aumentar las posibilidades en relación con la formación del científico en la región.
............................................................................................................................................. 101

3.2. Cultura de Ordenamiento Territorial, Región y Conocimiento........................................ 103

3.3. Estrategias de Gestión Pública para la Cultura del Ordenamiento Territorial ................. 105

3.3.1. Por parte de los gobiernos. ........................................................................................ 106

3.3.2. Por parte del sector productivo. ................................................................................. 107

3.3.3. Por parte de las organizaciones sociales y comunitarias de la sociedad civil. .......... 109

3.3.4. Por parte del sistema educativo. ................................................................................ 111

3.3.5. Por parte de la universidad. ....................................................................................... 114

3.4. Articulaciones Vitales POT e Instrumentos de Gestión Pública ...................................... 116

3.4.1. Estrategias de gestión para lograr articulaciones POT– PBOT – región. .................. 117

3.4.2. Articulaciones vocaciones territoriales. ..................................................................... 119

3.4.3. Articulaciones de las acciones de gobierno – empresa – sociedad – academia. ....... 121

3.4.4. Acciones de gobierno – empresa – sociedad – academia alrededor de comunidades de


conocimiento. ...................................................................................................................... 123

Conclusiones ............................................................................................................................... 127

Referencias Bibliográficas .......................................................................................................... 130

Anexos ........................................................................................................................................ 138


7

Listado de Tablas

Tabla 1. Aprendizajes territoriales emergentes. ............................................................................ 67


Tabla 2. Tipologías de sujetos territoriales. .................................................................................. 69
Tabla 3. Comportamiento de un ejemplo de percepción ingenua de territorio. ............................ 73
Tabla 4. Impurezas interiorizadas por el sujeto. ........................................................................... 75
Tabla 5. Comprensión de región como orden y finalidad. ............................................................ 77
Tabla 6. Los asuntos estratégicos de región como medida del mundo externo. ........................... 79
Tabla 7. Variables determinantes de la comprensión ciega de región. ......................................... 79
Tabla 8. Comprensiones imaginadas de los sujetos. ..................................................................... 82
Tabla 9. La experiencia básica en la comprensión de región. ...................................................... 84
Tabla 10. Conocimiento unitario y pragmático en la compresión de la región. ........................... 85
Tabla 11. Comportamiento explicación obstáculo verbal............................................................. 87
Tabla 12. Comportamiento en la comprensión "conocimientos mutilados". ................................ 91
Tabla 13. Comportamiento de la comprensión de articulación de las ciencias. ........................... 92
Tabla 14. Sujeto territorial en cuanto obstáculos y limitaciones. ................................................. 93
Tabla 15 Comportamientos para contrarrestar los obstáculos en el pensar. ................................. 94
Tabla 16. Preguntas de ciudadanos sobre el ordenamiento territorial. ....................................... 104
Tabla 17. Estrategias de gestión de los gobiernos para construir región. ................................... 106
Tabla 18. Estrategias de gestión del sector productivo para construir región. ........................... 108
Tabla 19. Estrategias de gestión de las organizaciones sociales y comunitarias para construir
región. ......................................................................................................................................... 110
Tabla 20. Estrategias de gestión del sistema educativo para construir región. ........................... 113
Tabla 21. Estrategias de la universidad para apoyar creación de cultura de ordenamiento territorial.
Tabla 22. Estrategias de articulación POT / PBOT / región. ...................................................... 117
Tabla 23. Vocaciones territoriales. ............................................................................................. 119
Tabla 24. Articulaciones gobierno – empresa – sociedad – academia. ...................................... 122
Tabla 25. Tipos de comunidades de conocimiento / grupos. ...................................................... 124
8

Listado de Gráficas

Gráfica 1. Comportamiento de las tipologías de sujetos territoriales.. ......................................... 71


Gráfica 2. Comportamiento de un ejemplo de percepción ingenua de territorio.. ........................ 74
Gráfica 3. Impurezas interiorizadas por el sujeto. ........................................................................ 76
Gráfica 4. Comprensión de región como orden y finalidad.. ........................................................ 78
Gráfica 5. Región como medida del mundo externo.. .................................................................. 79
Gráfica 6. Comprensión ciega de región....................................................................................... 80
Gráfica 7. Comprensión de lo “real” de la región.. ....................................................................... 83
Gráfica 8. Primacía en la experiencia básica. ............................................................................... 85
Gráfica 9. Explicación del conocimiento unitario / pragmático. .................................................. 86
Gráfica 11. Explicación obstáculo verbal. .................................................................................... 88
Gráfica 12. Conocimientos mutilados........................................................................................... 91
Gráfica 13. Articulación ciencia antropología-social/ciencia de la naturaleza. ............................ 92
Gráfica 14. Sujeto territorial poco dialógico................................................................................. 94
Gráfica 15. Comportamientos para contrarrestar los obstáculos en el pensar. ............................. 95
Gráfica 16. Categorización de lo que se preguntan los ciudadanos sobre el ordenamiento territorial
Gráfica 17. Estrategias de gestión de los gobiernos para construir región.. ............................... 106
Gráfica 18. Estrategias de gestión del sector productivo para construir región.......................... 109
Gráfica 19. Estrategias de gestión de las organizaciones sociales y comunitarias para construir
región. ......................................................................................................................................... 111
Gráfica 20. Estrategias de gestión del sistema educativo para construir región. ........................ 114
Gráfica 21. Estrategias de la universidad para apoyar creación de cultura de ordenamiento
territorial.. ................................................................................................................................... 116
Gráfica 22. Estrategias de articulación POT / PBOT / región.. .................................................. 118
Gráfica 23. Articulaciones gobierno – empresa – sociedad – academia.. ................................... 123

Listado de Anexos

Anexo 1. Programa de investigación 2012 – 2020: gestión del conocimiento territorial en el marco
de Planes de Desarrollo Municipal para potenciar cultura de paz. ............................................. 136
9

Anexo 2. Talleres de gesta del conocimiento territorial: “perfilando sujetos epistémicos


territoriales”. ............................................................................................................................... 148
Anexo 3. Conversación tipo: explorando posibilidades de conocimiento territorial. ................. 156
Anexo 4. Encuesta 1: construcción de estrategias de gestión pública para lograr apropiar cultura
del ordenamiento territorial......................................................................................................... 157
Anexo 5. Encuesta sobre lineamientos para la construcción de una metodología articuladora PDM
/ POT / Región. ........................................................................................................................... 159

Introducción

En perspectiva del doble paradigma del siglo XXI, “construcción e interconexión”, se inscribe
la lógica de esta obra: ‘construcción’, como acto humano, inteligente e innovador del(os) sujeto(s)
territoriales), que en forma colectiva e histórica, imaginan y discurren los asuntos del mundo
fenoménico; e ‘interconexión’, porque el conocimiento es un entramado de relaciones, rupturas,
conexiones, integraciones y estructuras que constituyen el tejido social y territorial.

Desde esta perspectiva, el territorio es una noción compleja del conocimiento social, en desafío
de una sociedad global, signada por la competitividad creciente, las dinámicas singulares, plurales
y diversas, acompañadas de multiplicidad de actores implicados en escenarios de gestión pública,
10

colocando al servicio las estrategias para trabajar en función de las nuevas necesidades y
prioridades, ligadas a los oleajes que traen consigo los procesos de modernización y
posmodernización de la sociedad y el Estado.
En este sentido, ‘Potenciando la Nueva Gestión Pública Territorial desde el conocimiento:
miradas en clave de complejidad’, como se intitula esta obra, se constituye en un campo de estudio
emergente, que transita por diversidad de paradigmas, y, para el caso particular, la investigación
realizada giró alrededor de la pregunta axial ¿Qué rasgos de pertinencia global – local se
identifican en las dinámicas de la ordenación de territorios, como noción compleja del
conocimiento en clave de complejidad para generar comprensiones de región vital?.
Pregunta abordada desde la perspectiva epistémica “abierta, crítica y compleja”, y el enfoque
teórico de “gestión de conocimiento”, dada la importancia que tiene el conocimiento social, como
valor insoslayable, generador de cambios, mejoras, trasformaciones territoriales y, por
consiguiente, herramienta estratégica para las acciones de los gobiernos, el Estado, la empresa, la
academia y la sociedad en su conjunto.
Incursionar desde el conocimiento, y en clave de complejidad, la Nueva Gestión Pública
Territorial, para la comprensión de “región vital”, implica reconocer y estimular la academia y los
territorios, en desafío de tensión global – local; asunto crucial, que se reconoce en la urgencia de
resignificar las prácticas de gestión que no sólo se determinan - explican en conceptos modernos,
desarrollo de aplicaciones, obtención de medidas o, administrar unos procesos y recursos, sino
que, es urgente, comprometerse con una gesta – pensante, imaginativa, creadora - que implique la
renovación de roles, en beneficio probo de los ciudadanos(as), responsable con los eventos de
humanidad, la vida, la ciencia y la tecnologías, lo cual implica flujos y miramientos hacia los
nuevos contextos institucionales, regionales, nacionales y con visión de futuro, para enfrentar, lo
que se viene perfilando: “Cuarta Revolución Industrial”.

Entonces: ¿Por qué Región Vital?: Constructo que convoca el cruce de planos de posibilidad: a)
De Constitucionalidad y legalidad, que devienen del espíritu de la Constitución de 1991 y la Ley
de Ordenamiento Territorial, en posibilidad académica, mediante la investigación y la innovación
de crear otras figuras de ordenación del territorio, b) epistemológico, al asumir el conocimiento
territorial, como condición de posibilidad para incentivar y reflexionar los saberes propios,
cercanos, contextualizados de los territorios en desafío de generación de conocimiento pertinente;
c) teórico, en diálogo con autores, tendencias y escuelas de la Nueva Gestión Pública, convocando
11

la “Inteligencia Territorial”, como tema estratégico para la comprensión de los territorios, por sus
contribuciones articuladoras de “ciencia – tecnología – humanidad”, y, finalmente, d) el plano
ontológico que encarna la educación “desde-por-para-con el ser humano”, como asunto de la
formación, la potenciación de sujetos territoriales, y recursos de política pública”.

La “región vital”, en clave de complejidad, asunto de vigencia plena, que implica transitar de una
comprensión lineal de la gestión pública, que podrá estar fundada en nominalismos jurídicos,
parasitismos ideológicos, enfoques positivistas, entre otros rasgos de la modernidad, como
posturas de exceso de racionalidad (racionalismos sin valor agregado), a comprensiones
complejas, para pensar la crisis del sujeto territorial desde lo nuevo, lo emergente y en la lógica
del presente; convoca el pensamiento complejo, en cuanto relaciones – relacionamientos
dialógicos para la comprensión de los asuntos fenoménicos de la región, en miradas
multidimensionales, multirreferenciales y multifactoriales. Por eso, esta obra, la compeljidad, es
una apuesta de orden epistemológico, como desafío de la filosofía del territorio.

He aquí la intencionalidad académica en el que se enmarca el objetivo general de la


investigación, cuyos resultados hoy se comunican; intencionalidad determinada por la búsqueda
de rasgos de pertinencia global – local en los territorios, en diversidad de contextos de mundo,
país, región y localidad, dada la necesidad de impactar los procesos humanos, sociales, culturales,
ambientales, productivos, científico-tecnológicos y educativos de la región; así lo han hecho
explícito los diferentes voceros políticos, estudiosos de las problemáticas de desarrollo del país y
sus regiones, los sectores público, privado, comunitario y de la sociedad civil en general, quienes
han señalado en varias oportunidades la urgencia que tiene el país de construirse desde las regiones.

Desde el punto de vista formal, la presenta obra se estructura en cuatro (4) capítulos:

El capítulo 1, hace referencia a los contextos de los resultados de Investigación que se comunican:
Epistemológicos; Constitucionales – legales; Teórico-conceptuales, que le dan consistencia al
problema de investigación y al método de investigación privilegiado.

El capítulo 2, se aventura a perfilar los sujetos epistémicos territoriales, comprendidos como


entramado de seres humanos, que mediados por la formación y el conocimiento, constituyen
12

características propias al imaginar, pensar y crear región vital, suscitando articulaciones cercanas
y lejanas en su mundo fenoménico. Dicho entramado, se refleja en los sujetos participantes, a
través de los talleres de gesta realizados.

El Capítulo 3, encarna el interés de la apropiación de la cultura del conocimiento territorial y la


necesidad de articulaciones vitales con instrumentos de Gestión Pública, que deviene del conjunto
de ideas, valores, saberes, emocionalidades y sueños que se reconocen en los sujetos, como rasgos
de identidad propia, para construir interacciones que identifican y constituyen desafíos para nuevas
formas de gestión, a través de dispositivos – mediadores, que perfilan atributos de la gestión
pública territorial. Intencionalidades que implican la necesidad de articulación entre actores,
escenarios y prospectivas, que la gestión pública territorial deberá estimular para atender y
desarrollar las vocaciones humanas, de ciencia, tecnología e innovación, empresariales y
productivas, sociales y solidarias, y que, aunque se podrán encontrar explícitas en los planes de
desarrollo, programas y agendas de los gobiernos, demandan de manera contundente, organización
y trabajo asociado entre gobierno – empresa – academia – sociedad junto con gremios, grupos,
entidades no gubernamentales, empresas descentralizadas, entre otros actores emergentes de la
vida territorial.

Como lo podrá inferir el lector de esta obra, en estas apuestas, se podrán enmarcar los aportes
de nuevo conocimiento derivados de la investigación, en la medida en que el debate académico,
se legitimen y estimulen nichos de posibilidad de figuras / formas emergentes de ordenación del
territorio, desde el conocimiento y en miradas de complejidad; acompañadas de aportes –
lineamientos para lograr articulaciones territoriales, como desafíos de transitar de la región objeto
a la región sujeto, de la región estatuida a la región instituyente – constituyente: he aquí aportes
para la apropiación social del conocimiento. Aquí los gobiernos locales – territoriales y demás
acores estratégicos del desarrollo territorial tendrán su palabra.

De manera particular, en desafío de la formación y la investigación en administración pública,


pensar la Nueva Gestión Pública Territorial, implica el desarrollo de competencias al más alto
nivel de la inteligencia humana, pues la comprensión de región vital, además de ser una figura
emergente de ordenación del territorio – como se ha insistido en esta obra - , implica decisión de
nuevo sujeto, que por vía de la reforma del pensamiento, el conocimiento y la sensibilidad humana,
13

se lance a comprender los signos de los tiempos presentes, siempre dinámicos, mutantes, y en
incertidumbre, que caracterizan a las sociedades del siglo XXI. Estudiantes, profesores e
investigadores de la ESAP, y de otras instituciones, y comunidades académicas interesadas,
tendrán su palabra en estas apuestas.

En tanto, se invita a los lectores de la presente obra, a considerarla como fuente de consulta y
pretexto para otras problematizaciones, que incentivan las miradas e intereses de indagación de los
sujetos e investigadores en el saber administrativo público y la administración pública, y no como
un ejercicio académico terminado que se agota en las fronteras del conocimiento estatuido, la
radicalidad de paradigmas, la normatividad o la estructura formal de presentación de trabajos
escritos.
Se requiere entonces de una aptitud cognitiva y alta dosis de sensibilidad humana, para
reintroducir la noción de sujeto territorial, en perspectiva multidimensional, multirreferencial,
multifactorial y multicausal, y convocar así una gestión pública más humana, inteligente, asociada,
colectiva y solidaria, que podrá incentivar la comprensión de región vital.

1. Contextos de los Resultados de Investigación que se Comunican

Se asiste a un mundo en crisis 1 que suscita el riesgo, la incertidumbre, el caos y la oportunidad


del cambio para reconfigurar un mundo en transformación. Morin y Delgado (2016) en su obra
‘Reinventar la educación: abrir caminos a la metamorfosis de la humanidad’, expresan que “nada
nos garantiza el éxito en el empeño por hacer cambiar el mundo en una dirección predeterminada,
ni nadie cuenta con la lucidez intelectual y el control de los factores que inclinarán la balanza en
determinada dirección” (pág. 7).

Comportamiento de sociedad mundo, que trastoca los territorios, aquellos que aún se explican,
comprenden y actúan con fundamento en las teorías funcionalista, estructuralista y burocrática del
Estado, encarnadas en la estructura y organización de la administración pública para regular la

1El término crisis es polisémico, en tanto, connota variedad de conceptos y formas de comprensión que se debaten,
por una parte, desde argumentos de tipo político, económico, social, ambiental; por otra, desde las ideologías, los
valores y las cosmovisiones. Cualquiera que sea la posición radical, el término crisis siempre se podrá considerar
como potencia, pues alude a incentivar una reflexión sobre la necesidad de cambio o transformación generada.
14

prestación de los servicios públicos, definir las competencias y asignar los recursos; en desmedro
de tan anhelada consolidación de la autonomía territorial, en un país como Colombia que cada vez
es más centralizado, en contravía con su condición de “Colombia es un Estado social de derecho
organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades
territoriales en su administración ….” (Art.1º. CN.), que, para el caso de la compresión territorial,
encarna el espíritu de la Constitución Política de 1991.

He aquí los contextos en los que se fundan y visibilizan los resultados de la investigación:
epistemológico; constitucional, legal, de política pública e institucional; metodológico; y teórico-
conceptual.

1.1. De Orden Epistemológico

En la actualidad se vive una época de conflicto de paradigmas, y básicamente un conflicto entre


éstos: positivista, mecanicista (Descartes, Newton, Locke,) y lo moderno que busca la visión
holística, una nueva era de síntesis, esa nueva conciencia humana de orientación planetaria.
Convoca entonces, el cambio de paradigmas, no solo en la ciencia, sino en el más amplio
contexto social; un paradigma social se puede describir como “una constelación de conceptos,
valores, percepciones y práctica compartidos por una comunidad, que conforman una particular
visión de la realidad que, a su vez, es la base del modo en que dicha comunidad se organiza (Capra,
2006).

Desafío académico, incentivado por la prioridad de focalizar los procesos de producción de


conocimiento territorial, alrededor más de problemas macro derivados del análisis del contexto
global y local, que de problemas disciplinares y posturas científicas radicalizadas. Significa un
paso importante en la construcción de conocimiento pertinente, capaz de impactar los procesos
humanos, sociales, culturales, ambientales, científico-tecnológicos y educativos del país. Una
perspectiva así, ayuda a romper las fronteras entre las disciplinas, dialogando con la sociedad y
portando caminos estratégicos para el estudio de problemas.

Como se infiere, al estudiar los asuntos de modernización del Estado, que se derivan del
agenciamiento de políticas públicas (ILPES, CEPAL. BIRD, BID, entre otros), en Latinoamérica
15

existe una crisis generalizada en la gestión pública en todos sus niveles territoriales, pese a los
procesos derivados de reformas institucionales, que han logrado los países de la región, quizá por
la ausencia de una mirada sistémica, transdisciplinar y compleja entre escenarios, actores e
instituciones, en los que confluyen la acción de los gobiernos, las empresas, la academia, los
contextos, los territorios y la sociedad.

Asunto de responsabilidad local y localizada, que es cada vez más relevante, debido a que el
conocimiento territorial, no es simple información, es un saber-hacer en contexto, y un saber-hacer
incorporado en las personas, las instituciones y la cultura. Por eso, los ciudadanos, las comunidades
y las organizaciones son importante y estratégicas, en tanto, garantizan a las sociedades la
capacidad de pensar por sí mismas, que resignifiquen la memoria social, la construcción de
identidad y la preservación de la historia en lo tiempos presentes y advenientes.

Una comprensión epistemológica en clave de complejidad, implica intelecciones de las


realidades territoriales, como lenguajes, universos o variedad de significaciones y referencias,
para, eventualmente, asumir responsabilidades de convivencia que se derivan de esas tantas
maneras, que, interpretando el espíritu de Morin en sus obras, el conocimiento ha de
comprometerse con los entornos 2. incentivar figuras emergentes de región, pero ¿qué
comprensiones sobre lo emergente?

La Escuela de Verano de Alicante (2006), sobre lo emergente, manifiesta que:


Los cambios que se están produciendo en nuestra sociedad siguen orientados por el
viejo paradigma (visión-modelo) cartesiano-newtoniano racionalista, mecanicista,
determinista, fragmentador del conocimiento. Desde la revolución científica de
principios del s. XX, va consolidándose una nueva visión de la realidad basada en la
complejidad, la indeterminación, la incertidumbre, la impredecibilidad y la
incompletud. (pág. 1).

2Texto que invita a sopesar los propósitos de la investigación territorial, que aunque se podrían fundar en el Modo 1
de producir conocimiento (interés disciplinar en el marco de la ciencia), hay que avanzar en la construcción de
conocimiento pertinente: situado, contextualizado, complejo; desde luego, se requiere de conciencia profunda en la
comprensión de esta exigencia global – local.
16

González Casanova (2017), en la introducción a la obra: ‘Las nuevas ciencias y las


humanidades: de la academia a la política’, plantea:
La Revolución Científica de nuestro tiempo ha sido equiparada a la que ocurrió en
tiempos de Newton. Hoy ya no podemos pensar sobre la naturaleza, la vida y la
humanidad, sin tomar en cuenta los descubrimientos que iniciaron con la cibernética,
la epistemología genética, la computación, los sistemas autorregulados, adaptativos y
autopoiéticos, las ciencias de la comunicación, las ciencias de la organización, las del
caos determinista, los atractores y los fractales. (pág. 13).

Referentes que se constituyen en destellos, para comprender la crisis que interroga, si a pesar
de la teoría generada en las disciplinas académicas, la normatividad, las políticas públicas, las
reformas de Estado y el reconocimiento a los cambios producidos a nivel de la realidad social,
económica, cultural, política, ambiental y de su noción espiritual: ¿por qué la gestión pública sigue
reproduciendo paradigmas clásicos reduccionistas, con la generación de problemas sin solución
bajo tales referentes?; ¿qué crisis planetaria / transición de territorios se comprenden – reconocen?;
¿qué tensiones globales / locales connotan figuras de ordenación, gobernanzas, planificación y
participación en el territorio?; y ¿qué cambios se dan en la gestión pública, como desafío de la
Inteligencia Territorial?

En este contexto de referenciación, enunciación y problematización, cobra sentido la pregunta


central de conocimiento y los resultados de la investigación que hoy se comunican: ¿Qué rasgos
de pertinencia global – local se identifican en las dinámicas de la ordenación de territorios, como
noción compleja del conocimiento en clave de complejidad para generar comprensiones de región
vital?.

Pregunta que se recrea con intencionalidades de: a) Develar los sujetos territoriales en cuanto
características y tipologías, que hacen posible las dinámicas de renovación de las figuras – formas
de ordenación del territorio; y b) Identificar a nivel descriptivo - explicativo y propositivo los
rasgos de una nueva cultura territorial centrada en el conocimiento, que implica gestión y
articulación entre actores, escenarios y prospectivas.

1.2. De Orden Constitucional, Legal y de Política Pública e Institucional


17

Pensar e indagar la región también se funda en la normatividad que emana de la Constitución,


la ley y las orientaciones de política pública e institucional de la ESAP, por la responsabilidad que
le asiste como institución formadora y comprometida con la investigación, para hacer vida, desde
el principio de legalidad, la formación y la generación de conocimiento, los asuntos que regulan y
permiten comprender las formas posibles de ordenamiento territorial.

1.2.1. Con respecto a la Constitución y la ley.

Es a partir del año 1991, cuando en la Constitución Política se explicitan de manera armónica
las tendencias y estrategias de descentralización territorial del Estado, a través del ordenamiento y
la planificación del desarrollo territorial, comprendida esta como algo más que la distribución
político administrativa de una entidad territorial o una “ordenación simple” del territorio. De este
modo, la región se convierte en una posibilidad de darse su propia fisonomía y autonomía como
entidad territorial emergente, aprovechando la larga tradición que Colombia tiene como país de
regiones.

Con los procesos de ordenamiento y planeación territorial, estimulados en la Constitución de


1991 y normas reglamentarias, también se busca un modelo de gestión pública regional, que le
permita a la comunidad participar activamente en la toma decisiones del gobierno y ejercer un
control ciudadano sobre los recursos y actuaciones gubernamentales, y que posibilite la búsqueda
y construcción de la autonomía territorial, para lograr mayores grados de libertad de las entidades
territoriales en la gestión sobre sus propios intereses, lo cual propiciará un mayor acercamiento
entre el gobierno y la población.

Por ello, se reconoce la bondad de instrumentos que potencian nuevas figuras territoriales, que
no necesariamente sean político-administrativas, físicas o geográficas, sino también mentales,
comprensivas y asociativas para la promoción del desarrollo, como es el caso de la región vital
que convoca el interés por la educación y el conocimiento, como ejes de la vida del territorio.

En este sentido, es importante de recordar algunos instrumentos o dispositivos de legalidad para


la gestión del desarrollo:
18

• Plan de Desarrollo Territorial (PDT).

A modo de ilustración, se toma como referente el Plan de Desarrollo Municipal (PDM), que
tradicionalmente ha venido haciendo evidentes las siguientes características: formulación y
manejo sectorial (impide tener una visión integral de problemas); alcance temporal de cuatro años
(mirada de corto plazo lo cual dificulta crear verdaderas opciones de futuro); y no incorporación
de la dimensión espacial del desarrollo (supone el espacio municipal con lo homogéneo).

Hoy se considera que existen normas relacionadas con la planeación del desarrollo en
Colombia, constituyéndose en una potencia para comprender y gestionar la región; es el caso de
la Constitución de 1991, la Ley 152 de 1994 sobre Plan Nacional de Desarrollo y la Ley 1625 de
2013 sobre áreas metropolitanas.

El PDM es el contexto más general y directriz del proceso de desarrollo integral municipal. Por
su parte, la Ley 1625 de 2013, en el capítulo IV habla de ‘Planes Integrales de Desarrollo
Metropolitano’, figura que podría ser bondadosa para la comprensión de región, en la medida en
que dichos planes son:
Un marco estratégico general de largo plazo con visión metropolitana y regional
integrada, que permite implementar un sistema de coordinación, direccionamiento y
programación de desarrollo metropolitano, y establecer criterios y objetivos comunes
para el desarrollo sustentable de los municipios de su jurisdicción. (Congreso de la
República, 2013).

Importante así mismo, recordar el capítulo XI de la Ley 152 de 1994 sobre planeación regional,
que habla de las funciones y competencias en esta materia para las regiones administrativas y de
planificación legalmente existentes a la fecha de vigencia de dicha norma (artículos 47 y 48), por
tanto, aprovechando el espíritu de estos artículos, se podrían considerar desde el punto de vista
académico como potenciales de políticas y estrategias, que para la construcción de región, puedan
aprovechar los gobiernos, los actores y las comunidades locales.

• Plan de Ordenamiento Territorial (POT).


19

El nuevo ordenamiento del territorio en el país, está explicitado inicialmente en la Ley 388 de
1997, “por la cual se modifica la Ley 1450 de 1989 y la Ley 3ª de 1991 y se dictan otras
disposiciones”, pero que con la Constitución de 1991, se recogen las experiencias y se reconoce
norma magna, que de manera reciente se traduce en la Ley 1454 de 2011, “por la cual se dictan
normas orgánicas sobre Ordenamiento Territorial y se modifican otras disposiciones”.

La primera norma, la Ley 388 de 1997, es la referencia para la localización de usos, actividades
socioeconómicas y la inversión pública, es decir, para territorializar la gestión municipal y sus
acciones de desarrollo integral, tal como lo indica la ‘Guía Metodológica para la Formulación del
Plan de Ordenamiento Territorial Municipal’, IGAC (1997).

La segunda norma, la Ley 1454 de 2011, estimula las iniciativas para la conformación de
organismos o esquemas asociativos a nivel territorial, que permitirán desarrollar procesos de
integración encaminados al fortalecimiento de asociaciones de municipios, departamentos, áreas
metropolitanas y distritos especiales, cuya finalidad será impulsar el desarrollo autónomo y
autosostenible de las comunidades. Es de anotar que dicha ley permite promover el aumento de la
capacidad de descentralización, planeación, gestión y administración de sus propios intereses para
las entidades e instancias de integración territorial; además, trasladar poder de decisión y recursos
del nivel central a niveles territoriales, esto es en pocas palabras, el fortalecimiento de la autonomía
de dichos entes territoriales.

• Plan de Gestión Ambiental (PGA).

Su marco de referencia es la Ley 99 de 1993, “por la cual se crea el Ministerio del Medio
Ambiente, se reordena el sector público encargado de la gestión y conservación del medio
ambiente y los recursos naturales renovables, se organiza el Sistema Nacional Ambiental, SINA,
y se dictan otras disposiciones”.

El principio de armonía regional (artículo 63, Título IX, de las funciones de las entidades
territoriales y de la planificación ambiental), relacionados con el tema de región, es bien
interesante recordarlo:
20

A fin de asegurar el interés colectivo de un medio ambiente sano y adecuadamente


protegido, y de garantizar el manejo armónico y la integridad del patrimonio natural
de la nación, el ejercicio de las funciones en materia ambiental por parte de las
entidades territoriales, se sujetará a los principios de armonía regional, gradación
normativa y rigor subsidiario definidos en el presente artículo.
Principio de Armonía Regional. Los Departamentos, los Distritos, los Municipios, los
Territorios Indígenas, así como las regiones y provincias a las que la ley diere el
carácter de entidades territoriales, ejercerán sus funciones constitucionales y legales
relacionadas con el medio ambiente y los recursos naturales renovables, de manera
coordinada y armónica, con sujeción a las normas de carácter superior y a las
directrices de la Política Nacional Ambiental, a fin de garantizar un manejo unificado,
racional y coherente de los recursos naturales que hacen parte del medio ambiente
físico y biótico del patrimonio natural de la nación. (Congreso de la República, 1993).

El Plan de Gestión Ambiental interactúa con el Plan de Desarrollo Municipal condicionándolo,


ya sea potenciando, facilitando o restringiendo sus propuestas; además, propende por garantizar el
desarrollo sostenible, que tendrá manejos autónomos en algunos aspectos que no son tratados en
el PDM. La relación del ordenamiento ambiental o PGA con el Plan de Ordenamiento Territorial
Municipal, se establece a partir de la asignación de usos del suelo, de acuerdo con las
problemáticas, potencialidades o restricciones, en la búsqueda del desarrollo sostenible.

Como se podrá deducir, el ordenamiento territorial en Colombia es mandato constitucional y


normativo, que encarna un proyecto político fundamental de nación, y tiene que ver con la
organización político administrativa (departamentos, municipios, territorios indígenas), en cuanto
Colombia como República unitaria, descentralizada en su administración y otras figuras que
adopta el Estado para gobernar las diversas territorialidades y territorializaciones surgidas de la
realidad y la evolución económica, social, científico-tecnológica, política, ambiental y cultural del
país; desde luego, determinando la ocupación física del territorio, como resultado de los cambios
y fisonomías que devienen de la acción humana y de los entornos ecológicos, biológicos,
antropológicos y culturales.

• Sistema de Información Municipal.


21

Para el manejo de la información municipal, el POT igualmente sirve de marco de referencia


espacial para la obtención, procesamiento, evaluación y sistematización georreferenciada. Esto
tiene aplicación en casos concretos, como la estratificación socioeconómica urbana y rural, el
Sistema de Selección de Beneficiarios de Servicios (SISBÉN), y en general, para la formulación
y gestión de diferentes programas municipales, para los cuales la especialización es de gran ayuda
en la toma de decisiones.

• Modernización de los municipios.

La Ley 1551 de 2012, continúa desarrollando el espíritu descentralizador que emana de la


Constitución de 1991, para lo cual hace explícitas las funciones de los municipios (artículo 6,
numeral 9), específicamente: “formular y adoptar los planes de ordenamiento territorial,
reglamentando de manera específica los usos del suelo en las áreas urbanas, de expansión y
rurales” (Congreso de la República, 2012).

De esta manera, se logra inferir que la normatividad colombiana relacionada con la planeación
del desarrollo territorial, incluyendo el Plan de Gestión Ambiental, el Sistema de Información
Municipal, las normas sobre modernización de los municipios, y el nuevo Sistema Nacional de
Ciencia, Tecnología e Innovación, se constituyen en un potencial de conocimiento, con el fin de
que la academia haga investigación pertinente en cuanto políticas, estrategias y nuevos modos y
figuras, que fomenten, estimulen y hagan vida modelos de ordenamiento territorial en Colombia;
desde luego, manteniendo siempre la legitimidad municipal y departamental, como voluntad de
los gobiernos, actores, comunidades y ciudadano(a)s.

Dicha normatividad, especialmente la relacionada con el ordenamiento territorial, también


incentiva investigaciones sobre áreas de expansión, que implica preguntarse por: ¿qué comprender
por área de expansión, si el territorio no se agota en las fronteras o límites de una entidad territorial,
como por ejemplo el municipio?, interés académico que des fronteriza el conocimiento territorial,
para avanzar a otras formas de comprender región como constructo emergente de país.

• Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación en Colombia (SNCTI).


22

Ley 1286 de 2009, “por la cual se modifica la Ley 29 de 1990, se transforma a Colciencias en
Departamento Administrativo, se fortalece el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e
Innovación en Colombia y se dictan otras disposiciones”.

Los siguientes objetivos del SNCTI, muestran potencia para perfilar la comprensión de región
vital, en el marco de la producción de conocimiento territorial pertinente, contextualizado, local –
global, que se deben aprovechar:
Fortalecer la incidencia del SNCTI en el entorno social y económico, regional e
internacional, para desarrollar los sectores productivo, económico, social y ambiental
de Colombia (artículo 2, numeral 6).
Fortalecer el desarrollo regional a través de políticas integrales de descentralización e
internacionalización de las actividades científicas, tecnológicas y de innovación, de
acuerdo con las dinámicas internacionales (artículo 2, numeral 9).
Descentralización. Los instrumentos de apoyo a la ciencia, la tecnología y la
innovación deben ser promotores de la descentralización territorial e institucional,
procurando el desarrollo armónico de la potencialidad científica y tecnológica del país,
buscando así mismo, el crecimiento y la consolidación de las comunidades científicas
en los departamentos y municipios (artículo 4, numeral 3).
Fortalecer el desarrollo regional a través de los Consejos Departamentales de Ciencia,
Tecnología e Innovación y políticas Integrales, novedosas y de alto impacto positivo
para la descentralización de las actividades científicas, tecnológicas y de innovación,
integrado a las dinámicas internacionales (artículo 6, numeral 8).
Promover, articular y proyectar los esquemas organizacionales del conocimiento,
regionales, departamentales y municipales de ciencia, tecnología e innovación, para
potenciar su propio desarrollo y armonizar la generación de políticas (artículo 7,
numeral 12).
Las Asambleas Departamentales, los Concejos Distritales y los Concejos Municipales
podrán ordenar la creación de unidades regionales de investigación científica e
innovación con sus fondos regionales de fomento (artículo 20, parágrafo segundo).
(Congreso de la República, 2009).
23

1.2.2. Con respecto a políticas públicas.

Los siguientes documentos de política pública, invitan a recordar la importancia que estos
tienen en el tema que convoca, y aunque algunos de estos ya no son vigentes, sí constituyen fuentes
de historicidad muy relevantes para investigaciones o estudios territoriales.
• Construcción de un futuro para Colombia desde sus territorios3.

La construcción de un mejor futuro para el país, pasa por establecer un diálogo interactivo entre
las unidades territoriales y la nación, y generar un intercambio de experiencias y conocimientos en
prospectiva territorial, para ir creando las condiciones institucionales y técnicas que permitan
elaborar una visión compartida de Colombia.

• Programa de Planificación Estratégica del Conocimiento (PPEC) en las regiones.

Orientado al diseño e implementación de estrategias, para que el conocimiento científico y


tecnológico contribuya al logro de las visiones y escenarios de futuro que las regiones se proponen,
con el objetivo de que las instituciones a cargo de la gestión pública o de la toma de decisiones en
Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), articulen a la investigación estas variables claves del
desarrollo regional.

• Programa de fortalecimiento de la institucionalidad para la gestión del conocimiento.

Encaminado al fortalecimiento de las competencias y capacidades político-administrativas de


Gobernaciones, Alcaldías, Concejos Municipales y Asambleas Departamentales, para la gestión y
fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación en las regiones.

• Programa de gestión del conocimiento y gestión tecnológica para la competitividad


regional.

3 Se recomienda ampliar consulta a profundidad en el Documento Versión 2003 DNP, PNUD, Agencia Colombiana
de Cooperación Internacional y la Corporación Andina de Fomento, CAF, que es el resultado del Seminario Nacional
Construcción de un futuro para Colombia desde sus territorios, realizado los días 14 y 15 de mayo de 2003 en la ciudad
de Bogotá, en tanto constituye un aporte del DNP para abordar los temas de planificación, ordenamiento y desarrollo
territorial con un enfoque de largo plazo.
24

Contribuye al fortalecimiento de aquellas iniciativas y proyectos de inversión en CTI, a través


del Fondo Nacional de Regalías, en tanto, es necesario estimular, difundir y formular proyectos de
investigación, proyectos de innovación, Unidades Regionales de Investigación, y formación de
recurso humano.

1.2.3. De interés institucional de la ESAP.

Implica reconocer un rasgo de historicidad en la investigación del saber administrativo público,


que en su momento abogaba por posicionar la gestión del conocimiento como posibilidad de
indagación e innovación, para potenciar el desarrollo territorial y la construcción de regiones en
Colombia.

Por tanto, en la ESAP, la producción de la investigación científico-tecnológica estuvo orientada


a reconocer, comprender y explicar el fenómeno de lo público, como elementos esenciales que
contribuyen a la identificación del objeto de estudio y, por ende, a la consolidación de la disciplina
de la administración pública.

Los temas prioritarios de la agenda de investigación de la ESAP, período 2012 – 2014, giraron
alrededor de: descentralización y gestión de políticas públicas; Ley Orgánica de Ordenamiento
Territorial (LOOT) y sus nuevos contextos de políticas públicas gubernamentales; gestión
ambiental y cambio climático; gestión del riesgo y atención de desastres, conjuntamente con las
relaciones intergubernamentales, la planeación del desarrollo local, los asuntos fronterizos y la
gestión de políticas de cooperación.

1.3. De Orden Metodológico 4

Investigación en el saber administrativo de lo público, realizada por el Grupo de Investigación


Orión de la ESAP Caldas, línea de investigación “Gestión, desarrollo territorial y local”,
enmarcada por las relaciones implícitas y explícitas “Estado – sociedad – territorio”, con el

4 Trabajo de campo realizado conjuntamente con Julián Andrés Gómez Arias y Leidy Botero Molina, auxiliares de
investigación de la ESAP Territorial Caldas en el año 2013.
25

propósito de comprender las realidades de la gestión pública en su variable de ordenamiento


territorial, como fruto de un proceso histórico de construcción de región, fundado en la
normatividad colombiana, las exigencias de modernización, las tendencias de globalización, y el
sentir de sus protagonistas en contextos de realidad.

Saber disciplinar, que se reconoce en un plano de interacción epistémica y compone las


dimensiones fundamentales: problémicas, dialógicas, diversas, plurales, pertinentes y
contextualizadas, que se soportan sobre la perspectiva compleja de la gestión pública, como
posibilidad de desarrollo territorial en los tiempos presentes.

Investigación de tipo cualitativo, en lógicas del pensar crítico y complejo, cuyo alcance fue de
carácter comprensivo; el método hermenéutico, que intentó dar cuenta de fenómenos de la
realidad, que se enmarcan en la estrategia de descentralización territorial del Estado; de ahí que se
haya trabajado con categorías de análisis y no variables, pues se transitó por un plano de despegue
general, en el que la delimitación es más un proceso inductivo, no lineal y recurrente, por tanto,
las supuestas etapas o momentos del proceso de indagación, en la realidad se constituyeron en
acciones simultáneas, para el abordaje del problema de investigación, sobre todo en la tarea de
recolección y análisis de información.

Las técnicas y los instrumentos empleados, permitieron la revisión documental a través de


fichas de Resumen Analítico Educativo (RAE); realización de talleres de gesta, con grupo clave
formado informado, concebidos los talleres, como formas de abordaje de pensamientos, y
creaciones y sensibilidades – de ahí el atributo de “gesta” - de los sujetos territoriales implicados,
acompañados de encuestas / cuestionarios pensados y estructurados, convocando textos – pretextos
de algunos filósofos y pensadores clásicos y contemporáneos, tales como Francis Bacon, Gaston
Bachelard, Edgar Morin y Silvio Cardona González, por considerar en sus obras maestras o
docencia investigativa, destellos de sujeto, que finalmente es el sentido de comprender la región
vital

El grupo clave estuvo conformado por 15 estudiantes de décimo semestre de Administración


Pública Territorial en el Centro Territorial de Administración Pública (CETAP) de La Dorada,
Caldas, que, en su momento, actuaban también como servidores públicos, líderes sociales,
26

comunitarios y gremiales, ciudadanos y empresarios de la región del Magdalena Caldense,


provenientes de los municipios de Puerto Salgar, Victoria y La Dorada. Por tanto, en la
investigación se trabajó con una muestra intencionada determinada por los sujetos en acción.

Una vez recolectada la información necesaria, se procedió a clasificarla y darle un orden


específico que facilitara su análisis. Dado que durante el trabajo de campo se recolectó una gran
cantidad de datos, se hizo necesario seleccionar aquellos que brindaron información clara y
profunda respecto a los objetivos de investigación.

La generación de explicaciones / comprensiones y nuevas apuestas para la gestión pública


territorial, en perspectiva de comprensión de “región vital”, se constituyeron en herramientas de
pensamiento y conocimiento emergentes, que hoy se comunican en los resultados como procesos
de carácter interpretativo, en fidelidad al tipo de investigación privilegiada. En esta fase, se elaboró
un documento en el cual se intentó dar respuesta a las intencionalidades de indagación y
comprender el porqué de los datos obtenidos, es decir, se procedió a establecer, desde los referentes
teóricos privilegiados en el proyecto, aquellos que permitieron lograr explicaciones más profundas.

1.4. De Orden Teórico – Conceptual

La pregunta central de investigación en sus términos conceptuales y estructura temática, transitó


por la teoría y conceptos fundantes de región vital, , inteligencia territorial, gobernanza, ordenación
del territorio, planificación y participación, para explicar las categorías complejas de análisis:
sujetos territoriales; conocimiento territorial; cultura territorial; estrategias de gestión pública;
articulaciones territoriales; y lineamientos para la gestión pública.

1.4.1. De la región objeto a la región sujeto

Abordar el tema de “región”, como interés de conocimiento que suscita pensamiento crítico, es
reconocer, en esta figura de ordenación territorial, una forma de territorio; concepto que se
despliega en las fronteras disciplinares de la geografía - naturaleza, y que, atendiendo el espíritu
de la modernidad y la modernización, sumado al imaginario radical de la sociedad, el sujeto
individual, ha marcado conceptos y comprensiones de región, como los aspectos físicos y
27

culturales de orden endógeno, que atienden los asuntos políticos y administrativos de nivel
intermedio, por lo que esta noción engloba solo lo inmediato, lo visible, lo práctico, decir, lo
geográfico.

Cuando se recrean las obras de Zygmunt Bauman y Carlo Bordoni, por ejemplo, ‘La sociedad
sitiada’; ‘44 cartas desde el mundo líquido’ (2015); ‘Estado de crisis’ (2016), entre otras,
introduce en su comprensión la metáfora, al imaginar la ‘región objeto’, como expresión del
mundo sólido, que se agota en sus formas, sus propias fisonomías, en cuanto conjunto de límites
espaciales, trazados con fines instrumentales y legales, que conservan la estructura centralista o
insular de la región; imaginario atrapado en la lógica positivista y determinista, fruto de la filosofía
analítica, que reza: “el todo es la suma de las partes”.

Vidal de La Blache, citado por Aguirre Rojas (2015), expresa:


Una región será una síntesis compleja entre diversos elementos que son homogéneos
y que configuran un ‘género de vida’ posible, es decir, un cierto clima homogéneo que
se extiende dentro de un determinado espacio, con un cierto tipo de relieve
determinado, también homogéneo, y con ciertos recursos, naturales, vegetales y
animales, que son la base para la formación de ciertos grupos humanos, elementos
todos que en su conjunto constituyen precisamente la región. (pág. 280).

Constituyen elementos homogéneos de región, en cuanto porción macro de territorio: La historia,


la cultura, la naturaleza, el clima, la topografía, oros rasgos; homogeneidad que se refleja en
unidades especiales, como formas de racionalidad histórica, ordenación y expresión del territorio,
que deviene desarrollo regional – territorial, en sus dimensiones: social, financiera, institucional y
del medio ambiente, que quedan plasmadas en los Planes de Desarrollo Municipal (PDM) y los
Planes de Ordenamiento Territorial (POT), a través de los cuales se organiza, regula y orienta la
vida en la entidad territorial.

De manera reciente, el concepto de región, en cuanto territorio, transita conversando con otras
disciplinas humanas y sociales, convocando intereses antrópicos, bióticos, ecológicos, socio-
históricos, constituyendo problemas de índole interdisciplinar y transdisciplinar, como estadios
articuladores emergentes de conceptos, teorías, metodologías, formas, modos de ser, existir y
28

habitar, que fundan comprensiones, para explicar la complejidad de las dinámicas territoriales,
siempre cambiantes.

Capel (2016), en su artículo ‘Las ciencias sociales y el estudio del territorio’, insiste en los
giros de comprensión sobre el concepto de territorio, a partir de los años 1960 – 1970, que
privilegió la geografía y otras ciencias sociales; en tanto: “Habitualmente, el término se utilizaba
con referencia al espacio de la soberanía o la jurisdicción de un país o sus unidades administrativas,
y era especialmente relevante en geografía política. El concepto de territorio se fue llenando cada
vez más de contenido social, pasó a concebirse como espacio social y espacio vivido. El territorio
se propuso, así como un eje a partir del cual podrían plantearse adecuadamente ciertos problemas
y estimular la colaboración interdisciplinaria. (pág. 1)”.

La “región objeto”, además de estar atrapada en los límites geográficos del territorio, se subordina
a las lógicas de mercado, por el enfoque economicista que le caracteriza.

Llanos – Hernández, L (2013), al abordar el concepto de territorio y la investigación en áreas


sociales, plantea:

El enfoque economicista que acompañó a los conceptos de región (plan, polarizada


y homogénea) durante el periodo de posguerra, estaba circunscrito a las políticas
impulsadas por los estados nacionales con economías de bienestar; pero frente a los
cambios económicos, sociales y culturales que empezaron a surgir durante la década
de los años setenta, se requería de nuevos instrumentos analíticos para explicar.
Pronto empezaron a surgir conceptos ambiguos como el de “regiones abiertas” o de
“regiones ganadoras”, los cuales resultaron insuficientes para explicar los nuevos
procesos que emergían a un ritmo vertiginoso en la cultura, el mercado o la política
(p.34).

Apuesta conceptual que, interpretando a Llanos – Hernández, L. (2013), requiere de reflexiones


de orden epistemológico y ontológico, “por la aparición de nuevos conceptos que han
profundizado el cuestionamiento a los fundamentos de la modernidad, que a lo largo del siglo XX
fue constituyéndose (p.34); precisamente, es en los albores del Siglo XXI, que se reconocen los
nuevos escenarios de cambio que operan como resultantes de la matriz de dominación:
29

“conocimientos – comunicaciones – informaciones”, en el marco de una sociedad global,


mundializada y planetarizada, que también estimula un nuevo proyecto civilizatorio de humanidad.

La “región sujeto”, se refiere a sí misma, a los nuevos rasgos que la cultura y las tensiones
geopolíticas y geoestratégicas deberán incentivar, en virtud del principio rector de la pluralidad de
los sistemas planetarios, que están dados por la búsqueda permanente del reconocimiento a la
diversidad, la multiculturalidad y la interculturalidad; la pluralidad como un derecho humano, que
la educación en su conjunto podrá incentivar y la acción de los gobiernos deberá estimular en sus
agendas programáticas5.

Reflexiones que provocan el tema por los mayores acercamientos a la comprensión de la región
sujeto, que podrán estar explicados por condiciones de posibilidad: 1) Asumir la región sujeto que
emerge como figura vital, que se podría leer como metáfora del cuerpo humano, en tanto cada
órgano tiene sus especificidades y sus funciones, pero siempre en relación permanente con otros
órganos, formando un sistema de relaciones que permiten la vida; 2) Es un territorio que se nutre
de elementos endógenos y exógenos, que le aseguran la condición de un sistema abierto, dinámico
e interactivo dentro / fuera; y 3) Reconocer que en la práctica de configuraciones o
reconfiguraciones territoriales, la triada “conocimientos / pensamientos / sensibilidades humanas”
tiene su palabra.

Para ello, se hacen necesarias consideraciones para incentivar el debate académico, alrededor
de problemas; algunos:
1. Desde la perspectiva de los conocimientos, la manera en que un territorio se delimita
depende de la forma en que sus ocupantes construyen el saber acerca de sí mismos y las
relaciones con dicho territorio, por ello, la transformación territorial solo es posible en el
plano de una permanente construcción de conocimiento y condición de humanidad.
2. Desde la perspectiva de los pensamientos, el territorio, las territorialidades y las
territorializaciones son posibles por un sinnúmero de relaciones entre ideologías y maneras
de comprender la realidad, que hace que el territorio sea más una construcción permanente,

5Tema – problema que se viene reflexionando en contexto de la investigación formativa en la ESAP Territorial Caldas,
a través de los cursos tutoriales de Proyecto de Futuro en Administración Pública Territorial, y en los seminarios de
Organizaciones y Gerencia Pública, de la Especialización en Gestión Pública.
30

un proceso de despliegue de subjetividades que territorializan el espacio y le dan sentido a


sus ocupantes.
3. Desde la perspectiva de las sensibilidades humanas, las territorialidades se determinan por
procesos de territorialización, que hacen que los territorios no necesariamente estén
limitados a condiciones espaciales, sino que convoquen procesos de piel y de sensibilidad
en el plano estético, dado que el comportamiento del sujeto está determinado por la
territorialidad que lo habita.
El debate de dichos problemas, podrán generar interés por el abordaje de “región sujeto”,
que es ante todo territorio vital.
El documento de la Escuela de Verano de Alicante (julio de 2006), podrá ser ilustrativo al
respecto, dado que “una nueva concepción del conocimiento” (Escuela de Santiago), reconoce la
teoría de la autopoiesis: “creación de sí mismo” (Maturana y Varela, 1998), y que desde teoría, se
podrá comprender así mismo el territorio, como un organismo autopoiético, dado que los cambios
que se generan en él, y que hacen parte de su estructura y acontecimientos de los entornos, que se
moviliza, produciendo reconfiguraciones.
Por tanto, en perspectiva del pensamiento complejo, las reconfiguraciones territoriales son
movimientos armónicos dinamizados por los conocimientos, los pensamientos y las sensibilidades
humanas, como maneras de nuevas comprensiones de las formas en que sus ocupantes construyen
el saber acerca de sí mismos y sus relaciones con los entornos; por ello, la transformación territorial
solo es posible en el plano de una permanente construcción de sujetos, que es así mismo,
construcción de conocimiento, y de ello deben dar cuenta los procesos formativos.

Referentes y conceptos, que, desde la investigación en el saber administrativo público, se


podrán traducir en rasgos de posibilidad para transitar hacia la descentralización y la
regionalización como concepto humano e inteligente, de carácter dinámico, puesto que son
procesos, que en lugar de agrupar espacialmente lo simplemente homogéneo, integra voluntades
que conforman un universo social, cultural, cognitivo, científico y tecnológico, plural y dispar.

1.4.2 Región Vital


31

Aquí tendrá la palabra la “región sujeto”, figura que se viene develando y reflexionando desde el
numeral anterior de este escrito, que encarna atributos de: humanidad, inteligencia, conocimientos
creaciones, armonías, sincronías – diacronías, como apuestas de la nueva ciudadanía, en
conciencia profunda e identitaria. Asunto crucial, que implica reconocer el territorio como
entramado de subjetividades. que se necesitan leer, explicar, interpretar, dada su irrestricta
conexión con los saberes, las emociones, las experiencias, la cotidianidad y la conciencia colectiva
de los sujetos territoriales.

Por eso, en la Introducción de esta Obra, nos referíamos a la región vital, como constructo y figura
emergente de la ordenación del territorio, de carácter comprensivo, como condición de posibilidad
para incentivar y reflexionar los saberes propios, cercanos, contextualizados de los territorios en
desafío de generación de conocimiento pertinente, incentivadora de Nueva Gestión Pública, que
convoca la “Inteligencia Territorial”, como tema estratégico para la comprensión de los territorios,
por sus contribuciones articuladoras de “ciencia – tecnología – humanidad.

Retomando a Llanos – Hernández, L. Ídem (2013), en sus reflexiones sobre región, plantea:

La región como concepto es ya insuficiente para conocer e interpretar la nueva


realidad de los seres humanos y la naturaleza. El territorio es un concepto más
flexible, no sólo continúa representando el soporte geopolítico de los estados
nacionales, sino que dicho concepto constituye una manifestación más versátil del
espacio social como reproductor de las acciones de los actores sociales. La región
como concepto puede seguir siendo útil para explicar diversos procesos de tipo
económico o social, pero conceptualmente el territorio, al ir más allá de la
perspectiva disciplinaria y del determinismo económico, es capaz de constituirse en
una categoría a través de la cual es factible estudiar los múltiples procesos que
surcan el complejo mundo social.

Desde estos conceptos y consideraciones de autores, las miradas de la región, aunque en alto grado,
se gestan en las aristas disciplinares de la administración pública, que es ámbito de conocimiento
32

insulado, de quién se asume y actúa como administrador, investigador, gobernante (región objeto),
requiere de trazos que trascienden las huellas modernas de los estatutos teóricos y científicos, para
transitar a los ámbitos de la vida del territorio, tejiendo interdisciplinariedad –
transdisciplinariedad, humanidad - vida (región sujeto).

En tanto, la(s) epistemología(s) de lo(s) territorio(s), suscitan la reflexión de la región como figura
emergente, que en condiciones de posibilidad del pensar – conocer, cobran fuerza las fugas, los
pliegues - repliegues de la teoría, los conceptos, las realidades, y las prácticas de gestión pública,
que cada vez, se vuelen insuficientes desde la mirada reduccionista del paradigma de la
modernidad, hoy reducido al modelo capitalista neo liberal que permite la inequidad del tener que
todos conocen, de la cual algunos hablan y a la que muy pocos intentan transformar.

Pero no es sólo el desafío de transformar los sistemas jurídicos, políticos, sociales y culturales que
sostienen un sistema territorial inequitativo, centralizado, jurídico, burocratizado, que deviene
gestión pública normada, reglada, de arriba – abajo, en búsqueda incesante de eficiencia, eficacia
y efectividad en la prestación de los servicios en los territorios: rasgos que devienen de la tensión
“global – local”.

Pero, ¿qué nociones, conceptos, teorías y reflexiones convocan la tensión “global – local, en
cuanto influencia de la variante planetaria?; algunos autores, así la consideran:

Hernández SanJorge (2009): “Tanto región como globalidad (o totalidad) tienen un carácter
más general si se les mira sistemáticamente, por decirlo así. Las regionalizaciones y
globalizaciones geográficas solo son una instancia de esa relación más amplia. Las nociones de
región implican una totalidad que la contiene, a la que se responde, a lo que contesta por decirlo
así, por lo tanto, estamos aquí en el territorio de la diferencia. (pág. 1).

El todo del territorio, que es la vida misma, se presenta diferente al total en cuanto se despliega
con cualidades en novedad que emergen en la articulación de las que constituyen “Las
emergencias, en cuanto cualidades nuevas con relación a los constituyentes del sistema. “Tiene
pues, virtud de evento, puesto que surge de una forma discontinua una vez se ha constituido el
sistema” (Morin, 200777, p.132); dado que el indagar se mueve pues en el fenómeno, en lo que
acontece, en lo que aparece “Las emergencias, cualidades nuevas, son al mismo tiempo las
33

cualidades fenoménicas del sistema…constituyen el signo y el indicio de una realidad exterior a


nuestro entendimiento…lo real no es lo que se deja absorber por el discurso lógico, sino lo que se
le resiste” (Morin, 2007, p.133).

En estas apuestas, Morin (2007, 128), coloca su palabra:

La primera y fundamental complejidad del sistema es asociar en sí la idea de unidad,


por una parte y la de diversidad o multiplicidad por la otra, que en principio se
repelen y excluyen. Y lo que hay que comprender son los caracteres de la unidad
compleja: un sistema es una unidad global, no elemental, puesto que está constituida
por partes diversas interrelacionadas. Es una unidad original, no originaria: dispone
de cualidades propias e irreductibles, pero debe ser producido, construido,
organizado. Es una unidad individual, no indivisible: se puede descomponer en
elementos separados, pero entonces su existencia se descompone. Es una entidad
hegemónica, no homogénea: está constituida por elementos diversos, dotados de
caracteres propios que tiene en su poder

Moncayo Jiménez (2017), al significar lo local manifiesta:


La valorización de lo local en relación dialéctica con lo global ha dado lugar incluso
al extraño neologismo “glocal”, que expresa la pertinencia de los dos ámbitos
espaciales al mismo campo relacional. Esta suerte de re-especialización del acontecer
socioeconómico y político se manifiesta de múltiples maneras; desde la creación de
las “tecnópolis” y otro tipos de áreas de innovación intencionalmente localizadas, hasta
la emergencia de verdaderos “estados-región”, directamente vinculados con circuitos
económicos internacionales y la fragmentación de viejos estados-nación, pasando por
una creciente preocupación por el diseño de estrategias y políticas para impulsar el
avance de las regionales subnacionales. (pág. 1).

Boisier (2009), señala que:


Es evidentemente una sobre simplificación asimilar el concepto de desarrollo local a
la idea de comuna, a lo municipal. En realidad, lo “local” sólo hace sentido cuando se
le mira, por así decirlo, “desde afuera y desde arriba” y así las regiones constituyen
espacios locales miradas desde el país, así como la provincia es local desde la región
y la comuna lo es desde la provincia. (pág. 24).
34

También es evidente, en el pensamiento de Moncayo Jiménez (2008) y Boisier (2009), que lo


“local”, tampoco se determina en sus límites geográficos; lo local, e expresión de relaciones –
relacionamientos de “adentro – afuera – arriba”, como decisiones de región estatuidas –
instituyentes – constituyentes. Aquí, el conocimiento es un valor estratégico que tendrá su
cometido, en la medida en que se vuelve un recurso sinérgico plausible, para considerar el
desarrollo territorial
Ahora bien, la tensión global –local, también genera conflictualidad en los propósitos de
comprender la región vital, por la naturaleza humana de moradores, actores y escenarios,
exigencias globales de mercado y desafíos de competitividad territorial.
Las posiciones de Martín (2017), y Galimbti (2015), aportan a la hipótesis que se plantea, cuando
afirman: “la dialéctica local- global, incide fuertemente en los procesos de construcción del
territorio y se expresa en diversas formas de ocupación y apropiación del espacio que responden a
distintos intereses, algunos en abierta confrontación” (Martín, 2017); “los cambios que suceden,
en las últimas décadas, en torno a las lógicas del mercado, los nuevos modos de producción y los
flujos del capital tienen su reciprocidad en la transformación de numerosas ciudades y territorios
a nivel mundial” (Galimberti, 2015). .

En este sentido, “Por un lado, la globalización tiende a anular el correlato espacial de estos
procesos, homogenizando el paisaje geográfico; pero, por el otro lado, lo local -en relación a sus
valores y características particulares- se posiciona como componente estratégico clave en este
contexto (Galimberti (2015); “Lo global se presenta así como una fuerza estructurante que
condiciona fuertemente la vida en los lugares y restringe las posibilidades de actuación de las
comunidades. No obstante, también existen intersticios que habilitan la acción autónoma,
materializada en estrategias de construcción territorial que pueden valorarse como verdaderos
espacios de resistencia Martín (2017).

En el reconocimiento a la conflictualidad territorial generada por la tensión global – local, es


posible comprender la región vital, sobre todo porque esta figura emergente de ordenación del
territorio, convoca auto-organizaciones, que bien podrán abordar el conocimiento científico, pues
se explican por diversidad de paradigmas y se constituyen en espacios como lugares de encuentros
y desencuentros explícitos o implícitos.
35

La región vial convoca el enfoque teórico de Gestión del conocimiento territorial.

Se habla de manera recurrente de la Gestión del Conocimiento (GC); es claro, como lo destacan
algunos autores estudiosos del tema, que el valor económico más destacado de una organización
está relacionado con activos más intangibles como el conocimiento, el capital intelectual y el
capital humano. Para las organizaciones de creación de conocimiento es cada vez más importante
para la producción, desarrollo e innovación tanto de procesos como de servicios y productos; en
tal sentido, producir conocimiento, desarrollarlo, proveerlo y gestionarlo, plantea la conveniencia
de hacer en el marco de organizaciones en conocimiento.

La diversidad es un punto esencial en el territorio, pues a partir de este se aprenden a descubrir


diferentes estilos de vida que están formados por costumbres, tradiciones y culturas; es
precisamente allí donde empiezan a entramarse los saberes, lo cual crea la necesidad de conocerlos
desde su origen, siendo este el propósito mayor de la investigación: conocer la organización olítica
de las comunidades indígenas y cómo se construye esta cada día.

Lo anterior, fundamenta la concepción ineludible de que el conocimiento es parte importante de


la sociedad. Estos conocimientos proceden de los diferentes territorios, en este caso particular de
las comunidades indígenas, las cuales tienen una serie de dinámicas poblacionales que cimientan
nuevos saberes, emanados de una interacción entre las personas que habitan el territorio. Esta
relación que se establece de manera continua, desarrolla una serie de potencialidades dentro de la
gestión territorial y se desenvuelve al interior de cada administración, que se ve planteada desde
una autonomía de acción tradicional en evolución; por esto, las experiencias y el diálogo se vuelven
elementos que refuerzan, trayendo consigo nuevas transformaciones a los conocimientos previos
y existentes como modelo de trabajo en las localidades que pueden ser estudiados, al ser medios
que ayudan a estimular y mejorar de manera progresiva la gestión en el territorio.

La gestión pública desde el enfoque de gestión del conocimiento territorial, centra el interés en
el sujeto implicado, que en sí mismo es un todo armónico y se expresa con pensamiento(s) e
imaginación(es) que se aplican al territorio; para ello decide hacer rupturas epistémicas y sensitivas
que se hacen explícitas o tácitas, y transitan del ámbito monocromático de la gestión del
36

conocimiento, avalado en una mirada economicista, que propende y se dirige en pro del lucro, de
la ganancia, hacia el multi-verso policromático de la gesta del conocimiento, que acoge y asume
al ser humano multi-dimensional, aquel que se despliega en humanidad, humanizando y
humanizando-se6.
La gestión del conocimiento territorial es un desafío y aventura de la nueva gestión pública, por
las implicaciones que tiene en la comprensión por parte de gobiernos y demás actores sociales,
incluyendo los ciudadanos.

Estos a prioris denotan la necesidad de no simplemente tener conceptos, aplicaciones y medidas


del desarrollo local, tampoco, solamente administrar unos procesos y recursos territoriales, sino
más bien, comprometerse con una gesta que implique la renovación de roles, en beneficio probo
de los ciudadanos(as), responsables con los eventos de humanidad que se preguntan, en términos
del sujeto de formación y conocimiento, lo cual implica flujos y miramientos hacia los contextos
institucionales, regionales, nacionales y con visión de futuro, como presente adveniente, para tener
presencia significativa en la sociedad – mundo.

En ningún contexto como el social / territorial, se aprecia la fuerza e influencia que el


conocimiento posee en el despliegue de las condiciones de los seres humanos; seres con
posibilidad de aportación situada en sus hogares, organizaciones, instituciones y escenarios
territoriales, discurriendo en movilidades de roles y transformación paulatina de pensamiento.

El sujeto ciudadano / político se ha acercado al fenómeno del conocimiento y se enfoca a


mostrar que conocer es, de por sí, sinónimo de toda actividad humana; es sinónimo de vivir,
participando y construyendo cadenas de valor, entendiendo para la supervivencia, que requiere
capacidad de aprendizaje y gestionar los procesos de generación, desarrollo, aplicación, uso y
difusión de ese conocimiento, derivado de los imperativos globales y locales que estimulan las
prácticas del desarrollo local.

6 El tema de sujeto implicado como interés de conocimiento complejo, se ha venido debatiendo con fuerza en
programas de Maestría y Doctorado en Educación y Ciencias Sociales y Humanas; uno de los exponentes es el Doctor
en Pensamiento Complejo, Andrés Tamayo Patiño, Profesor Catedrático de la Escuela Superior de Administración
Pública Territorial Caldas.
37

Gestión de conocimiento territorial en la búsqueda incesante de rasgos de pertinencia social.


He aquí algunas preguntas provocadoras de la reflexión, siguiendo las contribuciones epistémicas
de la obra ‘El conocimiento del conocimiento, método III’ de Morin:
• ¿Lo global?: en el mundo globalizado, en particular las dinámicas socioculturales,
económicas, tecnológicas y políticas, se aceleraron como nunca antes, exigiendo de
manera urgente nuevas aptitudes de comprensión, más globales, más integradoras, para
poder enfrentar estos retos inéditos de manera eficiente y sostenible.
• ¿Lo multidimensional / lo inseparable?: todo conocimiento contiene necesariamente una
competencia, una actividad cognitiva, un saber; en tanto, el conocimiento es sin duda
un fenómeno multidimensional en el sentido en que, de manera inseparable, a la vez es
físico, biológico, cerebral, mental, psicológico, cultural, social, autorreferencial y
multicausal.
• ¿Lo complejo?: unir lo que está disjunto, el entramado, el tejido, el encabalgamiento. El
segundo gran vacío es el del conocimiento pertinente.

Asumir el conocimiento pertinente en el ejercicio responsable del indagar / innovar se convierte


en oportunidad, coyuntura, eficacia y conveniencia, pues se constituye, según la Asociación
Colombiana de Facultades de Educación (ASCOFADE)7, en prioridad para pensar una agenda de
investigación que medie la estructuración del concepto y sentido de lo público, de los bienes
colectivos y las maneras de construcción de ciudadanía y gobernabilidad, en cuanto eslabones de
pertinencia. De esta manera, la gestión del conocimiento convoca así mismo la investigación, que
bien podrá ser pensada en contexto de la gobernanza territorial.

La región vital convoca la reintroducción del sujeto territorial.

Morin (1994), manifiesta que la noción de sujeto es extremadamente controvertida, cuando la


devela en sus reflexiones e invita a pensar dicho sujeto como evidencia obvia, pero a la vez no
evidente, por eso se pregunta: ¿dónde se encuentra ese sujeto?, ¿qué es?, ¿en qué se basa?, ¿es una
apariencia ilusoria o bien una realidad fundamental?; asunto que también ya había indicado

7 Documento compilado por Gloria Castillón Castro, investigadora de la Universidad del Valle, que recoge las
reflexiones de la Asociación Colombiana de Facultades de Educación en torno a la reforma de Colciencias: área de la
educación, la cultura y las instituciones.
38

Descartes cuando señaló ‘si dudo, no puedo dudar de que dudo, por lo tanto, pienso, es decir, soy
yo quien piensa’ (pág. 67).

En este referente que tiene historicidad filosófica al abordar a Descartes, e historicidad


humanista con Morin, cada vez cobra fuerza la emergencia de un sujeto epistémico territorial, por
cuanto, “las fronteras entre territorio y sujeto se difuminan y así el territorio acontece como
realidad hologramática en su articulación hombre-vida-tierra” (De Pomposo García, 2015, pág.
67).

El sujeto humano concibe el territorio y lo contiene cuando lo expresa, describe, analiza,


sintetiza, proyecta, gestiona y evalúa, pero, a su vez, es concebido, transformado y gestionado por
él mismo; territorio humano-vital, donde lo humano y lo no humano se encuentran y desencuentran
en las diferencias y coincidencias de la vida.

El sujeto territorial en potencia y posibilidad, es aquel que genera y gestiona el territorio en


búsqueda incesante de la vida digna de sus gentes en habitancia y morada, por eso, la región en
cuanto territorio, es más que ese trozo de naturaleza con cualidades físicas, climáticas y
ambientales, ese espacio físico de cualidades materiales, funcionales, formales y fácticas, que se
debe comprender desde los procesos, los grupos sociales y la educación, que lo han transformado
e intervenido como parte de su devenir. Se pudiera decir que son los territorios emergentes:
epistémicos, ónticos, existenciales y territorios red. Algunos postulados sobre la emergencia de los
sujetos epistémicos territoriales al respecto:

Morin (1994) al preguntarse ¿quién es el sujeto?, se responde:


[…] creo en la posibilidad de fundamentar científica y no metafísicamente, la noción
de sujeto y de proponer una definición que llamo “biológica”, pero no en el sentido de
las disciplinas biológicas actuales. Yo diría “bio-lógica”, que corresponde a la lógica
misma del ser vivo… (puesto que ya) es posible concebir la autonomía. Lo que era
imposible en una visión mecanicista y determinista. (pág. 69).
39

D´Elia (2009) en su artículo ‘El sujeto económico y la racionalidad en Adam Smith’, expresa
que: “el supuesto de racionalidad es central en la teoría económica actual, es el pilar sobre el cual
se construye el homo economicus de la teoría convencional” (pág. 37).

De esta manera, se considera necesario romper los estrechos caminos del uni-método científico
instaurado y sostenido por la modernidad, pues permite la fuga hacia otros horizontes. En este
contexto se lee al ser humano, ya no como problema estrictamente con-formado y definido, sino
como misterio sombra-sueño, realidad multi-realidad que aparece y desparece, cuerpo que se
palpa, piel que acerca y aleja, que constriñe y extiende, piel que se despliega en sombras claro-
oscuras que se agigantan.

Jung (1951) acota el término sombra, refiriéndose a “aquella personalidad oculta, reprimida,
casi siempre de valor inferior y culpable que extiende sus últimas ramificaciones hasta el reino de
los presentimientos animales y abarca, así, todo el aspecto histórico del inconsciente” (pág. 379),
por tanto, emerge el sujeto sombra / fantasmal.

Milmaniene (2005) devela el sujeto enclaustrado en el tiempo / límites físicos, subordinado a


las directrices y códigos nominales del territorio; atrapado en su propia lógica del pensar, actuar,
vivir y convivir. Este autor llama la atención sobre la categoría “tiempo”, al expresar: “vivimos en
un presente dis-continuo que se instala entre el pasado inmemorial mítico, que no fue presente de
nadie y que se evidencia merced a la huella indeleble, y el futuro incierto de lo inadvertido” (pág.
32).

Con el texto de este autor, se devela el sujeto que se instala en el espacio temporal, que resulta
imposible eludir, emergiendo así mismo el sujeto que le apuesta al presente sin sentido, y que en
analogía con Roland Barthes, le falta concepción de su futuro, pues no tiene conciencia profunda
de la variable tiempo.

Por su parte, surge el sujeto physis, que interpretando a Barbieri (2011), es un sujeto que brota
para nacer y crecer, como despliegue de su propia condición natural y humana (pág. 75).
40

Talens, citado por De Aguinaga (2002), hace referencia a las expresiones de los sujetos
territoriales, en el caso específico del sujeto vacío:
Serie de artículos agrupados por el "azar objetivo" al tiempo que "atravesados [...] por
una misma posición", por una misma "radicalidad" que hace del yo emisor y
el yo receptor, de la instancia productora y la instancia receptora del objeto artístico,
más que dos entidades plenas y consistentes, dos lugares inhabitados o al menos
imprecisos, tan sólo concebibles por y desde una relación que los excede (la red o
relación mayor a la que damos el nombre de cultura) y que no existe sin embargo al
margen de contactos básicos y materiales entre un "autor", una "obra" y un "lector". (p.
2).

La apuesta, cuando de “potenciar la nueva gestión pública territorial desde el conocimiento” se


trata, invita a pensar / comprender el sujeto territorial, en el marco de la crisis planetaria, en tensión
global – local, que implica la necesidad de ruptura, integración y conexiones entre las fronteras del
territorio, que son las fronteras del sujeto.

Márquez Mireles (2015), con respecto a la figura de frontera de territorio, expresa:


La pregunta para qué sirven las fronteras en el mundo sólo puede tener una respuesta
subjetiva y/o dependencia de los lugares en que aquellas encuentran implantadas
marcando la diferencia (De Balanzó, 2002: 7). La frontera sirve para proteger los
espacios donde opera y se desarrollan energías culturales propias, que se han apropiado
del espacio, de la tierra, que la han trabajado, que la hacen suya. El concepto de frontera
ayuda a contribuir a la definición de la noción de “modo de vivir”, que conlleva la idea
dominante de “peculiaridad”, en un medio dado, lo que se reivindica como identidad.
Así, la frontera delimita un lugar, un tiempo en la historia (Aínsa, 2002:21). (pág. 48).

Comprensiones de sujeto territorial, en cuanto condición humana, que se hacen explícitas en


corpus teóricos y que se develan, analizan y explican más adelante, a través de los talleres de gesta
con los grupos clave, en orden a los criterios metodológicos de la investigación

La región vital también convoca Desarrollo territorial.


41

El Grupo Banco Mundial (2015), en el documento ‘Mente, sociedad y conducta’, considera que
hoy las influencias psicológicas y sociales son decisivas para comprender un nuevo enfoque del
desarrollo, así lo plantea en el Informe sobre Desarrollo Mundial, pues:
Si se presta atención al modo en que los seres humanos piensan (los procesos de la
mente) y al modo en que la historia y el contexto configuran el pensamiento (la
influencia de la sociedad), se puede mejorar el diseño y la implementación de las
intervenciones y las políticas de desarrollo que se centran en la elección y la acción (la
conducta). Para expresarlo de otra manera, ha llegado el momento de rediseñar las
políticas de desarrollo a partir de una consideración minuciosa de los factores
humanos. (pág. 2).

Alburquerque, F. y Pérez R. S, en la pregunta: ¿Qué es Desarrollo Territorial?, expresan, que “No


existe una definición única acerca de lo que suele entenderse por Desarrollo Territorial, más allá
de señalar que se trata, naturalmente, del proceso que intenta lograr una mejora del ingreso y de
las condiciones y calidad de vida de la gente que vive en un determinado ámbito territorial. De
todos modos, hay que hacer una primera aclaración sobre este intento de definición genérica ya
que Desarrollo Territorial no es la simple aplicación de políticas nacionales en los ámbitos
provincial o municipal.

A renglón seguido en su texto, Alburquerque, F. y Pérez R. expresan:


El Desarrollo Territorial requiere que las estrategias sean elaboradas a partir de la
movilización y participación activa de los actores territoriales. Por ello se subraya
que se trata de una acción surgida “desde abajo”, no elaborada “desde arriba” por
las instancias centrales del Estado o de la Provincia. Sin embargo, puede calificarse
de Desarrollo Territorial una estrategia impulsada por un gobierno provincial, en
colaboración con actores clave de la provincia (afincados en ella y con incidencia
en la misma, como empresarios, centros de capacitación y asistencia técnica,
universidades, programas nacionales de aplicación territorial, entidades financieras,
asociaciones civiles, etc.),que se concreta en una serie de líneas de actuación para
aprovechar los recursos endógenos existente so infrautilizados, así como las
oportunidades derivadas de su situación en el entorno económico general.
42

En la figura de la “participación activa de los actores territoriales”, que considera Albuquerque y


Pérez, y que, para el caso colombiano, se reconoce en la Constitución y la Ley, como mecanismos
de participación ciudadana, comunitaria, social y solidaria – asunto de despliegue en la reforma
del Estado en los países de América Latina – se requiere de una visión sistémica que haga vida las
articulaciones territoriales posibles como conjunto de integraciones humanas, herramientas de
gestión y tecnologías para incentivar focos productivos de diálogo Economía - Sociedad, como
expresiones de agendas programáticas y de desarrollo para cultivar las vocaciones humanas,
solidarias y productivas de los territorios.

Desde luego que el desarrollo territorial, centrado en el conocimiento y en clave de complejidad,


encuentra sentidos y significados en la región vital, cuando podrá estar fundada en algunos criterios
qu emanan de la comprensión de recursos intangibles del territorio: El reconocimiento a la
participación, en cuanto valor social intangible, en sintonía con los nuevos modos – formas de
gestión pública, se reconocen en la comprensión de región vital, por la unicidad, diversidad, plural;
las auto-organizaciones como expresión de autonomía, en cuanto decisiones de libre
determinación, constitución y presencia itinerante; la actuación dinámica, proactiva y de
aprendizaje competenciales permanentes; la construcción de ambientes favorables; las
articulaciones entre acores, sectores niveles y escenarios,; la necesidad de negociación
interculturales y de iniciativas, que deviene en niveles de confianza mutua.

1.4.3 La inteligencia territorial.

Pensar, preguntándose por las nuevas fisonomías del territorio y de la gestión pública territorial,
implica comprender los desafíos y complejidades, que en el marco de las ciencias sociales de un
“nuevo orden”, tomando como referencia a Sotolongo Codina y Delgado Díaz, se vienen
posicionando en cuanto a conceptos, estrategias y teorías de la ‘inteligencia territorial’, gracias al
influjo de la neurociencia social, que cobra fuerza en la academia del saber administrativo público
y la administración pública.

Todo indica que los desafíos hoy, se explican a partir de los cambios de significado que ha
experimentado el concepto de territorio, que es consecuencia de las transformaciones sociales, de
43

las disciplinas científicas, y de la implicancia de los sujetos territoriales individuales y colectivos


en los nuevos escenarios globales y planetarios.

Pérez, M., Navarro Jurado, E., Luque Gil, referencian varios autores (2018), sobre Inteligencia
Territorial, y al respecto, expresan:
El concepto y las herramientas propias de la inteligencia territorial tienen su origen
a finales de los años ochenta, para dar respuesta a las necesidades de un grupo de
actores territoriales que trabajaban en proyectos de lucha contra la pobreza (Miedes
et al., 2010). En 1989, la ausencia de planes territoriales basados en la participación,
la exigencia de planteamientos críticos en el ámbito del desarrollo sostenible, y la
revolución de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), dan lugar
a que surja en Europa (Besançon, Francia) el método “Catalyse” (Girardot, 2010),
cuyo principal objetivo era la creación de inteligencias colectivas a través de
diversas herramientas (de diagnóstico y de evaluación), con el fin de que los actores
pudiesen elaborar, argumentar, animar y evaluar proyectos de desarrollo sostenible.
Desde Francia y a partir de 1994, este proyecto se extendió a España, Bélgica,
Rumanía y Hungría. No obstante, hay que esperar al año 2000 para que se plantee
la primera definición de Inteligencia Territorial, entendida como “un medio para
los investigadores, para los actores y para la comunidad territorial de adquirir un
mejor conocimiento del territorio, pero también de controlar mejor su desarrollo
(…)” (Girardot, 2010: 15). Esta tesis inicial ya recoge los dos aspectos funda-
mentales que marcarán otras definiciones: el enfoque científico y los actores-
comunidad territorial (Girardot, 2002; Bertacchini, 2004; Devillet et al., 2008;
Girardot, 2008; Bozzano, 2010; Almansa, 2010; Miedes et al., 2010; Frediani,
2012; Poujol, 20131; Sánchez, 20132; Gliemmo, 2013; Marek, 2013).

De este referente se recupera, dos (2) grandes hitos, que marcaron historicidad de la figura
Inteligencia Territorial; el primero, como estrategia para dar respuesta a las necesidades de un
grupo de actores territoriales que trabajaban en proyectos de lucha contra la pobreza; el segundo,
como enfoque científico y los actores-comunidad territorial. Hitos, que marcaron, interés por las
poblaciones vulnerables, y por el conocimiento.
44

Ortoll (2012), sostiene que: “El desarrollo de un territorio depende de varios factores y variables,
la información y el conocimiento generado en él juegan un papel relevante. Hacer uso de este
conocimiento y de esta información, mediante la coordinación de los actores que trabajan y
participan en una misma región, se ha venido a denominar inteligencia territorial (IT). Aunque la
IT engloba más aspectos que la gestión de información, esta es una de sus piedras angulares”. (p.
1).

Girardot (2010):
La Inteligencia Territorial es el proyecto científico polidisciplinario que tiene por
objeto el desarrollo sostenible y por sujeto a la comunidad territorial. Se basa en una
visión sistémica del territorio, incluido un espacio geográfico, una comunidad, sus
representaciones y sus comportamientos. Concede importancia al nivel local en una
lógica interescalar, de lo local a lo global. Es una inteligencia colectiva que se basa,
por un lado, en la interacción entre cada ser humano y su medio ambiente y, en segundo
lugar, la relación entre las personas. Hoy en día cuenta con el poderoso artefacto de la
tecnología de la información. (Bozzano, Girardot, Cirio, Barrionuevo, & Glemmo,
2010).
Frediani (2012), coloca su posición sobre el tema:
Considero que la Inteligencia Territorial es una forma de hacer ciencia que nos permite
conocer, intervenir y transformar el territorio con inteligencia. ¿Y qué quiere decir
“con inteligencia”? (a) Con la participación de los distintos actores que intervienen en
la construcción del territorio, en la búsqueda de consenso entre las distintas partes
intervinientes; (b) con una participación en pos de una transformación virtuosa del
territorio en el que deseamos vivir, tendiente a una mejor calidad de vida de sus
habitantes y a un desarrollo sustentable. (p. 7).
Inteligencia Territorial, que según los autores, se comprende en papel de la información, el
conocimiento, el proyecto polidisciplinario, y una forma de hacer ciencia para la transformación
del territorio. Comprensiones que se despliegan en la visión sistémica de la ciencia, la sociedad y
el territorio.
Bozzano, H. (2017), al abordar la perspectiva epistemológica de los territorios posibles, expresa
que “tiene que ver con la Teoría de la Transformación, para tal propósito, incluye diálogos con la
perspectiva de las utopías reales en Wrigth (2015). La hipótesis general plantea una fórmula básica
entre la Gente y las Políticas Públicas para co-construir otro desarrollo: Territorios Posibles,
45

Utopías Reales u otros conceptos, pero comprometiéndonos con la decisión de transformar nuestro
mundo con las “patas de la mesa” de la Inteligencia Territorial latinoamericana: gente, científicos,
políticos y empresarios”.

Canevari (2012), señala que:


La Inteligencia Territorial, se construye desde el conflicto con un proceso dialógico,
de puesta en común, de intercambio, de construcción colectiva donde confluye el
conocimiento científico con otros saberes. En esa co-construcción, ese partir del aquí
y ahora del otro, lo que hace de esta ciencia multidisciplinar una propuesta
emancipadora y liberadora. Tiene la comunidad por sujeto y es por eso que no se
concibe sin ese otro: no se trata de trabajar para el otro sino con el otro. Consciente de
que el poder no se posee sino que se ejerce, la IT también implica la construcción de
nuevos tipos de poder. Estas características, guiadas por la búsqueda del desarrollo
sostenible con justicia social y ambiental, nos permiten hablar de un posicionamiento
desde un paradigma emergente. (p. 11).

De lo aportes en el tema que convoca Bozzano (2010) y de Canevari (2012), coinciden en que
es la “co-construcción” entre actores y escenarios, que se perfila la Inteligencia Territorial como
ciencia multidisciplinar.

En este contexto teórico, se demuestra que en los últimos años el desarrollo de un territorio ha
sido objeto de interés por parte de grupos de investigación, gobiernos y organismos
supranacionales. Este interés se ha traducido en la emergencia de la disciplina llamada inteligencia
territorial y en la creación de organismos específicos, orientados al desarrollo regional.

Por tanto, este tipo de inteligencia convoca las siguientes dimensiones para la reflexión y el
análisis:

• Necesidad de generar pensamiento territorial propio.

Una sociedad con capacidad de pensar por sí misma, es aquella que logra desarrollar niveles de
autonomía, en tanto se pregunta, imagina, crea, construye y reconstruye su propio devenir
histórico, perfilando capacidades territoriales para la actuación inteligente, sincera y políticamente
46

comprometida con el interés general, para el desarrollo local – territorial, que es uno de los
atributos que reclama hoy la sociedad global.

La capacidad del territorio para pensar por sí mismo, implica reconocerse en itinerancias del
pensamiento territorial. El saber de lo público, como categoría de conocimiento, contribuye a
perfilar el campo de la administración pública como ciencia social en gestación, dado que la
búsqueda de lo “social”, cada vez requiere del territorio, la necesidad de generar pensamiento
propio; aquí, las comprensiones de inteligencia territorial, tendrán su cometido.

Un ejemplo de sociedad con capacidad de pensar por sí misma, se podría comprender en lo que
la Declaración del Club Político Argentino, sobre la pretensión de administrar el pensamiento
nacional, llama la atención, que la administración, en cabeza de los gobiernos, tomen
intempestivamente decisiones sometidas, que ponen a las instituciones en función de la política
chica, ser sometido al corset de la burocracia pública, menoscabando la poca fe que tienen sus
creadores al pensamiento nacionalista.

• Necesidad de memoria social.

La memoria es un concepto de larga data, que se conoce desde la vida escolar como asunción
de aprendizajes y, desde el punto de vista social, la facultad del cerebro que permite conservar,
cultivar y recuperar las huellas o marcas históricas de la humanidad. Vestigios de memoria que se
encuentran “en griegos y romanos asociado a las ideas de rememoración y memorización” (Baer,
2010, pág. 131).

Expresa Cantero Ávalos (2014), en ‘Una sociedad sin memoria. La vigencia de la cultura del
inmediatismo’:
La sociedad en la que vivimos actualmente es una sociedad que fomenta la vivencia
cortoplacista, de la experiencia del presente, sin considerar el peso del pasado en
nuestra existencia humana y la importancia de pensar con la debida seriedad en el
futuro que aún no llega. La cultura del Inmediatismo hace referencia a la conducta,
hábitos y costumbres que muchos seres humanos expresan en lo cotidiano de la vida y
47

se caracterizan por ser comportamientos focalizados en un tiempo cronológico bien


determinado: “aquí y ahora”. (p. 1 y 2).

La idea de una memoria social, o memoria de una sociedad, en términos de Baer (2010), se
asume que está relacionada con los procesos sociales y colectivos de manera reciente, dado que:
Surge en el contexto de las grandes transformaciones en la sociedad europea entre
finales del siglo XIX y comienzos del XX (como la erosión de la vida tradicional rural
y la conmoción provocada por la destrucción de la primera guerra mundial) cuando
literatos y académicos se hacen eco de lo que entienden como una crisis o cambio
epocal fundamental. (págs. 131-132).

Mena Villamar (2013), en su artículo: ‘¿Qué es la memoria social?’, plantea:


El concepto de memoria social, en alusión al carácter dinámico de la cultura y a su
permanente resignificación y revalorización por parte de los actores sociales agentes
de la transformación política y cultural. Es necesario tomar en cuenta la importancia
que tienen el olvido y, en este caso, la amnesia colectiva como resultado de una
filtración censurada de la memoria que contiene el rostro oculto de la representación
que han hecho los grupos sobre el recuerdo de su existencia… La memoria social
siempre aparecerá frente a un telón de olvido, pues será mayor el número de lo que se
olvida que lo recordado. (p. 1 y 2).

El mismo autor comenta que el olvido es el agente más poderoso que la memoria, por lo cual
es necesario en el presente rescatar aquello que ha agobiado el pasado, para sacar del olvido a los
muertos innumerables, las derrotas, los sufrimientos, los crímenes, las cobardías, las traiciones. En
cambio, casi siempre basta que la memoria rescate las llamadas victorias, los héroes, aquello que
se ha sacralizado, por una memoria social que ha alterado y desnaturalizado los hechos en función
de un pasado heroico.

A su vez, Halbwachs (2000) acuñó este término, haciendo referencia a:


Los recuerdos y memorias que atesora y destaca la sociedad en su conjunto. Este autor
habla de la existencia de una memoria individual que está relacionada directamente a
la memoria de grupo y se encuentra siempre en constantes cambios. La memoria es
48

siempre social, lo indica el hecho de que el recuerdo solo emerge en relación con
personas, grupos, lugares o palabras. La memoria colectiva es compartida, transmitida
y construida por el grupo o la sociedad. (Ferro Bayona, y otros, 2016, pág. 184).

• Necesidad de construcción de identidad.

La gestión pública del territorio, asume la construcción de identidad social y territorial como
expresión explícita o tácita del sentido de pertenencia que se hace vida en la cotidianidad, los
proyectos y las ejecutorias de los sujetos, estableciendo vínculos espacio / tiempo, identificando,
localizando e interviniendo los puntos estratégicos, dotando de sentidos y significados las
profundas hondonadas de las dinámicas humanas y sociales para construir proyectos de vida
territoriales.

En el marco de las ingenierías de los intangibles, es necesario una puesta en valor de los
territorios y concebir el rasgo de identidad como una apuesta que ofrece potencialidades humanas
y sociales para el desarrollo; rasgo que nuclea o cataliza las iniciativas de desarrollo. La
valorización de las especificidades de los territorios rurales, puede y debe ser una garantía de su
competitividad (tanto económica, social o medioambiental) a largo plazo. De ahí que cada vez sea
más latente el interés por establecer la identidad del territorio en los procesos de desarrollo.

Poujol (2012), manifiesta que:


La IT es impulsada desde el campo científico y es construida por el total de la sociedad
de manera colectiva. Se orienta a reconocer las identidades, necesidades y expectativas
presentes en el territorio, fortaleciendo y expandiendo las relaciones sociales para
transformarlas en vínculos entre las personas y con el territorio. La IT implica una
construcción conjunta CON EL OTRO y no para el otro, reconociendo las diferencias
y diversidad para no convertirlas en desigualdad. (p. 14).

Masselot (2012):
La Inteligencia Territorial es un proyecto científico compartido y co-construido entre
actores y investigadores. Va en dirección del bienestar y del bien-vivir de cada uno y
de todos. En este proyecto, la cultura, la formación, la identidad, la transmisión y el
49

patrimonio tienen gran importancia. Complementariamente, desde las ciencias de la


información y la comunicación, en el proceso "Datos - Información - Acción", a partir
de la observación, se estructura información, y se la gestionas, co-construyendo
conocimientos y comunicaciones internas como externas para reforzar la relación
territorial. (p. 16).

El sentido de pertenencia, implica el estar consciente que se participa de manera permanente en


el diseño de la comunidad, se tiene una visión crítica de la misma y se trabaja para mejorarla,
porque cuando el ciudadano piensa en la ciudad que quiere, no la piensa solo, lo hace en
convivencia con los demás ciudadanos. Aquí se funda el espíritu de Hugo Zemelman, como
expresión de “querer / decidir ser sujeto”.
Scala (2012), plantea que:
La Inteligencia Territorial es un aprendizaje colectivo de los actores en sus territorios
para llevar la vida que quieren vivir. En este aprendizaje colectivo donde los actores
piensan y viven su “para qué”, la Inteligencia Territorial aporta herramientas para
resolver el “cómo”, a partir del conocimiento, la toma de decisiones, la cooperación y
participación, la articulación, el consenso, el diagnóstico y el análisis de la
información, entre otros.
También este aprendizaje colectivo desde la Inteligencia Territorial, el objeto de cual
se trabaja, la acción que se propone y el sujeto que ha de ejecutar esa acción sobre ese
sujeto, se construyen recíprocamente y al mismo tiempo. La inteligencia territorial
propone la co-construcción de las miradas y la intervención y un proceso de avance
sucesivo y por aproximaciones sucesivas a para lograr “las vidas que quieren vivir”.
(p. 13).

• Necesidad de preservación de la historia.

Tomando como referencia lo expresado por Guerrero Valdebenito (2005), la preservación de la


historia, como rasgo vital de la cultura territorial, se asume como patrimonio cultural, que ha
venido a resignificar el valor que tienen las prácticas sociales y territoriales, como bienes públicos
y culturales, resultantes de los diversos ciclos de movimiento de los procesos sociales, culturales,
50

plurales y diversos del territorio. Uno de los ciclos de movimiento para preservar la historia como
rasgo de la cultura territorial, es el registro del recorrido histórico del territorio.

Es sencillamente reconocer que la historia no se queda solo contemplando el pasado, sino


también resignificando el presente e imaginando los trayectos de futuro, sobre todo cuando se trata
de hacer historia del territorio, que es organización viva, humana y científica; es ante todo
reconocer los tránsitos y trayectos de historicidad (datos, informaciones), historialidad
(explicaciones y comprensiones de los hechos históricos) e historialización (expresión de los
rostros humanos que construyen / reconstruyen y le dan vitalidad al territorio).

Este referente pone de manifiesto la necesidad de nuevas compresiones sobre las formas de
escribir historia de las organizaciones, instituciones, entidades públicas y territorios, que son
organizaciones de la cultura que se deben a la sociedad, y están llamadas a orientar / desarrollar
movimientos renovadores, en el marco de las Nuevas Ciencias Humanas y Sociales, aquellas que
Sotolongo y Delgado (2004) denominan ‘Ciencias Sociales de Tercer Orden’.

• Necesidad de innovación social.

En el horizonte de la gestión del conocimiento social – territorial, se incorpora el debate acerca


de los procesos de globalización, desnacionalización de la política pública, y del lugar del territorio
y la región, como los factores asociados a los asuntos de las nuevas geopolíticas del desarrollo y
de la calidad de vida, lo que invita a comprender un contexto reflexivo y metodológico de líneas
de investigación, que desde racionalidades abiertas, críticas y complejas, orienten los nuevos
aprendizajes competenciales de la gestión pública, en la medida en que sitúan las expectativas de
desarrollo personal, institucional y regional, en función de la pertinencia y las prioridades de
conocimiento para el desarrollo regional, como consecuencia de la profundización de la
democracia y los valores institucionales que orientan la diversidad cultural; espíritu de políticas y
documentos nacionales.

Conviene subrayar, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia
y la Cultura (UNESCO) (2010), el Banco Mundial (BM) y el Banco Internacional de
Reconstrucción y Desarrollo) (BIRD (2010), así como el Plan y Acuerdo Estratégico
51

Departamental de Ciencia, Tecnología e Innovación para Caldas 2015 – 2020, ponen de manifiesto
el interés de abordar y priorizar una cultura de conocimiento, que no se agota en el desarrollo
científico y la innovación tecnológica, sino que va más allá, es decir, compromete los estadios de
demanda de la sociedad, la cultura, los territorios y los ciudadanos.

Conejero Paz y Redondo Lebrero (2016), expresan:


La innovación social está experimentando desde hace más o menos una década un
creciente interés en los sectores académicos, al tiempo que los gobiernos comienzan a
integrarla en sus agendas políticas. La innovación ha sido un factor o elemento que ha
estado presente desde los inicios de la revolución industrial, aunque siempre muy
vinculado a las concepciones elaboradas desde las disciplinas económicas, con fuerte
acento en el mercado y la tecnología, siendo el componente social de la innovación un
aspecto incorporado más recientemente. (pág. 25).

Continúan sustentando los autores que la innovación social se caracteriza por: a) La satisfacción
de necesidades humanas que no están siendo atendidas en ese momento, ya sea por escasez de
recursos, por temas de oportunidad política, o no sean percibidas como importantes tanto para el
sector privado como para el sector público; b) Incrementa la capacidad socio-política y el acceso
a los recursos necesarios para fomentar el empoderamiento ciudadano; Ha de producir cambios en
las relaciones sociales, especialmente con respecto a la gobernanza, que incrementan los niveles
de participación en general, y más concretamente de los grupos más vulnerables de la sociedad;
Se desarrolla mediante un proceso bottom-up.

Nuestra concepción de la innovación social tiene un carácter más omnicomprensivo y


por tanto, consideramos la innovación social como un liderazgo público participado
que genera soluciones novedosas (servicios, productos, procesos y modelos) que están
orientadas a la resolución de necesidades sociales (con más efectividad que las
soluciones tradicionales) y que conllevan, simultáneamente, un cambio en las
relaciones sociales y la generación de valor público. (Conejero Paz & Redondo
Lebrero, 2016, págs. 25-26).
52

Características de la innovación social, en cuanto referentes conceptuales abordados por los


autores, que permiten inferir la necesidad de fortalecer la gestión pública territorial, la construcción
de región y el liderazgo público de carácter participativo, para que estos sean temas incentivados
por la formulación de políticas públicas locales, que estimulen las ideas de los ciudadanos, las
iniciativas de las organizaciones públicas y las apuestas de los gobiernos y demás actores de la
vida del territorio, como desafíos emergentes de inteligencia territorial.

De estos referentes, se infiere la necesidad del abordaje epistémico, dado que la inteligencia
territorial no se agota en los determinismos de la ciencia, la tecnología, la innovación, los sistemas
de información geográfica y las TIC, sino que funda su naturaleza gnoseológica del territorio en
un cerebro social, que implica así mismo: altas dosis de conciencia social; comprensión de
comunidades identitarias; y necesidad de formación de gestores del hábitat, como condiciones de
posibilidad de un concepto / constructo emergente.

• Necesidad de formación de gestores del hábitat.

La formación en cuanto destello plausible del territorio es un desafío de los tiempos presentes,
pues trabaja con el inmenso potencial de humanidad, inteligencia e imaginación de los sujetos
territoriales, para la búsqueda incesante de niveles de calidad de vida, privilegiando el desarrollo
del conocimiento que está afincado en el cerebro – espíritu – piel de cada uno de los moradores.

Se conoce de la necesidad de formación de gestores del hábitat, a través de las experiencias


exitosas de universidades, gobiernos, ONG, grupos humanos, sector productivo y ciudadanos;
también se conoce de la riqueza que han generado las disciplinas y profesores en este ámbito de la
vida del territorio, y más aún, el de reconocer el papel que ha tenido el agenciamiento mundial en
estos asuntos, que ya son planetarios por las exigencias de una sociedad – mundo.

Formar gestores para el hábitat conlleva teorías, conceptos y estrategias, en cuanto modelo de
responsabilidad social para el despliegue humano, social, cultural, ecológico, científico y
tecnológico de las nuevas habitancias glo-locales.
53

Y como cierre – apertura de todas estas apretadas reflexiones, consideraciones y apuestas de todo
orden de autores convocados, se recupera a Miedes (2012), el cual expresa:
Coexisten diferentes definiciones de “inteligencia territorial” que son fruto de un vivo
debate sobre este término, en diferentes regiones del mundo, tanto en los campos
científicos interesados en la investigación sobre las dinámicas de desarrollo territorial,
como en el terreno de las políticas y acciones orientadas a la promoción del desarrollo
de los territorios en diferentes contextos. Desde mi punto de vista, la inteligencia
territorial es un enfoque de investigación-acción multidisciplinar, en el que intervienen
investigadores y actores territoriales y que tiene básicamente dos objetivos: mejorar la
comprensión de los factores que intervienen en el desarrollo sostenible y socialmente
justo de los territorios y, sobre la base de esos conocimientos, incrementar la
pertinencia, eficacia, eficiencia de las acciones y proyectos de los actores para lograr
el buen vivir de sus habitantes en armonía con la naturaleza. (p. 17).

En tanto, la inteligencia territorial es un campo de estudio nuevo para la comprensión de los


territorios que se debaten en la tensión global – local, aquellos que se vienen denominando
‘territorios posibles’; campo que se convierte así mismo en desafío para la gestión pública
territorial y coloca la reintroducción del sujeto en posibilidad de aprendizaje.

1.4.4. Gobernanza territorial.

Tema de consideraciones, de largo alcance, que suscita el debate hoy, en los procesos de
modernización del Estado y la sociedad, y en los tránsitos modernidad – posmodernidad, en el
marco de la crisis de todos los órdenes, que podrá tener implicaciones epistemológicas, teóricas,
metodológicas, en el abordaje comprensivo de la región vital, y sus relacionamientos con la gestión
pública territorial, por: el reconocimiento a la complejidad creciente del sistema mundial; el
concepto de gobernanza, que está siendo utilizado en diversas subdisciplinas de las ciencias
sociales; las interacciones solidarias, colaborativas, subsidiarias, y auto-eco-organizadoras, que
vienen tejiendo gestión pública y gobernanza; y las formas o modos de contexto, en el que se torna
la gobernanza como fenómeno sistémico que transita en las analíticas del Estado.
54

Whittingham, M., M. V (2010), al desarrollar la pregunta: ¿Qué es la gobernanza y para qué


sirve?, referencia autores (Mayntz 2000; Longo 2008; Aguilar Villanueva 2005), al
considerar la gobernanza como un asunto histórico de larga data,

… Pero que también hay acuerdo en que no es hasta hace poco, menos de tres
décadas, que el concepto empieza a utilizarse en forma frecuente y a ganar
relevancia en el discurso de lo público…. Lo que la literatura nos presenta es
una diversidad de combinaciones de estos elementos, lo cual a su vez define
un espectro de significados sobre gobernanza que van desde una definición
centrada en el Estado; hasta una perspectiva policéntrica, con foco en otros
actores del sistema… ver por ejemplo Pierre y Peters (2000), Domínguez y
Lowenthal (1996), Peters y Savoie (1995). Guy Peters, uno de los
representantes de la perspectiva centrada en el Estado, afirma que gobernanza
implica proveer una dirección coherente a la sociedad y que ésta es una
función del Estado, independientemente de los cambios en las estructuras de
gobierno promovidas por la descentralización y democratización. Peters
sostiene que los estados-nación y sus gobiernos siguen teniendo un rol central,
y posiblemente el dominante, en cuanto a definir las formas de gobernanza
(Peters 2000).

Motta (2017, 99,100), al abordar “la complejidad creciente del sistema mundial, explica, que:

Esta se revela, entre otras cosas, en las siguientes problemáticas: a) La emergencia


de problemas a escala global, sin precedentes; b) La explosión del conocimiento de
la información; c) La presencia de actores sociales cuya dimensión y esfera de
actuación e impacto socioeconómico supera, varias veces, el poder de los Estados
nacionales y las normativas del derecho internacional; d) El encabalgamiento de
distintas fases de la revolución científica y tecnológica que converge en un inédito
impacto en el modo de vida del hombre contemporáneo, cambiando su entorno, su
relación con el universo, con la naturaleza, su cuerpo y su propia interioridad; e) La
inédita concentración del poder económico y político en muy pocas manos; e) La
configuración de la sociedad del riesgo; f) El creciente desarraigo de la convivencia
55

humana motorizada por la ruptura entre las dinámicas urbanas y la sustentabilidad


de las ciudades como “lugares” del autogobierno ciudadano y el despliegue
imaginativo y productivo de la ciudadanía.

Kooiman, J, referenciado por Cerrillo Martínez (2004), considera que el concepto de


gobernanza está siendo utilizado en diversas subdisciplinas de las ciencias sociales, al expresar:
“A pesar de que hay numerosas diferencias en la manera en que es definido y utilizado, existen
elementos comunes tales como el énfasis en las reglas y las cualidades de los sistemas, la
cooperación para incrementar la legitimidad y la eficacia y la atención a nuevos procesos y
acuerdos público - privado. El éxito aparente del concepto parece ser que reside en que refleja la
necesidad social de nuevas iniciativas basadas en la realización de crecientes interdependencias
sociales”
Bauman Z., y Bordoni (2016), conciben la “gobernanza territorial’ , como opción estratégica
de auto-organización de la sociedad, para pensar y reflexionar la pérdida de capacidad de confianza
del Estado: “La confianza en la capacidad del aparato estatal para cumplir con su cometido
descansaba en el supuesto de que las dos condiciones necesarias para una administración efectiva
de las realidades sociales -el poder y la política- estaban en manos del Estado, que se suponía que
era una especie de amo soberano (exclusivo e indivisible) dentro de sus límites territoriales” (p.
26).
En dicho plano de consideraciones, continúa expresando Bauman y Bordoni (2016, 26): “La
separación entre los dos ámbitos, -entre lo global y lo local, entre el poder y la política- habría
supuesto una contradicción pendiente de solución si el poder no hubiera intentado “interferir” en
la política, es decir, si no hubiera tratado de recortar la diferencia, la distancia, entre los dos
términos y no se hubiera esforzado por homogenizar la conducta en ambos planos”.

En tanto, Alfie Coen (2016) señala que:


La gobernanza implica coordinación y conducción de procesos. Construcción de políticas
a partir de deliberación y negociación; formulación de consensos basados en cooperación,
con el fin de evitar el conflicto y promover la agenda social. Autonomía y auto-
organización de proyectos provenientes de la sociedad que refuerzan el potencial de
incidencia en las decisiones políticas, conducción renovada del Estado, así como una
gestión descentralizada y flexible; Se abren nuevos canales de interlocución entre el
56

gobierno y la sociedad civil. Diálogo y acción conjunta bajo acuerdo. Gestión política
fluida, flexible y participativa, proceso de largo alcance. (pág. 18).

Los aportes de D'eramo (2017), y Alfie Coen (2016), permiten inferir que la gobernanza
territorial sugiere un entramado de relaciones, interacciones, articulaciones, rupturas y conexiones,
como expresiones del pensar complejo del territorio, la región y la gestión pública, dado el interés
de dialogicidad de las relaciones Estado – sociedad – mercado, para resolver problemas,
aprovechar oportunidades y dinamizar el desarrollo regional, lo que implica la puesta en marcha
de amplias estrategias de participación entre actores, escenarios e instituciones.

Alfie Coen (2016), asume la gobernanza como:


Necesidad de difusión del poder a nivel sub-nacional, supra-nacional y la auto-organización y
autonomía de múltiples actores sociales (redes, comunidades y sector privado), con la intención
de hacer y formular políticas públicas. De esta manera, la gobernanza territorial será la puesta en
práctica de formas de planeación y gestión de dinámicas socio-espaciales. Acciones compartidas
entre múltiples actores que dan pie a políticas innovadoras con repercusiones territoriales.
Negociaciones entre stakeholders multinivel, en la búsqueda de consensos frente a conflictos
particulares. (pág. 18). Criterio compartido con Dallabrida (2003), al expresar que:
Gobernanza territorial es la capacidad de una sociedad organizada territorialmente,
para administrar los asuntos públicos, a partir de la participación conjunta y
cooperativa de los actores sociales, institucionales y económicos, incluidos sus
procesos y estructuras, con el objetivo de definir sus destinos. Con este sentido, a través
de la institucionalización de un proceso de concertación social regional, por el diálogo
entre los diferentes actores, es posible construir un plan estratégico de desarrollo de un
territorio o región, con la participación democrática de la sociedad, transformándose
en el “pacto socio-territorial”, a partir de una acción conjunta entre sociedad y Estado.
(pág. 61).

Así pues, la gobernanza se debate con la gobernabilidad de Estado. Daniel D'eramo (2017, 126),
en ‘Gobernabilidad, gobernanza... en definitiva, el Estado’, manifiesta que:
La gobernabilidad es una vieja y significativa preocupación que forma parte de la tradición
de discurso del pensamiento político occidental que aparece bajo ese concepto cuando una
57

crisis sistémica del capitalismo de bienestar pone en dudas la capacidad y estabilidad de


los gobiernos para tomar decisiones legítimas y efectivas. A través del enfoque de políticas
públicas adoptado por los organismos internacionales de crédito, la gobernanza, se ofrece
como la respuesta a la crisis de gobernabilidad y se centra no en el fortalecimiento del
monopolio de la decisión estatal, sino en su capacidad de establecer una red de relaciones
horizontales de interdependencia con otros actores institucionales tanto estatales como no
estatales.
De los textos citados, se deduce que la gobernanza podrá ser contributiva al Estado en lo
concerniente a la política, dada la poca consistencia de los gobiernos nacionales que se debaten en
el poder central, y los modelos de gestión pública, fundados en la gerencia de “arriba – abajo”;
hecho político en la gestión pública, que se están volviendo insuficiente, para dar respuesta a las
nuevas realidades que deviene de un mundo en constante transformación.

Kooiman, J. en Gobernar en gobernanza, referencia varios autores, y al respecto considera:

Existen diferentes teorías y modos de comprenderla (e.g. Kooiman, 2004; Mayntz,


2001; Dregde, 2010; Santana, 2009; Fayos Solà, Fuentes y Muñoz, 2012), siendo
la gobernanza un concepto que en algunos casos teoriza sobre nuevos modelos de
gobierno y gestión que tratan de alejarse del poder jerarquizado de los gobernantes,
e intentan apoyarse en los conocimientos y herramientas de la comunidad y el tejido
empresarial para trascender ciertas carencias y vacíos con que cuentan los primeros
a la hora de gobernar. No obstante, en otros casos también puede entenderse a través
de un enfoque que repite las verticalidades jerárquicas. ...

Y al respecto, Kooiman, continúa expresando:

El éxito aparente del concepto parece ser que reside en que refleja la necesidad social de
nuevas iniciativas basadas en la realización de crecientes interdependencias sociales. Una
forma de gobernanza es lo que se puede llamar gobernanza interactiva o socio-política. Esta
perspectiva de la gobernanza toma diferentes formas de interacción socio-política como
punto central en el que se establecen diferentes distinciones, tales como las que se dan entre
autogobernanza, cogobernanza y gobernanza jerárquica y entre órdenes de gobernanza tales
58

como el primer orden de gobernanza, que implica la solución de problemas y la creación de


oportunidades, el segundo orden de gobernanza, que contempla las condiciones
institucionales, y la metagobernanza que se refiere a los principios que gobiernan la propia
gobernanza.
Rangel C., Arturo R. (2018), en: Fundamentos y tendencias del nuevo
institucionalismo, plantea:

Nuevo institucionalismo en la ciencia política, le concede una atención


especial a los mecanismos, a través de los cuales, individuos y organizaciones
toman decisiones colectivas (Hernández, 2010). Desde la perspectiva del
nuevo institucionalismo, se pretende, hacer incidir a la institución en la
conducta humana, a través del fomento de valores colectivos, que fomenten
el ejercicio activo de los individuos dentro de la sociedad, pues, las
instituciones son un paliativo que de forma directa o indirecta, incentivan la
colectividad. Por medio del encuentro de enfoques teóricos, se busca
interpretar el desarrollo de una teoría institucional extensa. Para comprender
las implicaciones del nuevo institucionalismo; rescataremos las perspectivas
desde la ciencia política, pues, existen al menos siete versiones para
conceptualizar al nuevo institucionalismo (Peters, 2003:250); abordando
inicialmente a March y Olsen con el institucionalismo normativo….. Es así
como el nuevo institucionalismo “retoma el estudio del papel que desarrolla
el Estado como principal agencia productora de leyes, de estabilidad y de
integración política en la sociedad, importancia que también se le otorga a los
partidos políticos, grupos económicos, organizaciones no gubernamentales,
organizaciones sociales, etcétera” (Montecinos, 2005:7).
Fontaine, G. (2015), en “Análisis de políticas públicas, conceptos, teorías, métodos, en el
tercer capítulo (praxis), “aborda el tema de las transformaciones recientes del Estado, con
dos asuntos esenciales: la irrupción de actores no estatales en los procesos de formación
de las políticas públicas y los instrumentos de políticas. Sobre lo primero se hace un
recorrido por toda la discusión sobre los nuevos modelos de gobernanza y los enfoques de
política pública que emergen de allí, tales como el enfoque de redes, que serviría en los
procesos en América Latina para integrar comunidades excluidas de los procesos de toma
59

de decisiones, como se viene haciendo en países como Bolivia, donde la realidad social
desafía los paradigmas tradicionales del muy anclados en la racionalidad instrumental”.

Álzate Zuluaga, M. L. y Romo, G. la agenda pública en sus teorías y aproximaciones


metodológicas. Una clasificación alternativa, expresa:
En este sentido, proponemos examinar lo que se ha escrito agenda pública a través
de las aportaciones que teórica y empíricamente han realizado las variadas
perspectivas de aproximación, empezando por los diferentes nombres que esta ha
recibido: agenda de gobierno (Aguilar, 1993), agenda pública (Majone, 2006),
agenda de poder (Dorantes, 2008) o agenda formal, además de la clásica distinción
entre agenda pública, política y gubernamental (Casar y Maldonado, 2010).

De los textos convocados, la centralidad otorgada al diseño de políticas como problemática


superadora de la segmentación del campo en etapas o fases de un ciclo lineal, aunque provechosa,
puede resultar decepcionante; la centralidad otorgada a los modos de gobernanza como variable
explicativa, derivada del énfasis en las interacciones entre actores, podría llevar a incurrir en
determinismos y, especialmente, agravar el estiramiento conceptual del que ya sufre la noción de
gobernanza.

1.4.5. Ordenación del territorio.

En la época actual, el ordenamiento, como práctica de planificación territorial se ha


transformado en una herramienta de carácter más complejo y tema de discusión internacional, del
cual han llegado una serie de influencias, como lo muestra en la última década del siglo pasado la
Carta Europea (1984), cuya definición sobre el ordenamiento territorial se plantea en los siguientes
términos:
El ordenamiento territorial es la expresión espacial de una política económica, social,
cultural y ecológica de cualquier sociedad. Al mismo tiempo es una disciplina
científica, un proceder administrativo y por ende una acción política. Actúa como una
práctica interdisciplinaria en el orden científico, con base en una estrategia para un
desarrollo y orden regional equilibrado. (Hernández Peña, 2010, pág. 99).
60

En cuanto al significado de la ordenación del territorio, Sanabria Pérez (2014) señala que
“muchos expertos consideran que es uno de los términos más complejos y polisémicos, que
muchas veces se emplea de forma multifacética y a veces de manera equívoca. Ante este
planteamiento, resulta necesario hacer una aproximación conceptual” (pág. 16).

Amezquita, citado por el Departamento Administrativo de Planeación, Dirección Planeación


Estratégica Integral 2003, “la OT en sus características fundamentales, debe ser: Democrática: por
cuanto se debe incluir a todos los sectores de la población; global: abarca la coordinación de las
políticas sectoriales, regionales y locales; funcional: debe considerar desigualdades regionales;
holística: el tratamiento es integral ve el proceso como un todo, pero entendiendo sus partes y
prospectiva: ya que debe estudiar las tendencias y los desarrollos a largo plazo desde los ámbitos
de actuaciones económicas, ecológicas, sociales, culturales y políticas, y tenerlas en cuenta en su
aplicación al modelo territorial. (Sanabria Pérez, 2014, pág. 17).

El ordenamiento y orden deseado es un desafío, pues:


A pesar de que las discusiones generadas sobre ordenamiento a partir de los POT sean
relativamente recientes, el ejercicio de la organización territorial no es nuevo, y va de
la mano con la presencia de los seres humanos en el planeta. Esta presencia está
signada por la transformación y el establecimiento de supuestos órdenes sobre los
ámbitos donde se llevan a cabo las actividades cotidianas. (Hernández Peña, 2010, pág.
98).

En dicho postulado, el ordenamiento, además de contribuir a la protección del ser humano y del
ambiente, debe:
Permitir la autonomía local, principio —defendido por Fals Borda (1996)— desde el
cual se facilitaría lograr la unidad nacional y conciliar la autonomía local, objetivos
aparentemente divergentes. Sin embargo, esta divergencia se puede superar a partir de
una genuina voluntad política y, a la vez, de un ejercicio de mediación pedagógica en
el análisis y construcción de la organización territorial. (Hernández Peña, 2010, pág.
99).

La Ordenación del territorio convoca planeación estratégica territorial.


61

Según Fernández Güell (2006), la planificación estratégica de ciudades ha sido definida como:
Proceso sistemático, creativo y participativo que sienta las bases de una actuación
integrada a largo plazo, que define el modelo futuro de desarrollo, que formula
estrategias y cursos de acción para alcanzar dicho modelo, que establece un sistema
continuo de toma de decisiones y que involucra a los agentes locales a lo largo de todo
el proceso. (pág. 55).

A su vez, Farinós Dasí y otros (2005), la definen como: “”Esfuerzo orientado a generar aquellas
decisiones y acciones consideradas fundamentales para hacer realidad la visión de futuro deseada
por los principales agentes económicos y sociales de la ciudad, mediante una relación de objetivos
y de medidas para alcanzarlos, con prioridades bien establecidas”. (pág. 119).

Por su parte, en cuanto a prácticas transformadoras, estas requieren:


Un claro apoyo político que permita desarrollar enfoques innovadores de la
planificación más orientados a la aplicación (puesta en práctica), que preste la atención
necesaria a los nuevos conceptos (nueva conceptualización e interpretación de los
procesos territoriales), a los nuevos instrumentos de planificación, a la nueva relación
de fuerzas (cooperación, participación ciudadana, colaboración público-privada), a la
calidad de gestión (de las redes) y a la flexibilidad, para centrarse más en las estrategias
y marcos estratégicos (en renovación constante) que en los mismos planes y otros
instrumentos. (Farinós Dasí, 2010, págs. 93-94).
Fernández de Córdoba (2016), en ‘Teorías de la planificación territorial: métodos de decisión’,
manifiesta que: “La planificación es un proceso continuo, un ensamblaje de decisiones estratégicas
sucesivas. Se debe resolver el problema presente, enfrentándose a la incertidumbre paso a paso, de
forma iterativa e incremental, porque el futuro se construye con las decisiones actuales. Se ha de
sustituir el plan por la concatenación de decisiones estratégicas”. (pág. 365).
No obstante, en Colombia la planificación ha tenido un enfoque predominantemente
económico, dado que:
El territorio, entendido como un sustrato diverso, no se ha concebido de manera
integral, conjugando las diferencias regionales y la gran riqueza cultural y ecológica.
Esto ha traído como consecuencia la existencia de zonas cuya riqueza natural no se
62

maneja de manera armónica desde una perspectiva sustentable, como es el caso de la


zona del Chocó biogeográfico, para citar un ejemplo. (Hernández Peña, 2010, pág. 99).

En este sentido, la teoría y práctica de la planificación territorial ha configurado su propia


historicidad, caracterizada por la participación de los actores locales, las finalidades del Estado,
los intereses de los gobiernos, y las demandas de la realidad cultural, en el marco de la crisis
planetaria que afectan las relaciones locales – territoriales.

En tanto, la planeación estratégica convoca participación y empoderamiento.

Canales, J. M. (2005) expone las variables explicativas que demandan una mayor participación
ciudadana, más plural y flexible en el ámbito local. Estas son:
1) la proximidad; 2) la complementariedad de lo local con lo global; 3) la diversidad,
la complejidad y la pluralidad de redes políticas y sociales existentes en el nivel local;
4) la preeminencia de lo urbano; 5) la aparición de nuevos problemas y conflictos
sociales, medioambientales; 6.) la lucha contra la inseguridad ciudadana; 7) el debate
público mayor y más intenso sobre el presupuesto local; 8) la necesidad de
fortalecimiento de la pertenencia e integración del ciudadano en una determinada
comunidad humana y política; 9) la generalización de la heterogeneidad social y
política; 10) la aparición de grandes aglomeraciones urbanas; 11) la accesibilidad de
la ciudadanía a las instituciones y políticos locales, etc. (págs. 194-195).

Bacqué, Rey y Sintomer (2012), en su teoría política han estudiado el desarrollo de nuevos
modelos fundados sobre las nociones de democracia “participativa”, “deliberativa” o “técnica”,
mediante el desarrollo de dispositivos participativos locales: a) asambleas micro locales; b)
referéndums; c) consejos de barrio; d) fondos del barrio; e) presupuestos participativos; f)
desarrollo comunitario; g) jurados ciudadanos; h) comisiones consultativas; e i) planes estratégicos
participativos y planes de desarrollo comunitario. Incorpora el concepto de ‘gestiones
participativas’ como elemento articulador entre la sociedad y el Estado, pues se considera un
instrumento político valioso y determinante.
63

En lo que respecta a los stakeholders o grupos de habitantes constituidos en torno a proyectos,


dicho autor propone que debe ser la participación la que apunte a las diferentes formas para
movilizar a los habitantes, reconstruir sus ámbitos de sociabilidad, recrear su lugar, abrir espacios
de reencuentro y de intercambio que reemplacen formas antiguas de sociabilidad, formar nuevos
interlocutores o líderes aptos para organizar su colectividad y superar ciertos conflictos, así: “La
participación parece ser una de las posibles claves para actuar, en la medida en que se trata de
invertir las espirales de la desocialización, del aislamiento y del repliegue, de retejer los lazos, de
dar premios a los excluidos (y tal vez tomarlos en cuenta)”. (Bacqué, Rey, & Sintomer, 2012, pág.
129).

Estos acercamientos participativos, según Sintomer (2010), llaman a “reconstruir el tejido


social” (Francia) o “comunitario” (Estados Unidos), a aumentar el “capital social” de los más
desfavorecidos (Putman, 2000) o, más aún, a “incluir” a los “excluidos” o a aquellos que se ven
afectados por la “marginalidad” (América Latina). Todo lo anterior mediante el empowerment,
entendido como el proceso de inserción social por el cual los grupos hacen valer su cultura y sus
intereses, poniéndose en evidente otros factores suplementarios y derivados de activación socio-
política de escala local, interfiriendo en las distintas esferas o dispositivos con el objetivo de
mejorar la gestión y modernización de la administración.

Por consiguiente, hay que reconocer que en la actualidad sigue vigente el círculo vicioso
propuesto por MacPherson sobre la imposibilidad de alcanzar un grado elevado de democracia
participativa, dado que: “Para lograr una mayor participación social es necesario reducir las
desigualdades sociales, aunque para lograr la reducción de las desigualdades sociales se haga
igualmente indispensable incrementar la participación social. Si no se disminuyen las
desigualdades políticas, económicas y sociales, la idea de una ciudadanía activa y comprometida
puede quedar en papel mojado”. (Conejero Paz, Globalización, gobernanza local y democracia
participativa, 2005, pág. 28).

En lo concerniente al empoderamiento y la transformación, en América Latina se reconocen


dos referentes fundamentales en la promoción de la participación popular como forma de
democratizar el poder y de generar relaciones sociales más igualitarias: Fals Borda y Paulo Freire,
quienes: “Vincularon su lucha por el cambio social a la construcción de una subjetividad crítica y
64

emancipada. La participación para ellos fue el medio más eficaz para que los sectores subordinados
y explotados pudieran visibilizarse, hacer oír sus reclamos y reivindicaciones, tomar posesión del
espacio público y generar acciones de transformación social”. (Oraisón, 2016, pág. 92).

Si bien, Fals Borda trabajó con comunidades campesinas de Colombia, México y Nicaragua
intentando impulsar su participación en los procesos de desarrollo mediante esfuerzos propios de
organización: “Su principal propósito fue la construcción de lo que él llamó “poder popular” o
contra política, “un poder especial (…) que pertenezca a las clases y grupos oprimidos y a sus
organismos, con el fin de defender los justos intereses de éstos y avanzar hacia metas compartidas
de cambio social en un sistema político participativo” (Fals Borda, 1985). (Oraisón, 2016, pág.
92).

Lo que pretendía dicho autor era: “Construir herramientas intelectuales propias de las clases
trabajadoras y humildes, que han llevado injustamente el peso del desarrollo, para enriquecimiento
de otras clases, y formar organismos de base como cooperativas; sindicatos, centros artesanales y
culturales, brigada de educación y de salud que permitieran hacer frente a situaciones reales con
movilizaciones, justificadas, creación de trabajo y empleo, aumento el ingreso y mejoramiento del
nivel de vida de las comunidades”. (Fals Borda, 1985, pág. 19).

Oraison (2016), refriéndose a Freire, expresa:


Por su parte, para Freire, la ciudadanía es Un potencial humano que se realiza en la práctica,
que se verifica, no en su carácter adscriptivo, sino en su carácter activo, es decir, en la
participación real y efectiva y, en consecuencia, en la acción política. Al abonar al
postulado de la democracia participativa, esta perspectiva se hace particularmente
significativa para Latinoamérica. En la región, como en otros lugares de occidente, los
modelos de democracia representativa y la economía de mercado, ajustados sin fricciones
al modelo hegemónico neoliberal, han reducido fuertemente las oportunidades y escenarios
de participación genuina planteando la clausura a un proyecto de democracia moralmente
deseable en el que se escuchen y sean tenidas en cuenta todas las voces, especialmente
aquellas que luchan por su reconocimiento. (Oraisón, 2016, pág. 93).
65

1.4.6. Una La Nueva Gestión Pública Convocante

Al estudiar, debatir e investigar los rasgos de la Nueva Gestión Pública, se descubren variedad de
autores clásicos que han fundado conceptos estratégicos: Hood (1991); Aucoin (1990); Lane
(2000): Kettl (2000); McLaughlim (2002).

Autores que en su artículo “Implementando la nueva gestión pública: problemas y desafíos a la


ética pública. El caso chileno”, referencia Pliscoff Varas, Cristian (2017), al expresar: “En esta
revisión se ha puesto de manifiesto que existen nuevas ideas que han llegado a determinar cómo
se administran o gestionan las instituciones públicas, para aggiornar las administraciones públicas,
logrando de esta manera, supuestamente, una mejor gestión. Del mismo modo, se presentan las
condiciones en su implementación y potenciales costos”.

En el caso de América Latina, continúa expresando Pliscoff Varas, Cristian (2017):

La literatura académica nos ha entregado una serie de trabajos que van desde una
suerte de declaración de muerte de este paradigma (Guerrero, 200), hasta otros que
plantean que muchos de los cambios generados en nuestras administraciones
públicas en el último tiempo, no necesariamente tienen una justificación o relación
con la “moda” de la NGP (Cejudo, 2008)). El aporte de estas posturas es que han
puesto de manifiesto que no se puede mantener una actitud ingenua respecto de un
paradigma, esencialmente generado en los países desarrollados con historias y
culturas administrativas muy diferentes.

Skinner, E. y García Sánchez, M, I. (2018), también colocan su palabra, al expresar:

La nueva gestión pública: evolución y tendencias: La nueva gestión pública


persigue la creación de una administración eficiente y eficaz, es decir, una
administración que satisfaga las necesidades reales de los ciudadanos al menor
coste posible, favoreciendo para ello la introducción de mecanismos de
competencia que permitan la elección de los usuarios y a su vez promuevan el
desarrollo de servicios de mayor calidad. Todo ello rodeado de sistemas de control
que otorguen una plena transparencia de los procesos, planes y resultados, para que
66

por un lado, perfeccionen el sistema de elección, y, por otro, favorezcan la


participación ciudadana.

López, Andrea y Arboleda Sergio (2016). Los fundamentos de la Nueva Gestión Pública, lógica
privada y poder tecnocrático en el estado Mínimo:

El fenómeno de la Nueva Gestión Pública (NGP), o también referenciado como


New Public Management (NPM), encarna el actual derrotero de la política
neoliberal en materia de “modernización” de las administraciones públicas.
Significativamente, una vez transcurrido el activo proceso de “reestructuración”
tendiente a minimizar el rol del Estado en diferentes esferas de la actividad
económica y social, desde los propios organismos financieros internacionales se
impulsó una variante crítica de las políticas derivadas del “Consenso de
Washington”, haciendo énfasis en la ampliación de la capacidad institucional y en
la eficacia de la acción estatal para el buen funcionamiento de los mercados.

Al respecto, López, Andrea y Arboleda Sergio (2016), continúan expresando:

Así, el Banco Mundial, el FMI, el BID y la OCDE comenzaron a fomentar la


implantación de un nuevo vocabulario, que fue rápidamente adoptado por los
gobiernos latinoamericanos a instancias de los “expertos” o consultores
provenientes de distintas consultoras, “fundaciones” y universidades privadas que
los sucesivos gobiernos utilizaron como masa crítica para el ajuste en el sector
público. Términos tales como “gestión por resultados”, "mejora continua de la
calidad”, “satisfacción al cliente” o “gerencia de contratos” adquirieron predominio
en los nuevos programas de “modernización” del Estado, como condición necesaria
para recibir los créditos de los organismos financieros internacionales que, en el
caso argentino, entre 1999 y 2003 comprendieron más de treinta millones de dólares
Pero mas allá de la retórica, el resultado concreto de la aplicación de estas
propuestas innovadoras (o, en muchos casos, de “moda”) tuvo mucha menor
difusión.
67

Hoy, la nueva gestión pública territorial es campo de conocimiento emergente, dado que:
“Mucho saber social enmarcado en la manera tradicional de “hacer ciencia” a partir del ideal
moderno de racionalidad, y atrapado en las dicotomías que del mismo dimanan… signado por
rasgos distintivos que, a su vez, fueron plasmando, mutatis mutandi, otra dicotomía: la del llamado
saber académico o saber institucional versus el llamado saber del activista social o saber
comunitario”. (Sotolongo Codina, 2006, pág. 79)

En la obra ‘La revolución contemporánea del saber y la complejidad social: hacia unas
ciencias sociales de nuevo tipo’, Sotolongo Codina y Delgado Díaz (2006) presentan las siguientes
vías de posibilidad para afrontar dichas dicotomías, que por extensión, podrán ser aplicables a la
gestión pública territorial, como campo de conocimiento emergente. Véanse las más pertinentes:
Una orientación hacia formas mixtas organizativas de la indagación social, más
colectivas y orientadas hacia la conformación de equipos de investigadores.
Una orientación hacia formas participativas de implementación de la investigación
social, orientadas a -e involucradas con- una investigación en y dentro de las propias
realidades sociales a investigar, en el seno de las comunidades sociales que se
investigan, dondequiera que estén.
Una orientación hacia formas transformadoras de vehiculación de la indagación
social, orientadas hacia la propiciación-desde-abajo (no hacia el diseño-desde-arriba)
del cambio social. (pág. 84).
Los nuevos aprendizajes territoriales también son desafío para la gestión pública, en cuanto
resultado de las transformaciones que devienen de la matriz de dominación: comunicaciones,
informaciones y conocimientos, en la medida en que convocan otras comprensiones que suscitan
tránsitos – rupturas, fundados en la metáfora: del plano monocromático (gestión) al plano
policromático (gestas).

La siguiente tabla, permite visibilizar de manera sintética dichos aprendizajes, los cuales podrán
ser objeto de profundización en otras obras o indagaciones.

Tabla 1.
Aprendizajes territoriales emergentes.
Tipo de aprendizaje Características
68

Aprendizaje adaptativo. Lógica de “pregunta / problema / problemática”.


Estación de conocimiento: epistemológica.
Manifestación de conocimiento: explícito.
Pensamiento teórico / estatuido / documentado.
Interés pragmático.
Búsqueda de eficiencia / eficacia.
Aprendizaje generativo / generador / Lógica de “problematización / imaginación /
potencial / potenciador. creación”: constitución de sujeto.
El problema crucial de conocimiento.
Estación de conocimiento: ontológica.
Manifestación de conocimiento: tácito.
Pensamiento epistémico / instituyente –
constituyente.
Aprendizajes colectivos / interactivos / Aprender a “ser / aprender / vivir juntos”:
emprendedores. articulando sujetos – procesos – organizaciones.
Búsqueda de dignidad humana.
Aprendizajes aumentativos / expandidos. Realidad argumentada.
Comunidad virtual: cibercomunidad /
ciberculturas / cibersociedades.
Aprendizajes invisibles / inesperados. Se aprende en red de redes.
Otras educaciones.
Otras formas de gestar / producir conocimiento.
Mucho locus.
Valor óntico.
Nota: elaborada por Silvio Cardona, abril de 2016.

2. Perfilando Sujetos Epistémicos Territoriales

Por sujetos epistémicos territoriales, se comprende el entramado de seres humanos, que


mediados por la formación y el conocimiento, constituyen características propias al imaginar,
69

pensar y crear región vital, suscitando articulaciones cercanas y lejanas en su mundo fenoménico.
Dicho entramado, se refleja en los sujetos participantes, a través de los talleres de gesta realizados
(ver anexo 2).

2.1. Identificación de Sujetos Territoriales

Tabla 2.
Tipologías de sujetos territoriales.

Tipologías Características No. %

Un ser vivo que por su sentir, intuir y pensar, construye,


Sujeto biológico de-construye e integra realidad(es), como mundos 5 14 %
simbólicos.

Ser complejo en acción humana y praxis distintas que le


Sujeto estratega 7 19 %
transforman, deforman y conforman.

Sujeto en movilidad constante que reconoce su contexto


Sujeto camaleón 2 6%
y accionar en incertidumbre, imposible de predecir.

Sujeto intuitivo Un ser amigo de la evidencia, fascinante por la evocación


3 8%
mental de ideas o imágenes.

Sujeto sombra /
Sujeto que se expande en fantasías creando mundos
fantasmal 4 11 %
paralelos para cotejar, comparar y valorar su discurrir.

Sujeto enclaustrado en el tiempo y límites físicos,


Sujeto instalado subordinado a las directrices y códigos nominales del
3 8%
territorio; atrapado en su propia lógica del pensar, actuar,
vivir y convivir.
70

Sujeto que encarna la morada donde nace, crece y se


Sujeto physis desarrollan los sueños, quizás los fantasmas, para 2 6%
expresarse.

Sujeto vacío Sujeto ausente de compromiso con el proyecto territorial. 2 6%

Sujeto territorial que tiene misiones, delegaciones,


Sujeto agente
representaciones; quizá es el sujeto mediador de las 8 22 %
relaciones Estado – sociedad – territorio – comunidad.
Total 36 100 %
Nota: elaborada por Silvio Cardona González, julio de 2015.

El grupo clave presentó el siguiente comportamiento, derivado de sus contribuciones: el 22 %


se reconoce como un sujeto agente, es decir, un ser humano comprometido con una misión, una
delegación o un rol, que se asume como mediador para encontrar grados o indicios de calidad de
vida, privilegiando el interés general que debe connotar la importancia que la región tiene en el
contexto local y global; aquí entran todos los actores como los gobiernos, los líderes sociales y
comunitarios, los profesionales, los empresarios, los padres de familia u otros que siempre actúan
en virtud de una misión o un rol.

El 19 % se asume como sujeto estratega, que no alejado de la misión de agente, ejerce la acción
humana y la práctica territorial con visión de mediano y largo plazo, para lograr construir
capacidades en el territorio.

El 14 % se sitúa como un ser biológico, en tanto su acción no lo explica desde la disciplina


biológica, sino desde la lógica misma de ser vivo, situado y trascendente posible de concebir su
propia autonomía; asunto que es imposible lograr si ese sujeto se queda en una visión mecanicista
y determinista del territorio.

El 11 % expresa que en el territorio también está presente el sujeto sombra / fantasmal, que se
moviliza, al estilo de una metáfora, en despliegues claros y oscuros del territorio que siempre se
agigantan, con presentimientos animalistas, y esto posiblemente es un producto histórico del
inconsciente humano.
71

El 8 % considera la presencia del sujeto instalado y el sujeto intuitivo; ambos sujetos se


encuentran atrapados en el tiempo y el espacio, y actúan desde su lógica individual en desmedro
del interés colectivo.

El 6 % corresponde a los sujetos camaleón, physis y vacío, por cuanto están caracterizados por
una fuerte movilidad cambiante pero intermitente, extraños al caos y la incertidumbre, pero
encarnados en sus propias miradas y sueños de usufructo, lo que conlleva a sujetos ausentes del
compromiso con el territorio.

Comportamiento de las tipologías de sujetos territoriales


Sujeto biológico
Sujeto agente 14%
22%

Sujeto estratega
Sujeto vacío 19%
6%

Sujeto physis
6%

Sujeto camaleón
Sujeto instalado
6%
8%
Sujeto sombra / Sujeto intuitivo
fantasmal 8%
11%

Gráfica 1. Comportamiento de las tipologías de sujetos territoriales. Fuente: elaborada por Michael
Ocampo Cardona, noviembre de 2017.

El sujeto agente es la tipología más sobresaliente (22 %), seguida por la singularidad, diversidad
y pluralidad de sujetos. He ahí la riqueza de un territorio, que se convierte en desafío de la nueva
gestión púbica, porque conlleva responsabilidad por parte de los administradores públicos y líderes
sociales, reconociendo en la diferencia el inmenso potencial de humanidad de quienes son
soberanos en su hábitat. Tipologías, en cuanto expresiones de ideas, creencias, sueños, ideologías,
doctrinas, filosofías, que de manera positiva o negativa emana de la condición de sujeto político
para hacerlas vida en los diferentes ámbitos y roles en los territorios.
72

Los atributos de sujeto: “agente y estratega”, podrán ser de interés del ejercicio de la gestión
pública territorial; los atributos de sujeto “biológico, psiquis, intuitivo”, emanan de la condición
psicológica; los atributos de sujeto “sombra, fantasmal, vacío”, perfilan una comprensión
psicológica – sociológica. Atributos del sujeto territorial que encarnan categorías emergentes de
índole interdisciplinar y transdisciplinar, posibles de abordar en contextos de aplicación, como la
región vital.
Es pensar – comprender el sujeto territorial como noción extremadamente controvertida, en
evidencia propia o figurada, pues las fronteras de la región se perfilan, dinaman y difuminan en el
sujeto humano – político del territorio.

2.2. En Búsqueda del Sujeto Territorial

En este ítem, se acude a la figura compleja: “textos – pretextos”, presentando, analizando e


interpretando los imaginarios radicales y colectivos de los participantes en los círculos de
conversación, que, fundados en “textos” de filósofos clásicos y contemporáneos privilegiados en
la investigación (Francis Bacon, Gaston Bachelard, Edgar Morin) y del profesor Silvio Cardona
González, suscitan “pretextos”, que se expresan en alternativas para transitar con fuerza a la
diversidad de comprensiones de región vital.

2.2.1. Textos – pretextos desde los Ídolos de Bacon8.

Texto – pretexto 1:
“Haciéndose eco de las argumentaciones de los escépticos, la percepción ingenua no ofrece
ninguna garantía segura para un recto conocimiento de la naturaleza” (Bacon, 2009).

Por percepción ingenua del territorio, se podrá comprender la mirada de los sujetos que se agota
en determinismos físicos, naturales, geográficos y obras públicas de la región.

8 Francis Bacon, en su obra Novum Organum identifica cuatro tipos distintos de ídolos: ídolos de la tribu, ídolos de la
cueva, ídolos del foro o del ágora y los ídolos del teatro o espectáculo; todos ellos juegan un papel importante en la
dificultad presentada al momento de apropiarse de la realidad, plantea la necesidad de mantener una aptitud escéptica
frente a todo el conocimiento obtenido, pero plantea la posibilidad de un conocimiento objetivo si se realiza antes una
reforma del método para alcanzar la verdad; un primer paso en la reforma del método se hacía limpiando la mente de
errores que siempre están presentes cuando se realiza una investigación, esos errores son los “ídolos”, como
“prejuicios” que se presentan al espíritu y que no permiten la correcta interpretación de la naturaleza.
73

Ejemplos que dan la idea de “percepción ingenua” de región, por parte de los sujetos
participantes en los círculos de gesta: las obras de progreso del municipio que adelantan los
gobiernos municipales; los valores ciudadanos que fomentan los gobiernos y líderes sociales; la
administración municipal trabajando con otras administraciones de municipios cercanos; y la
negación por parte de algunos ciudadanos por reconocer las ejecutorias de los gobiernos
municipales.

Percepciones ingenuas de los sujetos, que en términos de Bacon, no ofrecen garantías seguras
para un recto conocimiento del territorio, esto, en posición de los escépticos, pero que si se saben
aprovechar y estimular, como estadio nocional / intuitivo del conocimiento humano
comprometido, podrá convertirse en recurso vital insoslayable para la comprensión del territorio /
región.

Tabla 3.
Comportamiento de un ejemplo de percepción ingenua de territorio.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Obras y progreso 3 37 %
Nuevos valores 3 37 %
Administración asociada – colegiada 1 13 %
Negación 1 13 %
Total 8 100
Nota: elaborada por Michael Ocampo Cardona, noviembre de 2017.

La siguiente gráfica muestra dicho comportamiento:


74

Comportamiento de un ejemplo de percepción ingenua del


territorio
Negación
13%
Administración
asociada - Obras y progreso
colegiada 37%
13%

Nuevos valores
37%

Gráfica 2. Comportamiento de un ejemplo de percepción ingenua de territorio. Fuente: elaborada


por Michael Ocampo Cardona, noviembre de 2017.
Así pues, se proponen tres alternativas para contrarrestar la percepción ingenua del sujeto:
formación – capacitación; concientización; y fomento del trabajo colectivo. Alternativas que están
determinadas por el valor que tienen en los sujetos, todas las acciones que potencien las estructuras
mentales, las emociones y los valores sociales en el quehacer presente y futuro de los territorios,
como despliegues éticos y políticos que desarrollan conciencia profunda, y urgencia de trabajo en
equipo, para perfilar liderazgo situacional en la gestión pública territorial. La conciencia profunda,
es el estadio más elevado de la inteligencia humana que conlleva así mismo compromiso
ciudadano, solidaridad, respeto, entre otros valores que podrán constituir el espíritu humano y
social del territorio.
Los resultados en este texto – pretexto 1, permiten inferir que la percepción ingenua de región,
corresponde a los atributos de sujeto territorial “biológico, psiquis, intuitivo”, que, como se hizo
explicita en la reflexión que le antecede (tipologías de sujetos), emanan de la condición
psicológica; asunto – comportamiento que en alto grado perfila un sujeto territorial atrapado,
ensimismado, so pena de no lograr desarrollar niveles de conciencia profunda con su territorio. La
ingenuidad, en términos de Bacon “no ofrece ninguna garantía… “.

Texto – pretexto 2:
75

“Para que la “percepción ingenua” pueda convertirse en experiencia científicamente utilizable


debe ser purgada de otra suerte de impurezas, que se van generando en las representaciones
habituales” (Bacon, 2009).

Impurezas que el sujeto interioriza para generar representaciones habituales en la comprensión


del territorio; el término “impurezas” alude a las “falsas representaciones” de la mente humana, lo
que Bacon denomina “ídolos”, y que se podrá utilizar como dominio simbólico para significar los
obstáculos que se anteponen para el avance del conocimiento científico. Impurezas, en cuanto
despojos, inconformismos y proyección de un futuro no pensado, que se constituyen en
mecanismos justificatorios de un sujeto instalado / enclaustrado, con bajos niveles de conciencia
social y ciudadana.

Tabla 4.
Impurezas interiorizadas por el sujeto.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Despojos 3 21 %
Inconformismos – corrupciones 7 50 %
Proyección de futuro 4 29 %
Total 14 100 %
Nota: elaborada por Michael Ocampo Cardona, noviembre de 2017.
Los participantes en el círculo de gesta expresan que las impurezas que el sujeto interioriza para
comprensiones del territorio, se dan así: el 50 % de los participantes manifiesta que son los
inconformismos y las corrupciones; el 29 % a proyección de futuro; y el 21 % a despojos. Términos
del pensar y lenguajear de los habitantes del territorio.
76

Impurezas interiorizadas por el sujeto

Proyección de Despojos
futuro 21%
29%

Inconformismos -
corrupciones
50%

Gráfica 3. Impurezas interiorizadas por el sujeto. Fuente: elaborada por Michael Ocampo Cardona,
noviembre de 2017.

Las alternativas propuestas por los participantes para eliminar impurezas mentales en la
comprensión del territorio, son entre otras, en lo relacionado con “consenso y concertación”:
términos que estimulan la necesidad de contar con una sociedad en convivencia y tolerancia, como
desafíos para lograr armonía en los territorios, de manera que se pueda vivir y convivir juntos, al
estilo de la aldea global.

Y, en cuanto a la “gestión del conocimiento”: como enfoque teórico y estrategia para promover
procesos de cambio y transformación de los territorios, dado que, de manera intencionada, los
saberes humanos y sociales del territorio son rasgos y atributos de la cultura local – territorial, que
podrán transitar a saberes científicos y tecnológicos mediante procesos de generación, desarrollo,
transferencia, aplicación, visibilización y comunicación del conocimiento.

Los inconformismos, las corrupciones, los despojos, en cuanto expresiones del comportamiento
de los sujetos, podrán transitar de manera proactiva a los consensos, concertaciones, y
negociaciones cultuales entre sujetos, en perspectiva de proyección de un futuro del territorio.

Los resultados en este texto – pretexto 1, permiten inferir que dichas impurezas - tránsitos, en
términos de Bacon, tienen relación con los atributos de sujeto territorial “instalado, sombra”, que,
como se hizo explicita en la reflexión que le antecede (tipologías de sujetos), emanan de la
77

condición psicológica - sociológica; asunto – comportamiento que en alto grado perfila un sujeto,
posiblemente “fantasmal” o “vacío”, suceptible de transitar a un sujeto territorial proactivo.

Texto – pretexto 3:
Suponer “orden y finalidad” en su micro mundo es una apetencia humana, que en el marco de
la reflexión filosófica, se ha vuelto paradigmática para la comprensión del territorio, so pena de
que, si no se dan estas condiciones, se podría presentar un “caos”, concebido este como una
manifestación de desplome de un mundo constituido, ordenado con tendencias finalitarias bien
determinadas; en tanto, es seguir dando primacía a suposiciones y reconocer la necesidad de contar
con derrotero.

La siguiente tabla presenta los datos de manera organizada:

Tabla 5.
Comprensión de región como orden y finalidad.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Primacía de suposiciones 5 46 %
Derrotero para tomar decisiones 4 36 %
No responde 1 9%
Respuesta no pertinente 1 9%
Total 11 100 %
Nota: elaborada por Michael Ocampo a partir de las contribuciones de Julián Andrés Gómez,
noviembre de 2017.
78

Comprensión de región como orden y finalidad


Respuesta no
pertinente
No responde 9%
9%
Primacía de
suposiciones
46%

Derrotero para
tomar decisiones
36%

Gráfica 4. Comprensión de región como orden y finalidad. Fuente: elaborada por Jonathan
Tamayo a partir de las contribuciones de Julián Andrés Gómez, noviembre de 2017.
Las alternativas que se proponen para no agotar la comprensión de región vital solamente en el
orden y la finalidad, son, entre otras: la promoción de la creatividad, es hoy una exigencia de la
formación abierta, que implica por parte de la educación, asumir comprensiones pedagógicas para
incentivar en los sujetos el desarrollo de ideas plausibles que dejan huellas competenciales en el
acto de imaginar, pensando creativamente.

Orden y la finalidad, convocan otros determinismos en la comprensión de región, como medida


del mundo externo, como entidad ciega; es herencia de la modernidad, al contemplar el mundo
fenoménico, matematizado de Newton, analítico, en desmedro de comprensiones complejas de la
región que convocan tejidos, articulaciones, macrovisiones, mediante las cuales son posibles las
andaduras en el caos, la incertidumbre; rasgos de los nuevos tiempos.

Los resultados en este texto – pretexto 3, permiten inferir que el orden y la finalidad son
preocupaciones constantes de los sujetos territoriales “agentes, estrategas”, posiblemente
“instalados”, cuyos imaginarios radicales, se expresan en las prácticas de gestión ública
cimentadas en ato grado en las condiciones de legalidad, estatutos y la jerarquía.

Véase, al respecto:
79

Tabla 6.
Los asuntos estratégicos de región como medida del mundo externo.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Integración/globalización 5 62 %
Fuera de nuestros hogares (no pertinente) 1 13 %
No responde 2 25 %
Total 8 100 %
Nota: elaborada por Johnatan Castaño González, a partir de las contribuciones de Julián Andrés
Gómez, noviembre de 2017.

Región como medida del mundo externo

No responde
25%

Fuera de nuestros
hogares (no
pertinente) Integración / globalización
13% 62%

Gráfica 5. Región como medida del mundo externo. Fuente: elaborada por Johnatan Castaño
González a partir de las contribuciones de Julián Andrés Gómez, noviembre de 2017.
La región como mirada externa, deviene de los factores asociados a la integración y
globalización del mundo, como variables complejas de la sociedad mundo, que trastoca la vida de
los territorios, suscitando nuevas problemáticas que la gestión pública deberá abordar. Desafío,
que según los participantes en la conversación, se podrá contrarrestar con “participación” y no
“invasión”.

Tabla 7.
Variables determinantes de la comprensión ciega de región.
Variables determinantes Frecuencia Porcentaje
80

Egoísmo 4 45 %
Falta de estudios/investigaciones 1 11 %
Diversidad de opiniones 2 22 %
No responde 2 22 %
Total 9 100 %
Nota: elaborada por Johnatan Castaño González a partir de las contribuciones de Julián Andrés
Gómez, noviembre de 2017.

Comprensión ciega de región

No responde
22%

Egoísmo
45%

Diversidad de
opiniones
22%

Falta de estudios /
investigaciones
11%

Gráfica 6. Comprensión ciega de región. Fuente: elaborada por Johnatan Castaño González a partir
de las contribuciones de Julián Andrés Gómez, noviembre de 2017.

Comprensión ciega de región que se expresa a través del egoísmo y la diversidad de opiniones,
carentes en alto grado de investigación, innovación, intereses e identidad con el territorio. El
empoderamiento en la organización, gestión y capacitación, podrán constituirse en alternativas
viables para avanzar.

El egoísmo, sumado a la diversidad inconsciente, incentiva un sujeto territorial “sombra, vacío,


fantasmal”, que reclama de la gestión pública de la región, nuevas formas o maneras de inclusión,
que podrán hacer parte de iniciativas programáticas de los gobiernos, líderes sociales, la familia,
educación o de política social.
81

En síntesis, en dichos textos – pretextos, que nos ofrece Fracis Bacon con los “ídolos”, ponen
de manifiesto el interés seleccionar y desarrollar estrategias que contrarresten, aquellas “falsas
representaciones engañosas de la mente” , para avanzar a la comprensión de región vital.

2.2.2. Textos – pretextos desde los “Obstáculos Epistemológicos” de Gaston Bachelard9.

Texto – pretexto 1:
“El conocimiento de lo real es una luz que siempre proyecta alguna sombra: jamás es inmediata
y plena. Las revelaciones de lo real son siempre recurrentes: Lo real no es jamás “lo pensado”
(Bachelard, 2004).

Lo “real” en la compresión de región, es desafío ineludible de la nueva gestión pública.


Entonces: ¿qué es lo real en la comprensión de región?

Expresiones de los participantes en el círculo de gesta: en el plano comprensivo, una acción del
sujeto territorial por rigor se lleva a cabo para llegar al entendimiento, es discernir sobre el
territorio, que es la palabra misma que le representa. Lo “real” que siempre proyecta algunas
sombras, está determinado por una tipología de comprensiones: pragmática, positivista,
imaginada, planificable y prospectiva; véanse a groso modo:

Compresión pragmática
Preguntas que devienen comprensiones pragmáticas: ¿cuáles son las ideas que producen
resultados eficaces para el territorio?; ¿cuál es el valor práctico de lo que se hace en el territorio?;
¿cuál es la validez para nuestras vidas? Preguntas que apuntalan la comprensión pragmática del
territorio, en la medida en que buscan consecuencias prácticas del pensamiento y criterio de
verdad, según la eficacia y el valor que demuestra tener para la vida.

Comprensión positivista

9La formación del espíritu científico es uno de los grandes aportes que realizó Bachelard a la moderna teoría del
conocimiento, al posicionar la figura de obstáculo epistemológico: “estos son dificultades psicológicas que no
permiten una correcta apropiación del conocimiento objetivo”.
82

Preguntas que avalan la comprensión positivista: ¿cuáles son las leyes y teorías que explican
los fenómenos del territorio?; ¿cuáles son las pruebas documentadas que dan fe del desarrollo
territorial? Preguntas que se centran en reconocer que el método científico es el único método para
el conocimiento auténtico, que solamente puede surgir de la afirmación de las teorías.
Comprensión imaginada
Preguntas que afianzan la comprensión imaginada del territorio: ¿por qué y cómo erradicar la
noción peyorativa de imaginar el territorio?; ¿cuál es el valor agregado al imaginar nuestro
territorio?; ¿cué imaginar para tener un territorio vital? Comprensión imaginada en la que
predominan diversas formas de entendimiento, al ser concebidas desde una actitud racionalista o
intelectualista, como un orden sui generis de irrealidad que escapa al dominio de lo racional, y en
otras ocasiones, sin embargo, se contempla lo imaginario como una fuente de riqueza vital que a
través del ensueño impregna la vida de los individuos y de la sociedad.

La siguiente tabla, presenta en datos dichas comprensiones:

Tabla 8.
Comprensiones imaginadas de los sujetos.
Afinidad de respuestas Número de respuestas Porcentaje
Comprensión pragmática 4 37 %
Comprensión positivista 3 27 %
Lo planificable y lo 3 27 %
prospectivo
Comprensión imaginada 1 9%
Total 11 100 %
Nota: elaborada por Adriana Lucía Grajales, noviembre de 2017.
83

Comprensión de lo "real" de la región


Comprensión
imaginada
9%
Comprensión
Lo planificable y pragmática
lo prospectivo 37%
27%

Comprensión
positivista
27%

Gráfica 7. Comprensión de lo “real” de la región. Fuente: elaborada por Adriana Lucía Grajales,
noviembre de 2017.

Texto – pretexto, que conlleva la complejidad de lo real, pero, ¿es real la realidad?, ya que lo
que se llama realidad o mundo fenoménico del que forman parte los seres humanos en el territorio,
está a la vez, fuera y al interior de cada uno de estos.

Con vehemencia, se afirma que la realidad del territorio está fuera de los humanos, por ello está
presente independientemente de la existencia. De esta manera, se acepta que la realidad cósmica y
terrícola ha existido por millones de años antes de la aparición de los primeros homínidos, y así se
entiende, de igual manera, como esa misma realidad podrá seguir existiendo en una hipotética
desaparición de los humanos sobre el planeta.

Pero no solo la realidad del territorio está fuera, sino que también está dentro de los humanos,
pues la realidad pasa por los sentidos y es procesada por la mente – cerebro. (Octavio Paz, 1945)
lo expresa con el siguiente juego de palabras: “la realidad que vemos no está afuera, sino adentro:
estamos con ella y ella está con nosotros, somos ella”. Comportamiento de lo real como asunto no
pensado; cuando no hay concepto de lo real, emergen sujetos: vacíos, instalados, intuitivos y
sujetos fuerza.

En el discurrir del territorio, transitan innumerables sujetos: únicos, diversos, plurales e


irrepetibles, caracterizados por cosmovisiones, ideologías y valores que constituyen entramados
84

de subjetividades e intersubjetividades humanas en despliegue. Pero es en la diversidad humana,


que el sujeto se coloca con apetencias, aquello que posiblemente retarda la condición de “querer
ser sujeto”, y por eso, prevalece la ausencia de compromiso con el proyecto territorial, dado que
su accionar propio le atrapa y radicaliza en su propia lógica de pensar, actuar, vivir y convivir;
implica para la gestión pública territorial, una gran dosis de tolerancia, acompañada de incentivos
de carácter cognitivo, emocional y pedagógicos para contrarrestar esta realidad.

Texto – pretexto 2:
“La experiencia básica, o sea la observación básica, que se presenta como un derroche de
imágenes, es pintoresca, concreta, natural, fácil. No hay más que describirla y maravillarse, se cree
entonces comprenderla; experiencia colocada por delante y por encima de la crítica, que, esta sí,
es necesariamente un elemento integrante del espíritu científico” (Bachelard, 2004).

En este punto cabe hacerse la pregunta: ¿cuál es la primacía de la experiencia básica del sujeto
territorial cuando se trata de comprender el territorio?. De esta manera, dicha experiencia es trama
visceral con sentido, que se presenta como un derroche de imágenes y por eso no queda otro
camino que describirla y maravillarse, para creer que se está comprendiendo; pero si a la
experiencia básica, se le coloca por delante y por encima la crítica, entonces se le dota del espíritu
científico que deviene pensamiento empírico.

Tabla 9.
La experiencia básica en la comprensión de región.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje

Experiencia básica visceral 3 37 %

Experiencia básica con sentido 5 63 %

Total 8 100 %
Nota: elaborada por Adriana Lucía Grajales, noviembre de 2017.
85

Primacía en la experiencia básica

Experiencia básica
visceral
37%

Experiencia básica
con sentido
63%

Gráfica 8. Primacía en la experiencia básica. Fuente: elaborada por Adriana Lucía Grajales,
noviembre de 2017.

De manera recurrente, en el pensar y lenguajear de los individuos y grupos humanos, la


experiencia pareciera ser el cúmulo de los años, en desmedro de sentidos y significados del saber
y las prácticas humanas, sociales y culturales; por eso, posiblemente se acude a ésta, aquella que
también se le denomina visceral, pero, que el sujeto fuerza, aquel que Zemelman concibe como
sujeto potencia, podrá transitar con humanidad e inteligencia en el caminar – caminando de los
proyectos territoriales.

Texto – pretexto 3:
“El conocimiento unitario y pragmático, es un peligro de explicación por la unidad de la
naturaleza y por la utilidad de los fenómenos naturales” (Bachelard, 2004).

Tabla 9.
Conocimiento unitario y pragmático en la compresión de la región.
Afinidad de las respuestas Número de respuestas Porcentaje
Comprensión esencial para el cambio 6 67 %
Visión colectiva 2 22 %
Sujeto individual 1 11 %
Total 9 100 %
Nota: elaborada por Silvio Cardona González, mayo de 2015.
86

Explicación del conocimiento unitario - pragmático

Sujeto individual
11%

Visión colectiva
22%

Comprensión
esencial para el
cambio
67%

Gráfica 8. Explicación del conocimiento unitario - pragmático. Fuente: elaborada por Silvio
Cardona González, mayo de 2015.

El principio del conocimiento unitario y pragmático, se explica por la comprensión esencial


para el cambio, que es la “disposición de cada uno(a) para colaborar en las actividades y los
proyectos que aseguren más calidad de vida para nuestros hijos”; y la visión colectiva de los
moradores, que abogan por un proyecto de vida, con fines prácticos para la supervivencia del
territorio.

Las alternativas para contrarrestar estos conocimientos son: ruptura de paradigmas; brusquedad
de demarcaciones; y cortoplacismo, las cuales invitan a transitar de la mirada simple del sujeto
que se encuentra atrapada, en los rasgos físicos y geográficos del territorio, a la mirada abierta y
crítica, que estimula el compromiso individual y colectivo de los moradores. En esta provocación,
ya hay rasgos de ruptura de paradigmas, en cuanto modo de comprender y accionar del sujeto
territorial.

Quizá hoy, cobra con mayor fuerza el valor que tienen los saberes y el conocimiento propio,
situado y contextualizado, en cuanto rasgos de humanidad, provenientes de fuentes diversas y
plurales, que como un todo insoslayable, constituyen riqueza del territorio, abriendo caminos a tan
anhelada democratización del conocimiento.

Texto – pretexto 4:
87

“El obstáculo verbal es la falsa explicación lograda mediante una palabra explicativa, a través
de esa extraña inversión que pretenda desarrollar el pensamiento analizando un concepto, en lugar
de implicar un concepto particular en una síntesis racional” (Bachelard, 2004).

¿Cómo se explica el obstáculo verbal en la compresión de región desde los imaginarios de los
participantes?. Dicho obstáculo, se podrá explicar por la prevalencia o exceso de normatividad,
con rasgos que se leen en lo infundado, lo racional y lo vacío.

La normatividad ha venido reconfigurando un corpus teórico que se funda - fundamenta en el


principio de legalidad, y que desde el punto de vista del obstáculo verbal, constituye,
“nominalismos jurídicos”, posiblemente, exceso de racionalidad que atrapa al sujeto territorial, so
pena de apelar a la norma por la norma, como pretexto del sujeto individual.

Lo infundado, es decir, sin fundamento, se convierte en obstáculo en la medida en que limita la


acción imaginada y pensada del sujeto territorial; podrá así mismo, catapultar e inhibir la acción
creadora, que también se atrapa en lógicas falsas, en detrimento del territorio vital. Obstáculo
racional, que es la carga valórica que el sujeto da a la “razón”, nada que se incube por otras vías
para explicar o comprender el mundo fenoménico, se podrá dar crédito.

Tabla 11.
Comportamiento explicación obstáculo verbal.

Afinidad de las respuestas Número de respuestas Porcentaje


Obstáculo normativo 3 34 %
Obstáculo infundado 3 33 %
Obstáculo racional 1 11 %
Obstáculo vacío 1 11 %
Obstáculo radical 1 11 %
Total 9 100 %
Nota: elaborada por Silvio Cardona González, mayo de 2015.
88

Explicación obstáculo verbal


Obstáculo radical
11%
Obstáculo vacío Obstáculo
11% normativo
34%

Obstáculo racional
11%

Obstáculo
infundado
33%

Gráfica 9. Explicación obstáculo verbal. Fuente: elaborada por Silvio Cardona González, mayo de
2015.

Algunas alternativas que se proponen para contrarrestar son: erradicar el obstáculo vacío,
convocando el sujeto potencia, aquel sujeto que ha trascendido el ciclo de mantenimiento en
aventura del ciclo potenciador, que deviene de los aprendizajes colectivos, aumentativos y
creadores. La cultura local, aún se comprende en la herencia de occidente, lo oral, que por sí
misma, no es malo, pero que podrá ser aprovechada como oralidad.

Interpretando a Bachelard, desde su obra…los obstáculos para conocer, comprender, y accionar


el territorio, en alto grado son de naturaleza psicológica, que la gestión pública territorial deberá
intervenir con la educación e incentivos de carácter colectivo, para ir construyendo cultura de
conocimiento, en desafío de una región, que marca horizonte de sentidos y significados, para lograr
el Desarrollo Territorial.

2.2.3. Textos – pretextos desde los “Muros” de Edgar Morin.

La figura ‘Muros’, es metafórica, y la emplea Morin para significar los obstáculos del
conocimiento complejo; intencionadamente se aplican como referente en la investigación que
89

convoca, como aplicación al conocimiento del territorio10: y, ¿qué muros?: muro enciclopédico,
que atrapa las formas y modos de conocer el territorio; muro epistemológico, que pregona las
condiciones de posibilidad del conocimiento territorial en el marco de los estatutos de cientificidad
y podrá sesgar la comprensión de problemas territoriales, por la necesidad de atender las preguntas
de la sociedad, que también encuentran en la nueva gestión de conocimiento territorial
posibilidades de morada; o muro lógico.

Texto – pretexto 1:
“Estoy cada vez más convencido de que nuestros principios de conocimiento ocultan lo que, en
adelante es vital conocer” (Morin, 2001, pág. 21).

Lo vital del conocer del sujeto para la comprensión de región, se hace propicio, en principio en
el interés individual, las historias de vida, el conocimiento del entorno y la asunción del territorio
geográfico; a groso modo:

El interés individual
Es una expresión del sujeto como un asunto histórico de la humanidad, heredado en gran parte
de la filosofía analítica, que se hace explícito o tácito en la posesión de las moradas, construyendo
historicidad territorial propia. Cuidar, defender y construir el territorio, es el propósito que funda
territorialidades, que posiblemente serán sus pertenencias, su patrimonio, su propiedad. Es el “yo”
individual, ese “ego / auto”, que se determina en “sí mismo”. De todas formas, el sujeto individual
también es riqueza territorial, cuando se lanza al “alter-ego”, para construir territorio desde sí
mismo.

Las historias de vida


Son textos y contextos de sujetos; urdimbres que registran de manera autónoma los atributos
humanos y sociales, como acontecimientos que se producen en el marco de la cultura. La
investigación cualitativa aprovecha las historias de vida para comprender, explicar e interpretar

10 El Espíritu del Valle es la Introducción General que hace Edgar Morín en el Método I: “La naturaleza de la
naturaleza”, en el que “el espíritu, que no está en guardia para consigo mismo, se ilusiona y piensa que puede concebir
y concibe efectivamente los cuerpos existentes no pensados o que están fuera del espíritu, aunque al mismo tiempo
sean captados y existan en él”.
90

ese mundo fenoménico, y el indagar e innovar el territorio – región, asume dichas historias de vida
como despliegues de rostros humanos que tejen el territorio.

El conocimiento del entorno


El entorno es la trama social del territorio – región, que se configura y reconfigura como rasgo
vital del conocer. El entorno es fuente inagotable para beber, al estilo del balbuceo del arroyuelo
que en su silencio emite destellos de vida. El conocimiento del entorno es “ciclo de
mantenimiento”, que se aborda por vía de las racionalidades simples, pero, si el sujeto soberano lo
decide, es también “ciclo potenciador”, que deviene racionalidades emergentes. Ambos ciclos o
movimientos de sujeto son una decisión soberana.

El territorio geográfico
Lo vital del conocer es el terruño de carne y hueso, expresión insistente de los sujetos que
abogan por la comprensión del territorio como una porción física, es la vecindad más próxima en
donde se vive con la gente; los ríos, las montañas, las quebradas y las fuentes, entre otras formas,
constituyen las geografías que demarcan el mapa o croquis del territorio.

Las expresiones de los sujetos moradores del territorio, en cuanto audiencias formadas -
informadas, que participaron en las conversaciones, demuestran que lo vital de conocer para la
construcción de territorios – región, aún están atrapadas en lógicas mecanicistas y deterministas
de los sujetos, que se agotan en los límites del conocimiento humano, porque han dejado huellas
y marcas de historicidad e historialidad del sujeto individual y la sociedad analítica. Por tanto, se
requiere estimular espacios con los sujetos territoriales que convoquen racionalidades abiertas,
para la comprensión de otras formas de construcción de realidades siempre vigentes en un mundo
global.

Texto – pretexto 2:
“Estoy cada vez más convencido de que los conceptos de los que nos servimos para concebir
nuestra sociedad – toda sociedad, están mutilados y desembocan en acciones inevitablemente
mutilantes” (Morin, 2001, pág. 22).
91

De este modo, ¿los conocimientos están mutilados para comprender y construir territorios –
región?:

Tabla 10.
Comportamiento en la comprensión "conocimientos mutilados".
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Insuficiencias conceptuales del sujeto 5 50 %
Insuficiencias del sujeto de
2 20 %
conocimiento
Pérdida de valores y principios 3 30 %
Total 10 100 %
Nota: elaborada por Adriana Lucía Grajales, noviembre de 2017.

Conocimientos mutilados
Pérdida de valores y
principios
30%

Insuficiencias
conceptuales del
sujeto
50%

Insuficiencias del
sujeto de
conocimiento
20%

Gráfica 10. Conocimientos mutilados. Fuente: elaborada por Adriana Lucía Grajales, noviembre
de 2017.

Los conocimientos mutilados son decisión del sujeto, por conservar la cultura que le ha
permitido vivir y convivir instalado, con altos niveles de certeza, que se podrían manifestar como
insuficiencias conceptuales y pérdida de valores y principios. Insuficiencias conceptuales que dan
cuenta de niveles nocionales para nominar, nombrar, expresar y comprender el mundo fenoménico.
92

Posiblemente, la pérdida de valores y principios, son las que limitan la comprensión de un


mundo signado de nuevas racionalidades y exigencias de orden global – local, que aún no logran
niveles de conciencia profunda en los moradores del territorio.

Texto – pretexto 3:
“Estoy cada vez más convencido de que la ciencia antropo-social necesita articularse a la
ciencia de la naturaleza, y que esta articulación requiere una reorganización de la estructura misma
del saber. Pero la amplitud enciclopédica, y la radicalidad abismal de estos problemas inhiben y
desaniman, y así, la misma conciencia de su importancia contribuye a apartarnos de ellos” (Morin,
2001, pág. 22).

Tabla 11.
Comportamiento de la comprensión de articulación de las ciencias.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje

Creando conciencia ciudadana 4 50 %


Conocimiento pertinente de la sociedad 4 50 %
Total 8 100 %
Nota: elaborada por Adriana Lucía Grajales, noviembre de 2017.

Articulación ciencia antropología-social / ciencia de la


naturaleza

Conocimiento Creando
pertinente de la conciencia
sociedad ciudadana
50% 50%

Gráfica 11. Articulación ciencia antropología-social/ciencia de la naturaleza. Fuente: elaborada


por Adriana Lucía Grajales, noviembre de 2017.
93

Los participantes en el círculo de gesta presentan alternativas para unir conocimientos disjuntos,
manifestando que, indudablemente es el trabajo en equipo, seguido de la necesidad de realizar
investigación, lo que hace posible unir los conocimientos para potenciar el territorio.
Indudablemente es la investigación, la fuente generadora de saberes propios y ajenos para el
territorio, que implica trazabilidad por parte de los gobiernos y los líderes sociales para incentivar
el trabajo en grupo y con otros actores de la sociedad.

2.2.4. Textos – pretextos desde Obstáculos y Limitaciones de Cardona González.

Texto – pretexto 1:
El sujeto territorial – local, decide en humana condición trasegar, explorar, crear y recrearse en
la aventura del conocer, pensar, sensibilizarse. Emerge, el sujeto territorial obstáculo –
impedimento.

Tabla 14.
Sujeto territorial en cuanto obstáculos y limitaciones.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje

Falta de interacción 2 22 %
Falta de sentido y pertenencia 3 33 %
Sujeto poco dialógico 4 45 %

Total 9 100 %
Nota: elaborada por Johnatan Castaño González, noviembre de 2017.
94

Sujeto territorial poco dialógico

Falta de
interacción
22%
Sujeto poco
dialógico
45%

Falta de sentido y
pertenencia
33%

Gráfica 12. Sujeto territorial poco dialógico. Fuente: elaborada por Johnatan Castaño González
noviembre de 2017.

¡No siga!, ¡pare!, ¡un momento!, está diciendo, que a lo sumo se es dialéctico, poco dialógico,
pues generalmente se actúa desde las emocionalidades, que devienen de la mente, el espíritu y la
piel del sujeto, con incidencia de factores asociados internos y externos, produciendo falta de
interacción, falta de sentido y pertenencia, y ser un sujeto poco dialógico.

En tanto, se requiere de trabajo en equipo, lectura, investigación, realización de campañas, entre


otras estrategias educativas y de gestión pública, para favorecer la identidad territorial.

Texto – pretexto 2:
El sujeto territorial – local, decide en humana condición trasegar, explorar, crear y recrearse en
la aventura del conocer, pensar, sensibilizarse en la comprensión; emerge, el sujeto territorial que
contrarresta los obstáculos – impedimentos.

Tabla 15.
Comportamientos para contrarrestar los obstáculos en el pensar.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Pensamiento contextual 5 62 %
Romper la indiferencia 2 25 %
95

Importancia de la información 1 13 %
Total 8 100 %
Nota: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

Comportamientos para contrarrestar los obstáculos en el


pensar
Importancia de la
información
13%

Romper la
indiferencia
25%
Pensamiento
contextual
62%

Gráfica 14. Comportamientos para contrarrestar los obstáculos en el pensar. Fuente: elaborada por
Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

En tanto, convoca el pensamiento contextual, es decir, aquel que posibilita la comprensión de


los entornos humanos, ecológicos, sociales y culturales del territorio, en gracia al principio de
pertinencia, logrando sintonías con la realidad y el saber del sujeto. Decisión que tiene
implicaciones por la importancia de la información y la necesidad de ruptura de la indiferencia.
El contexto podrá también ser teoría, en la medida en que las imaginaciones individuales y
sociales, devienen del campo cognitivo de los sujetos, a modo de representaciones mentales e
intencionadas; por lo tanto, el contexto no se reduce solo a un espacio físico.

3. Apropiación de la Cultura del Conocimiento Territorial y Articulaciones con


Instrumentos de Gestión Pública11

11En el marco de los intereses de conocimiento, alrededor de la pregunta: ¿qué rasgos de pertinencia global y local se
identifican en las dinámicas de los POT, como noción compleja del conocimiento territorial para generar
comprensiones de región vital?, corresponde en este acápite, presentar los resultados de investigación del objetivo
específico 2: “identificar a nivel descriptivo y propositivo los rasgos de una nueva cultura territorial centrada en
conocimiento que implica gestión y articulación de actores, escenarios y prospectivas”.
96

Por “apropiación de la cultura del conocimiento”, se comprende el conjunto de ideas, valores,


saberes, emocionalidades y sueños que se reconocen como rasgos de identidad propia y se
constituyen en atributos de gestión pública territorial; y por “articulaciones”, el conjunto de
interacciones que identifican y constituyen desafíos para nuevas formas de gestión, a través de
dispositivos – mediadores centrados en el sujeto, que son los instrumentos.

Desde luego, la “apropiación” también es decisión del sujeto territorial que aprende, emprende
y valora sus roles, en conciencia profunda, como exigencia cerebro – espiritual – emocional;
atributos de la inteligencia humana, que potencian la inteligencia territorial; y la (cultura ), como
entramado de conceptos, ideas, sueños, expectativas, espíritus, expresiones, y valores, que
constituyen un todo fenoménico singular – plural – diverso del territorio.

Por eso, la apropiación de cultura de conocimiento es una apuesta de la región vital, pues
encarna “cerebro – espíritu – piel”, rasgo potenciador del territorio como cerebro social, por las
relaciones, los vínculos, las funcionalidades y las interacciones humanas y colectivas.

Desafíos de la cultura del conocimiento territorial, que también requiere de instrumentos, como
dispositivos de la nueva gestión pública territorial, que se conviertan en mediadores de la acción
del estado con la sociedad, en suma, con las comunidades, los grupos humanos, y todas aquellas
formas de auto – organización, que son expresiones legitimas del ser existencial, en sintonía con
el territorio de la vida, que es uno de los sentidos y significados de comprender región vital.

3.1. Relaciones Región y Conocimiento.

“Región – Conocimiento”, término que se concibe como noción compleja, es decir,


articuladora, en el pensar y comprender territorio, la región vital. He aquí el comportamiento de
cada una de las preguntas orientadoras de la conversación.

3.1.1. Potenciar la región como fuente de conocimiento.


97

En el numeral 1.4.1. de esta obra: región objeto - región sujeto, se convoca la “perspectiva del
pensamiento complejo, reconociendo las reconfiguraciones territoriales, como movimientos
armónicos dinamizados por los conocimientos, los pensamientos y las sensibilidades humanas,
como maneras de delimitación de las formas, en que sus ocupantes, construyen el saber acerca de
sí mismos y sus relaciones con los entornos; por ello, la transformación territorial, solo es posible
en el plano de una permanente construcción de sujetos, que es así mismo, construcción de
conocimiento y de ello, deben dar cuenta los procesos formativos”.

Potenciar la región como fuente de conocimiento implica:


• Transitar del pensamiento adaptativo al pensamiento generativo, reconociendo que los
procesos de cambio, están centrados en el sujeto individual y colectivo, significando
acciones de mejora o transformación de factores asociados, en la gestión local, como
eslabones de compromiso y responsabilidad con el tema de calidad de vida de los
moradores; si esto fuera posible, deberá cambiar así mismo las formas del pensar
humano y la revalorización de nuevos espíritus.
• Promover los centros técnicos, tecnológicos y profesionales productores de
conocimiento territorial, dado que no existen en el territorio, o son de baja calidad los
que existen, porque no invierten recursos para apoyar trabajo de los profesores expertos
e investigadores territoriales.
• Fortalecer el acceso a la educación superior, pues la falta de oportunidades para el
acceso, lleva a la insuficiencia en la construcción del conocimiento territorial. En la
comunidad son pocas las personas que están formadas o tienen una disciplina particular
para producir ideas; las ideologías o ideas son intrínsecas e inherentes a una
problemática básicamente social y cultural.
• Impulsar el conocimiento y cultura, ya que estos dos términos, en la realidad no se
corresponden; entre más estudio formal, más conocimiento del territorio; esto descarta
el conocimiento ancestral. Si bien, se hace necesario despolitizar la región y enfocarla
verdaderamente hacia un objetivo común; hay falta de comunicación y concertación de
objetivos comunes para el desarrollo social de los territorios; y cada municipio está
aislado de los otros a pesar de la proximidad.
98

Desde luego, la región como fuente de conocimiento, es en sí misma, “región sujeto”, que se
convierte en fuente inagotable de saberes y emocionalidades, que si se aprovechan como recursos
intangibles, podrán estimular los procesos de mejora, cambio o transformación de los territorios,
en la medida en que se va siendo explicito el criterio de autonomía territorial, donde el
conocimiento es un valor insoslayable, que la gestión pública deberá incentivar.

La región vital como fuente de conocimiento, ya también se había esbozado como referente
conceptual, de la Inteligencia Territorial, ya que, potenciar el territorio, implica reconocer la
necesidad de construir una sociedad con capacidad de pensar por sí misma, como aquella que logra
desarrollar niveles de autonomía, en tanto, se pregunta, imagina, crea, construye y reconstruye su
propio devenir histórico, perfilando capacidades territoriales para la actuación inteligente, sincera
y políticamente comprometida con el interés general para el desarrollo local - territorial , que es
uno de los atributos que reclama hoy la sociedad global.

Ejercicios de aplicación sobre el tema, se han hecho a través del curso “Proyecto de Futuro” del
Programa de Administración Pública Territorial de la ESAP, en los cuales los estudiantes son a su
vez sujeto político, estratega y ciudadano, acuñado como servidor público. Dichos ejercicios se
han denominado “Pensando el territorio como cerebro social que potencie la autonomía territorial”.
El tema privilegiado, es la paz territorial, en la cual los sujetos, se implican a través de preguntas,
estrategias y compromisos en contexto del pensar, actuar y vivir el territorio como legado y
perspectiva de pensamiento, pues es en el pensamiento, que se hace vida la estrategia de gestión
pública, que implica la formación de gestores del habitad, rasgo caracterizador de Inteligencia
Territorial.

3.1.2. Romper dichas cuestiones o hipótesis establecidas.

La apuesta, cuando de “Potenciar la nueva gestión pública territorial, desde el conocimiento”,


se trata, implica la necesidad de ruptura, integración, conexiones, para comprender las fronteras
del territorio, que son en sí mismas, las fronteras del sujeto. La frontera – como ya se ha
considerado en los referentes teóricos -, sirve para proteger los espacios donde opera y se
desarrollan sinergias culturales propias, que se han apropiado del espacio, de la tierra, que la han
trabajado, que la hacen suya; pero que dicha peculiaridad, requiere, al decir de Zemelman, H.
99

(2002) – ya referenciado – una “Necesidad de Conciencia, un modo de construir conocimiento”,


que estimula pensar el “sujeto fronterizo sin fronteras”. Este, quizás es un gran desafío para
“romper dichas cuestiones o hipótesis establecidas”, como se intitula este acápite.

Cobran fuerza entonces los imaginarios radicales y colectivos de los sujetos implicados con el
territorio, al expresar: se mejoraría el entorno social; se va a cambiar el pensamiento de los
habitantes aportando nuevas ideas; no se tiene conciencia de la importancia del conocimiento para
el desarrollo de nuestra región; insuficiencia de la gestión de entes estatales; existencia del ser
como tal que tenga la posibilidad de constituir su propio conocimiento, dado que, actualmente los
territorios y los municipios no cuentan con estas posibilidades que son muy importantes.

A renglón seguido expresan: los padres no tienen los recursos económicos suficientes para
trasladarse a una ciudad; simplemente no hay ideas para analizar y ver si hay conceptos o ideas
para romper; necesidad de reforzar la culturización de una región, que es base de conocimiento; la
academia aporta un conocimiento para confrontarlo y complementarlo con el conocimiento
empírico; la dualidad de pensamientos permite establecer intereses particulares dejando de lado la
comunidad; no se cumplen objetivos comunes; la necesidad de unión entre administraciones
municipales y posteriormente unificación de eco región.
Podría ser el caso de la constitución de región como posibilidad de entidad territorial, en la
medida en que gane experiencia, y logre niveles de confianza en la cercanía territorial. Colombia
país de regiones, como lo considera la Constitución de 1991, y lo ratifica la Ley de Ordenamiento
Territorial, estimula el interés de los actores territoriales para impulsar la gestión asociada, como
figura, en la que también encuentra sentidos y significados la región vital.

La constitución de regiones en Colombia, para la gestión de desarrollo territorial, alrededor de


proyectos estratégicos, es muy lenta, porque prevalecen intereses políticos y económicos de
actores claves que limitan la posibilidad de la región porque consideran, que poco a poco se van
borrando los límites naturales, ecológicos y antropológicos del territorio, so pena de perderse la
identidad, como rasgo soberano que se pretende defender de manera sistemática y contundente.

He aquí cuestiones hipotéticas que la nueva gestión pública debe romper, impulsando
estrategias que posicionen el interés general, desafío de los gobiernos en articulación con todos los
100

actores estratégicos del territorio, desde luego es a su vez exigencia, estrategia y desafío de la
cultura territorial emergente.

3.1.3. Aprovechar las potencialidades creativas de los sujetos para la construcción de


región vital.

La creatividad, es un acto de humano e inteligente del sujeto; es atributo, de naturaleza innata


o adquirida, por el influjo de los entornos en que habita; rasgo potenciador creativo que coadyuva
a la transformación de lo social.

Urge aprovechar el inmenso potencial creativo de los sujetos, que en alto grado, podrá ser
estimulado a través de la interacción con los demás municipios; apoyando con recursos los
procesos de liderazgo de dichos sujetos; con organización; metodología y trabajo grupal
direccionando a un fin cualquiera que sea; socializando los temas al interior del grupo pero con
base en procesos académicos; identificándolos y brindándoles asesoría y formación
(herramientas de acción social); con unificación de criterios internacionales.

En este sentido, el sujeto creativo, en relación con las posibilidades de despliegue de los
territorios, abre el mundo interior para acercarse a lo habitual, a lo que deseamos que suceda, como
asunto irresistible, que convoca el uso de las herramientas, que como científicos sociales
poseemos.

La creatividad en el territorio se estimula con innovación social, en la medida en que, además


de incorporar el debate acerca de las exigencias del mundo global, tendrá que mirarse la posibilidad
de construir capacidades locales, y en este contexto innovar, es pensar problemas y necesidades
que incentivadas por estrategias tecnológicas o sociales, se coloquen en la posibilidad de
convertirse en recursos de conocimiento para satisfacer necesidades humanas, que en si mismas
son necesidades territoriales.

La nueva Gestión Pública Territorial, convocará la innovación social como principio, estrategia
y agenda pública en los Planes de Desarrollo y agenda de los gobiernos; para ello debe convocar
101

la universidad, que acompañe, de manera cercana y democrática a los líderes del habitad, que
muestren vocación y habilidades para formarse en liderazgo de la innovación social municipal.

La constitución de comunidades en el territorio, se podrá constituir en una estrategia de


inteligencia territorial que estimule los procesos de cambio desde la innovación social. De esta
manera, cobra fuerza el aprovechamiento de las potencialidades creativas de los sujetos, que es
otro de los sentidos y significados para comprender región vital.

Desde luego, dichas comunidades de conocimiento podrán constituirse en formas de


gobernanza en el territorio, por las condiciones de posibilidad de ejercer una acción subsidiaria del
estado, como desafío de auto – organizaciones constituidas por relaciones solidarias, co-
gobernantes, y figuras descentradas de la nueva ordenación de los territorios.

3.1.4. Aumentar las posibilidades en relación con la formación del científico en la región.

El territorio está dotado de saberes, emociones, entornos y contornos, reflejo de potencial de


sujetos, como conocimiento del saber de lo Público y de la Administración Pública, que se
convierte en valor estratégico para el Estado, la sociedad, los ciudadanos, y que es necesario,
difundir con enorme velocidad. Desafío que implica procesos de formación científica, y nuevos
aprendizajes competenciales, para propiciar los giros de pensamiento en los sujetos que emergen.

Caminar hacia territorios inteligentes, territorios reales, y territorios posibles, se debe estimular
la filosofía del conocimiento, que en alto grado es el plano fundante de esta obra, en la apuesta de
potenciar la “Nueva Gestión Pública Territorial”.

Toda persona en el modelo imperante de sociedad, comprende, depende y trabaja por sí mismo,
para lograr niveles superiores y de progreso humano, social y laboral; desafío ineludible para
suscitar la gestión del conocimiento, a través de la investigación, inicialmente formativa,
102

posteriormente intencionada y sistemática, considerando las sinergias entre lo pedagógico, lo


tecnológico y lo humano.

De ahí, que los participantes en los círculos de conversación, manifiesten, que encuentran un
nuevo eje sobre el cual se puedan aumentar las posibilidades en relación a la formación del
científico en la región: a través de esta aplicación haríamos de nuestro municipio fluyente, echado
para adelante, aumentando su economía; inculcando desde la infancia la importancia del estudio y
apoyando la labor investigativa de los jóvenes; creando espacios dedicados a la formación
científica; con la gestión, la perseverancia, todo esto en función del desarrollo, generando nuevas
políticas públicas, procedentes de un punto central de científico.

Así mismo, fortaleciendo los proyectos que generen desarrollo cultural y social; creando
conciencia en las personas para que se preparen o estudien; con especializaciones dirigidas por
medio de un plan de trabajo; planificar es edificar; a través de las encuestas- interaccionando-
observando otros municipios; conocimiento del territorio; primero recursos, luego se debe buscar
las líneas de investigación propias de la región; unir ciudad región con potencialidades para ejercer
liderazgo y aplicarlo; fortaleciendo la academia en los territorios confluentes en la región; con la
creación de una oficina de investigación móvil que permita la integración de todos los municipios.

Desafíos emergentes de territorios, que invitan a aprovechar así mismo, el potencial explicativo
de los conceptos que tiene la gente, por fuera del marco disciplinar de la ciencia.

Para ello, habrá que intentarlo: investigando, para así poder tomar decisiones; retomando dichos
conceptos por medio de fichas o metodologías que ayuden a encontrar el grado de conocimiento
básico, medio y alto para aplicar lo puntual con lo universal en un marco comparativo con otras
regiones; recopilar el concepto del turista- sea favorable o desfavorable para el mejoramiento de
la ciudad; generaría con ello mejor imagen del municipio ofreciendo los sectores históricos más
importantes; hay muy poco interés por la ciencia a nivel local; generando más oportunidades,
conduciendo en sí todo aquello que rodea nuestra región y aquello que la compone, conduciendo
aquello hipotético, aclarando ideas mediante la construcción y creación del sentido de pertenencia
por nuestro municipio.
103

A su vez, no enfocarnos en que somos región petrolera, sino buscar distintas fuentes de ingresos
como, textilería, minería, pesca ya que poseemos toda la riqueza y estamos cerca de las grandes
ciudades; mediante la integración de esas personas con los equipos técnicos de gobierno y
academia; no basta con la intención de la gente, es importante direccionar el potencial mismo;
diseñar estrategias metodológicas a aplicar en las comunidades con la participación ojalá de todos;
identificación de los espacios y la gente del común en cada sector de la región.

Aumentar las posibilidades en relación con la formación del científico en la región, es el nuevo
desafío de la gestión pública territorial, por cuanto se perfila una tendencia, de que el conocimiento
territorial debe ser cercano, situado, global y contextualizado, que los teóricos e investigadores
sociales vienen denominando Conocimiento Pertinente, y que incluso, Colciencias, a través de los
documentos de política, viene incentivando, como Modo 2 de hacer ciencia, que en diálogo con el
modo 1 que es eminentemente disciplinar, logre desarrollar sinergias, alrededor de las vocaciones
humanas, productivas e intelectuales de los territorios.

Por eso, cobra fuerza la formación de científicos en la región, en la medida en que se privilegia
la construcción de conocimiento desde “abajo”, es decir, se perfila, incentivar la cultura de la
popularización de la ciencia dado que se requiere de investigación territorial que logre incentivar
procesos de apropiación social del conocimiento; finalidad del uso y apropiación del conocimiento,
como otro atributo de la región vital.

La gestión Pública Territorial deberá estar atenta a estos desafíos, que se convierten en
necesidad de urgencia de formar equipos de jóvenes talento, semilleros y grupos de investigación
alrededor de problemas profundos, que privilegien la investigación e innovación social en las
agendas de gobierno, de los líderes sociales y demás actores estratégicos del territorio, perfilando
así mismo Política Pública Territorial.

3.2. Cultura de Ordenamiento Territorial, Región y Conocimiento.

La nueva ordenación del territorio, es otro de los desafíos de cultura territorial, que incentiva la
comprensión de región vital, que no solo se apoya en instrumentos jurídicos, y se hace vida en
prácticas administrativas o de gestión pública, sino que concita la planificación, la información, la
104

participación y el conocimiento científico como despliegues de inteligencia territorial, en


ambientes democráticos, por cuanto incluye a todos los sectores de la población.

Despliegues de territorio, que, en tensión global – local, abarca la coordinación de las políticas
y las agendas programáticas para considerar las funcionalidades – desigualdades regionales. En
tanto, el ordenamiento territorial también es cultura, porque es orden deseado, es un desafío de
valores, encrucijadas y prospectivas.

Con razón, los moradores del territorio, a través de una encuesta “Construcción de estrategias
de gestión pública para lograr apropiar cultura del ordenamiento territorial” (ver anexo 4),
despliegan su pensamiento e imaginación, al preguntarse: ¿Por qué tan poca ilustración sobre el
tema, sobre todo para los ciudadanos?; ¿Cuáles son los alcances del ordenamiento territorial para
construir región?

Tabla 16.
Preguntas de ciudadanos sobre el ordenamiento territorial.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Poca ilustración 7 64 %
Alcances 3 27 %
No pertinente 1 9%
Total 11 100 %
Nota: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.
105

Categorización de lo que se preguntan los ciudadanos sobre el


ordenamiento territorial
No pertinente
9%

Alcances
27%

Poca ilustración
64%

Gráfica 13. Categorización de lo que se preguntan los ciudadanos sobre el ordenamiento territorial.
Fuente: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

Y a la pregunta ¿Qué esperan los ciudadanos con el ordenamiento territorial?: facilidades de


comunicación; orden y desarrollo; pertenencia / igualdad; y asistencialismo. Preguntas de
sociedad, en cuanto llamados de atención para la nueva gestión pública territorial.

La ordenación del territorio también es expresión de inteligencia territorial en la medida en que


el territorio se piensa, planifica y gestiona configurando así el atlas o mapa que no solo muestre
los límites físicos, geográficos, sino que también haga visible la perspectiva ambiental, ecológica
y antrópica, rasgo emergente de la nueva gestión pública territorial.

El ordenamiento del territorio es a su vez práctica de planificación territorial que posibilita


miradas de largo alcance, en contexto de los criterios que definen el Plan de Desarrollo Municipal,
en tanto requiere fundarse un principio holístico que logre articular de manera integral las
actuaciones sociales, económicas, políticas y culturales, como lo consideran los teóricos del tema.

La ordenación del territorio también es asunto de cultura territorial, en la medida en que logre
apropiaciones de conocimiento, como estrategias de gestión que impulsen el pensamiento y la
comprensión de los actores estratégicos que se hacen visibles – invisibles en los diferentes
contextos de actuación.

3.3. Estrategias de Gestión Pública para la Cultura del Ordenamiento Territorial.


106

Para pensar / construir región vital, la nueva gestión pública territorial, convoca la acción
estratégica de los gobiernos, el sector productivo, las organizaciones sociales, comunitarias y
gremiales; el sistema educativo, la universidad, entre otros actores y escenarios del territorial, en
desafío de organización y trabajo asociado, indicador plausible de la gestión del conocimiento.

3.3.1. Por parte de los gobiernos.

Tabla 12.
Estrategias de gestión de los gobiernos para construir región.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Difusión / información 8 67 %
Cumplimiento de normas 1 8%
Educación 3 25 %
Total 12 100 %
Nota: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

Estrategias de gestión de los gobiernos para construir región

Educación
25%

Cumplimiento de
normas
8%
Difusión / información
67%

Gráfica 14. Estrategias de gestión de los gobiernos para construir región. Fuente: elaborado por
Verónica Rivera Gil, noviembre de 2017.

Dicho comportamiento – expresan el grupo clave - se da porque en el Estado centralizado, los


gobiernos locales son sus agentes; en el Estado descentralizado, como es el caso de Colombia, que
107

se otorga mayor poder a los gobiernos locales que les permite tomar decisiones sobre su esfera de
competencias. Desde luego, que este ideal de Estado, es una falacia; cada vez la acción
gubernamental territorial es más centralizada, pues el país asiste de manera contundente a procesos
de recentralización.

Implica entonces, en desafío de la gestión de conocimiento, que los gobiernos estén


comprometidos con el desarrollo regional, privilegiando el potencial de los sujetos, que, desde
luego, está incentivado en la Constitución Nacional a través de la participación ciudadana y de
otros órdenes; es pues, responsabilidad ineludible con la construcción de regiones, por ejemplo,
para el caso particular que nos asiste, como se ha venido insistiendo, perfilar a Colombia como
país de regiones.

Convoca así, la necesidad de descentralización que refuerza el carácter democrático de un


Estado y el principio de participación colaborativa consagrado en numerosas Constituciones de la
tradición jurídica hispanoamericana, como nos lo ha enseñado el profesor Gustavo Penagos en las
clases de Derecho Administrativo. En este sentido, recordar que el tema de la descentralización
sigue siendo muy polémico y de gran complejidad, por lo que en un modelo de desarrollo puede
ser permisible en algunos aspectos e inadmisible en otros.

Asunto crucial de larga data en el País, por las distorsiones o excesos de racionalidad
administrativa que han estado presentes en la gestión de recursos financieros, los presupuestos
públicos y las decisiones gubernamentales, en contravía de las competencias que la constitución y
la Ley les asigna a las entidades territoriales, en los diferentes niveles de gestión.

3.3.2. Por parte del sector productivo.

El sector productivo, constituye cadena de valor desde el conocimiento para incentivar el


desarrollo de las vocaciones de los territorios, dado que es la innovación empresarial, la que
constituye factor agregado, y como tal, requiere difundirla entre todos los elementos del sistema.
De este modo, se dan procesos de transferencia en la conversión de resultados de la investigación
aplicada en tecnologías.
108

En este anhelo del territorio por aprovechar la capacidad instalada del sistema empresarial, es
urgente reforzar agremiaciones e intercambios comerciales; colaborar con un sentido social a la
comunidad; desarrollar programas de capacitación para constituir base empresarial; presentar
proyectos viables dentro de la jurisdicción del municipio; tener conocimiento sobre el EOT y
aplicarlo en su medio; desarrollo de políticas claras en cuanto al uso del suelo rural; participar
activamente en la formulación del PBOT, y fortalecer la cultura de ordenamiento desde adentro de
las empresas; es perentorio trabajar articuladamente con la administración; participar en la
organización del territorio, en cuanto a infraestructura, uso y explotación de recursos naturales,
protección del medio ambiente.

Del conjunto de imaginaciones sugeridas, se logran organizar cuatro más generales, como
asuntos estratégicos para la gestión territorial: fortalecimiento institucional, 57 %; proyección
social, 22 %; trabajo asociado, 14 %; asunto no pertinente, 7 %.

El sector productivo es un actor estratégico para el desarrollo territorial que la nueva gestión
pública territorial no se agota en la producción económica, sino, y de manera ineludible trasciende
a comprender otras producciones humanas, sociales, culturales, ambientales, científicas y
tecnológicas, y que como reconocimiento de estímulos del estado a la empresa, se vea servida la
responsabilidad social, eslabón articulador del desarrollo territorial.

Tabla 13.
Estrategias de gestión del sector productivo para construir región.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Trabajo asociado 2 14 %
Proyección social 3 22 %
No pertinente 1 7%
Fortalecimiento de la gestión 8 57 %
Total 14 100 %
Nota: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.
109

Estrategias de gestión del sector productivo para construir región


Trabajo asociado
14%

Proyección social
Fortalecimiento de la 22%
gestión
57%

No pertinente
7%

Gráfica 15. Estrategias de gestión del sector productivo para construir región. Fuente: elaborada
por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

3.3.3. Por parte de las organizaciones sociales y comunitarias de la sociedad civil.

Las organizaciones en su conjunto constituyen el capital social del territorio, que bajo la figura
de asociatividad y el espíritu de solidaridad, que les debe caracterizar, coadyuvan con el
conocimiento a enriquecer la vida del territorio. Por tanto, las organizaciones son el núcleo de la
sociedad que tejen estrategias de gestión pública para la cultura del ordenamiento territorial.

En ese sentido compromisario de las organizaciones, como valor agregado, es necesario:


generar foros de discusión y de análisis; volverse más participativa; desarrollo micro empresarial
y la generación de empresa a través de la cultura y el turismo; tener conocimiento sobre el EOT y
aplicarlo en su medio; socializar y organizar mesas de trabajo para conocer de primera mano el
sentir de la comunidad; organizarse y vincularse con organizaciones (CTP, Concejo, JAC etc.), y
participar en la elaboración del POT; solicitar acompañamiento a la administración municipal y
capacitación a la misma; presentar proyectos viables dentro de la jurisdicción del municipio;
desarrollo de políticas claras en cuanto al uso del suelo rural.
110

Las organizaciones, sociales y comunitarias, son figuras de carácter histórico, provocadoras de


gobernanzas territoriales, en la medida en que ejercen liderazgo colectivo, en sintonía con el
espíritu fundante y los marcos de actuación estatuidos, convirtiéndose en ámbitos, forjadores de
deficiencia del estado.

La Nueva Gestión Pública Territorial, a través de la región vital, podrá incentivar las
organizaciones sociales y comunitarias, como recursos sinérgicos, tangibles e intangibles que en
la articulación con las agendas de gobierno, del sector productivo, de la academia y los ciudadanos,
actúen en concordancia con las realidades socioculturales de los territorios.

Organizaciones sociales comunitarias, son asi mismo conceptos, principios y estrategias de la


teoría organizacional, que ha construido tradición disciplinar de manera sistemática, puesta al
servicio de comprender las práticas administrativas de los territorios; en esa medida la
organización también se comprende en su filosofía, finalidad y apuestas por el desarrollo
territorial; con razón se constituye como capital social en la medida en que su accionar es
contributivo y solidario.

Las organizaciones sociales y comunitarias también se debaten en la figura “organización-


sistema” , como lo hemos aprendido de la teoría general de los sistemas formuladas por Bertalanffy
(1998), dado que la noción de sistema, remite a la idea de totalidad, de unidad y del conjunto; que
en mirada de complejidad, la idea de totalidad e interrelación, están contenidas en la noción de
sistema, con la de organización, porque estos términos actúan de manera vinculante que implican
mutuamente, y como tal es imposible concebir uno sin el otro.

Tabla19.
Estrategias de gestión de las organizaciones sociales y comunitarias para construir región.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Identidad cultural 5 36 %
Socialización / participación 5 36 %
Desarrollo de políticas 1 7%
Organización 3 21 %
111

Total 14 100 %
Nota: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

Estrategias de gestión de las organizaciones sociales y comunitarias


para construir región
Organización
21%
Identidad cultural
36%
Desarrollo de políticas
7%

Socialización /
participación
36%

Gráfica 16. Estrategias de gestión de las organizaciones sociales y comunitarias para construir
región. Fuente: elaborada por Verónica Rivera Gil, noviembre de 2017.

3.3.4. Por parte del sistema educativo.

Un sistema educativo es un todo organizado y articulado, garante de la formación y la


generación de conocimiento, que teje relaciones a través de las interacciones humanas,
pedagógicas, sociales, culturales, antropológicas, sociológicas, ambientales y científico –
tecnológicas, a través de modos, formas y modalidades que le son propias, por vía de nominalismos
jurídicos y las iniciativas ciudadanas o corporativas.

Un sistema que tiene misiones en el territorio, como nicho donde se realiza la acción formadora,
que es vital, porque reintroduce la noción de sujeto siempre vigente.

Por ello, se espera que los sistemas educativos, sean garantes de: concientizar a los estudiantes
sobre sus ventajas; socializar a los estudiantes desde los grados más altos de secundaria;
acompañamiento en campañas educativas; dar a conocer a la población estudiantil sobre el
cumplimiento del Esquema de Ordenamiento Territorial; promover la participación de los
estudiantes en las mesas de temáticas en la elaboración del POT; articulación de la cultura a través
112

del proyecto educativo municipal y los proyectos educativos institucionales; fomentar la cátedra
de conocimiento del tema; constitución de la Cátedra Tolima y Cátedra Honda para constituir
sentido de pertenencia desde las escuelas y colegios; Cátedra de Ciencias Sociales para sensibilizar
a los alumnos del beneficio que adquieren tanto para ellos como para sus familias.

Implica así mismo: posibilidad de ampliar la estructura del POT, PBOT o Esquema Básico a la
comprensión de región: porque se pueden adelantar obras y proyectos de carácter regional; el
PBOT debe contener un componente de integración y articulación regional; que estos se deben a
integración regional para aprovechar al máximo las oportunidades de inversión de órdenes
superiores; maximización de recursos; se debe liderar por parte de los mandatarios buscando el
acercamiento de la desigualdad de la economía; los municipios deben estar incluidos dentro del
POT, PBOT del Departamento y la Nación; se debe realizar sinergia institucional a nivel regional.

Los sistemas educativos tienen una larga tradición desde que se constituyó el estado – nación;
sus finalidades han girado alrededor de intereses ideológicos, políticos y de gobiernos en las
diferentes etapas de la humanidad; el estado y los gobiernos esperan que el sistema educativo sean
aparatos ideológicos de reproducción de las finalidades constitucionales y legales que se hacen
vida en los territorios.

La Nueva Gestión Pública Territorial también se le deberá leer en la relación “Complejidad y


Sistemas”, por la necesidad de articulación entre estos dos términos, que quizás es la más difícil
de precisar, pero, desde la perspectiva del pensamiento complejo, podría pensarse dicha relación
como campo problémico sistémico, que trasciende el campo problémico analítico.

Desde esta perspectiva el sistema educativo debe ser generador de otras formas o modos de
gestión de territorio por las sinergias que podrá establecer la educación con los actores, escenarios
y áreas organizacionales del territorio, en dinámica y movilidad pertinente; he aquí otro de los
desafíos de lo nuevo, lo emergente, lo urgente y lo importante, al comprender región vital, en el
que la educación, además de ser un derecho, es un recurso intangible del desarrollo territorial.

Si los gobiernos y demás actores del territorio incluyendo de manera estratégica a los docentes,
directivos y comunidades educativas, no decidimos transitar a una sociedad red, es factible que el
113

sistema educativo, que también está en crisis siga reproduciendo los modelos del viejo paradigma,
el dominante y hegemónico hoy, que no solo tiene implicaciones educativas sino políticas,
económicas y sociales, en tanto no da respuesta a los nuevos problemas humanos; invitación para
transitar de la modernidad sólida que se apaga con el fin de los grandes relatos y las visiones
totalizadoras y basadas en certezas, como en alto grado es la escuela que tenemos hoy, la que nace
con la modernidad, y con ella entra en una crisis de consecuencias incalculables e inciertas. La
escuela y los sistemas educativos como en su conjunto entran en emergencia y deberán transitar a
una sociedad posmoderna, que se asienta en un estado de identidades móviles, de diversidad de
agentes, y de revoluciones científicas, tecnológicas y de las comunicaciones.

Tabla 14.
Estrategias de gestión del sistema educativo para construir región.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Concientización 5 39 %
Información 2 15 %
Construcción de cultura 2 15 %
Cátedra territorio 3 23 %
No responde 1 8%
Total 13 100 %
Nota: elaborada por Michael Ocampo Cardona, noviembre de 2017.
114

Estrategias sistema educativo para construir región


No responde
8%

Cátedra de
territorios Concientización
23% 39%

Construcción de
cultura
15%
Información
15%

Gráfica 17. Estrategias de gestión del sistema educativo para construir región. Fuente: elaborada
por Michael Ocampo Cardona, noviembre de 2017.

3.3.5. Por parte de la universidad.

En el nuevo modelo económico, basado en el conocimiento, las instituciones de educación


superior desempeñan un papel fundamental, produciendo, transmitiendo y difundiendo el
conocimiento a la sociedad, generando nuevas ideas, formando al personal científico y técnico, y
transfiriendo los resultados de la investigación al tejido productivo para solucionar los problemas
y para hacer avanzar a la sociedad.

Este nuevo enfoque otorga a la Universidad un papel mucho más activo en la sociedad,
convirtiéndola en principal impulsora del proceso de cambio y en motor del desarrollo económico,
social y cultural.

En tanto, las universidades tendrán un compromiso ineludible con el ordenamiento territorial


del país, mediante el establecimiento de mecanismos de divulgación científica de la ciencia que se
produce en estas instituciones. El objetivo es que esta promoción de la ciencia llegue al público en
general para que la universidad sea considerada y valorada en la sociedad; propiciar la creación de
Centros Tecnológicos en conexión con los gobiernos y las empresas, que ayuden tanto a identificar
las necesidades de las empresas de un mismo sector, como a resolver sus problemas más
115

tecnológicos; establecer medidas concretas de transferencia de tecnología orientada al desarrollo


de las regiones menos favorecidas. Se trata de exportar tecnologías útiles a zonas deprimidas para
favorecer el aumento del bienestar social.

Para ello, la Universidad debe: incentivar el trabajo asociado; consolidar la proyección social,
y fortalecer la gestión; promover la identidad cultural; socialización; participación; desarrollo de
políticas; fortalecimiento de las organizaciones públicas, culturales, deportivas, emprendedoras,
sociales, gremiales y solidarias.

Estrategias de gestión que debe desarrollar la Universidad para coadyuvar a la creación de una
cultura de Ordenamiento Territorial: realizar acompañamiento a todas las organizaciones;
capacitación, socialización; acompañamiento, asesoría y apoyo en talleres prácticos a diferentes
organizaciones; fomentar espacios de socialización y participación en los temas públicos,
sirviendo de moderador; ser actores de la participación ciudadana; convocar las juventudes en el
sentido de su sentido de pertenencia por su municipio apoyar a la administración municipal
realizando la convocatoria que logre identificar los sectores a fortalecer en cuanto al conocimiento
de la normatividad del OT.

El Foro Mundial de la educación superior 2009, promovido por la UNESCO recomienda a las
universidades, que además de ser foros de pensamientos y escenarios de generación de
conocimiento, también deben ser jalonadoras con los proyectos de sociedad y de territorio, en la
medida en que sean garantes del ejercicio misional de proyección social, para lo cual deberán
incentivar la formación, la promoción humana como el cultivo de los valores territoriales.

Un llamado a las universidades a ser pertinentes con la educación superior del siglo XXI; dado
que emerge la teoría de la distribución social del conocimiento en la sociedad, en la cual la
universidad deberá dedicarse a formar, como bien lo sabe hacer, y aprovechar el material sinergico
de conocimiento que se legitima en mesas de negociación con otros actores que producen
conocimiento: el estado, los gobiernos, los empresarios, los líderes sociales y los ciudadanos
interesados; es un desafío de la nueva gestión pública territorial, en el marco de los propósitos del
modo 2 de producir conocimiento, que se desenvuelve en las nuevas prácticas de los actores, la
necesitad de intertransdisciplinariedad y a actuación en contextos de realidad.
116

En clave de miradas de complejidad, la universidad deberá incentivar las relaciones dialógicas


entre cultura de las ciencias y cultura de la sociedad, en perspectiva epistémica abierta, crítica y
compleja, incentivando autoorganizaciones de conocimiento, que en la práctica de la gestión
pública van constituyendo formas de gobernanza.

Tabla 15.
Estrategias de la universidad para apoyar creación de cultura de ordenamiento territorial.
Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje
Capacitación / acompañamiento 8 53 %
Actor de participación ciudadana 5 33 %
Cátedra territorio 1 7%
Investigación / innovación 1 7%
Total 15 100 %
Nota: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

Estrategias de la universidad para apoyar creación de


cultura de ordenamiento territorial
Investigación /
Cátedra de innovación
territorios 7%
7%

Capacitación /
Actor de acompañamiento
participación 53%
ciudadana
33%

Gráfica 18. Estrategias de la universidad para apoyar creación de cultura de ordenamiento


territorial. Fuente: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.

3.4. Articulaciones Vitales POT e Instrumentos de Gestión Pública


117

El término “Articulaciones vitales”, se asume como comprensión de sujeto territorial, en la


medida en que la educación y el conocimiento, trastocan sus modos de pensar, vivir, actuar;
implica selección de estrategias de gestión que están determinadas por el conjunto de interacciones
que se dan en el mundo fenoménico, las instituciones, y la vida misma de los moradores, a través
de instrumentos o dispositivos administrativos.

3.4.1. Estrategias de gestión para lograr articulaciones POT – región.

Mostrar el fortalecimiento económico dado por la creación de entes políticos mejor constituidos
geográficamente; las asociaciones de municipios y en consolidación de región donde una se
convierta en eje articulado (ciudad- región); promover la integración a través de la asignación de
regalías; lo más importante es el aprovechamiento del afluente que atraviesa la región, proyectando
obras de adecuación que faciliten la navegabilidad; articulación intermunicipal para generación de
alianzas estratégicas para la creación de proyectos productivos.
Tabla 16.
Estrategias de articulación POT / región.

Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje


Identidad de región 6 38 %
Fomento de cultura regional 7 44 %
Capacitación / formación 1 6%
Metodologías participativas 1 6%
No responde 1 6%
Total 16 100 %
Nota: elaborada por Veronica Rivera Gil, noviembre de 2017.
118

Estrategias de articulación POT-región

Metodologías
participativas No responde
6% 6%
Capacitación /
formación Identidad de
6% Región
38%

Fomentar cultura
regional
44%

Gráfica 19. Estrategias de articulación POT - región. Fuente: elaborada por Verónica Rivera Gil,
noviembre de 2017.

Los POT, en cuanto figuras de la ordenación del territorio, y para el caso de Colombia,
denominados Planes de Ordenamiento Territorial, se refieren al conjunto de principios, formas y
modos en que se hacen explícitos los distintos factores asociados a la vida territorial: geográficos,
políticos, ambientales, antropológicos; en fin, son cartas de navegación que tienen sus propios
límites, generalmente determinados por la normatividad vigente.
En Colombia los POT, están consagrados para los municipios, distinguiendo, los que corresponden
a territorios de mas de 100.000 habitantes, que generalmente corresponden a capitales del
departamento; y los PBOT “Planes Básicos de Ordenamiento Territorial”, para municipios como
en calidad de entidades territoriales, que generalmente son entre 30.000 a 100.000 habitantes.

Las regiones como se ha venido presentando en esta obra, son porciones de territorio de nivel meso
– territorial, con afinidades generalmente geográficas, económicas y culturales; para el caso de
Colombia, la región, esta contemplada en la Constitución y la Ley, con la finalidad de potenciar el
desarrollo regional, y la competitividad territorial, con fuerza en el mercado internacional; de
manera más sencilla, la región agrupa municipios, con identidad cultural y geográfica a fin.

Lograr articulaciones POT – Región, como un todo territorial, es otro rasgo emergente de la nueva
gestión pública territorial, porque implica sinergias, identidades, participación, empoderamiento,
119

y el ingrediente más estratégico que es la participación en todos sus órdenes; desde luego, a esto
se le denomina articulaciones, que son posible cuando se hacen explícitas las interacciones
humanas – sociales – vocacionales – estratégicas; intencionalidades, que constituyen cultura
regional, que habrá de incentivarse, con capacitación, formación e incentivos, dado que es posible
construir identidad de región.

3.4.2. Articulaciones vocaciones territoriales.

He aquí una matriz que permite visibilización de vocaciones territoriales: ciencia y tecnología,
humana y productiva.

Tabla 17.
Vocaciones territoriales.
Vocaciones Síntesis de estrategias Pistas
territoriales
Vocación ciencia y Es importante plasmar en los • Planes de Desarrollo
tecnología planes de desarrollo todo aquello potentes.
que implique utilización de • Participación /
nuevos mecanismos en el que acompañamiento.
hacer administrativo; • Tecnologías / investigación
fortalecimiento de procesos de / desarrollo tecnológico.
participación y acompañamiento
por parte de Ministerio de las
TIC’s.
Vocación humana Establecimiento de una relación • Relación administración /
entre la administración y la comunidad.
comunidad, que permita un • Relación territorio /
trabajo en conjunto, desde el comunidad.
enfoque de la comunidad, • Cambio de visión del
aportando desde ella, la desarrollo.
satisfacción de las necesidades
básicas, atendiendo a las
120

características de los individuos y


la potencializarían de estas desde
el sentido humano.
Vocación productiva El plan debe tener fiel relación • Potenciar habilidades
con las áreas productivas de la productivas.
región y desde allí impulsarlas, • Incentivación de confianza.
identificando las diferentes • Políticas agrarias.
fuerzas productivas.

Vocación Establecimiento de sinergias • Involucramiento


organización y organizacionales entre actores / comunidad.
trabajo en red escenarios / instituciones, • Vinculación / integración
agremiando, y trabajando en sectores.
proyectos que se vinculen y • Organizaciones
fortalezcan. inteligentes.
Nota: elaborada por Silvio Cardona, julio de 2015.
Las vocaciones territoriales devienen de las capacidades constitutivas y constituyentes del
territorio, por vía del aprovechamiento de recursos tangibles e intangibles, que se generan como
nichos económicos y sociales, que generan valor agregado, que podrá ser resultante del concepto
y comprensión de desarrollo territorial.

De manera insistente los Planes de Desarrollo, y las agendas de ciencia, tecnología e innovación y
las agendas de gobierno, sumados a las agendas del sector productivo y del sector social, hacen
explícitos los intereses de desarrollar vocaciones territoriales.

La vocación de ciencia y tecnología podrá estar determinada por la importancia que tiene el capital
humano, el capital intelectual y el capital cultural, si se privilegia el conocimiento, la investigación
y la innovación social. Tema que convoca la formación de científicos en la región, y las estrategias
de los diferentes actores del sistema territorial. Vocación – ciencia – tecnología es un desafío para
definir las líneas y áreas potenciales que en su conjunto generan valor desde el conocimiento.
121

La vocación humana de la región, considera la importancia del capital humano, como conjunto de
valores, espíritus y formas de generación de valor, alrededor de solidaridades, cooperaciones e
identidades, teniendo presente el concepto de dignidad de las personas. Con razón, cada año se
hacen públicos los índices de desarrollo humano a nivel nacional e internacional, que aunque son
agenciamientos, de estos se recupera la bondad de las tendencias y los comportamientos, que en
materia de lo humano se gesta en el territorio para avanzar a niveles de calidad humana y bienestar
humano.

La vocación productiva de la región, a de valorarse en la medida en que se potencian las áreas, los
servicios y los ámbitos generadores de desarrollo económico y social; la vocación productiva, tiene
que ver con la cultura de ordenamiento territorial en clave de región y conocimiento; sector, que
también se gestiona a través de políticas públicas.

La vocación organización y trabajo en red, deviene de la comprensión y el valor que para el


territorio tiene el capital social, que como se ha venido insistiendo en esta obra, corresponde al
conjunto de organizaciones, escenarios e instituciones y demás formas asociativos que produzcan
valor agregado para potenciar las vocaciones que le acompañan: vocación de ciencia y tecnología,
humana, productiva; es la figura de la red territorial que logre las articulaciones vitales, en
perspectiva del desarrollo territorial.

Vocaciones territoriales que en su conjunto constituyen el todo territorial, y que generalmente se


desarrollan por vía de la asociatividad, y el trabajo solidario; asunto crucial de la nueva gestión
pública que se deberá incentivar.

3.4.3. Articulaciones de las acciones de gobierno – empresa – sociedad – academia.

Trabajo conjunto; convocatoria pública; veeduría; construcción conjunta, que diere la


academia; además, planteando trabajos y planes donde cada una de estas tengan un papel
preponderante en la construcción, ejecución y evaluación de proyectos planteados y concertados;
como componente social, los aportes desde cada saber son instrumento esencial donde hay que
guardar relación institucional y respeto hacia cada sector; convocatorias públicas, rendición de
cuentas, participación, ciudadana; participación, consejos comunales; inversión pública y privada,
122

investigación y desarrollo y veeduría; generando hábitos precisos de construcción vital que se


implementen desde la escuela.

A su vez, permitiendo que la comunidad aprenda sobre la región, pero desde el enfoque de la
administración y lo público; escuelas de capacitación con metodología ECAES; después del
conocimiento de la región, vinculando la academia a procesos de socialización con las
comunidades, a través de la academia, mediante carreras técnicas, tecnológicas que sean afines a
la principal actividad económica de la región; se podría lograr: por medio de las juntas de acción
comunal, plasmar allí en ese espacio, proyectos que permitan la construcción de región, con el
acompañamiento de los presidentes de JAC, administración municipal, concejo municipal, entre
otros; banco de pensamientos regionales, semilleros de niños y jóvenes pensadores de región,
gestores de desarrollo regional.

Tabla 18.
Articulaciones gobierno – empresa – sociedad – academia.

Asuntos emergentes Frecuencia Porcentaje


Trabajo conjunto 5 50 %
Convocatoria pública / veeduría 3 30 %
Construcción conjunta 1 10 %
Líder academia 1 10 %
Total 10 100 %
Nota: elaborada por Michael Ocampo Cardona, noviembre de 2017.
123

Articulaciones gobierno – empresa – sociedad – academia

Líder academia
10%
Construcción conjunta
10%

Trabajo conjunto
50%

Convocatoria
pública/veeduría
30%

Gráfica 20. Articulaciones gobierno – empresa – sociedad – academia. Fuente: elaborada por
Michael Ocampo Cardona, noviembre de 2017.

Las acciones de gobierno, empresa, sociedad, academia, históricamente han estado aisladas, como
resultado de los imaginarios de los sujetos y de los intereses de poder de los actores que las
representan; aquí hay una tensión, a manera de hipótesis, que desde la reflexión filosófica se podrá
plasmar: “es la compresión de la región como mundo matematizado, insulado, fragmentado y
determinado que deja huella en la analítica, como espíritu fundante, de los que en su momento, el
desarrollo se comprendía como el todo es la suma de las partes”.

Hoy, por influjo de nuevos paradigmas, uno de ellos, el de la complejidad, que es el que se
privilegia en la investigación que convoca, se transita del principio pascalino “el todo es la parte y
la parte es el todo”; este principio podrá ser un referente de tipo epistemológico que estimule el
trabajo articulado entre actores territoriales.

Así mismo es estrategia articuladora se podrá comprender en la medida en que se haga vida la
figura del territorio sujeto, tema que se vuelve transversal en esta obra, dado que es un sujeto que
transita de la región – objeto (analíticas), al estadio sistémico, como un todo de interrelaciones,
vínculos y por acciones, siempre potenciadoras del desarrollo territorial.

3.4.4. Acciones de gobierno – empresa – sociedad – academia alrededor de comunidades


de conocimiento.
124

Si bien, la figura “comunidades de conocimiento”, debe cimentarse fuertemente en la tecnología


para poder lograr la interacción que necesitan sus miembros, y para ello, requieren de enganche de
expertos, en el ámbito territorial, también podrá ser posible introducir la cultura de conocimiento,
aquel que emana del cerebro, el espíritu y la piel de los sujetos implicados, a través de sus auto-
organizaciones; a esto es lo que apuntan los imaginarios de los grupos clave.

Tabla 19.
Tipos de comunidades de conocimiento / grupos.
Tipos de comunidades de Pistas
conocimiento / grupos
Comunidades de conocimiento En cuanto colectivos / redes de estudiantes, docentes junior e
social. investigadores, que alrededor de intereses de conocimiento,
investigación o innovación, desarrollan actividades formativas
de: aprendizajes, prácticas, estudio, con alta capacidad de
auto-organización para llevar a cabo sus propósitos
académicos. Son de naturaleza transitoria y extracurricular.
Comunidades pedagógicas y Involucrando colectivos y comunidades, por ello los hemos
políticas. puesto de la mano, aunque cabe matizar que responden a dos
aproximaciones diferentes en su modo de construcción y
generación de saberes territoriales.
Grupos de investigación - Desde que la gente se pregunte por su municipio y se preocupe
semilleros de investigación - por el conocimiento; por la necesidad de crear empresa, de
grupo de innovadores en los innovar, de participar en la toma de decisiones; se pueden
municipios. conformar grupos de investigación, porque tiene que existir
sostenibilidad a través del tiempo; existe el talento humano en
los municipios.
Comunidades de aprendizaje Desde que estas comunidades tengan el primer aprendizaje,
en los municipios. conociendo la región de allí poder comprender, ver, observar
y entender el funcionamiento de región y así poder aportar,
construir y motivar el cambio; ya existen procesos
organizativos que lo demuestran; la pregunta sabe a propuesta,
125

pero sería interesante el ejercicio; solo si la academia se


compromete a ello, fortaleciendo el área de cobertura del
SENA en la región; las personas necesitan fortalecer los
canales de aprendizaje y aprender a participar; también
promueven grupos de lectura, modelos de aprendizaje
colaborativo ara adultos o la inclusión de voluntarios madres
padres y otros agentes en las aulas para generar una mayor
interacciones en el aula.
Comunidades de pensamiento. La comunidad que piense en su municipio, es una comunidad
preocupada y pendiente del mismo; apoyando a los diferentes
consejos tales como CTP, OCA y consejo de política social;
dentro de los grupos comunitarios existan personas con mucha
capacidad y ganas de aprender a participar; quien piensa en la
región la conoce, esto le permite plantear alternativas para su
mejoramiento; fortalecimiento gremial a través de la
agroindustria.
Grupos interdisciplinarios que Involucrando ONG, fundaciones, corporaciones, gremios etc.;
busquen respuestas a sus Fondo Emprender del SENA; convirtiendo inquietudes en
inquietudes a través de la proyectos, desde las instituciones educativas; con las
investigación. universidades, con todos los profesionales y con la comunidad
educativa.
Comunidades de práctica. En cuantos grupos sociales generados para desarrollar
conocimientos especializados que comparten una reflexión de
su experiencia práctica para fortalecer sus interacciones y
práctica. El conocimiento es trasparente y distribuido para los
miembros de la comunidad, de modo que al compartir más
experiencias y saberes se multiplican sus conocimientos. Las
comunidades se nutren de los modos de ser en el mundo
diferentes, de las identidades y los choques que se generan en
las prácticas, lo que provoca nuevas construcciones de
conocimiento y multiplicaciones de sus saberes.
126

Grupos de innovadores Liderados por la academia o las Escuelas Normales


sociales en los municipios. Superiores, para favorecer el trabajo interdisciplinar, la
relación escuela – universidad, requiere inversión
gubernamental.
Otras voces del territorio a Los think tanks como instituciones o grupo de expertos de
nivel de expertos. naturaleza investigadora, cuya función es la reflexión
intelectual sobre asuntos de política social, estrategia política,
economía, militar, tecnología o cultura.
Observatorio de las Ideas. En momentos de crisis como el
actual es más necesario que nunca, para las personas que
tienen inquietudes intelectuales o, por su situación de
liderazgo, tienen la necesidad de prever las estrategias de
futuro para sus empresas u organizaciones, estar atento a las
nuevas ideas que van apareciendo como consecuencia de la
investigación y la reflexión de los científicos sociales y los
pensadores.
Nota: elaborada por Silvio Cardona, julio de 2015.

La gestión del conocimiento territorial, es un enfoque teórico de la nueva gestión territorial, en la


medida en que reconoce, y estimula el conocimiento humano, académico, científico y tecnológico,
como recurso estratégico para el desarrollo territorial.

Desde luego, que la mayoría de las fuentes teóricas sobre el tema, centran la importancia de la
gestión del conocimiento alrededor de la tecnología como específicamente en las redes y los
sistemas de información que circulan por el ciber-espacio; asunto que la nueva gestión pública
deberá reconocer como bondad del desarrollo pero como en perspectiva de la vida del territorio y
de la humanidad como interés ontológico que, entra a privilegiar los saberes humanos, un asunto
de interés en la gestión, convoca a gestión del conocimiento social, como aquel que emana de las
fuentes del ser existencial, que es el sujeto.

Desde luego, las regiones, tendrán que avanzar con fuerza en la comprensión de la cuarta
revolución industrial, conocida como la industria cuatro: “esta nueva fase de la industrialización
127

borra los límites entre los mundos físicos, digital y biológico, y utiliza el conocimiento
especializado en Innovación + Desarrollo (I+D). Además de aumentar considerablemente la
productividad de los países que la adopten, esta revolución transformará radicalmente al mundo
como lo conocemos, pues buena parte de las actividades cotidianas dejarán de hacerla los
humanos”. (Revista SEMANA, edición número 1917,27 de enero al 3 de febrero de 2019, p.12).

Es evidente que conjuntamente con la cuarta revolución industrial, se están generando otras
revoluciones, que contribuirán de alguna manera a elevar niveles de calidad de vida de las
personas, pero la región también deberá hacer uso del pensamiento crítico, para no diluir al ser
humano, y desde luego actuar como de conformidad con las vocaciones productivas, y habitar los
estadios internacionales, que también le corresponden al territorio.

Implica gran desafío para la universidad, en tanto, le corresponde por misión acompañar la
construcción de una cultura del conocimiento a través de las acciones de gobiernos, ciudadanos,
instituciones y empresas. Aquí tendrá sentido pensar las tensiones globales – locales en el marco
de la gestión del conocimiento territorial.

Conclusiones

1. La búsqueda de rasgos de pertinencia global - local en los territorios, en diversidad de


contextos de mundo, signado por factores de índole multidimensional, multirreferencial y
multicausal, implica para la academia, el país, la región y localidad, la necesidad de
impactar la comprensión emergente de región vital, animada por los procesos humanos,
sociales, culturales, ambientales, productivos, científico – tecnológicos y educativos que le
caracterizan.

2. La apuesta de región vital, es una figura imaginada de la ordenación del territorio, quizás
extraña, que deviene de otras formas de pensar, vivir y convivir en la morada, porque no
se agota en sus límites, y que se podrá hacer plausible en la medida que la educación y el
conocimiento, se constituyan en categorías relacionantes – convocantes de nueva
humanidad, perfilando de manera extraordinaria territorios solidarios en épocas de crisis
planetaria y de nueva civilización.
128

3. Comprensión que requiere por parte de administradores públicos, gobiernos, líderes


sociales, y la sociedad en su conjunto, alta dosis de inteligencia y sensibilidad humana,
para reconocer en el conocimiento como valor estratégico insoslayable de una gestión
pública en contexto de sociedades emergentes que determinan el nuevo tejido social y
territorial.

4. Referente de la teoría, los conceptos y los métodos, que convocan el territorio como noción
compleja, signada por la competitividad creciente, dinámicas singulares, plurales y
diversas, acompañadas de multiplicidad de actores implicados en escenarios de gestión
pública, colocando al servicio las estrategias, para trabajar en función de las nuevas
necesidades y prioridades ligadas a los oleajes que traen consigo los procesos de
modernización y pos modernización de la sociedad y el Estado.

5. Prioridad de indagación por develar los sujetos territoriales: sus tipologías, características,
pretextos retardantes y acelerantes, para la comprensión de región vital, incluyendo las
acciones que convocan el ordenamiento del territorio, las gobernanzas territoriales, la
planeación estratégica e innovación social, que podrán marcar indicadores de participación
ciudadana, social y comunitaria más legítimos, e incentivar la apropiación de rasgos de una
nueva cultura territorial centrada en el conocimiento.

6. Reconocer en los sujetos territoriales, las expresiones de identidad y compromiso


ciudadano, que desde su potencial creativo, coadyuvan a construir los proyectos presentes
y futuros de sus territorios.

7. Intencionalidades, que implican la necesidad de articulación entre actores, escenarios y


prospectivas, que la gestión pública territorial deberá estimular para atender y desarrollar
las vocaciones humanas, de ciencia, tecnología e innovación, empresariales y productivas,
sociales y solidarias.

8. Es menester estudiar conductas, acciones, prácticas, y culturas territoriales en la búsqueda


de soluciones a problemáticas cruciales para avanzar en la construcción de una autonomía
129

territorial, desde la gestión del conocimiento social, en perspectiva encontrar mejoramiento


de la calidad de vida de los ciudadanos.

9. Indagar los contextos históricos en el reconocimiento del territorio, potenciando el sujeto


en cuanto a creatividad, imaginación e innovación.

10. Reconocer la importancia de construir territorio a partir de la legalidad, acompañada de


pensamiento propio, memoria social, preservación de la historia, innovación social, y
formación de gestores para el hábitat, en cuanto rasgos cercanos, lejanos, distintivos y
articuladores de la denominada Inteligencia Territorial.

11. Hacer referencia al territorio que es un espacio social y espacio vivido, eje a partir del cual
podrían plantearse ciertos problemas y estimular la colaboración interdisciplinaria.

12. Incentivar los estudios sobre la nueva gestión pública territorial como un campo de
conocimiento emergente, que invita a la Inteligencia Social a construir sujetos colectivos
como tejidos humanos, para aprender a ser, estar, vivir, convivir y transformar el territorio.

13. Fundar los estudios sobre territorios desde el enfoque teórico de “gestión de conocimiento”,
dada la importancia que tiene este como valor insoslayable, generador de cambios, mejoras,
trasformaciones, y, por consiguiente, herramienta estratégica para las acciones de los
gobiernos, el Estado, la empresa, la academia, y la sociedad en su conjunto.

14. La gestión de conocimiento territorial en sí misma es investigación, porque, además de


apoyarse en las potencialidades de las tecnologías de la información y la comunicación,
busca integrar, de manera sistemática, todas las aristas epistémicas, teóricas y
metodológicas, que devienen del diálogo de las diferentes disciplinas científicas y los
diversos actores territoriales involucrados en las dinámicas que se pretenden investigar.
Aquí podrá tener sentido la tendencia transdisciplinar de la ciencia.

Colofón de Cierre - Apertura


130

Los resultados de la investigación que hoy se visibilizan en esta obra, contribuyen a configurar un
campo de conocimiento emergente, en la medida en que se va reflexionando, investigando y
construyendo un sistema de conceptos, valores y creencias, que más adelante podrá generar
entramados teóricos, privilegiando la figura - también emergente - “región vital”, como desafío
epistémico, que se convierte en factor asociado relevante para fundamentar e incentivar la
regulación de la acción estatal, social, comunitaria e institucional, a través de la reconfiguración
de políticas públicas, pero también, de manera imperante, a dotar de sentidos y significados el
ejercicio de la gestión pública asociada, responsable con la construcción de región desde la base.

Aquí tiene la palabra la ESAP en su función misional de investigación para desarrollar la línea de
Gestión Pública, Desarrollo Local y Territorial, con la que se encuentra comprometido el grupo
ORION.

Interés académico que contribuye a resignificar el Programa de Investigación de la Territorial en


perspectiva de que la formación en Administración Pública Territorial, este animada por las
compresiones emergentes de región vital, que alimente los ejes temáticos de teorías del desarrollo
territorial, y gerencia pública.

Referencias Bibliográficas
Aguilar Villanueva (2015). La agenda pública en sus teorías y aproximaciones metodológicos.
Una clasificación alternativahttps://www.researchgate.net/publication/320180652
Aguirre Rojas, C. A. (Julio-Diciembre de 2015). La historia regional en la perspectiva de la corriente
francesa de los Annales. Revista Historia Y MEMORIA(11), 273-297.

Alburquerque, F.y Pérez, S (2013). Enfoque sobre el desarrollo-territorial: enfoque, contenido y


políticas; http://www.conectadel.org/wp-content/uploads/downloads/2013/09/EL-
Alba Tercedor, C. (1997). Gobierno local y ciencia política: una aproximación. En C. Alba Tercedor, & F. J.
Vanaclocha Bellver, El sistema político local: un nuevo escenario de gobierno (págs. 15-36).
Madrid, España: Universidad Carlos III: Boletín Oficial del Estado, BOE.

Alfie Coen, M. (Enero-Mayo de 2016). Pactos urbanos. Gobernanza territorial en los Países Bajos. Revista
CONfines de Relaciones Internacionales, 12(22), 11-36.
131

Álvarez Patiño, L. A. (Julio-Diciembre de 2016). Las Asociaciones Público Privadas: una manifestación de
innovación y corresponsabilidad en la gestión pública. Revista Estudios de Derecho, 73(162),
141-172.

Álzate Mary Luz y Romo Gerardo (2017). La agenda pública en sus teorías y aproximaciones
metodológicas, Revista Enfoque, Vol. XV. No. 26

Bachelard, G. (2004). La noción de obstáculo epistemológico. Plan de la obra. En G. Bachelard, La


formación del espíritu científico. Contribución a un psicoanálisis del conocimiento objetivo
(Vigesimoquinta ed., págs. 15-26). Ciudad de México, México: Siglo XXI Editores.

Bacon, F. (2009). Los ídolos. En F. Bacon, Novum Organum. La Gran Restauración (Sexta ed.). Editorial
Porrúa.

Bacqué, M. H., Rey, H., & Sintomer, Y. (2012). La democracia participativa: ¿un nuevo paradigma de la
acción pública? En M. Canto Chac, Participación ciudadana en las políticas públicas (Vol. 4, págs.
105-149). Distrito Federal, México: Siglo XXI Editores.

Baer, A. (2010). La memoria social: breve guía para perplejos. En J. A. Zamora, & A. Sucasas, Memoria -
Política - Justicia. En diálogo con Reyes Mate (Primera ed., págs. 131-148). Madrid, España:
Editorial Trotta.

Barbieri, J. H. (Junio de 2011). Physis frente a nómos: el eterno retorno. Díkaion. Revista de
Fundamentación Jurídica, 20(1), 71-82.

Bauman, Z., & Bordoni, C. (2016). Estado de crisis (Primera ed.). (A. Santos Mosquera, Trad.) Barcelona,
España: Editorial Paidós.

Bauman, Z. (2015). La Sociedad Sitiada, Ed. Paidós, Barcelona.


Bauman, Z. (2014). 44 Cartas a la Sociedad Líquida, Ed. Paidós, Barcelona …..
Boisier, S. (Octubre de 2009). Sinergia e innovación local. Revista Semestre Económico, 12(24), 21-35.

Bonilla Castro, E., & Rodríguez Sehk, P. (2005). Más allá del dilema de los métodos: la investigación en
ciencias sociales (Tercera ed.). Bogotá, D.C., Colombia: Grupo Editorial Norma: Ediciones
Uniandes.

Bourdin, A. (2000). La question locale (1ère édition ed.). París, Francia: Presses Universitaires de France.

Bozzano, H. R., Girardot, J.-J., Cirio, G., Barrionuevo, C., & Glemmo, F. (2010). Inteligencia territorial:
teoría, métodos e iniciativas en Europa y América Latina (Primera ed.). La Plata, Argentina:
Editorial de la Universidad Nacional de La Plata.
132

Bozzano, Horacio (2017). Aportes a las teorías de la transformación, inteligencia territorial y


justicia territorial, Universidad de la Plata, Buenos Aires, en:
lhttps://www.researchgate.net/publication/329301132_
Canales, J. M. (2005). La democracia participativa local. Sistema: Revista de Ciencias Sociales(184-185),
191-202.

Canevari, T. (2012). ¿Qué es la inteligencia territorial? Minas: Red Científica Latinoamericana Territorios
Posibles. Recuperado el 3 de Diciembre de 2016, de
http://territoriosposibles.fahce.unlp.edu.ar/que-es-it

Cantero Ávalos, E. N. (2014). Teleguía. Recuperado el 25 de Enero de 2017, de


https://www.teleguia.com.py/enfoque-critico-
42.html?fb_comment_id=750588044960644_923495491003231#f1de718734e6934

Capel, H. (5 de Febrero de 2016). Las ciencias sociales y el estudio del territorio. Revista Bibliográfica de
Geografía y Ciencias Sociales, XXI(1.149), 1-38.

Conejero Paz, E. (2005). Globalización, gobernanza local y democracia participativa. Revista Cuadernos
Constitucionales de la Cátedra Fadrique Furió Ceriol(52), 13-31.

Conejero Paz, E., & Redondo Lebrero, J. C. (Enero-Junio de 2016). La innovación social desde el ámbito
público: conceptos, experiencias y obstáculos. Revista Gestión y Análisis de Políticas
Públicas(15), 23-42.

Cuervo, J. I. (2016). Guillame Fontaine, Análisis de Políticas Públicas, conceptos, teorías y


metodologías, ANTHROPOS, FLACSO, Opera 18 junio 2014) 231 – 234.
De Aguinaga, L. V. (31 de Enero de 2002). Letras Libres. Recuperado el 27 de Agosto de 2017, de
https://www.letraslibres.com/mexico/libros/el-sujeto-vacio-y-profundidad-campo-jenaro-talens

De Pomposo García, A. S. (2015). La conciencia de la ciencia: un juego complejo (Primera ed.). (G.
Chimalistac, Ed.) Ciudad de México, México: Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales
Vicente Lombardo Toledano.

D'Elia, V. V. (Enero-Julio de 2009). El sujeto económico y la racionalidad en Adam Smith. Revista de


Economía Institucional, 11(21), 37-43.

D'eramo, D. (Junio de 2017). Gobernabilidad, gobernanza... en definitiva, el Estado’. Revista


Administración Pública y Sociedad(3), 126-135.

Escuela de Verano de Alicante. (5 de Julio de 2006). Colectivo Educadores. Recuperado el 13 de Mayo de


2016, de https://colectivoeducadores.files.wordpress.com/2010/02/nuevos-paradigmas-
emergentes-y-educacion.pdf

Farinós Dasí, J. (2010). Gobernanza para una renovada planificación territorial estratégica: hacia la
innovación socio-territorial. En A. Martín Mesa, & R. Merinero Rodríguez, Planificación
133

estratégica territorial: estudios metodológicos (págs. 87-113). Sevilla, España: Junta de


Andalucía.

Farinós Dasí, J., Olcina Cantos, J., Rico Amorós, A., Rodríguez Navarro, C., Del Romero Renau, L., Espejo
Marín, C., & Vera Rebollo, J. F. (2005). Planes estratégicos territoriales de carácter
supramunicipal. Revista Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles(39), 117-149.

Fernández de Córdoba, M. B. (Enero de 2016). Teorías de la planificación territorial: métodos de


decisión. Revista Ciudad y Territorio Estudios Territoriales(189), 353-368.

Fernández Güell, J. M. (2006). Planificación estratégica de ciudades: nuevos instrumentos y procesos.


Barcelona, España: Editorial Reverté.

Ferro Bayona, J., Llanos Díaz, R., Ángel Ángel, O., Badillo Jiménez, W., Iglesias Bermúdez, R., Pérgolis
Valsecchi, J. C., & Villalón Donoso, J. (2016). Memorias de El Prado: arquitectura y urbanismo
1920-1960. Barranquilla, Colombia: Editorial Universidad del Norte.

Frediani, J. (2012). ¿Qué es la inteligencia territorial? Minas: Red Científica Latinoamericana Territorios
Posibles. Recuperado el 3 de Diciembre de 2016, de
http://territoriosposibles.fahce.unlp.edu.ar/que-es-it

Galimberti, C.I. (2015). La dialéctica local-global en la transformación de nuestros territorios


contemporáneos. GeoGraphos [En línea]. Alicante: Grupo Interdisciplinario de Estudios Críticos
y de América Latina (GIECRYAL) de la Universidad de Alicante.

González Casanova, P. (2017). Las nuevas ciencias y las humanidades: de la academia a la política
(Primera ed.). Buenos Aires, Argentina: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Grupo Banco Mundial. (2015). Informe sobre el desarrollo mundial 2015: Mente, sociedad y conducta.
Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento. Washington, D.C.: Banco Mundial.

Guerrero Valdebenito, R. M. (Junio de 2005). Identidades territoriales y patrimonio cultural: la


apropiación del patrimonio mundial en los espacios urbanos locales. F@ro. Revista Teórica del
Departamento de Ciencias de la Comunicación y de la Información , 1(2), 289-306.

Hernández Peña, Y. T. (2010). El ordenamiento territorial y su construcción social en Colombia: ¿un


instrumento para el desarrollo sustentable? Cuadernos de Geografía: Revista Colombiana de
Geografía(19), 97-109.

Hernández Sanjorge, G. (Enero de 2009). Región y globalidad: apuntes sobre la construcción identitaria.
A Parte Rei: Revista de Filosofía(61), 1-6.

Koiman, J. (2004). Gobernar en gobernanza. Revista Instituciones y Desarrollo No. 16, Instituto
Nacional de Gobernanza, Cataluña, Barcelona, España, traducción Augusto Cerillo Martínez,
pags. 171 – 194.
134

López, Andrea y Arboleda Sergio (2016). Los fundamentos de la Nueva Gestión Pública, lógica
privada y poder tecnocrático en el Estado Mínimo, en:
https://www.researchgate.net/publication/268398490.
Llanos – Hernández, L. (2013). El concepto de territorio y la investigación en áreas sociales,
Universidad Autónoma de Chapingo, Estado de México,
https://www.colpos.mx/asyd/volumen7/numero3/asd-10-001.pdf

Márquez Mireles, L. E. (2015). Las fronteras agrícolas en la región centro de San Luis Potosí. En A.
Betancourt Mendieta, & J. G. Rivera González, Territorios y fronteras. Miradas desde las Ciencias
Sociales y las Humanidades (págs. 35-48). Barcelona, España: Editorial Anthropos.

Martín, M. C. (2017). Tensiones territoriales en la dialéctica local-global: la modernización del


Estado. Departamento de Geografía y Turismo (Universidad Nacional del Sur)12 de Octubre y
San Juan, (8000) Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
http://www.ingeba.org/lurralde/lurranet/lur41/41ceciliamartin.pdf.

Masselot, C. (2012). ¿Qué es inteligencia territorial? Minas: Red Científica Latinoamericana Territorios
Posibles. Recuperado el 3 de Diciembre de 2016, de
http://territoriosposibles.fahce.unlp.edu.ar/que-es-it

Mena Villamar, C. (10 de Septiembre de 2013). Recordando Quito. Recuperado el 16 de Enero de 2017,
de http://recordandoquito.blogspot.com/

Miedes, B. (2012). ¿Qué es inteligencia territorial? Minas: Red Científica Latinoamericana Territorios
Posibles.

Milmaniene, J. E. (2005). El tiempo del sujeto (Primera ed.). Buenos Aires, Argentina: Editorial Biblos.

Moncayo Jiménez, E. (s.f.). SCRIBD. Recuperado el 12 de Abril de 2017, de


https://es.scribd.com/doc/14151724/Modelos-Desarrollo-Regional-Teorias-y-Factores-
Determinantes

Morin, E. (2007). La noción de sujeto. En D. Fried Schnitman, Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad
(págs. 67-89). Buenos Aires, Argentina: Editorial Paidós.

Morin, E. (2007). El Método I: la naturaleza de la naturaleza (Sexta ed.). Madrid, España: Ediciones
Cátedra.

Morin, E., & Delgado Díaz, C. J. (2016). Reinventar la educación: abrir caminos a la metamorfosis de la
humanidad (Primera ed.). Ciudad de México, México: Multiversidad Mundo Real Edgar Morin.

Motta, R. D. (2017). La crisis de la gobernabilidad en la dinámica global/local, su impacto en la sociedad


civil y la emergencia de las redes sociales. En J. M. González Velasco, Ciudadanía planetaria.
Barranquilla, Colombia: Universidad Autónoma del Caribe.
135

Muñoz Cardona, Á. E. (2017). La nueva gestión pública en Sabaneta, Antioquia, Colombia, 2003-2014.
Revista Lebret(6), 179-204.

Oraisón, M. (2016). La participación como generadora y garante de democracia y ciudadanía. Revista


Internacional de Educación para la Justicia Social, 5(1), 89-107.

Ortoll, E. (Marzo de 2012). Inteligencia territorial: iniciativas y modelos. Revista de los Estudios de
Ciencias de la Información y de la Comunicación: COMeIN(9).

Pérez, M., Navarro Jurado, E. y Luque Gil, (2018). Inteligencia territorial: conceptualización y
avance en el estado de la cuestión. vínculos posibles con los destinos turísticos, Cuadernos de
Turismo, nº 41, pp. 535-554, Universidad de Murcia
http://dx.doi.org/10.6018/turismo.41.327141.

Pliscoff Varas, C. (2017). Implementando la nueva gestión pública: problemas y desafíos a la ética
pública. El caso chileno”, Convergencia vol.24 no.73 Toluca ene./abr,
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-14352017000100141

Pont Vidal, J. (Julio-Diciembre de 2016). Modelos innovadores de administración y gestión pública: Hacia
la emergencia de nuevos paradigmas. Revista Gestión y Análisis de Políticas Públicas, Nueva
Época(16), 6-26.

Poujol, L. (2012). ¿Qué es inteligencia territorial? Minas: Red Científica Latinoamericana Territorios
Posibles. Recuperado el 3 de Diciembre de 2016, de
http://territoriosposibles.fahce.unlp.edu.ar/que-es-it

Ramírez, Liliana (2017).


https://www.researchgate.net/publication/318725001_La_Inteligencia_Territorial_com,
CONICET.
Rangel Corre Arturo Ricardo (2018). Fundamentos y tendencias del nuevo institucionalismos,
ENCRUCIJADA Revista Electrónica del Centro de Estudios de Administración Pública de la
Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, No. 29, mayo - agosto

Sanabria Pérez, S. (Enero-Junio de 2014). La ordenación del territorio: origen y significado. Revista Terra
Nueva Etapa, 30(47), 13-32.

Scala, E. (2012). ¿Qué es inteligencia territorial? Minas: Red Científica Latinoamericana Territorios
Posibles. Recuperado el 3 de Diciembre de 2016, de
http://territoriosposibles.fahce.unlp.edu.ar/que-es-it

Skinner, E. García, S. M. I. (2018), Y La nueva gestión pública: evolución y tendencias,


https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2341565.
136

Sotolongo Codina, P. L. (2006). Las ciencias sociales de nuevo tipo. En P. L. Sotolongo Codina, C. J.
Delgado Díaz, & A. A. Boron (Ed.), La revolución contemporánea del saber y la complejidad
social: hacia unas ciencias sociales de nuevo tipo (Primera ed., págs. 79-94). Buenos Aires,
Argentina: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Tuirán Sarmiento, Á. A., & Trejos Rosero, L. F. (Mayo-Agosto de 2017). Debilidades institucionales en el
nivel local. Desafíos de la gestión territorial de la paz. Revista Análisis Político(90), 77-102.

Vásquez Avellaneda, D. M., & Navarrete Peñuela, M. (Julio-Diciembre de 2014). La gobernabilidad local
en el contexto de la nueva gestión pública: requisito para la gestión ambiental urbana. Revista
Luna Azul(39), 63-88.

Whittingham M. M. V. (2014). ¿Qué es la gobernanza y para qué sirve?, Revista CLAD Reforma
y Democracia No. 33, p. 221

Anexos

Anexo 1. Programa de investigación 2012 – 2020: gestión del conocimiento territorial en el marco
de Planes de Desarrollo Municipal para potenciar cultura de paz. III versión, febrero de 2017,
Grupo ORIÓN, ESAP Territorial caldas.

Presentación

A partir de febrero de 2012 el Grupo de Investigación Orión de la ESAP Caldas en su plan


estratégico, viene resignificando la actividad de investigación, en el marco de las políticas de la
Facultad de Investigaciones, el compromiso de la Territorial con la Línea de Investigación
“Gestión, Desarrollo Territorial y Local” y “el Banco de temas / problemas que se ha venido
construyendo / reconstruyendo en los Cetap a través del módulo de Proyecto de Futuro, las
Agendas Regionales de Ciencia, Tecnología e Innovación, los Planes de Desarrollo Municipales,
los proyectos y resultados de investigaciones de los docentes miembros del Grupo Orión, así como
las monografías generadas por los estudiantes y acompañamiento de Asesores, entre otros asuntos
que constituyen materia de interés de conocimiento del Grupo de Investigación y de la academia
en la Territorial.

Para ello, se adoptó el Programa de Investigación “Gestión del Conocimiento Territorial en el


marco de Planes de Desarrollo Municipal y Planes de Ordenamiento Territorial” I Versión, 2012,
137

por considerar el “conocimiento territorial” un recurso asociado a los procesos de cambio y


transformación del Estado, la sociedad y las organizaciones; y los PDM y POT como dispositivos
legales de la administración pública que orientan el desarrollo de la vida municipal y territorial.

Decisión que se asume como una “experiencia académica territorial” en la ESAP Caldas, de
manera que se viene constituyendo en dispositivo del Plan Estratégico del Grupo ORION, por
considerar la Investigación como eje del desarrollo académico, que establece relaciones y
articulaciones vitales con el currículo, la docencia / tutoría, y la capacitación, los programas de
pregrado y posgrado, los semilleros y grupos de investigación formativa, acciones que se han
venido desarrollando de manera desarticulada.

Hoy, febrero de 2017, el programa de investigación constituye una III Versión, resultado de los
desarrollos académicos e investigativos generados en el Núcleo Proyecto de Futuro, las
monografías, los proyectos de investigación ORION (2012 – 2017), los avales dados a otros
docentes investigadores de las Territoriales de Quindío – Risaralda, Santander y Bogotá (II
semestre de 2014), la iniciativa de Convenio UCM – ESAP para proyecto de investigación
conjunto, el aval dado a ORION por la Facultad de Investigaciones en febrero de 2015 para
participar en la medición de Colciencias.

Procesos, desarrollos e iniciativas de conocimiento que en el marco de la Línea de investigación


de la ESAP “Gestión, desarrollo territorial y local”, convocan dos (2) ejes temáticos y
problemáticos estructurantes, tranversalizados por El Plan de Desarrollo Nacional 2014 – 2018
“Todos por un Nuevo País : Paz, Equidad, Educación”, y el Observatorio de Desarrollo Territorial
y Políticas Publicas de la ESAP, sobre los cuales se pretende, giren los intereses de investigación
e innovación en el saber administrativo público en el período 2015 - 2018.

Dichos Ejes son:


1. Innovación en la gestión pública territorial y local.
2. Capital humano, social, y cultural para la gestión del desarrollo local / regional.
3. Cultura de paz territorial

¿Qué entender por el programa de investigación en la ESAP Caldas?


138

Conjunto de temas / problemas cruciales relacionados con la gestión pública y el desarrollo local
y territorial, que convocan la gestión del conocimiento: humano, social, intelectual, científico y
tecnológico, para la intervención de problemas y atención a necesidades y demandas de la
sociedad, el estado, los ciudadanos y las organizaciones públicas del nivel territorial, generando
saber administrativo público.
En el plano administrativo el programa de investigación es una figura de organización de gesta y
gestión del conocimiento, concebido como un plano de posibilidades del conocimiento complejo:
nociones, conceptos, valores, ideas, entornos, acontecimientos, significaciones, visiones y
proacciones, que a través de proyectos y realización de actividades científico – técnicas, trasegan
profesores investigadores, tutores, estudiantes, egresados y servidores públicos, que devienen
desafíos de formación y producción de conocimiento en el saber administrativo de lo público y la
Administración Pública Territorial.

El programa de investigación es también una red de problemas. Núñez (2002) en la tesis doctoral
“Los procesos de investigación como procesos organizacionales”, al respecto expresa:

El concepto de Línea tiene implícitos los conceptos de “Red de Problemas” y “Programa” (o


“Agenda”). Concebido así, no puede haber Línea si no existe un Programa que aglutine a los
individuos y, a su vez, no puede haber un Programa si no hay el diseño de una Red de Problemas
ordenados según relaciones de inclusión y complementariedad, los cuales expresan necesidades
de conocimiento en una Sociedad en un cierto momento histórico. Las sociedades plantean
necesidades de conocimiento (descriptivo, teórico, tecnológico) tales necesidades pueden
expresarse como problemas de investigación dado que tales necesidades no son aisladas, sino
interconectadas, también los problemas de investigación asociados pueden formularse dentro de
un diseño de interrelaciones jerarquizadas este diseño es lo que concebimos como RED DE
PROBLEMAS (http://lineai.netfirms.com/concepto_linea.htm).

Implica, en términos de Núñez (2002), que el Programa (o agenda) de investigación, dada una
determinada red de problemas / red de soluciones, es imprescindible asignarle cálculos de
ejecución, incluyendo tiempos o plazos de logro, recursos, estrategias y procesos de gestión,
siempre bajo un análisis de oportunidades y riesgo. Mientras la Red de Problemas se ubica en el
139

nivel de la formulación de necesidades y definición de situaciones reales, el Programa se ubica en


el nivel de las gestiones y de las decisiones estratégicas de acción. Por eso, el concepto de
Programa tiene alcances específicamente gerenciales, pero no exige sólo una visión administrativa,
sino también, y sobre todo, una visión epistemológica.

¿Cuáles son las características de un programa de investigación?

El programa de investigación, en perspectiva metodológica y estratégica tiene unas características


singulares / plurales, he aquí algunas:
• Formulado y desarrollado por vía de la negociación en el sistema distribuido de
conocimiento, y la Universidad, a través de Grupos de Investigación / Grupos de Estudio /
Comunidades de Práctica / Comunidades de Aprendizaje / Comunidades Virtuales.
• Articula / desarrolla micro y macroproyectos, grupos, líneas de investigación privilegiadas,
pregrados, posgrados, sectores / actores de la sociedad de niveles local, regional, nacional,
internacional, para poder interpretar el sentir social que permita construir un mejor país
desde la legitimidad.
• Avizora y le da sustento a los Núcleos temáticos / problemáticos del currículo y soluciona
una ausencia en el mismo, cual es el conocimiento del ordenamiento territorial.
• Conlleva acciones formativas y de especialización del grupo de investigación, los
semilleros y grupos de investigación formativa familiarizándolos de manera temprana al
estudiante de pregrado con el posgrado y la investigación. .

Estructura general del programa de investigación

1. ¿Qué plano teórico emergente lo funda / fundamenta?

Dar cuenta de la realidad, del mundo interno y externo, de todo aquello que acontece en la
naturaleza y en la cultura, a través de la ciencia, hasta hace poco era una necesidad vital. De hecho,
toda realidad, para que existiera, debería estar sometida a reglas de un conocimiento estable, que
aunque estable por varios siglos dados las premisas en que se sustentaba, resultaba de todas
maneras en premisas y conocimientos cambiantes, mutables e inciertos.
140

Pero no todo es susceptible de ciencia estable y explicativa, la hay también comprensiva: crítica,
emancipatoria, interpretativa. La ciencia refiere a un tipo de saber sobre una realidad, refiere
también a una dimensión de ésta. Se hace ciencia para construir el mundo, por razones meramente
prácticas…y se conoce para actuar, para transformar, para desenvolverse con algunas certezas en
el mundo, lo que es antropológicamente valido dadas las condiciones de naturaleza humana.

Desafíos de la sociedad de conocimiento

La ciencia es una dimensión pragmática de la existencia humana, dado que el hombre es un ser
que hace, crea y necesita conocer para actuar. Así entonces, ciencia, tecnología, innovación y
desarrollo constituyen términos genéricos como resultado de la creatividad humana en cualquier
ámbito de la vida en que se desarrolle. Estas dimensiones hacen parte de un mismo conjunto de
aspectos de la investigación, de la ciencia, la tecnología y la innovación, así como los estudios de
las ciencias naturales y las ciencias de la cultura.

Bell (1976), expresa que con la llegada de la “sociedad posindustrial”, la fuerza de trabajo se haya
en el nivel terciario de la economía, que no produce ni materias primas, ni bienes manufacturados,
sino servicios. Esta tendencia de lo “pos” ha conducido a una gran expansión de la educación
formal, impulsada por una fuerza de trabajo cualificada y más especializada. Y es esta importancia
dada a la educación lo que configura una visión más moderna del mundo contemporáneo. Mediante
la educación se produce la movilidad cognitiva y se generan tipos de ciudadanos más activos y
exigentes para la participación política; se evidencian cambios intergeneracionales, mayor
educación que aumenta las capacidades individuales.

El sociólogo Peter F. Drucker ha desarrollado la noción “sociedad de conocimiento” que tiene sus
orígenes en los años 1960, cuando se analizaron los cambios en las sociedades industriales y se
acuñó la noción de sociedad post-industrial.

El conocimiento como construcción social

Los referentes teóricos que traeremos para el contexto teórico son: La percepción que tenemos del
mundo; la construcción de la ciencia social. La percepción que tenemos del mundo es una
141

percepción construida, afirman los constructivistas. Ya en la obra de Gaston Bachelard se hablaba


de una intuición aproximada de lo real para indicar, en contra de la tradición cartesiana, quien
pensaba que la intuición era integral y total, que la realidad es una intuición aproximada.

La construcción de la ciencia social en general (Bourdieu, 2006), oscila entre el objetivismo y el


subjetivismo o si se prefiere, entre la consideración de que los hechos son cosas, o de que el mundo
social se reduce a las representaciones que de él se hacen agentes, consintiendo entonces la tarea
de la ciencia social en producir un “informe de los informes”, producidos por los agentes sociales.

Para ello: ¿se requiere de la aplicación del aprendizaje organizativo al ámbito territorial?

Desde luego, un número cada vez mayor de los territorios, están girando sus estrategias de
desarrollo alrededor del aprendizaje, la investigación y la innovación. El creciente interés en las
ciudades y las regiones que aprenden refleja los cambios fundamentales que están teniendo lugar.
Las ventajas comparativas dependen cada vez más de los recursos humanos, la creación de
conocimiento y las innovaciones continuas e incrementales que del acceso al capital físico y a las
materias primas.

Aquí también tienen palabra las regiones, aunque para Garvin (2000), todavía está pendiente la
definición de la región que aprende, y para ello ofrece una visión desde el campo organizativo que
sería totalmente aplicable1. Una organización que aprende debe ser experta en cinco actividades
(y siguiendo el razonamiento anterior, una región que aprende): Resolución sistemática de
conflictos; Experimentación de nuevos enfoques; Aprovechamiento de su propia experiencia y
pasado para aprender; Aprender de las experiencias y prácticas más apropiadas de otras
organizaciones.

2. ¿Cuáles son los rasgos de justificación del Programa?

En el mundo contemporáneo la formación y el conocimiento están determinando los procesos de


resignificación, reconfiguración y trasformación del Estado, la sociedad y las organizaciones. He
aquí algunos rasgos justificatorios al respecto:
142

• Se perfilan nuevos ejes estructurantes del desarrollo local y territorial basados en el


“conocimiento”, que articulan relaciones entre agentes, ámbitos y escenarios para la
gestión pública territorial.
• La realidad política y social del país y los territorios exigen de la academia y de la
investigación mayor compromiso con los contextos en el que se sitúa el quehacer
administrativo público.
• Gestión del talento humano como capital intelectual, en cuanto recurso insoslayable y eje
movilizador de las administraciones públicas en los ámbitos globales y locales para orientar
el desarrollo del país y de la sociedad.
• En este escenario y en países como el nuestro, la ESAP, en cuanto Universidad del Estado
tiene la responsabilidad de formar gestores de conocimiento para liderar las nuevas
dinámicas de cambio, de generar nuevos conocimientos pertinentes y de construir
“inteligencia social” para orientar conscientemente las dinámicas del desarrollo local,
regional y nacional.
• Se precisa así de un mejor manejo de la Universidad para atender este reto, dado que la
nueva gestión pública debe trascender la administración de recursos y procesos para
avanzar a la Gestión del Conocimiento que potencie y estimule la configuración y
reconfiguración de nuevos territorios.
• La ESAP en cuanto universidad del Estado se debe comprometer con investigación para
desarrollar la política de Paz y Postconflicto del actual Gobierno.
• Es necesario avanzar y contribuir al desarrollo institucional de la ESAP en cuanto la
reforma académica, teniendo como eje la investigación.

Se requiere entonces de investigación e innovación en administración pública territorial,


procurando un camino para el desarrollo de competencias en el ejercicio político y el liderazgo
transformador de los territorios.

3. ¿Cuáles son los objetivos estratégicos?

Algunos objetivos de gestión del conocimiento que convocan el programa de investigación en la


Territorial Caldas son:
143

• Generar conocimientos, metodologías, modelos, herramientas o tecnologías útiles para el


fortalecimiento de la gestión pública territorial.
• Promover y estimular una cultura de la innovación aplicada a la administración pública
colombiana donde los primeros beneficiarios sean los ciudadanos, los grupos humanos, las
instituciones y las organizaciones públicas.
• Orientar la gestión de la investigación en términos de utilidad y aplicabilidad de los
resultados, vinculando los resultados de conocimiento a la política pública y el desarrollo
territorial (Lineamiento ESAP).
• Generar conocimientos, metodologías, modelos, herramientas o tecnologías útiles para el
fortalecimiento de la política nacional de paz y postconflicto.
• Consolidar una comunidad académica y redes de conocimiento en Gestión Pública y
Desarrollo local y Territorial que avance en la construcción de escuela de pensamiento
desde la gesta / gestión del conocimiento territorial.
• Lograr articulaciones vitales “pregrado / posgrado / docencia, asesoría, capacitación,
consultoría, semilleros. Grupos de investigación formativa, teniendo como eje transversal
la investigación aplicada en contextos reales.
• Incentivar y estimular la participación ciudadana, de profesores, estudiantes y jóvenes
talento en el marco de una política institucional de relevo generacional.
• Potenciar bases para programas de posgrado en la ESAP.

4. ¿Qué principios sustentan el programa de investigación?

Los principios se asumen como criterios orientadores que fundan y fundamentan los planos
conceptuales, teóricos, metodológicos y de gestión estratégica del programa de investigación.

Principio de focalización

Conducir la actividad investigativa alrededor de temas / problemas cruciales en la línea de


investigación de la ESAP “Gestión púbica y desarrollo local y territorial”, anclada a interés
gnoseológicos de algunos de los tres ejes temáticos / problemáticos del programa de investigación
II Versión. La perspectiva científica, social o de desarrollo, deber ser sostenida en una unidad de
tiempo más o menos prolongado.
144

Principio de racionalización

El programa de investigación supone establecer límites y concentrar esfuerzos entre escenarios y


actores que producen conocimiento, así como la administración de los tiempos, recursos, planes y
proyectos.

Principio de solidaridad

Implica una labor de colaboración colectiva no solo entre los miembros del grupo de investigación,
sino también con los grupos sociales, las entidades, las organizaciones y los ciudadanos
participantes, orientada a la recuperación, resignificación y arraigo de los valores para la vida, la
convivencia y el ejercicio responsable de la administración pública.

Principio de pertinencia

Convoca el interés por el abordaje de procesos de investigación en consonancia con los problemas,
las necesidades y demandas del Estado, la sociedad, las organizaciones públicas y ciudadanos,
como rasgos distintivos de los nuevos modos de producir conocimiento con alto grado de
apropiación social, y que sean comprensibles por las comunidades territoriales para fortalecer el
sentido de identidad, pertenencia y patriotismo de ciudadanos y ciudadanas.

5. ¿Qué problema crucial convoca?

En el marco de los PDM: ¿cómo aprovechar el conocimiento humano, social y cultural de los
sujetos ciudadanos y las organizaciones para estimular procesos de desarrollo local y territorial y
contribuir de manera significativa a construir escenarios de paz y posconflicto?

6. ¿Qué banco de problemas se han formulado en contextos de aplicación?


145

Construidos por grupos clave de nivel local / regional conformados por representantes de los
gobiernos, la empresa, la sociedad y ciudadanos, liderados por los estudiantes de Administración
Pública Territorial en el módulo Proyecto de Futuro, Cetap de: La Dorada, Filadelfia y Pacora,
2013 – 2014; 2015 - 2017, Silvio Cardona González, tutor.

• ¿Cómo generar desarrollo endógeno a partir del entendimiento de las realidades locales?
• ¿Cómo hacer para que a través del POT se logre apropiar la cultura del ordenamiento
territorial?
• ¿Cómo desarrollar identidad y pertenencia en las comunidades locales para incentivar
cultura del ordenamiento territorial?
• ¿Qué metodologías se deben construir para que el Plan de Desarrollo Municipal sea eje de
la vocación humana y productiva del municipio / región?
• ¿Cuáles son los enfoques de desarrollo que fundamentan y orientan el Plan de Desarrollo
Municipal y qué áreas de gestión potencian?
• ¿Qué papel han jugado las fuerzas vivas de la sociedad en la construcción del PDM y el
POT?
• ¿Qué metodologías construir para a nivel local / regional para desarrollar el enfoque
sistémico en los PDM y POT?
• ¿Cómo lograr ventajas comparativas y competitivas con los PDM y POT para favorecer el
desarrollo regional- nacional- mundial?
• ¿Cuál podría ser una metodología para consolidar la participación ciudadana y comunitaria
en la formulación y gestión del PDM y POT?
• ¿Cuáles son los alcances para la concreción de un modelo de desarrollo territorial a través
de PDM y POT?
• ¿Cómo se han venido desarrollando en el tiempo las estrategias / inversiones sociales
promovidas a través de los PDM?
• ¿Cómo ha sido la participación social del adulto mayor como aporte al desarrollo
territorial?
• ¿Qué políticas y estrategias en materia económica, social y ambiental guían la acción del
municipio para alcanzar los objetivos y metas del plan de desarrollo?
146

• ¿Cuáles son los límites y potencialidades del actual sistema de ciudades teniendo en cuenta
que es producto histórico del marco de relaciones económicas, sociales y políticas?
• ¿Cuál es la relación entre la ciudad y la región?
• ¿Por qué son importantes los sistemas de ciudades / eco ciudades?
• ¿Cuáles son las estrategias para la implementación y el aprovechamiento de los recursos
naturales que promuevan la preservación del ecosistema a través del Plan de Desarrollo?
• ¿Qué importancia le están dando los PDM al deporte, la cultura y utilización del tiempo
sabiendo para los jóvenes?
• ¿Cuál es la mirada e importancia que se le da al sector histórico y cultural en los PBOT y
el PDM?
• ¿Cuáles son las acciones propuestas por el PDM encaminadas a la prospectiva territorial a
futuro?
• ¿Cómo los programas del PDM están encaminados a actuar frente a la globalización, la
descentralización, las megas tendencias mundiales y los impactos territoriales?
• ¿Cómo se está haciendo realmente extensiva para el área rural los proyectos sociales y
económicos propuestos en el PBOT?
• ¿Qué enfoques de desarrollo territorial son de conveniencia para incentivar las
territorialidades y territorializaciones de los municipios – región?
• ¿Cómo podrán contribuir los estudiantes de Administración Pública Territorial a la
construcción de una cultura de la participación ciudadana, comunitaria y social para la
construcción y gestión pública de los PDM y POT?
• ¿De qué manera la ciudadanía participaría en la modernización de las entidades estatales
del nivel municipal?

Ejes estructurantes emergentes

Eje temático / problemático estructurante 1: innovación en administración pública territorial

¿Cuál es la tradición académica e investigativa?: Un proyecto de investigación formativa “Sujetos


y organizaciones de conocimiento” (2013 – 2018, Silvio Cardona G.); tres (3) proyectos del grupo
ORIÓN “Rasgos de pertinencia local - global para la construcción de región vital” (2013 – 2014,
Silvio Cardona G.; “Caracterización de iniciativas y experiencias exitosas en administración
147

pública en los municipios de Manizales, Neira, Filadelfia, Aranzazu, Salamina, Pácora y Aguadas
I Parte (2014, Silvio Cardona González); Marmato, Riosucio, Supía, Anserma, Viterbo,
Belalcázar, II Parte (2015, Samuel Patiño Agudelo).

Banco de temas / problemas

• ¿Qué iniciativas y experiencias exitosas se vienen desarrollando en los municipios para


perfilar una cultura de innovación en la administración pública territorial?
• ¿Cómo se están estimulando a nivel municipal vías de cambio que permitan la transferencia
de ciencia/ tecnología e innovación?
• ¿Cómo construir de manera participativa estrategias innovadoras que potencien la gestión
del desarrollo local / regional en el marco de los PDM, los POT y los proyectos para el
desarrollo regional?
• ¿Cómo potenciar la cultura de ciencia, tecnología e innovación en los entes territoriales del
nivel municipal?
• ¿Cuáles son las estrategias para estimular las iniciativas y experiencias exitosas en las
administraciones públicas municipales para potenciar territorios de innovación?

Eje temático / problemático estructurante 2: el capital humano, social y ciudadano en la gestión


del desarrollo local y territorial

Banco de temas / problemas


• ¿Cuál es el capital cívico y ciudadano de comunidades para incentivar el desarrollo
territorial y la nueva gestión pública?
• ¿De qué manera la ciudadanía participaría en la modernización de las entidades estatales?
• ¿Cómo aprovechar los rasgos y atributos del patrimonio cultural de las comunidades, en
cuanto expresión del capital humano y social que potencien la gestión del desarrollo local
/ regional la subregión?
• ¿Cuáles son los elementos sistémicos que signan identidad a una comunidad dándole
singularidad a sus formas de saber ser, saber sentir, saber pensar, saber actuar y saber
transformar de sus ciudadanos?
148

• ¿Cómo las dinámicas y alcances del conocimiento humano, social y ciudadano contribuyen
a la gestión del desarrollo local / regional?
• ¿Qué aprendizajes se generan entre actores: Gobiernos, organizaciones y ciudadanos para
potenciar la gestión del desarrollo local / regional?
• ¿Qué tipo de instrumento (productos de apropiación social del conocimiento) se generar
para caracterizar el capital humano, social y ciudadano que oriente la gestión de las
administraciones públicas en la búsqueda y construcción del desarrollo local / regional?.

Eje temático / problemático estructurante 3: construcción de escenarios de paz y postconflicto

¿Cuáles son las condiciones de posibilidad para la construcción participativa de programas y redes
territoriales de paz y postconflicto?

Anexo 2. Talleres de gesta del conocimiento territorial: “perfilando sujetos epistémicos


territoriales”.

Invitación a esta aventura del pensar, imaginar, crear para comprender la región vital, como
posibilidad de la nueva gestión pública territorial.

Se trabajará como grupo clave formado / informado, en dos momentos: a) conversación; b) taller-
círculo de gesta; este taller lo desarrollaremos en cuatro (4) sesiones de trabajo, teniendo como
referentes textos / pretextos de autores para lograr inferencias y aplicaciones en el horizonte del
propósito de la investigación.

Desarrollo

Momento 1: conversando alrededor de las preguntas: ¿qué tipologías de sujetos territoriales están
potenciando la comprensión de región vital?; ¿cuáles son sus características?:
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
149

______________________________________________________________________________
______________________________________________________________

Momento 2: explorando perfiles reales e ideales: en búsqueda del sujeto territorial.

Sesión de trabajo 1:
En esta ocasión, tenemos como invitado a Francisco Bacon 12 con su Obra “El Nuevo Organon” y
“Los Ídolos”. Veamos una síntesis, a modo de textos cortos y en cada uno de éstos, de acuerdo con
sus comprensiones responda la pregunta orientadora, y proponga alternativas para lograr
“articulaciones de tipo regional”.

1. “Haciéndose eco de las argumentaciones de los escépticos, Bacon declara que la percepción
ingenua no ofrece ninguna garantía segura para un recto conocimiento de la naturaleza”.

¿Qué ejemplo daría la idea de “percepción ingenua” del sujeto territorial / local para lograr
articulaciones de tipo regional?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Qué alternativas propone usted para contrarrestar la “percepción ingenua” del sujeto territorial /
local en la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

2. “Para que la “percepción ingenua” pueda convertirse en experiencia científicamente utilizable,


Bacon declara que esta debe ser purgada de otra suerte de impurezas, que se van generando en
las representaciones habituales”.

12Filósofo moderno, padre del empirismo, pensador de vertientes múltiples más reconocido del Renacimiento Inglés,
su gran afán fue el de reformar la ciencia, así como ponerla, mediante la técnica, al servicio de una transformación
radical de sociedad humana; sin menoscabo de sus reconocidos rendimientos y justamente por ellos, otros ven en él a
un filósofo de transición, a caballo entre el Medioevo y los tiempos modernos, o quien construye el viaducto que, ya
dentro de esta última época, se extiende desde los afanes ya esperanzas que flotaban en la filosofía natural del
Renacimiento, saturado de fantasías y aun de magia, a la tarea de un saber fundado en la observación metódica.
150

¿Cuáles pueden ser las impurezas que el sujeto territorial / local interioriza para generar
representaciones habituales en la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
_____________________________________________________
¿Qué alternativas propone usted para eliminar las impurezas que interioriza el sujeto territorial /
local – según Bacon – para avanzar en la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

3. Representaciones habituales que Bacon señala como las “engañosas representaciones de la


especie” (ídola tribus), según las cuales siempre suponemos en las cosas orden y finalidad,
considerándonos la medida del mundo externo; ciegamente mantenemos ciertos hábitos de
observación provocados alguna vez por impresiones y cosas parecidas.

¿Por qué en la comprensión de “región” suponemos en las cosas orden y finalidad?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Qué alternativas propone usted para no agotar la compresión de región solamente en el orden y
la finalidad?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Por qué la comprensión de “región” la consideramos solo desee la medida del mundo externo?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Qué alternativas propone usted para contrarrestar la medida del mundo externo como la
determinante en la comprensión de región?
151

______________________________________________________________________________
______________________________________________________
¿Por qué en la comprensión de “región” ciegamente mantenemos ciertos hábitos de observación
provocados alguna vez por impresiones y cosas parecidas?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Qué alternativas propone usted para contrarrestar ciertos hábitos de observación del sujeto
provocados por impresiones y cosas parecidas para la compresión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

Muchas gracias.

Sesión de trabajo 2:
En esta ocasión, tenemos como invitado a Gastón Bachelard 13: obstáculos epistemológicos.
Veamos una síntesis, a modo de textos cortos y en cada uno de éstos, de acuerdo con sus
comprensiones responda la pregunta orientadora, y proponga alternativas para lograr
“articulaciones de tipo regional”.

1. “El conocimiento de lo real es una luz que siempre proyecta alguna sombra: Jamás es inmediata
y plena. Las revelaciones de los real son siempre recurrentes: Lo real no es jamás lo pensado”.

¿Qué es lo real en la compresión de región?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Por qué el sujeto territorial / local concibe lo real como asunto no pensado?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

13 Bachelard, 1884 – 1963, francés, uno de los primeros en pensar la epistemología a partir de los desarrollos de la
ciencia de los primeros decenios del siglo XX.
152

2. “La experiencia básica, o sea la observación básica, que se presenta como un derroche de
imágenes, es pintoresca, concreta, natural, fácil. No hay más que describirla y maravillarse, se
cree entonces comprenderla; experiencia colocada por delante y por encima de la crítica, que,
ésta sí. Es necesariamente un elemento integrante del espíritu científico (pensamiento
empírico)”.

¿Por qué prima la experiencia básica / pensamiento empírico del sujeto territorial / local cuando
se trata de comprender la “región”?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

3. “El conocimiento unitario y pragmático: peligro de explicación por la unidad de la naturaleza


y por la utilidad de los fenómenos naturales”.

¿Cómo explicar este principio en la compresión de región?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Qué alternativas propones usted para enriquecer el conocimiento unitario y pragmático del sujeto
territorial / local en la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

4. “Obstáculo verbal: falsa explicación lograda mediante una palabra explicativa, a través de esa
extraña inversión que pretende desarrollar el pensamiento analizando un concepto, en lugar de
implicar un concepto particular en una síntesis racional”.

¿Cómo explicar este principio en la comprensión de región?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________
153

¿Qué alternativas propone usted para enriquecer el obstáculo verbal del sujeto territorial / local
para avanzar a la compresión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

Muchas gracias.

Sesión de trabajo 3:
En esta ocasión, tenemos como invitado a Edgar Morín 14: El Espíritu del Valle. Veamos una
síntesis, a modo de textos cortos y en cada uno de éstos, de acuerdo con sus comprensiones
responda la pregunta orientadora, y proponga alternativas para lograr “articulaciones de tipo
regional”.

1. “Estoy cada vez más convencido de que nuestros principios de conocimiento ocultan, lo que,
en adelante es vital conocer”.

¿Qué es lo vital conocer para la compresión de región?


______________________________________________________________________________
______________________________________________________

2. “Estoy cada vez más convencido de que los conceptos de los que nos servimos para concebir
nuestra sociedad – toda sociedad – están mutilados y desembocan en acciones inevitablemente
mutilantes”.

¿Por qué los conocimientos para comprender la región están mutilados / mutilantes?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

¿Qué alternativas propone usted para minimizar la compresión de la región como conocimientos
mutilados / mutilantes?

14 Exponente del pensamiento complejo, francés, su obra maestra: El Método.


154

______________________________________________________________________________
______________________________________________________

3. “Estoy cada vez más convencido de que la ciencia antropo-social necesita articularse a la
ciencia de la naturaleza, y que esta articulación requiere una reorganización de la estructura
misma del saber. Pero la amplitud enciclopédica, y la radicalidad abismal de estos problemas
inhiben y desaniman, y así, la misma conciencia de su importancia contribuye a apartarnos de
ellos”.

¿Cómo articular la ciencia antroposocial con la ciencia de la naturaleza para la compresión de


región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

4. “Todo conocimiento, incluso el más físico, sufre una determinación sociológica. En toda
ciencia, incluso la más física, hay una dimensión atropo-social.

¿Qué alternativas propone para unir los conocimientos disjuntos / insulares que tiene el sujeto
territorial / local para la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

Muchas gracias.

Sesión de trabajo 4:
En esta ocasión, tenemos como invitado a Silvio Cardona 15: La Investigación Formativa en la
ESAP. Veamos una síntesis, a modo de textos cortos y en cada uno de éstos, de acuerdo con sus
comprensiones responda la pregunta orientadora, y proponga alternativas para lograr
“articulaciones de tipo regional”.

15Profesor universitario que presenta la sistematización y conclusiones de talleres de construcción de conocimiento


complejo, con grupos de pregrado y especialización en Administración Pública, maestrías en Educación (Universidad
Católica de Manizales, Universidad de Caldas, Universidad de San Buenaventura de Cali), Semillero de Investigación
Redes de Gestión / ESAP Caldas, años 2005 - 2011.
155

1. “El sujeto territorial / local decide en humana condición “trasegar / explorar / crear / recrear-
se” en la aventura del “conocer / pensar / sensibilizar-se”, en la comprensión de región.

¿Qué mueve al sujeto territorial / local a la aventura del pensar / conocer la región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

2. “Los impedimentos para conocer / pensar la región son de tipo cerebral / espiritual / corpóreo
del individuo / persona / ciudadano / servidor público y tienen que ver con la lógica de
identidad A=A, lógica encídica, ciega, encerrada, enclaustrada, dado que, a lo sumo,
alcanzamos a ser dialecticos, no dialógicos, por tanto, se dispone del Yo, en exclusión del
otro”.

¿Por qué el sujeto territorial / local es dialectico y poco dialógico en la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
_____________________________________________________

¿Cómo contrarrestar los impedimentos en el pensar / conocer del sujeto territorial / local para
avanzar a la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

3. “Los obstáculos son elaboraciones conscientes del sujeto territorial / local que se impone
barreras, las barreras en sí mismas, que pueden estar adentro o afuera del individuo – persona
– sujeto – ciudadano – servidor público para la comprensión de región: Son los ídolos a quienes
rendimos veneración, privilegios para intervenir la realidad territorial, la administración
pública, el ejercicio político y ciudadano, sobre la manera de hacer gestión de lo público”.

¿Cómo contrarrestar los obstáculos en el pensar / conocer del sujeto territorial / local para avanzar
a la comprensión de región?
156

______________________________________________________________________________
______________________________________________________

4. “Los límites que se pone el sujeto territorial / local para la compresión de región son concebidos
como fronteras, a modo de imperativos categóricos: ¡prohibido!, ¡no pases!, ¡no sigas!, ¡no
avances!

¿Cómo contrarrestar los límites en el pensar / conocer del sujeto territorial / local para avanzar a
la comprensión de región?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________

Muchas gracias.

Anexo 3. Conversación tipo: explorando posibilidades de conocimiento territorial.

Como grupo de Investigación de la ESAP Territorial Caldas, a través de este ejercicio de


investigación, estamos muy interesados en identificar rasgos globales y locales para la
construcción de región vital, aquella que está centrada en la educación y la producción de
conocimiento, como una experiencia significativa para el mundo y Colombia. Usted es un actor
muy importante en este ejercicio por su conocimiento y liderazgo transformador que le caracteriza.

Lo(a) invitamos a conversar alrededor de las siguientes preguntas, aprovechando su potencial de


imaginación, creativo y transformador de lo que a ustedes le significa la “región”.

1. ¿Qué ideas cuestionaría usted sobre la región como productora de conocimiento?


______________________________________________________________________________
__________________________________________

2. ¿Por qué rompería dichas ideas o hipótesis establecidas?


______________________________________________________________________________
__________________________________________
157

3. ¿Cómo aprovechar las potencialidades creativas de los sujetos para la construcción de región?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

4. ¿Cómo encontrar un nuevo eje sobre el cual se puedan aumentar sus posibilidades en relación
a la formación del científico?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

5. ¿Cómo aprovechar el potencial explicativo de los conceptos que tiene la gente sobre región
por fuera del marco disciplinar de la ciencia?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

Muchas gracias.

Anexo 4. Encuesta 1: construcción de estrategias de gestión pública para lograr apropiar cultura
del ordenamiento territorial.

Como grupo de Investigación de la ESAP Territorial Caldas, a través de este ejercicio de


investigación, estamos muy interesados en identificar rasgos para la construcción de la región del
Magdalena Medio, en cuanto “región vital”, es decir, una región centrada en la educación y la
producción de conocimiento, como una experiencia significativa para el mundo y Colombia. Usted
es un actor muy importante en este ejercicio por su conocimiento y liderazgo transformador que
le caracteriza.

Lo(a) invitamos a responder las siguientes preguntas, alrededor de asuntos cruciales:

I. Cultura del ordenamiento territorial, región y conocimiento.


1. ¿Considera usted que el ordenamiento territorial es un componente esencial de la cultura?
Marcar X y ampliar respuesta: Sí ( ) No ( ) ¿Por qué?
158

______________________________________________________________________________
__________________________________________

2. ¿Qué se preguntan los ciudadanos sobre ordenamiento territorial?


______________________________________________________________________________
__________________________________________

3. ¿Qué esperan los ciudadanos sobre el ordenamiento territorial?


______________________________________________________________________________
__________________________________________

II. Estrategias de gestión actores / escenarios.


1. ¿Qué estrategias de gestión deben desarrollar los Gobiernos para crear una cultura de
ordenamiento territorial?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

2. ¿Qué estrategias de gestión debe desarrollar el sector productivo para coadyuvar en la creación
de una cultura de ordenamiento territorial?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

3. ¿Qué estrategias de gestión deben desarrollar las organizaciones de la sociedad civil para crear
una cultura de ordenamiento territorial?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

4. ¿Qué estrategias de gestión debe desarrollar el sistema educativo para coadyuvar a la creación
de una cultura de ordenamiento territorial?
______________________________________________________________________________
__________________________________________
159

5. ¿Qué estrategias de gestión debe desarrollar la universidad para coadyuvar a la creación de una
cultura de ordenamiento territorial?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

III. Articulaciones PDM / POT / Región.


1. ¿Considera usted que se podría ampliar la estructura del POT, PBOT o Esquema Básico a
la comprensión de región? Marcar X y ampliar respuesta: Sí ( ) No ( ) ¿Por qué?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

2. ¿Qué estrategia de gestión considera usted interesante para lograr articular el POT, PBOT
o Esquema de Ordenamiento a la Región del Magdalena Medio?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

Muchas gracias.

Anexo 5. Encuesta 2: Lineamientos para la construcción de una metodología articuladora POT -


Región.

Como grupo de Investigación de la ESAP Territorial Caldas, a través de este ejercicio de


investigación, estamos muy interesados en identificar rasgos para la construcción de la región del
Magdalena Medio, en cuanto “región vital”, es decir, una región centrada en la educación y la
producción de conocimiento, como una experiencia significativa para el mundo y Colombia. Usted
es un actor muy importante en este ejercicio por su conocimiento y liderazgo transformador que
le caracteriza.

Lo(a) invitamos a responder las siguientes preguntas:


160

1. ¿Considera usted que existen articulaciones entre el Plan de Desarrollo Municipal y el PBOT
o Esquema Básico de Ordenamiento Territorial que convoque la construcción de la región?
Marcar X y ampliar respuesta: Sí ( ) No ( ) ¿Por qué?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

2. ¿Qué lineamientos o aportes haría usted para lograr articulaciones del Plan de Desarrollo
Municipal y el PBOT o Esquema Básico de Ordenamiento Territorial que convoque la
construcción de la región, en cuanto a:

2.1.Vocación humana:
_________________________________________________________

2.2.Vocación ciencia, tecnología e innovación:


_________________________________________________________

2.3.Vocación productiva:
_________________________________________________________

2.4.Vocación de organización y trabajo en red – alianza:


_________________________________________________________

3. ¿Cuáles podrán ser los aportes de la educación a la construcción de región?


______________________________________________________________________________
__________________________________________

4. ¿Cómo articular las acciones de gobierno – empresa – sociedad – academia en la construcción


de región?
______________________________________________________________________________
__________________________________________
161

5. ¿Es posible crear comunidades de aprendizaje en los municipios para la construcción de


región? Marcar X y ampliar respuesta: Sí ( ) No ( ) ¿Por qué? ¿Cómo podría ser?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

6. ¿Es posible crear comunidades de pensamiento en los municipios para la construcción de


región? Marcar X y ampliar respuesta: Sí ( ) No ( ) ¿Por qué? ¿Cómo podría ser??
______________________________________________________________________________
__________________________________________

7. ¿Es posible crear comunidades de conocimiento (grupos de investigación, semilleros de


investigación, grupo de innovadores) en los municipios para la construcción de región? Marcar
X y ampliar respuesta: Sí ( ) No ( ) ¿Por qué? ¿Cómo podría ser?
______________________________________________________________________________
__________________________________________

Muchas gracias.